Está en la página 1de 3

LEYES DE LA CONSERVACIÓN

Clase especial de leyes físicas que reflejan la


constancia de las propiedades o relaciones
fundamentales de los procesos naturales. Estas
leyes constituyen un elemento importantísimo e
inseparable de la estructura de cualquier teoría
física. Actualmente se conocen: las leyes de la
conservación de la masa, de la energía, del
impulso, del momento del impulso, del espín, de
la carga eléctrica, de la carga bariónica, del espín isotópico, de la paridad, de la
extrañeza y otras.

Por el grado de generalidad de su acción, esas leyes pueden dividirse en


generales y particulares. El descubrir las limitaciones del alcance de una ley
general de conservación, lleva al descubrimiento de una nueva ley de este tipo.
Así, cuando se alteró la vigencia de la ley de la conservación de la paridad en el
terreno de las interacciones débiles se descubrió la ley de la conservación de la
paridad combinada. Las leyes de la conservación se hallan relacionadas con las
propiedades de la simetría del espacio y del tiempo.

Por ejemplo, la ley de la conservación de la energía va ligada a la homogeneidad


del tiempo. La ley de la conservación del impulso va unida a la homogeneidad del
espacio. Las leyes de la conservación expresan la indestructibilidad de las
propiedades básicas de los objetos materiales y, en su conjunto, confirman el
principio de que la materia en movimiento no puede ser creada ni destruida. Los
procesos de las transformaciones recíprocas de los objetos materiales están
controlados por las leyes de la conservación.

EBULLICIÓN

Proceso físico también conocido como


vaporización, comienza cuando al calentar un
líquido aparecen burbujas de gas en toda su masa
que son desprendidas a la atmósfera.

La ebullición es el proceso físico en el que un lí


quido pasa a estado gaseoso a alta temperatura
(el agua a 100 °C).

Ocurre cuando la temperatura de la totalidad del líquido iguala al punto de


ebullición del líquido a esa presión. Si se continúa calentando el líquido, éste
absorbe el calor, pero sin aumentar la temperatura: el calor se emplea en la
conversión del agua en estado líquido en agua en estado gaseoso, hasta que la
totalidad de la masa pasa al estado gaseoso. En ese momento es posible
aumentar la temperatura del líquido.
La ebullición comienza cuando al calentar un líquido aparecen burbujas de gas en
toda su masa. Esto ocurre a una temperatura fija para cada sustancia.

Se llama punto de ebullición de una sustancia a la temperatura a que se produce


la ebullición de dicha sustancia.

FUSIÓN (CAMBIO DE ESTADO)

Derretimiento, o fusión, es un proceso físico que


resulta en la transición de fase de una sustancia
de un sólido a un líquido. Esto ocurre cuándo
aumenta la energía interna de los sólidos,
típicamente por la aplicación de calor o presión, el
cual aumenta la temperatura de la sustancia al
punto de fusión. En el punto de fusión, el orden de
iones o moléculas en los sólidos se devienen a un
estado menos ordenado, y el sólido se convierte
en un líquido.

Las sustancias en el estado fundido generalmente reducen su viscosidad con el


aumento de temperatura. Una excepción a este principio es el azufre, cuyos
aumentos de viscosidad son debidos a la polimerización, disminuyendo a
temperaturas más altas en su estado fundido.1

Algunos compuestos orgánicos funden a través de mesofases, estados de orden


parcial entre sólido y líquido.

LEY DE CONSERVACIÓN DE LA ENERGÍA

Ley de la conservación de la energía. Constituye


el primer principio de la termodinámica y afirma
que la cantidad total de energía en cualquier
sistema aislado (sin interacción con ningún otro
sistema) permanece invariable con el tiempo,
aunque dicha energía puede transformarse en
otra forma de energía.

Es una de las leyes fundamentales de la física y


su teoría se trata de que la energía no se crea ni
se destruye, únicamente se transforma; ello implica que la masa en ciertas
condiciones se puede consid erar como una forma de energía.

La ley de la conservación de la energía es considerada una de una de las leyes


fundamentales de la física y constituye el primer principio de la termodinámica.
Plantea que la energía total de un sistema aislado permanece constante o que la
energía no se crea ni se destruye, únicamente se transforma lo que implica que en
ciertas condiciones la masa se puede considerar como una forma de energía.

LA LEY DE LA CONSERVACIÓN DE LA MASA-

La combustión, uno de los grandes


problemas de la química del siglo
XVIII, despertó el interés de Lavoisier
porque éste trabajaba en un ensayo
sobre la mejora de las técnicas del
alumbrado público de París.
Comprobó que al calentar metales
como el estaño y el plomo en
recipientes cerrados con una cantidad limitada de aire, estos se recubrían con una
capa de calcinado hasta un momento determinado en que ésta no avanzaba más.
Si se pesaba el conjunto (metal, calcinado, aire, etc.) después del calentamiento,
el resultado era igual al peso antes de comenzar el proceso. Si el metal había
ganado peso al calcinarse, era evidente que algo del recipiente debía haber
perdido la misma cantidad de masa. Ese algo era el aire. Por tanto, Lavoisier
demostró que la calcinación de un metal no era el resultado de la pérdida del
misterioso flogisto, sino la ganancia de algo muy material: una parte de aire.

La experiencia anterior y otras más realizadas por Lavoisier pusieron de manifiesto


que si tenemos en cuenta todas las sustancias que forman parte en una reacción
química y todos los productos formados, nunca varía la masa. Esta es la ley de la
conservación de la masa, que podemos enunciarla, pues, de la siguiente manera:

"En toda reacción química la masa se conserva, esto es, la masa total de los
reactivos es igual a la masa total de los
productos"
RADIACIÓN NUCLEAR

La emisión de partículas desde un núcleo


inestable se denomina desintegración
radiactiva. Y sólo sucede cuando hay un
excedente de energía en el radio de la órbita.

La radiación se emplea por ejemplo en la


radiografía y la radioterapia. La radiografía estudia las maneras en que los rayos X
penetran los diferentes materiales. La radioterapia busca eliminar los tejidos
malignos aplicándoles radioactividad.

Los efectos más comunes de la radiación son la ionización y la excitación atómica


del material, a todos estos puede seguir cambios químicos. Las partículas alfa
tienen carga positiva y masa grande. Al penetrar en la materia atraen a su paso
eléctricamente a los electrones cercanos, produciendo ionización de estos átomos.