Está en la página 1de 4

Benemérito comité pro- ciegos y sordos de Guatemala

Curso básico de lengua de señas


Martes y jueves, horario 7:30 a 8:30am
Velasquez Miranda Byron Estuardo

COMO SE DEFINE A UNA PERSONA SORDA

La sordera es la dificultad o la imposibilidad de usar el sentido del oído


debido a una pérdida de la capacidad auditiva parcial (hipoacusia) o
total (cofosis), y unilateral o bilateral. Así pues, una persona sorda será
incapaz o tendrá problemas para escuchar.

MITOS Y REALIDADES DE LAS PERSONAS SORDAS.

MITO:
Las personas sordas son sordomudas.
REALIDAD:
NO, también tienen cuerdas vocales aunque no desarrollan el lenguaje
oral, eso no significa que sean mudos.

MITO:
Las personas sordas no hablan.
REALIDAD:
SI, tienen su propia lengua de señas.

MITO:
Las personas sordas leen los labios.
REALIDAD:
NO, todas las personas saben leer los labios.

MITO:
Los sordos no bailan.
REALIDAD:
SI, los sordos sienten la vibración de la música.

MITO:
Hablando duro las personas sordas entienden mejor.
REALIDAD:
NO, aunque grites la persona sorda no te va a escuchar.
MITO:
La lengua de señas es universal.
REALIDAD:
NO, cada país tiene su propia lengua de señas.

Una de las leyendas más utilizadas por la sociedad antigua y actual es


creer que todos los sordos saben señas, no es algo que venga de manera
nata, si tiene más desarrollado estos aspectos visuales, sin embargo es algo
que también requiere estudio o haber sido enseñado por los padres.

Por tanto, la persona Sorda es aquella que se siente como tal, tiene un
sentimiento de identidad construido a partir de su forma peculiar de
percepción. Esto es así, no porque los miembros de su propia comunidad se
lo impongan, sino porque lo siente de forma libre.
Benemérito comité pro- ciegos y sordos de Guatemala
Curso básico de lengua de señas
Martes y jueves, horario 7:30 a 8:30am
Marisela Noemí Velasquez Miranda

MITOS Y LEYENDAS DE LAS PERSONAS SORDAS.

En la actualidad el mito es el termino sordomudo, este término no es


aceptado por la comunidad sorda, les es bastante molesto que se les
diga así, porque ellos dicen que ciertamente tiene una discapacidad
auditiva, ciertamente no escuchan, pero esto no los convierte en
mudos, ellos dicen que su aparato fono articulador que está en
perfectas condiciones y el hecho de ser mudo es aparte, el termino
correcto para referirnos a ellos, para que estén cómodos es decirles
personas sordas. A continuación se describen mitos y leyendas que
maneja la sociedad guatemalteca en la comunidad de personas
sordas.

LAS PERSONAS SORDAS LO OYEN TODO CON AYUDA DE UNA


PRÓTESIS. Las prótesis no eliminan el problema auditivo de todas
las personas sordas. Es cierto que en algunas situaciones pueden
ser útiles, pero nunca escucharán de la misma manera que un oyente
cuando hablamos de ciertos tipos de sordera.

LAS PERSONAS SORDAS NO PUEDEN HABLAR. MUCHOS


SORDOS PUEDEN HABLAR. La diferencia es que, algunos no han
aprendido a utilizar la lengua oral y otros prefieren no hacerlo. Pero
todos pueden comunicarse, a través de la lengua oral y/o a través la
lengua de señas.

TODAS LAS PERSONAS SORDAS LEEN LOS LABIOS. La lectura


labial es una habilidad compleja que precisa de múltiples factores
(movimientos labio-faciales de la persona, los cuales pueden variar
de una persona a otra, el entorno, etc.) por lo que todos los sordos
no son buenos labio-lectores o no lo son en todos los casos y
circunstancias.
LAS PERSONAS SORDAS PUEDEN HACER ALGÚN TIPO DE
TRABAJO. Las personas sordas tienen las mismas capacidades
intelectuales y funcionales que las personas oyentes y por tanto
pueden desempeñar cualquier trabajo.

LAS PERSONAS SORDAS NO PUEDEN CONDUCIR. Las


personas sordas sí pueden conducir, a pesar de las diferentes
barreas de acceso a la información y comunicación que se
encuentran en algunas academias de manejo e educación vial, y
exámenes de conducir, por la falta de adaptación en estos servicios,
y es que, el sentido más utilizado a la hora de conducir es la vista.
Lamentablemente el país de Guatemala como tal léase cabeceras
departamentales y municipales no se cuenta con un registro vial de
señalización con la lengua de señas (Alto, doble vía, etc)

Se concluye que todas las personas sordas usan la lengua de señas.


En este caso dependerá del contexto y país, vínculo familiar, social y
cultural en el que se haya desarrollado la persona sorda.
Hay quienes aprenden la lengua de señas, quienes aprenden la
lengua oral y quienes desarrollan sistemas o códigos alternativos de
comunicación.

Comparativamente hablando, la situación de las personas sordas ha


mejorado indudablemente de la antigüedad hasta ahora pero, como
ocurre con muchos otros colectivos, siguen cargando con prejuicios,
creencias erróneas, mitos, leyendas y estereotipos que deben ser
necesariamente eliminados para una mayor inclusión social.