Está en la página 1de 4

PROBLEMÁTICA.

Los candidatos se presentarán como los más aptos, los más responsables, lo más
comprometidos y los más preparados. Será imposible circular por una autopista o salir al
supermercado sin estar rodeado por una valla o recibir, a veces a la fuerza, un volante. Las
campañas estarán por todo lado.
Si bien éstas empiezan a profesionalizarse en el país, muchas son las que, todavía, están
hechas a punta de improvisación y sin verdadera planeación. Estos son los diez errores que
no puede cometer un candidato en campaña:
1. No contar con datos: para saber si el candidato es conocido, apreciado y sobre
todo para determinar las características con las cuales la opinión pública lo identifica, es
necesario recolectar datos. Además, es necesario saber con qué cantidad de votos podemos
contar, quiénes son nuestros electores (y quiénes no son), dónde se encuentran, si son
hombres o mujeres, jóvenes o viejos, estrato bajo o alto, para adoptar un discurso que les
corresponda. Los candidatos que cuentan con los recursos económicos contratarán a una
firma para que realice una investigación electoral, los demás deberán alimentarse con la
información que pueden encontrar en los medios o sus redes profesionales y personales.

2. Comunicar sin estrategia: la estrategia es la columna vertebral de una


campaña. Define el objetivo (no todos los candidatos se lanzan para ganar), la idea central
de la campaña (que se encuentra en el eslogan), las herramientas mediáticas y de contacto
directo a usar, el tipo de voto que se busca, el personaje que se pretende lanzar y la historia
que se va a contar. Ir sin estrategia es como saltar al vacío sin paracaídas.
h
3. No armar equipo de trabajo: en una campaña, los recursos principales son el
tiempo y la plata. Ninguno de las dos sobras y, por eso, los candidatos recurren a sus
familiares y amigos para encargarse de sus redes sociales, organizar las reuniones o los
eventos de la campaña. No falta el sobrino que diseña el afiche o el cuñado que ayuda con
el volanteo. Ojo, sin embargo, es fundamental repartir claramente las responsabilidades de
cada uno desde el principio para evitar los conflictos en el seno del equipo y los desgates
innecesarios.

4. Pensar que las redes lo son todo: desde 2008 la campaña de Obama ha
impuesto la idea de que las redes sociales virtuales son las herramientas que garantizan la
victoria. Si bien Twitter, Facebook y otros como Instagram constituyen unas herramientas
muy prácticas y gratuitas para ganar visibilidad, su impacto en la campaña será nulo si el
mensaje que se está difundiendo no está estratégicamente bien definido.

5. Hablar largo y enredado: el discurso tiene que ser corto, claro y concreto. El
tiempo de los largos discursos en las plazas públicas pasó hace mucho tiempo y el ritmo
desenfrenado de los medios de comunicación y su actualización inmediata ha reducido
mucho nuestra paciencia para acceder a la información. El discurso tiene que ser breve,
utilizar un 80% de vocabulario cotidiano para que todos los públicos lo puedan entender y
utilizar ejemplos y cifras que favorecen la memorización de las ideas.
6. Tener un solo discurso: si bien existe un solo eslogan de campaña, el mensaje
se debe adaptar a cada uno de los públicos: mujeres, estudiantes, empresarios, campesinos,
etc. No se habla de la misma manera, ni de los mismos temas ni por los mismos medios a
cada segmento electoral. Los ejemplos también se deben adaptar a los imaginarios
colectivos de cada público.

7. No contar con los medios: todo candidato en campaña quisiera tener la


máxima cobertura en los medios de comunicación. Sin embargo, nunca resultan
satisfechos: o los medios no hablan suficiente de ellos (los candidatos son muchos y los
medios no los pueden cubrir todos) o cubren solamente los aspectos negativos de la
campaña. Para tener una buena visibilidad en los medios, es fundamental saber generar
“golpes de opinión” que alimenten la agenda mediática.

8. No estar en el terreno: todos los spin doctors recomiendan para las campañas
mezclar el online y el off line. En otros términos, se trata de equilibrar la presencia del
candidato tanto en el terreno como en los medios. Si bien una entrevista en radio le da
mayor visibilidad al candidato y le permite llegar a más votantes, su presencia en el terreno
genera mayor impacto para los electores que comparten con él un contacto directo.

9. No hacerse las buenas preguntas: antes de lanzarse en campaña, el


candidato debe responder con honestidad a ciertas preguntas fundamentales: ¿por qué
quiero ser candidato? es la primera. Si no tiene la respuesta clara, de ninguna manera podrá
convencer a otros de apoyarlo en su aspiración. ¿cuál es mi proyecto? Y ¿cuál es mi visión?
también deben ser contestadas antes de considerar una candidatura.

10. No hacer campaña: Por fin, para ganar una elección, es necesario hacer
campaña. Muchos candidatos piensan que cuentan con suficientes amigos o reconocimiento
para ganar tranquilamente, basándose no más en su base electoral y sus conocidos. Sin
embargo, los candidatos son muchos y cada voto cuenta. En Colombia, como en el resto del
mundo, los electores indecisos, que se deciden al último momento, son, muchas veces, los
que deciden del resultado de la contienda electoral. Triunfará entonces el candidato que se
esforzó para hacer campaña hasta el final.

DESCRIPCION DEL PROBLEMA


Actualmente el impacto social de las campañas políticas implica un mal manejo de recursos
económicos e informáticos debido a que su enfoque es el de mejorar la imagen del
candidato y no presentar debidamente las propuestas, que son las que deben tener los
candidatos frente a las personas. Esto busca influenciar al sufragante por la imagen y slogan
de dicho partido, Generando que las personas pierdan la confianza en la sociedad llegando
a tal grado de vender su voto, degradando su dignidad como persona, afectando aún más la
confianza hacia las personas que ejercen el voto, llegando a tal punto en que decidan no
votar. Otro estado que nace de este tipo de problemas es que los ciudadanos con
inseguridad o con poca información son influenciados por otros ciudadanos y no por el
candidato. La transparencia de los partidos políticos y mas respecto a los candidatos no se
presente debido a todas las causas descritas anteriormente, contaminado por la corrupción,
y buscando una oportunidad de hacer negocio por encima de la vida y su futuro de cada
persona. Perdiendo cada vez el aspecto moral y la integridad como persona, dominados
actualmente por el egoísmo. Al paso en el que vamos, habremos perdido nuestra dignidad,
la esencia como seres humanos y donde el partido político tenga más capital, será el que
tenga dominio de las elecciones

OBJETIVO GENERAL.
 Evaluar la comunicación de las campañas políticas frente a la sociedad.

OBJETIVOS ESPECIFICOS.
 Analizar las propuestas de los candidatos para la toma de decisiones correctas y
acertadas.
 Identificar la racionalidad que tienen los votantes frente a las campañas políticas

HIPOTESIS.
Con esta investigación se pretende reconocer las posibles falencias que tienen las campañas
políticas al momento de ser comunicadas al público. La solución que planteamos es
implementar una empresa que regule, organice y tome el control de estas campañas, para
que sean transparentes y el votante tome una decisión acertada.
LINEA ARGUMENTATIVA
Teniendo en cuenta nuestros objetivos podemos decir que básicamente en Colombia las
personas se niegan a leer las propuestas de los candidatos, porque es muy tedioso, muy
largo y aburrido, de cada 10 personas solo 3 les gusta la política, esto quiere decir que para
cumplir el objetivo habría que concientizar a las personas que no se dejen meter los dedos
en la boca es algo complicado ya que cada quien tiene su ideales, haciendo un balance se
puede decir que somos blanco fácil para la politiquería, lo que hacen los candidatos
normalmente es tomar las propuestas banderas de cada una de las áreas de trabajo, por
ejemplo, salud, educación etc… y a partir de ello tratan siempre de hacerla más entendible
para que sea pegajosa, y la gente te siga, así sea mentira la gente se le queda pegado.
Como segunda parte, la tendencia en Colombia de los electores en Colombia dice que los
electores en Colombia no tiene ninguna racionalidad, básicamente es incompleta, primero
qué todo porque la información que manejan es incompleta y ya desde ahí se hace mal
trabajo y mal reconocimiento de todo, no se tiene información completa porque son muchos
candidatos y muchas propuestas, y nadie se va a sentar a leer esas propuestas, como
segundo elemento se puede decir que hay muchas formas para que una persona elija, está el
voto prospectivo donde una persona vota por los beneficios que la otra le está dando, está el
retrospectivo que es por beneficio que le dio la persona en el pasado, el emocional, que es
cuando se produce una emoción, el caso es que la tendencia en Colombia es que las
personas votan por un candidato retrospectivo, la racionalidad incluye un proceso de
comparación de utilidad, para compararlos y elegir, eso no pasa en Colombia o sea que la
racionalidad sería muy limitada.
Por ejemplo Vargas lleras apela a un voto retrospectivo, porque empieza a recordar todo lo
que hizo cuando fue senador, cuando fue ministro entonces empieza a recordar que con su
función la gente se benefició y así como por poner un ejemplo. Y así con todos.
Entonces podemos decir que si existen falencias en las campañas políticas.
La principal, por ejemplo en las presidenciales están generando mucho déficit, se intentan
trolear entre si, entonces eso lo que hace es polarizar al país en dos polos, porque eso va de
la mano con el problema en Colombia que la gente no le gusta informarse, ni leer ni nada.
Por otra parte las propuestas no son lo suficientes claras porque la gente no las entiende,
por ejemplo hablando del campo económico, eso no se entiende, y también la forma de
llevar esas propuestas no es muy clara, son más estéticas que racionales, y no se logra
trasmitir de forma factual la campaña porque al candidato lo conocen por su imagen y no
por sus propuestas.
Dicho esto se puede decir que de esta manera es como se evalúa el comportamiento de las
campañas políticas en Colombia lo cual a modo de conclusión se pude decir que la
información es muy acomodada a los intereses ideológicos y a los intereses que buscan
maximizar los objetivos de cada candidato, la meta no es cumplirle al pueblo sino yo poder
llegar a la presidencia o al congreso. Muchas veces la información es sucia, de esa manera
podemos decir que lo que existe es muy superficial, no les interesa que las personas sepan
todo del candidato.