Está en la página 1de 4

Soñado amor

Mi querido y soñado amor:

Estas letras que hoy escribo van acompañadas del más profundo sentimiento que
invade mi vivir… son letras inspiradas con el corazón, escritas en el silencio de la
noche… esa noche fría que ha envuelto mi soledad en su manto; mi alma grita tu
nombre en silencio y añora tu presencia, y yo busco perderme en el mar inquieto de
tu mirada…

-Te amo mi bien amado-

Eres el fuego que enciende mi hoguera


y la fuente que calma mi alma
sedienta de amor…
no dejes que este amor que siento por ti
se pierda como arena en el mar.

En mi corazón llevo grabado tu nombre con letras de oro. Te pienso a cada


instante; estoy descubierto… cúbreme con la exquisita fragancia de tu piel;
envuélveme en tu aroma, en la complicidad del tiempo nuestras miradas y
pensamientos se cruzarán y nos amaremos eternamente…
Eres la inspiración de mis versos dormidos… el aire fresco que
entra por mi ventana, la luz que brilla en la oscuridad… el sonido del silencio que me
estremece cuando pienso en ti… ¡estoy atrapado por tu alma!

Le has dado sentido a mi vida; contigo ha vuelto a florecer la ilusión que


estaba casi perdida, has provocado en mí que vuelva a creer que el amor existe y que
puedo amar con más libertad que ayer… libremente.
Me siento como pájaro en vuelo viajando por el alto cielo, en lo infinito del tiempo,
porque al final estarás esperándome para estrecharme entre tus brazos y decirme
que me amas,
tanto como te amo yo a ti…

Quizás estaba escrito en nuestro destino que primero teníamos que conocer a las
personas equivocadas, para luego, encontrarnos tú y yo… y tener el privilegio de
amarnos. Cuando nuestras almas se unan, entraremos a un mundo donde no existirán
barreras que derrumben nuestro amor porque él mismo será su fortaleza…

Nos amaremos por siempre,


hasta el final de nuestros días.
¿Sabes? Hoy amanecí con una duda...
¿Por qué te amo tanto?
¿Por qué Dios te puso en mi camino?

Quizá te pueda decir porque eres muy bella, quizá te pueda decir porque eres muy
tierna, quizá te pueda decir porque sólo tú me has de dar el cariño y amor que
siempre anhelé.

Todo lo que te digo es muy cierto, pero… ¿te amo por eso?
Muchas veces se lo he preguntado a mi corazón. Su respuesta fue… la amas por ser
la persona más dulce y por tener el corazón mas blando de este mundo.

Es verdad, mi corazón tiene mucha razón, pero.... no contento con eso fui y le
pregunté a mi mente la cual me contesto: “es simple, la amas por su delicadeza, por
su inteligencia y porque es la única que te escucha y parece entender cada palabra
tuya”, muy buena respuesta ¿no crees? pero… ¿es por eso que te amo?

Es muy cierto, te amo por todo lo que digo pero…


¿es razón suficiente para amarte?

Quise preguntárselo a mi espíritu, entonces me puse a meditar, cuando vagando


estuve por el mundo al fin me encontré con mi espíritu, que por cierto lo encontré muy
triste, pero feliz a la vez le pregunte que era lo que le pasaba, el sólo me dijo: te
estuve esperando sabía que llegarías a mí y gritó al cielo ¡gracias mi amor!
¡gracias Dios!, me sorprendí totalmente.
Mi espíritu me dijo: “Sé a qué vienes, lástima que hayas venido hasta acá para saber
tu respuesta… ¡pues mira!... La respuesta está frente a ti”… quedé atónito, no sabía a
qué se refería."Sabes… por eso estoy triste, porque la respuesta camina junto a ti
cada minuto de tu vida"; yo aún confundido miraba a todos lados sin encontrar la
respuesta, mi espíritu me sacudió de los hombros y me gritó: “¡Mira a tu alrededor!”,
entonces cuando volví en si, me di cuenta que la respuesta era mi espíritu, mi alma.

Desde que te conocí sentí que mi alma volvió a mí,sentí que esa
parte que había perdido regresaba a mi lado, sentí que desde que te conocí soy el ser
más completo de esta vida, hoy son muchos ya los días de estar a tu lado, días de
infinita alegría, meses de locuras por verte, meses que parecían décadas, en verdad
te doy gracias por dejarme conocerte tal y como eres, por darme permiso de explorar
por cada rincón de tu vida y hacer mías las fantasías más cohibidas.

Te doy gracias por dejarme saber que existes, por dejarme pensar que como yo
nadie podrá amar, por darle las respuestas más obvias a las preguntas más
complicadas sobre mi vida.
¿Por qué te amo tanto? Es muy simple mi amor…
te amo tanto por dejarme reencontrarme conmigo mismo,
con mi espíritu, con mi alma.

¿Por qué Dios te puso en mi camino?...


sencillamente, porque sólo alguien como tú
podría llenarme de felicidad.

Pero… sí, no hay duda que encontré las respuestas aunque me hayan dejado otra
duda. ¿Acaso tú no eres mi alma?... puesto que, ¿acaso no era a ti a quien
buscaba?

Sé que encontraría la respuesta, pero esas respuestas me traerían más preguntas y quien
sabe… mi última sería si yo soy tú o si tú eres yo.

Tal vez lo único que logre con esta carta es confundirte más y
más, pero… entiende lo que escribí… Lo único que entiendo es
que te amo; nunca lo dudes: ¡te amo!

Y que pase lo que pase siempre será así, pues desde que
te conocí vivo para ti, moriría por ti, a Dios rogaré por
ti y hasta en tu marioneta me convertiría por ti.

Mil hojas escribiría, mil lapiceros acabaría, sentado me quedaría,


sólo para decirte el motivo de mi vida ahora que estas tú, pero
sólo dos palabras son capaces de resumirlo todo...

Sólo dos palabritas


son capaces de representarlo todo:

¡Te amo!