Está en la página 1de 6

El calor representa la cantidad de energía que un cuerpo transfiere a otro como

consecuencia de una diferencia de temperatura entre ambos. El tipo de


energía que se pone en juego en los fenómenos caloríficos se denomina
energía térmica. El carácter energético del calor lleva consigo la posibilidad de
transformarlo en trabajo mecánico. Sin embargo, la naturaleza impone ciertas
limitaciones a este tipo de conversión, lo cual hace que sólo una fracción del
calor disponible sea aprovechable en forma de trabajo útil.

Se denomina energía térmica a la energía liberada en forma de calor. Puede


ser obtenida de la naturaleza o del sol, mediante una reacción exotérmica,
como la combustión de algún combustible; por una reacción nuclear de fisión o
de fusión; mediante energía eléctrica por efecto Joule o por efecto
termoeléctrico; o por rozamiento, como residuo de otros procesos mecánicos o
químicos. Asimismo, es posible aprovechar energía de la naturaleza que se
encuentra en forma de energía térmica, como la energía geotérmica o la
energía solar fotovoltaica.

Las propiedades termodinámicas y los sistemas de unidades.

Al considerar el enfoque macroscopico (termodinámica clasica) se habla de


manifestaciones fisicas del conjunto o propiedades de una sustancia; y para
medir o cuantificar estas de forma directa o indirecta, se han planteado
patrones de medida llamados sistemas de unidades.

Los sistemas de unidades son grupos o conjuntos de unidades patron


establecidas para medir o cuantificar propiedades fisicas, permitiendo
expresarlas de forma facil y precisa. Podemos decir que son como lenguajes
adoptados inicialmente por regiones, son completos y sus unidades por lo
general van estructuradas en tres clases: Las basicas o fundamentales, las
derivadas, y las suplementarias.

Las unidades básicas como su nombre lo indica son bien definidas y se


consideran independientes desde el punto de vista dimensional, entre estas se
encuentran las unidades de cantidad de materia, de masa, de tiempo, de
longitud, de temperatura, de intensidad de corriente electrica, de intensidad
luminosa y en algunos sistemas la de fuerza. Las unidades derivadas son
aquellas generadas a partir de la combinación de las unidades basicas
mediante relaciones algebraicas que generan una magnitud correspondiente;
como las de superficie, volumen, velocidad, aceleracion, presión, energía,
trabajo, potencia etc., y en algunos sistemas la de fuerza. Las unidades
suplementarias son de escaso uso en termodinamica y debido a esto no se
consideran para el desarrollo de este curso.

En el ambito de la ingenieria, y aplicados en particular a la termodinamica, se


utilizan cuatro sistemas de unidades que son: El sistema ingles internacional, el
sistema ingles de ingeniería, el sistema metrico decimal, y el sistema
internacional.

Una diferencia que puede establecerse para estos sistemas es la magnitud de


sus unidades (por ej. para sistemas ingles internacional y de ingeniería la
unidad de longitud es el pie y para sistemas metrico decimal e internacional la
unidad de longitud es el metro) de tal modo que es necesario utilizar factores
de conversion al migrarse de un sistema a otro. Pero se presenta otra
diferencia que es menos evidente pero fundamental, y radica en las unidades
basicas y derivadas que cada uno de los sistemas utiliza; algunas unidades
basicas de un sistema son unidades derivadas en el otro. Si se comparan los
sistemas metrico e internacional las unidades basicas de masa, longitud y
tiempo son las mismas, pero la fuerza en el sistema internacional es una
unidad derivada (el Newton) y en el sistema metrico es una unidad basica (el
Kilogramo fuerza). De igual modo al comparar los sistemas ingles internacional
e ingles de ingeniería se observa que las unidades basicas de longitud y tiempo
son las mismas, pero en el sistema ingles de ingeniería aparecen como
unidades basicas la masa y fuerza (libra masa y libra fuerza respectivamente)
y en el ingles internacional unicamente aparece la masa como unidad basica
(puede ser la libra masa o el Slug).

Criterios de clasificacion de las propiedades.

Las propiedades se clasifican como extensivas o intensivas dependiendo de su comportamiento


al variar la extensión o la masa del sistema.

Algunas propiedades se cuantifican para toda la cantidad de materia en el sistema, es decir para
su extensión, como el volumen total que ocupa ("), como la energía que contiene internamente,
inclusive la misma materia (mol) o su masa (m). Estas propiedades que cambian de valor al
cambiar la extensión del sistema son denominadas extensivas, son aditivas, y permiten
establecer relaciones matemicas simples.
Otras propiedades no dependen de la cantidad total de masa en el sistema ni cambian con el
cambio en su extensión, pero si indican su repetibilidad en cada unidad de extension del
sistema; en la mayoría de las ocasiones, indican la intensidad con que se presenta una
propiedad extensiva. Estas son llamadas propiedades intensivas y entre ellas se tienen la
presión(P), la temperatura(T) y todas las propiedades por unidad de masa (especificas) como el
volumen específico(v). Debido a que estas propiedades intensivas son invariantes con la
extensión del sistema, permiten establecer relaciones directas con el estado de las sustancias.

Un principio fundamental de la termodinámica establece que para sistemas simples y


puros, solo pueden haber 2 variables de estado independientes. Cualquier otra variable de
estado será dependiente. Aclaremos lo que entendemos por sustancias simples y puras.

• Se dice que una sustancia es simple cuando toda ella está en la misma fase (sólida, líquida o gaseosa)
y además es homogénea en cuanto a constitución física.
• Una sustancia es pura si toda ella está constituida por la misma especie de materia.

Por ejemplo el aire es simple pero no es puro. En efecto, el aire es una mezcla de diversos
gases (aproximadamente 78% N2, 21% O2, 0,9% Ar, 0,03% CO2 y trazas de otros gases,
además de vapor de agua). Una mezcla de agua y hielo es pura, pero no simple, pues si
bien está toda constituida por la especie H2O, esta está presente en dos fases.

Sistema termodinámico

Un sistema termodinámico es una parte del Universo que se aisla para su


estudio. Este <<aislamiento>> se puede llevar a cabo de una manera real, en
el campo experimental, o de una manera ideal, cuando se trata de abordar un
estudio teórico.

Clasificación [editar]
Los sistemas termodinámicos se clasifican según el grado de aislamiento que
presentan con su entorno1 . Aplicando este criterio pueden darse tres clases de
sistemas.

Sistema aislado, que es aquel que no intercambia ni materia ni energía2 con


su entorno. Un ejemplo de este clase podría ser un gas encerrado en un
recipiente de paredes rígidas lo suficientemente gruesas (paredes
adiabáticas) como para considerar que los intercambios de energía
calorífica3 sean despreciables, ya que por hipótesis no puede intercambiar
energía en forma de trabajo.

Sistema cerrado. Es el que puede intercambiar energía pero no materia con


el exterior. Multitud de sistemas se pueden englobar en esta clase. El
mismo planeta Tierra4 puede considerarse un sistema cerrado. Una lata de
sardinas también podría estar incluida en esta clasificación5 .

Sistema abierto. En esta clase se incluyen la mayoría de sistemas que


pueden observarse en la vida cotidiana. Por ejemplo, un vehículo
motorizado es un sistema abierto, ya que intercambia materia con el exterior
cuando es cargado, o su conductor se introduce en su interior para
conducirlo, o es cargado de combustible en un repostaje, o se consideran
los gases que emite por su tubo de escape pero, además, intercambia
energía con el entorno. Sólo hay que comprobar el calor que desprende el
motor y sus inmediaciones o el trabajo que puede efectuar acarreando
carga.

Existen otros criterios para la clasificación de sistemas. La homogeneidad que


pueda presentar un sistema es uno de ellos. De esta manera se habla de
sistemas:
Homogéneos, si las propiedades macroscópicas de cualquier parte del
sistema son iguales en cualquier parte o porción del mismo. El estado de
agregación en el que puede presentarse el sistema puede ser cualquiera

Por ejemplo, una sustancia sólida, pura, que se encuentra cristalizada


formando un monocristal es un sistema homogéneo, pero también lo puede
ser una cierta porción de agua pura o una disolución, o un gas retenido en
un recipiente cerrado.

Heterogéneos, cuando no ocurre lo anterior

En Termodinámica, los sistemas elegidos para su estudio presentan,


usualmente, una especial simplicidad. Los sistemas que se estudian son,
generalmente, aquellos cuyo estado queda perfectamente determinado por un
terna de variables de estado. Por ejemplo, el estado de un gas puede ser
descrito perfectamente con los valores de la presión que hay en el mismo, la
temperatura que presenta y el volumen que ocupa. En esta clase de sistemas,
las variables no son absolutamente independientes, ya que existen ligaduras
entre ellas que pueden ser descritas mediante ecuaciones de estado

termodinamica

Se trata del campo de la física que describe y relaciona las propiedades físicas de la materia de
los sistemas macroscópicos, así como sus intercambios de energía. Los principios de la
termodinámica tienen una importancia fundamental para todas las ramas de la ciencia y la
ingeniería.

Un concepto esencial de la termodinámica es el de sistema macroscópico, que se define como un


conjunto de materia que se puede aislar espacialmente y que coexiste con un entorno infinito e
imperturbable. El estado de un sistema macroscópico se puede describir mediante propiedades
medibles como la temperatura, la presión o el volumen, que se conocen como variables de
estado.

Es posible identificar y relacionar entre sí muchas otras variables termodinámicas (como la


densidad, el calor específico, la compresibilidad o el coeficiente de dilatación), con lo que se
obtiene una descripción más completa de un sistema y de su relación con el entorno.

Cuando un sistema macroscópico pasa de un estado de equilibrio a otro, se dice que tiene lugar
un proceso termodinámico. Las leyes o principios de la termodinámica, descubiertos en el siglo
XIX a través de meticulosos experimentos, determinan la naturaleza y los límites de todos los
procesos termodinámicos.
La termodinámica (del griego θερμo-, termo, que significa "calor"[1] y δύναμις,
dinámico, que significa "fuerza")[2] es una rama de la física que estudia los
efectos de los cambios de magnitudes de los sistemas a un nivel macroscópico.
Consituye una teoría fenomenológica, a partir de razonamientos deductivos,
que estudia sistemas reales, sin modelizar y sigue un método experimental.[3]
Los cambios estudiados son los de temperatura, presión y volumen, aunque
también estudia cambios en otras magnitudes, tales como la imanación, el
potencial químico, la fuerza electromotriz y el estudio de los medios continuos
en general. También podemos decir que la termodinámica nace para explicar
los procesos de intercambio de masa y energía térmica entre sistemas
térmicos diferentes. Para tener un mayor manejo especificaremos que calor
significa "energía en tránsito" y dinámica se refiere al "movimiento", por lo
que, en esencia, la termodinámica estudia la circulación de la energía y cómo
la energía infunde movimiento. Históricamente, la termodinámica se desarrolló
a partir de la necesidad de aumentar la eficiencia de las primeras máquinas de
vapor.

El punto de partida para la mayor parte de las consideraciones termodinámicas


son las leyes de la termodinámica, que postulan que la energía puede ser
intercambiada entre sistemas en forma de calor o trabajo. También se
introduce una magnitud llamada entropía,[4] que mide el orden y el estado
dinámico de los sistemas y tiene una conexión muy fuerte con la teoría de
información. En la termodinámica se estudian y clasifican las interacciones
entre diversos sistemas, lo que lleva a definir conceptos como sistema
termodinámico y su contorno. Un sistema termodinámico se caracteriza por
sus propiedades, relacionadas entre sí mediante las ecuaciones de estado.
Éstas se pueden combinar para expresar la energía interna y los potenciales
termodinámicos, útiles para determinar las condiciones de equilibrio entre
sistemas y los procesos espontáneos.

Con estas herramientas, la termodinámica describe cómo los sistemas


responden a los cambios en su entorno. Esto se puede aplicar a una amplia
variedad de temas de ciencia e ingeniería, tales como motores, transiciones de
fase, reacciones químicas, fenómenos de transporte, e incluso agujeros negros.
Los resultados de la termodinámica son esenciales para la química, la física, la
ingeniería química, etc, por nombrar algunos.