Está en la página 1de 8

Dieléctrico

Se denomina dieléctrico a un material con una baja conductividad eléctrica (σ << 1); es
decir, un aislante, el cual tiene la propiedad de formar dipolos eléctricos en su interior bajo
la acción de un campo eléctrico. Así, todos los materiales dieléctricos son aislantes pero no
todos los materiales aislantes son dieléctricos.[1]

Algunos ejemplos de este tipo de materiales son el vidrio, la cerámica, la goma, la mica, la
cera, el papel, la madera seca, la porcelana, algunas grasas para uso industrial y electrónico
y la baquelita. En cuanto a los gases se utilizan como dieléctricos sobre todo el aire, el
nitrógeno y el hexafluoruro de azufre.

El término “dieléctrico” (del griego δια- dia-, que significa ‘a través de’) fue concebido por
William Whewell en respuesta a una petición de Michael Faraday.[2]

Aplicaciones

Los dieléctricos más utilizados son el aire, el papel y la goma. La introducción de un dieléctrico en
un condensador aislado de una batería, tiene las siguientes consecuencias:

 Disminuye el campo eléctrico entre las placas del condensador.

 Disminuye la diferencia de potencial entre las placas del condensador, en una relación
Vi/k.

 Aumenta la diferencia de potencial máxima que el condensador es capaz de resistir sin


que salte una chispa entre las placas (ruptura dieléctrica).

 Aumento por tanto de la capacidad eléctrica del condensador en k veces.

 La carga no se ve afectada, ya que permanece la misma que ha sido cargada cuando el


condensador estuvo sometido a un voltaje.

Normalmente un dieléctrico se vuelve conductor cuando se sobrepasa el campo de ruptura del


dieléctrico. Esta tensión máxima se denomina rigidez dieléctrica. Es decir, si aumentamos mucho
el campo eléctrico que pasa por el dieléctrico convertiremos dicho material en un conductor.

Tenemos que la capacitancia con un dieléctrico llenando todo el interior del condensador(plano-
paralelo) está dado por:

donde

es la permitividad eléctrica del vacío.


DIELÉCTRICO EN CAMPO ELÉCTRICO

Dieléctrico es un aislante que puede ser polarizado por un campo eléctrico aplicado a
través de ella. Este aislante tiene la capacidad para almacenar energía. El
comportamiento de un dieléctrico depende de la frecuencia de la fuente eléctrica,
temperatura, voltaje y la composición del dieléctrico. Se compone de partículas cargadas
y electrones que se mantienen en posición de equilibrio por fuerzas constitutivas.

Cuando se aplica un campo eléctrico en un dieléctrico, los cargos son desplazados de su


posición, pero son libres de regresar a su posición original cuando se retira el campo
eléctrico. El campo eléctrico hace que las cargas de los átomos y las moléculas
desplazadas en direcciones opuestas a la polarización del dieléctrico.

Esta deriva de los resultados de cargos a un flujo de corriente en el dieléctrico que se


refiere como carga o corriente de polarización. La polarización actual es normalmente
muy importante ya que ayuda en la predicción del comportamiento de un material
dieléctrico como difiere de un material a otro. Intensidad constante o variable de campo
eléctrico tiene la capacidad de la polarización de un dieléctrico.

La medida cuantitativa de la polarización dieléctrica se denomina polarizabilidad y se


puede definir como;

Momento eléctrico / inducida por unidad de volumen

Polarizabilidad se refiere a la medida de la cantidad de partículas dependientes, que es


responsable de cada cubo de unidad. Estas partículas se desplazan siempre en la
dirección del campo eléctrico aplicado. Cuando este desplazamiento está teniendo lugar
un campo interno normalmente se crea en el dieléctrico y tienden a reducir el campo total
en el dieléctrico de sí mismo.

Determinación de cómo fácilmente un material obtiene polarizado (susceptibilidad


eléctrica) siempre es muy importante ya que determina la permitividad eléctrica. Puede
ser expresado como;

P = εo ҳeE

Donde P es la densidad de la polarización, εo es la permitividad eléctrica del espacio libre,


ҳe es la susceptibilidad eléctrica y E el campo eléctrico.
El comportamiento del material dieléctrico es dependiente de la relación que existe entre
el campo eléctrico y el momento dipolar. Campo eléctrico también contribuye mucho en
algunas de la fenomenal en el dieléctrico, por ejemplo;

1. Dieléctrica relajación – se refiere a la demora que tiene lugar en la constante


dieléctrica. Tiene lugar cuando hay un retraso en la polarización molecular en relación con
el campo eléctrico.

2. Dieléctrica dispersión - da la relación entre la frecuencia del campo eléctrico


suministrado y la permitividad del material dieléctrico, por ejemplo, cuando la frecuencia
es alta, por ejemplo;

1. Con una frecuencia de 105 hertz, entonces la respuesta de polarización electrónica se


pierde.

2. En hertz 1013 luego respuesta de campo eléctrico se pierde para polarización


molecular de la distorsión y la polarización iónica.

Por lo tanto, cabe señalar para cualquier polarización que tendrá lugar en un dieléctrico,
entonces debe haber un campo eléctrico. Esta idea de dieléctrico es muy importante en la
fabricación de condensadores.
Introducción
En el presente trabajo investigativo, se da a conocer la temática de los dieléctricos, en un campo electrostático
donde los medios dieléctricos, o aislantes, no son portadores de carga libres, capaces de desplazarse a través
del medio bajo la influencia de campos eléctricos, también se tratara acerca del vector de polarización y el de
desplazamiento eléctrico y sobre la ley de Gauss.

Un dieléctrico o aislante es caracterizado por presentar un volumen sin cargas libres. En estos materiales los
electrones permanecen ligados a los átomos o moléculas a los cuales ellos pertenecen. Podemos considerar
dentro de estos materiales al vacío, al vidrio, la mica y ciertos plásticos cuyos enlaces químicos mantienen
todos los electrones ligados a sus átomos.

El uso de los dieléctricos es muy amplio, en el caso de los capacitores dichos materiales son utilizados por
ejemplo para mantener la separación física de las placas. Por otro lado, debido a que la ruptura dieléctrica de
mucho de ellos es mucho menor que la del aire, permiten reducir al mínimo la fuga de carga, especialmente
cuando se le aplica altos voltajes. Permitiendo de este modo una mayor acumulación de carga en las placas
del capacitor

Marco Teórico
Cuando Faraday "descubrió" el comportamiento de los materiales dieléctricos al colocarlos entre las placas de
un capacitor, no se conocía el modelo atómico como una agrupación de electrones y protones (el electrón se
descubrió en 1897). La teoría atómica en ese entonces provenía de la Química (modelo de Dalton) donde
cada átomo era una esfera maciza indivisible.

El resultado experimental de Faraday era que la diferencia de potencial entre las placas disminuía al introducir
el dieléctrico entre placas cargadas y aisladas entre sí, con lo que la capacidad debía aumentar (por su
definición). Pero si el voltaje (diferencia de potencial) era menor, como

el campo eléctrico tenía que haber disminuido aunque la carga sobre las placas no había cambiado.

Este comportamiento se explica gracias a la ley de Gauss, ya que sabemos que el flujo del campo eléctrico
está directamente relacionado con la carga encerrada. Como el campo se reduce, la carga encerrada en el
volumen ¡¡debe ser menor!! . Es decir, el fenómeno se puede explicar considerando que se induce una cierta
cantidad de carga en la superficie intersección entre el conductor y el dieléctrico.
Materiales dieléctricos en campos eléctricos
Materiales con n < 109 electrones libres por cm3 son materiales no conductores llamados aislantes o
dieléctricos. (Compare: Cobre 8,5x1022e/cm3)

Los materiales dieléctricos son permeables con campo eléctrico, e.d. no bloquean el CE. Éste los puede
atravesar sin dificultad alguna. Los modelos que se presentan a continuación describen el comportamiento
diferenciado de materiales dieléctricos sometidos a un campo eléctrico.

Comportamiento de un dieléctrico en un campo electrostático

Los medios dieléctricos, o aislantes, no poseen portadores de carga libres, capaces de desplazarse a través
del medio bajo la influencia de campos eléctricos; sin embargo, las moléculas que forman su estructura
pueden sufrir cambios en su orientación o pequeños desplazamientos. A este efecto se le denomina
polarización del material. Un medio dieléctrico polarizado crea a su vez un campo eléctrico que se superpone
al campo excitador, dando lugar a un campo final en el equilibrio diferente al que ocuparía el espacio si no
hubiese dieléctrico.

El estudio de los fenómenos electrostáticos en medios dieléctricos se realiza a partir de modelos


microscópicos en los que se asume la existencia de dipolos ideales como los elementos constitutivos del
material. Estos dipolos simulan el estado de polarización atómica o molecular.

Existen básicamente dos tipos de medios dieléctricos: los dieléctricos polares, constituidos por moléculas
orientadas eléctricamente, y los dieléctricos no polares, en los que las moléculas tienen un momento dipolar
nulo cuando sobre ellas no actúan campos externos. Los primeros no presentarán usualmente un efecto
macroscópico neto de forma espontánea, porque el estado de mínima energía coincide con aquel en que las
orientaciones de los dipolos elementales son arbitrarias, y el efecto global se cancela. La presencia de un
campo exterior es lo que provoca una orientación preferente de los dipolos en la dirección del campo, y un
efecto macroscópico medible. En el caso de los dieléctricos no polares, un campo exterior puede todavía
producir un desequilibrio microscópico de las cargas, con lo que provoca simultáneamente la creación y la
orientación de los dipolos, con efectos netos apreciables. Es claro, sin embargo, que existirán moléculas o
cristales elementales cuyo comportamiento eléctrico deba caracterizarse más cuidadosamente, por ejemplo
con la inclusión de cuadripolos elementales.

En teoría de campos es interesante el estudio de los efectos macroscópicos. De hecho, el modelo atómico,
por su naturaleza discreta, es el modelo opuesto a la teoría de campos clásica que, por definición, sólo trata
con medios continuos. Por esto un átomo, una molécula, un portador de carga, o un grupo pequeño de ellos,
no tienen una consideración particular. Es más, ni siquiera se consideran, puesto que no son capaces de
producir efectos apreciables a escala macroscópica.

Cuando tomamos un diferencial de volumen o de superficie en un material dieléctrico se asume que el número
de dipolos elementales contenidos en él es muy elevado. Las consideraciones que se hacen referentes al
modelo atómico son las necesarias para construir un modelo útil y realista, que proporcione resultados válidos
macroscópicamente.

La consecuencia de lo anterior es que sólo se con valores medios de campo, o de potencial, existentes en los
diferentes puntos del medio material, pero que desde luego no coinciden con los valores del campo
microscópico o campo local que pueda haber en dichos puntos. Es, por otra parte, el campo medio, o campo a
escala macroscópica, el que tiene interés, pues el campo local será una función complicada de la posición.
Dieléctrico

Dieléctrico. Aunque el dieléctrico y el aislador generalmente se consideran sinónimo, el término


dieléctrico es más de uso frecuente al considerar el efecto de alternar campos eléctricos en la
sustancia mientras que el aislador es más de uso frecuente cuando el material se está utilizando
para soportar un alto campo eléctrico.

Tipos de dieléctricos
Sólidos
Los dieléctricos sólidos son quizás los dieléctricos más de uso general de la
ingeniería eléctrica, y muchos sólidos son aislantes muy buenos.
Algunos ejemplos incluyen porcelana, cristal, el papel, la goma y la mayoría de
los plásticos así como las cintas sintéticas: tereftalato de polietileno (PET), naftalato
de polietileno (PEN) y sulfido de polifenileno(PPS) que se utilizan para envolver los
conductores magnéticos de los bobinados. Tienen excelentes propiedades
dieléctricas y buena adherencia sobre los alambres magnéticos.

Gases
Por su naturaleza el aire, nitrógeno y hexafluoruro del sulfuro son los tres
dieléctricos gaseosos más de uso general. Los gases aislantes más utilizados en
los transformadores son el aire y el nitrógeno, este último a presiones de 1
atmósfera. Estos transformadores son generalmente de construcción sellada. El
aire y otros gases tienen elevadísima resistencia y están prácticamente exentos de
pérdidas dieléctricas.
El hexafluoruro de azufre (SF6) es otro gas aislante que se caracteriza por
ser incoloro, inodoro, no tóxico, química y fisiológicamente inerte, no corrosivo,
no inflamable y no contaminante.
Por sus características dieléctricas es ideal como medio aislante, tiene una rigidez
dieléctrica muy elevada, tanto a la frecuencia industrial como a impulso, gracias a
su peculiar característica de gas electronegativo.
Con la captura de los electrones libres la molécula de SF6 se transforma
en iones negativos pesados, y por lo tanto poco móviles. La rigidez dieléctrica del
SF6 a la frecuencia industrial es por lo menos dos veces y media la del aire a
la presión de 5 kg/cm2, condición que permite lograr un dado nivel de aislamiento
con presiones relativamente bajas, lo cual implica sistemas de contención simples
y de completa confiabilidad.
Líquidos
Las propiedades físicas de los dieléctricos líquidos como por ejemplo: peso
específico, conductibilidad térmica, calor específico, constante dieléctrica,
viscosidad, dependen de su naturaleza, es decir de la composición química, pero
su rigidez dieléctrica, además está ligada a factores externos como por ejemplo:
impureza en suspensión, en solución, humedad, etc., que, generalmente, reducen
su valor, degradando la característica importante.
El líquido dieléctrico más empleado es el aceite mineral, aceite ricino. El problema
es que es altamente inflamable. Entre los nuevos líquidos sintéticos destacan
las siliconas y los poly-alfa-olefines. Tienen un alto costo, eso dificulta su
masificación.