Está en la página 1de 5

Democracia.

Significados

El régimen político democrático comprendido como un conjunto de reglas y procedimientos para determinar
quiénes acceden al poder, como lo hacen y la manera de desempeñarlo una vez alcanzado. En esta
conceptualización se destaca la soberanía popular (que se expresa en la elección de los representantes a través
del voto) como uno de los pilares fundamentales, junto con otros requisitos formales de los regímenes
democráticos modernos. Sin embargo, la democracia, en un sentido amplio, significa mucho más que reglas
formales con las que participamos en la vida política.

En efecto, una concepción amplia de democracia no se agota en los mecanismos del régimen político sino que
comprende también una forma de vida de una determinada sociedad, superando así el marco de las decisiones
políticas del Estado y haciéndose presente en todos los ámbitos de la convivencia Social de las personas que
comparten valores democrático si actúan de acuerdo a ellos.

Por eso la democracia o su ausencia puede observarse en las relaciones que se dan en la escuela o en el
trabajo, en los contenidos de los programas de televisión, en la práctica y el acceso a los deportes, en las
relaciones familiares, en el momento de compartir el espacio público (en el cuidado de la limpieza urbano en
la forma de manejar automóviles, por ejemplo) y en cada actividad que nos relaciones con los demás.

La palabra “democracia” remite al gobierno del pueblo (del griego demos, pueblo y Kratos gobierno) por lo
que una primera mirada nos llevara a pensar en las relaciones de poder y autoridad, y el cómo estás se
constituyen en una sociedad que está ordenada por las leyes instituciones del Estado. El

Pero así como el gobierno del pueblo hace referencia a la reglas del juego político, también remite a una forma
de vida en la que prevalece la idea compartida del bien común. Por esto, a través de la historia, las distintas
teorías de la democracia se han preocupado no solo por los mecanismos de acceso al poder y su ejercicio, sino
también por las condiciones del pueblo, los resultados de las decisiones y el arraigo de la Cultura democrática
que interponga ante todo el bien común y la resolución pacífica de los conflictos.

 En cuanto a la primera de esta dimensiones , las condiciones del pueblo , pueden destacarse como más
democrática aquellas sociedades sin grandes diferencia económica ni educativa , donde todos tienen
acceso a un estándar mínimo de bienestar económico que , combinado con un alto nivel de Educación ,
favorecen la pre disposición a participar y comprender los fenómenos de la vida pública .
 Por su parte, los resultados de las decisiones se relaciona con la idea de que las medidas que se toman
desde las instituciones del Estado, además de seguir los procedimientos legales del régimen democrático,
deben repercutir en la sociedad para favorecer el bien común, es decir, a las sociedad en su conjunto –
o, al menos, a las grandes mayorías y a las minorías vulnerables- por encima de los intereses de unos
pocos privilegiados.
 Por último, a la cultura democrática podemos encontrarla en aquellas sociedades donde la mayoría de
las personas están dispuestas a que, en todas las circunstancias, los conflictos se resuelvan por el camino
del diálogo, el respeto del otro y en la constante búsqueda del bien común.

ACTIVIDAD:

a) Escriban un informe en el que explican que significa hablar de democracia en sentido amplio.
b) Incorporen en su texto situaciones de la convivencia social en las que se vean reflejadas las tres
dimensiones:
- Condiciones del pueblo.
- Los resultados de las decisiones y
- El arraigo de la cultura democrática.

1
La democracia directa y la representativa

El estudio del origen de la democracia nos traslada a la Antigua Grecia, donde en los siglos V y IV a.C. la
sociedad ateniense puso en práctica países de que las decisiones que repercutirán en la vida pública debían
ser tomadas por los ciudadanos. De ello resultó una forma de democracia en laque quiénes eran considerados
ciudadanos podían decir sin ningún tipo de intermediario las leyes que ordenarían la vida en común. Para esto
se reunían en la plaza pública y cada uno, en igualdad de condiciones, votaba las normas que creía
convenientes. Luego, los cargos ejecutivos para poner en práctica las leyes también eran elegidos por voto,
sorteo o rotación, para que los ciudadanos tuvieran las mismas posibilidades de acceso.

A este tipo de organización se lo conoce como democracia directa, puesto que cada ciudadano elige
directamente las normas que considera mejores para alcanzar el bien común. Sin embargo, es importante
señalar que en aquella época no todos los habitantes eran considerados ciudadanos con pleno derecho a la
participación: solamente gozaban del estatus de ciudadanos los varones libres, hijos de padre y madre
atenienses, mayores de 20 años y con suficiente riqueza como para dedicar su tiempo a la política. Se estima
que de unos 35.000 habitantes que sumaba Atenas, solo eran considerados ciudadanos entre 2.000 y 3.000,
menos del 10% de su población.

En las sociedades actuales, en casi todas partes del mundo, se les reconocen derechos de ciudadanía a todos
los habitantes con la nacionalidad de un Estado, de modo que todos puedan participar de las elecciones a
partir de cierta edad- que varía según los países entre los 16 y los 21 años-. Sin embargo, a diferencia de la
Antigua Grecia, los ciudadanos no sancionan las leyes con que se ordenará la vida pública y las políticas que
llevarán adelante. Se trata, entonces, de una democracia representativa, en la que los representantes elegidos
mediante el voto de confianza del pueblo, decide las leyes y las políticas que se implementarán para ordenar
la vida pública.

El gobierno representativo

“El uso corriente distingue la democracia representativa de la directa, haciendo aparecer de ese modo
ambos regímenes como variedades de la democracia, […] Ahora bien, ese régimen del que han salido las
democracias representativas no fue concebido en modo alguno por sus creadores como una forma de la
democracia. Por el contrario, en los escritos de sus fundadores se encuentra un acusado contraste entre
democracia y el régimen instituido por ellos, régimen al que llamaban “gobierno representativo” o aun
“república”. […]

Madison opone repetidas veces el “gobierno republicano”, caracterizado por la representación, y la


“democracia” de las pequeñas ciudades antiguas. No obstante, no describe la representación como una
aproximación de la ´democracia´ convertida técnicamente en necesaria por la imposibilidad material de
reunir al pueblo en grandes Estados; por el contrario, ve en ella una forma de gobierno sustancialmente
diferente y superior, […] Destaca que uno de los fines del sistema enteramente representativo propuesto
en el proyecto de constitución es poner a los gobernantes en condiciones de resistir las “pasiones
desordenadas” y las “ilusiones efímeras” que pueden apoderarse del pueblo”.
Bernanrd Manin. La democracia de los modernos. Universidad de Chicago, 1995.

a. Explica las diferencias entre la democracia directa y la representativa. ¿Cuáles son dilemas de cada
una de ellas?
b. Bernard Manin se refiere al origen del gobierno representativo en los Estados Unidos ¿Por qué,
según explica, “no fue concebido por sus creadores como una forma de la democracia”?

2
Límites a la democracia

Los problemas en la representación llevan a reflexionar sobre las grandes distancias que pueden crearse entre
las decisiones de los representantes (funcionarios de gobierno que fueron electos) y los deseos de los
representados (conjunto de la ciudadanía que emitió su voto).

Sin embargo, las contrariedades del ideal de democracia no se agotan allí: aun cuando puedan superarse
problemas propios de la representación y se logre, así achicar la distancia entre representantes y
representados, igual prevalecerán en la sociedad importantes ámbitos dónde la participación y decisión
ciudadana aparezcan fuertemente condicionadas. Esto ocurre por ejemplo, en el ámbito de las relaciones
económicas que, con frecuencia entran en tensión con las relaciones políticas y las decisiones del Estado. No
obstante, la misma democracia brinda oportunidades para ejercer controles.

Democracia y poder económico

En las sociedades capitalistas coma tanto en sus orígenes como en la actualidad, existe una fuerte disputa
entre el interés político de la democracia (el bien común) y el interés económico (la obtención de ganancias).

En este escenario de conflicto, las instituciones del estado democrático cumplen el papel de garantizar las
libertades, tanto para los individuos como para el funcionamiento del mercado. Al mismo tiempo, establecen
reglas que imponen límites al mercado de manera de asegurar un grado aceptable de igualdad y de bienestar
y, así, reducir el conflicto. De lo contrario, la actividad económica se volvería irrealizable y la sociedad a la que
busca proteger se vería perjudicada. Este equilibrio no siempre se mantiene porque el poder no radica
únicamente en el estado, sino también en las grandes corporaciones económicas.

Las limitaciones que el poder económico le impone a la democracia pueden considerarse en dos sentidos: por
un lado, en un sentido interno a la propia organización económica; por otro, en cuanto a la repercusión externa
de esa organización en relación con los poderes del estado.

En el caso de la organización interna, en las grandes corporaciones económicas no siempre se promueve el


espacio para que sus empleados participen en las decisiones acerca de las condiciones de trabajo.

Para mitigar las limitaciones que el poder económico le imprime al poder político, el ideal de democracia
requiere que los poderes del Estado defiendan su independencia de los poderes económicos y que las
decisiones de los funcionarios electos se ajusten a los deseos del electorado por encima de los intereses de
los titulares del poder económico.

Sin embargo, las grandes corporaciones transnacionales, muchas de ellas dedicadas a las operaciones
financieras y comerciales, han incrementado su poder relativo con respecto a los Estados y llegan a establecer
pautas que condicionan las decisiones políticas. Sus modalidades de acción son variadas: no invertir en un país
o región si no se sostienen determinadas leyes, grupos empresarios que financian campañas electorales para
posicionar candidatos, corrupción funcional a los poderes económicos e incumplimiento de las leyes, entre
otros ejemplos.

Democracia y educación

El nivel educativo es una de las condiciones del pueblo que favorecen la participación democrática. Entonces,
puede preverse que la imposibilidad de acceder a una educación de calidad también constituye un límite
importante para la democracia.

En sociedades donde el acceso a la educación está restringido a los sectores sociales que pueden pagar por
ella mientras que las grandes mayorías no acceden a una educación de calidad, la democracia se verá afectada
puesto que la ciudadanía no dispondrá del conocimiento y el capital cultural suficientes para comprender los

3
fenómenos de la vida pública, para organizar demandas y exigir derechos, o bien para canalizar fuerzas en
defensa del bien común.

Desde los orígenes de la Democracia moderna se puede observar que allí donde el nivel y la calidad de la
educación de las grandes mayorías son más bajos, la incidencia de estas en el juego democrático y en el
proceso de toma de decisiones también tiende a ser menor.

La contraparte de esto en los sistemas democráticos son los que demuestran mayor preocupación por la
educación y destinan inversiones más altas en estas áreas. De esta manera, se podría afirmar que la
democracia, por medio de su apuesta a la educación, genera más y mejor democracia.

Democracia y acceso a la información

Dos pilares de la Democracia son el acceso a la información y la libertad de expresión; 1 garantiza el insumo a
partir del cual la ciudadanía puede tomar decisiones, y el otro, la posibilidad de manifestarse libremente con
el fin de incidir a nivel político. De hecho, el desarrollo de la Democracia moderna estuvo directamente
asociado al desarrollo de los medios de comunicación; primero, la prensa escrita; luego, la radio; más tarde,
la televisión, y en los últimos años, internet (espacio en el que convergen los demás medios).

En la medida en que los medios se hicieron más masivos y, últimamente, ubicuos (omnipresentes), se ha ido
incrementando su papel en el acceso a la información y al conocimiento. Prácticamente todo lo que sucede
en la vida pública nos llega a través de la televisión, la radio, los diarios e internet.

Los medios de comunicación tienen la capacidad de formar la opinión pública y marcar la agenda política,
colocando temas de acuerdo con sus propios intereses (mediáticos, cómo obtener rating, o empresariales, por
ejemplo elevar el costo de la publicidad) o con los intereses de grupos particulares, mostrando los como
comunes. Esta capacidad de incidencia de los medios es analizada por especialistas que se preguntan en qué
medida y en qué condiciones la preponderancia de los medios garantiza el acceso a la información y la libertad
de expresión.

Actividades:

A. ¿Porque el poder económico puede limitar la democracia? ¿De qué manera podría afectar a la
democracia el hecho de que grandes empresas tengan volúmenes similares o mayores que los
estados? Expone los dos sentidos que aparecen en el texto.
B. Explica los argumentos de José Saramago que los llevan a preguntarse por el lugar de la democracia
¿Qué concepción de la Democracia creen que tenía Saramago? ¿Porque afirma que está “secuestrada“
, “amputada”?
C. ¿En qué medida y en qué condiciones los medios garantizan el acceso a la información y a la libertad
de expresión?

4
Todo se discute en este mundo…
menos una única cosa que no se discute…
no se discute la democracia…
La democracia está ahí,
como si fuese una especie de santa en el altar
de quien ya no se espera milagros…
pero que está ahí como una referencia
una referencia…la democracia
y no se atiende a que la democracia en la que vivimos
es una democracia SECUESTRADA, CONDICIONADA, AMPUTADA,
porque el poder del ciudadano, el poder de cada uno de nosotros,
se limita, en la esfera política, a retirar un gobierno que no nos gusta,
y a sustituirlo por otro que quizás nos pueda llegar a gustar en el futuro…
NADA MAS
Pero las grandes decisiones son tomadas en una esfera distinta,
y TODOS sabemos cuál es…
Las grandes organizaciones financieras internacionales, FMI, OMC,
los bancos mundiales, OECDE…
NINGUNO de estos organismos es democrático, y por tanto,
como podemos seguir hablando de democracia, si aquellos
que efectivamente gobiernan el mundo NO SON ELEGIDOS DEMOCRATICAMENTE
POR EL PUEBLO????
Quien elige a los representantes de los países en esas organizaciones?
Los respectivos pueblos??? NOOOO, donde esta entonces la democracia??

José Saramago. ¿Dónde está la democracia?

También podría gustarte