Está en la página 1de 3

ATRIBUTOS MORALES DE DIOS (MISERICORDIA) Salmo 136 3/abr/16

Verdad Bíblica : La Biblia enseña que Dios es misericordioso y se compadece


del ser humano.
Verdad Bíblica Aplicada: Por medio del sacrificio del Señor Jesucristo, todo
pecador arrepentido alcanza la misericordia de Dios.
Objetivo: Conozcamos que la misericordia Divina está a nuestro alcance por
medio del sacrificio que el Señor Jesucristo realizó en la cruz del Calvario, previo
arrepentimiento sincero.
I Introducción: Aristóteles definió la compasión como “el dolor causado a la
vista de algún mal destructivo o penoso, que golpea a uno que no lo merece”.
Aquí limitó la misericordia a los casos en que el sujeto no es merecedor del daño
que está sufriendo. Pero Dios no toma en cuenta si el hombre sufre por culpas
propias o ajenas, y siempre siente compasión; todo su amor y ternura, se
inclinan hacia el doliente (Lc.1.50). De manera general, podemos decir que,
misericordia es la inclinación del ánimo para compadecerse del mal ajeno.
Definición de misericordia: Es el atributo por el cual Dios se compadece siempre
de sus criaturas y está dispuesto a perdonar a los pecadores de manera
completa y soberana.

II CONOCIMIENTO BÍBLICO.
Dios se compadece siempre de sus criaturas. Él se conduele ante el
sufrimiento y pesar ajenos invariablemente, en todo tiempo y bajo cualquier
circunstancia en que los demás padezcan. La característica primordial de la
misericordia es la sensibilidad del ánimo ante el dolor de los demás, sea este
físico o moral. Dios siente compasión por los que sufren (Is.49:13). Que Dios se
compadece siempre lo declaró Él mismo con palabras maravillosas (Is.49:15).
Los evangelios mencionan repetidamente que el Señor Jesucristo manifestó
siempre compasión hacia los necesitados (Mt.9.36; 14.14; Mr.8.2). “Y saliendo
Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de
ellos estaban enfermos”.
Dios está dispuesto a perdonar a los pecadores. Él siente compasión por
todos los que se entregan a la maldad, desentendiéndose de la justicia divina.
Dios se siente inclinado a perdonar, en vez de castigar a los transgresores, no
porque éstos tengan mérito alguno, sino porque Él es misericordioso en sumo
grado (Nm.14.18).
• Los profetas anunciaron el perdón para el pecador, en virtud de la misericordia de
Dios (Is.55.7; Jer.3.12; Jl.2.13).
• El Señor Jesucristo ordenó que se predicase en Su nombre el arrepentimiento y el
perdón de pecados en todas las naciones (Lc.24.47; 2 P.3.9).
• El apóstol Pablo enfatizó rotundamente que Dios “Nos salvó, no por obras de justicia
que nosotros hubiésemos hecho, sino por su misericordia.” (Ti.3.5).
De manera completa. Cuando Dios, por Su misericordia perdona al pecador
arrepentido, éste es perdonado plenamente para toda la eternidad si permanece
fiel al Señor. Dios exime al pecador de todo castigo y nunca vuelve a mencionar
el pecado que perdonó (Jer.31.34; Sal.103.12-13). Isaías enfatizó la misericordia
eterna de Dios. (Is.54.8-10).
Dios está dispuesto a perdonar a los pecadores de manera soberana. Dios,
por Su misericordia, perdona a la persona arrepentida en un acto que le
corresponde sólo a Él como Rey y Señor de toda la creación, cuya sentencia es
inobjetable. Dios no necesita el juicio de otros, ni requiere consejeros. Él,
compadeciéndose del que se acoge a Su misericordia, le perdona en un acto de
gracia soberana que establece el beneficio por toda la eternidad, sin que nada ni
nadie pueda invalidar ese perdón. (Éx.20.5-6; 33.19; Tit.3.5).
III. DISCERNIR EL ERROR.
Error. Algunos niegan la misericordia de Dios utilizando como argumento las
adversidades y la maldad existentes.
Respuesta bíblica: La Palabra de Dios nos guía a una actitud correcta:
“¿Invalidarás tú también mi juicio? ¿Me condenarás a mí, para justificarte tú?
(Job 40.8; Sal.145.15-16; Mt.5.45; Jn.3.16; Stg.1.17).
IV ENDEREZAR LA DIRECCIÓN.
“Alabad a Jehová porque él es bueno, Porque para siempre es su
misericordia.” (Sal.136.1).
Este salmo pone de relieve el gran amor y misericordia de Dios, manifiestos en
la creación, en Su providencia y en la completa redención de Su pueblo:
• (vv.1-4): Alabanza y gratitud a Dios por Su eterna misericordia.
• (vv.5-9): Poder, sabiduría y misericordia manifestadas en la Creación.
• (vv.10-15): Justicia, liberación y camino provisto por Su misericordia.
• (vv.16-22): Por Su pastoreo, protección y provisión.
• (vv. 23-26): Por Su compasión… porque Su misericordia es eterna.
Esta historia, como la nuestra, tiene como sustento y razón de ser, la gran
misericordia de Dios que perdura para siempre.
V CAPACITAR PARA VIVIR COMO A DIOS LE AGRADA.
Dios es misericordioso con aquellos que se muestran misericordiosos
(Salmo 18.25).
“Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.”
(Mt.5.7).
«Bienaventurados» significa dichosos, algo grande y de larga duración.
«Misericordiosos» es una compasión activa, compasiva y sensible que combina
estos sentimientos con la acción. Una persona que posee esta cualidad, siempre
encuentra la forma de expresar la bendición de la misericordia.
Misericordia es una virtud que debemos aceptar y desarrollar como creyentes
porque une a las personas. Es una cualidad inquebrantable interna y externa.
Ésta se manifiesta en consuelo (Job 6.14), clemencia (Pr.20.28) o gracia
(Dn.1.9).
CONCLUSIÓN
El estudio del atributo moral de Dios de la misericordia, nos enseña la
sensibilidad tan grande que tiene Dios para compadecerse de todos nosotros,
pero es necesario el arrepentimiento verdadero; poner nuestra fe en Cristo
Jesús como único y suficiente Salvador, para experimentar la plenitud de esta
gracia maravillosa.