Está en la página 1de 3

Migración en México

En los últimos meses en México se ha levantado una fuerte polémica sobre la migración y el tránsito
de personas a través del territorio nacional. Aquí te dejamos algunas preguntas para entender el
fenómeno de la Caravana Migrante.

Preguntas:
1. ¿Es delito ingresar al país sin documentos?
De acuerdo con la Ley de Migración vigente, si bien las personas deben cumplir con ciertos
requisitos para ingresar al país, entre ellos el cruce por los lugares establecidos, y mostrar su
pasarte y visa, el no hacerlo los convierte en personas con una “situación migratoria irregular” lo
que es simplemente un estatus administrativo, más nunca un delito.

2. ¿Tienen derechos los migrantes?


Los derechos humanos son para todos. La ley de migración reafirma que “El Estado mexicano
garantizará el derecho a la seguridad personal de los migrantes, con independencia de su situación
migratoria”

3. Entonces ¿cuáles son los derechos que tienen los migrantes en situación irregular?
Según la Ley de Migración, independientemente de su situación, los migrantes tienen derecho a
acceder a servicios educativos, a recibir atención médica provista por el sector público y privado
cumpliendo con los requisitos fijados por la regulación aplicables.

4. ¿Qué pasa si una mujer dé a luz durante su tránsito por México?


México está vigente el llamado ius soli o derecho de suelo, según el cual se considera mexicano
por nacimiento toda persona que nazca en territorio de la República Mexicana, sin importar la
nacionalidad de sus padres. Por ello, dado que los recién nacidos son mexicanos, los padres tienen
la posibilidad de regularizar su situación migratoria y permanecer en México.

5. ¿Puede un mexicano brindar ayuda a la Caravana de Migrantes?


Sí, pero debes tener cuidado de que no reciba un beneficio económico por ello, es decir, que no
cobre por el servicio prestado, pues de lo contrario podría colocarse prácticamente en un supuesto
del delito de tráfico de personas establecido en la Ley de Migración, y que sanciona a quien:

6. ¿Qué sucede si un migrante comete un delito?


Al permanecer en territorio nacional, los migrantes tienen los mismos derechos, pero también las
mismas obligaciones que los mexicanos, por lo que en caso de cometer cualquier delito pueden ser
procesados por él, en las mismas condiciones que cualquier persona.
7. ¿Qué pasa con los niños que viajan solos?
En caso de que las autoridades detecten a menores viajando solos, éstos pueden ser entregados a
DIF para que les brinde asistencia en lo que se define su situación.
Por supuesto los menores también pueden solicitar ser considerados como refugiados, por lo que
la autoridad deberá tomar en cuenta qué es lo que más beneficia al solicitante.

8. ¿Puede la policía detener a una persona por su calidad migratoria?


Esta es una duda muy común y desgraciadamente, algunas autoridades no les queda claro que los
únicos que pueden detener a alguien por su calidad migratoria son los elementos del Instituto
Nacional de Migración y en limitados casos, la Policía Federal, cuando actúe en apoyo a dicho
Instituto.

9. ¿Qué pasa cuando el Instituto Nacional de Migración detiene a alguna persona?


Lo presentará formalmente para determinar su situación y será trasladado a alguna de las
estaciones migratorias.
En estas estaciones las personas contarán con un espacio para alojamiento, así como alimentación,
enseres para su aseo personal y servicios básicos de salud en tanto se resuelve su situación.
Una vez presentados en la estación, las personas podrán enfrentarse a distintos procesos, ya sea
de regulación, retorno asistido, o deportación.

10. ¿En qué consiste el retorno asistido?


Es el procedimiento mediante el cual el Instituto Nacional de Migración envía a su país de origen a
los extranjeros que se encuentren irregularmente en México.
Mediante este procedimiento de retorno, el extranjero recibe las facilidades de transporte, alimentos
y servicios básicos para poder retornar a su país.
Conclusión:
México se transforma en un receptor neto de migrantes. La diversidad de personas se nota a lo largo
y ancho del país. Haitianos ponen negocios en Tijuana. Japoneses llegan a contribuir al boom
automotriz del Bajío. Venezolanos como italianos deciden quedarse en Hidalgo tras una estancia de
trabajo en la refinería de Tula.
La llegada de extranjeros es buena para México. Los argumentos morales, sociales y económicos a
favor de los migrantes deberían ser a estas alturas bien aprendidos por todos los mexicanos. Tanto
nuestro gobierno como nuestra sociedad llevan décadas detallando las maneras en que los Estados
Unidos se han beneficiado por la diáspora mexicana. En términos burdamente económicos, los
migrantes inyectan su talento y su capital al país. No son más proclives al crimen que los que nacieron
aquí, ni es verdad que “nos roban nuestros empleos”. Y además, de manera mínimamente
consoladora, su arribo indica que México, por mal que esté, está al menos mejor que otros lugares y
tiene algunas oportunidades que ofrecer.
Si muy bien nos va, cada vez llegarán más migrantes a nuestro país en busca de un mejor futuro. Por
lo tanto, también tendremos que comenzar a considerar la mejor manera de integrar a las nuevas
llegadas a nuestra sociedad. Tal vez tendremos que reevaluar lo que conforma nuestra propia
identidad nacional.

También podría gustarte