Está en la página 1de 279

1

2
CRÓNICAS
Volumen III

Traducción y edición:

3
4
CRÓNICAS: VOLUMEN III
Escrito por
CHRIS METZEN, MATT BURNS
y ROBERT BROOKS

Ilustrado por
ARTHUR BOZONNET
COLE EASTBURN
STANTON FENG
ROMAN KENNEY
PETER C. LEE
DARYL MANDRYK
YEWON PARK
DAN SCOTT
ROBERT SEVILLA
ABE TARAKY
KONSTANTIN TUROVEC
BAYARD WU

Arte adicional por


JOSEPH LACROIX

5
CONTENIDO
CAPÍTULO I: LA OSCURIDAD CRECIENTE
CAPÍTULO II: LA TERCERA GUERRA
CAPÍTULO III: EL TRONO HELADO
CAPÍTULO IV: VIEJOS ODIOS
CAPÍTULO V: LA CRUZADA ARDIENTE
CAPÍTULO VI: LA IRA DEL REY LICH
CAPÍTULO VII: CATACLISMO

INDICE

6
7
8
9
CAPÍTULO I

LA OSCURIDAD
CRECIENTE
OJOS ENVIDIOSOS
Tiempo atrás, en las vastas extensiones de la Gran Oscuridad del Más Allá, una raza de
inmenso poder conocida como los titanes, protegía el cosmos de las fuerzas de la
corrupción y el caos. Ellos buscaban mundos que albergaran espíritus nacientes de titanes
y los cuidaban. Una vez que éstas almas del mundo habían madurado, los titanes los
elevaban en la orden del Panteón.

El más poderoso entre los titanes del Panteón, Sargeras, fue una vez su más grande
campeón. Peleó incansablemente para defender el cosmos de los seres salvajes llamados
demonios. Estas criaturas se originaron de un reino distorsionado conocido como el Vacío
Abisal, en dónde se deleitaban con la magia vil, una fuerza altamente adictiva y
destructiva.

Aun así, después de repeler incontables invasiones de demonios, Sargeras se convenció de


que era para nada. Él había aprendido acerca de una amenaza aún mayor: los señores del
vacío. Estos seres deseaban corromper una de las indefensas almas del mundo, esperando
convertirla en uno de sus campeones. Tal criatura cubriría el cosmos entero en energías
viles, arrasando con toda la creación.

Sargeras se reusó a dejar que eso sucediera. Se negó incluso a permitir que fuera una
posibilidad. Él aceptó la magia vil y esclavizó a los demonios a su voluntad, forjándolos en
un ejército llamado la Legión Ardiente. La decisión de Sargeras de aliarse con sus antiguos
enemigos fue extrema, pero creía que era necesario. Los demonios eran las únicas
criaturas existentes de las que él tenía la certeza se unirían a él en su Cruzada Ardiente,
una campaña para incinerar toda la vida del cosmos. Era la única manera en la que
Sargeras imaginaba que podría salvar a la población de la Gran Oscuridad del Más Allá de
los señores del vacío.

En su opinón, un universo muerto era mejor que uno que había caído en la oscuridad.

10
IMAGEN ANTERIOR: LOS SOLDADOS DE LOS HIJOS DE LOTHAR OBSERVAN LA PENÍNSULA DEL FUEGO
INFERNAL DESDE EL BASTIÓN DEL HONOR
Ninguna civilización era lo suficientemente fuerte para oponerse a Sargeras y su ejército
ardiente. Incluso los otros titanes del Panteón cayeron ante el poder de su antiguo
campeón. Parecía que nada en todo el universo sería capaz de detenerlo.

Eventualmente, Sargeras aprendió de un mundo que los otros titanes únicamente habían
visitado una vez y que habían formado con sus propias manos. Su nombre era Azeroth, y
contenía a un alma del mundo con más poder potencial que cualquiera de los espíritus
titánicos del Panteón hubieran conocido. También albergaba una presencia más oscura.
Cuando los titanes habían descubierto Azeroth, la habían encontrado infestada con
manifestaciones físicas del Vacío conocidas como Dioses Antiguos. Estas entidades
masivas habían forjado una civilización llamada el Imperio Negro en la superficie del
mundo.

Los titanes y sus sirvientes destrozaron al Imperio Negro más tarde, pero no destruyeron a
los Dioses Antiguos. Ellos temían que al hacerlo hirieran a la propia Azeroth, y en su lugar
encarcelaron a las entidades viles en las profundidades de la tierra.

Sargeras no podía ignorar el potencial de Azeroth, ni tampoco podía ignorar la presencia


de los Dioses Antiguos.

Hace diez mil años, él envió a su ejército a corromper y destruir a las criaturas de Azeroth.
Después de eso, planeó conquistar el alma del mundo antes de que los poderes del Vacío
pudieran. Sin embargo, una inusitada alianza de los elfos de la noche, los antiguos
espíritus de la naturaleza, los poderosos guardianes llamados Dragones Aspectos, y otras
razas valientes repelieron la invasión de los demonios.

Este conflicto brutal, la Guerras de los Ancestros, fue la primera derrota real de la Legión.
No obstante, Sargeras no abandonó su cruzada. Se tomó su tiempo para prepararse para
otro asalto. Sus lugartenientes más poderosos, Archimonde el Profanador y Kil’jaeden el
Impostor, lideraron estos esfuerzos. Con el tiempo, encontraron una manera de atacar a
Azeroth desde otro mundo, un lugar conocido como Draenor.

Kil’jaeden manipuló a los orgullosos orcos de Draenor para aceptar la magia vil y beber la
sangre de demonio. Éste último acto los condenó y encadenó sus voluntades a la Legión.
Unidos como un ejército hambriento de guerra llamada la Horda, los orcos invadieron
Azeroth. Ésta fuerza de destrucción tenía un único propósito: debilitar el mundo en
preparación para una invasión de la Legión a gran escala. La Horda estuvo a punto de
tener éxito. Gracias al coraje de los héroes de Azeroth, los orcos fueron derrotados.

La Legión había fallado nuevamente. No obstante, los demonios no descansaban. Estos


retrocesos únicamente probaban cuán poderosa era Azeroth. Sargeras ordenó a Kil’jaeden
y Archimonde buscar nuevos aliados y planear nuevas formas de atacar.

11
LAS CENIZAS DE DOS
GUERRAS
8 AÑOS DESPUÉS DEL PORTAL OSCURO
Durante un tiempo, las razas de Azeroth se permitieron creer que lo peor había pasado.
Ciertamente ellos se habían ganado un descanso. Los últimos ocho años habían estado
llenos de horrores.

La Primera Guerra en contra de la Horda había visto al reino humano de Ventormenta ser
traicionado y arrasado. Su más grande campeón, un mago conocido como el Guardián
Medivh, había sido poseído por Sargeras. Fue Medivh quién había abierto el Portal
Oscuro, la entrada a Draenor que había expuesto a Azeroth a la ira de Horda. El Guardián
fue derrotado, sin embargo, Ventormenta no pudo ser salvado.

La Segunda Guerra terminó con la derrota de la Horda, por muy poco. Las naciones de los
Reinos del Este se habían unido en la Alianza de Lordaeron y habían rechazado
exitosamente la invasión de los orcos. La victoria había llegado con un precio muy alto,
pues requirió el sacrificio de incontables héroes.

La mayor parte de los soldados de la Horda fueron asesinados o capturados. Algunos de


los sobrevivientes habían huido de vuelta a Draenor, pero sabían que no había futuro ahí.
Cuando aceptaron le poder oscuro de la magia vil, habían condenado inconscientemente
el ciclo de la vida y el balance de los elementos. Draenor estaba muriendo. Los orcos no
sobrevivirían por mucho tiempo.

Su líder, Ner’zhul, ingenió un desesperado plan de escape. Abriría brechas hacia nuevos
mundos, nuevos lugares para conquistar. Tal vez, en algún lugar del cosmos, hubiera otro
reino que su pueblo pudiera llamar hogar.

Los campeones de Azeroth no tenían intención alguna de dejar que la Horda hiciera daño
a otras tierras. Una expedición de héroes de la Alianza, los Hijos de Lothar, invadieron
Draenor a través del Portal Oscuro, buscando detener a Ner’zhul. Fueron liderados por
algunos de los más grandes defensores de Azeroth: el Archimago Khadgar; Turalyon, el
general supremo de los Hijos de Lothar; Alleria Windrunner, la capitana forestal de
Lunargenta; Danath Trollbane, un guerrero experto; y Kurdran Wildhammer, señor feudal
de los enanos Wildhammer.

El valiente esfuerzo orilló a Ner’zhul a actuar de manera imprudente. Sus hechizos


provocaron un caos inimaginable, y sus brechas inestables desintegraron el tejido de la

12
realidad en su mundo. Los Hijos de Lothar destruyeron el Portal Oscuro antes de que la
destrucción que se desarrollaba en Draenor pudiera extenderse hacia Azeroth. Casi todos
los miembros de la expedición quedaron atrapados en el apocalipsis.

Azeroth no pudo retomar el contacto con aquellos varados en Draenor. Presuntamente,


todos habían muerto. Fueron homenajeados como héroes que habían perecido
protegiendo su mundo.

Tuvieron que pasar muchos años antes de que Azeroth supiera su verdadero destino.

EL DESTINO DE LOS
PERDIDOS
Durante el caos del colapso de Draenor, Khadgar y sus compañeros huyeron a través de
una de las brechas volátiles para evadir el impacto de las energías del cataclismo. Cuando
la destrucción llegó a su fin, volvieron a lo que quedaba de ese mundo.

Descubrieron un reino hecho pedazos. Los muros entre Draenor y el Vacío Abisal habían
colapsado. La realidad destruida había dejado caminos abiertos hacia todos los rincones
del cosmos. De ahora en adelante, éste retorcido lugar sería conocido como Terrallende.

Por fortuna, algunas partes del viejo Draenor habían sobrevivido. Los Hijos de Lothar
establecieron una base permanente en su asentamiento principal, el Bastión de Honor, y
enviaron destacamentos de búsqueda para encontrar a sus aliados desaparecidos.

Dos de los miembros de más alto rango de la expedición jamás fueron encontrados. Se
temía que hubieran muerto, pero en realidad, el destino simplemente tenía planes
distintos para ellos.

Alleria Windrunner y Turalyon fueron atrapados en el Vacío Abisal después de la


destrucción del Portal Oscuro. Fueron incapaces de encontrar el camino de regreso a
Draenor o Azeroth por sí mismos, pero fueron rescatados por una fuerza inesperada:
Xe’ra, la naaru primordial.

Los naaru eran criaturas de Luz que a menudo trataban de ayudar y cultivar la vida mortal.
Xe’ra era una de las más poderosas entre su especie, y había reunido un ejército sagrado
—el Ejército de la Luz— dedicado a luchar contra la cruzada de la Legión Ardiente. La gran

13
mayoría de los soldados más leales de Xe’ra eran draenei, los enemigos jurados de los
demonios.

Los dranei tenían una larga y violenta historia con la Legión. Alguna vez fueron miembros
de una raza altamente inteligente conocida como los eredar. Hace mucho tiempo,
Sargeras había descubierto su mundo, Argus, y lo transformó en el centro de poder de la
Legión. En el proceso, él había convertido a los eredar en demonios. Aquellos que
escaparon Argus, adoptaron el nombre draenei, que significaba “los exiliados”, y huyeron
a través de las estrellas. La Legión nunca dejó de cazarlos como venganza por desafiar a
Sargeras. Algunos de los draenei, liderados por el sabio Profeta Velen, eventualmente se
asentaron en Draenor. Otros encontraron refugio con el Ejército de la Luz.

El Ejército de la Luz siempre fue superado en número y armamento, pero sus soldados
combatieron su guerra contra la Legión durante miles y miles de años. No desesperaron.
Xe’ra había previsto que la cruzada de los demonios caería ante los mortales.

Cuando Alleria y Turalyon dejaron su mundo para hacer guerra en otro, Xe’ra había
recibido otro vistazo del destino gracias a la Luz: esos dos hijos de Azeroth serían la clave
para revelar el punto débil de la Legión Ardiente.

Xe’ra le dijo a Alleria y a Turalyon todo lo que pudo. Hablaron acerca de la profecía, la
amenaza de la Legión Ardiente, e incluso de la Horda, que había sido corrompida como un
instrumento de la voluntad de los demonios. Ella les pidió que se unieran a su Ejército de
la Luz y a la actual guerra en contra de la Legión.

Fue una decisión difícil. Alleria Windrunner y Turalyon tenían un hijo en Azeroth, Arator.
Sería devastador dejarlo —sin decirle nada a todos sus amigos y familiares— atrás. Pero
habían llegado a Draenor sabiendo que podía ser un viaje sin retorno. Habían estado
dispuestos a hacer el sacrificio más grande si eso significaba proteger a Azeroth y el futuro
de su hijo.

Xe’ra les dijo que la Horda no era la última amenaza que Azeroth enfrentaría, y por lo
tanto, su guerra debía continuar. Abandonaron Terrallende y se unieron al Ejército de la
Luz. No se sabría de ellos durante algún tiempo.

14
LA LUCHA POR UN
MUNDO DEVASTADO
Cuando el polvo se asentó en Terrallende, los sobrevivientes se dieron cuenta lentamente
que ese reino magullado se había convertido en uno de los puntos estratégicos más
importantes de todo el cosmos. El mundo era ahora una encrucijada para cualquier otra
fuerza que deseara viajar rápidamente de un extremo del universo a otro.

La Legión veía Terrallende como una plataforma desde la cual lanzar ataques hacia otros
mundos. Los demonios enviaron a un Señor del Foso llamado Maghteridon, un
comandante cruel y poderoso, para ocupar el lugar y a sus habitantes. Él cazó a los
remanentes de la Horda, esclavizando a aquellos que se rendían y masacrando a aquellos
que aún tenían la voluntad de resistirse. Los orcos que murieron oponiéndose a él
tuvieron un destino más fácil.

Aquellos que se rindieron fueron forzados a beber la sangre demoniaca de Magtheridon.


Para la gran mayoría, era la segunda vez que eran sujetos a la corrupción de la Legión.
Pero a diferencia de lo que ocurrió hace más de una década, las intenciones de la Legión
no eran solamente doblegar sus espíritus, sino destrozarlas por completo. Los orcos
fueron transformados en unas criaturas bárbaras de piel carmesí, y sus mentes podían
hacer poco más que obedecer a la Legión Ardiente.

La nueva “Horda Vil” de Magtheridon estableció su hogar en la Ciudadela de Fuego


Infernal y entonces se dispuso a reclamar otros emplazamientos con importantes
convergencias de energía. Entre ellos destacaba el Templo Oscuro.

Antaño un lugar sagrado para los draenei, el Templo Oscuro había sido corrompido bajo el
control de la Horda, sin embargo, aún poseía un poder residual. Ner’zhul lo había escogido
para realizar el ritual que destruyó Draenor. Construido al final de la península, se podía
llegar al Templo Oscuro desde una sola dirección, y por lo tanto, era fácil de defender.
Probó ser una plataforma excelente para la campaña de conquista de Magtheridon contra
lo que quedaba de Terrallende.

15
16
El Señor del Foso no pasó desapercibido. Los sobrevivientes de los Hijos de Lothar
reunieron a cuantos soldados pudieron para oponerse a la incursión de los demonios.
Khadgar, Kudran Wildhammer y Danath Trollbane, se dieron cuenta rápidamente de que
nunca serían capaces de derrotar a esa fuerza de ataque de la Legión por sí solos, no
obstante, podían ralentizarlos. Sin importar cuándo Magtheridon enviara a sus ejércitos a
las profundidades de Terrallende, la Alianza se encontraba ahí para desgastar sus flancos y
exterminar a los rezagados. Las escaramuzas entre ambas fuerzas fueron intermitentes
durante años.

Los draenei que habían sobrevivido a la destrucción de Draenor podían hacer muy poco
para ayudar a la Alianza en esas batallas. El Profeta Velen sabía que la Legión era capaz de
cualquier cosa con tal de exterminar a cualquier draenei que los demonios encontraran,
una sospecha confirmada por las pocas almas desafortunadas que se habían cruzado por
su camino y vivieron para contarlo.

Exterminar a los draenei era una tarea personal para Kil’jaeden. Él odiaba a Velen y a sus
seguidores, y les había dado caza a través del cosmos desde el momento en el que
huyeron de Argus. Cada demonio sabía que serían recompensados por cada cabeza de
draenei que coleccionaran. Velen mantuvo escondidos a sus seguidores en pequeños
enclaves apartados para que, de esta forma, si uno era descubierto, no significaría la
destrucción de todo su pueblo.

Los seguidores de Velen vivían una dura existencia, sin embargo, eran afortunados. Los
draenei habían sufrido pérdidas terribles debido al levantamiento de la Horda en Draenor.
Durante la destrucción de su capital, Shattrath, una plaga vil había sido desatada sobre
ellos.

No todos los draenei que fueron afectados por la magia corrupta de la Horda murieron.
Muchos sobrevivieron, pero habían sufrido mutaciones horribles.

Estos draenei se conocieron como Krokul o “Tábidos”. Plagados con deformidades


dolorosas y sin ser capaces de acceder al poder de la Luz Sagrada, la gran mayoría de ellos
vivían en pequeñas tribus dispersas lejos del resto de los draenei. Algunos cayeron presas
de la violencia y la desesperación, y eso derivó en escaramuzas brutales entre las tribus.

El antiguo líder de los guerreros sagrados draenei, Akama, tomó el control de la tribu
Lengua Ceniza. Al ser un Tábido, él también había perdido su habilidad para llamar a la
Luz. Aunque él alimentó una pequeña pizca de esperanza de que él y sus compañeros
marginados se alzaran hacia su antigua gloria, primero tenía que liderar a su pueblo
durante un periodo de oscuridad y alianzas inquietantes.

La última facción notable en Terrallende eran los arakkoa de Sethekk. Las una vez
orgullosas criaturas fueron llevadas a la ruina por la Horda, y los sobrevivientes fueron
arrojados a las pozas de corrupción de la Cuenca de Sethekk, una prueba que les arrebató

17
la habilidad de volar y sumió sus mentes en una opresiva sensación de oscuridad. Los
pocos que sobrevivieron a la destrucción de Draenor se refugiaron en el mausoleo Draenei
de Auchindoun. Años atrás, las fuerzas oscuras habían reclamado esa área, y los arakkoa
ocuparon su tiempo estudiándolas, adorándolas y, eventualmente, cayendo bajo su
influjo.

Estas facciones combatieron durante años, su guerra estaba escondida detrás del
destruido Portal Oscuro. Los habitantes de Azeroth no sabían nada acerca de esta lucha
por el control, y muy pronto estarían ocupados con sus propios problemas.

EL REY LICH
Cuando la Horda fue derrotada en la Segunda Guerra, el plan de la Legión de conquistar
Azeroth se vino abajo. Sin embargo, los demonios no se rindieron. Al contrario, Kil’jaeden
había aprendido una lección extremadamente valiosa.

La Horda había fallado gracias a los conflictos internos y deslealtad. El siguiente golpe de
la Legión contra Azeroth no sería igual de débil. Kil’jaeden pensó en una perturbadora y
oscura forma de levantar a un nuevo ejército de marionetas que serían totalmente
incapaces de apartarse de la voluntad de la Legión. Todo lo que necesitaba era un espíritu
poderoso, hábil en el arte de la magia, para controlarlo.

Y la aniquilación de Draenor le proporcionó exactamente lo que necesitaba.

Durante la destrucción de Draenor, Ner’zhul y sus seguidores más cercanos habían


escapado dentro del Vacío Abisal. Los esbirros de Kil’jaeden los habían estado esperando
ahí.

Ner’zhul sufrió torturas inimaginables a manos de la Legión. El cuerpo físico del orco fue
despedazado miembro a miembro, pero su espíritu fue mantenido con vida, intacto y
totalmente consciente de lo que sucedía. Un grupo de señores del terror —Tichondrius,
Balnazzar, Detheroc, Mal’Ganis y Varimathras— tomaron turnos para someter a Ner’zhul
a la más horrible agonía.

El orco no tardó en rogar que lo mataran. Kil’jaeden accedió a concedérselo, pero


solamente a cambio de una servidumbre absoluta como la nueva arma de la Legión. La
muerte solamente sería el comienzo.

Ner’zhul, con la cordura pendiendo de un hilo, aceptó finalmente. Kil’jaeden mató el


espíritu del orco y lo revivió como una entidad espectral. La consciencia del orco se

18

IMAGEN ANTERIOR: TERRALLENDE DESPUÉS DE LA DESTRUCCIÓN DE DRAENOR


expandió mil veces, otorgándole poderes psíquicos extraordinarios. Los señores del terror
vincularon el espíritu etéreo a un conjunto especialmente fabricado de armadura y una
poderosa hojarruna llamado Frostmourne. Estos objetos estaban guardados en un bloque
de hielo tan fuerte como el diamante que encarcelaba a Ner’zhul.

Estos armamentos servían un doble propósito: mantenían el espíritu de Ner’zhul atrapado


y era un premio tentador. Kil’jaeden prometió a su sirviente que, si probaba su lealtad
hacia la Legión, le permitiría vagar libre en un nuevo cuerpo. Su armadura lo marcaría
como un rey, y gobernaría Azeroth. Sin embargo, si Ner’zhul desobedecía, su espíritu sería
atormentado por siempre.

Kil’jaeden no tenía deseos —ni necesidad— de cumplir su promesa. No obstante, el señor


de los demonios creía que la mentira mantendría a su siervo con más deseos de obedecer
que si solamente utilizaba amenazas para motivarlo.

Los leales sirvientes de Ner’zhul también fueron transformados. Sus cuerpos fueron
despedazados y reformados en poderosos exánimes que obedecerían sin rechistar.

La antigua vida de Ner’zhul había desaparecido y una nueva se alzaba en su lugar. Éste ser
fue llamado Rey Lich y despertó a una existencia llena de servidumbre sin fin y un poder
indescriptible.

LA CORONA DE HIELO
Y EL TRONO HELADO
Cuando el oscuro trabajo de Kil’jaeden terminó, le explicó su plan a su nuevo esbirro. El
Rey Lich conjuraría una epidemia nigromántica que ahogaría cualquier resistencia lejos de
Azeroth. Los vivos morirían y revivirían como soldados leales y no-muertos. Estos
sirvientes debilitarían las defensas de Azeroth en preparación para una invasión
demoniaca a manos de la Legión.

Kil’jaeden tenía sospechas acerca del Rey Lich. Hacía mucho tiempo que el señor
demoniaco había dejado de confiar en sus esbirros. Los señores del terror que le habían
ayudado a atormentar a Ner’zhul y a confeccionar la armadura que lo acompañaría a
Azeroth. Ellos serían tanto sus carceleros como sus verdugos, destinados a acelerar la
tarea del Rey Lich a cualquier precio.

19
Con un gasto enorme de poder, la Legión abrió un pequeño portal desde el Vacío Abisal
hasta Azeroth. El frío ataúd del Rey Lich atravesó el cielo nocturno y se estrelló en una
zona alejada del glaciar Corona de Hielo en el gélido continente de Rasganorte. Su prisión,
retorcida por el descenso, ahora asemejaba un trono. Los señores del terror que vigilaban
al Rey Lich, pronto se le unieron y comenzaron a construir fortificaciones alrededor del
Trono Helado.

El Rey Lich les permitió hacer su trabajo mientras él comenzaba a hacer el suyo. Su
consciencia expandida alcanzó a los esparcidos habitantes de Rasganorte, oscureciendo
sus pensamientos y afligiéndolos con terribles pesadillas.

El Rey Lich fue cauto al principio, probando sus poderes. Kil’jaeden había sido inflexible en
cuanto a que las naciones de Azeroth no supieran lo que se avecinaba hasta que fuera
demasiado tarde.

Las tribus apartadas y las bestias poderosas cayeron bajo el influjo del Rey Lich. Primero
fueron unas feroces criaturas llamadas wendigo y los salvajes trols de hielo. Después
llegaron las tribus perdidas de los poderosos vrykul.

Los vrykul era una raza hambrienta de guerra. Milenios atrás, habían buscado conquistar
el mundo, pero su campaña fue detenida por los principales guardianes de Azeroth: los
Dragones Aspectos. Estas criaturas majestuosas sumieron a los vrykul en un profundo y
eterno letargo para salvar al mundo de sus formas barbáricas. Los sirvientes del Rey Lich
mataron a los vrykul mientras dormían y los resucitaron en la no-muerte como sus nuevos
y poderosos guerreros.
Satisfecho con ese logro inicial, el Rey Lich creó una primera cepa de la epidemia de no-
muertos. Había un asentamiento de humanos en los límites del Cementerio de Dragones
que desconocían la peligrosa fuerza que se levantaba en las cercanías. El Rey Lich
controlaba la plaga solamente con su voluntad, enviándolos al pueblo mientras los
humanos dormían.

En solamente tres días, todos en el asentamiento habían muerto. Poco después,


resucitaron como esbirros no-muertos. Sus pensamientos y percepción fueron añadidos a
la del Rey Lich, quien se sintió a sí mismo elevándose más y más alto dentro de reinos de
poder que jamás habría soñado. Mientras más mentes controlaba, más poderoso se
convertía.

Mientras él continuaba experimentando con su manipulación de los no-muertos, una


imponente fortaleza se levantaba a su alrededor. Los señores del terror habían erigido una
fortaleza impenetrable llamada la Ciudadela de la Corona de Hielo. Ésta serviría como
base de operaciones para la campaña de terror del Rey Lich.

Kil’jaeden estaba profundamente satisfecho con la manera en la que todo progresaba.


Ordenó al Rey Lich que prosiguiera amasando su poder de forma silenciosa. Una vez que

20
se hiciera con el control de Rasganorte, podía comenzar su verdadero trabajo en el resto
de Azeroth, empezando con los Reinos del Este. Las naciones ahí habían sufrido conflictos
con la Horda durante años. Se encontraban vulnerables y aquejados por conflictos
internos. Caerían muy pronto ante la plaga de no-muertos. La Legión entonces podría
utilizar la región como una plataforma de reunión para el poder completo de sus ejércitos
en Azeroth.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

LAS VAL’KYR
Gracias a las Vrykul, el Rey Lich aprendió acerca de unas criaturas interesantes llamadas
Val’kyr. Estos seres espectrales podían invocar a otros espíritus e incluso atravesar las
Tierras de las Sombras, el reino de la muerte. El Rey Lich trató de crear a sus propios
Val’kyr, sin embargo, la empresa fue difícil incluso para él. Después de varios intentos
fallidos, al final logró tener éxito. Las Valk’kyr incrementaron notablemente su habilidad
para controlar los poderes oscuros de la no-muerte.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

El plan de Kil’jaeden parecía sólido. No obstante, el Rey Lich estaba conspirando en su


contra. Aunque él se hacía pasar por un sirviente leal, estaba secretamente determinado a
escapar del control de la Legión. No debía fidelidad alguna a los demonios. Kil’jaeden lo
había forzado a servirle a través de actos de brutalidad. Él sabía que la promesa del señor
demoniaco de que el Rey Lich podría ir por el mundo libremente era una mentira.
El Rey Lich jamás olvidaría lo que Kil’jaeden le había hecho. Nunca. Un día haría que el
demonio pagara por ello.

Los principales obstáculos de la venganza del Rey Lich eran los señores del terror. Bajo las
órdenes de Kil’jaeden, observaban cuidadosamente al ser para detectar cualquier señal de
desobediencia. Los señores del terror eran altamente inteligentes y hábiles, pero su
astucia palidecía en comparación con la del Rey Lich. Con gran precaución, manipuló a los
demonios. El Rey Lich cubrió el verdadero alcance de su poder. Le hizo creer a los señores
del terror que estaban bajo su completo control, todo mientras él observaba a su presa y
aprendía de sus fortalezas y debilidades individuales.

21
LA HORDA
FRAGMENTADA
Las naciones de los Reinos del Este no tenían idea de lo que ocurría en Rasganorte. Se
encontraban demasiado ocupados con los esfuerzos de reconstruir sus tierras destruidas
por la guerra. La gran mayoría de los refugiados de Ventormenta no habían vuelto a casa y
la unidad entre las naciones se fragmentaba pues las realidades de la vida después de la
guerra comenzaban a surgir. Los orcos que habían sido capturados necesitaban quedarse
ahí por tiempo indefinido. Se construyeron enormes campos de internamiento para
retenerlos y mantenerlos cautivos se volvió increíblemente costoso. Los Reinos volcaron
esos costos a los vecinos, acrecentando las tensiones y sembrando discordia.

A pesar de que muchos de los orcos que aún quedaban en Azeroth habían sido
capturados, todavía había varios clanes peligrosos sueltos. Los Grito de Guerra, liderados
por el legendario jefe Grommash Hellscream, se habían rehusado a rendirse. Él y los suyos
permanecían ocultos en los densos bosques que rodeaban Lordareon, saliendo
únicamente para arrasar poblados y granjas locales en busca de suministros. Los
remanentes de los clanes de Roca Negra y Diente Negro, liderados por Dal’rend y Maim
Blackhand, se autoproclamaron como “la verdadera Horda” y se refugiaron en la Montaña
Roca Negra.

Dal’rend y Maim mantenían una alianza frágil con los orcos del clan Faucedraco, quienes
ocuparon el antiguo bastión de Grim Batol y conservaron un oscuro secreto de la Segunda
Guerra. Poseían un artefacto llamado Alma de Demonio, que contenía los poderes de
cuatro de los grandes Dragones Aspectos: Alexstrasza, Nozdormu, Ysera y Malygos. Los
orcos habían utilizado la reliquia para esclavizar al Aspecto de la Vida, Alexstrasza, y forzar
a su vuelo a obedecerlos.

La mayoría de estos clanes se mantenían en las sombras pues ninguno quería atraer la
atención de la Alianza. Y ellos, a su vez, estaban demasiado ocupados en la reconstrucción
de sus reinos como para gastar mucho tiempo persiguiéndolos.

La situación cambió dramáticamente debido al antiguo jefe de guerra de la Horda, Orgrim


Doomhammer. La Alianza de Lordaeron lo consideraba como el orco más peligroso en
cautiverio, por lo que estaba bajo estricta vigilancia.

Los carceleros de Orgrim pensaron que estaba destrozado, tanto física como
mentalmente. Sin embargo, ese no era el caso. Burló a sus captores y escapó de ese
campo de internamiento.

22
La ira se apoderó de la Alianza. La captura de Orgrim de Doomhammer en la Segunda
Guerra había sellado la derrota de la Horda. Ahora estaba libre para reunir lo que quedaba
de su ejército e iniciar un nuevo conflicto. Ese fracaso colosal tensó las relaciones entre la
mayoría de las naciones de la Alianza. La confianza escaseaba y cada reino comenzó a
sospechar que los otros eran demasiado incompetentes.

La Alianza dedicó más tiempo y recursos para cazar a los orcos que deambulaban
libremente por la tierra. Los desafortunados que encontraban eran asesinados allí mismo
en lugar de capturarlos. Y a pesar de eso, los orcos a menudo se escapaban, haciendo que
los esfuerzos de la Alianza parecieran inútiles.

En los campos de internamiento, la Alianza redobló la vigilancia y reforzó las


fortificaciones para asegurarse de que ningún orco pudiera escapar como Orgrim
Doomhammer había hecho. Las fugas fueron prácticamente eliminadas, pero para
sorpresa de los carceleros humanos, los intentos de escape también cesaron.

En reclusión, los orcos no eran para nada como los sanguinarios guerreros que invadieron
el mundo. Se volvieron gradualmente retraídos, incapaces de reunir las fuerzas necesarias
para retener su agresividad… o incluso su orgullo. Aceptaron su confinamiento sin oponer
mucha resistencia.

Éste era un síntoma de su abstinencia de la magia vil. El Archimago Antonidas de Dalaran


fue uno de los pocos que estudiaban la condición de los orcos en profundidad, pero a
pesar de sus mejores esfuerzos para encontrar una cura, no existía ninguna solución
mágica. Su calvario había dejado heridas profundas en la psique colectiva; quedaba en
ellos encontrar una razón para vivir.

En realidad, muchos dentro de la Alianza estaban perfectamente felices con el letargo de


los prisioneros. Siempre y cuando los orcos encarcelados se mantuvieran al margen, no
representaban peligro alguno.

JEFE DE GUERRA EN
EXILIO
Una vez que Orgrim Doomhammer se fugó de su campo de internamiento, viajó
sigilosamente tan lejos de las ciudades humanas como pudo. A pesar de lo que la Alianza
temía, él no tenía intención de reunir a la Horda para continuar con su guerra contra
Azeroth.

23
Los demonios habían tratado a los orcos como marionetas, y después de que fracasaron,
fueron desechados. Durante su internamiento, Orgrim había visto el fuego desaparecer de
los ojos de los otros orcos. Ellos no solamente habían sido golpeados; habían sido
destrozados.

Algunos culparon a Orgrim por la difícil situación, a pesar de que él no los había llevado a
las garras de los demonios. En realidad, él nunca aprobó el uso de la magia vil de la Horda.
Él sabía de su poder destructivo y la forma en la que había corrompido lentamente a su
raza.

Orgrim vivió solo durante años. De vez en cuando, se encontraba con el único clan que
estaba seguro no lo consideraría un enemigo: los Frostwolf.

Había sido un gran amigo del antiguo jefe del clan Frostwolf, Durotan, y de su pareja,
Draka. Ambos se opusieron a la creación de la Horda y el uso de la magia vil. En venganza,
Durotan y Draka fueron muertos por asesinos leales a la Legión. Orgrim creía que su
pequeño hijo, Go’el, también había sido asesinado.

Durante su tiempo en exilio, Orgrim combatió en silencio con el letargo que aquejaba a
gran parte de su raza, pero sólo tuvo un éxito parcial. Sus sueños de restaurar el orgullo y
el honor de su pueblo no se cumplieron, por lo que él se retiró a vivir como ermitaño,
tratando de no llamar demasiado la atención.

EL LEGADO DE
DEATHWING
La derrota de la Horda devastó más que a Orgrim Doomhammer y su pueblo. También
propinó un duro golpe al corrompido Dragón Aspecto, Deathwing, y su vuelo negro.

Tiempo atrás, los titanes habían empoderado a Deathwing —entonces conocido como
Neltharion— y a los otros Dragones Aspectos para servir como guardianes del mundo. A
cada una de esas magníficas criaturas se le asignó un rol específico. Como el Aspecto de la
Tierra, Neltharion fue imbuido con la fuerza de la propia Azeroth. Éste regalo le otorgó un
poder y una entereza inmensos, pero accidentalmente también lo volvió susceptible a la
influencia de los Dioses Antiguos.

24
Después de destruir el Imperio Negro, los titanes y sus sirvientes encarcelaron a los Dioses
Antiguos bajo tierra, mas no habían neutralizado su poder. Sus zarcillos oscuros se
adentraron gradualmente en la tierra, y su influencia alcanzó la mente de Neltharion. Los
Dioses antiguos transformaron lentamente al Dragón Aspecto en su más grande arma y lo
animaron a sumergir el mundo en el caos.

Durante la Guerra de los Ancestros eso fue exactamente lo que hizo.

Neltharion confeccionó el Alma de Demonio y convenció a los otros Aspectos para


sacrificar una porción de su fuerza para empoderar el artefacto. Él alegaba que la reliquia
les ayudaría a sacar a la Legión de Azeroth, únicamente para después revelar sus
verdaderas intenciones. Neltharion traicionó a los otros Dragones Aspectos y volvió el
Alma de Demonio en su contra. Más tarde fue conocido por un nombre más adecuado:
Deathwing.

En los milenios que siguieron, los otros vuelos habían cazado a los hijos de Deathwing casi
hasta extinguirlos y ningún lugar en Azeroth parecía seguro para los dragones negros. No
obstante, cuando la Horda invadió el mundo, Deathwing vio una oportunidad. Si los
guiaba adecuadamente, podría utilizar al ejército orco para destruir aquellos que
deseaban su muerte y la de su vuelo.

Los Dioses Antiguos aprobaron las intenciones de Deathwing. Aunque eran enemigos de la
Legión, sabían que la Horda llevaría un inmenso sufrimiento a Azeroth. Con el mundo y sus
habitantes debilitados, los Dioses Antiguos podrían hacer valer su dominio sobre ellos y
restaurar el Imperio Negro.
Deathwing demostró una y otra vez ser un agente de destrucción altamente efectivo para
los Dioses Antiguos. Fue él quien manipuló a las naciones de los Reinos del Este en la
Primera Guerra para que la Alianza enfrentara a la Horda completamente sola. Fue él
quien lideró al clan Faucedraco hacia el Alma de Demonio (aunque sin revelar su
verdadera naturaleza a los orcos). Y fue él quien les dijo cómo capturar a Alexstrasza y a su
vuelo.

Deathwing trasladó una de sus nidadas de huevos a Draenor con la esperanza de


reconstruir su vuelo en paz. Al final, sus planes fracasaron. El futuro de su vuelo fue
destruido junto con Draenor.

Pero no todo estaba perdido. Los orcos Faucedraco aun mantenían cautiva a Alexstrasza,
al igual que a muchos de sus huevos y crías. Deathwing podría reclamar a esos dragones
para él mismo y esclavizarlos a su voluntad. Ellos se convertirían en su nuevo vuelo.

Primeramente, tenía que asegurarse de que los Faucedraco no fueran exterminados por
las fuerzas de la Alianza. Poco después de la destrucción del Portal Oscuro, Deathwing
tomó la forma de un lord humano llamado Daval Prestor, un disfraz que ya había usado

25
con anterioridad. Pretendiendo ser un carismático miembro de la nobleza, mantuvo a la
corte de Lordaeron en desconcierto con mentiras y fabulaciones, impidiendo que los
humanos se dieran cuenta de cómo se desarrollaban la Primera y Segunda Guerra. Sus
esfuerzos habían sido tan efectivos, que incluso ahora, ninguno de los nobles sospechaba
que había estado activamente trabajando en su contra.

Lord Prestor volvió a unirse a la corte, afirmando que deseaba ayudar a la Alianza a
recobrarse de la guerra. Deathwing llamó en secreto a sus hijos, Nefarian y Onyxia, para
acompañarlo, también disfrazados como nobles humanos. Juntos esparcieron la
desconfianza y el resentimiento entre la nobleza como una epidemia. Viejas rivalidades
florecieron entre las naciones de la Alianza, y casi a diario, discusiones iracundas sobre el
futuro de sus respectivas facciones estallaban entre los nobles.

La fuga de Orgrim Doomhammer únicamente agregó gasolina al fuego. Fue un inesperado


regalo a la familia Prestor, quienes lo tomaron como la oportunidad perfecta para socavar
los cimientos de la Alianza.

Después de la desaparición de Orgrim, fue fácil jugar con la desconfianza mutua de los
humanos. Deathwing y sus hijos se aseguraron de que los exploradores y patrullas de la
Alianza siempre tuvieran información equivocada. La cacería por los remanentes de la
Horda parecía constantemente plagada de vagancia, incompetencia o ambas. Ninguno de
estos problemas fue relacionado con la familia Prestor.

Mientras tanto, la amenaza que representaba el clan Faucedraco en Grim Batol


permaneció escondida de la Alianza. Ahora Deathwing podría enfocarse en robarle el
poder de los orcos.
Deathwing mantuvo en secreto su conexión con el clan, pues creía que los orcos jamás
confiarían en él ni obedecerían sus órdenes. Envió sueños oscuros a Nekros Skullcrusher,
el líder de los Faucedraco, ofreciéndole premoniciones de que la Alianza preparaba un
ataque a Grim Batol que podría borrar al clan de la faz de Azeroth. Para vender este
engaño, Deahtwing se las arregló para que un pequeño destacamento de la Alianza
—liderado por el poderoso mago Rhonin— encontrara accidentalmente el escondite
secreto de los Faucedraco.

Nekros entró en pánico. Ordenó a su clan abandonar Grim Batol y moverse a un nuevo
complejo de cuevas oculto bajo el paso de montaña de Dun Algaz.

Sacar a los orcos de su inmensa fortaleza era exactamente lo que Deathwing esperaba. Sin
embargo, ya no era el único poderoso dragón con su atención en los Faucedraco.

26
LA BATALLA DE GRIM
BATOL
10 AÑOS DESPUÉS DEL PORTAL OSCURO
Durante la Segunda Guerra, el dragón rojo Korialstrasz, se preocupó en gran medida
cuando Alexstrasza despareció. Él fue el consorte y confidente más cercano de la Dragón
Aspecto; y él juró hacer todo lo que pudiera para encontrarla. Cuando por fin descubrió
que estaba capturada por los Faucedraco, se dio cuenta de que estaba completamente
indefenso. Los Faucedraco habían atrapado a Alexstrasza con el Alma de Demonio, un
artefacto que era capaz de destruir a cualquier dragón. Korialstrasz no podría liberarla.
Pidió la ayuda de los Dragones Aspectos Ysera, Nozdormu y Malygos, pero no estaban
seguros de intervenir. Igual que Korialstrasz, temían que los orcos utilizaran el Alma de
Demonio para destruirlos, o a Alexstrasza.

Pronto quedó más que claro que Deathwing planeaba robar algunos de los huevos no
nacidos de los dragones del vuelo rojo, y Korialstrasz casi cayó en la desesperación.

Después de que Rhonin se encontrara accidentalmente con los Faucedraco, los dragones
rojos volvieron a tener esperanza. Tomando la forma de un poderoso elfo mago noble
llamado Krasus, el dragón prometió al humano toda la ayuda que pudiera reunir para
liberar a los dragones del vuelo rojo.

Rhonin estaba sorprendido por encontrar que un clan orco aún tenía tanto poder después
de la Segunda Guerra, y estaba determinado a destruir ese poder. Reunió a un pequeño
grupo de amigos —incluida la forestal elfa noble Vereesa Windrunner y el jinete de grifos
enano Falstad Wildhammer— y se apresuró a Grim Batol para liberar a los dragones rojos.

Sin embargo, cuando llegaron, la batalla ya había comenzado.

En el instante en el que los Faucedraco dejaron Grim Batol y se encaminaron hacia Dun
Algaz, Deathwing atacó y masacró a incontables orcos. No tenía ningún deseo de
mantenerlos vivos ni a ellos, ni a los dragones adultos, únicamente los huevos del vuelo
rojo le eran útiles.

Desafortunadamente para Deathwing, el descarado ataque tuvo consecuencias


imprevistas. Mientras la batalla se desarrollaba, Alexstrasza había roto sus cadenas y antes
de que Nekros pudiera matarla con el Alma de Demonio, se lo comió entero, tomando
venganza por los horrores que le habían hecho pasar. Después volcó su ira hacia
Deathwing.

27
Y no estaba sola. Ysera, Nozdormu y Malygos se unieron pronto en su lucha contra
Deathwing. Aunque habían rechazado las peticiones de Korialstrasz para ayudar a
Alexstrasza, los Dragones Aspectos no lo habían ignorado. Habían decidido mantener una
estrecha vigilancia en Grim Batol en caso de que se presentara una oportunidad. El ataque
de Deathwing en contra de los orcos se las brindó.

Mientras los cinco Dragones Aspectos se enfrentaban en el cielo, Rhonin y sus aliados
mortales enfocaron su atención en los orcos y el Alma de Demonio. Rhonin encontró una
falla en el artefacto y lo destruyó. En ese momento, lo poder atrapado en la reliquia
escapó, regresando a los Dragones Aspectos.

Deathwing no pudo hacerles frente a los nuevamente empoderados dragones. Sufrió


heridas terribles y fue forzado a escapar. Durante años nadie volvería a verlo.

Los dragones del vuelo rojo estaban libres de nuevo. Gran parte de los orcos de
Faucedraco perecieron en la batalla, y los aterrados sobrevivientes se perdieron en los
bosques colindantes. Seguirían siendo una amenaza en Azeroth, pero jamás recobrarían
su antiguo poder.

Cuando Deathwing huyó, Lord Daval Prestor de pronto se desvaneció de la corte real de
Lordaeron. Su hija, Onyxia, se quedó para continuar con su trabajo, y lo disfrutó. Las
relaciones entre Lordaeron y las otras naciones de la Alianza continuaron deteriorándose.
Onyxia decidió expandir su influencia hacia el reino sureño de Ventormenta.

Se disfrazó de una mujer noble llamada Katrana Prestor y se infiltró en la corte real de
Ventormenta. Lady Prestor trabajó para entorpecer los esfuerzos de reconstrucción de la
ciudad, y se metió en la política local para mantener al reino alejado de Lordaeron y los
reinos del norte.

El hijo de Deathwing, Nefarian, optó por trabajar desde las sombras. Contactó con la
llamada “verdadera Horda” en la Montaña Roca Negra, manipulando a los orcos para
permitir que los dragones del vuelo negro se establecieran ahí. Nefarian instaló un
laboratorio, esperando alcanzar el sueño de su padre de reconstruir el vuelo negro. Para
llegar a ese fin, hizo experimentos grotescos con la sangre de diferentes vuelos, gran parte
de la cual obtuvo de dragones vivos.

28
29
JURAMENTOS
OLVIDADOS
Durante diez mil años, los Dragones Aspectos vivieron sin experimentar la totalidad de su
poder, y el repentino retorno de su fuerza fue física y mentalmente agotador. Mientras se
acostumbraban a ese cambio, llegaron a una conclusión preocupante. Por mucho tiempo,
los Aspectos se exiliaron del mundo; no podían permitírselo más. Era tiempo de hacerse
cargo de las tareas que los titanes les habían otorgado una vez más.

Nozdormu, el Aspecto del Tiempo, regresó a resguardar la santidad de las líneas


temporales. Muy pronto se horrorizó al ver que una fuerza misteriosa estaba tratando de
cambiar eventos clave en la historia; las repercusiones de esto podrían llevar a la
destrucción de la propia realidad.

Ysera, el Aspecto de los Sueños, pasó más tiempo en el Sueño Esmeralda, la visión mística
de un Azeroth virgen y salvaje que ayudó a guiar a la naturaleza hacia el mundo físico.
Pero con sus poderes y sentidos de vuelta, notó que la oscuridad y la desesperanza
comenzaban a surgir dentro de los rincones más escondidos del Sueño, en la forma de
corrupción llamada la Pesadilla Esmeralda.

Ninguno de ellos lo sabía, pero ambas amenazas nacieron gracias a los Dioses Antiguos. El
toque de Yogg-Saron (y después, N’Zoth) corrompió gradualmente el Sueño Esmeralda, y
las líneas temporales sufrían el ataque de los dragones del vuelo infinito. Estas criaturas
sombrías llegaron de uno de los futuros potenciales de Azeroth, aunque su identidad
siguió siendo un misterio para Nozdormu.

Malygos, el Aspecto de la Magia, fue el menos afectado por el regreso de su poder.


Durante la Guerra de los Ancestros, Deathwing masacró a la mayoría de sus seguidores y
llevó al Dragón Aspecto azul al borde de la locura. Malygos se había exiliado en su guarida,
el Nexus, sumido en la pena y el dolor. Con el retorno de su fuerza, una brizna de claridad
despertó en su ajada mente. Sin embargo, no fue suficiente para sacarlo por completo de
su letargo, pero sí lo cambió. Por primera vez en años, Malygos comenzó a deambular por
el Nexus, inspeccionando el estado de su guarida y sus seguidores.

Alexstrasza, el Aspecto de la Vida, necesitó tiempo para recuperarse después de ese


evento traumático. Ella y su vuelo se aislaron para sanar, tanto física como
emocionalmente.

Aunque la gran mayoría de los Dragones Aspectos estaban dispuestos a dejar el pasado
atrás, pasarían muchos años antes de que pudieran recuperarse por completo.

30

IMAGEN ANTERIOR: ALEXSTRASZA SE LIBRA DE SUS CADENAS Y DESATA SU VENGANZA SOBRE EL ORCO
NEKROS SKULLCRUSHER
Las fuerzas del mal no esperarían a que ellos estuvieran listos.

LA LLAMADA DE LOS
DIOSES ANTIGUOS
Durante la Segunda Guerra, la traición separó a la Horda en dos. El brujo orco Gul’dan se
había separado de la facción y buscó poder prohibido en un lugar llamado La Tumba de
Sargeras. Llevó a dos clanes con él, los Cazatormentas y a los Martillo Crepuscular, los
últimos liderados por el mago ogro de dos cabezas Cho’gall. La traición de Gul’dan debilitó
severamente a la Horda, llevándola a su eventual derrota. Al final, la Legión lo castigaría
por su codicia.

Cuando Gul’dan se aventuró a la Tumba de Sargeras, los demonios lo esperaban.


Destrozaron al brujo y a muchos de sus seguidores, dejando sus huesos pudrirse en la
enorme torre.

Cho’gall y algunos miembros del clan Martillo Crepuscular apenas sobrevivieron y huyeron
de la tumba. No tenían ningún motivo para continuar con su lealtad ni a la Horda ni a la
Legión. En realidad, respondían a diferentes amos.

Ellos rendían cuentas a los Dioses Antiguos.

Los Martillo Crepuscular eran distintos a otros clanes de la Horda. Ellos manejaban magia
de las sombras en lugar de magia vil, y adoraban los poderes del Vacío. Los Martillo
Crepuscular eran fanáticos que creían en la Hora del Crepúsculo, una profecía oscura que
predecía el fin de todo. Cho’gall y sus seguidores se veían así mismos como agentes de
este apocalipsis; las únicas interrogantes eran cuándo, cómo y en dónde sucedería.

Encontraron respuestas en Azeroth. Cho’gall y sus seguidores escucharon los murmullos


de los Dioses Antiguos. Estas entidades compartían sus visiones del pasado con los
Martillo Crepuscular. Les revelaron cómo había sido el mundo alguna vez; revelaron el
Imperio Negro y su terrible gloria.

Cho’gall y el Martillo Crepuscular podrían ayudar a restaurar a los Dioses Antiguos,


podrían romper sus grilletes y construir el Imperio Negro nuevamente. Su levantamiento
anunciaría la Hora del Crepúsculo.

31
Cho’gall alguna vez creyó que la Horda era la llave para traer el apocalipsis. Después de la
muerte de Gul’dan en la Tumba de Sargeras, se dio cuenta de que ese no era el caso. El
orco de dos cabezas abandonó la Horda y guio a sus seguidores en una peregrinación
hacia Kalimdor. Él sintió la presencia de un Dios Antiguo en algún punto de ese lejano
continente, y él estaba ansioso de conocer a esa entidad y deleitarse con su terrible
poder.

Fue un camino lento y peligroso desde la Tumba de Sargeras hasta Kalimdor. El Martillo
Crepuscular trabajó gradualmente su camino hacia el rincón sureño del continente, donde
susurros oscuros emanaron de debajo de la superficie. Cho’gall no conocía esa tierra, y
muchas amenazas deambulaban en Kalimdor. Meditó durante meses, sometiendo sus dos
mentes a la caótica voluntad de los Dioses Antiguos. Aunque estaban encerrados en
prisiones encantadas, milenios de desatención les habían permitido extender su influencia
a través del mundo de pequeñas formas. Los Dioses Antiguos instaron a Cho’gall a
continuar, guiándolo hacia la tierra extraña y ayudándole a evitar sus peligros.

Cho’gall y sus sirvientes establecieron una base en una red de cuevas bajo los desiertos de
Tanaris. Al este se encontraba Ahn’Qiraj, la prisión del Dios Antiguo C’Thun. Cho’gall
percibió que estaba cerca de su maestro. Desafortunadamente para Cho’gall, aun tardaría
en llegar a la entidad.

Después de mucho tiempo, miembros importantes del Martillo Crepuscular comenzaron a


desaparecer y otros fueron hallados muertos. Al principio, Cho’gall sospechó traición
interna, y después finalmente supo la verdad: vio a alguien cortando la garganta de uno
de sus lugartenientes de mayor confianza.

Era la asesina semi-orco llamada Garona.

Tiempo atrás, Gul’dan, Cho’gall y sus seguidores más cercanos hechizaron a Garona y la
usaron como su arma personal. Durante la Segunda Guerra, escapó y se liberó de su
control. Garona albergó un odio interminable hacia sus antiguos amos, y había rastreado a
Cho’gall a través de un océano para conseguir su venganza. Los Martillo Crepuscular
reforzaron sus defensas y tendieron trampas, pero Garona llevaba meses estudiando la
región. La red de cuevas no era hogar de los orcos; era el lugar de caza de Garona.

Noche tras noche hallaban nuevas víctimas. Cho’gall estaba furioso, pero no tenía opción,
su clan huyó del área y buscó un nuevo lugar para continuar con su oscuro trabajo.

32
NUEVOS LEGADOS
A pesar de las maquinaciones de los dragones del vuelo negro, los reinos humanos
volvieron lentamente a su antigua prosperidad, incluso si las relaciones entre ellos no eran
tan fuertes como solían ser.

Varian Wrynn, el joven príncipe que había escapado de la destrucción de la Ciudad de


Ventormenta durante la Primera Guerra, ahora era el rey y era considerado como un líder
fuerte, justo y visionario. Él supervisó la reconstrucción de Ventormenta y se casó con una
noble, Tiffin Ellerian. Tuvieron un hijo a quien nombraron Anduin en honor al héroe
Anduin Lothar, el venerado comandante que pereció en la Segunda Guerra.

El Gran Almirante Daelin Proudmoore, uno de los comandantes que derrotaron a la Horda
en el mar, aún no había superado las pérdidas que sufrió durante la Segunda Guerra.
Mantenía el orden en altamar con puño de hierro y cazaba piratas y bribones que osaban
entrar en su territorio. Su hija menor, Jaina Proudmoore, se cansó de su semblante
ensombrecido y decidió recibir educación en Dalaran. Después de muchos años, comenzó
a estudiar magia arcana con el Kirin Tor y eventualmente se volvió una aprendiz del
legendario archimago Antonidas.

El Rey Terenas Menethil II de Lordaeron tenía un hijo llamado Arthas, y se aseguró de que
siguiera los valores de la guerra y la justicia. Bajo la tutela del enano Muradin
Bronzebeard, embajador de Forjaz en Lordaeron, Arthas Menethil se volvió un maestro
espadachín. El joven también recibió enseñanzas sobre la Luz Sagrada por el venerado
paladín Uther el Iluminado. Cuando el príncipe cumplió diecinueve años, fue inducido a la
Orden de la Mano de Plata para convertirse en paladín. Aunque era obstinado, se
distinguía por ser un héroe valiente y nunca evadir sus deberes sin importar lo peligrosos
que fueran. Cuando los trols Amani enviaron partidas de guerra para saquear las fronteras
de Quel’Thalas, una nación aliada, Arthas estaba ahí para darles caza y llevarlos a la
justicia.

Arthas solía ser el centro de atención dentro de la nobleza de Lordaeron, especialmente


cuando cortejaba a Jaina Proudmoore. Su romance desató rumores y habladurías, pero al
final, Jaina estaba comprometida con sus estudios arcanos y Arthas estaba enfocado en su
futuro como rey.

Se separaron y cada uno continuó su camino, mas nunca olvidaron sus sentimientos por el
otro.

33
34
LA GUERRA DE LA
ARAÑA
Lejos de las naciones humanas, el Rey Lich aumentaba su poder rápidamente y construía
un ejército realmente terrible. La gran mayoría de los habitantes de Rasganorte fueron
fácilmente corrompidos por la plaga de no-muertos y se unieron a sus filas.

Pero no pasó mucho tiempo antes de que el Rey Lich enfrentara su primera prueba real.
Una antigua raza de insectoides conocida como los nerubianos residía en Rasganorte, y
eran monstruosamente agresivos en batalla. Su gran reino, Azjol—Nerub, se extendía más
allá de la congelada tundra. Los nerubianos estaban conscientes de la presencia del Rey
Lich, y no tenían intenciones de permitir que los conquistara. Todos los intentos de
expandir la epidemia de no-muertos en su hogar fueron violentamente detenidos por el
poderoso señor de la guerra y líder de los nerubianos, Anub’arak.

El Rey Lich no encontró ninguna forma de romper sus defensas, así que se conformó con
destruir a los nerubianos.

Durante años, el ejército de no-muertos del Rey Lich peleó una guerra de desgaste contra
los insectoides. Cada caído ingresaba a las filas del Rey Lich, y cuando el fin llegó, estaba
deleitado de poder levantar al propio Anub’arak como un poderoso sirviente no-muerto.
El antiguo gobernante era ahora un esclavo, y aunque las ataduras le irritaban, no podía
liberarse de ellas.

El Rey Lich estaba tan impresionado por la resistencia de los nerubianos, que adoptó su
estilo arquitectónico. Imbuyó de magia los filosos zigurats para que surcaran los cielos de
Rasganorte. Con el tiempo, estas necrópolis se convertirían en lugares temidos por todos
Azeorth.

Ahora el Rey Lich no tenía quien se lo opusiera en Rasganorte, y sin embargo, todavía no
era momento de desatar la plaga de no-muertos en los Reinos del Este. Agregando
criaturas como Anub’arak a sus filas le había enseñado el valor de corromper mentes
poderosas. Necesitaría aliados como esos para completar el trabajo que le quedaba por
delante. Por lo tanto, el Rey Lich secretamente esperaba que pudiera ganarse a esos
sirvientes y utilizarlos para liberarse de la Legión.

El Rey Lich expandió su consciencia a través del mundo, buscando individuos que
estuvieran tentados por el poder que él podía ofrecer. Muchos respondieron a su llamado.

35

IMAGEN ANTERIOR: JAINA PROUDMOORE Y ARTHAS MENETHIL EN LOS JARDINES DE LA CAPITAL DE


LORDAERON
KEL’THUZAD
15 AÑOS DESPUÉS DEL PORTAL OSCURO
Una de las criaturas más poderosas que escuchó el llamado del Rey Lich fue el antiguo
líder de los magócratas gobernantes de Dalaran, el Kirin Tor. Kel’Thuzad fue antaño un
respetado y admirado erudito de las artes arcanas. En años recientes, sus estudios se
habían desviado hacia el reino oscuro de la nigromancia, la manipulación de la vida y la
muerte.

Sus acciones no fueron únicamente mal vistas, fueron expresamente prohibidas por las
leyes casi tan antiguas como el propio Kirin Tor. Había sido censurado en repetidas
ocasiones, despojado de gran parte de su poder formal y estaba al borde de ser
completamente exiliado de Dalaran.

Kel’Thuzad estaba iracundo por lo que veía como las mentes cerradas y los preceptos
desactualizados del Kirin Tor. El propio Dalaran había sido atacado después de la Segunda
Guerra. Los caballeros de la muerte de la Horda, guerreros no-muertos imbuidos en poder
nigromántico, se habían infiltrado en la ciudad; Kel’Thuzad los vio de primera mano. No
tenía intención alguna de dejar esa forma de poder sin estudiar ahora que sabía de lo que
era capaz.

El Rey Lich le ofreció respuestas para todas sus preguntas, además de acceso a los
secretos más profundos de las artes nigrománticas. Al principio mantuvo ocultos sus lazos
con la Legión, presentándose como un ser en control de su propio destino.

Kel’Thuzad estaba asombrado por la entidad. Abandonó sus deberes en Dalaran y viajó a
Rasganorte para presenciar el poder del Rey Lich. Vio las ruinas de Azjol-Nerub, conoció al
conquistado gobernante Anub’arak, incluso observó los terrores que se escondían en el
corrompido zigurat llamado Naxxramas

Era mucho más de lo que podía soportar. Kel’Thuzad pensó brevemente en escapar, pero
los sirvientes del Rey Lich dejaron muy claro que ya no había tiempo para indecisiones.
Kel’Thuzad serviría al Rey Lich; la única opción que le quedaba era hacer vivo o como no-
muerto.

Kel’Thuzad se vio forzado a arrastrarse al Trono Helado en Icecrown para aceptar su


“recompensa”. El Rey Lich prometió que la lealtad sería pagada con un poder más allá de
lo imaginable. Encargó a Kel’Thuzad ir a Lordaeron y reunir un ejército de seguidores
leales. Con el tiempo serían llamados para extender la plaga de no-muertos entre la
población de la región.

36
Kel’Thuzad obedeció. Sus dudas se desvanecieron y su deseo por servir al Rey Lich creció.
El poder que había recibido realmente inspiraba reverencia.

Cuando Kel’Thuzad llegó a Lordaeron, lo hizo como un santo, predicando la esperanza de


una nueva religión. Se ganó a las clases bajas con demagogia, utilizando su desilusión con
el gobierno de Lordaeron. Proclamó que podía amainar el dolor de los oprimidos, dar
esperanza a los desesperanzados y llevar a los necesitados a la vida eterna. Las mentiras
llegaron con facilidad a él pues había presenciado el poder de la no-muerte. Ahora que
estaba vinculado al Rey Lich, ya no le temía, de hecho, esperaba ansioso el día cuando
pudiera deshacerse de las ataduras de la vida y ascender a una grandiosa forma de no-
muerto.

Para los ricos, Kel’Thuzad optó por algo diferente. Encandiló a los nobles y terratenientes
con ofertas de gran poder —e inmortalidad— si se unían a su causa. Algunos externaron
su preocupación con lo que parecía ser un movimiento “populista” dispuesto a subvertir el
orden establecido, pero Kel’Thuzad calmó sus temores. Les hizo saber que las clases bajas
no eran ninguna amenaza, que eran simplemente una herramienta que los privilegiados
podrían usar para destruir a sus rivales y asegurar más riquezas.

Conforme pasaron los años, Kel’Thuzad reclutó a más y más gente a su causa; pocos
realmente entendían los horrores que los esperaban. Únicamente los individuos que él
estaba seguro podrían volverse a la oscuridad aprendían la verdad acerca de la epidemia
de no-muertos y lo que le haría a la humanidad.

Con el tiempo, los seguidores de Kel’Thuzad serían conocidos como el Culto de los
Malditos.

El culto estableció su base en las catacumbas de una antigua fortaleza humana llamada
Scholomance. Allí, Kel’Thuzad enseñó nigromancia a sus cultores más leales. Los
hechiceros oscuros rápidamente perfeccionaron ese arte. Llevaron a cabo terribles
experimentos, animando esqueletos desenterrados de debajo de la fortaleza. Algunos
nigromantes desmembraban los cadáveres desenterrados y los usaban para crear unas
criaturas gigantescas no-muertas llamadas abominaciones.

Mientras éste trabajo progresaba, Kel’Thuzad se mantenía ocupado con los experimentos
más importantes. Había llevado ejemplares de la plaga de no-muertos del Rey Lich desde
Rasganorte hasta Scholomance. Trabajó fervientemente para crear una cepa de la
enfermedad que fuera tanto efectiva como sutil. Planeó esparcir la epidemia mediante las
reservas de granos de Lordaeron, y quería que su periodo de incubación fuera lo
suficientemente largo para que los humanos pudieran consumir la comida contaminada
antes de que apareciera cualquier síntoma y, por lo tanto, maximizando el número de
víctimas.

Después de muchos meses, lo consiguió.

37
38
THRALL
Al sur de Scholomance, la Alianza de Lordaeron continuó canalizando recursos hacia su
red de campos de internamiento. El liderazgo sobre las prisiones recayó en un humano
noble llamado Aedelas Blackmoore, un veterano distinguido de la Segunda Guerra.

En privado, Aedelas consideraba su posición de celador de los campos de internamiento


como un insulto de los líderes de la Alianza. Su padre, Aedelyn Blackmoore, se había
convertido en una paria por traicionar a Lordaeron años antes. Aedelas creía que los
líderes aún lo veían como “el hijo de un traidor” y lo habían condenado a un trabajo sin
gloria.

Sin embargo, Aedelas, igual que su padre, era un estratega militar muy listo. Poseía un
arma secreta que creía podía restaurar su posición legítima dentro de la Alianza…

Justo antes del fin de la Primera Guerra, Aedelas Blackmoore había encontrado algo
sorprendente, halló un bebé orco, solo y abandonado, en la nieve junto a sus padres
muertos y algunos de los asesinos que los habían matado. Aedelas había resistido su
instinto de matar a la criatura ahí mismo, decidiendo que sería mejor criar al orco.

Lo nombró “Thrall” y lo entrenó para ser un gladiador. Una vez que Aedelas hubo
determinado que el orco no sería un simple bruto tonto, comenzó a instruirlo en la
estrategia, filosofía y los finos puntos de liderar a otros a la batalla. Solía poner a prueba a
Thrall muy seguido, empujándolo a batallas en contra de numerosos oponentes. Los fosos
de lucha eran muy comunes en los campos de internamiento, y los guardias forzaban a los
prisioneros orcos para enfrentarse en un combate sangriento. Aedelas mantenía a Thrall
en esas arenas de gladiadores no solo para incrementar sus habilidades de lucha, el
hombre era un ebrio al que le gustaba apostar los resultados de los encuentros. Thrall
aprendió que su amo era volátil, cruel y, ocasionalmente, brillante.

El pensamiento estratégico de Aedelas Blackmoore era complejo, audaz y fatalmente


pobre por la bebida. Veía a los orcos encarcelados como un ejército potencial y pretendía
que Thrall se convirtiera en su líder, mientras se mantenía leal a su amo humano, por
supuesto. Aedelas planeaba derrocar a la Alianza y gobernar, reformando los reinos
humanos a su imagen. Sin embargo, su crueldad había minado toda conexión que pudo
haber tenido con el joven orco. Thrall no lo veía como una figura paterna sino como un
amo arrogante y brutal que jamás lo dejaría conocer la libertad.
La única amiga que tuvo Thrall durante su cautiverio fue una humana de nombre Taretha
Foxton quien lo veía como un hermano menor. En secreto, ella mantenía correspondencia
con el orco, y cuando Thrall estuvo a punto de sucumbir a la desesperación, lo ayudó a
escapar del campo de internamiento.

39

IMAGEN ANTERIOR: KEL’THUZAD LLEGA AL TRONO HELADO.


40
Thrall evadió a los guardias de Aedelas Blackmoore y escapó hacia la espesura siguiendo
los rumores de que un clan orco todavía vivía ahí. Encontró a Grommash Hellscream y a lo
que quedaba de los Grito de Guerra, quienes reconocieron que ese huérfano era miembro
del clan Frostwolf. Le dijeron que viajara a las Montañas de Alterac, en dónde se sabía que
deambulaban los Frostwolf.

Cuando Thrall llegó, encontró a los Frostwolf y aprendió la verdad sobre sus padres,
Durotan y Draka. Habían resistido con valentía a la demoniaca corrupción de la Horda y
habían pagado a ese desafío con sus vidas.

También aprendió que tenía muy poco en común con los Frostwolf y con el resto de los
orcos en Azeroth. Libres o encarcelados, habían vivido sus vidas como orcos. Thrall había
sido criado como algo menos. No un humano, ni siquiera un orco repudiado; había sido
adiestrado como un arma para conquistar, nada más.

Para reunirse con su pueblo, debería descubrir quiénes eran ellos, y quien era él.

EL SEÑOR DE LOS
CLANES
Thrall pasó mucho tiempo aprendiendo lo básico de lo que significaba ser un orco
honorable. Gran parte de su raza había abandonado su legado chamánico cuando
aceptaron la magia vil, pero había uno entre los Frostwolf que había regresado a sus
raíces. El viejo orco Drek’Thar había retomado su conexión con los elementos e instruyó a
Thrall en las artes chamánicas.

Thrall también aprendió de Orgrim Doomhammer. Conocerlo revivió muchos recuerdos


dolorosos para el antiguo jefe de guerra, pero tranquilizó su corazón. Orgrim había sido un
amigo muy cercano de los padres de Thrall y había creído que su hijo había muerto junto
con ellos. Su supervivencia alegró el alma del orco. Orgrim le enseñó a Thrall cómo
peleaban los orcos y, lo más importante, cómo vivían.

Tal vez no fue criado como un orco, pero su brutal educación le había dado exactamente
lo que la Horda necesitaba: amor por la libertad, admiración por la nobleza que perdieron
los clanes y el deseo de verlos juntos nuevamente.

El optimismo y la resistencia de Thrall, revitalizaron las esperanzas de Orgrim de restaurar


el orgullo y el honor de los orcos. Hizo del joven chamán su segundo al mando. Se unieron

41

IMAGEN ANTERIOR: BLACKMOORE Y SU PRECIADO ESCLAVO, THRALL. EN EL CASTILLO DE DURNHOLDE.


a Grommash Hellscream y al clan Grito de Guerra, y lanzaron una campaña para liberar a
los orcos prisioneros en los campos de internamiento. El letargo que volvió a los orcos
sumisos comenzó a desaparecer ante la energía de la determinación de Thrall y, con cada
campo derrocado, la nueva Horda creció más grande y más fuerte.

Orgrim Doomhammer cayó en batalla mientras liberaban uno de esos campos y con su
último aliento declaró que Thrall debía continuar como el nuevo jefe de guerra de la
Horda. Thrall tomó el arma homónima de Doomhammer, su armadura y sus
responsabilidades y juró desmantelar el sistema de internamiento por entero con un solo
golpe.

La Horda marchó hacia la fortaleza de Aedelas Blackmoore, el castillo Durnholde. Thrall


ofreció un diálogo pacífico, pero Aedelas respondió ejecutando a Taretha Foxton.
Iracundo, Thrall y la Horda arrasaron el castillo y, en una sangrienta batalla, Thrall mató
personalmente a Aedelas.

Con la conquista de Durnholde, la administración de los campos de internamiento cesó de


inmediato. La nueva Horda no tuvo problemas liberando el resto de los campos más
pequeños y apartados alrededor de Lordaeron. Thrall no utilizó a sus fuerzas para desatar
la guerra contra Lordaeron, en su lugar, llevó a su gente por los Reinos del Este en busca
de un lugar que pudieran llamar hogar.

LA ALIANZA SE
RESQUEBRAJA
La destrucción de los campos de internamiento terminó siendo el punto álgido para
muchos dentro de la Alianza en Lordaeron. Lady Katrana Prestor se aseguró de ello
hablando apasionadamente con cada persona noble que pudiera. Los orcos se habían
escapado, el dinero gastado en su encarcelamiento fue desperdiciado, ¿cuál era el
propósito de ésta tambaleante Alianza?

Los elfos nobles de Quel’Thalas fueron los primeros en abandonar la Alianza. Las naciones
humanas de Gilneas y Stromgarde pronto le siguieron. Siempre habían creído que estaban
mejor solos y la “incompetencia” de Lordaeron parecía confirmarlo.

El Rey Genn Greymane de Gilneas tenía una idea para detener a la Horda —y a otros
enemigos— de continuar amenazando su reino otra vez. Su nación se encontraba en una
península y estaba rodeada por agua casi por entero. Él cortó todos pactos militares con la

42
Alianza y construyó su masiva Muralla de Greymane para aislar su reino. Estaba claro que
no tenía interés alguno en añadir a otras naciones. Gilneas era autosuficiente y necesitaba
muy poco en lo que se refería a comida o recursos del resto de la Alianza.

Varios reinos se aseguraron de dejar en claro que no tenían intenciones de permitir que la
Alianza colapsara. El Rey Varian Wrynn de Ventormenta, el Rey Terenas Menethil de
Lordaeron, el Kirin Tor de Dalaran, el Gran Almirante Daelin Proudmoore de Kul Tiras, el
Rey Magni Bronzebeard de Forjaz y Gelbin Mekkatorque de Gnomeregan reafirmaron su
compromiso de unificarse en contra de cualquier prueba que tuvieran.

Esto no agradó en lo absoluto a Lady Prestor pues había esperado que la Alianza se
desintegrara.

Pero si las naciones se mantendrían vigilantes hacia amenazas externas, Lady Prestor
decidió aumentar los conflictos internos cómo pudiera. Su discreta intromisión en la
reconstrucción de Ventormenta dejó a la nobleza insatisfecha con el trabajo del Gremio
de Albañiles; mientras tanto, los trabajadores estaban furiosos con la nobleza por
amenazar con retener el pago por su labor.

Lady Prestor jugó a dos bandas, animándolos a reafirmar sus opiniones y no


comprometerse, hasta que los desacuerdos se salieron de control. Cuando la nobleza
anunció que no pagarían al Gremio de Albañiles por su trabajo, los disturbios estallaron.

La reina de Ventormenta, Tiffin Wrynn, fue asesinada durante el caos.

El Rey Varian Wrynn juró castigar a los responsables y actuó con rigor hacia los
alborotadores. Los albañiles huyeron de la ciudad y se escondieron en las áreas rurales de
Páramos del Poniente hasta que la situación se calmó. Gran parte de ellos tuvieron que
mantenerse escondidos pues sabían que la furia de Varian jamás menguaría.

Su furia tampoco menguó. Liderados por un experimentado albañil llamado Edwin


VanCleef y apoyado en secreto por nobles como Lady Katrana Prestor, formaron la
Hermandad de los Defias. Este grupo de bandidos continuaría durante años con su
rebelión armada contra Ventormenta.

43
44
……………………………………………………………………………………………………………………………………

TIRION FORDRING Y EITRIGG


Las noticias de que la Horda se había reconstruido tuvieron efectos inesperados en la
sociedad humana. La reacción inicial fue miedo, pero aquellos que se encontraban con los
orcos reportaban a menudo que ya no eran esos bárbaros hambrientos de batalla contra
quienes peleó la Alianza alguna vez.

Una de estas voces era Tirion Fordring, un paladín de la Mano de Plata. Se había
encontrado con un viejo orco llamado Eitrigg y Tirion creyó que era sincero en su deseo
de vivir en paz. Por lo tanto, el paladín hizo frente a los humanos que buscaban matar al
orco. Esto fue considerado traición y Tirion fue echado de la Mano de Plata por su crimen.
A pesar de esto, Tirion se dio cuenta que aún conservaba su conexión con la Luz Sagrada,
y así supo que había hecho lo correcto.

Eitrigg se uniría a la nueva Horda de Thrall. Tirion viviría solo, apartado de la


civilización humana, durante años.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

LA OSCURIDAD SE
PREPARA
La Alianza había sido diezmada. Ventormenta batallaba con sus conflictos internos. Los
elfos nobles y los humanos de los Reinos del Este ya no confiaban en el otro.

Las naciones del mundo eran más vulnerables de lo fueron en años. Kil’jaeden finalmente
susurró al Rey Lich que era el momento perfecto para desatar la plaga de no-muertos
sobre Lordaeron.

El Rey Lich estaba listo al igual que sus siervos. En años recientes, Kel’Thuzad y el Culto de
los Malditos habían desperdigado su influencia por todo el granero de Lordaeron, los
Páramos del Este. La orden secreta tenía mucho peso en algunos lugares importantes,
especialmente en Andorhal. La ciudad era el punto principal para la distribución agrícola
en la región. Todos los granos que fueron contaminados por la epidemia en Andorhal
eventualmente llegarían a todos los rincones de Páramos del Este.

45

IMAGEN ANTERIOR: THRALL RINDE HOMENAJE A ORGRIM DOOMHAMMER EN LA PIRA FUNERARIA DEL
ORCO CAÍDO
Kel’Thuzad y sus nigromantes imbuyeron los graneros de la ciudad con la epidemia. Los
ciudadanos de Andorhal desconocían el peligro acechando en sus alimentos. Incluso
muchos cultores ignoraban que era lo que habían hecho con exactitud. Los granos no
mostraban ninguna señal de corrupción, solamente después de haberlos consumido la
epidemia se activaría y seguiría su curso.

Los mercantes transportaban su cargamento letal por las rutas de comercio usuales, y los
ciudadanos inocentes consumían los granos recién llegados. Pasaron muchos días antes
de que las primeras señales de que algo estaba mal aparecieran en los pueblos y aldeas
más cercanos a Andorhal. Hubo quejas de fatiga y fiebres leves, principalmente de los
jóvenes, después familias enteras enfermaron. Luego aldeas enteras.

Ninguna de las víctimas sabía la oscura fuente de sus padecimientos, ni que era un
precursor de la invasión de la Legión.

No obstante, había alguien que sí sabía lo que planeaban los demonios. Su nombre era
Medivh, y había muerto años atrás. Mientras su alma vagaba más allá de los límites de la
realidad, miró a la plaga cernirse lentamente sobre Páramos del Este como una marea
oscura. Medivh solamente deseaba advertir al mundo acerca de lo que estaba por venir,
pero no tenía ninguna forma de comunicarse con la gente de Lordaeron.

Solamente había una persona en Azeroth a la que podía acercarse, alguien con quien
compartía una conexión más fuerte que la magia.

Su madre, Aegwynn.

GUARDIANES CAÍDOS
18 AÑOS DESPUÉS DEL PORTAL OSCURO
Al otro lado del Mare Magnum, en las costas del este de Kalimdor, deambulaba una
humana solitaria. Muy pocos sabían su nombre. Todavía menos sabían de su pasado
extraordinario y trágico. Era Aegwynn, una de las principales Guardianas de Tirisfal de la
historia.

Mucho tiempo atrás, Sargeras envió a Azeroth un avatar imbuido con una parte de su
alma, esperando arrastrar a Aegwynn a la batalla. Ella había aceptado el reto y enfrentó al
demonio, su forma monstruosa envuelta en llamas. En lo que parecía una victoria
trascendental, Aegwynn acabó con su enemigo. La Guardiana no solamente le había
ganado a un agente de la Legión… No, había vencido al soberano de la Legión.

46
Aegwynn nunca sospechó de los verdaderos planes de Sargeras. Justo antes de que su
avatar pereciera, transfirió su alma a la Guardiana. Una parte del propio poder de Sargeras
—una parte de su alma— ahora vivía dentro de la defensora más grande de Azeroth.

Cuando Aegwynn dio a luz a Medivh y le heredó sus poderes de Guardiana, también le
transfirió a su hijo el alma de Sargeras. Conforme pasaron los años, el soberano de la
Legión impuso su voluntad en el nuevo Guardián y lo forjó en un arma. Eventualmente,
utilizó el inmenso poder de Medivh para crear el Portal Oscuro y llevar a la Horda de los
orcos a Azeroth. La terrible guerra que siguió reclamó miles de vidas.

Más tarde Medivh fue asesinado, y sus poderes de Guardián ya no eran una amenaza para
Azeroth. Sin embargo, este pensamiento reconfortó un poco a Aegwynn. Ella se culpaba
por todo lo que Medivh causó, la invasión de la Horda, la carnicería que fueron la Primera
y Segunda Guerras, pero sobre todo, se culpaba por haberle robado a su hijo una vida
plena, una oportunidad de alcanzar su verdadero potencial como una fuerza del bien.

Fue durante estos días oscuros que Aegwynn tuvo un sueño extraño. En él, vio a Medivh
vestido con una capa de plumas de cuervo y le dijo a Aegwynn que tenía un mensaje para
el mundo y le rogaba a su madre ayudarle a volver a Azeroth. En un principio, Aegwynn
sospechaba del sueño, creyendo que era obra de la Legión, pero una parte de ella decía lo
contrario. Sintió el alma de Medivh vagar más allá del velo de la realidad y sintió que
estaba fuera del alcance de Sargeras; esta era su oportunidad de resarcir sus fallos, tanto
hacia Azeroth como hacia su hijo.

Aegwynn utilizó el poco poder mágico que le quedaba y buscó el alma de Medivh. Pasaron
meses sin resultados, pero ella se rehusó testarudamente a darse por vencida. Buscó
artefactos mágicos para ayudarla con su invocación. La tarea de regresar a su hijo al
mundo se volvió una obsesión. El trabajo era duro, pero también satisfactorio. Por
primera vez en años, Aegwynn tenía un propósito. Se sintió como su viejo yo.

Aegwynn finalmente tuvo éxito invocando a Medivh a Azeroth. Una forma fantasmal se
materializó ante ella. Igual que en su sueño, él vestía una capa con plumas de cuervo. En
el instante en el que Aegwynn miró a su hijo a los ojos, supo que su intuición había sido
correcta: Medivh estaba libre de la influencia de Sargeras.

La reunión entre madre e hijo fue bastante solemne. Aegwynn se disculpó por todo lo que
sucedió y Medivh la perdonó rápidamente. Él sabía que ambos habían sido víctimas de
Sargeras. También sabía que no era el momento de lamentarse por el pasado.

Medivh le dijo a Aegwynn que mientras su espíritu vagaba más allá del reino físico, había
sido testigo de muchas cosas. Su vasto poder le había permitido echar un vistazo dentro
del Vacío Abisal y tocar las mentes de los demonios de la Legión. De ellos aprendió acerca

47
del Rey Lich y la epidemia de no-muertos, también aprendió lo que la Legión había
planeado después de que su padecimiento debilitara al mundo.

En la Guerra de los Ancestros, la Legión trató de dañar una fuente de magia llamada el
Pozo de la Eternidad para llevar a los demonios a Azeroth. Al usar sus energías, estuvieron
a punto de crear un portal para que Sargeras llegara al mundo. Sus planes habían fallado,
y el Pozo de la Eternidad fue destruido. No obstante, existía otra fuente de energía. Éste
segundo Pozo de la Eternidad se encontraba en la cima del Monte Hyjal, protegido por el
enorme Árbol del Mundo Nordrassil. Con la fuente, la Legión podía terminar lo que
empezó, podría crear un portal a través del cual Sargeras y todo el poder de sus ejércitos
pudieran invadir Azeroth.

Aegwynn lo instó a utilizar sus poderes de Guardián contra la Legión, pero Medivh tenía
otras ideas. Su corrupción le había enseñado acerca de los peligros de apoyarse en un
único Guardián para proteger el mundo. La posibilidad de que ese individuo fuera
convertido al mal era demasiado grande. No, la época de los Guardianes había terminado.
Si los reinos del mundo iban a sobrevivir a la tormenta que se avecinaba, tendrían que
unirse y proteger a Azeroth.

Medivh juró actuar como un catalizador para la unidad. Viajaría por el mundo y advertiría
a sus habitantes de los planes de la Legión, uniéndolos en ese propósito.

Aegwynn deseaba unirse a la tarea de su hijo, pero no se encontraba en condiciones para


hacerlo: el hechizo de invocación la había empujado al borde de la muerte. En los
instantes después de que el hechizó terminó, su cuerpo había comenzado a envejecer y a
volverse frágil, le tomaría años recuperarse. Incluso entonces, jamás sería tan jovial o tan
poderosa como lo fue alguna vez.

Medivh estaba solo y el tiempo estaba en su contra. La plaga de no-muertos estaba


envolviendo a Lordaeron.

ESCARCHA Y SOMBRA
En Rasganorte, el Rey Lich le daba vueltas a su esclavitud. Soñaba con el día en el que
pudiera hacer de los no-muertos sus sirvientes y que traicionaran a la Legión. Sin
embargo, aún no era tiempo para eso. La plaga apenas había comenzado a echar raíces en
Lordaeron.

Por ahora, el Rey Lich enfocó su atención en otros asuntos. Atrapado en el Trono Helado,
necesitaba una forma de ampliar su voluntad en el mundo exterior. Poseía control

48
absoluto sobre criaturas no-muertas, pero su fuerza dependía de su número.
Individualmente eran criaturas débiles e irracionales. Estaba Kel’Thuzad, pero el
nigromante servía a un propósito específico, liderar el Culto de los Malditos. El Rey Lich
buscaba otra cosa, algo más. Un campeón poderoso que actuaría como su sustituto
directo más allá del Trono Helado.

El Rey Lich aún no sabía quién sería su sustituto, pero sí sabía que crearía a su sirviente. La
clave estaba dentro de esa prisión congelada. Frostmourne. Era un arma temible, capaz de
consumir almas. Si alguien la empuñaba, lo encadenaría a la voluntad del Rey Lich.

Sin embargo, los señores del terror jamás permitirían que el Rey Lich creara a su nuevo
sirviente. Debía hacer creer a los demonios que era por el bien de la Legión.

Conforme pasó el tiempo, el Rey Lich descubrió el más grande temor de los señores del
terror: Kil’jaeden. Si la plaga fracasaba, el señor demoniaco los castigaría. El Rey Lich
utilizó sus conocimientos para su ventaja. Jugó con los temores de los señores del terror y
gradualmente los convenció de que encontrar a otros campeones mortales como
Kel’Thuzad sería la clave para la victoria. Las propuestas del Rey Lich fueron sutiles y
estratégicas; hizo creer a los demonios que localizar a un nuevo sirviente y armarlo con
Frostmourne era idea de ellos.

Solamente Kel’Thuzad estaba enterado de las verdaderas intenciones del Rey Lich. La
entidad le había revelado al nigromante que la Legión estaba detrás de la plaga de no-
muertos, pero Kel’Thuzad mantuvo su fidelidad. En secreto prometió rebelarse a los
demonios en el futuro.

Con la aprobación de los señores del terror, el Rey Lich siguió adelante con su plan,
canalizó su poder dentro del Trono Helado y liberó el pedazo de hielo que contenía a
Frostmourne. La espada cayó en la base del Glaciar Corona de Hielo, en donde esperaría a
su víctima.

Todo lo que faltaba era que el Rey Lich lo encontrara.

49
50
51
CAPÍTULO II

LA TERCERA
GUERRA
LA PLAGA DE
LORDAERON
En Lordaeron, la epidemia de no-muertos siguió esparciéndose. Los ungüentos y pociones
curativos no tenían efecto en la enfermedad, ni siquiera los sacerdotes locales podían
calmar el sufrimiento de las víctimas con su magia sagrada a menos que trataran la
infección en las primeras etapas. Reportes de la epidemia alcanzaron pronto la capital de
Lordaeron, pero nadie sabía si debían creerlos. Las enfermedades no eran extrañas,
especialmente tras la Segunda Guerra. La población de Lordaeron había sufrido mucho
por la enfermedad y la hambruna.

El Rey Terenas Menethil II exigió más información antes de invertir recursos en la


investigación de la epidemia. Estaba reacio a enviar soldados a las aldeas en cuarentena
cuando había orcos sueltos en otras áreas del reino. A sus ojos, la Horda era el peligro más
inmediato.

Pronto, la epidemia cobró sus primeras víctimas en Lordaeron. Amigos y familiares


lloraron a las víctimas, inconscientes de que no sería la última vez que vería a sus seres
queridos. Si la muerte hubiera sido el final, habría sido misericordioso. El número de
muertes aumentó y reportes de acontecimientos extraños se esparcieron a todos los
rincones de Lordaeron. Algunos decían que los cuerpos de las víctimas desaparecían
durante la noche, otros aseguraban que los muertos se levantaban de sus tumbas como
cadáveres andantes.

Aunque estas historias parecían de otro mundo, eran reales. El efecto final de la plaga
estaba surtiendo efecto, las víctimas renacían como zombis no-muertos, esclavos de la
voluntad del Rey Lich.

52

IMAGEN ANTERIOR: ARCHIMONDE ATACA NORDRASSIL EN LA BATALLA DEL MONTE HYJAL


Kel’Thuzad presenció la caída de Páramos del Este con fría aprobación. Creía que había
sacrificado más que nadie para llevar a cabo los grandes deseos del Rey Lich. Un ejército
temible se estaba formando ante sus ojos, uno compuesto de esbirros no-muertos y
miembros fanáticos del Culto de los Malditos. Kel’Thuzad los llamó La Plaga, pues actuaría
como el flagelo con el que el Rey Lich azotaría a todo Lordaeron y obligaría a la humanidad
a arrodillarse.

En los meses que siguieron, el nombre Plaga definiría a todos aquellos que servían al Rey
Lich.

LA ADVERTENCIA DEL
PROFETA
La plaga de no-muertos se esparcía mucho más rápido de lo que Medivh había anticipado.
Aunque le costaba admitirlo, sabía que no podía salvar a aquellos que se habían
contagiado, no había tiempo. La verdadera amenaza de Azeroth era el plan de la Legión de
utilizar el segundo Pozo de la Eternidad. Medivh necesitaba enfocar todos los recursos
que pudiera adquirir para proteger la fuente de poder, incluso si eso significaba
abandonar a Lordaeron a los horrores de la plaga.

Medivh decidió reunir a cuantos ciudadanos sanos de Lordaeron como le fuera posible y
guiarlos hacia el segundo Pozo de la Eternidad. Canalizó sus latentes poderes de Guardián
y contactó a los individuos más influyentes a través de la región. Visitó a algunos en
sueños, apareciendo como un cuervo, con otros se reunió personalmente, tomando la
forma de una figura encapuchada únicamente conocida como “el Profeta”. A todos les
ofreció una terrible advertencia: debían marcharse de los Reinos del Este y viajar al oeste
hacia las antiguas tierras de Kalimdor, de otro modo el mundo entero caería en la ruina.
Medivh nunca reveló su verdadera identidad. Aquellos que reconocieran su nombre lo
conocerían como un villano, el mago siniestro que llevó la Horda a Azeroth.

Dos de los humanos más influyentes a los que se acercó Medivh fueron el rey de
Lordaeron, Terenas Menethil II, y el gobernante de Dalaran, el Archimago Antonidas.
Ninguno de ellos prestó atención a la advertencia del Profeta.

Para Terenas II, los orcos libres seguían siendo una espina clavada en su costado. Las otras
naciones de la Alianza se habían levantado en armas ante la amenaza de sus grandes
enemigos vagando libremente por el campo. Terenas había enviado sus fuerzas militares,

53
incluyendo paladines sagrados, para derrotar a los orcos. Tomó las palabras de Medivh
como si provinieran de un loco.

Antonidas tenía otra razón para ignorar a Medivh. Él y sus magi habían aprendido de la
misteriosa plaga esparciéndose a través de Páramos del Este. A diferencia de Terenas,
estaban profundamente preocupados por los reportes de esta epidemia móvil. Antonidas
teorizó acerca del origen mágico de la epidemia, pero solamente la evidencia podía
confirmar sus creencias. Envió a su estudiante más prometedora, la hechicera Jaina
Proudmoore, a observar y reunir toda la información posible acerca del brote.

Medivh tuvo poco éxito con los humanos, pero encontró esperanza entre los orcos. La
ironía no estaba perdida en el antiguo Guardián. Los salvajes sedientos de sangre que
habían invadido Azeroth y casi habían arruinado el mundo, podrían ser las únicas criaturas
que lo salvarían de la destrucción.

PERSIGUIENDO
VISIONES
La nueva Horda enfrentaba un futuro incierto.

Thrall, el jefe de guerra, había liberado a muchos orcos de los campos de internamiento,
pero no tenían hogar. Vivían como nómadas, buscando a otros orcos en Lordaeron y las
tierras aledañas mientras se movían constantemente para evitar las fuerzas militares
humanas. Otra guerra con la Alianza parecía inevitable.

Los orcos buscaban a Thrall para obtener respuestas, pero no tenía ninguna. La
preocupación carcomía sus pensamientos y las pesadillas plagaban su sueño. Noche tras
noche, veía a los orcos cayendo en una batalla brutal ante la Alianza. Veía a su pueblo
siendo pastoreado hasta prisiones y abandonados para pudrirse ahí.

Fue en ese momento de incertidumbre que Medivh visitó a Thrall. Le comentó al orco
sobre la tormenta oscura que se acercaba a Azeroth, una invasión demoniaca que lo
reduciría todo a cenizas. Medivh le dijo que una única forma en la que Thrall podría
detener a la Legión Ardiente, sería atravesar el Mare Magnum hacia una tierra llamada
Kalimdor.

El encuentro con Medivh dejó a Thrall profundamente perturbado. Aunque era muy joven
para recordar cuando la Legión esclavizó a su pueblo, sabía de los demonios. Orcos

54
veteranos como Orgrim Doomhammer y Grommash Hellscream le habían contado
historias acerca de cómo la Legión casi había destruido a su raza. Thrall temía que, de no
hacer frente a los demonios, los orcos cayeran una vez más en la esclavitud o que
sufrieran un destino aún peor.

Sin embargo, Thrall dudaba acerca de confiar en un extraño. Buscó respuestas en los
espíritus elementales del aire, agua, tierra y fuego, pero fueron contundentes: confía en el
extraño. Para un chamán como Thrall, eso era todo lo que necesitaba.

Thrall no escondió nada a su pueblo, les hizo saber del viaje que se avecinaba y del
enemigo que enfrentarían. Muchos orcos no estaban seguros de aventurarse en lo
desconocido, pero confiaban en su jefe de guerra. De no ser por él, seguirían
encarcelados.

Thrall movilizó a la nueva Horda y se puso en marcha para encontrar una forma de
atravesar el mar.

LOS ESTRAGOS DE LA
PLAGA
Aunque la Horda todavía vagaba por el campo de Lordaeron, Terenas Menethil ya no
podía ignorar a la plaga. Sabía que el Kirin Tor había enviado a la hechicera Jaina
Proudmoore para investigar la enfermedad y pensó que sería prudente ayudarla. El rey
envió representantes liderados por su propio hijo, Arthas Menethil para acompañar a
Jaina y buscar por la fuente de la plaga juntos. Con algo de suerte, encontrarían una forma
de detener la propagación de la enfermedad.

A pesar de que las circunstancias eran desfavorables, Arthas y Jaina estaban felices de
poder pasar tiempo juntos. Habían terminado su relación sentimental, pero aún tenían
sentimientos por el otro. No tenían idea de que esa misión destruiría lo que quedaba de
su inocencia y los cambiaría para siempre.

Cruzar hacia los Páramos del Este era como entrar a través de un portal hacia otro mundo.
Ya no existía la tranquilidad de la que una vez gozó la región, una sombra se cernía sobre
la tierra, trayendo consigo miedo y paranoia. Arthas estaba destrozado por el sufrimiento
que presenciaba; ellos eran su pueblo y su responsabilidad era protegerlos. Si fallaba,
¿qué clase de gobernante sería? Juró hacer lo que pudiera para liberar a su pueblo de la
desgracia.

55
Desde el comienzo, Arthas tuvo poco éxito. Utilizó sus poderes para curar a las víctimas de
la plaga que encontraba, pero la Luz Sagrada no surtía efecto y era poco confiable. Arthas
no podía hacer otra cosa por esas pobres almas excepto ofrecerles palabras de consuelo
asegurando que acabaría con la epidemia.

Conforme pasó el tiempo, Arthas y Jaina desenmarañaron un misterio tras otro respecto a
la plaga, y cada revelación era más perturbadora que la anterior. Este padecimiento se
transmitía de un extremo a otro de la región a través de envíos de granos desde Andorhal.
Fue todavía más atemorizante descubrir que la plaga no mataba a sus víctimas: las revivía
en la no-muerte y los convertía en cadáveres tambaleantes.

Arthas y Jaina vieron estas monstruosidades personalmente. Fueron forzados a abrirse


paso por la fuerza entre la avalancha de cadáveres andantes que repentimante tomaron la
región.

Nada de esto sucedía por casualidad. Un culto humano liderado por Kel’Thuzad era el
responsable del esparcimiento de la plaga, y contaban con un ejército de no-muertos a su
disposición. Un ejército llamado La Plaga.

Descubrir que humanos estaban detrás de la plaga avivó la ira de Arthas. Canalizó su furia
en la misión de atrapar a Kel’Thuzad y sus seguidores, ansioso por hacerlos pagar por las
vidas inocentes que destruyeron.

Arthas Menethil tendría su oportunidad en Andorhal.

CAMINO HACIA LAS


SOMBRAS
A través de los ojos de la Plaga, el Rey Lich observó a Arthas. El joven humano le intrigaba,
era un líder nato, carismático y seguro de sí mismo. A juzgar por la cantidad de no-
muertos que el príncipe dejaba a su paso, el Rey Lich sabía que Arthas también era un
excelente combatiente y estratega. Pero lo más importante, su rabia y desesperación
consumían lentamente sus pensamientos.

Una vez más, el Rey Lich manipuló sutilmente a los señores del terror para que enfocaran
su atención hacia Arthas. Lo vieron como el campeón perfecto para corromper, pero
llevarlo hacia Frostmourne en Rasganorte no sería tarea fácil. El joven humano apenas

56
había comenzado su camino hacia la autodestrucción y el Rey Lich y los señores del terror
tendrían que guiarlo el resto del camino.

Los demonios confeccionaron un plan con base en los consejos del Rey Lich. Enviaron a
Kel’Thuzad a enfrentarse a Arthas en batalla y revelar que era solo un sirviente de alguien
más poderoso: Mal’Ganis, el señor del terror que acechaba en la ciudad sagrada de
Stratholme. No sería suficiente para Kel’Thuzad darle dicha información a Arthas; tendría
que morir en el proceso. Sólo con la muerte del nigromante el príncipe enfocaría su
atención en llegar a Stratholme y derrotar a Mal’Ganis.

Stratholme fue escogido por razones específicas. Estaba muy poblado y era la ciudad más
importante de la región, estratégica y económicamente. También era un lugar sagrado, el
lugar de nacimiento de la orden de paladines. Si Stratholme caía a manos de la plaga y se
atestaba de no-muertos, sería desastroso. Lordaeron perdería el control de los Páramos
del Este.

Cuando Arthas llegó a Andorhal, Kel’Thuzad no huyó. Sabía que el Rey Lich lo reviviría
como una criatura no-muerta más poderosa de lo que podría imaginar. Enfrentó al
príncipe en batalla y reveló la presencia de Mal’Ganis en Stratholme.

Justo como estaba planeado, Arthas Menethil desató su furia en Kel’Thuzad y acabó con la
vida del nigromante. Después se movilizó para salvar Stratholme, aún más desesperado y
trastornado que antes.

LA MATANZA DE
STRATHOLME
Conforme pasaban los días, Jaina Proudmoore notó un cambio en Arthas Menethil. El odio
dominaba sus pensamientos y empujó a Jaina y sus soldados al límite, forzándolos a ir al
frente sin darles descanso. Aunque la hechicera quería detener la plaga tanto como
Arthas, temía que la misión estuviera causando estragos en la psique del príncipe.

Lo instó a controlarse, pero sus palabras cayeron en oídos sordos. El príncipe no


descansaría hasta que su pueblo estuviera a salvo.

57
58
De camino a Stratholme, la única persona en Lordaeron con la capacidad de hacer entrar
en razón al príncipe se unió a Arthas y Jaina: Uther el Iluminado.

Uther era un paladín renombrado y miembro fundador de la Orden de la Mano de Plata.


Por petición del Rey Terenas Menethil II, entrenó a Arthas para convertirse en un guerrero
sagrado. Uther exigió mucho del príncipe, pero únicamente porque veía la grandeza en el
joven. Conforme pasaba el tiempo, comenzó incluso a verlo como un hijo, y consideró que
el bienestar de Arthas era su responsabilidad.

Cuando Uther se unió a Arthas en esa misión, percibió que algo iba mal con el joven
paladín, pero no era de su incumbencia; sabía que el príncipe podía ser testarudo a veces.
Arthas solamente deseaba hacer lo mejor para su pueblo y Uther creía que entraría en
razón.

En Stratholme, Uther descubrió lo equivocado que estaba. Los ciudadanos ya habían


recibido y consumido los granos contaminados provenientes de Andorhal. La suerte
estaba echada, era cuestión de tiempo antes de que la plaga los volviera no-muertos.

Arthas creía que solamente existía una forma de prevenir que Stratholme se convirtiera
en un bastión de La Plaga. Ordenó a sus camaradas purgar la ciudad entera antes de que
sus habitantes sucumbieran. Para Arthas, esto era tanto un acto de misericordia como una
decisión estratégica. Si la gente de Stratholme supiera que estaban a punto de convertirse
en monstruos no-muertos que atacarían a todo y todos lo que habían amado en vida,
¿qué preferirían? Si Arthas hubiera contraído la plaga, hubiera preferido morir como un
humano con libre albedrío antes que permitir que el padecimiento lo levantara de la
tumba como un cadáver andante.

Algunos de los aliados del príncipe obedecieron la orden, muchos otros no lo hicieron.
Uther y los paladines bajo su mando estaban asqueados por el pensamiento de matar
inocentes, no tomarían parte en eso. Su desobediencia únicamente empujó a Arthas a
extremos aún más sombríos; dio la espalda a los otros paladines llamando su negación un
acto de traición.

Arthas pidió a Jaina que se uniera a él, pero ella también se rehusó. No podía soportar ver
al príncipe cometiendo tal atrocidad. Se marchó junto con Uther y los paladines.

Arthas y sus incondicionales recorrieron la ciudad y comenzó la matanza. El fuego envolvió


la ciudad y una tormenta de ceniza y brasas cubrió las calles. Los gritos cortaban el aire
como dagas. La sangre de los inocentes corría por el empedrado.

En medio de la matanza, Arthas encontró a Mal’Ganis. El señor del terror estaba ansioso
por destruir al humano, pero ese no era su propósito. Lanzó un reto al príncipe: ir a

59

IMAGEN ANTERIOR: PRÍNCIPE ARTHAS MENETHIL EN STRATHOLME


Rasganorte y enfrentarlo en una batalla real. Entonces Mal’Ganis se cubrió de magia y
desapareció de la ciudad.

Arthas no perdió tiempo y lo siguió, creía que, si podía vencer al señor del terror, podría
acabar con La Plaga y detener la epidemia de no-muertos para siempre. Mientras el fuego
aun consumía las ruinas de Stratholme, reunió a sus seguidores y marcharon hacia el
helado continente de Rasganorte.

Días más tarde, Jaina y Uther volvieron a Stratholme. Gran parte de la ciudad fue
destruida hasta sus cimientos. Los cuerpos plagaban las calles. Era aún peor de lo que
esperaban.

Mientras observaba las ruinas, Jaina se maldijo por no hacer algo para prevenir la
matanza. Pudo haber utilizado su magia para retener a Arthas, mas no lo hizo. Su falta de
acción había permitido que el príncipe cometiera un acto que lo perseguiría por el resto
de sus días. Y Jaina cargaría con esa culpa durante años.

Jaina Proudmoore y Uther el Iluminado siguieron caminos distintos. El paladín viajó a la


capital de Lordaeron para informar al Rey Terenas Menethil II de los actos de su hijo.
Mientras tanto, Jaina se fue a Dalaran para reportar a Antonidas acerca de la plaga.

Ni Jaina ni Uther sabía que la próxima vez que vieran a Arthas Menethil, el príncipe que
habían conocido y querido habría desaparecido para siempre.

LA HOJA MALDITA
La Matanza de Stratholme fue el punto sin retorno para el Príncipe Arthas Menethil. Su
corazón se había oscurecido y su cordura se desgajaba. Casi estaba listo para convertirse
en el sirviente más grande del Rey Lich. Casi.

Primero, Arthas necesitaba encontrar la hojarruna maldita Frostmourne. La Plaga no podía


simplemente llevarlo a ella pues eso levantaría sospechas en el príncipe.

El Rey Lich volvió su atención a los enanos exploradores que caminaban a través de
Rasganorte. Guiados por el gran guerrero Muradin Bronzebeard, habían llegado de la
ciudad montañosa de Forjaz en busca de artefactos antiguos. Durante la juventud de
Arthas, Muradin había servido como embajador en Lordaeron y había entrenado al
humano en combate. Sería el mensajero perfecto para informar a Arthas acerca de
Frostmourne.

60
Con la guía del Rey Lich, Mal’Ganis y los otros señores del terror manipularon a los
enanos. Los demonios plantaron pistas en secreto acerca de Frostmourne y su paradero
en el campamento de los exploradores, incluyendo mapas e historias antiguas que
hablaban de la legendaria hojarruna. Ninguno de los enanos podía recordar de dónde
venía esa información, asumieron que no la habían notado antes. La hojarruna intrigaba a
Muradin y los enanos se disponían a encontrarla.

Mientras tanto, Arthas y sus soldados tocaron tierra en una región de Rasganorte llamada
el Fiordo Aquilonal. Las condiciones invernales eran duras, y la Plaga estaba siendo
misteriosamente evasiva, un cambio drástico de sus tácticas agresivas en Lordaeron.

El Rey Lich utilizó a la Plaga para atacar a Muradin Bronzebeard y guiarlo hacia Arthas.
Cuando los caminos del enano y el príncipe al fin se cruzaron, parecía una casualidad, una
muy fortuita. Muradin le dijo a Arthas acerca de lo que hacía en Rasganorte y de su más
reciente misión para encontrar a Frosmourne. La historia de la hoja interesó al príncipe
pues podría servirle en su lucha contra Mal’Ganis.

Las esperanzas de Arthas crecieron, solamente para ser destrozadas por las noticias
provenientes de Lordaeron. Un emisario real había seguido al príncipe y le dio las órdenes
del Rey Terenas: Arthas y sus soldados debían regresar a Lordaeron de inmediato. Por más
que los seguidores del príncipe deseaban quedarse a su lado, desobedecer las órdenes del
rey equivaldría a la traición.

Arthas sabía que, si volvía ahora, tal vez no tendría otra oportunidad de encontrar a
Mal’Ganis; solamente vio una opción. En secreto, quemó sus barcos. Cada uno de ellos.
Ninguno de sus soldados sabía que había sido obra de su príncipe. No tuvieron otra opción
que quedarse en Rasganorte, al menos hasta que pudieran construir más embarcaciones.

Con las fuerzas del príncipe atrapadas, Mal’Ganis y la Plaga atacaron en masa. Los no-
muertos llegaron en cantidades que Arthas no había visto antes y amenazaban con
sobrepasar a sus soldados. Su única esperanza era buscar otro poder.

FROSTMOURNE
Mientras las fuerzas del príncipe mantenían la Plaga a raya, Arthas y Muradin rastrearon la
hojarruna hasta una pequeña caverna. Ahí, suspendida dentro de un bloque brillante de
hielo, se hallaba la espada. La hoja no solamente irradiaba poder, sino también algo

61
inquietante y sobrenatural. Muradin instó a Arthas a no tocar a Frostmourne, pero era
algo que el príncipe no podía hacer. Había llegado muy lejos para marcharse ahora.

El Rey Lich sintió la determinación de Arthas. La energía escapó de Frostmourne,


destrozando su helada prisión con una violenta explosión. Pedazos afilados fueron
lanzados por toda la caverna, uno de los cuales empaló a Muradin, hiriéndolo de
gravedad.

Arthas se apresuró a sanar a su amigo. A pesar de que la Luz Sagrada había estado
inconstante e inestable en Páramos del Este, respondió al llamado del príncipe. La
centelleante energía atravesó a Arthas y brilló intensamente en sus dedos. Todo lo que
debía hacer era aceptarla.

Pero no lo hizo. Sus pensamientos se volvieron hacia Frostmourne y su promesa de


salvación. La hoja contenía poder verdadero. Esa era la llave para derrotar a Mal’Ganis, no
la Luz. Después de todo, ¿en qué le había ayudado ese poder sagrado en Páramos del
Este? No había detenido a los no-muertos. No había salvado a ninguno de esos inocentes
a los que Arthas había visto morir.

En ese momento, Arthas Menethil dio la espalda a la Luz para siempre y se hizo con
Frostmourne. Su terrible poder lo consumió. Sus venas se volvieron hielo. Devoró su alma.

A través de Frostmourne, el Rey Lich ahora podía hablar directo a la mente de Arthas y
guiar sus acciones. Todavía no esclavizaba al príncipe. Por el momento, permitió a Arthas
creer que estaba en control de su propio destino.

Arthas tenía que hacer una última cosa antes de tomar su lugar en la Plaga.

62
……………………………………………………………………………………………………………………………………

EL DESTINO DE MURADIN
A pesar de lo que Arthas Menethil creía, el fragmento de hielo que había golpeado a
Muradin Bronzebeard no lo mató. Solamente lo había dejado inconsciente.

Después de que Arthas dejara la caverna, Muradin despertó. Sus heridas eran graves, y no
recordaba quien era o por qué había ido a Rasganorte. Muradin vagó por los residuos
nevados al borde de un colapso. Habría muerto de no ser por la intervención de los
Natoescarcha, una facción de enanos que llamaban hogar a Rasganorte.

Los Natoescarcha descubrieron al enano herido y lo cuidaron hasta que se recuperó.


Tendrían que pasar muchos años antes de que Muradin recuperara su memoria y volviera
a Forjaz.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

EL CAMPEÓN DE LOS
CONDENADOS
Arthas Menethil volvió a su campamento justo cuando la Plaga comenzaba a acorralar a
sus fuerzas. La voz del Rey Lich murmuró a través de Frostmourne, animando al príncipe a
alimentar su hoja. Y vaya que lo hizo. Arthas se abrió paso entre los no-muertos con la
furia de una tormenta invernal.

Los humanos se regocijaron al ver a su príncipe y su nuevo poder. Ninguno sabía el precio
tan alto que tuvo que pagar.

Arthas no permitió que sus tropas descansaran. El Rey Lich le informó que Mal’Ganis se
encontraba entre los no-muertos. El príncipe creía que si podía encontrar al señor del
terror —si pudiera matarlo— entonces salvaría Lordaeron. Arthas reunió a sus soldados y
lanzó un contraataque. Las bajas aumentaron entre los humanos, pero el príncipe ignoró
las pérdidas. Siguió adelante hasta que halló a Mal’Ganis.

El Rey Lich no ordenó a Arthas descansar. Éste era el primer paso de la entidad hacia la
libertad, una oportunidad para eliminar a uno de los más grandes manipuladores de la

63
Legión. El Rey Lich emitió una única orden a través de Frostmourne. Arthas hundió la hoja
en el señor del terror, venciendo a su enemigo.

Lo que quedaba de la Plaga se dispersó por la tundra. Los sobrevivientes humanos


celebraron la victoria, pero Arthas no se les unió. Deambuló en soledad por la gélida
espesura de Rasganorte, en donde el Rey Lich lo despojó de sus últimos vestigios de
humanidad. El conocimiento oscuro recorrió la mente del príncipe y aprendió a manejar
los poderes nigromantes igual que hizo su nuevo amo.

Días después, Arthas volvió al campamento. Su piel se había vuelto pálida como la muerte
y su cabello se tornó blanco como los huesos. El príncipe de Lordaeron se había ido; en su
lugar se hallaba algo más. La primera de las nuevas creaciones no-muertas del Rey Lich:
caballeros de la muerte.

Arthas Menethil asesinó a sus seguidores y la Frostmourne se alimentó de sus almas.


Algunos revivieron como meros sirvientes de la Plaga como aquellos que infestaban los
Páramos del Este. Otros tuvieron un destino diferente: Arthas los convirtió en temibles
caballeros de la muerte como él.

El príncipe no se quedó en Rasganorte. Reunió al resto de la Plaga y se preparó para volver


a Lordaeron.

Era tiempo de volver a casa.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

LOS CABALLEROS DE LA MUERTE


Los caballeros de la muerte del Rey Lich compartían el mismo nombre que los infames
soldados no-muertos que habían servido a la Horda en la Segunda Guerra. Tenían mucho
en común, por ejemplo, el dominio sobre la magia nigromántica. Aun así, sus orígenes
eran muy distintos. Gul’dan había forjado a la primera generación de caballeros de la
muerte al fusionar los espíritus de brujos orcos caídos con los cadáveres en
descomposición de caballeros humanos.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

64
……………………………………………………………………………………………………………………………………

EL DESTINO DE MAL’GANIS
La muerte de Mal’Ganis enfureció a los otros señores del terror, pero no castigaron al Rey
Lich. La entidad convenció a los demonios de que su muerte había sido un desafortunado
accidente. Arthas Menethil aún no estaba bajo su control absoluto. Ahora lo estaba, y el
Rey Lich prometió que los caballeros de la muerte no volverían a levantar la mano en
contra de los señores del terror.

En lo que respectaba a Arthas y al Rey Lich, Mal’Ganis había muerto. Sin embargo, ese no
era el caso. Cuando los señores de la muerte forjaron Frostmourne, se habían protegido de
su poder. La hoja no había devorado el alma de Mal’Ganis; simplemente la había enviado
de vuelta al Vacío Abisal. Con el tiempo, el señor del terror renacería en un nuevo cuerpo.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

LOS LANZA NEGRA


Lejos de Rasganorte, Thrall y la nueva Horda buscaban una forma de cruzar el Mare
Magnum. Los orcos habían utilizado barcos en la Segunda Guerra, pero hacía mucho que
su flota se había desvanecido bajo las olas. Construir nuevos navíos requeriría tiempo y
recursos con los que la Horda no contaba. Su única opción era robarlos.

Costa Sur fue el objetivo perfecto. Su puerto albergaba un gran número de galeones y no
estaba bien defendida. Bajo el manto de la noche, la Horda entró al pueblo, pero no
masacraron a sus habitantes. Masacres sin sentido era la forma de la vieja Horda. Con
muy poca sangre derramada, la Horda se hizo con los barcos de la Alianza y partió.

Rumores del robo llegaron a oídos del Gran Almirante Daelin Proudmoore, comandante
de la flota de la Alianza. Juró cazar a los orcos, y no tenía intenciones de capturarlos vivos.

Daelin Proudmoore y su flota eran amos del mar abierto. Rápidamente localizaron a Thrall
y estaban a punto de destruir los barcos de la Horda, pero el destino tenía otros planes.
Una tormenta monstruosa bulló por el cielo y los mares se revolvieron furiosos. La
tempestad golpeó los navíos de la Horda y la Alianza, lanzó los buques como si no fueran
más que juguetes.

65
Thrall y su pueblo se refugiaron en una cadena de islas cercana. Las nubes se dispersaron
eventualmente y los mares se calmaron. La flota de la Alianza no se encontraba por
ningún lado, pero eso no fue suficiente para tranquilizar la ansiedad de Thrall. Una parte
importante de su flota había desaparecido en la tormenta, incluyendo a Grommash
Hellscream y el clan de los Grito de Guerra, su paradero era incierto. Su preocupación
inmediata era la condición de los barcos en posesión del jefe de guerra. La tormenta había
dañado los buques y los orcos necesitarían repararlos antes de continuar al este.

Los días venideros no fueron fáciles para Thrall y los suyos. Se encontraron luchando
contra enemigos nuevos y viejos. La tormenta había arrojado parte de la flota de Daelin
Proudmoore a las islas y los humanos se distribuyeron por toda la costa. Y sobre todo, las
cavernas bajos las islas eran el hogar de una hechicera naga de nombre Zar’jira. La
aborrecible criatura serpentina comandaba un ejército de seres pisciformes llamados
murlocs.

No obstante, Thrall no se enfrentó solo a esos peligros. Había forjado una alianza
inesperada con otra raza que llamaba hogar a esas islas: los trols Lanza Negra.

Los Lanza Negra habían sido parte del fragmentado imperio Gurubashi en el Valle de
Tuercespina. Durante siglos la cercanía constante a la hambruna y las guerras habían
plagado a los trols. Los Lanza Negra no eran salvajes ni despiadados como las otras tribus,
lo cual los volvió presas fáciles. Habían sufrido una crueldad inmensa a manos de los
Gurubashi antes de abandonar por fin Tuercespina. Los Lanza Negra navegaron al oeste y
se instalaron en una remota cadena de islas.

Thrall se sintió inmediatamente identificado con los Lanza Negra y su anciano y sabio
cabecilla, Sen’jin. Él vio la bondad en su corazón además de diversas similitudes entre su
pueblo y los trols. Ambos habían sufrido opresión y ambos necesitaban ayuda para
sobrevivir en un mundo que parecía determinado a erradicarlos.

La Horda y los Lanza Negra lucharon codo a codo en dos frentes: uno contra los humanos
y el otros contra Zar’jira y sus escamosos seguidores. Thrall y sus aliados prevalecieron,
pero no sin pagarlo caro. Se derramó sangre en todos los bandos, y entre los caídos estaba
Sen’jin.

En honor al cabecilla caído, Thrall invitó a los Lanza Negra a unirse a la Horda. Los trols
aceptaron, viendo poco futuro en su hogar destrozado por la guerra.

Después de reparar sus buques, los orcos continuaron su camino por el Mare Magnum.
Muchos trols Lanza Negra se les unieron, pero otros se quedaron atrás por el momento. El
liderazgo de la tribu recayó en el hijo de Sen’jin, un joven cazador de las sombras llamado
Vol’jin. Él reunió lo que quedaba de su pueblo además de tantos recursos como pudo.
Después se marchó al oeste tras la Horda con la esperanza de que él y su tribu pudieran
encontrar paz en las lejanas tierras de Kalimdor.

66
EL HEREDERO AL
TRONO
Mientras Thrall y su Horda navegaban por el Mare Magnum, los no-muertos
misteriosamente se retiraron de los Páramos del Este y desaparecieron de la vista. Los
ciudadanos no sabían la causa, pero tenían teorías. La gran mayoría de los humanos creían
que su amado príncipe había tenido éxito en su misión de destruir a la Plaga en
Rasganorte.

La realidad era que el Rey Lich había ordenado la retirada de la Plaga en preparación para
la bienvenida de Arthas. Si la gente creía que su príncipe había derrotado a los no-
muertos, lo recibirían en la capital de Lordaeron como un héroe. Para cuando alguien
sospechara que algo estaba mal con Arthas, sería demasiado tarde.

Arthas Menethil llegó pronto a su ciudad natal con un ejército tras él. Había traído a más
que sólo sus no-muertos y caballeros de la muerte en el viaje a Lordaeron. Sus fuerzas
incluían todo tipo de monstruosidades de la Plaga: nigromantes humanos, gigantescas
abominaciones, bestias no-muertas de aspecto arácnido, gárgolas aladas e incluso vermis
de la escarcha resucitados e imbuidos con magia de hielo.

El príncipe ordenó a su ejército quedarse escondido por el momento, únicamente un


puñado de caballeros de la muerte lo acompañaron en su marcha a la capital. Para
esconder su pálida piel y aspecto demacrado, se cubrieron con largas capas
encapuchadas.

Los rumores de la llegada de Arthas se esparcieron por todo Lordaeron. Su presencia


parecía confirmar lo que mucha gente había esperado: el príncipe los había salvado de la
Plaga.

Cientos de ciudadanos se reunieron en la capital para recibir a Arthas. Las campanas


sonaron a su llegada y la multitud lo vitoreaba con pétalos de rosa. Pero Arthas ignoró a
las masas, en un inquietante silencio marchó a la sala del trono en donde su padre lo
esperaba ansioso.

Al pie del trono, Arthas y su padre se reunieron, pero no hubo abrazos. Tampoco lágrimas
de alegría. El hambre de Frostmourne se avivó y Arthas la satisfizo con el alma de Terenas
Menethil.

Antes de que la ciudad supiera que el rey había muerto, Arthas y sus caballeros de la
muerte se desbocaron entre las calles. Tantas personas de buena voluntad habían ido a la

67
capital que la abarrotada ciudad rápidamente llevó al caos y la confusión. Los ciudadanos
no tenían oportunidad contra Arthas y sus sirvientes. Simultáneamente, la Plaga emergió
de su escondite por todo Lordaeron y lanzó ataques contra los vivos.

La Tercera Guerra acababa de empezar.

Las otras naciones de la Alianza apenas podían creer las noticias que llegaban de
Lordaeron. Ninguno de ellos jamás se habría imaginado que ocurriría algo que parecía
sacado de una pesadilla. La gran mayoría no estaban preparados para lidiar con ello, pero
eso no los detuvo. Magis de Dalaran, enanos de Forjaz y Pico Nidal, gnomos de
Gnomeregan y soldados humanos de diversos reinos vecinos coincidieron en Lordaeron
para derrotar a la Plaga. Incluso Quel’Thalas, que había cortado sus lazos con la Alianza,
envió a sacerdotes elfos para ayudar a vencer a los no-muertos.

Pero nada podía hacerle frente a la Plaga. Los no-muertos eran más que solamente un
ejército de zombis. Bajo las órdenes del Rey Lich, cada criatura tenía un propósito. Los
nigromantes empoderaban a sus aliados con magia oscura y revivían los cadáveres de los
enemigos caídos. Las abominaciones pisoteaban a los soldados de la Alianza como armas
de asedio andantes. Los malignos de cripta cavaban y emboscaban a sus enemigos. Las
gárgolas y los vermis de hielo abordaban a los jinetes de grifos y otros apoyos aéreos.

Hasta el momento, Arthas y sus caballeros de la muerte eran las armas más efectivas de la
Plaga. Eran hábiles en combate físico además de en nigromancia. Un caballero de la
muerte podía volver la batalla a su favor y por sí solo acabar con incontables soldados de
la Alianza.

Y eso fue exactamente lo que Arthas hizo. Lordaeron era su hogar y conocía el terreno.
Sus años de entrenamiento marcial y de paladín le habían dado una idea de las tácticas de
la Alianza.

Con el tiempo, usaría su conocimiento para conquistar el reino. Pequeños montones de


resistencia de la Alianza se mantuvieron, pero no eran más que rebeldes obstinados.

Lordaeron le pertenecía a la Plaga.

68
LA INVASIÓN DE
GNOMEREGAN
Aunque todas las razas de la Alianza habían enviado soldados para socorrer a Lordaeron,
uno estaba muy ausente de la batalla: los gnomos.

Los gnomos eran gente increíblemente inteligente, reconocidos por sus habilidades en la
ciencia y la ingeniería. Ellos proporcionaron sus armas más avanzadas y sus máquinas de
guerra a la Alianza.

Cuando la Tercera Guerra se llevaba a cabo, los gnomos enviaron estos armamentos a
Lordaeron, pero ofrecieron muy poco en lo que respectaba a soldados. Esto resultó ser
todo un misterio para las otras naciones de la Alianza. Algunos miembros de la facción
incluso cuestionaron la lealtad de los gnomos.

Lo que el resto de la Alianza no sabía era que Gnomeregan estaba bajo asedio, no por la
Plaga, sino por unas criaturas brutas llamadas troggs.

Los troggs habían resultado ser una amenaza recientemente. Durante miles de años,
habían dormido en las oscuras profundidades de una fortaleza conocida como Uldaman.
Se habrían mantenido durmiendo para siempre de no ser por un encuentro con enanos de
Forjaz.

Los enanos habían profundizado en Uldaman para reunir artefactos y conocimientos y, sin
darse cuenta, despertaron a los monstruos que dormían en su barriga. Los troggs
masacraron con alegría a los exploradores. Los sobrevivientes batallaron para salir de
Uldaman en terror y volvieron a Forjaz. Los enanos estaban aliviados al saber que los
troggs no los habían seguido. Su observación era parcialmente correcta.

Los troggs no los estaban cazando en la superficie; los cazaban desde abajo.

La mayoría de los troggs aborrecían viajar en la superficie y estaban acostumbrados a


utilizar sus filosas garras para cavar y hacer túneles. Mientras acercaban a su presa a
Forjaz, ruidos extraños captaron su atención. Algo poco natural. Algo artificial.

Lo que los troggs escucharon fueron las grandes fábricas en el corazón de Gnomeregan, la
gloriosa capital de los gnomos. El traqueteo de los engranajes y el golpeteo de las
máquinas era irresistible para las criaturas. Los troggs cavaron hacia la ciudad y su
desprevenida población. Cuando finalmente atravesaron los niveles más bajos de
Gnomeregan, no encontraron resistencia.

69
Físicamente los gnomos no eran rivales para los mucho más grandes y fuertes troggs. Sin
embargo, mentalmente eran muy superiores. El brillante líder de los gnomos, el Manitas
Mayor Gelbin Mekkatorque, atajó la invasión de los trogg como si lo hubiera hecho con
cualquier otro problema. Él no permitió que el miedo o la ira lo dominara. Se mantuvo
tranquilo, confiando en el ingenio y la sabiduría técnica de su pueblo para encontrarle una
solución.

Mekkatorque estacionó soldados y máquinas de guerra en cuellos de botella para


mantener a los invasores a raya. Pero los troggs no podían ser repelidos tan fácilmente.
Una y otra vez, cavaron a través de la tierra y esquivaron sus defensas.

Incluso con la tecnología de los gnomos, su ejército simplemente no era lo


suficientemente gran para luchar contra los invasores. Mekkatorque consideró
brevemente en pedir ayuda a la Alianza, pero abandonó la idea. Proteger a Lordaeron de
la Plaga era primordial y no quería desviar recursos de ese frente. De hecho, consideró
que la campaña del norte tan importante que mantuvo las noticias de la invasión en
secreto.

Pasarían años antes de que el mundo se enterara de lo que había sucedido en


Gnomeregan y de los sacrificios que los gnomos hicieron en el nombre de la Alianza.

EL OJO DE LA
TORMENTA
Lordaeron había caído. La Alianza estaba paralizada.

Ahora la Legión ardiente podría reunir sus fuerzas en los Reinos del Este con poca
resistencia. Desde ahí, los demonios cruzarían el Mare Magnum para asediar el segundo
Pozo de la Eternidad. Aunque Kil’jaeden había construido los cimientos para esta invasión,
no la lideraría. Ese honor recaía en Archimonde el Profanador.

Mientras Kil’jaeden era un maestro manipulando enemigos desde las sombras,


Archimonde tenía experiencia en batalla y como estratega. Él escogió personalmente a los
miembros de su tropa de asalto, llenándola con soldados demoniacos que habían
combatido anteriormente en Azeroth. Entre los que se unieron a él fue Mannoroth, el
Señor del Foso cuya sangre fue utilizada para esclavizar a los orcos a la Legión.

70
Debido a las circunstancias, Archimonde contaba con un contingente reducido.
Simplemente no había forma de crear un portal lo suficientemente poderoso para llevar
toda la fuerza de la Legión a Azeroth, no hasta que Archimonde hubiera conquistado el
segundo Pozo de la Eternidad. Pero incluso solamente transportarlo al mundo no era fácil
en absoluto, uno de los sirvientes de la Legión tendría que abrir un portal desde Azeroth.

Cuando el Rey Lich supo de este predicamento, propuso una solución a los señores del
terror. Tenía conocimiento de un artefacto llamado el Libro de Medivh, que ahora se
encontraba bajo llave en Dalaran.

Muchos años atrás, Medivh imbuyó el libro con algo de su inmenso poder de Guardián.
También había guardado detalles de los hechizos que utilizó para crear el Portal Oscuro, la
entrada que conectaba Draenor a Azeroth. Las energías que guardaba ese libro, junto con
las instrucciones para crear portales, serían suficientes para llevar a Archimonde y su
vanguardia a Azeroth.

Recuperar y usar el libro no sería fácil. El Rey Lich sabía que Kel’Thuzad era la clave para su
éxito. No solamente era un mago dotado, sino que había sido uno de los gobernantes de
Dalaran. Si la Plaga resucitaba a Kel’Thuzad, sería capaz de traspasar las defensas de la
ciudad y hallar el Libro de Medivh.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

EL LIBRO DE MEDIVH Y LA CALAVERA DE


GUL’DAN
Al final de la Segunda Guerra, el Archimago Khadgar y sus magi destruyeron el Portal
Oscuro en Draenor. Conforme la entrada se colapsaba bajo el peso de sus hechizos,
Khadgar envió un aliado a tomar dos poderosos artefactos a través del portal a Dalaran,
en donde creía que estaría a salvo en las manos del Kirin Tor. Una de estas reliquias era el
Libro de Medivh y el otro era la Calavera de Gul’dan. El mensajero apenas tuvo éxito,
escapando a través de la entrada justo cuando ésta se cerraba y cortaba el camino entre
Azeroth y Draenor.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

Kil’jaeden y los señores del terror estaba satisfechos con el plan del Rey Lich. Los
demonios nunca sospecharon de los verdaderos motivos del leal esclavo. Las afirmaciones
del Rey Lich acerca de Kel’Thuzad eran verdad, pero recuperar el Libro de Medivh no era
la razón principal por la que quería revivir al humano. El nigromante era uno de los pocos
esclavos en los que podría confiar cuando decidiera rebelarse contra la Legión.

71
EL CAMINO DE LOS
CONDENADOS
Recuperar los restos de Kel’Thuzad recayó en su asesino: Arthas Menethil. El caballero de
la muerte no tenía reservas para ayudar a su antiguo enemigo, su única preocupación era
servir la voluntad del Rey Lich, y eso fue lo que hizo. Movilizó una tropa de no-muertos y
marchó hacia Andorhal, el lugar donde Kel’Thuzad pereció.

Un velo de descomposición se había adueñada de la ciudad y las regiones aledañas. Las


energías de la plaga ahogaron la tierra con una niebla tóxica que ocultó el sol. Las plantas
se marchitaron, el ganado y los animales salvajes habían muerto. El una vez fértil granero
de los Páramos del Este ya no existía, se había convertido en una conejera de no-muertos
conocida como las Tierras de la Peste.

A pesar de las horribles condiciones, Andorhal era uno de los pocos lugares en Lordaeron
que seguían bajo el control de la Alianza. Uther el Iluminado y gran parte de los paladines
sobrevivientes se habían reunido en la ciudad. La utilizaban como cuartel general desde
donde lanzar ataques en contra de la Plaga.

Arthas veía a los paladines como presa fácil y la mayoría lo era. Él entró a Andorhal y
eliminó a los guerreros sagrados, los hombres y las mujeres junto a quienes había
entrenado y combatido.

Uther no cayó fácilmente, se mantuvo firme contra Arthas e hizo lo que nadie más pudo:
fue mejor en combate que el caballero de la muerte y envió al guerrero impío al suelo. La
victoria estaba al alcance de Uther, un golpe de su martillo imbuido en la Luz… eso era
todo lo que se necesitaba para vencer a Arthas.

Pero el golpe nunca llegó. A pesar de que Uther era poderoso, no era tan ágil como
Arthas. El príncipe se recuperó y golpeó al paladín una y otra vez. Arthas no dio tregua a
su enemigo. El aprendiz que alguna vez entrenó bajo la tutela de Uther, quien una vez fue
como un hijo para él, finalmente hundió a Frostmourne en el corazón del gran paladín.

Arthas no sintió nada al ver a su antiguo mentor morir. Uther solamente era un eco de
otra vida; un fantasma de un pasado turbio y olvidado.

La muerte de Uther anunció el final de la resistencia en Andorhal. La ciudad cayó bajo el


control de la Plaga. Arthas recuperó los restos de Kel’Thuzad y se puso en marcha para la
siguiente parada de su viaje.

72
El Rey Lich había convencido a los señores del terror que podían hacer más solamente
revivir a Kel’Thuzad, podían transformarlo en un lich, un ser espectral imbuido con magia.
Los señores del terror creyeron que esta nueva y poderosa forma ayudaría a Kel’Thuzad a
llevar a la Legión a Azeroth. Lo haría. Pero para el Rey Lich, también haría de su sirviente
un arma formidable.

Concederle a Kel’Thuzad esa nueva forma requeriría una fuente potente de energía
arcana. El Rey Lich y los señores del terror sabían de una en lo profundo del reino de los
elfos nobles, Quel’Thalas.

La cultura de Quel’Thalas giraba alrededor de una fuente de energía arcana llamada la


Fuente del Sol. Empoderaba a los elfos nobles y bañaba su tierra natal con luz eterna. Lo
era todo para ellos, y lucharían hasta el final para protegerla.

Y Arthas lo haría para arrebatársela.

73
74
LA MALDICIÓN DE LOS
HUARGEN
Mientras Arthas Menethil y la Plaga marchaban al norte hacia Quel’Thalas, otros no-
muertos rondaban en Lordaeron. Algunos se arrastraban hasta los límites de las Tierras de
la Peste en el este, mientras que otros iban al sur hacia una región llamada Bosque de
Argénteos.

Los no-muertos en el Bosque de Argénteos progresaron rápidamente hasta la sombra de


la Muralla Greymane. La gigantesca barrera hecha de piedra y madera se extendía a lo
largo de la península que era el hogar del reino humano de Gilneas.

El Rey Genn Greymane no envió a ninguno de sus soldados a luchar contra la Plaga y tomó
la caída de Lordaeron como una confirmación de que había tomado la decisión correcta al
aislar a su reino del mundo. Gracias a la Muralla de Greymane la gente de Gilneas estaba a
salvo.

Las filas de la Plaga eran pequeñas al principio, por lo que Greymane estaba seguro de que
su pueblo podría simplemente esperarlos. Los no-muertos se retirarían una vez se
hubieran dado cuenta que no podían atravesar la muralla. Pero la Plaga nunca claudicó;
no necesitaban comida ni descanso. Más y más no-muertos parecieron a las afueras de
Gilneas y el ejército golpeó la muralla día y noche.

Bajo las órdenes de Greymane, su ejército se desplegó. Las puertas del reino se abrieron
de golpe y una ola de soldados gilneanos fluyó hacia el Bosque de Argénteos.

Desde lo alto de la muralla, Greymane observó cómo se desarrollaba el desastre. La Plaga


aplastó a los gilneanos. Los soldados que perecieron en la batalla se alzaron como no-
muertos y se volvieron contra sus antiguos camaradas. Greymane sabía que era cuestión
de tiempo antes de que la Plaga apabullara por completo a sus tropas. El rey buscó a su
archimago real, Arugal, para encontrar una solución.

Arugal solamente tenía una cosa en mente. Había aprendido acerca de unas criaturas
míticas llamadas huargen, físicamente muy similares a los lobos pero que caminaban en
dos patas como lo haría un humano. Arugal no sabía de los orígenes de los huargen, pero
sí sabía en dónde encontrarlos. Había sentido a esas bestias adormiladas en otra
dimensión, el reino etéreo conocido como el Sueño Esmeralda. Invocar a las criaturas a
Gilneas sería un desafío, pero eso no era lo que le preocupaba a Arugal. De acuerdo con la
leyenda, los huargen eran una raza muy salvaje, conducidos por furia primitiva.

75
Controlarlos sería difícil y peligroso, así que la pregunta no era si podía llevar a los huargen
a Gilneas, sino si debería.

Arugal advirtió a Greymane sobre la naturaleza rebelde de los huargen, pero el rey no
tenía otra opción. Las bestias lupinas parecían ser su única esperanza.

Mientras la batalla se desenvolvía sin cuartel fuera de la muralla, Arugal realizó su


invocación. Abrió una brecha que conectaba el mundo físico y el Sueño Esmeralda,
llevando a los huargen al Bosque de Argénteos. Las bestias lupinas no tardaron en volcar
su furia en la Plaga, atravesando a los no-muertos en una tormenta de garras y colmillos.
Las criaturas eran aún más poderosas de lo que Arugal había esperado.

La Plaga no tardó en retroceder. Los no-muertos huyeron de los huargen y desaparecieron


en el Bosque de Argénteos. Entonces las bestias arremetieron contra los gilneanos para
satisfacer su sed de sangre.

Fue justo como Arugal había temido. La diferencia entre amigo y enemigo no existía entre
los huargen; solamente querían matar.

Los soldados gilneanos sobrevivientes se retiraron hacia la muralla y las puertas se


cerraron. Greymane se sintió aliviado, parecía, al principio, que todo estaba bien. La Plaga
se había ido y los huargen estaban atrapados fuera de la muralla.

Entonces los primeros reportes de huargen dentro de la muralla llegaron a Greymane.

Lo que el rey y Arugal desconocían era que los huargen tenían una maldición. Se había
propagado entre los soldados gilneanos que fueron mordidos por los huargen, gilneanos
que se habían retirado tras la muralla. Con el tiempo, la condición transformó a las
víctimas en bestias lupinas. Estos nuevos huargen deambulaban por todo Gilneas
esparciendo la maldición a más ciudadanos.

En su intento por salvar Gilneas, Greymane había intercambiado a un monstruoso


enemigo por otro.

76
LA CAÍDA DE
LUNARGENTA
Más al norte de Gilneas, Arthas Menethil y la Plaga marcharon hacia las tranquilas tierras
boscosas que bordeaban Quel’Thalas. Para su sorpresa, no hallaron resistencia. Los
bosques estaban extrañamente silenciosos y desiertos, era como si el reino de los elfos
nobles hubiera huido aterrorizado antes de que llegaran los no-muertos, pero nada estaba
más lejos de la realidad.

Los elfos estaban ocupados preparándose para la Plaga. El rey Anasterian Sunstrider
movilizó a su pueblo a la acción, pero dejó la tarea de organizar las defensas y liderar a la
milicia a la General Forestal Sylvanas Windrunner.

Sylvanas provenía de una distinguida familia de elfos nobles. Sus hermanas, Alleria y
Vereesa, se habían ganado alabanzas por su valentía en batalla. Sylvanas no era la
excepción. Igual que sus hermanas, había luchado en las primeras líneas durante la
Segunda Guerra, cuando la Horda orca invadió Quel’Thalas e incineró sus bosques. Incluso
antes de eso, ella se hizo con la reputación de ser una forestal astuta y valiente cuando
luchaba contra los trols del cercano imperio Amani.

Sylvanas ordenó a la gran mayoría de los magi y sacerdotes del reino reunirse en
Lunargenta. Ellos serían la última línea de defensa en caso de que la Plaga llegara a la
capital, pero la general forestal esperaba no llegar a ese punto. Sylvanas llevó a sus
forestales hacia los bosques a las afueras de Lunargenta en donde planeaba montar una
resistencia tan feroz que obligara a los no-muertos a marcharse.

Conocidos como los Errantes, los forestales llevaban armaduras muy livianas y sus tropas
eran altamente móviles. Históricamente ellos servían como la primera línea de defensa
contra cualquier intruso que amenazara Quel’Thalas. Era un trabajo peligroso pero lleno
de gran honor y prestigio.

Mientras Arthas y la Plaga se adentraban en los bosques, Sylvanas y sus forestales


lanzaron sus ataques por todos los flancos. La pelea fue feroz y frenética. Los no-muertos
se movían constantemente hacia Lunargenta, pero Sylvanas los hizo pagar por cada paso
que daban. Era una estratega brillante y su persistencia enfureció a Arthas.

La Plaga superaba en número a los forestales e inevitablemente llegarían a Lunargenta.


Sylvanas sabía que su única esperanza era hacer tiempo para que los defensores de la
capital pudieran prepararse para un asedio. Ordenó a sus forestales hacer un último asalto
a las afueras de la ciudad; Sylvanas se haría cargo de Arthas personalmente.

77
78
Bajo las gloriosas agujas de Lunargenta, el caballero de la muerte y la general forestal se
enfrentaron. Sylvanas era temible, pero estaba fatigada por los días de ardua batalla. Su
fuerza se desvaneció y Arthas encontró una oportunidad.

Frostmourne atravesó a la general forestal y derramó la vida de sus venas.

La muerte no era el final para Sylvanas Windrunner. Arthas castigó a la general forestal
por desafiarlo: arrancó el espíritu de la elfa noble de su cuerpo y lo convirtió en un
banshee espectral. Este acto encadenó a Sylvanas a la voluntad del Rey Lich; no podría
desobedecerlo, aunque quisiera. Fue forzada a tomar parte en el asalto a Quel’Thalas y a
asesinar a su propia gente, la misma que había jurado proteger hasta el final de sus días.

El sacrificio de Sylvanas fue valiente, pero no salvó a Lunargenta. Arthas Menethil y la


Plaga destrozaron las defensas de la capital y se abrieron paso al norte hacia la Isla de
Quel’Danas, sede de la Fuente del Sol.

El Rey Anasterian Sunstrider y los elfos sobrevivientes se reunieron a bordo de su flota y


se retiraron a la isla; proteger la Fuente del Sol era su prioridad. Podrían reconstruir su
capital, pero la fuente de magia arcana era irreemplazable. La Plaga no contaba con navíos
y los elfos creían que a los no-muertos les tomaría tiempo encontrar una forma de cruzar
el mar.

Estaban equivocados.

Arthas no necesitaba una flota. Tenía a Frostmourne. Cuando alcanzó la costa al norte de
Quel’Thalas, sumergió la hojarruna dentro del espumoso mar. El agua alrededor del arma
se congeló y el hielo fue expandiéndose gradualmente por todo el océano hasta que se
formó un puente provisional.

Conforme Arthas y la Plaga se dirigían hacia Quel’Danas, el Rey Anasterian se preparó para
la batalla. Si los elfos tenían una oportunidad de sobrevivir, estaba en él. Anasterian era
anciano, pero era hábil y sabio y, al igual que Arthas, blandía una gran arma: una espada
antigua conocida como Felo’melorn.

El rey se batió en duelo con Arthas en las costas congelas de Quel’Danas. El entrechocar
de las dos hojas retumbó en el cielo igual que un relámpago. Anasterian duró mucho más
tiempo que los demás en contra Arthas, pero no era rival para el caballero de la muerte.
Tampoco lo fue Felo’melorn.

Con un golpe brutal, Arthas Menethil destrozó la hoja de rey. Su siguiente golpe terminó
con la vida de Anasterian.

79

IMAGEN ANTERIOR: VICTORIA DE ARTHAS MENETHIL SOBRE SYLVANAS WINDRUNNER EN QUEL’THALAS


……………………………………………………………………………………………………………………………………

LA TRAICIÓN DE DAR’KHAN
Lunargenta estaba protegida por numerosas barreras mágicas. Dos eran las puertas
élficas ubicadas en puntos estratégicos en el camino principal de la capital. La tercera y
más poderosa barrera llamada Ban’dinoriel. Era un escudo impenetrable que recibía su
poder de la Fuente del Sol. Arthas Menethil y la Plaga jamás habrían pasado esas defensas
de no ser por el magister elfo noble Dar’Khan Drathir.

Dar’Khan era un mago talentoso pero su desbocada ambición lo hizo arrogante y


vengativo. Nunca sintió que había recibido el reconocimiento que merecía. La amargura
llenaba su corazón y ensombrecía sus emociones. Arthas sentía la crisis interna de
Dar’Khan y lo vio como un aliado crítico para la invasión de Quel’Thalas. El caballero de
la muerte murmuró en la mente del elfo y le hizo una oferta: si servía al Rey Lich todo el
poder y el reconocimiento que ansiaba sería suyo.

Dar’Khan no pudo resistirse. Traicionó a su raza entera y ayudó a la Plaga a destruir y


atravesar las barreras mágicas de Quel’Thalas.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

La moral decayó entre los elfos nobles que aún quedaban defendiendo y la Plaga barrió
Quel’Danas. Muy pocos elfos escaparon.

Victorioso, Arthas llegó a la Fuente del Sol y sumergió los restos de Kel’Thuzad en sus
relucientes profundidades. El caballero de la muerte aprovechó la infinita magia de la
fuente y tejió un hechizo que rehízo al nigromante caído en un aterrador lich incorpóreo.
Esta transformación fue un duro golpe para los elfos. Convertir a Kel’Thuzad en un lich
envenenó la Fuente del Sol. La fuente jamás volvería a ser la misma y sus energías
contaminadas permearon gradualmente Quel’Thalas y a los elfos que aun vivían ahí.

Arthas no permaneció en el reino. Su trabajo estaba hecho. Reunió a la Plaga y marchó al


sur hacia Dalaran, dejando solamente muerte y destrucción a su paso. La tierra de
Quel’Thalas en donde él y sus no-muertos se habían parado se descompuso y murió. Ésta
herida en el mundo fue conocida más tarde como la Cicatriz Muerta y permaneció así
durante años.

80
EL VUELO A KALIMDOR
Con la Plaga acercándose a Dalaran, el Archimago Antonidas y el Kirin Tor se prepararon
para la batalla. Evacuaron a gran parte de los civiles, dejando únicamente a una pequeña
tropa de resistencia. Aunque estos defensores eran pocos, eran algunos de los mejores
magi en el mundo. Y no solo eso, el propio Dalaran era un arma. La magia recorría las
calles. Las barreras arcanas cubrían la ciudad. Gran parte de estas protecciones destruirían
a cualquier no-muerto que las tocara.

A pesar de estas preparaciones, una sensación de catástrofe inminente cayó sobre


Dalaran. La Plaga había obligado a Lordaeron a arrodillarse. Habían arrancado el corazón
de Quel’Thalas. Esas dos naciones eran probablemente las más poderosas de todos los
Reinos del Este, tal vez incluso del mundo. Si habían caído tan fácilmente, ¿qué esperanza
tenía Dalaran?

Esa pregunta atormentaba a Antonidas. Sus pensamientos volvieron a la figura


encapuchada que lo había instado a huir de los Reinos del Este. Antonidas ahora se daba
cuenta de ese extraño no era ningún loco; había tenido razón desde el principio.

Era muy tarde para que Antonidas fuera al oeste. Como líder del Kirin Tor no podía
abandonar Dalaran, debía proteger la ciudad y sus bóvedas arcanas. No obstante, había
alguien que podía llevar a cabo el consejo del extraño y salvar vidas inocentes: Jaina
Proudmoore.

En un principio, la hechicera dudaba si debía irse, quería quedarse junto a Antonidas y


defender Dalaran. También quería ver en qué se había convertido Arthas. Jaina sentía al
caballero de la muerte entre la Plaga que se acercaba. Ella todavía luchaba con la culpa de
haberlo abandonado en Stratholme y se preguntaba si existía alguna manera de salvarlo.

Después de mucho debatirlo, Jaina cedió. Entendió, igual que Antonidas, que la ciudad no
podría aguantar en contra de la Plaga. Si el archimago y ella morían, ¿quién prestaría
atención a la advertencia del extraño?

El maestro y la aprendiz se separaron. Aunque ninguno lo dijo, ambos sabían que era la
última vez que se verían.

Durante los siguientes días, Jaina trabajó incansablemente para movilizar a tantos
refugiados como fuera posible. No todos accedieron a ir con ella, pero muchos lo hicieron.
Cuando finalmente partió hacia Kalimdor, su contingente incluía miembros de casi todas
las razas de la Alianza. Algunos eran sobrevivientes de Lordaeron y Quel’Thalas. Otros
eran enanos y gnomos de la milicia de la Alianza. Y otros más eran humanos de
Stromgarde, Kul Tiras y otras naciones de la región.

81
Aunque venían de diferentes lugares, siguieron a Jaina Proudmoore por alguna razón. Ella
representaba algo que casi se había extinguido en los Reinos del Este.

Ella representaba esperanza.

BAJO EL CIELO
ARDIENTE
Camino a Dalaran, Kel’Thuzad confió en Arthas Menethil y le reveló un poco del plan del
Rey Lich para rebelarse contra la Legión. Él le dijo al caballero de la muerte que no se
podía confiar en los demonios pues veían a la Plaga como armas desechables, algo de lo
que podían deshacerse una vez que Azeroth estuviera en las manos de la Legión.
Kel’Thuzad no le dijo a Arthas cuándo o cómo podría llevarse a acabo la rebelión contra
los demonios, pero le advirtió que debía estar preparado.

Y Arthas lo estaría. Incluso antes de la revelación de Kel’Thuzad, no confiaba en los


señores del terror. Los demonios siempre lo seguían y lo observaban, algo que él encontró
insoportable y estaba ansioso por matarlos igual que hizo con Mal’Ganis. Sin embargo, los
señores del terror tendrían que esperar. Por el momento, Arthas haría su parte para
recuperar el Libro de Medivh de Dalaran y ayudar a traer a Archimonde al mundo.

En Dalaran, Arthas y la Plaga encontraron una resistencia tan formidable como la de


Lordaeron o Dalaran, tal vez incluso más. Los magi de la ciudad golpearon a los no-
muertos con oleada tras oleada de energía arcana, desatando el caos en los invasores.
Pero ese ataque frontal no era más que una distracción. Mientras los defensores
centraban su atención en el ejército principal de no-muertos, Arthas guio a Kel’Thuzad y a
una pequeña tropa de la Plaga dentro de la ciudad. El señor del terror Tichondrius
acompañó a los infiltrados, ansioso por vigilar a Arthas y asegurarse de que hiciera lo que
se le ordenó.

Con el conocimiento de Kel’Thuzad, Arthas superó las defensas internas de Dalaran. Tomó
un atajo hacia la bóveda que contenía el Libro de Medivh, únicamente para encontrarse
con Antonidas.

Igual que muchas otras almas valientes antes de él, falló; Frostmourne reclamó un alma
más. Esta vez, era uno de los magi más sabios y dotados del mundo.

82
Arthas había esperado encontrarse con Jaina Proudmoore junto a Antonidas, y se
sorprendió al descubrir que no estaba. De hecho, no parecía estar en Dalaran en lo
absoluto. Ese pensamiento hizo que una emoción extraña recorriera a Arthas, algunos
fragmentos persistentes de su vida pasada; estaba aliviado por la ausencia de Jaina. El
sentimiento se desvaneció tan rápido como llegó.

Kel’Thuzad destrozó la bóveda encantada que guardaba el Libro de Medivh y recuperó el


artefacto. Muchas otras reliquias se encontraban junto al tomo, uno de los cuales era la
Calavera de Gul’dan. Tichondrius se sintió atraído al objeto y a su aura de energía vil,
hurtándolo antes de marcharse de la ciudad.

Arthas ordenó a la Plaga retirarse de Dalaran; tenía lo que necesitaba. Archimonde y sus
demonios estaban esperando.

Conforme Kel’Thuzad se preparaba para abrir el camino para la Legión, se maravilló por el
libro de hechizos de Medivh. El lich no había visto ese tomo antes, era uno de los objetos
más celosamente guardados de Dalaran y ni siquiera él tenía permiso para tocarlo. Ahora
Kel’Thuzad entendía la razón. El libro contenía una gran cantidad de poder y conocimiento
que Kel’Thuzad aprovechó para conjurar el mayor hechizo de su existencia.

El influjo de poder creó una brecha que enlazó Azeroth y el Vacío Abisal, haciendo que los
demonios fluyeran de sus ardientes fauces. Los primeros en llegar fueron bestiales
sabuesos viles y unos brutales constructos sin mente conocidos como infernales. Después
llegaron demonios aún más grandiosos como Mannoroth y el señor de la fatalidad Kazzak,
un guerrero sanguinario. Al final, llegó la imponente silueta de Archimonde.

Después de más de diez mil años, el señor de los demonios estaba nuevamente en
Azeroth.

Inmediatamente Archimonde desató su ira en Dalaran. De no hacer nada al respecto, los


magi seguirían siendo una espina clavada en el costado de la Legión y Archimonde no
permitiría que tal cosa sucediera. Reunió a las energías latentes que permeaban Dalaran y
desató un hechizo para acabar con la ciudad. Una tras otra, sus resplandecientes agujas se
resquebrajaron hasta volverse escombros.

El señor de los demonios transfirió entonces el control de la Plaga a los señores del terror.
Archimonde ya no veía necesidad del Rey Lich, la entidad había servido su propósito
creando un ejército de no-muertos leales a la Legión. Archimonde ahora desconfiaba más
en el Rey Lich todavía más de lo que Kil’jaeden había hecho.

Archimonde ordenó a sus tropas reunirse en el corazón de Lordaeron y aplastar a los


remanentes de la Alianza. Esto aseguraría que ningún enemigo seguiría a la Legión cuando
los demonios invadieran Kalimdor. No obstante, no todos los seguidores de Archimonde
tomaron parte en la pacificación de Lordaeron. El señor de los demonios envió a

83
Mannoroth y a Tichondrius a Kalimdor para que pudieran limpiar el camino para la llegada
de la Legión.

LA LARGA MARCHA
Medivh sintió a la Legión Ardiente en Azeroth y supo que los demonios pronto
comenzarían su asalto en Kalimdor. Afortunadamente, los remanentes de la Alianza y de
la Horda casi habían llegado al continente. Aunque Thrall y su pueblo se habían marchado
primero, Jaina Proudmoore y sus seguidores los alcanzaron. La Alianza había disfrutado de
mareas calmadas y navíos completos; ellos no tuvieron que resistir la terrible tormenta
que golpeó la flota de la Horda y los había hecho perder el rumbo.

A pesar de que Medivh tuvo éxito al llevar a la Horda y la Alianza a Kalimdor, sabía que los
esperaba un reto aún mayor. Las facciones necesitaban unirse, pero no podía
simplemente pedírselos. Todavía persistía la enemistad entre ellos. Él tendría que llevarlos
sutilmente a un encuentro cara a cara. Sólo entonces podría presentarse y convencerlos
de hacer a un lado sus diferencias por el bien de Azeroth.

Medivh escogió reunirse con Thrall y a Jaina en un lugar específico en Kalimdor: la Cima
del Espolón. La montaña, ubicada al sur del Árbol del Mundo Nordrassil, era considerada
sagrada por las culturas locales. La cima resplandecía con una magia que le confería una
cierta significancia y dignidad.

La única interrogante era si Thrall y Jaina Proudmoore sobrevivirían el viaje a la cima.


Llegaron a Kalimdor en tiempos y lugares diferentes, pero ambos encararon dificultades
en su camino al interior desde la costa del este.

El terreno era difícil, el erial escarlata ofrecía poco en cuanto a comida y bebida. La vida
salvaje era igual de difícil. Albergaba peligrosas criaturas como los jabaespinos salvajes y
los escórpidos venenosos que plagaban las escarpadas colinas. Conforme pasaban los días,
tanto Jaina como Thrall se preguntaban si habían tomado la decisión correcta al viajar a
Kalimdor.

¿Realmente había esperanza en ese lugar? ¿O simplemente habían intercambiado una


tierra en conflicto por otra?

El camino en el interior fue difícil, aunque también fue gratificante de maneras


insospechadas, particularmente para la Horda. Poco tiempo después de llegar, Thrall
descubrió los restos de los navíos perdidos. Parecía que Grommash Hellscream y los otros

84
orcos habían sobrevivido a la tormenta y habían llegado a Kalimdor primero. No los veía
por ningún lado, por lo que Thrall asumió que se habían ido por su cuenta.

Impulsado por sus descubrimientos, Thrall guio a sus seguidores al interior de Kalimdor,
ansioso por encontrar al resto de la Horda. Pero en lugar de encontrar a Grommash, el
joven jefe de guerra se encontró a la mitad de una guerra.

El conflicto bramaba entre dos de las razas oriundas de Kalimdor: los tauren y los
centauros. Aunque ambos eran poderosos y robustos, eran muy distintos. Los tauren eran
unas enormes criaturas bovinas, pero su tamaño imponente albergaba un cálido espíritu.
Tenían lazos profundos con la naturaleza a través de su deidad a quien llamaban Madre
Tierra. Los tauren también comulgaban con los elementos del mundo a través de una
larga tradición de chamanismo.

Los centauros veían el misticismo como una debilidad. Eran una raza brutal y beligerante
que cazaban a los tauren como deporte. Con poderosos cuartos traseros equinos y torsos
humanoides, los centauros eran los guerreros más temibles de las amplias llanuras de
Kalimdor.

Por generaciones, los tauren repelieron los ataques intermitentes de los centauros. Los
combates cobraron un alto precio en ambos bandos. A pesar de que los tauren eran muy
nobles, no se retiraban del combate. Hacían pagar a los centauros por cada ataque sin
provocación.

Sin embargo, no les gustaba la guerra. Cada vez que aparecía un centauro, los tauren
optaban por encontrar un nuevo lugar al que llamar hogar en vez de echar sus vidas por la
borda. Vivían en un estado constante de agitación y nunca se quedaban en un lugar por
mucho tiempo. Un año de paz siempre era seguido por uno de guerra. Los tauren llegaron
a aceptar este ciclo de conflicto como algo de lo que no podían escapar. Era la única vida
que conocían, pero estaba a punto de cambiar.

Thrall entabló una amistad con el sabio líder de los tauren, el Gran Jefe Cairne Bloodhoof.
Al jefe de guerra le parecía admirable que gran parte de los tauren practicaran
chamanismo y respetaran la tierra. Los tauren poseían corazones nobles y anhelaban un
mejor futuro, pero eran arrastrados constantemente a sangrientas batallas. Thrall no
ignoraría la injusticia que presenciaba. Su Horda representó un rayo de esperanza para las
razas como las de los tauren: los incomprendidos, los oprimidos y los olvidados. Y su
Horda pelearía para proteger a aquellos que los necesitaban.

En una tierra de polvorienta y resquebrajada, conocida como los Barrens, la Horda


combatió codo a codo con los tauren durante la batalla. Su poderío combinado cayó como
un martillo sobre las partidas de guerra de los centauros y los obligó a dispersarse.

85
La derrota sorprendió a los centauros y los envió con el cuerpo y el orgullo herido lejos de
los Baldíos. Nunca más verían a los tauren como una presa fácil.

Por primera vez en la historia, los tauren vieron la promesa de un nuevo futuro. Los
centauros siempre serían una amenaza, pero no tanto como lo fueron antaño. La
existencia nómada de los tauren había llegado a su fin. Por fin habían roto ese ciclo de
conflicto.

Tras la batalla, Cairne Bloodhoof ofreció a Thrall suministros e incluso a algunos de sus
más poderosos guerreros para ayudar a la Horda a alcanzar la Cima del Espolón en el
norte. La gran mayoría de los otros tauren se aventuraron al oeste hacia una planicie
herbosa conocida como Mulgore. Ahí por fin se asentarían y construirían su hogar
permanente.

EL CLAMOR DE LOS
GRITO DE GUERRA
Mientras Thrall y su Horda ayudaban a los tauren, Jaina Proudmoore y su expedición
avanzó hacia la Cima del Espolón. Ella no sabía a ciencia cierta lo que podría encontrar ahí,
pero esperaba descubrir un arma nueva o conocimiento que le ayudaría a salvar al mundo
de la Plaga. Por lo menos eso era lo que ella asumía que le daría el extraño encapuchado.

Encontrar agua y comida se volvió una lucha diaria. El terreno inclemente desgastó
lentamente a los refugiados de la Alianza. Lo único que mantenía sus esperanzas vivas era
Jaina. Aunque ella tenía sus propias dudas acerca del futuro, las escondió de ellos. Sin
importar cuán difíciles se volvieron las condiciones, mantuvo la determinación.

Después de días de viaje, las fuerzas de la Alianza llegaron a una exuberante zona boscosa
conocida como Vallefresno. La región estaba llena de recursos, ríos y lagos prístinos y
abundante caza. Sin embargo, no carecía de peligros.

Justo cuando Jaina llegó a las faldas de las Montañas Stonetalon, los orcos Grito de Guerra
emergieron de los bosques con sus hojas afiladas y la muerte en los ojos. Grommash
Hellscream los lideraba.

Grommash y su pueblo deambularon por los Baldíos durante muchos días antes de
encontrarse con Jaina en Vallefresno. En vez de lanzar un ataque inmediato, el cabecilla
de los Grito de Guerra decidió seguir a la Alianza. Encontrar a su viejo enemigo en esa

86
tierra exótica fue todo un misterio y Grommash los espió durante un tiempo antes de
finalmente sucumbir a la urgencia de derramar su sangre.

Las fuerzas de la Alianza repelieron el ataque sorpresa con pocas bajas, pero el encuentro
los dejó trastocados. Nadie esperaba encontrar orcos en Kalimdor. Jaina estaba dispuesta
a evitar una batalla prolongada, por lo que lideró a los refugiados hacia la Sierra Espolón.
Algunos de los seguidores de Jaina se quedaron en la retaguardia y erigieron defensas
para detener a los orcos.

Thrall y el resto de la Horda llegó a las faldas poco después. Estaban sorprendidos al
descubrir tropas de la Alianza en el área, pero también estaban extasiados por reunirse
con Grommash y sus Grito de Guerra. Al igual que Jaina Proudmoore, Thrall estaba reacio
a llevar a su pueblo hacia una guerra innecesaria, especialmente después de lo que habían
vivido en los Barrens. Derrotar a la Alianza no era su propósito.

Thrall ordenó a la Horda ignorar a la Alianza, pero muchos orcos lo ignoraron; algo extraño
le estaba sucediendo a su pueblo. Desde que llegaron a Vallefresno, se habían vuelto más
agresivos y sanguinarios. Similar a la antigua Horda.

Grommash Hellscream y sus Grito de Guerra eran los peores. Desafiaban a Thrall
constantemente y empapaban sus hojas con sangre de la Alianza.

Thrall fue incapaz de tolerar ese comportamiento por más tiempo. Envió a Grommash y
sus Grito de Guerra al interior de Vallefresno con órdenes de establecer un puesto
fronterizo. Thrall creía que esa tarea los mantendría distraídos hasta que él volviera de la
Cima del Espolón.

Grommash y sus Grito de Guerra obedecieron a regañadientes. Ellos consideraban ser


relegados a trabajos manuales como un insulto grave pues eran unos guerreros
formidables, los mejores en toda la Horda. Sin embargo, trabajaron y desataron su furia
en los bosques. Sus hachas se clavaron profundas en los antiguos árboles de Vallefresno y
talaron grandes extensiones del bosque para construir el puesto fronterizo.

Esa profanación de la naturaleza no pasó desapercibida ni quedaría sin castigo.


Vallefresno no era tierra de orcos.

Pertenecía a los elfos de la noche.

87
LA GUERRA DE LOS
ANCESTROS
Los elfos de la noche eran miembros de una de las razas más antiguas del mundo. Hacía
más de diez mil años, ellos construyeron un glorioso imperio que alcanzó los lugares más
recónditos del entonces único continente de Azeroth. Éste gran logro fue únicamente
posible gracias al Pozo de la Eternidad, la fuente mística de energía arcana que era la
sangre de la sociedad de los elfos de la noche.

Durante generaciones, los elfos de la noche habían experimentado con el Pozo de la


Eternidad. Conforme dominaban sus energías y descubrían los misterios de lo arcano, se
convirtieron en hechiceros dotados y ambiciosos. Los más formidables de estos magos
eran la Reina Azshara y una sección de la sociedad de elfos de la noche conocida como los
Altonatos. Su búsqueda desenfrenada de la magia los guio a logros maravillosos, pero
también llevó su imperio a la ruina.

En la búsqueda de un poder aún más grande, Azshara y los Altonatos hicieron lo


inimaginable: sellaron un pacto con la Legión Ardiente e invocaron demonios.

Las divisiones se formaron entre los elfos de la noche y una resistencia emergió para
expulsar a la Legión de Azeroth. A estos valientes elfos de la noche se les unieron otras
razas nativas, al igual que por los antiguos Dioses Salvajes, criaturas primordiales que
vagaban en las profundidades de los bosques. El conflicto que se desarrolló fue conocido
como La Guerra de los Ancestros.

Esta guerra vio el auge de muchos héroes mas ninguno fue más famoso que la sacerdotisa
Tyrande Whisperwind, el druida Malfurion Stormrage y su hermano gemelo, el hechicero
Illidan.

En medio de la batalla, Illidan abandonó a sus aliados y se unió a la Legión. Él creía que, al
fingir una alianza con los demonios, podría ganar un poder inimaginable y utilizarlo para
destruirlos, y al hacerlo probaría su grandeza.

Illidan Stormrage encontró poder, pero pagó un precio terrible. Sus ojos fueron quemados
y reemplazados por pozos ardientes de magia, y su piel fue marcada con tatuajes de magia
vil. Pero lo peor era que los otros elfos de la noche lo veían como un traidor.

Para expulsar a la Legión de Azeroth y terminar la guerra, la resistencia envió una ofensiva
en contra de Azshara en el propio Pozo de la Eternidad. La subsecuente batalla causó que
la fuente se deshiciera. El Pozo de la Eternidad se desmoronó, precipitando una catástrofe

88
conocida como el Gran Cataclismo. Las placas tectónicas se desplazaron y el único
continente de Azeroth se fragmentó en continentes separados. El mundo cambió para
siempre.

La resistencia huyó a la Montaña Hyjal para escapar de la devastación. Al llegar, hicieron


un descubrimiento sorprendente: Illidan estaba en la cima de Hyjal y había creado un
segundo Pozo de la Eternidad.
A espaldas de los demás elfos de la noche, Illidan había reunido algunas de las energías del
Pozo de la Eternidad y las usó para crear uno nuevo. Illidan creía que, si la Legión alguna
vez volvía a Azeroth, los elfos necesitarían la magia de la fuente para repelerlos.

Más que por su falsa alianza con la Legión, fue ese acto lo que le ganó a Illidan Stormrage
el nombre “Traidor”. Malufrion sugirió que Illidan fuera encerrado en una prisión
subterránea para prevenir que hiciera más daño al resto de su gente.

Los elfos de la noche temían que la Legión pudiera usar el segundo Pozo de la Eternidad
para invadir Azeroth nuevamente. Los antiguos Dragones Aspectos compartían estas
preocupaciones. Alexstrasza, Ysera y Nozdormu tenían conocimiento de esa nueva fuente
y estaban determinados a protegerla. Alexstrasza plantó una semilla encantada en el
segundo Pozo de la Eternidad que creció hasta convertirse en el colosal Árbol del Mundo
conocidos como Nordrassil. El árbol cubrió el manantial de poder y evitó que cualquiera
pudiera abusar de su poder.

Los Dragones Aspectos veían a los elfos de la noche como los guardianes de Nordrassil.
Para ayudarlos con esa tarea, Alexstrasza y sus aliados imbuyeron el Árbol del Mundo con
encantamientos muy potentes: mientras Nordrassil estuviera en pie, los elfos de la noche
disfrutarían inmortalidad e inmunidad para las enfermedades. El Árbol del Mundo
también serviría como un portal hacia el Sueño Esmeralda, permitiendo que Malfurion y
futuros druidas tuvieran un acceso más fácil al reino etéreo.

Malfurion Stormrage pasó gran parte de su tiempo entrenando y guiando a nuevos


druidas. Ellos estudiaban la magia de la naturaleza y se dedicaban a mantener la salud y el
bienestar de los bosques. Malfurion y los otros druidas dormían muy seguido en el mundo
físico mientras sus espíritus vagaban por los bosques primitivos del Sueño Esmeralda.

La tarea de liderar a los elfos de la noche recayó en Tyrande Whisperwind. Muy atrás
habían quedado los días de la construcción del imperio y la magia imprudente pues tales
empresas los habían llevado a la muerte y a la ruina. Tyrande fomentó una cultura que era
mucho más insular y precavida que antes. Los elfos de la noche mantuvieron en los
bosques de Hyjal y rara vez se aventuraban a tierras más lejanas. Para proteger sus
fronteras, Tyrande creó un grupo militar llamado los Centinelas. Esa fuerza era compuesta
en gran parte por sacerdotisas elfas de la noche, la mayoría endurecidas veteranas de la
Guerra de los Ancestros. Los Centinelas establecieron diversos puestos fronterizos por
todo Vallefresno y en las fronteras del territorio de los elfos de la noche.

89
Defender los bosques conllevaba ciertos peligros, pero los Centinelas podían invocar otras
criaturas para ayudarles. A veces despertaban a los druidas de su estancia en el Sueño
Esmeralda o de llamar a los espíritus de la naturaleza que moraban en la espesura. Los
bosques tenían a estos aliados potenciales: fieras quimeras, dragones feéricos, sabios
antárboles, dríades y los ancianos guardianes de la arboleda.

Por mucho, la más poderosa de esas criaturas era un Dios Salvaje llamado Cenarius. Había
enseñado a los elfos de la noche el arte del druidismo y se preocupaba por su bienestar y
prosperidad. Cenarius compartía la misión de los elfos de la noche de proteger Nordrassil
y al segundo Pozo de la Eternidad. Él había combatido en la Guerra de los Ancestros, había
visto a los otros Dioses Salvajes ser destrozados por los demonios y había presenciado los
bosques ardiendo en enormes murallas de fuego vil. Cenarius sabía que, para prevenir esa
catástrofe de no repetirse jamás, los elfos y los espíritus del bosque debían trabajar
juntos.

Y con la ayuda de Cenarius lo hicieron. Los elfos de la noche y las criaturas del bosque
derrotaron a todos los enemigos que amenazaban sus tierras.

Esta vigilia no se extendió hasta los Reinos del Este. Tyrande Whisperwind y su pueblo
estaban parcialmente conscientes de los eventos que ocurrían al otro lado del Mare
Magnum, pero rara vez intervenían. Cuando lo hacían, sus actividades siempre eran sutiles
y pasaban desapercibidas.

Los druidas fueron los primeros en notar la plaga de no-muertos que mataban los bosques
conforme se expandían por los Reinos del Este. Desde el interior del Sueño Esmeralda, sus
espíritus se acercaron al mundo físico para detener la plaga. Sin embargo, tuvieron muy
poco éxito. Algunos de esos druidas le dijeron a Tyrande lo que estaba sucediendo y
aunque mantuvo su aislamiento, sintió una fuerza familiar trabajando detrás de la plaga.

Percibió a la Legión.

90
LOS ESPIRITUS DE
VALLEFRESNO
Cuando los Centinelas reportaron intrusos en Vallefresno, Tyrande Whisperwind esperó lo
peor. De algún modo estaba aliviada al descubrir que esos extraños no eran demonios.
Tyrande asumió correctamente que los refugiados de la Alianza y la Horda estaba
huyendo de la plaga. Y por la manera en la que peleaban, también dedujo que eran
enemigos.

Tyrande ordenó a sus Centinelas observar a los recién llegados desde la distancia.
Esperaba que los refugiados simplemente estuvieran de paso en Vallefresno. Estaba
equivocada. Algunos de los orcos de piel verde de la Horda hacían guerra en los bosques.
Ellos robaban de ellos sin preguntar, talando árboles con total despreocupación. A
Tyrande no le agradaban esas criaturas, eran salvajers y violentas. Y ya no toleraría su
presencia.

Los Centinelas atacaron a Grommash Hellscream y a sus Grito de Guerra. Algunos elfos de
la noche, sentados muy alto en los árboles, desataron una tormenta de flechas en su
presa. Otros, armados con afiladas gujas, descendieron a espaldas de bestias aladas
llamadas hipogrifos o felinos enormes llamados sables de la noche.

Los Centinelas eran tan letales como cualquier otro enemigo que hubieran enfrentado los
orcos. Eso no asustó a Grommash ni a sus guerreros; los emocionaba. Habían estado
esperando por una oportunidad para combatir a un enemigo digno.

En poco tiempo, los orcos se encontraron muy superados. Cenarius también había estado
observando a los recién llegados y olió la sangre demoniaca en sus venas. Pensando que
las criaturas de piel verde eran sirvientes de la Legión, Cenarius los atacó junto con los
elfos de la noche.

Los orcos no tuvieron oportunidad alguna contra los elfos de la noche y sus aliados del
bosque. A pesar de que su sed de batalla no disminuyó, su derrota parecía inminente. Fue
en ese momento de desesperación que una forma de energía maligna y familiar llamó a
Grommash y sus seguidores. Siguieron esa fuente de magia hacia un estanque de líquido
esmeralda, escondida en un rincón en el denso bosque.

Era sangre. Sangre de demonio.

91
LA SANGRE DE
MANNOROTH
Grommash Hellscream y sus orcos no se encontraron con la sangre de demonio por
casualidad.

Por órdenes de Archimonde, Mannoroth y Tichondrius habían ido a Kalimdor para


debilitar sus defensas en preparación para la invasión de los demonios. El continente
estaba rebosante de criaturas que eran hostiles a la Legión. Los demonios consideraban
que la gran mayoría eran inofensivos, poco más que pequeñas molestias. Pero Cenarius y
los otros Dioses Salvajes eran distintos. Durante la Guerra de los Ancestros ellos habían
resistido fieramente a la Legión y, si tenían esperanzas de llegar al segundo Pozo de la
Eternidad, los demonios tendrían que pasar por Cenarius y sus aliados primero.

Para mitigar el poder de los bosques, Mannoroth y Tichondrius llevaron la Calavera de


Gul’dan a Kalimdor. El artefacto había cambiado desde que cayó en manos de la Legión.
Los demonios la habían imbuido con todavía más magia vil, convirtiéndola en algo más
poderoso que antes. Mannoroth y Tichondrius podrían extraer esas energías para
envenenar los bosques de Vallefresno y debilitar a Cenarius. El proceso sería lento pero
efectivo.

Antes de que los demonios pudieran comenzar, se presentó otra oportunidad. Los orcos.

Habían pasado muchos años desde que los orcos bebieron la sangre de Mannoroth, pero
la maldición permanecía en sus venas. Los vinculaba al Señor del Foso y los hacía muy
susceptibles a su influencia.

La simple presencia de Mannoroth en Vallefresno ya comenzaba a afectar a los orcos,


especialmente a Grommash Hellscream y sus Grito de Guerra. Estar cerca del Señor del
Foso los había hecho mucho más violentos y agresivos; su furia desenfrenada los había
llevado a una guerra con Cenarius. Los orcos no tenían oportunidad de ganar, a menos
que tuvieran más poder.

Y eso fue exactamente lo que Mannoroth les daría. Al beber su sangre, los orcos se
volverían suficientemente poderosos para derrotar a Cenarius y también se convertirían
nuevamente en esclavos de la Legión. Mannoroth derramó su sangre en el bosque y
después se ocultó.

92
93
Como era de esperarse, Grommash encontró el estanque. Sospechaba de los peligros de
beber la sangre, pero sabía que era la única forma en la que sus orcos sobrevivirían a la
batalla contra Cenarius. Incapaces de resistirse a la tentación, Grommash bebió. Sus
seguidores hicieron lo mismo.

Con el poder sobrenatural recorriendo sus cuerpos, los orcos arrasaron con Vallefresno.
Decenas de elfos de la noche y criaturas del bosque cayeron ante sus hambrientas hojas.
El propio Grommash combatió con Cenarius. El Dios Salvaje peleó con su toda su ira, pero
ni siquiera él pudo hacer frente al poder sobrenatural del orco. El hacha de Grommash se
hundió en Cenarius y el Grito de Guerra venció a su enemigo.

En el momento de la muerte de Cenarius, los bosques alrededor de Hyjal se


ensombrecieron y temblaron. Dríades, quimeras, antárboles y otras criaturas se retiraron
horrorizadas. Aunque algunas volverían para ayudar a los elfos de la noche, la gran
mayoría se ocultarían lo que durara la guerra.

Sólo después Grommash descubriría de dónde venía la fuente de su nuevo poder. Para
entonces, sería muy tarde para que el orco o sus seguidores pudieran resistirse. Estaban
vinculados a la voluntad de Mannoroth.

ATADOS POR EL
DESTINO
Mientras Grommash Hellscream luchaba contra Cenarius y los elfos de la noche, Thrall y
Jaina Proudmoore guiaron a sus seguidores hacia las Montañas del Espolón. Ambos
tomaron caminos diferentes por las escarpadas laderas y solamente cuando se adentraron
en las cavernas de la cima se encontraron cara a cara.

En un instante las hojas fueron desenvainadas y los soldados cerraron filas. Jaina y Thrall
querían evitar el conflicto abierto, pero ahora la violencia parecía inevitable.

Antes de que se derramara sangre, Medivh se presentó. Jaina y Thrall se congelaron al ver
a la figura encapuchada. Era el hombre que los había atraído a Kalimdor con terribles
advertencias.

94

IMAGEN ANTERIOR: CENARIUS LUCHA CONTRA GROMMASH HELLSCREAM EN EL BOSQUE DE


VALLEFRESNO
Medivh tenía solamente una oportunidad para ganarse a Thrall y a Jaina, y no se contuvo.
Les habló de los planes de la Legión Ardiente, y que la invasión demoniaca ya había
comenzado. El mundo se tambaleaba al filo del olvido. En solitario, las razas de Azeroth
serían aniquiladas. Pero juntos… juntos tenían una oportunidad para salvar su mundo.

Para convencerlos de lo que estaba en juego, Medivh reveló el destino de Grommash


Hellscream y sus Grito de Guerra. Habían bebido la sangre de Mannoroth y eran una vez
más lo esclavos del Señor del Foso. Ese era el destino que esperaba a todos los orcos a
menos que se formara un frente unido en contra de la Legión.

Esas noticias acerca de Grommash horrorizaron a Thrall. Él había prometido que su pueblo
jamás reviviría los oscuros días de la Horda. Si unirse con sus enemigos de la Alianza era su
única forma de honrar su promesa, lo haría.

Jaina Proudmoore consideró una locura unirse a la Horda, pero eventualmente vio la
sabiduría en las palabras de Medivh. Durante sus estudios en Dalaran, había aprendido un
poco acerca de la Legión Ardiente. Todo eso la aterrorizaba. Si una invasión demoniaca
realmente se estaba desarrollando, sería estúpido no hacer todo lo que estuviera a su
alcance para detener a la Legión. El fracaso significaría más que la propia muerte de Jaina;
significaría que todos los que habían sacrificado sus vidas para defender a Lordaeron
habían muerto en vano.

Thrall y Jaina acordaron una incómoda tregua. Ninguno confiaba plenamente en el otro,
pero estaban dispuestos a dejar de lado viejos rencores y trabajar juntos por el momento.

La primera prueba de esa frágil alianza era lidiar con Grommash Hellscream y sus Grito de
Guerra.

LA MALDICIÓN DE LA
SANGRE
Después de descender de las Montañas del Espolón, el conjunto de refugiados de la
Alianza y la Horda se movilizaron en contra de Grommash Hellscream y sus sanguinarios
seguidores. Los Grito de Guerra estaban tan perdidos en las profundidades de la ira que
no diferenciaban entre amigo y enemigo. Eliminaron a la Alianza y a la Horda con igual
ferocidad, derramando la sangre de los orcos que alguna vez vieron como hermanos y
hermanas.

95
Conforme la batalla se desarrollaba, Thrall guio un asalto audaz a través de las filas de los
Grito de Guerra y capturó a Grommash. Al mismo tiempo, el chamán de la Horda y los
sacerdotes de la Alianza utilizaron su magia para purgar la sed de sangre de sus venas.
Funcionó. Por primera vez en días, la nube de odio se levantó de los ojos de Grommash.
Vio el monstruo en el que se había convertido, y la vergüenza lo apabulló.

Y entonces recordó quién le había hecho eso. Mannoroth estaba ahí fuera, en alguna
parte, acosándolos a través de los bosques, diviertiéndose con la matanza que había
desencadenado. Grommash y Thrall sabían que, de no confrontar al demonio, su pueblo
estaría condenado.

Mientras los refugiados de la Horda y la Alianza trabajaban para tranquilizar al resto de los
Grito de Guerra, Grommash Hellscream y Thrall rastrearon a Mannoroth hacia un cañón
corrompido con energía vil al sudeste de Vallefresno. El Señor del Foso encontró a los dos
orcos más como una atracción que como una amenaza. Vio a Thrall como poco más que
un inofensivo cachorro y lo hizo a un lado con facilidad. El Señor del Foso no esperaba
represalias de Grommash; él jamás se atrevería a levantar la mano contra Mannoroth, su
amo.

El Señor del Foso estaba parcialmente en lo cierto. La maldición de la sangre brillaba


intensamente en el alma de Grommash, pero había algo más que ardía mucho más: su
deseo de liberar a su pueblo.

Grommash Hellscream hundió su hacha en lo profundo del pecho del Señor del Foso, un
golpe mortal que causó que el cuerpo del demonio se resquebrajara y se desintegrara.
Mannoroth explotó en un cegador haz de luz y energía vil abrasadora inundó el cañón.

Ya no existía el Señor del Foso, pero su derrota había salido cara. La explosión había
herido de muerte a Grommash.

Exhaló su último aliento con Thrall a su lado, satisfecho por saber que se había redimido al
destruir a Mannoroth. Al derrotar al demonio, finalmente había purgado maldición de la
sangre de los orcos.

Eran libres.

96
……………………………………………………………………………………………………………………………………

BARRANCO DEL DEMONIO


Los orcos recordarían a Grommash Hellscream como uno de sus más grandes héroes. El
lugar de su noble sacrificio se conocería como el Barranco del Demonio. Muchos orcos
harían peregrinajes hasta ahí para honrar al guerrero que los había liberado de la
maldición de la Legión.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

LA INVASIÓN DE
KALIMDOR
A pesar de la muerte de Mannoroth, había alcanzado su misión. Cenarius estaba muerto.
Los espíritus del bosque todavía resistirían la invasión de la Legión, pero su fuerza
primigenia había sido reducida en gran medida.

Había llegado la hora de invadir Kalimdor.

Archimonde dejó a algunos de sus demonios y no-muertos en los Reinos del Este para
asegurarse de que las naciones se mantuvieran tranquilas y envió el resto de sus fuerzas
hacia Vallefresno. Mientras los infernales caían del cielo, miles de no-muertos y demonios
aparecieron en los límites al este de la región. Archimonde y sus seguidores pronto
encontraron resistencia de los elfos de la noche, espíritus del bosque y los ejércitos
combinados de la Horda y la Alianza. Pero esos defensores peleaban en frentes separados,
dispersos por todo Vallefresno. La Legión los superó fácilmente. El inflexible ejército de
Archimonde marchó a buen paso hacia el Monte Hyjal, arrasando con los bosques y todo
lo que interpusiera en su camino.

El progreso era rápido, pero Archimonde no dejaría nada al azar. Había liderado
incontables guerras y sabía el valor de asegurar cada ventaja que pudiera, incluso al
enfrentarse a un enemigo inferior. Había un arma que no había usado: la Calavera de
Gul’dan. Tichondrius todavía tenía el artefacto en su poder. Ya no lo necesitaba para
matar a Cenarius, pero podría usarlo para debilitar los bosques y abrirse paso al segundo
Pozo de la Eternidad.

97
Tichondrius se separó del ejército principal de la Legión y encontró una esquina tranquila
en el bosque cercano a Hyjal. El señor del terror extrajo las energías viles de la Calavera de
Gul’dan e imbuyó la tierra con ellas. La magia tóxica bulló por toda la tierra, mutando los
árboles y la fauna local en monstruos que servían a la Legión. El río prístino que
serpenteaba a través de los bosques se volvió de un tono verde enfermo. Ese bosque
envenenado se conoció como Frondavil.

Las magias viles continuaron expandiéndose por las laderas de Hyjal, corrompiendo todo a
su paso. Pronto, las energías alcanzarían las orillas del segundo Pozo de la Eternidad. Esto
permitiría a la Legión marchar a través de los oscurecidos bosques encontrando poca
resistencia.

EL DESPERTAR
La imagen de Archimonde y su vanguardia corrompiendo Vallefresno llenó a Tyrande
Whisperwind de conmoción y furia, pero sabía que era solo el comienzo. La Legión no
estaba en Kalimdor para conquistar los bosques; los demonios querían consumir el mundo
entero. Con el Segundo Pzoo de la Eternidad, tendrían el poder de hacerlo. Podrían abrir
portales para el resto de la Legión… Tal vez incluso para Sargeras.

Tyrande necesitaba cada arma a su disposición para defender Hyjal. Eso significaba
despertar a los druidas de su estadía en el Sueño Esmeralda. Le preocupaba que Malfurion
Stormrage y sus seguidores no hubieran emergido del Sueño. Deberían haber percibido la
corrupción expandiéndose por todo Vallefresno. ¿Qué otra razón podría tener para
quedarse en el reino etéreo?

La razón era Cenarius. Cuando él cayó, su muerte había enviado una onda de choque por
todo el Sueño, debilitando a los druidas y lanzándolos a un estado de confusión. Malfurion
y sus seguidores percibieron fragmentos de lo que sucedía en el mundo físico, pero
estaban atrapados en el Sueño Esmeralda.

Cuando Tyrande al fin logró despertar a Malfurion, él estaba atónito al ver en lo que se
había convertido Vallefresno. El fuego vil consumió sus amados bosques, mientras una
tóxica plaga no-muerta ahogaba toda la vida de esas tierras. Malfurion se apresuró a
despertar a los otros druidas, dispuesto a salvar los bosques.

Tyrande y él caminaron por Hyjal y hasta las colinas nevadas de Winterspring con la
finalidad de llegar a las guaridas subterráneas en dónde dormían los otros druidas.
Malfurion envió a algunos de los recién despertados druidas a unirse a los Centinelas en la
batalla contra la Legión. Envió a otros a reunir a las criaturas del bosque y despertar al

98
resto de los Dioses Salvajes. Estos seres eran elusivos incluso en los mejores momentos y
sin Cenarius para dirigirlos, sería casi imposible para los druidas encontrarlos y
convencerlos de unirse a la batalla. A pesar de eso, los elfos de la noche lo intentaron.

La misión de despertar a los druidas era ardua, pero dio a Malfurion Stormrage y a
Tyrande Whisperwind tiempo para reconectarse. Habían pasado siglos desde que se
vieron por última vez. Malfurion se dio cuenta que todos esos largos años defendiendo a
los elfos de la noche habían cambiado a Tyrande. Ella era más feroz que antes y más
dispuesta que nunca a sacrificar cualquier cosa si eso significaba proteger a su pueblo del
peligro. Malufrion no se daba cuenta que tan lejos llegaría Tyrande con tal de salvaguardar
las tierras hasta que se encontraron con un antiguo portal dentro de una de las guaridas
subterráneas de Hyjal.

Era la prisión del hermano gemelo de Malfurion. Illidan, el Traidor.

Tyrande vio a Illidan Stormrage como un arma potencial. Era un hechicero excepcional y
su conocimiento de los demonios no tenía igual dentro de los elfos de la noche. Si ella iba
a liberarlo, él podría desencadenar su poder en contra de la Legión.

Malfurion se opuso con vehemencia a liberar a su hermano. El tiempo no lo había hecho


cambiar de opinión en cuanto al Traidor se refería, y creía que Illidan todavía representaba
un peligro para el mundo.

Después de sopesar los riesgos, Tyrande decidió liberar a Illidan y se marchó sola. Todo lo
que se interponía en su camino eran los Vigilantes, una orden de elfos de la noche que
habían resguardado al Traidor durante milenios. Cuando Tyrande les pidió que liberaran a
Illidan, ellos la desafiaron abiertamente.

Y por eso pagaron el precio más alto.

Con el destino de Azeroth pendiendo de un hilo, Tyrande Whisperwind no toleraría


disensión de nadie. Atacó a los Vigilantes que se interpusieron en su camino y se abrió
paso hasta la prisión de Illidan.

El Traidor emergió de la oscuridad de su refugio.

99
EL TRAIDOR
Durante los diez mil años que estuvo encerrador, Illidan Stormrage languideció en la
oscuridad. La interminable soledad había tirado de los hilos de su sanidad. Conforme
pasaba el tiempo, había enfocado sus pensamientos en encontrar una forma para que
Azeroth se protegiera a si misma de la Legión. Reflexionar sobre esos escenarios llevó a
Illidan a una conclusión: Azeroth nunca derrotaría a la Legión al luchar una guerra
defensiva.

Si los demonios eran derrotados, volverían otra vez. Y otra vez. Y otra vez. Y así hasta que
finalmente conquistaran al mundo. Incluso la “victoria” durante la Guerra de los Ancestros
no había sido más que un aplazamiento.

La llave de la fuerza de la Legión era su resistencia. Si los demonios eran asesinados en


Azeroth, solamente se materializarían en el Vacío Abisal y pelearían otro día. Por
consiguiente, eso hacía que sus soldados parecieran interminables. La única forma de
destruir permanentemente a los demonios era matarlos dentro del Vacío o en las áreas
inundadas con sus energías. Y eso significaba llevar la guerra a los dominios de la Legión.

Cuando finalmente salió de su prisión, Illidan estaba desesperado por empezar su guerra
contra la Legión. No tenía intenciones de trabajar con los otros elfos de la noche pues no
los había perdonado por su encarcelamiento. Y lo que era peor, sabía que nunca
confiarían en él. Incluso si él les explicara las revelaciones que había tenido para derrotar a
la Legión, los elfos sospecharían de sus palabras o lo verían como a un loco.

Illidan llegó al bosque de Hyjal destruido por la guerra. No tenía un destino específico en
mente, pero tenía un propósito. Para obligar a la Legión a arrodillarse necesitaría un poder
y un conocimiento aún mayores. Illidan percibió ambas emanando del norte de
Vallefresno, en donde grandes cantidades de energía vil rezumaban desde la espesura.
Siguió el rastro de la magia y pronto se encontró en Frondavil.

La primera criatura que se interpuso en su camino no era un demonio. Era un humano que
apestaba a muerte.

100
UN DESTINO DE LLAMA
Y SOMBRA
Por órdenes del Rey Lich, Arthas Menethil se había unido a la invasión de Kalimdor, no
para ayudar a los demonios sino para obstaculizar sus esfuerzos en secreto. El caballero de
la muerte trabajaba desde las sombras, siempre cuidadoso de no alertar a los demonios.
Sutilmente influenciaba a la Plaga, en ocasiones causando que desobedecieran a sus amos
de la Legión y enloquecerse. Esto ralentizó el progreso de los demonios hacia el Monte
Hyjal. Y, en ocasiones, incluso permitió que sus enemigos escaparan.

Sin embargo, esas medidas eran nimiedades. Mientras Arthas reflexionaba acerca de otra
forma de herir a la Legión, se halló atraído a Tichondrius y la Calavera de Gul’dan. El señor
del terror había utilizado el objeto para corromper una gran extensión de Vallefresno con
magia vil. Esas energías oscuras se desperdigaban cada día más lejos, acumulándose
lentamente en las laderas de Hyjal.

Si Arthas pudiera acabar con Tichondrius y destruir la Calavera de Gul’dan, impediría que
la magia vil siguiera extendiéndose y sería un golpe muy significativo para los esfuerzos
bélicos de la Legión. Sin embargo, matar al señor del terror no sería tan fácil. El propio
Arthas no podría destruir a Tichondrius sin alertar a Archimonde de la traición del Rey
Lich. ¿Pero qué pasaría si alguien más lo mataba por él?

El pensamiento surcaba la mente de Arthas cuando descubrió a Illidan Stormrage creando


un camino de destrucción a través de la espesura. La magia vil exudaba del elfo de la
noche, pero no era un amigo de la Legión. Ni tampoco era un firme defensor de su propio
pueblo.

Arthas percibió la insaciable hambre de poder de Illidan. Sería muy fácil usar la ambición
del elfo de la noche como un arma.

En Frondavil, Arthas confrontó a Illidan y tentó al elfo de la noche con conocimiento. El


caballero de la muerte le reveló que un poderoso objeto conocido como la Calavera de
Gul’dan se hallaba cerca. No obstante, encontrar la reliquia no sería tarea fácil. Arthas
advirtió a Illidan acerca de un astuto señor del terror llamado Tichondrius merodeaba en
Frondavil.

Illidan sospechana de Arthas, pero ya había percibido el gran poder que emanaba del
interior de Frondavil. Era demasiado tentador para ignorarlo. Illidan fue en su búsqueda y
dejó atrás a Arthas. No sería la última vez que se verían.

101
Un rastro de demonios caídos se extendía detrás de Illidan Stormrage cuando encontró la
Calavera de Gul’dan. Estaba complacido al descubrir que el artefacto estaba rebosante no
solamente de energía sino de conocimiento. La calavera contenía las memorias del orco
brujo. En lugar de solamente extraer el poder de la reliquia, Illidan la consumió por
completo. La magia vil surgió a través de su carne y su sangre. Enormes cuernos brotaron
del cráneo de Illidan, mientras unas alas coriáceas se desplegaron de su espalda. Illidan se
transformó de un elfo de la noche a algo más. Un demonio.

Conforme el poder fluía dentro de Illidan, también lo hacían los recuerdos de Gul’dan.
Aprendió acerca de Draenor, el hogar de la criatura, además de los misterios y los antiguos
artefactos encerrados dentro de la Tumba de Sargeras.

Impregnado con éste nuevo poder, Illidan cazó a Tichondrius y lo destruyó.

Al reclamar la Calavera de Gul’dan, Illidan había propinado un fuerte golpe a la Legión.


Frondavil permanecería contaminado pero sus energías corrompidas no se esparcirían al
resto de Vallefresno o Hyjal.

A pesar de que había ayudado a los elfos de la noche, Illidan recibió el desprecio de su
hermano e incluso de Tyrande Whisperwind. Había ido demasiado lejos al consumir la
Calavera de Gul’dan. Se había convertido en un demonio, una de las criaturas que los elfos
batallaban para derrotar. Malfurion Stormrage expulsó a su hermano de las tierras de los
elfos de la noche. Illidan obedeció, pero únicamente porque sabía que quedarse en Hyjal
no tenía sentido. Si los elfos de la noche frustraban la invasión de la Legión no importaría.
Una simple derrota no evitaría que la Legión regresara.

Illidan Stormrage tenía una batalla propia que librar. Para él era la única guerra que
importaba.

102
103
LA BATALLA DEL
MONTE HYJAL
21 AÑOS DESPUÉS DEL PORTAL OSCURO
Conforme la Legión ascendía incesantemente el Monte Hyjal y se acercaba al segundo
Pozo de la Eternidad, miles de Centinelas elfos de la noche y druidas se reunieron cerca de
la cumbre de la montaña. Ellos no luchaban solos. A pesar de que los druidas habían sido
incapaces de invocar a los Dioses Salvajes, sí habían movilizado a muchos otros espíritus
del bosque, como las dríades y los guardianes de la arboleda. Los refugiados de la Horda y
la Alianza también atacaron al ejército demoniaco con toda su fuerza.

Esta reunión de razas no se había visto desde la Guerra de los Ancestros. No obstante, los
defensores eran inferiores en número. Y lo que era peor, la gran mayoría de ellos no
estaba trabajando juntos. Los elfos de la noche y las criaturas del bosque estaban
recelosos de los refugiados de la Horda y la Alianza. Tyrande Whisperwind, en particular,
creía que esas dos facciones eran las responsables por guiar a la Legión a Kalimdor.

Con los defensores de Hyjal en desorden, Archimonde sintió que la victoria estaba al
alcance de su mano. Pero no sabía de la presencia de Medivh ni de sus grandes planes.

Medivh reunió a Thrall, Jaina Proudmoore, Tyrande Whisperwind y Malfurion Stormrage.


El encuentro fue tenso. Tyrande se resistió a la idea de unirse con los refugiados de la
Horda y la Alianza. Pero Medivh eventualmente la convenció de hacer a un lado sus
prejuicios por el bien de Azeroth. Las facciones se unieron, pero sabían que no podrían
derrotar a Archimonde solamente la fuerza bruta.

Malfurion propuso una solución. Una muy peligrosa y arriesgada. El Árbol del Mundo
Nordrassil estaba imbuido con los poderosos encantamientos de los Dragones Aspectos,
encantamientos que le garantizaban a los elfos de la noche la inmortalidad e inmunidad a
enfermedades. Malfurion creía que él y sus druidas podrían encender esa magia,
causando una explosión que aniquilaría a Archimonde y a los invasores. Pero hacerlo
significaría destruir los encantamientos, dejando a los elfos de la noche vulnerables al
envejecimiento y la enfermedad por primera vez en más de diez mil años. El impacto en la
sociedad de elfos de la noche sería devastador pero los defensores no tenían más
opciones.

Mientras Malfurion y sus druidas se preparaban para extraer los encantamientos, el resto
de los defensores atacó en los alrededores de Hyjal para comprarles tiempo. Orcos y

104
humanos, elfos de la noche y tauren, trols y enanos; todos luchar una amarga batalla en
contra de una incansable ola de no-muertos y demonios.

Miles de defensores murieron ese día, pero no sacrificaron sus vidas en vano. Para cuando
Archimonde llegó a Nordrassil, Malfurion y sus druidas ya habían completado su trabajo.
Incontables espíritus incorpóreos conocidos como fuegos fatuos emergieron de los
bosques alrededor de Hyjal. Se cerraron alrededor de Archimonde, pero no lo atacaron.
En su lugar, a señal de Malfurion, canalizaron sus energías en el Árbol del Mundo e
incendiaron los encantamientos en su interior.

Una onda de choque de energía cegadora emergió de Nordrassil, haciendo temblar


Kalimdor hasta sus cimientos. Archimonde fue destruido al instante al igual que gran parte
de sus no-muertos y demonios. Las esperanzas de la Legión de conquistar el segundo Pozo
de la Eternidad fueron destrozadas.

Los defensores inmediatamente lanzaron un contraataque en contra de los sobrevivientes


de la Legión. Su furioso asalto destruyó casi a todo lo que quedaba de los demonios y no-
muertos en Kalimdor. Arthas Menethil apenas logró escapar del ataque. Movilizó a
cuántos sobrevivientes de la Plaga como fue capaz antes de retirarse a los Reinos del Este.

Después de la victoria, los refugiados de la Alianza y la Horda se marcharon de Hyjal en


busca de nuevas tierras en dónde asentarse. Su frágil pacto continuaría, pero sería puesto
a prueba en años siguientes.

Tyrande Whisperwind y Malfurion Stormrage se quedaron en Hyjal y comenzaron la


reconstrucción. Gran parte de las tierras alrededor estaban en ruinas, pero lo que era peor
fue que Nordrassil fue dañado por la explosión. Muchas de sus grandes raíces, las cuales
proveían energías de vida al mundo, se secaron y murieron. Aunque Nordrassil sanaría con
el tiempo, los encantamientos de los Dragones Aspectos ya no estaban. Los elfos de la
noche ya no disfrutarían de inmortalidad o inmunidad a las enfermedades, envejecerían y
enfermarían. Morirían igual que las otras razas mortales. El daño forjado por la explosión
también hizo más difícil para Malfurion y los otros druidas alcanzar el Sueño Esmeralda.

A lo lejos, Medivh estudió el mundo destruido por la guerra y se sintió aliviado por lo que
veía. La invasión de la Legión había fallado. Azeroth estaba a salvo… por ahora. Medivh
sabía que otras amenazas, como el Rey Lich, todavía acechaban en los rincones más
oscuros del mundo, pero no podía detenerlas. Sus poderes estaban disminuyendo y sintió
que su tiempo en el plano físico llegaba a su fin.

La tarea de salvaguardar Azeroth ahora recaía en sus habitantes, justo como lo había
querido. Medivh les había mostrado que había fortaleza en la unidad. Todo lo que podía
hacer era esperar que pudieran continuar luchando juntos como habían hecho en Hyjal.

Y con eso, el Último Guardián de Azeroth desapareció.

105
106
CAPÍTULO III

EL TRONO
HELADO
INSURRECCIÓN
Una vez más, contra todo pronóstico, los defensores de Azeroth repelieron a la Legión
Ardiente.

A pesar de la aplastante derrota, el señor demoniaco Kil’jaeden no creía que todo estaba
perdido. Aún contaba con el Rey Lich, algunos de sus señores del terror y a la Plaga. Los
no-muertos habían sufrido importantes bajas en Kalimdor, pero miles de criaturas
monstruosas permanecían en control de Lordaeron. La Plaga podría reponer rápidamente
sus filas y volver a atacar.

Pero cuando Kil’jaeden se acercó al Rey Lich sus esperanzas murieron. La entidad se negó
a seguir las órdenes del señor demoniaco.

El Rey Lich había tomado la derrota en el Monte Hyjal como una oportunidad para
liberarse de la Legión y no perdió tiempo. Reunió a Arthas Menethil, Kel’Thuzad y al resto
de la Plaga en Lordaeron. Con sus fuerzas bajo su control, los envió en contra de sus
carceleros demoniacos: Balnazzar, Varimathras y Detheroc.

Los señores del terror poco pudieron hacer en contra de un hervidero de no-muertos. Los
demonios huyeron hacia las Tierras de la Peste y usaron su magia oscura para ocultarse.

Ahora la Legión no podía oponerse al Rey Lich. La Plaga era solamente suya.

Kil’jaeden siempre había tenido sospechas de que el Rey Lich pudiera revelarse. Lo que el
señor demoniaco no esperaba era cuán sinuosa se había vuelto su arma. El Rey Lich había
ocultado su verdadera fuerza de Kil’jaeden y sus señores del terror. Había hecho su parte
como un sirviente leal, todo mientras manipulaba a los demonios. Mientras la Plaga
crecía, también lo hacía la fuerza del Rey Lich. Su poder psíquico iba más allá de lo que una
vez fue.

107

IMAGEN ANTERIOR: EL CABALLERO DE LA MUERTE ARTHAS MENETHIL ASCIENDE AL TRONO HELADO.


La oportunidad de usar al Rey Lich para lanzar otro ataque de la Legión contra Kalimdor se
había esfumado. Peor aún, la entidad ahora representaba una amenaza directa para los
demonios. Si el Rey Lich conquistaba Azeroth, cualquier futura invasión demoniaca sería
casi imposible.

Solamente quedaba una cosa por hacer: destruir al Rey Lich. Kil’jaeden percibió a un
nuevo demonio en Azeroth que era lo suficientemente fuerte para llevar a cabo esa tarea.
Alguien que se había aliado con la Legión durante la Guerra de los Ancestros…

EL SIERVO DE LA
LEGIÓN
Al consumir la Calavera de Gul’dan, Illidan Stormrage adquirió conocimiento y fuerza
sobrenaturales. Pero transformarse en un demonio también hizo su presencia conocida
para Kil’jaeden.

Desde lejos, Kil’jaeden contactó a Illidan con una oferta. Si el antiguo elfo de la noche
destruía al Rey Lich, le concedería cualquier deseo. Illidan se sintió intrigado. Dada su
historia con la Legión, habría esperado que Kil’jaeden lo viera como un enemigo, no como
un aliado potencial. Claramente el señor demoniaco lo necesitaba y pensaba que el
antiguo elfo de la noche simplemente se arrodillaría ante él por un poco de poder.

Kil’jaeden no sabía nada de la misión particular de Illidan para destruir a la Legión. Aunque
con mucho esfuerzo, el antiguo elfo de la noche enterró sus verdaderos pensamientos en
el fondo de su mente, ocultándolos del señor demoniaco.

Illidan fingió aliarse a Kil’jaeden y aceptó su oferta, tomándolo como una oportunidad de
aprender más acerca de la Legión. También estaba ansioso por erradicar del mundo al Rey
Lich. En su opinión, la entidad no era nada más que un arma forjada por la Legión.
Mientras más pronto pudiera extraer a la criatura de Azeroth, más pronto podría enfocar
toda su atención en la Legión.

Por lo que Illidan sabía acerca de la Plaga y sus vastas filas, un ataque frontal al Rey Lich
sería imposible. Así que se le ocurrió otra cosa, algo más de acuerdo a sus habilidades de
hechicería.

108
La Calavera de Gul’dan le había concedido conocimiento acerca de un artefacto llamado el
Ojo de Sargeras. Podría servir como un conducto para la propia magia de Illidan,
amplificándola y permitiéndole golpear al Rey Lich desde una distancia considerable.
Solamente había un inconveniente, uno enorme. El artefacto se hallaba al otro lado del
mar en la Tumba de Sargeras, una antigua estructura ubicada en un archipiélago conocido
como las Islas Quebradas.

Las Islas Quebradas alguna vez pertenecieron al imperio de los elfos de la noche, pero eso
había sido hacía más de diez mil años. Illidan sabía poco acerca de los peligros que podría
encontrar ahí. Necesitaba aliados que le ayudaran a recuperar el Ojo de Sargeras, pero no
podía pedir ayuda a los elfos de la noche, no después de que Malfurion Stormrage lo
hubiera exiliado de sus tierras.

Además, estaban cazando a Illidan. Las Vigilantes que lo habían custodiado durante
milenios estaban furiosas porque Tyrande Whisperwind lo había liberado, y ninguna más
que la líder de la orden, la Celadora Maiev Shadowsong.

Epítome de las Vigilantes, Maiev era una militarista defensora de la ley que dedicaba su
vida a vigilar a los prisioneros y cazar a criminales peligrosos. Ella veía el acto de Tyrande
como algo más que simple imprudencia; lo veía como traición. Tyrande había matado a
muchos de sus Vigilantes para liberar al Traidor. Maiev la perdonaría por eso. Jamás. Y
tampoco permitiría que Illidan Stormrage caminara en libertad.

Illidan sabía que era cuestión de tiempo antes de que los Vigilantes lo encontraran. Con
pocas opciones, contactó con criaturas de su pasado: hechiceros Altonatos.

EL SIERVO
Diez mil años atrás, cuando el Pozo de la Eternidad original explotó durante la Guerra de
los Ancestros, los hechiceros Altonatos fueron succionados hacia las profundidades del
mar junto a su reina, Azshara. Ahí, en la oscuridad bajo las olas, encontraron salvación de
los Dioses Antiguos.

A cambio de su lealtad, los Dioses Antiguos perdonaron a los Altonatos de su condena.


Pero había un precio a pagar. Los elfos se convirtieron en criaturas escamosas y
serpentinas llamadas naga. Sus corazones se volvieron igual de negros que las fosas más
profundas del océano, y el odio envolvió sus pensamientos.

Illidan Stormrage solamente había escuchado rumores acerca del destino de los Altonatos.
Si eran o no verdad, no lo sabía. Pero cuando lanzó un poderoso hechizo para contactar a

109
los Altonatos en las profundidades del océano, respondieron. Un grupo de nagas liderado
por Lady Vashj emergió de las profundidades, un ejército de escamas y colmillos. Todos
juraron lealtad a Illidan.

Los naga no respondieron a su llamado por la historia que compartían con el antiguo elfo
de la noche, ni tampoco respetaban su poder como demonio. Habían acudido a su
llamada porque era la voluntad de los Dioses Antiguos.

Los Dioses Antiguos tomaron en cuenta a Illidan. Su hambre de poder y su pasado caótico
los intrigaba. Su misión de destruir al Rey Lich podría empezar una nueva guerra en
Azeroth, una que probablemente envolvería a los no-muertos, las naciones del mundo y a
la Legión. Con esa clase de tumulto consumiendo Azeroth, Cho’gall y sus cultores podrían
despertar a los Dioses Antiguos relativamente sin oposición.

Illidan tenía mucho potencial y los Dioses Antiguos enviaron a los naga para asegurarse de
que su campaña contra el Rey Lich tuviera éxito. Si el antiguo elfo de la noche se volvía
problemático, que así fuera. Los Dioses Antiguos simplemente ordenarían a los naga
arrancarle el corazón corrompido por la vileza.

De cualquier modo, los Dioses Antiguos estaban seguros de que podrían usar a Illidan
Stormrage para comenzar una nueva era de conflictos en el mundo.

EL OJO DE SARGERAS
Con la ayuda de sus nuevos aliados, Illidan Stormrage cruzó el Mare Magnum y llegó a las
Islas Quebradas. Había crecido en la región, pero eso había sido mucho antes del Gran
Cataclismo. El tiempo y el aislamiento habían cambiado las Islas Quebradas. Illidan
percibió y vio a muchas criaturas interesantes acechando en las costas, mas no cedió a su
curiosidad. Maiev Shadowsong y sus Vigilantes le pisaban los talones.

Illidan superó tácticamente a sus perseguidores y se adentró en la Tumba de Sargeras.


Sintió magia prohibida removiéndose en las profundidades de la funesta torre, junto con
otras cosas. Ese era un lugar maldito, un monumento a la muerte y la traición. El peligro
acechaba en cada esquina. Los recuerdos de Gul’dan le ayudaron a moverse de forma
segura por los sinuosos e inundados corredores la tumba. Encontró el Ojo de Sargeras
justo a tiempo. Algunos Vigilantes lo habían cercado, pero cualquier oportunidad que
pudieran haber tenido para frenar a Illidan se había esfumado. Con su poder de hechicero
magnificado por el Ojo de Sargeras, estaba más allá de su control.

110
De todos los Vigilantes que se enfrentaron a Illidan en la tumba, únicamente Maiev
sobrevivió.

Malherida, se retiró a la superficie y juntó al resto de sus Vigilantes. Su coqueteo con la


muerte no la asustó lo suficiente para abandonar su tarea. Al contrario, estaba
desesperada por destruir a Illidan cuanto antes. Él había matado a muchos de sus leales
Vigilantes. La venganza ardía en el alma de Maiev.

Ella envió un mensajero a Kalimdor, implorando la ayuda de Malfurion Stormrage. Sin


importar qué, no volvería a huir. Maiev y el resto de los Vigilantes en las Islas Quebradas
se prepararon para hacer frente una última vez a Illidan.

Illidan emergió de la tumba más tarde, aunque a regañadientes. Había más poder que
podía obtener de la estructura, pero sabía que Maiev seguía con vida. Además, otra cosa
consumía su atención. El Ojo de Sargeras no era tan poderoso como había esperado.
Incluso cuando canalizó su propia magia a través del artefacto, no podía atacar al Rey Lich.
La distancia era demasiado grande. Necesitaba una fuente de magia adicional para
amplificar sus hechizos. Una vez más filtró el conocimiento de los recuerdos de Gul’dan. Y,
una vez más, encontró su respuesta.

En el ojo de su mente, vio una resplandeciente ciudad al este. No solamente estaba llena
de magia, sino también estaba construida en un nexo de potentes líneas ley arcanas. El
nombre la ciudad era Dalaran.

Illidan envió a Lady Vash y a casi todos sus naga a explorar Dalaran y sus líneas ley en
preparación para el ataque. El antiguo elfo de la noche lidiaría con Maiev Shadowsong por
su cuenta. Mientras ella viviera, sería una espina en su costado. Era momento de sacar esa
espina y destrozarla de una vez por todas.

Illidan y los aliados que le quedaban atacaron a Maiev y sus Vigilantes. Los elfos de la
noche estaban exhaustos y heridos. Sabían que la batalla que se avecinaba sería que la
última, pero la enfrentarían con inexorable determinación. El único deseo de Maiev era
que, con su último aliento, pudiera tener la oportunidad de matar a Illidan.

Pero no obtendría su deseo.

Mientras la batalla se desarrollaba, una fuerza de Centinelas elfos de la noche y druidas


llegó bajo el liderazgo de Malfurion Stormrage y Tyrande Whisperwind. Cuando el
mensajero de Maiev llegó con la noticia de que Illidan había reunido un ejército y buscaba
artefactos demoniacos, ambos se horrorizaron. Tyrande se sintió personalmente
responsable por la traición de Illidan. No se arrepintió de haberlo liberado pues dadas las
circunstancias había sido necesario. Pero el Illidan que ella había conocido, su amigo y
confidente de diez mil años atrás, ya no existía. En su lugar había algo más. Un monstruo
poco mejor que aquellos que invadieron el Monte Hyjal.

111
Los refuerzos de los elfos de la noche pusieron la balanza de la batalla en contra de Illidan
quien escapó al este, desesperado por llegar a Dalaran. Pudo haber utilizado el Ojo de
Sargeras en contra de Tyrande y Malfurion, mas no lo hizo. A pesar de que los dos elfos de
la noche lo veían como un traidor, él todavía albergaba sentimientos por ambos.

LA MALDICIÓN DE LOS
ELFOS DE SANGRE
Mucho había cambiado en los Reinos del Este desde la caída de Lordaeron. La Plaga
continuaba vagando por esas tierras, cazando a los sobrevivientes y combatiendo con la
resistencia de la Alianza. Sin embargo, Lordaeron no era la única nación con problemas
para afrontar las secuelas de su derrota. Los elfos de la noche de Quel’Thalas habían
sufrido tantas pérdidas como sus vecinos del sur. El caballero de la muerte, Arthas
Menethil no solamente había dejado las, una vez, hermosas tierras como un asolado
cementerio, sino que también había corrompido la Fuente del Sol, la fuente de magia
arcana que era el corazón de la sociedad de los elfos nobles. Llorando por la aniquilación
de su hogar, los elfos nobles decidieron nombrarse elfos de sangre en honor a su pueblo
caído.

Arthas también mató al rey de Quel’Thalas, Anasterian Sunstrider. Por derecho de


sucesión, el deber de reinar a los elfos recayó en el príncipe hechicero Kael’thas
Sunstrider, aunque al principio no había rastro de él. El heredero al trono había estado en
Dalaran durante la caída de su tierra natal. Cuando recibió noticias del ataque, se apresuró
a Quel’Thalas, pero para entonces, la batalla ya estaba perdida.

Los elfos sobrevivientes recibieron a Kael’thas con un delgado velo de resentimiento. En


lugar de luchar para proteger Quel’Thalas, él había estado en Dalaran. Para muchos elfos,
parecía que Kael’thas disfrutaba pasar su tiempo en la alejada ciudad antes que en su
propio hogar.

Kael’thas no se excusó por su ausencia de Quel’Thalas cuando lo necesitaban. Su pueblo


tenía todo el derecho de estar resentido, así que decidió probar ser digno y hacer lo que
estuviera a su alcance para reconstruir su reino. No fue fácil para él. En realidad, Kael’thas
siempre se había sentido lejos de su pueblo. Eran de miras muy estrechas y aislacionistas,
pero él era todo lo contrario. Él había querido ver el mundo, interactuar con diferentes
razas y aprender nuevas ideas.

112
113
Evaluó las ruinas de Lunargenta y se presentó en el funeral de su padre, pero tuvo
problemas para conectar con los elfos. No obstante, Kael’thas siguió tratando. Él de
verdad quería a su pueblo y a su reino, mucho más de lo que algunos elfos creían. Y fue
ese cariño lo que lo llevó a la corrompida Fuente del Sol.

Kael’thas se horrorizó al ver la Fuente del Sol y las retorcidas energías moviéndose en sus
profundidades. A través de su sintonía con la magia, percibió que el oscuro poder de la
fuente poco a poco estaba cubriendo Quel’Thalas. Con el tiempo penetraría en los
corazones y mentes de los elfos de sangre y los mataría. No había forma de purgar la
Fuente del Sol con seguridad; otros viejos elfos de sangre de Quel’Thalas habían llegado a
la misma conclusión. Junto con Kael’thas, decidieron que solamente había una manera de
detener la propagación de las energías tóxicas de la Fuente del Sol.

Kael’thas reunió a los magi más poderosos de Quel’Thalas en la fuente. Al mismo tiempo,
llevaron a cabo un gran ritual que destruyó la Fuente del Sol. Una explosión de energía
salió de la fuente, destruyendo a los que quedaba de la Plaga en el área.

Los elfos de sangre sintieron de inmediato la pérdida de la fuente. Habían pasado sus
vidas enteras bañándose en las energías de la Fuente del Sol, tanto que se habían vuelto
adictos a la magia arcana. Ahora que estaban desvinculados de la fuente, comenzaron a
sufrir de abstinencia. Los dolores de la adicción se volverían más debilitantes conforme
pasara el tiempo y muchos elfos caerían enfermos y aletargados.

A pesar de las preocupaciones de Kael’thas acerca de ese nuevo desarrollo, existían


peligros más próximos que requerían su atención. La Plaga todavía mantenía control de
Lordaeron. Mientras los no-muertos deambularan por las tierras cercanas, los elfos de
sangre jamás conocerían la paz. Si Kael’thas y su pueblo querían reconstruir su reino,
necesitaban la ayuda de lo que quedaba de la Alianza para derrotar a la Plaga.

El padre de Kael’thas se había separado de la Alianza, pero eso no detuvo al príncipe de


prestar su ayuda a la facción. Reunió a sus soldados más sanos y se aventuró a Lordaeron
para unirse a la lucha contra los no-muertos. El príncipe designó a un forestal
experimentado llamado Lor’themar Theron para servir como regente en Quel’Thalas y
cuidar del resto de los elfos de sangre en su ausencia.

La partida de Kael’thas no sorprendió a la mayoría de los elfos de sangre. Una vez más
estaba dejando atrás su hogar para aventurarse a tierras lejanas.

114

IMAGEN ANTERIOR: BATALLA ENTRE LA PLAGA Y LAS FUERZAS DE LA ALIANZA EN LA TERCERA GUERRA.
HIJOS DE LA SANGRE Y
LAS ESTRELLAS
Aunque la resistencia de la Alianza se agrupaba en reductos esparcidos por Lordaeron, el
grupo más grande se había reunido en el Bosque de Argénteos. Ésta fuerza estaba
liderada por un humano, el Mare Magnumiscal Othmar Garithos. Como el sobreviviente
de más alto rango del ejército de Lordaeron, Garithos era el líder por casualidad, no por
mérito propio. Estaba muy lejos de ser el comandante ideal pues él tenía mal genio y eran
un xenófobo que despreciaba a los no—humanos dentro de sus filas.

El príncipe Kael’thas Sunstrider y sus elfos de sangre no se salvaron de la intolerancia del


Mare Magnumiscal. Cuando el príncipe juró lealtad a la resistencia de la Alianza, Garithos
la aceptó solamente por necesidad y no hizo intento alguno por ocultar su desprecio hacia
los elfos.

A pesar de la fría recepción, Kael’thas se comprometió a la guerra por su bien y el de su


pueblo. Los elfos de sangre demostraron rápidamente que eran una de las fuerzas más
efectivas en combate dentro del ejército de la Alianza. Recuperaron las grandes
extensiones de tierra del Bosque de Argénteos y lentamente se movieron hacia las ruinas
de Dalaran. La destrozada ciudad estaba parcialmente bajo el control del Kirin Tor, pero
los alrededores estaban a rebosar de no-muertos.

Conforme Kael’thas se acercaba a Dalaran, hizo un descubrimiento inquietante. El aire


crepitaba con desconocida energía arcana y la tierra temblaba bajo sus pies. En algún
lugar cerca de Dalaran se estaba formando una tormenta de magia.

Cualquiera que fuera esa perturbación, enardeció a la Plaga. Los no-muertos fluyeron
hacia la región en masa. Los elfos de sangre se prepararon contra la ola de no-muertos y
cada día batallaban para defenderse. Kael’thas estaba en medio de retirar a sus soldados
de las primeras líneas cuando se cruzó con extraños de tierras lejanas. Después de batallar
contra el tormentoso clima y el mar, Maiev Shadowson, Tyrande Whisperwind, Malfurion
Stormrage y otros elfos de la noche, llegaron a la costa de Lordaeron en busca de Illidan.

Los elfos de la noche y los elfos de sangre compartían historia, pero sus culturas eran muy
diferentes. No obstante, Kael’thas no lo vio como algo malo, podía aprender mucho de sus
primos lejanos, tal vez incluso algo que pudiera ayudar a cesarla abstinencia mágica de su
pueblo. Cuando Kael’thas descubrió que los elfos de la noche estaban cazando a su
poderosos demonio llamado Illidan, teorizó que la criatura debía ser la responsable por la
anomalía en Daralan. Eso explicaría la razón por la que la Plaga se enardeció de repente.

115
Kael’thas accedió a ayudar a los elfos de la noche a dar caza a Illidan Stormrage. Después
de estar separados por más de diez mil años, las sociedades élficas divididas trabajarían
juntas por un bien común.

ASALTO AL REY LICH


Los elfos de la noche no eran los únicos buscando a Illidan Stormrage. A través de los ojos
de los no-muertos, el Rey Lich había visto a Lady Vashj y a sus naga merodeando por
Dalaran. Sus intenciones no fueron claras hasta que Illidan apareció más tarde en las
ruinas de la ciudad y comenzó sus conjuros. Utilizó las líneas ley de Dalaran para amplificar
el poder destructivo del Ojo de Sargeras. Una tormenta de energía arcana se fusionó
lentamente alrededor de Illidan, volviéndose más poderosa conforme pasaba el tiempo.

El Rey Lich siempre había sabido que Ki’ljaeden tomaría represalias en su contra y parecía
que el señor demoniaco había encontrado a un nuevo agente para llevar a cabo sus
designios. Y era un agente muy poderoso.

Estaba claro que Illidan pronto enviaría ese inmenso hechizo al Trono Helado. No era la
primera vez que le recordaban al Rey Lich su única debilidad: estaba atrapado en hielo,
algo que lo hacía vulnerable a Illidan. El único recurso del Rey Lich era desatar el poder de
la Plaga en Dalaran y detener el hechizo. Los no-muertos fluyeron a través del suroeste de
Lordaeron, pero llegaron a Illidan demasiado tarde.

Los preparativos habían concluido. Illidan envió la tormenta de energía arcana hacia el
techo del mundo, canalizando su furia sobre el Glaciar Corona de Hielo. Incluso Lady Vashj
y sus naga estaban perplejos ante esa demostración de poder. El influjo de magia causó
que la tierra se retorciera. Aparecieron unas fisuras masivas, no solamente cerca de
Dalaran sino en regiones de todo el mundo.

Illidan ignoró esos efectos secundarios, así como a la Plaga que se cerraba a su alrededor.
Mientras sus seguidores mantenían a los no-muertos a raya, enfocó sus pensamientos en
la Corona de Hielo. Ola tras ola de magia golpearon el hielo. El bombardeo al final logró
romper la prisión del Rey Lich, dejando a la entidad expuesta. Unos cuántos golpes más
era todo lo que Illidan necesitaba para acabar con el señor de la Plaga. Pero conforme
preparaba su última avalancha, se vio envuelto en caos. El ejército combinado de los elfos
de la noche y los elfos de sangre se lanzaron contra las tropas de Illidan.

La batalla no tardó en alcanzar al propio Illidan y los elfos de la noche desbarataron su


hechizo. El Ojo de Sargeras se colapsó frente a él. El terremoto cesó. La rugiente tormenta

116
de magia sobre el Glaciar Corona de Hielo se calló. En un instante, la victoria de Illidan se
convirtió en desastre.

Estaba furioso pues los elfos de la noche habían salvado al Rey Lich sin saberlo, pero no
sintieron remordimiento alguno por ello. El hechizo de Illidan había devastado la tierra y
habría causado aún más destrucción si no lo hubieran detenido. Illidan, en cambio,
acusaba a los elfos de la noche de falta de visión. No entendían que tendrían que estar
preparados para sacrificarlo todo si querían destruir a los demonios y a sus creaciones. Los
elfos no tenían la voluntad de luchar la guerra de Illidan en contra de la Legión.

E Illidan no creía que la tendrían.

EL MUNDO MUERTO
Illidan Stormrage sabía que Kil’jaeden no le mostraría piedad ante su fracaso. Todavía
tenía mucho que planear para su guerra en contra de la Legión y despertar la ira del señor
demoniaco en ese momento tan frágil podía acabar con sus planes permanentemente.
Necesitaba un refugio para escapar de la ira de Kil’jaeden y reunir a sus fuerzas, así que se
asentó en Draenor. Tuvo su primer vistazo de ese mundo en los recuerdos de Gul’dan, un
reino moribundo por el uso desmedido de la magia vil. Su deplorable estado no molestaba
a Illidan. Si la mayoría de las criaturas de Draenor habían muerto, eso haría más fácil para
él la construcción de su santuario.

Pero eso solamente podía hacerse después de que reabasteciera sus tropas. La mayoría
de sus fuerzas habían perecido en la batalla en las ruinas de Dalaran. Lady Vashj y sus naga
sobrevivientes habían logrado escapar de la pelea y resguardarse en las profundidades del
Lago Lordamere.

Illidan ordenó a Lady Vashj encontrar nuevos aliados para su ejército. Mientras tanto, él
exploraría las tierras de Draenor.

Descubrió una rotura en el velo de la realidad cerca de Dalaran. Sin saberlo, ese era el
lugar en el que Kel’Thuzad había abierto un portal para invocar a Archimonde y su
vanguardia hacia Azeroth. El puente entre Azeroth y el Vacío Abisal ya había desaparecido,
pero quedaba una pequeña brecha. Illidan la utilizó junto con sus conocimientos de la
Calavera de Gul’dan para tejer un nuevo portal, uno que llevara a Draenor.

Illidan esperaba llegar al mundo de los recuerdos de Gul’dan, un lugar muerto perfecto
para conquistar, pero lo que encontró fue un reino destrozado conocido como
Terrallende. Numerosos portales resplandecían en el horizonte, cada uno de los cuales

117
conducía a un rincón desconocido del cosmos. A través de estas brechas, el Señor del Foso
Magtheridon y una hueste de demonios llegaron a Terrallende y reclamaron gran parte de
esas tierras.

La presencia de los demonios preocupó a Illidan, pero no podía volver a Azeroth. Los elfos
de la noche lo volverían a encerrar en su vieja prisión en la primera oportunidad que
tuvieran. La única esperanza de Illidan era quedarse en Terrallende y ponerla bajo su
control. El destruido reino aún podría servir como una base perfecta en su guerra, pero
solamente después de haber eliminado a la Legión de ese mundo y encargarse de
Magtheridon.

Conforme Illidan estudiaba las fuerzas de la Legión en Terrallende, percibió que alguien lo
estaba persiguiendo. Pero para el momento que lo descubrió, ya era demasiado tarde.

Maiev Shadowsong y sus Vigilantes habían seguido a Illidan desde Azeroth. Sin sus naga ni
el Ojo de Sargeras, era una presa fácil. Maiev superó tácticamente a su némesis y lo
encarceló en una jaula encantada, una hecha especialmente para atrapar al antiguo elfo
de la noche y neutralizar sus poderes de hechicero. Después de muchos meses de arduo
trabajo, por fin la venganza era suya.

UNA OSCURA
COALICIÓN
Después de la derrota de Illidan Stormrage en las ruinas de Dalaran, Tyrande Whisperwind
y Malfurion Stormrage volvieron a Kalimdor. Aunque los elfos de la noche simpatizaban
con la difícil situación de los defensores de Lordaeron, era momento para que ellos
volvieran a casa. Nordrassil estaba debilitado y los elfos necesitaban hacer todo lo que
pudieran para reconstruir los bosques y proteger el segundo Pozo de la Eternidad.

Con su partida, Kael’thas Sunstrider y sus elfos de sangre se reunieron con Othmar
Garithos y el resto de las tropas de la Alianza. Ellos se hicieron con el control de Dalaran y
lo convirtieron en su base de operaciones. Sus esfuerzos comenzaron a reconstruir la
ciudad en ruinas.

Reclamar Dalaran debió haber sido un momento trascendental para Kael’thas pero fue
eclipsado por los efectos de la adicción a la magia de su pueblo. Él y sus elfos trataron de
conectar con las líneas ley que convergían en la ciudad, pero no pudieron extraer energía

118
suficiente para satisfacer sus necesidades. Los dolores de la abstinencia se volvieron más
pronunciados y debilitantes. Incluso Kael’thas tenía problemas para soportar ese peso.

Seguir las órdenes del Mare Magnumiscal Garithos solamente aumentó la aflicción de
Kael’thas. El humano constantemente hacia menos a los elfos y los relegaba a hacer tareas
insulsas, creando una brecha entre Kael’thas y el comandante que se agrandaba conforme
pasaba el tiempo.

Lady Vashj y sus naga estaban conscientes de ese problema. Habían estado observando a
los elfos de sangre desde las sombras. Lady Vashj había notado la fatiga crecer en
Kael’thas y su pueblo mientras batallaban para mantener a raya su adicción. Ella también
había visto menguar su moral por los maltratos de Garithos. Casi estaban listos para
convertirse a la causa de Illidan.

Lady Vashj se acercó a Kael’thas y lo convenció de que los naga eran inofensivos. Le
explicó que su raza estaba ansiosa por destruir a los no-muertos y que su batalla a las
afueras de Dalaran había sido resultado del rencor entre Illidan y los elfos de la noche. Ella
le aseguró que los naga no tenían malas intenciones hacia Kael’thas.

Al principio, Kael’thas estaba reacio hacia Lady Vashj, pero pronto la vería como una aliada
más confiable que Garithos.

La Plaga no tardó en contraatacar para recuperar Dalaran y destrozar a la resistencia de la


Alianza. La batalla sería una de las más grandes en Lordaeron desde la caída del reino.
Para Kael’thas y sus elfos de sangre, sería la última que pelearían bajo el estandarte de
Garithos.

Mientras la Plaga avanzaba, parte del ejército de los no-muertos comenzó a acumularse
en el flanco de la Alianza. Garithos envió elfos de sangre al nuevo frente y les ordenó
detener a los no-muertos antes de que llegaran a Dalaran. Kael’thas y su pueblo
obedecieron, pero su victoria parecía imposible. Garithos había divido las tropas de los
elfos de sangre, manteniendo a gran parte de sus soldados bajo su comando en el campo
de batalla. La Plaga estaba por sobrepasar a Kael’thas cuando Lady Vashj y sus naga
llegaron a ayudarlo.

Kael’thas no tenía otra opción que aceptar su ayuda. Su decisión salvó su vida. Con los
naga, los elfos de sangre detuvieron el avance de la Plaga, protegiendo el flanco principal
del ejército de la Alianza y rechazando el ataque de los no-muertos.

Cuando Garithos se enteró de lo que había sucedido, no felicitó a Kael’thas; lo condenó. Al


igual que gran parte de los humanos, el Mare Magnumiscal consideraba que los naga eran
criaturas siniestras, poco mejores que la Plaga. La alianza de Kael’thas fue juzgada como
un acto de traición imperdonable.

119
Garithos encadenó a los elfos de sangre y los encerró en los calabozos de Dalaran para
esperar su ejecución. Kael’thas no podía creer semejante afrenta. Estaba desgastado por
las divagaciones intolerantes del comandante, pero esto era más de lo que podía soportar.
En los oscuros corredores bajo Dalaran, perdió toda la fe en la Alianza.

Una vez más, Lady Vashj apareció ante Kael’thas en un momento de necesidad. Se
adentró en los calabozos bajo el manto de la noche y le hizo una oferta. La Alianza no
tenía nada que darles a los elfos de sangre, pero Illidan… Illidan podían darles todo lo que
querían: libertad de sus cadenas y su adicción a la magia.

Al no ver un futuro para su pueblo dentro de la Alianza, Kael’thas Sunstrider accedió a


unirse a Illidan Stormrage. No podía pensar en una mejor alternativa. Incluso si Kael’thas
pudiera escapar de los calabozos de Dalaran, volvería a Quel’Thalas como un criminal y un
fracaso. No podía permitirse enfrentar nuevamente a su pueblo hasta no encontrar un
modo de ayudarlos.

El camino para salvar Quel’Thalas no se encontraba en Azeroth. Se encontraba más allá.

GUERRA CIVIL EN LAS


TIERRAS DE LA PESTE
El Rey Lich había sobrevivido al ataque de Illidan Stormrage pero nunca volvería a ser el
mismo. Su esencia sangraba a través de la grieta en el Trono Helado. Conforme su poder
escapaba, su dominio sobre la Plaga se debilitaba. Su alguna vez opresiva voluntad se
desvanecía lentamente de las mentes de muchos no-muertos en Lordaeron. Sentían algo
muy familiar volviendo a ellos, algo que habían perdido en la muerte.

El libre albedrío.

Gran parte de los no-muertos estaban perplejos ante este cambio. Vagaban por el reino
caído en confusión, inseguros de lo que debían hacer. Pero había otros miembros de la
Plaga que veían la debilidad del Rey Lich como una oportunidad para vengarse. Entre ellos
estaba el alma en pena Sylvanas Windrunner.

Desde su muerte, Sylvanas había luchado por liberarse del control del Rey Lich, pero sus
esfuerzos habían sido en vano. La voluntad del Rey Lich era tan fuerte como el acero y la
entidad la había forzado a pelear contra los vivos. Su odio hacia el Rey Lich y su principal

120
sirviente, Arthas Menethil, había aumentado. La venganza y la ira consumían su alma,
pero no tenía forma de canalizarlas hacia sus enemigos.
Ahora la tenía. Sylvanas movilizó a otros no-muertos con libre albedrío y les otorgó un
propósito. Nunca más les devolverían las vidas que les fueron arrebatadas, pero tendrían
venganza. Su primera víctima sería la criatura que había devastado el hermoso reino de
Sylvanas, aquél que le había arrebatado su futuro y la había convertido en un monstruo:
Arthas.

Sylvanas no era la única buscando destruir al caballero de la muerte. Varimathras y los


otros señores del terror supieron de la debilidad del Rey Lich. Tomaron las riendas de una
parte de la Plaga con la esperanza de lanzar una invasión hacia Rasganorte para derrotar
al señor de los no-muertos. Al igual que Sylvanas, ellos sabían que eliminar a Arthas sería
el primer paso hacia su meta.

Arthas no estaba en condiciones para sofocar esas insurrecciones. Conforme el poder del
Rey Lich se desvanecía, también lo hacía el suyo. El una vez temido y casi invencible
caballero de la muerte se encontró acosado en varios frentes por Sylvanas y los señores
del terror. Aunque Arthas estaba dispuesto a pelear, tenía un propósito más urgente. El
Rey Lich le ordenó abandonar Lordaeron. La entidad necesitaba que toda esa Plaga que
aún le era fiel estuviera a su lado en Rasganorte, pues sabía que solamente era cuestión
de tiempo antes de que Kil’jaeden atacara el Trono Helado.

El Rey Lich estaba en lo cierto al esperar represalias de sus enemigos. Pero no vendría de
los señores del terror ni de Sylvanas Windrunner. Vendría de Terrallende.

LOS SIRVIENTES DEL


TRAIDOR
Después de llegar a Terrallende, Kael’thas Sunstrider y Lady Vashj guiaron a su gente a
través de la agrietada y árida extensión que era la Península del Fuego Infernal. Illidan
Stormrage no se encontraba por ningún lado. Durante días, los elfos de sangre y los naga
deambularon por la desolada tierra hasta que dieron con la Celadora Maiev Shadowsong y
sus Vigilantes.

A pesar de que Maiev había capturado a Illidan, fue incapaz de encontrar el camino de
regreso a Azeroth pues el portal que había utilizado ya no estaba. Existían muchos otros
portales en Terrallende, pero ninguno de ellos los llevaba a casa. Maiev no conocía la
geografía de ese reino destrozado ni tampoco los peligros que existían ahí. Ella y sus

121
Vigilantes anduvieron cuidadosamente hasta que encontraron con algo bastante
inesperado: soldados de la Alianza.

Los vestigios de los Hijos de Lothar habían establecido un bastión conocido como Bastión
del Honor en la Península del Fuego Infernal. Maiev vio a esos refugiados como su mejor
opción para encontrar una salida de Terrallende, pero antes de que los Vigilantes pudieran
alcanzar el Bastión de Honor, fueron atacados por Kael’thas y Lady Vashj. Los elfos de
sangre y los naga emergieron de las polvorientas llanuras con las armas desenvainadas. A
pesar de lo feroces que eran los Vigilantes, el enemigo los superaba en número. Kael’thas
y Lady Vashj liberaron a Illidan y obligaron a Maiev y a sus seguidores sobrevivientes a huir
hacia la espesura.

Illidan tuvo que reprimir sus ganas de perseguir a Maiev. Buscar a la celadora en las Islas
Quebradas había resultado ser una pérdida de tiempo y no volvería a repetir ese error, sin
importar cuánto quisiera destruirla.

Illidan evaluó a sus nuevas tropas con satisfacción. Los elfos de sangre estaban bien
entrenados y eran luchadores fieles. Su líder, Kael’thas Sunstrider, era un hechicero muy
hábil, aunque batallaba con sus demonios internos. Illidan percibió de inmediato la
agitación persistente en los corazones de los elfos. Sin rodeos le dijo a Kael’thas que no
había cra para su adicción a la magia. Sin embargo, eso no significaba que estaban
condenados a vivir con ese tormento. Illidan prometió encontrar una nueva fuente de
magia para Kael’thas, una aún más poderosa que la Fuente del Sol.

No era la respuesta que Kael’thas había esperado, no obstante, era igualmente tentador.
No siempre podía encontrarse con alguien que tuviera un manejo de la magia mejor que
el suyo. Kael’thas ya había llegado muy lejos; era momento de jurarle lealtad a Illidan.

Después de su liberación, Illidan formuló un plan para arrebatarle Terrallende a


Magtheridon y a las fuerzas de la Legión. Primero, cerraría todos los portales de
Terrallende, pues así evitaría que la Legión enviara refuerzos al reino. Luego, Illidan
enviaría a su ejército directo al centro de poder de Magtheridon: el Templo Oscuro en el
Valle Shadowmoon.

La campaña fue implacable. Illidan pedía demasiado de sus seguidores y daba muy poco a
cambio. Pero su inquebrantable sentido del deber y su indomable fuerza de voluntad
espoleaban a sus solados para seguir adelante.

Mientras Illidan Stormrage se acercaba al Templo Oscuro, encontró nuevos aliados entre
los Tábidos. Esas criaturas retorcidas eran parte de la tribu Lengua Ceniza y fueron
liderados por un antiguo exarca draenei llamado Akama. Él también buscaba liberar al
Templo Oscuro de Magtheridon, aunque por razones diferentes. Antaño, esa fortaleza
había sido un sitio sagrado para los draenei y Akama pensó en reclamarlo como una forma
de redimir a los Tábidos ante los ojos de la raza draenei.

122
LA CAPTURA DE
MAGTHERIDON
El ejército de Illidan Stormrage se lanzó contra el Templo Oscuro y descargó su ira en sus
defensores. Magtheridon había imbuido a los orcos con su sangre, transformándolos en
guerreros bélicos de piel roja llamados orcos viles. Los demonios lucharon junto a estos
soldados, mientras las máquinas de guerra d ela Legión atacaban a los invasores. Bañaron
los terrenos a las afueras de las murallas en un fuego esmeralda, pero no fue suficiente.
Illidan y sus seguidores se abrieron paso a través de los defensores de la Legión hasta
confrontar a Magtheridon.

Illidan, Lady Vashj, Akama y Kael’thas Sunstrider eran formidables en solitario, pero juntos
eran imparables. A pesar de su terrible fuerza, Maghteridon sucumbió ante sus enemigos
con una rapidez increíble.

Illidan pudo haber matado a Magtheridon, pero el Señor del Foso le era más útil vivo que
muerto. Él había visto lo que la sangre del demonio les había hecho a los orcos viles, los
había transformado en criaturas sedientas de sangre que vivían con un solo propósito: la
guerra. Illidan podía usar a soldados de mente simple como ellos en su propio ejército. Y
con la sangre de Magtheridon, podía crear todavía más.

Illidan apareció frente al resto de los defensores del Templo Oscuro y les ofreció una
opción muy simple: arrodillarse o enfrentar el olvido. Algunos escogieron la muerte, pero
la gran mayoría aceptó a Illidan como su nuevo amo. A pesar de que muchos eran orcos
viles, los demonios también le juraron lealtad.

El hecho de que Illidan permitiera que hubiera demonios en su ejército horrizó a Kael’thas
y a Akama, pero él apaciguó sus miedos. Forjar un pacto con los demonios era una
oportunidad, ellos podían revelar mucho acerca de las fortalezas y debilidades de la
Legión. Este conocimiento podría ayudar a Illidan y a sus aliados cuando Kil’jaeden tomara
represalias contra él.

Esa represalia llegó mucho antes de lo que Illidan esperaba. El polvo de la batalla apenas
se asentaba cuado el rostro llameante de Kil’jaeden apareció ante Illidan y sus seguidores.

El señor demoniaco había aprendido de la insurrección de Illidan en Terrallende. Ahora


confiaba menos en Illidan, pero creía que el antiguo elfo de la noche era útil. Illidan había
reunido a nuevos aliados como Kael’thas y su ejército había crecido.

123
124
Kil’jaeden todavía estaba seguro de que podría manipular a Illidan. Los demonios eran
criaturas intrigantes y no era extraño para ellos traicionarse en busca de poder. Así era
exactamente como Kil’jaeden veía la reciente trasgresión de Illidan: su sirviente había
reclamado Terrallende como un premio. Kil’jaeden ordenó a Illidan regresar a Azeroth y
acabar con el Rey Lich. Si obedecía, Terrallende sería suyo para hacer lo que quisiera. Si
desobedecía, Kil’jaeden haría todo lo que pudiera para tomar el control de ese destrozado
reino de las manos de Illidan y además acabaría con el antiguo elfo de la noche.

Para Illidan, ese ultimátum era un golpe de suerte. Necesitaba más tiempo antes de poder
comenzar con su verdadera guerra en contra de la Legión y Kil’jaeden acababa de
concederle eso. Illidan Stormrage fingió sumisión una vez más y movilizó a su ejército para
invadir Azeroth. Usando uno de los muchos portales en Terrallende, hizo uno nuevo para
regresar a ese mundo.

No llevó consigo todo el poder de sus tropas. Illidan dejó atrás a Akama y a algunos de sus
otros seguidores para asegurar Terrallende en su ausencia.

LA ASCENSIÓN
Cuando Illidan Stormrage y su ejército llegaron a Azeroth, los peores temores del Rey Lich
se hicieron realidad. Kil’jaeden había enviado a sus siervos a derrotarlo de una vez por
todas. Estaban determinados y ejercían magia formidable que les ayudó a llegar a
Rasganorte a una velocidad impresionante.

Arthas Menethil no tenía forma alguna de acelerar su viaje. Para cuando hubiera llegado a
Rasganorte, las fuerzas de Illidan ya estarían marchando hacia la Ciudadela de la Corona
de Hielo.

Solamente existía un camino por el cual Arthas sería capaz de llegar al Rey Lich antes que
sus enemigos. Se adentró en los olvidados pasillos de Azjol—Nerub, el reino nerubiano
que se alargaba debajo de la tierra. No era un camino fácil ni tampoco seguro. Azjol—
Nerub era antiguo, un lugar construido cuando el mundo era joven. Esbirros de los Dioses
Antiguos acechaban en sus profundidades y estaban dispuestos a detener a Arthas para
que no ayudara a su amo.

Y Arthas estaba igual de dispuesto a encontrar un camino a través de la ciudad olvidada.


Desesperado, se abrió paso entre los sirvientes de los Dioses Antiguos y llegó al Glaciar
Corona de Hielo antes que Illidan. En preparación para la guerra, el caballero de la muerte
movilizó a todos los no-muertos que pudo encontrar en la tundra.

125

IMAGEN ANTERIOR: ILLIDAN STORMRAGE, AKAMA, LADY VASHJ Y KAEL’THAS SUNSTRIDER LUCHANDO
CONTRA MAGTHERIDON.
126
Illidan se sorprendió por la súbita aparición de Arthas y la Plaga, pero eso no lo desalentó.
La batalla comenzó en las sombras de la Ciudadela de la Corona de Hielo. Ninguno de los
bandos tomó prisioneros. Esta no era una guerra para conquistar; era una de aniquilación
total.

Conforme pasaba la lucha, Arthas cabalgó para encontrarse con Illidan en un combate uno
contra uno.

Aunque sus energías estaban disminuyendo, el Rey Lich le brindó a Arthas un poco del
poder que le quedaba. Era una apuesta peligrosa que empujó a la entidad aún más cerca
del olvido, pero era la única oportunidad que tenía de sobrevivir. Si Arthas fallaba, el Rey
Lich caería al igual que el resto de la Plaga. Pero si el caballero de la muerte tenía éxito,
inclinaría la balanza en contra de los elfos de sangre y los naga.

Arthas Menethil lucho contra Illidan Stormrage ante la vista de ambos ejércitos.
Frostmourne colisionó con las legendarias gujas de guerra del antiguo elfo de la noche, las
Hojas Gemelas de Azzinoth. Reforzado por el poder del Rey Lich, Arthas sacó ventaja.

Frostmourne cortó la carne de Illidan y casi lo mató. Sin embargo, Arthas nunca dio el
golpe final. El Rey Lich lo instó a ir al Trono Helado lo más pronto posible.

Illidan ya no estaba, pero eso no cambiaba el hecho de que el poder del Rey Lich
continuaba derramándose a través de la grieta en el Trono Helado. El Rey Lich
eventualmente desaparecería por completo, sus energías se disiparían en el aire helado
de Rasganorte. Solamente existía una forma de escapar de su destino: fusionarse con su
más grande campeón.

A través de ese acto, el Rey Lich podría hacer más que solamente salvarse del olvido.
Podría reclamar una vasija física y usarla para liberarse del Trono Helado. El Rey Lich sabía
de las dudas internas de Arthas y creía que la mente del caballero de la muerte sería fácil
de dominar.

Por órden de su amo, Arthas se acercó al Trono Helado y lo destruyó con un solo golpe de
Frostmourne. El yelmo encantado que contenía el espíritu del Rey Lich cayó a los pies del
caballero de la muerte.

El Rey Lich prometió a Arthas que, si se colocaba el yelmo, ascenderían al verdadero


poder, pero el caballero de la muerte dudó. ¿Su amo solamente pretendía utilizarlo? ¿El
Rey Lich destruiría su mente después de ponerse el yelmo? No lo sabía a ciencia cierta,
pero estaba seguro de una cosa: si no hacía nada, su amo se desvanecería y Arthas estaría
debilitado. Tenía muchos enemigos y harían lo que fuera para acabar con su existencia.
Sin el poder del Rey Lich, Arthas temía que eventualmente caería ante sus cazadores.

127

IMAGEN ANTERIOR: ILLIDAN STORMRAGE CONFRONTA AL CABALLERO DE LA MUERTE ARTHAS


MENETHIL EN RASGANORTE
Por lo tanto, Arthas aceptó lo desconocido y se colocó el yelmo. El poder del Rey Lich fluyó
a través de él. Sus espíritus se fusionaron, convirtiéndose en una de las entidades más
poderosas que el mundo jamás hubiera conocido.

LA REINA ALMA EN
PENA
Arthas Menethil abandonó Lordaeron, pero eso no otorgó paz a la región. Los no-muertos
que seguían siendo leales al Rey Lich continuaban deambulando desde el centro del reino
caído hasta los límites del este de las Tierras de la Peste. Desde el suroeste, Othmar
Garithos y los remanentes de la Alianza seguían lanzando ofensivas hacia esas tierras. Y
atrapados entre esos bandos, se encontraban las dos facciones rebeldes de no-muertos:
una liderada por Sylvanas Windrunner y la otra por los señores del terror Balnazzar,
Detheroc y Varimathras.

Los señores del terror percibieron el odio ardiendo en el interior de Sylvanas y la vieron
como un aliado útil. Le ofrecieron un puesto en su ejército.

Como respuesta, Sylvanas les dio guerra. Recientemente había recuperado su libertad del
Rey Lich y no iba a jurarle lealtad a un nuevo amo. Además, los señores del terror habían
ayudado a llevar la plaga de no-muertos a Azeroth. Ellos habían ayudado a crear a Arthas.
Y, por consiguiente, ellos la habían convertido en un monstruo.

Varimathras fue el primero en caer ante Sylvanas. Para evitar la derrota, él se arrodilló
frente a ella y le prometió actuar como un siervo fiel. La lealtad significaba muy poco para
los demonios, un hecho que Sylvanas entendía bien. Pero ella vio a Varimathras como un
arma potencial. Él era poderoso y sabía qué tácticas pretendían utilizar los otros dos
señores del terror contra ella. Mientras él siguiera siendo útil, ella le permitiría vivir.

Sylvanas no dio cuartel a los otros señores del terror. Aunque sus no-muertos eran menos,
ella había obtenido poderes formidables en la no-muerte. Además, sus años como general
forestal la habían hecho una maestra de la estrategia y las tácticas bélicas, y
metóficamente desmanteló las fuerzas de los señores del terror.

Detheroc fue el siguiente en caer ante su ira. Balnazzar se encerró detrás de las murallas
caídas de la capital de Lordaeron y se preparó para el inevitable asedio. Sus esfuerzos

128
fueron en vano. Sylvanas y sus tropas entraron a la ciudad, derrotando al señor del terror
y quedándose con el fuerte.

Con la capital bajo su control, Sylvanas ahora tenía un refugio en donde protegerse de sus
enemigos. Llamó a sus seguidores los Renegados y se proclamó su Reina Alma en Pena.
Sylvanas ordenó a sus Renegados establecer un nuevo reino en las criptas subterráneas,
mazmorras y cloacas de la ciudad. Esa pútrida guarida sería conocida como Entrañas. En
sus pasillos tóxicos, Sylvanas Windrunner y sus Renegados planearon su venganza contra
el Rey Lich.

LA DIVISIÓN DE LA LUZ
Arthas Menethil se quedó en Rasganorte después de que se fusionara con el Rey Lich. La
tarea de comandar a la Plaga en Lordaeron recayó en Kel’Thuzad. Aunque Sylvanas y sus
Renegados estaban atrincherados en Entrañas, los no-muertos del exánime seguían
dominando gran parte de las Tierras de la Peste. Sin embargo, existía un enemigo
problemático que competía por el control del dominio de Kel’Thuzad.

La Orden de la Mano de Plata había sido devastada por la guerra con la Plaga, pero los
paladines que quedaban se juntaron y juraron expulsar a los no-muertos de esas tierras.
Entre esos guerreros sagrados se encontraba Alexandros Mograine, portador de la
Ashbringer. El arma, fabricada en Forjaz e imbuida con la Luz Sagrada, se había convertido
en una leyenda. Destruía a cuántos no-muertos tocara, dejando únicamente cenizas a su
paso. Conforme los paladines combatían a la Plaga, se esparcieron rumores de las hazañas
de Alenxandros. Pronto adoptó el mismo nombre que su espada.

129
……………………………………………………………………………………………………………………………………

EL DESTINO DE GARITHOS
Sylvanas Windrunner no asedió la capital de Lordearon en solitario. Detheroc había
embrujado a Othmar Garithos y a muchos soldados de la Alianza. Cuando Sylvanas venció
al señor del terror, también liberó al comandante humano y a sus tropas. Garithos
desconfiaba de Sylvanas y sus no-muertos, pero veía a los señores del terror como una
amenaza todavía mayor. Accedió a ayudar a Sylvanas a atacar la capital y, a cambio, ella
prometió darle el control de la fortaleza.

Garithos se dio cuenta demasiado tarde de lo que significaba realmente una promesa de
Sylvanas. Después de conquistar la ciudad, Sylvanas recompensó a Garithos con la
muerte. Sus necrófagos se alimentaron de los restos del humano. Todo lo que dejaron
fueron huesos...

……………………………………………………………………………………………………………………………………

Los paladines eran esquivos e ingeniosos, y la Plaga no tuvo suerte derrotándolos en


combate abierto. Mientras esos guerreros sagrados centraron su atención en los no-
muertos, otro enemigo se infiltró en sus filas sin ser visto: Balnazzar.

El señor del terror había caído ante las tropas de Sylvanas en el asedio en la capital de
Lordaeron, pero no lo habían destruido. Hizo uso de lo último de su poder para huir hacia
las Tierras de la Peste. Sin la ayuda de los otros señores del terror, su control sobre los no-
muertos era limitado. Se mantuvo en las sombras, temeroso de que un día la Plaga
pudiera descubrir su presencia. En los paladines Balnazzar vio una posibilidad de
protegerse, una posibilidad de cear un nuevo ejército.

Balnazzar asesinó a un paladín muy venerado llamado Saidan Dathrohan y después


asumió su forma. Con el disfraz de tan respetado guerrero sagrado, el señor del terror
estaba seguro de que podría poner a la mayoría de los paladines a su servicio. Sin
embargo, había uno que creía que estaba muy lejos de su alcance: Alexandros Mograine.
El portador de Ashbringer personificaba la piedad y el valor. Mientras más pronto se
marchase, más pronto los otros paladines podrían caer bajo la influencia de Balnazzar.

Con el tiempo, el señor del terror manipuló al hijo mayor de Alexandros, Renault
Mograine. Convirtió al joven humano a la oscuridad y lo forzó a cometer uno de lo actos
más graves.

Renault asesinó a su padre con Ashbringer.

130
131
Tanto el cadáver de Alexandros como Ashbringer fueron recuperados más tarde por la
Plaga. Kel’Thuzad vio un uso para ambos. El exánime revivió al legendario paladín en la no-
muerte y lo transformó en un obediente siervo. La propia Ashbringer, después de haber
sido utilizada para un propósito tan noble, se deformó en una impía sombra de lo que una
vez fue.

La muerte de Alexandros golpeó a los paladines. Algunos de ellos sospecharon que una
fuerza oscura había poseído a Saidan Dathrohan y a sus seguidores más cercanos, pero no
podían probarlo. Sus sospechas crearon divisiones entre los paladines. Los guerreros
sagrados se separaron en dos facciones: el Alba Argenta y la Cruzada Escarlata.

Los del Alba Argenta se mantuvieron firmes a los principios de la Luz, pero su contraparte
no. Balznazzar retuvo el control sobre la Cruzada Escarlata. Eran el ejército que había
estado buscando y muy pronto se convertirían en sinónimo de corrupción y extremismo.

LA BÚSQUEDA DE LA
FUENTE DEL SOL
Al norte de Lordaeron, las repercusiones de la destrucción de la Fuente del Sol
continuaron. Cuando Kael’thas Sunstrider y su gente destruyeron la Fuente del Sol, la
explosión no destruyó su poder. Las energías de la fuente se esparcieron por las tierras. El
dragón rojo Korialstrasz descubrió esta magia desprotegida y estaba profudamente
preocupado de que pudiera atraer la atención de distinas facciones e inicar un conflicto.

Sus temores terminaron siendo ciertos. Malygos, el Aspecto de la Magia, percibió la


presencia de las energías de la Fuente del Sol. Envió a uno de sus sirvientes, el dragón azul
Kalecgos, a investigar qué tan lejos se había extendido el poder. El Rey Lich también sintió
las ondas de energía provenientes de la fuente. Él ordenó a Dar’Khan Drathir, el traidor
que había entregado Quel’Thalas a la Plaga, recolectar ese poder en el nombre del Trono
Helado.

Korialstrasz registró las devastadas tierras alrededor de Lunargenta y reunió cada pizca de
poder que pudo. Sabiendo que tenía poco tiempo, creó un avatar humano llamada
Anveena Teague y la imbuyó con la energía de la Fuente del Sol. Le proporcionó recuerdos
falsos e incluso creó la ilusión de una familia humana para ella. Esperaba que ella pudiera
pasar desapercibida de cualquiera que estuviera tras el poder de la Fuente del Sol.

132
Anveena no tenía idea de lo que era, ni sabía que las fuerzas oscuras harían de todo con
tal de reclamar su poder.

Kalecgos y Dar’Khan encontraron a Anveena, pero su verdadera naturaleza se mantuvo en


secreto por bastante tiempo. Eventualmente, Dar’Khan descubrió la verdad y la secuestró,
llevándola al lugar donde estaba la arruinada Fuente del Sol para extraer el poder de ella.
Kalecgos y Korialstrasz lo persiguieron, pero encontraron a Anveena demasiado tarde.
Dar’Khan ya había comenzado a tomar el poder de la Fuente del Sol para él.

Usando su nuevo poder, Dar’Khan tomó el control y Korialstrasz y lo obligó a luchar contra
Kalecgos. Cuando todo parecía perdido, Anveena desertó su verdadero potencial. Se dio
cuenta de que el poder de la Fuente del Sol estaba dentro de ella y fue capaz de ejercerlo.

Anveena dirigió toda su rabia hacia Dar’Khan Drathir y lo derrotó.

Después de que el polvo de la batalla se asentara, Anveena Teague se quedó en


Quel’Thalas bajo la protección de Lor’themar Theron, uno de los forestales de más alto
rango entre los elfos de sangre. Kalecgos se quedó con ella, viviendo bajo el disfraz de un
semi—elfo llamado Kalec. Durante años, él personalmente la cuidó y mantuvo su
presencia en secreto del mundo.

HERALDOS DE LA
SOMBRA
Lejos de Quel’Thalas, Garona estaba de caza.

Ella había acosado a Cho’gall y sus cultores del Martillo Crepuscular por todo el sur de
Kalimdor, disminuyendo sus números lentamente. Su presa era astuta, pero también lo
era ella. Garona no dio cuartel a sus enemigos y juró nunca dejar de matar hasta hundir
sus dagas en el corazón de Cho’gall.

La persistencia de Garona enfurecía a Cho’gall. Ella atacaba desde las sombras,


desapareciendo tan pronto como mataba a alguno de sus cultores. Cho’gall tendió
trampas y emboscadas para Garona, pero ella siempre escapaba. Conforme pasaban los
días, los murmullos de los Dioses Antiguos resonaron en su mente. Estaban furiosos pues
le estaba llevando demasiado tiempo encargarse de la asesina entrometida.

133
En lo profundo de los densos bosques de Feralas, Cho’gall encontró una manera de sacar a
Garona de su escondite. Tomando un gran riesgo propio, envió lejos a sus cultores y
esperó por la cazadora. Él sabía que ella lo quería muerto, y sabía que ella nunca
desaprovecharía la oportunidad de enfrentarlo, especialmente si estaba desprotegido.

Justo como lo esperaba, Garona atacó. El mago ogro y la asesina semi—orco lucharon
entre la neblina y la espesura. Garona hirió de gravedad a Cho’gall, pero no fue suficiente
para derrotarlo.

Cho’gall fue mejor que la asesina en combate y la llevó de regreso a sus dominios. Tiempo
atrás, el Consejo de la Sombra había entretejido cadenas mentales en Garona,
convirtiéndola en una sierva poco dispuesta. El archimago humano Kadgar había deshecho
esos lazos, concediéndole libertad a la semi—orco. Sin embargo, Cho’gall sabía como
volver a forjarlos y así lo hizo, transformando a Garona en su mascota. Su asesina.

Con Garona bajo su control, Cho’gall regresó a su tarea original de despertar a los Dioses
Antiguos. Tomó lo que quedaba de sus cultores del Martillo Crepuscular y se aventuró
hacia los áridos desiertos de Silithus. Cho’gall percibió a un Dios Antiguo en algún lugrar
bajo la arena dorada. Sintió que la entidad lo llamaba, su poder revolviéndose en sus
venas.

Y escuchó que susurraban su nombre en su mente: C’Thun.

134
135
CAPÍTULO IV

VIEJOS ODIOS
EL NUEVO ÁRBOL DEL
MUNDO
La Tercera Guerra había dañado terriblemente a los elfos de la noche. Su Árbol del
Mundo, Nordrassil, los había protegido durante miles de años, pero ahora sus
encantamientos ya no estaban. Los elfos de la noche estarían sujetos a enfermedades y a
la vejez. El daño a Nordrassil también complicó la entrada de los druidas al místico Sueño
Esmeralda.

El Archidruida Fandral Staghelm creía tener una solución. Propuso plantar un nuevo Árbol
del Mundo, uno que pudiera restarurar la inmortalidad de los elfos de la noche. Había
intentado algo similar miles de años atrás, cuando plantó un Árbol del Mundo conocido
como Andrassil. Aquello terminó en fracaso, pero Fandral había aprendido de sus errores,
y lo más importante, ahora sentía que tenían que actuar.

Malfurion Stormrage rechazó su plan. Él recordaba el último intento de Fandral de plantar


un Árbol del Mundo. La corrupción se había apoderado de Andrassil y se esparció por
todas las tierras, enloqueciendo a criaturas inocentes. Malfurion y los otros druidas se
habían visto forzados a talar el árbol, al que nombraron Vordrassil. Su tocón muerto era
un frío recordatorio de los peligros de entrometerse con poderes que solamente los
Dragones Aspectos podían usar.

Fandral montó en cólera. En su opinión, Malfurion se rehusaba a tomar decisiones


arriesgadas para asegurar el futuro de su pueblo. Fandral soñaba con las posibilidades de
un Árbol del Mundo revitalizado, y esperó en secreto poder revivir a su hijo caído,
Valstann Staghelm. Malfurion era un claro osbtáculo para esa meta.

Una noche, mientras Malfurion dormía en su refugio, Fandral Staghelm lo emboscó,


hundiendo al druida en un profundo coma y atrapando su espíritu dentro de las
profunidades del Sueño Esmeralda.

Cuando Malfurion no despertó, los otros druidas buscaron su espíritu en el Sueño, pero no
tuvieron éxito. En un principio eso no fue motivo para preocuparse seriamente. Antaño,

136

IMAGEN ANTERIOR: LAS TROPAS DE LA ALIANZA Y LA HORDA ATACAN AHN’QIRAJ.


Malfurion había pasado milenios dentro del Sueño Esmeralda, y después de la destrucción
causada por la Tercera Guerra, quedaba mucho que hacer para restaurar la conexión de
los druidas con el reino etéreo y con la naturaleza. Fue fácil asumir que estaba absorto en
ese trabajo tan importante.

Durante la ausencia de Malfurion, Fandral Staghelm tomó el control de los druidas del
Círculo Cenarion y los guio a la región costera de Darkshore, en donde se unieron para
plantar un nuevo Árbol del Mundo. Los druidas lo llamaron Teldrassil, o “Corona de la
Tierra”. Se elevó muy alto sobre el océano, su tronco era tan grande que parecía una isla.
Fandral de verdad había aprendido de sus errores al plantar a Vordrassil. Ese nuevo Árbol
del Mundo se erguía resplandeciente, poderoso y, aparentemente, incorrumptible.
Rebosante de esperanza, los elfos de la noche establecieron una ciudad, Darnassus, entre
las imponentes ramas del Árbol del Mundo.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

EL SIERVO DE LA PESADILLA
La corrupción de Teldrassil fue culpa de Fandral Staghelm, pero fue guiado por fuerzas
oscuras. Él había caído bajo el influjo de Xavius.

En la Guerra de los Ancestros, Xavius había fungido como el consejero más confiable de la
Reina Azshara hasta que Malfurion Stormrage lo derrotó. Al igual que muchos otros
cercanos a Azshara, él ahora obedecía la voluntad de los Dioses Antiguos. Xavius, quien
ahora era conocido como el Señor de la Pesadilla, planeó extender la Pesadilla tanto como
pudiera, incluso más allá de los límites del Sueño Esmeralda.

Xavius se había ganado el apoyo de Fandral gracias al dolor del elfo de la noche. El Señor
de la Pesadilla lo hizo creer que su hijo caído, Valstann Staghelm, seguía vivo. Xavius se
valió de una imagen falsa del fallecido elfo para hablar con Fandral, giando sus acciones
y convenciéndolo de infectar el Árbol del Mundo Teldrassil con el toque de la Pesadilla.

La influencia de Xavius enviaría gradualmente a Fandral hacia la locura…

……………………………………………………………………………………………………………………………………

Desafortunadamente, la decisión de Fandral de crear el árbol sin la ayuda de los Dragones


Aspectos terminó siendo un terrible error. Sin sus bendiciones, Teldrassil era vulnerable a
la influencia oscura de la Pesadilla Esmeralda.

Desde el corazón del Sueño Esmeralda, la Pesadilla alcanzó a Teldrassil. En poco tiempo,
se filtró en la esencia del Árbol del Mundo.

137
Fandral llegó muy lejos para esconder la incipiente oscuridad del resto de los elfos de la
noche. Era muy fácil mantenerlos ocupados. Los sátiros y los saqueadores furbolg creaban
pequeños conflictos en el territorio de los elfos y la Horda había establecido nuevas
naciones al sur de Vallefresno. La facción se había aliado con los elfos de la noche en
contra de la Legión Ardiente durante la Tercera Guerra, pero antes de eso, habían sido
enemigos feroces.

La confianza tardaría en llegar, si es que llegaba algún día.

LA FUNDACIÓN DE
DUROTAR
Un gran peso había desaparecido del corazón del Jefe de Guerra Thrall. Él y su pueblo
habían defendido a Azeroth de la Legión Ardiente, su antiguo amo. Los crímenes de la
primera Horda jamás serían borrados, pero las recientes batallas eran la prueba de que los
orcos merecían tener un hogar en ese mundo.

Poco después de la Batalla del Monte Hyjal, Thrall guio a su pueblo a una desolada región
desértica que bordeaba la costa del este de Kalimdor. Él nombró a esa tierra Durotar, en
honor a su padre, Durotan.

La Horda no tardó en establecer una capital en Durotar. Thrall nombró la fortaleza


Orgrimmar en honor a su amigo, el antiguo jefe de guerra Orgrim Doomhammer, quien le
había enseñado que la Horda podía convertirse en algo más grande que una simple arma.
Aunque Orgrimmar serviría como la capital de la Horda, algunos de los otros miembros de
la facción se asentaron en otras áreas. Los trols Lanza Negra ocuparon las Islas Eco al sur.
Al oeste, los tauren construyeron su asentamiento permanente llamado Thunder Bluff,
entre las verdes praderas de Mulgore.

Durotar era muy distinta a las praderas de Mulgore. Era un área áspera y, los primeros
años de los orcos ahí estuvieron llenos de dificultades. Thrall consideró esos tiempos
difíciles como una penitencia por el daño que los orcos habían causado décadas atrás en
ese mundo.

138
139
El asentamiento de Durotar llamó la atención de Rexxar, un viejo maestro de las bestias
que había invadido Azeroth junto a la primera Horda. Después él había abandonado el
ejército al no estar de acuerdo con lo que se había convertido. Durante años él había
vivido solo, aprendiendo cómo sobrevivir y prosperar en los bosques de Azeroth. La Horda
de Thrall parecía una fuerza de orgullo y honor y Rexxar se unió a los orcos, con cautela,
en su nuevo hogar.

Mientras la Horda construía sus naciones, algunos de sus antiguos aliados en la Tercera
Guerra se movieron más al sur. Los refugiados de la Alianza, liderados por Jaina
Proudmoore, se asentaron en Dustwallow Marsh y establecieron una ciudad marítima
llamada Isla Theramore.

Jaina y Thrall siguieron comunicándose y su incómoda tregua se volvió algo más


permanente. Ambos líderes declararon que respetarían el territorio del otro y se
abstendrían de mostrar cualquier acto de agresión.

LA FLOTA DE
KUL TIRAS
Aunque la Horda y los humanos de la Isla Theramore mantuvieron la paz durante años,
ésta no duró. Sin embargo, no fueron ni el Jefe de Guerra Thrall ni Jaina Proudmoore
quienes reiniciaron el conflicto.

Una enorme armada naval de la Alianza llegó a las costas de Kalimdor. Ésta era liderada
por el padre de Jaina, el Gran Almirante Daelin Proudmoore. Inmediatamente la flota
lanzó ataques contra los orcos y los asentamientos cercanos de trols. El Almirante
Proudmoore había combatido en la Segunda Guerra e incluso había perdido un hijo a
manos de la Horda. No tenía intención de dejar que las criaturas que estuvieron a punto
de destruir los reinos humanos recuperaran su fuerza. Su meta no era otra que el
exterminio.

Thrall esperaba hacer las paces con los humanos y convencerlos de que su nueva Horda
no era como aquella que había diezmado a los Reinos del Este. Sin embargo, nunca tuvo la
oportunidad de hacer su petición.

140

IMAGEN ANTERIOR: ORGRIMMAR BAJO CONSTRUCCIÓN.


El Almirante Proudmoore envió asesinos disfrazados de “emisarios” desde Theramos para
llevar a Thrall a una trampa y acabar con su vida. La treta falló y la guerra se volvió
inevitable. Thrall movilizó a los orcos, los trols Lanza Negra, los tauren e incluso al clan
ogro cercano, Stonemaul, para la batalla.

El tiempo no estaba a su favor. A pesar de la apasionada insistencia de su hija, Jaina, el


Almirante Proudmoore se había hecho cargo de Theramore y ahora tenía control tanto del
mar como de la ciudad. De haber tenido tiempo para fortificar su posición, habría sido
capaz de enviar ataques por todo Kalimdor con total impunidad.

Los ejércitos de la Horda viajaron a Theramore y se acercaron en silencio a Jaina. Thrall le


pidió que hiciera lo imposible: dejar que la Horda entrara a Theramore para que pudieran
matar a su padre. De otro modo, Daelin Proudmoore acabaría con la Horda para siempre.

A diferencia de su padre, Jaina sabía que la Horda de Thrall era diferente de su


predecesora. Ella lo había visto con sus propios ojos. Había combatido a la Legión Ardiente
junto a la Horda y había sido testigo del valor y el honor de sus soldados. Ellos querían lo
mismo que ella y muchos de sus seguidores: ponerle fin a un ciclo de odio entre la Horda y
la Alianza.

Ella vio el derramamiento de sangre entre las facciones como una distracción. La Plaga y
otras amenazas todavía estaban en Azeroth. Las razas nobles del mundo necesitaban
unirse en fortaleza para centrarse en sus verdaderos enemigos. Ella había tratado de
convencer a su padre de eso, pero él se había negado a escuchar.

Devastada por la aparentemente imposible decisión, Jaina se apartó, solamente pidiendo


que la Horda perdonara la vida a tanta gente como fuera posible. Los ejércitos de la Horda
atacaron Theramore y se abrieron paso a través de la ciudad.

El propio Rexxar asestó un golpe mortal en el Gran Almirante Daelin Proudmoore. Para él
no era nuevo ver cómo los prejuicios y el odio podían oscurecer los corazones de buenos
soldados. Él había visto ese destino caer en muchos miembros de la antigua Horda, por lo
que pidió a Jaina Proudmoore recordar a su padre como el orgulloso guerrero que alguna
vez fue, no la persona en la que se había convertido.

La Horda dejó la ciudad en manos de Jaina después de que todo terminó. Gran parte de
los sobrevivientes de la flota de Daelin partieron de regreso a los Reinos del Este.

141
……………………………………………………………………………………………………………………………………

LA FURIA DE KUL TIRAS


El Gran Almirante Daelin Proudmoore no era únicamente un comandante militar, también
era el regente de la nación humana de Kul Tiras. Su pueblo pidió venganza por su muerte,
pero el resto de la Alianza no hizo nada. La plaga de no-muertos en Lordaeron había
dejado a la Alianza tambaleante y los otros líderes tenían poca estima hacia Daelin
Proudmoore, quien había lanzado una guerra agresiva por sí mismo.

Enfurecidos, el pueblo de Kul Tiras se aisló del resto de la Alianza. Pero su rabia no se
enfocó en el Rey Varian Wrynn ni en ningún otro líder de la Alianza. En su lugar,
comenzaron a odiar a Jaina Proudmoore, la hija que había traicionado a su familia.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

Después de la batalla, Rexxar decidió no quedarse con la Horda. Se había acostumbrado a


cazar solo y volvió a los bosques en dónde se sintió en paz. No obstante, dejó muy claro
que pelearía para defender a la Horda cuando se necesitara.

LOS RENEGADOS Y LA
HORDA
Al otro lado del mar de Kalimdor, la Reina Sylvanas Windruuner y sus Renegados fueron
rodeados por sus enemigos. A la Cruzada Escarlata no le interesaba que esos no-muertos
hubieran reclamado su libre albedrío del Rey Lich; la secta fanática había jurado
erradicarlos sin importar nada.

Sylvanas buscó a su antiguo pueblo en Quel’Thalas, pidiéndoles asilo. Ella había dado la
vida por protegerlos y esperaba algo a cambio por su sacrificio. Sin embargo, negaron su
petición. Los elfos de sangre temían a los no-muertos y los trataban como monstruos.

Desesperada, envió embajadores a la Alianza y a la Horda. Los emisarios de la Alianza


jamás volvieron. Sylvanas sospechaba que no habían sobrevivido lo suficiente para
siquiera atravesar las puertas de Ventormenta.

142
La primera señal de esperanza llegó de un lugar inesperado: los tauren. Un archidruida
llamado Hamuul Runetotem vio más allá del monstruoso exterior de los no-muertos y
creyó que podían ser redimidos y revividos, tal vez no física pero espiritualmente. Él llevó
a los embajadores Renegados a encontrarse con Cairne Bloodhoof, el gran jefe de las
tribus tauren, y Cairne aceptó que los no-muertos debían tener la oportunidad de florecer.

Thrall invitó a Sylvanas Windrunner a Orgrimmar. Él tenia simpatía por sus seguidores
—los orcos también estuvieron corrompidos alguna vez y ese había sido un legado difícil
de superar— pero también reconocía el valor estratégico de los Renegados. Ellos vivían en
las ruinas de Lordaeron. La ciudad sería una invaluable posición estratégica dentro de los
Reinos del Este si la Alianza nuevamente provocaba una guerra.

Pero lo más importante, la Plaga no había sido erradicada; solamente había sido
temporalmente derrotada. La Horda necesitaba cada aliado que pudiera encontrar para
proteger sus tierras del ejército no-muerto del Rey Lich.

Después de mucho pensarlo, Thrall tomó una decisión. Los Renegados fueron aceptados
en la Horda.

LA CAÍDA DE
GNOMEREGAN
25 AÑOS DESPUÉS DEL PORTAL OSCURO
Durante la Tercera Guerra, los salvajes troggs asediaron a los gnomos de Gnomeregan.
Con el tiempo, los gnomos gradualmente comenzaron a perder terreno en su propio
hogar.

Las soluciones ingeniosas no podían resoler el problema de los abrumadores números de


los trogg. Eventualmente ellos cavaron alrededor de las defensas de los gnomos y
entraron a los cuarteles de ingeniería de Gnomeregan. Esto no solamente arrebató sus
mejores invenciones a los gnomos, sino también dejó materiales inestables y máquinas en
manos de criaturas que no podían entender lo peligrosas que eran. Era cuestión de
tiempo antes de que un error los llevara a la entera destrucción de la ciudad.

El dotado ingenieron Sicco Thermaplugg propuso una solución: bañar las secciones
invadidas de Gnomeregan en una radicación letal. Los gnomos se refugiarían y esperarían
la muerte de los troggs. Era un plan brutal y desesperado, pero parecía que podría

143
funcionar. Eventualmente, el líder de los gnomos el Manitas Mayor Gelbin Mekkatorque,
aceptó el plan. Parecía mejor que esperar que un desastre inevitable acabara con la
ciudad.

Desafortunadamente, Thermaplugg tenía segundas intenciones. Él envidaba la posición y


el prestigio de Mekkatorque y quería utilizar la guerra para obtener ambos. Thermaplugg
también se irritaba al ver cómo los gnomos jamás usaban sus invenciones para expandir el
poder de su nación, un fracaso del que culpaba enteramente a Mekktatorque.

Mekkatorque supo la verdad después de que la bomba de Thermaplugg irradiara a los


troggs… y a la mayoría de los gnomos.

En cuestión de días, casi el ochenta por ciento de los gnomos perecieron. Los
sobrevivientes no tuvieron otra opción que evacuar su propia ciudad. Thermaplugg se
quedó atrás, atrapado en el horror que había causado.

Los enanos de Forjaz aceptaron a los refugiados y los gnomos crearon un pequeño hogar
para ellos dentro de la montaña, llamándolo Tinker Town. El futuro de los gnomos era
incierto y hubo opiniones divididas sobre lo que debía hacerse a continuación.

Algunos gnomos dijeron que debían enfocar toda su atención y recursos en reclamar
Gnomeregan tan pronto como fuera posible, pero Mekkatorque no estuvo de acuerdo.
Aunque planeaba volver a la capital eventualmente, creía que los gnomos tenían
obligaciones más apremiantes con la Alianza. La Tercera Guerra había diezmado a la
facción y los aliados gnomos necesitaban toda la ayuda que pudieran obtener para
sobrevivir. Mekkatorque instó a su gente a investigar nuevas tecnologías que pudieran
reforzar a la Alianza.
En su mente, los destinos de la Alianza y los gnomos estaban entrelazados. Si la facción
sucumbía, Gelbin Mekkatorque y su pueblo jamás tendría la oportunidad que requerían
para restaurar Gnomeregan a lo que alguna vez fue.

EL REY PERDIDO
Después de la Tercera Guerra, el equilirio de poder entre los reinos humanos cambió.
Lordaeron estaba en ruinas y las naciones de Gilneas y Kul Tiras se habían aislado. En su
lugar, Ventormenta se alzó como el nuevo bastión de liderazgo y poder militar en la
Alianza. Esto concedió inmensio prestigio e influencia mundial al reino, pero también lo
convirtió en un objetivo.

144
Los dragones del vuelo negro todavía deseaban aplastar a los remanentes del poder de la
Alianza en los Reinos del Este, pero querían hacerlo en silencio. Onyxia, disfrazada de una
mujer noble llamada Katrana Prestor, se había jurado debilitar Ventormenta. Se había
enlistado para ayudar a la Hermandad de Defias, un grupo de humanos rebeldes que se
oponían a la nobleza del reino.

Los Defias supieron que el Rey Varian Wrinn navegaría a Theramore en una misión
diplomática. Emboscaron la embarcación, asesinando a todos abordo excepto al rey, y
enviaron a Varian a una isla remota. Onyxia los estaba esperando.

Ella llevó a cabo un ritual oscuro para dividir el espíritu de Varian, despojándolo de todas
las características que le permitirían desafiarla: su fuerza, su determinación y su voluntad
indomable. Ella pretendía destruir esa mitad de Varian, dejando un cascaron moldeable
que parecería ser un rey encantador y regio… pero que le serviría ciegamente como una
marioneta.

Antes de que Onyxia pudiera destruir la personificación de la voluntad y la fuerza de


Varian, él se escapó y se adentró en el mar. Las olas se lo tragaron y la oscuridad se cerró a
su alrededor. Más tarde, Varian recuperó la consciencia en las distantes costas de
Kalimdor. El hechizo de Onyxia había dejado su mente hecha jirones, no tenía recuerdos
de lo que ella le había hecho. Ni siquiera podía recordar su propio nombre. En los días
siguientes, vagaría por el mundo sin saber que él debía ser un rey.

Onyxia estaba furiosa porque esa mitad de Varian había escapado, pero sus planes no
habían fracasado del todo. Eventualmente ella volvería a Ventormenta con su rey
marioneta, pero solamente hasta que estuviera segura de que él sería un incuestionable
sirviente.

Mientras tanto, la gente de Ventormenta agonizaba por la desaparición de Varian.


Muchos temían que lo hubieran asesinado. El joven hijo de Varian, Anduin Wrynn, fue
coronado rey. El legendario paladín Bolvar Fordragon fue nombrado señor regente para
encargarse de los deberes diarios de administrar el reino hasta que el niño fuera mayor.

Ni Bolvar ni Anduin creían que Varian hubiera merto y nunca perdieron la esperanza de
volver a verlo.

145
LOS CAMPEONES SE
LEVANTAN
Los problemas del mundo se multiplicaban a una velocidad impresionante.

El armisticio entre la Horda y la Alianza era, como mucho, frágil. Grandes batallas
estallaron gradualmente en locaciones estratégicas como el Valle de Alterac, Grito de
Guerra Gulch y Arathi Basin, acercando a ambas facciones a una guerra sin cuartel.

Las amenazas fuera de la Horda y la Alianza eran de mayor preocupación. En Mulgore, los
tauren lidiaban con bandas invasoras de criaturas primitivas llamadas jabaespinos. En el
Bosque Elwynn, pueblos humanos eran sitiados por ladrones kóbold y animales enfermos.
En Durotar, partidas de guerra de los centauros conspiraban para hacerse cargo de las
tierras periféricas de los orcos. Las crisis parecían interminables. En cada continente, en
cada nación, en cada región, el caos se esparcía, amenazando con volverse una catástrofe.

Lo que la Horda y la Alianza no notaron era que esa explosión de desorden era, en parte,
obra de los Dioses Antiguos. Las entidades avivaban sutilmente las llamas del conflicto
para debilitar a las naciones del mundo. Si nadie lo remediaba, esas pequeñas chispas
podrían esparcirse e iniciar un crepitante fuego salvaje de destrucción.

Pero nunca tuvieron oportunidad de esparcirse. No fueron los héroes legendarios de


guerras pasadas los que se alzaron para luchar por su mundo; fueron los ciudadanos
ordinarios de Azeroth quienes intervinieron. Ellos comenzaron sus viajes por razones
distintas. Algunos lucharon por aventura o por la noble causa de la justicia. Otros lucharon
por venganza y para unirse a la guerra en contra de una facción odiada. Otros más incluso
lucharon por dinero y buscaron formas de obtener ganancias de los conflicos. Algunos
lucharon por la gloria, para que sus nombres fueran recordados por el mundo entero. Y
algunos viajaban solos mientras otros formaban grandes gremios que trabajaban juntos
en contra de la oscuridad.

Conforme pasaron los años, esos campeones extraordinarios serían llamados para hacer
lo imposible. Sin ellos, Azeroth habría sucumbido al mal.

146
EL SUFRIMIENTO DE
LOS HIERRO NEGRO
Más de dos siglos atrás, el señor feudal—hechicero del clan enano Hierro Negro, condenó
a su pueblo a la esclavitud cuando invocó a Ragnaros, el Señor del Fuego, de vuelta a
Azeroth. La violenta erupción mató a muchos y formó un volcán que se conoció como la
Montaña Roca Negra. Los Hierro Negro sobrevivientes construyeron un fuerte en sus
profundidades llamada Ciudad Forjatinieblas. Durante generaciones, ellos fueron forzados
a servir a Ragnaros y a sus lugartenientes.

Los clanes enanos Wildhammer y Bronzebeard fueron incapaces de salvar a sus primos
lejanos, aunque tampoco quisieron hacerlo. Los Hierro Negro se habían ganado ese
destino al declarar la guerra contra los otros enanos. Ahora tendrían que atenerse a las
consecuencias.

El emperador Dagran Tharissan, un descendiente del fallecido señor feudal—hechicero,


ahora gobernaba a los Hierro Negro en nombre del Señor del Fuego. Un líder duro pero
carismático que renegaba de su servidumbre, pero se deleitaba con el poder que
Ragnaros le había concedido.

Cuando Ragnaros ordenó a Dragan preparar a los Hierro Negro para una nueva guerra, el
emperador estaba jubiloso. Siempre había soñado con conquistar a los otros clanes
enanos, no solamente para gobernarlos sino para utilizar su poder combinado y así
liberarse del control del Señor del Fuego.

Su primer acto de agresión fue secuestrar a la Princesa Moira Bronzebeard, la hija del rey
de Forjaz, Magni Bronzebeard. Pretendía usarla como su rehén una vez que la guerra
comenzara. Él creía que Magni haría todo por proteger la vida de su hija y, por lo tanto,
nunca consideraría atacar Montañana Roca Negra si eso suponía ponerla en peligro.

Dargan se sorprendió al darse cuenta de que se había enamorado de ella. Moira era astuta
y tenía una voluntad de hierro, y su predicamento no la intimidaba en lo más mínimo. Los
dos enanos empezaron a conversar mucho acerca de sus esperanzas para el futuro. Moira
era la heredera de Forjaz, sin embargo, su padre jamás había pensado que una mujer
pudiera reinar tan bien como un hombre. Dragan le confesó que él quería liberar a su
pueblo de la esclavitud y estaba dispuesto a hacer lo que fuera para conseguirlo. En pocos
meses, Moira y Dragan se casaron.

147
148
El Rey Magni no podía creer los rumores acerca de que su hija había aceptado casarse con
el enemigo. Reclutó un grupo encubierto de campeones de la Alianza para infiltrarse en el
fuerte Hierro Negro y rescatar a Moira.

El equipo de la Alianza se abrió paso a través de la Ciudad Forjatinieblas hasta alcanzar el


Trono Imperial. La consiguiente batalla hizo temblar la montaña, pero al final, el
Emperador Dagran Thaurissan fue asesinado.

Para sorpresa de los infiltrados de la Alianza, Moira Bronzebeard estaba iracunda. Ella
rechazó su oferta de rescate y les hizo saber que estaba embarazada de Dagran
Thaurissan.

Ella había llegado a creer en el plan de Dagran de liberar a los Hierro Negros y estaba
dispuesta a llevar a cabo su trabajo sin él.

EL NÚCLEO FUNDIDO
Para honrar la memoria de su esposo, Moira Thaurissan hizo a un lado su enojo por su
muerte. El golpe a la Ciudad Shadowforge había dejado a su clan en caos total y, por el
momento, eso era una ventaja. Los lugartenientes de Ragnaros sospechaban de cuan leal
sería la esposa de Dagran Thaurissan al Señor del Fuego, pero estaban demasiado
ocupados tratando de reestablecer el control sobre los Hierro Negros para mantenerla
vigilada.

Ella no desaprovechó esa oportunidad. Moira hizo correr la voz de que los enanos Hierro
Negro estaban siendo forzados a crear un ejército masivo para el Señor del Fuego. La
muerte de Dagran Thaurissan había retrasado la creación de dicho ejército, pero no por
mucho. Ragnaros y sus fuerzas se volverían más fuertes conforme pasara el tiempo. Para
llamar la atención tanto como le fuera posible, Moira se aseguró de que el resto del
mundo supiera que había riquezas y artefactos de poder desconocido escondidos en las
profunidades de la montaña. Ella tenía la esperanza de que algunos héroes aventureros (o
codiciosos) se juntaran para destruir las defensas de Ragnaros y expulsaran al Señor del
Fuego de regreso al Plano Elemental.

Su plan funcionó mejor de lo que esperaba. Antes de que la Alianza o la Horda actuaran,
otra fuerza lo hizo: los Señores del Agua de Hydraxian, seres elementales del agua que
eran los enemigos naturales de los elementales del fuego. Ellos ofrecieron ayuda y
recompensas a cualquiera que reatara a Ragnaros.

149

IMAGEN ANTERIOR: MAYORDOMO EXECUTUS GOBERNANDO SOBRE LOS ENANOS HIERRO NEGRO EN
MONTAÑA ROCA NEGRA.
En poco tiempo, los Señores del Agua habían reclutado montones de poderosos
campeones para invadir los dominios de Ragnaros en el corazón de la montaña: Núcleo de
Magma. Cuidadosamente se movilizaron a través del fuerte llameante, atrayendo y
matando a los elementales del fuego.

Conforme caían los defensores de Núcleo de Magma, los campeones utilizaron los regalos
de los Señores del Agua para destruir las runas protectoras de Ragnaros, deshaciéndose
de cualquier barrera entre ellos y el Señor del Fuego.

La fuerza de Ragnaros era legendaria, pero no fue suficiente para acabar con los invasores.
Derrotado, fue expulsado de vuelta al Plano Elemental.

Los enanos Hierro Negro eran libres al fin. Todos los que habían dudado de las intenciones
de Moira rogaron por su perdón. Como la viuda del Emperador Dagran Thaurissan, ella
siempre tendría el derecho de gobernarlos. Ahora, como su liberadora, tendría su lealtad.

Pero su victoria no significaba que todo mejoraría para los Hierro Negro. Ni tampoco
significaba que Moira Thaurissan había olvidado el sueño de conquista de su esposo.

LOS MISTERIOS DE
MARAUDON
Por más de un milenio, las tribus tauren y los centauros habían luchado una guerra atroz,
dejando incontables muertos en ambos bandos. El único descanso había llegado
recientemente. Cuando los tauren se unieron a la Horda, el Jefe de Guerra Thrall se había
asegurado de que sus nuevos aliados estuvieran protegidos. Cualquier centauro que
desafiara sus fronteras se enfrentaba a una lección dolorosa.

Durante años, eso había restringido las hostilidades. Gran parte de los centauros se habían
retirado a la región sin vida de Desolace. Mientras tanto, los tauren estaban ansiosos por
un nuevo futuro brillante en su nuevo hogar, Cima del Trueno.

Sin embargo, la reaparición de los centauros destrozó cualquier esperanza de paz. Las
partidas de guerra arrasaron con las regiones cercanas a Desolace. Thrall llamó a los
héroes emergentes de su facción para hacerse cargo de ese disturbio y terminarlo de una
vez por todas.

150
Las fuerzas de la Horda descubrieron rápidamente que las diferentes tribus de centauros
se estaban matando entre ellas tan seguido como si estuvieran atacando a los foráneos.
Cuando investigaron más a fondo, descubrieron a un centauro llamado Warug, un líder de
la tribu Magram.

Warug le dijo a la Horda que Desolace había sido corrompida y que la fuente de esa
corrupción se encontraba en un lugar llamado Maraudon. Era un sitio sagrado para los
centaruos. También era hogar de la elemental de la tierra conocida como la Princesa
Theradras y el espíritu de su compañero fallecido, Zaetar. Las leyendas decían que esos
dos seres habían dado vida a la barbárica raza de los centauros.

Theradras amaba a los centauros y se preocupaba de que la llegada al poder de la Horda


eventualmente pudiera llevarlos a la extinción. Después de años de hostilidades con los
orcos y sus aliados, ella había actuado para salvar a su progenie. Había inmbuido a los
centauros con su poder, llevándolos a hacer guerra y reclamar nuevos territorios a las
afueras de Desolace.

La mayoría de las tribus de centauros eran profundamente leales a la Princesa Theradras.


Sin embargo, los Magram no lo eran y, por lo tanto, eran los aliados perfectos para la
Horda.

La Horda ayudó a reprimir a las otras tribus violentas y entonces sus campeones voltearon
a ver a Maraudon. Viajaron hasta las profundidades de la tumba y derrotaron a todas las
criaturas en su interior, incluyendo a Theradras.

Su victoria culminó con el esparcimiento de la corrupción en Desolace y eliminó la violenta


sed de sangre en los centauros. Con la bendición de la Horda, Warug y su tribu Magram se
convirtieron en los regentes de los centauros unidos y los guiaron a una era de
tranquilidad.

Sin embargo, nadie sabía cuánto tiempo durarían en ese camino de paz.

LAS RUINAS DE LA
MASACRE
La Horda apenas había asentado una crisis en Desolace cuando apareció una nueva fuente
de oscuridad. En las profundidades de los bosques al sur de Feralas, partidas de guerras de

151
los ogros arrasaban campamentos y pueblos, además de acechar a cualquier viajero lo
suficientemente desafortunado para cruzarse en su camino. Los druidas también
percibieron corrupción y podredumbre retorciéndose los bosques.

Después de una serie de escaramuzas por todo Feralas, la Horda supo que la fuente de
ambos problemas estaba en La Masacre, la ciudad élfica alguna vez conocida como
Eldre’Thalas que ahora estaba en ruinas.

Casi quince años antes, un líder ogro conocido como Gordok había llevado a su clan, los
Gordunni, a La Masacre. No solamente habían sobrevivido las secuelas de la Segunda
Guerra, sino que habían prosperado.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

LOS CLANES OGROS EN AZEROTH


Después de la derrota de la Horda en la Segunda Guerra, los clanes ogros se dispersaron
en todas direcciones. Algunos escaparon hacia Draenor a través del Portal Oscuro, pero
otros no tenían intenciones de quedarse cerca de los orcos y su legendaria sed de sangre.
Los ogros que hicieron el difícil viaje por el océano hasta Kalimdor, encontraron mucho
espacio para habitar. Aquellos que se quedaron en los Reinos del Este fueron perseguidos
sin piedad por patrullas de la Alianza.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

Los Gordunni habían convertido La Masacre en una arena de gladiadores, la cual se volvió
muy popular entre los mercenarios y maleantes del mundo.

Gordok siempre había sido un líder cruel y sin escrúpulos, pero ahora su mente estaba
llena de susurros terribles, instándolo a la locura y la matanza. Él había ordenado a su clan
matar indiscriminadamente a cualquiera que encontraran.

La Horda envió sus tropas a registrar a los Gordunni de La Masacre. Ellos habían esperado
únicamente matar a Gordok y terminar con su reino de locura, pero una vez que llegaron,
descubrieron dos fuentes distintas de corrupción acechando en la ciudad. La primera era
de la Pesadilla Esmeralda. La energía oscura de los Dioses Antiguos había sobrepasado los
límites del Sueño Esmeralda y se manifestaba en el mundo físico. Había sido ese poder el
que llevó a Gordok a la locura y los campeones de la Horda sabían que erradicarlo era la
única manera de salvar Feralas.

La segunda fuente de corrupción impactó a aquellos que exploraban La Masacre. Un


grupo secreto de elfos —los Shen’dralar— vivían en las profundidades de su vieja ciudad.
Su presencia no los alarmó al principio pues no parecían hostiles. Sin embargo, cuando la

152
Horda descubrió que esos elfos habían capturado a un demonio llamado Immol’thar y se
alimentaban de su poder, no tuvieron otra opción que actuar.

La Horda expulsó a Immol’thar hacia el Vacío Abisal. Al hacerlo, cortaron la fuente de


poder de los elfos y desataron su furia.

El líder de los Shen’dralar, el Príncipe Tortheldrin, lideró personalmente el contraataque


en contra de la Horda, pero no pudo restaurar a Immol’thar ni obtener venganza. Cayó
ante las hojas de la Horda y La Masacre se convirtió en su tumba.

Los elfos que quedaron huyeron de La Masacre. Pasaron muchos años deambulando por
los bosques, tratando de librarse del poder demoniaco y volver a sentirse completos.

ASALTO A LA GUARDIA
ALANEGRA
Muy lejos de La Masacre, la incertidumbre reinaba sobre la Montaña Roca Negra.
Ragnaros fue derrotado. Él y sus esbirros elementales habían sido expulsados de vuelta a
las Tierras del Fuego. Los aventureros que habían triunfado volvieron a casa para disfrutar
de las mieles de la victoria, creyendo que los peligros dentro de la Montaña Roca Negra ya
no existían.

Moira Thaurissan no opinaba lo mismo. Su gente había sido liberada de los elementales,
pero ahora estaban expuestos a un nuevo enemigo atemorizante.

Ragnaros había controlado solamente la mitad inferior de la Montaña Roca Negra. La


mitad superior pertenecía al hijo de Deathwing, Nefarian y a otros miembros del vuelo
negro. Aunque ambos bandos servían a los Dioses Antiguos, no eran verdaderos aliados.

Por más de una década, una frágil tregua había prevenido a los esbirros del fuego de
entrar en conflicto con los remanentes de la nidada de Deathwing. Nefarian había
mantenido su presencia oculta, apoyándose en aliados inusuales para proteger su
territorio.

La “verdadera Horda”, liderada por Dal’rend Blackhand, nunca aceptó la autoridad de


Orgimm Doomhammer después de la Primera Guerra y ciertamente ahora no tenía interés
en reconocer a Thrall como el nuevo líder de la Horda. Incapaces de iniciar una guerra

153
abierta en contra de lo ejércitos de Orgrimmar, la Horda de Dal’rend había decidido pasar
su tiempo en la fortaleza de la Cumbre de Roca Negra.

A cambio de la lealtad de la verdadera Horda, Nefarian prometió que los poderes del
vuelo negro pelearían contra Thrall y su Horda. Era una promesa vacía. Nefarian no tenía
interés alguno en una insignificante guerra civil pues tenía metas mucho más terroríficas.

Nefarian se había encargado del trabajo de su padre de revitalizar y empoderar a los


dragones del vuelo negro. Utilizó a dragones capturados a rituales tortuosos, esperando
obtener poder inexplorado al combinar la sangre de diferentes vuelos. Sus experimentos
fueron horribles, brutales y, eventualmente, efectivos. Durante años, el producto de su
nuevo vuelo cromático —que consistía en sangre de las cinco especies de vuelos— había
muerto antes de incubar. Eventualmente, algunos comenzaron a sobrevivir. Después unos
más. Nefarian creía que estaba a punto de asegurar su supervivencia y ansiosamente
envió a sus esbirros a preparar una nidada que pudiera incubar una generación entera de
ese vuelo. El potencial en su interior era mucho mayor de lo que podía esperar, pero por
el momento, todavía eran vulnerables. Solamente unos pocos alcanzaron la madurez y
podían defenderse solos.

Mientras el vuelo negro se avivaba, Moira Thaurissan planeaba salvar a su gente. Ella
sabía que no tenía mucho tiempo. Antes de que Nefarian volcara su poder sobre la región,
sin duda conquistaría la vieja guaria de Ragnaros y acabaría con los Hierro Negro.

Moira estaba impresionada por la ferocidad de los campeones que habían acabado con el
reinado del Señor del Fuego. Una vez más, tenía a su gente enviando información a los
rincones más lejanos de Azeroth, diciéndole al mundo que la Horda de Dal’rend se había
aliado con los dragones del vuelo negro. Sus espías se aseguraron de que esa información
llegara hasta Orgrimmar.

Como sospechaba, la información inmediatamente causó revuelvo entre los líderes de la


Horda. Thrall había sabido de la “verdadera Horda” durante años, mas nunca se imaginó
que representarían un peligro real. Si Dal’rend Blackhand era lo suficientemente estúpido
para confiar en el hijo de Deathwing, no había tiempo que perder.

Algunos de los campeones emergentes de la Horda viajaron a los Reinos del Este para
terminar con ese asunto de una vez por todas. Dal’rend se unió personalmente a la
defensa de Roca Negra Spire. Aunque era un poderoso guerrero, los héroes que enfrentó
lo eran todavía más. El autoproclamado líder de la verdadera Horda murió en su fuerte. El
resto de sus seguidores se esparcieron, dejando a los dragones del vuelo negro sin sus
protectores.

Nefarian volcó su ira en los intrusos de la Horda, pero no huyeron. Se abrieron paso a
través de interminables olas de las retorcidas creaciones de Nefarian hasta que él también
cayó a manos de su fuerza y persistencia.

154
Los campeones de la Horda tomaron la cabeza de Nefarian como prueba de su victoria y
volvieron a Orgrimmar como héroes conquistadores. Hasta donde los ciudadanos de
Azeroth sabían, el último bastión de poder del Vuelo Negro había sido borrado y jamás
volvería.

DRAGONES DE
PESADILLA
Lejos de las costas del oeste de Kalimdor, Fandral Staghelm batallaba para esconder del
resto de los elfos de la noche la corrupción que se estaba extendiendo en Teldrassil. Sin
embargo, la emergente Pesadilla Esmeralda pronto comenzó a tocar el mundo físico en
diferentes lugares por todo Azeroth.

Los druidas fueron los primeros en reconocer esa creciente amenaza, incluso si sus
orígenes no estaban claros. A regañadientes, Fandral permitió a los miembros del Círculo
Cenarion, incluso aquellos que no eran elfos, a unirse a la batalla en contra de la Pesadilla.

Las investigaciones del Círculo Cenarion los llevaron por todo el mundo. Un sistema de
cavernas subterráneas conocido como la Cueva de los Lamentos se convirtió en uno de los
primeros puntos de conflicto. Después de que una orden de druidas quedara atrapada —y
algunos corrompidos— en las profundidades de la caverna, la Horda montó una misión de
rescate, limpiando las cavernas de la Pesadilla y salvando a muchos de los druidas.

Pero peligros más atermorizantes comenzaron a emerger en otros lugares. Una vieja
amenaza volvía a avivarse.

Más de mil años atrás, Ysera y su vuelo verde había intervenido cuando un grupo de trols
fanáticos —los Atal’ai— habían tratado de invocar a un dios oscuro a Azeroth. Su nombre
era Hakkar, el Loa de la Sangre y su sustento eran los sacrificios vivientes. Los dragones del
vuelo verde habían enterrado el templo de los Atal’ai muy por debajo de las marismas del
Pantano de las Penas y mantuvieron la vigilancia para asegurarse de que jamás volviera a
ser utilizado por el mal.

Pero los dragones verdes estaban siendo afectados sutilmente por la Pesadilla Esmeralda.
Los descendientes de los trols Atal’ai regresaron al Templo Sumergido y encontraron que
sus guardianes estaban desorientados y vulnerables. Tanto la Pesadilla como los trols

155
llevaron a los dragones a las profundidades de la locura y la corrupción. Con el firme
control del templo, los Atal’ai comenzaron sus espantosos rituales para invocar a Hakkar a
Azeroth una vez más.

Un dragón verde llamado Itharius pidió la ayuda del Círculo Cenarion y los druidas
enviaron una tropa de la Alianza a limpiar el templo. Estos campeones mataron a muchos
seguidores de los Atal’ai y pusieron fin a sus rituales, pero los efectos dominó de la
Pesadilla apenas habían comenzado. Los dragones verdes corrompidos emergieron de la
Pesadilla Esmeralda por todo Azeroth. En la locura, asesinaron a cientos de inocentes,
focalizando indiscriminadamente a cualquier criatura viva que estuviera cerca.

Los miembros del Círculo Cenarion estaban afligidos pero decididos. Muy pocos dragones
verdes podrían salvarse. Muchos fueron asesinados. No había otra manera de detener su
desenfreno. El recuerdo de ese día perseguiría a los dragones del vuelo verde durante
muchos años.

Y aún así, a pesar de que los druidas y sus aliados tuvieron éxito, el peligro no había
terminado.

EL LOA DE LA SANGRE
Los trol Zandalari se sorprendieron al saber acerca del intento de invocar a Hakkar. Ellos se
veían a sí mismos como los líderes espirituales y guardianes de toda su raza y creían que el
regreso del Loa de la Sangre anunciaría tiempos oscuros para su gente. Los Zandalari
sintieron un gran alivio al saber que los Atal’ai fueron derrotados en el Templo Sumergido,
pero el alivio pronto se convirtió en horror.

Algunos de los seguidores de Hakkar habían sobrevivido y continuaban con la misión. Ellos
se habían infiltrado discretamente en Zul’Gurub, la capital de los trols Gurubashi y
esclavizaron las mentes de muchos de sus sacerdotes más podereosos. Juntos, los Atal’ai y
sus reacios sirvientes estaban realizando espeluznantes rituales para atraer a Hakkar al
mundo.

No todos los trols de la región cayeron bajo el influjo de los Atal’ai. Algunos lanzaron una
ofensiva para retomar Zul’Gurub, pero terminó en fracaso. Los poderosos trols que
entraron sin temor a la capital jamás regresaron. En su lugar, los Atal’ai también los
capturaron y esclavizaron.

156
157
Los Atal’ai y su líder, Jin’do el Aojador, se volvían más poderosos con el paso de los días.
Los Zandalari estaban conscientes de que no tenían los recursos suficientes para
expulsarlos de Zul’Gurub.

A través de los trols Lanza Negra, los Zandalari pidieron a la Horda actuar de inmediato. Si
los Atal’ai completaban su invocación de Hakkar, sumergiría al mundo en el caos. Thrall
ordenó a una gran fuerza de ataque responder a la amenaza.

La batalla por Zul’Gurub fue costosa y brutal. La Horda cargó hacia la ciudad, atravesando
masad de Atal’ai y sus seguidores esclavizados. Aunque mataron a Jin’do el Aojador, su
muerte llegó demasiado tarde para detener la llegada de Hakkar a Azeroth.

El Loa de la Sangre se manifestó como una fuerza de muerte y locura. Envenenó la sangre
de algunos campeones de la Horda y trató de llevar sus pensamientos hacia la locura
absoluta. Sin embargo, fue el propio poder de Hakkar el que terminó siendo su ruina. Con
desesperación, todos los invasores de la Horda se permitieron ser envenenados y
permitieron que el loa se alimentara de su sangre corrompida.

En su estado frenético, Hakkar prestó poca atención a las tácticas de sus aparentemente
inofensivos enemigos. Sus pensamientos se llenaron con una sobrecogedora urgencia de
consumir sangre. Hakkar se alimentó de su presa hasta hartarse, ignorante del veneno
que fluía por sus venas hasta que fue demasiado tarde. El Loa de la Sangre sucumbió a su
propia magia oscura. Los sobrevivientes se tambalearon fuera de la ahora silenciosa
ciudad de Zul’Gurub, cansados, desgastados pero victoriosos.

LA APARICIÓN DE
C’THUN
La mano de los Dioses Antiguos se sentía en cada rincón importante del mundo, aunque
pocos podían identificar sus orígenes. La propagación de la Pesadilla Esmeralda, por todo
el daño que había causado, era el único síntoma del resurgente poder de los Dioses
Antiguos y era solamente una fracción de lo que podrían ser capaces de hacer si sus
sirvientes los liberaban de sus prisiones.

158

IMAGEN ANTERIOR: HAKKAR, EL LOA DE LA SANGRE, EN ZUL’GURUB.


Mientras la Horda y la Alianza estaban luchando por proteger sus tierras, Cho’gall y el
culto de los Martillo Crepuscular continuaba con su trabajo de abrir la puerta a la Hora del
Crepúsculo, el fin apocalíptico de todas las cosas. Su viaje los había llevado al desierto de
Silithus, hogar de la antigua ciudad de Ahn’Qiraj. El Dios Antiguo C’Thun se encontraba
atrapado dentro pero el mago ogro no tenía manera de alcanzarlo. Una barrera encantada
conocida como el Muro del Escarabajo se interponía entre él y su maestro oculto.

Siglos atrás, una fuerza combinada de elgos de la noche y dragones había erigido el Muro
del Escarabajo para retener a los habitantes de Ahn’Qiraj: insectoides despiadados
llamados los silítidos y los qiraji. Ninguno podía pasar el muro, ni volando sobre él, ni
cavando túneles.

Pero Cho’gall no necesitaba pasarlo físicamente. Afuera del muro, él y sus cultores
llevaron a cabo un gran ritual. Su magia se extendió más allá de la barrera, atravesando la
cámara de la prisión en dónde C’Thun estaba encadenado. El influjo de poder destrozó las
cadenas del Dios Antiguo. La liberación de C’Thun llegó a un alto precio para los
seguidores de Cho’gall pues las energías que se desataron por el ritual destruyeron a la
mayoría de los cultores que habían tomado parte. Los pocos que sobrevivieron quedaron
catatónicos, incapaces de hablar o moverse. Cho’´gall los abandonó en el desierto; ya no
le eran útiles.

Una vez que C’Thun estuvo libre de sus ataduras, Cho’gall se marchó. Había otros Dioses
Antiguos encarcelados bajo la superficie de Azeroth. El mago ogro necesitaba alojar sus
ataduras sin importar nada.

Bajo las órdenes de C’Thun, Cho’gall también se dispuso a reclutar a nuevos miembros
para los Martillo Crepuscular, voluntaramente o no. Sus cultores se propagarían en
secreto por todos los rincones de Azeroth. Se infiltrarían en cada ciudad, gremio y facción
como una plaga invisible. Entonces, cuando llegara el momento, los Dioses Antiguos
llamarían al culto a alzarse y anunciar la Hora del Crepúsculo.

Mientras tanto, C’Thun hizo preparativos por su cuenta. Miles de qiraji y silítidos dormían
en Ahn’Qiraj y bajo las arenas de Silithus. Ambas razas eran vestigios del Imperio Negro,
sirvientes leales forjados por la sangre de los Dioses Antiguos.

C’Thun despertó a los insectoides y los movilizó para la guerra.

159
LAS PUERTAS DE
AHN’QIRAJ
Los acontecimientos de Ahn’Qiraj no pasaron desapercibidos. Los puestos avanzados de
los druidas cayeron ante los enjambres de silítidos y qiraji. Los gritos de ayuda
desesperados se escuchaban tanto por la Horda como por la Alianza, quienes enviaron
ayuda para defender las tierras. Pronto la verdad del ataque de los insectoides salió a la
luz gracias a los dragones del vuelo bronce.

Anachronos, el dragón que había peleado con los qiraji siglos atrás, percibió el despertar
de C’Thun. No cabía duda de que el Dios Antiguo podía ser el único en empezar una
guerra contra Azeroth, pero esto no era más que un fragmento del potencial de C’Thun.

El Dios Antiguo estuvo encerrado por demasiado tiempo y necesitaba tiempo para reunir
todo su poder. Una vez que lo hizo, Anachronos no podía creer que ningún ejército fuera
capaz de detener a la entidad.

El Jefe de Guerra Thrall y el Lord Regente Bolvar Frodragon —actuando en nombre de


Anduin Wrynn— llegaron a un rápido acuerdo sin precedente. Ambas facciones
combinarían sus ejércitos para hacer frente a la amenaza de C’Thun. Varok Saurfang, un
experimentado guerrero orco, recibió el mando de la campaña.

Juntos, los héroes de Azeroth hicieron frente a las olas de qiraji y silítidos. Pero los
insectoides parecían contar con efectivos interminables; eventualmente ellos ganarían la
guerra por desgaste. La única esperanza de victoria para la Horda y la Alianza era asaltar
directo al corazón de Ahn’Qiraj y desafiar directamente al Dios Antiguo.

Nadie sabía si era posible derrotar a C’Thun pero no tenían otra opción, y no faltaban
voluntarios.

El Muro del Escarabajo que rodeaba Ahn’Qiraj era impenetrable, y el único instrumento
capaz de abrirlo había sido destruido y sus piezas dispersadas por todo el mundo. Los
campeones de Azeroth recorrieron los continentes en busca de los fragmentos de ese
artefacto, el Cetro del Mar de Dunas. Reunieron los fragmentos hasta que finalmente fue
ensamblado.

Varok Saurfang marchó con sus ejércitos a las puertas de Ahn’Qiraj y ordenó que usaran el
cetro.

160
161
Las puertas se abrieron de golpe. Fue como si un dique reventara: una oleada
interminable de silítidos y qiraji se abalanzó sobre las tropas de Azeroth. Incontables
héroes cayeron ante los insectoides ese día, pero la línea no claudicó y no se rompió. El
tamaño del ejército de C’Thun había sido igualado y cuando cayeron, el camino hacia
Ahn’Qiraj finalmente se abrió.

Varok no perdió tiempo. No tenía intenciones de dejar que el Dios Antiguo recuperara sus
fuerzas y engendrara un nuevo ejército. Ordenó un ataque doble sobre las tropas de
C’Thun. El primer ataque tenía como objetivo las ruinas de Ahn’Qiraj, hogar de la mayoría
de los qiraji. Varok sabía que los insectoides no mostrarían piedad, así que envió a sus
mejores campeones de la Horda a la batalla, creyendo que solamente ellos podrían
soportar una batalla tan brutal.

Mientras la Horda mantenía la línea en contra de los qiraji, la Alianza atacaría las
profunidades de Ahn’Qiraj. Ellos no enfrentarían enjambres de insectoides, pero lucharían
contra los esbirros más poderosos de C’Thun… y entonces enfrentarían al Dios Antiguo.

Con la Horda manteniendo ocupado al ejército de qiraji, los soldados de la Alianza


descendieron hacia las fauces del terror. Los susurros de C’Thun se adentraban en sus
mentes, buscando volverlos los unos contra los otros.

Y, sin embargo, ellos tuvieron éxito. Gracias a espadas, escudos y magia, un Dios Antiguo
fue derrotado.

Pocos mortales eran conscientes de la magnitud de la victoria en Ahn’Qiraj. Incluso los


Dragones Aspectos, que habían vivido durante mucho tiempo, no entendían
verdaderamente lo peligroso que había sido retar a C’Thun.

El triunfo de los defensores de Azeroth era una advertencia para el resto de los Dioses
Antiguos: cuando los mortales unían fuerzas, se volvían lo suficientemente fuertes para
derrotarlos.

ASHBRINGER
Lejos de Silithus, la Plaga continuaba asolando el reino caído de Lordaeron. Las tóxicas
Tierras de la Peste se veían anegadas por los no-muertos, los venenos mortales y los
espíritus vengativos de aquellos reclamados por los recientes años de violencia.

162

IMAGEN ANTERIOR: EL DIOS ANTIGUO C’THUN EN EL TEMPLO DE AHN’QIRAJ.


Dos facciones de paladines enfrentadas continuaban con su campaña para erradicar la
influencia del Rey Lich. La Cruzada Escarlata se estaba volviendo todavía más beligerante y
corrupta, recurriendo a tácticas brutales en contra de cualquiera que se atreviera a
cuestionar los métodos de sus miembros. Pero mientras ellos continuaban con su guerra
fanática, otra orden de paladines creció fuerte y determinada. El Alba Argenta fue fundada
por aquellos que rechazaban a la Cruzada Escarlata, pero se rehusaron a darse por
vencidos en su misión sagrada de proteger Azeroth.

Uno de los nuevos reclutas de Alba Argenta era Darion Mograine, el hijo más pequeño del
fallecido Alexandros Mograine. La muerte de su padre había afectado profundamente a
Darion pues la Plaga no fue quien segó la vida de Alexandros, si no su propia sangre.

El hermano de Darion, Renault Mograine, había sucumbido a la oscuridad y asesinado a su


padre.

Durante un tiempo, Darion había cuestionado su fe en la Luz Sagrada, pero eventos


recientes habían renovado su esperanza. Él había descubierto que el espíritu de
Alexandros estaba cautivo en el interior de la necrópolis flotante de Naxxramas. Cuando
Darion se unió a Alba Argenta, les pidió que le ayudaran en su misión de liberar el alma
torturada de su padre.

Numerosos voluntarios lanzaron un osado asalto contra la fortaleza a pesar de las


excelentes defensas que la protegían. Darion y sus aliados enfrentaron a algunos de los
esbirros más notables del Rey Lich, incluyendo a los temibles Cuatro Jinetes. El líder de los
Jinetes no era otro que Alexandros Mograine, resucitado con un caballero de la muerte.
Casi todos los asaltantes de Alba Argenta perecieron en la batalla. Darion apenas logró
derrotar a su padre y escapar con vida.

Contra todo pronóstico, recuperó a Ashbringer, el arma sagrada que se había ganado el
reconocimiento de su padre por esas tierras. Después de la muerte de Alexandros, la hoja
había sido corrompida para la causa del Rey Lich. Darion podía escuchar a alguien
hablándole a través de Ashbringer, y para su sorpresa, no era otro que su padre. Su
espíritu estaba atrapado dentro del arma y buscaba desesperadamente una forma de
escapar.

Darion obedeció los deseos de su padre y buscó a Renault Mograine. Cuando los dos
hermanos se enfrentaron, el espíritu de Alexandros emergió de Ashbringers y decapitó a
Renault en un acto de justicia. Pero cualquier satisfacción que Alexandros Mograine sintió
no lo liberó de su maldición pue seguía atrapado.

163
164
Finalmente, Darion pidió ayuda a Tirion Fordring, un viejo héroe de guerra que vivía en el
exilio. Tirion sabía del legado de Ashbringer y comprobó con gran pesar que había sido
corrompida. Sin embargo, no existía una forma fácil de purificarla. La única manera de
terminar con la maldición y liberar el alma atrapada en ella era llevar a cabo un acto de
compasión más grande que la traición que profanó el arma.

Darion casi cayó presa de la desesperación al ser incapaz de entender lo que Tirion quería
decir. Volvió con los Alba Argenta y se les unió en la Capilla de la Esperanza de la Luz, en
las Tierras de la Peste. Un ejército de la Plaga estaba montando una ofensiva en contra del
sitio sagrado. A pesar de que los Alba Argenta eran irremediablemente superados por
número, Darion se mantuvo firme en el frente.

La Batalla por la Capilla de la Esperanza de la Luz era un intento desesperado. Si los Alba
Argenta fallaban, la Plaga reclamaría ese suelo consagrado y a todas las piadosas almas
que descansaban ahí.

La batalla pronto se decantó en contra de los defensores de la capilla. Fue en ese


momento que Darion Mograine finalmente entendió las palabras de Tirion. Su padre había
muerto gracias a una traición y el único acto que podría liberarlo era hacer un sacrificio.

Y si Darion pudiera liberarlo, entonces tal vez Alexandros Mograine podría salvar a los
Alba Argenta de la aniquilación.

Darion tomó a la corrompida Ashbringer y se empaló con ella. Ese acto desinteresado hizo
más que liberar a su padre. Las almas enterradas bajo la capilla también despertaron.
Junto con Alexandros, su furia vengativa derrotó al ejército invasor de la Plaga.

La Capilla de la Esperanza de la Luz fue salvada, pero muchos habían caído. Algunos,
Darion incluido, fueron recuperados por la Plaga; a pesar de que salvó el alma de su
padre, él había condenado la propia.

Tanto Darion Mograine como Ashbringer ahora estaban en manos de la Plaga.

165
LA SOMBRA DE LA
NECRÓPOLIS
La derrota de la Plaga en la Capilla de la Esperanza de la Luz no preocupó al Rey Lich. Sus
agentes habían estado observando a la Horda y a la Alianza. Los conflictos recientes en
Ahn’Qiraj y otras partes del mundo habían debilitado a ambas facciones. Aunque gran
parte de sus ejércitos seguía en Rasganorte, él creía que tenía una oportunidad de
fortalecer su posición en Kalimdor y los Reinos del Este.

Sin previo aviso, el Rey Lich envió sus necrópolis al ataque. Las fortalezas flotantes
aparecieron sobre varias regiones de Azeroth y aterrorizaron a la población local.

El Alba Argenta hizo saber a todo el mundo que el centro de poder de la Plaga se
encontraba en Naxxramas, el sitio mejor defendido de toda la necrópolis. Hogar del
exánime Kel’Thuzad y otros poderosos no-muertos, flotaba sobre las Tierras de la Peste.

Bolvar Fordragon reclutó héroes de la Alianza para asaltar Naxxramas. Las retorcidas
criaturas que rondaban la necrópolis paracían ser casi invencibles. Los campeones de la
Alianza enfrentaron abominaciones de la plaga, a una monstruosa vermis de escarcha y
los caballeros de la muerte más poderosos de la Plaga. Finalmente, confrontaron a
Kel’Thuzad y el exánime desató todo su poder sobre ellos.

Pero al final, Kel’Thuzad cayó. La Alianza había tenido éxito deteniendo la fugaz invasión
de la Plaga. Aunque no pudieron destruir Naxxramas, nadie se atrevió a quedarse dentro
de la fortaleza que pronto volvió a Rasganorte.

Con su último aliento, Kel’Thuzad prometió que regresaría más fuerte que nunca. Sus
palabras no fueron en vano.

166
EL TIEMPO SE
DESMORONA
Hace diez mil años, un grupo de mortales se unió a los poderosos Dioses Salvajes para
resistir la invasión de la Legión Ardiente. Fue una guerra larga y cruenta, repleta de
victorias increíbles, traiciones sorprendentes y sacrificios desgarradores.

Para criaturas como los dragones del vuelo bronce que era capaces de navegar por las
sendas en el tiempo, ese gran periodo histórico llamó mucho su atención. Era común para
ellos observar tranquilamente y a detalle la Guerra de los Ancestros, pues siempre parecía
haber nuevos actos heróicos que presenciar.

Pero conforme los dragones bronce estudiaban la Guerra de los Ancestros, descubrían que
algunas partes de la historia estaban cambiando. Al principio, esas anomalías fueron
sutiles, pero fueron volviéndose más drásticas, llegando al punto en el que la Legión
Ardiente pareció haber ganado la guerra. Nozdormu, el Aspecto del Tiempo, no era capaz
de saber qué fuerza estaba corrompiendo las sendas en el tiempo y eso lo alarmaba.

Al no poder discernir qué estaba alterando la historia desde fuera, Nozdormu envió a tres
héroes al pasado para asegurarse de que los eventos transcurrieran de forma correcta.
Ellos fueron el mago humano Rhonin, el dragón rojo Korialstrasz y Broxigar, un orco
veterano de la Primera, Segunda y Tercera Guerras.

Los tres campeones perdidos en el tiempo se unieron a la resistencia de los elfos de la


noche y montaron una defensa en contra de la Legión para asegurarse de que los
demonios fueran derrotados. En la batalla final, cuando los eventos parecían salirse de
control, Broxigar se adentro en el portal que llevaba a la Legión Ardiente a Azeroth,
masacrando incontables demonios.

Él murió en Argus, la cumbre del poder de la Legión, mientras retaba al propio Sargeras.

Después de que su misión fue completada, Nozdormu regresó a Rhonin y Korialstrasz al


presente. La santidad de las sendas en el tiempo se había mantenido, pero no sería la
última vez que esas anomalías aparecerían en la historia. Nozdormu se obsesionó con
revelar el misterio de qué —o quién— era responsable.

Él desapareció en las sendas en el tiempo y no volverían a verlo durante años.

167
……………………………………………………………………………………………………………………………………

LA CORRUPCIÓN DE LAS SENDAS EN EL


TIEMPO
En todos los reinos conocidos del cosmos, el tiempo fluye hacia delante, siempre hacia
delante. Las energías caóticas de lugares como el Vacío Abisal pueden afectar la velocidad
a la que fluye, pero siempre lo hacia hacia delante.

Una vez que sucede un evento, no puede cambiarse. Estos eventos y elecciones, hechas por
todas las criaturas y fuerzas en el cosmos, se unen como un río, compartiendo la misma
realidad. Las distintas elecciones y las distintas posibilidades giran naturalmente
alrededor del río del tiempo como pequeños arroyos y estuarios, bajando y fluyendo por un
rato. Si esas sombras de lo que pudo haber sido no se tocan, eventualmente se disiparán
hacia la nada. Si se hacen esfuerzos para preservarlas (o alterarlas), podrían entonces
mantenerse indefinidamente en la existencia. Incluso pueden voler a alimentar el río
principal; criaturas muertas pueden aparentemente “volver a vivir” y el pasado (o futuro)
podría volver a perseguirte literalmente. Ese no es un fenómeno natural y los habitantes de
la senda en el tiempo principal encontrarán que esas experiencias son alarmantes.
Pero la única senda en el tiempo que tiene un efecto permanente en el cosmos es la senda
en el tiempo principal. Las criaturas como los dragones de bronce, que tienen jurisdicción
sobre la magia temporal, pueden ver las incontables hebras de universos alternos y líneas
temporales, e incluso pueden moverse de un lado a otro por todo el afluente para observar
el pasado y el futuro.

Si ese río principal colapsara, podría esparcir desastre y condena. Toda la vida en Azeroth
depende de que el tiempo siempre fluya hacia delante. Sin la seguridad de que el sol saldrá
y se pondrá cada día, las estaciones no existirían, el ciclo de la vida se convertiría en algo
insignificanete y todos los seres vivos eventualmente morirían al no ser capaces de
mantenerse por sí mismos. Evitar que eso suceda es la misión más importante de los
dragones del vuelo bronce.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

168
169
CAPÍTULO V

LA CRUZADA
ARDIENTE
EL SEÑOR DE
TERRALLENDE
Años antes del asalto a Núcleo de Magma y Ahn’Qiraj, el conflicto nació en el reino
quebrado de Terrallende.

La campaña fallida de Illidan Stormrage en contra del Rey Lich había llegado a un precio
alto. Él había huído de Rasganorte, herido y humillado, con gran parte de su ejército roto y
ensangrentado. Su derrota también había atraído la ira de Kil’jaeden. El señor demoniaco
no le daría otra oportunidad para probar su valía.

Pero Illidan no la necesitaba. El tiempo de fingir lealtad a la Legión había llegado a su fin.
El momento de su verdadera guerra había llegado.

Illidan asumió que Kil’jaeden lanzaría un ataque a Terrallende pronto, por lo que reforzó
sus defensas. Para restablecer su ejército, transfirió al capturado Señor del Foso
Magtheridon, a la Ciudadela del Fuego Infernal, antigua capital de la vieja Horda. Los
sirvientes de Illidan aseguraron al demonio con ataduras encantadas dentro del fuerte.
Extrajeron la sangre de Magtheridon de sus venas e imbuyeron a cientos de orcos con ella,
transformándolos en despiadados soldados bélicos.

Conforme crecía el ejército de Illidan, también lo hizo su necesidad de provisiones. Gran


parte de Terrallende era un polvoriento erial con poca comida y todavía menos agua.
Illidan envió a Lady Vashj y a sus naga a asegurar recursos en una de las pocas regiones
que aún los tenían: Marisma de Zangar.

Antaño, Marisma de Zangar fue un vasto mar, pero la destrucción de Draenor lo había
convertido en una región pantanosa atestada de islas y canales. La región albergaba todo

170

IMAGEN ANTERIOR: LAS FUERZAS DE LA HORDA Y LA ALIANZA COMBATEN CONTRA LA LEGIÓN


ARDIENTE EN EL PORTAL OSCURO DE TERRALLENDE.
tipo de criaturas, desde gigantes fúngicos hasta pequeños y primitivos esporinos. Marisma
de Zangar también era hogar de una población considerable de draenei y sus primos
mutados, los Tábidos.

Lady Vashj y sus sirvientes se adaptaron fácilmente al terreno acuático y pronto se


extendieron a los rincones más alejados de Marisma de Zangar. Los draenei se
mantuvieron en su refugio principal, Telredor, y usaron sus defensas para mantener
alejados a los naga.

Sin embargo, los Tábidos no fueron tan afortunados. En años recientes, algunas de las
retorcidas criaturas habían hecho las paces con los draenei y trabajaban en conjunto. No
obstante, muchas tribus de Tábidos deambulaban aisladas por la espesura. Lady Vashj
rastreó a esos grupos y esclavizó a muchos de ellos como mano de obra para forjar la
Reserva Colmillo Torcido en el corazón de Marisma de Zangar. La masiva fortaleza
albergaba una compleja red de maquinarias diseñadas para extraer agua del pantano.

Extraer el agua desbalanceó el delicado ecosistema de Marisma de Zangar. Algunas


criaturas, como los gigantes fúngicos comenzaron a morir. Sin embargo, a Lady Vashj le
importaban poco las consecuencias. La Reserva Colmillo Torcido era un éxito; mantenía
con vida al ejército de Illidan.

Desde el Templo Oscuro, Illidan Stormrage supervisaba esas actividades. Gran parte de
ese reino destrozado había caído bajo su influencia, si no bajo su control directo.
Terrallende era su dominio.

Con sus defensas en orden, enfocó su atención en moldear una nueva arma para atacar a
la Legión. Años atrás, él había envisionado crear guerreros a su imagen, elfos
empoderados por energía demoniaca. Una fuerza bélica unida por su necesidad de
venganza, dispuesta a sacrificarlo todo para destruir a la Legión.

Llamaría a esos nuevos guerreros cazadores de demonios.

LOS CAZADORES DE
DEMONIOS
Illidan Stormrage fojó a sus cazadores de demonios usando a elfos de sangre y elfos de la
noche que llegaron de todos lugares del mundo. Eran hijos, hihas, madres y padres.
Algunos estaban familiarizados con las artes de la guerra, otros simplemente eran

171
artesanos. La única cosa que tenían en común era el odio que quemaba sus almas. Todos
habían perdido a alguien a manos de la Legión. Y todos estaban consumidos por esa sed
de venganza.

Illidan entrenó a esos elfos en el interior del Templo Oscuro, pero mantuvo su existencia
en secreto del resto de sus aliados. Incluso Kael’thas Sunstrider, líder de los elfos de
sangre, solamente sabía rumores acerca de lo que sucedía. Las historias que sí alcanzaron
sus oídos eran demasiado macabras y sobrenaturales para creer.

La verdad era aún más inquietante. Illidan no dio cuartel a sus cazadores de demonios
durante su entrenamiento. Él no podía permitir debilidad en aquellos que estaría a su lado
contra la Legión. Forzó a cada uno de sus sirvientes a comer la carne de un demonio y unir
su espíritu con el de la criatura. Esto concedió gran poder a los elfos además de visiones
de la verdadera naturaleza de la Legión. Lo que vieron fue tan impactante, tan terrorífico
que se sacaron los ojos.

Comer carne de demonio también imbuyó a los aprendices con energía vil. Los elfos se
transformaron y les nacieron cuernos y alas muy parecidas a las de Illidan. Desde ese
momento, cada cazador de demonio lucharía una batalla interna contra el monstruo que
acechaba en su alma. Los espíritus de los demonios dentro de ellos murmuraban
constantemente en sus mentes, instándolos a dar la espalda a Illidan y unirse a la Legión.

Pocos prospectos sobrevivieron al entrenamiento. La mayoría murieron en el proceso o


sucumbieron a la locura. Aquellos que se convirtieron en cazadores de demonios habían
cambiado permanentemente por esas experiencias.

Haciendo uso de los portales que permanecían abiertos en Draenor, Illidan y sus sirvientes
llegaron a mundos controlados por la Legión y saciaron su sed de venganza con sangre de
demonio.

Para Illidan, esas operaciones no eran más que una simple antesala de lo que estaba por
venir. No era suficiente para él destruir a los agentes de la Legión; necesitaba destruir sus
mundos. El objetivo principal de Illidan era el centro neurálgico de la Legión y hogar de
Kil’jaeden y muchos otros comandantes de alto rango: Argus. Debido a su localización en
el Vacío Abisal, cualquier demonio que Illidan matara no volvería jamás.

Destruir un mundo entero no estaba lejos del alcance de Illidan Stormrage. Él había
estudiado el destino de Draenor y había aprendido cómo el incontrolable hechizo de
Ner’zhul había destrozado el mundo. Illidan haría lo mismo con Argus, pero primero debía
hallarlo.

Él tenía conocimiento de un solo lugar en donde encontraría pistas: Nathreza, hogar de los
señores del terror y repositorio del conocimiento arcano y prohibido de la Legión. No
obstante, a Illidan le tomaría algo de tiempo preparar el asalto.

172
RED DE MENTIRAS
Kil’jaeden había juzgado mal a Illidan Stormrage. Él había considerado al antiguo elfo de la
noche como poco más que una peste problemática, pero ya no era el caso. Illidan había
forjado un ejército de guerreros imbuídos en vileza. Él había encontrado una forma de
atacar a los mundos controlados por la Legión.

Kil’jaeden sabía que eso era únicamente el comienzo. Illidan era impredecible y reservado,
pero sus verdaeros motivos ahora estaban claros: buscaba destruir a la Legión. Kil’jaeden
especuló que incluso podría atacar Argus directamente. Las únicas interrogantes eran
cuándo y cómo.

Si lo que Illidan quería era guerra, Kil’jaeden se lo concedería. El señor demoniaco


inmediatamente envió un ejército a Terrallende. Esas tropas eran lideradas por uno de los
terratenientes de más confianza de Kil’jaeden, el guardia apocalíptico conocido como el
Alto Señor Kruul. Aunque los demonios estaban ansiosos por derramar la sangre de Illidan,
encontraron difícil llegar a Terrallende. Illidan y sus seguidores habían cerrado muchos
portales en el reino destrozado. Les tomaría meses antes de que Kruul pudiera reunir
suficientes demonios para llegar a Terrallende.

Kil’jaeden temía que Illidan lanzara nuevos ataques contra la Legión antes de que Kruul y
sus tropas se movilizaran. Esperar a que eso sucediera no era una opción. Kil’jaeden
necesitaba otra arma y la encontró entre sus enemigos.

La obsesión de Illidan por combatir a la Legión era su más grande debilidad. En su fervor,
había aceptado la magia vil y había alienado a los pueblos de Azeroth. Ellos no distinguían
entre él y la Legión, lo veían como a un monstruo. Si la Horda y la Alianza descubrián que
se había hecho con el control de Terrallende y había construido un ejército —con sangre
demoniaca alimentado a gran parte de ellos —lo detendrían. Lo único que las naciones de
Azeroth necesitaban para movilizar sus tropas en contra de Illidan era un empujón en la
dirección correcta y Kil’jaeden se los proporcionaría.

Mientras ese plan se formaba en su mente, Kil’jaeden vio otra oportunidad. Si pudiera
manipular a la Horda y a la Alianza para que destinaran una gran cantidad de recursos
hacia Terrallende, eso dejaría a Azeroth vulnerable a una invasión de la Legión.

Kil’jaeden lideraría personalmente ese ataque. Los fracasos del Rey Lich e incluso de
Archimonde le habían demostrado que no podía confiar en nadie más para asegurar
Azeroth. Sin embargo, necesitaba un poderoso portal para entrar a ese mundo. Durante la
Tercera Guerra, la Legión había intentado asediar el segundo Pozo de la Eternidad en el
Monte Hyjal para formar dicho portal. El asalto había fallado y la fuente de magia ahora
estaba bajo resguardo de los elfos de la noche. Enviar un segundo ataque en contra de

173
Hyjal atraería demasiado la atención. No obstante, existía una alternativa: la Fuente del
Sol.

El príncipe elfo de sangre, Kael’thas Sunstrider, y sus seguidores habían destruido la


Fuente del Sol y habían dispersado gran parte de su poder, pero Kil’jaeden había enctrado
una forma de restaurarlo.

Después de la Tercera Guerra, lo que quedó del ejército de la Legión se había esparcido
por Azeroth. Kil’jaeden había utilizado a estos sobrevivientes para espiar a las naciones del
mundo. A través de uno de sus agentes, el señor demoniaco supo de una fuente de poder
en algún lugar en las profundidades de Quel’Thalas. Sus sirvientes más astutos asumieron
las formas de elfos de sangre y se infiltraron en el cícrulo interno del reino. Pronto
escucharon acerca de la existencia de Anveena Teague, un avatar que contenía la energía
perdida de la Fuente del Sol.

Ella era la clave para transformar la Fuente del Sol en un Portal.

Y también lo era Kael’thas.

Los esbirros de Kil’jaeden en Azeroth eran pocos. Incluso si pudieran asegurar la


localización de la Fuente del Sol, no estaban tan familiarizados con la forma de reavivarlo
usando a Anveena. No obstante, Kael’thas Sunstrider lo estaba. Él también sabia acerca de
las defensas de la región y cómo atravesarlas.

Por ahora, Kil’jaeden simplemente observaría a Kael’thas, esperando por el momento


correcto para llevarlo a la Legión.

LA RESPONSABILIDAD
DEL LIDERAZGO
Illidan Stormrage le había enseñado al Príncipe Kael’thas Sunstrider y a su gente cómo
extraer energía de artefactos, criaturas y del entorno para satisfacer su sed de magia. Sin
embargo, esos métodos tan solo dejaban al príncipe y a los suyos queriendo más.

Desesperados por encontrar una fuente de poder más satisfactoria, Kael’thas se fijó en la
magia vil. El príncipe sabía de los peligros de consumir esa caótica energía, pero creía que
podía controlarse. Hasta ahora, él había confirmado la existencia de los cazadores de
demonios y los había visto usar la magia vil sin caer bajo el influjo de la Legión. Si ellos

174
podían utilizar ese poder a su voluntad, entonces Kael’thas pensó que también podría
hacerlo.

Kael’thas convenció a Illidan para que le mostrara como alimentarse de energías viles. El
príncipe procedió con cautela, solamente extrayendo pequeñas porciones de magia. En
poco tiempo, se volvió completamente adicto a ella. Mientras más se alimentaba de
energía oscura, más devoraba su cuerpo, mente y alma. Su dependencia a la magia vil
fragmentó los lazos entre él y su gente. Aunque él estaba desesperado por salvar a los
elfos de sangre, en secreto se volvió paranoico. Estaba convencido de que lo veían como
un fracaso.

La verdad era que el viaje de Kael’thas a Terrallende no había ayudado a su gente;


solamente había empeorado su sufrimiento. La opción más sabia hubiera sido
abandonarlo todo y volver a casa, pero el pensamiento de marchar a Quel’Thalas sin una
solución permanente para los elfos de sangre lo llenó de vergüenza y rabia. Fue su orgullo,
su incapacidad de admitir la derrota, lo que selló su destino.

Las emociones con las que lidiaba el príncipe lo hicieron impredecible. En ocasiones era un
príncipe de buen corazón, pero otras atacaba a sus seguidores con súbita e inexplicable
furia.

Kil’jaeden se dio cuenta de que no sería fácil manipular al príncipe por lo que actuó con
cautela. Kael’thas estaba al tanto del papel de la Legión en la formación de la Plaga. Él
sabía que los demonios eran responsables de la destrucción de Quel’Thalas y la corrupción
de la Fuente del Sol.

El señor demoniaco eventualmente se acercó a Kael’thas. No mencionó nada acerca de la


existencia de Anveena Teague o de sus planes de invadir Azeroth, únicamente se enfocó
en Illidan Stormrage y su promesa de alimentar la necesidad de magia del príncipe.

Kil’jaeden susurró en la mente del príncipe y aseguró que Illidan estaba reteniendo los
verdaderos secretos del uso de la magia vil. El antiguo elfo de la noche solamente había
compartido una manera de extraer las caóticas energías. Los cazadores de demonios
habían hecho uso de esas técnicas más refinadas y eso los había hecho tan poderosos. La
razón por la que Illidan no compartió ese conocimiento con Kael’thas era simple: él no
creía que el príncipe y su gente eran dignos. El antiguo elfo de la noche los veía como
herramientas que sacrificar en su guerra contra la Legión. Nada más.

Kil’jaeden prometió a Kael’thas revelarle el verdadero poder de la magia vil. A cambio, él


solamente quería que el príncipe dejara a Illidan.

El príncipe rechazó la oferta del señor demoniaco, pero Kil’jaeden continuó con sus sutiles
propuestas. En los días siguientes, sus palabras ahondaron en la maltrecha mente de
Kael’thas Sunstrider, erosionando su confiaza en Illidan Stormrage.

175
LUZ EN LA OSCURIDAD
El constante arribo de las fuerzas de la Legión a Terrallende llamó la atención de criaturas
por todo el reino. Nadie estaba más preocupado que Velen, el líder de los draenei. La
Legión siempre había tenido presencia en Terrallende, pero los demonios ahora la
invadían a mayor escala.

Durante más de una década, Velen había hecho todo lo posible para mantener a los
draenei escondidos en asentamientos esparcidos por todo Terrallende. A pesar de sus
esfuerzos, temía que los demonios pudieran descubrirlos. Temía que terminaran lo que
empezaron todos esos años atrás y matar a los draenei que quedaban.

A pesar de sus problemas, Velen nunca abandonó su fe en la Luz Sagrada. Él rezaba a


diario por guía de los naaru. Y cuando la Legión comenzó con esa nueva invasión a
Terrallende, el rezó todavía más.

Velen no era el único que había buscado la ayuda de los naaru. El Archimago Khadgar
había permanecido en Terrallende desde la destrucción del Portal Oscuro, sobreviviendo
apenas junto con otros miembros de los Hijos de Lothar. Con el tiempo, él había hecho
uso de su magia para escudriñar el Vacío Abisal en busca de aliados para combatir a la
Legión. Junto a las plegarias de Velen, la presencia de Khadgar fue percibida por los naaru
del Ejército de la Luz.

El Ejército de la Luz se encontraba combatiendo contra la Legión Ardiente en el mismo


Argus. Los naaru estaban ansiosos por ayudar a Velen y Khadgar y vieron Terrallende
como un importante frente de batalla contra los demonios. No obstante, sus batallas
actuales con la Legión eran costosas y sin fin. No podían privarse de soldados de su
ejército para proteger Terrallende, pero tal vez pudieran hacer algo para ayudar a Velen y
Khadgar a defenderse.

Los naaru A’dal, M’uru y O’ros se ofrecieron de voluntarios para asistir a los pueblos de
Terrallende. A bordo de una fortaleza dimensional conocida como el Castillo de la
Tempestad, esos seres atravesaron las estrellas y aterrizaron en un extraño rincón del
mundo destrozado conocido como la Tormenta Abisal.

Su llegada a Tormenta Abisal no fue coincidencia. La propia realidad estaba envuelta en la


región. El Vacío Abisal devoraba constantemente los límites de la Tormenta Abisal y sus
magias caóticas sangraban lentamente en Terrallende. Eso hizo de la Tormenta Abisal un
lugar peligroso e impredecible, pero también lo hacía fácil de alcanzar para los naaru.

A’dal de inmediato investigó Terrallende. El ser percibió diferentes asentamientos draenei


diseminados por los eriales, además de a los remanentes de los Hijos de Lothar. Estas

176
criaturas estaban divididas, pero no tenían que estarlo. Todas buscaban protegerse de la
Legión.

A’dal buscó un lugar para movilizar a las facciones de Terrallende y organizarlos en una
fuerza de defensa. Los naaru escogieron la Ciudad de Shattrath después de percibir los
rituales sagrados que se llevaban a cabo ahí. Una orden de sacerdotes draenei, los Aldor,
se habían asentado en un templo en las ruinas de una fortaleza y habían continuado con
su adoración a la Luz Sagrada.

Al llamar a las energías del Castillo de la Tormenta, el naaru se transportaron a la ciudad,


dejando a M’uru y a O’ros atrás para cuidar de la fortaleza dimensional.

Los Aldor recibieron a A’dal con los brazos abiertos y juraron cumplir con sus designios.
Pronto, otras criaturas llegaron a Shattrath. Atraídos por el poder sagrado de A’dal,
viajaron desde los rincones más alejados de Terrallende. Velen solamente llevó a un
puñado de seguidores a la ciudad, temiendo que fuera una trampa de la Legión, pero se
sintió aliviado al descubrir la verdad, sus plegarias habían sido escuchadas.

Khadgar y los otros miembros de los Hijos de Lothar también se aventuraron en la


espesura y viajaron a Shattrath. Muchos draenei se mostraban reacios a esos forasteros,
pero A’dal rápidamente los calmó. Los naaru llamaron a aquellos reunidos en Shattrath
para encontrar un fin común y unirse. Divididos, caerían ante la Legión, pero solamente
unidos tenían oportunidad de sobrevivir.

El consejo del naaru fue bien recibido por todos. Al igual que los draenei, Khadgar y sus
seguidores estaban cansados de las adversidades. Ellos no estaban ansiosos de hacer
enemistades. Bajo la guía de A’dal, las fuerzas de la Alianza y los draenei comenzaron a
reconstruir Shattrath como una luz de esperanza que un día brillaría por todo Terrallende.

LOS ARÚSPICES
Los draenei y los Hijos de Lothar no eran las únicas facciones que notaron la llegada del
naaru. También lo hizo Illidan Stormrage. Él vio el resurgimiento de Shattrath como una
amenaza potencial a su guerra con la Legión. Si los naaru reunían fuerza suficiente, serían
capaces de movilizarse en contra de las posiciones de Illidan y retomarían el control
Terrallende.

Illidan decidió atacar mientras Shattrath todavía estaba débil. Ordenó a Kael’thas
Sunstrider enviar a sus elfos de sangre a la ciudad y tomarla por la fuerza.

177
Kael’thas pidió que los cazadores de demonios se unieran al asalto, pero Illidan se negó.
Ellos tenían otro propósito, aunque se mantuvo en silencio acerca de lo que era.

La respuesta de Illidan enfureció a Kael’thas, pero obedeció la orden. Encomendó el


ataque a un sobresaliente magister llamado Voren’thal. El ejército de elfos de sangre
pronto marchó hacia Shattrath. Entre sus filas se encontraban algunos de los hechiceros
más talentos de Kael’thas. Ellos estaban versados en el arte de la guerra y ávidos por
complacer a su príncipe. En su opinión, Shattrath y sus defensores no tenían oportunidad
alguna contra ellos.

Sin embargo, el ataque a Shattrath terminaría antes de que se derramara una sola gota de
sangre.

Camino a Shattrath, Voren’thal tuvo una visión. Él vio un destello del futuro, una época en
la que su pueblo se levantaría a su antigua gloria y vivirían libres de adicción y
desesperación. En el corazón de esa visión se encontraba un naaru. Su Luz Sagraba
irradiaba por todo Quel’Thalas y calmaba el tormento en el alma de cada elfo de sangre
que tocaba.

Voren’thal cambió para siempre gracias a lo que vio. Le habló a sus seguidores acerca de
su visión y los convenció de que los naaru eran, de algún modo, la clave para salvar a su
pueblo. Los elfos de sangre aceptaron el futuro optimista de Voren’thal. No era una
decisión difícil para ellos. Habían enfrentado dificultad tras dificultad en Terrallende. Los
elfos estaban desesperados por un nuevo camino que seguir, incluso uno basado en una
visión efímera.

Al llegar a Shattrath, Voren’thal y su ejército dejaron las armas y juraron lealtad a A’dal.
Esos elfos de sangre recién llegados se conocerían como los Arúspices.

Voren’thal envió un mensaje a Kael’thas, instándolo a unirse a los naaru en Shattrath. No


recibió respuesta.

Kael’thas estaba furioso pues su ejército lo había abandonado para seguir al naaru.
Públicamente, condenó ese acto como traición y un ataque en su autoridad como
príncipe. En privado, vio la deserción de Voren’thal como evidencia de su propio fracaso.

El incidente abrió aun más la brecha entre Kael’thas e Illidan. El príncipe ordenó que el
antiguo elfo de la noche tomara represalias contra los naaru, pero nada sucedió. Illidan
estaba tan enfocado en sus cazadores de demonios que le prestó poca atención al ejército
de Voren’thal. Eso solamente le probó a Kael’thas que las palabras de Kil’jaeden habían
sido ciertas: a Illidan no le interesaba el príncipe ni su gente.

178
179
Kael’thas no permitiría que Illidan sacrificara a sus elfos de sangre como si fueran peones.
Perdió toda la fe en el antiguo elfo de la noche y buscó a Kil’jaeden como un nuevo
benefactor. Una pequeña parte de Kael’thas sabía que no debía confiar en la Legión,
especialmente luego de lo que le había hecho a su reino. Pero no pudo resistir la tentación
de la magia vil. El prospecto de encontrar nuevas formas de alimentarse de la energía
oscura dominaba sus pensamientos y hacía que todo lo demás pasara a segundo término.

Con muy pocas dudas, Kael’thas hizo un pacto con el señor demoniaco y accedió a
abandonar a Illidan Stormrage. A cambio, Kil’jaeden garantizó al príncipe lo que más
quería: más conocimiento acerca del uso de la magia vil.

LOS CABALLEROS DE
SANGRE
Mientras Illidan Stormrage estaba enfocado en sus cazadores de demonios, Kael’thas
Sunstrider y gran parte de sus seguidores abandonaron discretamente el Templo Oscuro.
El príncipe prometió que volvería, pero era mentira. Buscó un rincón distante de
Terrallende conocido como la Tormenta Abisal en donde estableció su nueva base. Más
tarde, Illidan se daría cuentaque Kael’thas no tenía intenciones de volver al Templo
Oscuro.

Kael’thas había ido antes a la Tormenta Abisal tratando de hacerse con las energías
latentes que permeaban la región. Pero incluso para un hechicero tan talentoso como
Kael’thas, había sido una tarea imposible. Las magias del Vacío Abisal eran caóticas y
efímeras y los esfuerzos del príncipe habían resultado en poco más que frustración.

Sin embargo, eso fue antes de la llegada del Castillo de la Tempestad. Tenía tecnologías
más allá de cualquier cosa que hubiera visto en Azeroth.

Kael’thas sabía poco de los trabajos internos del Castillo de la Tempestad, pero creía que
podría configurar la maquinaria para capturar la magia errante de la región y alimentarse
de ella. Él y su pequeño ejército de elfos usaron su recién adquirido poder sobre la energía
fel para infiltrarse en la fortaleza y sobrepasar sus defensas. Los naaru en su interior no
tenían oportunidad alguna contra los invasores. O’ros usó su magia para evitar que los
elfos entraran a su ala de la fortaleza, una estructura con forma de satélite en el Castillo

180
de la Tempestad conocida como el Exodar. M’uru sufrió un destino diferente. Cayó bajo el
control de los elfos de sangre.

A pesar de su alianza con Kil’jaeden, a Kael’thas todavía le importaba su pueblo. Él creía


que el poder de M’uru podría detener la adicción de los elfos.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

ANVEENA TEAGUE
Gracias a sus agentes demoniacos en Quel’Thalas, Kil’jaeden supo que Kael’thas
Sunstrider no tenía conocimiento de la existencia de Anveena Teague. Únicamente el
regente del reino, Lord Lor’themar Theron y un puñado de otros estaban conscientes de su
presencia y de lo que era realmente. Ellos mantuvieron la información en secreto de
Kael’thas. Lor’themar y sus seguidores entendían que el príncipe estaba desesperado por
salvar a los elfos y temían que, si sabía acerca de Anveena, podría actuar sin considerar
las consecuencias. Los elfos no sabían qué pasaría si el poder del avatar se imbuía en la
Fuente del Sol. Quel’Thalas ya era una nación herida y otro desastre podría destruirla
para siempre.

Con el tiempo, la opinión de Lor’themar acerca de ese secreto cambió. Él y su gente


estaban constantemente preocupados por el destino de Kael’thas en Terrallende. Ya era
tiempo de que él volviera a casa y Lor’themar creía que la única forma de hacerlo volver
era hablándole sobre Anveena.

Después de que Kael’thas enviara a M’uru a Azeroth, mensajeros de Lor’themar


informaron al príncipe acerca de Anveena, pero jamás llegaron a su destino. Los agentes
de Kil’jaeden en Quel’Thalas se aseguraron de eso. El prospecto de restaurar la Fuente
del Sol le daría esperanza a Kael’thas y eso no era lo que el señor demoniaco necesitaba.
Él quería que el príncipe estuviera desesperado y con incertidumbre acerca del futuro
hasta que estuviera completamente bajo el control de Kil’jaeden.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

Kael’thas extrajo la habilidad de atravesar el cosmos del Castillo de la Tempestad para


formar un portal a Azeroth. Él ordenó a algunos de sus seguidores llevar a M’uru a
Quel’Thalas en donde el resto de los elfos podrían alimentarse de ese ser. También
ordenó a sus sirvientes enseñar a la gente de su reino cómo extraer magia de otras
fuentes, como criaturas y artefactos.

Los elfos de sangre de Quel’Thalas tenían sentimientos encontrados acerca de la llegada


de M’uru. El regente Lord Lor’themar Theron y muchos otros elfos estaban preocupados
por la idea de drenar la energía de un ente de la Luz Sagrada. Otros no compartían sus

181
preocupaciones y algunos pasaron meses experimentando con M’uru. Eventualmente
aprendieron como extraer la energía del naaru por la fuerza y apropiarse de su Luz.

La noticia de ese descubrimiento viajó rápido entre los antiguos sacerdotes de


Quel’Thalas, incluyendo Lady Liadrin. Cuando la Plaga destruyó el reino en la Tercera
Guerra, ella sintió que la Luz la había abandonado. La fe de Liadrin había flaqueado y
perdió la habilidad de llamar sus poderes sagrados. Un destino similar había caído en
otros sacerdotes de Quel’Thalas.

Pero a través de M’uru, Liadrin y los suyos encontraron una manera de llamar a la Luz
Sagrada. Ellos usarían las energías del naaru a su voluntad.

Liadrin fue la primera en deleitarse con las energías de M’uru. Ella y aquellos que seguían
sus pasos forjaron una nueva orden de elfos paladines conocida como los Caballeros de
Sangre.

LOS ETÉREOS
Junto con M’uru, Kael’thas Sunstrider envió otra fuente de poder a Quel’Thalas. Él y sus
elfos de sangre habían descubierto como aprovechar las tecnologías del Castillo de la
Tempestad para extraer magia del Vacío Abisal. Desmantelaron paretes de la fortaleza y
construyeron una serie de artefactos llamados forjas de maná. Los elfos colocaron esas
máquinas arcanas por toda la Tormenta Abisal. Las forjas recolectaban la magia del Vacío
Abisal y la almacenaban en contenedores de maná encantados con los que se alimentaban
los elfos de sangre.

Kil’jaeden instó a Kael’thas a continuar su trabajo y enviar cargamentos de contenedores


de maná a Quel’Thalas. Su consejo estaba lejos de ser altruista. El señor demoniaco creía
que Kael’thas podría utilizar las celdas para ayudar a construir el portal de la Legión en la
Fuente del Sol cuando el momento fuera apropiado.

Con el tiempo, las forjas de maná debilitaron la tela de la realidad en la Tormenta Abisal.
Esto atrajo a misteriosos etéreos, una raza de científicos dotados y de magi que
originalmente moraban en el mundo de K’aresh. En su búsqueda por el conocimiento y las
teconologías arcanas, se habían condenado y a su hogar: los K’areshi habían abierto una
recha hacia el Vacío y atrajeron la ira de un ser conocido como Dimensius el Devoratodo.

Dimensius había bañado al mundo en energías volátiles que lentamente lo destruyeron y


los K’areshi habían tratado de protegerse desesperadamente del peligro. Sus esfuerzos

182
funcionaron parcialmente. Su magia había bloqueado el poder sombrío de Dimensius,
pero la energía arcana pura había destrozado sus cuerpos físicos. Todo lo que quedó
fueron sus almas cargadas de magia. Desde ese día en adelante, esas criaturas incorpóreas
se llamaron a sí mismos etéreos.

Los etéreos se habían separado en diferentes facciones. Algunos se volvieron nómadas y


comerciantes, recorriendo el cosmos en busca de fuentes de magia y poderosos
artefactos. Otros habían jurado destruir a Dimensius y a las criaturas del Vacío para vengar
K’aresh.

Esas facciones veían Terrallende como un reino en dónde podrían alcanzar sus intereses.
Los mercantes esperaban encontrar comercio y descubrir nuevas riquezas, mientras que
los etéreos más belicosos buscaban nuevas armas para pelear su guerra contra el Vacío.

EL ASALTO A
NATHREZA
Mientras Kael’thas Sunstrider se asentaba en la Tormenta Abisal, Illidan Stormrage
continuó sus ataques contra la Legión. Su obsesión con los cazadores de demonios no
tardó en apartar a otro aliado: Akama.

Akama se había unido a Illidan con la esperanza de que los Tábidos asumirían el control
del Templo Oscuro, un sitio que él y su gente consideraban suelo sagrado. Eso todavía no
había ocurrido y no tenía la certeza de que fuese a ocurrir algún día. Illidan era un líder
reservado y despiadado. Había aceptado abiertamente la magia vil al igual que los
misteriosos cazadores de demonios que vivían bajo su sombra. Illidan no difería mucho
del antiguo señor del Templo Oscuro, Magtheridon.

La desconfianza de Akama hacia Illidan lo orilló a buscar nuevos aliados que pudiera
liberar al Templo Oscuro del mal. Entre todos, la principal era Maiev Shadowsong.

Maiev y sus Vigilantes se habían quedado en Terrallende, construyendo sus tropas para
otro ataque contra Illidan. Habían enfrentado muchas dificultades en el reino destrozado,
pero Maiev les daba poco descanso.

183
184
Su obsesión por cazar a Illidan nublaba su juicio y la empujaba a extremos peligrosos. Ella
se rehusaba a marcharse de Terrallende hasta no capturar a su presa, sin importar si su
misión ponía en peligro a sus Vigilantes.

A Akama le tomó tiempo ganarse la confianza de Maiev. Habían nacido en diferentes


mundos y los impulsaban distintos deseos, pero compartían una meta. En secreto,
planearon la caída de Illidan y la liberación del Templo Oscuro.

Akama fue muy cuidadoso en mantener esos tratos escondidos de su amo, pero poco
importaba. Illidan era mucho más perceptivo de lo que el Tábido creía. Supo de la traición
de Akama, pero no lo mató; Illidan tenía otro uso para los Tábidos.

Los cazadores de demonios apenas estaban preparados para invadir Nathreza. Todo lo
que restaba era abrir un portal, pero hacerlo requería una inmensa fuente de poder. Las
almas de los seguidores de Maiev serían suficientes.

Illidan forzó a Akama a atraer a Maiev y a sus aliados hacia una emboscada. Ella y sus
Vigilantes cayeron en la trampa. Los seguidores de Maiev cayeron ante Illidan y sus
soldados y sus almas fueron utilizadas para alimentar el portal entre los mundos. De todos
los Vigilantes, solamente Maiev sobrevivió, pero no fue por compasión, Illidan ordenó a
sus sirvientes encarcelarla. Él ansiaba atormentarla igual que ella había hecho con él, pero
eso tendría que esperar.

El portal a Nathreza estaba abierto.

Illidan y sus cazadores de demonios atacaron el hogar de los señores del terror con una
precisión letal. Se adentraron en el archivo principal de Nathreza y masacraron a sus
guardianes. Nada podía interponerse entre Illidan y su premio: el Sello de Argus. El
artefacto latía con potente energía y conocimiento. Illidan sabia que era la clave para su
guerra pues contenía la localización del mundo principal de la Legión.

Después de tomar el artefacto, Illidan y sus sirvientes se abrieron paso a través de las
defensas de ese mundo y se marcharon en el portal de vuelta a Terrallende. En lugar de
cerrar el portal de inmediato, Illidan enfocó todo su poder en desestabilizarlo.

Era tiempo de ver si podía hacer con Nathreza lo mismo que hicieron con Draenor años
atrás.

El portal se deshizo y una gigantesca ola de magia cubrió Nathreza. La tierra rugió como
protesta, las ciudades de los señores del terror se volvieron polvo. Illidan Stormrage cerró
rápidamente el portal en Terrallende para proteger sus dominios de la destruicción que se
desarrollaba en Nathreza.

185

IMAGEN ANTERIOR: ILLIDAN STORMRAGE Y SUS CAZADORES DE DEMONIOS.


Lo hizo justo a tiempo. Poco después de cerrar el portal, Nathreza explotó. Cada demonio
en su superficie pereció.

Fue la derrota más grande que la Legión Ardiente había sufrido en milenios.

EL EXODAR
En la Penísula del Fuego Infernal, el Alto Señor Kruul y sus tropas invasoras avanzaron
sobre la región y construyeron fortalezas en las yermas colinas. Su fuerza aumentaba día
tras día.

A’dal y sus seguidores en Shattrath seguían interesados en las actividades de la Legión. El


naaru sabía que era cuestión de tiempo antes de que los demonios se movieran a otras
partes de Terrallende. Aunque muchas almas valientes se habían reunido en Shattrath, los
defensores de la ciudad eran sobrepasados en número por la Legión. Ese hecho no iba a
cambiar. Simplemente no había suficientes soldados en Terrallende.

A’dal necesitaba nuevos aliados y no podía sacarlos del Ejército de la Luz. El naaru
entonces se fijó en Azeroth. A’dal sabía del mundo y sus héroes y sabía también de su
historia con la Legión. Llegar a Azeroth sería difícil mas no imposible. Aunque Kael’thas
Sunstrider y sus elfos de sangre habían desmantelado partes del Castillo de la Tempestad,
A’dal sintió que había un ala de la fortaleza que todavía era capaz de atravesar las estrellas
y alcanzar Azeroth. O’ros se había escondido en el Exodar y permanecía a salvo de los
elfos de sangre.

Cuando A’dal propuso requisar el Exodar, Velen de inmediato se ofreció como voluntario
para realizar ese peligroso viaje. Estaba cansado de esconderse y sintió que era su deber
hacer algo para proteger de la Legión a lo que quedaba de su pueblo. También conocía el
funcionamiento interno de las fortalezas naaru.

A’dal le dio su bendición y Velen movilizó una tropa de draenei para entrar por la fuerza al
Castillo de la Tempestad. Aunque se adentraron en secreto a la Tormenta Abisal, no
pudieron eludir los siempre atentos ojos de Kil’jaeden. En poco tiempo, él supo de su plan
de llegar a Azeroth.

Kil’jaeden decidió no detener a los draenei por mucho que saboreara la posibilidad de
matarlos. Odiaba a Velen y había pasado miles de años soñando con una oportunidad
para hacerlo sufrir. Aunque fue difícil, Kil’jaeden hizo a un lado su sed de sangre al no
querer comprometr su verdadera meta.

186
Era peligroso permitir que los draenei llegaran a Azeroth y que unieran fuerzas con las
naciones del mundo. No obstante, Kil’jaeden creía en los posibles beneficios de ese viaje
compensaban los riesgos. Si los draenei les informaban a los habitantes de Azeroth acerca
de la presencia de la Legión y las fechorías de Illidan en Terrallende, los impulsarían a
actuar.

Y una vez que arrivaran al reino destruido, Kil’jaeden creía que declararían la guerra en
contra de Illidan y pondrían fin a su funesta campaña contra la Legión.

Inconscientes de que Kil’jaeden los observaba, Velen y su gente comenzaron su audaz


ataque. Los elfos de sangre asumieron que los draenei habían llegado para capturar todo
el Castillo de la Tempestad y los defensores desplegaron sus tropas por todo el fuerte.
Pero se dieron cuenta demasiado tarde que los draenei no tenían interés en conquistar.

Los draenei concentraron su asalto en en el ala del Castillo de la Tempestad que albergaba
a O’ros, aplastando las defensas de los elfos de sangre. La estructura en forma de satélite
se separó del Castillo de la Tempestad y se desvaneció en una explosión de magia.

Solamente después de que su viaje comenzó, Velen se dio cuenta de que algo estaba mal
con el Exodar. Durante la batalla en el Castillo de la Tempestad, un puñado de elfos de
sangre se abrieron paso dentro del Exodar y lo sabotearon, esperando deshabilitar la
estructura. Fallaron, pero su intromisión tuvo repercusiones.

Nada más alcanzar Azeroth, Velen perdió el control del Exodar. La fortaleza cayó a través
de una abertura en los cielos igual que una estrella fugaz. El Exodar se estrelló contra un
área remota al norte de Kalimdor llamada Isla Bruma Azur. El choque casi destuyó el
Exodar y a sus indefensos viajeros. Las pérdidas fueron elevadas, pero muchos de los
pasajeros sobrevivieron.

Los elfos de la noche de Teldrassil vieron un haz de luz en los cielos e investigaron el
fenómeno. Aunque estaban reacios a los draenei recién llegados, los elfos de la noche
pronto se dieron cuenta que Velen y su gente no eran una amenaza. Compartían a la
Legión como enemigo en común.

Desde Ventormenta hasta Forjaz, los mensajeros transmitieron las historias de la llegada
de los draenei y el estado de Terrallende. La Alianza votó por dar la bienvenida a los
draenei dentro de sus filas, así como proporcionarles refugio y protección. La decisión fue
unánime.

A pesar de que las historias sobre las fechorías de Illidan y del ejército de la Legión que
crecía en Terrallende preocupaban a la Alianza, los líderes de la facción aceptaron no
intervenir todavía.

187
NUEVAS LEALTADES
Quel’Thalas seguía en crisis. Grupos de no-muertos rondaban por doquier. En los límites
sureños, los trols Amani comenzaron a lanzar ataques contra los debilitados elfos de
sangre. El regente Lord Lor’themar Theron tenía pocos recursos para proteger su hogar de
esas amenazas. El ejército del reino estaba deteriorado. Los excesos de magia habían
transformado a algunos elfos en unas criaturas marchitas conocidas como los
Desdichados, unas almas desafortunadas que le dieron la espalda a la sociedad y vagaban
por las tierras en busca de magia para alimentarse.

Para empeorar la situación, el Principe Kael’thas Sunstrider no había vuelto de


Terrallende. Las últimas noticias que Lor’themar Theron y su pueblo escucharon del reino
destrozado no eran buenas. La Legión estaba reuniendo un gran número de tropas por
razones desconocidas, y una gran parte de los elfos de sangre de Kael’thas habían
abandonado al príncipe.

Kael’thas estaba vulnerable, pero Lor’themar no podía dejar a Quel’Thalas indefensa


mientras él lanzaba una campaña para asistir al príncipe en Terrallende. Los elfos de
sangre necesitaban aliados y no los encontrarían entre los humanos, enanos, gnomos o
elfos de la noche. La decisión de Kael’thas de unirse a Lady Vashj e Ilidan había erosionado
las relaciones entre Quel’Thalas y la Alianza.

Una respuesta llegó de una fuente inesperada: Sylvanas Windrunner. La Reina Alma en
Pena instó al líder de la Horda a aliarse con los elfos de sangre, pero sus razones eran un
misterio. Los rumores que circulaban decían que una parte de ella todavía simpatizaba
con Quel’Thalas y sus dificultades. Otras historias insinuaban que Sylvanas tenía motivos
escondidos. Cualquiera que fuera la verdad, ella consiguió que el Jefe de Guerra Thrall y el
Gran Jefe Cairne Bloodhoof se reunieran con Lor’themar y discutieran esa posibilidad.

A pesar de la historia amarga de guerra entre los elfos y los orcos, Lor’themar estaba
receptivo a la idea. Sabía que esa Horda era diferente a la que había devastado
Quel’Thalas en años pasados. También estaba dolorosamente consciente de que se le
acababa el tiempo a su reino y a su príncipe.

Thrall y Cairne vieron una gran promesa en los elfos de sangre. La gente de Quel’Thalas
había probado su coraje y determinación mientras luchaban para proteger su reino de
amenazas foráneas como la Plaga. Thrall y Cairne creían que la Horda y los elfos de sangre
se necesitaban para sobrevivir a los días venideros. Ellos ofrecieron su mano a Lor’themar
y éste aceptó.

Esa alianza beneficiaba a ambos bandos. Mientras los elfos de sangre ahora contaban con
aliados que les ayudaran, la Horda había obtenido otro punto de apoyo dentro de los

188
Reinos del Este. Thrall y Cairne también vieron la ayuda a los elfos de sangre como un acto
de honor. Al igual que muchas otras razas de la Horda, eran un pueblo al borde de la
extinción. Los enemigos acechaban por todos lados. La guerra constante y la adicción a la
magia habían mermado su orgullo y su gloriosa cultura. Thrall y Cairne creían que podían
ayudar a los elfos de sangre a encontrar paz.

Después de que los elfos de sangre fueron añadidos a la Horda, Lor’themar Theron hizo
saber a Thrall y Cairne Bloodhoof de la presencia de la Legión en Terrallende y su deseo de
encontrar a Kael’thas Sunstrider. Las noticias acerca de los demonios eran muy
problemáticas. Sin embargo, igual que los líderes de la Alianza, Thrall y Cairne no estaban
seguros de querer aventurarse a Terrallende.

Pronto Kil’jaeden les daría una razón para hacerlo.

LA INVASIÓN DE
TERRALLENDE
26 AÑOS DESPUÉS DEL PORTAL OSCURO
Kil’jaeden no había anticipado la unión de los elfos de sangre a la Horda, pero la agradeció
igualmente. Las noticias de la presencia de la Legión en Terrallende y de la conquista de
Illidan Stormrage se esparcieron por las naciones más poderosas de la Alianza. Los líderes
consideraron discutir lo que harían, pero se mantuvieron reacios a actuar. El Portal Oscuro
estaba cerrado. Terrallende era una amenaza distante.

Eso estaba a punto de cambiar.

En Terrallende, Kil’jaeden ordenó al Alto Señor Kruul y aus tropas reunirse en el Portal
Oscuro. Él dio la misma órden a sus tropas en Azeroth. Muchos demonios habían quedado
atrapados en ese mundo después de la Tercera Guerra. El más poderoso entre todos ellos
era el señor de la fatalidad Kazzak. Como el líder de facto en Azeroth, congregó a cuantos
demonios encontró y los llevó al emplazamiento del Portal Oscuro en las Tierras
Devastadas.

Entonces Kil’jaeden guio a sus seguidores en un gran ritual para reabrir la brecha. Anque
el Portal Oscuro había sido cerrado, la realidad estaba permanentemente envuelta en su
antigua presencia. Los hechizos de la Legión se aprovecharon de esa debilidad y el puente
entre los mundos reapareció.

189
Kazzak llegó a Terrallende y tomó el control del ejército de la Legión. Él era un
comandante más experimentado que el Alto Señor Kruul e inspiraba más miedo y respeto
a sus seguidores.

Kil’jaeden tenía otro propósito para Kruul. El alto señor sería la chispa que encendería la
guerra entre Azeroth y Terrallende. Kruul reunió a una pequeña tropa invasora y marchó
por el Portal Oscuro. Atacó Ventormenta, Orgrimmar y otras locaciones por todo el
mundo. Su propósito no era conquistar sino enfurecer a la Horda y a la Alianza. Y sin duda,
lo logró.

La respuesta de la Horda y la Alianza fue inmediata. Los ejércitos se movilizaron e hicieron


guerra contra los demonios. Kruul y sus seguidores fingieron una retirada, reuniéndose en
los Reinos del Este y guiando a sus enemigos al Portal Oscuro. El alto señor siempre había
pretendido que la Horda y la Alianza llegaran a Terrallende, pero los hizo trabajar por ello.
Sus demonios hicieron sangrar a sus enemigos a cada paso del camino. La pelea más feroz
estalló a las afueras del Portal Oscuro y la Horda y la Alianza pagaron caro el empujar a los
demonios a través del portal.

Los defensores de Azeroth ya no podían ignorar la amenaza que representaba Terrallende.


El Portal Oscuro había sido restaurado. Si lo cerraban, la Legión simplemente podría volver
a abrirlo. No tenían otra opción.

La Horda y la Alianza enviaron a sus ejércitos a Terrallende. Para gran parte de esos
soldados, era la primera vez que veían el mundo destrozado. Muchos orcos habían estado
ahí antes, pero incluso ellos estaban impresionados por lo que veían.

Kruul, Kazzak y un masivo ejército de la Legión los recibió al otro lado del Portal Oscuro. Y
esta vez, los demonios no se retirarían.

La Legión y los defensores de Azeroth se enzarzaron en una batalla brutal por la


supremacía en la sombra del Portal Oscuro. La Horda y la Alianza se adentraron
lentamente a la Península del Fuego Infernal. Las pérdidas aumentaban en ambos bandos.
Ni siqueira Kruul ni Kazzak se salvaron de la furia de la batalla. Habían esperado que
Kil’jaeden les enviara refuerzos para ayudar a los demonios a retener a los héroes de
Azeroth.

Sin embargo, esa nunca había sido la intención de Kil’jaeden. El señor demoniaco sacrificó
a Kruul y Kazzak para enardecer a la Horda y a la Alianza. Él necesitaba que tomaran
posiciones en Terrallende y volcaran su ira en Illidan tan pronto como fuera posible. Una
guerra prolongada contra la Legión no servía al propósito de Kil’jaeden pues habría
provocado que se retiraran a Azeroth.

Conforme la Horda y la Alianza ganaban terreno, establecieron fortalezas en la Península


del Fuego Infernal. Los soldados de la Alianza estaban sorprendidos al descubrir el Bastión

190
de Honor y a sus habitantes. Los Hijos de Lothar no habían perecidos como se pensaba. El
comandante del Bastión de Honor, el venerado guerrero humano Danath Trollbane,
recibió a la Alianza con los brazos abiertos.

La Horda no tenía fortalezas preexistentes que pudiera reclamar, así que construyeron un
nuevo asentamiento, Thrallmar, en el norte de la Península del Fuego Infernal. Pronto, la
Horda encontró aliados que se unieron a su causa: los orcos Mag’har.

Los Mag’har era pocos, pero probaron ser combatientes feroces. Ellos nunca sucumbieron
a la maldición de la sangre demoniaca que había afectado a tantos otros orcos, volviendo
sus pieles de café a verde y transformándolos en soldados bélicos. Desde la destrucción de
Draenor, pequeñas comunidades de Mag’har se habían aferrado a la supervivencia en
Terrallende, honrando sus tradiciones chamánicas y las viejas artes de su pueblo. Ellos
vieron a la nueva Horda por lo que era: un regreso al orgullo y el honor de la antigua
sociedad de los orcos.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

EL ASALTO AL PORTAL OSCURO


La Horda y la Alianza no eran los únicos que combatían contra la Legión en el Portal
Oscuro. Discretamente, Illidan Stormrage y sus cazadores de demonios también se habían
unido a la batalla. Ellos habían encontrado al Alto Señor Kruul liderando a una pequeña
tropa para atacar a los defensores de Azeroth por el flanco. Illidan y sus seguidores
golpearon antes de que eso sucediera. Mermaron las filas de los demonios hasta que
derrotaron al propio Kruul.

Los cazadores de demonios no se quedaron en el área. Illidan estaba cauteloso de hacer


que la Alianza y la Horda sintieran su presencia. Él creía que lo verían a él y a sus
seguidores imbuidos en magia vil, como nada más que agentes de la Legión. Después de la
batalla, Illidan dejó el Portal Oscuro y continuó preparando los golpes contra la Legión en
otros mundos.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

Desde el Bastión de Honor hasta Thrallmar, la Alianza y la Horda continuaron con sus
ofensivas en contra de la Legión. Destrozaron la fuerza de los demonios y los empujaron a
los linderos de la Península del Fuego Infernal.

Seguidamente, los campeones de Azeroth volcaron su atención en el autoproclamado


señor de Terrallende: Illidan Stormrage. Para entonces, ambas facciones habían
escuchado rumores perturbadores acerca del Traidor. Historias de los naga deformando la
tierra de Marisma de Zangar, de los elfos de sangre asediando el Castillo de la Tempestad
y drenando magia de la Tormenta Abisal.

191
Y había otras historias, unas que hablaban de Illidan entrenando a un ejército de elfos
imbuidos con poder demoniaco.

La Alianza y la Horda no estaban enteradas de la verdadera meta de Ilidan de destruir a la


Legión y no intentó hacérselos saber. Él casi estaba listo para lanzar su ataque a Argus.
Sabía que, si trataba de explicar sus métodos a los pueblos de Azeroth, no lo entenderían.
Por lo tanto, enfocó toda su atención en sus cazadores de demonios y en su misión.

FANTASMAS DE
DRAENOR
Después de aplastar a la Legión en la Península del Fuego Infernal, la Horda lanzó una
ofensiva contra los orcos viles de Illidan Stormrage en la Ciudadela del Fuego Infernal.

Para muchos miembros de la Horda, ese ataque era personal. Los feroces orcos de piel
roja eran un recordatorio de la corrupción demoniaca que había plagado a la vieja Horda.
Usando la sangre del Señor del Foso Magtheridon, Illidan había forjado un ejército de
soldados brutales. El infame cabecilla del clan orco Shattered Hand, Kargath Bladefist,
comandaba en la Ciudadela del Fuego Infernal. Él y sus orcos viles no tenían salvación. No
mostraron piedad alguna a la Horda y no se les ofreció ninguna.

Las tropas de la Horda derrotaron a Kargath y marcharon hacia el corazón de la Ciudadela


del Fuego Infernal. No descansaron hasta que destrozaron a Maghteridon en las entrañas
de la fortaleza. Aunque Maghteridon nunca volvería a contaminar a la raza de los orcos, la
celebración fue mínima. El triunfo de la Horda había sido un trabajo sombrío y pocos
soldados se regocijaron por derramar la sangre de los orcos viles.

Sin embargo, el tiempo de la Horda en Terrallende también les dio esperanza y redención,
especialmente a Thrall. Nacido en Azeroth, nunca había v isto el hogar ancestral de su
raza. Quedaba muy poco del antiguo Draenor, pero había un lugar casi intacto por la
calamidad que había recaído en el mundo.

Thrall y muchos otros miembros de la Horda eventualmente se adentraron a Nagrand, una


región empapada en la antigua cultura de los orcos. La gran comunidad de Mag’har lo
llamaba hogar. Ellos habitaban en Garadar, un pueblo nombrado en honor al abuelo
fallecido de Thrall y resguardado por su abuela, Geyah. Conocerla cambió la vida del jefe
de guerra. Sus padres habían muerto cuando él era solamente un niño y Geyah era su

192
conexión más cercana con ellos. Ella le enseñó mucho acerca de sus padres, su pueblo y él
mismo.

Pero Thrall también tenía algo que enseñar. El líder de Garadar era Garrosh Hellscream,
hijo del legendario guerrero Grommash Hellscream. Garrosh desconocía las hazañas de su
padre en Azeroth. Él creía que Grommash era un monstruo, uno de los orcos que había
llevado a su gente a las garras de los demonios. Thrall se apresuró a decirle que su padre
era un héroe y le contó cómo Grommash se había sacrificado para derrotar a Mannoroth,
cómo había levantado la maldición de sangre que había afligido a los orcos. La verdad
llenó a Garrosh de confianza.

Thrall vio mucho pontencial en Garrosh. Era rudo y propenso a la ira, pero Thrall creía que
el feroz orgullo de Garrosh y su conocimiento de la cultura orca serían de gran ayuda para
la Horda. El jefe de guerra convenció al orco de Mag’har de servir como su consejero en
Azeroth.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

REXXAR Y LOS MOK’NATHAL


Rexxar acompañó a la Horda a Terrallende, buscando reconectar con sus mok’nathal.
Habían pasado muchos años desde la última vez que vio a su pueblo. Rexxar los encontró
al norte de la Península del Fuego Infernal, entre los afilados picos de las Montañas
Filospada. Un guerrero anciano lideraba a los mok’nathal. Su nombre era Leroxx y era el
padre de Rexxar.

Años atrás, se había abierto una brecha entre padre e hijo. Leroxx se oponía a la antigua
Horda y no estaba deacuerdo con la decisión de Rexxar de unirse a ellos. Una feroz
discusión los había consumido a ambos y se separaron con ira en sus corazones.
El tiempo aún no curaba esas heridas. Rexxar no podía enfrentar a su padre, pero hizo
todo lo que pudo para ayudar a los mok’nathal a derrotar a los enemigos que les
amenazaban en las Montañas Filospada.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

193
LA RESERVA LA LA
194
LA RESERVA
COLMILLO TORCIDO
En poco tiempo, la Alianza y la Horda se adentraron en los lodosos pantanos de Marisma
de Zangar.

Los draenei que se habían unido a la Alianza estaban ansiosos por reconectar con aquellos
que habían dejado atrás en Terrallende y muchos de ellos habitaban en Marisma de
Zangar. Las tropas de la Alianza pronto se reunieron en el santuario de Telredor, la
fortaleza más grande draenei y la región.

La Alianza supo muchas cosas perturbadoras gracias a los draenei de Telredor. Las
condiciones en Marisma de Zangar se deterioraban rápidamente. Las enfermedades se
habían esparcido entre plantas y animales por igual. Las reservas de comida se
desvanecían, llevando a la locura a muchas criaturas locales. Las tribus cercanas de
Tábidos etaban desapareciendo para nunca volver.

Lady Vashj y sus naga eran la causa de los problemas de Marisma de Zangar. Sus esfuerzos
por drenar su agua habían mermado el delicado ecosistema de la región. La naturaleza
estaba alterada y solamente continuaría empeorando a menos que se hiciera algo al
respecto.

La Alianza no dudó. Sus campeones asaltaron la fortaleza acuática de los naga, la Reserva
Colmillo Torcido.

Al igual que el ataque de la Horda contra Maghteridon en la Ciudadela del Fuego Infernal,
el asalto de la Alianza en la Reserva Colmillo Torcido cobró varias vidas. La fortaleza estaba
llena de fauna enferma y los más temibles guerreros naga de Lady Vashj. Los Tábidos
esclavizados también deambulaban po la Reserva Colmillo Torcido y casi todos ellos
agradecieron la promesa de libertad. Las tropas de la Alianza destrozaron sus cadenas
mientras se adentraban en la fortaleza de los naga.

Lady Vashj fue la última en caer por las hojas de la Alianza. Con su muerte, la Reserva
Colmillo Torcido ya no representaba una amenaza. Aunque tomaría tiempo, el equilibrio
volvería a Marisma de Zangar. Los habitantes de Telredor ahora podrían expandirse por
toda la región.

195

IMAGEN ANTERIOR: EL JEFE DE GUERRA THRALL LE CUENTA A GARROSH HELLSCREAM SOBRE EL


HEROICO ACTO DE GROMMASH HELLSCREAM.
EL SOL CAÍDO
Con el tiempo, la Horda y la Alianza llegarona Shattrath. A’dal se regocijó por su llegada. El
audaz escape de Velen a Azeroth había funcionado. Ahora los naaru contaban fcon aliados
para proteger a Terrallende de la Legión.

Shattrath se convirtió en un punto estratégico clave para la Horda y la Alianza. El comercio


floreció entre las personas de Azeroth y muchas criaturas de Terrallende. A pesar de que
existía intercambio de armas y armaduras, lo más valioso que descubrieron la Alianza y la
Horda en Shattrath fue la información.

Gran parte de ella provenía del Archimago Khadgar, quien se había vuelto una figura de
gran influencia en la ciudad. A pesar de ser un miembro de la Alianza, sabía que la Horda
jugaba un papel crucial para determinar el destino de Terrallende. Buscó crear un puente
entre ambas facciones y armarlos con conocimiento acerca de los dominios de Illidan
Stormrage.

Algunos de los defensores de Azeroth convergieron gradualmente en el Vale


Shadowmoon, donde se erigía el Templo Oscuro. Ahí, la alianza se movilizó con otros
héroes de los Hijos de Lothar. Kudran Wildhammer y sus compañeros enanos habían
construido una fortaleza en el Valle Shadowmoon, desde donde observaban el Templo
Oscuro y reportaban a Khadgar todo lo que veían.

Khadgar supo de las brechas que se abrieron entre el Traidor y sus terratenientes,
especialmente con Kael’thas Sunstrider. Los elfos de sangre habían abandonado a Illidan
Stormrage, dejándolo con muy poco ejército para defenderse.

Pero eso no parecía molestar a Illidan y ver al cazador de demonios se había vuelto cada
vez más raro. Khadgar no estaba seguro de las actividades de Illidan, pero sabía que el
tiempo de atacar el Templo Oscuro estaba cerca. Había muy poca oposición al plan dentro
de la Horda y la Alianza. Illidan casi había destruido Zangarmarsh y había utilizado a
Magtheridon para corromper a cientos de orcos. Si se le dejaba a sus anchas, solamente
sería cuestión de tiempo antes de que causara otra calamidad.

Sin embargo, los héroes de Azeroth no estaban listos para sitiar el Templo Oscuro. Gran
parte de sus tropas seguían dispersas por todo Terrallende. Muchos estaban reunidos en
la Tormenta Abisal, particularmente los elfos de sangre de la Horda.

En Shattrath supieron del destino de Kael’thas Sunstrider. Era peor de lo que habían
esperado. La noticia de que el príncipe había jurado lealtad a la Legión Ardiente se
difundió.

196
Algunos elfos de sangre no creían esas historias, al menos no en un principio. Cuando se
aventuraron a la Tormenta Abisal, vieron la verdad con sus propios ojos. Kael’thas había
aceptado la magia vil, convirtiéndose en un peón de la Legión. Él ya no era su príncipe.

La noticia de su descubrimiento llegó a Lor’themar Theron y a los otros elfos de alto rango
de Quel’Thalas. Aquello rompió sus corazones, pero llegaron a un concenso. Kael’thas
estaba perdido y era su deber derrotarlo y terminar con su traición.

La Horda comenzó una guerra contra Kael’thas y sus seguidores. La batalla se extendió
dentro de la Tormenta Abisal y sumergió cada rincón de la fortaleza dimensional. Fue ahí
donde el príncipe tuvo su última batalla. Fue ahí en donde algunos de sus súbditos más
leales derramaron su sangre y terminaron con su reinado.

Sin embargo, la Horda desconocía que Kael’thas Sunstrider no había muerto.

Kil’jaeden había esperado la derrota del príncipe y se preparó de acuerdo con ello. Los
aliados demoniacos de Kael’thas lo rescataron de las puertas de la muerte. Poco quedaba
de la mente del elfo, ahora era el sirviente más leal de Kil’jaeden y haría cualquier cosa
que su amo le pidiera.

Mientras la Horda y la Alianza dirigían sus tropas hacia el Templo Oscuro, Kael’thas y sus
compañeros de la Legión viajaron a través del Portal Oscuro con destino a la Fuente del
Sol.

EL ASEDIO AL TEMPLO
OSCURO
Illidan Stormrage se estaba quedando sin tiempo.

Junto con las fuerzas de Shattrath, la Horda y la Alianza habían llegado a las murallas del
Templo Oscuro y comenzaron su asedio. Las defensas de Illidan eran fuertes, pero no
resistirían por mucho tiempo. La desesperación lo consumía. Había descubierto la
localización de Argus, pero unos poderosos encantamientos rodeaban ese mundo,
evitando que pudiera abrir un portal ahí. Un método para alcanzar la sede de poder de la
Legión se hallaba en un lugar dentro del mundo destrozado del Vacío Abisal conocido
como Mardum. Illidan había descubieron que esa tierra destrozada era hogar de un
artefacto invaluable llamado la Piedra Angular Sargerita que era capaz de abrirle camino
hacia Argus.

197
Conforme sus enemigos se abrían paso hacia el Templo Oscuro, Illidan tomó una decisión.
No podía simplemente abandonar Terrallende. Después de recuperar la Piedra Angular
Sargerita, necesitaría volver y prepararse para el asalto a Argus, en cambio, envió a sus
cazadores de demonios a Mardum mientras él se quedaba en el Templo Oscuro para
combatir a sus enemigos. Esperaba que lo que quedaba de sus seguidera pudiera detener
el ataque.
No pudieron. Una tropa unificada de la Horda, la Alianza y Shattrath se abrieron paso a
través del Templo Oscuro. Algunos de los sirvientes de Illidan pelearon hasta la muerte,
otros huyeron aterrorizados. Y otros vieron el asalto como una oportunidad para volverse
contra el Traidor.

Akama fue uno de ellos. Su tiempo sirviendo a Illidan había estado lleno de sufrimiento y
decepción. Cuando el asedio comenzó, había liberado a Maiev Shadowsong de su prisión y
la instó a atacar a Illidan. No necesitó demasiado convencimiento.

Maiev se marchó sola mientras Akama ayudaba a los campeones de Azeroth a entrar al
corazón del Templo Oscuro. Eventualmente, ella se unió a los invasores mientras ellos
confrontaban a Illidan y atacó al Traidor para poner fin a su larga sed de justicia y
venganza.

Illidan Stormrage utilizó todo su poder y conocimiento para imponerse a sus atacantes.
Peleó no solamente para salvarse a sí mismo sino también para mantener viva su guerra
contra la Legión. Su convicción nunca claudicó, pero no fue suficiente para garantizarle la
victoria.

Al final, cayó.

Fue un giro cruel del destino que aquellos héroes del único mundo que Illidan deseaba
proteger fueran quienes lo mataran y terminaran con su guerra contra los demonios. En
sus momentos finales, sus pensamientos se volvieron hacia su viejo némesis. Él sabía que
su derrota arruinaría a Maiev Shadowsong, pues había pasado mucho tiempo de su vida
actuando como su carcelera y cazadora. Ahora que su misión había terminado, había
perdido su propósito.

Los cazadores de demonios de Illidan regresaron de Mardum con la Piedra Angular


Sargerita únicamente para atestiguar la caída de su maestro. Maiev los sometió
rápidamente. Congeló a los cazadores de demonios y el cadáver de Illidan en cristales
encantados. Eran demasiado peligrosos para abandonarlos, así que Maiev los llevó de
vuelta a Azeroth para mantenerlos seguros para después encerrarlos en la Cámara de las
Celadoras, una prisión bien resguardada en las Islas Quebradas.

Terrallende estaba libre de Illidan Stormrage y su ejército. Sin embargo, antes de que la
Horda y la Alianza pudieran celebrar, se encotraron con noticias amargas. Kael’thas

198
Sunstrider no estaba muerto y había movilizado una tropa de elfos corruptos y demonios
en Azeroth.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

LOS DIOSES DE ZUL’AMAN


Conforme la Horda y la Alianza batallaban contra las tropas de Illidan Stormrage, el
Señor de la Guerra Zul’jin y sus trols Amani se prepararon para marchar hacia
Quel’Thalas. Ellos eran viejos enemigos de los elfos de sangre y habían estado esperando
por el momento oportuno para lanzar un ataque completo. Con gran parte de los soldados
de Quel’Thalas ocupados en Terrallende, su oportunidad había llegado.

Zul’jin era un líder astuto y su ataque fue motivado por su odio hacia Quel’Thalas además
de razones estratégicas. Los elfos de sangrese habían unido recientemente a la Horda, lo
que les había garantizado más poder y recursos. Zul’jin creía que Quel’Thalas
inevitablemente convencería a sus nuevos aliados para atacar al imperio Amani.
Dentro de la capital Amani, Zul’Aman, los sacerdotes trols llevaron a cabo rituales para
aprovechar el poder de sus loa. Esas poderosas criaturas deambulaban por la ciudad en
forma de bestias gigantes. Sus energías llenaban a los soldados trol, transformándolos en
personificaciones vivientes de los loa.

La Horda estaba desesperada por no luchar una guerra a dos frentes, Terrallende y
Quel’Thalas. Los campeones más fuertes de la facción se ofrecieron como voluntarios para
atacar Zul’Aman. Ellos no tenían la fuerza de enfrentar directamente al ejército trol, pero
no tenían necesidad de hacerlo. La fuerza de ataque de la Horda cortó la cabeza de la
serpiente, matando a Zul’jin y sus sacerdotes antes de que su masacre en Quel’Thalas
hubiera empezado.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

LA FURIA DE LA
FUENTE DEL SOL
Al norte de Zul’Aman, Kael’thas Sunstrider y sus tropas invadieron Quel’Thalas. Con gran
parte de sus soldados todavía en Terrallende, el reino no pudo hacer mucho para detener
al príncipe caído.

Bajo las órdenes de Kil’jaeden, Kael’thas y sus tropas capturaron al naaru M’uru y a
Anveena Teague, el avatar de las energías de la Fuente del Sol. El príncipe extrajo su poder

199
para reformar la arruinada Fuente del Sol. Una brillante explosión emergió de la fuente
devolviéndola a la vida por primera vez desde la Tercera Guerra. Kael’Thas fortificó su
ritual con energía de las celdas de maná que había reunido en la Tomernta Abisal.

Kael’thas comenzó a tejer el poder de la Fuente del Sol en un portal para que Kil’jaeden
llegara a Azeroth. Mientras él trabajaba, algunos elfos de sangre huyeron a Terrallende
para advertir a los líderes de la Horda acerca de lo que sucedía. Uno de esos elfos era el
Caballero de Sangre Liadrin. Ella había presenciado el asalto de Kael’thas con sus propios
ojos. En Shattrath, Lady Liadrin se encontró con A’dal, renunciando a su alianza hacia
Kael’thas y jurando derrotar a la Legión. El naaru la recibió en una nueva orden que había
forjado para hacer frente al príncipe llamada la Ofensiva Sol Devastado. Ésta incluía tanto
a los draenei de Aldor como a los elfos de sangre de los Arúspices.

La Ofensiva Sol Devastado marchó hacia la Fuente del Sol y libró una feroz batalla contra
las tropas de la Legión en el área. Aunque fueron costantemente sitiados por los
demonios, Liadrin y sus aliados tuvieron impacto. Interrumpieron el hechizo de Kael’thas
lo suficiente para que llegara más ayuda.

Miembros de la Horda y la Alianza pronto convergieron en la Fuente del Sol y lucharon


junto a la Ofensiva Sol Devastado. Liadrin condujo a los campeones de la Horda para cazar
a Kael’thas hasta el Bancal del Magister. Aunque el príncipe se había vuelto más poderoso
desde su derrota en el Castillo de la Tempestad, también lo hicieron los héroes que
enfrentaba. La Horda asesinó a Kael’thas Sustrider acabando con él de una vez por todas.

Mientras tanto, la Alianza se infiltró en la Meseta de la Fuente del Sol, pero el hechizo de
Kael’thas había abierto una brecha en las profundidades de la fuente. Ante los ojos de la
Alianza, Kil’jaeden emergió del portal.

Los soldados de la Alianza lucharon con toda su fuerza para hacer volver a Ki’jaeden a
través del portal, pero sus efuerzos no tuvieron efecto. Al final fue Anveena Teague quien
decantó la batalla a favor de los héroes de la Alianza. Ella sacrificó su existencia,
expandiendo lo que le quedaba de energía para debilitar a Kil’jaeden. Esto fue suficiente
para que la Alianza finalmente expulsara al señor demoniaco y cerrara su portal hacia
Azeroth.

El mundo se salvó de la Legión una vez más, pero hubo consecuencias. La intromisión de
Kael’thas había contaminado la Fuente del Sol. Igual que antes, las energías corruptas
corrían a través de la fuente y pronto se esparcirían por todo Quel’Thalas envolviendo a
los elfos de sangre. Lor’themar Theron y sus seguidores consideraron destruir la Fuente
del Sol nuevamente, pero se presentó otra solución.

Velen había llegado a la Fuente del Sol a presentar sus respetos a M’uru. Poco quedaba
del naaru excepto su corazón. Velen percibió un poco de poder —de esperanza— en lo
que quedaba de M’uru y utilizó su corazón para purificar la Fuente del Sol y transformarlo

200
en una fuente de Luz Sagrada y magia arcana. Su brillante energía refulgió por la tierra y el
cielo para que todos en Quel’Thalas lo vieran.

Este cambio de eventos tuvo un profundo efecto en los elfos de sangre, especialmente en
Lady Liadtrin y sus Caballeros de Sangre. Ellos abandonaron el uso de las energías sagrdas
por la fuerza y regresaron a sus antiguas formas. A través de la Fuente del Sol ellos
pedirían por la bendición de la Luz.

La Fuente del Sol renació y su regreso trajo consigo un futuro prometedor para los elfos
de sangre. Con la fuente para alimentarse, ya no necesitaban buscar en otros lados para
satisfacer su sed de magia.

LOS DRAGONES
ABISALES
El viaje a Terrallende tuvo un profundo impacto en la Horda y la Alianza, pero también
cambió el destino de muchos seres que no visitaron el reino destrozado.

Mientras exploraban Terrallende, la dragona azul Tyrygosa había hecho amistad con una
nidada de criaturas conocida como dragones abisales. Su linaje podía rastrearse al Dragón
Aspecto negro, Deathwing, cuando dejó algunos de sus huevos en Draenor para
mantenerlos a salvo. Cuando el mundo explotó, el influjo de energías había envuelto a los
huevos no nacidos en seres parcialmente incorpóneros. Esos dragones abisales eran
poderosos pero infantiles. No tenían un líder real y eso los hacía ingobernables, además
de haberlos suceptibles a influencias externas.

Un caballero de la muerte renegado llamado Ragnok Bloodreaver había visto gran


potencial en los dragones abisales. Él tenía la esperanza de incorporarlos a su ejército, uno
que usaría para conquistar Terrallende.

Sus planes no dieron frutos, pero su abuso a los dragones abisales afligía profundamente a
Tyrygosa. A ella le preocupaba que pudieran morir por las heridas que sufrieron mientras
luchaban bajo el mando de Ragnok. Tyragosa transportó a muchos de esos dragones
abisales al refugio de los dragones del vuelo azul, el Nexo. Ella esperaba que sus energías
pudieran reinvigorar a las criaturas heridas. Lo que Tyragosa nunca consideró fue si los
dragones azules estarían a salvos de sus nuevos invitados.

201
202
Los dragones abisales se bañaron en las energías arcanas del Nexo. La magia no era como
nada que hubieran experimentado antes. La querían toda, viéndola como una forma de
hacerse más furtes para que nadie pudiera controlarlos como había hecho Ragnok. Los
dragones abisales lanzaron un ataque sorpresa contra los dragones azules para conquistar
el Nexo.

La batalla que se desarrollo llamó la atención de Malygos.

Milenios atrás, después de que Deathwing traicionara a los otros vuelos en la Guerra de
los Ancestros, Malygos se había recluído escondiéndose en el Nexo, hundido en la pena y
el dolor. Malygos ignoraba mucho de lo que sucedía en el mundo exterior, apoyándose en
sus sirvientes para investigar anomalías y vigilar Azeroth. Sin embargo, no podía ignorar
un ataque en su propio refugio.

Malygos atacó a los dragones abisales, absorbiendo casi a todos ellos en su interior.
Inesperadamente, las energías de las ciratura incorpóreas arrasaron con la neblina de
sufrimiento y arrepentimiento que había nublado su mente.

El ataque de los dragones abisales convenció a Malygos de que debía aceptar su deber
sagrado de salvaguardar la magia arcana en Azeroth una vez más. Evaluó el estado de los
asuntos mágicos en el mundo y no estaba contento con lo que vio. En su opinión, las
acciones insensatas de de los magi mortales los habían conducido a la guerra y el caos.

Malygos hizo un plan para restablecer su dominio sobre la magia. Él serviría como enlace
entre los mortales y las energías arcanas latentes presentes en todo Azeroth.

LA SOMBRA DE LA LUZ
Mientras los eventos se desarrollaban en Azeroth y Terrallende, Cho’gall continuó
expandiendo el culto del Martillo Crepuscular. La organización se había transformado en
algo completamente diferente de lo que antaño había sido el clan orco. El culto daba la
bienvenida a miembros de todas las razas y condición social. Los seguidores de Cho’gall se
esparcían por todas las principales ciudades de Azeroth, evangelizando en secreto y
convirtiendo a otros a su causa. Usualmente acechaban a sobrevivientes de la Tercera
Guerra, especialmente a aquellos que habían presenciado los horrores indescriptibles en
Lordaeron.

Uno de esos individuos era el Arzobispo Benedictus, líder la Iglesia de la Luz Sagrada. Él
había vivido durante la Primera y Segunda Guerras. Aunque el sufrimiento que había visto
lo preocupaba, no había quebrantado su fe. De alguna forma, él había tomado esos

203

IMAGEN ANTERIOR: KIL’JAEDEN EMERGE EN AZEROTH A TRAVÉS DE LA FUENTE DEL SOL.


conflictos como una prueba de sus creencias. Sin embargo, la Tercera Guerra había sido
diferente. La caída de Lordaeron y la aparición de la Plaga habían empujado su convicción
hasta un punto de quiebre. ¿Por qué la Luz Sagrada no había protegido al Príncipe Arthas,
al Rey Terenas, a los paladines y a otras buenas personas del reino? ¿Por qué, en el
momento más grande de necesidad de la humanidad, había abandonado a sus sirvientes
devotos?

Los cultores sabían de la incertidumbre del arzobispo y se arremolinaron sobre él igual


que buitres sobre la carroña. Se presentaron como creyentes de la Luz Sagrada en
necesidad de guía. En realidad, ellos llegaron a desmoronar las creencias del arzobispo.
Lentos pero seguros, lo lograron. Algunos hablaron del Vacío, una fuerza de energía
universal que nunca abandonaba a sus sirvientes como había hecho la Luz Sagrada.

AL igual que otros sacerdotes, el Arzobispo Benedictus sabía de la magia de las sombras,
pero no había experimentado con ella, creyendo que era profana y corrupta. Sin embargo,
ahora comenzaba a preguntarse si realmente era asi o si solamente era algo que había
creído.

Y fue esa curiosidad la que abrió el camino a los Dioses Antiguos. Ellos susurraron en los
sueños del arzobispo y le mostraron la Luz desde su perspectiva. La energía sagrada no era
tan benevolente como pareció antaño. Solamente toleraba perfecto orden y obediencia y
servía a sus partidarios mortales cuando lo necesitaba, no por su fe.

Esos sueños continuaron durante varias noches, culminando en una visión de la Horda del
Crepúsculo. Benedictus se sintió conmovido por lo que vio. Él consideró que la Hora del
Crepúsculo no era el fin apocalíptico de todo, sino una oportunidad para librarse de la
tiranía de la Luz Sagrada, una oportunidad para crear un nuevo mundo en donde él podría
ser el dueño de su propio destino. Llegó a creer que los Dioses Antiguos y los poderes del
Vacío era el estado natural del universo y que estaba mal luchar contra esa realidad como
había hecho alguna vez como practicante de la Luz Sagrada. La Luz solamente le había
traído, a él y a miles de personas, dolor y decepción. El Vacío no era la fuente de metiras
sino de cada posible verdad. No abandonaría ni ignoraría a sus seguidores, y Benedictus
consagró su vida a servirlo.

Benedictus se unió al culto Martillo Crepuscular, convirtiéndose en uno de sus miembros


más influyentes. Públicamente se mantuvo como cabeza de la iglesia y a base de pura
fuerza de voluntad, retuvo su habilidad deusar la Luz Sagrada. Su posición le garantizó un
gran poder y acceso a sacerdotes desilusionados y creyentes que podría agregar al culto.

Cho’gall vio la introducción de Benedictus al Martillo Crepuscular como un triunfo. El


número de cultores estaba creciendo más rápido de lo que esperaba.

204
EL REQUIÉM DEL
NORTE
Aunque Cho’gall estaba complacido por la creciente fuerza del culto Martillo Crepuscular,
seguía turbado por la caída de C’Thun. Él nunca espero que los morteles tuvieran el poder
dederrotar a un Dios Antiguo. No obstante, Cho’gall no abandonó su misión de comenzar
la Hora del Crepúsculo.

Mientras la Horda y la Alianza estaban ocupados en Terrallende, Cho’gall visitó Rasganorte


y se infiltró en Ulduar, la prisión que retenía al Dios Antiguo Yogg-Saron. Se adentró en las
profundidades de la fortaleza y sus defensores no hicieron nada para detenerlo. Yogg-
Saron nubló las mentesdelos Loken y de otros antiguos defensores, encubriéndola
presencia de Cho’gall.

Yogg-Saron tiempo atrás embrujó a los centinelas de Ulduar, pero su dominio sobre ellos
era frágil. Convencerlos de ayudar directamente al Dios Antiguo había resultado en vano,
pero no habría tal problema con Cho’gall. El ogro de dos cabezas mermó voluntariamente
las ataduras encantadas. No pudo romperlas, pero sí logró debilitar las cadenas.

Eso era suficiente para aumentar diez veces la influencia de Yogg-Saron. El control del Dios
Antiguo sobre los cuidadores se volvió tan fuerte como el hierro. Encomendó al más
grande de ellos, el Guardián Loken, crear un ejército con la Forja de los Deseos. En las
manos correctas, esa máquina extraordinarioa tenía el poder de crear formas de vida
nobles. En las manos de Loken, fabricó legiones de enanos con la piel metálica y vrykul
que solamente deseaban sangre y guerra.

Mientras el ejército de Yogg-Saron fortificaba las tierras alrededor de Ulduar, Cho’gall


abandonó Rasganorte para continuar guiando al culto Martillo Crepuscular. Necesitaba
darle a Yogg-Saron tanto tiempo como fuera posible para que preparara sus tropas y
también necesitaba mantener al Dios Antiguo a salvo de la Alianza y la Horda. Al derrotar
a C’Thun, las dos facciones habían probado que eran imparables cuando hacían a un lado
sus diferencias y se unían.

Cho’gall no podía permitir que volvieran a hacerlo, así que sembraría discordia entre la
Horda y la Alianza. Y la oportunidad perfecta pronto se presentó.

205
EL REY GLADIADOR
Durante la invasión a Terrallende, Varian Wrynn vivió sin el completo conocimiento de su
pasado. Su esencia había sido dividida en dos mitades que habitaban cuerpos diferentes:
una era su lado diplomático y responsable, y el otro erasu voluntad indomable. Luego de
que su mitad voluntariosa había escapado de las garras de Onyxia, él fue esclavizado por
un orco llamado Rehgar Earthfury y entrenado como un gladiador. Esta parte de Varian se
convirtió en un guerrero sin igual y tuvo renombre por su estilo de pelea feroz. Sus
hazañas le valieron el sobrenombre de Lo’Gosh, un nombre que los tauren le habían dado
al Dios Salvaje Goldrinn. Las leyendas decían que ese enorme lobo blanco posería una ira y
una furia sin precedente, igual que Varian.

Fragmentos de la verdadera identidad de Lo’Gosh afloraron. Percibiendo que había algo


más en su vida que solamente combates en la arena, escapó de la custodia de Rehgar y
eventualmente buscó a alguien que pudiera ayudarlo a desentrañar las brumas que
enmascaraban su pasado. Su viaje lo llevó hasta una poderosa maga de Theramore
llamada Jaina Proudmoore.

Lo’Gosh llegó a la ciudad sin darse cuenta de que había sido amigo de Jaina. En sus ojos,
ella era una extraña más.

Jaina no reconoció de inmediato al ajado guerrero, pero percibió algo familiar en él. La
magia que había cercenado el estpíritu de Varian también lo había envuelto en un aura de
magia oscura. Esas energías ocultaban su identidad de todos, inlcuidos sus antiguos
amigos.

Jaina acudió a su ayudante, la legendaria hechicera Aegwynn, en busca de ayuda. Juntas,


consiguieron atravesar el velo que recubría la mente deVarian y revelar su verdadera
identidad. Él no era un esclavo, ni un gladiador. Él era el legítimo rey de Ventormenta.

Animado por ese conocimiento, Varian volvió a casa. Estaba consternado al encontrar a un
impostor usando su corona, un hombre que se veía igual que él. Con el disfraz de Lady
Katrana Prestor, Onyxia había colocado la otra mitad de la esencia cercenada de Varian en
el trono como una marioneta regente a qien ella podía manipular a su gusto. La población
de Ventormenta había sido engañada, pero muchos de aquellos que habían sido cercanos
a Varian lo notaron. El Príncipe Anduin Wrynn sabía que algo estaba mal con el hombre
que decía ser su padre, pero no tenía manera de actuar bajo esa sospecha.

Varian Wrynn no evitaría el conflicto y confrontó a Katrana Prestor, sacando su engaño a


la luz. Entonces el caos hundió a Ventormenta cuando Prestor tomó su verdadera forma.
El monstruoso dragón negro Onyxia, tomó al Príncipe Anduin y huyó de la ciudad para
volver a su guarida en las lodosas marismas del Majal Revolcafango.

206
207
……………………………………………………………………………………………………………………………………

EL LEGADO DE AEGWYNN
Después de la Tercera Guerra, Theramore atrajo aventuraros, conmerciantes e incluso
héroes del pasado. Uno de ellos fue el antiguo Guardián de Tirisfal, Aegwynn. Jaina
Proudmoore había convencido a la legendaria hechicera para quedarse en la ciudad.
Aegwynn había aceptado, convirtiéndose en la ayudante de cámara oficial de Jaina. La
posición no tenía la gloria de su vieja vida, pero ese fue un cambio bienvenido. Después de
traer a su hijo, Medivh, de vuelta al mundo, Aegwynn perdió gran parte de su poder. Ella
deseaba una existencia mucho más simple y pacífica.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

Las dos mitades de Varian estaban en conflicto, cada una afirmando que era el verdadero
rey. Sin embargo, en lo que ambas estaban de acuerdo era en su amor por Andiun. Ambos
hicieron a un lado sus diferencias para dar caza a Onyxia y marcharon como uno hacia la
guarida de la dragona. Fue esta unidad, este compromiso compartido de sacrificar sus
vidas para proteger a su hijo, lo que cambiaría el curso de la vida de Varian y la historia de
Ventormenta.

Conforme la batalla hundía la guarida de Onyxia, su encantamiento sobre Varian Wrynn se


desmoronó. Sus esencias destrozadas se juntaro y volvió a estar completo. El verdadero
rey de Ventormenta venció a Onyxia y cortó su cabeza.

Con Anduin a su lado, Varian regresó a su trono en Ventormenta. La cabeza de Onyxia fue
colgada en las puertas de la ciudad, una advertencia del destino que esperaba a
cualquiera que buscara destruir el reino.

Varian Wrynn había vencido, pero nunca volvió a ser el mismo del todo. Su espíritu
guerrero seguiría dominante en su corazón. En los años venideros, batallaría para
controlar su furia, esa aterradora parte de él que se había ganado el nombre de Lo’Gosh.

LA PROMESA DE PAZ
Las tensiones entre la Horda y la Alianza comprometían su pacto, pero la campaña en
Terrallende había probado que las facciones podían trabajar juntas. Sitiar el Templo
Oscuro y la Fuente del Sol solamente había resultado gracias a su unión. Por primera vez

208

IMAGEN ANTERIOR: EL REY VARIAN WRYNN Y EL PRÍNCIPE ANDUIN REGRESAN A VENTORMENTA


DESPUÉS DE LA DERROTA DE ONYXIA.
en años, afloró la esperanza de que tal vez la Horda y la Alianza pudieran alcanzar un
duradero acuerdo de paz.

Jaina Proudmoore promovió ese camino. Ella estaba segura de que Azeroth enfrentaría
nuevas amenazas en el futuro, ya fuera por la Legión, el Rey Lich u otras fuerzas oscuras.
Ella organizó una reunión entre la Horda y la Alianza en Theramore, prometiendo que su
ciudad sería neutral.
No todos en la Horda y en la Alianza buscaban paz, pero la mayoría de sus líderes sí lo
hacían. Varian Wrynn y Thrall guiaron delegaciones de sus respectivas facciones y se
encontraron en Theramore. Fue una reunión sin precedentes en lahistoria de las
relaciones entre la Horda y la Alianza. Tenía el potencial de cambiar el destino de Azeroth
para mejor.

Y hubiera sucedido de no ser por Cho’gall.

El ogro de dos cabezas supo de la cumbre. Era exactamente la oportunidad que había
estado esperando para sembrar el caos entre las facciones. Cho’gall encomendó a Garona
asesinar a Varian y a otros miembros de la delegación, un acto que estaba seguro
comenzaría una guerra. Ella no tuvo otra opción mas que obedecer a su amo.

Mientras la cumbre se llevaba a cabo, Garona lanzó un ataque sorpresa intentando llevar
acabo su misión. El rey apenas pudo contrarrestar el asalto y Garona fue capturada.

Varian estaba lívido. Él creía que ella era una asesina de la Horda y teníauna buena razón
para pensarlo. Durante la Primera Guerra, Garona había asesinado al padre de Varian, el
Rey Llane Wrynn en la sala del trono del Castillo de Ventormenta. Varian vio el ataque en
Theramore como un intento de repetir la historia. Él acusó a Thrall y a la Horda de traición
y se retiró de la cumbre de paz con la guerra en la mente.

A pesar de que Garona no consiguió matar a Varian, sí había destruido cualquier


esperanza de paz entre la Horda y la Alianza.

Varian Wrynn estaba sediento de venganza, pero nunca tuvo oportunidad de buscarla.
Noticias de Orgrimmar y Ventormenta llegaron a Theramore. Después de un largo periodo
de inquietante silencio, el Rey Lich se había movido en Rasganorte.

La Plaga, en número que no se habían visto desde la Tercera Guerra, estaba lanzando
ataques por todo el globo.

209
……………………………………………………………………………………………………………………………………

EL DESTINO DE GARONA
Después de la noticia de los ataques de la Plaga, las delegaciones de la Horda y la Alianza
se marcharon de Theramore. Jaina Proudmoore y Aegwynn estaba a cargo de vigilar a su
nueva prisionera: Garona. La hechicera sabía que la semi-orco no era del todo ella. Una
nube de energía oscura flotaba sobre ella. A pesar de sus esfuerzos, Jaina y Aegwynn no
pudieron romper las ataduras encantadas que Cho’gall había puesto en la mente de
Garona.

No obstante, Garona se comprometio a usar su fuerza de voluntad para resisitirse al


control mental de Cho’gall y trabajar en su contra. Ella reveló lo que sabía acerca del
culto del Martillo Crepuscular pero muchas cosas acerca de la orden permanecían en
misterio. Jaina, Garona y Aegwynn decidieron descubrir más información acerca del culto
y sus verdaderos motivos.

Garona eventualmente se marcharía sola una vez más, ansiosa por vengarse de Cho’gall y
sus cultores por lo que le habían hecho.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

210
211
CAPÍTULO VI

LA IRA DEL
REY LICH
EL DEBACLE DE LOS
DRAGONES DEL VUELO
AZUL
Los problemas comenzaban a sucitarse en las montañas heladas y las tundras de
Rasganorte. Yogg-Saron estaba reuniendo fuerza y el Rey Lich preparaba su plan definitivo
para conquistar Azeroth.

Pero entre los picos nevados en el techo del mundo, una amenaza completamente nueva
se alzaba. Malygos, el Aspecto de la Magia, estaba convocando a sus dragones del vuelo
azul. Había decidido que los magi mortales estaban causando la ruina del mundo y que la
única manera de dar fin a sus transgresiones era aislarlos de la magia por completo.

Ordenó a sus seguidores recorrer Azeroth en busca de cada línea ley mágica y dirigir su
energía hacia el Nexo. Conforme lo hacían, el Dragón Aspecto tomó los torrentes de poder
reunidos y los canalizó hacia el Vacío Abisal.

En pocas palabras, Malygos pretendía desviar toda la energía de cada fuente de poder
arcano en Azeroth y desecharla en donde ningún mago pudiera alcanzarla, así borraría la
magia arcana del mundo.

Los magi de Azeroth notaron rápidamente que algo no estaba bien. Los caminos naturales
de poder arcano que se habían acostumbrado a usar estaban desapareciendo y podían
percibir que los estaban redirigiendo a Rasganorte.

Unos pocos magi poderosos del Kirin Tor fueron a investigar. Cuando llegaron al Nexo,
fueron confrontados por el propio Malygos. El Dragón Aspecto azul no les escondió nada.

212

IMAGEN ANTERIOR: LAS TROPAS DE LA ALIANZA Y LA HORDA CONVERGEN EN LA CIUDADELA CORONA


DE HIELO EN RASGANORTE.
Les dijo exactamente lo que haría y exactamente por qué trataba de hacerlo. El uso de lo
arcano había puesto los ojos de la Legión Ardiente en Azeroth —repetidamente— y ahora
los ejércitos de la Horda y la Alianza abusaban de esas energías para resolver sus disputas.
Le mostró a los magiel daño que eso ya le había causado a Azeroth y exigió que se unieran
a su causa.

Algunos magi de alto rango fueron persuadidos por su argumento y se comprometieron


con el vuelo azul. Otros se horrorizaron e intentaron escapar. Ninguno lo logró. Fueron
asesinados para evitar que las noticias llegaran al Kirin Tor. Los magi que se unieron a
Malygos pronto se conocieron como los cazadores de magos y se dedicaron a borrar toda
la resistencia al nuevo propósito de los dragones del vuelo azul.

Ellos, al igual que Malygos, no sabían del daño que su plan pudo haber causado si se
hubiera implementado en su totalidad.

Los titanes habían otorgado a los Dragones Aspectos con poder y conocimiento
incalculable, pero había un hecho que ellos no compartieron: Azeroth albergaba un alma
del mundo adormilada que un día podría despertar y convertirse en el titán más poderoso
jamás visto.

La campaña de Malygos había afectado el equilibrio del mundo, provocando desastres


naturales desde Rasganorte hasta las puntas sureñas de Kalimdor y los Reinos del Este. A
menos que se hiciera algo al respecto, esos desastres se saldrían de control y causarían un
daño irreparable al alma del mundo de Azeroth.

GUERRA POR EL TRONO


HELADO
Nadie en Azeroth había olvidado el amenazador peligro de la Plaga. No hace mucho las
necrópolis del Rey Lich habían asaltado regiones en Kalimdor y los Reinos del Este,
sembrando terror y no-muerte. Sin embargo, a pesar de lo devastadores que fueron esos
ataques, el Rey Lich solamente había buscado debilidades. Tenía necesidad de conservar
su fuerza.

Desconocido para el resto del mundo, otra batalla había concluido recientemente en sus
dominios: la pelea entre Arthas Menethil y Ner’zhul.

213
Cuando Arthas se había puesto la armadura del Rey Lich, había temido que la entidad
pudiera consumir su mente en el proceso. Eso no había sucedido. La personalidad de
Arthas se mantuvo intacta y él había obtenido un poder aún mayor, el poder que usaba
junto a Ner’zhul. Ambos espíritus coexistían dentro del mismo cuerpo físico.

Con el tiempo, Arthas había decidido que compatir el poder del Rey Lich con Ner’zhul
solamente los llevaría a malentendidos, confusión y desorden. Una sola mente podía
utilizar ese poder con precisión y aprovechar su verdadero potencial.

Arthas había tratado de abrumar el espíritu del orco y Ner’zhul casi estaba destruido.
Arthas se había sentado en el Trono Helado, satisfecho porque estaba en total control de
la fuerza del Rey Lich, el único regente de la Plaga. Después de algunos años se dio cuenta
que estaba equivocado.

En lo profundo de su mente, podía sentir a Ner’zhul batallando para despertar. Los dos
seres comenzaron una guerra por el control permanente del poder del Rey Lich.

Ner’zhul tenía una ventaja inicial, pues él había vivido con ese poder mucho más que
Arthas. Pero Arthas era orgulloso, testarudo y determinado. Encontro la única debilidad
en el alma de Ner’zhul: la persistente culpa por su papel involuntario en la esclavitud de
los orcos a la Legión Ardiente. Arthas había enterrado su culpa hacía mucho tiempo. El
asesinato de su padre, los inocentes que había masacrado y el resto de sus traiciones, él
ya no sentía ni una pizca de remordimiento por nada de eso.

Por pura fuerza de voluntad, Arthas se abrió paso por las heridas mentales del orco y
destrozó la mente de Ner’zhul. El proceso fue agonizante para el orco pues Arthas no
solamente lo había ahogado en la culpa, sino que deliberadamente rompió los lazos de su
sanidad, ocasionando que el orco se hundiera más y más en la desesperanza.

Cuando la batalla final terminó, no quedaba nada de Ner’zhul excepto un triste lamento
en el fondo de la consciencia del Rey Lich. Arthas lo ignoró con facilidad.

Arthas pasó años recuperando su fuerza y planeando su siguiente movimiento. Como


paladín, ARthas siempre había buscado traer orden y justicia a Azeroth. Ese deseo
permanecía pero ahora era mucho más retorcido que antes.

Un mundo gobernado por los no-muertos ya no tendría injusticia, no más guerras, no más
defectosmortales. Pero tal vez lo más importante para el Rey Lich, él creíaque su Plaga
sería mucho más capaz de defender a Azeroth en contra de las amenazas que trataran de
conquistarlos. Él había observado el despertar de C’Thun y los intentos de la Legión
Ardiente de lanzar otros ataques en Azeroth. Ni los demonios ni los poderes del Vacío
descansarían hasta que controlaran el mundo. Un mundo fracturado, constantemente
asolado por escaramuzas entre la Alianza y la Horda, simplemente no estaría preparado
para otra incursión.

214
El Rey Lich pronto tuvo su estrategia. Él había tenido visiones del destino y había trazado
todos los posibles desenlaces de sus planes. No sería suficiente conquistar el mundo
mediante pura fuerza. Muchos otros lo habían intentado y fracasado. Para controlar
Azeroth, el Rey Lich esclavizaría a las criaturas más poderosas, a los grandes campeones
que sehabían alzado dentro de la Alianza y la Horda.

Una vez que estuvieran bajo su voluntad, el rsto del mundo caería en una guerra de
desgaste. Pero el Rey Lich primero necesitaba atraer a esos campeones hacia sus garras.

Alzó a sus ejércitos en Rasganorte y ordenó a sus agentes más confiables prepararse para
su batalla final contra el mundo. Siguiendo las órdenes del Rey Lich, los no-muertos
lanzaron ataques brutales sobre la Horda y la Alianza. Comenzaron por infectar las
reservas de comida en muchos pueblos y comunas con la plaga de la no-muerte,
condenando a cientos de inocentes a convertirse en sirvientes de la Plaga contra su
voluntad. Los héroes de ambas facciones fueron forzados a destruir a sus propios
ciudadanos para prevenir el esparcimiento de la epidemia.

Para la Alianza, eso reabrió viejas heridas de la caída de Lordaeron. Para la Horda, era una
experiencia nueva pero no menos horrible. Ambas facciones fueron obligadas a actuar y
conforme cada pedazo de infección se limpiaba, su determinación por derrotar al Rey Lich
crecía más fuerte.

LOS CABALLEROS DE
LA ESPADA DE ÉBANO
Los ataques de la Plaga en Kalimdor y los Reinos del Este eran en su mayoría fintas
diseñadas para elevar la rabia y provocar un ataque a Rasganorte. Pero había una parte
del plan del Rey Lich que no era una artimaña. Los no-muertos lanzaron una ofensiva a
gran escala en una pequeña comuna humana llamada New Avalon en los linderos al este
de las Tierras de la Peste. El Rey Lich no dejó nada al azar; él personalmente comandó esa
campaña.

El caballero de la muerte Darion Mograine, portado de la corrompida Ashbringer, era la


mano derecha del Rey Lich. Él guio una misión para erradicar a la Cruzada Escarlata y a
incontables civiles en New Avalon. Los más poderosos entre los caídos eran levantados
como caballeros de la muerte e inmediatamente eran enviados a matar a sus camaradas
sobrevivientes.

215
216
Mientras el fuego y las cenizas azotaban la ciudad, Darion condujo a sus nuevos caballeros
de la muerte contra el último bastión de justicia en la región: la Capilla de la Esperanza de
la Luz. Ese lugar tenía un significado especialpara Darion. En su suelo sagrado, él había
dado su vida para salvar el atormentado espíritu de su padre. La cruel ironía de enviar a
Darion a la capilla era un símbolo, no del sadismo del Rey Lich, sino de su estrategia. A él
le importaban poco los caballeros de la muerte. Él estaba preparado para sacrificarlos a
todos para atraer a una persona en particular: Tirion Fordring.

Tirion era un experimentado paladín y un líder nato. El Rey Lich esperaba terminar con él
antes de que Tirion tuviera una oportunidad de tener un papel importante defendiendo a
Azeroth de la nueva guerra de la Plaga.

Como el Rey Lich había planeado, Tirion salió a defender la Capilla de la Esperanza de la
Luz. Junto a los paladines de la Mano de Plata y los Alba Argenta, él desató su furia
sagrada contra los ejércitos invasores de no-muertos. La Luz sobrecogió a la Plaga y los
caballeros de la muerte conocieron la derrota.

El Rey Lich pronto apareció y reveló que el ataque era una maniobra para atacar a Tirion.
Darion estaba enfurecido pues lo habían usado como carnada y golpeó a su maestro con
toda su ira.

El Rey Lich lo hizo a un lado fácilmente. Incapacitó a Darin y a otros caballeros de la


muerte y entonces comenzó a drenar el alma de Tirion con Frostmourne.

Darion Mograine resistió el control del Rey Lich lo suficiente para darle la corrompida
Ashbringer a Tirion Fordring. El paladín recurrió al poder de la Luz y purificó la hoja con un
cegador haz de energía. Con la restaurada Ashbringer a sus órdenes, Tirion llevó al Rey
Lich fuera del suelo sagrado de la capilla.

Los paladines del Alba Argenta y la Orden de la Mano de Plata tenían un nuevo campeón
detrás del cual movilizarse. Tirion junto a ambos grupos en una sola facción que llamó la
Cruzada Argenta y juró ver al Rey Lich destruido.

Ese día, gran parte de los caballeros de la muerte en el campo habían sido liberados del
control del Rey Lich. Darion movilizó a esos caballeros de la muerte con libre albedrío y les
concedió un nuevo nombre: los Caballeros de la Espada de Ébano. Ellos regresaronasus
hogares entre la Horda y la Alianza y se comprometieron a combatir al Rey Lich junto a las
dos facciones. Aunque existía mucha inquietud acerca de formar un pacto con esos no-
muertos, la Horda y la Alianza creían que los caballeros de la muerte serían valiosos
aliados en la guerra venidera. Eventualmente ellos aceptaron alos caballeros de la muerte
entre sus filas.

Los antiguos sirvientes del Rey Lich pronto tendrían la oportunidad de buscar venganza.

217

IMAGEN ANTERIOR: EL CABALLERO DE LA MUERTE DARION MOGRAINE LIDERA LA PLAGA CONTRA LA


CAPILLA ESPERANZA DE LA LUZ.
LA INVASIÓN A
RASGANORTE
27 AÑOS DESPUÉS DEL PORTAL OSCURO
Los ataques de la plaga habían hecho enfurecer a la Alianza y a la Horda con justa razón.
Ambas facciones movilizaron a sus ejércitos y llevaron la guerra a las puertas del Rey Lich.

El Rey Varian Wrynn de la Alianza ordenó al paladín Bolvar Fordragon eliminar a la Plaga.
El ejército bajo su control fue nombrado la Expedición de Denuedo. Al llegar a Rasganorte,
establecieron un puesto de avanzada en el Fiordo Aquilonal, una oscura costa de pesadilla
repleta de vrykul hostiles y peligrosos espíritus. El alcance del Rey Lich pronto se volvió
terriblemente claro: muchos de esos vrykul habían caído bajo el influjo del Trono Helado y
se abalanzaron sobre las defensas de la Alianza hasta que fueron exterminados.

Una vez que los campeones de la Alianza aseguraron la línea costera, encontraron rostros
más amigables tierra adentro. Los enanos Natoescarcha, que vivían en las heladas
Cumbres Tormentosas, inicialmente estaban dubitativos de unirse a una guerraen contra
del Rey Lich, pero eventualmente ofrecieron asistencia a la campaña de la Alianza.

El Jefe de Guerra Thrall encomendó al orco Garrosh Hellscream el liderazgo de las tropas
de la Horda. Garrosh estaba hambriento por mostrarse ante su gente y ya había tenía una
reputación por mostrar un apasionado liderazgo en batalla. Su ejército fue nombrado la
Ofensiva Grito de Guerra en honor al ancestral clan orco, y vanaglorió a muchos
venerados guerreros. Dos de los más famosos fueron los experimentados luchadores
Varok Saurfang y su hijo, Dranosh Saurfang. Al último se le concedió mando sobre la
vanguardia de la Horda, una tareaque aceptó con mucho orgullo.

La Horda reacló en la Tundra Boreal, en dónde inmediatamente enfrentaron resistencia.


Garrosh Hellscream ayudó a abrirse paso entre las filas de la Plaga y supervisó la
construcción de un masivo puesto de avanzada que serviría como la columna vertebral del
empuje terrestre de la Horda.

Las tribus cercanas de una raza noble, ancestros distantes de los tauren llamados los
taunka, se unieron a las tropas de Garrosh al hacer retroceder a la Plaga. Más tarde, esas
poderosas, pero bondadosas criaturas se aliaron formalmente con la Horda.

218
EL DESTINO DE
NAXXRAMAS
A través de ofensivas separadas, la Alianza y la Horda gradualmente se adentraron en
Rasganorte, acercándose al asiento de poder del Rey Lich. Después de su llegada al valle
congelado del Cementerio de Dragones y establecieron toscos puesto de avanzada, la
Plaga lanzó su primer gran contraataque.

Naxxramas, la temible necrópolis, apareció en los cielos sobre las tropas de la Horda y la
Alianza. Al frente de la fortaleza estaba su antiguo maestro, Kel’Thuzad. Él había revivido
por el poder el Rey Lich y era mucho más fuerte que antes. Kel’Thuzad guio a sus ejércitos
de no-muertos con una precisión letal, acechando a la Horda y la Alianza con ataques por
todos los frentes. Sus espías escondidos sembraron el caos entre ambas facciones e
interrumpieron el flujo de información crucial de sus líderes. Las vanguardias de la Alianza
y la Horda, encabezadas por Bolvar Fordragon y Dranosh Saurfang, se acercaban cada vez
más a la Citadela de la Corona de Hielo, pero la estrategia de Kel’Thuzad amenazaba con
dividir sus campañas y dejar vulnerables a sus ejércitos.

Sin embargo, Kel’Thuzad cometió un error crítico. Al acercar Naxxramas a las primeras
líneas, había abierto la oportunidad para un osado ataque frontal contra la fortaleza.

Los campeones de la Horda y la Alianza se abalanzaron sobre Nexxramas, destrozándola


desde adentro y purgando el mal de sus pasillos. Para algunos de estos héroes era la
segunda ocasión que atacaban esa fortaleza y estaban más que preparados para volver a
enfrentar a Kel’Thuzad.

A pesar de los esfuerzos del Rey Lich de enviar refuerzos a la fortaleza, Kel’Thuzad fue
derrotado. Los rumores de que su alma estaba perdida en las Shadowlands, el reino de los
muertos, se esparcieron rápidamente. Su caída privó al Rey Lich de uno de sus más
poderosos terratenientes justo con la invasión a Rasganorte se acercaba a su cénit.

La más grande estrategia del Rey Lich peligraba gracias a esa inesperada derrota, pero
afortunadamente para él, otra amenaza pronto distraería a los héroes de la Alianza y la
Horda.

219
220
LA GUERRA DEL NEXO
La caída deNaxxramas había permitido a los ejércitos invasores establecer puntos de
apoyo en el Cementerio de Dragones desde donde esperaban atacar la Citadela de la
Corona de Hielo.

Eso no sucedería. El Kirin Tor finalmente había descubierto lo que estaba sucediendo en el
Nexo. Malygos y gran parte de sus dragones de vuelo azul estaban drenando la magia
arcana de Azerothy estaban matando a cada mago que se atreviera a oponerse.

El Archimago Rhonin y los altos mandos del Kirin Tor estaban sorprendidos al descubrir
que algunos de los suyos habían desertado para unirse a la causa del vuelo azul. El peligro
que representaba Malygos era tan grande que los magi de Dalaran hicieron algo sin
precedentes: combinaron su poder y teletransportaron su ciudad a los cielos sobre
Rasganorte.

Desde su nuevo observatorio, el Kirin Tor lanzó una ofensiva para detener la campaña de
Malygos, pero el progreso fue lento. El Dragón Aspecto Azul ys us sirvientes eran
demasiado fuertes para incluso el magi más poderoso de Dalaran. Al final, el Kirin Tor
pidió ayuda a la Alianza y a la Horda. La idea de desviar recursos de la guerra contra el Rey
Lich no le sentó bien ni a Garrosh Hellscream ni a Bolvar Fordragon, pero ambos
aceptaron que era necesario.

Miembros de la Horda y la Alianza fueron a explorar las defensas del vuelo azul alrededor
del Nexo. A ellos se les unieron representativos de los otros vuelos que también
desaprobaban las medidas de Malygos. Los mortales y los dragones intentaron contactar
con el Aspecto de la Magia y convencerlo de terminar su cruzada destructiva, pero sus
esfuerzos se encontraron con hostilidad abierta.

Conforme ese conflicto se intensificaba, el Dragón Aspecto Alexstrasza y embajadores de


los otros vuelos se reunieron para discutir el destino de Malygos. Incluso algunos de los
dragones azules que se oponían al Aspecto de la Magia habían acudido a la reunión.
Malygos ya había matado a demasiados inocentes y su extracción de las líneas ley
deAzeroth habían afectado el equilibrio del mundo. La muerte y la destrucción solamente
empeorarían con el tiempo.

221

IMAGEN ANTERIOR: EL NEXO, GUARIDA DEL VUELO AZUL.


……………………………………………………………………………………………………………………………………

DRAGONES CREPUSCULARES
Los dragones del vuelo negro intentaron tomar ventaja de la guerra contra Malygos. Uno
de los pocos dragones abisales que escaparon de la ira del Aspecto de la Magia fue
capturado por Sintharia, consorte de Deathwing. Ella estaba determinada a reconstruir su
vuelo al crear una nueva y temible raza de dragones.

Sintharia aprovechó el poder de los dragones abisales para fojar criaturas conocidas
como dragones crepusculares. Su intento desesperado por restaurar el vuelo negro fue
parcialmente existoso. Algunos héroes, incluyeron a los dragones Kalecgos y Koralstrasz
supieron de los experimentos de Sintharia y lanzaron un ataque contra el dragón negro,
matándola y erradicando a gran parte de su progenie.

Desafortunadamente no todos los dragones crepusculares perecieron. Deathwing había


encontrado la nidada de Sintharia y reconoció de inmediato el increíble potencial de los
dragones crepusculares.

En los meses siguientes, él continuaría con el trabajo de su consorte caída.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

Con gran pesar, los dragones llegaron a un acuerdo de lo que sería conocido como el
Acuerdo Reposo del Dragón. Por el bien de Azeroth, ellos se unirían a los mortales y
declararían la guerra a Malygos. Llegar a esa decisión fue difícil para todos ellos,
especialmente para Alexstrasza. Ella consideraba a Malygos como un hermano y como
guardián de la vida, ella aborrecía el derramamiento de sangre que estaba por venir. Sin
embargo, si no hacía nada, sabía que el número de vidas perdidas sería inimaginable.

Las fuerzas unidas del Acuerdo Reposo del Dragón atacaron la fortaleza de Malygos en el
Nexo. La propia Alexstrasza estaba ahí cuando los defensores de Azeroth enfrentaron al
Aspecto de la Magiay lo derrotaron. Ella no sintió ni alegría ni alivio al terminar con la vida
de su viejo amigo, solamente una profunda tristeza.

Con la muerte de Malygos, la campaña del vuelo azul llegó a su fin. Los miembros del Kirin
Tor pasarían años revirtiendo el daño hecho a las líneas ley de Azeroth, eventualmente
restaurándolas a su antiguo poder.

222
LA BATALLA DE LA
PUERTA DE CÓLERA
Después de la muerte de Malygos, la Horda y la Alianza volvieron a enfocarse en la
Ciudadela de la Corona de Hielo. Bolvar Fordragon y Dranosh Saurfang llevaron a cabo
campañas separads contra la Plaga, empujando a los ejércitos de no-muertos más y más
hacia el Cementerio de Dragones.

Ambos comandantes rápidamente se dieron cuenta de que una victoria en contra del Rey
Lich para una facción era una victoria para todos. Cuando un bando atacaba a los no-
muertos, el otro “casualmente” ordenaría a sus propias tropas atraer la atención de la
Plaga a otro frente. Un reticente respetuo mutuo se formó entre ambos comandantes y
sus sutiles intentos de coordinar sus ataques fueron notablemente efectivos. Aunque sus
esfuerzos llevaron a la Horda y la Alianza en direcciones diferentes, eventualmente se
reencontraron en la entrada al sur de Corona de Hielo: Angrathar, la Puerta de Cólera.

Una vez que la Puerta de Cólera fue asegurada, ambas facciones serían capaces de montar
ofensivas en contra de la Ciudadela de la Corona de Hielo en el momento que quisieran.
Las defensas del Rey Lich eran formidables y atravesar los inmensos baluartes de la puerta
requeriría una batalla brutal y costosa.

Ni Bolvar ni Dranosh permitiría que el otro tuviera toda la gloria. Por lo tanto, cuando el
día del asalto a la Puerta de Cólera llegara, ambos bandos se reunieron eventualmente en
el campo de batalla. El ejército de la Plaga que se encontraba ante ellos era mayor a
cualquiera que la Horda y la Alianza hubieran enfrentado hasta entonces. Una pelea
despiadada y cruenta estaba asegurada.

Ante el poder combinado de los defensores de Azeroth, las filas de la Plaga cedieron.
Lentamente, Bolvar y Dranosh se abrieron paso hasta los pies de la Puerta de Cólera. La
victoria parecía estar cerca pero el Rey Lich no permitiría que sus enemigos prevalecieran.
Su plan de reclutar a los campeones de la Horda y la Alianza a su bando solamente tendría
éxito si ambas facciones estaban agotadas para cuando llegaran al Trono Helado. Si
llegaban radiantes de confianza y en una posición de poder, bien podrían acabar con la
Plaga en su totalidad.

El Rey Lich emergió de la Puerta de Cólera para unirse a la batalla. Su simple presencia
pudo haber puesto la balanza a favor de la Plaga. Sin embargo, la Alianza y la Horda se
rehusaron a huir ante su presencia. Los combatientes hicieron de tripas corazón y
continuaron la pelea.

223
224
Si la Batalla de la Puerta de Cólera hubiera llegado a su fin, bien pudo haber sido el fin del
Rey Lich. Pero eso no pasaría.

Desde una elevación cercana a la Puerta de Cólera, una lluvia de contenedores cayó sobre
ambos ejércitos que los obligó a detener la pelea del todo. Una letal neblina verde, capaz
de matar a vivos y no-muertos por igual, cubrió el campo de batalla. El Rey Lich de
inmediato comprendió lo que sucedía y se retiró sin dudarlo. Todos lo que permanecían
en el campo murieron: Bolvar Fordragon y cerca de cinco mil soldados de la Alianza, y
Dranosh Saurfang y más de cuatro mil seguidores leales de la Horda.

La epidemia se hubiera esparcido por toda la región y destruido a quien la tocara de no ser
por los dragones del vuelo rojo. Alexstrasza y sus sirvientes descendieron de los cielos y
purificaron la tierra con fuego encantado. Ellos no podían salvar a los caídos, pero sí
erradicaron la epidemia.

Cuando el humo se dispersó, los cuerpos de Dranosh y Bolvar no estaban. Su desaparición


era un misterio para otra ocasión. Ambas facciones estaban furiosas por lo que había
sucedido en la Puerta de Cólera. El origen de la epidemia fue obvio para todos: solamente
los Renegados eran capaces de crear un arma así.

Y la Horda y la Alianza estaban listas para destruir a los responsables.

LA BATALLA POR
ENTRAÑAS
Después del desastre en la Puerta de Cólera, el Jefe de Guerra Thrall envió una citación a
la Reina Sylvanas Windrunner pero ella ya estaba en camino a encontrarse con él. Ella le
dijo al jefe de guerra que había sido forzada a huir de su hoga en Entrañas después de que
una facción de no-muertos disidentes y demonios habían intentado derrocarla. El señor
del terror Varimathras —que se creía se había acobardado y había dejado la Legión
Ardiente— aparentemente había estado en su contra todo ese tiempo. Él había
convencido a un dotado alquimista, el Gran Boticario Putress, de que la Legión le ofrecería
más regalos que la Reina Alma en Pena. Juntos habían creado una nueva epidemia de no-
muerte que no solamente había sido capaz de matar a los vivos, sino también de destruir
a la Plaga y tal vez incluso al propio Rey Lich.

Mientras Thrall y Sylvanas trabajaban en un plan de contraataque, Jaina Proudmoore se


reunió con ellos. El Rey Varian Wrynn estaba preparado para culpar a la Horda por lo

225

IMAGEN ANTERIOR: BOLVAR FORDRAGON Y DRANOSH SAURFANG LUCHANDO CONTRA LA PLAGA EN


LA PUERTA DE CÓLERA.
sucedido en la Puerta de Cólera… a menos que Jaina pudiera convencerlo de lo contrario.
Sylvanas le dijo a Jaina lo que sabía y prometió que exterminaría a los traidores que
habían matado a tantos en ambos bandos.

Cuando Jaina le dio la noticia a Varian, él recibió la explicación de Sylvanas con sospecha.
Pero si la Reina Alma en Pena mentía o no, Varian vio una oportunidad. Por el momento,
Entrañas no estaba bajo control de la Horda. Tal vez era tiempo para que la Alianza
reclamara la vieja nación de Lordaeron.

La Horda y la Alianza lanzaron ofensivas separadas contra Entrañas. La Horda, liderada por
Sylvanas y Thrall, tenía como objetivo a Varimathras, la mente maestra detrás de todo. La
invasión de la Alianza, encabezada por Varian, atacó a través de las cloacas de la ciudad en
busca de Putress.

Ambas misiones fueron exitosas. Varimathras y Putress pagaron el precio por su traición y
fueron derrotados.

Pero Varian no estaba satisfecho. Todavía enfurecido, marchó al trono de Entrañas con las
espadas desenvainadas para confrontar a Thrall. No importaba quien era responsable del
ataque en la Puerta de Cólera, Varian Wrynn no confiaba en la Horda y creía que el mundo
sería un mejor lugar sin ellos. Él declaró la guerra a Thrall y su gente en ese mismo
instante.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

EL PAPEL DE SYLVANAS EN LA PUERTA DE


CÓLERA
Al igual que muchas otras grandes mentiras, el relato de Sylvanas sobre la rebelión en
Entrañas tenía algo de verdad. El Gran Boricario Putress de verdad había intentado
derrocarla y Varimathras realmente estaba intentado reclamar a los Renegados en nombre
de la Legión Ardiente.

Pero la epidemia había sido creada por órdenes suyas. Sylvanas estaba dispuesta a
vengarse del Rey Lich a casi cualquier precio, incluso si eso significaba fabricar un arma
tan letal como la plaga. Si ella estaba o no al tanto de que Putress y Varimatrhas
planeaban utilizar el brebaje seguía siendo un misterio. Los rumores decían que ella supo
con del ataque a la Puerta de Cólera con antelación y sus negaciones no calmaron las
dudas de sus detractores.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

226
Una batalla catastrófica se desenvolvió, pero Jaina Proudmoore usó su magia para
someter a todos los presentes y teletransportar a las tropas de la Alianza fuera de
Entrañas.

Por un momento, se evitó una guerra a gran escala. Pero las tensiones aún persistían
entre ambas facciones. En los días siguientes, los ejércitos de la Horda y la Alianza en
Rasganorte chocaron frecuentemente, aunque solamente en pequeñas y fugaces
escaramuzas.

LOS SECRETOS DE
ULDUAR
Mientras la guerra en Rasganorte continuaba, Yogg-Saron continuó amasando sus tropas
en las profundidades de Ulduar. El Dios Antiguo estaba muy complacido por el caos que se
llevaba a cabo en la superficie. No solamente la Horda y la Alianza estaba en conflicto con
el Rey Lich, sino que habíanvolcado su ira los unos contra los otros. No obstante, Yoog-
Saron sabía que mientras más tiempo estuvieran ambas facciones en Rasganorte en busca
de puestos de avanzada de la Plaga escondidos, era más seguro que descubrieran la
presencia de la entidad en Ulduar.

Yogg-Saron había estado observando de cerca cuando C’Thun fue derrotado en Ahn’Qiraj
y no tenía deseos de seguir el mismo camino. El Dios Antiguo ganó un poco de tiempo. Su
sirviente corrupto, Loken, reavivó la Forja de los Deseos y fabricó nuevas generaciones de
temibles enanos de hierro y vrykul, todos fieles a Yogg-Saron.

Sin embargo, a pesar de que el Dios Antiguo ocultó su presencia, no pudo esconderse para
siempre de los ojos mortales. Uno de los fundadores de la Liga de los Exploradores, Brann
Bronzebeard, se encontró con el secreto. Él había legado a Ulduar buscando revelaciones
acerca de la historia antigua de su raza y encontró más de que lo que había esperado.
Brann apenas pudo escapar con vida de Ulduar e inmediatamente notificó a Rhonin del
Kirin Tor que una pesadilla viviente se estaba suscitando dentro de la fortaleza olvidada.

Rhonin notificó a la Alianza y a la Horda esperando que pudieran nuevamente hacer a un


lado sus diferencias, aunque fuera por una batalla más. Cuando el Rey Varian Wrynn, el
Jefe de Guerra Thrall y Garrosh Hellscream se reunieron en Dalaran para hablar sobre

227
Ulduar, toda esperanza de cooperación se desvaneció pues Garrosh y Varian casi llegaron
a los golpes, y habrían peleado a muerte de no ser por la intervención de Rhonin.

A pesar de la enemistad declarada entre ambos comandantes, muchos de sus seguidores


reconocieron que ignorar la oscuridad en Ulduar condenaría su guerra en contra del Rey
Lich.

Miembros de la Alianza se ofrecieron a escoltar a Brann Bronzebeard hacia Ulduar para


descubrir más de sus misterios. Se infiltraron en un ala de la fortaleza conocida como las
Cámaras de Piedra, hogar de la Forja de los Deseos. Sjonnir el Afilador, uno de los
sirvientes más confiables de Loken, los estaba esperando. Él era el maestro de la Forja de
los Deseos y el arquitecto del ejército de hierro de Yogg-Saron. Los héroes de la Alianza
superaron incontables peligros y destruiyeron a Sjonnir, negándole al Dios Antiguo futuros
refuerzos.

Mientras tanto, la Horda no permaneció ociosa. Un puñado de sus mejores héroes


viajaron a otra de las salas de Ulduar: las Cámaras de Relámpagos. Loken llamaba hogar a
ese rincón de la fortaleza y se rodeó con sus seguidores más fervientes. Los campeones de
la Horda casi fueron derrotados cuando se enfrentaron cara a cara con el guardia caído
pero su persistencia rindió frutos y lo mataron. En sus momentos finales, Loken le dio un
mensaje crípticoa sus enemigos: su muerte anunciaría el fin de Azeroth.

Los campeones de la Horda estaban profundamente perturbados por las palabras del
guardián. A través de intermediarios en el Kirin Tor, cautelosamente se acercaron a los
héroes de la Alianza que habían asaltado la Forja de los Deseos para preguntarles si sabían
el significado de la advertencia de Loken. Brann Bronzebeard se mostró preocupado al
instante. Por lo que había aprendido hasta ahora de Ulduar, estaba convencido de que la
muerte de Loken tendría consecuencias terribles para el mundo entero, pero todavía no
entendía del todo la razón. La única manera de aprender más era viajando al corazón de
Ulduar, en dónde habitaba Yogg-Saron.

La Liga de los Exploradores y el Kirin Tor imploraron a los miembros de la Horda y la


Alianza unirse a ellos en un ataque final a la fortaleza. La petición había llegado de
facciones neutrales, así que los héroes aceptaron. Ellos habían visto un poco del mal en
Ulduar y se negaron a dejar que pasara desapercibido sin importar la amarga rivalidad que
existía entre sus facciones.

228
……………………………………………………………………………………………………………………………………

LA SANGRE DE YOGG-SARON
Miles de años atrás, briznas de la esencia de Yogg-Saron emergieron a la superficie del
mundoen forma de un extraño mineral llamado saronita. La afilada sustancia afloró por
todo Rasganorte.

Cuando el Rey Lich llegó por primera vez a Rasganorte, descubrió y estudió la saronita. Él
encontró que era casi indesctructible e increíblemente resistente a muchas formas de
magia. El Rey Lich también descubrió que tenía el poder de desturir cuerpos y almas de
criaturas no-muertas. Intrigado, ordenó a sus sirvientes utilizar la saronita para crear
armaduras, máquinas de guerra e incluso fortalezas por todo Rasganorte.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

El asalto a Ulduar fue más difícil de lo que cualquiera imaginaba. La fortaleza era
defendida por lo que quedaba del ejército de hierro de Yogg-Saron juntocon los otros
poderosos guardianes que, al igual que Loken, habían caído bajo la influencia del Dios
Antiguo. La cruenta batalla en contra de esas tropas rugió desde las gélidas murallas de la
fortaleza hasta sus oscuras cámaras subterráneas.

Cuando los invasores finalmente alcanzaron la prisión de Yogg-Saron, el Dios Antiguo


mostró en sus mentes visiones de locura, traición y sufrimiento. La mayoría de los héroes
enloquecieron y el Dios Antiguo los puso en contra de sus antiguos aliados.

Pero, igualque pasó cuando enfrentaron a C’Thun, los mortales de Azeroth prevalecieron.
Yogg-Saron fue derrotado y su control sobre Ulduar se desvaneció.

EL SEGURO DE LOS
TITANES
Los defensores de Azeroth habían alcanzado lo imposible una vez más, pero no podían
darse el lujo de descansar.

Durante el asalto a Ulduar, Brann Bronzebreard había descubierto algo profundamente


preocupante. Loken no exageraba cuando dijo que su muerte significaría el fin del mundo.

229
Su muerte había activado las primeras fases de un mecanismo de seguridad dinseñado por
los titanes.

Años atrás, los titanes habían ordenado a los guardianes construir dos artefactos
encantados: la Forja de los Deseos y la Forja de los Orígenes. La primera moraba en Ulduar
y la segunda estaba asentada en el suelo muy al sur, en un lugar llamado Uldum. La Forja
de los Orígenes tenía un propósito completamente distinto al de su contraparte en el
norte. Si Azeroth llegase a sucumbir a la corrupción, las energías de esa máquina podrían
lanzarse para purgar la flora y fauna del mundo. Una vez que se completara la extinción, la
Forja de los Orígenes activaría un proceso que crearía una nueva generación de vida.

Para supervisar ese procedimiento, los titanes habían nombrado a un constelar llamadado
Algalon el Observador. La entidad juzgaría el estado de Azeroth y decidiría si el mundo
debía ser purificado o no.

Brann Bronzebeard aún desconocía las implicaciones completas de ese protocolo de


seguridadpero temía que no terminara bien. Él llevó a los campeones que habían
derrotado a Yogg-Saron hacia una cámara escondida dentro de Ulduar, esperando evitar
cualquiera que fuera el destino que le deparaba a Azeroth, pero llegaron demasiado
tarde.

La muerte de Loken había invocado a Algalon a Ulduar y el guardián ya había concluido su


análisis. La corrupción de los Dioses Antiguos se había esparcido por todo el mundo e
incluso se había asentado en fortalezas como Ulduar. Algalon procedió con el protocolo de
seguridad, creyendo que el único recurso era desatar el poder de la Forja de los Orígenes
en Azeroth.

Los héroes de Azeroth pelearon valientemente para detener a Algalon ante la confusión
del constelar. Él no podía ver la lógica en sus acciones; el mecanismo de seguridad ya
había sido activado, y su muerte no detendría el procedimiento.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

EL NUEVO ORIGEN DE AZEROTH


Como parte del protocolo de seguridad, Algalon envió una señal a los titanes que los
notificaría de su análisis, permitíendoles aprobar la activación de la Forja de los
Orígenes. Ni el constelar ni los héroes de Azeroth sabían que los titanes habían caído
tiempo atrás ante Sargeras y la Legión Ardiente.
Aunque los titanes nunca recibirían la señal de Algalon, eso no detendría el mecanismo de
seguridad. Al final, la Forja de los Orígenes habría destruido toda la vida en Azeroth.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

230
Pero los mortales no se dieron por vencidos. Ellos lucharon por su mundo, sus hogares y
por sus amigos. Y, al final, hicieron ceder a Algalon.

Algalon se conmovió ante su determinación. Azeroth no era el primer mundo que había
purgado y nunca había considerado que la vida en esos otros mundos hubiera querido
sobrevivir con tanta desesperación como esos héroes. Él decidió que se habían ganado el
derecho a luchar contra la corrupción de Azeroth por sí mismos. Algalon permitió que los
mortales revirtieran el protocolo de seguridad antes de que la Forja de los Orígenes se
activara de nuevo.

Entonces, Algalon desapareció, pero no se fue muy lejos. Él seguiría vigilando Azeroth
desde la distancia durante muchos años más.

EL TORNEO ARGENTA
A pesar del caos y la masacre que se desenvolvía en Rasganorte, la guerra contra el Rey
Lich se desarrollaba bien. Los ejércitos de la Horda y la Alianza habían aplastado
numerosos puestos de avanzada de la Plaga por todo el continente, tomando territorio
no-muerto poco a poco.

Todo lo que quedaba era el asalto final a la Ciudadela de la Corona de Hielo. El Rey Lich
mantenía a gran parte de las tropas que le quedaban ahí, casi instando a sus enemigos a
entrar al Trono Helado.

Garrosh Hellscream y Varian Wrynn estaban ansiosos por ver al Rey Lich destruido, pero
ninguno dio la orden de atacar. Tirion Fordring, el líder de la Cruzada Argenta, había
enviado un mensaje a ambos líderes, advirtiéndoles que esperaran. Él creía que un ataque
completo y sobrecogedor era exactamente que el Rey Lich quería.

La Cruzada Argenta y los Caballeros de la Espada de Ébano habían establecido pequeños


asentamientos cerca de la Ciudadela de la Corona de Hielo y pasaron semanas observando
cuidadosamente las tácticas y movimientos de la Plaga. A pesar de las diferencias, los
paladines y los caballeros de la muerte habían compartido información y llegaron a las
mismas conclusiones. El Rey Lich estaba preparado para absorber muchas pérdidas en un
ataque terrestre porque sabía que la Plaga infligiría el mismo número de pérdidas. Cada
uno de los vivos que murieron en la batalla volvería a levantarse como esbirros del Rey
Lich.

231
232
Tirion creía que solamente había una manera de conquistar la Corona de Hielo: una tropa
pequeña y quirúrgica haría un agujero en las defensas de la ciudadela y se abriría paso
hacia el Rey Lich.

Con ese fin, Tirion llamó a los campeones de Azeroth para probarse dignos de esa misión
crucial. Y así nació el Torneo Argenta.

A pesar de la tensión entre las facciones, ambas confiaban en Tirion Fordring. Él había
mostrado una valentía ejemplar en su lucha para proteger la Capilla de la Esperanza de la
Luz y la Horda recordaba su compromiso con la justicia en la defensa del orco Eitrigg
muchos años atrás. Nadie dudaba de su sinceridad y de su único deseo de ver al Rey Lich
destruido. No faltaban héroes dispuestos a marchar a su lado sin importar la facción.

Incontables héroes participaron en las pruebas del torneo. En poco tiempo, Tirion había
reducido las filas para escoger a los pocos elegidos. La Cruzada Argenta y él ya tenían a sus
campeones. A ellos se les unió Darion Mograine y gran parte de sus caballeros de la
muerte bajo el estándarte de una nueva orden llamada el Veredicto Cinéreo.

Juntos sometieron al Rey Lich a su juicio final.

LA CAÍDA DEL REY


LICH
El asalto a la Ciudadela Corona de Hielo comenzó en los cielos. Naves de guerra de la
Horda y la Alianza cayeron en picado sobre la fortaleza y desplegaron sus tropas en
distintos puntos del campo de batalla. Los invasores se adentraron en la Ciudadela Corona
de Hielo hasta que llegaron un ala de la fortaleza llamada las Cámaras de Reflexión. Allí, el
mismísimo Rey Lich combatió con los campeones mortales, forzándolos a retirarse.

A pesar de la derrota, los defensores de Azeroth redoblaron sus esfuerzos y se alistaron


para el asalto final. La Cruzada Argenta y los Caballeros de la Espada de Ébano se abrieron
paso hasta la entrada principal de la Ciudadela Corona de Hielo y los campeones de
Azeroth se abalanzaron para derrotar al Rey Lich.

La batalla que hundió a la Ciudadela Corona de Hielo puso a prueba la fuerza y la voluntad
de Tirion Fordring y sus seguidores. No solamente el Rey Lich había mantenido a su lado a
sus esbirros más poderosos y peligrosos, sino que también comandaba a un héroe del
pasado: Dranosh Saurfang.

233
Después de que el orgulloso orco cayera en la Puerta de Cólera, la Plaga recuperó su
cadáver. El Rey Lich entonces transformó a Dranosh en un caballero de la muerte y ahora
era forzados a pelear en contrar de sus antiguos camaradas, y ellos fueron forzados a
derrotarlo. Cuando Varok Saurfang supo en lo que se había convertido su hijo, estaba
destrozado. Incluso miembros de la Alianza simpatizaron con él, así de malvado y cruel era
el tormento inflingido en su querido hijo.

Los guardianes de la Ciudadela Corona de Hielo eran muchos, pero el equipo de ataque
persistió. Se abrieron paso a través de las filas de la Plaga hasta que estuvieron ante el
Trono Helado.

Allí encontraron a otro héroe que había desaparecido de la Puerta de Cólera: Bolvar
Fordragon. Su cuerpo había sido desfigurado el fuego encantado del vuelo rojo y estaba
suspendido con cadenas sobre el Trono Helado. Igual que Dranosh, el paladín había sido
recuperado por el Rey Lich, pero él no había sido tan fácil de corrmpero como el orco.
Bolvar fue sujeto a horribles torturas mientras el maestro de la Plaga batallaba para
convertirlo a la oscuridad.

Los campeones no pudieron liberar a Bolvar, no hasta quese enfrentaran al Rey Lich.
Estaban exhaustos, golpeados y enfurecidos… justo como había planeado el Rey Lich. Su
verdadero permio ahora se encontraba frente a él: los más poderosos héroes de Azeroth.
Si ellos sucumbían al Rey Lich, él los levantaría en la no-muerte y los usaría como armas
contra los vivos.

El destino del mundo descansaba en ese único momento.

El Rey Lich desató toda su furia. Tirion Fordring y sus campeones lucharon en una batalla
valiente que sacudió la Ciudadela Corona de Hielo hasta sus cimientos. El Rey Lich arrancó
las almas de varios héroes con Frostmourne, pero ni siquiera eso los detuvo. Los
campeones atrapados en la espada maldita siguieron peleando, avivando a los otros
espíritus atrapados en la espada para que actuaran.

Pero a pesar de su valor y heroísmo, los campeones no prevalecieron. La fuerza del Rey
Lich los abrumó a todos. Tirion Fordring fue encerrado en un bloque de hielo y sus
seguidores fueron asesinados.

El Rey Lich había ganado y comenzó a revivir a sus enemigos en la no-muerte.

Tirion se rehusó a darse por vencido. Se liberó de su gélida prisión, y con un golpe
desesperado, destruyó a Frostmourne con la Ashbringer. En un instante, las almas
atrapadas en la espada fueron liberadas. Los espíritus de las víctimas del Rey Lich giraron
alrededor de su atormentador, pagando su crueldad con venganza justificada.

234
El espíritu del padre de Arthas Menethil, Terenas Menethil II, revivió a los campeones
asesinados y volvieron a unirse a la batalla. Esta vez el Rey Lich estaba indefenso y fue
herido de muerte.

En sus momentos finales, Arthas sintió la corrupción del Trono Helado desvaneciéndose y
se enfrentó con sus imperdonables crímenes. Entonces, se hundió en una gélida muerte
hacia una vida en el más allá fría e imperdonable llena de oscuridad.

Todo lo que quedaba era decidir cómo iban a lidiar con lo que quedaba de la Plaga. El
espíritu de Terenas advirtió a Tirion Fordring y a sus campeones que, sin una poderosa
consciencia controlando a los no-muertos, las criaturas vagarían por el mundo provocando
daños inimaginables al mundo.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

REGRESO TRIUNFAL
Después de la derrota del Rey Lich, los ejércitos de la Alianza y la Horda regresaron a
casa como conquistadores victoriosos. Ellos habían triunfado sobre una de las más
grandes amenazas que Azeroth jamás hubiera conocido. Garrosh Hellscream fue recibido
en Orgrimmar con estruendosos aplausos por sus hermanos. Él ahora era visto como un
digno heredero del linaje Hellscream y un sobresaliente comandante en batalla por
méritos propios.

El otro comandante de la Horda, Varok Saurfang, se quedó en Rasganorte para supervisar


la retirada de su facción del continente. La muerte de su hijo, Dranosh Saurfang, lo había
herido profundamente y deseaba llorar en paz. Su ausencia significaba que la Horda ya no
contaba con su experiencia y liderazgo y eso traería muchos problemas en los días
venideros.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

Tirion estaba de acuerdo, pero esa era una carga que no podía pedir que nadie más
llevara. Él tomó el yelmo del Rey Lich y se dispuso a convertirse en el carcelero de los
condenados... Pero antes de que pudiera ponerse la armadura maldita y sellar su destino,
Bolvar Fordragon intervino.

Ahora libre de sus ataduras, Bolvar se ofreció como voluntario para tomar el lugar de
Tirion. Las heridas que había sufrido en la Puerta de Cólera dejaron su cuerpo destruido y
su mente lastimada. Él nunca podría volver a su antigua vida, él nunca podría caminar
entre los vivos como había hecho antaño. Por el bien de Azeroth, él usaría el yelmo del
Rey Lich y mantendría a la Plaga a raya. Al hacerlo, Bolvar esperaba que la amenaza que
presentaba la Plaga se fuera para siempre.

235
EL TRONO DURMIENTE
Conforme los ejércitos de la Horda y la Alianza se retiraban de Rasganorte, apenas vieron
a la Plaga. Como muchos creían que el Rey Lich ya no existía, fue fácil asumir que los no-
muertos ya no representaban una amenaza. Eso, por supuesto, no era verdad.

Bolvar Fordragon tenía problemas para mantener el control sobre las interminables filas
de no-muertos. El Rey Lich les había ordenado pelear contra los vivos y era difícil reprimir
su agresión. Bolvar luchó para mantener su sanidad; podría haber sido un paladín durante
toda su vida adulta peor en el momento que se había puesto el yelmo del Rey Lich, la Luz
Sagrada lo había abandonado. Sus nuevos poderes nigrománticos guerreaban con su
sentido de justicia y rectitud y usó casi toda su fuerza para contener a los no-muertos.

Algunos miembros de la Plaga lograron librarse de su control. Grupos de no-muertos en


los Reinos del Este continuaron con las antiguas órdenes del Rey Lich, atacando sin
pensarlo a cualquiera que se atreviera a invadir las Tierras de la Peste. El golpe más
desconcertante para el control de Bolvar sobre la Plaga resultó de un evento inesperado:
la segunda muerte de Sylvanas Windrunner.

Durante años, Sylvanas se había dedicado a intentar asesinar a Arthas Menethil, el


hombre que había arrancado el alma de su cuerpo y la había transformado en su sirviente.
Ahora él estaba muerto y ella ni siquiera había tenido la satisfacción de matarlo. Añorando
paz en su atormentada existencia, Sylvanas saltó desde lo alto de la Ciudadela Corona de
Hielo.

La caída no la mató sino los afilados picos de saronita que estaban enterrados en el suelo.
Igual que el Rey Lich, la Alianza y la Horda habían descubierto y experimentado con ese
elemento misterioso. Tenía muchas propiedades intrigantes, una de ellas era que podía
destruir el alma y el cuerpo de los no-muertos.

Sylvanas sufrió un terrorífico y desolador más allá. Unos seres espectrales conocidos como
las Val’kyr encontraron su alma ahí y le dieron un vistazo del futuro de su pueblo. Sin ella
para protegerlos, los Renegados morirían aplastados por la Horda hasta extinguirse. Las
Val’kyr le ofrecieron un pacto: ellos devolverían el alma de Sylvanas a su cuerpo, pero
solamente si ella se vinculaba con ellos. Las Val’kyr ansiaban liberarse del control del Rey
Lich y a cambio ellos servirían gustosos a la Reina Alma en Pena. Sylvanas aceptó y regresó
a Azeroth para continuar liderando a los Renegados.

Bolvar se sorprendió al sentir que su conexión con los Val’kyr de pronto se había roto.
Cuando trató de reestablecer su voluntado sobre ellas, no hubo respuesta. Era como si
ahora sirvieran a otro amo.

236
237
Bolvar consideró este evento como una lección aprendida y aceptó su destino. No
solamente tenía que mantener a los no-muertos alejados de los vivos, sino que debía
detener a otros para que no hicieran mal uso del poder de la Plaga.

LA GUERRA CONTRA LA
PESADILLA
Los Dioses Antiguos habían intentado corromper el Sueño Esmeralda durante milenios.
Ellos habían extendido su influencia hacia el reino etéreo y los efectos de eso fueron
conocidos como la Pesadilla Esmeralda. La reciente derrota de Yogg-Saron en Rasganorte
no había erradicado el peligro, de hecho, había incitado a los esbirros de la entidad a
actuar.

Después de la muerte del Rey Lich, la Pesadilla se extendió todavía más en el mundo
exterior. Por todo Azeroth, la gente experientaba sueños horribles. Tyrande Whisperwind
era una de las afectadas por esos terrores nocturnos. Mientras investigaba la causa, ella
tuvo una visión de la diosa Elune, un ser venerado por los elfos de la noche. En esa visión,
Tyrande vio a su compañero, Malfurion Stormrage, muriendo dentro del Sueño
Esmeralda.

Malfurion había estado durmiendo en el Sueño durante años, pero hasta ahora, no había
existido una causa para alarmarse. Muchos druidas pasaron largos periodos de tiempo
explorando el reino. Tyrande había tratado de despertarlo, pero no pudo, entonces quedó
claro que casi todos losque habían entrado al Sueño recientemente, druidas o no, eran
incapaces de despertar. Incluso Ysera, el Aspecto de los Sueños, estaba encerrada en un
letargo perpetuo.

Fandral Staghelm, líder del Círculo Cenarion en ausencia de Malfurion, declaró que tenía
respuestas. Él minimizó la corrupción que afectaba al Árbol del Mundo Teldrassil, llegando
a sugerir que estaba libre de la influencia de la Pesadilla Esmeralda. Sin embargo, eso era
mentira. La Pesadilla ya se había esparcido a Teldrassil, pero Fandral había ocultado su
presencia de los otros elfos de la noche.

Para mantener su mentira viva, él declaró que podía proteger Teldrassil y prevenir que la
Pesadilla tuviera poder alguno sobre él. Una vez que eso estuviera hecho, él dijoque
estaba seguro de que habría una manera de salvar a Malfurion.

238

IMAGEN ANTERIOR: TIRION FORDRING Y SUS ALIADOS DERROTANDO AL REY LICH EN EL TRONO
HELADO.
Tyrande no se quedaría quieta mientras Malfurion estaba en peligro. Ella entró al Sueño
por sí misma para encontrarlo. Justo a tiempo descubrió que Malfurion era prisionero de
un antiguo enemigo: Xavius, el Señor de la Pesadilla.

Xavius respondía a los Dioses Antiguos, pero tenía muchos sirvientes propios. Entre ellos
se encontraba Fandral Staghelm. Años atrás, Xavius había tentado al druida a unirse a los
suyos al convencerlo de que su hijo muerto, Valstann Staghelm, seguía vivo.

Tyrande y sus aliados pelearon para liberar a Malfurion. Una vez que despertó, ellos
lanzaron un ataque en contra de Xavius y la Pesadilla.

Al final, Xavius fue derrotado y la Pesadilla fue purificada por el Sueño. Ni Tyrande
Whisperwind ni Malfurion Stormrage pudieron erradicarala por completo, así que sellaron
la corrupción, junto con el espíritu de Xavius, en un rincón del Sueño Esmeralda llamado la
Falla de Aln. Ellos esperaban que la Pesadilla se mantuviera contenida ahí, pero temían
que tal vez un día pudiera encontra una forma de salir.

La victoria dentro del Sueño Esmeralda tuvo efectos duraderos en muchos de los que
habían sufrido por la Pesadilla. Ysera fue liberada de su interminable letargo y tomó un
nuevo nombre para marcar su regreso: la Despierta.

Fandral Staghelm también se había liberado de la influencia de la Pesadilla, pero eso no


curó su mente y alma heridas. El archidruida había enloquecido y había poco que los otros
druidas del Círculo Cenarion pudieran hacer para ayudarlo. Sabiendo que no podían
dejarlo vagar libremente por la tierra, encarcelaron a Fandral en un túmulo.

Después de la derrota de la Pesadilla, los Dragones Aspectos Ysera y Alexstrasza


decidieron que Teldrassil necesitaba protección. Ambas le dieron sus bendiciones mágicas,
protegiéndolo para siempre de la corrupción de la Pesadilla.

239
240
CAPÍTULO VII

CATACLISMO
LOS OCULTOS
Los Dioses Antiguos habían sufrido sorprendentes fracasos en años recientes, incluyendo
las derrotas de C’Thun y Yogg-Saron a manos de los defensores de Azeroth. Ellos nunca
hubieran anticipado una resistencia tan feroz ni la aparición de esos héroes tan valientes.

Envuelto en un océano de sueños febriles, entre los huesos de innombrables horrores,


N’Zoth aguardaba intocable junto a las espadas de mortales. El Dios Antiguo estaba seguro
de que los campeones de Azeroth eventualmente lo buscarían y tratarían de sobrecogerlo
como habían hecho con C’Thun y Yogg-Saron.

N’Zoth no temía, pero sí percibía que una ventana de oportunidad se cerraba


rápidamente. El mundo estaba herido por la reciente guerra contra el Rey Lich. Los
antiguos Dragones Aspectos habían sido consumidos por sus propias batallas. Ysera había
vuelto recientemente de las profundidades del Sueño Esmeralda pero no era la misma de
antaño. Visiones proféticas bombardeaban su mente y encontraba difícil saber la
diferencia entre lo que era o no realidad. Mientras tanto, Nozdormu había desaparecido
en las sendas en el tiempo en busca de la fuerza sombría que estaba amenazando el
pasado, presente y futuo. Malygos estaba muerto, dejando al vuelo azul sin líder.
Solamente Alexstrasza continuaba salvaguardando Azeroth, pero estaba en una terrible
de necesidad de descanso después de ayudar a la Alianza y la Horda en la pelea en
Rasganorte.

El momento de precipitar la Hora del Crepúsculo había llegado.

El primer martillazo que anunciaba el apocalipsis no llegaría de Cho’gall ni de sus cultores.


Llegaría de Deathwing. En algún punto después de la Batalla de Grim Batol, Deathwing se
había refugiado en Infralar, el reino de la tierra en el Plano Elemental. Años atrás, los
guardianes habían forjado el Plano Elemental para contener a los espíritus elementales
rebeldes. Para Deathwing, Infralar era algo como un segundo hogar. Su conexión innata
con el elemento de la tierra le permitió absorber las energías latentes del reino y
usarlaspara reunir su fuerza y curar sus heridas.

N’Zoth alimentó su propia energía oscura dentro del corazón de Deathwing, imbuyendo al
Dragón Aspecto negro con un poder que nunca había sentido. Ese inlujo de fuerza

241

IMAGEN ANTERIOR: DEATHWING DESATA LA DESTRUCCIÓN EN AZEROTH DESPUÉS DE EMERGER DEL


PLANO ELEMENTAL.
provocó que su forma fuera más inestable y que el magma que fluía por sus venas
amenazara con salir de su cuerpo y consumirlo por completo.

Por órdenes de N’Zoth, los cultores del Martillo Crepuscular se adentraron en Infralar para
ayudar a Deathwing. Los cultores clavaron placas de elementium sobre las heridas del
Dragón Aspecto negro para prevenir que su cuerpo se destrozara. El proceso fue
agonizante y Deathwing frecuentemente deastaba su furia en los cultores.

Mientras los cultores curaban a Deathwing, N’Zoth se acercó a sus otros aliados antiguos
en el Plano Elemental. Cuando el mundo era joven, los Dioses Antiguos habían esclavizado
a los destructivos espíritus elementales de Azeroth y los usaron como armas. Ellos
tendrían también un papel en la Hora del Crepúsculo. N’Zoth llamó a los elementales a
prepararse para la guerra, pero no todos respondieron.

Dos elementales desafiaron al Dios Antiguo: Neptulon el Cazamareas y Therazane, la


Madre Pétrea. En los años desde su esclavitud, ellos habían roto las ataduras que los
vinculaban a los Dioses Antiguos. Ellos no servirían a N’Zoth y lucharían con toda su furia
contra cualquier intento de la entidad o sus sirvientes para esclavizarlos.

Los señores elementales restantes aceptaron la orden de N’Zoth. Ragnaros el Señor del
Fuego y AL’Akir el Señor del Viento adoraban la idea de la guerra y sus lazos con los Dioses
Antiguos permanecieron intactos. N’Zoth prometió liberarlos de sus prisiones y dejarlos
deambular libremente por Azeroth como habían hecho antaño.

El propio Deathwing sería la llave para su liberación. Una vez que el Dragón Aspeco negro
estuviera listo para la guerra, él emergería deInfralar y abriría una brecha entre el Plano
Elemental y la superficie de Azeroth. Deathwing también serviría como una extensión de
la voluntad de N’Zoth, comandando al Martillo Crepuscular y a los elementales para
coordinar sus ataques. El Dios Antiguo le hizo creer que, al hacerlo, él podría destruir a los
otros dragones y reclamar el mundo como propio.

En realidad, N’Zoth no tenía planesdepremiar a Deathwing. El Dios Antiguo usaría al


corrompido Dragon Aspecto para restaurar el Imperio Negro a su antigua gloria y sumir al
mundoen sombras.

Una vez que eso se hubiera cumplido, N’Zoth se desharía de su sirviente.

242
EL TUMULTO
ELEMENTAL
28 AÑOS DESPUÉS DEL PORTAL OSCURO
En Infralar, Deathwing se deleitaba en las energías duales de N’Zoth y el Plano Elemental.
Él se recuperó a un paso sorprendente, pero llegó a un gran alto precio para el mundo.
Absorber el poder del Plano Elemental había desestabilizado el reino y envió a los
elementales a una gran agitación. Su dolor y su confusión no quedaron limitados al
Infralar; se esparció a la superficie de Azeroth.

Los océanos rugieron con furia. Tormentas extrañas bajaron ululando desde las montañas
para cubrir de hielo regiones normalmente cálidas. La tierra se retorcía desencadenando
terremotos por todo el mundo. Estos desastres naturales no se detuvieron, al contrario,
crecieron más frecuentes y severos. Viajar se convirtió en un peligro y numerosos navíos
mercantes se perdieron en el mar.

El Jefe de Guerra Thrall y otros chamanes percibieron que algo estaba muy mal con los
elementos pero lo que estaba causando ese tumulto se mantuvo en un misterio. En
muchas ocasiones Thrall trató de comunicarse con los espíritus elementales, pero no
estaban en condiciones para darle respuestas. Él no podía hacer nada para calmar a esos
seres. Entonces tuvo una idea: si él no pudiera comunicarse con los elementales de
Azeroth, entonces tal vez podría hablar con aquellos en Terrallende y recibir su consejo.

Antes de que Thrall se marchara a Terrallende, nombró a Garrosh Hellscream como el jefe
de guerra de la Horda en su ausencia. El guerrero aún tenía mucho que aprender, pero ya
había demostrado ser un líder capaz en la guerra en contra del Rey Lich. La valentía y
orgullo feroz de Garrosh lo hicieron muy popular, especialmente entre los orcos.

No todos los consejeros de Thrall estuvieron de acuerdo con su decisión del jefe de
guerra. El Gran Jefe Cairne Bloodhoof argumentó en contra de pasar el control de la Horda
a Garrosh a quien veía como un salvaje conflictivo. Thrall tenía mucho afecto por Cairne,
pero su decisión era final. Él creía que esa nueva responsabilidad aportaría serenidad a
Garrosh y le concedería sabiduría. Estaba equivocado.

Tomar el mando del liderazgo solamente alentó a Garrosh a dar rienda suelta a su
agresividad. Él creía que la Horda era demasiado cohibida. Los recursos eran escasos,
especialmente después de la guerra en Rasganorte. El tumulto elemental hundiendo el
mundo solamente había empeorado todo.

243
Después de la partida de Thrall, Garrosh volteó al noroeste, hacia los frondosos bosques
de Vallefresno. Erauna tierra vasta y estaba al alcance de la Horda. Gran parte de la región
pertenecía a los elfos de la noche, pero eso no detuvo a Garrosh de enviar tropas hacia los
bosques. Él no estaba interesado en pedirle recursos a la Alianza ni en comerciar por ellos.
¿Por qué haría eso cuando simplemente podría tomar lo que quisiera por la fuerza?

Las nuevas incursiones de la Horda en Vallefresno enfurecieron a la Alianza. Las tensiones


entre ambas facciones se reaviviaron y una guerra parecía inevitable.

Algiunos miembros de la Horda recibieron esas audaces y agresivas maniobras, pero


Cairne Bloodhoof no lo hizo. El viejo tauren hizo todo lo que pudo para razonar con el jefe
de guerra en activo y prevenir el derramamiento de sangre. En la opinión de Cairne,
Garrosh estaba llevando a la Horda por un camino peligroso, uno que inevitablemente la
destruiría.

Garrosh no hizo caso a su sabiduría así que Cairne habló un lenguaje que el orco pudiera
entender. Retó a Garrosh al mak’gora, el ritual de duelo.

Ante una multitud de testigos, el tauren y el orco pelearon por el futuro de la Horda. En un
lado estaba la promesa de un futuro pacífico. En el otro, la promesa de sangre y conquista.

La sangre y la conquista ganaron ese día. Cairne Bloodhoof peleó valientemente, pero
cayó ante su oponente. Con la muerte del viejo tauren, no quedaba nadie que se opusiera
a Garrosh Hellscream.

EL CONSEJO DE LOS
TRES MARTILLOS
Al igual que la Horda, la Alianza estaba batallando con disturbios internos. La turbulencia
elemental había golpeado a la ciudad enana de Forjaz muy fuerte. Terremotos masivos
sacudieron las colinas nevadas a las afueras del fuerte, causando destrucción y pérdida de
vidas.

El Rey Magni Bronzebeard estaba determinado a proteger a su pueblo de esos desastres,


incluso arriesgando su propio bienestar. Él y sus consejeros habían descubierto
recientemente un ritual antiguo para comunicarse con la tierra. Se originó de los ancestros
de los enanos, una raza de seres de piel pétrea llamados terráneos. Magni se ofreció como

244
voluntario para llevar a cabo el ritual y así poder saber qué estaba causando esos
problemas en Azeroth.

El ritual no fue como estaba planeado. No solamente conectó a Magni con la tierra; lo hizo
uno con ella. Se transformó en una estatua aparentemente sin vida. Muchos creyeron que
estaba muerto y Forjaz lloró la pérdida de su rey.

La noticia del destino de Magni llegó a su hija ausente, Moira Thaurissan, en Shadowforge.
En años recientes, ella había trabajado para liberar al clan enano Hierro Negro de sus
antiguos amos, los elementales de fuego y protegerlos de los dragones del vuelo negro.
Sin embargo, los eventos recientes amenazaban con destruir el progreso de Moira.
Conforme los espíritus elementales sevolvían más caóticos, algunos de los Hierro Negros
regresaron a sus viejos hábitos. Ellos hincaron la rodilla ante Ragnaros y llevaron a cabo
una revuelta contra Moira.

Moira vio el trono vacante de Forjaz como una oportunidad para enviar a sus Hierro
Negros leales a un lugar seguro. Ella sabía que los enanos de Forjaz no los recibirían con
los brazos abiertos. Los Bronzebeard eran viejos rivales de los Hierro Negros. Sin embargo,
eso no detuvo a Moira. Por las leyes de la sucesión real, la corona le pertenecía y su
palabra era ley.

Ella marchó hacia Forjaz con sus Hierro Negros y se declaró la reina bajo la montaña.
Algunos enanos estaban furiosos por su regreso, pero otros la aceptaron como su líder.
Las tensiones crecieron en la ciudad, amenazando con comenzar una guerra civil.

Para prevenir que se desatara la violencia, Moira tomó una posición con puño de hierro.
Ella prohibió a todos entrar o dejar Forjaz hasta que completara su transferencia de poder.
Esto resultó ser un grave error. El príncipe de Ventormenta, Anduin Wrynn, se encontraba
en la ciudad. Tenerlo como rehén fue visto por el Rey Varian como un acto de guerra. La
única familia que le quedaba era su hijo y haría cualquier cosa por protegerlo, incluso
derramar sangre real.

Varian Wrynn reunió una tropa de asesinos y se infiltraron a Forjaz. Se desplazaron como
sombras por toda la ciudad hasta que arrinconaron a Moira. Varian le hubiera cortado la
garganta de no ser por Anduin. El príncipe pidió a su padre que mostrara misericordia. Fue
difícil para Varian contenerse y caminar el sendero de paz, pero al final vio la sabiduría en
las palabras de Anduin.

245
……………………………………………………………………………………………………………………………………

EL GOLPE DE LOS GRIMTOTEM


La muerte de Cairne Bloodhoof fue el resultado de traición. Uno de sus más feroces
rivales, la tauren Magatha Grimtotem, había visto el duelo con Garrosh Hellscream como
una oportunidad. Ella había soñado con asediar la capital de su raza, Cima del Trueno y
tomar control sobre los tauren. Solamente Cairne se interponía en su camino.

Magatha había envenenado a Gorehowl, la legendaria hacha de Garrosh. Fue esa ventaja
la que le permitió acabar con Cairne.

Después del duelo, Magatha lideró un golpe en Cima del Trueno y asedió la ciudad. Sin
embargo, su victoria fue fugaz. El hijo de Cairne, Baine Bloodhoof, lanzó un contraataque
que derrocó a Magatha. Él tenía todo el derecho de ejecutar a su enemiga, pero no lo hizo.
Él recurría a las enseñanzas de su padre por guía u decidió que caminar el sendero del
honor y la compasión era la marca de un verdadero líder. Al final, él exilió a Magatha
lejos de Cima del Trueno.

Durante estos eventos, Magatha suplicó la ayuda de Garrosh, pero él se la negó. Estaba
furioso porque había envenenado su hoja pues había ensuciado su victoria en el mak’gora
y ponía en duda si era en realidad un mejor peleador que Cairne.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

Varian le había perdonado la vida a Moira, pero no podía garantizarle el control absoluto
de Forjaz después de lo que había hecho. Él llamó a una nueva organización para regir la
antigua ciudad. En respuesta, los enanos formaron el Consejo de los Tres Martillos, un
cuerpo gubernamental que incluía a un representante de cada uno de los clanes rivales.

Algunos enanos le dieron la bienvenida, pero otros rechazaron la idea los clanes siendo
gobernados por un concilio. Aunque tomó tiempo, el Concilio de los Tres Martillos se
estableció. Tres enanos prominentes servirían en él durante los años venideros: Moira
Thaurissan, Falstad Wildhammer y Muradin Bronzebeard.

Los tres clanes no habían vivido juntos durante cientos de años, así que ponerse de
acuerdo era una batalla diaria. Las tensiones permanecieron altas y violencia esporádica
estallaba entre los enanos.

Las condiciones estaban destinadas a empeorar en los meses siguientes, tanto para Forjaz
como para el resto del mundo.

246
EL TRONO DE LOS
ELEMENTOS
Thrall desconocía los eventos que se sucitaban en Azeroth.

En Terrallende, se encontró con su abuela Geyah y buscó su consejo acerca de los


disturbios elementales en su mundo. La orco, en su sabiduría, le reveló una dura verdad:
él era un chamán talentoso pero todavía tenía mucho que aprender. Si él esperaba hacer
cualquier diferencia en Azeroth, necesitaba perfeccionar su conexión con los elementos.

Había chamanes talentosos entre los orcos Mag’har de Terrallende. Geyah llamó a su
estudiante más brillante para ayudar a Thrall. Su nombre era Aggra y no dio cuartel a su
nuevo pupilo. Ella no estaba impresionada por el hecho de que Thrall había liderado a la
Horda, al contrario, ella consideraba que esa parte de la razón por la cual estaba teniendo
problemas para crecer como chamán. Aggra argumentaba que él había dividido su atenció
entre sus deberes como jefe de guerra y como chamán y que no alcanzaría su verdadero
potencial como ninguno hasta que escogiera uno en el cual enfocarse.

Thrall se rehusó a abandonar a la Horda, pero sé comprometió a las enseñanzas de Aggra.


Él escuchaba. Él observaba. Él aprendía. Día a día, su conexión con los elementos se
fortalecía. Y día a día él y Aggra se volvían más cercanos.

Una vez que Thrall estuvo seguro de sus nuevas habilidades, vistó el Trono de los
Elementos. Ese lugar sagrado era un hogar para los espíritus elementales en Terrallende y
un lugar de plegaria para los chamanes. Cuatro grandes seres llamados las Furias
Elementales moraban allí: Gordawg, la Furia de la Tierra; Incineratus, la Furia del Fuego;
Kalandrios, la Furia del Aire; y Aborius, la Furia del Agua.

Las Furias habían sufrido inmensamente en décadas recientes. Cuando la vieja Horda
había llegado al poder, su uso de la magia vil había roto la fuerza de los elementales.
Entonces vino la destrucción de Draenor, que casi los aniquiló. La recuperación de las
Fruias había sido un proceso lento y doloroso, pero el futuro era brillante. La paz al final
había llegado a Terrallende.

Thrall suplicó la ayuda de las Furias, uma solución para calmar a los elementales de
Azeroth. En su lugar, él recibió una advertencia: el tumulto elemental en el mundo
asemejaba las condiciones en Draenor justo antes de que fuera destruido.

Thrall regresó a Azeroth para advertir a su gente de lo que había aprendido. Aggra decidió
acompañarlo. Aunque fue difícil para ella abandonar su hogar en Nagrand, ella creía que

247
era su deber como chamán ayudar a los elementos de Azeroth. Adempas, no quería que
Thrall enfrentara solo las pruebas que estaban por venir. Ella había llegado a verlo como
algo más que a un pupilo, incluso más que a un amigo.

Azeroth había cambiado desde la partida de Thrall. Se sorprendió al saber del conflicto
renovado entre la Horda y la Alianza, pero estaba perturbado al descubrir que Cairne
Bloodhoof fue asesinado por el orco en el que Thrall había confiado para liderar a su
gente. Thrall se había equivocado al poner su fe en Garrosh Hellscream y se culpaba por
todo lo que había sucedido.

Pero no tuvo oportunidad de enmendarlo todo. Ante los ojosde Thrall, el mundo se
retorció en agonía. El suelo se abrió bajo sus pies.

El Cataclismo había comenzado.

LA DEVASTACIÓN
La hora había llegado. La forma volátil de Deathwing refulgió con fuego y sombras. Las
placas de elementium se aseguraban de evitar que todo ese poder destruyera su cuerpo.
Con la orden de N’Zoth, él reunió su furia y la desató. Deathwing explotó desde Infralar
hasta Azeroth, rompiendo las barreras entre el Plano Elemental y el mundo físico.

Su regreso activó una reacción en cadena de desastres naturales por todo el mundo, lo
que se conoció como el Cataclismo. Las montañas se volvieron polvo. Flamígeras grietas
desgarraron la tierra mientras gigantescas olas golpeaban las costas aniquilando ciudades
costeras y causando inundaciones. Las víctimas se contaban por miles, pero vendría más
muerte. Mucha más.

N’Zoth alimentó el fuego en las venas de Deathwing, llenándolo de un terrible dolor. El


Dragón Aspecto negro descargó su furia en el mundo. Su ardiente figura oscureció los
cielos mientras bañaba ciudades y bosques con llamas. Su implacable destrucción parecía
indiscriminada, pero tenía un propósito.

Mientras Deathwing desataba el caos en el mundo, él ordenó a Cho’gall y a los Martillo


Crepuscular que salieran de las sombras. La mayoría de los cultores permanecieron
ocultos durante años, pero no se habían mantenido ociosos. Sus números habían
aumentado y sus filas incluían a individuos poderosos como el Arzobispo Benedictus, líder
de la Iglesa de la Luz Sagrada.

248
Cho’gall condujo a muchos de los cultores a las Tierras Altas, una idílica región costera al
norte de Forjaz. Una numerosa población de enanos Wildhammer habitaban en esas
colinas y montañas, sin embargo, no eran el único poder en las Tierras Altas. Después de
la Batalla de Grim Batol, lo que quedaba den clan orco Faucedraco había huido a esa área
y establecieron una fortaleza en la costa.

Ni los enanos ni los Faucedraco estaban preparados para los Martillo Crepuscular. El
ataque del culto fue súbito y brutal. Sus miembros declararon la guerra en los pueblos de
las Tierras Altas y establecieron una fortaleza en el corazón de la región. Cho’gall llamó a
ese fuerte el Bastión del Crepúsculo y loconvirtió en la base de operaciones del culto yun
lugar para que los miembros adoraran a sus dioses ocultos. Las energías del Vacío se
introdujeron en el terreno colindante, mutando toda la vida que se aproximara a la
sombra de la fortaleza. La propia tierra se tornó oscura y deforme y pronto la región se
conoció como las Tierras Altas Crepusculares.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

LA QUEMA DE LA CIUDAD DE VENTORMENTA


Después de su catastrófica emergencia de Infralar, Deathwing descendió en Ventormenta y
volvió cenizas partes de la ciudad. Los soldados se reunieron para enfrentar al Dragón
Aspecto negro en batalla, pero nunca tuvieron oportunidad de derramar su sangre.
Deathwing se desvaneció de Ventormenta tan rápido como llegó.

Ventormenta había estado a merced de Deathwing, pero destruirla nunca había sido su
intención. La gente de la ciudad le servía más viva que muerta. Su verdadera meta había
sido destrozarlos para que pudieran volverse sus sirvientes.

Ese destino recayó sobre muchos ciudadanos de Ventormenta conforme la atermorizada


población buscaba consejo del Arzobispo Benedictus, sin saber que el líder sagrado era, en
secreto, un miembro del Martillo Crepuscular. Él se aprovechó de esa gente desesperada y
sutilmente los llevó hacia el culto.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

Al sur, otros cultores se establecieron en la Montaña Roca Negra y la usaron para


construir nuevas armas. Ellos recuperaron los cuerpos destruidos de Nefarian y Sintharia y
los revivieron con magia del Vacío. Los dragones retuvieron un poco de sus antiguas
personalidades, pero ahora eran sirvientes obedientes de los Martillo Crepuscular. No era
su fuerza lo que buscaba el culto, sino su conocimiento acerca de cómo crear monstruos.
Sintharia continuó su trabajo de construir un vuelo entero de dragones crepusculares
mientras que Nefarian volvió a sus propios experimentos y forjó una nueva generación de
dragones cromáticos.

249
Para la Horda y la Alianza, los enemigos aparecían por todos los frentes. Sin embargo,
incluso cuando el mundo se derrumaba a su alrededor, parecían determinados a
destruirse.

LA INVASIÓN DE
GILNEAS
Mientras el Cataclismo se desenvolvía, Thrall se encontró en una encrucijada. La Horda
necesitaba su guía como Jefe de Guerra, pero el mundo también necesitaba de su ayuda
como chamán. Aggra estaba en lo cierto: no podía dividir su atención entre dos
responsabilidades. Tenía que escoger. En su corazón, sabía que el camino de la sanación
del mundo era el correcto, si Azeroth era destruida como Draenor, no quedaría ninguna
Horda.

Thrall y Aggra se reunieron con el Anillo de la Tierra, una facción neutral de chamanes
dedicados a mantener el balance entre los elementos. Incluía a chamanes de la Horda y la
Alianza, individuos que habían hecho a un lado viejas rencillas por el bien del mundo.

Thrall, Aggra y muchos de los miembros del Anillo de la Tierra viajaron al lugar en donde
Deathwing apareció en Azeroth: la Vorágine, un gigántesco torbellino situado en el Mare
Magnum.

En esa locación específica, el regreso del Dragón Aspecto negro había dejado una cicatriz
entra la superficie de Azeroth y el Plano Elemental. La inestabilidad en la Vorágine
repercutía en todo el mundo, llevando a los espíritus elementales a un frenetismo mayor.
Si el Anillo de la Tierra no podía sanar la brecha que Deathwing había hecho, la
destrucción del mundo continuaría desenvolviéndose por toda Azeroth.

Con Thrall en la Vorágine, el Jefe de Guerra Garrosh Hellscream tenía libertad para reinar.
El Cataclismo no lo había disuadido de su guerra contra la Alianza. Él creía que la Horda
necesitaría cada ventaja para sobrevivir. Él quería expandir desesperadamente los
dominios de la Horda en los Reinos del Este para reunir más recursos y fortalecer la
presencia de su facción en el continente.

El Cataclismo le había presentado el objetivo perfecto: Gilneas, una nación altamente


defendible con puertos estratégicos.

250
Gilneas había escapado de una invasión de fuerzas externas gracias a la gigantesca
Muralla Greymane en su frontera al norte. Pero eso había cambiado con el Cataclismo. Los
terremotoso habían destruido parte de la muralla, dejando a Gilneas vulnerable.

Garrosh Hellscream no era el único miembro de la Horda que deseaba Gilneas. Sylvanas
Windrunner estaba ansiosa por poner al reino bajo su dominio. Ella convenció a Garrosh
de darle control sobre las tropas invasoras y lideró los ataques de la Horda a través de la
aislada nación.

La incursión de la Horda no pudo haber llegado en un peor momento para Gilneas. Una
guerra civil, la Rebelión Northgate, había mermado la fuerza de Gilneas. Además, también
tenía una batalla interna mucho más oscura. Durante años, la maldición de los huargen
había devastado el reino, transformando a muchos de sus ciudadanos en bestias lupinas
salvajes. Esas criaturas eran esclavas de su propia ira, incapaces de diferenciar entre
amigo y enemigo. El propio Rey Genn Greymane era víctima de esa maldición.

La maldición de los huargen se había originado hacía mucho tiempo entre los elfos de la
noche. Algunos de ellos habían percibido el hechizo del Archimago Arugal sacar a las
bestias lupinas del Sueño Esmeralda, y habían ido a Gilneas a investigar. Los elfos de la
noche sintieron que era su responsabilidad ayudar a la nación humana a lidiar con la
maldición. Mientras la invasión de la Horda sellevaba a cabo, ellos realizaron una
ceremonia llamada el Ritual del Equilibrio para traer armonía a muchos de los huargen. No
erradicó la maldición de sus venas, pero calmó la furia en sus corazones y tranquilizó su
sed de sangre.

El Ritual del Equilibrio tambié trajo paz a la población dividida de Gilneas. Genn Greymane
movilizó tanto a huargen como a humanos, recordándoles que todos eran Gileanos. Ellos
no eran un pueblo que se daba por vencido. Nunca. El ejército Gilneano peleó
valientemente contra la Horda con garras y espadas.

Las pérdidas fueron grandes en ambos bandos, especialmente para el rey de Gilneas.
Sylvanas casi lo asesinó con una flecha envenenada que nunca llegó a su objetivo. El único
hijo de Genn Greymane, Liam Greymane, cubrió a su padre del ataque. La flecha tomó la
vida del príncipe en su lugar.

La feroz resistencia llevó a Sylvanas Windrunner a medidas desesperadas. Ella soltó a la


plaga en la Ciudad de Gilneas, forzando a Genn y a su gente a retirarse. Elos habían sufrido
muchas pérdidas para montar un contraataque y se encontraron atrapados en el interior
de su propio reino.

Parecía que todo estaba perdido para los Gilneanos hasta que una flota de barcos de elfos
de la noche apareció en la costa. Una vez más, los extraños del otro lado del mar habían
llegado a ayudar a Genn Greymane y su gente.

251
252
La decisión de abandonar la tierra de sus ancestros fue una de las más dificiles que Genn
tuvo que tomar, pero era su última opción. Quedarse en Gilneas hubiera significado la
muerte segura para él, para lo que quedaba de su familia y para sus leales súbditos. Él
ordenó a su gente abordar los barcos y zarparon hacia la distante capital de los elfos de la
noche, Darnassus.

Incluso si le llevaba años, incluso si le costaba la vida, Genn Greymane juró volver un día y
restaurar a Gilneas a su antigua gloria.

EL CARTEL PANTOQUE
Gilneas no era la única nación independiente que sufrió por el Cataclismo. La devastación
empujó a los inteligentes goblins del Cártel Pantoque al borde de la extinción.

Durante años, ellos habían vivido en la Isla de Kezan, el eje central de un vasto imperio
mercantil. Los goblins eran ingenieros talentosos y dominaban los mares, pero eran mejor
conocidos por su descarda avaricia. Ellos rara vez escogían un bando en las guerras entre
la Horda y la Alianza pues mantenerse neutrales les había permitido comerciar con ambas
facciones y maximizar sus ganancias.

No obstante, esa neutralidad los dejó sin aliados confiables a los cuales llamar en tiempo
de necesidad. El Cataclismo provocó la erupción del Monte Kajaro, un enorme volcán en
Kezan. Roca fundida llovió en la isla, destrozando parte de las fábricas, almacenes y barcos
del Clan Pantoque. Una ola de lava descendió del volcán, consumiendo todo lo que
quedaba de pie.

Los goblins no tuvieron otra opción que huir. Su hogar estaba condenado.

El vanaglorioso líder del Cártel Pantoque, el Príncipe Mercante Jastor Gallywix, se


aprovechón de los goblins desesperados. Su ostentoso yate de placer era el único barco
restante en Kezany obligó a su gente a esclavizarse a cambio de un pasaje dentro del
barco.

Si los goblins estaban esperando que el peligro hubiera pasado, estaban decepcionados.
Las corrientes los llevaron directo al conflicto entre la Horda y la Alianza.

A mitad de una batalla naval, los barcos de la Alianza hundieron el barco de los goblins.
Esa hostilidad innecesaria eventualmente envió a los goblins a los brazos de la Horda. No
fue fácil para el Cártel Pantoque dejar ir su querida neutralidad, pero Gallywix sabía del

253

IMAGEN ANTERIOR: EL REY GENN GREYMANE LAMENTÁNDOSE DESPUÉS DE QUE SU HIJO, LIAM, FUESE
HERIDO DE MUERTE POR SYLVANAS WINDRUNNER.
valor de adaptarse a los tiempos y estaba determinado a convertir esos eventos
desafortunados en ganancias.

Los goblins se unieron oficialmente a la Horda y después se establecieron en la región de


Azshara. Gallywix se vio forzado a liberar a su gente de la esclavitud, pero logró
mantenerse en control del cártel. Muy pocos tenían sus conexiones y su carisma, asíque
pronto demostró por qué era el mejor líder goblin. Bajo su supervisión, el cártel reformó
Azshara y erigió una nueva ciudad en sus costas. El Puerto Pantoque era tanto un puerto
estratégico para la Horda como un monumento al vicio. Los garitos de juego, las casas de
placer y los lujos de todos los colores atestaban las calles de la ciudad.

Garrosh Hellscream detestaba la avaricia y la decadencia de los goblins, pero veía


prometedoras sus máquinas de guerra y otras armas teconológicamente avanzadas. A su
orden, los goblins lanzaron a sus destructores de hierro hacia Vallefresno y talaron vastas
zonas forestales. El limpiar el camino de árboles, dio a la Horda un abastecimiento
constante de madera y permitió que Garrosh expandiera su influencia hacia las tierras de
los elfos de la noche.

Él no se detendría hasta que los estandartes escarlatas de la Horda colgaran en cada


rincón de los bosques.

LA FURIA DE LOS
HUARGEN
La invasión de la Horda en Vallefresno llegó en un momento de gran incertidumbre para
los elfos de la noche. Al final de la Tercera Guerra, ellos habían perdido los
encantamientos que los vinculaban con el Árbol del Mundo Nordrassil. Su inmortalidad y
protección contra las enfermedades y el envejecimiento ya no existían; ahora tenían que
enfrentarse a su propia mortalidad inevitable.

La cultura y las tradiciones de los elfos de la noche también estaban en decadencia. Los
Shen’dalar, hechiceros Altonatos de La Masacre se habían asentado en Darnassus al igual
que los Gilneanos. Muchos elfos de la noche estaban recelosos de sus invitados. Ambos
pares de recién llegados revivían recuerdos dolorosos del pasado. Los Altonatos en
particular eran tratados con sospecha y hostilidad abierta. Durante la Guerra de los
Ancestros, su obesión por la magia arcana había llevado la Legión a Azeroth y ese no era
un pecado que se perdonara u olvidara fácilmente, incluso después de diez mil años.

254
Tyrande Whisperwind hizo lo mejor que pudo para calmar los temores de su gente y
convencerlos de la necesidad de tener más aliados. Los elfos de la noche estaban en un
estado frágil y con la Horda en un camino de guerra, necesitaban toda la ayuda que
pudieran encontrar. Ahora no era el momento de aislarse; era momento de hacer nuevos
amigos y reafirmar el compromiso de los elfos de la noche con la Alianza.

Tyrande creía que agregar a los huargen a la Alianza reforzaría a la facción. Sin embargo,
no era una decisión que pudiera tomar sola. Ella llamó a una reunión de las naciones de la
Alianza en Darnassus para introducir a los huargen a sus filas.

Por cómo se desarrollaba el evento, estaba destinado a fracasar.

El Rey Varian Wrynn no sentíaaprecio alguno por el Rey Genn Greymane y rechazó
abiertamente una alianza con los huargen. Él despreciaba al rey de los Gilneanos por su
decisión de abandonar la Alianza y aislar su nación del resto del mundo. No obstante, la
furia de Varian también era producto de su propia batalla interna. Desde que había vuelto
a estar completo después de que se rompió el hechizo de Onyxia, él había sufrido ataques
de ira incontrolable. Su rabia había sido apartada lentamente por sus amigos, sus
confidentes e incluso su porpio hijo, Anduin, pero ahora amenazaba con destrozar a la
Alianza.

El Archidruida Malfurion Stormrage sútilmente enmendó los lazos entre los reinos
humanos. Él arregló que se embarcaran en una excursión de cacería en dónde se verían
forzados a trabajar juntos. Mientras más aprendía Varian sobre Genn, más lo vio como un
regente honorable y valeroso. Incluso llegó a pedirle ayuda al rey de Gilneas para
temperar la furia en su corazón. Genn guio a Varian a través del mismo Ritual de Equilibrio
que los otros huargen y él habían utilizado para controlar su ira.

Funcionó. Por primera vez en años, Varian Wrynn se sintió completamente en paz consigo
mismo.

Mientras tanto, Garrosh Hellscream continuó con su invasión en Vallefresno y envió a la


Horda aún más profundo a dentro de los bosques. Sus tropas asediaron las fortalezas de
los elfos de la noche, pero su brutal ofensiva fue fugaz.

Varian Wrynn, Genn Greymane y los huargen se unieron a los elfos de la noche en la
defensa de su hogar. La fuerza combinada de la Alianza colisionó contra las líneas de la
Horda y detuvieron su avance. Los huargen demostraron ser unos guerreros temibles en
batalla y se abrieron paso entre los soldados de la Horda con una ferocidad primitiva,
haciendo que sus enemigos huyeran aterrorizados.

Aunque la Alianza reclamó algunos de sus terrenos en Vallefresno, Garrosh se aferró


testarudamente a gran parte de la tierra que había conquistado. El bosque permanecería
un territorio disputado.

255
Después de la batalla en Vallefresno, la Alianza llevó a cabo otra votación para inducir a
Gilneas en sus filas. Esta vez fue Varian quien se alzó como el principal defensor del
pueblo. La decisión fue unánime. Los líderes recibieron a Genn Greymane y a su gente en
la Alianza. A cambio, los Gilneanos juraron luchar por su facción, juraron morir por ella de
ser necesario.

LA DEFENSA DE
AZEROTH
Después de los eventos en Vallefresno, se dieron batallas esporádicas entre la Horda y la
Alianza en otras regiones. Con las facciones dispersas, Deathwing desató a los esbirros de
los Dioses Antiguos.

Muy al sur de Kalimdor, Al’akir y sus elemetales emergieron de su dominio en el Plano


Elemental, el Muro Cielo, a través de una brecha en la antigua tierra de Uldum. Miles de
años atrás, los sirvientes de los titanes habían ocultado a la región d ela vista, pero los
tumultos elementales habían destruido esa barrera encantada. Uldum ahora estaba
expuesto al mundo al igual que sus secretos mortíferos.

En las profundidades de Uldum se encontraba la Forja de los Orígenes. Los guardianes


habían construido esa máquina para ayudar a fortificar Azeroth y protegerla de la
corrupción. La Forja de los Orígenes podía lanzar energías increíbles para purgar la flora y
fauna del mundo, permitiéndole así empezar de nuevo. Era esa habilidad —el poder de
eliminar a todas las criaturas de Azeroth— lo que Al’Akir ansiaba poseer.

Bajo las olas, se reavivó otro sirviente de N’Zoth. Ella se llamaba Reina Azshara y había
reinado en el antiguo imperio de los elfos de la noche antes de caer en la voluntad de los
Dioses Antiguos. Ella envió a sus leales naga a una región bajo el agua conocida como
Vashj’ir, en donde se encontraba una brecha hacia el reino elemental de Neptulon el
Cazamares. Los elementales del agua habían desafiado la orden de N’Zoth y por eso
tendrían que sufrir. Sin embargo, Azshara y sus naga buscaban algo más que solamente
destruir a Neptulon. El señor elemental tenía el poder de controlar los mares del mundo y
eso era lo que exigía N’Zoth. Con eso, los naga podrían acabar con los viajes marítimos
entre continentes, convirtiendo a las naciones del mundo en enclaves aislados.

256
N’Zoth confiaba que incluso si la Horda y la Alianza lograban detener a algunos de sus
sirvientes, no podrían detenerlos a todos. Si una de las campañas del Dios Antiguo tenía
éxito, desembocaría en la Hora del Crepúsculo.

Inmersos en su propio conflicto, la Alianza y la Horda no estaban bien preparadas para


lidiar con esos nuevos enemigos. Afortunadamente, esas facciones no eran los únicos
defensores de Azeroth.

Las facciones neutrales se movilizaron para hacerle frente a Deathwing y sus seguidores.
Los primeros fueron los chamanes del Anillo de la Tierra, quienes se reunieron en áreas de
tumultos elementales para restaurar el equilibrio mundial. Ellos pidieron la ayuda de la
Horda y la Alianza, de alguien lo suficientemente sabio para hacer a un lado sus guerrillas
y enfocarse en salvar a Azeroth de la destrucción.

Los mismos héroes que habían peleado en Rasganorte, Terrallende y Ahn’Qiraj


respondieron a la llamada del Anillo de la Tierra. Llegaron de tierras distintas y tenían
diferentes creencias, algunos incluso eran enemigos jurados. Sin embargo, lo que
compartían era el deseo de proteger Azeroth, su hogar.

Estos héroes encabezaron misiones por todo el mundo. En Infralar, destruyeron la


presencia de los Martillo Crepuscular, permitiendo al Anillo de la Tierra reparar el daño
causado en ese reino por la aparición de Deathwing en Azeroth.

Las campañas en Vashj’ir y Uldum se encontraron con éxito similar. Las tropas de la
Alianza y la Horda se aventuraron bajo las olas y destruyeron la fuerza de los naga y sus
aliados. En Uldum, aseguraron la antigua Forja de los Orígenes antes de que el Martillo
Crepuscular pudiera asegurar sus energías. Fue aquí en donde los defensores de Azeroth
dieron un golpe aplastante a los esbirros elementales de N’Zoth, a través de un portal en
Uldum, se infiltraron en el Muro Cielo y derrotaron a Al’Akir, el Señor del Aire.

La derrota de Al’Akir les dio a los defensores del mundo un rayo de esperanza. Y la
necesitarían para lo que estaba por venir.

257
258
LA QUEMA DE HYJAL
Mientras el conflicto sacudía Vashj’ir y Uldum, otra batalla se desarroló en el Monte Hyjal.

Poco después del Cataclismo, Deathwing y una tropa de cultores del Martillo Crepuscular
se había reunido cerca de la cumbre de la montaña. El corrompido Dragón Aspecto llevó a
cabo un gran ritual que abrió una brecha en las Tierras del Fuego, el dominio de Ragnaros
en el Plano Elemental. De ella emergieron miles de entidades flamígeras y como líder de
ese ejército estaba el propio Ragnaros.

Los elementales se deleitaron ante su reciente liberación. Estaban más que satisfechos
por poder incendiar los bosques, pero Ragnaros les dio otro propósito. Él indujo una furia
irrefrenable en sus sirvientes y los envió montaña arriba, hacia el Árbol del Mundo
Nordrassil.

Nordrassil no estaba completamente sanado desde la Tercera Guerra, pero todavía


contenía un poder inmenso. Sus raíces alcanzaban las profundidades de Azeroth, curando
la tierra y sus heridas ocultas. Debido a la presencia de Nordrassil, gran parte de Hyjal por
fin volvía a florecer. N’Zoth creía que quemar el Árbol del Mundo sería un golpe del que
nunca podrían recuperarse.

Como los jurados guardianes de la naturaleza, los druidas del Círculo Cenarion y sus
antiguos amigos, los dragones verdes, se mantuvieron en la primera línea de defensa en
contra de los elementales. Pronto se les unió la milicia de los elfos de la noche y los
campeones de la Horda y la Alianza. Ese fuerte unido estableció defensas por toda la
montaña, pero ni siquiera esto fue suficiente para detener la tormenta de humo y brasas.

Los defensores de Hyjal necesitaban algo más. Necesitaban a los Dioses Salvajes, los
guardianes más feroces de la naturaleza.

El Círculo Cenarion lideró los esfuerzos por movilizar a los Dioses Salvajes para la batalla.
La gran mayoría de esas enormes bestias, o habían muerto durante la Guerra de los
Ancestros o se habían ocultado después del conflicto. En tiempos recientes, solamente
Cenarius había tenido un papel activo en salvaguardar los bosques. En la Tercera Guerra,
había caído por el hacha de Grommash Hellscream y su espíritu se había perdido en las
profundidades del Sueño Esmeralda.

Conforme la Tercera Guerra iba llegandoa su fin, los druidas habían intentado despertar a
los otros Dioses Salvajes del Sueño para pedir ayuda, pero habían fracasado. La muerte de
Cenarius había puesto en crisis a las criaturas.

259

IMAGEN ANTERIOR: LOS DEFENSORES DE HYJAL LUCHANDO CONTRA LAS FUERZAS ELEMENTALES DE
RAGNAROS.
Ahora había pasado suficiente tiempo para que los Dioses Antiguos encontraran paz
interior. Lentamente y con mucho cuidado, los druidas y sus aliados llevaron a las
majestuosas criaturas a Hyajl e incluso encontraron el espíritu de Cenarius en el Sueño y lo
trajeron de vuelta al mundo físico. Los bosques pronto temblaron con las pisadas de
leyendas como Goldrinn, el Gran Lobo y Tortolla, la sabia e imparable tortuga.

El regreso de los Dioses Salvajes fue un momento histórico. Desde la Guerra de los
Ancestros no se habían juntado con tantas otras razas para defender el mundo.

Con un propósito unido, los guardianes de Hyjal eran imparables. Con hechizos y espadas,
garras y colmillos, destruyeron la presencia del Martillo Crepuscular en la región e hiceron
retroceder a los elemtales de fuego. Incluso Ragnaros huyó ante la furia de los Dioses
Salvajes y sus aliados mortales. Él y lo que quedaba de sus sirvientes se desvanecieron por
la brecha entre Azeroth y las Tierras de Fuego.

Por el momento, Hyjal estaba a salvo.

LA CAÍDA
DEL MARTILLO
CREPUSCULAR
Con los asaltos frustrados de los elementales y los naga, la balanza de la guerra fue
trastocada. La Alianza y la Horda permanecieron consumidas en su propia lucha de poder,
pero los eventos recientes les habían enseñado que no podían ignorar lo que sucedía en el
resto del mundo. Aunque los verdaderos propósitos detrás del Cataclismo y la invansiones
de los elementales eran desconcidos, los ataques habían sido claramente coordinados. La
La Alianza y la Hora creían que Deathwing estaba utilizando el culto de los Martillo
Crepuscular para organizar una campaña en contra del mundo.

En otro momento, la Alianza y la Horda habían considerado el culto como nada más que
una orden de fanáticos vagamente afiliados y agitadores. Ahora, sabían que los Martillo
Crepuscular estaban altamente organizados y eran extremadamente peligrosos. Los
cultistas se habían propagado por la tierra como ratas y solamente se volverían más
poderosos si eran ignorados.

260
La Horda y la Alianza lanzaron un contraataque en contra del Twilight’s Hamer,
enfocándose en sus propiedades más prominentes. Esa ofensiva culminó con un ataque
en las Tierras Altas Crepusculares. Flotas de naves voladoras repletas de máquinas
deguerra y soldados cubrieron el sol. La Horda y la Alianza no atacaron al unísono, pero
tenían el mismo objetivo: ellos querían poner de rodillas al culto y esperaban asegurar las
Tierras Altas para ellos en el proceso.

La Alianza encontró nuevos amigos entre los enanos Wildhammer de la región. Eran gente
muy independiente, aislados del resto de la sociedad enana y no estaban acostumbrados
a trabajar con forasteros. Les tomó tiempo ganarse su apoyo, pero resultó invaluable en
las batallas venideras.

El vuelo rojotambién llegó para ayudar a la Alianza, especialmente en Grim Batol. Desde el
fin de la Segunda Guerra, el clan se había mantenido aislado y distante. El Jefe de Guerra
Garrosh Hellscream convenció a los orcos Faucedraco de comprometerse con su Horda
con promesas de sangre y gloria. Bajo su mando tuvieron ambos.

Mientras la guerra estallaba en las Altas Tierras Crepusculares, Garona emergió para
acabar con el culto. Ella no había olvidado su misión de destruir a Cho’gall y sus
seguidores. Aunque no se había unido a la nueva Horda, peleó a su lado. Ella era la
venganza encarnada y cubrió sus dagas con la sangre de todos aquellos que llevaban el
sello de los Martillo Crepuscular.

La Horda eventualmente atacó el asiento de poder del culto: el Bastión del Crepúsculo. Las
defensas del fuerte se derrumbaron ante el embate y los mejores campeones de la Horda
se abrieron paso a través de la ciudadela. Ellos no descansarían hasta que hubieran
perforado el negro corazón de Cho’gall con sus espadas. El ogro de dos cabezas no huyó
de sus enemigos y aceptó su destino. A pesar de las derrotas que había sufrido, él murió
creyendo que la Hora del Crepúsculo era inevitable.

La caída de Cho’gall y del Bastión del Crepúsculo acabó con la fuerza del culto, pero su
influencia perduró. Muchos de sus miembros se mantuvieron activos por todo el mundo.
Con la muerte de Cho’gall, el Arzobispo Benedictus ascendió a una posición de liderazgo,
deshaciéndose de su antigua identidad de una vez por todas y asumió su verdadero
nombre: el Padre Crepuscular.

261
……………………………………………………………………………………………………………………………………

EL RESURGIR DE LOS ZANDALARI


Las culturas de todo Azeroth se vieron afectadas por el Cataclismo, pero algunas sufrieron
más que otras. Terremotos y el mar revuelto sacudieron a los trols Zandalari, causando
una extensa devastación en Zandalar, su isla.

Después de esos desastres naturales, una fuerza extraña comenzó a asaltar a los trols, un
enemigo del pasado.

Etos eventos fueron los últimos en una cadena de penurias que debilitó a los trols. La tribu
Zandalar alguna vez había reinado sobre un imperio que se extendía hasta los lugares más
recónditos del mundo. Esos días gloriosos habían terminado. Durante milenios, los trols
habían conocido poco más que guerra y hambruna.

Un misterioso profeta conocido como Zul se alzó para ayudar a su gente. Él había tenido
visiones preocupantes de su isla natal hundiéndose en el mar e instó a los trols a
abandonar Zandalar y embarcarse a un nuevo destino. El Cataclismo había causado
agitación política por todo el mundo y Zul lo vio como una oportunidad. Los Zandalari
podrían aprovechar el caos para unir a las tribus de trols desperdigadas en un poderoso
impedio y establecerse como el poder prominente de Azeroth igual que antaño.

El regente de los Zandalari, el Rey Rastakhan, no prestó atención al consejo de Zul acerca
de abandonar su hogar, pero sí le concedió permiso para tomar una flota de la tribu y
llevar consigo a quien quisiera unirse a él.

Otras tribus de tols por todo el mundo, entre las que destacaban las poderosas Grubashi y
Amani, aceptaron la llamada de Zul. Con la guía de los Zandalari, reconstruyeron sus
devastadas naciones y se prepararon para la guerra.

Zul se comunicó también con Vol’jin y trols Lanza Negra, esperando ganarse su apoyo.
Esto resultó ser un grave error. Vol’jin no solamente rechazó la oferta, sino que se
movilizó paraterminar con el belicismo Zandalari.

Vol’jin no era tan hostil con la Alianza como lo era el Jefe de Guerra Garrosh Hellscream
y viendo la sabiduría en la cooperación, reclutó a héroes de la Alianza y la Horda para
aplastar el imperio trol en ascenso. Ellos tuvieron éxito, pero eso no desalentó a Zul. Él
continuaría buscando maneras de reivindicar el dominio trol sobre el mundo.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

262
EL ACUERDO
FRACTURADO
Después de la llegada de la Horda y la Alianza a las Altas Tierras Crepusculares, Deathwing
apareció brevemente en los cielos al igual que Alexstrasza, el Aspecto de laVida. Ella se
había horrorizado por el poder destructivo absoluto desatado por el Cataclismo y por las
incalculables muertes que había ocasionado. Sin embargo, cuando se enteró de que
Deathwing era responsable del desastre, ella sabía que era solamente el comienzo.
Alexstrasza juró detener al Dragón Aspecto caído y acabar con el sufrimiento de Azeroth.

Los dos dragones se enfrentaron sobre las Tierras Altas Crepusculares en una tormenta de
fuego y escamas. Deathwing fue gravemente herido por el encuentro, no obstante, salió
victorioso. Alexstrazsa fue forzada a huir ante su furia.

A pesar de su victoria, Deathwing estaba preocupado. Él apenas había sido mejor que
Alexstrasza, ¿qué habría pasado si Ysera y Nozdormu hubieran estado con ella?

A diferencia de Alexstrasza, los otros Dragones Aspectos parecían inofensivos y


desorganizados, pero Deathwing sabía que eso podía cambiar. Si ellos regresaban a su
antiguo poder y gloria, se convertirían en la única amenaza real para su existencia.
Deathwing estaba dispuesto a destruir a los nobles Dragones Aspectos antes de que eso
sucediera. Él movilizó a un ejército, compuesto principalmente por temibles dragones
crepusculares, entonces se marchó de las Altas Tierras Crepusculares, dejando a Cho’gall y
al resto de sus cultores a su suerte. A Deathwing no le importaba si ellos vivían o morían.

Pronto se presentó una oportunidad de atacar a los Dragones Aspectos. Alexstrasza había
llamado a Ysera y Nozdormu para reunirse en el Templo del Reposo del Dragón con la
esperanza de traer orden a los vuelos dispersos y unirlos en contra de Deathwing.

La reunión fue un desastre desde el comienzo. El paradero de Nozdormu seguía siendo


desconocido. Ysera respondió a la llamada de Alexstrasza, pero su mente estaba nublada
con visiones extrañas del futuro. Había perdido la habilidad de diferenciar entre las
premoniciones y la realidad.

Los dragones azules Kalecgos y Arygos también llegaron al Templo del Reposo del Dragón
para discutir el futuro de su vuelo. Con la muerte de Malygos, ellos habían surgido como
los dos candidatos más prometedores para sucederlo. Sin embago, no podían ser más
diferentes. Kalecgos era sabio y ecuánime. Arygos, el hijo de Malygos, era impetuoso y
arrogante. Él aún culpaba a Alexstrasza por la muerte de su padre y no tenía intenciones
de perdonarla.

263
Una acalorada discusión estalló entre Arygos y los otros dragones. Fue en ese momento
que atacaron las tropas de Deathwing.

Los dragones crepusculares descendieron de los cielos y atacaron el Templo del Reposo
del Dragón y sus defensores. Poco sabían Alexstrasza y sus aliados que el asalto era
solamente una distracción.

Miembros del Martillo Crepuscular infiltraron una serie de santuarios sagrados situados
bajo el Templo del Reposo del Dragón, que alebergaba huevos de todos los vuelos. Los
cultores inundaron las nidadas con energías del Vacío, transformando lentamente las
criaturas no nacidas en dragones crepusculares.

Su ritual hubiera funcionado de no ser por Korialstrasz, el consorte de Alexstrasza. El


dragón rojo supo de la corrupción filtrándose por los santuarios, pero era muy tarde para
purificar los huevos de la magia del culto. Korialstrasz decidió terminar con su tortuosa
existencia antes de que las criaturas nacieran como dragones crepusculares y solamente
vio una forma de hacerlo.

Él extrajo su propia esencia vital, comenzando una explosión de fuego encantado dentro
de los santuarios. Cada huevo y cultor fue destruido en la llamarada, incluyendo a
Korialstrasz.

La explosión sacudió el Templo del Reposo del Dragón hasta sus cimientos. Poco después
los dragones crepusculares se retiraron y desaparecieron en los cielos.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

EL LEGADO DEL CREPÚSCULO


Durante su campaña en contra del culto Martillo Crepuscular, la Horda y la Alianza
derrotaron a Nefarian y a Sintharia. Sin embargo, sus creaciones sobrevivieron. Ambos
habían producido armas poderosas para servir al culto, principalmente Sintharia. Ella
había forjado cientos de dragones crepusculares y se habían convertido en la columna
vertebral del ejército de Deathwing.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

Tras investigar los santuarios, Alexstrasza y los otros dragones descubrieron que
Korialstrasz era el responsable por la destrucción de los huevos. No obstante, no sabían
por qué los había destruido. En lugar de tomar sus acciones como un sacrificio heroico, los
dragones creyeron que había caído bajo la influencia de Deathwing.

264
Ésta aparente traición, la pérdida de mucha vida nueva, destrozaron el corazón de
Alexstrasza. Abrumada por la tristreza, desapareció de Rasganorte. Los otros que se
habían reunido en el Reposo del Dragón también abandonaron gradualmente el templo.
Con su partida, cualquier esperanza que quedaba de unificar a los vuelos se desvaneció.

A pesar de que el plan de Deathwing de corromper los huevos había fallado, estaba
complacido por las consecuencias. Los lazos entre los vuelos se habían roto. El Templo del
Reposo del Dragón quedó bajo el control de las tropas de Deathwing. Él ordenó al Padre
Crepuscular ocuparse del templo sagrado junto con un ejército de cultores y dragones
crepusculares.

Todavía quedaba mucho trabajo que hacer antes de que los Dragones Aspectos fueran
eliminados para siempre.

EL CREPÚSCULO DE
LOS ASPECTOS
Al sur de Rasganorte, Thrall y el Anillo de la Tierra continuaron con su lucha para restaurar
el balance de los elementos. Día y noche realizaban rituales en la Vorágine y todos
terminaron en fracaso. Los problemas del Anillo de la Tierra no solamente eran por los
elementales rebeldes; Thrall era culpable también.

La muerte de Cairne Bloodhoof y el futuro incierto de la Horda lo seguían atormentando.


Su batalla interna perturbaba los rituales del Anillo de la Tierra. Thrall estaba perdido,
inseguro de quién era y qué diferencia podría hacer en un mundo tambaleándose al borde
del olvido. Una respuesta llegó de un misterioso visitante en la Vorágine.

Ysera había previsto la Hora del Crepúsculo. En una visión, ella vio un mundo gris
desprovisto de toda vida. Incluso Deathwing perecería en ese terrible futuro. Sin embargo,
existía un rayo de esperanza. Ysera no sabía con exactitud el papel que jugaría Thrall, pero
estaba determinada a averiguarlo.

Insegura de cómo aprovechar las habilidades de Thrall, en un principio Ysera le pidió que
hiciera una misión simple para calmar a los elementos en un rincón lejano de Feralas. El
orco se resistió ante la petición, pero Aggra lo convenció de participar. Aunque fue difícil
para él admitirlo, él estaba dañando más la Vorágine de lo que la ayudaba. Necesitaba
tiempo para reflexionar si sería capaz de superar sus incertidumbres.

265
266
La misión de Thrall comenzó en Feralas, pero pronto se convirtió en algo más. Tiempo
después, el orco viajó a los confines más alejados del mundo con la misión de ayudar a los
Dragones Aspectos. Él vería cosas que pocos mortales habían visto.

Después de visitar Feralas, Thrall se adentró en las sendas del tiempo y encontró a
Nozdormu. El sabio Aspecto del Tiempo se había perdido en su propio dominio, quedando
atrapado en todos los momentos del tiempo. Thrall ayudó a liberar a Nozdormu de su
pisión temporal y el Dragón Aspecto bronce volvió al presente.

La experiencia cambió a Nozdormu. En las sendas del tiempo descubrió que los Dioses
Antiguos eran los responsables de la corrupción de Deathwing, la Pesadilla Esmeralda y
otros eventos oscuros de la historia. Durante miles de años, las entidades viles habían
mermado la fuerza y la unidad de los Dragones Aspectos.

Nozdormu también supo que los Dioses Antiguos habían orquestado el levantamiento de
los dragones del vuelo infinito. Esta fuerza sombría era responsable por las anomalías
temporales que habían consumido su atención durante tantos años. E igualmente
perturbadora fue la identidad del líder de los dragones del vuelo infinito.

El propio Nozdormu.

En un futuro distante, él se había corrompido y tomó el nombre de Murozond. Ésta


sombra de Nozdormu había creado a los dragones del vuelo infinito para deshacer la
santidad del tiempo.

Más tarde, Thrall viajó al Nexo para ayudar a los dragones azules a seleccionar a un nuevo
Dragón Aspecto para su vuelo. Había una división muy profunda entre aquellos que
apoyaban a Kalecgos y los que appoyaban a Arygos. La mayoría de los dragones trataron
de tomar su decisión con razón y la cabeza fría, pero Thrall los convenció de confiar en sus
corazones. Al hacerlo, escogieron a Kalecgos.

En respuesta, Arygos hizo lo impensable: atacó a los suyos.

Lo que el resto del vuelo azul no sabíaera que Deathwing se había ganado a Arygos. Él
había utilizado la ira que consumía al dragón azul desde loa muerte de su padre. Arygos
había cultivado mucho odio en contra de Alexstrasza y los mortales que habían acabado
con Malygos. Él vio sus acciones como traición y deseaba una manera para pagar con la
misma moneda. Por su alianza con Deathwing y el Martillo Crepuscular, Arygos creía que
tenía un ejército lo suficientemente poderoso para acabar con aquellos los habían
agraviado a él y a su padre.

267

IMAGEN ANTERIOR: LA VISIÓN DE YSERA DE LA HORA DEL CREPÚSCULO, CON DEATHWING EMPALADO
EN EL TEMPLO REPOSO DEL DRAGÓN.
……………………………………………………………………………………………………………………………………

LAS LECCIONES DE THRALL


Thrall cambió la vida de Alexstrasza y sus aliados. En el proceso, él también cambió. Su
viaje a los confines más lejanos del mundo le trajo paz interna y reforzó su conexión con
los elementos. Aprendió a enfocarse en el presente en lugar de preocuparse por las
decisiones que había tomado en el pasado, o las incertidumbres que le esperaban en el
futuro a él y al resto de Azeroth.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

Arygos reveló su alianza con Deathwing al atacar el Nexo con un ejército de dragones
crepusculares. Su ataque fracaso y Arygos fue asesinado. Él murió como un traidor de su
vuelo.

Después de la ascensión de Kalecgos a Dragón Aspecto, Thrall se reunió con Alexstrasza.


La Guardiana de la Vida se había refugiado en los eriales de Desolace. Ella moraba sola en
ese lugar, perdida en la tristeza. Thrall la sacó de las garras de la desesperanza con una
visión del pasado. A través de los elementos, él había atestiguado el sacrificio de
Koliastrasz para salvar a los huevos del vuelo rojo de la corrupción.

Thrall compartió la visión con Alexstrasza y eso reavivó su esperanza. Encontró inspiración
en el noble sacrificio de Korialstrasz y encontró una razón para pelear de nuevo.

Junto a Thrall, Alexstrasza movilizó a los dragones y se marchó al Templo del Reposo del
Dragón. Por primera vez en diez mil años, los nobles vuelos se unieron en un propósito.

La batalla para reclamar el Templo del Reposo del Dragón de las tropas de Deathwing fue
extensa y brutal. Al final, la fuerza combinada de los Dragones Aspectos y sus seguidores
era más de lo que el Martillo Crepuscular podía soportar y abandonaron el templo.

LA FURIA DE LAS
TIERRAS DEL FUEGO
Los Dragones Aspectos estaban ansiosos por luchar contra Deathwing y lo que quedaba de
los Martillo Crepuscular, pero primero debían sanar al mundo destrozado. Se reunieron en
el Monte Hyjal para realizar un ritual en Nordrassil. El Árbol del Mundo se estaba sanando,

268
pero no lo suficientemente rápido. Al imbuirlo con su poder, los Dragones Aspectos
esperaban restaurar Nordrassil a su antigua gloria. Sus raíces secas crecerían y florecerían
otra vez, fortaleciendo al mundo y apresurando la recuperación de Azeroth.

Cuando Deathwing supo de sus intenciones, desató a Ragnaros y a sus elementales de


fuego en el Monte Hyjal una vez más. La brecha hacia las Tierras del Fuego se abrió y un
ejército de humo y brasas fluyó hacia los boques.

Mientras los defensores de Azeroth peleaban para detener la tormenta de fuego,


Deathwing centró su atención en Thrall. Él nunca se hubiera imagina ue un simple orco
pudiera amenazarlo, pero esta criatura era diferente. La interferecia de Thrall había unido
a los nobles Dragones Aspectos y los había salvado de la destrucción. Y no solo eso, pero
la conexión del orco con los elementos le otorgaba un extraordinario poder sobre la tierra,
el dominio de Deathwing.

Deathwing invocó una nueva arma para acabar con Thrall: los Druidas de las Llamas. Ellos
eran liderados por Fandral Staghelm, el antiguo líder del Círculo Cenarion.

Fandral había sido encerrado en un túmulo por su intento de asesinato a Malfurion


Stormrage y sus lazos con la Pesadilla Esmeralda. Mientras el Cataclismo se desarrollaba,
agentes del Martillo Crepuscular le había ayudado a escapar de sus ataduras. Entonces, el
culto le presentó una oferta: si servía a Deathwing, se le concedería poder para tener su
revancha contra el mundo por la muerte de su hijo, Valstann Staghelm.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

EL PRÍNCIPE NEGRO
La corrupción de Deathwing se había extendido a casi todos los miembros de su vuelo
negro. Ellos personificaban su maldad y su sed de destrucción. No obstante, había algunas
excepciones. Después del Cataclismo, una dragona roja llamada Rheastrasza se había
embarcado en una peligrosa misión de capturar un huevo de dragón negro y purificarlo de
la influencia de Deathwing. Ella tuvo éxito.

La criatura que incubó se conoció como Whration, el Príncipe Negro. A pesar de ser una
cría, era sabio y muy poderoso. Libre del control de Deathwing, él vio con otros ojos en lo
que se habían convertido los dragones negros y reconoció la amenaza que eran para
Azeroth. Wrathion solamente sabía de una forma de purificar al vuelo: la muerte. Él lanzó
una campaña brutal para asesinar al resto de los dragones negro.

Cuando su sangriento trabajo concluyó, Wrathion se mantuvo como el último de los


dragones negros.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

269
Fandral nunca se recuperó de la pérdida de su hijo. Después de su derrota en la Guerra
Contra la Pesadillas, él supo que revivir a Valstann era imposible, y ese hecho consumió su
alma y corazón. Su único deseo era llevar la ruina a Azeroth y el Martillo Crepuscular le dio
las armas para hacerlo.

El propio Ragnaros rehízo a Fandral en llamas, desfigurando al elfo de la noche, pero


también concediéndole poder sobre el elemento del fuego. Él se convirtió en el
terrateniente principal del Señor del Fuego y el primer Druida de las Llamas. Fandral
recultó a otros a su causa, principalmente druidas que estaban desilusionados con el
Círculo Cenarion. Al igual que su nuevo líder, esos druidas renacieron en el fuego.

Cerca de la Cima Hyjal, Fandral y sus druidas emboscaron a Thrall y usaron el propio poder
chamánico del orco para destruir su espíritu y lanzar sus piezas por todo el Plano
Elemental. Cada porción de su esencia personificaba una de sus emociones puras.

Muchos de los aliados de Thrall lo creían muerto, pero Aggra no. Ella no abandonaría al
orco que había llegado a querer. Convenció a miembros de la Horda y la Alianza para
buscar el espíritu fracturado de Thrall. Juntos volvieron a completarlo.

Mientras tanto, Malfurion Stormrage movilizó a los defensores de Hyjal en un


contraataque masivo en contra de los elementales de fuego. Ellos hicieron retroceder al
ejército de Ragnaros de vuelta a las Tierras del Fuego, pero no se detuvieron ahí.
Malfurion sabía que, mientras Ragnaros viviera, la criatura lanzaría otra invasión.
Solamente había una manera de proteger Hyjal de su abrasador toque.

El Círculo Cenarion llegó a las Tierras del Fuego y construyó un fuerte conocido como el
Frente de Magma. Los elementales del fuego golpeaban constantemente a los defensores
de Hyjal, pero resistieron. Pronto, refuerzos de la Horda y la Alianza se unieron al Círculo
cenarion. Lentamente se adentraron en las Tierras del Fuego hasta que llegaron a la
Fortaleza Sulfuron, la abrasadora ciudadela de Ragnaros.

Seguro en su dominio, Ragnaros se pensó lejos del alcance de simples mortales. Sin
embargo, también lo había hecho Al’Akir. Igual que el Señor del Viento, Ragnaros cayó
ante el embate de los defensores de Azeroth. Sus más grandes terratenientes, incluidos
Fandral Staghelm y gran parte de los Druidas de las Llamas, sufrieron el mismo destino.

Con la destrucción del Señor del Fuego, Hyjal al fin se salvó de esas llamas que lo
consumían todo.

270
271
EL ALMA DE DRAGÓN
Con la paz de nuevo en Hyjal, los Dragones Aspectos finalmente volvieron a su tarea
original. Se reunieron en la base de Nordrassil y canalizaron sus energías en el Árbol del
Mundo. Los efectos fueron inmediatos. Las heridas de Nordrassil sanaron y una nueva
vida recorría sus miembros. Su follaje verdoso tocaba los cielos y sus raíces se enterraron
en los lugares más profundos del mundo.

Las energías vitales de Nordrassil bañaron los bosques aledaños. Entre los árboles
calcinados que salpicaban la montaña, árboles jóvenes se abrieron paso entre las cenizas y
desplegaron hojas nuevas.

Los Dragones Aspectos estaban satisfechos con su trabajo, pero todavía quedaba mucho
que hacer. Ellos se quedaron en Nordrassil y discutieron cómo, o incluso si, podrían
derrotar a Deathwing. Él no era la misma criatura con la que habían luchado en Grim Batol
años atrás. Las energías del vacío ahora corrían por sus venas, volviéndolo casi invencible.
Para derrotarlo, los Dragones Aspectos necesitarían deshacer a Deathwing. Ellos
necesitarían destruir cada pedazo de su esencia.

Kalecgos teorizó una manera de hacerlo. Los Dragones Aspectos necesitarían combinar
sus poderes y amplificarlos de algún modo Y él conocía un artefacto que podía llevar a
cabo esa tarea, un artefacto hecho especialmente para contener sus energías.

En la Segunda Guerra, los orcos habían descubierto esta reliquia y la transformaron en un


arma. Sin entender su verdadero origen, lo llamaron el Alma de Demonio, pero Kalecgos y
los suyos lo conocían por su nombre original: el Alma de Dragón.

Los demás Dragones Aspectos estaban reacios a esta idea. El Alma de Dragón era algo
peligroso. Hacía mucho tiempo, había sido encantada para que nadie de su raza pudiera
tocarla sin sufrir dolorosas y posiblemente fatales consecuencias. Sin embargo, Kalecgos
tenía una solución en mente: Thrall. Él no era un dragón, así que era inmune a los
encantamientos de esa reliquia. Y no sólo eso pero él podría imbuir el artefacto con el
elemento de la tierra, lo cuál haría que Deathwing fuera especialmente vulnerable a su
poder.

La lógica de Kalecgos era buena, pero los Dragones Aspectos se enfrentaban a un


problema todavía mayor: ya no existía el Alma de Dragón. La única manera de usarla sería
recuperándola del pasado, un acto que no podrían realizar sin la bendición de Nozdormu.

Para Nozdormu, recuperar el Alma de Dragón iba en contra del propio propósito de su
existencia. Su deber era proteger la santidad de las sendas del tiempo, no interferir con
ellas sin importar cuán noble era la razón. Fue únicamente después de mucha

272
introspección, que Nozdormu se dio cuenta que aventurarse en el pasado era la única
esperanza del mundo para detener la Horda del Crepúsculo.
Nozdormu sabía que el primer paso para reclamar el artefacto era romper el control que
el vuelo infinito tenía sobre las sendas del tiempo y eso significaba enfrentarse a
Murozond. Tan poderoso como era Nozdormu, temía no tener la fuerza para luchar a esa
distorsionada futura versión de él. Fue gracias a los campeones de la Horda que encontró
el coraje. Ellos también creían que el Alma de Dragón era la respuesta para acabar con
Deathwing y ofrecieron voluntariamente sus vidas para unirse a Nozdormu en su misión.

Juntos se aventuraron en una sombría brizna de las sendas del tiempo, un futuro en el que
Murozond y sus dragones infinitos habían torcido la realidad más allá del reconocimiento.
Inspirado por la voluntad de hierro y la valentía de sus aliados mortales, Nozdormu ayudó
a la Horda a enfrentar a su sombra y acabar con Murozond.

La victoria fue agridulce para Nozdormu. Azeroth estaba a salvo, pero sabía que un día
sería corrompido y se convertiría en Murozond. El destino era inaludible. Él se alegró en le
hecho de que, cuando ese destino terrible sucediera, héroes se levantarían para
derrotarlo y acabar con su subversión de lassendas del tiempo.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

ANOMALÍAS TEMPORALES
La decidión de tomar el Alma de Dragón del pasado no fue fácil para Nozdormu. Su
propósito era proteger el tiempo, no intervenir con él. No obstante, él estaba preparado
para hacer lo que fuera necesario para detener a Deathwing. Si la Hora del Crepúsculo
sucedía, no quedarían sendas del tiempo para proteger.
Recolectar el Alma de Dragón de la Guerra de los Ancestros causó perturbaciones en las
sendas del tiempo, pero Nozdormu sabía que serían fugaces. Después de que el artefacto
fuera utilizado en contra de Deathwing, regresaría al pasado, por ende, restaurando el
orden del tiempo.

……………………………………………………………………………………………………………………………………

Con las sendas del tiempo libres del control del vuelo infinito, Nozdormu abrió un camino
a la Guerra de los Ancestros, la era de la primera invasión de la Legión Ardiente a Azeroth.
Viajar por ese periodo de tiempo sería peligroso pero necesario. Los Dragones Aspectos
necesitaban el Alma de Dragón en su forma pura, no mucho después de que Deathwing la
hubiera creado y los convenciera a sus antiguos amigos de imbuirla con sus energías.

Esta vez fueron los héroes de la Alianza los que se enfrentarían al reto. Junto a Nozdormu,
se aventuraron en los destruidos campos de batalla del pasado. Los demonios avanzaban
por una tierra ardiendo en fuego vil y obstruida por cuerpos. Ellos evitaron convertirse en

273
víctimas de la guerra por muy poco y ayudaron a Nozdormu a recuperar el Alma de
Dragón y regresarla al presente.

El Dragón Aspecto se encaminó al Templo del Reposo del Dragón para imbuir el artefacto
con su poder combinado junto con el poder chamánico de Thrall. Sus acciones no pasaron
desapercibidas. Deathwing tenía agentes por todo el mundo y sabía del regreso del Alma
de Dragón y los planes para fortificarla.

Si sus enemigos tenían éxito, Deathwing perecería. Así que desató toda su furia en el
Templo del Reposo del Dragón.

LA HORA DEL
CREPÚSCULO
Deathwing no se guardó nada.

La tropa de dragones crepusculares y cultores que había movilizado al Templo del Reposo
del Dragón era mayor a cualquier ejército que jamás hubiera reunido. Desde tierra y
desde aire, sus sirvientes rodearon la torre sagrada. Incluso N’Zoth envió a sus propios
esbirros para ayudar en el asalto. A la orden del Dios Antiguo, criaturas de pesadilla
llamadas n’raqi o “ignotos” llegaron al Templo del Reposo del Dragón al mismo tiempo
que los Dragones Aspectos y sus aliados.

Los nobles Dragones Aspectos y los campeones de laHorda y la Alianza no se enfrentaron


solos a esos enemigos. Miembros de los vuelos rojo, azul, verde y bronce se reunieron en
el Templo del Reposo del Dragón para pelear por el control del área. Se enfrentaron con
los dragones crepusculares, sus formas aladas cubriendo el sol.

Las pérdidas para ambos bandos fueron terroríficas. Cientos de cultores y dragones
crepusculares perdieron la vida, incluyendo al Padre Crepuscular. Y casi el mismo número
de defensores del templo cayeron en la batalla.

Sin embargo, los dragones rojos, azules, verdes y bronce no murieron en vano. Sus
sacrificios permitieron que los Dragones Aspectos y sus aliados enfocaran su ira en
Deathwing. Ni con toda su fuerza pudo ganarles a sus enemigos unidos ni prevenir que
fortificaran el Alma de Dragón. Thrall y los Dragones Aspectos desataron el artefacto en
Deathwing y lo llevaron lejos del Templo del Reposo del Dragón.

274
Herido y enfurecidos, Deathwing huyó hacia la Vorágine con la esperanza de poder llegar
a Infralar a través de sus arremolinadas profundidades. Refugiarse en el reino elemental
era su única esperanza de escapar de los Dragones Aspectos y recuperarse de sus heridas.

Los defensores del Reposo del Dragón persiguieron a Deathwing a través de los cielos y
lentamente redujeron sus fuerzas. N’Zoth percibió que su sirviente estaba al borde de la
derrota. Los planes del Dios Antiguo se estaban desbaratando e hizo un último y
desesperado intento para poner la balanza a su favor. N’Zoth imbuyó a Deathwing con
más de su poder, más de lo que el Dios Antiguo jamás le había dado al Dragón Aspecto
negro. El influjo de energía fue tan grande que el cuerpo inestable de Deathwing se separó
y tentáculos fundidos se desplegaron de su pellejo roto.

Thrall puso el Alma de Dragón en contra de esa aberración. Para asegurarse de que
destruiría a Deathwing, los Dragones Aspectos sacrificaron todo el poder que quedaba en
el artefacto. Sus esencias, combinadas con el elemento de la tierra que Thrall había tejido
en el arma, quemaron a través de Deathwing. El poder explosivo aniquiló su atormentado
cuerpo y mente.

En ese instante, la campaña de N’Zoth para provocar la Hora del Crepúsculo colapsó.

Azeroth estaba salvada, pero había cambiado parasiempre. El Cataclismo había reformado
el mundo y reclamado incontables vidas. A las naciones de Azeroth le tomaría años
recuperarse del daño. Para algunos las cosas jamás volverían a ser como antes.

Los Dragones Aspectos habían sacrificado sus energías para derrotar a Deathwing. Ellos
permanecerían activos en los asuntos del mundo, pero con sus poderes disminuidos, ya
no podrían servir como los protectores de Azeroth. Ellos dejaron ese deber sagrado en
manos de nuevos defensores.

Lo dejaron en manos de los mortales.

La era de los Dragones Aspectos y los Guardianes de Tirisfal había terminado. La Horda y la
Alianza habían demostrado ser capaces de enfrentar a cualquier fuerza que amenazara
Azeroth.

Ahora el mundo era suyo para proteger, pero si estaban o no listos para esa
responsabilidad era otra cuestión. El ciclo de odio que había consumido a la Horda y la
Alianza permanecía inquebrantable. Derrotar a Deathwing no había logrado que ambas
facciones reflexionaran acerca de su belicismo. Al contrario, con la derrota del Dragón
Aspecto negro y los Martillo Crepuscular, la Horda y la Alianza ahora enfocaron toda su
atención, toda su ira, en el otro.

CONTINUARÁ…

275

SIGUIENTE IMAGEN: RECONSTRUCCIÓN DE PARTES DE VENTORMENTA DESPUÉS DEL CATACLISMO.


276
277
278
279