Está en la página 1de 6

Discriminación y Racismo en Guatemala

El racismo es la valoración generalizada y definitiva de unas diferencias,


biológicas o culturales, reales o imaginarias, en provecho de uno o varios grupos y
en detrimento de otros, con el fin de justificar una agresión y un sistema de
dominación. Puede expresarse como prácticas, imaginarios o ideologías, y
expandirse a todo el campo social. Puede proceder de una clase social o de un
grupo étnico. También puede provenir de las instituciones o del Estado, en cuyo
caso se habla de RACISMO de Estado.

Se define como las actitudes racistas que han ocurrido en Guatemala


principalmente contra los grupos indígenas que, a pesar de ser mayoritarios en
ese país centroamericano, han quedado al margen de los avances culturales y
económicos por las políticas de los gobiernos. Durante la época prehispánica
existían etnias indígenas que consideraban a otras como inferiores, y luego de la
conquista española se desarrolló una discriminación hacia el indígena
guatemalteco, que empezó a ser llamado «indio»; no solamente los indígenas
eran discriminados, sino también lo eran los mestizos por tener sangre indígena o
africana, y los mismos criollos, a quienes las autoridades españolas consideraban
superiores a las demás razas que poblaban el área, pero inferiores a los
peninsulares por el hecho de haber nacido en el Nuevo Mundo. Por supuesto,
tanto criollos como mestizos discriminaban a los indígenas, quienes quedaron
relegados a encomiendas y doctrinas con escaso acceso a la educación.
El racismo continúa presente en Guatemala; en el lenguaje coloquial guatemalteco
se utilizan los términos indio y negro como despectivos para referirse a la
inferioridad de las razas indígena y garífuna.

Tales hechos y acciones, anula y menoscaba el reconocimiento, goce o ejercicio


de los derechos humanos y libertades fundamentales. Niega la igualdad de
oportunidades, favorece a unos y perjudica a otros.

El racismo y la discriminación racial constituyen una ofensa a la dignidad humana


y menoscaban el reconocimiento, goce y ejercicios de los derechos
fundamentales de la persona. Se interrelaciona estrechamente con la estructura
del Estado, sus instituciones y prácticas. Sigue siendo una ideología que sustenta
y promueve el sistema de dominación hacia los pueblos indígenas y sigue siendo
el motor reproductor principal de la desigualdad, exclusión y discriminación hacia
los pueblos.

La desigualdad es el efecto del racismo y la discriminación racial hacia los pueblos


indígenas, los cuales se reflejan en los altos índices de desnutrición crónica,
analfabetismo, pobreza, y la falta de acceso a los servicios de salud.
Esta problemática se acentúa particularmente en los departamentos con mayor
porcentaje de población indígena: Sololá, Huehuetenango, El Quiché, Alta y Baja
Verapaz.
En Guatemala persisten brechas desfavorables entre los pueblos indígenas y no
indígenas en cuanto al acceso a servicios públicos, la esperanza de vida,
educación, desarrollo, infraestructura, salario entre otras, que constituyen
claramente una manifestación de la discriminación y el racismo hacia los pueblos
indígenas, a pesar de la aprobación y existencia de instrumentos nacionales e
internacionales favorables a los derechos de los de pueblos indígenas.

La Celebración de la Semana de la Solidaridad en Guatemala, se fundamenta en


el Acuerdo Gubernativo 126-2004, que declara el 21 de marzo de cada año “Día
Nacional de la Eliminación de todas las formas de Discriminación Racial, y
establece la semana de solidaridad con los pueblos que luchan contra el Racismo
y la Discriminación Racial, comprendida del 21 al 28 de marzo de cada año. La
Comisión Presidencial contra la Discriminación y el Racismo es la encargada de
organizar todas las actividades conmemorativas al respecto.

Esta ardua tarea, no solamente es responsabilidad de la CODISRA, sino es


responsabilidad de la sociedad en su conjunto. Y para ello, es importante que
tengamos una dosis de tolerancia y un amplio criterio para reconocer las
necesidades más profundas que tenemos como nación, y que tenemos que tener
una actitud dialógica para unificar criterios y esfuerzos para afrontar de forma
positiva los problemas del racismo y la discriminación racial.
Como pueblos tenemos que acercarnos a estos problemas para buscarles una
solución. Somos un país donde convergen diversas culturas, diversas visiones y
por tanto, diversos aportes, expresiones y filosofías de vida, que deben ser
reconocidas y respetadas por igual, así como promocionarse en aras de su propio
desarrollo, sin afectar su esencia como tal.

En ese sentido, el Día Nacional de la Eliminación de todas las formas de


Discriminación Racial y la semana de Solidaridad con los Pueblos que luchan
contra el Racismo y la Discriminación Racial, es un tema de importancia nacional
para que reflexionemos, sobre nuestro papel en esta lucha, para la garantía de la
dignidad, la justicia y el desarrollo, basado en el respeto y el ejercicio pleno de los
derechos políticos, culturales, económicos y sociales de los pueblos que cohabitan
el territorio guatemalteco.

Las raíces de la discriminación


Impulsar el debate sobre el fenómeno del racismo y la discriminación racial en
busca de la convivencia armónica y respeto a las diferencias sociales, así como
dialogar sobre los retos y desafíos, que presenta la incidencia de las nuevas
formas del racismo y la discriminación racial en nuestra institución será la dosis
para afrontar de forma positiva su prevención y erradicación desde la Universidad
como una institución social transformadora de mentalidades y actitudes, porque
nosotros estamos forjando profesionales que estarán al servicio de la sociedad.
A manera de conclusión entonces, se puede decir que el racismo se relaciona
estrechamente con el Estado, sus instituciones y sus prácticas y genera el 3.3%
de la pérdida del PIB anualmente y 0.83% menos en el crecimiento económico.
Por lo tanto, genera exclusión, desnutrición, pobreza y pocos años de esperanza
vida para las personas sujetos del racismo.

No cabe duda de que el racismo y la xenofobia son problemas graves que tienen
planteados en la actualidad Europa y España. Pero si el racismo es discriminación
por raza y xenofobia es discriminación por nacionalidad, el obligado debate será
sobre la discriminación. Recomendar que no se ejerciten comportamientos
racistas es una falacia, que cuando procede de quienes ostentan el poder se
convierte en un claro ejercicio de hipocresía, por ser ellos los responsables de la
Ley de Extranjería, y adquiere tintes de grave irresponsabilidad porque al obviar
los restantes modos de discriminación los perpetúan, sabedores de que las
recomendaciones no modifican los comportamientos.

Discriminación: he aquí el tema que como hecho existe mucho antes de que la
palabra se crease. Esquemáticamente, se puede decir que discriminación es una
conducta sistemáticamente injusta contra un grupo humano determinado.

Discriminar a un grupo social consiste en privarle de los mismos derechos que


disfrutan otros grupos sociales: si se prohíbe al negro utilizar el mismo autobús
que un blanco, se tratará de discriminación por raza; si se organiza la sociedad de
modo que los cargos de responsabilidad sean ocupados por varones, estaremos
ante la discriminación por sexo; y si los ciudadanos de determinados países viven
en el lujo y la opulencia mientras los de otras regiones lo hacen en la miseria y
mueren de hambre, esto es resultado de la discriminación económica
internacional; existiendo un sinfín de diversas formas de discriminación: por
minusvalía, por pertenencia religiosa, por tenencia sexual, discriminación
lingüística.

La discriminación es un fenómeno de relaciones inter-grupales, de relaciones


entre diversos grupos sociales, y tienen sus raíces en la opinión que un grupo
tiene sobre otro. Los grupos en cuestión pueden ser parte interna de otra sociedad
mayor (mujeres, ancianos, pobres, homosexuales...), o pueden ser un elemento
externo (extranjeros, emigrantes, etc.) Por lo general, la mente humana prefiere
pensar por medio de estereotipos, categorías y prejuicio, conducentes al hecho
discriminatorio cuando se aplican esas opiniones estereotipadas a otros grupos.
Es importante, por tanto, investigar los orígenes de las opiniones que un grupo
tiene sobre otro, la Imagen de Grupo, ya sea de organizaciones (iglesia, ejército),
ya sobre colectivos (seguidores de equipos), ya sobre categorías sociales
(mujeres, varones, niños, ancianos), sin olvidar la imagen que el propio grupo
tiene de sí mismo, la autoimagen. Por lo tanto, sería conveniente un estudio
abstracto sobre las raíces de la discriminación en dos grupos, A y B,

Clases de discriminación.
1- Racismo. 5- Discriminación de la mujer en el
2- Discriminación por nacionalidad u trabajo.
origen étnico. 6- Discriminación por maternidad.
3- Discriminación por orientación 7- Discriminación por edad.
sexual. 8- Discriminación laboral.
4- Discriminación por género

Discriminación individual frente a discriminación colectiva y


discriminación institucional
Entendemos por discriminación individual aquella que se produce entre un
individuo y otro. Es decir, cuando una persona trata de manera distinta y negativa
a otra persona sin que exista una razón contextual diferenciada.
La discriminación se enfrenta a la discriminación colectiva, que ocurre cuando se
da un trato diferenciado de un grupo a otro, negativo e inferior por las mismas
razones. La discriminación colectiva la sufren los colectivos LGTB por ejemplo, y
se da en casos de discriminación racial, como en EEUU durante los años 60 o las
presiones que sufren aquellas personas que profesan ciertas religiones en países
islamistas.

Discriminación estructural
Hace referencia a la discriminación que surge de políticas institucionales. En estos
casos, algunos supuestos favorecen de manera directa o indirecta a algunos
individuos y perjudican a otros. Aunque las políticas de las instituciones deben ser
justas para todos, esto no es siempre así.
Una variante de esta discriminación estructural es la discriminación positiva, que
busca el efecto contrario, promocionar a ciertos colectivos que socialmente son
más desfavorecidos y de ese modo obtienen una representación más igualitaria y
equitativa. Las mujeres en algunos supuestos, las minorías raciales o las personas
con discapacidades están sujetos en ocasiones a estos casos de discriminación
positiva.
En la discriminación negativa ocurre lo contrario. La persona que es víctima de la
discriminación es tratada de manera discriminada y perjudicial. Las personas con
discapacidades la sufren a menudo a través de las barreras arquitectónicas, los
límites en las infraestructuras que les impiden realizar su actividad diaria del
mismo modo que las personas sin esas discapacidades.
Discriminación directa e indirecta
La discriminación directa es el tipo de discriminación más fácil de detectar. Ocurre
cuando una persona sufre un trato injusto de otra persona debido a sus
características. Algunos ejemplos muy habituales es cuando no se acepta a una
mujer en un empleo por el hecho de ser mujer o cuando se margina a las
personas por su condición sexual.
La discriminación directa es diferente a la discriminación indirecta, que es una
forma de discriminación menos visible. Esta forma de discriminación en ocasiones
pasa desapercibida, pero sigue siendo muy común. Los llamados
micromachismos, comportamientos sexistas que atacan a la mujer de manera sutil
y que no es tan fácil de ver pero que en realidad siguen siendo ofensivas para
ciertos colectivos.
Racismo o xenofobia
Es una de las formas de discriminación más conocidas. Es la discriminación en
función de la raza o la etnia a la que la persona pertenece. Ocurre cuando un
individuo o un grupo tratan con interioridad a otra persona o personas de otra raza
u otro origen. En la actualidad es patente la discriminación hacia los refugiados y
en ello se basa el ascenso que están viviendo muchas fuerzas xenófobas en
Europa o la victoria de Trump en EEUU.
Sexismo
Es otra de las formas de discriminación más conocidas, la persona que la practica
infravalora a las personas del sexo opuesto. Las formas de discriminación sexista
se manifiestan gracias al sistema heteropatriarcal, que establece que las mujeres
están en una posición inferior respecto al hombre únicamente por el hecho de ser
mujeres.
Discriminación sexual
La discriminación sexual es aquella que sufren todas aquellas personas que
presentan orientación o identidad sexual diferente. Los colectivos LGTB llevan
décadas peleando por derribar estas barreras y estas formas de discriminación.
estamos viviendo un caso de discriminación trasngénero que está ocupando
portadas durante las últimas semanas, con el famoso autobús de Hazte Oir. La
discriminación hacia individuos cuyo rol de género no se identifica con su sexo
biológico también se llama transfobia.
Discriminación por edad
Ocurre cuando el motivo de discriminación es la edad. Suele llevarse a cabo,
sobre todo, en los aspectos laborales, en los que se considera que la edad idónea
para trabajar es aquella comprendida entre los 25 y los 45 años.
ASIMILACION Y ETNOCIDIO CULTURAL
Asimilación cultural es un modo de designar el proceso de integración de un grupo
etno-cultural tal como los inmigrantes, grupos étnicos minoritarios y otros en una
comunidad mayor o dominante, dentro de lo que se considera establecido como lo
común. La presunción de que dichos elementos generales garantizan la
convivencia cultural dentro de un estado o territorio motiva el inicio de dicho
proceso.
En este proceso, el grupo que es absorbido pierde por lo general su originalidad
de manera parcial o total, como sus maneras de hablar, su lengua o dialecto, sus
peculiaridades en el habla, sus prácticas, modos de ser y otros elementos de
su identidad cultural cuando entra en contacto con la sociedad o cultura
dominante.
La asimilación puede ser voluntaria, como es el caso frecuente de
los inmigrantes; o puede ser forzada, como ocurre a muchas etnias minoritarias
dentro de un estado determinado en procesos de colonización. Procesos de
asimilación cultural se han presentado durante toda la historia de la humanidad y
muchos han generado nuevas culturas. Por ejemplo, la conquista de las
Américas por parte de las potencias europeas de los
siglos XV a americanización que suele confundirse con uno más antiguo y amplio
denominado la occidentalización.