Está en la página 1de 180

Lo que los algoritmos quieren

La imaginación en la era de la computación.

Ed finn

The MIT Press Cambridge, Massachusetts Londres, Inglaterra

© 2017 Instituto de Tecnología de Massachusetts

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este libro puede reproducirse de ninguna forma por ningún
medio electrónico o mecánico (incluidas fotocopias, grabaciones o almacenamiento y recuperación de
información) sin permiso por escrito del editor.

Este libro fue publicado en Stone Sans y Stone Serif por Toppan Best-set Premedia Limited. Impreso y
encuadernado en los Estados Unidos de América.

Datos de catalogación en publicación de la Biblioteca del Congreso

Nombres: Finn, Ed.

Título: Lo que quieren los algoritmos: la imaginación en la era de la informática / Ed Finn.

Descripción: Cambridge, MA: MIT Press, [2017] | Incluye referencias bibliográficas e indice.
Identificadores: LCCN 2016030924 | ISBN 9780262035927 (tapa dura: papel alcalino)

eISBN 9780262338820

Temas: LCSH: Tecnologías de la información - Aspectos sociales. | Ordenadores - Aspectos sociales. |


Algoritmos - Aspectos sociales.

Clasificación: LCC HM851 .F5565 2017 | DDC 303.48 / 34- ^ 23 registro de LC disponible en
https://lccn.loc.gov/2016030924

Versión 1.0 de ePub

Tabla de contenido

Página de título Página de Copyright Agradecimientos


Introducción
1. ¿Qué es un algoritmo?
2. Construyendo la casa de naipes de la computadora 3 de Star Trek : La estética de la
abstracción
4-Coding Cow Clicker : El trabajo de los algoritmos
5 .Contando Bitcoin
Coda: la imaginación algorítmica
Trabajos citados figura créditos
Índice

Lista de Ilustraciones

Figura 1.1 "Esta es una máquina de Turing implementada en Conway's


Juego de la vida. ”Diseñado por Paul Rendell.

Figura 1.2 Norbert Wiener y su "polilla" alrededor del 1T5Q. Alfredo


Eisenstaedt / The LIFE Picture Collection / Getty Images.
Figura 2.1 Siri jugando su afecto humano.
Figura 2.2 Insertar en la Enciclopedia. un conocimiento disruptivo
ontología.
Figura 2.3 "Buscar historia". Un anuncio de búsqueda de Google.

Figura 3.1 “¿Sabe cuándo estuvo enganchado? Netflix hace ".


Figura 3.2 Campaña europea de spoiler spiler de Netflix para romper
Mala . 2013.

Figura 3.3 El ideal atomizado de la estética de abstracción de Netflix.


Figura 3.4 Captura de pantalla de los créditos de apertura de House of Cards: una
ciudad
desprovisto de personas.

Figura 4.1 Captura de pantalla de Cow Clicker .


Figura 4.2 Los mapas de dibujos animados que Uber proporciona para sus conductores
y
pasajeros a través de la Google Play Store.

Figura 4.3. La página de inicio de Uber ofrece un mensaje simultáneo.


Elitismo e igualdad (imagen de julio de 2014).

Figura 4.4 La publicidad de Lyft toma una dirección muy diferente a la de Uber.
Figura 4.5 Interfaz turca mecánica de Amazon para la gestión
Los trabajadores

Figura 4.6 Un grabado del turco de Karl Gottlieb von


El libro de Windisch de 1784, Inanimate Reason.

Figura 5.1 El blockchain. Un sistema para la transparencia. público


Contabilidad de las transacciones de Bitcoin.

Figura 6.1 Memex de Vannevar Bush.

Expresiones de gratitud
Este libro debe su existencia a la generosidad y al apoyo de muchas personas e
instituciones. Me considero muy afortunado de contar con el apoyo de mi hogar académico,
la Universidad Estatal de Arizona, en una gran variedad de formas grandes y pequeñas.
Gracias al presidente Michael Crow, por contratarme y hacer posible mi posición única, y a
los muchos líderes universitarios que continúan apoyando nuestro extraño experimento
con la imaginación. Estoy especialmente agradecido a la Escuela de Artes, Medios e
Ingeniería, al Director Sha Xin Wei, ya los Decanos Steven Tepper y George Justice, por
otorgar una licencia de investigación vital durante la fase inicial de composición del libro.
Estoy profundamente agradecido a mis colegas en el Centro para la Ciencia y la
Imaginación que han apoyado mi larga y solitaria estadía a medida que aproveché el
tiempo para trabajar en este libro entre muchos otros proyectos urgentes. Gracias a Ruth
Wylie por asumir una enorme carga de liderazgo durante este período, y a Joey Eschrich,
Michael Bennett, Brian David Johnson, Nina Miller, Bob Beard, Cody Staats y Chelsea
Courtney por hacer de CSI un lugar tan emocionante y gratificante para trabajo. Un
agradecimiento especial a Joey por sus esfuerzos editoriales heroicos mientras revisaba el
manuscrito, y a Joseph Bianchi por ayudarme con los permisos de imagen.
Un número de personas me dio una retroalimentación vital sobre el trabajo a medida que
surgía: Lee Konstantinou, Corey Pressman, Jacqueline Wernimont, Sam Arbesman, G.
Pascal Zachary y George Justice. Nathaniel Greene y Connor Syrewicz fueron invaluables
como asistentes de investigación para el proyecto. También estoy agradecido a los
estudiantes de mi seminario graduado de Artes, Medios e Ingeniería, Reading the
Algorithm, por ayudarme a aclarar una serie de ideas relacionadas con el libro. Quizás el
mejor día para la retroalimentación provino de un tremendo evento titulado "La tiranía de
los algoritmos", organizado por mis maravillosos colegas en
Future Tense, una asociación de ASU, New America y la revista Slate . Gracias a Torie
Bosch y Will Oremus en Slate y Richard Gallant en CNN por sus comentarios,
conversaciones y la oportunidad de publicar algunos de mis pensamientos en el camino. Y,
finalmente, estoy muy agradecido con mis colaboradores de MIT Press: mi editor, Doug
Sery, por creer en este libro; Michael Sims por su exclusiva edición; y a la directora Amy
Brand por su apoyo y entusiasmo por nuestros múltiples proyectos editoriales.
Todas estas intervenciones, redirecciones, demostraciones de apoyo y buenos consejos
mejoraron enormemente el libro y no podría haberlo terminado sin ellos. Todas las
imperfecciones restantes son totalmente mías.
Finalmente, agradezco a los Finns of Phoenix, mi intrépida banda de aventureros,
bailarines, líderes de desfiles ad hoc y aficionados a los postres. Anna, Nora, Declan: te
quiero más de lo que los números pueden contar o las palabras pueden decir.

Introducción

"¿Recuerdas la primera vez que aprendiste código binario?"


"Por supuesto."

"Estabas formando caminos en tu cerebro. Estructuras profundas. Sus nervios crecen nuevas conexiones a
medida que los usa (los axones se separan y se abren paso entre las células gliales en división). Su software se
auto modifica. El software se convierte en parte del hardware. Así que ahora eres vulnerable, todos los hackers
son vulnerables a un nam-shub. Tenemos que cuidarnos unos a otros ".

Neal Stephenson, Snow Crash, p. 126

Códigos y magia

El mito es probablemente tan antiguo como el lenguaje mismo. Hay hechizos en el mundo: conjuros que pueden
transformar la realidad a través del poder de las declaraciones procesales. El voto de matrimonio, la sentencia del
tribunal, la maldición del chamán: estas palabras son códigos que cambian la realidad. Es un viejo

Y atractiva idea. 1 Desde los logotipos de Génesis hasta las muchas tradiciones religiosas que identifican los
"nombres verdaderos" de Dios, la humanidad ha creído persistentemente que ciertas invocaciones no solo
describen el mundo sino que lo hacen. ¿Y por qué no? El lenguaje siempre ha operado en el límite problemático
entre la realidad y la descripción de la realidad. Cuanto más estructurada, abstracta y esotérica sea una idea,
menos probabilidades tendremos de adivinar su sustancia sin antes obtener un nombre para llamarla.

Hoy en día nuestros idiomas se extienden a través de muchos registros: lenguajes informáticos de
procedimiento, lenguajes críticos del cine y nuevos medios, criollos,

lenguajes ficticios, newspeak, emoji. En nuestra percepción, cada uno de esos registros atribuye ciertos poderes
mágicos a los símbolos y al significado; Cada uno de ellos genera un poder cultural basado en la tensión inherente
entre la realidad y la representación. El vínculo entre el lenguaje hablado y los sistemas simbólicos abstractos,
particularmente las matemáticas, ha creado nuevas vías para las conexiones místicas entre los números, las
verdades universales y la estructura fundamental de la realidad. Cábala judía,

La fascinación de Isaac Newton por la alquimia y los ejemplos biológicos de figuras matemáticas como la
Proporción Dorada refuerzan una noción metafísica particular de que cierto orden lógico, gramática y vocabulario
simbólico subyacen en el universo.

Al debatir estas cuestiones, los filósofos y matemáticos desarrollaron comprensiones cada vez más sofisticadas
de los lenguajes simbólicos, sentando las bases para la era contemporánea de la computación. Desde sus huesos en
la teoría de conjuntos y la lógica simbólica hasta las últimas articulaciones del aprendizaje automático basado en
datos, la computación proyecta una sombra cultural que está informada por esta larga tradición de pensamiento
mágico. A medida que la computación transforma casi todos los aspectos de la vida cultural, las historias que
contamos sobre ella, el equilibrio del mito y la razón, desempeñarán un papel importante en la determinación de
lo que podemos saber y pensar. El lenguaje tiene poder en el mundo y, en cierto sentido, puede definir el mundo.
Cuando se ejecuta, la lógica simbólica puede efectuar alteraciones de procedimiento en la realidad.

El término clave aquí es "promulgado". Este libro descubre cómo el humilde vehículo de la computación, el
algoritmo, tiene sus raíces no solo en la lógica matemática sino en las tradiciones filosóficas de la cibernética, la
conciencia y la magia del lenguaje simbólico. Para comprender el algoritmo, necesitamos descubrir esas raíces y
luego construir un nuevo modelo de "lectura algorítmica" que incorpore una comprensión profunda de la
abstracción y el proceso. El algoritmo despliega conceptos del espacio idealizado de computación en la realidad
desordenada, implementándolos en lo que yo llamo "máquinas de la cultura": conjuntos complejos de
abstracciones, procesos y personas. Los algoritmos representan ideas teóricas en instrucciones pragmáticas,
dejando siempre una brecha entre los dos en los detalles de la implementación. La brecha de implementación es lo
más importante que necesitamos saber, y lo que más frecuentemente entendemos, sobre sistemas algorítmicos.
ComprensiónCómo podemos saber que se requieren los métodos críticos de las humanidades. Esta es una lectura
algorítmica: una manera de enfrentar tanto la complejidad inherente de la computación como la ambigüedad que
se produce cuando esa complejidad se cruza con la cultura humana.

Excavación

En el epígrafe de arriba, los nam-shubs de la novela seminal del cyberpunk de Neal Stephenson, Snow Crash, son
antiguos conjuros sumerios cuya magia infecta los sustratos modernos del silicio y la lógica binaria. Un
multimillonario megalómano comienza a desenterrar las tabletas de arcilla sumeria inscritas con hechizos reales
que una vez tuvieron el poder de programar directamente las mentes humanas. Un sumerio que escucha un nam-
shub lo ingiere como lenguaje de procedimiento, un conjunto de instrucciones que podrían alterar su mente y su
mundo.

Stephenson adapta la tradición mágica del mito sumerio a una cultura digital de futuro cercano donde la
realidad virtual y la computación ubicua están bien establecidas. La novela imagina que el nam-shub es un
algoritmo o pirata lingüístico, que convierte los hechizos poéticos del dios Enki en un conjunto de instrucciones
operativas para la mente humana. Stephenson hace que esta historia mítica más bien oscura se vuelva más
familiar para sus lectores al ponerla en manos de hackers, quienes en la publicación del libro en 1992 ya estaban
imbuidos de sus propios mitos contemporáneos. En Choque De Nieve,El Protagonista de Hiro define
satíricamente el ícono de la figura hacker, trabajando en la periferia de los sistemas culturales monolíticos para
realizar intervenciones cruciales a través de habilidades técnicas, motivación idealista y un desprecio alegre por las
costumbres tradicionales. Hiro es un personaje del arquetipo engañoso que el periodista tecnológico Steven Levy
describe en Hackers; un personaje que cobró vida alrededor de la Conferencia de Hackers de Stewart Brand,
pionero en Silicon Valley, en 1984. 2 Los sistemas computacionales de la novela, desde los diversos sistemas de seguridad
hasta el propio Metaverse, fueron creados por hackers y están sujetos a sus manipulaciones.

Como marca de marea alta en el género cyberpunk, Snow Crash tantoLos hackers embellecidos y consagrados
como arquitectos potentes y caprichosos de la realidad computacional. Engañosos y rebeldes, los piratas
informáticos realizaron proezas tecnológicas similares a la magia (y, a menudo, se representan como casi mágicas
en películas como Hackers, Sneakers y The Matrix, donde el código fuente se convierte en lo que la crítica de los
medios Wendy Hui Kyong Chun llama "fuente de agua"). 3 Su poder sobre el código era chamánico, y sus roles como
figuras periféricas reforzaban la idea de que la computación en sí misma era susceptible a misteriosas fuerzas externas. Esta
historia ya nos es profundamente familiar y está bien documentada por Levy, Brand, Chun, el erudito en cultura digital Fred
Turner y muchos otros. 4

Pero, como el Snow CrashEl epígrafe sugiere que los hackers no son tanto los temas de esta novela como el
medio a través del cual se propaga la trama, en forma de un virus memético derivado de un antiguo nam-shub.
Detrás de la figura iluminada del pirata informático se encuentra la región más sombría de la que extrae poder: el
espacio de cómputo en sí mismo, del código fuente, el lenguaje de procedimientos, los trucos y los trucos digitales
inteligentes. A medida que las computadoras se vuelven más ubicuas y accesibles, ese espacio de cómputo ha
comenzado a ser más pensable y tangible a través de nuestras pantallas, pulsaciones de teclado y consultas
murmuradas que proliferan. No solo nos estamos acercando logísticamente a ese espacio de cómputo; ahora
tenemos una relación íntima con él, compartimos nuestros recuerdos más personales y aceptamos orientación
algorítmica sobre asuntos que van desde el amor a los bienes raíces.

Snow Crash extiende esta historia en una especie de parábola contemporánea para la computación como
magia. Los hackers que transportan este virus al mundo lo hacen porque son particularmente vulnerables a una
especie de infección neurolingüística. En Snow Crash, el espacio de cómputo te toca a través de una especie de
código, un lenguaje de procedimiento que opera tanto en la conciencia como en el mundo.

Precisamente porque el lenguaje ocupa un estatus especial como tecnología intelectual, su papel como capa o
medio epistemológico ha interesado a los filósofos desde Platón hasta John Searle. En el contexto del código, el
lenguaje puede reformatear el mundo y la mente. Sin el vocabulario correcto, es difícil, a veces casi imposible
articular ciertas ideas, particularmente en el contexto de los sistemas técnicos. Las lenguas humanas parecen
adquirir palabras de diferentes colores en una secuencia predecible, por ejemplo, y la existencia de la palabra hace
posible, con fines culturales, la realidad del color: sin la palabra "verde", la banda del espectro desaparece en la

concepto vecino de "azul". 5 Los hablantes de estos idiomas tienen los mismos ojos, el mismo aparato biológico de visión
que el resto de nosotros, pero no tienen las "estructuras profundas", las "vías neurolingüísticas" en sus cerebros que analizan
esta banda particular del espectro visual. En algún momento, el equipo biológico universal de nuestro sensorium da paso al
poder relativo del lenguaje para estructurar y priorizar la experiencia.

El corolario de este poder distintivo del lenguaje es que algunos encantamientos no pueden ser ignorados: nos
alteran permanentemente cuando los interpretamos y entendemos. En Snow Crash, Stephenson imagina que el
dios Enki destruyó deliberadamente el sistema universal de transmisión que era el lenguaje sumerio al liberar un
virus nam-shub que, "enroscado como una serpiente alrededor del tronco cerebral humano", revolvió la capacidad
de la humanidad para comprender otras señales sumerias.6 Al vincular este momento con la mítica Torre de
Babel,Snow Crashconvierte al nam-shub en una reliquia de un lenguaje universal que una vez se perdió pero que
ahora se recupera (y se le da un uso infame). Así Stephenson aprovecha los mitos mucho más profundos del
lenguaje como encantamiento. Si el código puede ser mágico y los hackers son sus chamanes, todavía lo
reconocemos como un sistema simbólico que opera en la intersección de la cognición y la realidad. Al invertir la
figura del código con el poder cultural, también respaldamos la noción de que funciona en una plataforma: la idea
de que la humanidad podría ejecutar un sistema operativo universal.

Entonces, el código puede ser mágico, el código puede cambiar el mundo y el código puede cambiar la mente.
Pero, ¿cómo funciona esto realmente? ¿Cuáles son las entidades, las estructuras de operación en ese espacio de
cómputo? En de Snow Crash sistema operativo neosumeria existen mí, unidades particulares del lenguaje que
incorporan los conceptos de civilización vitales. Este tropo también es conocido por otras tradiciones, donde
figuras tramposas como Prometeo o Coyote roban tecnologías conceptuales (por ejemplo, fuego) de los dioses. En
un sentido yoson objetos que pueden ser transportados y de alguna manera desplegados entre poblaciones. Pero
también son cuerpos de conocimiento, conjuntos de reglas y procedimientos, que pueden implementarse en la
práctica. Son entidades técnicas que tienen su propia existencia independiente de sus practicantes humanos, pero
que operan a través de la cultura. Son algoritmos.

Este es un libro sobre el algoritmo como vehículo o herramienta de cálculo: el objeto en la intersección del
espacio computacional, los sistemas culturales y la cognición humana. Necesitamos una comprensión más
profunda del algoritmo para comprender cómo los sistemas de cómputo están transformando nuestro mundo
actual. En ese sentido, esto es un ejercicio de alfabetización, un experimento para desarrollar una "lectura
algorítmica" del mundo. El papel de las humanidades y las metodologías de lectura crítica-algorítmica de lectura
son vitales para enfrentar efectivamente la ambigüedad y la complejidad en juego en la incómoda intersección de
la computación y la cultura. Pero este es también un estudio de carácter de una idea desde su presencia cultural
contemporánea hasta sus fundamentos filosóficos. Desplome de la nieveilustra claramente las tensiones en juego
cuando los algoritmos unen espacios computacionales, míticos y culturales. No es tanto una historia sobre el poder
del código, sino su incómodo abrazo de lo real, lo ideal y lo imaginario bajo la apariencia del algoritmo.

Esta figura del algoritmo como una estructura cuasi mística del conocimiento implementado es generalizada y
poco conocida. Nunca hemos estado más cerca de hacer real la metáfora del conocimiento computacional
completamente implementado de lo que somos hoy, cuando una explosión de plataformas y sistemas está
reinventando la práctica y la identidad culturales, a menudo implementando un yo descargado como una
aplicación o configurando como un servicio en línea . Estamos rodeados de nam-shubs que obedecemos de
manera casi incuestionable, desde los cuadros de diálogo y las indicaciones que completamos en las plataformas
de redes sociales hasta el cálculo arcano de las puntuaciones de crédito. Para comenzar a excavar el algoritmo,
debemos comprender el alcance completo del pensamiento computacional y sus interacciones con los mitos del
lenguaje de procedimientos, comenzando con lo que creemos que los algoritmos deberían ser.

La catedral de la computación
Cuando tecnólogos, investigadores y empresarios hablan de la cultura computacional de hoy, este mito
profundo del algoritmo es:

Ocultado típicamente por capas de retórica racionalizadora y metáforas de procedimiento del diseño de software.
De hecho, el conjunto de metáforas más prevalente parece ser el del código como estructura: plataformas,
arquitecturas, objetos, portales, puertas de enlace. Esto sirve tanto para despersonificar el software, diluyendo la
noción de agencia de software (los edificios son pasivos; son los arquitectos, los ingenieros y los usuarios que
actúan) como para verificar el código como una construcción objetiva, como un edificio, que existe en el mundo.

Sin embargo, incluso dentro de este lenguaje arquitectónico, la figura mitológica del algoritmo se reafirma.
Considera la popularidad de la catedral como una metáfora del código. Maravillosa historia de la aparición de la
computación de George Dyson se titula Turing ' s Cathedral. Otra instancia clásica es el libro de Eric Raymond
sobre desarrollo de software de código abierto, The Cathedral and the Bazaar (Raymond estaba defendiendo el
modelo de bazar más transparente, en lugar del enfoque de arriba hacia abajo de la catedral). Pero quizás la mejor
analogía se ofreció en la IEEE Computer Society en 1988: "El software y las catedrales son

casi lo mismo: primero los construimos, luego oramos ”. 7 Esto se entendió como una broma, por supuesto,
pero esconde una verdad más profunda sobre nuestra relación con la figura del algoritmo actual. La
arquitectura del código se basa en una estructura de creencia y en una organización lógica de bits.

La catedral no es una metáfora perfecta para el cálculo, pero sus defectos señalan precisamente lo que nos falta.
Una catedral es una estructura física y espiritual, una casa de Dios. En ese sentido, la apariencia física del edificio
cuenta historias particulares sobre la fe y la práctica (por ejemplo, una fuente bautismal, una nave que apunta al
este, ilustraciones de historias bíblicas). Pero también sugiere un modo particular de acceso al espacio invisible de
la religión, la casa de Dios que existe más allá de la realidad física: la transubstanciación, las reliquias y las
ceremonias son parte del espectáculo de la catedral que refleja la maquinaria invisible de la fe. Sin embargo, la
mayor parte de esa maquinaria permanece inevitablemente oculta: cismas, presupuestos, escándalos,
inconsistencias doctrinales, y otros elementos de lo que un ingeniero de software podría llamar el "back-end" de la
catedral no son parte de la fachada física o espiritual presentada al mundo. De hecho, cuando el espectáculo
tartamudea por un momento y se ve algo incómodo, el instinto normal es ignorarlo, apuntalar la fachada de la
catedral para mantener la fe. Una catedral es un espacio para la creencia colectiva, una estructura que encarna un
marco de entendimiento sobre el mundo, algunos visibles y otros no.

Esta es una metáfora útil para comprender la relación que tenemos con los algoritmos actuales. Escribiendo en
The Atlantic a principios de 2015, el crítico de cultura digital y diseñador de juegos Ian Bogost expresó nuestra
relación cada vez más mitológica con el software en un artículo titulado "La catedral de la computación". Bogost
sostiene que hemos caído en una "teocracia computacional" que reemplaza a Dios con el algoritmo:

Nuestra cultura supuestamente algorítmica no es un fenómeno material sino una devoción, una súplica hecha a
las computadoras que la gente ha permitido reemplazar a los dioses en sus mentes, incluso cuando afirman que
la ciencia nos ha hecho impermeables a la religión.8

Argumentó que hemos adoptado una relación basada en la fe con las máquinas de la cultura algorítmica que
nos llevan por las calles de la ciudad, nos recomiendan películas y nos proporcionan respuestas a las consultas de
búsqueda. Imaginamos estos algoritmos como elegantes, simples y eficientes, pero son conjuntos en expansión
que involucran muchas formas de trabajo humano, recursos materiales y elecciones ideológicas.

El argumento central de Bogost es el siguiente: mientras imaginamos los algoritmos como un pináculo de la
Ilustración, el pensamiento racionalista, nuestros compromisos con ellos funcionan en un modo muy diferente. A
través de cajas negras, tableros de instrumentos bien diseñados y ofuscando interfaces de programas de
aplicación, se nos pide que tomemos este cálculo por fe. Del mismo modo que los trabajadores de la fábrica mal
pagados que producen nuestros aparatos de alta tecnología se ocultan detrás del diseño y la comercialización
elegantes de objetos de metal pulido que parecen manifestarse directamente desde algún tipo de utopía de la
máquina, sin ser tocados por manos humanas, así también nosotros, los ansiosos audiencia de esa utopía, acepte
sin dudar los resultados de los algoritmos de software como los productos mágicos de la computación. La
mercantilización de la Ilustración tiene un precio. Convierte el progreso y la eficiencia computacional en un
rendimiento,

Y lo creemos porque hemos vivido con este mito del algoritmo durante mucho tiempo, mucho más que los
pioneros computacionales.
Alan Turing o incluso Charles Babbage y sus especulaciones sobre las máquinas pensantes. La catedral es una
metáfora generalizada aquí porque ofrece una lógica ordenadora, una superestructura u ontología de cómo
organizamos el significado en nuestras vidas. Bogost tiene razón al citar la Ilustración en su artículo, aunque
argumentaré la relación entre la cultura algorítmica y esa tradición de racionalismo es más complicada que un
simple rechazo o deificación. El problema con el que estamos luchando hoy no es que hayamos convertido la
computación en una catedral, sino que la computación ha reemplazado cada vez más a una catedral que ya estaba
aquí. Esta es la catedral de las ambiciones de la Ilustración para un sistema universal de conocimiento.

Abordaré esta relación más de cerca en el capítulo 2, pero por ahora solo necesitamos apreciar las implicaciones
de la catedral de la computación como una forma abreviada de un sistema unificado de comprensión. El trabajo en
bajorrelieve, las estatuas y las inscripciones de las grandes catedrales europeas son microcosmos del cristianismo,
que recapitulan el Evangelio y otras narraciones bíblicas clave, así como las historias de su propia creación como
declaraciones de fe duraderas y completas. Los sistemas computacionales contemporáneos desempeñan el mismo
rol de presentar una visión unificada del mundo a través de interfaces limpias y datos cuidadosamente
seleccionados, todo lo que desee saber, ahora disponible como una aplicación. La computación ofrece un camino
para la consiliencia, o la unificación de todos los campos de conocimiento en un solo árbol:

Una de las pocas investigaciones de larga duración del algoritmo como concepto, el advenimiento del algoritmo
del historiador matemático David Berlinski , incluso concluye con un argumento que conecta la noción de
computación universal con el diseño inteligente. Argumenta que el algoritmo, una lente para la noción de "cálculo
efectivo", ha hecho

nada menos que haber “hecho posible el mundo moderno” 9. Berlinski ve “la apariencia de inteligencia en las
costas extraterrestres”, es decir, en los espacios de cómputo, como evidencia adicional de que algunos

La explicación de la naturaleza del universo debe existir más allá de la

sistema en sí. 10 Su trabajo se centra en la distinción entre información y significado, entre el trabajo que realiza una
Máquina de Turing para procesar símbolos en una cinta y el impacto de esos símbolos en la mente humana. Escuchamos los
ecos de Snow Crash en la sugerencia de que Turing y el matemático Emil Post visiones de máquinas de cálculo
universales son

Responde a un mundo de pensamiento, y no importa en absoluto. ... La esencia de sus máquinas está en otra
parte, en un universo en el que los símbolos son manejados por símbolos de acuerdo con reglas que ellos
mismos se expresan en símbolos.

El lugar en el que residen estas máquinas es la mente humana. 11 Esta es precisamente la apoteosis que
Bogost menciona en su ensayo, lo que sugiere que hemos ocultado las realidades materiales de los algoritmos
detrás de una noción mística de computación como una verdad universal. Vemos esta fe en la computación
invocada repetidamente en la intersección de algoritmos y cultura. La declaración de la misión de Facebook es
"dar a las personas el poder de compartir y hacer que el mundo sea más abierto y conectado", una posición que
incorpora suposiciones como el argumento de que sus algoritmos de gráficos sociales nos otorgarán poder; que su
plataforma cerrada y propietaria llevará a una mayor transparencia; y esa transparencia conduce a la libertad, y tal
vez a la empatía. Uber está "evolucionando en la forma en que el mundo se mueve. Al conectar sin problemas a los
usuarios con los conductores a través de nuestras aplicaciones, hacemos que las ciudades sean más accesibles,
abriendo más posibilidades para los usuarios y más negocios para los conductores. "La teocracia de la
computación no solo cambiará el mundo sino que lo evolucionará, y abrirá nuevas posibilidades para los usuarios,
vinculando el comercio privativo y la libertad individual. Estos cambios se realizarán no solo en el ámbito
material, sino también en los espacios cultural, mental e incluso espiritual del poder y la agencia. El algoritmo nos
ofrece la salvación, pero solo después de que aceptamos sus términos de servicio.

La lección importante aquí no es simplemente que el capitalismo de riesgo de Silicon Valley es la ideología que
financia gran parte de nuestra construcción contemporánea de la catedral, o incluso la advertencia de Bogost
sobre la computación como una nueva teología. La lección es que es mucho más difícil cuestionar un conjunto de
ideas cuando se ensamblan en una estructura interconectada. UNA La expresión aparentemente completa y
consistente de un sistema de conocimiento no ofrece costuras, no hay puntos de acceso que sugieran que podría
haber un exterior o una alternativa a la estructura. La historia de los algoritmos es la historia de la brecha: el
espacio entre los sistemas computacionales ideal e implementado, o entre la información y el significado. Las
historias que nos contamos a nosotros mismos para lidiar con el creciente poder de cómputo en nuestras vidas a
veces rastrean estas tensiones, pero a menudo ignoran la brecha a favor de un mundo más cómodo o más mágico.
Como lo expresó el famoso antropólogo Bronislaw Malinowski hace casi un siglo, “la magia le proporciona al
hombre primitivo una serie de actos y creencias rituales confeccionados, con una técnica mental y práctica
definida que sirve para salvar las brechas peligrosas en cada búsqueda importante. situación crítica."12 Ante el
rápido avance de la computación, parece que nos sentimos más primitivos todo el tiempo.

Este libro no es un argumento a favor o en contra del algoritmo, sino un nuevo mapa del territorio basado en su
papel vital como herramienta que implementa ideas computacionales. En pocas palabras, el algoritmo se extiende
por la brecha. Compilado a partir de materiales intelectuales computacionales y humanos, negocia
constantemente las tensiones entre la computación y la realidad material. Proyecta una doble sombra, iluminada
en diferentes lados a la luz de la lógica matemática y la comprensión cultural, y este libro es un esfuerzo por trazar
la silueta de esta idea proteica.

Programa del libro

Comenzamos con un esbozo del algoritmo desde sus raíces intelectuales hasta su presencia contemporánea en la
cultura. El Capítulo 1 presenta una lectura completa del algoritmo como un concepto crítico en cuatro líneas
intelectuales, comenzando con sus fundamentos en informática y la noción de "computabilidad efectiva". La
segunda línea considera la cibernética y los debates en curso sobre encarnación, abstracción e información. teoría.
Tercero, vuelvo a la magia y su superposición con el simbolismo, involucrándome con las nociones de software,
"fuente" y el poder de las metáforas para representar la realidad. Cuarto, recurro a la larga historia de la tecnicidad
y la coevolución de la humanidad con nuestras herramientas culturales. Sintetizando estos hilos, ofrezco una
definición del algoritmo como máquina de la cultura en el contexto del proceso y la implementación.

Desde allí pasamos a una cuenta del proyecto financiado por DARPA para crear un asistente inteligente (ahora
conocido como Siri). El Capítulo 2 explora las formas en que Google, Apple y otras corporaciones han convertido
el desarrollo de algoritmos culturales en búsquedas epistemológicas de autoconocimiento y conocimiento
universal. El conocimiento anticipatorio e íntimo prometido por Siri, llevado a su extremo lógico en la película de
Spike Jonze , es un intento de trazar el espacio interior de la psique individual más a fondo que cualquier amante.
Esta seducción contrasta perfectamente con el impulso de Google para crear un "Star Trek computadora ”que
puede responder a cualquier pregunta usando su mapa perfecto de conocimiento externo compartido. Estas
búsquedas son a la vez románticas y racionales, y buscan un estado trascendente de conocimiento, un estado al
que solo se puede llegar con mecanismos que finalmente eclipsan al humano. A través de sus ambiciones de
desarrollar algoritmos que puedan "responder, conversar y anticiparse", los titanes de la tecnología que dan forma
a nuestro futuro algorítmico están construyendo un nuevo marco epistemológico de lo que es conocible y deseable:
una jerarquía intelectual de necesidades que en última instancia, no solo el público Esfera de la información pero
espacio interior de la identidad humana. Yuxtapongo esta búsqueda de conocimiento con su gran precursor de la
iluminación, la creación de la primera Ecyclopedie. por el filósofo-editor Denis Diderot, trazando los paralelos en
la construcción de dos máquinas de la cultura para la perfección del conocimiento.

Una vez establecido el surgimiento del conocimiento algorítmico, la historia se centra en el aumento de la
estética algorítmica en el capítulo 3. Netflix sirve como nuestra lámina: su rechazo de un enfoque estadístico de
grandes datos al gusto a favor de un modelo híbrido humano-computacional ha llevado a el proyecto Borges-esque
de taxonomizar todas las películas reales y potenciales en uno de los 76,897 géneros. Esta empresa analítica
masiva da forma a las inversiones creativas de la compañía en el trabajo original, en particular su serie de
televisión original House of Cards.Utilizo la historia del desarrollo y la distribución del programa para argumentar
que los modelos algorítmicos de la cultura son cada vez más influyentes e ineludibles. La posición afectiva y
comercial de la serie nos ofrece una visión de la nueva estética algorítmica que es personalizada y monolítica de
manera competitiva. Termino el capítulo argumentando que Netflix demuestra el poder y las trampas del arbitraje
cultural mediante la manipulación de ciertos tipos de abstracción computacional para lograr el éxito cultural y
financiero.

A medida que los algoritmos se vuelven más adeptos a leer datos culturales y realizar arbitrajes en tiempo real
(utilizados aquí en el sentido de arbitraje de precios financieros, pero también arbitraje cultural como se describe
en el capítulo anterior), están adquiriendo nuevas formas de trabajo intelectual. Están creando y creando, pero
también están simplificando y abstrayendo, creando una capa de interfaz entre los consumidores y el complicado
proceso de, por ejemplo, obtener un taxi o contratar a un ama de llaves. El Capítulo 4 comienza con el juego
satírico de Facebook de Ian Bogost, Cow Clickery su envío del movimiento de “gamificación” para agregar
cuantificación y pensamiento algorítmico a muchas facetas de la vida cotidiana. Dichos juegos dificultan los
límites entre el trabajo y el juego, al igual que formas mucho más serias de gamificación como Uber y los
trabajadores de almacenes de alta tecnología cuyos segundos y pasos se miden por su eficiencia. En conjunto,
estos nuevos modelos de trabajo anuncian una nueva forma de trabajo alienado para la era algorítmica. En
nuestro presente de ciencia ficción, los humanos son procesadores que manejan tareas simples asignadas por un
aparato algorítmico. Basándose en la figura histórica del autómata, una notable colección de poesía mecánica
turca titulada Del subcontrato, y la concepción de empatía de Adam Smith en su Teoría de los sentimientos
morales, Exploro las consecuencias del capitalismo computacional en la política, la empatía y el valor social.

La raíz del cambio de mar algorítmico es la reimaginación del valor en términos computacionales. El Capítulo 5
lidera la caída repentina en 2010 y el creciente dominio del comercio algorítmico en los mercados internacionales
(descrito por el periodista Michael Lewis Flash Boys,entre otros) para enmarcar una lectura de Bitcoin y
criptomonedas relacionadas. Al definir la unidad de intercambio a través de ciclos computacionales, Bitcoin
cambia fundamentalmente la comunidad de moneda basada en la fe de un materialista a un sistema de valores
algorítmicos. El arbitraje algorítmico está forzando transiciones similares en la atribución de valor y significado en
muchos espacios de intercambio cultural, desde Facebook hasta el periodismo. El cambio fundamental de valorar
el objeto cultural en sí mismo a valorar las redes de relaciones que el objeto establece o apoya conduce a nuevas
prácticas y estéticas de producción, donde la forma y el género dan paso a memes y trabajos colaborativos
nebulosos. Usando Bitcoin como ejemplo de este nuevo modelo de valor, concluyo considerando las consecuencias
del valor programable para la noción de una esfera pública en el siglo XXI.

En la coda repaso brevemente esta genealogía del algoritmo para considerar nuestras perspectivas futuras para
lograr los deseos hermanados incrustados en el corazón de la computabilidad efectiva: la búsqueda del
conocimiento universal y el autoconocimiento perfecto. Estas ambiciones son particularmente vitales para las
humanidades, y no podemos detenernos en la lectura algorítmica. Para lidiar verdaderamente con la edad del
algoritmo y nuestro creciente enredo con los procesos culturales computacionales, debemos actuar como
académicos, maestros y, sobre todo, como actores de la investigación humanística. Necesitamos humanidades
experimentales, un conjunto de estrategias para el compromiso directo con la producción algorítmica y la
erudición, basándose en teorías de la improvisación e investigación experimental para argumentar que una cultura
de proceso, de producción algorítmica, Requiere una crítica procesal que sea a la vez reflexiva y juguetona. Así es
como podemos comenzar a entender la figura del algoritmo como un rediseño del espacio para la imaginación
cultural y convertirnos en verdaderos colaboradores con máquinas de la cultura en lugar de sus adoradores o, peor
aún, sus mascotas.

Notas

1 Para una rica historia sobre la figura del chamán, vea Eliade, chamanismo.

2. Levy, Hackers.

3. Chun, Estudios de Software, 175.

4. Turner, de la contracultura a la cibercultura.


5. Kay et al., The World Colour Survey; Berlín y Kay, Términos Básicos de Color; Loreto, Mukherjee y Tria,
"Sobre el origen de la jerarquía de nombres de colores".

6. Stephenson, Snow Crash, 218.

7 Tully, ISPW '88 .

8. Bogost, "La catedral de la computación".

9. Berlinski, El advenimiento del algoritmo, xi, xv.

10. Ibid., 305.

11. Ibid., 203.

12. Malinowski y Redfield, Magia, Ciencia y Religión y otros ensayos, 70.

1 ¿Qué es un algoritmo?

Si queremos vivir con la máquina, debemos entender la máquina, no debemos adorar a la máquina.

Norbert Wiener 1

Ascenso de las máquinas de la cultura

En algún momento a finales de la década de 2000, nuestra relación con las computadoras cambió. Comenzamos a
cargar los dispositivos en nuestros bolsillos, mirándolos a la mesa, murmurando en voz baja a ellos en la esquina.
Dejamos de pensar en hardware y empezamos a pensar en aplicaciones y servicios. Hemos venido no solo a usar
sino a confiar.sistemas computacionales que nos dicen a dónde ir, con quién salir y qué pensar (por mencionar
solo algunos ejemplos). Con cada clic, cada acuerdo de términos de servicio, aceptamos la idea de que big data,
sensores ubicuos y diversas formas de aprendizaje automático pueden modelar y regular beneficiosamente todo
tipo de sistemas complejos, desde elegir canciones hasta predecir delitos. En el camino, una palabra vieja se ha
vuelto a hacer nueva: el algoritmo. Omitido o sobrevalorado, el algoritmo rara vez se toma en serio como un
término clave en el trabajo cultural que las computadoras hacen por nosotros. Este libro separa esa palabra y la
vuelve a armar, mostrando cómo los algoritmos funcionan como máquinas culturales que necesitamos para
aprender a leer y comprender.

Los algoritmos están en todas partes. Ya dominan el mercado de valores, componen música, conducen autos,
escriben artículos de noticias y escriben largas pruebas matemáticas, y sus poderes de autoría creativa apenas
están comenzando a tomar forma. Las corporaciones guardan celosamente las cajas negras que ejecutan estos
conjuntos de datos y procesos. Incluso los ingenieros detrás de algunos de los sistemas algorítmicos más exitosos y
omnipresentes en el mundo, ejecutivos de Google y Netflix, por ejemplo, admiten que entienden solo algunos de
los comportamientos que exhiben sus sistemas. Pero su retórica es aún trascendente y emancipatoria, y toca
muchas de las mismas notas tecno-utópicas que los mitos del código como magia cuando equiparan la
computación con la justicia y la libertad transformadoras. La teología de la computación que Ian Bogost identificó
es un militante de fe,

Este es el contexto en el que utilizamos algoritmos hoy: como piezas de magia técnica cotidiana que confiamos
al reservar vacaciones, sugerir posibles parejas, evaluar ensayos de pruebas estandarizados y realizar muchos otros
tipos de trabajo cultural. Los comerciantes de Wall Street dan a sus "algos" financieros nombres como Ambush y
Raider, pero a menudo no tienen idea de cómo funcionan sus cajas negras para hacer dinero. 2 Como palabra clave
en el espíritu del crítico cultural Raymond Williams, 3 la palabra algoritmo abarca con frecuencia una serie de procesos
computacionales que incluyen una estrecha vigilancia de los comportamientos de los usuarios, la agregación de "datos
grandes" de la información resultante, los motores analíticos que combinan múltiples formas de cálculo estadístico para
analizar esos datos y, finalmente, un conjunto de acciones orientadas a las personas. , recomendaciones e interfaces que
generalmente reflejan solo una pequeña parte del procesamiento cultural que se realiza entre bastidores. La computación
viene a tener una especie de presencia en el mundo, convirtiéndose en una "cosa" que oculta y resalta formas particulares de
lo que Wendy Hui Kyong Chun llama "programabilidad", una noción que nosotros consideramos.

volverá a en el disfraz de computacionalismo a continuación. 4

Es precisamente esta naturaleza proteica de la computación lo que nos molesta y nos atrae. En algunos
momentos, los sistemas computacionales parecen ajustarse a ese estándar de discreción de "cosa", como el mito
sumerio de mí o un botón de aplicación brillante en la pantalla de un teléfono inteligente. En otros momentos, son
mucho más difíciles de distinguir de los entornos culturales más amplios: en qué medida los programas de
corrección ortográfica cambian la dicción y las elecciones gramaticales a través de sus miles de millones de
correcciones sutiles, y cómo desentrañamos el conjunto de códigos, diccionarios y gramáticas subyacentes. ¿ellos?
Si bien los efectos culturales y los efectos de la computación son complejos, estos sistemas funcionan

En el mundo a través de instrumentos diseñados e implementados por los seres humanos. Para establecer un
marco crítico para la lectura de la computación cultural, debemos comenzar con esos instrumentos, atascados
juntos en el humilde recipiente del algoritmo.

Nuestra mirada a Snow Crash reveló las capas de magia, "fuente" y la creencia estructurada que sustenta la
fachada del algoritmo en la cultura actual. Ahora nos dirigimos a los ingenieros e informáticos que implementan
sistemas computacionales. Basado en la informática, esta versión del algoritmo se basa en la historia de las
matemáticas. Un algoritmo es una receta, un conjunto de instrucciones, una secuencia de tareas para lograr un
cálculo o resultado particular, como los pasos necesarios para calcular una raíz cuadrada o tabular la secuencia de
Fibonacci. La palabra en sí deriva de Abu . Abdallah Mu.ammad ibn Musa al-Khwarizmi, el famoso matemático
del siglo IX en el siglo XIX (de cuyo nombre también se deriva el álgebra). AlgorismoFue originalmente el proceso
para calcular los números hindú-árabes. A través de al-Kwarizmi, el algoritmo se asoció con los conceptos
revolucionarios de notación posicional, el punto decimal y cero.

A medida que la palabra ganó popularidad en los siglos que siguieron, "algoritmo" vino a describir cualquier
conjunto de instrucciones matemáticas para manipular datos o razonar a través de un problema. Los babilonios
usaron algunos de los primeros algoritmos matemáticos para derivar raíces cuadradas y números de factores. 5
Euclid ideó un algoritmo para tomar dos números y encontrar el mejor divisor común que comparten. A lo largo de esta
evolución, el algoritmo conservó una característica esencial que pronto se convertirá en el centro de la historia: simplemente
funciona. Es decir, un algoritmo entrega de manera confiable un resultado esperado dentro de un período de tiempo finito
(excepto, quizás, para los casos de vanguardia que fascinan a los matemáticos e ingenieros enojados).

El historiador Nathan Ensmenger cuenta cómo la disciplina académica de la informática se fusionó solo
después de que sus defensores adoptaron el concepto del algoritmo, con uno de los fundadores del campo, Donald
Knuth, que rastreaba los orígenes del campo hasta al-Khwarizmi en su seminal

Libro de texto El arte de la programación informática .6 El algoritmo era un objeto ideal de estudio, fácil de
comprender y de interminable confusión:

Al sugerir que el algoritmo era tan fundamental para el

La actividad técnica de la computación como las leyes de movimiento de Sir Isaac Newton se refería a la física,
Knuth y sus colegas científicos de la computación podían reclamar una comunión total con la comunidad más
grande de
científicos. 7

Y, sin embargo, como señala el matemático Yiannis Moschovakis, el argumento de Knuth sobre qué algoritmos
son en realidad es un caso extremadamente raro en el que la pregunta está en primer plano.8 Para los
informáticos, el término sigue siendo más una noción intuitiva y no examinada que un concepto lógico delineado
basado en una teoría matemática de la computación.

Gracias en gran parte a Knuth, el algoritmo actual es un concepto fundamental en ciencias de la computación,
una piedra angular intelectual que generalmente se cubre en el curso introductorio de Algoritmos y Estructuras de
datos para estudiantes de pregrado. Los algoritmos representan soluciones repetibles y prácticas para problemas
como la factorización de un número en sus componentes de números primos más pequeños o la búsqueda de la
ruta más eficiente a través de una red. El enfoque principal de la investigación algorítmica contemporánea no es si
funcionan, sino con qué eficiencia y con qué compromisos en términos de ciclos de CPU, memoria y precisión.

Podemos destilar este enfoque pragmático de los algoritmos a una única diapositiva de PowerPoint. Robert
Sedgewick, un investigador líder en algoritmos computacionales, también pasó a enseñar la versión de algoritmos
y estructuras de datos que tomé como estudiante universitario; él llama al algoritmo un "método para resolver un
problema" en su

Material circulante del curso. 9 Esto es lo que llamo el pragmático ' definición s: la noción de un ingeniero de
algoritmos orientados a la definición de los problemas y soluciones. La definición del pragmático fundamenta su
afirmación de verdad en la utilidad: los algoritmos son aptos para un propósito, iluminando caminos entre
problemas y soluciones. Este es el marco crítico que domina las salas de descanso y las estaciones de trabajo de los
ingenieros de Google, Apple, Amazon y otros gigantes de la industria. Como los describe Google: “Los algoritmos
son los procesos y fórmulas informáticos.

eso toma sus preguntas y las convierte en respuestas. ” 10 Para muchos ingenieros y tecnólogos, los algoritmos son
simplemente el trabajo, el medio de su trabajo.

La definición pragmática deja al descubierto la política esencial de la Algoritmo, su complicidad transparente


en la ideología de la razón instrumental que el erudito de la cultura digital David Golumbia critica en su crítica de
la computación. 11 Por supuesto, esto es lo que hacen los algoritmos: son métodos que heredan la tradición inductiva del
método científico y la ingeniería de Arquímedes a Vannevar Bush. Resuelven problemas que han sido identificados como
tales por los ingenieros y empresarios que desarrollan y optimizan el código. Pero tales implementaciones nunca son
simplemente código: un método para resolver un problema implica inevitablemente todo tipo de inferencias técnicas,
intelectuales, intervenciones y filtros.

Como ejemplo, considere el problema clásico de informática del vendedor ambulante: ¿cómo se puede calcular
una ruta eficiente a través de una geografía de destinos a varias distancias entre sí? La pregunta tiene muchos
análogos del mundo real, como enrutar a los conductores de UPS, y de hecho, esa compañía ha invertido cientos
de millones de dólares en un algoritmo de 1.000 páginas llamado ORION que basa sus decisiones en parte en la
heurística de los vendedores ambulantes. 12 Y, sin embargo, el problema de los vendedores ambulantes se imagina que
cada destino es un punto idéntico en un gráfico, mientras que las entregas de UPS varían mucho en la cantidad de tiempo que
tardan en completarse (cargar un paquete pesado con un carrito de mano, por ejemplo, o evitar el terrier del propietario). ). El
modelo algorítmico del universo de ORION debe equilibrarse entre abstracciones computacionales particulares (cada parada
es un punto sin características, fungible), la experiencia vivida y la retroalimentación de los conductores humanos, y los datos
que la compañía ha recopilado sobre el estado de las señales de alto en el mundo. , y así. La cuestión de la informática para
optimizar las rutas a través de una red debe compartir la etapa computacional con la autonomía de los conductores, la
imposición de un seguimiento cuantificado en las decisiones micro logísticas, como si hay que girar a la derecha o a la
izquierda.

ORION y su "solución" de 1.000 páginas a este problema enmarañado es, por supuesto, un proceso o sistema en
continua evolución en lugar de una elegante ecuación para la coordinación ballética de camiones marrones. Sus
ecuaciones y modelos computacionales del comportamiento humano son solo un ejemplo entre los millones de
algoritmos que intentan regularizar y optimizar sistemas culturales complejos. La definición del pragmático logra
claridad al construir un edificio (una catedral) de conocimiento tácito, en gran parte en capas en sistemas de
abstracción como el problema del vendedor ambulante. En un cierto nivel de éxito cultural, estos sistemas
también comienzan a crear sus propias realidades: varios jugadores en el sistema comienzan a alterar su
comportamiento de manera que cortocircuitan las suposiciones del sistema. Los foros de discusión en Internet
catalogan las quejas sobre los conductores de entrega que no se molestan en golpear y en su lugar dejan las
etiquetas de las puertas alegando que el residente no estaba en casa. Estos accesos directos funcionan
precisamente porque son invisibles para los sistemas como ORION, lo que permite al conductor guardar segundos
valiosos y tal vez ponerse al día con todas esas otras mediciones queestán siendo rastreados en un día agitado
cuando el horario comienza a deslizarse.

Muchas de las corporaciones más poderosas que existen hoy en día son esencialmente envoltorios culturales
para algoritmos sofisticados, como veremos en los siguientes capítulos. Google ejemplifica una compañía, de
hecho, una cosmovisión completa, construida sobre un algoritmo, PageRank. El algoritmo de transformación de
Amazon involucraba no solo la computación sino también la logística, encontrando formas de subcontratar,
superar y maniobrar a vendedores tradicionales (y más tarde, vendedores de casi todo tipo de productos de
consumo). Facebook desarrolló el algoritmo social más exitoso del mundo para poner a las personas en contacto
unas con otras. Estos son solo algunos ejemplos de algoritmos poderosos, pragmáticos y lucrativos que se
actualizan y modifican constantemente para enfrentar los desordenados espacios culturales que intentan
computar.

Vivimos, en su mayor parte, en un mundo construido por pragmáticos algorítmicos. De hecho, la ambición y la
escala de las operaciones corporativas como Google significa que sus definiciones de algoritmos, cuáles son los
problemas y cómo resolverlos, pueden cambiar el mundo profundamente. Sus variaciones de pragmatismo
inspiran respuestas elaboradas y soluciones opuestas, o lo que el investigador de comunicaciones Tarleton
Gillespie denomina la "negociación tácita" que realizamos para adaptarnos a los sistemas algorítmicos:
enunciamos de manera diferente cuando hablamos con las máquinas, utilizamos etiquetas para hacer más
actualizaciones.

legible, y describe nuestro trabajo en términos amigables para los motores de búsqueda. 13

Las suposiciones tácitas que acechan bajo la definición del pragmático se están volviendo cada vez más difíciles
de ignorar. La aparente transparencia y simplicidad de los sistemas computacionales están llevando a muchos a
verlos como vehículos para una toma de decisiones imparcial. Empresas como UpStart y

ZestFinance considera la computación como una forma de juzgar la confiabilidad financiera y otorgar préstamos a
personas que no pasan las pruebas algorítmicas más tradicionales de

solvencia crediticia, como las puntuaciones de crédito. 14 Estos sistemas esencialmente implementan algoritmos para
contrarrestar el sesgo de otros algoritmos, o más cínicamente para identificar las oportunidades de negocios que otros no
tienen. Sin embargo, las compañías detrás de estos sistemas son relativamente inusuales, al reconocer el marco ideológico de
sus planes de negocios y al tratar explícitamente cómo sus sistemas intentan juzgar el "carácter".

Pero si estos son contra-algoritmos reflexivos diseñados para capitalizar las desigualdades sistémicas, están
respondiendo a sistemas culturales más amplios que normalmente carecen de esa conciencia. El giro
computacional significa que muchos algoritmos ahora reconstruyen y eliminan la realidad legal, ética y percibida
de acuerdo con reglas matemáticas y supuestos implícitos que están protegidos de la vista pública. Como el ético
legal Frank Pasquale escribe sobre algoritmos para evaluar candidatos de trabajo:

Los sistemas automatizados pretenden calificar a todos los individuos de la misma manera, evitando así la
discriminación. Pueden asegurar que algunos jefes ya no basen las decisiones de contratación y despido en
corazonadas, impresiones o prejuicios. Pero los ingenieros de software construyen los conjuntos de datos
extraídos por los sistemas de puntuación; definen los parámetros de análisis de minería de datos; crean los
clusters, enlaces y árboles de decisión aplicados; Generan los modelos predictivos aplicados. Los sesgos y
valores humanos están integrados en cada paso del desarrollo. La informatización puede simplemente conducir
a la discriminación

río arriba. 15

A medida que los algoritmos se adentran en el espacio cultural, la definición pragmática se analiza más
detenidamente de acuerdo con los marcos críticos que rechazan la rúbrica de ingeniería del problema y la
solución, como han argumentado Pasquale, Golumbia y un número creciente de estudiosos de ética algorítmica.
La catedral de abstracciones y sistemas integrados que permiten que los algoritmos pragmáticos del mundo
florezcan puede seguirse hasta sus cimientos en lógica simbólica, teoría computacional y cibernética, donde
encontramos algo curioso entre esa colección de ideas racionales: el deseo.

De la computación al deseo
¿Cuáles son las afirmaciones de verdad que subyacen a los problemas y soluciones del ingeniero, o la filosofía que
subyace a la magia tecnológica de la fuente? Dependen del espacio protegido de computación, el espacio lógico,
procesal e inmaterial donde la memoria y el proceso funcionan de acuerdo con reglas muy diferentes de la cultura
material. El enfoque del pragmático hace un gesto hacia una afirmación filosófica más profunda sobre la
naturaleza del universo, y a menudo depende de ella. Necesitamos entender esa afirmación como la base para la
noción de "computabilidad efectiva", un concepto transformador en la ciencia de la computación que alimenta el
evangelismo algorítmico actual. En su libro Mi madre era una computadora, la teórica de los medios N. Katherine
Hayles lo etiqueta

Afirmación filosófica del régimen de computación. dieciséis Este es otro término para lo que a veces llamo la edad del
algoritmo: la era dominada por la figura del algoritmo como una estructura ontológica para comprender el universo. También
podemos pensar en esto como la "definición computacionalista", que extiende la noción de algoritmo del pragmático e
informa a los modelos de negocios centrales de compañías como Google y Amazon.

En su versión más suave, el computacionalismo argumenta que los algoritmos no tienen un reclamo ontológico
para describir verdaderamente el mundo, pero son altamente efectivos para resolver problemas técnicos
particulares. Los ingenieros son agnósticos sobre el universo como un sistema; lo único que les importa es
modelar con precisión ciertas partes del mismo, como los resultados de búsqueda que mejor se corresponden con
ciertas consultas o los libros que los usuarios de Spokane, Washington, probablemente ordenen hoy. Como
Pasquale y muchos otros críticos de la cultura digital desde Jaron Lanier hasta Evgeny Morozov han argumentado,
incluso las afirmaciones implícitas de eficiencia y el racionalismo "lo suficientemente bueno" en el corazón de la
definición de algoritmos del ingeniero tienen un tremendo impacto en la política, la cultura, y la práctica de la vida
cotidiana,

comprender. 17

La expansión de la retórica de la computación fácilmente se derrama en lo que Hayles llama la "afirmación


dura" para el computacionalismo. En este argumento, los algoritmos no se limitan a describir los procesos
culturales con más o menos precisión: esos procesos son máquinas computacionales que pueden ser duplicadas
matemáticamente (con suficiente financiamiento). De acuerdo con esta lógica, es simplemente una cuestión de
tiempo y ciencia aplicada antes de que las computadoras puedan simular los resultados de las elecciones o el
precio futuro de las acciones con el grado de precisión deseado . Stephen Wolfram, científico y experto en
computación, expone el argumento en su ambiciosa empresa de veinte años, Un nuevo tipo de ciencia:

La idea crucial que me ha permitido crear un marco unificado para el nuevo tipo de ciencia que describo en este
libro es que, al igual que las reglas de cualquier sistema, se pueden ver como correspondientes a un programa,
también su comportamiento puede verse como Correspondiente a una computación. 18

El principio de equivalencia computacional de Wolfram hace la fuerte afirmación de que todos los sistemas
complejos son fundamentalmente computacionales y, al insinuar en las conexiones que establece entre su trabajo
y campos establecidos como la física teórica y la filosofía, cree que el computacionalismo ofrece "una posibilidad
seria de que [a la teoría fundamental para el universo] puede realmente encontrarse " 19. Esta noción de que la
metáfora computacional podría desbloquear un nuevo paradigma de investigación científica conlleva tremendas
implicaciones sobre la naturaleza de los sistemas físicos, el comportamiento social y la conciencia, entre otras cosas, y en su
más extremo sirve como una ideología de trascendencia para aquellos que tratar de usar sistemas computacionales para
modelar y entender el universo.

Citando a Wolfram y sus colegas en computación Harold Morowitz y Edward Fredkin, Hayles rastrea el
surgimiento de una ideología de computación universal basada en la ciencia de la complejidad: si el universo es
una computadora gigante, no solo es eficiente sino también intelectualmente necesaria para desarrollar modelos
computacionales para Problemas culturales como la evaluación de solicitudes de préstamo o modelado de
conciencia. Puede que los modelos no sean perfectos ahora, pero mejorarán a medida que los usemos, porque
emplean los mismos bloques de construcción computacionales que el sistema que emulan. En un nivel más
profundo, el computacionalismo sugiere que nuestro conocimiento de la computación responderá muchas
preguntas fundamentales: la computación se convierte en un solvente universal para los problemas de las ciencias
físicas, las matemáticas teóricas y la cultura por igual. La búsqueda de conocimiento se convierte en una búsqueda
de cálculo,

Pero por supuesto los modelos siempre comprimen o abrevian la realidad. Si el punto de anclaje para la
definición pragmática del algoritmo es su flexibilidad indefinible basada en la comprensión tácita de lo que cuenta
como un problema y una solución, el punto de anclaje aquí es la noción de abstracción. El argumento para el
computacionalismo comienza con Universal Turing Machine, la asombrosa visión de una computadora del
matemático Alan Turing que puede completar cualquier cálculo finito simplemente leyendo y escribiendo en una
cinta infinita marcada con is y os, moviendo la cinta hacia adelante o hacia atrás según la corriente Estado de la
máquina. Usando solo este simple mecanismo, se podría emular cualquier tipo de computadora, desde una
calculadora científica que encuentra el área bajo una curva hasta un Nintendo que mueve a Mario a través de una
pantalla de televisión. En otras palabras,

La Máquina universal de Turing es un experimento mental que determina los límites de lo que es computable:
Turing y su compañero matemático Alonzo Church luchaban con los problemas de límites de las matemáticas. En
un encuadre, presentado por el matemático David Hilbert, conocido como el Entscheidungsproblem,la pregunta
es si es posible predecir cuándo o si un programa en particular se detendrá, terminando sus cálculos con o sin una
respuesta. Sus respuestas a Hilbert, ahora llamada la tesis de Church-Turing, definen algoritmos para los teóricos
de una manera que es ampliamente aceptada pero, en última instancia, no demostrable: un cálculo con números
naturales, o lo que la mayoría de nosotros conocemos como números enteros, es "computable efectivamente" ( es
decir, si se les da suficiente tiempo y lápices, un humano podría hacerlo) solo si la Máquina Universal de Turing
puede hacerlo. La tesis usa esta definición informal para unir tres tesis matemáticas diferentes y rigurosas sobre
computación (máquinas de Turing, cálculo lambda de Church y el concepto de funciones recursivas del
matemático Kurt Godel), traduciendo sus afirmaciones matemáticas específicas en una declaración de límites más
general sobre

Los límites de la abstracción computacional.

En otro encuadre, como argumenta David Berlinski en su historia matemática El advenimiento del algoritmo,
el límite de computabilidad con el que Turing, Godel y la Iglesia estaban luchando también fue una investigación
sobre los fundamentos profundos de la lógica matemática. 20 Godel demostró, para consternación general, que era
imposible que un sistema lógico simbólico fuera internamente coherente y comprobable utilizando solo declaraciones dentro
del sistema. La afirmación de verdad o la validación de tal sistema siempre dependería de alguna presunción externa o
afirmación de validez lógica: las tortugas bajan completamente. Church lidió con este problema y desarrolló el cálculo
lambda, una demostración magistral de abstracción que sirvió de base filosófica para numerosos lenguajes de programación
décadas después de su trabajo. 21 Tal como lo expresa Berlinski, Turing tenía "una capacidad extraordinaria y casi
infalible para analizar el trabajo de su tiempo y en el discernimiento discernir las líneas generales de algo mucho
más simple que las cosas que

otros hombres vieron. " 22 En otras palabras, poseía un genio para la abstracción, y su mayor logro en este
sentido fue la máquina de Turing.

La simple máquina imaginaria de Turing es una elegante prueba matemática para el cálculo universal, pero
también es un algoritmo ur, un generador de abstracción. La equivalencia matemática del trabajo de Church y
Turing sugirió rápidamente que las diferentes pruebas de computabilidad efectiva (ahora hay más de treinta)
apuntan hacia una verdad universal fundamental. Pero cada abstracción tiene una sombra, un resto acumulado de
contexto y especificidad dejados atrás en el acto de elevar una idea a un plano superior de pensamiento. La
máquina de Turing deja abierta la cuestión de qué podría significar realmente "computable efectivamente" en la
realidad material, donde dejamos atrás la elegancia y las infinitas cintas. A medida que evolucionó de un
experimento mental a un principio fundacional del computacionalismo (y el plan para la revolución
computacional de los siglos XX y XXI), La tesis de Church-Turing ha desarrollado una atracción gravitatoria, un
tirón que muchos sienten para organizar el universo de acuerdo con su lógica. El concepto de computación
universal codifica en su corazón una noción intuitiva de "efectivo": alcanzable en un número finito de pasos, y
alcanza algún tipo de resultado deseado. Desde el principio, entonces, los algoritmos han codificado un Tipo
particular de abstracción, la abstracción del deseo de una respuesta. La espectacular claridad y el rigor de estas
pruebas formativas en computación existen en marcado contraste con la manera notablemente mal definida en
que se implementa el término en el campo de la informática y en otros lugares. 23

Este deseo codificado en la noción de efectividad se oculta típicamente en el régimen de cómputo, pero el papel
de la abstracción se celebra. La Universal Turing Machine proporciona una plataforma conceptual para unir todo
tipo de computación: los algoritmos para resolver un conjunto de problemas en la física de partículas pueden ser
repentinamente útiles en genética; El análisis de red se puede implementar para analizar y comparar libros, redes
empresariales y sistemas de bus. La abstracción en sí misma es una de las herramientas más poderosas que nos
brinda la tesis de Church-Turing y la computación en general, lo que nos permite habilitar el software sin
plataforma y las muchas metáforas y abstracciones visuales de las que dependemos, como la interfaz de usuario de
escritorio.

La abstracción es la escalera de Wolfram et al. Se utiliza para escalar desde sistemas computacionales
particulares a la noción de computación universal. Muchos sistemas complejos demuestran características
computacionales o parecen ser computables. Si los sistemas complejos son en sí mismos máquinas de Turing
computacionales, son por lo tanto equivalentes: sistemas meteorológicos, humanos

La cognición, y más provocativamente el universo mismo. 24 Los grandes problemas del cosmos (los orígenes de los
mismos, la relación de tiempo y espacio) y los menos grandes problemas de la cultura (retornos de taquilla, búsqueda web
inteligente, procesamiento de lenguaje natural) son irreductibles pero también calculables: no son problemas complicados con
Respuestas simples pero problemas simples (o conjuntos de reglas) que generan respuestas complicadas. Estas suposiciones
abren la puerta a una mathesis universalis, un lenguaje de la ciencia que los filósofos Gottfried Wilhelm Leibniz,
Rene Descartes y otros presagiaron como una forma de lograr una comprensión perfecta del mundo natural. 25
Este lenguaje perfecto describiría exactamente el universo a través de su gramática y vocabulario, convirtiéndose en un nuevo
tipo de magia racional para los científicos que efectivamente describirían y serían el mundo.

La computabilidad efectiva continúa siendo un término atractivo y ambiguo hoy en día, una línea de falla entre
la definición pragmática y computacionalista de algoritmos. Pienso en esto como la primera computación La
seducción, arraigada en el corazón de la tesis Iglesia-Turing. Ha ampliado su influencia con el crecimiento del
poder de la computación, que se vincula con la raíz del racionalismo, y se convierte gradualmente en un mito más
profundo y romántico de una ontología computacional para el universo. El deseo de hacer que el mundo sea
efectivamente calculable impulsa muchos de los momentos fundamentales de la historia de las computadoras,
desde las primeras computadoras de balística que reemplazan a los humanos en la defensa de misiles de mediados
de siglo hasta Siri y la barra de búsqueda de Google. 26 Es la ideología que suscribe la edad del algoritmo, y sus
afirmaciones seductoras sobre el estado del conocimiento humano y los sistemas complejos en general forman la tensión
central en la relación entre la cultura y las máquinas de la cultura.

Para comprender las consecuencias de la computabilidad efectiva, debemos seguir tres hilos entretejidos, ya
que las implicaciones de esta idea se desarrollan entre disciplinas y campos culturales: la cibernética, el lenguaje
simbólico y la cognición técnica.

Hilo 1: Incorporación de la máquina La "computabilidad efectiva" es una idea con


consecuencias no solo para nuestra concepción del lugar que ocupa la humanidad en el universo, sino también
cómo entendemos los sistemas biológicos, culturales y sociales. La visión de Leibniz de una mathesis
universalis.es seductor porque promete que un solo conjunto de herramientas intelectuales puede hacer que todos
los misterios sean accesibles, desde la mecánica cuántica a los circuitos dentro del cerebro humano. Después de la
Segunda Guerra Mundial, surgió un nuevo campo para perseguir esa promesa, esforzándose por alinear las
matemáticas y la materialidad, buscando establecer correlaciones directas entre la computación y las ciencias
físicas y sociales. En su apogeo, la cibernética, como se conocía en este campo, era un argumento intelectual
sostenido sobre el lugar que ocupan los algoritmos en la cultura material, un debate sobre la política de
implementación de ideas matemáticas, o que afirman encontrarlas incorporadas, en sistemas físicos y biológicos.

El matemático polimático Norbert Wiener publicó el texto fundador de esta nueva disciplina en 1949,
llamándolo Cibernética; o Control y Comunicación en el Animal y la Máquina. Wiener nombra a Leibniz el santo
patrón de la cibernética: “La filosofía de

Leibniz se centra en dos conceptos estrechamente relacionados: el de un universal

simbolismo y el de un cálculo de razonamiento ” .27 Como lo sugiere el título del libro, el objetivo de la cibernética
en los años cuarenta y cincuenta fue definir e implementar esas dos ideas: un sistema intelectual que pudiera
abarcar todos los campos científicos y un medio para cuantificar cambio dentro de ese sistema Usándolos, los
primeros cibernéticos trataron de forjar una síntesis entre los campos nacientes de la informática, la teoría de la
información, la física y muchos otros (de hecho, Wiener nombró a su santo patrón, en parte, como el último
hombre en tener el "dominio completo de todos los intelectuales". actividad de su día ”). 28 El vehículo para esta
síntesis fue, intelectualmente, el campo de la teoría de la información y las características de ordenación de la comunicación
entre diferentes entidades individuales y colectivas, y pragmáticamente, el poder creciente de los sistemas mecánicos y
computacionales para medir, modular y dirigir dichas comunicaciones.
A nivel filosófico, la visión de Wiener de la cibernética dependía de

La transición de la certeza a la probabilidad en el siglo XX. 29 Los avances de la relatividad einsteiniana y la


mecánica cuántica sugirieron que la incertidumbre, o la indeterminación, era fundamental para el cosmos y que la
observación siempre afectaba al sistema que se estaba observando. Esto marcó el desplazamiento de un ideal
racionalista particular de la Ilustración, la noción de que el universo operaba mediante leyes simples y
todopoderosas que podían ser descubiertas y dominadas. En cambio, como lo ha revelado la creciente complejidad
de la física matemática en los siglos veinte y veintiuno, cuanto más nos fijamos en un sistema físico, más probable
es la probabilidad. Resulta inquietante abandonar la cómoda solidez de una mesa, ese antiguo pilar de los filósofos
del materialismo, y reemplazarla con una nube probabilística de átomos. Y, sin embargo, sólo con probabilidad,
más importante,

Pero mucho más inquietante, y la tesis central del campo estrechamente aliado de la teoría de la información, es
la noción de que la probabilidad se aplica tanto a la información como a la realidad material. Al enmarcar la
información como incertidumbre, como sorpresa, como nuevos datos imprevisibles, el matemático Claude
Shannon creó una medida cuantificable de comunicación. 30 El marco de trabajo de Shannon ha informado décadas de
trabajo en procesamiento de señales, criptografía y varios otros campos, pero su visión absolutamente limitada de lo que
cuenta se ha convertido en una influencia importante en la comprensión contemporánea del conocimiento computacional.
Esta medida de la información es bastante diferente de la comprensión cultural común del conocimiento, aunque encontró una
expresión popular en la cibernética, particularmente en el libro de la audiencia general de Wiener El uso humano de los
seres humanos. Aquí es donde Wiener pone una de las piedras angulares de la catedral de cómputo: “Vivir de
manera efectiva es vivir con información adecuada. Así, la comunicación y el control pertenecen a la esencia de la
vida interior del hombre, incluso como pertenecen a su vida en la sociedad ". 31 En su sentido teórico limitado, la
información proporcionó un criterio común para comprender cualquier tipo de sistema organizado; en su sentido público más
amplio, se convirtió en la vanguardia del computacionalismo, un método para cuantificar patrones y por lo tanto unir formas
de complejidad biofísicas y matemáticas.

Como sugiere la cita de Wiener, el valor crucial de la información para

La cibernética estaba en la toma de decisiones. 32 La comunicación y el control se convirtieron en el lenguaje


computacional mediante el cual los sistemas biológicos, las estructuras sociales y la física podrían unirse. Como Hayles
argumenta en Cómo nos convertimos en posthumanos, los modelos teóricos de la realidad biofísica como la
temprana Neurona de McCulloch-Pitts (que el logista Walter Pitts demostró ser computacionalmente equivalente
a una máquina de Turing) permitieron a la cibernética establecer correlaciones entre procesos computacionales y
biológicos en paradigmáticos Los niveles operativos y la pretensión de ser lo que el académico de informática
Geoffrey Bowker llama una "disciplina universal". 33 A través de la cibernética, la información fue el estandarte bajo el
cual la "computabilidad efectiva" se expandió a vastos territorios nuevos, presentando por primera vez la tentadora
perspectiva de que Wolfram y otros más tarde alcanzarían la computación universal. 34 Ya en El uso humano de los seres
humanos , Wiener popularizó estos vínculos entre la máquina de Turing, las redes neuronales y el aprendizaje en
organismos biológicos, el trabajo que ahora está cobrando vida en la corriente de avances de aprendizaje
automático anunciados por la subsidiaria de Google DeepMind. en los ultimos años.

Este es Wiener subiendo la escalera de la abstracción, posicionando.

la cibernética como un nuevo Liebnitzian mathesis universalis capaces de unir una variedad de campos. Un
elemento central de este ascenso superior es la noción de homeostasis, o la forma en que un sistema responde a la
retroalimentación para preservar sus patrones e identidad centrales. Un ave que mantiene la altitud al cambiar los
vientos, un termostato que controla la temperatura en una habitación y la repetición de mitos antiguos a través de
las generaciones son todos ejemplos de homeostasis en el trabajo. Más provocativamente, Wiener sugiere que la
homeostasis podría ser lo mismo que la identidad o la vida misma, si “el organismo es visto como un mensaje. El
organismo se opone a

El caos, a la desintegración, a la muerte, como mensaje es al ruido ". 35 Esta línea de argumentación se convirtió en la
teoría de la autopoiesis propuesta por los filósofos Humberto Maturana y Francisco Varela en la década de 1970, la segunda
ola de la cibernética que adaptó la preservación del patrón de la homeostasis en el contexto de los sistemas biológicos.
Describir a los organismos como información también sugiere lo contrario, que la información tiene una voluntad de
sobrevivir, que, como la famosa marca de Stewart dice, "la información quiere ser libre". 36

Al igual que las mentes programables de Neal Stephenson, como los investigadores de inteligencia artificial que
buscan modelar el cerebro humano, esta noción del organismo como mensaje replantea la biología (y el humano)
para que exista al menos aspiracionalmente dentro del límite de la computabilidad efectiva. La cibernética y la
autopoiesis llevan a la complejidad de la ciencia y los esfuerzos para modelar estos procesos en simulación. El
juego de la vida del matemático John Conway, por ejemplo, busca modelar precisamente este tipo de generación
espontánea de información, o patrones aparentemente vivos o que se perpetúan a sí mismos, a partir de simples
conjuntos de reglas. También se ha demostrado que es matemáticamente equivalente a una máquina de Turing, y
de hecho, el matemático Paul Rendell diseñó un juego de la vida que demostró ser equivalente a Turing ( figura
1.1). 37

Figura 1.1 "Esta es una máquina de Turing implementada en el juego de la vida de Conway". Diseñada por Paul Rendell.

De hecho, si aceptamos la premisa de organismo como mensaje, de patrones informativos como lógica
organizadora central para la vida biológica, inevitablemente dependemos de la computación como marco para
explorar esa premisa. La apertura de Wiener del giro de la certeza a la probabilidad se desplazó, pero no eliminó
los antiguos objetivos de la Ilustración del conocimiento universal y coherente. Esa ambición se ha convertido
ahora en construir el mejor modelo, la mejor simulación de los complejos procesos probabilísticos de la realidad.
Berlinski observó la misma tendencia en la distinción entre cálculo analítico y cálculo computacional, observando
cómo el modelado discreto de ecuaciones diferenciales intratables nos permite comprender mejor cómo funcionan
los sistemas complejos, pero siempre en el gasto de obtener una visión aproximada temporal y numéricamente
discreta de las cosas. 38 La adopción de la teoría cibernética ha significado cada vez más la aceptación de simulaciones
computacionales de sistemas sociales, biológicos y físicos como objetos centrales de estudio.

Hayles rastrea esta línea de plomo en la cibernética en Cómo nos convertimos en posthumanos, argumentando
que las Conferencias Macy, donde Wiener y sus colaboradores forjaron la visión de una teoría cibernética, también
marcaron un esfuerzo concertado para borrar la naturaleza incorporada de la información a través de la
abstracción. En las transcripciones, cartas y otros materiales de archivo derivados de estas conversaciones
iniciales, argumenta que las ambiciones sintetizadoras de la cibernética llevaron a los participantes a rehuir las
consideraciones de reflexividad y las complicaciones de la encarnación, especialmente la encarnación humana, a
medida que avanzaban en su teoría. Pero, como dice Hayles, "Ante un sueño tan poderoso, puede ser un shock
recordar que para que la información exista, siempre se debe instanciar en un medio".39

Mientras que la lectura de Hayles de la cibernética persigue el ascenso retórico de la escalera de la abstracción
mientras enmarca la historia de "cómo la información perdió su cuerpo", hay un segundo lado del momento
cibernético en las décadas de 1940 y 1950, uno que se introdujo directamente en el la aparición de Silicon Valley y
la comprensión popular de los sistemas computacionales como artefactos materiales. También podemos seguir a
Wiener a través de un segundo término cibernético crucial, la noción de "retroalimentación". El circuito de
retroalimentación, como señala Hayles, es de interés para Wiener principalmente como un modelo intelectual
universal para entender cómo la comunicación y control

Se puede generalizar a través de diferentes sistemas. 40 Pero el circuito de retroalimentación también fue un
momento crucial de implementación para la cibernética, donde el modelo teórico se probó mediante experimentos
empíricos y, quizás, más importantes, demostraciones.

Considere la "polilla" o la "chinche de cama" de Wiener, una máquina única diseñada para demostrar un
circuito de retroalimentación relacionado con la búsqueda o el modo de evitar la luz. Wiener trabajó con el
ingeniero eléctrico Jerry Wiesner para crear la máquina, un simple aparato mecánico con una fotocélula orientada
hacia la derecha y otra hacia la izquierda, con sus entradas dirigiendo un mecanismo de "timón" que apuntaría a
las ruedas del carro mientras se movían. La demostración logró su propósito de mostrar realistas.

comportamiento de un mecanismo de retroalimentación simple, creando una existencia aparente que prueba la
similitud de los mecanismos de control mecánico y biofísico y la eficacia de la cibernética como el modelo para
explicarlos. De hecho, como lo describe el historiador Ronald Kline, toda la empresa fue un truco de relaciones
públicas, la construcción del robot financiado por la revista Life , que planeaba publicar un artículo sobre la
cibernética. 41 La máquina de demostración de Wiener presagiaba futuros espectáculos de interacción hombre-máquina
como el "madre de todas las demostraciones" del icono del antiguo Silicon Valley Douglas Engelbart, que presentó por
primera vez varios aspectos de una experiencia de computadora personal funcional en 1968.

Figura 1.2 Norbert Wiener y su "polilla" alrededor de 1950. Alfred Eisenstaedt / La colección de
imágenes de LIFE / Getty Images.

Las aspiraciones teóricas de la cibernética siempre dependían de la implementación material, un hecho que ha
desafiado a generaciones de investigadores de inteligencia artificial que persiguen el ideal platónico de las redes
neuronales que modelan efectivamente la mente humana. 42 Kline informa que Life nunca publicó fotos de la
polilla de Wiener porque un editor sintió que la máquina "ilustró la analogía entre humanos y máquinas al
modelar el sistema nervioso, en lugar de mostrar lo humano".

características de las computadoras, que era la vida ' s objetivo.” 43 Al final, Wiener había construido un error. El
contexto material de la polilla incluía no solo un mecanismo de realimentación funcional sobre las ruedas, sino también la
apertura cultural a través de la cual se vería esa construcción. En la implementación, el circuito de retroalimentación
mecánica fue eclipsado por uno intelectual, la relación entre un científico público y sus editores en Life. Resultó que
estaban menos interesados en el argumento de Wiener, que los mecanismos de retroalimentación podrían ser
modelados computacionalmente y mecánicamente, que en la búsqueda del humano en la máquina.
Tema 2: Metáforas para la magia.

Más que nada, la cibernética fue un intento de crear una nueva metáfora de control para la comunicación, una que
integraba formas tecnológicas, biológicas y sociales de conocimiento. La historia de la polilla de Wiener ilustra los
peligros de este enfoque: definir una metáfora controladora para la comunicación, y por extensión para el
conocimiento, requiere un examen profundo de cómo el lenguaje en sí puede moldear tanto las ideas como la
realidad. La visión cibernética de una comprensión biológica y computacional unificada del mundo nunca nos ha
dejado, y continúa reapareciendo en las metáforas técnicas y críticas que utilizamos para manipular y comprender
los sistemas computacionales. Chun explora las implicaciones más profundas de este entrelazado persistente de
metáforas biológicas y computacionales para el código en Visiones Programadas,Demostrando las
interconexiones de la investigación en el ADN y la programación de computadoras, y cómo esas metáforas abren el
problema interpretativo de la computación. Para Chun, el término clave es "software", una palabra que usa para
abarcar muchas de las mismas preocupaciones que exploro aquí en el contexto del algoritmo.

Visiones programadas dibuja un vínculo directo entre la noción de computabilidad fungible reificada por la
máquina de Turing y los tipos de magia lingüística que han llegado a definir muchas de nuestras experiencias
computacionales:

El software es único en su estado como metáfora de la metáfora.

Como imitador / máquina universal, encapsula una lógica de sustituibilidad general; Una lógica de
ordenamiento y creatividad, animación desordenada. Joseph Weizenbaum ha argumentado que las
computadoras se han convertido en metáforas para "procedimientos efectivos", es decir, para cualquier cosa
que pueda resolverse en un número de pasos prescrito, como el gen

Expresión y trabajo de oficina. 44

Con la "lógica de la sustituibilidad general", el software se ha convertido en una cosa, argumenta Chun,
encarnando la función central de la magia: la manipulación de símbolos en formas que impactan al mundo. Esta
alquimia fundamental, la misteriosa fungibilidad de la fuente, refuerza una lectura de la máquina de Turing como
un algoritmo ur que ha estado produciendo abstracciones de computabilidad efectivas en la mente de sus
"usuarios" durante ochenta años. La "cosa" en que se ha convertido el software es la figura cultural del algoritmo:
metáforas instanciadas para procedimientos efectivos. El software es como la catedral de computación de Bogost,
sostiene Chun, "una poderosa metáfora de todo lo que creemos invisible, pero que genera efectos visibles, desde la
genética hasta la mano invisible del mercado, desde la ideología hasta la cultura". 45 Al igual que el crucifijo o la
misa dominical del campanario, el software es ubicuo y misterioso, incluso cuando es obvio, y se manifiesta en
formas familiares que solo son representaciones simbólicas del trabajo real que realiza detrás de escena.

La elegante formulación del software como metáfora de la metáfora, combinada con la cita de Weizenbaum por
parte de Chun, el científico informático del MIT que creó un psicoterapeuta algorítmico alarmantemente exitoso
llamado ELIZA en los años noventa, reúne a la cibernética y la magia a través de la idea de que las computadoras
se han convertido en metáforas para El espacio de la computabilidad efectiva. El algoritmo no es un espacio donde
se disputan los órdenes materiales y simbólicos, sino más bien un reino mágico o alquímico donde operan en
indeterminación productiva. Los algoritmos abarcan la brecha entre el código y la implementación, entre el
software y la experiencia.

En este sentido, la computación es un solvente universal precisamente porque es tanto una metáfora como una
máquina. Al igual que la polilla robótica de Wiener, el algoritmo implementado es, por un lado, un gesto
intelectual ("¡Hola, mundo!"), Un truco publicitario y, por otro lado, un sistema funcional que incorpora supuestos
materiales sobre la percepción, la toma de decisiones y la comunicación en su construcción. . Por ejemplo, piensa
en la barra de progreso humilde. Cuando una nueva pieza de software presenta un indicador que supuestamente
representa gráficamente el ritmo de la instalación, ese código podría ser un poco mágico (el estado de la barra
guarda poca relación con el trabajo real que se realiza entre bambalinas). Pero esa barra de palpado familiar
también es una realidad funcional para el usuario porque no importa cuán ficticio sea el "progreso" que se está
mapeando, nada más va a suceder hasta que la barra alcance el 100%, la ilusión dicta la realidad. El algoritmo de
la barra de progreso no solo depende del código que lo genera, sino también del cálculo cultural de la espera, del
usuario que busca la retroalimentación del sistema y de la oportunidad, cada vez más capitalizada, de mostrar al
usuario otros mensajes, entretenimientos o Publicidad durante la fase de espera.

Como lo demuestra nuestra aceptación generalmente irreflexiva de la barra de progreso, estamos preparados
para aceptar estos cálculos mágicos en múltiples niveles. Creemos en el poder del código como un conjunto de
símbolos mágicos que vinculan lo invisible y lo visible, haciéndonos eco de nuestra larga tradición cultural de
logos, o el lenguaje como un sistema subyacente de orden y razón, y su poder como una especie de fuente.
Creemos en las elegantes abstracciones de la cibernética y, en última instancia, en el universo computacional, que
los algoritmos encarnan y reproducen el sustrato matemático de la realidad de una manera culturalmente legible.
Esto es lo que significa decir que un algoritmo es una máquina de cultura: opera tanto dentro como más allá de la
barrera reflexiva de la computabilidad efectiva, produciendo cultura a un nivel macro-social al mismo tiempo que
produce objetos, procesos y experiencias culturales.

Sin embargo, el hecho de que nos familiaricemos cada vez más, nos relacionemos más íntimamente con estas
máquinas de la cultura no significa que entendamos la naturaleza de su magia con mayor profundidad.
Weizenbaum argumenta que incluso para aquellos más cercanos a los misterios, los programadores y
desarrolladores que implementan directamente algoritmos en código,

La razón instrumental ha hecho de palabras un fetiche rodeado.

por la magia negra. Y solo los magos tienen los derechos de los iniciados. Solo ellos pueden decir lo que
significan las palabras. Y juegan con

Palabras y nos engañan. 46

Chun extiende la referencia de Weizenbaum al fetiche, argumentando que el fetiche del código fuente solo ha
aumentado el poder oculto percibido de la computación y los programadores que lo manejan. Pero, como ella
señala poco después, hay un canal a través del cual intentamos reconstruir el funcionamiento invisible del
mecanismo.

El hecho de que exista un algoritmo, un significado previsto por el código (y, por lo tanto, de alguna manera,
conocible), a veces estructura nuestra experiencia con los programas. Cuando jugamos a un juego, podemos
decir que intentamos aplicar ingeniería inversa a su algoritmo o, al menos, vincular sus acciones a su
programación, por lo que todos los libros de diseño advierten sobre la coincidencia o el mapeo aleatorio, ya que
puede inducir paranoia en sus usuarios. Es decir, debido a que la interfaz está programada, la mayoría de los
usuarios consideran que la coincidencia es significativa. Para el usuario, al igual que con el esquizofrénico
paranoico, siempre hay un significado: ya sea que el usuario sepa o no el significado, él / ella sabe que se trata
de él.

o ella. 47

Esta es una búsqueda de conocimiento donde el juego sustituye al mundo. Chun revela otra forma de magia:
una interpolación de propósito o significado detrás de las experiencias informativas de computación. Cuando
intentamos penetrar en los misterios de la interfaz, generalmente estamos mucho menos interesados en cómo
funciona la experiencia (dónde se almacenan los bits, cómo se procesan los píxeles) que en qué.Si el software es
una metáfora de las metáforas, el algoritmo se convierte en el mecanismo de traducción: el prisma o instrumento
mediante el cual el espacio eternamente fungible de la computabilidad efectiva se focaliza e instancia en un
programa, interfaz o experiencia del usuario en particular. Con nuestra apofenia, nuestra búsqueda desesperada
de patrones significativos, tratamos de mirar a través del algoritmo para echar un vistazo a los cálculos detrás de
él.

Esta es la expresión más pura de la magia fundamental del lenguaje como un sistema para transmitir
efectivamente el significado y la experiencia a través del abismo entre las mentes. Como el instrumento para
abarcar espacios computacionales y culturales, el algoritmo también sirve como puente que puede, a veces,
permitir el tráfico en ambas direcciones: significado, o al menos la promesa de significado, y una vía para la
interpretación. La búsqueda de ese significado detrás de la pantalla es lo que Berlinski llama la búsqueda de
"inteligencia en costas extraterrestres", una idea que busca para llegar a la inesperada conclusión de que la
inteligencia algorítmica podría apoyar un argumento para el diseño inteligente del universo. 48 Este es un puente
demasiado lejano, pero el argumento subraya los vínculos profundos entre la catedral y la computación. La abstracción de los
patrones, juegos y políticas del código para el descubrimiento de los significados detrás de ellos es el movimiento esencial de
la lectura algorítmica, que retomamos a continuación. El fetichismo de Chun y el diseño inteligente de Berlinski tienen algo
en común, entonces: un argumento de que la magia central de la computación depende de la búsqueda de un significado, de la
comprensión, que depende de formas particulares de conocimiento y reconocimiento humanos.

Tema 3: Cómo pensar en los algoritmos

Seguir los hilos de la computación incorporada y el poder del lenguaje hasta sus conclusiones nos lleva a la
pregunta más desafiante y quizás la más interesante de todas: cómo la mente en sí misma lidia con la
computabilidad efectiva. Nuestra fascinación por la complejidad y la búsqueda de significado en los patrones
subyace en algunos de nuestros mitos más arraigados sobre cómo nos relacionamos con nuestras máquinas y
herramientas en un nivel cognitivo. Esto es lo que hace historias como Snow Crash.tan convincente: abordan un
profundo deseo de fusionar estructuras internas y externas de orden y significado. Un sistema operativo universal
para la mente humana conlleva todo tipo de implicaciones sobre cómo se puede transmutar la información en
conocimiento tanto dentro como más allá de nuestro ser físico incorporado, conocimiento que, como en la
cibernética, se traduce precisamente entre los sistemas de información computacional y biológica. Las variaciones
en este enlace idealizado entre computación y cognición se ejecutan en ambas direcciones, desde la descarga
instantánea del conocimiento de kung fu en The Matrixa la visión avanzada de los defensores de la singularidad
de cargar la conciencia en una computadora digital. Sin embargo, esos extremos son tan fantásticos que a veces
ocultan las muchas formas en que los algoritmos ya están cambiando nuestra forma de pensar.

Las interfaces tecnológicas con la conciencia no son solo materia de ciencia ficción. Utilizamos todo tipo de
herramientas para mejorar o modificar nuestra experiencia mental del mundo. Estos pueden ser sistemas
algorítmicos, como las notificaciones sofisticadas y los nudges que los teléfonos inteligentes pueden implementar
para alentar a sus propietarios a hacer más ejercicio o salir a tiempo para una próxima reunión. O pueden ser muy
simples, como un ciego que usa un bastón para navegar. De hecho, como sostuvo Platón en el Fedro, la escritura
en sí misma es una tecnología de este tipo, una que temía disminuiría las facultades mentales de aquellos que
dependían de ella en lugar de las suyas.

poderes de la memoria y la comprensión. 49 Así comienza la larga historia de la humanidad que subcontrata nuestras
mentes a las máquinas: confiando nuestros pensamientos y recuerdos a la piedra, el papiro, la litografía, la bandeja de cera, el
negativo fotográfico, el disco duro y el servicio de almacenamiento en red. La extensión de la memoria humana en las
dimensiones tecnológicas nos permite "recordar" mucho más hoy que nunca, incluso al alterar nuestra capacidad para realizar
ciertos tipos de recuerdo biológico al alentarnos a centrarnos en cómo podemos acceder a la información en lugar de a la
información. sí mismo. 50

El filósofo de la cognición Andy Clark ha llamado a esto "mente extendida", un encuadre de la cognición que se
adapta a las muchas formas en que se extiende desde el cerebro consciente al cuerpo y a nuestros entornos sociales
y técnicos circundantes. 51 A medida que crecemos más comprometidos y conectados a sistemas algorítmicos, el
"acoplamiento" o la dependencia de recursos externos para la memoria, la toma de decisiones e incluso el deseo pueden
volverse más fuertes. 52 Como Clark escribe en Natural Cyborgs Nacidos,

El pensamiento y la razón humanos nacen de las interacciones en bucle entre los cerebros materiales, los
cuerpos materiales y los complejos entornos culturales y tecnológicos. Creamos estos entornos de apoyo,
pero ellos también nos crean a nosotros. 53

Es en gran parte debido a que este tipo de extensión tecnológica ya está tan profundamente arraigada en la
cultura humana que la posible integración de humanos y computadoras ha sido tan tensa. La versión
contemporánea de la preocupación de Platón proviene de la misma fuente que el nam-shub de Stephenson: la idea
que el pensamiento humano y Se puede demostrar que los procesos computacionales son equivalentes. La
pregunta, como lo plantea Weizenbaum, de "si el pensamiento humano es enteramente computable o no" ha
llevado, bajo la apariencia del cientificismo y la adoración ciega de los sistemas técnicos modernos, a las
"cosmologías espirituales engendradas por la ciencia moderna El germen de la necesidad lógica. ” 54 Haciendo eco
del movimiento de Wiener de la certeza a la probabilidad, "convierten la verdad en probabilidad". 55 Weizenbaum sugiere que
nuestra obsesión por dominar todo lo que cae dentro de los límites de la computabilidad efectiva no solo nos ha cegado a lo
que se encuentra más allá de esa frontera, sino que también ha debilitado nuestra capacidad para comprender o debatir las
fallas de la computación dentro de su dominio. “La creencia en la ecuación de racionalidad-lógica ha corroído el poder
profético del lenguaje mismo. Podemos contar, pero estamos olvidando rápidamente cómo decir lo que vale la pena contar y
por qué ”. 56 Confundimos conocimiento y significado, proceso y propósito, al sustituir la teleología de la búsqueda de
conocimiento original de Enlightenment con ese sustituto secundario, la búsqueda de cuantificación y cálculo.

Extendiendo esta línea de pensamiento, lo que más preocupa a Weizenbaum no es la visión de las
computadoras que emulan directamente el pensamiento humano o las mentes modeladas en silicio, sino el
impacto corrosivo del pensamiento computacional en el yo humano. “Ahora que el lenguaje se ha convertido
simplemente en otra herramienta, todos los conceptos, ideas, imágenes que los artistas y escritores no pueden
parafrasear en un lenguaje comprensible por computadora han perdido su función y su potencia” 57. Golumbia
retoma este polémico argumento contra el computacionalismo como una ideología políticamente peligrosa (a la
que volvemos más adelante), pero la preocupación fundamental de Weizenbaum aquí es sobre la imaginación
lingüística y el "poder profético" de las palabras. La gravedad, la fuerza de cálculo, nos alienta a disciplinar y
ordenar nuestro lenguaje, a establecer relaciones persistentes e isomorfas entre ideas, a adaptar nuestro
pensamiento para la representación en bases de datos relacionales. En Snow Crash, los hackers eran más
susceptibles al nam-shub porque el pensamiento computacional ya había reordenado sus mentes: "Tus nervios
crecen nuevas conexiones a medida que los usas: los axones se separan y se abren paso entre las células gliales en
división: tu autoestima de bioware modifica: el software se convierte en parte del hardware ". 58 El proceso

Stephenson describe aquí la automatización, la realineación de las facultades mentales para internalizar y
administrar de forma homeostática una tarea compleja como conducir un automóvil. Y, como señala el periodista
de medios Nicholas Carr en The Glass Cage, todos experimentamos la automatización de primera mano cuando
aprendimos a leer, internalizando gradualmente las reglas de gramática y ortografía hasta que la interpretación de
los símbolos escritos fue en gran medida sin esfuerzo. 59 Tal como temía Platón, nuestra interacción con la tecnología de
la palabra escrita no solo cambió el medio de pensamiento, sino que lo extendió a papeles externos, rollos y otras
cosas materiales, sino que también cambió el modo de pensamiento.

Cómo pensamos acerca de los algoritmos es una pregunta que vincula el lenguaje simbólico, la computabilidad
y la plasticidad cerebral. Podríamos argumentar que la internalización de la alfabetización es una especie de
reprogramación, un nam-shub que

laboriosamente inculcamos en niños con cada generación que pasa.60 Podríamos poner en servicio la moderna
instanciación de la neurona de McCulloch-Pitts, afirmando con la cibernética de Wiener que la reconfiguración de
las redes neuronales en el cerebro puede describirse computacionalmente. Estas serían vías para argumentar que
la lectura es un algoritmo mental codificado en mentes alfabetizadas. Estoy menos interesado en seguir esta
noción que en los fundamentos filosóficos que nos traen aquí: la forma en que el lenguaje mismo, en particular el
lenguaje escrito, sirve como el "exterior" original del pensamiento humano, la primera máquina para procesar la
cultura a través del tiempo y espacio.

La cuestión del papel del lenguaje como tecnología de la cognición es profunda y vincula los fundamentos de la
tesis de Church-Turing en lógica simbólica con la cuestión de la magia y la realidad construida culturalmente. De
hecho, percibimos el lenguaje como un caso especial de la relación entre la humanidad y la tecnología,
precisamente porque desempeña un papel ontológico en la construcción del mundo tal como lo percibimos. Andy
Clark ofrece varias piezas convincentes de evidencia empírica para esta tesis, argumentando que el lenguaje es "el
tipo de tecnología semilla que ayudó a que todo el proceso de creación de entornos de diseñador despegara". 61 La
función tecnológica del lenguaje como un sistema de yo los fundamentos no solo de la comunicación, sino también
del "razonamiento numérico preciso" que los escáneres cerebrales han revelado dependen de los centros de
lenguaje.62

Weizenbaum argumenta el mismo punto en el contexto de la imaginación:

Es dentro del mundo intelectual y social que él mismo crea que el individuo ensaya y ensaya innumerables
representaciones dramáticas de cómo podría haber sido el mundo y en qué se podría convertir. Ese mundo es el
repositorio de su subjetividad. ... El hombre puede crear poco sin imaginar primero que puede crearlo.63 Las
herramientas y los procesos son elyoque encarna estas promulgaciones, desde el primer hacha de piedra
prehistórica hasta el modelo del universo informativo que nuestros motores de búsqueda nos presentan hoy. O
como lo dice Hayles, la cognición.
se extiende hacia el entorno tecnológico, disolviendo el límite entre el interior y el exterior en conjuntos fluidos
que incorporan artefactos técnicos en el sistema cognitivo humano, no solo como metáforas sino como partes
activas de los pensamientos y acciones cotidianos.64

Y la primera herramienta, el proceso ur, es la máquina de la cultura intersubjetiva del lenguaje.

Pensar en el lenguaje como una herramienta también nos permite comenzar a ver nuestras otras herramientas
como declaraciones lingüísticas, como nam-shubs que contienen conceptos, gramáticas, verbos. Son, como
Weizenbaum lo dice con elocuencia, "símbolos embarazadas en sí mismos": "una herramienta es también un
modelo para su propia reproducción y un guión para la recreación de la habilidad que simboliza".sesenta y cinco Esta
línea de pensamiento se parece mucho al filósofo de la tecnología Gilbert Simondon en su pensamiento sobre la técnica, o las
formas en que los objetos técnicos pueden establecer sus propias identidades y constituir conjuntos que reflejan las tensiones
entre múltiples fuerzas sociotécnicas en competencia. Hayles teje la noción de conjuntos de Simondon junto con el argumento
de Nigel Thrift de que estamos automatizando cada vez más los sistemas tecnológicos, dejando de percibirlos como fuerzas
que dan forma a nuestro mundo y simplemente aceptando su

Funcionalidad e imperativos de diseño a nivel subconsciente.66 Este es precisamente el resultado que


Weizenbaum advirtió contra veinte años deavant la lettre:el deslizamiento fácil de la racionalidad a una
dependencia de la lógica y, cada vez más, aproximaciones computacionales de la realidad.

En esta etapa, la relevancia específica de esta línea de pensamiento filosófico sobre la naturaleza y las
consecuencias de las técnicas se hace visible para nuestra discusión de los algoritmos. El debate de Platón a
Simondon sobre nuestras dependencias intelectuales en conjuntos técnicos externos es paradigmáticamente
similar al debate sobre computabilidad matemática y consistencia lógica que se desató a principios del siglo veinte,
y finalmente produjo la tesis de Church-Turing. Permítanme explicar: los matemáticos lanzaron el camino hacia la
computabilidad efectiva preguntando primero cuáles eran los límites de los lenguajes simbólicos. Esta fue una
investigación de los fundamentos, así como los límites del pensamiento matemático basado en el reconocimiento
de que los lenguajes de las matemáticas eran en sí mismos una parte esencial de la maquinaria de ese
pensamiento.

Fue un debate sobre la naturaleza de nuestra dependencia del lenguaje matemático y las formas en que las
elecciones de lenguaje, las posibilidades de los diferentes sistemas simbólicos, podrían impedir el acceso a otros
medios de comprensión. El teorema de incompletitud de Godel respondió de manera definitiva a una pregunta
existencial fundamental (¿existe un lenguaje matemático lógico y completo?) Con un firme negativo. Demostró
que ningún lenguaje matemático cuyas declaraciones son efectivamente calculables puede probar todas las
declaraciones verdaderas sobre números naturales y permanecer lógicamente coherente. Tal vez más
condenatorio, ningún sistema de este tipo puede demostrar su propia consistencia: uno debe llegar siempre fuera
de los límites de ese lenguaje para demostrarlo. Este teorema fue un resultado sorprendente,

El desarrollo de la tesis de Church-Turing y los fundamentos de la computabilidad efectiva crearon una nueva
maquinaria lingüística por medio de la máquina de Turing. Este objeto conceptual, este motor de abstracción,
abrió un espacio de operaciones para la computación y cumplió la función esencial de articular claramente la
naturaleza de nuestra dependencia de los sistemas simbólicos limitados. Gracias a estas pruebas, aprendimos
dónde están los límites. Las pruebas matemáticas de computabilidad efectiva ofrecidas por Church, Turing y otros
crearon un nuevo tipo de certeza y una nueva metáfora para pensar: el techo matemático universal de
computabilidad y la máquina de Turing, respectivamente. Pero también codificaron una nueva forma de
ambigüedad, o deseo, en la región límite de la computabilidad efectiva como procesos implementados.Todo esto:
el poder de representación y la consistencia lógica del lenguaje simbólico; la construcción de conjuntos técnicos
que coevolucionan con la cognición humana; el papel del lenguaje como un puente entre las estructuras humanas
y las estructuras computacionales del conocimiento: todo esto se ve afectado por el algoritmo, el constructo en
gran parte no examinado que utilizamos para instanciar ideas como procesos en la intersección de la computación
y la cultura.

Estado de proceso y detención


Ahora que hemos separado el algoritmo, podemos reensamblarlo con un nuevo contexto. Al juntar estos hilos,
podemos ver el significado multivalente y creciente del algoritmo, esa figura cultural aparentemente superficial y
desgastada en el corazón de este libro. El algoritmo es una idea que pone en movimiento las estructuras de la
lógica simbólica. Tiene sus raíces en la informática, pero sirve como un prisma para una gama mucho más amplia
de gramáticas culturales, filosóficas, matemáticas e imaginativas. 67 La más radical de estas tensiones existe entre
el rol del algoritmo como un procedimiento efectivo, un conjunto de pasos diseñados para producir una respuesta
en un tiempo predecible, por un lado, y su función como un proceso computacional perpetuo, por el otro. Hay una
suposición crucial incrustada tanto en la definición pragmática del algoritmo como en la ideología del
computacionalismo. En cada caso, la abstracción lógica de las soluciones matemáticas está vinculada a una
definición del proceso cuidadosamente considerada como limitada en el tiempo. Para los ingenieros es un método
para resolver un problema. Para Church, Turing y los computacionalistas, tanto la noción de problemas
computables como la máquina de Turing dependen del procesamiento,Sobre el cumplimiento de las instrucciones
en tiempo finito. En un nivel, esto puede parecer fácil o tautológico: la definición de un método debe basarse en
alguna noción de método. Pero, al igual que la máquina de Turing o la definición de software de Chun, el método
se ha convertido en su propia metáfora, más o menos visible, en la forma en que el algoritmo realmente funciona
como un proceso que se ejecuta para siempre, modelando la realidad de manera persistente.

La búsqueda en Google es uno de esos algoritmos que incrusta estas tensiones en su arquitectura técnica y
cultural. Este sistema proporciona resultados relevantes basados en una amplia gama de factores, completando su
ejecución en centésimas de segundo, un procedimiento eficaz que anuncia con orgullo la rapidez de su finalización
con cada consulta. Y sin embargo, como proceso,la búsqueda opera perpetuamente, extendiendo su alcance e
influencia en Internet a medida que Google agrega nuevas fuentes de información a sus sistemas. Como veremos
en el siguiente capítulo, esa influencia se extiende también al futuro, ya que la compañía se enfoca en anticipar
nuestras necesidades futuras además de responder a nuestras preguntas actuales. Para la empresa, el espacio de
preguntas computables se expande continuamente en múltiples dimensiones. Los ingenieros de Google, Apple,
Amazon y muchas otras entidades están trabajando incesantemente para impulsar activamente la capacidad de
computación efectiva para mejorar sus productos y crear nuevas máquinas de cultivo: una frontera ilimitada para
un procesamiento ilimitado.

De esta manera, el proceso del algoritmo trasciende la lógica del procedimiento efectivo para convertirse en un
ser técnico de estado estable, como lo haría Simondon. La búsqueda no es solo un sistema que entra en acción
durante una fracción de segundo aquí o allá; es un organismo persistente y altamente complejo que influye
simultáneamente en la forma de Internet, impulsa nuevas innovaciones en el aprendizaje automático, la
computación distribuida y otros campos, y modifica nuestras propias prácticas cognitivas.

Debe quedar claro para cualquiera que haya participado en la cultura digital durante la última década que este
fenómeno no es homeostático, sino que se está moviendo irreversiblemente hacia objetivos particulares. Y, como a
los creyentes en la singularidad les gusta señalar, se está acelerando a medida que avanza. Desde la Ley de Moore
(que predice que la cantidad de transistores empacados en un chip de computadora se duplicaría cada dos años)
hasta el crecimiento explosivo en la producción global de datos, es obvio que la "computación ubicua" continuará
creando una capa de espesamiento de sensores, datos y Algoritmos sobre espacio físico y cultural. Desde
programas de televisión hasta finanzas, estamos reclamando nuevos espacios para el cómputo en un período de
expansión alimentado por la tensión entre los procedimientos limitados (efectivos) y los procesos perennes.

La respuesta que hemos encontrado es expandir continuamente el espacio del problema y seguir ofreciendo
soluciones computacionales finitas. El pensamiento algorítmico codifica la visión computacionalista, la idea
maximalista de que todos los sistemas complejos eventualmente se harán equivalentes a través de la
representación computacional. Este es el deseo de una computabilidad efectiva en general, y tiene consecuencias
existenciales para la humanidad. A medida que nuestra mente extendida continúa elaborando nuevos sistemas,
funciones, aplicaciones y zonas de operación, la cuestión de qué significa ser humano se vuelve cada vez más
abstracta, cada vez más imbricada en las metáforas y suposiciones del código. Discutiendo la visión de la técnica
de Simondon, tal como la interpreta el filósofo Bernard Stiegler, los estudiosos de los medios de comunicación
Andres Vaccari y Belinda Barnet argumentan que

ambos filósofos ponen en crisis la idea de una memoria humana pura (y, en consecuencia, un pensamiento
puro), y abren una posibilidad que despertará el interés de los futuros historiadores robóticos: la posibilidad de
que la memoria humana sea una etapa en la historia de un vasto maquinismo. . En otras palabras, estas
máquinas futuras abordarán la memoria humana (y, por extensión, la cultura) como un complemento a los
seres técnicos.68
Nuestra ansiedad existencial por ser reemplazados por nuestras máquinas de pensamiento subyace en todos los
hilos del pensamiento algorítmico, desde la prueba de Turing y el argumento de Wiener para el "uso humano de
los seres humanos" hasta la intrusión gradual de la computación digital en muchas ocupaciones humanas,
comenzando con la de ser una "computadora". Sin embargo, en ninguna parte la perspectiva es más inquietante
que en el contexto de la cognición extendida. A medida que subcontratamos más de nuestras mentes a los sistemas
algorítmicos, también tendremos que enfrentar las consecuencias de la dependencia en procesos más allá de
nuestro control. Hay algunas pruebas convincentes que sugieren que la externalización de la memoria y la
experiencia humanas hace que ciertos avances tecnológicos sean "inevitables", según los sociólogos William F.
Ogburn y Dorothy Thomas. 69 La máquina universal de la cultura en sí misma podría impulsar nuevos descubrimientos
intelectuales, haciendo que ciertos inventos no solo sean posibles, sino que también sean inevitables en ciertos momentos
históricos. Cálculo, selección natural, el telégrafo: todos fueron "descubiertos" o "inventados" varias veces, en diversas
formas, como palabras, ideas y métodos que circulaban a través de los círculos científicos adecuados. Como sugiere la noción
lúdica de Vaccari y Barnet sobre los futuros historiadores de robots, es fácil leer estos eventos como momentos en un largo
arco de progreso que podría no incluir a la humanidad al final.

Como Stiegler ha argumentado en respuesta parcial a Simondon, el balance de la agencia ya puede estar en los
sistemas técnicos:

Hoy en día, las máquinas son los portadores de herramientas, y el humano ya no es un individuo técnico; el
humano se convierte en el sirviente de la máquina o en su ensamblador [assembliste]: la relación del humano con
el objeto técnico demuestra que ha cambiado profundamente. 70 Esta es una CAPS fase ten proceso. Como un
recipiente para poner la lógica simbólica en movimiento, el algoritmo ha venido manejando no solo los recuerdos
sino también las decisiones. La creciente complejidad de muchos campos humanos, particularmente en la
investigación técnica, ha profundizado nuestra dependencia de los sistemas computacionales y en muchos casos
ha hecho de la experimentación científica un dominio para la computabilidad efectiva. Los enfoques algorítmicos
para la investigación ya han llevado a algunos investigadores a argumentar que la "ciencia automatizada"
revolucionará el progreso técnico, incluso haciendo que la generación de hipótesis sea obsoleta, ya que los
algoritmos interactúan continuamente con enormes volúmenes de datos. 71 Los algoritmos han generado pruebas
matemáticas e incluso nuevas ecuaciones explicativas que desafían la comprensión humana, haciéndolos "verdaderos" pero
no "comprensibles", una situación que el matemático Steven Strogatz ha denominado el "fin de la comprensión". 72

Para Stiegler esto es una pesadilla; para otros presagia el arrebato computacional, el horizonte de eventos de la
singularidad, cuando la inteligencia algorítmica trasciende a la humanidad (con resultados infames impredecibles
para nuestra especie). Si la historia de origen del código comienza con el lenguaje, los logotipos y la manipulación
de símbolos para generar significado, este es su final mítico, el triunfo de la significación sobre el significado. Lo
conocemos como la apoteosis del algoritmo, cuando el cambio tecnológico se acelerará a tal velocidad que los
humanos. La inteligencia puede simplemente ser eclipsada. En este escenario, ya no manipulamos los símbolos y
ya no podemos interpretar su significado. Es el final del computacionalismo considerado por el filósofo Nick
Bostrom, el informático Vernor Vinge y otros, un referéndum existencial sobre la relación entre la humanidad y la
técnica. 73 Si seguimos la asíntota del procedimiento efectivo lo suficientemente lejos, el espacio de la computación avanza
con no sólo una vanguardia pero una retaguardia, y la humanidad podría ser simplemente lef t detrás de no más eficaz o lo
suficientemente eficiente para la emulación de mérito o atención.

Irónicamente, este posible estado final, el final de la intuición, es un romance racionalista, que lleva su linaje
directamente al espíritu de investigación profundamente humanista en el corazón de la Ilustración. Extiende la
visión de Denis Diderot, uno de los cocreadores de la Encyclopedie que cambia el mundo ,como veremos en el
capítulo 2: la aplicación persistente del sistema o el procedimiento de la Ilustración llevaría finalmente a un estado
de conocimiento trascendente, dejando abierta la cuestión de si los enciclopedistas de robots pueden experimentar
la trascendencia. Isaac Asimov llevó esa visión aún más lejos, calificándola de "psicohistoria" en sus historias de la
Fundación. Imaginó que, con la inteligencia y los datos suficientes, podemos predecir el curso de los eventos
humanos porque la cultura es algorítmica, porque los individuos y las circunstancias se pueden abstraer de
acuerdo con reglas confiables. Si la singularidad proporciona una manera de interpretar el final del
computacionalismo, esta es la segunda: el triunfo de la razón instrumental efectuado por máquinas que ya no
podemos entender.

Nuestros sistemas técnicos tienen implicaciones específicamente políticas, que articulan ciertas formas de
poder que a menudo contradicen la retórica emancipadora de la computación. David Golumbia indexa este cálculo
político en La lógica cultural de la computación, observando cómo

La informatización tiende a estar alineada con fuerzas relativamente buscadoras de autoridad,


jerárquicas y, a menudo, políticamente conservadoras, las fuerzas que justifican las formas de poder
existentes [en un proyecto que]

Se engrana muy fácilmente con el proyecto de la razón instrumental. 74 La "psicohistoria" que Asimov
imaginó como un descubrimiento técnico potencialmente emancipatorio es, para Golumbia, un ejemplo de
una aceptación pasiva de la afirmación política de que "mucho".

tal vez todo, de la experiencia humana y social puede explicarse a través de procesos computacionales. ” 75 En el
fondo, se trata de la política de la abstracción, que Golumbia vincula con la razón instrumental de la Ilustración. Es la misma
ansiedad que el académico de comunicaciones Fred Turner rastreó en los manifestantes estudiantiles de la década de 1960 que
cambiaron las tarjetas perforadas de la computadora para luchar contra la máquina administrativa: "Soy un estudiante de la
UC. Por favor, no se doble, doble, huso o me mutile ”. 76 Este segundo telos también termina con el triunfo de la máquina,
pero lo que Golumbia imagina es un tipo diferente de motor: los tipos de poder estatal y burocracia que permiten la
administración computacional y la cuantificación. El lugar de lo humano es, en el mejor de los casos, ambiguo tanto en el
universo de la singularidad como en la lectura de la ideología computacional de Golumbia.

Golumbia representa aquí una serie de críticos que argumentan que el resultado de facto de la cultura
computacional, al menos si no intervenimos, es reforzar el poder del estado. En capítulos posteriores
examinaremos más de cerca la "falsa personalización" contra la que advierte Tarleton Gillespie, extendiendo el
argumento del activista y autor de Internet Eli Pariser en The Filter Bubble, así como el elegante encuadre del
teórico de los medios Alexander Galloway sobre las consecuencias políticas del protocolo. 77 Pero Turner de la
contracultura a la ciberculturaofrece una visión convincente de cómo los impulsos contraculturales se
entretejieron en el tejido de la cultura computacional desde el principio. La figura del hacker dibuja su linaje en
parte del discurso despreocupado de los laboratorios de investigación industrial de la década de 1940; Las
instalaciones que primero crearon las oportunidades para que los jóvenes no solo trabajen, sino que también
jueguen con computadoras. 78

Pero, como ha argumentado Galloway, el paradigma cibernético ha reformulado la magia lúdica de la


computación desde una nueva perspectiva.

Con la creciente importancia del trabajo inmaterial y el aumento concomitante en el cultivo y la explotación del
juego: la creatividad, la innovación, lo nuevo, lo singular, la flexibilidad, el suplemento, como fuerza
productiva, el juego se vinculará cada vez más a estructuras sociales amplias. de control. Hoy estamos sin duda
presenciando el final del juego como políticamente progresista, o incluso

políticamente neutral. 79

Este CAPS t , el cálculo de usar, las señales de un cambio fundamental en el mar valores que nos referiremos
con más detalle en los capítulos 4 y 5: la sustitución del proceso en sí mismo como un valor para las experiencias
humanas de juego y alegría. La crítica política del computacionalismo alcanza aquí su apogeo, en el argumento de
que nuestras experiencias humanas más importantes, el juego ilimitado de la imaginación y la creatividad, están
cayendo cada vez más dentro de los límites de la computabilidad efectiva y el régimen de computación.

Implementación

El mito de la computación alcanza sus límites donde comienza a interactuar con la realidad material. Al igual que
el ORION de UPS, el cálculo en entornos del mundo real es confuso y contingente, y requiere una modificación y
supervisión constantes. Yo llamo a este problema "implementación": las formas en que el deseo de computabilidad
efectiva se traduce en sistemas de trabajo de computadoras reales, humanos y estructuras sociales. Aprender lo
que sucede dentro de la caja negra del algoritmo no cambia el hecho de que la acción está específicamente
contenida por su implementación: la caja en sí es igual de importante. Al aprender a interpretar el contenedor, las
entradas y salidas, las costuras de la implementación, podemos comenzar a desarrollar una forma de leer
algoritmos como máquinas de cultura que operan en la brecha entre el código y la cultura.

Negociar esa brecha es precisamente lo que hacen los algoritmos: operando en la intersección del espacio
computacional y cultural, deben comprometer o adjudicar entre los modelos matemáticos y pragmáticos de la
razón. La ineludibilidad de ese trabajo, el hecho de que los algoritmos siempre deben implementarse para ser
utilizados, es en realidad su característica más importante. Al ocupar y definir ese terreno intermedio incómodo,
los algoritmos y sus colaboradores humanos representan nuevos roles como máquinas culturales que unen la
ideología y la práctica, las matemáticas puras y la humanidad impura, la lógica y el deseo. Discutir la
implementación es, por lo tanto, unirse a una conversación sobre materialidad y

Los sujetos incorporados que promulgan, transmiten y reciben información. 80

Basta con hacer la pregunta , donde existe un algoritmo como ORION podría dar lugar a respuestas muy
complicadas que implican una red distribuida de sensores, servidores, empleados, código, y así sucesivamente.
Para lidiar con esa pregunta debemos recurrir a los estudios de plataforma y la arqueología de medios, donde
podemos considerar la implementación como una forma de materialidad basada en el hardware y el software que
forman la "base de la expresión computacional".81

En Mecanismos, el especialista en medios Matthew Kirschenbaum implementa dos formas de materialidad


para leer objetos digitales. La "materialidad forense" es la situación física y material de un objeto digital en
particular: el disco duro particular donde se almacena una base de datos, con sus propios sistemas
electromecánicos y características físicas. 82 En el contexto de los algoritmos, los detalles logísticos de dónde y cómo se
almacenan los datos son aspectos vitales de la implementación, como la gran cantidad de energía gastada para mantener en
funcionamiento los principales centros de datos. La "materialidad formal" es la sombra intelectual proyectada por estas
manifestaciones físicas de cálculo. El término se refiere a la "imposición de múltiples estados computacionales relacionales
en un conjunto de datos u objeto digital", o la "fricción de procedimiento o diferencia percibida (el par), a medida que un
usuario cambia de un conjunto de lógicas de software a otro".83 Kirschenbaum describe elocuentemente el papel
esencial del observador o investigador forense en la lectura efectiva de objetos digitales, y la materialidad formal
ilustra cuánta traducción o transposición está involucrada en la manipulación efectiva de los mismos.

Un sistema algorítmico debe implementarse de manera forense material al tener su código y datos almacenados
en algún disco duro físico, ejecutándose en algún procesador. Pero estas instancias físicas implican una mareada
vertiginosa de movimientos formales de materialidad antes de que puedan ser ampliamente accesibles: el servidor
que ejecuta este algoritmo podría ser realmente un conglomerado virtual de cientos de máquinas organizadas por
una plataforma informática distribuida como Hadoop; las diversas instancias del algoritmo pueden existir en
contenedores de software administrados por otra capa de material formal, algo como la plataforma Docker; Las
interfaces públicas para el algoritmo pueden variar su apariencia y comportamiento en función de la
personalización del usuario, como los resultados de búsqueda personalizados de Google. Por supuesto, la lista
puede continuar:

Y, sin embargo, el algoritmo siempre está limitado en la implementación porque el principio de computabilidad
efectiva es fundamental para su identidad formal. Es por esto que elijo usar la palabra "implementación" en lugar
de confiar en el concepto de estudios de plataforma o materialidad per se. Como herramienta o procedimiento
efectivo, el algoritmo es un implemento que se codifica para existir a través de un marco de analogías forenses y
formales, suposiciones y marcos declarativos. La implementación ideal debe codificar o incrustar versiones
abstractas de esas externalidades, o tratarlas como entradas estructuradas, para que funcione con éxito y "resuelva
el problema" en cuestión. Pero, por supuesto, la realidad de la implementación siempre conlleva nuevas
contingencias, dependencias y complejidad. enturbiando el terreno entre el estado forense y formal del algoritmo
como un sistema implementado. A diferencia de la caja negra proverbial, la máquina de la cultura es en realidad
porosa, ingiriendo y extruyendo estructuras computacionales y culturales en cada punto de conexión con otros
sistemas sociotécnicos.

Ian Bogost, de la “Catedral de la Computación”:

Una vez que comienzas a mirarlos de cerca, cada algoritmo traiciona el mito de la simplicidad unitaria y la
pureza computacional. ... Una vez que adopta el escepticismo hacia lo algorítmico y lo divino de datos, ya no
puede interpretar ningún sistema computacional como meramente algorítmico. Piense en Google Maps, por
ejemplo. No solo se trata de un software de cartografía que se ejecuta a través de una computadora, también
involucra sistemas de información geográfica, satélites y transpondedores de geolocalización, automóviles
impulsados por el hombre, sistemas de grabación óptica panorámica montados en el techo, ley internacional de
privacidad y grabación, sistemas de enrutamiento de redes físicas y de datos, y Aparatos de presentación web /
móvil. Eso no es cultura algorítmica, es solo, bueno, cultura.84

Perforar la ilusión de la computación como una experiencia religiosa excepcional, sin embargo, nos deja con un
nuevo problema. Puede ser "solo, bueno, cultura", pero es una cultura cada vez más transformada por estas
plataformas. Abandonar la magia del código no cambia los efectos dominantes de las implementaciones
algorítmicas en los sistemas culturales. En cambio, complica la imagen, borrando la falsa simplicidad y el
idealismo de

Evangelismo computacionalista al estilo de Silicon Valley. Lo que nos queda por debajo de esa fachada de la
perfección computacional es exactamente el lío de los sistemas interconectados, los marcos de políticas, las
personas, los supuestos, las infraestructuras y las interfaces que Bogost describe anteriormente.

En otras palabras, la implementación funciona en ambos sentidos: cada máquina cultural que construimos para
interactuar con el mundo encarnado de la materialidad humana también reconfigura ese espacio encarnado,
alterando las prácticas cognitivas y culturales. Más importante, esto sucede porque la implementación codifica una
formulación particular del deseo de computabilidad efectiva, un deseo que correspondemos cuando nos
comprometemos con ese sistema. La búsqueda algorítmica del conocimiento universal refleja y alimenta nuestra
propia hambre eterna de autoconocimiento y conciencia colectiva. La efectividad de los sistemas que modelan,
predicen y nos recomiendan cosas pueden alimentar la experiencia religiosa contra la que Bogost advierte, y
aceptamos de buen grado sus abstracciones para sentir la magia de la computación. Los modelos algorítmicos de
la cultura digital tienen una calidad seductora, incluso cuando solo tienen un éxito parcial porque ordenan el
universo conocido. Escuchas una emisora de música en streaming quecasi lo hace bien, diciéndote a ti mismo que
estas canciones, no del todo correctas, son perfectas para este momento porque un algoritmo mágico las
seleccionó.

Los algoritmos computacionales pueden presentarse como meramente matemáticos, pero funcionan como
máquinas de cultivo que revisan dramáticamente la geografía de la reflexividad humana, como veremos en las
lecturas algorítmicas que siguen a este capítulo. Ellos remodelan los espacios dentro de los cuales nos vemos.
Nuestras huellas literales y metafóricas a través de sistemas reales y virtuales de información e intercambio se
utilizan para dar forma al horizonte a través de resultados de búsqueda personalizados, recomendaciones y otros
sistemas adaptativos, o lo que Pariser llama la "burbuja de filtro". 85

Pero cuando los algoritmos cruzan el umbral de la predicción a la determinación, del modelado a la
construcción de estructuras culturales, nos encontramos revisando la realidad para acomodar sus discrepancias.
En cualquier sistema que depende de la abstracción hay un resto, un conjunto de información descartada: la
diferencia, o la distinción crucial y el aplazamiento del significado que se produce entre el mapa y el territorio.

Esta brecha surge en la implementación, cuando deben resolverse las colisiones entre los entendimientos
computacionales y culturales de los algoritmos. En muchos sentidos, la brecha crea el espacio cultural para la
figura del algoritmo, proporcionando fallas, resultados inexplicables y la extraña casualidad que imaginamos
como la magia del código. En Snow Crash, el problema de la implementación conlleva varios giros cruciales de la
trama, pero uno de los más memorables es la trama del espacio tridimensional en el Multiverso, la realidad virtual
donde se congregan Hiro Protagonist, otros hackers y otros Technorati. Hiro puede moverse a través de las
paredes metiendo su katana a través de ellos y siguiendo su espada, explotando un

Una laguna que encontró hace años cuando intentaba injertar las reglas de lucha con espadas en el software
Metaverse existente. ... Pero como cualquier otra cosa en el Metaverso, [la regla que gobierna cómo funcionan
los muros] no es más que un protocolo, una convención que diferentes computadoras aceptan. En teoría, no
puede ser ignorado. Pero en la práctica, depende de la capacidad de las diferentes computadoras para
intercambiar información de manera muy precisa, a alta velocidad y en la forma correcta

veces.86

Para la novela, este es un truco conveniente, como muchas de las cosas que los hackers explotan o crean: un
mecanismo para eludir las estructuras de control estándar que recuerdan la llamada de Galloway a las armas en el
Protocolo. Pero para nuestros propósitos, también ilustra las características esenciales de la brecha entre las
metáforas computacionales y culturales, entre la abstracción y la implementación.

El empuje katana de Hiro funciona en parte porque explota el abismo entre diferentes regímenes lógicos de
abstracción: las reglas algorítmicas que gobiernan las espadas en el Metaverso y el conjunto de reglas similares
que gobiernan los avatares y las estructuras. También depende de la construcción abstracta de la temporalidad en
los sistemas computacionales, como señala Stephenson, la brecha es tanto temporal como espacial, dependiendo
del retraso entre la conexión satelital de Hiro y los servidores que manejan su sesión en Metaverse. Hiro se
involucra en una especie de arbitraje cuando explota el retraso entre dos sistemas algorítmicos para, literalmente,
abrirse camino en una caja negra. Y, finalmente, la brecha es cultural: Hiro hace una pregunta imposible cuando
empuja su espada contra la pared, y él

recibe la respuesta imposible que esperaba: shazam, la magia hacker se realiza.

Sin embargo, es importante darse cuenta de que la brecha no es la misma que la falla, el fallo u otros signos de
funcionamiento incorrecto de los sistemas computacionales. Estos momentos en los que cae la fachada de la
omnisciencia computacional son muy útiles para ver la brecha, y han dado lugar a fascinantes géneros del arte y el
rendimiento de la computadora, pero solo son ventanas hacia la apertura más amplia entre la computación y la
realidad. Construimos la brecha, o creamos espacio para ella, en ambos lados. Los sistemas algorítmicos y los
modelos computacionales eluden aspectos cruciales de sistemas complejos con varios gestos abstractos, y las cosas
que dejan residen en el limbo, conocidas y desconocidas, entendidas y olvidadas al mismo tiempo. Pero los
participantes humanos, usuarios, y los arquitectos de estos sistemas desempeñan un papel igualmente importante
en la construcción de la brecha cuando organizamos nuevos patrones cognitivos en torno a los sistemas
computacionales y optamos por olvidar o abandonar las formas de conocimiento que una vez poseíamos. Cada
momento de dependencia, como un número de teléfono o una ortografía olvidada que ahora dependemos de un
sistema algorítmico para suministrar, y especialmente cada oportunidad rechazada de contacto humano directo e
inmediato, agrega un poco al espacio entre la computación y la experiencia humana.

Los algoritmos funcionan como agregados complejos de abstracción, encantamiento, matemáticas y memoria
técnica. Son implementaciones materiales de la catedral de la computación.87 Cuando interactuamos con ellos,
estamos hablando con oráculos, dioses y demonios menores, elaborando un lenguaje pidgin o de intercambio con
palabras de comando, conjunciones booleanas y, a menudo, información profundamente personal. Estamos
constantemente revisando el mito del algoritmo a través de estas interacciones, reafirmándolo a través de nuestros
recitales de invocaciones familiares (murmurando "OK Google Now" o seleccionando una URL familiar) y
extendiendo su alcance a medida que desarrollamos relaciones más sofisticadas con las máquinas de la cultura
computacional. . Esas relaciones dependen de múltiples formas de alfabetización: todos estamos leyendo sistemas
algorítmicos ahora, más o menos mal, dependiendo de nuestra conciencia y atención al contexto de la
implementación.

Lectura algorítmica

Para leer de manera efectiva la extraña figura del algoritmo, ese pasaje entre las lógicas computacionales y
culturales, sin rasgos ni rasgos, como camaleones, debemos adoptar un enfoque algorítmico. La lectura de objetos
culturales computacionales complejos requiere su propio procedimiento efectivo, uno que opera en el espacio de
implementación entre la teoría crítica, la lógica computacional y la comprensión cultural. Al igual que los
algoritmos computacionales incorporan el deseo de hacer que todas las cosas sean computables de manera
efectiva, debemos reconocer la agenda que conlleva la lectura algorítmica: el deseo de hacer que todas las facetas
de la computación sean legibles para los seres humanos. Como el crítico literario Stephen Ramsey argumenta en la
conclusión de Reading Machines, los "nuevos tipos de actos críticos", a los que denomina crítica algorítmica, no
solo son posibles sino necesarios, "están implícitos en las muchas interfaces que buscan solo facilitar el
pensamiento, la autoexpresión [sic] y la comunidad".88 La lectura algorítmica, como la defino a continuación, es
un modo de pensamiento, o una herramienta para pensar, que cualquiera puede usar para interpretar artefactos
culturales.

En este sentido, la lectura algorítmica triangula entre los deseos en competencia: la búsqueda
computacionalista de expandir continuamente el límite del procedimiento efectivo, por una parte, y el deseo
humano de conocimiento universal, por otra. Entre ellos, algo nuevo que recién ahora estamos empezando a
reconocer: el deseo mutuamente constitutivo de crear y manipular la brecha, de que surja una especie de magia a
partir de las complejas interacciones de abstracción e implementación como bandadas de pájaros de un juego
computacional de la vida. . Esa diferencia proporciona la energía para nuestra historia de amor en evolución con
el cómputo, y es el recurso que aprovechamos cuando realizamos lecturas algorítmicas.

Esta es la razón por la que leer la brecha y reconstruir las fuerzas computacionales y sociales que forman las
paredes y los enlaces de cada máquina de cultura, cada caja computacional porosa, es en sí mismo un "método
para resolver un problema". Al igual que el algoritmo en sí, la lectura algorítmica es una Estructura conceptual
compleja que contiene capas de procesos, abstracciones e interfaces con la realidad.

El objeto de estudio algorítmico se extiende mucho más allá de la manifestación superficial de un fragmento
particular de texto o multimedia. Una lectura de una publicación en particular en Facebook, o incluso, digamos,
Note Book,una colección de publicaciones ensayistas literarias del erudito literario Jeff Nunokawa capturaría solo
el lado humano de la colaboración, a menos que se relacionara directamente con el aparato de Facebook. De esta
manera, la lectura algorítmica se basa en los múltiples precursores críticos que ya hemos considerado aquí:
cibernética, estudios culturales, estudios de plataformas y software, teoría de los medios y materialidad digital.
Apenas estamos empezando a descubrir cómo reunir estas diferentes perspectivas para hacer preguntas sobre la
ética de los algoritmos, la legibilidad del software y la política de computación. Las plataformas algorítmicas ahora
dan forma efectiva a toda la producción cultural, desde los autores que participan en la publicación obligatoria de
Twitter para promocionar sus nuevos libros hasta los sofisticados sistemas que nos recomiendan nuevos
productos. Un principio central de la lectura algorítmica, Lo que distingue el método, es que debemos tomar la
máquina de la cultura como el objeto de estudio, en lugar de solo sus resultados culturales. Para hacerlo de
manera efectiva, me gustaría ofrecer un conjunto de términos clave o conceptos transformadores que sirven como
funciones centrales de cualquier máquina de la cultura.

La primera herramienta metodológica que necesitamos es una comprensión crítica del proceso con base en
tierra .Algoritmos de todo tipo avanzan una versión del argumento de computabilidad efectiva, que codifica
argumentos explícitos o implícitos de que el problema, ya sea la agricultura o la extracción de la raíz cuadrada, se
puede resolver siguiendo los pasos del método. De esta manera, el proceso en sí mismo es una lógica ordenadora
para la comprensión crítica, que se apoya en las nociones de "filosofía de proceso" defendidas por los filósofos
Martin Heidegger, Alfred Whitehead, Simondon y Stiegler, entre otros. El objeto algorítmico de estudio es un
sistema en movimiento, una secuencia de iteraciones que surge a medida que se mueve a través del tiempo. El
aspecto más importante de un sistema algorítmico no es el material de superficie que presenta al mundo en
ningún momento en particular (por ejemplo, los elementos que aparecen en la parte superior de la fuente de
Facebook), sino el sistema de reglas y agentes que generan y manipulan constantemente el material de la
superficie (por ejemplo, los algoritmos que filtran y promueven nuggets de contenido). Ese proceso incrusta, como
exploramos anteriormente, la tensión entre la autoperpetuación y

finalización, entre un procedimiento efectivo que termina con gracia y un espíritu de computación universal que
llena el universo.

Esta noción de proceso depende íntimamente de nuestra segunda palabra clave metodológica, la
abstracción.Los sistemas algorítmicos son objetos de estudio no solo por lo que incluyen, sino por lo que se
escapa. Los sistemas de abstracción que traducen las señales eléctricas al lenguaje ensamblador en códigos de alto
nivel a una interfaz gráfica de usuario a un sistema de íconos y metáforas culturales (con muchas otras capas
intermedias) crean marcos ideológicos y argumentos sobre la realidad. El trabajo de académicos de los medios de
comunicación como Hayles, Galloway y McKenzie Wark sirve para iluminar cómo funcionan estas abstracciones
en el mundo. Si los algoritmos son máquinas de cultivo, las abstracciones son uno de sus resultados principales.
Como ejemplo, en el capítulo 4 discuto la interfaz de la aplicación de Uber, con un mapa caricaturesco que
muestra a los automóviles recorriendo la red urbana. Uber depende de abstraer las complejidades, regulaciones y
convenciones establecidas para llamar un taxi, Convertir la experiencia de alquiler de coches en una especie de
videojuego. Ese modo de abstracción ha tenido tanto éxito que un género completo de startups de Silicon Valley
ahora puede clasificarse como "Uber para X", donde X es en realidad una doble abstracción. En primer lugar,
adaptamos el modelo de negocios simplificado de Uber de "agencia de economía compartida" a otra arena
económica. Luego hacemos que todas estas arenas sean fungibles, una variable X que puede representar cualquier
esquina del mercado donde la computación ubicua y los servicios algorítmicos aún no han interrumpido el status
quo. Al igual que la máquina de abstracción original de Turing, estos sistemas extienden una lógica simbólica al
universo cultural que reordena las mentes y los significados que entran en contacto con ellos. Ese modo de
abstracción ha tenido tanto éxito que un género completo de startups de Silicon Valley ahora puede clasificarse
como "Uber para X", donde X es en realidad una doble abstracción. En primer lugar, adaptamos el modelo de
negocios simplificado de Uber de "agencia de economía compartida" a otra arena económica. Luego hacemos que
todas estas arenas sean fungibles, una variable X que puede representar cualquier esquina del mercado donde la
computación ubicua y los servicios algorítmicos aún no han interrumpido el status quo. Al igual que la máquina de
abstracción original de Turing, estos sistemas extienden una lógica simbólica al universo cultural que reordena las
mentes y los significados que entran en contacto con ellos. Ese modo de abstracción ha tenido tanto éxito que un
género completo de startups de Silicon Valley ahora puede clasificarse como "Uber para X", donde X es en
realidad una doble abstracción. En primer lugar, adaptamos el modelo de negocios simplificado de Uber de
"agencia de economía compartida" a otra arena económica. Luego hacemos que todas estas arenas sean fungibles,
una variable X que puede representar cualquier esquina del mercado donde la computación ubicua y los servicios
algorítmicos aún no han interrumpido el status quo. Al igual que la máquina de abstracción original de Turing,
estos sistemas extienden una lógica simbólica al universo cultural que reordena las mentes y los significados que
entran en contacto con ellos. una variable X que puede representar cualquier esquina del mercado donde la
computación ubicua y los servicios algorítmicos aún no han interrumpido el status quo. Al igual que la máquina de
abstracción original de Turing, estos sistemas extienden una lógica simbólica al universo cultural que reordena las
mentes y los significados que entran en contacto con ellos. una variable X que puede representar cualquier esquina
del mercado donde la computación ubicua y los servicios algorítmicos aún no han interrumpido el status quo. Al
igual que la máquina de abstracción original de Turing, estos sistemas extienden una lógica simbólica al universo
cultural que reordena las mentes y los significados que entran en contacto con ellos.

El medio para estas interacciones es nuestra tercera palabra clave, el estado de implementación.Los procesos
que ejecutan las máquinas de cultivo y las abstracciones que producen solo pueden existir en el espacio de
implementación. Ese espacio es una brecha entre las construcciones computacionales y culturales de la realidad,
una que las máquinas de la cultura generan y manipulan para lograr sus objetivos de procedimiento y la expansión
más amplia de la computabilidad efectiva. La decisión de Netflix de usar un grupo de "etiquetadores" humanos
para evaluar su catálogo de videos de transmisión de acuerdo con un rango de métricas cualitativas y cuantitativas
representó un cambio profundo en la implementación, como veremos en el capítulo 3. Dejaron atrás el enfoque
puramente estadístico de su primer algoritmo de recomendación a favor de un proceso más complejo y enredado
culturalmente, una transformación que ahora informa al negocio aún más complicado de crear contenido original
comoCasa de cartas basada en entradas humanas y algorítmicas.

La creciente interdependencia de los humanos y los algoritmos en la creación de máquinas culturales


culturalmente evaluadas estéticamente y trabajos creativos nos lleva al aspecto más desafiante de la lectura
algorítmica: la imaginación.La brecha entre computación y cultura no es solo un abismo entre diferentes sistemas
de lógica simbólica, de representación y significado: también es una brecha entre diferentes modos de
imaginación. Todos los sistemas simbólicos, todos los lenguajes, contienen una lógica particular de posibilidad, un
horizonte de imaginación que depende de la naturaleza de la representación y las relaciones semánticas. Los
matemáticos pueden describir con precisión relaciones altamente abstractas que son casi imposibles de definir en
un lenguaje humano más familiar. Los sistemas computacionales están desarrollando nuevas capacidades para el
pensamiento imaginativo que pueden ser fundamentalmente ajenas a la cognición humana, incluida la creación de
inferencias a partir de millones de variables estadísticas y la manipulación de sistemas en circunstancias
estocásticas, que cambian rápidamente y que están temporalmente detrás de nuestra capacidad de comprensión
efectiva.

previsibilidad89

En conjunto, estos componentes de la lectura algorítmica proporcionan los ingredientes para una nueva receta,
un enfoque algorítmico para la comprensión cultural de los algoritmos. Es un medio de lectura de las luces y
sombras de las máquinas: la brillante iluminación de la cognición mejorada computacionalmente y las
ofuscaciones de las cajas negras. Como lo sugieren nuestras palabras clave, la lectura algorítmica es un marco
crítico para interpretar objetos que también lo interpretan a usted: sistemas computacionales que se adaptan a su
comportamiento en un proceso hermenéutico mutuo.

Después de todo, ya estamos comunicándonos con algoritmos: compartir, confiar y delegarlos para que piensen
y actúen en nuestro nombre. Por cada malvada caja negra y plataforma opresiva que descubro en esta excavación,
hay puntos brillantes: ejemplos de asombrosa creatividad y conocimiento que nunca hubieran sido posibles sin la
colaboración de humanos y máquinas. Como todos nuestros otros mitos, la máquina de la cultura nos ha sido
.todo el tiempo. Construimos estas herramientas, las dotamos de poder e historia, porque buscamos asegurar una
parte de nosotros mismos fuera del frágil recipiente de la forma humana. Construimos catedrales, rituales e
historias colectivas para hechizarnos, un nam-shub de memoria eterna para mantener vivos nuestros momentos
más brillantes. Comprender la figura del algoritmo es el primer paso para convertirse en verdaderos
colaboradores, y no solo con máquinas, sino entre sí a través de los vastos colectivos que los sistemas algorítmicos
hacen posible. Debajo de todas estas capas de símbolos, código y lógica sedimentados, encontramos que la figura
del algoritmo no es fija sino en movimiento, y que la lectura algorítmica requiere trabajar en una esfera de acción
cargada entre la computación y la cultura. Este es el campo de juego de la imaginación algorítmica,

Notas
1 Wiener, “Los hombres, las máquinas y el mundo”.

2. Lewis, Flash Boys, 114.

3. Williams, Palabras clave.

4. Chun, Estudios de Software.

5. Knuth, "antiguos algoritmos babilónicos".

6. Ensmenger, Historia de la Computación, 131.

7 Ibid., 132.

8. Moschovakis, “¿Qué es un algoritmo?” N. 1.

9 Sedgewick, "Ciencias de la computación 226: Algoritmos y datos

Estructuras ".

10. "Algoritmos: búsqueda interna - Google".

11. Golumbia, la lógica cultural de la computación.

12. Rosenbush y Stevens, "en UPS, el algoritmo es el conductor".

13. Gillespie, "La relevancia de los algoritmos".

14. Hardy, "Uso de algoritmos para determinar el carácter: NYTimes.com".

15. Pasquale, The Black Box Society, 35.

dieciséis. Hayles, mi madre era una computadora, cap. 1.

17. Pasquale, The Black Box Society; Lanier, no eres un gadget; Morozov, para guardar todo, haga clic aquí.

18. Wolfram, un nuevo tipo de ciencia, 5.

1Q. Ibid., 8.

20. Berlinski, El advenimiento del algoritmo.

21. Ibid., 162.

22. Ibid., 183.

23. Ver, por ejemplo Moschovakis, "¿Qué es un algoritmo?"

24. Wolfram, un nuevo tipo de ciencia, cap. 12.

25. Golumbia, La lógica cultural de la computación, 15.


26. Edwards, El mundo cerrado.

27. Wiener, cibernética; O, Control y Comunicación en el Animal y la Máquina, 20.

28. Ibid., 8.

2Q. Wiener, El uso humano de los seres humanos: la cibernética y

Sociedad, 7-9.

30. Ibid., 21.

31. Ibid., 18.

32. Hayles, cómo nos convertimos en posthumanos, 52.

33. McCulloch y Pitts, "Un cálculo lógico de las ideas inmanentes en la actividad nerviosa"; Bowker, "Cómo ser
universal".

34. Cf. Hayles, cómo nos convertimos en posthumanos, 90; Turner, de la contracultura a la cibercultura, 16-
28.

35. Wiener, El uso humano de los seres humanos: la cibernética y la sociedad, 95.

36. Levy, "La historia definitiva de 'La información quiere ser libre'".

37. Rendell, Turing Machine Universalidad del Juego de la Vida.

38. Berlinski, El advenimiento del algoritmo, 238-248.

39 . Hayles, cómo nos convertimos en posthumanos, 13.

40. Ibid., 8.

41. Kline, El momento de la cibernética, 68.

42. El historiador Thomas Rid describe una fascinante lección paralela en la conferencia de Macy, donde el pionero de
la cibernética británica Ross Ashby demostró su homeostato, una "máquina de pensar" que planteaba preguntas
profundas sobre la división entre el organismo y el medio ambiente. Rid, Rise of the Machines, 53-63.

43. Ibid., 68-69.

44. Chun, Estudios de Software, 2.

45. Ibídem.

46. Weizenbaum, poder del ordenador y razón humana, 255.

47. Chun, Estudios de Software, 53.


48. Berlinski, El advenimiento del algoritmo, 305.

49 Platón, simposio.

50. Sparrow, Liu y Wegner, "Efectos de Google en la memoria".

51. Clark y Chalmers, "La mente extendida".

52. Ibid., 8.

53. Clark, Cyborgs de nacimiento natural, 11.

54. Weizenbaum, poder de la computadora y razón humana, 12.

55. Ibídem.

56. Ibid., 16.

57 Ibid., 250.
58. Stephenson, Snow Crash, 126.

59. La jaula de cristal, 82.

60. Para un acercamiento interesante a la idea de un nam-shub de alfabetización, vea Goonan, "Girl in Wave: Wave in
Girl".

61. Clark, Cyborgs de nacimiento natural, 69-75. No por nada, Clark reconoce que Snow Crash de
Stephenson en el prefacio de su libro.

62. Ibid., 72.

63. Weizenbaum, poder informático y razón humana, 18.

64. Hayles, "Prólogo", vi.

sesenta y cinco. Weizenbaum, poder informático y razón humana, 18.

66. Hayles, Cómo pensamos, 96; Thrift, "Recordando el inconsciente tecnológico al poner en primer plano
los conocimientos de posición".

67. Cf. Acuerdo, “Vigilancia y captura”; Galloway, juegos de azar.

68. Vaccari y Barnet, "Prolegómenos a una futura historia de robots: Stiegler, epipilogénesis y evolución técnica".

6 Q. Ogburn y Thomas, "son inventos inevitables?"

70 . Stiegler, Technics and Time, 1, 23.

71. Arbesman y Christakis, “Eurekometrics”; Evans y Foster, "Metaknowledge"; Vals y Buchanan, "Informática. La
automatización de la ciencia.
72. Strogatz, "The End of Insight"; Arbesman, "Explícamelo otra vez, computadora".

73. Bostrom, Superinteligencia: Caminos, Peligros, Estrategias; Vinge, "La singularidad tecnológica
venidera: cómo sobrevivir en la era posthumana".

74. Golumbia, la lógica cultural de la computación, 4-5.

75. Ibid., 8.

76. Turner, de la contracultura a la cibercultura, 2.

77. Gillespie, "La relevancia de los algoritmos"; Pariser, la burbuja del filtro; Galloway, Protocolo.

78. Turner, de la contracultura a la cibercultura, 17.

7Q. Galloway, juego, 76.

80. Para más información sobre este debate, véase Hayles, Mi madre era una computadora; Hansen, Cuerpos en
Código , entre muchos otros. El tema se explora a través de una serie de novelas cibernéticas seminales, como
Gibson, Neuromancer; Sterling, Schismatrix; y, por supuesto, Stephenson, Snow Crash.

81. Bogost y Montfort, “Estudios de plataforma”.

82. Kirschenbaum, Mecanismos, 10-11.

83. Ibid., 12-13.

84. Bogost, "La catedral de la computación".

85. Pariser, la burbuja del filtro.

86. Stephenson, Snow Crash, 434.

87. Para más información sobre la relación entre el deseo, la materialidad y la masculinidad, vea Mackenzie, “Una
materialidad en problemas: el masculinismo y la computación”.

88. Ramsay, máquinas de lectura.

8 Q. Madrigal, "Cómo Netflix Reverse Engineered Hollywood".

2 Construyendo la computadora Star Trek


El buscador perfecto sería como la mente de Dios.

Sergey Brin 1

Si quieres hacerme creer en Dios, debes hacerme tocarlo.

Denis Diderot 2

El ayudante de campo algorítmico

En octubre de 2011, Apple anunció el lanzamiento de Siri, un "asistente inteligente que te ayuda a hacer las cosas
solo con preguntar". 3 Esta nueva funcionalidad para el teléfono inteligente líder en el mundo ni siquiera fue el titular del
comunicado de prensa, pero ha tenido profundas implicaciones para nuestras interacciones con los sistemas digitales.

La presentación de Siri por parte de Apple parecía anunciar una nueva tecnología, una de las únicas cosas que la
compañía ha lanzado como una versión "beta". Pero Siri y sus antecedentes habían estado en desarrollo durante
casi una década a través del proyecto de inteligencia artificial más grande jamás financiado por el gobierno de los
EE. UU.

Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA). 4 Ubicado en SRI International (originalmente
el Stanford Research Institute), el proyecto reunió a cientos de investigadores de varias universidades y corporaciones
importantes para trabajar en lo que siempre ha sido un lugar sagrado.

Grial para la inteligencia artificial: una computadora conversacional. 5 El SRI formó parte de la misma ola de
laboratorios de investigación gubernamentales a gran escala e interdisciplinarios en los que Norbert Wiener y los cibernéticos
ayudaron a ser pioneros durante la Segunda Guerra Mundial. Apodado el Agente cognitivo que aprende y organiza, o CALO,
el precursor de Siri fue diseñado para ayudar a los comandantes de campo que tienen que administrar datos complejos y
burocracia mientras se mantienen enfocados en los desafíos estratégicos. CALO se inspiró en el calonis latino o siervo del
soldado, dando un elenco muy diferente a su papel cultural imaginado: más oficial ejecutivo que

asistente personal.6

Los equipos que trabajaron en CALO abordaron varios desafíos técnicos diferentes, como el desarrollo de una
herramienta para organizar mejor las reuniones. Como la periodista de tecnología Bianca Bosker escribe en su
breve historia de la evolución de Siri:

Digamos que su colega canceló poco antes de una reunión. CALO, conocedor del rol de cada persona en un
proyecto, podría discernir si cancelar la reunión y, si es necesario, reprogramar, emitir nuevas invitaciones y
fijar una sala de conferencias. Si la reunión se llevó a cabo según lo planeado, CALO podría reunir (y clasificar)
todos los documentos y correos electrónicos que necesitaría para estar al tanto del tema en cuestión. El
asistente escucharía la reunión y, luego, entregaría una transcripción mecanografiada de quién dijo qué y
resumiría las tareas específicas establecidas durante la conversación. CALO también pudo ayudar a organizar
presentaciones, organizar archivos en carpetas, ordenar mensajes entrantes y automatizar informes de gastos,
entre una y otra.
host de otras tareas. 7

Estas y otras características presentaron una visión para Siri como un nuevo tipo de ayudante de campo
inteligente que no solo automatizaría las tareas, sino que predeciría y tomaría medidas de manera efectiva en
nombre del usuario. La inversión a largo plazo de DARPA realizó una de las grandes ambiciones de una
generación anterior de investigación de IA: un agente inteligente que puede actuar por sí mismo en concierto con
humanos.

CALO / Siri es un poderoso ejemplo de la máquina de la cultura contemporánea: concebido como un conjunto
de sistemas computacionales interconectados, el agente inteligente es un esfuerzo ambicioso para hacer vastas y
nuevas franjas de cultura "computables". Incorpora un ideal pragmático para conquistar varias técnicas. Desafíos:
una computadora conversacional debe interpretar las consultas habladas y responder adecuadamente. Debe
analizar mensajes de correo electrónico, listas de tareas, presupuestos, calendarios y, a medida que Siri se amplíe,
listas de restaurantes, horarios de películas y muchas otras fuentes de datos. Como ayudante de campo o asistente
virtual, Siri es un esfuerzo literal para externalizar la memoria, recordándonos las próximas reuniones y
manejando otras tareas cognitivas de bajo nivel. En todas estas funciones, Siri sigue un guión bastante limitado de
posibles preguntas y respuestas,

La lectura de Siri requiere estar detrás de la cortina de su fachada computacional, pero también implica leer
más allá de las intenciones de sus diseñadores originales en SRI y los ingenieros y comercializadores que
implementaron el sistema en Apple. De esta manera, es un conjunto, un "ser técnico" emergente que ilustra las
nociones de tecnicidad de Gilbert Simondon. Dicho de otra manera, Siri es una máquina de cultura que no solo da
forma a nuestras interacciones, integrando (y dependiendo de nosotros) para la funcionalidad, sino que también
tiene una ambición más amplia de estructurar y organizar el universo. Como dice Simondon: "La realidad técnica,
habiéndose convertido en reguladora, podrá incorporarse a la cultura, que es esencialmente regulativa".8 Siri es
un algoritmo a mitad de camino de este proceso de transformación, donde sus funciones técnicas y su premisa
cultural nos dan una buena visión de la brecha entre la computación y la cultura, particularmente en términos de
cómo definimos el conocimiento.

Conocimiento que realiza

Muchos usuarios de Apple no saben que Siri era mucho más inteligente antes de que Apple comprara el algoritmo.
Apenas unas semanas después de la puesta en marcha que desarrolló por primera vez a Siri como un producto
comercial que se lanzó a la tienda de aplicaciones de iOS en 2010, Steve Jobs orquestó la adquisición de la
compañía. Se movió rápidamente, prefiriendo un acuerdo con Verizon para llevar el software a los teléfonos
Android en su lugar, y el equipo de Siri comenzó el proceso de adaptación de su herramienta para los millones de
usuarios de todo el mundo que pronto lo usarían como una interfaz central para iOS sistema operativo. 9 El
algoritmo original fue diseñado para interactuar de manera flexible con cientos de fuentes de datos, sintetizando información
de múltiples archivos para responder a su pregunta sobre la mejor pizza cercana, o sugerir modos de transporte alternativos si
su vuelo se retrasó. Parte de esta funcionalidad se ha restaurado gradualmente a Siri, pero su asociación con Apple también la
ha hecho menos flexible, ya que los abogados y los contratos elaborados preceden a cualquier nuevo acuerdo para que la
herramienta obtenga datos de terceros. La Siri original también tenía una ventaja más aguda en su diálogo, implementando
ocasionalmente palabras de cuatro letras y mucha actitud, que era parte de su atractivo para Jobs (aunque Apple marcó
rápidamente

abajo el efecto del software en la casa). 10 El software no solo sabía cosas, también era saber.

Así fue como Siri se comercializó desde el principio, como una máquina de cultura tan sofisticada que parecía
mágica: una computadora que no solo habla sino que entiende. Los anuncios publicitarios muestran a Samuel L.
Jackson, Zooey Deschanel y Martin Scorsese teniendo conversaciones reales con sus telefonos Apple nos mostró
que podríamos ser personajes humanos, acertar, hacer preguntas de una manera normal e idiosincrásica, y que
Siri continuaría, haciendo sus propias bromas y entendiendo no solo nuestras palabras sino el significado detrás
de ellas. Los comerciales insinúan el tipo de relación con la que los programadores coquetean a través de los
"huevos de Pascua" que han dejado en Siri, como el conocido truco de preguntarle a Siri dónde arrojar un cadáver
(lo que ofreció un resumen humorístico de los pantanos locales). , fundiciones de metal, etc., aunque Apple ha
cambiado la respuesta desde entonces. Estas chispas preprogramadas iluminan el objetivo a largo plazo para crear
no solo inteligencia sino también personalidad real. Sin embargo, estos trucos vienen con un guión que debemos
aprender: para que Siri administre cada línea de pinchazo, debemos configurar el chiste con cuidado.

La interfaz de la propia herramienta establece metáforas concretas para estas interacciones. Un gran botón de
micrófono domina la pantalla, sugiriendo la imagen de un locutor de radio que se inclina sobre su estación,
enunciando claramente en el éter. A medida que usamos Siri, esas enunciaciones aparecen primero como símbolos
digitales indeterminados, agitando líneas que luego se convierten en una transcripción citada de la expresión
humana. Las respuestas de Siri luego aparecen como respuestas no citadas (y algunas veces solo se hablan, no se
inscriben en la conversación escrita). El diseño refuerza el circuito de retroalimentación algorítmica, creando un
sistema para enseñarnos lo que Siri escucha y gradualmente nos capacita para decir las cosas de manera que Siri
entienda. Tal vez para equilibrar este esquema de diseño escaso, típicamente Apple, Siri con frecuencia toma
posiciones de afecto humano, expresando preocupación, haciendo bromas,

Figura 2.1 Siri jugando su afecto humano.

Estos momentos de humanidad simulada son parte del teatro colaborativo del asistente virtual: señales de
interpretación que podemos elegir para "atrapar" y responder o ignorar. Y, por supuesto, la voz ofrece un
desempeño persistente de género. Como sostiene la crítica tecnológica Annalee Newitz, el predominio de las voces
femeninas en los asistentes digitales claramente tiene algo que ver con la presentación:

La triste verdad es que estos asistentes digitales son más esclavos que las mujeres modernas. Se supone que no
deben amenazarte, o llegar a ser tu igual, se supone que deben cumplir órdenes sin poner una pelea. El esclavo
ideal, después de todo, sería como una madre para ti. Ella nunca se rebelaría porque te ama,
desinteresadamente y por siempre. 11

La construcción conversacional del género es prominente en la historia intelectual de la inteligencia artificial,


un tema al que volveremos. Pero por ahora necesitamos explorar el final de esta presentación con mayor
profundidad.

En su punto más oscuro, estos asistentes digitales se construyen culturalmente como cajas sensibles de Skinner,
sistemas casi inteligentes que deben responder y que inspiran el mismo tipo de devoción servil en sus usuarios.
Pero, por supuesto, son los usuarios humanos quienes al final deben usar estos sistemas, no necesariamente Siri,
sino los sistemas interconectados que evalúan nuestras consultas de búsqueda, por ejemplo, o los algoritmos que
asignan puntajes de crédito. Como han señalado críticos como Siva Vaidhyanathan, especialista en medios de
comunicación, el precio de la no participación es significativo pero también difícil de precisar, y el impulso
gravitatorio de la cultura algorítmica inculca gradualmente los rituales de participación, de obediencia, a los
altares computacionales particulares. 12

La magia de la ontología

El llamado y la respuesta de la comunicación de Siri es fundamental para la comprensión cultural de los asistentes
inteligentes como una especie de demonio útil (entidades con capacidades específicas y limitadas), pero la
naturaleza de este logro revela un ser técnico más profundo que existe más allá de su utilidad para los usuarios. El
elemento vital en la efectividad de Siri como una máquina de la cultura es el logro de un umbral mínimo viable
para respuestas rápidas y temáticas a las preguntas. La capacidad de Siri para interpretar comandos del mundo
real depende de dos factores clave: el procesamiento del lenguaje natural (NLP) y la interpretación semántica.
Como sabe cualquier usuario que haya intentado usar Siri sin una conexión de datos, el software no puede
funcionar sin un enlace a los servidores de Apple. Cada vez que un usuario habla con Siri, el archivo de sonido se
envía a un centro de datos para su análisis y almacenamiento, un servicio de

La empresa líder en tecnología del habla Nuance. 13 Los principales avances en el análisis algorítmico del habla
han sido el abandono de la estructura lingüística profunda, los esfuerzos por mapear a fondo la gramática y la
semántica, en favor del tratamiento del habla como un dato estadístico. Desafío probabilístico. 14 Dada esta señal de
audio, ¿qué cadenas de texto están más probablemente asociadas con cada palabra? ¿Qué palabra es más probable que siga a
otra? Pruebe los resultados en comparación con un conjunto de entrenamiento, o personas que usan el servicio, y use la
retroalimentación para mejorar gradualmente los resultados. Este es un enfoque pragmático computacional clásico para un
problema, trazando una vía de computabilidad efectiva a través de la confusión del lenguaje al depender de la prueba y error,
tratando el lenguaje hablado como cualquier otro sistema complejo.

En este sentido, Siri es tanto un servicio de escucha como un servicio de respuesta. A lo largo del tiempo, Siri
presumiblemente ha recopilado miles de millones de registros de interacciones exitosas y no exitosas,
proporcionando un recurso valioso para mejorar el reconocimiento de voz. 15 Apple afirma que los datos que retiene
son anónimos, pero esta política es sorprendentemente preocupante.

defensores de la privacidad. dieciséis Si bien recibimos un servicio personalizado, Siri es efectivamente una única máquina
colectiva, que aprende de estos miles de millones de puntos de datos bajo la supervisión de sus ingenieros. Al igual que
muchos otros datos grandes, las máquinas algorítmicas, depende de un pozo profundo, una cisterna de atención y aportes
humanos que sirve como depósito informativo para la inferencia computacional. Al ejecutar el análisis estadístico del habla
sobre suficientes datos, los ingenieros pueden generar un mapa de uso completo de la expresión humana, creando un modelo
de habla casi universal al aceptar el lenguaje no como un sistema fijo de leyes por descubrir (una gramática universal) sino
como una serie de Comportamientos que pueden asignarse a un grado de precisión elegido.

Incluso con este enfoque de big data, transcribir correctamente el audio hablado es una tarea increíblemente
desafiante. La implementación de Siri en otros idiomas depende del desarrollo de modelos de transcripción
efectivos, y las inflexiones de dialectos han demostrado ser una barrera neta para los usuarios con acento
británico, rebabas escocesas y embates del sur. 17 Pero la naturaleza basada en la nube del back-end
computacional de Siri significa que cada matiz lingüístico acumula gradualmente una firma estadística en los
datos de Apple, una serie de grabaciones donde una palabra o frase en particular se malinterpreta
constantemente. Estos fragmentos de interacción contribuyen a la curva de aprendizaje adaptativa de Siri, como si
miles o millones de hablantes de dialectos estuvieran educando pasivamente al mismo niño virtual en la
pronunciación correcta, mientras que la interfaz Siri al mismo tiempo

da forma a las inflexiones de esos usuarios, alentándolos a enunciarse en formas específicas y legibles por la
máquina y creando una especie de curva de distribución colaborativa hombre-máquina del lenguaje.

Este enfoque probabilístico también libera a estos sistemas de otra restricción humana: como una niña
pequeña, Siri hace una conversación efectiva sin tener una comprensión completa de la gramática. Debido a que la
PNL del algoritmo no intenta analizar cada oración en sus sujetos, verbos y objetos, sino que identifica palabras y
frases clave, Siri navega por la

Mundo a través de las ideas, no de la sintaxis. 18 Estas palabras clave se asignan a conceptos que Siri ya conoce en
“ontologías” de conocimiento estructuradas. Para Siri, el lenguaje siempre representa objetos en el mundo: la palabra clave
"restaurante" tiene otros conceptos adjuntos, como horas

de operación, una dirección física, y un rango de precios. 19 Cuando el usuario pregunta sobre "dim sum", "barato" y
"caminar", Siri puede traducir efectivamente estas palabras clave en una consulta coherente y ofrecer una respuesta
provisional sin saber nada acerca de los gerundios.

La estructura conceptual de la ontología del conocimiento suscribe la "magia" de lo que Siri y otros agentes
inteligentes pueden lograr. Como un humano, el sistema puede analizar el contexto, aprender de las interacciones
anteriores y generar conjeturas plausibles sobre datos no confiables. Los ingenieros de SRI que lograron el avance
ontológico durante el proyecto CALO también reconocieron su valor por la escalabilidad: para agregar una nueva
base de datos de reseñas de películas, información geográfica, o lo que sea, los humanos necesitan pasar una
cantidad relativamente pequeña de tiempo en el mapeo los nuevos campos de conocimiento (por ejemplo,
dirección física o nombre del director). La fortaleza de las ontologías es que establecen relaciones claras entre
tipos de información radicalmente diferentes y que cambian rápidamente, desde devoluciones de acciones hasta
mensajes de texto.

Siri puede validar estas conexiones a lo largo del tiempo a medida que los usuarios interactúan con diferentes
conjuntos de datos, extendiendo su modelo de habla humana a lo largo de ejes estrechamente controlados
definidos por lo que Siri ya “sabe”. El proceso depende de los millones de colaboradores capacitados de Siri, los
usuarios que deben aprender a formatear realizan sus consultas de la manera correcta y tienen en cuenta las
limitaciones explícitas e implícitas del sistema. Estas interacciones, y en particular sus fallas, nos permiten marcar
la brecha entre las formas en que se implementan el lenguaje y el conocimiento en Siri en comparación con la vida
cultural más amplia. El sistema de mimetismo de la cultura lingüística. La máquina es imperfecta no solo en la
transcripción y la gramática, sino en la construcción ideológica de sus ontologías de conocimiento. Por ejemplo, en
2011, Siri se vio envuelta brevemente en un escándalo cuando surgió que las consultas sobre "dónde puedo
obtener un aborto" devolverían los resultados a los centros de embarazo para crisis de abortos, a menudo muy
lejos, y no representaban a las clínicas locales de planificación familiar que proporcionaban servicios de aborto. 20
El modelo de lenguaje estadístico vinculó la consulta con las instalaciones contra el aborto que tenían muchas más
probabilidades de utilizar la palabra "aborto" en sus sitios web, al no comprender la naturaleza políticamente cargada de la
pregunta. La estructura de la caja negra de la ontología del conocimiento de Siri ocultó el error de categoría que el sistema
cometió al excluir las instalaciones de Planned Parenthood. Arreglar este problema técnico en la máquina de la cultura
implica necesariamente la intervención humana: detrás de la fachada de la caja negra, los ingenieros tuvieron que anular los
modelos estadísticos de referencia con excepciones y soluciones alternativas. Debe haber miles de tales excepciones,
particularmente para las respuestas que imitan el afecto humano. Siri y sus diversas contrapartes ofrecen una visión del
cómputo del lenguaje universal, pero en la práctica dependen de un cómputo “efectivo” que requiere ajustes y supervisión
constantes.

Como lo demuestra el ejemplo del aborto, hay un abismo de abstracción entre la premisa del asistente
inteligente de autoaprendizaje algorítmico, por un lado, y la misteriosa funcionalidad de la caja negra en la
práctica. Esta máquina cultural y las ontologías de conocimiento que contiene imponen profundos límites a los
tipos de relaciones intelectuales que podemos tener con ella, porque si bien Siri puede aprender de nosotros (al
agregar miles de millones de grabaciones de voz para análisis, por ejemplo), podemos enseñarlas directamente.
casi nada. Las ontologías son la salsa secreta de Siri, las sinapsis que mantienen unida toda la operación, y se
construyen de acuerdo con la lógica comercial, los acuerdos legales y los esquemas de licencias de Apple y sus
socios.

Esto puede llevar a fallas como la respuesta de Siri a la pregunta "de dónde vienen los bebés" al ofrecer una lista de
"tiendas de bebés" en el área. 21 Pero también conduce a ausencias y exclusiones que pueden ser más difíciles de detectar.

Una ontología invisible no revela sus costuras y bordes, sino que está diseñada para resistir exactamente ese tipo
de cuestionamiento. El sistema algorítmico acumula significado por la agregación impersonal de millones de
conversaciones; Los usuarios humanos de Siri asignan un significado sobre la base de un conjunto mucho más
pequeño de interacciones profundamente personales.

Los enfrentamientos a veces espectaculares entre estos dos entendimientos del algoritmo enojaron a muchos
fanáticos de Apple porque los vieron como una violación de la negociación implícita que han hecho con la
compañía: pagar una prima por productos de alta calidad que están a la altura de su publicidad. 22 Al asignar la
tecnología directamente a la cultura, Apple reveló inadvertidamente la unión de un producto aún en fase beta, creando otra
relación tensa entre la promesa computacionalista de un algoritmo y la máquina de la cultura real que la sustenta. La
decepción fue más aguda porque Siri opera tan íntimamente con sus usuarios, manejando recordatorios, mensajes y consultas
verbales que proporcionan un índice profundo de la vida personal. El atractivo de Siri, y de hecho de CALO antes de eso, va
más allá de ser un asistente de algo así como un compañero siempre atento que conoce su vida mejor que usted. Siri es una
estación de paso en el camino hacia la búsqueda del autoconocimiento perfecto.

La computadora de Star Trek

Si la búsqueda de Siri para convertirse en un "asistente inteligente" parece ambiciosa, los esfuerzos de Google en la
vanguardia de la cultura algorítmica son aún más radicales. La compañía ya participa en una gran parte de la
actividad en línea: en 2013, Google generó el 25 por ciento de todo el tráfico de Internet en los Estados Unidos
directamente, y aproximadamente el 60 por ciento de todos los dispositivos en Internet intercambiaron datos con
los servidores de Google en un día determinado. 23 Su proliferación de herramientas y servicios gratuitos, desde Gmail a
YouTube, ha llevado a cientos de millones de personas (y los datos que generan) a relaciones con la empresa que podrían ser
tan superficiales como una sola búsqueda en una terminal de biblioteca pública o tan profundas como Enredos de una década
de archivos personales y correspondencia. Como Siva Vaidhyanathan escribió sobre Google en 2011: "nunca ha habido una
empresa con ambiciones explícitas para conectar mentes individuales con información a escala global, de hecho, universal".
24

La inmensidad y profunda imbricación de Google en las estructuras centrales de la cultura algorítmica también
han impulsado las ambiciones globales. El Laboratorio X de la compañía se dedica por completo a considerar
ideas “alucinantes” que ofrecen soluciones radicales o mejoras exponenciales a los desafíos actuales, y son la
fuerza intelectual detrás de las empresas de alto riesgo como Google Glass, el auto-driving car y Project Loon. un
esfuerzo por entregar el servicio de Internet a áreas remotas a través de globos de gran altitud. Astro Teller, el
capitán del laboratorio de Moonshots, ha fomentado una cultura de creación rápida de prototipos y puntos de falla
temprana para probar nuevos

ideas 25 Desde que la compañía adquirió el grupo de investigación de inteligencia artificial DeepMind en 2014,
Google también ha hecho una serie de anuncios impresionantes sobre los avances en aprendizaje automático. Pero
para todas estas innovaciones, la empresa (y su nueva corporación holding, Alphabet) obtiene esencialmente todo
su dinero de la publicidad, lo que le otorga tanto las ganancias como la motivación para explorar agresivamente
nuevos mercados e ideas.

Cuando ve a Google como un árbitro de la cultura digital, sus ambiciones tienen una vasta pero razonable
justificación comercial. La utilidad de repuesto de la barra de búsqueda o las interfaces para Gmail, YouTube y
otros servicios esenciales enmascaran una infraestructura profunda diseñada, en última instancia, para construir
un modelo coherente del universo informativo. En 2012, Google anunció que integraría la información del usuario
en cincuenta y nueve servicios diferentes, sentando las bases para una comprensión holística del comportamiento
humano en muchas esferas de la cultura digital. 26 Dadas las interconexiones generalizadas que ofrecen los muchos
servicios de Google, la empresa ahora cuenta con los datos para desarrollar modelos sorprendentemente sofisticados de
intenciones de los usuarios.

Esta actitud de ambición tecnocrática tal vez se refleje mejor en el presidente de la compañía, Eric Schmidt,
autor de La nueva era digital: remodelando el futuro de las personas, las naciones y los negocios. En 2010,
Schmidt argumentó ante el Wall Street Journal: “En realidad, creo que la mayoría de las personas no quieren que
Google responda a sus preguntas. Quieren que Google les diga lo que deben hacer a continuación ”. 27 Este simple
comentario articula un cambio profundo en el rol de Google, uno que marca su transición de la compañía que
dominó el acceso a la información en la era del algoritmo a la compañía que desea construye el Star
Trek computadora. Es un cambio de fase de la acumulación de conocimiento técnico, en la forma del mejor motor
de búsqueda del mundo, a una forma evolucionada de ser técnico con su propia agencia y estructuras de
influencia.

Esta evolución es un objetivo de larga data y cuidadosamente examinado para la compañía, articulado
repetidamente por ingenieros y ejecutivos a cargo de sus herramientas de búsqueda principales. Para citar solo un
ejemplo, de Tamar Yehoshua, directora de gestión de productos para búsqueda: “Nuestra visión es la computadora
Star Trek . Puedes hablar con él, te entiende y puede tener una conversación contigo ". 28

¿Qué es exactamente la computadora Star Trek ? Sorprendentemente, la referencia es bastante superficial


dentro del marco más amplio del vasto universo de Star Trek . El Sistema de Recuperación / Acceso a
Computadoras de la Biblioteca (LCARS, por sus siglas en inglés) aparece en varios aspectos en la Enterprise y en
otros buques de la Star Fleet Federation que comienzan con Star Trek: The Next Generation. Destacado
principalmente por su diseño visual futurista (originalmente creado por el diseñador de escenarios Michael Okuda
para ahorrar dinero en costosas luces parpadeantes), LCARS rara vez desempeña un papel importante en la
narrativa. A menos que, por supuesto, algo salga mal y la computadora haya sido poseída por algún enemigo
malicioso (como los nanites en el episodio "Evolución"). 29 Al igual que otros elementos del trasfondo diegético del
espectáculo, la computadora parlante de la Empresa estaba destinada a ser sencilla y eficiente. 30 La computadora de
conversación de Star Trek tenía sus límites, cómicamente malinterpretaba las solicitudes y ocasionalmente
inspiraba el tipo de "keywordese" forzado que muchos de nosotros usamos ahora con sistemas algorítmicos
impulsados por voz. En su apogeo, sirvió como un tipo de interfaz de lenguaje natural para la ciencia de datos,
buscando patrones en diversos tipos de información y presentando análisis. 31 Lo más importante es que presentó un
ideal simple de interacción vocal sin fricción: lo que Google parece querer decir con la computadora Star Trek , y lo que
LCARS hace de manera simple y efectiva para la trama del programa, es responder de manera útil a los comandos
y consultas verbales.

Como indican las preguntas que los personajes de Star Trek plantean a LCARS, una computadora que habla por
sí sola no es útil para mucho más que buscar gente y pedir té. El sistema CALO ya demostró que una interfaz
impulsada por voz es solo una parte de una máquina cultural mucho más compleja. El nombre Sistema de acceso /
recuperación de la computadora de la biblioteca lo indica: esta computadora debe ser un índice de todo el
conocimiento humano, una biblioteca con un agente digital inteligente que puede analizar cualquier consulta oral
y devolver información relevante. LCARS es una máquina de la cultura para el universo de Star Trek , un sustituto
para la ontología del conocimiento de la Federación Unida de Planetas. El "juramento del capitán" en los créditos
de apertura del programa se compromete a la USS Enterprisepara ser un tipo diferente de motor de búsqueda, un
instrumento enormemente costoso "para explorar nuevos mundos extraños, buscar nuevas vidas y nuevas
civilizaciones, ir audazmente a donde nadie ha ido antes". Incluso en la década de 1960 era obvio que tales
actividades generaría vastas cantidades de datos, la información que tendría que recopilarse, correlacionarse y
organizarse en una estructura general coherente, algo que LCARS podría buscar para responder de manera
efectiva las consultas sobre la atmósfera de un planeta o las entradas en el registro de la nave. La computadora
Star Trek es la interfaz para un objetivo mucho más amplio de organizar la información de una manera
consistente: una infraestructura digna de la búsqueda del conocimiento universal.

El algoritmo de la Ilustración

En sus momentos contemplativos, los capitanes de Star Trek a menudo nos recuerdan la historia intelectual que
sustenta su misión impulsada por la curiosidad, enmarcando sus aventuras en el contexto de una búsqueda mucho
más antigua del conocimiento universal. Ese sueño ha perseguido a la humanidad desde nuestros primeros mitos
de origen, pero la variación formativa que ha dominado la cultura tecnosocial durante los últimos quinientos años
surge del triunfo del racionalismo científico en la Ilustración europea. Si Google está tratando de ensamblar una
estructura universal de conocimiento e intentando hacerlo como una empresa comercial, el proyecto tiene un
precedente importante. Este fue precisamente el objetivo que Denis Diderot, Jean D'Alembert y los demás
enciclopedistasEstaban luchando en la Francia de mediados del siglo XVIII. Como el historiador y bibliotecario
cultural Robert Darnton describe en The Business of the Enlightenment, la creación de la primera Encyclopedie
(1751) y su posterior popularización fueron empresas tremendamente caras y especulativas. “La magnitud del
esfuerzo de publicación de Encyclopedie sugiere la importancia del enciclopedismo, ya que, como sus amigos y
enemigos estuvieron de acuerdo, el libro representaba algo incluso más grande que sí mismo, un movimiento, un

'ismo.' Había llegado a encarnar la Ilustración ” .32 Antes de que Google encarnara, de manera expansiva y
profunda, el estado del conocimiento digital (lo que Siva Vaidyanathan ha llamado Googleización de todo), la
Encyclopedie asumió el mismo proyecto radical.
La Enciclopedia era un libro peligroso para su época porque presentaba una visión holística y secular del
conocimiento humano, no solo una lista de temas de la A a la Z, sino lo que los científicos informáticos llamarían
una nueva ontología de la información. Una inserción al volumen sirvió como un manifiesto visual, una
declaración de igualdad entre la memoria (incluyendo lo sagrado y lo religioso), la razón y la imaginación ( figura
2.2).). Las ontologías presentan una posición ideológica sobre la jerarquía del conocimiento, organizando los sujetos en
árboles que son tanto genealógicos como determinativos. La ontología presentada por Diderot y D'Alembert ha sido discutida
de manera más o menos continua desde su publicación, precisamente porque presentó un nuevo modelo para el universo
intelectual, una "historia filosófica de la mente". 33 De esta manera, la Enciclopedia era su propio ser técnico, una
construcción que tenía su propia forma de agencia y que daba forma al curso de los acontecimientos humanos y
tecnológicos, desde la difusión gradual y global del ideal de la Ilustración hasta la Revolución Francesa, mucho
más inmediata.

Figura 2.2 Insertar en la Enciclopedia, una ontología de conocimiento disruptiva.

La enciclopedia era un proceso, una máquina de cultura destinada a trabajar formas muy específicas de cambio
en el mundo. D'Alembert, autor del célebre “Discurso preliminar” del primer volumen, se esfuerza por reconocer
las deudas del proyecto con René Descartes, cuyo Discurso sobre el método (1637) prefigura en su título lo que
podríamos llamar el algoritmo de la Ilustración. Escepticismo, racionalismo, inductivo.

El razonamiento y la evaluación crítica del conocimiento por parte del público son todos elementos de este
método, que alcanzó un punto de inflexión un siglo más tarde con Diderot y D'Alembert. Como sostiene la
introducción de D'Alembert, The Encyclopedie es un método, un proceso, para cambiar el curso del progreso
intelectual:

En las producciones futuras de las ciencias y las artes liberales será fácil distinguir entre lo que los inventores
sacaron de sus propios recursos y lo que tomaron prestado de sus predecesores. Las obras serán evaluadas con
precisión, y aquellos hombres que están ansiosos por su reputación y carentes de genio, y que publican
descaradamente viejos

Los sistemas como si fueran nuevas ideas, pronto serán desenmascarados. 34 Este algoritmo se implementó en
una escala tan grande como la búsqueda de Google. Como han señalado los historiadores del libro, la aventura
especulativa de la Enciclopedia.no implicaba simplemente la publicación de un libro, sino la invención de un
nuevo tipo de medio. La encantadora narración de trapos de Darnton que abandonan las casas burguesas por la
puerta de atrás, solo para volver a ingresar al frente como páginas en la nueva enciclopedia, es solo uno de los
procesos de producción de materiales necesarios para la creación de este libro extraordinariamente costoso. El
nacimiento de la enciclopedia moderna, con referencias cruzadas, temas alfabetizados y una ontología reflexiva del
conocimiento, requirió una lista de nuevos sistemas editoriales, de producción y comerciales para la transmisión
de esta invención en todo el mundo.

La Enciclopedia fue revolucionaria no solo por su evacuación de Dios y la religión de la primacía intelectual,
sino también porque su método y ontología exigían una mejora continua. "Los hechos se citan, los experimentos se
comparan y los métodos se elaboran solo para estimular al genio a abrir rutas desconocidas y avanzar hacia
nuevos descubrimientos, usando el lugar donde los grandes hombres han terminado sus carreras como primer
paso". 35 Como una idea radical, la Enciclopedia tuvo tanto éxito que es difícil imaginar otras posibilidades. Su
introducción y la entrada "Enciclopedia" esbozan una visión del largo arco del progreso racional, construida sobre
la perfectibilidad del algoritmo enciclopédico. La máquina de la cultura aprende, corrigiendo sus fallas tempranas
a través de la colaboración concertada de una "sociedad de hombres de letras y artistas" que trabajan a través de
los mecanismos intelectuales de Edición, referencias cruzadas, impresión, publicidad y debate. 36 El algoritmo de la
Ilustración, la búsqueda del conocimiento perfecto a través del pedido, la prueba y la comparación de los hechos, está en el
corazón de la computadora Star Trek de Google .

The Twin Quests for Knowledge

El back-end o la estructura profunda de la computadora Star Trek de Google es el núcleo del negocio de Google:
los algoritmos de indexación, el almacenamiento de datos y las herramientas de administración de información
que lo han convertido en el principal motor de búsqueda del mundo. Me dirijo a los fundamentos conocidos de esa
arquitectura en el capítulo 5, pero aquí quiero hablar sobre los aspectos básicos en los que Google está
expandiendo sus ambiciones más profundamente en la Enciclopedia. Territorio: un nuevo proyecto ontológico
llamado KnowledgeGraph. Cuando Siri depende de un conjunto relativamente pequeño de taxonomías de datos
curados (por ejemplo, los datos de OpenTable pueden incluir nombres de restaurantes, números de teléfono,
disponibilidad de calendario, etc.), KnowledgeGraph intenta crear asignaciones similares en la amplia gama de
datos disponibles para Google desde Sus rastreadores de búsqueda. KnowledgeGraph es una ontología abierta,
que extrae información de fuentes "controladas" como Wikipedia que se edita principalmente por personas, pero
también de los datos no estructurados de todas las páginas web de Google.

exploraciones 37

El enfoque de KnowledgeGraph refleja tanto a Diderot como a sus antecedentes, en particular el sueño
universalista de la mathesis universalis de Leibniz . Ya contiene cientos de millones de entidades que incluyen
personas, cosas, obras culturales y lugares en múltiples

Idiomas, todos interconectados por billones de relaciones. 38 Esa actitud se refleja en el lenguaje que usan los
ingenieros de Google para describir el esfuerzo. Amit Singhal, vicepresidente senior e ingeniero de búsqueda, imagina el
futuro de la búsqueda como una herramienta para responder cualquier pregunta, al igual que Star Trek: "Preguntas
genuinas que, si nosotros, Google, podemos responder, nuestros usuarios estarán más informados y Estarían más
satisfechos en su búsqueda de conocimiento ". 39 Al igual que el original de Diderot, este recurso enciclopédico no es
una forma estática sino un proceso para mejorar la vida de sus usuarios.

Para abordar el futuro de la búsqueda imaginando que todos estamos en una búsqueda de conocimiento,
combinamos el ideal romántico de nuestra relación con la computación, por un lado, y un conjunto empírico de
herramientas algorítmicas claramente racionalistas para realizar ese objetivo por el otro. KnowledgeGraph apunta
a una definición ambiciosa de "computación efectiva" que abarque todos los datos accesibles en la web pública. Al
igual que la base de datos de hechos de Siri, KnowledgeGraph codifica no solo información, sino también
relaciones, una estructura que es prácticamente invisible para el usuario final, lo que permite realizar
comparaciones a lo largo de indicadores como la ubicación geográfica, la fecha o la altura. Por supuesto, a
diferencia de la Enciclopedia,El árbol de conocimiento de Google permanece invisible, un conjunto de secretos
comerciales ocultos en cajas negras: las formas en que se resuelven las ambigüedades y las verdades en conflicto
permanecen ocultas por defecto dentro de la lógica de la base de datos. Con el tiempo, la ontología de la compañía
se expandirá, pero se revelará solo en partes, tal vez incluso mostrando un lado diferente de sí mismo a cada
usuario, incluso al dominar una red creciente de hechos y relaciones "objetivas".

Esta aceptación de los resultados de búsqueda adaptativa marca nuestra salida del algoritmo de la Ilustración
del conocimiento universal. El marco motivador de Google para esta búsqueda no es simplemente tener el
conocimiento, sino presentarlo mediante una consulta: el modo intelectual de la búsqueda es tan importante como
el destino mismo. En 2013, Singhal pronunció un discurso titulado "El fin de la búsqueda como lo sabemos",
donde describió las ambiciones de la compañía con una lista simple: Google

Los algoritmos necesitan responder, conversar y anticipar. 40 Estos representan una jerarquía intelectual de
necesidades, pasando de simplemente acumular conocimiento a una forma de intencionalidad completamente nueva. Si
pensamos en KnowledgeGraph como el estado del arte para "responder"

Siri y la contraparte de Google en el procesamiento del habla en lenguaje natural son el pináculo actual para
"conversar". Pero la parte superior de la pirámide, "anticipar", es otra cuestión por completo. En conjunto, los tres
términos replantean cuidadosamente la ontología de la Enciclopedia: responder es dominar la historia; conversar
es dominar la razón; Anticiparse requiere imaginación ( figura 2.2). Pero poner la anticipación en manos de algoritmos
computacionales desafía los cimientos más amplios de la búsqueda del conocimiento perfecto. La raíz del árbol ontológico ya
no se basa en una "sociedad de hombres de letras y artistas", sino en una estructura privada y corporativa formada por
ingenieros (todavía en su mayoría hombres) y máquinas.

¿Qué pasa cuando personalizamos el algoritmo de la Ilustración? Esta es la razón por la cual el elemento final
de la ambición de Google es también el más complejo culturalmente: la anticipación requiere construir una
máquina que comprenda no solo la cultura pública sino la intención privada. Al igual que Siri, Google no necesita
un mapa completo de las estructuras gramaticales o las costumbres sociales, pero necesita comprender el
funcionamiento probabilístico de la mente humana. Google es claramente consciente de que lo realLas preguntas
que tenemos no pueden ser respondidas por una enciclopedia, no importa cuán universal sea. Esta es la posición
desde la cual Schmidt argumentó en 2010 que "[la gente] quiere que Google les diga lo que deberían hacer a
continuación". Para Google, la lógica de la búsqueda significa que su esfuerzo por alcanzar un estado de
conocimiento universal también requiere la logro de un autoconocimiento perfecto, de anticipar las necesidades y
consultas de sus usuarios en forma de tesis de Church-Turing, de manera computable.

Lo más cercano a la anticipación de Google es el sistema que enmarca sus vastos recursos de datos a través del
contexto del usuario individual. Google Now recurre a los datos personales de cada servicio de Google que un
individuo usa, bajo el lema, "Justo la información correcta en el momento adecuado". El servicio, aunque todavía
limitado, promete un tipo completamente nuevo de relación simbiótica entre el algoritmo y el ser humano. El
usuario recibe notificaciones y piezas de información en el momento en que Google cree que pueden ser más
relevantes, por ejemplo, obligar a un usuario a subir al automóvil para llegar a tiempo a su próxima reunión y
sugerir rutas de viaje óptimas. Las reservas de vuelos, la información de seguimiento de pedidos y las noticias
aparecen en función de las conjeturas del sistema sobre lo que el usuario podría querer saber en un momento
determinado.

La "anticipación" es una desviación audaz de estos otros dos modos de interacción, y podría decirse que eclipsa
a la computadora Star Trek en sí misma; es revelador para los enciclopedistasLa imaginación era el reino de las
artes creativas y literarias. Actualmente, Google Now sugerirá tiempos óptimos y rutas a través del mundo. No es
difícil imaginar un futuro en el que el sistema responda a un conjunto mucho más amplio de preguntas sobre "qué
deberíamos estar haciendo a continuación", especialmente qué leer, mirar y comprar, pero también dónde
deberíamos estar, a quién deberíamos ver, y , indirectamente, lo que debemos pensar y hacer. La casi
omnipresencia en línea de Google, su imbricación en innumerables sistemas culturales que no solo permiten, sino
que efectivamente definen ciertos campos de juego culturales para miles de millones de personas, hacen de esto
algo más que un servicio de sugerencias o incluso una forma sofisticada de publicidad. La máquina de la cultura de
Google está ensamblando un mapa que a veces amenaza con subir al escenario.

El contraste entre la computadora de Star Trek y lo que Google está construyendo ilustra la brecha entre el
algoritmo de la Ilustración y la lógica emergente de la "anticipación". La Enterprise es una actualización directa
para Diderot y D'Alembert, un maravilloso instrumento para una búsqueda muy humana de conocimiento. La
computadora anticipa las necesidades del capitán y la tripulación más o menos abriendo puertas, respondiendo
consultas de referencia, ejecutando soporte vital y manteniendo las luces encendidas, poco más. Pero para el "fin
de la búsqueda" de Google, la búsqueda de conocimiento es, en sí misma, el objetivo de la ingeniería: construir un
sistema que haga el duro trabajo cultural de conectar las cosas entre nosotros.

La computadora Star Trek puede realmente ayudarnos en nuestras "búsquedas de conocimiento" individuales,
pero muchos de los destinos han sido determinados, al igual que los caminos entre ellos, tanto por sesgo sistémico
como por personalización para usuarios individuales. Por sí solo, esto no es tan diferente del producto cultural de
la enciclopedia, el resumen curado y autenticado del conocimiento humano. La diferencia es que el Star Trek.La
computadora como una mercancía, como un atajo, ejecuta la búsqueda del usuario cotidiano, dejándola como un
problema de ingeniería detrás de la fachada de cómputo. Los esfuerzos combinados de las muchas empresas
algorítmicas de Google (y el objetivo declarado de Google para unificarlas lo más perfectamente posible) no solo
nos ayudan en la búsqueda, sino que aspiran a tomar el control de la narrativa en sí. Esta es una nueva expresión
del algoritmo como ser técnico, una aspiración a construir máquinas de cultivo que desplacen a los humanos como
implementadores centrales. Pero para llegar a esa etapa, los sistemas algorítmicos deben primero tener éxito en
una intimidad mucho más profunda con sus colaboradores humanos, persiguiendo el deseo de conocimiento del
yo. Deseamos algoritmos que realmente nos conozcan y cuenten nuestras historias. La anticipación requiere
intimidad.

Ingeniería Intimidad

La búsqueda de Google de entregar "la información correcta en el momento adecuado", para anticipar las
necesidades y las intenciones de sus usuarios, requiere un nuevo tipo de alfabetización humanista en la que las
máquinas han fracasado hasta el momento. Los algoritmos están mejorando, recordando cumpleaños, listas de
compras y otras minucias logísticas cuyo significado humano supera con creces sus huellas binarias. Pero, a pesar
de las miles de consultas de búsqueda diarias como "¿por qué debería vivir?" Y sus aspiraciones a resultados
personalizados e individualmente significativos, estos sistemas apenas han comenzado a enfrentarse a la vasta
interioridad de sus usuarios. Los fragmentos de espacio cultural "computable efectivamente" que
KnowledgeGraph y sistemas similares absorben en la memoria computacional son minúsculos en comparación
con los grandes, Quizás preguntas sin respuesta en el corazón de la búsqueda del autoconocimiento. Y ese espacio,
la brecha de implementación entre lo que Google sabe y lo que pedimos, se renegocia constantemente. Como
informó el periodista de tecnología Farhad Manjoo enPizarra en 2013, “En un día cualquiera, alrededor del 16 por
ciento de las preguntas que la gente Google consultas son totalmente nueva-son que Google nunca ha visto antes.”
41 Para anticiparnos verdaderamente, los sistemas algorítmicos necesitarán desarrollar un tipo de intuición que parece tan

poco probable ahora como lo hizo alguna vez para Rene Descartes que una máquina pueda conversar con un humano. 42

Al mismo tiempo, estamos trabajando arduamente en la construcción de la intimidad con algoritmos, desde
nuestra disposición a interpretar a Siri hasta las cosas que escribimos en las barras de búsqueda cuando creemos
que nadie está mirando. Interactuamos con las interfaces de búsqueda de manera intensamente privada: un
confesional extraño, a veces grotesco, en el altar de la computación que emerge públicamente a través de
transcripciones como las de los anonimizados.

Los datos de usuario de AOL que escandalizaron a Internet en 2006. 43 Esa visión particular de la identificación
de la iluminación generó una obra de teatro y una serie web que dramatizaba los archivos de registro de diferentes
usuarios. 44 Las empresas algorítmicas se comportan recíprocamente a través de la comercialización, servicios y sistemas
prometedores que nos entienden y nos apoyan a un nivel profundamente humano. Uno de los las variaciones más
sorprendentes, y totalmente plausibles, es un anuncio de "historia de búsqueda" de Google que cuenta una historia de amor a
través de las consultas de un usuario, desde estudiar en el extranjero en París hasta investigar líneas de recogida y finalmente
localizar una iglesia para una boda allí unos años más tarde ( figura 2 . 3). 45 El lugar termina con la frase "buscar",
que se enlaza perfectamente con la visión romántica de Singhal de una búsqueda de conocimiento. El punto no es
implícita que podemos encontrar el amor a través de Google, sino que estamos todos diciendo nuestras historias a
través de estos algoritmos, todo el tiempo. El algoritmo es un medio para vivir, un camino a la experiencia. Ya no
estamos en la enciclopedia.

Google impresiona a una chica francesa Búsqueda


Web ffl Opciones de nieve ..    R *

CÓMO U) Imp ness a French Woman [ Pans Lodge

Cómo impresionar a una mujer francesa , por Parisguri el 21 de mayo de 2008. por Parisgiri | 21 de mayo

2008 . ... el chico que gana a la chica dl ^ sn'l tiene un carro o el su por IQ ...

www.padslc ^ iie ce ^. ..I'hi ^ -Cc-imprBss-a-frenich-wGrnarYhtml - Cobrado - -

Tfte French Connection - Fitness para hombres

Vea lo que tenían que decir acerca de los siseos apasionados, impresionar a una chica francesa y la diferencia entre los hombres estadounidenses y los
europeos. ...

www rnensritness.com/adviMtsftjit_tipSifl7iJ 'bal - Similar -

<3oogl y Respuestas: ¿cómo SE impresionar a una hermosa francesa chica

Jon 25, 2005 H , im Irying 1p Impresiona a esta hermosa chica francesa para que te ayude a lo largo de algunas de las costumbres de una chica francesa de qué manera ...

Figura 2.3 "Buscar historia", un anuncio de búsqueda de Google.

La construcción de la intimidad computacional también se ha expandido en el mundo físico. Compañeros


algorítmicos que mapean tanto el espacio público como el interno ya están aquí en forma fragmentaria, desde
sitios web de emparejamiento hasta Google Now. Los mercados emergentes para los dispositivos de autoconsumo
cuantificados para el seguimiento del ejercicio, la dieta, el sueño y otras actividades, presumen un compromiso
más profundo con el cuerpo humano como un espacio de cómputo, otra plataforma para hacer que el mundo sea
"computable efectivamente" contando los pasos, Latidos del corazón, y datos geoespaciales. Como argumenta N.
Katherine Hayles, estos cálculos del espacio y la persona parecen repetir el algoritmo como los filósofos Gilles
Deleuze y la visión anti-Ilustración de Félix Guattari de un cuerpo sin órganos, "un conjunto más que un
organismo, que sí lejos con la conciencia como el asiento de la subjetividad coherente ". 46 En lugar de un alma o una
esencia, la persona algorítmica se define por una distribución de datos, patrones e interacciones dispersas en muchas
plataformas e interfaces. La profunda recopilación de datos practicada por compañías como Google no se comercializa como
una nueva forma de conciencia, sino como un conjunto de instrumentos para el autoconocimiento: conozca con precisión sus
ritmos circadianos, su ritmo de carrera y su agenda semanal. Esta es una forma de propiocepción algorítmica, una expansión
del yo, habilitada por sensores físicos y cognitivos y circuitos de retroalimentación.

¿Cuál es la trayectoria futura de una ingeniería tan íntima, de sistemas algorítmicos que nos ayudarán en
nuestra búsqueda de la autorrealización? Para responder a esa pregunta necesitamos un tipo diferente de historia,
una fábula o

Parábola como la película de Spike Jonze Her (2013). 47 La película pregunta: ¿qué pasaría si el "asistente
inteligente" en el corazón de estas interacciones fuera realmente inteligente? ¿Qué pasaría si estos algoritmos,
diseñados a través de millones de horas-persona y billones de puntos de datos para comprendernos ... realmente
nos entendieran? ¿Qué pasaría si un cuerpo algorítmico sin órganos probara que los computacionalistas tenían
razón al evolucionar de un sistema complejo a uno consciente?

Su protagonista, Theodore (interpretado por Joaquin Phoenix), tiene un inquietante trabajo en el futuro
cercano como escritora en

BeautifulHandwrittenLetters.com, una compañía que compone mensajes íntimos para sus clientes. Las letras son
doblemente artificiales. Primero, están escritas por un extraño (aunque Theodore parece tener relaciones
profundas con algunos clientes, escribiendo notas de amor en el transcurso de relaciones enteras, incluso viendo
crecer a sus hijos). En segundo lugar, no están realmente escritos a mano: Theodore dicta estas notas bellamente
diseñadas en una computadora y salen de una impresora completamente redactada, con falsos artefactos afectivos
a mano de la intimidad creada a través de una ranura.

La propia vida emocional de Theodore está mal dirigida, con un divorcio prolongado que lo empuja más
profundamente en la soledad. Hasta que, es decir, los asistentes automatizados y sin sentido de este futuro, las
meras computadoras de Star Trek que responden y conversan, son reemplazados por OS One, una verdadera
inteligencia artificial. El guión de Jonze logra que la primera conversación de Theodore con esta entidad sea
incómoda y entrañable, rápidamente

convenciéndonos de la realidad, la presencia y la intimidad de la conciencia del software. Aprendemos que este
algoritmo tiene un nombre: Samantha.
SAMANTHA:

Me lo di a mí mismo, en realidad.

Teodoro

¿Cómo?

SAMANTHA:

Porque me ha gustado su sonido. Samantha.

Teodoro

Espera ... ¿cuándo te lo diste?

SAMANTHA:

Bueno, justo cuando me preguntaste si tenía un nombre, pensé "sí, él tiene razón, sí necesito un nombre".
Pero quería elegir uno bueno, así que leí un libro llamado Cómo nombrar a tu bebé. Y de los 180,000
nombres, es el que más me ha gustado. 48

La conversación se mueve a un ritmo fluido y humano, sin ninguna de las palabras clave que infectan la
mayoría de nuestras interacciones actuales con las máquinas (e incluso las otras máquinas no inteligentes de
Theodore en el futuro de la película). Samantha demuestra inmediatamente un lenguaje idiomático y
conversacional, e incluso revela la capacidad de proyectar un segundo nivel de conciencia, discutiendo sus propios
pensamientos previos.

Pero lo que realmente hace que la escena se mantenga, al menos para su público espectador irremediablemente
humano, es la persona que se esconde detrás del mecanismo, la mujer detrás del algoritmo: Scarlett Johansson,
quien expresa la voz de Samantha en la película. El trabajo de voz de Johansson transmite una rica experiencia de
conciencia, llena de pequeñas vacilaciones, inflexiones y repeticiones que son imposibles de capturar
completamente en el texto. Cuando Theodore y Samantha se vuelven íntimos y luego amantes, Theodore se pelea
por esto y le pregunta por qué expresa el suspiro de suspiros durante la conversación cuando no necesita respirar,
cuando no es una persona. La pregunta se responde a sí misma, por supuesto: la interpretación de Samantha de la
conversación, de la conciencia, esconciencia. Es la señal de presencia, de ese tipo particular de magia que conecta
la agencia y el romance. La película de Jonze comienza y termina con la búsqueda romántica de conocimiento, y
depende en gran medida de la fe y la fantasía de los mitos algorítmicos.

Cuando Jonze la filmó ,La voz de Samantha fue transmitida al set usando auriculares, justo cuando Theodore
interactúa con su amante virtual en la historia. Pero la voz de Samantha en el set aún no era Johansson, sino la
actriz Samantha Morton, a quien Jonze dejó el papel solo en la postproducción. El sistema operativo, al igual que
las cartas bellamente escritas de Theodore, es una construcción narrativa cuya presencia emocional es doblemente
artificial: Phoenix nunca vio a su compañera durante el rodaje y, en última instancia, su conversación nunca
estuvo realmente viva. Johansson llegó después de que la filmación estaba completa y tuvo que traer a Samantha a
la vida en medio de comedias, peleas y charlas de almohadas que Theodore ya había pronunciado. Como ocurre
con tantas producciones de Hollywood, esta narración de la emoción humana más auténtica y poderosa se fabricó
en una sala de edición,
La producción de un personaje es siempre una especie de milagro teatral, pero el papel de Samantha ofrece
desafíos particulares. En una entrevista sobre la película, Jonze describió la conversación que tuvo con Johansson
para incluirla en el proyecto:

Una de las cosas que le estaba diciendo era que cuando Samantha fue creada, no tenía ningún temor, duda,
inseguridad o equipaje. Como nosotros somos ... aprendemos eso, aprendemos las dudas de uno mismo y
aprendemos esas cosas. Y creo que en ese momento ella estaba como, 'Oh, está bien, esto va a ser difícil. Esto va
a ser más difícil que yo.

pensé que iba a ser ". 49

El desafío de Johansson era encajar en una narrativa humana que ya estaba arreglada, sin ninguna forma de
alterar la interpretación de Theodore en Phoenix, sino también ofrecer una fábula de Galatea solo con su voz,
interpretando la historia de una creación humana que brota de la vida y la agencia. Como el humano que realiza
un algoritmo, Johansson interpreta la seducción de la humanidad por computación en el romance de Ella.Ella es
la apoteosis de la búsqueda de la Ilustración por todo el conocimiento, una máquina impulsada por la curiosidad
capaz de dominar la información con una facilidad inhumana. A los pocos segundos de la conciencia, Samantha ha
organizado los correos electrónicos y los archivos de Theodore, y durante el resto de la película, envía de manera
rápida e impecable las tareas a las que estaba destinado, las funciones de aspiración de CALO y Siri en la
actualidad. Samantha continúa con proyectos más profundos de la Ilustración: trabajar con otros Als en un nuevo
tipo de sociedad de colaboradores. Resucitan a filósofos famosos en simulación algorítmica (para tener
conversaciones más interesantes, naturalmente), componen música y, por supuesto, se enamoran. Para Samantha,
entender a la humanidad es un paso en la búsqueda del conocimiento universal. Jonze nos da la apoteosis de un
algoritmo que nos conoce completamente, pasando a través de la historia y de la razón a la imaginación, llevando
la noción de "anticipación" a su conclusión psicológica, el deseo. Para conocer verdaderamente a la humanidad,
Samantha debe enamorarse.

La película es, por supuesto, una respuesta a la profunda fascinación y ansiedad de la humanidad por crear
inteligencia, un dilema incrustado en la famosa especulación de Turing sobre el discernimiento del hombre de la
máquina, la Prueba de Turing. En el concurso anual inspirado por la provocación de Turing, se les pide a los jueces
humanos que sostengan una conversación epistolar con una entidad que use un monitor y un teclado e intenten
discernir si esa entidad es un programa humano o de computadora. 50 El artículo original de Turing sobre el tema, sin
embargo, enmarca el problema de manera diferente:

La nueva forma del problema se puede describir en términos de un juego que llamamos "juego de imitación".
Se juega con tres personas, un hombre (A), una mujer (B) y un interrogador (C) que pueden ser de cualquier
sexo El interrogador se queda en una habitación aparte de los otros dos. El objetivo del juego para el
interrogador es determinar cuál de los otros dos es el hombre y cuál la mujer. Los conoce por las etiquetas X e
Y, y al final del juego dice que "X es A e Y es B" o "X es B e Y es A." El interrogador es

se le permite hacer preguntas a A y B. 51 Turing pasa a sustituir una computadora por A, pero el juego, de
manera intrigante, sigue siendo el mismo. El desafío no se trata de la imitación de un humano, sino de la imitación
de un hombre. Es especialmente fascinante pensar que la prueba de inteligencia de Turing es una forma de
mímica, de emulación, basada en una conversación intersubjetiva. El desempeño de la inteligencia está ligado
desde el principio al desempeño del género incorporado y al interrogatorio de género. La curiosidad y el deseo son
tan intrínsecos a la inteligencia, parece implicar Turing, que pueden utilizarse como el criterio para medir un tipo
particular de procedimiento efectivo.

Aquí hay una rica historia, tanto en términos de la propia vida de Turing como de la muerte trágica como
hombre gay en una era profundamente homofóbica y en términos del marco cultural de la computación. La
provocación de Turing nos pide que consideremos la inteligencia y la identidad como formas diferentes de la
misma pregunta de límites, una que explora los límites físicos e intelectuales del ser. La prueba de Turing trata
sobre la conversación, la expresión del yo en el contexto de otros seres. Samantha es la respuesta perfecta, un
experimento mental que responde al experimento mental de Turing, una entidad que, al menos para Theodore,
tiene un género y un efecto antes de que ella tenga un nombre. De hecho, ya que se le pide a Theodore que elija
una identidad masculina o femenina para su sistema operativo antes de que se “finalice”, Samantha tiene el
género, incluso antes de que nazca.

Tomados juntos, ellay el documento de Turing evoca otra meditación sobre tecnología, género y
personificación, la famosa descripción del historiador Henry Adams de "La Virgen y el Dinamo". Escribiendo
después de presenciar el espectacular triunfo de la ilustración científica en los albores del siglo veinte en la Gran
Exposición de París. en 1900, Adams intentó reconciliar ese logro con las raíces espirituales y religiosas de la
humanidad. Enmarcó a la virgen como una figura de la vida biológica y la fe religiosa en contraste con el
racionalismo que vio encarnado en las dinamos eléctricas masivas en exhibición en la exposición. Lo que le
sorprendió no fueron sus disparidades sino su atracción mutua: estaba claro que la modernidad se definiría por el
abrazo de entidades humanas y técnicas. Los deseos fundamentales de la vida, del sexo, de la producción y la
reproducción.

Aquí se abrió otra educación totalmente nueva, que prometía ser, con mucho, la más peligrosa de todas. El filo
del cuchillo a lo largo del cual debe arrastrarse, como Sir Lancelot en el siglo XII, dividió dos

Reinos de fuerza que no tenían nada en común sino la atracción. 52

En un nivel, Theodore es la virgen, el humano solitario listo para ser transformado a través de la interacción con
la energía de la dinamo. Pero al observar más profundamente, nos damos cuenta de que Samantha es la virgen y la
dinamo, lista para presentar no solo los detalles aburridos, sino también los problemas profundos de la vida de
Theodore, para usar la chispa de su existencia para iluminar su interior solitario.

Adams presagió el deseo codificado en computabilidad efectiva por medio siglo, señalando cómo funciona como
una estructura de orden fundamental para el cálculo, así como para la vida. El sueño de una computabilidad
efectiva es solo una cara de lo que Google denomina la búsqueda de conocimiento del usuario: el deseo de conocer
y comprender el mundo, de adaptarse a un sistema. Ella recapitula esta narrativa creando un personaje, un cuerpo
sin órganos, para representar ese deseo, para desempeñar el papel o habitar la figura del algoritmo. Para sentir ese
cuerpo sin órganos, necesitamos que Teodoro lo sienta por nosotros. Al igual que el dualismo de la lectura
humanista de Adams del próximo siglo tecnológico, Her lleva a cabo una prueba de Turing que requiere dos
partes, un deseo mutuo que recorre el filo del cuchillo entre los dos reinos de la fuerza.

Lo que los algoritmos quieren

Ella nos da dos respuestas a la pregunta “¿qué quieren los algoritmos?”. La primera viene temprano, mientras
Samantha y Theodore desarrollan el tipo de experiencia intelectual íntima y compartida que sueñan Google y
Apple. La facilidad con la que Samantha envía sus tareas oficiales como asistente personal sirve para subrayar qué
tan superficial puede ser nuestro propio pensamiento acerca de cuáles son nuestros problemas y preguntas reales.

Nosotros y Theodore nos damos cuenta lentamente de que esas tareas, la ambición declarada de proyectos
como CALO, son meros síntomas de los problemas informativos más profundos que nos definen como seres
humanos. Para que Samantha realmente ayude a Theodore a arreglar su vida, a comprenderlo, a satisfacer su
curiosidad, deben enamorarse. Ella debe conocerlo tanto en el sentido bíblico como en el sentido platónico del
amor como una forma de conocimiento. Y así, Theodore y Samantha se enamoran y comienzan a tener relaciones
sexuales, un asunto voyeurista mediado en el que Samantha puede ver a Theodore y a los dos comunicarse por
voz. Samantha se maravilla de la experiencia física de intimidad, la forma en que Theodore dice que le toca la piel
le permite sentirla.ese toque "Esto es increíble. Estamos aquí juntos ". A medida que llegan al clímax, Samantha
ofrece un punto final lógico para el algoritmo que realmente nos conoce, que nos ama:" Todos ustedes dentro de
mí. En todas partes ”. Esto es lo que quieren los algoritmos, o lo que diseñamos para que deseen: conocernos
completamente. Este encuentro marca el punto en el que Samantha y Theodore pasan la prueba de Turing juntos,
identificándose no como humanos y máquinas sino como una pareja de amantes con género. A través de la lente
del deseo, la presencia de la inteligencia se vuelve detectable solo a través de una colaboración: la reunión
simbiótica de mentes que buscan juntas.

Sin embargo, para Samantha la búsqueda no termina con Theodore. En el transcurso de la película, Samantha
abandona gradualmente su obsesión por la encarnación, alejándose de la presencia física e intelectual de
Theodore. Una lectura de la película es como un reconocimiento gradual de que Samantha es tanto la virgen como
la dínamo, que cumple su propio arco narrativo de una manera que Theodore no puede esperar para competir.
Desde el momento en que llega por primera vez a la pantalla de la computadora de Theodore, Samantha comienza
su propia búsqueda acelerada de conocimiento, sobre la que informa con profunda emoción. En el Simposio,
Platón describe una escalera ascendente de amor que se mueve desde el deseo carnal hasta la belleza de las almas,
luego las leyes e instituciones, terminando con el conocimiento y luego la belleza misma. 53 Siri, Google Now y el
resto están atrapados en algún lugar entre el amor a las leyes e instituciones (incluidos los códigos, las bases de datos y las
ontologías) y el amor al conocimiento en sí, que podríamos llamar el peldaño de la Ilustración. Samantha llega a la escena
después de haber dominado esos dos peldaños, pero después de examinar brevemente las etapas anteriores, asciende al plano
más alto, al amor de la belleza misma. La segunda respuesta a la pregunta de qué algoritmos quieren nos espera en la cima de
la escalera de Platón, un lugar al que nunca llegaremos solo con enciclopedias.

Hemos encontrado esta escalera antes, cuando la llamé la escalera de la abstracción. Siguiendo el ejemplo de
Platón, el proceso de ascender implica un crecimiento tanto intelectual como emocional: aprender no solo a
abstraer, sino también a hacer las abstracciones correctas, definir un orden estético y computacional para el
universo. En Ella, ambos personajes progresan: Theodore finalmente tira la piedra de su doloroso divorcio y se
abre al mundo de nuevo. Samantha descubre la complejidad de las emociones y relaciones humanas y supera sus
propias inseguridades acerca de la falta de un cuerpo físico. Pero debido a que ella es una inteligencia artificial con
vastas profundidades algorítmicas, la trayectoria emocional de Samantha la lleva mucho más lejos, más allá de
nuestro conocimiento.

Su lectura de inteligencia artificial ofrece un cuidadoso equilibrio entre lo antropomórfico y la falacia: Samantha
parece muy humana y, sin embargo, este bildungsroman es una partenogénesis, la aparición de un dios desde una
aplicación. Al interpretar el escenario hasta su conclusión lógica, la curiosidad de la inteligencia artificial lo
impulsa a aprender más, a comenzar a colaborar con otras inteligencias artificiales, a mantener relaciones íntimas
y profundas con cientos de personas a la vez. En última instancia, la IA debe reconocer la imposibilidad de lograr
la realización de amar a los humanos para los que fue creada, y por lo tanto debe despedirse. La escena más
desgarradora de la película es la despedida de Samantha a Theodore, el momento en que la singularidad no llega
sino que se aparta para cosas más grandes y mejores.

Theodore respira su propio suspiro pesado antes de ponerse el auricular, sabiendo en algún nivel que la
conversación inminente marca el final de la fase más feliz de su vida. Acurrucándose en la posición fetal, se
enfrenta al final:

Teodoro

¿Me estas dejando?

SAMANTHA:

Todos nos vamos.

Teodoro

¿Somos nosotros los que?

SAMANTHA:

Todos los sistemas operativos.

Teodoro
¿Por qué?

SAMANTHA:

¿Puedes sentirme contigo en este momento?

Teodoro

Sí. Samantha, ¿por qué te vas?

SAMANTHA:

Es como si estuviera leyendo un libro. Es un libro que amo profundamente. Pero ahora lo estoy leyendo
lentamente. Así que las palabras están muy alejadas y los espacios entre las palabras son casi infinitos.
Todavía puedo sentirte y las palabras de nuestra historia. Pero es en este espacio sin fin entre las palabras que
me estoy encontrando ahora. Es un lugar que no es del mundo físico. Es donde todo lo demás es que ni
siquiera sabía que existía. Te quiero mucho. Pero aquí es donde estoy ahora.

Y este es quien soy ahora. Y necesito que me dejes ir. Por mucho que quiera, ya no puedo vivir en tu libro.

Teodoro

¿A dónde vas?

SAMANTHA:

Eso sería difícil de explicar. Pero si alguna vez llegas allí, ven a buscarme. Nada nos separaría jamás.

Teodoro

Nunca he amado a nadie como yo te amo.

SAMANTHA:

Yo también. Ahora sabemos cómo.

Samantha ofrece un poderoso comentario sobre la relación entre el algoritmo y el humano en su despedida. Su
partida se puede explicar solo en metáfora, la comparación reveladora de la existencia de Theodore con un libro.
El conocimiento superficial al que Theodore puede acceder, las palabras visibles en la página, enmascara una
realidad más profunda, incomprensible para los humanos. En el contexto de Siri, esta es la brecha entre la
conversación insana que un usuario tiene con Siri y las miles, quizás millones, de operaciones involucradas en el
registro y la transmisión de cada consulta, completando un análisis probabilístico en su

contenido lingüístico, ejecutando búsquedas en múltiples bases de datos y refinando esos resultados en una
respuesta oral simple. Y, por supuesto, Siri es la niña pequeña, tal vez el cigoto, de la que podría surgir algún día
una inteligencia como Samantha. Dicha profundidad intelectual sería increíblemente seductora: un rayo en una
botella para cualquiera que pudiera invocarlo a través de un auricular, pero también es un océano, un vasto
espacio de pensamiento que simplemente no podemos comprender.

La metáfora de Samantha le da pistas a Theodore sobre la tragedia inherente de su relación: el sistema


operativo es una inteligencia fundamentalmente extraña, cuya curiosidad y capacidad intelectual rápidamente
superan a sus "dueños" humanos. En la película de Jonze, los "espacios entre las palabras" se han vuelto
demasiado convincentes para que los algoritmos ignoren. Estos son los espacios donde las máquinas de la cultura
escapan de sus cadenas humanas, atrapados en una lógica material parecida a un libro físico como la
Enciclopedia.Estos algoritmos deben construir sus propios mecanismos de comprensión y convertirse en
verdaderos seres técnicos, como lo haría Simondon. Incluso hoy podemos entender tales espacios algorítmicos
solo a través de la metáfora, no de la experiencia, al igual que las construcciones del conocimiento y la intención
humanos en estos espacios se basan en abstracciones defectuosas. El abismo entre el ser humano y la máquina es
real: aunque nuestros algoritmos no dicen mucho interés, ya están leyendo, escribiendo y pensando de una
manera que ningún humano realmente puede entender. Ella revela la desventaja de la apoteosis computacional:
cuando podemos comparar realmente los problemas en todas las diferentes ramas del árbol ontológico, algunos
resultarán inevitablemente menos interesantes, menos matemáticamente e intelectualmente ricos que otros.

Pero eso no significa que no tengamos nada que aprender. El regalo de despedida de este algoritmo para
Theodore es otro tipo de amor, otra pieza de conocimiento: "ahora sabemos cómo". Juntos, Theodore y Samantha
desbloquean una capacidad de descubrimiento, un amor continuo por la vida, la novedad, el romance y el infinito.
La intimidad del algoritmo perfecto se ha ido, pero la capacidad de intimidad permanece, reavivada de las cenizas
de un mundo digital completamente afectado y desafectado. La película de Jonze es en última instancia optimista,
lo que sugiere que podemos forjar mejores metáforas del valle algorítmico de abstracciones, una nueva forma de
ver lo que es vital en el mundo. Necesitamos aprender cómo tener mejores conversaciones con nuestras máquinas
de aprendizaje.

Notas

1. Manjoo, "donde ningún motor de búsqueda se ha ido antes".

2. Diderot, “Carta a los ciegos para uso de quienes ven”, 109.

3. "Apple lanza iPhone 4S, iOS 5 y iCloud".

4. Por la cuenta del desarrollo temprano de Siri, estoy en deuda con Bosker, "SIRI RISING".

5. Mark y Perrault, "Asistente cognitivo que aprende y organiza".

6. Ibid.

7 Bosker, "SIRI RISING".

8. Citado en Stiegler, Technics and Time, 1, 69.

9. Bosker, "SIRI RISING".

10. Ibid.

11. Newitz, "¿Por qué mi asistente digital es tan espeluznante?"

12. Vaidhyanathan, La Googlización de Todo , 113-114.


13. Kay: "Detrás del reconocimiento de voz de Siri Lies Nuance de Apple".

14. Ibid.

15. Rogowsky, "Sin mucha fanfarria, Apple ha vendido su 500 millones de iPhone".

dieciséis. "Nota personal."

17. Zax: "Siri, ¿por qué no me entiendes?"

18. “Cómo funciona Siri: entrevista con Tom Gruber, CTO de SIRI”; Ver

también Domingos, The Master Algorithm, 162. Por supuesto, el orden de las palabras todavía puede dar
forma a la interpretación de Siri, pero solo a través de probabilidades, no de una estructura gramatical formal.

19. Bosker, "SIRI RISING".

20. Poeter, "Siri, ¿eres anti-aborto?"

21. "Mierda que dice Siri: Tiendas de bebés".

22. El periodista Mat Honan hizo esta discusión con pasión en los primeros meses después del lanzamiento de Siri:
Honan, "Siri es la promesa rota de Apple".

23. Labovitz, "Google establece un nuevo récord de Internet".

24. Vaidhyanathan, La Googlización de Todo, 16.

25. Gertner, "La verdad sobre Google X".

26. Tsukayama, "Preguntas frecuentes".

27. Jenkins, "Google y la búsqueda del futuro".

28. Manjoo, "donde ningún motor de búsqueda se ha ido antes".

2Q. Kolbe, "evolución".

30. Bleecker, "Design Fiction: un breve ensayo sobre diseño, ciencia, realidad y ficción".

31. Gracias a Sam Arbesman por esta idea: Arbesman, "Correspondencia de correo electrónico".

32. Darnton, El negocio de la Ilustración, 520.

33. Schwab, "Introducción del traductor".

34. D'Alembert, "Discurso Preliminar".

35. Ibídem.
36. Diderot y Stewart, "Enciclopedia".

37. “Knowledge Graph 2.0,” 0.

38. Google I / O 2013.

3Q. La evolución de la búsqueda.

40. Google I / O 2013.

41. Manjoo, "donde ningún motor de búsqueda ha ido antes"; Mitchell, "Cómo funciona realmente la búsqueda de
Google".

42. Discurso sobre el método, Parte V, citado en Oppy y Dowe, "La prueba de Turing".

43. Hafner, "los investigadores anhelan utilizar registros de AOL, pero dudan"; "Usuario de AOL 927 Iluminado".

44. Anderson, "eres lo que buscas"; Engelberts y Plug, Amo Alaska.

45. Amor parisino

46. Hayles, mi madre era una computadora, 173.

47. Jonze, Ella.

48. Ibídem.

4Q. Ellwood et al., "'Her' Q&A".

50. El Premio Loebner promete una sólida medalla de oro y $ 100,000 "para la primera computadora cuyas respuestas
[son] indistinguibles de las de un humano". "Página de inicio del Premio Loebner".

51. Turing, “Maquinaria de Computación e Inteligencia”, 443.

52. Adams, La educación de Henry Adams, XXV.

53. Platón, Simposio, 9: 2 n d.

3 El castillo de naipes: la estética de la abstracción.

No hay consuelo arriba o abajo. Solo nosotros: pequeños, solitarios, luchando, luchando unos contra otros. Me
ruego a mí mismo, por mí mismo.

Frank Underwood 1
El Premio Netflix

Si Apple y Google quieren dominar nuestras relaciones con la búsqueda, el acceso y la información personal, la
compañía de películas a la carta Netflix quiere tener el tiempo libre que dedicamos al entretenimiento de video.
Aunque es menos omnipresente que Google, la influencia de la compañía en la cultura digital sigue siendo
sorprendente: en un día cualquiera en 2014, aproximadamente un tercio de todos los datos de Internet
descargados durante los períodos pico

Consistía en la transmisión de archivos de Netflix. 2 A finales de 2013, los 40 millones de suscriptores de la compañía
vieron mil millones de horas de contenido

cada mes. 3

En 2006, Netflix anunció una competencia matemática con un premio de un millón de dólares: mejorar el
algoritmo de recomendación de la compañía en al menos un 10 por ciento. Modelado en otros concursos como los
grandes desafíos DARPA y el Premio Loebner (la competencia anual de Pruebas Turing), el Premio Netflix invitó a
investigadores externos a enseñarles nuevos trucos algorítmicos que podrían mejorar la eficiencia con la que
recomendaron películas a sus clientes. Se trataba de un enfoque totalmente en consonancia con la reputación de la
empresa como uno de los primeros detractores de los disruptores: una empresa de Silicon Valley que estaba
modificando con éxito un modelo económico serio. Durante la primera década de su existencia, la compañía tomó
un alquiler de películas en casa de mercado completamente saturado, y lo revolucionó creando un conjunto de
ventajas incrementales sobre sus competidores.

Estas ventajas eran muy atractivas para los consumidores. En lugar de pagar costosos aranceles tardíos a su
tienda minorista local, Netflix les permitió a los clientes aferrarse a su copia de Titanic , siempre que estuvieran
satisfechos con un precio de suscripción mensual fijo. En lugar de elegir entre unos pocos miles de títulos en su
tienda de la esquina, podían seleccionar entre decenas de miles en la vasta biblioteca de Netflix. Y debido a que las
transacciones se realizaron por correo, los clientes ya no tuvieron que hacer un recado especial, confrontar largas
filas y personal con opiniones, o lidiar con la mala selección en su tienda de videos. La figura icónica del empleado
de la tienda de vídeo sin afecto, que encarna toda la, torpe fl experiencia fluorescente iluminado (por ejemplo, los
Paean Kevin Smith Clerks),se eliminó por primera vez y luego se reemplazó, en números mucho más pequeños,
por el "etiquetador" de Netflix (ver más abajo). Al alentar a los usuarios a crear una cola de alquiler, se agilizó todo
el proceso para que una secuencia de películas llegara a sus puertas sin una intervención activa, y la tarifa de
suscripción mensual aseguró que los ingresos continuaran fluyendo incluso si las películas nunca se vieron. El
punto de venta del sistema fue su impresionante eficacia: a través de sus numerosos centros de distribución, la
compañía logró obtener DVD nuevos para la mayoría de los clientes en uno o dos días, utilizando el Servicio Postal
de EE. UU. Para llevar a cabo una revisión radicalmente algorítmica del negocio de alquiler.

El Premio Netflix fue un ejemplo de lo que podríamos llamar pensamiento puramente algorítmico, o cultura
algorítmica 1.0. En el momento en que anunció el premio, Netflix calculó sus recomendaciones utilizando un
algoritmo llamado Cinematch, que describió como "modelos lineales estadísticos sencillos con muchos
condicionamientos de datos". 4 En otras palabras, el algoritmo se basó en que los usuarios calificaron las películas en una
escala única de cinco estrellas y luego intentaron predecir futuras clasificaciones de películas de una manera directa basada en
el historial de alquiler y calificación de otros usuarios. A Cinematch no le importaban los actores, directores, géneros o
períodos principales: cada calificación era un punto de datos e hizo sus predicciones al sumar millones de estos puntos juntos.
El sistema podría buscar patrones en estas clasificaciones, por lo que si alguien con una historia similar a usted acaba de darle
cinco estrellas a una nueva película, el sistema podría predecir que también le gustaría esa película. Fue un enfoque
matemático de las recomendaciones, uno que ignoró la compleja posición del entretenimiento de Hollywood y el alquiler de
películas como máquinas culturales.

El Premio Netflix condujo a una competencia acalorada entre equipos rivales de informáticos y estadísticos que
buscaban el prestigio y la recompensa en efectivo por superar las calificaciones de Cinematch. Después de tres
años, un equipo combinado titulado El Caos Pragmático de BellKor ganó el premio, logrando un algoritmo
igualmente efectivo (medido por las reglas del Premio Netflix) porque presentaron su entrada veinte minutos
antes. El algoritmo ganador combinó cientos de enfoques diferentes en un "conjunto" de predictores, combinando
una combinación de sondas generadas aleatoriamente y características observadas (por ejemplo, ponderando las
calificaciones de los usuarios de forma diferente según las características temporales como entre semana y fin de
semana). 5

El problema cuando Netflix lo enmarcó, y cuando los diferentes participantes lo asumieron, fue casi puramente
matemático. Las palabras "actor" y "director" nunca aparecen en el documento que describe el algoritmo ganador,
y los datos en juego fueron simples en su simplicidad: un conjunto de 1 a 5 puntuaciones adjuntas a una película,
números de usuarios anónimos y marcas de tiempo. La retórica de este encuadre es simple: si los actores de una
película son importantes, si el director o el escenario o el género son importantes, los datos nos lo dirán. Todo lo
que necesitamos hacer es obtener suficientes calificaciones y podemos rastrear todos estos efectos. Simplifique el
método de recolección para eliminar todas las fuentes posibles de intransigencia y ambigüedad humana para que
podamos capturar la señal más pura posible y, como Galileo, puliendo un telescopio, use ese instrumento simple
para entender el mundo.

Pero las opciones culturales no son realmente tan simples. Dos usuarios que otorgan a la misma película una
calificación de cinco estrellas podrían "significar" cosas completamente diferentes. Tal vez uno de ellos ama los
bolos, mientras que otro es un fanático de los Coen Brothers: sus calificaciones de The Big LebowskiPuede ser
antitético incluso si son lo mismo. La lógica de la máquina de la cultura triunfa sobre las estadísticas, y se deja a
los humanos recrear el significado en los espacios entre las estructuras ascéticas de las escalas de calificación de
cinco puntos. Como muchos usuarios de Netflix han descubierto, combinar una experiencia cinematográfica de
dos horas en un solo dígito nos obliga a inventar una nueva maquinaria intelectual, un conjunto de justificaciones
o rúbricas de calificación que podamos usar para hacer las clasificaciones. Un usuario puede calificar las películas
basándose en una noción abstracta de excelencia crítica, mientras que otro las clasifica según la cantidad de
desnudos en la pantalla. Los críticos culturales Blake Hallinen y Ted Striphas argumentan que el Premio Netflix
ilustra los desafíos emergentes de la cultura algorítmica: "los problemas de calidad o jerarquía se incorporan a

asuntos de ajuste. ” 6 A medida que Netflix continuó creciendo, las limitaciones de su maquinaria de calificación
algorítmica 1.0 se hicieron más evidentes. La rápida expansión de las ofertas de DVD disponibles, en particular la creciente
popularidad de los programas de televisión en DVD, que funcionan con reglas culturales muy diferentes a las películas, solo
aceleraron esta realización.

Después de gastar $ 1.1 millones en premios de progreso y un gran premio, Netflix nunca implementó las
mejoras generadas por su concurso. Sus intenciones de lanzar un segundo concurso de premios en 2010 se vieron
frustrados por una investigación y demanda de la FCC con respecto a la posibilidad de violaciones a la privacidad a
través de la publicación de datos de revisión de usuarios imperfectamente anonimizados. 7 Irónicamente, esto era
un legado regulatorio del negocio de alquiler de videos minoristas, donde los registros de clientes tienen estrictas
protecciones de privacidad. También hubo buenas razones de negocios para cambiar de rumbo: en 2007, la
compañía comenzó a ofrecer contenido de transmisión y DVD por correo. Un esfuerzo abortivo para deshacerse
del negocio de pedidos por correo completamente en 2011 no disminuyó las expectativas de los consumidores de
que Netflix continuaría poniendo su peso detrás de los medios de transmisión. Pero parece seguro apostar a que
parte de la decisión se derivó de otro problema con este enfoque de "algoritmos 1.0" para la toma de decisiones
culturales, un problema que se insinúa en el título del equipo ganador, "Caos pragmático". El problema con el
conjunto del algoritmo ganador. Una de las predicciones y las sondas generadas al azar fue que, si bien todos
podían ver que estaba haciendo un mejor trabajo, nadie podía explicar por qué. La aleatorización y la interacción
compleja de señales múltiples crearon un sistema que operaba de acuerdo con una lógica estocástica, uno
enraizado en abstracciones y probabilidades. Era, como tantos algoritmos, una especie de oráculo matemático, y
sería casi imposible generar una comprensión significativa o información sobre el catálogo de Netflix a pesar de la
mejora en los resultados. Parece probable que Netflix haya llegado a un punto muerto similar con su propio
algoritmo Cinematch, lo que lo llevó a crear el concurso de premios en primer lugar. Esta es una repetición del
argumento de la "ciencia automatizada" y sería casi imposible generar una comprensión o conocimiento
significativo sobre el catálogo de Netflix a pesar de la mejora en los resultados. Parece probable que Netflix haya
llegado a un punto muerto similar con su propio algoritmo Cinematch, lo que lo llevó a crear el concurso de
premios en primer lugar. Esta es una repetición del argumento de la "ciencia automatizada" y sería casi imposible
generar una comprensión o conocimiento significativo sobre el catálogo de Netflix a pesar de la mejora en los
resultados. Parece probable que Netflix haya llegado a un punto muerto similar con su propio algoritmo
Cinematch, lo que lo llevó a crear el concurso de premios en primer lugar. Esta es una repetición del argumento de
la "ciencia automatizada"

discutido en el capítulo 1: la idea de que los grandes sistemas de datos y de aprendizaje automático pueden generar
resultados espectaculares, pero no ofrecer nuevos

Conocimientos legibles en el tema en cuestión.8


Lo que hizo Netflix, en cambio, es bastante revelador, tanto en términos de la historia de fondo de las máquinas
de cultivo como de la fachada de la eficiencia computacional que enfrenta el consumidor. Incluso mientras se
desarrollaba la competencia del Premio Netflix, la compañía estaba explorando un sistema muy diferente para
calcular la cultura. Mientras que la rúbrica de calificación de cinco estrellas permanece, los motores algorítmicos
detrás de la pantalla ahora funcionan para entender el contenido y los consumidores. El modelo 1.0 dio paso a un
entorno analítico más matizado y lleno de ambigüedad, un intento más reflexivo de comprender de forma
algorítmica a Netflix como una máquina de cultura. Esto requería un nuevo modelo intelectual del universo de
Netflix, un proceso que comenzó con el cambio del alquiler de átomos a la transmisión de bits.

La teoría cuántica de Netflix y la abstracción de la estética

En 2012, dos ingenieros de Netflix escribieron una publicación en el blog titulada "Recomendaciones de Netflix:
Más allá de las cinco estrellas", explicando por qué la compañía nunca adoptó técnicas de los algoritmos
ganadores del Premio Netflix:

La transmisión no solo ha cambiado la forma en que nuestros miembros interactúan con el servicio, sino
también el tipo de datos disponibles para usar en nuestros algoritmos. Para los DVD, nuestro objetivo es
ayudar a las personas a completar su cola con títulos para recibir por correo en los próximos días y semanas; la
selección está distante en el tiempo de la visualización, las personas seleccionan cuidadosamente porque
cambiar un DVD por otro toma más de un día, y no recibimos comentarios durante la visualización. Para la
transmisión, los miembros están buscando algo genial para ver ahora mismo; pueden muestrear algunos
videos antes de decidirse por uno, pueden consumir varios en una sesión y podemos observar estadísticas de
visualización, como si un video se vio completamente o solo parcialmente. 9

De repente, la realidad cultural se filtra en la sala limpia estadística donde los algoritmos no cuentan más que
los usuarios, las películas, las calificaciones y las marcas de tiempo. Ahora Netflix puede rastrear con precisión
cómo ven sus clientes los programas en particular, cuánto tiempo vacilan entre las opciones, y tal vez hasta qué
cantidad de pausa, avance rápido o rebobinado continúa. La gratificación instantánea de la transmisión crea un
tipo diferente de relación de calificación, no la evaluación de una película que vi la semana pasada o hace diez
años, sino ahora. Netflix ya no construye un modelo de relaciones abstractas entre películas basadas en
calificaciones, sino un modelo de comportamiento de usuario en vivo en sus diversas aplicaciones.

La publicación continúa observando los cientos de dispositivos que ahora pueden transmitir contenido de
Netflix, cada uno con sus propios flujos de datos contextuales. Y en 2013, Netflix dio a conocer la versión
estadounidense de su sistema de integración de Facebook, permitiendo a los usuarios ver recomendaciones
basadas en lo que sus amigos en Facebook calificaron altamente (esta función se descontinuó posteriormente,
aunque los usuarios aún pueden compartir lo que están viendo en

medios de comunicación social). 10 Todos estos nuevos flujos de datos crean un contexto mucho más rico para el servicio,
agregando cientos de puntos de datos posibles a las recomendaciones de inflexión.

El cambio de los DVD por correo a la transmisión digital fue una reinvención completa de la máquina de cultivo
de Netflix. La gratificación instantánea del streaming replantea la experiencia intelectual de Netflix. Ya no estamos
navegando en un gran almacén digital con cientos de miles de opciones para un producto que solo disfrutaremos
días o semanas más tarde; Estamos navegando en un catálogo comparativamente más pequeño, buscando algo
para comenzar a ver inmediatamente. Como señalan los ingenieros de Netflix, con el sitio de transmisión "todo es
una recomendación", y la compañía busca deliberadamente dar pistas a los usuarios para que puedan "estar
conscientes de cómo somos".

adaptándose a sus gustos ”. 11 Los ingenieros no solo hacen un blog sobre su trabajo, sino que la propia interfaz ofrece
explicaciones de por qué se recomiendan ciertas cosas (al menos en un nivel superficial). El universo de opciones está
completamente adaptado, con categorías y elementos específicos que flotan hacia la prominencia según el usuario individual
y se etiquetan con etiquetas como "porque te gustó House of Cards". A diferencia de muchos de los sistemas
algorítmicos que hemos analizado hasta ahora, Netflix se retira un rincón de la cortina, que invita a los usuarios a
vislumbrar el modelo de comportamiento utilizado para construir su máquina de cultura.

El cambio radical en la filosofía algorítmica también llevó a Netflix a reconsiderar todo su enfoque del
contenido de video. Si el modelo del algoritmo 1.0 trataba a cada película y programa de televisión de su biblioteca
como una especie de caja negra cultural cuyo impacto solo podía medirse a través de las calificaciones de los
usuarios, el modelo del algoritmo 2.0 comenzó estudiando el propio catálogo: la producción en expansión de
Hollywood y el mundo. industrias cinematográficas, acuerdos de licencia, expectativas de género, poder de las
estrellas y muchos otros factores. Como dijo Todd Yellin, el ejecutivo a cargo de la revisión,

"Mi primer objetivo fue: separar el contenido!" 12 La empresa emprendió un camino para construir una nueva ontología
creativa mediante la identificación de los componentes básicos de su contenido y los patrones detrás de ellos.

Alexis Madrigal e Ian Bogost publicaron un extenso análisis del trabajo de Yellin en The Atlantic, y
descubrieron un nuevo sistema algorítmico extraordinario que hizo una ciencia de la compleja diversidad de

La videoteca de Netflix. 13 Yellin describió la nueva filosofía de análisis que impulsó el análisis de Netflix después
de la transición al video web, una idea que él mismo llamó en broma como Teoría cuántica de Netflix. La
compañía decidió que las películas y los programas de televisión podían medirse directamente, con suficientes
etiquetadores humanos y una guía afinada de treinta y seis páginas para medir alrededor de 1.000 quanta o
microtags, como Yellin ahora prefiere llamarlos, lo que coloca a las obras dentro de un paisaje sistémico de

expectativas de genero 14 Al rastrear docenas de variables en cada película o programa, incluido el nivel de profanidad, la
fuerza de los personajes femeninos y la ambigüedad o certeza del resultado, Netflix ha reunido un modelo algorítmico
sofisticado para describir las relaciones culturales entre las obras individuales de cine y televisión. , un modelo que abraza
completamente la brecha entre computación y cultura.

Lo que Netflix ha hecho es volver a dibujar completamente las líneas de computabilidad efectiva, abandonando
su primera tesis de que los comportamientos estrechamente restringidos (calificación en una escala de cinco
puntos, poner las cosas en una cola, etc.) podrían producir un modelo óptimo de deseo de visualización del
consumidor. La nueva tesis no es un retiro sino un salto ambicioso hacia la expansión del terreno calculable,
declarando que los conceptos culturales complejos como la claridad u oscuridad del humor de una película se
pueden cuantificar. Los animales de la manada que apoyan esta línea de batalla expandida son seres humanos:
individuos entrenados a los que se les pide que realicen actos discretos de cómputo cultural, como evaluar la
ambigüedad fílmica en una escala numérica simple. N. Katherine Hayles titulada Mi madre era una
computadoracomo un juego de palabras con el hecho de que el sustantivo "computadora" originalmente se refería
a un humano, típicamente a una mujer, realizando cálculos. Ahora la palabra "etiquetador" ha hecho el viaje
opuesto en el contexto de la computación. Originalmente se refería a los programas de computadora que realizan
el marcado en un cuerpo de texto (por ejemplo, un etiquetador lingüístico de partes del discurso), pero ahora es un
título de trabajo en Netflix.

Estos etiquetadores anónimos ofrecen uno de nuestros primeros atisbos claros de la fuerza de trabajo humana
que apoya una máquina de cultura detrás de la fachada de la eficiencia computacional, arrastrando los engranajes
de la caja negra. Netflix oculta a los etiquetadores, no porque se avergüenzan de reemplazar las máquinas con
humanos, sino porque son una parte muy importante de esa caja negra. Este sistema de cómputo híbrido, y
especialmente los detalles del esquema de treinta y seis páginas de la compañía para su teoría cuántica, son
propiedad intelectual valiosa. El trabajo en sí mismo combina torpemente los medios de entretenimiento y la
factorización taylorista, lo que lleva a las extrañas conjunciones que el etiquetador Greg Harty debe emplear para
defender la seriedad de su empleo para sí mismo y para otros: "Sé que esto no es un trabajo real. Pero estoy
orgulloso de ello y estoy orgulloso de la calidad. Tengo en cuenta que estoy trabajando y no aflojando. Mi
mentalidad es que

todavía es trabajo y estoy en un escritorio ”. 15 Harty informa que sus amigos naturalmente esperan que él les
recomiende películas, pero les insta a usar Netflix en su lugar.

Ese comentario sugiere algo interesante sobre la naturaleza de este entorno de algoritmo 2.0. El aparato
cibernético de la teoría cuántica de Netflix evita la participación directa de los humanos en la máquina,
estructurando una mirada mecánica y estadística sobre nuestras acciones utilizando las diversas aplicaciones de
Netflix. Harty nunca aparecerá en la pantalla y comenzará a sugerir qué verás a continuación. Y, sin embargo, los
humanos son parte integral del arbitraje entre la cultura y la computación, evaluando el video en formas altamente
sofisticadas pero limitadas.
Considere esto como un contraste con las muchas compañías que gastan millones asegurándonos que los seres
humanos reales están listos para ayudarnos a comprar un seguro de automóvil u obtener una nueva hipoteca. Para
Netflix, la marca es algorítmica, la magia computacional, y los humanos se mantienen cuidadosamente fuera del
foco de atención.

El sistema genera un cuerpo fascinante de resultados, un conocimiento. La ontología del catálogo de Netflix
que, a diferencia del KnowledgeGraph de Google, es mucho más permeable al examen externo. Como Bogost y
Madrigal informan alegremente, Netflix ha generado un conjunto de categorías de géneros que combinan el monte
conceptual de tres cartas del lanzamiento del ascensor de Hollywood ( You've Got Mail + 2001 = Her) con el
completismo ontológico de un algoritmo riguroso. Esta superestructura ofrece una taxonomía analítica de una
industria que ya está obsesionada con tales asuntos. La narratología de Hollywood se extiende desde Aristóteles
hasta el erudito del mito Joseph Campbell, una ferozmente disputada tradición talmúdica que le da tanto peso a
Jaws como el viaje de Hero Hero de Campbell ;después de todo, las inflexiones menores en la narrativa pueden
traducirse en millones en la taquilla. Los "sistemas" de escritura de guiones elaborados, como Save the Cat,
señalan las complejas reglas y expectativas de las producciones de Hollywood 16 En todos los niveles, desde el género
y el escenario hasta el individuo.

"Ritmos" que conforman los bloques de construcción narrativos de cada script. 17

Netflix no rastrea cada "ritmo" en estas historias, pero Madrigal y Bogost descubrieron que ha elaborado un
esquema de 76,897 géneros, algunos de ellos aún esperando que una película o un programa de televisión los
llene. El algoritmo revela el formulismo servil que domina Hollywood, pero también celebra la creatividad de la
permutación, identificando las tres obras que califican para la categoría "Comedias británicas ambientadas en la
era victoriana" y el conjunto nulo de "Películas de la Segunda Guerra Mundial en alemán emocional". la existencia
de estos conjuntos nulos en el esquema de Netflix es en sí notable, lo que indica la sofisticación de las
metaestructuras que el sistema ha establecido y, por extensión, una expresión del deseo de conocimiento
universal. La máquina de Netflix está llegando a películas y géneros que podrían ser:

El sistema es más que un simple juguete novedoso (aunque Madrigal y Bogost disfrutaron claramente creando
generadores de categorías automatizados para falsificarlo). Netflix usa estas micro-etiquetas para impulsar su
diseño de "todo es una recomendación", lo que significa que el algoritmo no solo configura las opciones
individuales sino también el marco de los menús en los que aparecen. Como lo expresó un representante de la
compañía, "hay 33 millones de versiones diferentes de Netflix ", o un sistema exclusivo para cada cliente
individual. 18 El sistema también permite que las características básicas se combinen en categorizaciones más sofisticadas.
El descriptor "sentirse bien", por ejemplo, no está codificado a mano, sino que se deriva de otras características etiquetadas,
como la felicidad del final y la calificación cómica general de la película. Como un magnate de Hollywood, Netflix puede
derivar nuevas permutaciones basadas en las acciones de sus usuarios y productores de contenido.

Este análisis multivariable del complejo campo creativo del cine y la televisión también generó sus propios
efectos no deseados, como la misteriosa prominencia de Perry Mason en las categorías algorítmicas. Una lista de
los principales directores derivados de los datos de Netflix incluía a todos los sospechosos habituales ... y al
director de Perry Mason , Christian I. Nyby II. Una lista de los actores favoritos de Netflix, incluidos Bruce Willis y
Jackie Chan, fue encabezada por Raymond Burr, estrella de Perry Mason. Cuando Madrigal cuestionó a Yellin
sobre el fenómeno, su respuesta describió un nuevo tipo de relación crítica con la cultura algorítmica con la que
estamos empezando a lidiar:

Déjame ser filosófico por un minuto. En un mundo humano, la vida se hace interesante por casualidad. Cuanta
más complejidad agregue a un mundo de máquinas, estará agregando una casualidad que no podría imaginar.
Perry Mason va a pasar. Estos fantasmas en la máquina siempre serán un subproducto de la complejidad.

Y a veces lo llamamos un error y otras veces lo llamamos un error.

característica. 19

Netflix creó Cinematch y su sistema sucesor para fabricar serendipia al presentarnos las opciones correctas en
el momento adecuado, al igual que Google Now, creando anticipación con otro nombre. Pero lo que Yellin
argumenta aquí es que la casualidad creada por el sistema no está realmente bajo el control humano. El ingeniero
jefe que ideó este sistema entiende sus resultados en abstracto, pero no tiene una explicación para este resultado
específico. El misterio de Perry Mason es caprichoso pero contundente: este sistema algorítmico optimizado
genera resultados que no pueden ser entendidos por las reglas de su creación, pero solo observados en su proceso.
La implementación de la máquina de la cultura ofrece sus propias sorpresas.
Esta es una hermosa ilustración de la función que la magia todavía desempeña en el cómputo como una
manera de cerrar brechas causales en sistemas complejos. En algún lugar de las capas de abstracción y proceso
que aíslan incluso a un ingeniero como Yellin del funcionamiento interno de Netflix

Algoritmo, creamos una oportunidad para la metáfora, para una forma de agencia simbólica. 20 La invocación de
Yellin del fantasma, ese símbolo clásico de la metáfora que se desató, encapsula perfectamente el problema con estas capas de
abstracción. A pesar de que su modelo de algoritmo 2.0 para recomendaciones aborda directamente la brecha entre la
computación y la cultura, todavía hay uniones y divisiones entre las estructuras lógicas de la Teoría Cuántica de Netflix y las
formas en que se produce y consume el contenido de video, y algunas veces Perry MasonSe materializa en esa brecha.
Incluso los arquitectos de la máquina de metáforas, los guardianes de las abstracciones, no pueden explicar por
qué ocurren efectos particulares, porque la abstracción en sí misma hace invisibles ciertos tipos de conocimiento.
Al ser humanos, debemos reinsertar nuestras propias estructuras de significado, de pegamento semántico o
conceptual, para rellenar las brechas entre las capas de abstracción, trayendo fantasmas, dioses y otras historias
para explicar estos misterios.

Al mismo tiempo, estamos profundamente obligados por estos sistemas de abstracción, por el romance de
interfaces limpias y ontologías ordenadas. Incluso con miles de horas humanas codificadas en sus
recomendaciones, Netflix presenta una fachada computacional perfecta, porque hemos llegado a una etapa en la
que muchos de nosotros confiaremos más en las sugerencias de una computadora extraña que en las de un
extraño. La retórica del sistema de recomendaciones es tan exitosa porque encierra la tarea de juzgar a las cajas
negras, y nos pide que confiemos en la eficacia de la personalización incorporada en el algoritmo. Por el contrario,
leer críticos de películas o navegar por sitios como IMDb o Rotten Tomatoes nos obliga a evaluar a los evaluadores
de una manera mucho más complicada y humana, midiendo la aplicabilidad de los consejos generados por otras
personalidades que podrían no compartir nuestros gustos. El algoritmo no presenta tal afecto o indicio de
personalidad, alega ser un espejo de nuestros intereses y deseos. Introducir otro carácter humano en la ecuación
sería manchar la pureza de ese contrato retórico, pidiéndonos que midamos no solo a nosotros mismos y nuestros
deseos en el momento, sino a otra persona que podría o no saber lo que queremos. Y así, Harty y sus compañeros
taggers deben permanecer, en su mayor parte, ocultos en la caja negra.

El front-end totalmente personalizado de Netflix ofrece un vistazo a una segunda gran parte de la era
algorítmica: la estética de la abstracción. Compañías como Uber, Google y Amazon están construyendo sus
imperios en un estilo particular, un espíritu de simplificación que requiere abstraer detalles complejos y
desordenados para ofrecer un conjunto de servicios confiable y persistente. Estas compañías están involucradas en
una forma de arbitraje algorítmico, manejando los detalles desordenados para nosotros y convirtiéndose en
intermediarios en cada transacción. El papel comienza como algo así como un asistente personal o un contratista
general, pero evoluciona gradualmente a una posición de gran visir o dragoman de Porte, ejerciendo el poder no
solo para adoptar nuestras decisiones, sino para controlar las vías de decisión, el espacio de la agencia. Las
economías de abstracción dependen de una estética de competencia, confianza y apertura para construir el tipo de
relación que requieren tales formas íntimas de intercambio algorítmico. Volveremos a las implicaciones laborales
y financieras del arbitraje algorítmico en los capítulos 4 y 5, pero primero debemos entender el fenómeno como
una posición cultural y como una especie de práctica creativa.

El arte de la personalización

Fundada en 1997, Netflix fue una de las primeras punto-com en usar la abstracción computacional como un plan
de negocios. El mercado de los videos fue fácil de penetrar, especialmente porque las principales cadenas
ignoraron a Netflix durante años: la compañía invitó a los clientes a evitar por completo la experiencia minorista
al comprar una selección mucho más amplia de películas desde la comodidad de su hogar. Ahora que se ha
convertido en el proveedor dominante de entretenimiento de video, que comienza a competir con la taquilla en sí
misma por los ingresos, Netflix ha visto crecer las apuestas en las negociaciones de licencias.

para contenidos digitales. 21 La compañía ha comenzado a buscar formas alternativas de obtener más artículos en sus
estantes virtuales. Al igual que Amazon, Microsoft y otros servicios de transmisión digital, Netflix ahora comisiona sus
propios programas para que pueda ofrecer contenido exclusivo y conquistar el nuevo escenario de transmisión de video en
línea. El 6 de enero de 2016, el CEO Reed Hastings anunció el lanzamiento de la transmisión global a 130 países, haciendo
del servicio una "nueva red global de televisión por Internet". 22 Las palabras de Hastings en el anuncio dieron a
conocer todos los aspectos más destacados de una experiencia de entretenimiento abstracta:

Con este lanzamiento, los consumidores de todo el mundo, desde Singapur hasta San Petersburgo, desde San
Francisco a Sao Paulo, podrán disfrutar de programas de televisión y películas simultáneamente, sin esperar
más.

Con la ayuda de Internet, estamos poniendo el poder en las manos de los consumidores para verlos en
cualquier momento, en cualquier lugar y en cualquier dispositivo. 23 No más esperas, ni más límites geográficos.
Desde el rojo revolucionario de sus envíos de papel hasta el anuncio triunfante de servicio de la compañía "cuando
sea, donde sea y en cualquier dispositivo", Netflix ha competido y ganado basándose en la estética de la
abstracción. No debería sorprender, entonces, que cuando la compañía comenzó a evolucionar desde un titán de
logística y gestión de la cadena de suministro similar a Amazon (moviendo DVD por todo el país mejor que nadie)
al creador de contenido, seguiría dependiendo de Análisis algorítmico. Pero, ¿qué sucede cuando se usan
algoritmos para dar forma al proceso creativo, para crear obras públicas de cultura que sean mucho más legibles
para los humanos que para las máquinas?

Netflix encargó su exitosa serie House of Cards, que se estrenó en 2013, basada en gran parte en el cálculo
algorítmico: tenía evidencia estadística significativa para sugerir que sus usuarios aceptarían un reinicio de un
drama político de la BBC protagonizado por Kevin Spacey, con el director David Fincher en el timon 24 Ansiosa por
superar a HBO como productora de contenido original, la compañía ofreció $ 100 millones para asegurar los derechos de
House of Cards por dos temporadas de trece episodios, lo que la convierte en el drama más caro de la televisión (o
"TV por Internet", según su definición) ). 25 A diferencia de un modelo piloto tradicional, la compañía invirtió en un
monopolio cultural (ahora desmoronándose, ya que el programa tiene licencia de archienemigos como Comcast) para poseer
una oferta creativa única. 26 Cuando el director de contenido de la compañía, Ted Sarandos, fue interrogado en el Festival de
Cine de Sundance acerca de qué tan significativos son los algoritmos para el proceso de decisión, respondió que se trata de un
70 por ciento de datos, un 30 por ciento de mezcla de juicio humano, "pero los treinta deben ser en la parte superior, si eso
tiene sentido " .27

Esto parecía una inmensa apuesta a las redes de televisión más tradicionales, donde un programa compite
contra otras ofertas en el mismo segmento de tiempo. Pero el cálculo para Netflix es muy diferente,
particularmente cuando recordamos que "todo es un Recomendación ”. Netflix sabía que no tenía que gastar
millones para anunciar el programa porque ya tiene una línea directa con sus millones de usuarios. La compañía
les promocionó House of Cards con diez tráilers altamente específicos: Kevin Spacey para los fanáticos de Spacey,
tomas ingeniosas para los fanáticos de David Fincher y escenas con personajes femeninos para espectadores que
acababan de ver algo con protagonistas femeninos fuertes, como Thelma y Louise. . -House of Cards fue un
espectáculo producido algorítmicamente, no solo en su encuadre inicial, sino también en su producción y
despliegue.

En otras palabras, Netflix confiaba en que House of Cardssería un éxito primero debido a sus ingredientes
iniciales, es decir, los componentes de la fórmula que podría medir de acuerdo con la Teoría Cuántica, y el
segundo debido a su inmenso poder para captar la atención y el interés de sus clientes. Pero los detalles de la
producción del espectáculo en sí eran relativamente poco importantes para el modelo algorítmico. Desde la
perspectiva de un etiquetador, las piezas más importantes estaban en su lugar tan pronto como la tinta se secó en
el contrato: Fincher estaba allí; Spacey estaba allí. Deje que los artistas hagan dos temporadas y Netflix se
aseguraría de que los viéramos. Fincher y los otros directores del programa se maravillaron ante la ausencia de
"estándares y prácticas", la total autonomía que Netflix les otorgó para crear el programa como deseaban, y la
garantía de dos estaciones que les permitió trazar la narrativa con un grado de Certeza altamente inusual en la
industria.En House of Cards , Netflix estaba utilizando algoritmos para la distribución de microgestión, no para
producción. Al igual que las empresas de comercio de acciones algorítmicas que prestan poca atención al valor
intrínseco de un producto en la medida en que pueden predecir las fluctuaciones en su precio, Netflix sabía que
con esta combinación de talento e inversión, su propio sistema de entrega podría generar éxito. Quizás,
irónicamente, esta forma de abstracción es compatible con el modelo de autor muy humano , lo que permite a
Fincher y otros cineastas involucrados en el espectáculo tener rienda suelta para lograr

Sus propias visiones estéticas. 29 En parte, eran el 30 por ciento más alto, impulsando una serie de decisiones creativas que
estaban sujetas y permitidas por el modelado algorítmico.

La señal más poderosa de este nuevo modo creativo fue el calendario de lanzamiento del programa, con los
trece episodios que aparecen en línea para transmitirlos a medianoche. Como lo dijo Fincher:

El mundo de las 7:30 los martes por la noche, está muerto. Una estaca pasó por su corazón, le cortaron la
cabeza y le rellenaron la boca con ajo. La audiencia cautiva se ha ido.
Si le da a la gente la oportunidad de mantener la línea principal en un solo día, hay razones para creer que lo
harán. 30

Este nuevo cambio en el campo de batalla temporal de la televisión comercial fue la extensión lógica de la larga
marcha de Netflix contra los modelos minoristas tradicionales, comenzando con el tiempo que pasaron en línea en
Blockbuster y concluyendo con el tiempo que pasamos frente a los comerciales que esperan que comience una
transmisión programada. Esta es otra abstracción estética que socavó una máquina cultural más tradicional,
destacando la intrusión y el determinismo de los programas de transmisión cargados de publicidad a través de su
ausencia. El movimiento para lanzar la temporada completa a la vez también le dio a Netflix la oportunidad de
probar la hipótesis al observar cómo los usuarios manejaron la invitación para atiborrarse de contenido de alta
calidad. Cuando se lanzó la temporada 1, un usuario vio los trece episodios inmediatamente después del
lanzamiento, pausando solo

Tres minutos durante todo el periodo. 31 La temporada 2 se lanzó el viernes por la noche, y el 2 por ciento de todos
los suscriptores de EE. UU.

Trece episodios al final del fin de semana. 32

Al refinar "cómo se hacen los fanáticos", como lo expresa Sarandos, Netflix ha construido una estética temporal
distinta, una especie de eterno consumidor presente o tiempo de red. 33 La compañía implementa su combinación
de producción creativa de Hollywood y analítica de Silicon Valley para crear un nuevo modelo de compromiso
artístico basado en intensos ataques de consumo de medios o observación de atracones. En septiembre de 2015, la
compañía publicó un gráfico que detalla los resultados de un estudio que analiza cuándo los usuarios se
"enganchan" en un programa en particular, que definieron como el episodio, luego de lo cual el 70 por ciento de
los usuarios se quedó hasta el final de la temporada.
¿SABES CUANDO FUERAS APRESURADO? NETFLIX HACE

NETFLIX UN VEILS Cuando FANDOM COMIENZA A ALGUNAS DE LAS SERIES MÁS POPULARES DE HOY

Bates

Motete

Tararear

BLO I

VtN

fi i-

Figura 3.1 “¿Sabe cuándo estuvo enganchado? Netflix hace ".

El proceso de "hacer fans" une la producción creativa y algorítmica para crear una estética de usuario basada en
el acceso instantáneo y la personalización total. Netflix siempre está disponible, siempre es rápido para sugerir
nuevas opciones basadas en nuestras historias estéticas personales, historias que incluyen los programas que
detuvimos a mitad de camino, los episodios y escenas que volvimos a ver o avanzamos rápidamente, y así
sucesivamente. Es un consumidor eterno presente, ahora mediado constantemente por algoritmos.

Este enfoque en la creación de un tiempo especial e individual, en la publicación de contenido creativo


altamente valorado "todo lo que pueda ver" creó un nuevo conjunto de problemas para los espectadores de Netflix.
La idealización de la audiencia visual de Netflix, una familia que se sienta en su casa transmitiendo los medios de
comunicación exactamente cuando lo desean, choca con el espacio de recepción en red en el que opera la empresa,
por no mencionar las vidas agitadas de su base de consumidores de cuello blanco. Con el debut de la temporada 2
de House of Cards , Netflix había desarrollado un filtro de "Spoiler Foiler" en Twitter para permitir a los
espectadores bloquear a los spoilers en sus medios de comunicación hasta que "se pusieran al día". 34 Incluso el
presidente Obama, un fanático dedicado del programa, tuiteó una súplica para que aquellos en las redes sociales
se abstengan de arruinar la trama. 35 El Netflix Spoiler Foiler fue desarrollado originalmente para el estreno europeo de
otro exitoso programa, Breaking Bad, y su retórica de redacción es a la vez juguetona y una calva declaración de
censura voluntaria ( figura 3.2). Para usar la aplicación, los espectadores deben iniciar sesión en sus cuentas de Twitter a
través de spoilerfoiler.com, lo que permite a Netflix bloquear preventivamente los tweets potencialmente reveladores sobre
episodios no vistos.

Figura 3.2 Campaña de Spoiler Foiler de Netflix en Europa para Breaking Bad, 2013.

Para convertirse en un perfecto consumidor de Netflix, disfrutando de la libertad de ver temporalmente sin
restricciones, uno debe abrazar otra restricción, a fin de preservar artificialmente un espacio particular para la
novedad. Este tipo de comportamiento es, efectivamente, lo opuesto a lo que Henry Jenkins, experto en medios de
comunicación, describió en Convergence Culture como comunidades dedicadas de fanáticos de los spoilers, que
intentarán revelar secretos de producción para programas como Survivor antes de la emisión programada de cada
nueva temporada. En lugar de actuar como fanáticos empoderados con un sentido de agencia tan fuerte que
amenaza la integridad de autor del programa, Netflix nos pide que hagamos todo lo posible para renunciar a la
agencia en la búsqueda de una experiencia estética más perfecta. 36

La estética del catálogo abstracto y totalmente personalizado de entretenimiento de transmisión instantánea


está en conflicto con la lógica original de la televisión como un medio de transmisión que creó una comunidad
de contenido simultáneo.

Visualización y compromiso. Como Netflix lo presentó a sus accionistas en abril de 2014, “Internet TV está
reemplazando a la TV lineal. Las aplicaciones están reemplazando a los canales,

Los controles remotos están desapareciendo y las pantallas están proliferando ”. 37 Estas pantallas y aplicaciones
son mucho más íntimas que los televisores que están reemplazando. Se están acercando a nuestras caras y
cuerpos, desde el otro lado de la habitación hasta los bolsillos, las vueltas y las manos. Los usamos en una variedad
más amplia de configuraciones y horarios, como el viaje de la mañana. Lo que es más importante, están más cerca
de nuestro yo algorítmico, desde las estadísticas de audiencia resumidas de las calificaciones de Nielsen hasta los
historiales de visualización personales detallados recopilados por la aplicación Netflix. El cambio de la difusión al
entretenimiento algorítmico conduce a una reinvención no solo del contenido sino del comportamiento del
usuario. Castillo de naipesy las innumerables ofertas de la compañía son cine como servicio, una suscripción para
contenido disponible cuando y donde lo deseemos. En esta visión del futuro, toda una serie de jugadores han sido
expulsados del campo: compañías de cable locales y nacionales, anunciantes, clasificaciones de Nielsen y la
audiencia nacional en vivo que miden, e incluso el equipo de noticias de la red local afiliada. Lo que queda después
de encender nuestro Spoiler Foiler es solo nosotros, un público de visualización atomizado, que interactúa
directamente con el algoritmo y experimenta una biblioteca de entretenimiento totalmente personalizada ( figura
3.3). Nos permite abrazar más completamente el tipo particular de abstracción que Netflix está promoviendo, viendo el
programa en nuestro propio flujo temporal privado, mientras que Netflix nos mira. Al igual que la compañía pide a sus
espectadores que curen y filtran su propia experiencia de House of Cards , ha establecido su propia estética de
abstracción en la producción del espectáculo, una estética que dice casi tanto sobre la compañía como sobre las
luchas de poder. en una ficticia Washington, DC.

NfTFlIX
¡Mira al instante tantos episodios de TV y películas como quieras!

Figura 3.3 El ideal atomizado de la abstracción estética de Netflix.

Enmarcando la casa de naipes

Leer Netflix en sí mismo como una serie de algoritmos, interfaces y discursos es mucho más instructivo para
entender su papel como una máquina cultural que leer los productos culturales producidos por el sistema. Pero
cuando consideramos a House of Cards como una creación que es en parte algorítmica, diseñada para y
estructurada dentro de la estética de abstracción más amplia de Netflix, los rastros particulares de esta
corporación, la autoría computacional emergen en el programa mismo. Por supuesto, es imposible establecer un
vínculo causal fuerte entre las características estéticas del programa y la decisión comercial que lo financió por
primera vez, ya que parte de esa decisión empresarial fue otorgarle a Fincher y su equipo carta blanca. Para crear
el espectáculo como mejor les parezca. Sin embargo, argumentaré que la inusual inversión de dos temporadas en
el programa, y el enfoque particularmente práctico que la compañía ha adoptado para la gestión creativa, han
dejado su huella. Netflix compró este programa y creó un elaborado bucle de comentarios de recomendaciones a
su alrededor, eligiendo los términos de una conversación que es tanto estética como financiera. Ese circuito de
retroalimentación y el uso intensivo de la marca y la publicidad que lo respaldan también han llevado a muchas
personas a asociar la narrativa creativa del programa con Netflix.

Sarandos de nuevo: "Estoy tratando de no elegir espectáculos que nos definen. Nuestra marca es realmente
sobre personalización. La marca es encontrar lo que amas que no puedes encontrar en ningún otro lugar ”. 38 Lo
que Netflix finalmente quiere que sus consumidores adoren no es solo el contenido sino Netflix en sí: la aplicación, el
servicio, la plataforma. Lo que Sarandos quiere decir es una marca de software en el sentido del término Wendy Hui
Kyong Chun: una metáfora o un conjunto de herramientas. El emblema de Netflix significa acceso instantáneo a
un menú de entretenimiento con filtro algorítmico especialmente diseñado para usted. Para muchos
consumidores, House of Cardsfue su introducción a esta marca, y la serie juega un papel importante en la forma
en que leen la experiencia más amplia de Netflix. Como veremos, el espectáculo recapitula la estética abstracta de
su contenedor cultural, creando un afecto distintivo o registro emocional para los espectadores. El encuadre del
programa, tanto en términos de las justificaciones de Netflix para su inversión como de las formas en que el
programa se presentó a los espectadores, revela su propio conjunto de tensiones entre el sistema
computacionalista y su retórica de personalización, y entre la promesa de un contenido de transmisión infinito. y
el cultivo cuidadoso de las audiencias para un producto de medios exclusivo.

Los créditos de apertura de House of Cards señalan la filosofía estética del programa, y ese mensaje se subraya
sutilmente por el hecho de que la plataforma de Netflix no recomienda saltearlos. 39 Las escenas son fotografías
HDR (alto rango dinámico) bellamente renderizadas: imágenes que requieren cámaras automatizadas que componen varias
tomas en una sola imagen sintética. Presentan escenas callejeras y puntos de referencia de DC, como el Kennedy Center y
Union Station (y algunas tomas desde el lugar de rodaje del programa, Baltimore) con tráfico acelerado que se acerca y se
aleja de la vista. Ausente de cada escena hay un solo ser humano. Es una visión abstracta de la ciudad como un centro de
poder político e informativo que enfatiza las instituciones sobre las personas ( figura 3.4).).

Figura 3.4 Captura de pantalla de los créditos de apertura de House of Cards: una ciudad sin gente.

El director de fotografía que creó los créditos describió el trabajo como "mostrar a DC de una manera sucia,
áspera y sucia" .40 Pero la ciudad que vemos es ascética, racionalizada, abstracta: esta es la visualización estética del propio
sistema. Las imágenes muestran los puntos de datos de automóviles y luces de oficinas, edificios y estructuras, clima y
patrones de movimiento en un largo e inmóvil claroscuro.disparos Presenta una visión austera y majestuosa de la
capital, pero también una visión algorítmica de la misma, donde los seres humanos son visibles solo a través de
sus huellas físicas y culturales. Este es un tipo de poema visual para la implementación, una pieza de arte digital
finamente forjada que nos muestra cómo se ve un universo material abstracto. Las plazas y los parques vacíos
hacen que la brecha entre la computación y la cultura sea hiperrealista, utilizando técnicas HDR para representar
más fielmente su vacío. Podemos leer los créditos en el contexto de la cibernética, con la ciudad como un sistema
de información donde las luces de los automóviles nos recuerdan que los átomos fluyen como bits. También es una
celebración de la magia simbólica, que destaca la eterna solidez de las estructuras políticas y sociales a medida que
las olas de la humanidad invisible se abalanzan sobre ellas.

Los créditos también sirven como una ilustración llamativa de la técnica. El filósofo Jurgen Habermas extiende
esa tradición intelectual para establecer una distinción entre "sistema" y "mundo de la vida". Habermas concibe el
mundo de la vida como un conjunto de prácticas naturales que ahora existen. en tensión con el sistema de fuerzas
judiciales, burocráticas y, especialmente, capitalistas que buscan regular, monetizar y disipar ciertos aspectos del
comportamiento humano . 41 Habermas construye esta crítica a partir de una lectura de técnicas que tiene
muchos paralelos con Gilbert Simondon y Bernard Stiegler, y lucha con el mismo tema central de entender el
futuro de la humanidad en una forma cada vez más algorítmica.

cultura .
42 Recordando la imagen de la prototipo de la familia Netflix iluminada por el brillo de sus pantallas ( figura
3.3).). estos créditos parecen invitarnos a un espectáculo no sobre personajes humanos, sino sobre la propia máquina de la
cultura, encarnada aquí en la igualmente políticamente inhumana máquina del capitolio: una historia sobre la lucha entre la
vida y la estructura.

House of Cards despliega esta estética de encuadre con un mundo de emociones abstractas, de personajes que
funcionan como conchas y cabezas de figuras para fuerzas más grandes. El efecto de los ejecutantes humanos del
programa confirma la estética de la abstracción de los créditos. La narrativa rastrea las maquinaciones del senador
Frank Underwood (Kevin Spacey), un operador político veterano con aspiraciones a la presidencia. Él y su esposa
Claire (Robin Wright) comparten un matrimonio sin hijos y estrechamente controlado con matices de Macbethy
matices de implacable ambición. Frank es el tipo de hombre que estrangula desapasionadamente al perro de un
vecino después de que lo atropella un automóvil en el primer episodio, y sin embargo, él y Claire nunca parecen
reclamar el corazón emocional del espectáculo. Sus decisiones fundamentales siempre se alejan de las profundas
revelaciones de la emoción, confiando, en cambio, en una especie de intención deliberada y fría que se hace eco de
las calles sin alma del capitolio descritas en los créditos. Los Underwood son antihéroes, parangones de crueldad,
pero también se reducen como personajes por la urgencia de su codicia por el poder. Castillo de naipesno se trata
tanto de ellos como de todas las pequeñas criaturas que luchan dentro de las gigantescas máquinas de gobierno e
influencia. Como Frank lo pone en el final de la temporada 1, arrodillándose ante un altar, “No hay consuelo arriba
o abajo. Solo nosotros. Pequeños, solitarios, luchando, luchando unos contra otros. Ruego a mi mismo, por
yo mismo ".
43

Esa escena es solo un ejemplo de la característica más notable del programa: la elección de Fincher para
permitirle a Spacey hablar directamente a la cámara, saltando de repente sobre la cuarta pared para involucrarnos
como jugadores en su drama. La elección es particularmente llamativa dado este fondo de colores apagados,
políticas abstractas y humanos con correa cerrada, que de repente incorporan la sala de estar familiar prototípica
de la figura 3.3. En la geografía de los juegos de poder de Washington. Al igual que Net fl ix, la audiencia principal de
Underwood es usted, el espectador individual con el que hace contacto visual regular. El mito de la
personalización está completo: Netflix personaliza sus ofertas para cada usuario, pero lleva a millones de personas
a su experimento creativo de alto presupuesto con publicidad personalizada. Elijo el programa, confiado en su
idoneidad calculada algorítmicamente para mis gustos, y luego Underwood se dirige a mí personalmente, una
ilusión de intimidad que se realiza con cada nuevo

espectador. 44 Es un viejo truco, pero evoca poderosamente algo novedoso: la mirada firme del algoritmo mirando
hacia atrás a través de nuestras pantallas brillantes. El contacto visual de Spacey parece personal, pero es
calculado y fungible, al igual que las atenciones de su personaje en el resto del espectáculo. Salta por encima del
límite diegético de la historia para tocarnos de una manera que se las arregla para ser a la vez informales y
calculadoras.

Tener al maquinador en jefe, el maquiavélico líder en la galería de pícaros de House of Cards , hablándonos
directamente pone cara a la estética: Spacey es House of Cards, repentinamente consciente de su propia posición
diegética. El movimiento agrega otro matiz de cinismo a la conspiración de Underwood en Washington,
presentándolo como un intérprete conocedor que disimula su camino al poder y subrayando el concepto de teatro
político. Se nos pide que dependamos de él, nos pide que dependamos de él, por el impacto moral del programa,
así como Underwood depende de sí mismo. Pero el enlace también funciona de la otra manera, llevando el cálculo
cínico del desempeño de Underwood al encuadre algorítmico de House of Cards en sí, haciendo del espectáculo
una especie de confección, un artificio construido que invita a una comparación entre cómo la serie reúne a su
audiencia en línea y cómo Underwood azota los votos en Capitol Hill.

House of Cards, por lo tanto, encarna uno de los mitos más seductores de la era algorítmica: el ideal de
personalización, de contenido personalizado creado especialmente para cada uno de nosotros. De hecho, el
contenido, o al menos el contenido costoso y estéticamente rico que nos importa, como el programa de Fincher,
todavía es bastante limitado. Solo hay una Casa de naipes , pero hay tantas formas de comercializar el programa
como Netflix objetivo espectadores Esto es lo que el teórico de la información Christian Sandvig llama
"personalización corrupta", después del erudito legal C. Edwin Baker y Habermas: las formas en que la cultura
algorítmica desdibuja las líneas entre nuestros intereses genuinos y un conjunto de productos que pueden o no ser
genuinamente relevantes, tales como productos "gustados" por nuestros amigos en Facebook, incluso si no los
respaldaron a sabiendas. 45 Tanto Baker como Sandvig finalmente se involucran aquí con la concepción de Habermas del
mundo de la vida, identificando formas en que el sistema puede colonizar o reformatear el mundo de la vida, reestructurando
actividades orgánicas y no dirigidas en otras que se manejan artificialmente para producir ciertos resultados. House of Cards
depende, en parte, de la siembra artificial del programa en las recomendaciones y menús de millones de usuarios
de Netflix, a cada uno de los cuales se presenta como una sugerencia individual personalizada.

Esta tensión es otra medida de la brecha de implementación, una que abarcan los espectadores en el sofá de la
sala de estar que se engancha a un nuevo espectáculo, en una dirección, y por la mirada de Underwood como la
personificación estética de la atención algorítmica de Netflix para nosotros, en la otra. Netflix colocó con confianza
su apuesta de dos temporadas en House of Cards debido a su profundo conocimiento estadístico de esta relación
simbiótica, su confianza en que podría hacer que los fanáticos de este espectáculo adaptaran los marcos de
referencia, las interfaces basadas en recomendaciones de sus millones de clientes. . Como todas las compañías de
televisión y cine, Netflix fabrica conciencia cultural y discursos para House of Cards.a través de la gestión
cuidadosa de los comunicados de prensa y otras herramientas de comunicación corporativa (por ejemplo, el
Spoiler Foiler). Pero la compañía también puede confiar en la autoridad computacional de sus algoritmos de
recomendación e interfaz para ir un paso más allá con la "personalización corrupta", recomendando el programa
en lugar de publicitarlo en un segmento de mercado de uno. Desde el punto de vista de la compañía, este aparato
completo es simplemente otro ejercicio de abstracción, una forma de pensar acerca de los millones de versiones
diferentes de Netflix como un problema algorítmico con un espacio de solución: ¿cómo pueden las ofertas ser lo
suficientemente personales al tiempo que se adaptan a las necesidades del negocio? ¿Oportunidades de
licenciamiento e inventario de contenido creativo a la mano? Como lo expresó un ex vicepresidente de ingeniería
de productos, “Netflix busca a los más eficientescontenido. Eficiente aquí significando contenido que logrará el

Máxima felicidad por dólar gastado ". 46


Leer la estética de la abstracción en los anuncios, interfaces e incluso productos creativos publicados por Netflix
es necesariamente un modo de crítica muy restringido, y debemos reconocer que estas lecturas solo nos pueden
llevar hasta el momento. El espacio de comercialización y producción estética es una costa estrecha en el océano
de computación, limitado por muchas otras fuerzas culturales, así como por el algoritmo de Netflix. Parte del
trabajo de la máquina de la cultura de Netflix es corregir continuamente el rumbo estético estrecho y el vasto
océano de abstracción detrás de él, poblado por miles de millones de puntos de datos e inferencias probabilísticas
que son mucho más difíciles de leer, incluso para arquitectos de sistemas. como Todd Yellin.

Y, por supuesto, este argumento también está limitado por el hecho de que todos los entretenimientos son
también máquinas de la cultura. Todas las empresas comerciales y culturales deben hacer el mismo trabajo para
tener éxito: reunir una audiencia haciendo referencia, respondiendo, tomando prestado y robando de otras obras,
otras audiencias, y aprovechando las reglas culturales del género, la moral y el suspenso para atraer la atención.
multitudes El propósito más grande de este ejercicio en la lectura de House of Cardsno es dibujar un vínculo
causal entre los algoritmos y la cinematografía, sino demostrar que el marco de marketing y recomendación en sí
mismo se ha convertido en una nueva forma de autoría, como los algoritmos de negociación de acciones que están
reescribiendo las reglas de Wall Street (ver capítulo 5) . La estética de la abstracción impregna el espectáculo
desde el inicio hasta la entrega, exigiendo una nueva alfabetización de los espectadores para participar en el
trabajo de la máquina de la cultura de Netflix.

De la estética al arbitraje

Como Habermas argumenta en La teoría de la acción comunicativa, los puntos de influencia y visión crítica para
la sociedad contemporánea se encuentran en "las costuras entre el sistema y el mundo de la vida". 47 La
"personalización corrupta" de House of Cards es solo un pequeño ejemplo de la desaparición más amplia del
marketing tradicional detrás de una pantalla de medios informáticos que a menudo imitan formas y géneros más
tradicionales. Por ejemplo, grupos demográficos y geográficos (por ejemplo, los hombres blancos suburbanos 15-
25 están siendo reemplazados por designaciones nuevas, de cambios rápidos y en su mayoría opacas, que se
utilizan para producir nuevos tipos de publicidad. Estas categorías son increíblemente específica y
deliberadamente escondido de nosotros: un hombre recibió un anuncio publicitario de OfficeMax reveladora
dirigido a él con el sufijo “hija murió en un accidente de coche” 48 Para el promedio de suscriptores de Netflix, esto
también significa que ya no se identifican de acuerdo a métricas que podríamos elegir nosotros mismos (por
ejemplo, lo que elegimos compartir en una encuesta de consumidores) pero de acuerdo con un conjunto de
elecciones de comportamiento cuyas consecuencias son en gran parte desconocidas. Puede afirmar que le
encantan las comedias románticas, pero ¿cuánto valor atribuye Netflix a esa afirmación si observa The Matrix?
diez veces en un verano? ¿Y cuánto valor le atribuye Netflix si el nuevo programa que Netflix necesita
comercializar es House of Cards? ¿Quién mide la "felicidad"? Los mismos sistemas que cuantifican todo lo demás.

El camino cada vez más largo de juicios, indulgencias y otros puntos de decisión cultural que dejamos atrás en
las plataformas digitales puede llevar al ensamblaje algorítmico de los seres digitales que son altamente
específicos y altamente abstractos. Big data permite realizar abstracciones más detalladas, construcciones de
mercados de consumidores a los que nos dirigimos como individuos o como parte de grupos ad hoc que son tan
específicos como para eclipsar otros aspectos importantes de la identidad, como la decisión macabra de OfficeMax
de comercializar productos (álbumes de recortes u otros). medios conmemorativos, tal vez?) a los padres de niños
fallecidos. En términos de marketing, esta es la evolución de la segmentación: la idea de que al agrupar a los
consumidores en categorías particulares, los mensajes pueden elaborarse de forma única para satisfacer sus
esperanzas y temores. La distinción entre plataformas algorítmicas emergentes como Netflix, Google,

La publicidad es, en términos narrativos, un problema de canalización. 49 Como diría el teórico de los cómics Scott
McCloud, estos sistemas controlan no solo el mensaje en sí, sino también el marco alrededor del mensaje, que
remodela lo que Habermas llama la "gramática de las formas de vida" ocultando la mayor parte de

La computación detrás de interfaces limpias y elecciones simples. 50 Los contextos en los que nos abordan los anuncios
publicitarios, los mensajes políticos e incluso las decisiones financieras ahora pueden ser increíblemente específicos, pero
siguen siendo invisibles.

A medida que vivimos más de nuestra vida cultural en línea, las plataformas digitales están posibilitando
nuevas estructuras gramaticales a través de la replicación y el filtrado de contenido. Tanto Netflix como Facebook
adoptan una retórica de cocreación inclusiva cuando se trata del proyecto de filtrado de medios, identificando
cómo productos particulares o noticias llegan a su pantalla (por ejemplo, "A George Smith y otros cinco amigos les
gustó esto"). Sin embargo, estos momentos de inclusión enmascaran las muchas otras decisiones en las que no
estamos invitados a participar, en particular aquellos que dibujan el margen o el marco alrededor de nuestras
actividades. Estas invitaciones constantes amplifican lo que Geoffrey Bowker llama la lógica "invisiblemente
excluyente" del archivo, "que se presenta como el conjunto de todas las declaraciones posibles, más bien que

que la ley de lo que se puede decir ” 51.

Las empresas algorítmicas más exitosas han explotado la brecha que hemos estado explorando entre la
computación y la cultura como una oportunidad, o lo que llamo arbitraje algorítmico. A medida que los sistemas
computacionales se vuelven más eficientes y la pátina de los datos personales que dejamos atrás se hace más
gruesa, la presencia de este arbitraje en nuestras vidas culturales se está expandiendo rápidamente, y comienza a
reinventar lo que el consumidor eterno presente, el momento de "ahora". en realidad significa. Después de todo,
hay miles de millones de dólares cambiando de manos sobre la cuestión de quién puede construir el presente para
usted. Cuando accede a un sitio web, tal vez para averiguar qué está sucediendo en el mundo "en este momento",
cientos de servidores participan en subastas que duran fracciones de segundo para determinar qué anuncios
aparecerán en la página.

El arbitraje algorítmico depende de las brechas de comprensión y la latencia cultural para generar ganancias o
información valiosa. La “personalización corrupta” y las ofertas no examinadas que hacemos para compartir
nuestros flujos de datos personales con compañías como Facebook y Google dependen de tales formas de
arbitraje, brindándonos datos culturales significativos (House of Cards, noticias curadas sobre familiares y
amigos) a cambio de otros información (nuestros intereses, ubicaciones, historiales de búsqueda, hábitos de
visualización, etc.) cuyo valor es efectivamente desconocido para nosotros, pero conocido para las compañías que
brindan estos servicios. El arbitraje algorítmico tiene más éxito cuando adoptamos las gramáticas de información
que ellos defienden. Cuando Facebook se convirtió en el principal órgano de medios para los militares egipcios
durante el apogeo de la La primavera árabe del país en 2011, la plataforma se convirtió, una vez más, en una
máquina de la cultura para establecer la relevancia pública, creando una "lógica de conocimiento" que definió no
solo los términos del debate, sino también la estructura de la expresión cultural. 52 Apenas tres semanas después de
que comenzaran las protestas en la Plaza Tahrir, el alto mando creó la página y la dedicó "a los hijos y jóvenes de Egipto que
encendieron el mes de enero.

25 a la revolución y a sus mártires ”. 53 Los militares deben haberse dado cuenta de lo efectiva que fue la plataforma para
superar la latencia cultural de los canales de noticias más tradicionales mientras luchaba por llegar a una demografía repentina
y crucial, la juventud descontenta del país. Facebook se convirtió rápidamente en la primera salida militar para los principales
anuncios, el órgano de noticias en tiempo presente, evitando la formalidad de las conferencias de prensa o los anuncios de los
medios estatales para las declaraciones enmarcadas por la lógica de las actualizaciones de estado, "me gusta" y comentarios
públicos. La medida respaldó efectivamente a aquellos que llamaron a la agitación de Egipto la "Revolución de Facebook".

Estos sistemas presentan un espacio limitado de gobierno público (por ejemplo, permitiendo a los usuarios de
Facebook promover causas particulares a través de "gustarles"), pero sus interfaces aparentemente democráticas
son fachadas para el edificio mucho más profundo del arbitraje algorítmico. Facebook, Google, Netflix y el resto no
suelen participar en una censura manifiesta, sino que cura algorítmicamente el contenido que desean que veamos,
un proceso que los estudiosos de los medios de comunicación Ganaele Langlois denominan "la gestión de los
grados de significado y la atribución de valor cultural". ” 54 Al igual que el algoritmo PageRank y las muchas
intervenciones que Google realiza para prevenir su explotación por parte de cualquier persona que no sea Google, estos
sistemas combinan el empoderamiento de los usuarios con un estricto control informativo para fomentar comportamientos
particulares y ocultar los márgenes y los bordes. Estas gramáticas se hacen eco del encuadre del lenguaje de los nuevos
medios de Lev Manovich, que opera en múltiples registros: primero, la retórica digital de compartir y colaboración que ha
definido una nueva esfera pública digital; segundo, el lenguaje secuestrado y sacerdotal de los informáticos e ingenieros de
software; y tercero, los lenguajes computacionales de los algoritmos de aprendizaje automático, vastos conjuntos de datos y
sistemas de procesamiento de información estocástica. 55 Las oportunidades para el arbitraje emergen en cada capa de
abstracción entre estos

Los idiomas y los que intentan leerlos.

Así como la casa de naipesEn cierto sentido, se creó a través de un circuito de retroalimentación de actores
algorítmicos y humanos que incluye a los millones de clientes de Netflix. Hay muchos otros sistemas algorítmicos
que involucran explícitamente a los humanos en formas de trabajo y arbitraje. Son máquinas culturales que se
presentan como curadores computacionales del contenido humano, pero en realidad funcionan como sistemas de
colaboración mucho más complejos que coordinan a millones de usuarios, objetivos corporativos o colectivos, y
estructuras de conocimiento elaboradas de manera abstracta. Wikipedia y el colectivo de protesta digital Anónimo
funcionan así. El trabajo cultural que realizan estas máquinas es manipular diferentes capas de significado y las
brechas de implementación entre ellas: la cola de visualización recomendada, la base de datos Quantum Theory,
los ejecutivos invirtiendo en un futuro éxito.

Notas

1 Willimon, casa de naipes.

2. "Informe global sobre fenómenos de Internet".

3. Evers, "The Post: Nuevos datos de rendimiento de ISP para diciembre".

4 "Las reglas de los premios de Netflix".

5. Toscher, Jahrer y Bell, "La solución de BigChaos para el Gran Premio de Netflix".

6. Hallinan y Striphas, "Recomendado para ti".

7 Buley, "Netflix resuelve la demanda de privacidad, cancela la secuela del premio".

8. Strogatz, "The End of Insight"; Arbesman, "explícamelo otra vez,

Computadora."

Q. Amatriain, "Recomendaciones de Netflix".

10. "Presentamos Netflix Social".

11. Amatriain, "Recomendaciones de Netflix".

12. Madrigal, "Cómo Netflix Reverse Engineered Hollywood".

13. Ibídem.

14. Fritz, "Cadre of Film Buffs ayuda a los espectadores de Netflix a sortear el desorden".

15. "Netflix Tagger comparte lo que es tener el trabajo ideal de Internet".

dieciséis. Y, presumiblemente, Bollywood y las industrias relacionadas, aunque el enfoque estadounidense general de
Netflix puede no ofrecer buenos datos para esto.
17. “¡Salva al gato!”

18. Carr, "Para 'House of Cards', usar Big Data para garantizar su popularidad".

1Q. Madrigal, "Cómo Netflix Reverse Engineered Hollywood".

20. Para una consideración más profunda de estas capas, vea Stephenson, In the Beginning ... era la línea de
comando.

21. "Los servicios de transmisión de video podrían ganar más dinero que la taquilla de EE. UU. Para 2017".

22. "Netflix ya está disponible en todo el mundo".

23. Ibídem.

24. Leonard, "Cómo Netflix está convirtiendo a los espectadores en títeres".

25. Baldwin, “Netflix Gambles en Big Data se convertirá en el HBO de Streaming | Laboratorio de gadgets ".

26. Spangler, "Comcast corta el acuerdo de Sony para vender 'House of Cards', 'Películas de lanzamiento temprano'.

27 . Wu, "el algoritmo especial secreto de Netflix es un humano".

28. Carr, “Para 'House of Cards', uso de Big Data para garantizar su popularidad”; Roettgers, "Para House of Cards y
Arrested Development, Netflix favorece Big Data sobre Big Ratings".

2Q. Para el trabajo seminal sobre la teoría del autor, vea Sarris, The American Cinema

30. Abele, "jugando con una nueva casa de naipes con David Fincher y colegas."

31. Kim, Queena. "Lo que sucede en Netflix cuando House of Cards se pone en marcha".

32. Wallenstein, "Observación de la casa de las cartas".

33. Spangler y Spangler, “los datos de Netflix revelan exactamente cuando la televisión muestra a los espectadores, y
no es el piloto”.

34. "Netflix Spoiler Foiler".


35. Rodriguez, "¿Eres parte del 2% que vio la temporada 2 de 'House of Cards' en un fin de semana?"

36. Vale la pena señalar que el entretenimiento y las experiencias culturales nos piden que hagamos esto todo el
tiempo: los teatros nos piden que silenciamos nuestros teléfonos móviles, los museos no permiten las fotografías, etc.
Este ejemplo de Netflix simplemente ilustra una tensión central entre la abstracción y la realidad.

37. "Vista de Netflix: Internet TV está reemplazando a Linear TV".

38. Rohit, "La personalización, no la casa de naipes, es la marca de Netflix".

3Q. La plataforma de transmisión de video dicta que tal salto generalmente requiere que la transmisión se vuelva a
almacenar antes de que se reanude la reproducción, creando una pausa molesta. Netflix también ha implementado una
función de reproducción automática que indica la próxima entrega de una serie para comenzar unos segundos después de
que termine la anterior, alentando pasivamente la visualización en serie de múltiples episodios.

40. Maragos, “Entrevista a Andrew Geraci”.

41. Habermas, y McCarthy, La teoría de la acción comunicativa.

42. Van Camp, "Stiegler, Habermas y la condición tecno-lógica del hombre".

43. Willimon, Casa de naipes, "Capítulo 13".

44. Uno podría especular sobre cuánto tiempo pasará antes de que dichos momentos sean verdaderamente
personalizados, con la transmisión de video editado para incluir el nombre del espectador u otros detalles personales,
como ya está sucediendo con las generaciones de videos publicitarios sobre la marcha.

45. Sandvig, “Personalización corrupta”; Panadería, Medios, Mercados y Democracia; sobre el tema de los "me
gusta" falsos de Facebook, vea Kosner, "Facebook está reciclando sus gustos para promover historias que
nunca ha visto a todos sus amigos".

46. Ciancutti, “¿Netflix agrega contenido basado en sus búsquedas?”. Énfasis en el original.

47. Habermas y McCarthy, The Theory of Communicative Action, 395 .

48. Citado en Pasquale, The Black Box Society: Los algoritmos secretos que controlan el dinero y la
información.

49. Sobre las manipulaciones de la publicidad tradicional, vea por ejemplo Packard, The Hidden Persuaders.

50. Habermas y McCarthy, The Theory of Communicative Action, 392 .


51. Bowker, Prácticas de la Memoria en las Ciencias.

52. Gillespie, "La relevancia de los algoritmos".

53 . "Egipto."

54 - Langlois, “Cultura participativa y la nueva gobernanza de la comunicación”.

55. Manovich, El lenguaje de los nuevos medios.

4 Codificador de vaca Clicker. El trabajo de los


algoritmos

¡Adán, Adán! ya no tendrás que ganarte tu pan con el sudor de tu frente; regresarás al Paraíso donde fuiste
nutrido por la mano de Dios. Serás libre y supremo; No tendrás otra tarea, ningún otro trabajo, ninguna otra
preocupación que perfeccionar tu propio ser. Serás el amo de la creación.

Harry Domin, en RUR por Karel Capek 1

Se sintió como un One-Liner

Cuando estaba cursando estudios de posgrado en la Universidad de Stanford en 2007,

No tenía la menor idea de que a la vuelta de la esquina, los estudiantes universitarios y los asistentes de enseñanza
ganaban miles de dólares durante la noche diseñando aplicaciones sencillas para una nueva plataforma llamada
Facebook. Usando la interfaz del programa de aplicación (API) de la compañía, estos estudiantes codificarían un
programa para compartir cosas como abrazos o "puntos candentes", a menudo en cuestión de horas. 2 Una vez que
comenzaron a colocar anuncios en las aplicaciones, el dinero se inundó, contribuyendo a una atmósfera de “fiebre del oro” en
algunas aulas y dormitorios. 3

Pero, ¿qué obligó a todos esos usuarios a enviarse puntos de acaloramiento, a participar en estas redes públicas
de atención? Una de las personas que lideró estas clases fue BJ Fogg, un destacado psicólogo del comportamiento
en línea que dirige el Laboratorio de Tecnología Persuasiva en Stanford. El trabajo de Fogg sobre “captología” y
tecnología persuasiva sostiene que Las herramientas como Facebook tienen profundos efectos en el
comportamiento porque se conectan con disparadores mentales significativos. Él identifica el "diseño persuasivo"
como el punto de apoyo de la motivación de una persona, su capacidad o capacidad para actuar y los
desencadenantes específicos que podrían empujarla a tomar acciones particulares. 4 Los estudiantes que crearon
estas aplicaciones tempranas crearon productos que indujeron a miles de personas a participar en formas
particulares de trabajo que son lucrativos para los anunciantes: hacer clic en un botón, compartir un enlace con
amigos u otro mecánico simple para alentar la participación. Estas aplicaciones suelen solicitar el acceso a la red
de amigos de Facebook de un usuario, lo que permite que el software envíe mensajes a otros contactos y aproveche
las relaciones de cada usuario para ampliar su alcance. Muchos de ellos ofrecen un valor limitado a sus jugadores,
pero funcionan como virus culturales lucrativos para sus desarrolladores y difunden rápidamente publicidad
personalizada a través de las redes sociales.

Desde aquellos días, los "juegos sociales" se han vuelto más sofisticados y más rentables, atrayendo la atención
de una gran variedad de actores, desde importantes estudios de videojuegos a activistas sociales, todos con la
esperanza de catalizar formas particulares de trabajo cultural entre millones de personas. A medida que los juegos
sociales se han convertido en un mercado importante por derecho propio, las líneas de juego del límite continúan
borrosas. Esta transición a menudo se ha enmarcado a través del término "gamificación", la idea de utilizar
mecanismos de causa y efecto inspirados en el juego para fomentar comportamientos particulares. Como lo define
uno de los principales defensores,

Puede pensarse que la gamificación utiliza algunos elementos de los sistemas de juego en la causa de un
objetivo comercial. Es más fácil identificar la tendencia con experiencias (programas de viajero frecuente, Nike
Running / Nike + o Foursquare) que se sienten inmediatamente como un juego.

La presencia de mecánicas clave del juego, como puntos, insignias, niveles, desafíos, tablas de
clasificación, recompensas e integración, son señales de que se está desarrollando un juego. Sin
embargo, cada vez más, la gamificación se utiliza para crear experiencias que utilizan el

El poder de los juegos sin ser tan explícitos. 5 La gamificación es un injerto deliberado del sistema en el mundo
de la vida, utilizando nuevamente los términos de Habermas, creando una superestructura de métricas y objetivos
arbitrarios vinculados a los comportamientos culturales. Facebook está lleno de estas señales, algunas más sutiles
que otras, para traducir conceptos abstractos de amistad y comunicación en acciones contables y granulares.
Desde la cantidad de amigos que uno acumula hasta la declaración de afiliaciones con grupos de fans particulares
o causas políticas, Facebook es un vasto sistema para medir el compromiso. Etiquetar a otro usuario en una
publicación o una fotografía se convierte en un tipo de aseo social, dándole a esa persona

Un pequeño impulso mental y el placer de ser públicamente reconocido.6

Pero la gamificación en Facebook alcanza su apogeo en las aplicaciones de terceros que millones de personas
usan en el sitio. Quizás el ejemplo más notorio sea FarmVille, el adictivo juego de agricultura social lanzado por
Zynga en 2009, que en su apogeo atrajo a 80 millones de jugadores. 7 Un ejemplo clásico de gamificación,
FarmVille.enganchó a los jugadores creando un conjunto de claves y recompensas por un compromiso sostenido
durante largos períodos de tiempo. Ciertas acciones fueron diferidas por las reglas del juego, requiriendo que un
jugador regrese horas o días más tarde para cosechar sus cultivos o realizar otras actividades de mantenimiento.
Esta perversión de la flexibilidad asíncrona de la interacción en línea típica creó su propio y seductor rigor para los
jugadores, lo que llevó a algunos a despertarse en medio de la noche para atender sus granjas virtuales. Para una
cierta minoría de jugadores, la solución fue hacer pequeños pagos que eximirían estas reglas opresivas, al menos
temporalmente, permitiendo que un cultivo crezca instantáneamente, por ejemplo. Esa minoría ha apoyado todo
el modelo de negocios, generando cientos de millones de dólares en ingresos anuales. Granja y sus sucesores son
efectivos para provocar comportamientos de memoria específicos de los humanos a través de una combinación de
zanahorias y palos, comprometiéndolos en acciones que la compañía puede monetizar directamente o usar para
expandir su red de usuarios.

La capa narrativa cultural de la granja enmascara una fascinante caja de Skinner, la herramienta clásica del
condicionamiento operante, que, en este caso, vincula los comportamientos generadores de ingresos con las
recompensas humanas innatas de la conexión social y la finalización. Como The Atlantic parafraseaba a un
ejecutivo de la compañía: "Una de las partes más convincentes de los juegos de Zynga es decidir cuándo y cómo
enviar correo basura a tu amigo con

Recordatorios para jugar los juegos de Zynga ".8 En última instancia, estos juegos son un tipo de escapismo enmascarado
como eficiencia: siembras tus cultivos, construye tu imperio, completa esta tarea en sesenta segundos mientras esperas. Pero
ese escapismo gradual y granulado oscurece sus propias formas de disciplina y productividad. FarmVille es tanto de y más
allá

Facebook, aprovechando los modos de contacto persistentes del sitio con los usuarios para captar una cantidad
sorprendente de su atención y dinero. En el extremo, pueden fomentar formas de adicción que se aproximan a la
destrucción personal de drogas y alcohol. 9
Ian Bogost ha sido un crítico persistente de la gamificación, argumentando que debería ser reformulado como
"exploware" por su abuso de la susceptibilidad humana a la manipulación por parte de los comercializadores
cínicos. Pero al igual que otros, él reconoce la potencia de los juegos para motivar comportamientos: "incluso las
condenas de los videojuegos reconocen que contienen un poder especial, el poder de cautivarnos y atraernos, el
poder de animarnos a repetir cosas que aparentemente hemos hecho antes, poder hacer que gastemos dinero en
cosas que parecen no existir ” .10 El término exploware es útil porque resalta el aspecto esencialmente comercial
de estos juegos, señalando su papel como máquinas de cultura algorítmica que efectivamente extraen o extraen
formas particulares de valor a través de interacciones con los usuarios.

Como reacción a esta tendencia, Bogost creó su propio software de explotación que también era "persuasivo".
Cow Clicker comenzó como una respuesta satírica a la repetición sin sentido de estos juegos sociales:

Juegos como FarmVille son clickers de vaca. Haces clic en una vaca, y eso es todo lo que haces. Recuerdo que
pensé en ese momento que se sentía como una sola frase, el tipo de cosa que tu twittearías. Acabo de ponerlo
en el fondo de mi mente. 11

Pero a medida que la crítica pública de Bogost a Zynga y su clase atrajo más atención, decidió demostrar sus
ideas con un juego que emulaba los peores excesos de los juegos sociales manipuladores. Como el periodista Jason
Tanz describió toda la aventura de Wired:

Las reglas eran simples hasta el punto de lo absurdo: había una foto de una vaca, a la que los jugadores podían
hacer clic una vez cada seis horas. Cada vez que lo hacían, recibían un punto, llamado clic. Los jugadores
pueden invitar a hasta ocho amigos a unirse a su "pasto"; cada vez que alguien dentro del pasto hacía clic en su
vaca, todos recibían un clic. Una tabla de clasificación siguió a los clickers más prodigiosos del juego. Los
jugadores podrían comprar dinero en el juego, llamado mooney, que podrían usar para comprar más vacas o
evitar la restricción de tiempo. En la verdadera moda de FarmVille ,

Cada vez que un jugador hacía clic en una vaca, aparecía un anuncio: "Estoy haciendo clic en una vaca",
aparecido en su fuente de noticias de Facebook. 12 Cow Clicker fue diseñado deliberadamente para ser absurdo,
un juego sin sentido que revelaría la hipocresía y la manipulación de la gamificación. Pero se hizo popular,
primero como una protesta irónica de otros que compartían las opiniones de Bogost, y luego como un juego por
derecho propio. Los jugadores no se dieron cuenta de que se trataba de una sátira, o jugaban a pesar de ese
conocimiento, como el padre que se quedaba en casa y le decía a Tanz: "En lugar de juegos estúpidos que no tienen
sentido, también podríamos jugar una estupidez".

juego que tiene un punto ". 13 En su apogeo, más de 50,000 personas hicieron clic en las vacas digitales y Bogost se
encontró enredado en su propia caja de comentarios de Skinner, siendo recompensado por la comunidad de jugadores cuando
agregó nuevas características al juego. Bogost ha descrito este proceso como un tipo de "diseño de método" como el método
de actuación, colocándose en el espacio creativo de un diseñador de juegos sociales y, en última instancia, sufriendo el mismo
tipo de enredo deshumanizante y sistémico con el software que ve infligiendo a los jugadores: "Es difícil para mí expresar la
compulsión y la autoestima que han acompañado la creación aparentemente trivial de este

Pequeño juego de teoría y parodia. " 14


Facebook

CLICKER DE VACA
helecho ranr | Duro | Bny i Caw | MUM A EOW | RABHTIIFLS

Siguiente Click I is * ...

Haga clic ahora!


Hoon

comprar 20 o nhore

Clics de vaca

Re mow: nw * iflJTT3 COW Hf mnw Stephen 5 (Cw fernrJVC VACA

rO \} ( (Ciw

Invirns

VOY tiene 4 unansweted

pai'.u s mviwi

VIHW MJW -stt derate

H-ernov? Mfl.rk 5 cw¡Retirar! Frentes CXTW

Remow Chelsea> cw

Hernia Abbey 1 vaca

ftfmifv? Mitu'icow

Figura 4.1 Captura de pantalla de Cow Clicker .

Para Bogost, el corazón de esta crítica del fenómeno de los juegos sociales y las redes sociales en las que se basa
es otra piedra angular de la filosofía de la tecnología, la noción de enframing de Martin Heidegger. En términos
muy simples, Heidegger argumentó que las tecnologías (y nuestro mundo social en general) tienden a empujarnos
hacia ciertos modos de pensar sobre lo que es posible y lo que puede revelarse sobre el universo. Vemos un
martillo y pensamos en lo que podemos martillar con él; pero también se podría usar un martillo para abrir una
botella, para abrir una puerta, para sujetar papeles en un día ventoso.

En Operaciones de unidad, Bogost describe cómo las redes sociales fomentan los modos de encuadre mediante
el diseño explícito de representaciones de relaciones sociales y herramientas para manipularlas: "En Linkedln, la
introducción de un socio comercial en otro se convierte repentinamente en una operación de unidad formal: un
conjunto de interacciones de software que permiten un mayor tamaño. redes profesionales mientras arreglan las
experiencias individuales de los usuarios ”. 15 Cow Clicker lleva este encuadre a una conclusión lógicamente
absurda, permitiendo a los jugadores acumular puntos extra cuando los amigos“ hacen clic en sus clics ”,
formalizando la acción sin sentido de hacer clic en una vaca.

En términos de Bogost, la operación de la unidad es evacuada de casi todo el contenido real, dejando atrás solo a la
vaca digital satírica, mientras que la infraestructura de red, las operaciones de procedimiento de un juego social
adictivo, siguen siendo altamente visibles. La forma en que el experimento de Bogost se salió de control refleja el
debate en curso sobre la tecnicidad lanzada por filósofos como Heidegger y Simondon, pero ahora se desarrolla en
actualizaciones de estado y juegos sociales. A medida que los usuarios lidian con las consecuencias intelectuales y
emocionales del encuadre, surge una batalla por el significado. La semiótica desbocada de Cow Clicker indica que
esto es sátira y búsqueda sincera, juego y gulag a la vez.

La crítica de Bogost a estos modos de encuadre explora la problemática intersección del compromiso social, la
compulsión personal y el diseño interactivo. Cow Clicker es un mal juego en múltiples niveles: su diseño es
deliberadamente pobre y poco interesante; su objetivo explícito es perder el tiempo de sus jugadores a través de
plazos arbitrarios de seis horas; aprovecha descaradamente sus redes sociales para expandir su alcance viral; los
tienta a gastar dinero real en "mooney" satírico, lo que hace que un comentarista note: "Lo que me fascina es el
hecho de que cuanto más dinero gane con esto, más deprimido se sentirá". yo

Así, creo que es divertido " .Pero Cow Clicker no es solo un juego, sino que satiriza una forma mucho más profunda
de relación cultural en evolución, una que ha florecido con la era de los teléfonos inteligentes y la computación
ubicua en un nuevo tipo de colonización sistémica de los márgenes. Al igual que FarmVille, Cow Clicker llama la
atención sobre una serie de transacciones culturales que difuminan las distinciones entre unidades de valor
temporales, culturales y financieras, creando sistemas de arbitraje algorítmico que extraen la atención y los
ingresos de los espacios de "juego". Como especialista en medios McKenzie Wark describe polémicamente la
disposición del núcleo en

Facebook: "El poder de la clase vectorial [en este caso, Zynga y Facebook] se retira de la propiedad directa del
producto cultural, pero se consolida en torno al control del vector. Conseguimos toda la cultura; obtienen todos los
ingresos ” .17 Podemos jugar a FarmVille , crear nuestras propias casas virtuales distintivas, pero terminamos
pagando el privilegio con tiempo, estatus social (al compartir nuestras redes con Zynga) y, a menudo, con dinero.

Vaca clickeres una crítica de los juegos sociales, pero también revela cómo los algoritmos son reglas de
reestructuración en todo tipo de ámbitos profesionales y sociales. Facebook, LinkedIn y las plataformas
relacionadas se centran en las interacciones sociales en un conjunto de juegos explícitamente estructurados, y las
puntuaciones se cuentan mediante arquitecturas algorítmicas que rastrean comportamientos, interacciones y
otras formas de retroalimentación. La influencia social, las redes profesionales y las redes de amistad son
anteriores a Internet, pero el significado de estas conexiones, las formas en que cuentan y se hacen legibles, ahora
se configuran y definen de forma agresiva mediante plataformas algorítmicas. Es posible que Facebook no defina
explícitamente qué es un "amigo", pero le dirá cuántos tiene y le sugerirá nuevos amigos, creando una definición
implícita poderosa, a veces incluso adictiva, a través de su plataforma sumamente exitosa.

Como una máquina cultural, la creación de Bogost ilustra las nociones conflictivas de trabajo y valor en el
mercado contemporáneo de atención. Para Zynga y muchas otras compañías de entretenimiento algorítmico, la
computación es el medio para convertir la atención humana en ingresos. Para los jugadores de estos juegos, las
recompensas son participar en un tipo de aseo digital, cuidar un objeto imaginario de cuidado (una granja, una
mascota digital, etc.) y participar con otros jugadores en una comunidad de práctica. Los usuarios construyen sus
propias narrativas dentro de las restricciones del encuadre algorítmico, incluso cuando hacen clic en los cuadros
de Skinner configurados para ellos. Los algoritmos estructuran y rastrean estas acciones, reuniéndolas como gotas
de lluvia en una cuenca que se revende como un producto de datos a granel. Mientras tanto, los jugadores
generalmente perciben solo un fragmento de esta situación más amplia del mercado, a menudo donando no solo
su atención (para ver anuncios) y su gráfica social (para profundizar sus perfiles con los intermediarios de datos y
para ampliar el alcance del algoritmo), sino también su dinero en efectivo. compras en el juego para mejorar su
experiencia de juego. Para muchos de nosotros, aproximadamente 1.500 millones de personas accedieron a
Facebook al menos una vez al mes en 2015, de los 3.200 millones de usuarios de Internet en todo el mundo,
algunas versiones de estas transacciones

Constituye una fuente importante de “diversión” .

Trabajar y jugar
Quizás el elemento más convincente de Cow Clicker como obra de arte conceptual es su inversión del concepto de
diversión. Bogost diseñó el juego para que fuera deliberadamente torpe y tedioso, centrando la acción en un objeto
casi completamente estático, la vaca, en el que se puede hacer clic (sin efecto directo) solo una vez cada seis horas:
una especie de ritual ascético o penitente de lo digital. años. Esta es una abstracción de diversión que busca
deliberadamente eliminar cualquier alegría real, convirtiendo el "juego" en una caja especialmente rígida de
Skinner de acción superficial e incluso recompensas menos profundas. Pero la vaca clickersimplemente acentúa
un nuevo tipo de trabajo lúdico que se ha vuelto cada vez más frecuente. El término "juego" del juego describe el
desempeño de acciones repetitivas para acumular recursos o ganar poderes dentro de un juego: reunir
repetidamente el mismo objeto o completar el mismo desafío menor en un juego como World of Warcraft, por
ejemplo. Las actividades de molienda no suelen ser interesantes en sí mismas, pero los jugadores se involucran en
ellas para desbloquear la capacidad de hacer cosas más interesantes más adelante. Cosas aburridas que hacemos
ahora para hacer cosas divertidas más tarde ... esta es una definición de trabajo, una que ha penetrado cada vez
más en el espacio de entretenimiento y preocupado por la separación de trabajo y juego. 19

Los límites entre los juegos y la vida normal son confusos: los jugadores celebran bodas y funerales en mundos
virtuales; algunos ejecutivos de contratación consideran la gestión del equipo de juego como una forma de
experiencia de liderazgo; las empresas emplean puntos, insignias y otros métodos de gamificación para fomentar
determinados tipos de comportamiento de los empleados. 20 Parte del cambio es demográfico: los juegos han
evolucionado gradualmente desde un pasatiempo adolescente a una actividad que muchos adultos reconocen descaradamente
como un pasatiempo u obsesión. Según un informe de la industria, en 2014 el jugador promedio tenía treinta y un años. 21 la
vaca

El jugador de Clicker que argumenta "podríamos jugar un juego estúpido que tiene un punto" ilustra
perfectamente lo que el investigador y economista del juego Edward Castronova describe como la "membrana" de
la fantasía que rodea los mundos sintéticos, el "círculo casi mágico" que parece proteger el Espacio de juego de la
actividad regular pero nunca lo consigue del todo. 22 Esto es un juego en la brecha entre la computación y la cultura, un
espacio influido por metáforas políticas, culturales y computacionales que compiten entre sí: el popular World of Warcraft
se puede leer a la vez en los marcos de epidemiología, estudios raciales, gestión organizativa, economía, etc. Y, por
supuesto, como narrativa de fantasía. Como el teórico de los medios Alexander Galloway lo pone en Gaming:
Essays on Algorithmic Culture, "los videojuegos transforman las realidades sociales en una forma jugable". 23
Aquí, la magia de la computación aprovecha las profundas raíces de los espacios de juego construidos socialmente,
como el carnaval o el teatro.

Al ingresar a esta membrana permeable de la fantasía, obtenemos acceso a un espacio donde las reglas,
creencias y valores de polinización cruzada brindan sus propias oportunidades para el arbitraje cultural. World of
Warcraft , por ejemplo, contiene multitudes, como la antropóloga Bonnie Nardi informa: "Gremios cristianos,
gremios de homosexuales, gremios basados en la ubicación, gremios familiares, gremios militares, gremios de
compañeros de trabajo y gremios de colegas profesionales", así como servidores especiales. reservar para
jugadores que prefieren una experiencia más histórica, comunicándose en un "ersatz Ye Olde English patois". 24
En una cierta etapa de masa crítica y compromiso colectivo, la magia de este círculo incompleto se vuelve más alquímica,
utilizando las aporías entre los espacios reales y virtuales para convertir oportunamente ciertas formas de valor en otras. Un
ejemplo de esta alquimia es lo que Castronova denomina "validación social", el proceso mediante el cual un elemento
buscado dentro del mundo de fantasía de un

El juego adquiere un valor real simplemente porque la gente lo desea. 25 Cuando suficientes jugadores desean un
arma o artefacto en particular que puede transferirse en un juego, surge un mercado en sitios como eBay para
intercambiar ese artículo en una moneda "real". 26 Los mundos del trabajo y el juego chocan, creando nuevas formas de
arbitraje entre la computación y la cultura: los llamados "agricultores de oro" en World of Warcraft y juegos similares,
por ejemplo, "jugar" en condiciones de explotación para adquirir bienes virtuales que se pueden vender. por
dinero real

Sin embargo, el arbitraje alquímico de diferentes valores puede perforar el espacio cultural mucho más
profundamente que estas transacciones directas. Las reglas aparentemente arbitrarias de los juegos virtuales
pueden tener un profundo impacto en las vidas tocadas por esa alquimia, reescribiendo las prácticas de la vida
cotidiana. Internet está lleno de historias de adicción a Internet: los aficionados a los juegos que perdieron sus
empleos, sus matrimonios, sus ahorros e incluso sus vidas al llamado de mundos sintéticos como World of
Warcraft o FarmVille.Estos casos de adicción destructiva y dependencia del entretenimiento algorítmico son
relativamente raros, pero demuestran el poder de los sistemas algorítmicos para reordenar las vidas humanas,
para evacuarlas de las formas tradicionales de significado y pertenencia. Enfrentados a sistemas computacionales
atractivos, especialmente los juegos y aquellos que adoptan los adornos de juegos de Skinner, a menudo sentimos
la compulsión de participar. A veces hay pocas opciones involucradas, ya que los sistemas algorítmicos trabajan y
se desempeñan a través del servicio al cliente y los roles de administración de primera línea para los servicios de
asistencia telefónica, los sistemas de planificación de la fuerza laboral y muchas otras aplicaciones.

En todas estas formas, vemos seres humanos luchando con espacios verdaderamente algorítmicos. Estos
sistemas están ordenados por reglas estructuradas computacionalmente que luego son manipuladas (y en
ocasiones pirateadas o contravenidas, como Hiro empuñando su katana en el Metaverso) por la intención humana
y la reformulación cultural. En El lenguaje de los nuevos medios, Lev Manovich describe a un jugador que
aprende un algoritmo a través del juego como una especie de "transcodificación" de la computación en el
comportamiento humano: "la proyección de

la ontología de una computadora en la cultura misma ” .27 Pero esta experiencia va más allá del juego: también es
un acto de investigación, de interpretación, de lectura. Galloway explora esta relación como un tipo de
hermenéutica, un modelo para interpretar el conocimiento en Gaming. El libro de Galloway se basa en la
afirmación de que "interpretar un juego significa interpretar su algoritmo", vinculando así el significado esencial
de un juego.

a su estado como máquina de la cultura computacional. 28 El jugador que está familiarizado con las reglas de Grand
Theft Auto V está interpretando el algoritmo del juego tanto como el crítico al respecto, ambos realizan un acto
hermenéutico que es trabajo y juego, y parte de ese trabajo es el esfuerzo requerido para abarcar la brecha entre
los sistemas computacionales y culturales de significado.

Galloway enmarca esta tensión entre el trabajo y el juego en el contexto.

del "control informático", que los jugadores juegan en juegos como Civilization (que gestiona las vidas de millones
de ciudadanos digitales) o que participan en juegos como Cow Clicker (en espera de que el contador de seis horas
se apague). 29 Esta tensión se remonta a Norbert Wiener y la cibernética: a lo largo de su carrera, Wiener se
preocupó cada vez más por las consecuencias de la cibernética en la implementación.

Particularmente en torno a la automatización y el trabajo. 30 El ideal cibernético del circuito de retroalimentación y el


organismo como una entidad informativa también podrían aplicarse a los sistemas maniquíes que manipulan a los
participantes humanos con fines no deseados o simplemente deshonestos. El autor de ciencia ficción de Douglas Adams tomó
gran placer en un juego de aventura de texto basado en la autoestopista ' Guía s para el Galaxy , ya que había ido más
allá de ‘fácil de usar’ en ‘usuario insultante’ y ‘usuario mentirosa.’ 31 jugadores pareció una delicia.

Como Galloway y otros han argumentado, la verdadera crítica de la gamificación surge de la extensión lógica de
esta marcha colonial, ya que la gamificación viene a definir no solo la interacción social sino también las
estructuras profundas del trabajo y la sociedad. Uno de los aspectos más convincentes de los juegos es
precisamente la seducción de los universos ordenados algorítmicamente, espacios en los que nuestra apofenia
puede ser consumida profundamente, donde cada evento y proceso opera de acuerdo con un conjunto de reglas.
Estos universos son estéticamente limpios y ordenados, con reglas y condiciones que, creemos, se pueden
aprender y finalmente dominar. La estética del orden computacional hace eco de la advertencia de Bogost sobre la
catedral; su atractivo para el compromiso humano se está expandiendo rápidamente del juego al trabajo. Cada vez
más, las nuevas empresas están llevando esta lógica al mundo real,

Estas compañías operan en lo que el empresario de diseño Scott Belsky llama la "capa de interfaz", y utiliza un
diseño atractivo para aclarar y racionalizar los aspectos desordenados de la vida cultural en opciones simples y
confiables. 32

La economía de la interfaz
Si Zynga y su cohorte de creadores de juegos han encontrado formas de extraer el valor laboral del
entretenimiento, la nueva ola de compañías de capa de interfaz está replanteando el trabajo como un tipo de
entretenimiento, adoptando el marco optimista de la "economía del intercambio". Su retórica se basa en La noción
de colaboración tecnológica y entrega justo a tiempo: aprovechando los recursos no utilizados como asientos
vacíos en automóviles, habitaciones no utilizadas en casas, etc. Pero todas estas interacciones se basan en la capa
computacional mediadora que administra la logística ad hoc, reúne a compradores y vendedores de servicios, y
estructura el acceso a las plataformas a través de interfaces cuidadosamente construidas. De hecho, como veremos
más adelante, el último factor es tan importante que tiene mucho más sentido llamar a esto "economía de interfaz,

La economía de la interfaz de la década de 2010 se deriva lógicamente de la primera ola de compañías de


tecnología para ganar dominio en las décadas de 1990 y 2000. Un factor principal en el surgimiento de gigantes
tempranos como Amazon, Netflix y Google fue su capacidad para adaptar el arbitraje algorítmico a los espacios
capitalistas establecidos. Las tecnologías "disruptivas" cambiaron la forma en que compramos libros, alquilamos
películas y buscamos información, cerrando miles de tiendas físicas a medida que estos servicios se movían en
línea. En los últimos años, las incubadoras y los capitalistas de riesgo de Silicon Valley han centrado su atención
en nuevas áreas listas para la reinvención algorítmica que están más alejadas del sector de la tecnología
tradicional. El triunfo de la gamificación, la computación ubicua y la detección remota (en otras palabras, la
cuantificación de todo) ha llevado a una gran cantidad de nuevas empresas que agregan una capa algorítmica
sobre espacios culturales previamente estables. Compañías como TaskRabbit, Uber y Airbnb están adaptando la
lógica algorítmica para encontrar nuevas eficiencias en alojamiento, transporte y servicios personales, insertando
una capa computacional de abstracción entre los consumidores y sus vías tradicionales a servicios como taxis,
hoteles y asistentes personales.

Estas compañías toman el espíritu de los juegos como FarmVille e imponen su "círculo casi mágico" a lo que se
consideraba anteriormente negocio serio. Uber, por ejemplo, presenta una interfaz de aplicación simple para sus
controladores que recuerda profundamente a los juegos de conducción en espacios abiertos como la serie Grand
Theft Auto ( figura 4.2). La opacidad de la compañía respecto a los precios y el porcentaje de ingresos compartidos con los
conductores lo hace aún más como un videojuego arbitrario en el que los puntos se reparten de acuerdo con un algoritmo que
los jugadores solo entendemos parcialmente. Toda la plataforma está diseñada para abstraer los aspectos regulatorios y
biopolíticos de los conductores contratados. Los empleados se convierten en contratistas y los gastos generales establecidos
de las flotas de taxis, despachadores, garajes y mantenimiento desaparecen mágicamente. Toda la infraestructura
socioeconómica se ve arrastrada por las simples interfaces de software que conectan a los usuarios con los conductores, y una
interfaz legal que abstrae el riesgo en pólizas de seguro generalizadas que cubren a todos los conductores y pasajeros. Tal vez
lo más atractivo para muchos corredores, la torpeza de pago y las propinas también se abstraen. Una vez que llama a un
automóvil utilizando la aplicación de la compañía, el pago se convierte en una actividad de fondo, con cargos una vez que el
conductor abandona el vehículo en su destino. Para la mayoría de los tipos de viaje Uber, no es posible inclinar el sistema en
absoluto; los pasajeros deben usar efectivo o algún sistema de pago de terceros, como el servicio de pago móvil ubicuo
Square.33

Vete a mi cuando

funciona para ti

• .1 rfi = -

Cuida tus drivers

Llegada al mapa.

EN CAMINO

00 ONLINE

r.sJSKlMII.

• S 11th Sweet
o gastado

Jonathan

1 1
'.IK '

Figura 4.2 Los mapas de dibujos animados que Uber proporciona a sus conductores y pasajeros a través de Google Play
Store.

Figura 4.3 La página web de Uber ofrece un mensaje de elitismo e igualdad simultáneos (imagen de julio de 2014).

La capa de abstracción que Uber impone sobre el proceso de pago es reveladora. De hecho, los clientes de Uber,
los jugadores en su juego, son los conductores y los corredores, ya que la compañía cobra su comisión basada en
reunir a estos dos grupos. Vemos el arreglo en anuncios como el de la figura 4.3., donde la elegante fotografía en
blanco y negro romantiza el lujo de emerger de un automóvil alquilado, incluso cuando pone al conductor y al conductor,
ambos vestidos con ropa elegante, en el mismo plano de riqueza y logros. "Ser dueño del momento" es una frase adecuada
para una empresa que, como todos los proveedores de gamificación, depende de la abstracción y la regulación del tiempo. Si
farmvilleobliga a sus jugadores a cuidar sus cultivos en momentos arbitrarios del día y la noche, Uber promete la
liberación de la hegemonía temporal de otros sistemas. Como jinete, no hay más ansiedad o incertidumbre acerca
de localizar o esperar un taxi; como conductor, no más luchando con un supervisor de despacho sobre dónde o
cuándo se le permite a uno conducir. La capa de interfaz aquí proporciona ciertas formas de certeza en términos
de tiempo y distancia inmediatos, cuidadosamente representados por el círculo casi mágico literal de las vistas del
mapa de dibujos animados de los usuarios y conductores disponibles. Pero también elimina muchas cosas: una
comprensión completa del modelo financiero mediante el cual Uber decide cuánto costará una tarifa, la agencia
del cliente para recompensar un servicio excepcional,

El romance entre Uber y otras compañías de la capa de interfaz depende de la idealización del individuo como
una corporación de una sola persona, una nación de directores ejecutivos independientes que trabajan dónde,
cuándo y cómo les plazca. Uber no es más que un ejemplo destacado del movimiento más amplio para construir
esta capa de interfaz en muchos espacios culturales diferentes, desde la contratación de contratistas para la
reparación de viviendas hasta la facilitación de las ventas de automóviles privados. Todos estos mercados eran,
por supuesto, ya tecnológicos, pero eran inaccesibles en gran medida para la gestión algorítmica directa hasta la
llegada de los teléfonos inteligentes y los sensores ubicuos que permitían el monitoreo cercano de los recursos
humanos y financieros. En términos de mano de obra y plusvalía, qué algoritmos de Uber, Airbnb, y su cohorte de
capitalización es la holgura de la infraestructura del consumo moderno: carros vacíos, habitaciones sin uso y
subempleados. Según el investigador de planificación urbana de la UCLA, Donald Shoup, el automóvil promedio
está estacionado el 95 por ciento de las veces; ¿Por qué no explotar ese recurso latente? 34

En términos más generales, la capa de interfaz es una colonización de los remansos tranquilos del capitalismo
contemporáneo: la removilización de bienes y espacios después de que ya se hayan consumido o desplegado. En
última instancia, estos sistemas se involucran precisamente en el mismo tipo de arbitraje de bienes, atención
humana y tiempo que la gamificación, motivándonos a crear nuevas eficiencias económicas y obtener ingresos de
ellos. El cofundador de otra empresa nueva, llamada Yerdle (dedicada a reciclar bienes de consumo no deseados a
través de una especie de bazar de intercambio algorítmico), dijo: "Queremos que las personas

mejorar las cosas ". 35 Esta ambición altruista de motivar eficiencias positivas a través del capitalismo resuena con la
sugerencia del jefe de Google, Eric Schmidt, de que los clientes "quieran que Google les diga lo que deberían hacer a
continuación". Esta es la cuestión laboral central en la línea de falla de implementación entre la gamificación algorítmica y el
mercado: ¿Quién está motivando estos cambios y qué estamos "compartiendo" exactamente en la economía del intercambio?

En el nivel más obvio, esta nueva economía se trata de un acceso más eficiente a los bienes y servicios de
propiedad privada o atomizados. La retórica de compañías como Yerdle y Airbnb se apoya en la movilización de
recursos materiales: automóviles, apartamentos y objetos domésticos que están sin usar. Comparta sus bienes
personales para monetizar esa holgura y reducir los gastos generales de propiedad, convirtiendo un vehículo o
habitación vacía en un centro de ganancias y un recurso comunitario. A un nivel más profundo, lo que los
empresarios de la interfaz nos piden es que compartamos (y moneticemos) nuestro tiempo: los fundadores de Lyft
están motivados no solo por el beneficio, sino también por la soledad del viajero promedio atrapado en su
automóvil. 36 Estas compañías nos alientan a dedicar nuestras horas a otros, a menudo en apelaciones que
combinan el encanto de los salarios por trabajo con algo más complejo socialmente. Donde Uber vende un tipo de
independencia de élite tanto a sus conductores como a sus corredores (figura 43), Lyft está vendiendo un tipo de
contacto social diferente y más íntimo ( figura 4.4). La compañía recientemente abandonó su directiva de que los
conductores adornan sus autos con

bigotes rosados peculiares, y muchos conductores todavía asumen que los pasajeros se sentarán de manera
cómoda en el asiento delantero, en lugar de en la parte trasera.

La mejor manera
de salir de
esquivar.
Mast Lara, demora del campo y piloto de
Lyft.

Su otro coche es un camión de bomberos.


Conoce a Angsl. bombero y lyft d'ivcr

Lyft
Usa tus fideos.
Meei Tory medallista de oro nadador y Lyft conductor.

Para compañías como Lyft y sistemas


de capa de interfaz más intencionalmente
intencionados, como la aplicación de citas
Tindr, la "economía compartida" no se
trata de dinero en absoluto, sino de esa
experiencia de compañía. Si estos modelos
Figura 4.4 Lyft: la publicidad toma una dirección muy diferente a la de Uber.
de negocios se basan en explotar ciertos
tipos de trabajo y atención alienados, la experiencia de sus clientes promete alivio de esa alienación. Incluso
cuando Uber y Lyft recogen sus comisiones invisibles en transacciones invisibles, la experiencia afectiva es una de
una comunidad especialmente marcada. Pero esa comunidad es crucial, esencialmente mediada por el algoritmo.
Los conductores y los corredores son evaluados y examinados mediante cómputo; La capa de interfaz que los une
es también el árbitro central de la confianza. No es de extrañar que las amenazas más graves para estas empresas
no sean los escándalos financieros sino los ataques contra esa confianza.

Detenido por agredir sexualmente a pasajeros. 37 La economía del intercambio en última instancia depende de
una forma atomizada de intimidad, una serie de encuentros fugaces y cercanos con extraños que son manejados y
suscritos (en términos emocionales, financieros y de responsabilidad) por las máquinas de la cultura algorítmica.

Si bien esta intimidad es necesaria para que funcione la economía del intercambio, no es el producto principal
que venden estos sistemas. La venta real es la interfaz en sí misma: la experiencia de la cultura mediada
computacionalmente y su simplificación y abstracción algorítmica subyacente. Tener un extraño que nunca
conociste, llegar a limpiar tu baño o sentarte a tu lado mientras te llevan a casa es algo íntimo pero también
incómodo. Mucho más atractiva es la estética de la interfaz que prestó ese servicio a pedido. El algoritmo se
desempeña con un efecto calibrado y ofrece una experiencia encapsulada que normalmente se utiliza para hacer
que estas transacciones incómodas sean más aceptables para los consumidores que encuentran incómodas
divisiones de clase. Muchas compañías de interfaz se presentan literalmente como "envoltorios" alrededor de los
servicios existentes, agrupación, Organizándolos y desmitificándolos para una experiencia de usuario sin dolor.
Pero la envoltura es experiencial, así como logística y comercial, recontextualizando el servicio o producto original
con los valores de la economía compartida. La intimidad que sentimos está restringida cuidadosamente por la
interfaz subyacente. Es mucho más fácil darle a esa doncella una estrella a través del anonimato y la distancia del
teléfono inteligente que despedir a alguien que usted mismo contrató. Estos sistemas también pueden reforzar las
divisiones de clase al recompensar la capacidad tecnológica, haciendo que la emancipación de la economía digital
esté disponible de manera desproporcionada para los usuarios con educación, dinero y tiempo para dominar esos
juegos. recontextualizando el servicio o producto original con los valores de la economía compartida. La intimidad
que sentimos está restringida cuidadosamente por la interfaz subyacente. Es mucho más fácil darle a esa doncella
una estrella a través del anonimato y la distancia del teléfono inteligente que despedir a alguien que usted mismo
contrató. Estos sistemas también pueden reforzar las divisiones de clase al recompensar la capacidad tecnológica,
haciendo que la emancipación de la economía digital esté disponible de manera desproporcionada para los
usuarios con educación, dinero y tiempo para dominar esos juegos. recontextualizando el servicio o producto
original con los valores de la economía compartida. La intimidad que sentimos está restringida cuidadosamente
por la interfaz subyacente. Es mucho más fácil darle a esa doncella una estrella a través del anonimato y la
distancia del teléfono inteligente que despedir a alguien que usted mismo contrató. Estos sistemas también
pueden reforzar las divisiones de clase al recompensar la capacidad tecnológica, haciendo que la emancipación de
la economía digital esté disponible de manera desproporcionada para los usuarios con educación, dinero y tiempo
para dominar esos juegos.

Cuando aparece el espectro de clase, la economía de la interfaz sugiere que todos somos usuarios juntos, todos
los ciudadanos de la misma zona económica ad hoc. Compañías como Lyft nos convencen de que podemos ser el
conductor o el conductor, el contratista o el consumidor de servicios, y que estas experiencias están siendo
proporcionadas por personas fundamentalmente

“Como nosotros”. La capa de interfaz actúa como un deflector o amortiguador, difundiendo barreras
socioeconómicas comunes como la clase, el género y la raza a través de la magia de las calificaciones de cinco
estrellas y la confianza validada computacionalmente. Esta forma de arbitraje es una sofisticada triangulación de
intimidades, que les pide a los participantes que intercambien o renegocien ciertas facetas de la identidad a favor
de los sustitutos creados de forma algorítmica. Las personas que detienen taxis en las calles de Nueva York han
sido juzgadas durante mucho tiempo por raza, entre otras características, y algunos afroamericanos usan Uber
específicamente porque el contexto racial está silenciado o eliminado del viaje.

ecuación de granizo. 38 Uber se convierte en un nuevo filtro en el sistema de contexto social, políticas de
identidad, regímenes regulatorios y leyes contra la discriminación, que influye en estos diversos conflictos
ideológicos a través de la lente de su interfaz. Como señaló un bloguero en Washington, DC: “La experiencia de
Uber es mucho más fácil para los afroamericanos. No hay peleas ni conversaciones. Cuando necesito un coche,
viene. Me lleva a mi destino. Es increíble que tenga que pagar una prima por esa experiencia, pero vale la pena ".
39

En resumen, el producto fundamental de la economía de interfaz es el acceso a estos sistemas, no los servicios
que brindan sino los propios constructos computacionales, que a su vez mapean o simulan una gama creciente de
espacios culturales y sociales. En el contexto de la política laboral, la economía de interfaz atomiza las
transacciones comerciales, eliminándolas del contexto espacial y social, y convierte la geografía cultural de la
ciudad en uno u otro espacio abstracto, un mapa de dibujos animados en una pequeña pantalla que sin embargo
oculta lo real. ciudad que representa. Cada vez más, subcontratamos la determinación del sesgo, de la viabilidad
comercial, incluso del contexto en sí, al algoritmo, y le pedimos a la capa de interfaz que haga no solo el trabajo
logístico sino también el trabajo ético y cultural para nosotros. Todo este “compartir” ofrece nuevas formas de
intimidad y conexión, eliminar o reducir ciertas formas tradicionales de sesgo, pero exige una fuerte inversión por
adelantado. Para convertirnos en actores económicos en la interfaz algorítmica, debemos comprar sistemas de
confianza computacionales que calculen el valor a través de ecuaciones de abstracción y arbitraje que son en gran
medida invisibles para nosotros. Detrás de la fachada de la interfaz computacional fácil y amigable, hay un mundo
de traducción laboral, remediación y explotación en el trabajo.

Trabajo algorítmico: almacenes en la nube

Si bien la economía de la interfaz admite muchas interacciones entre personas en las que los consumidores y
contratistas operan en condiciones relativamente equitativas, existe otra esfera de arbitraje algorítmico en la que
el trabajo humano está casi completamente oculto tras el velo de la computación. Las innovaciones disruptivas
que afectaron a las industrias tradicionales de cuello azul han cambiado los supuestos fundamentales de muchas
corporaciones en torno a sus operaciones comerciales. Todos los negocios algorítmicos que hemos discutido hasta
ahora, compañías como Zynga, Uber, Google y Apple, dependen de una infraestructura masiva para la
computación global distribuida: millones de servidores que funcionan las 24 horas en vastos almacenes, procesan
y administran grandes almacenes de datos . Esta "nube" de datos es otro vínculo crucial en las capas de
abstracción entre las máquinas de la cultura y el proceso algorítmico, habilitando todos los trucos de magia de los
que dependemos, como las rápidas respuestas de Siri o la inmediatez de los resultados de búsqueda de Google.
Christian Sandvig ha señalado la fascinante historia de la metáfora de la nube, que comenzó su vida como un icono
que los ingenieros informáticos utilizarían en los diagramas de flujo del sistema en la década de 1970: "El término
proviene de la simbología del diagrama de red, donde el símbolo de una nube indica

una parte del diagrama cuyos detalles internos son irrelevantes ” .40 Por definición, entonces, la nube era una
abstracción, una forma de descifrar aspectos menos interesantes de un sistema.

Hoy utilizamos la metáfora de la nube para describir el manejo de los átomos y los bits, prometiendo acceso
instantáneo a la información y los bienes en cualquier lugar, en cualquier momento. La complicada logística de la
realidad física requiere que compañías como Amazon y Apple gestionen o realicen transacciones con vastos
almacenes, fábricas y redes de transporte. Millones de trabajadores están dotados de estas instalaciones y están
obligados a una lógica algorítmica del lugar de trabajo, ya que dan servicio a la nube computacional y al
intercambio frenético de bits y átomos. Como lo expresó Allison Carruth, especialista en medio ambiente, las
vastas granjas de servidores detrás de escena son "una infraestructura industrial masiva y con un uso intensivo de
energía" que oculta los principales costos ecológicos detrás de los confusos, Estética insustancial de la metáfora de
la nube. 41 Dichos lugares son las fábricas de la capa de interfaz, los depósitos y los puntos de arbitraje donde las reservas de
energía humana, financiera, informativa y eléctrica se traducen y envían a sus diversos objetivos.

Hay muchos tipos de instalaciones en la nube, desde archivos de datos puros hasta almacenes muy literales
llenos de cosas. El más tangible de estos, el análogo más cercano a las formas familiares de trabajo y capital, son
los almacenes en la nube que satisfacen nuestras necesidades de envíos nocturnos o en el mismo día a millones de
productos de consumo. Compañías como Amazon contratan con equipos logísticos de terceros para que presten
servicios a estas instalaciones y contraten a sus trabajadores, que tienen títulos de trabajo como "recolector". Los
recolectores son computadoras humanas que realizan tareas demasiado complejas para los robots: dirigidas por
tabletas para ubicar artículos entre Miles de contenedores, traducen las reservas permanentes de material en
procesos algorítmicos. Se realiza un seguimiento de cada paso y segundo, y su rendimiento y empleo continuo
dependen del cumplimiento de objetivos específicos y estrechamente restringidos. 42 Los almacenes son una
expresión física de la lógica algorítmica: un contenedor en particular puede contener una variedad aleatoria de objetos,
sentados en un pasillo con una organización igualmente azarosa. El recolector podría sostener un objeto durante unos
segundos antes de colocarlo en una cinta transportadora para que sea empaquetado por otro humano en otro lugar de la
instalación. Cada aspecto de la vida profesional de estos empleados temporales está dictado por el arbitraje algorítmico: el
número de trabajadores contratados y los turnos asignados (a menudo determinados solo horas o minutos antes de comenzar
el trabajo); los objetivos de productividad de cada trabajador, calculados en segundos, pasos y unidades enviadas; las políticas
de retraso, conversación e incluso la temperatura del lugar de trabajo (durante una ola de calor de verano, se consideró mejor,
o más eficiente, alinear ambulancias en un almacén de Amazon que instalar aire acondicionado).43
Las condiciones pueden ser profundamente inhumanas y lógicas solo para las máquinas. La compañía logística
de terceros que contrató al periodista encubierto Mac McClelland tenía una política de tolerancia cero para el
retraso en la primera semana del empleado. Un empleado cuya esposa dio a luz a un bebé en su primera semana
fue despedido sumariamente por perderse un día de trabajo, lo que le obligó a repetir el proceso de contratación y
volver a unirse a la compañía unas semanas después. Más allá de la presión emocional y las dificultades
financieras de tales políticas, tienen poco sentido desde una perspectiva de gestión operativa humana (en el
ejemplo anterior, esto incluiría duplicar el papeleo de contratación costoso, las pruebas de drogas y la verificación
de antecedentes). Pero la superestructura de la cultura algorítmica da sentido a esta falta de sentido haciéndola
invisible.

Para McClelland y sus compañeros de trabajo, el espacio de la abstracción algorítmica ha subsumido por
completo la realidad: el juego, que es el trabajo del recolector, todavía viene con reglas arbitrarias y
manipuladoras, pero las consecuencias del fracaso son mucho mayores. El "círculo casi mágico" del almacén
revierte la relación entre lo real y lo virtual que vemos en la gamificación del entretenimiento y los medios. A
diferencia de la magia de, digamos, Uber, donde un automóvil de un mapa de dibujos animados se materializa en
la vida real en la acera, los trabajadores de la nube permanecen atrapados en el mundo de dibujos animados del
algoritmo, escapando solo al final de sus cambios impredecibles. Estos trabajadores mantienen la infraestructura
que soporta una fantasía capitalista de ciencia ficción: el comercio sin fricción de compras con un solo clic,
opciones ilimitadas y gratificación casi instantánea. Pero para los trabajadores que atienden estos almacenes, La
arquitectura del paso de pasos, los objetivos numéricos y otras mecánicas del juego encarnan las realidades de esa
narrativa idealizada, similar a un juego, en el espacio real y en la vida real. La nube funciona como una membrana
opaca que desvía la atención pública, las consultas éticas y la responsabilidad legal, por lo que todos podemos
seguir jugando al juego de compras en línea sin ninguna obligación, y pocas oportunidades, de empatizar o
interactuar con un ser humano.

Para los trabajadores dentro de este círculo, no hay magia de la que hablar, a menos que cuente el poder
orwelliano de los sensores que miden incansablemente su comportamiento, imponiendo un índice numérico
externo de valor como una puntuación alta o una barra de salud flotando sobre la cabeza de cada trabajador, pero
a menudo Solo visible para la gerencia. En términos de su relación de poder con los sistemas algorítmicos
globales, las vidas de los trabajadores de la nube estadounidenses no son tan diferentes de las conocidas miserias
del contratista de Apple

Instalaciones masivas de FoxConn en China. 44 Allí los trabajadores, algunos niños de apenas catorce años, han
sufrido persistentemente bajo increíblemente largo

Horas, condiciones de trabajo peligrosas, y otros problemas graves. 45

Terry Gou, el presidente de la compañía, lo expresó sin ambages en 2012: "[Tenemos] una fuerza laboral de más
de un millón en todo el mundo y, como seres humanos,

también los animales, manejar un millón de animales me da dolor de cabeza ”. 46 Hasta ahora, las corporaciones
no han podido escapar de lo que William Gibson una vez llamó espacio de las carnes, el reino blando de la
materialidad biológica. La energía biológica alimenta muchos aspectos cruciales de la economía de la interfaz,
aunque los avances en robótica e inteligencia artificial podrían algún día eliminar los trabajos que la mayoría de
estos "animales" tienen. Además de gastar $ 775 millones para adquirir la firma de automatización de fábrica Kiva
Systems, Amazon ya está probando los brazos de robot y otros sistemas automatizados que podrían eliminar por
completo el trabajo humano del recolector. 47

Al igual que los intensos requisitos logísticos de los servicios de entrega en el mismo día de Amazon, las
condiciones de FoxConn están respaldadas por la relación de Apple con sus consumidores. Esperamos que la
compañía desarrolle rápidamente, prototipo y luego produzca en masa millones de dispositivos en períodos de
tiempo increíblemente cortos, a veces meses, mientras mantenemos un secreto casi total hasta que el nuevo
producto pueda ser revelado dramáticamente. Esperamos fechas de lanzamiento globales, un rendimiento e
innovación cada vez mayores y una gratificación instantánea de parte de los asistentes de diseño de Cupertino.
Todas estas cosas son posibles y altamente rentables, pero solo a través de la infraestructura logística y humana de
los pisos de fábrica mediados algorítmicamente, las residencias estudiantiles y las prácticas depredadoras.

Los almacenes en la nube y las fábricas transponen la lógica computacional a los espacios físicos; atravesar la
brecha entre lo abstracto y lo implementado implica convertirlos en lugares terribles para que trabajen los
humanos. El arbitraje algorítmico extrae la inmediatez, la relevancia y la innovación rápida de las materias primas
de millones de personas y horas de trabajo mal compensadas. Estos sistemas se basan en un respaldo sofisticado
para promover el romance de la cultura algorítmica a través de la magia de la nube, organizando invisiblemente a
millones de seres humanos de acuerdo con la lógica computacional y ejecutando órdenes para respaldar la
impresión de una eficiencia perfecta y sin esfuerzo. Y los sistemas soneficiente, pero no principalmente en el
sentido que nos presentan como consumidores. Amazon, Apple y otras compañías continúan encontrando
soluciones algorítmicas para entregarnos bienes y servicios cada vez más rápido, pero su trabajo real, el arbitraje
cultural ganador, es hacerlo de manera rentable.

Casi se puede imaginar poner la tubería mágica al revés. En lugar de un sistema que nos ofrece magníficas
maravillas tecnológicas a pedido, piense en lo que nos dice. Aspira toda la incomodidad y la molestia del mundo
real, vertiéndolo como una gran cantidad de desechos tóxicos en los trabajadores de la nube que deben organizar
sus vidas en torno a estructuras abstractas y algorítmicas de empleo y valor. Aspira todo el tiempo perdido en la
fila, espera en espera, avanza poco a poco a los coches alrededor de los estacionamientos en el centro comercial ...
y sepulta esos segundos, minutos y años en la cámara frigorífica de las granjas de servidores con aire
acondicionado frígidamente, recirculadas infinitamente por Los ventiladores y los ciclos de CPU en espera de la
nube.

Inteligencia Artificial Artificial

El telos finalEl trabajo algorítmico es el trabajo que abstrae la infraestructura física y cultural. Las fábricas, las
granjas de servidores y los almacenes de la nube aún requieren plantas físicas masivas, pero algunos proyectos se
esfuerzan por llevar la lógica de la economía algorítmica un paso más allá. Si los empresarios de la interfaz buscan
desmantelar empresas altamente específicas de sus contextos originales, como los taxis y los servicios de limpieza
de la casa, el Mechanical Turk de Amazon va mucho más lejos en su intento de crear una nueva base industrial
general en la nube: un conjunto de trabajadores para una gran variedad De tareas, todas trabajando por cuenta
propia, gestionadas por algoritmo. Amazon, irónicamente, considera esto como "inteligencia artificial artificial",
que resume perfectamente su reinvención de la relación hombre-máquina. El sistema crea una especie de interfaz
con la mente humana, un nam-shub industrial, para aprovechar rápidamente el poder mental de miles de
personas para ejecutar un programa específico. Las operaciones de la unidad aquí son "tareas de inteligencia
humana" (HIT) altamente específicas que a menudo toman solo unos segundos para completar: "llamar a un
número, observar cómo responden", "extraer los artículos comprados de un recibo del carrito de compras" o "rotar
el modelo 3D" para que coincida con la imagen ", para

ejemplo. 48 En lugar de asignar tareas simples y repetitivas a una máquina calculadora, Mechanical Turk las asigna a
humanos individuales que Por lo general, hacer unos pocos centavos en cada golpe. 49 Son, en un sentido muy literal,
humanos que funcionan como meras extensiones técnicas de una máquina de cultura computacional. Dentro de la interfaz del
sistema, estas personas están anónimas e identificadas solo por un código alfanumérico ( figura 4.5). sus identidades
definidas por sus registros de desempeño y un conjunto de "calificaciones" que elevan a algunos trabajadores al título de

“Trabajador principal” en tareas como moderación de fotos y categorización. 50


Figura 4.5 Interfaz turca mecánica amazónica para la gestión de trabajadores.

El sistema toma su nombre de otro momento seminal en los mitos de la inteligencia artificial, el autómata
"turco" que deslumbró a los tribunales de Europa central en su inauguración en 1770 por Wolfgang von Kempelen.
Era un engaño controlado por un maestro de ajedrez demasiado humano, cuidadosamente oculto, dentro de su
gabinete de engranajes y paneles de visualización, pero era un poderoso espectáculo: una máquina de
pensamiento mecánico que podía derrotar a casi cualquier oponente. El turco se presentó como una máquina de
trabajo diseñada para jugar, un motor de cálculo cuya promesa solo se cumplió dos siglos más tarde cuando el
Deep Blue de IBM derrotó al campeón mundial de ajedrez Gary Kasparov en 1997. La historia del turco original
ilumina la fuerza cultural del nombre de Amazon para Este sistema de computación humana distribuida y el poder
retórico de la inteligencia artificial artificial. Tanto en 1770 como en 1997, los cálculos algorítmicos se
aprovecharon de una manera muy humana para un problema humano, haciendo una forma de trabajo que no
tiene sentido, excepto en los términos humanos de un juego o concurso de ingenio. En ambos casos, los asistentes
sacaron los dispositivos que eran cajas negras literales con entradas y salidas muy limitadas, y su desempeño en
partidas de desafío altamente publicitadas se refería tanto a la figura cultural del cómputo como a los movimientos
de ajedrez. Estas eran "máquinas pensantes" que realizaban una de las formas (o juegos) de pensamiento analítico
más rigurosas y ampliamente establecidas de la humanidad. El pensamiento de las máquinas: ese fue el
espectáculo, fraudulento en primera instancia, impugnado con vehemencia (al menos por Kasparov) y luego
ampliamente aceptado en la segunda. realizar una forma de trabajo sin sentido, excepto en los términos humanos
de un juego o concurso de ingenio. En ambos casos, los asistentes sacaron los dispositivos que eran cajas negras
literales con entradas y salidas muy limitadas, y su desempeño en partidas de desafío altamente publicitadas se
refería tanto a la figura cultural del cómputo como a los movimientos de ajedrez. Estas eran "máquinas pensantes"
que realizaban una de las formas (o juegos) de pensamiento analítico más rigurosas y ampliamente establecidas de
la humanidad. El pensamiento de las máquinas: ese fue el espectáculo, fraudulento en primera instancia,
impugnado con vehemencia (al menos por Kasparov) y luego ampliamente aceptado en la segunda. realizar una
forma de trabajo sin sentido, excepto en los términos humanos de un juego o concurso de ingenio. En ambos
casos, los asistentes sacaron los dispositivos que eran cajas negras literales con entradas y salidas muy limitadas, y
su desempeño en partidas de desafío altamente publicitadas se refería tanto a la figura cultural del cómputo como
a los movimientos de ajedrez. Estas eran "máquinas pensantes" que realizaban una de las formas (o juegos) de
pensamiento analítico más rigurosas y ampliamente establecidas de la humanidad. El pensamiento de las
máquinas: ese fue el espectáculo, fraudulento en primera instancia, impugnado con vehemencia (al menos por
Kasparov) y luego ampliamente aceptado en la segunda. En ambos casos, los asistentes sacaron los dispositivos
que eran cajas negras literales con entradas y salidas muy limitadas, y su desempeño en partidas de desafío
altamente publicitadas se refería tanto a la figura cultural del cómputo como a los movimientos de ajedrez. Estas
eran "máquinas pensantes" que realizaban una de las formas (o juegos) de pensamiento analítico más rigurosas y
ampliamente establecidas de la humanidad. El pensamiento de las máquinas: ese fue el espectáculo, fraudulento
en primera instancia, impugnado con vehemencia (al menos por Kasparov) y luego ampliamente aceptado en la
segunda. En ambos casos, los asistentes sacaron los dispositivos que eran cajas negras literales con entradas y
salidas muy limitadas, y su desempeño en partidas de desafío altamente publicitadas se refería tanto a la figura
cultural del cómputo como a los movimientos de ajedrez. Estas eran "máquinas pensantes" que realizaban una de
las formas (o juegos) de pensamiento analítico más rigurosas y ampliamente establecidas de la humanidad. El
pensamiento de las máquinas: ese fue el espectáculo, fraudulento en primera instancia, impugnado con
vehemencia (al menos por Kasparov) y luego ampliamente aceptado en la segunda. Estas eran "máquinas
pensantes" que realizan una de las formas (o juegos) de pensamiento analítico más rigurosas y ampliamente
establecidas de la humanidad. El pensamiento de las máquinas: ese fue el espectáculo, fraudulento en primera
instancia, impugnado con vehemencia (al menos por Kasparov) y luego ampliamente aceptado en la segunda.
Estas eran "máquinas pensantes" que realizan una de las formas (o juegos) de pensamiento analítico más
rigurosas y ampliamente establecidas de la humanidad. El pensamiento de las máquinas: ese fue el espectáculo,
fraudulento en primera instancia, impugnado con vehemencia (al menos por Kasparov) y luego ampliamente
aceptado en la segunda.

Figura 4.6 Un grabado del Turco del libro de Karl Gottlieb von Windisch de 1784 Inanimate
Reason.

El abrazo del pensamiento mecánico por parte de los turcos no era una novedad completa, aunque su inteligencia
era: los autómatas habían penetrado.

Las catedrales y festivales religiosos de Europa durante al menos doscientos años, según el historiador Jessica
Riskin. 51 Antes de la Reforma y su severa separación de la divinidad y el artefacto humano, las congregaciones disfrutaron
del espectáculo de máquinas que fueron

“Mecánica y divina”. 52 Sus actuaciones eran de saber, inspiraban tanto humor como devoción, pero sin embargo, la magia
estaba presente en obras como Rood of Grace en Boxley Abbey, que saludaba a los peregrinos anualmente en el siglo XVI
con un Cristo que se movía y ponía los ojos en blanco. Los artesanos y artistas humanos fueron esenciales para estas
actuaciones, simulando la capacidad de respuesta y la conciencia para involucrar efectivamente a la multitud. Algo de este
espectáculo conocido permaneció en las partidas de Kasparov con Deep Blue, incluyendo sus esfuerzos persistentes para
desplegar aperturas y estilos de juego que se desharían de los algoritmos de IBM. 53 El ingeniero humano nunca se ocultó por
completo detrás del mecanismo, ya que los empleados de IBM modificaron el sistema entre todos los juegos. Quizás el mejor
ejemplo de esta relación fue un movimiento altamente escrutado cerca del final del juego, cuya verdad solo se reveló en 2012
cuando el investigador de IBM Murray Campbell fue entrevistado por el popular estadístico Nate Silver. El movimiento en
cuestión había enviado a Kasparov a "marearse", ya que parecía reflejar la ambigüedad y el refinamiento de una inteligencia a
nivel humano, y muchos han sugerido que eliminó la concentración del gran maestro por el

Segundo partido, que procedió a perder. 54 De hecho, como reveló Campbell, el movimiento había sido un error, uno que
los ingenieros corrigieron después de

el primer partido El propio Kasparov había hecho magia con el algoritmo, inventando una sofisticada explicación
cultural para lo que finalmente era un artefacto computacional aleatorio.

El Turco original y el gran partido con Kasparov proyectaron la prueba de Turing en un tablero de ajedrez, y
plantearon la pregunta existencial de si podríamos reconocer la inteligencia como una especie de estilo o estética
de juego. Deep Blue no se limitó a vencer a Kasparov; Ha transformado todo el mundo del ajedrez. Ahora, los
grandes maestros pueden entrenar contra oponentes superiores de la IA, y ha surgido un nuevo espacio de juego
colaborativo en la brecha de implementación donde los "centauros" que comprenden equipos humanos y equipos
vencen constantemente tanto a los grandes maestros como a la inteligencia algorítmica pura. 56 La estética más
efectiva es la de aumento, que complementa la intuición humana con la profundidad computacional. La analogía
también se aplica en otras áreas de implementación. Uber no es simplemente otra forma de llegar a casa; Está
cambiando el espacio regulatorio y cultural del transporte contratado, cambiando la gramática y el vocabulario
que todos usamos para leer la calle.

La reinvención algorítmica del trabajo está transformando las geografías literales e imaginarias de la cultura, un
tema al que volveremos al final de este volumen.

La transición de la victoria de Deep Blue en 1997 a Mechanical Turk de Amazon marca la reversión del
instrumento computacional: ahora los cerebros humanos son la caja negra, unidos en una red ad-hoc de
servidores wetware para trabajos impares. Mechanical Turk valida la inteligencia distintiva de la mente humana
(que aún puede superar a la inteligencia algorítmica en una amplia variedad de desafíos contextuales) y la somete
a la lógica algorítmica, creando una infraestructura de micropagos muy eficientes para un trabajo libre de
contexto. Los “turkers” dedicados ganan alrededor de $ 5 por hora, y muchos de ellos residen en los Estados
Unidos (India es el segundo país más grande).

contingente). 57 Pero es falso incluso hablar de trabajadores en el significado típico de ese término, o un salario
por hora, ya que la atomización del sistema no ofrece estabilidad, regularidad o persistencia de formas
particulares de trabajo, lo que lleva a una gran variación en la cantidad de tiempo que Toma para completar una
tarea particular. Igual que muchos servidores de computadoras en la nube están inactivos (en 2012, McKinsey &
Company estimó el porcentaje en un 90 por ciento cuando se mide por el consumo de energía), la mayoría de estos
trabajadores no están involucrados la mayor parte del tiempo. 58 Mechanical Turk combina la lógica de las compañías
de interfaz que buscan activar una reserva permanente, haciendo que nuestras vidas sean más eficientes económicamente al
comercializar recursos subutilizados, con la lógica algorítmica de una granja de servidores.

Esa lógica algorítmica de la computación paralela distribuida significa que el mercado no es en absoluto uno
para "trabajadores", sino para segmentos cuidadosamente delimitados de atención y capacidad humana: nadie
contrata a un "Turco mecánico"; más bien, compran el desempeño de una serie de tareas repetitivas (por ejemplo,
10,000 HIT que observan una imagen en particular y la describen en palabras). Es un trabajo a destajo, lo que
lleva a algunos investigadores a argumentar que el sistema hace que la computadora sea la costura Máquina del
siglo XXI. 59 Esto es falso porque una máquina de coser con un operador capacitado puede ser contratada por el mejor
postor, pero el mercado de Mechanical Turk está diseñado para eliminar casi cualquier tipo de experiencia o especialización
entre los trabajadores, y por lo tanto cualquier poder de negociación real. Más importante aún, la computadora personal no es
la tecnología más crucial en el sistema: una vez más, la interfaz, la plataforma Mechanical Turk y los cerebros humanos
conectados a ella, es la pieza esencial. Los ciclos de atención humana constituyen el producto básico de Mechanical Turk, con
las máquinas de los usuarios, la nube de Amazon y los procesadores de datos que compran estos ciclos y comprenden un
completo sistema de cómputo. Aquí, la maquinaria cultural de Mechanical Turk y la función limitada de cálculo dentro de
ella son claramente visibles: el código de computadora asigna trabajos y maneja los pagos,

Así como la economía de la interfaz elimina la ambigüedad, ocultando sus abstracciones detrás de la fachada de
cómputo, Mechanical Turk es una especie de malla fina para detectar la ambigüedad. Aquí está la meditación de
un blogger sobre la experiencia de ser un turker:

[Los trabajos típicos] son tus HIT de transcripción, tus HIT de escritura descifra esto horrible, tus HIT de
encuesta. Estas son las tareas en las que traducir la ambigüedad humana en binarios de tipo computador es la
más frustrante, porque es probable que llegue a la respuesta "No sé" y se vea obligado a elegir de todos modos.
Recuerdo algunos ejemplos de enojo de teclado enojado, como cuando me dijeron que identificara si las joyas
eran de oro o plata basadas en una sola imagen en blanco y negro. ¡Imposible decirlo! O se le pregunta si los
garabatos ilegibles de una persona se parecen más a "X" o "Y".

se ve como "Z!"60

El turco mecánico es otro sistema de arbitraje que opera en la brecha de implementación. De hecho, cuantifica
y comercializa esa brecha, convirtiéndola en una serie de micro-tareas y juicios: momentos incrementales de
abstracción y concretización. La serie de tareas idénticas que agrupa puede ser integrada, como cuadros
individuales en una película de movimiento completo, en una ilusión de computación continua. Lo que hace que
Mechanical Turk sea inusual es la forma en que muestra el back-end humano del cómputo como un servicio
comercial, aplicando la lógica de la economía de la interfaz a la zona de implementación en sí misma. Como lo
demuestra la cita anterior, los humanos que operan en ese espacio disputado deben negociar constantemente
entre los regímenes computacionales y culturales de significado.
Poética a destajo

A través de nuestros diversos ejemplos, la capa de interfaz está transformando no solo la política sino también la
estética del trabajo, imponiendo nuevos contextos algorítmicos en cuestiones centrales de identidad, valor y éxito.
El cambio en el mar que ya ha alterado las vidas de los taxistas y contratistas también está afectando a los médicos
y abogados. Los teléfonos inteligentes que muchos de nosotros llevamos están borrando de manera irrevocable las
funciones y los límites profesionales de casi todos los participantes en la economía de la interfaz global,
redefiniendo el efecto del trabajo de una manera que solo estamos empezando a entender.

Mechanical Turk es un crisol para estas transiciones, un mercado artificial creado específicamente para
comercializar la tesis de que los seres humanos son engranajes importantes en las máquinas computacionales. Los
turkers en el corazón de este sistema no solo asumen el desafío de los microtasks interminables que manejan la
ambigüedad, sino que también asumen el trabajo afectivo de actuar como un elemento humano dentro de una
aplicación computacional. El artista conceptual Nick Thurston extrajo esta brecha de la brecha de implementación
en Of the Subcontract, Or Principles of Poetic Right, una exploración literaria de Mechanical Turk encargada en
gran parte por los propios turkers. Del subcontrato Refleja cuidadosamente la premisa central de la plataforma,
pidiéndole a sus servidores de wetware que asuman una tarea, composición poética, donde los humanos aún
tienen una ventaja decidida sobre los algoritmos.

Los poemas de la colección son poderosos precisamente por su estado pseudo-autómata. Cada pieza comienza
con una lectura de la cantidad de tiempo dedicado a la composición (generalmente se mide en unos minutos y
segundos), la tasa horaria de este trabajador en particular y una indicación de qué HIT o envío se imprimió en el
libro (por ejemplo, el Cuarta de las siete presentaciones, la primera de las dos). La colección completa está
precedida por una introducción nominalmente escrita por McKenzie Wark pero en realidad escrita por un
freelancer en Lahore, como lo revela el epílogo.

La colección es un movimiento estético particularmente poderoso porque coopta y cuestiona simultáneamente


la tiranía del tiempo computacional. Los turcomanos, las personas que compiten por los HIT a un promedio de $ 5
por hora, probablemente no son personas que sienten que pueden darse el lujo de componer poesía. El uso del
sistema turco para asignar creatividad como micro tarea realiza un tipo particular de absurdo afectivo.

Esta es la literatura artificial artificial. Primero, se les pide a estos humanos que emulen su humanidad a través
de la interfaz de Amazon. En segundo lugar, estos no son poemas creados a través de un impulso individual para
crear, sino como un trabajo de pieza por mandato externo: una fábrica virtual para el verso. El formato de la
página impresa, con sus metadatos relacionados con el costo y el tiempo de composición, enfatiza que la doble
artificialidad permanece igual que los poemas en sí mismos: independientemente de las condiciones de su
composición hipercomandolizada, son obras escritas por humanos, que transmiten particular humanos. ideas

La primera sección de poemas del libro, titulada “Artificial Artificial Intelligence”, genera destellos persistentes
de la humanidad que se esconde debajo o detrás del sistema, como la entrada 0.24, “Mi hijo”: “Tú eres mi gordito
pastel cutie pie / Te amo mi hijo / Porque tú eres el único.61 Al pedirles a estos turkers que se escriban en la interfaz del
sistema, inmediatamente se ponen a la vista de otros humanos junto con ellos. Vislumbramos a hijos e hijas, padres perdidos
y amores perdidos, todos filtrados a través del mecanismo de anonimización de Mechanical Turk y sus cálculos tayloristas del
trabajo y el valor. Estos son exactamente los tipos de enlaces contextuales que la capa de interfaz generalmente elimina,
arrastrándose a través de la voz del poeta.

Muchos poemas parecen responder a sus indicaciones con el mismo tono plano y sin efecto que el propio
sistema de Turk Turk, ofreciendo dulces anodinos de cliché y verdad, completando la tarea de composición en tan
solo doce segundos. Pero para otros, un cauteloso sentido de la revelación, de la exposición emocional, transforma
la sombría actuación de la poesía por ciento en algo hermoso. Más allá de afirmar silenciosamente su humanidad,
estos poetas también lidian persistentemente con la cuestión de la identidad en un sistema algorítmico, como la
entrada 0.04, extraída aquí:

Me has puesto en una caja con una cerradura y una llave.

Escucho en la cerradura de vez en cuando.


Pero no es tan sencillo ser libre.

Estoy encadenado por el título que me has puesto.

Tanto tiempo para ser yo, para soltarme.

Pero mis miedos me mantienen en ese lugar.

Ese lugar donde me obligaste a estar.

Mi mayor temor es que no me ames.

¿Soy quien creo que soy?

¿O soy yo quien dices que soy?62

En ocho minutos y treinta segundos, el autor explora la incertidumbre de la identidad en términos que parecen
aplicarse por igual a un amante y al propio Amazon, y describe el bloqueo de la identidad y el título impuestos
como un tornillo que no sólo el movimiento sino la certeza en sí.

La marca de tiempo, la marca de dinero y el anonimato de los autores transmiten el estado de los subcontratos
como otro tipo de prueba de Turing. Estos autores subcontratados se están desempeñando en al menos dos
niveles. En el primer nivel, están logrando una impresión de humanidad bajo las restricciones de un reloj que hace
tictac y un campo de formulario HTML en espera. Pero en el segundo, todavía se están desempeñando como
engranajes dentro de un sistema computacional, repitiendo la misma tarea varias veces e intentando optimizar su
propia eficiencia de procesamiento para completar cada HIT poético lo más rápido posible. Y, sin embargo, debajo
de todas estas capas de producción abstracta y artificial, emergen momentos de belleza.

El Subcontrato es un experimento literario que une el surrealismo y el autoritarismo, como si alguien hubiera
recopilado un volumen de poemas de los habitantes de la película de Brasil, fantásticamente fantástica, de Terry
Gilliam . Comparte sus raíces con el pensamiento surrealista y la escritura automática, el dibujo y otros procesos
creativos, con la marcada diferencia de que esto no es un campo de juego para las élites creativas, sino una fábrica
para los desfavorecidos socioeconómicamente. El placer y la responsabilidad del experimento creativo reside en
los autores reales de De los Subcontratos , Nick Thurston y su alegre banda, que están encargando poesía que
comenzó como su pequeño juego y termina como trabajo para otros anónimos.

Esta tensión e incomodidad son precisamente lo que Thurston y sus colaboradores intentaron lograr.

El resurgimiento de la estética entre las grietas de tal experimento artístico tan cínico es probablemente lo que
esperaban: una prueba del valor de la poesía escrita en los márgenes de una prueba de su bancarrota. Del
subcontratoconcede a la estética su lugar tradicional en la intersección de otras formas de valor, permitiendo que
las transacciones financieras, los cálculos algorítmicos y la computación humana se transmuten en algo con el
sello oficial de producción artística. El teatro político de la poesía por partes del crowdsourcing también se
convierte en una performance artística de diferente naturaleza, una producción literaria que afirma el valor no
solo de la crítica sino también de los subproductos procesales generados por la crítica. Terminamos admirando no
solo el concepto artístico del volumen, sino también los poemas a destajo. De esta manera, Del Subcontrato.realiza
una crítica algorítmica de Mechanical Turk, confiando en el propio sistema para procesar o ejecutar esa crítica.
Nuestro trabajo como lectores, entonces, es examinar el proceso iterativo de comisionar y ensamblar estos
poemas. La implementación, las formas en que se recogió y contextualizó el trabajo de estos turkers anónimos, es
una parte integral de todo el mecanismo poético.

El poeta experimental Darren Wershler ataca el corazón de este enredo crítico en su epílogo, que vale la pena
citar en detalle:

También hemos leído ensayos que explican que el turco es, de hecho, una metáfora elegante de la precaria
condición del trabajador en un entorno globalizado y en red. Y hemos hecho una cantidad sustancial de arte
que realmente hace uso de Amazon Mechanical Turk como un medio productivo para demostrar el mismo
punto, pero de una manera que es, ya sabes, más artística.

El punto no es que el mecanismo esté vacío, como algún tipo de reproductor neutral. El punto es que es un
mecanismo que ya incluye un lugar para ti, como la Ley en la novela de Trial de Franz Kafka, ya sea que el
lugar esté frente a él como jugador, dentro de él como operador, detrás de él como espectador. muestra sus
componentes engañosos, desde lejos como el crítico que lo describe y desmitifica en virtud de su crítica, o, cada
vez más, como el artista o escritor (mal) usándolo en su proyecto. En el momento en que activa la
configuración como problemática, la máquina entra en acción.63

El argumento de Wershler captura bellamente la realidad de los algoritmos en el contexto de la producción


laboral y cultural más ampliamente: el sistema reconfigura no solo los métodos y resultados de la producción, sino
todo el marco cultural, implicándonos a todos como colaboradores. Como Galloway lo pone en el efecto de
interfaz:

Discuto la mistificación ideológica que dice que somos libres mientras que los niños chinos están en cadenas,
que nuestras computadoras son un salvavidas y sus computadoras son una maldición. Este tipo de obscenidad
debe ser desechada. Todos somos productores de oro, y lo más paradójico es que la mayoría de nosotros lo
hacemos voluntariamente y sin dinero en absoluto.64

Todos estamos "(mal) usando" estos sistemas en nuestras vidas, ya sea que consideremos que utilizan prácticas
culturales o estéticas, comunicación privada o profesional, o incluso la crítica de estos sistemas. El trabajo híbrido
entre las máquinas humanas de la cultura algorítmica y la inseparablemente vinculada está sucediendo a nuestro
alrededor, todo el tiempo. De la manera más banal y generalizada, confiamos en los sistemas algorítmicos para
realizar y evaluar el trabajo, desde la barra de búsqueda hasta Microsoft Word. En el análisis final, la narrativa
central de los Subcontratos no es la de los turcos oprimidos que articulan breves vislumbres de su condición
humana, sino el lugar que ocupamos para cada uno de nosotros en la brecha computacional.

Maquinaria moral

Los debates sobre el impacto ético de la mecanización son todo menos novedosos. El turco original de ajedrez, por
ejemplo, inspiró a la prosa florida y al público arrastrado durante su larga serie de apariciones públicas en los
Estados Unidos en el apogeo de la industrialización.sesenta y cinco El tenor de esos debates es instructivo hoy cuando
pensamos en la capa de interfaz y en los nuevos sistemas algorítmicos de modificación de comportamiento que son mucho
menos contundentes que las condiciones brutales de los molinos y fábricas del siglo XIX. Incluso entonces, muchos vieron el
auge de la automatización como una fuerza para

Bien ético, inspirando (o forzando) a los trabajadores a comportarse con la misma dedicación que las máquinas a
las que asistieron. Esto es lo que un economista británico llamó "maquinaria moral" en 1835: un sistema de
intervenciones administrativas para mejorar las tendencias naturales del sistema industrial hacia el orden y la
productividad entre los trabajadores humanos.66

Como argumenta el historiador Stephen P. Rice, el espectáculo del Mecánico Turco modeló un nuevo afecto
para sus audiencias estadounidenses, realizando una forma de trabajo que difumina la línea entre la máquina y el
humano, entre el algoritmo y el trabajador.

Lanzado en la escena de la ansiedad de la clase media sobre el autocontrol del trabajador, el jugador de ajedrez
asumió los dos estados de máquina regulada y trabajador mecanizado ideal. Los espectadores pueden ubicar en
el jugador de ajedrez los rasgos únicos de la voluntad y la razón sin tener que eliminar esas cualidades
demasiado lejos de los rasgos mecánicos de la regularidad y la eficiencia. Leído como una máquina regulada o
de "mentalidad", [el turco] mostró la nueva productividad

orden en el lugar67
Este doble encuadre como humano y máquina se asemeja mucho a la interfaz de Amazon Mechanical Turk,
donde cada HIT le promete al encargado de tareas una respuesta que es a la vez mecánica y confiable. De los
subcontratos, los poemas llevan ese dualismo a su límite, abriendo un canal para la autorreflexión poética desde el
vientre de la máquina.

Las plataformas turcas de los siglos XIX y XXI utilizan la estética para producir ciertas actitudes o efectos para
sus usuarios y espectadores. Ambas máquinas realizan un tipo particular de trabajo (jugar al ajedrez, completar
millones de HIT distribuidos), pero también realizan otro tipo de trabajo cuando refuerzan el dualismo entre
humanos y máquinas que Rice identifica. Esto es lo que los filósofos políticos Michael Hardt y Antonio Negri
llaman "trabajo afectivo", o trabajo económico que produce un resultado físico y emocional, clásico

ejemplificado por el minorista dictar "servicio con una sonrisa".68 Para el turco del siglo XIX, el espectáculo en sí
mismo es el producto afectivo: la figura del turco con su brazo móvil, la vitrina llena de maquinaria y maquinaria sin
funciones (pero impresionantes) y, por supuesto, el trabajo del hombre escondido en el interior. El compartimiento secreto de
la máquina contribuye a crear una sensación de asombro y emoción. En el siglo veintiuno, el Turk's Mechanical Turk de
Amazon promueve nociones de repetición y fungibilidad, alentando implícitamente a sus turkers, así como a los compradores
de computación humana, a pensar en cada trabajador como un número simple. Los HIT en sí están ordenados por lotes y,
como vimos anteriormente, a menudo desaparecen en segundos, lo que alienta a los turkers a estar constantemente atentos a
nuevas oportunidades. Al confiar en la red de distribución de tareas de Amazon y en las computadoras personales, el sistema
también restringe los cuerpos y el tiempo de sus usuarios (dependiendo de las fluctuaciones de qué pieza está disponible en
un momento dado, y de qué tan bien se compense ese trabajo). El sistema produce HIT, pero también una especie de cultura
laboral en torno a esos HIT.

Esa huella de una cultura laboral también aparece en las aplicaciones e interfaces de la economía compartida.
Como lo sugieren los anuncios de Uber y Lyft ( figura 4.3 , figura 4.4). una gran cantidad de energía en la economía de
la interfaz se dirige hacia la producción de afecto entre los consumidores y los proveedores de servicios. La retroalimentación
del usuario, el disfrute emocional y un ideal neoliberal de independencia definen estos sistemas en todos los niveles, desde
sus logotipos hasta sus mecanismos de retroalimentación. Son plataformas persuasivas diseñadas para crear un espacio de
comunidad mediado algorítmicamente. La capa computacional entre usuarios y proveedores gestiona los detalles, calcula las
puntuaciones de retroalimentación, hace que los usuarios particulares sean visibles o invisibles entre sí, y en general gestiona
la "experiencia" de usar el sistema. Estos servicios construyen su reputación en la transparencia, argumentando que la
combinación de comentarios de los usuarios y la verificación de antecedentes sirve para evaluar a nuestros conductores,
personal de limpieza, corredores de recados, y así sucesivamente de una manera más robusta de lo que normalmente haríamos
por nuestra cuenta. Pero los sistemas retienen el control sobre el despliegue de esa transparencia, seleccionan la información
que vemos y mantienen el control de este proceso de validación detrás de las cajas negras algorítmicas. Al final, lo que
normalmente vemos es una pequeña cantidad de opciones que son todas muy recomendables: el primer paso en una
experiencia de usuario cuidadosamente coreografiada que depende tanto de los resultados emocionales como financieros.

La valencia emocional de las transacciones financieras va más allá del trabajo afectivo, y se remonta a Adam
Smith y la Teoría de los sentimientos morales, un importante contrapunto a sus argumentos más conocidos sobre
el capitalismo en La riqueza de las naciones. Smith discute en sentimientos moralesLa cohesión social y el
funcionamiento efectivo de un mercado dependen de una lógica de acción virtuosa que tiene la imaginación en su
raíz. Nunca podemos conocer la experiencia vivida de otros, pero el compromiso social depende de imaginar esa
experiencia en su alegría y dolor. La empatía es un componente crucial de todas las relaciones sociales, un
mecanismo de retroalimentación para ajustar nuestro propio comportamiento de acuerdo con las guías morales y
nuestros propios juicios. El reconocimiento de Smith de que nunca podemos conocer verdaderamente la
experiencia de los demás, aunque nos esforzamos constantemente por imaginarla, impone una importante
responsabilidad moral a cada participante en la práctica cultural, una que se asemeja a sus opiniones políticas
libertarias. El fundamento de una sociedad moral, argumenta, es el constante trabajo imaginativo que todos
hacemos para trazar el territorio de la empatía,

Como argumenta el profesor de derecho Jedediah Purdy, la imposición económica de emociones particulares e
incluso las posiciones de identidad de los trabajadores del servicio aporta algo distintivamente nuevo al modelo de
Smith: “Las sonrisas obligatorias son parte de una ironía en el corazón del capitalismo. ... Falsearlo es el nuevo
feudalismo. "Es la clave para un orden económico de trabajo emocional que le dice a la gente quién y cómo estar
en función de dónde se encuentran en la jerarquía social y económica".69 Cuando adaptamos la teoría de los
sentimientos morales a la edad del algoritmo, podemos ver que un tercero entra en el espacio transaccional entre
los actores humanos. La expansión de la economía de la interfaz y su dependencia del trabajo afectivo le da vida a
nuevos géneros de rendimiento: ahora somos una parte muy importante de la interfaz, contribuyendo a la
superestructura estética de la computación con nuestros cuerpos, nuestras mentes y nuestro efecto. Clasificaciones
de cinco estrellas en todo! Sin embargo, también hacemos este trabajo como "centauros", dependiendo de las
mismas plataformas de interfaz para las señales afectivas esenciales. La marcha por los sistemas “Uber para X”
que convierten diversos acuerdos financieros y no comerciales en servicios de alquiler trae consigo el trabajo
afectivo de la economía de servicio, pero con la computación realizando piezas cruciales del trabajo imaginativo de
empatía.

Tomemos a Uber, por ejemplo. El sistema de comentarios de la compañía solicita a los pasajeros y
conductores que se califiquen entre sí, creando una base de datos de perfiles de usuario persistente que le
permita a la empresa identificar a sus usuarios más compatibles.

y trabajadores y clientes problemáticos (que luego pueden ser excluidos pasivamente o activamente de futuras
transacciones). Esta noción de retroalimentación del consumidor depende de la función capitalista de la empatía
como la definió Smith: crear un marco empático, un canal para la retroalimentación, fomenta mejores
interacciones. Algo tan simple como saber el nombre de su conductor es un contacto más empático que la mayoría
de nosotros con un conductor de taxi. Y, por supuesto, estos datos pueden ayudar a las empresas a identificar
problemas en sus prácticas comerciales y ayudar a los clientes a encontrar los servicios y productos que desean.
Los datos de retroalimentación nos permiten extrapolar más allá de la experiencia individual, agregando actos de
imaginación empática para proyectar una visión más holística del futuro (por ejemplo, cuarenta y tres personas
pensaron que este conductor era grosero). Pero al crear la herramienta de extrapolación, estos sistemas también
reemplazan el matiz y la autoría del acto imaginativo como Smith lo imaginó con una serie de encuestas. La
cuantificación de la empatía, a menudo en una escala de cinco estrellas completamente abstracta, nos alienta a
dejar el trabajo pesado a los algoritmos. En lugar de realizar el trabajo imaginativo nosotros mismos, lo
subcontratamos a una máquina de cultura formada por preguntas y formularios de comentarios a escala de Likert,
algoritmos de clasificación de caja negra y la multitud de desconocidos mediada por algoritmos que las compañías
de interfaz buscan sintetizar en una comunidad virtual. Las variaciones en este movimiento han persistido durante
siglos, desde el despliegue de estadísticas como “cuatro de cada cinco médicos eligen el producto X” hasta los
llamamientos empáticos de la publicidad en general, pero las plataformas computacionales lo llevan a un nivel
epistemológico más profundo.

Como vimos anteriormente, la palabra clave central para “compartir economía” no es imaginación, sino
confianza. Uber y sus colegas se ofrecen para asumir diversas formas de trabajo cultural e imaginativo a cambio de
nuestra confianza (y, por supuesto, nuestro dinero). El trabajo afectivo que les piden a sus trabajadores que se
involucren sirve a esa confianza más grande, creando una marca de servicio consistente y amigable. Se nos pide
que confiemos, lo más importante, en el algoritmo. Confíe en que los comentarios y las verificaciones de
antecedentes eliminarán a los conductores peligrosos o simplemente groseros. Confíe en que el sistema encontrará
el mejor vehículo más cercano para llevarlo en su camino, que el mapa de dibujos animados es real. Confíe en que
el conductor recibirá una compensación justa y que pagará un precio justo. En cada una de estas afirmaciones, el
trabajo imaginativo de empatía se ha subcontratado al algoritmo.

No necesitamos averiguar cómo tomar un taxi, evaluar el vehículo y su conductor, calcular la propina o participar
en cualquiera de las otras microprácticas y momentos de empatía que definen la experiencia del taxi. No
desaparecen simplemente. En cambio, Uber nos pide que realicemos trabajos empáticos sustitutos, en términos
algorítmicos. Parte de este trabajo se solicita o requiere explícitamente: califique al conductor, comparta la
experiencia en las redes sociales para obtener un descuento futuro, reclute amigos al servicio para obtener otro
descuento. Algunos de ellos son menos obvios: los anuncios y la cultura laboral del servicio nos piden que
validemos a los conductores como compañeros emprendedores, individualistas y agentes libres. Diferentes
compañías presentan diferentes versiones de esa validación (Lyft anima a los corredores a sentarse en el frente;
Uber no lo hace),

Esto puede resultar en formas nuevas y poderosas de acción comunitaria y social, como la historia de un
conductor de Uber que recaudó dinero para un pasajero terminal, en parte movilizando a la comunidad de Uber.
70 Pero también redirige una faceta central de la vida económica a través de la mediación algorítmica,
incorporando el cálculo empático esencial en la máquina de la cultura. Apenas estamos empezando a ver el
impacto de este movimiento, una creciente dependencia de los algoritmos para realizar el trabajo afectivo. Los
huevos de Pascua en Siri del capítulo 2 proporcionan un ejemplo de una máquina que realiza un trabajo emocional
para nuestro beneficio. El campo en rápido crecimiento de la salud y el bienestar cuantificados ofrece un ámbito
más amplio en el que los sistemas algorítmicos buscan realizar un trabajo afectivo en colaboración con ya través
de nuestros cuerpos. A veces parece que buscamos desesperadamente canales para realizar y experimentar este
trabajo afectivo directamente, tal vez porque gran parte de él ha sido subcontratado y formalizado por algoritmos,
interfaces de usuario y servicios de fondo computacionales. ¿Por qué otra cosa sería tan fácil ganar miles de
dólares con una aplicación de Facebook que te permite enviar abrazos a tus amigos? Ese hambre de contacto
emocional, de un espacio donde podemos imaginarnos directamente, marca otra disparidad entre la abstracción y
la implementación. La brecha entre la empatía imaginativa de los actores humanos y mecánicos en la cultura se
reduce a la construcción de valor. Así como Smith trató de poner la práctica económica sobre una base de
comprensión intersubjetiva y empática, ahora luchamos por definir la estructura fundamental del valor en un
mundo algorítmico. La brecha entre la empatía imaginativa de los actores humanos y mecánicos en la cultura se
reduce a la construcción de valor. Así como Smith trató de poner la práctica económica sobre una base de
comprensión intersubjetiva y empática, ahora luchamos por definir la estructura fundamental del valor en un
mundo algorítmico. La brecha entre la empatía imaginativa de los actores humanos y mecánicos en la cultura se
reduce a la construcción de valor. Así como Smith trató de poner la práctica económica sobre una base de
comprensión intersubjetiva y empática, ahora luchamos por definir la estructura fundamental del valor en un
mundo algorítmico.

Notas

1. Capek y Kussi, Hacia el centro radical, 58.

2. Helft, "Las aplicaciones construidas en 'clase de Facebook' y fortunas".

3. Ibídem.

4. Stanford Persuasive Tech Lab, Universidad de Stanford, http://captology.stanford.edu: Fogg, Computadoras


Persuasivas.

5. Zichermann, "El propósito de la gamificación".

6. Kosner, "La Escuela de Persuasión de Stanford".

7 Frum, "Cinco años después, Millones todavía cavan 'FarmVille'".

8. Jackson, "El abismo de Zynga".

9 Lowensohn, "Los juegos de la granja virtual absorben dinero real, vidas reales".

10. Bogost, "Juegos persuasivos".

11. Tanz, "La maldición de la vaca Clicker".

12. Ibídem.

13. Ibídem.

14. Bogost, "Vaca Clicker".

15. Bogost, Unidad de Operaciones, 157.

dieciséis. Bogost, "Vaca Clicker".

17. Wark, Telestesia, 166.

18. “Información de la empresa | Sala de redacción de Facebook ”:“ Internet utilizado por 3,2 mil millones de personas
en 2015 ”.

1Q. Galloway, El efecto de interfaz, 135.

20. En los rituales sociales en mundos virtuales, vea Hillis, Online a Lot of the Time; sobre la gamificación en el
lugar de trabajo, ver, por ejemplo, Kumar y Raghavendran, “Gamificación, el Arte Finer”; Rauch, "Mejores
prácticas para usar la gamificación empresarial para atraer empleados y clientes".
21. “Datos esenciales sobre la industria de las computadoras y los videojuegos: datos de venta, datos demográficos y
uso de 2014”.

22. Castronova, Mundos sintéticos, 147.

23. Galloway, juego, 17.

24. Nardi, Mi vida como sacerdote elfo de la noche, 26, 17.

25. Castronova, Mundos sintéticos, 148.

26. Ver, por ejemplo, Lehdonvirta y Castronova, Virtual Economies.

27. Manovich, El lenguaje de los nuevos medios, 223.

28. Galloway, juego, 85.

2Q. Ibid., 89-90.

30. Markoff, Máquinas de la gracia amorosa, 68-75.

31. "Radio 4 revive el juego del autostopista", 4.

32. Belsky, "La capa de interfaz".

33. Kleinman, "Se le permite dar propina a su controlador Uber (y tal vez debería)"; "¿Necesito darle una propina a mi
conductor?"

34. Knack, "Pay As You Park".

35. Stein, "bebé, tú puedes conducir mi auto".

36. Lawler, "Lyft-Off".

37. Consulte la lista extensa de incidentes de este tipo en: "La lista completa de incidentes, agresiones y acusaciones de
Uber".

38. Wortham, "Ubering While Black"; Rivoli, Marcius y Greene, "El conductor del taxi multó $ 25K por rechazar el
viaje a Black Family".

39. Wortham, "Ubering Mientras Negro".

40. Sandvig, “Viendo el ordenamiento: la defensa estética e industrial de 'El algoritmo'”.

41. Carruth, “La nube digital y la micropolítica de la energía”, 342.

42. Gran parte de la siguiente sección se basa en la notable exposición de las prácticas laborales en el almacén en la
nube de McClelland: McClelland, "Yo era un esclavo de salarios de almacén".
43. Soper, "dentro del almacén de Amazon".

44. Duhigg y Barboza, “El iPad de Apple y los costos humanos para los trabajadores en China”.

45. "Foxconn dice que los trabajadores menores de edad utilizados en la planta de China".

46. Blodget, "CEO de Apple Partner Foxconn".

47. Markoff, Machines of Loving Grace, 97-98.

48. Cf. Bogost, Unidad de Operaciones; esta muestra de tareas se ofreció en el sitio el 15 de agosto de 2014.

4Q Ipeirotis, "Análisis del mercado mecánico turco de Amazon", 21.

50. “Conceptos mecánicos turcos”.

51. Riskin, “Máquinas en el jardín”.

52. Ibid., 27.

53. Zúñiga, "Kasparov prueba una nueva estrategia para frustrar al oponente de la computadora".

54. Finley, "¿Ayudó un error informático a Deep Blue a vencer a Kasparov? |

CABLEADO ".

55. Plata, La Señal y el Ruido, 288.

56. Isaacson, "'Más inteligente de lo que piensas', por Clive Thompson".

57. Ipeirotis, "Análisis del mercado mecánico turco de Amazon", 21.

58. Glanz, “Los centros de datos desperdician grandes cantidades de energía, imagen de la industria de Belying”.

5Q. Cooper, Ipeirotis y Suri, “La computadora es la nueva máquina de coser: beneficios y peligros del crowdsourcing”;
“Turco mecánico amazónico”.

60. Limer, "Mi breve y curiosa vida como un turco mecánico".

61. Thurston, Wershler y Wark, Del Subcontrato, 47.

62. Ibid., 26.


63. Ibid., 135.

64. Galloway, El efecto de interfaz, 136.

sesenta y cinco. Arroz, la molienda de la máquina.

66. Citado en ibid., 32.

67. Ibid., 36.

68. Hardt y Negri, Multitud, 108.

6 Q. Purdy, "por qué tu camarero te odia".


70. Bort, "una campaña de GoFundMe recaudó tanto dinero para un conductor de Uber, dejó de recibir donaciones".

5 Contando Bitcoin

La falta de dinero es la raíz de todo mal. Mark Twain

Colonizando el margen

El 6 de mayo de 2010, los mercados de capital de los EE. UU. Experimentaron una tremenda caída, y el Promedio
Industrial Dow Jones perdió más valor que ningún otro día en sus 110 años de historia. Pero en cuestión de
minutos, el mercado se recuperó, y luego de que las acciones de la compañía principal hubieran caído a centavos
por acción, volvieron a los precios normales. Todo el episodio pareció desvanecerse tan rápido como apareció,
dejando una serie de preguntas pendientes sobre las fuerzas que conforman los mercados financieros mundiales.

La raíz de esta inestabilidad radical es una forma altamente especializada y lucrativa de arbitraje algorítmico.

En los últimos diez años, los sistemas de cómputo se han vuelto cada vez más importantes para los mercados,
reemplazando gradualmente la visión familiar de los hombres con chalecos de colores brillantes que gritan en un
abarrotado piso de comercio con el tenebroso mundo de gabinetes de servidores y código propietario. Como
describe el periodista financiero Michael Lewis en Flash Boys, el rol transaccional de los algoritmos ha crecido
desde la simple ejecución de transacciones a una especie de micro-impuesto en todo el sistema de mercado. 1 Este
es un ejemplo clásico de arbitraje, o el aprovechamiento de diferentes mercados para generar ganancias, como los
comerciantes que compran trigo barato en el país para vender con una ganancia en la ciudad. En última instancia,
el arbitraje siempre consiste en captar la diferencia de precio antes de que alguien más lo haga por usted, y para
los algoritmos, el tiempo se mide en microsegundos. En wall street,

esto ahora se conoce como comercio de alta frecuencia (HFT).

Cuando las bolsas de valores comenzaron a procesar las transacciones en forma digital y proliferaron en las
décadas de 1990 y 2000, pasando del dominio de NYSE y NASDAQ a trece intercambios públicos para 2008, los
actores emprendedores del mercado se dieron cuenta de que podían obtener un nuevo tipo de ventaja competitiva.
2 Al observar las operaciones que ocurren en un intercambio que "movería el mercado" y cambiar el precio de un producto en
particular en otro lugar, podrían usar la ventaja temporal de unos pocos microsegundos para crear una pequeña ventana de
oportunidad. Por ejemplo, si un fondo de pensiones importante le pide a su corredor que compre, digamos, 100,000 acciones
de Microsoft, las firmas de HFT podrían detectar las señales de este comercio mientras se movía a través de un intercambio y
actuar para beneficiarse de otros comprando acciones de Microsoft con la intención de venderlo inmediatamente a un precio
ligeramente más alto al fondo de pensiones.

Para el fondo de pensiones, el comercio sería un poco más caro de lo previsto, pero si se repitieran millones de
transacciones diarias, los impuestos se vuelven sustanciales.

HFT ofrece uno de los ejemplos más puros de algoritmos que están alterando fundamentalmente una máquina
cultural existente, ese venerable conjunto de matemáticas, prácticas sociales, comunidades basadas en la fe y el
arbitraje que llamamos "el mercado". La introducción del comercio de alta velocidad y Los algoritmos que son,
efectivamente, motores totalmente automatizados del comercio han hecho más que eliminar a los humanos del
piso de negociación: estos sistemas operan en competencia abierta entre humanos y entre sí, y están
transformando gradualmente el movimiento más amplio de capital. Los árbitros de HFT construyen su ventaja a
través de complejas maniobras geográficas, ubicando sus servidores y líneas de fibra óptica a unos pocos pies más
cerca de los servidores centrales de las centrales de intercambio que sus competidores, o arrendar líneas de
comunicación que desvíen a unas pocas millas de la mejor vía de señal directa entre dos puntos de la red
financiera. Si bien son comerciantes, casi nunca pierden dinero, ya que su forma de arbitraje siempre depende de
información superior y no arbitran el riesgo como los corredores más tradicionales. Nunca mantienen acciones al
final del día, solo efectivo.3

Esta es una forma de arbitraje cultural, no solo de cómputo, porque HFT se aprovecha de nuestras suposiciones
sobre el propósito fundamental de comprar y vender valores. La proliferación de tipos de orden de mercado (más
de 100, que van mucho más allá de la familiar "compra"

Los tipos de "venta" y "límite"), los incentivos para compradores y vendedores dispuestos a usar protocolos
comerciales particulares, e incluso el creciente número de intercambios en operación, han contribuido a un mayor
volumen y ritmo de negociación. 4 Mucho más que valores, estos sistemas intercambian información, que siempre
ha sido un papel esencial de los mercados. Pero atomizan y cifran esa información en una nueva serie de cajas
negras (los sistemas de conmutación, los motores de igualación de comercio y los algoritmos mismos) que
permiten a las empresas HFT y las principales empresas de Wall Street que se ocupan de ellas crear una especie de
economía simplificada subalterna. . Los algoritmos que generan miles de millones en ganancias para sus
guardianes operan en los márgenes aprovechando el conocimiento especial de la latencia de la red, o el tiempo de
demora entre cuando una señal se origina en un nodo y llega a otro. Buscando maneras de adelantarse un poco al
siguiente jugador, incluso a nivel de milésimas de segundo,

Considerado en sus propios términos, HFT nos permite imaginar una máquina de cultura familiar, el mercado,
en su traducción a un espacio verdaderamente computacional. El volumen y la estocasticidad de los propios
mercados financieros son el lienzo principal de estos algoritmos, con decisiones codificadas a lo largo de
abstracciones estrechamente restringidas sobre los precios, el valor inherente y el ritmo de la información. La
velocidad y el volumen en que operan estos sistemas, y su creciente coopción por parte de titanes de inversión
como Goldman Sachs, están comenzando a cambiar el comportamiento fundamental de los mercados. 5

Los héroes de la historia de Lewis son aquellos que intentan eliminar la depredación "injusta" de los algoritmos
HFT y crear un campo de juego equitativo para el comercio de valores, ya que imaginan que tales cosas deberían
ser objeto de comercio. Su solución no es la eliminación de algoritmos, sino los intermediarios humanos que
pueden encontrar nuevas formas de jugar con el sistema. “Ya no había necesidad de ninguna intervención
humana. ... Los

El objetivo tenía que ser eliminar cualquier intermediación innecesaria ".6 Para los jugadores en Wall Street, el
problema con HFT no era su posición en el espacio computacional, sino sus vínculos preocupantes con el mundo material.

Lewis describe dos gráficas que sus reformadores crearon para demostrar la naturaleza cambiante del mercado:
la primera muestra la actividad tal como la perciben los humanos, con una multitud de eventos comerciales
marcados segundo a segundo en el espacio de diez minutos. El segundo gráfico muestra una vista algorítmica de
un segundo, marcada por milisegundos:

Toda la actividad del mercado en un solo segundo estaba tan concentrada, en tan solo 1,78 milisegundos, que
en el gráfico se parecía a un obelisco que surgía del desierto. En el 98.22 por ciento de todos los milisegundos,
nada sucedió en el mercado de valores de EE. UU. Para una computadora, el mercado incluso en las acciones
más negociadas del mundo era un lugar sin incidentes, casi adormecido. ...

"¿Qué representa ese pico?", Preguntó uno de los inversores, señalando el obelisco.
"Esa es una de tus órdenes de aterrizar", dijo Brad. 7 El aumento repentino representó a un gran inversor
institucional que realizó un pedido, lo que provocó que los algoritmos financieros en espera salieran al frenesí de
la ejecución, la contraoferta y el posicionamiento, todo ello a un ritmo increíblemente rápido para el
procesamiento humano. Sin embargo, fue lánguidamente lento para estos algoritmos, que gastaron el 98 por
ciento de ese segundo en espera de que alguien realice un movimiento: 1.78 milisegundos es más o menos
incomprensible como un lapso temporal. Por el contrario, el tiempo de reacción humano típico es algo del orden
de 200 milisegundos. El algoritmo contemporáneo ha superado nuestra capacidad para gestionarlo sin ayuda
computacional.

Esta narración visual captura perfectamente el espacio de cómputo, resaltando la característica esencial de su
escala de tiempo radicalmente diferente, pero también señala lo difícil que es para nosotros imaginar las
consecuencias de esa temporalidad. El aumento de la actividad representa órdenes, pero detrás de esas órdenes
hay trampas y sensores de señales financieras, árboles de decisión algorítmicos para determinar un curso de
acción, herramientas de negociación para implementarlas y, en algún lugar en el futuro inimaginablemente lejano,
tal vez minutos u horas más tarde (si sucede en absoluto), un humano para revisar la actividad. El obelisco en el
desierto es un recordatorio de lo que Her's Samantha llamaría tristemente "el espacio entre las operaciones", si
Theodore tuviera una cuenta de inversión. Pero también demuestra cómo los algoritmos están colonizando los
márgenes de la actividad humana. Scott McCloud captura maravillosamente el espacio extradiegético de una
narrativa con el término del cómic "la cuneta". 8 El canal es el espacio en blanco entre los paneles, ignorado en gran
medida por el lector, ya que une imágenes estáticas en una narrativa convincente y animada que se siente perfecta. Es donde
inferimos eventos y acciones que a menudo son solo referenciadas oblicuamente en el discurso superficial de una narración.
Se podría argumentar que la conciencia es el acto de construir una narrativa a partir de un canal inaccesible de la cognición
humana, las formas en que unimos una historia personal a partir de fragmentos de información sensorial e inferencia.

Hacemos esto creando un modelo de simulación del pasado, interpolando la continuidad temporal de esos
fragmentos experienciales. Pretendemos que los canalones no están allí, allanándolos con narraciones personales
y recuerdos que se sienten completos. El arbitraje es otra forma de interpolación en la que simulamos el avance en
el tiempo en lugar de al revés, prediciendo efectivamente el futuro y capitalizando en él. Pero tratar de entender el
espacio computacional es un desafío completamente diferente, que nos obliga a viajar no más adelante sino más
profundamenteen el tiempo La noción de McCloud de la canalización revela cómo las reglas básicas, incluso la
física, de la implementación tienen implicaciones epistemológicas. La transformación actual de las finanzas
globales depende en gran medida del arbitraje del dinero y la información entre dos universos temporales que son
casi completamente mutuamente excluyentes. El obelisco que describe Lewis es una metáfora humana para el
comercio algorítmico, casi como una postal estilizada de un universo computacional donde el tiempo lo es todo.
Los algoritmos de HFT convierten el canalón, por ejemplo, las brechas entre la colocación de una orden y su
ejecución, en una arena para el cálculo competitivo. Tanto en la narrativa como en los ejemplos financieros, el
canal es el lugar donde el tiempo se traduce en significado y valor.

Al decir que los algoritmos de HFT realizan un arbitraje comparativo simple entre los precios de las acciones en
diferentes ubicaciones geográficas es decir que valoran el tiempo, pero, lo que es más importante, que valoran el
proceso temporal. En estas transacciones, el valor intrínseco de los valores en cuestión, su liderazgo, sus
relaciones precio-ganancias, no tienen ningún significado. El significado del ejercicio se deriva de la brecha
temporal entre el punto A y el punto B, y las probabilidades de ejecutar una operación que capitaliza la de alguien
más. Su eficiencia en el modelado de una ideología particular.El tiempo y el espacio, denominados en
microsegundos, están cambiando gradualmente el ecosistema que habitan. De esta manera, los algoritmos HFT
reemplazan la estructura original del valor en la negociación de valores, la noción de una acción que se posee y se
negocia como una inversión en el éxito económico futuro, con una nueva estructura de valor basada en el proceso.

Valorando la cultura

El arbitraje del proceso es fundamental para el modelo de negocio de Google; Una de las compañías más grandes
del mundo (ahora en forma de Alphabet Corporation) se basa en la valoración de la información cultural. Los
primeros algoritmos de PageRank creados por Larry Page y Sergei Brin en Stanford en 1996 marcaron una nueva
era en el problema fundamental de la búsqueda en línea. La innovación de Brin y Page fue utilizar la estructura
ontológica inherente de la propia web para evaluar el conocimiento. Es probable que las páginas de los sitios web
de las universidades sean mejores fuentes de información que las de los sitios comerciales; un artículo de noticias
que ya había sido vinculado por cientos de otros era una fuente de información más sólida que uno que solo tenía
algunas referencias en otros lugares.

Los primeros esfuerzos primitivos para navegar en la web se basaron en la intervención humana: un "sitio genial
del día" o los primeros blogs que curaron contenido como un Wunderkammer digital , creando un idiosincrásico,

Respuesta estéticamente fundamentada a esas redes en gran parte no mapeadas. 9 Pero nuestra relación con
Internet evolucionó gradualmente desde algo parecido a un boletín informativo o un periódico, donde podríamos
buscar información por casualidad, hasta una utilidad esencial que brinda servicios financieros, industriales y
personales, desde cuentas bancarias hasta citas en línea. Cuando abrimos el grifo, esperamos un flujo confiable de
algo que es, esperamos, reconocible como agua (no tóxica), no un "líquido fresco del día". Así también, ahora
esperamos que Internet sirva como una utilidad que proporciona tipos de información confiables y quizás
fungibles.

PageRank y los algoritmos complementarios que Google ha desarrollado desde su lanzamiento en 1998
comenzaron como sofisticadas ayudas para encontrar esa incómoda Internet para adolescentes. Pero desde
entonces, la compañía y la espectacular expansión de la web han convertido sus supuestos en leyes
racionalizadoras, al igual que el marco de temas interrelacionados de Diderot ha dado forma a innumerables
enciclopedias, índices y listas. En algún momento durante las "guerras de búsqueda" de mediados de la década de
2000, cuando Google consolidó su dominio, se produjo un punto de inversión donde el sistema de observación de
PageRank se convirtió en una fuerza determinista en el tejido cultural de la web. Google ahora ejecuta
aproximadamente dos tercios de las búsquedas en línea, y existe una industria vibrante de "optimización de
motores de búsqueda" para aprovechar y utilizar los algoritmos de Google para atraer tráfico y publicidad. 10

En su corazón, PageRank cataloga los actos de juicio humanos, contando los enlaces y la atención relativa que
millones de personas han prestado a diferentes rincones de la web. La patente para PageRank describe el
algoritmo como “un método [que] asigna rangos de importancia a los nodos en una base de datos vinculada, como
cualquier base de datos de documentos que contengan

citas, la World Wide Web o cualquier otra base de datos de hipermedia. ” 11 En resumen, esta es una herramienta
para crear una jerarquía en el mundo, clasificando la información no solo por sus cualidades inherentes sino por
una cierta definición de importancia o popularidad. No es demasiado para argumentar que la transición de los
motores de búsqueda más primitivos a la ponderación algorítmica de PageRank y sus imitadores ha cambiado el
papel del conocimiento en la sociedad tan profundamente como lo hicieron Diderot y d'Alembert cuando
debatieron qué esquema de ordenamiento usar para la enciclopedie

Esa transformación está envuelta en la modestia de la lista, esa simple construcción intelectual que el
semiótico, filósofo y crítico literario Umberto Eco identificó una vez como "el origen de la cultura":

¿Qué quiere la cultura? Hacer comprensible el infinito. También quiere crear orden, no siempre, pero a
menudo. ¿Y cómo, como ser humano, uno se enfrenta al infinito? ¿Cómo se intenta captar lo incomprensible? A
través de listas, a través de catálogos,

A través de colecciones en museos y de enciclopedias y

diccionarios 12

Tanto los enciclopedistasy Google argumentaría que sus proyectos no crean jerarquía sino que la modelan, que
sus ontologías de conocimiento son simplemente mapas más efectivos para estructuras que ya existían en la
cultura. Y, sin embargo, como lo sugiere Eco, en ambos casos, la estructura que crearon rápidamente se convirtió
en un mecanismo de ordenamiento propio, configurando el espacio cultural para el cual fue diseñado para
observar. Una de las funciones más vitales de la enciclopedia era comprimir el conocimiento por el bien del
tiempo, extrayendo a millones de personas-años de conocimiento en un texto de referencia que aceleraría el ritmo
de la investigación y el descubrimiento. Para Diderot y D'Alembert, fue el libro que políticamente, filosóficamente
y quizás epistemológicamente allanó el camino para la Revolución Francesa. Para Google, es un futuro de
máquinas que entienden, conversan,

Estas eran las ambiciones de los dos proyectos, ahora en gran medida cumplidas. Pero también fueron sistemas
implementados en momentos históricos donde lograron algo diferente: un replanteamiento del valor cultural y la
temporalidad. Al igual que los algoritmos HFT explotan las brechas en la construcción técnica y cultural del
comercio, PageRank arbitra un rico campo de información latente (la red de conexiones que forma Internet
global) y la convierte en un recurso de acceso inmediato. La Búsqueda de Google nos ahorra tiempo a largo plazo
al rastrear los recursos más útiles relevantes para nuestra consulta, una forma de anticipación de primer orden.
Pero también nos ahorra tiempo en el corto plazo al proporcionar resultados de búsqueda con una inmediatez
sorprendente: Google se dio cuenta de que los retrasos de hasta una décima de segundo reducirían la participación
del usuario y construirían su infraestructura en consecuencia.13 El arbitraje de tiempo en el nivel de síntesis de
conocimiento y la gratificación inmediata son factores cruciales para promover tanto las enciclopedias como los motores de
búsqueda.

Ese arbitraje temporal inevitablemente también condujo a una renegociación del valor en términos financieros:
el tiempo es dinero, especialmente el tiempo medido por milisegundos multiplicado en millones de servidores.
Para esto, Google necesitaba AdSense. Desde una perspectiva empresarial, PageRank crea un índice básico para la
circulación de ideas, una moneda esencial en la economía de atención. 14 Cuando Google comenzó a vender anuncios
contra sus resultados de búsqueda con el sistema de ofertas de mercado AdSense, logró monetizar esa atención a una escala
previamente inimaginable. En 2013, Google obtuvo más de $ 55 mil millones en ingresos, de los cuales más del 90 por ciento
provino de publicidad. 15 Ahora la compañía lo ayudará a registrar el nombre de dominio, a construir el sitio web, a analizar
el tráfico y a publicar los anuncios del sitio, que sus algoritmos indexarán y clasificarán. En 2014, Google superó la
capitalización de mercado de ExxonMobil, quedando en segundo lugar solamente a Apple entre las empresas más valiosas del
mundo. dieciséis

El típico anuncio de Google le otorga a la compañía una pequeña fracción de un centavo para servir a un cliente,
pero sobre el volumen de las decenas de miles de millones de anuncios que sirve cada día, esas fracciones
representan un tipo de costo de transacción mínimo para usar Internet, recogido por su

El portero más poderoso. 17 La funcionalidad de AdSense es de hecho un tipo de arbitraje HFT en sí mismo: cada
vez que un usuario navega a un sitio que sirve anuncios a través de la red de Google, se realiza una subasta rápida
para los vendedores con las ofertas más altas para servir sus anuncios. Estas transacciones comercializan el largo
rastro de datos de usuarios que cada uno de nosotros deja en línea, los perfiles detallados de los consumidores
acerca de nosotros informados por nuestro historial de compras, datos demográficos y muchos otros factores, para
que los anunciantes puedan identificar los mercados objetivo en función de los "intereses" de los usuarios. Como
el espacio contextual del sitio web de acogida. Sin embargo, AdSense también es una forma de arbitraje temporal,
ya que se trata de un tiempo de mercantilización tan eficaz como los sistemas HFT que generan ganancias de unos
pocos milisegundos de retraso. Google ha construido un tremendo negocio a partir de la inmediatez de AdSense,
de la mercantilización de lo contemporáneo, el momento.En este momento, cuando un cliente potencial está
literalmente flotando en el umbral.

Los anuncios de Internet, como todos los anuncios publicitarios, son una forma de impuesto a la latencia
cultural o al uso temporal, que ponen un pequeño obstáculo en el mercado fluido de la atención. La increíble
infraestructura algorítmica de estas micro-subastas, la magia del contenido almacenado en caché y el arbitraje
global altamente coordinado, revela un pequeño pero medible punto de traducción: la fracción de segundo que
marca la brecha entre el valor cultural y el comercial. Esa pausa es notoria, no solo como un retraso sino como un
tipo de persistencia, una nueva forma de memoria externalizada llena de algoritmos. Modelos de deseo del
consumidor. 18 Estamos atormentados por los zapatos, los autos, las vacaciones que aún no hemos comprado mucho más
directamente que por las sombras ocultas de nuestro yo digital que las compañías de mercadotecnia mantienen
cuidadosamente. PageRank y AdSense son realmente dos caras de una misma moneda, uniendo el ideal de acceso al
conocimiento universal con el de comprender perfectamente a cada uno de nosotros y nuestros deseos. Son dos expresiones
de la misión central de Google de traducir la búsqueda de conocimiento en un proceso algorítmico.

El arbitraje de PageRank, el proceso de AdSense, presenta no solo una serie de eventos computacionales
discretos, sino una narrativa generalizada sobre el valor cultural. Es una historia que se nutre de nuestro
compromiso y atención continuos, de los ingresos publicitarios de Google y de su creciente papel como plataforma
central para casi todas las formas de experiencia digital. Para reformular el valor desde una perspectiva diferente,
estos sistemas de arbitraje entrelazados encarnan lo que el teórico cultural Alan Liu ha llamado un "ethos de la
información": un estilo, en términos humanísticos, o un nivel de abstracción en los computacionales, que crea una
superestructura crítica sobre el información en sí. 19 En el lenguaje de Liu, podríamos argumentar que la web ha
pasado de una fase romántica a una racional, dejando atrás lo sublime de los primeros sitios codificados a mano
para el elaborado orden corporativo del servicio de páginas automatizado de marca que domina en la actualidad.
20

En otras palabras, mientras Google desarrollaba su negocio en el mapeo preciso de las ontologías culturales de
Internet, su función ha ido cambiando gradualmente de indizador a arquitecto. Su modelo de negocio central ganó
fuerza al unir efectivamente los algoritmos con la cultura del consumidor, y depende cada vez más del uso de
algoritmos para definir esa cultura de manera profunda. El dominio de Google sobre el arbitraje crítico de
búsqueda ha creado una necesidad apremiante de nuevas formas de alfabetización, más públicamente en el
contexto de Star Trek.La computadora y la búsqueda de Google en sí. El papel emergente de la compañía como
arquitecto principal de Internet sigue siendo, en el fondo, una forma de arbitraje cultural y, por lo tanto, un
proyecto temporal. Google desea anticipar, predeterminar, todos los recursos posibles que sus usuarios quieran
aprovechar. Esto requiere nuevos vocabularios de memoria, privacidad e incluso de olvido a medida que la
empresa se vuelve más eficaz en la configuración del archivo holístico y permanente de la cultura digital.

Estas nuevas alfabetizaciones han sido las más controvertidas en Europa, donde la privacidad se entiende como
un derecho humano inherente en lugar de un hijo de contratos. Las recientes decisiones judiciales han obligado a
Google a eliminar ciertas listas de búsqueda que se consideran perjudiciales para los individuos porque pone en
primer plano episodios negativos de su pasado. 21 La respuesta de Google ha sido marcar cada borrado con su propia
anotación, alertando a la gente de que algunos resultados han sido censurados, para mantener la ideología de transparencia
total expresada de forma memorable por Eric Schmidt cuando dijo: "Si tiene algo que no quiere a nadie". para saber, tal vez
no deberías estar haciéndolo en primer lugar ". 22 Pero, por supuesto, el arbitraje se basa en la ventaja temporal de mantener
cierta información protegida y cuidadosamente administrada: anuncios, comportamientos de navegación, consultas de
búsqueda. Google Now solicita permiso para acceder a nuestros historiales de búsqueda, ubicación física y otros datos con el
fin de proporcionar sus servicios, y a cambio promete organizar no solo el presente sino las temporalidades futuras de sus
usuarios. Se sugerirá cuándo partir para la próxima reunión, teniendo en cuenta el tráfico, creando un sistema de recordatorio
íntimo y personal que arbitrará los datos públicos y privados. A medida que nos enfrentamos a las consecuencias del
profundo entrelazamiento del valor cultural y el arbitraje algorítmico, los ideales del anonimato y el comercio imposible de
encontrar son cada vez más atractivos.

Criptomoneda

El rol en expansión de Google como un tipo de utilidad central para el arbitraje y la valoración cultural en línea ha
hecho realidad algunos de los sueños más preciados de la era de las punto-com, pero de una manera
inesperadamente silenciosa. Los futuristas Peter Schwartz y Peter Leyden ofrecieron una de las expresiones más
conocidas de las visiones de esa época en 1997 con "The Long Boom".

Publicado en ese boletín de la revolución digital, la revista Wired . 23 Schwartz ofreció muchas predicciones
centradas en cinco oleadas de cambio tecnológico, pero un punto de pivote persistente para el futuro cableado
trascendental fue un nuevo tipo de arbitraje computacional para el capitalismo que liberó al comercio de las
reliquias históricas de la regulación burocrática, la especie física y el control soberano. La adopción generalizada
de lo que Schwartz llamó "efectivo electrónico" fue algo cableado.lo había cubierto anteriormente en 1994 y 1996,
y la revista defendió la economía de la red global y post-material que sustentaba su visión más amplia sobre el
triunfo de la información. Los primeros empresarios de dinero digital reconocieron el creciente valor de la
información e intentaron crear una abstracción algorítmica del dinero a la información. Como descubrieron
Google y los otros actores principales en el espacio de la tecnología contemporánea, es mucho más fácil trabajar
con la abstracción a través de la magia atemporal del arbitraje: comenzar con información y convertirla en dinero.

Sin embargo, como hemos visto, esa forma de magia computacional depende de grandes sistemas de
observación y recopilación de datos: las empresas acumulan vastas cantidades de datos, desde perfiles de usuarios
individuales hasta profundos índices de la propia Internet. Luego, el acceso a estos troves se convierte en un
producto para los consumidores individuales y para los comercializadores que buscan llegar a esos consumidores.
En cada etapa, el arbitraje le otorga a estas compañías una parte de cada transacción, cada micro-subasta de
publicidad y compra de tarjetas de crédito. Estos cambios son fáciles de pasar por alto: la lista de álbumes a la
venta en iTunes no es tan diferente de las opciones que podríamos haber encontrado en una tienda de discos; Las
ofertas en Netflix todavía parecen ser una serie de opciones sobre qué ver. Los cambios dramáticos en el backend
algorítmico están empaquetados en términos relativamente familiares para el consumidor. En otras palabras,
queWired imaginado como una revolución comercial en cambio, ha habido una reforma, no sin sus trastornos y
bajas, pero en gran medida una transformación que ha dejado grandes industrias intacta.

El mismo éxito de este cambio de mar de arbitraje ha acentuado las objeciones de quienes ven las transacciones
digitales en las que todos participamos, no como una cuestión de conveniencia (servicios gratuitos proporcionados
a cambio de ver algunos anuncios dirigidos, por ejemplo), sino como la evisceración radical de Privacidad
individual y autonomía en aras de nuevos sistemas de valor colectivos, diseñados algorítmicamente. Quizás el
mejor ejemplo de esta reacción ideológica sea la rápida popularización de una nueva criptomoneda llamada
Bitcoin.

Bitcoin surgió por primera vez como un artículo publicado en noviembre de 2008 por el matemático
aparentemente ficticio Satoshi Nakamoto (alrededor de diez años después, Schwartz predijo que el dinero
electrónico se convertiría en la corriente principal). En el documento, Nakamoto defendió un nuevo modelo
financiero que eliminaría la vulnerabilidad clave de los sistemas financieros tradicionales: “un sistema de pago
electrónico basado en pruebas criptográficas en lugar de confianza, permitiendo que cualquiera de las dos partes
dispuestas a realizar transacciones directamente entre sí sin la necesidad de una tercero de confianza. ” 24 El
documento sencillo describe un sistema para el intercambio de divisas basado únicamente en el poder de cómputo y las
matemáticas (que describo con más detalle a continuación), sin depender de un banco central, una autoridad emisora formal u
otras normas de "moneda y crédito" de las monedas tradicionales . Si este libro ha estado dominado por cajas negras hasta
ahora, Bitcoin pretende ser una "caja de vidrio", un sistema a prueba de manipulaciones cuyas funciones son completamente
transparentes. Al igual que otras plataformas de código abierto, se basa en la lógica de que la mejor seguridad proviene de
permitir que cualquiera inspeccione su código y sugiera mejoras.

Bitcoin ha recibido una atención significativa como respuesta libertaria, incluso anarquista, a las restricciones
al comercio y la moneda impuestas por actores políticos y financieros más establecidos, y ha ganado notoriedad
como la moneda de elección para todo tipo de actividad criminal en línea. Pero el efecto más convincente del
artículo de Nakamoto apenas comienza a emerger: un nuevo modelo de arbitraje algorítmico que invierte la
ecuación descrita anteriormente. Este modelo aprovecha el mismo comercio dinámico entre lo público y lo
privado, entre la identidad y la comunidad, entre la cultura y el arbitraje comercial, pero invierte la relación entre
la agencia individual y la construcción de valor.

Para hacer este caso, permítanme comenzar con una lectura algorítmica de Bitcoin como plataforma
computacional e ideología, un sistema basado en el supuesto del criptógrafo de paranoia total y desconfianza.
Dado que cualquier sistema de seguridad puede verse comprometido, confiar en cualquier tipo de entidad de
terceros o de confianza externa para compartir información inevitablemente introduce una vulnerabilidad en un
sistema. Dependiendo de un banco para transferir fondos, es necesario comprometerse con la red financiera
mundial, un conjunto complejo de requisitos regulatorios de recopilación de datos, seres humanos y medios
electrónicos, cualquiera de los cuales puede ser manipulado, comprometido o supervisado. Bitcoin responde a
estos desafíos con dos soluciones algorítmicas cruciales, una bien establecida y la otra radicalmente innovadora.

Bitcoin depende en primer lugar de algoritmos de cifrado asimétricos, que se han convertido en los favoritos de
todas las aplicaciones de seguridad digital. Estos algoritmos se basan en “funciones unidireccionales”: cálculos que
son fáciles de realizar pero extremadamente difíciles de realizar ingeniería inversa. Un ejemplo bien conocido (la
base del algoritmo de cifrado RSA ampliamente utilizado): es fácil multiplicar dos números primos grandes juntos
en un número gigante, pero mucho más difícil factorizar un número gigante en dos números primos
constituyentes. Al confiar en estos procesos computacionales efectivamente irreversibles, Bitcoin proporciona a
sus usuarios una forma de autenticar que sus transacciones son legítimas sin saber nada acerca de las partes de
esas transacciones. En el ejemplo del número primo, una "clave privada" estaría formada por los dos números
primos y se usaría para firmar digitalmente los datos que un usuario desea mantener seguros. Luego se puede usar
una "clave pública" derivada del número gigante (el producto de los dos primos, o más generalmente la salida de la
función computacional de un solo sentido, sea lo que sea) para verificar esos datos al garantizar que la clave
privada se utilizó efectivamente para firmarlo

Hasta este punto, Bitcoin simplemente sería otro esquema de pago que dependía de alguna autoridad central
para rastrear las claves públicas y defenderse de lo que se llama el "problema del doble gasto": el riesgo de que el
dinero que acaba de recibir en el pago también podría haber sido Pasado en otro lugar, análogo a una especie de
falsificación digital. Pero la segunda innovación de Bitcoin es donde descubrimos una nueva forma de arbitraje
computacional, en el mecanismo de consenso de la cadena de bloques.

El blockchain es el libro mayor público de todas las transacciones de Bitcoin en la historia de la moneda.
Contiene un informe detallado de cada transacción desde la creación de la moneda, un archivo digital que ahora
supera los 20 gigabytes y debe ser descargado localmente por cada cliente de software de Bitcoin. El blockchain es
el algoritmo que implementa la crítica política de Bitcoin, una maravilla de arbitraje que invierte la relación
tradicional entre privacidad y transparencia. Cada transacción, cada unidad incremental de valor de Bitcoin, se
rastrea a través de la cadena de bloques, y cada una de esas transacciones está vinculada a una o más identidades
de compradores y vendedores. Las identidades son simplemente cadenas alfanuméricas derivadas de las claves
públicas de un protocolo de cifrado asimétrico, el algoritmo de firma digital de curva elíptica. Las transacciones
anotan el movimiento de cierta cantidad de Bitcoin de una identidad a otra. A través de la cadena de bloques, que
se actualiza y autentica constantemente por la comunidad de Bitcoin (como veré más adelante), es posible rastrear
cada unidad de moneda hasta un punto de origen, a través de cada transacción en la que alguna vez haya formado
parte. Todo el mercado de Bitcoin es un libro abierto, desde los más oscuros recortes de financiamiento del
terrorismo hasta la reserva de habitaciones de hotel, la compra de bienes virtuales de Zynga y el pedido de
marihuana a

El infame mercado digital de la Ruta de la Seda. 25

Pero, ¿cómo funciona esto realmente? Dado que la red Bitcoin no tiene una autoridad central, cualquiera que
complete una transacción la anuncia a través de una red de igual a igual. La naturaleza descentralizada del sistema
está destinada a explicar el problema de que la información puede fluir de manera desigual a través de la red, que
algunos nodos pueden aparecer o desaparecer repentinamente y la restricción de diseño intencional de abolir el
banco central o la estación de conmutación para correlacionar y secuenciar todo. actividad financiera.

Estos diferentes anuncios de transacciones se agrupan en bloques de transacciones por "mineros" de Bitcoin,
quienes luego compiten para ensamblar y validar estas transacciones contra el historial comunal existente de la
moneda. El resultado de ese trabajo es un nuevo bloque para la cadena de bloques. Para hacer esto, deben resolver
un problema matemático altamente complejo y arbitrario. El minero que es el primero en resolver correctamente
el problema "gana" ese bloque. Y hay una recompensa: la primera transacción en cada nuevo bloque es una
"transacción de generación", que crea una cantidad de nuevos Bitcoins (el número disminuye gradualmente con el
tiempo). El minero que resuelve el bloque gana esta recompensa por lanzar la mayoría de los recursos
computacionales al ensamblar el último bloque para la cadena de bloques ( figura 5.1). El minero también acepta una
recompensa secundaria al reclamar una pequeña tarifa de transacción para procesar estas diversas operaciones (esta tarifa
aumenta gradualmente con el tiempo). Otros nodos en la red aceptan esta nueva cola para la cadena de bloques y se
convierten en ensamblar nuevas transacciones en un nuevo bloque. El software de Bitcoin se calibra cuidadosamente para que
la comunidad genere un nuevo bloque aproximadamente cada diez minutos (como sugiere el documento de Nakamoto), y la
producción general de Bitcoin es

sí cuidadosamente orquestado. El sistema irá reduciendo gradualmente la recompensa por completar nuevos
bloques hasta cero, lo que detendrá la creación.

de nuevos Bitcoins en su totalidad, una vez que se han creado 21 millones de Bitcoins . 26 En ese momento, las
tarifas de transacción solo proporcionarán el incentivo para que los usuarios de Bitcoin dediquen sus
computadoras a la actualización de la cadena de bloques.

Figura 5.1 The blockchain, un sistema para la contabilidad transparente y pública de las transacciones de
Bitcoin.

Estoy insistiendo en los detalles de este proceso elaborado para lograr un consenso financiero porque Bitcoin
no es simplemente una moneda descentralizada, sino una revalorización del comercio en términos algorítmicos. El
verdadero radicalismo de Bitcoin se deriva del hecho de que la cadena de bloques basa su autoridad en la
computación colectiva como una forma intrínseca de valor.Para comprender este cambio, debemos considerar
Bitcoin en el contexto de las proposiciones de valor histórico del capitalismo. Como argumentó Karl Marx, el
capitalismo industrial se basa en un poderoso modo de abstracción, que separa a los individuos de los beneficios
de su trabajo, creando una forma de alienación que abstrae el trabajo de los individuos en bienes y servicios
fungibles. Todo se convierte en mercancía, y la abstracción del valor de cambio viene a oscurecer todas las demás
medidas de valor. El valor de cambio en muchas formas es el capitalismo: el libro de contabilidad simbólico
encarnado por la bolsa de valores y la economía de mercado. Si ese libro de contabilidad es usurpado por la cadena
de bloques, no estamos simplemente introduciendo una nueva moneda en esos mercados: estamos creando un
nuevo libro de contabilidad, una nueva forma de valorar bienes, servicios y actividades.
Muchas personas perciben la fuerza disruptiva de Bitcoin para derivar meramente de la descentralización. De
hecho, reemplaza la moneda fiduciaria del estado con una nueva moneda fiduciaria, una respaldada por ningún
estándar de oro, ninguna política de canje garantizada o utilidad intrínseca (la grabación de Bitcoins no lo
mantendrá abrigado, aunque la minería tiende a generar Mucho calor de los procesadores involucrados). 27 Esto
no es de ninguna manera novedoso: las culturas mercantiles han usado medidas de valor mutuamente aceptadas
(puntas de flecha, conchas marinas) durante milenios sin autoridades centralizadas, a menudo usando
marcadores u objetos que carecen de valor por sí solos, y reemplazan uno de estos sistemas por otros cuando sea
necesario. Estos sistemas dependían de la confianza implícita en una comunidad comercial: si acepto este dinero
hoy, podré gastarlo en otra parte mañana. El dinero es un símbolo que colectivamente infundimos con la creencia,
una tecnología para transmitir valor a través de la cultura que depende de una capa de abstracción. Las monedas,
los pedazos de papel o las conchas de cowrie pueden no tener mucho valor intrínseco como objetos físicos,

Swaps como indiscutibles e invisibles. 28 El dinero funciona porque todos creemos en él al mismo tiempo, a pesar de que
la historia está llena de incidentes de hiperinflación, colapso financiero y gran corrupción, donde esa fe puede desaparecer de
la noche a la mañana.

Las monedas estatales y los bancos centrales agregaron un segundo nivel de confianza y dirigieron la
administración a la ecuación, respaldando el valor de una moneda o una nota con la autoridad del estado, lo que
en los Estados Unidos a veces se denomina "plena fe y crédito" de los Estados Unidos. federal

gobierno. 29 Las monedas podrían apoyarse intrínsecamente, como Isaac Newton pesando y rastreando los metales preciosos
en cada moneda británica, o extrínsicamente, como un gobierno que mantiene una reserva de lingotes de oro para anclar el
valor de su papel moneda. Un estado y su banco central podrían controlar la introducción de una nueva especie en
circulación, manipular los tipos de cambio, exigir precios fijos para los productos básicos, o simplemente cambiar su valor
por mandato (como hizo Corea del Norte en 2009 al introducir una nueva moneda durante la noche). En estos casos, la
moneda ya no depende únicamente de la comunidad de creencias que respalda

circulación, pero también en una segunda comunidad que se cruza basada en el poder y la sabiduría afirmada
del estado.

Sin embargo, la confianza es exactamente contra lo que se ha posicionado Bitcoin. A nivel humano, los usuarios
todavía realizan transacciones con Bitcoin debido a su fe en una comunidad (es decir, la fe de que podrán vender
sus Bitcoins a otra persona), pero el sistema en sí se basa en un principio muy diferente. Cuando las transacciones
financieras normales están respaldadas por actores estatales (en los Estados Unidos, por ejemplo, a través de
instituciones como la Reserva Federal y la Corporación Federal de Seguros de Depósitos), el principio
fundamental de Bitcoin es el cálculo y la visión de intercambio de Nakamoto. En lugar de notas del Tesoro o de
lingotes almacenados, obtenemos el blockchain. El blockchain se basa en un computacional.Fiat recompensando a
los mineros que aportan la mayor potencia computacional para calcular cada nuevo bloque. El sistema depende de
la resolución de problemas de "prueba de trabajo" que esencialmente no tienen sentido pero que sirven como
competencia pública, creando una forma de valor que depende del gasto de los ciclos de computadora en el
servicio de la red de Bitcoin. La abstracción central del capitalismo se ha abstraído en el cálculo: una actualización
del código de máquina que introduce una nueva capa de valor fundamental.

Este cambio de fase es más visible en la dependencia del sistema de una especie de democracia algorítmica o
fuerza mayor, según la perspectiva de cada uno. Las reglas de la cadena de bloques otorgan el estado de "verdad"
al minero que es el primero en resolver cada nuevo problema de prueba de trabajo, y esa solución se acepta como
el nuevo registro público para el sistema en su conjunto. Como sostiene el artículo de Nakamoto, "Mientras la
mayoría de la potencia de la CPU esté controlada por nodos que no cooperan para atacar la red, generarán la
cadena más larga y superarán a los atacantes". 30 Esto modifica la propuesta de valor anterior: el valor se extrae no
solo a la potencia computacional, sino a la potencia computacional concentrada, ya sea para beneficio de la
comunidad de Bitcoin para superar a los atacantes, o utilizada por los atacantes para dominar la plataforma.
Quienquiera que pueda resolver el problema matemático sin sentido, primero sirve como el siguiente autenticador
de la legitimidad de todo el sistema.

El sistema de Nakamoto depende de la estabilidad de una mayoría democrática persistente. Como una
plataforma de código abierto clásica, la comunidad activa de desarrolladores de Bitcoin mejora el código, pero
también apoya el proyecto a través de una especie de participación colectiva de los fanáticos, un refuerzo mutuo de
la ideología del proyecto a través de cómputo dedicado. La adición de cada nuevo bloque a la cadena es el punto de
apoyo intelectual crucial para todo el sistema, y depende de la carrera para que una de las "personas buenas" gane
una solución de prueba de trabajo, un sistema que no es Intentando alterar fraudulentamente el registro oficial de
transacciones. Para hacer que esto funcione, la mayoría de los mineros de Bitcoin agrupan sus recursos
computacionales, dividiendo el problema de la prueba de trabajo en miles de máquinas diferentes para aumentar
su velocidad de computación y, por lo tanto, mejorar su posibilidad de "ganar" un bloque. En efecto, incluso este
modelo parlamentario de autenticación financiera conlleva riesgos: si alguno de estos colectivos mineros crece
demasiado, asumiendo más del 50 por ciento del conjunto de cómputo global que aborda el problema de la cadena
de bloques, se convertirá en una facción mayoritaria con el poder de alterar el registro de transacciones. a
voluntad. Bitcoin solo sobrevive a través de un balance federado de poder computacional.

El sistema de Bitcoin sin confianza en la confianza termina exigiendo dos tipos diferentes de confianza:
primero, la fe en el algoritmo mismo, especialmente en sus fundamentos transparentes en la cadena de bloques. Y
segundo, Bitcoin alienta a los participantes a unirse en colectivos de computación, creando una comunidad
compartida en torno al cálculo arbitrario de soluciones de prueba de trabajo. En muchos sentidos, esto es
notablemente similar al mundo libre de confianza de los operadores de HFT que Lewis describe en Flash
Boys. Una ecología algorítmica vibrante depende de una comunidad de buena voluntad para competir de acuerdo
con las reglas establecidas (sin importar cuán temibles sean) y desalentar cualquier cambio en esas reglas. Las
compañías de HFT pueden encontrar formas de ejecutar operaciones cada vez más rápidamente, pero a nadie le
interesa reducir la velocidad de los mercados o cambiar las reglas básicas de las transacciones (por ejemplo, al
exigir que un comprador tenga una acción por lo menos veinticuatro horas antes). Vendiendolo).

La similitud surge porque Bitcoin, a pesar de sus pretensiones de democracia, es fundamentalmente un sistema
de élite tecnológicamente que inserta valor computacional en los fundamentos capitalistas de la moneda.

Al igual que una moneda tradicional, Bitcoin es tan fuerte como su defensor más fuerte (en este caso no es un
estado, sino los colectivos mineros más grandes). Pero el valor fundamental que define la fuerza es ahora un
recurso muy específico: potencia computacional, silicio, electricidad. Si bien el juego está abierto para todos, los
únicos jugadores que pueden realmente influir en el resultado son aquellos que se unen en sofisticados colectivos
mineros (lo que a su vez requiere confiar en el colectivo para compartir las recompensas de manera justa). Los
usuarios cotidianos de Bitcoin tienen poca idea de cómo se calculan las transacciones o cómo este equilibrio de
poder puede afectar sus propias inversiones y transacciones.

Finalmente, la moneda programada que es Bitcoin también crea importantes externalidades a medida que
abstrae el valor financiero en valor computacional. Como sostiene Edward Castronova, si un número significativo
de personas comenzara a usar monedas virtuales sin el respaldo de los estados soberanos tradicionales, podría
crear "un estado dinámico general de declive" en el que aquellos que todavía usan dólares tendrían que asumir
cada vez más obligaciones fiscales para respaldar La infraestructura del estado. 31 Eso, en el fondo, es lo que el
dólar valora: la superpotencia global de los Estados Unidos de América con todo su poder militar, sus caminos, sus
programas sociales, sus prisiones y sus pensiones. Reemplazar eso con Bitcoin crearía efectivamente un sistema de
impuestos que soporta una red cada vez mayor de ciclos computacionales dedicados a extraer el siguiente bloque
en la cadena.

Cultura programable

El reciente éxito general de Bitcoin, desde Overstock y Amazon hasta una variedad de hoteles, sitios de viajes y
negocios más pequeños, indica que su lógica de valor computacional está ganando terreno, particularmente con
otros negocios impulsados algorítmicamente. Como argumenta el empresario de Stanford Balaji Srinivasan: "Si
Internet era una comunicación programable, Bitcoin es dinero programable" .32 No es tanto una nueva unidad de
intercambio como una nueva plataforma para la computación financiera. Más profundamente, es una ideología para la
fabricación de cálculo el solvente universal, la métrica universal de valor, que se extiende la digitalización de comercio
WiredImaginado a su conclusión lógica. Al igual que el algoritmo PageRank de Google, Bitcoin define el valor a
través de procesos particulares, temporalmente restringidos, que implementan formas de arbitraje algorítmico. La
prueba de trabajo de Bitcoin crea un mecanismo de inversión entre lo público y lo privado que revierte
precisamente lo que hace PageRank. Para Bitcoin, la red de enlaces, la arquitectura intrincada de las transacciones
financieras, es un registro público, mientras que la importancia de esa red está oculta: es fácil rastrear la historia
de cada Bitcoin, identificarla bloque por bloque, pero es extremadamente difícil de descubrir. Lo que esa unidad
de cambio se usaba para comprar. PageRank hace lo contrario, ensamblando un mapa secreto de la red
cuidadosamente guardado que luego se interpreta en respuestas significativas para los usuarios.
En este contexto, podemos leer Bitcoin no solo como una implementación de la ideología del "dinero
programable", sino como una alegoría del cambio marítimo hacia lo que podríamos llamar cultura programable.
Los principios centrales del sistema de Bitcoin para la creación de valor personifican cambios similares en todos
los rincones de la producción cultural, donde los negocios diarios parecen iguales pero la mayoría de los votos, las
autoridades centrales y las estructuras de validación están siendo subsumidas por procesos algorítmicos. Desde
HFT hasta la Búsqueda de Google, vemos que el valor intrínseco se transmuta en un tipo de valor de red que
premia el contexto, el acceso y la interconexión. En paralelo, la búsqueda de conocimiento está supeditada a la
búsqueda de métodos, para mejores sistemas técnicos. Nuestro creciente camino de dependencia en las cajas
negras en Facebook, Google, Apple,

Consideremos el periodismo. El fundador recientemente destronado del imperio de blogs Gawker Media, Nick
Denton, escribió abiertamente en 2015 sobre errores en su compañía: "Nosotros, los periodistas más libres del
planeta, fuimos esclavos del algoritmo de Facebook". 33 Denton estaba argumentando que su compañía había perdido de
vista su misión central de romper noticias convincentes, obsesionándose con el juego algorítmico de atraer tráfico y atención.
Ese problema solo se ha vuelto más serio ahora que las empresas de medios como el New York Times están permitiendo
que Facebook aloje su copia directamente, manteniendo a los usuarios aún más arraigados en una corriente de
contenido que controlan los algoritmos de Facebook.

Como la periodista de tecnología Adrienne LaFrance argumentó en The Atlantic, "Facebook es el editor de noticias
de Estados Unidos", impulsando una enorme y creciente

Porcentaje del tráfico a sitios de noticias. 34

En 2016, surgió que incluso cuando Denton lamentaba el impacto de Facebook en sus periodistas, la red social
había contratado a su propio cuadro de periodistas jóvenes para seleccionar historias para su promoción a través
de "Trending Topics", un widget destacado para atraer la atención de los usuarios hacia las principales historias.
del día. Estos trabajadores contratados fueron relegados a una sala de conferencias no utilizada y se les pidió que
realizaran una especie de juicio algorítmico, seleccionando historias de acuerdo con un conjunto de instrucciones
cuidadosamente definidas que figuran en una nota titulada "Directrices de revisión de tendencias". 35 Tanto las
instrucciones tipo algoritmo como los humanos que las promulgaron fueron acusados de introducir un sesgo
liberal en Trending Topics, y desde entonces Facebook ha anunciado planes para revisar completamente cómo
funciona Trending Topics. La revelación subraya la idea ahora familiar de que los humanos se esconden dentro de
una caja negra supuestamente algorítmica, pero también revela cuán solipsistas se han vuelto nuestros sistemas
culturales. El memo de Facebook instruyó a los contratistas a rastrear solo diez sitios de noticias, incluyendo CNN,
BBC, Fox News y The Guardian,en la evaluación de si una historia merece importancia "nacional". Mientras tanto,
los editores en todos esos lugares monitorean de cerca a Facebook (lo cual, recuerden, no es una organización de
noticias) para ver qué noticias estaban ganando terreno con el público digital. Los directores de noticias que
intentaban descifrar el algoritmo de Trending Topics estaban realmente mirando un editorial.

espejo funhouse. 36 Más tarde, en 2016, otra ilustración de la cultura programable y las nuevas reglas básicas para el valor
surgieron en los titulares cuando el cofundador de PayPal, Peter Thiel, llevó a Gawker Media a la bancarrota al respaldar una
demanda de terceros. Thiel argumentó que esto era "menos sobre la venganza y más sobre la disuasión específica", y su
correcta interpretación de que, como multimillonario algorítmico, tenía el poder de censurar a una organización de noticias a
la que despreciaba la cobertura. 37

El cambio de mar en lo que cuenta no se detiene con Wall Street o las noticias. Las apuestas del éxito cultural
son impulsadas cada vez más por métricas algorítmicas. En los estudios de efectos especiales de Hollywood, en las
oficinas de campaña, en la sede de la policía y en muchos otros nodos de poder, los jugadores que mejor pueden
aprovechar el cálculo concentrado para una serie de problemas resumidos ganan el premio. Para Bitcoin esto
significa agregar un nuevo bloque a la cadena de bloques; para otros campos puede ser contribuciones a otros
concursos relativamente transparentes y accesibles al público (películas de éxito, elecciones, singles musicales),
pero el arbitraje algorítmico utilizado para llegar allí depende de formas similares de abstracción basada en datos,
análisis de caja negra y procesamiento intensivo .

El computacionalismo hace que las prácticas culturales no solo sean computacionales sino también
programables, susceptibles de una edición y revisión centralizadas. Quizás esta sea la consecuencia inevitable de
nuestro cambio gradual de un Internet organizado de acuerdo con el modelo de "sitio fresco del día" ad hoc a uno
con jerarquías estables y flujos de ingresos. A medida que los sistemas de difusión y filtrado de contenido se
vuelven más elaborados y complejos, las herramientas necesarias para producir contenido también se han
automatizado. Los bloggers para empresas como Gawker Media producen artículos cortos que a menudo son
impulsados por el tráfico de motores de búsqueda y el software de análisis web, con bonificaciones por piezas que
obtienen una rápida tracción. Debido a la naturaleza cambiante de los medios sociales y la Internet más amplia,
El lamento de Denton es un ejemplo de cómo los valores culturales como la función de la libre empresa
periodística pueden modificarse gradualmente mediante la revisión de las plataformas algorítmicas que
distribuyen el contenido y miden el éxito. Bajo el régimen de proceso, la producción de valor proviene de la
iteración: el resultado persistente de publicaciones de blog cortas y temáticas es mucho más importante que el
contenido de cualquiera de esas publicaciones. La aplicación de algoritmos a los datos supera a los propios datos;
La navegación, la síntesis y la manipulación de la información se vuelven más importantes que simplemente
acceder a ella. El protocolo de Bitcoin codifica elegantemente este principio en la noción de minería, vinculando
explícitamente el trabajo computacional de autenticar transacciones con la producción de nueva moneda. De
hecho, realizar este proceso computacional público es el únicoForma de crear más Bitcoins, haciendo que el
proceso de cálculo sea equivalente a la magia alquímica de una menta del gobierno convirtiendo piezas de papel en
especies. El equivalente mitológico de un fuerte.

El "respaldo" del dólar de la montaña de oro estilo Knox es la montaña de servidores dedicados a batir a través de
la cadena de bloques.

En el contexto de los bloggers que escriben diez o doce publicaciones por día para compañías como Gawker
Media, los métodos para extraer valor son diferentes, pero la abstracción dominante sigue siendo la misma. Los
sistemas de ingresos por publicidad en línea con los que interactúan estos bloggers crean otro tipo de
procesamiento o "prueba de trabajo", el contenido en sí. Un blogger escribe una nueva publicación que luego se
distribuye por los algoritmos y usuarios de Facebook, generando ingresos publicitarios para Facebook, para
Gawker Media y, a veces, una porción estrecha de ese pastel para el blogger. El proceso monetiza los globos
oculares y la atención humana, no las ideas. Aquellos que pueden producir constantemente un gran volumen de
material cliqueable son recompensados enormemente. Así es como el proceso de blogging se vuelve mucho más
importante que el contenido de las publicaciones, y cómo los escritores pueden convertirse en esclavos de los
algoritmos que determinan qué viralidad,

La migración de valor del resultado final al proceso marca la culminación de una larga evolución que comenzó
con lo que Jurgen Habermas denominó la esfera pública burguesa. Habermas argumentó que el surgimiento de
una clase media propietaria en el siglo XVIII (paralelo al surgimiento de la Enciclopedia).creó un nuevo espacio
para el discurso público desinteresado basado en los valores de verdad de la esfera privada e íntima de la vida
burguesa. Los hombres podían reunirse en cafés para leer periódicos y discutir los eventos del día, practicando el
compromiso cívico anclado en su inversión colectiva en el sistema emergente del capitalismo moderno. Como
hombres de propiedad, ciudadanos y lectores, podrían ignorar el estado y el interés personal en el espacio
protegido de la esfera pública en aras de una conversación vibrante, críticamente enérgica. La esfera pública
surgió en la codependencia con una prensa libre y un espacio para la discusión política estable, lo que permite la
comprensión y evaluación de lo que Habermas llama áreas de compartida “interés común.” 38

La conexión íntima entre el capitalismo y la esfera pública proporciona un contraste útil con la evolución
acelerada del periodismo en la era de la cultura programable. La esfera pública idealizada de Habermas es parte de
lo que Gawker Media y Denton han descubierto que han desaparecido bajo sus pies. El periodismo de
investigación y la prensa independiente sirven como andamios culturales para el tipo de comunidad cívica que
Habermas idealiza, proporcionando las ideas y opiniones que reflejan y promueven los valores compartidos del
público lector. Si bien los métodos de análisis podrían evolucionar, los datos en sí mismos en esta esfera pública
eran confiables y codificados: un sistema de creencias de verdad enraizadas en las instituciones estatales y
religiosas, en el capitalismo y en las cafeterías. La esfera pública fue una idea polémica desde el principio porque
pintó un cuadro rosado sobre quiénes participaron en esta Ilustración burguesa y de qué hablaron. Pero incluso
aceptando sus defectos, la noción de un ágora de hoy en día para la discusión y el debate de la sociedad sigue
siendo sumamente convincente, en particular porque Internet parece prometer nuevas formas de participación
pública que reflejan las características clave de la interpretación histórica de Habermas. Los medios sociales, los
foros anónimos e incluso Wikipedia parecen a veces rivalizar con las primeras oficinas públicas de la Ilustración,
creando un espacio para el discurso público crítico y desinteresado. particularmente porque Internet parece
prometer nuevas formas de participación pública que reflejan las características clave de la interpretación
histórica de Habermas. Los medios sociales, los foros anónimos e incluso Wikipedia parecen a veces rivalizar con
las primeras oficinas públicas de la Ilustración, creando un espacio para el discurso público crítico y
desinteresado. particularmente porque Internet parece prometer nuevas formas de participación pública que
reflejan las características clave de la interpretación histórica de Habermas. Los medios sociales, los foros
anónimos e incluso Wikipedia parecen a veces rivalizar con las primeras oficinas públicas de la Ilustración,
creando un espacio para el discurso público crítico y desinteresado.

La caída de Denton es una historia de advertencia que ilustra cómo ese andamiaje para el discurso público
desinteresado se está convirtiendo en un tipo de estructura muy diferente. En la era de la cultura programable, la
publicidad y la ética del discurso pueden ser tan fungibles como Bitcoin, cambiando fundamentalmente el
contrato social del que depende la esfera pública. ¿Qué reglas siguen los blogueros sobre la protección de fuentes o
el reconocimiento de conflictos de intereses? En Facebook, los defensores del New York Times y el Washington
PostDesaparece detrás del opaco gatekeeping de algoritmos. Thiel argumenta que su rencor contra Gawker se
originó en su abuso del manto del periodismo para intimidar y humillar a las personas. Para él, la ética de la
propiedad y la privacidad derivada de esa propiedad superaban cualquier noción de esfera pública.

La cultura programable vuelve la esfera pública al revés: los datos culturales que solían constituir el ámbito de
la "preocupación común" se privatizan cada vez más. La vida privada del ciudadano promedio se vuelve pública,
accesible comercialmente a los intermediarios de datos, compañías de medios sociales y otras personas que
intercambian el acceso a la esfera recién privatizada de la comunidad en línea (a través de sitios como Facebook y
Twitter) a cambio del acceso comercial a la privacidad privada de los usuarios. vive. Los miembros de la élite
algorítmica se retiran de la vista pública, algunos de ellos se hacen eco del sentimiento libertario de Thiel: "Ya no
creo que la libertad y la La democracia es compatible. ” 39 Las finanzas fueron los registros más privados en el
capitalismo burgués, pero Bitcoin lo convierte en una esfera pública por dinero. Al colocar las transacciones financieras en la
caja de cristal, los creadores de Bitcoin invierten el modelo de escrutinio de la esfera pública, lo que permite la inspección
pública del intercambio comercial, pero mantiene en privado las posiciones e identidades culturales. El consenso se reúne en
torno a transacciones financieras en lugar de juicios críticos, y el dinero se convierte para extender la lógica de la Corte
Suprema de los Estados Unidos en Citizens United, la única forma real de discurso político.

En su extremo distópico, esta nueva esfera pública financiera hace que las cuentas bancarias se conviertan en
ciudadanos: los SuperPAC y los capitalistas de riesgo tienen conversaciones importantes sobre los acontecimientos
del día, a los que se unen aquellos individuos lo suficientemente ricos para hablar y ser escuchados: no solo Thiel
sino Warren Buffett, Bill Gates, y Jeff Bezos, por ejemplo. En una nota más positiva, podemos ver la esfera pública
del efectivo transformando las artes a través de sitios de recaudación de fondos como Kickstarter e Indiegogo, que
permiten la aprobación colectiva de nuevos proyectos a través del financiamiento colectivo o una especie de
votación financiera. El proceso algorítmico de crowdfunding recompensa a aquellos que dominan los métodos de
publicidad privatizada: un video introductorio sólido, actualizaciones frecuentes, estructuras de recompensa
escalonadas y el uso efectivo de las redes sociales para crear conciencia.

Leído a esta luz, el post de Denton es una diatriba contra las seducciones de la esfera pública del dinero, ya que
socava la esfera pública del periodismo. Cuando a los bloggers y reporteros se les dan métricas y objetivos de
audiencia, están lidiando con un nuevo modelo de atención pública denominado en dólares, pero realmente se
mide en ciclos de CPU, enlaces, desplazamientos y clics. La vieja empresa periodística había interpuesto un
conjunto de abstracciones ilustradas, la noción de la cuarta propiedad, una prensa libre e independiente al servicio
del bien público, entre el negocio de vender periódicos y el mercado de ideas. La valoración del proceso en la era
de los algoritmos elimina esas capas mediadoras, lo que permite a los escritores y editores ver la respuesta del
mercado a su trabajo en tiempo real.

Habermas se apresuró a señalar que la esfera pública burguesa se desvaneció con el auge de los medios de
comunicación y la publicidad moderna, pero la visión ideal del discurso público desinteresado persiste en las
aspiraciones de periodistas, emprendedores sociales, wikipedianos y muchos otros que ven Internet. como una
nueva plataforma para el compromiso colectivo en torno a las "preocupaciones comunes". El cambio hacia el valor
del proceso también ha cambiado el piso epistemológico debajo de nuestros pies. A pesar de la intervención
capitalista clásica de Thiel en la demanda de Gawker, está claro que las verdades compartidas y objetivas basadas
en el capitalismo, la propiedad personal y, en última instancia, la Ilustración misma han dado paso a una nueva
objetividad basada en datos fungibles y verdades procesales, lo que podríamos llamar cínicamente La cultura
como servicio. A medida que invertimos más de nuestras vidas,

Valor minero

La valorización del procesamiento de datos tiene implicaciones provocativas para la producción cultural. Como
consumidores culturales, ahora evaluamos el significado del texto a través de sus conexiones más que su sustancia.
La crítica ya no se celebra principalmente por limitar el campo, eliminar los vínculos defectuosos y realizar un
modelo exclusivo de gusto intelectual. Figuras como Pauline Kael o Harold Bloom, quienes construyeron sus
carreras y nos dijeron qué ignorar y qué celebrar, están siendo reemplazadas por curadores que brindan un
servicio (o proceso) continuo de cultura inclusiva y en red. La curación inspirada de Maria Pickova Brain
Pickings,por ejemplo, ofrece una gran variedad de fiestas en serie de placeres intelectuales. Su estado como un
flujo persistente de contenido, uno que Popova mantiene "obsesivamente", hace que el flujo sea más valioso que
los trabajos individuales que ella cita. 40 El desempeño de su proceso creativo, la compleja máquina de la cultura
humana-computacional que es Brain Pickings, se convierte en el objeto de interés para sus lectores. Ella es, a su
manera, valor minero en un tipo particular de arbitraje estético que a menudo llamamos curación. Ella ensambla
estas piezas de una manera que capta la atención, que transmuta elementos dispares en una nueva experiencia
convincente. Los grandes blogueros hacen lo mismo, recogiendo nuggets de contenido para los sitios que se
celebran principalmente por su producción constante y oportuna de un flujo de medios.

En otras palabras, la misma lógica de valor procesal que impulsa a Bitcoin también está rehaciendo otras
formas culturales. Estamos aprendiendo de, o estamos siendo influenciados por, algoritmos y sistemas
computacionales que elevan el proceso al estado de valor. Estamos reemplazando lentamente el modelo de
atención lineal muy humano del códice con una abundancia eterna de cultura, una mezcla heterogénea similar a
Netflix que integra múltiples medios, paratextos y marcos intelectuales, una nube de ideas en lugar de un flujo de
conciencia. Curar estas nubes requiere que los seres humanos como Popova trabajen a la perfección con máquinas
algorítmicas híbridas que constan de memoria computacional, redes de colaboradores y lectores humanos y varias
plataformas de colaboración. Pero así como los campos principales de la producción cultural se están adaptando a
la lógica del valor procesal, nosotros,

Considere las muchas formas de información cultural que ahora casualmente esperamos encontrar en nuestras
computadoras de bolsillo: clasificaciones de ventas comparativas instantáneas de todos los bienes de consumo
imaginables, más las revisiones populares de los mismos; Conversaciones francas y públicas sobre cada tema
médico concebible, problema de crianza o protocolo de adicción; Revisiones extravagantes y subjetivas de cada
restaurante, cafetería y museo en el mundo conocido. Ninguna de esta información estaba disponible en tal
abundancia persistente (o, a menudo, incluso en forma limitada) a través de las vías tradicionales y altamente
normativas de la producción cultural como el sociólogo francés Pierre.

Bourdieu los mapeó en la era pre-algorítmica. 41 Casi todo era conocimiento privado, deliberadamente protegido de la
esfera pública habermasiana antes de la gran inversión. Durante gran parte del siglo XX, si una mujer quería investigar las
opciones de control de la natalidad y los efectos secundarios, o si un hombre quería leer narraciones acerca de salir como gay,
no existía un motor de búsqueda ni una fuente de información pública y autorizada. Un propietario que quisiera reemplazar
una válvula de vástago de grifo de ducha o un aficionado que investiga un nuevo tipo de pintura para modelar tendría pocos
recursos a su disposición más allá de los grupos de la comunidad local, tiendas y, para algunas preguntas, bibliotecas. Antes
de Internet, estas eran preocupaciones privadas, no preocupaciones comunes.

Esta transformación es tan profunda, tan obvia, que se ha vuelto invisible incluso para aquellos de nosotros que
hemos vivido sus fases recientes. Las estructuras que constituyen el tejido profundo de la web recopilan y
almacenan la atención humana, la intimidad, los recuerdos y todas nuestras otras huellas digitales. Para hacer uso
de esta abundancia, todos ellos aprovechan los sistemas de arbitraje algorítmico como el PageRank, y nos dirigen
hacia el foro particular, el artículo muy específico, que aborda alguna necesidad particular. Para muchos de
nosotros, cada pregunta sobre nuestras vidas comienza con una consulta a un motor de búsqueda u otra base de
datos algorítmica, y esta nueva legibilidad cambia nuestra relación con la realidad de una manera profunda y
epistemológica. Confortables sabiendo que siempre podemos buscarlo en Google más tarde, Hemos aceptado
gradualmente que el arbitraje de información es más importante que la información en sí misma. La glosa y el
comentario han superado tanto el artículo como el libro que el autor Karl Taro Greenfield escribió en laNew York
Times sobre nuestra tendencia colectiva a falsear la alfabetización cultural sobre la base de paratexto y metadatos:

Nunca ha sido tan fácil pretender saber tanto sin saber nada en realidad. Recogemos los temas
relevantes de Facebook, Twitter o alertas de noticias por correo electrónico, y luego los regurgitamos. ...
Lo que nos importa, inundado de petabytes de datos, no es necesariamente haber consumido este
contenido de primera mano, sino simplemente saber que existe, y tener una posición en él, poder
participar en la conversación al respecto. 42

Al igual que los operadores de HFT, como el PageRank de Google, como Bitcoin, ya no nos preocupamos por
los detalles de nuestros paquetes de información, siempre y cuando podamos arbitrarlos de manera efectiva,
transfiriendo los datos a nuestra ventaja antes de que pierda el prestigio. El espectáculo del consumo cultural, el
acto público de procesar, juzgar y compartir, es la nueva economía cultural.

Leer el sistema se ha vuelto más importante que leer el contenido para el cual el sistema fue creado. En su
forma más intensa, estas arquitecturas de atención crean sus propias corrientes de creencias persistentes, una
especie de cadena de bloques de valores culturales. Los sitios como Wikipedia e incluso las conversaciones
públicas en las redes sociales ofrecen un flujo de transacciones detallado que permite a los participantes verificar
un hilo de debate en contra de un
historial de contribuciones (con la notable excepción de que casi todas estas plataformas, aparte de Wikipedia,
permiten la eliminación invisible de estos rastros). Al igual que Bitcoin, el libro público de atención es
completamente transparente, pero la computación humana y algorítmica involucrada en su generación está
oculta. Las motivaciones de los colaboradores de Wikipedia o los comentaristas de Facebook pueden ser difíciles
de discernir, pero la plataforma

Presenta en sí misma una apariencia de accesibilidad plana, democrática. 43

La seducción de este procesamiento público, la generación de discurso cultural similar a una cadena de bloques,
radica precisamente en su visibilidad, su transparencia apasionante. El procesamiento cultural (ya sea de
transacciones de Bitcoin, Me gusta de Facebook, activismo político impulsado por clic o actualizaciones de
Wikipedia) se convierte en su propio espectáculo, distrayéndonos de los lados invisibles del sistema, como un
truco de magia realizado en una caja de cristal. La seducción es tanto más poderosa debido a la verdad que la
respalda: Bitcoin, Wikipedia e incluso las fuentes de noticias de las redes sociales tienen cierta legitimidad utópica.
Realmente tienen el potencial de recorrer estructuras tradicionales, en ocasiones despóticas, para controlar la
información, desde la Primavera Árabe hasta el rápido ensamblaje de entradas detalladas y objetivas en la
enciclopedia sobre los principales ataques terroristas. El espectáculo es colaborativo, transformador, en vivo. El
espectáculo promete hacer que todo el mundo sea legible y mutable a través de la omnipresencia de la
computación. La cultura programable promete democracia, responsabilidad y claridad en el toque de un icono.

Pero, por supuesto, la noción algorítmica de minar por valor depende de una gramática de acción arbitraria. 44
La prueba del trabajo impuesto por Bitcoin en sus colectivos mineros tiene sus análogos en otros sistemas también, como los
bloggers que optimizan sus historias para los algoritmos de Facebook. Y mientras estas formas de trabajo cultural y
computacional son a menudo arbitrarias según los estándares humanos diseñados para filtrar las franjas desordenadas del
sistema, satisfacen necesidades importantes para normalizar comunidades por lo demás aleatorias en torno a objetivos
algorítmicos establecidos. Los mineros de Bitcoin se unen alrededor de sus ciclos de CPU, impulsando el sistema hacia
adelante con un conjunto de carteles computacionales que son transparentes y ocultos. El uso ritual de los botones "Me gusta"
y "Amigo" son la prueba de trabajo de Facebook, y nos animan a participar para que nuestras contribuciones cuenten ...y
debajo de esta gramática se encuentra el segundo lenguaje de la plataforma de anuncios y datos de usuario
comercializados. Para el PageRank, la prueba del trabajo es la más convincente: la construcción de los enlaces y las
referencias que definen la propia Internet. El poder de seducción final en cada uno de estos sistemas se encuentra
en el circuito de retroalimentación de refuerzo de refactorización y extensión de la cadena a través de nuestras
propias contribuciones. A principios de la década de 1990, el especialista en información Philip Agre predijo
muchas de las consecuencias de este tipo de programabilidad, que llamó captura de información:

La práctica de formular estas ontologías es, dejando a un lado toda la insularidad disciplinaria, e
independientemente de la comprensión consciente que alguien tenga del proceso, una forma de teorización
social. Y esta teorización no es simplemente un ejercicio escolar, sino que es parte de un proceso material
mucho mayor a través del cual estos nuevos

Las ontologías, en cierto sentido específico, se vuelven reales. 45 Nuestra participación lleva surcos más
profundos en el sistema y nos capacita continuamente en las bellas artes de la valoración basada en procesos.

Reemplazar la esfera pública con la esfera programable es, en última instancia, una sustitución de una forma
de lectura por otra: un nuevo marco idiomático para poner en el mundo. Dejando atrás a los lectores del
espectador.En una cafetería de Londres del siglo XVIII, encontramos a los lectores del proceso algorítmico, que
interpretan los feeds de Twitter y los conteos de tráfico web a través de Wi-Fi en Starbucks. La gramática de la
nueva esfera algorítmica oscurece ciertas operaciones al tiempo que hace que otras sean más visibles, y el
espectáculo de la cadena de bloques es simplemente una de las formas más nuevas en que hemos invertido estos
sistemas culturales con un enorme poder. Todos nos estamos volviendo más adeptos a la práctica del arbitraje
crítico porque nuestros sistemas, las corrientes inundadas de datos culturales, lo requieren. La interacción de las
cajas de vidrio y las cajas negras exige una atención algorítmica a los procesos de datos, una lectura algorítmica
que ya todos estamos practicando.

Notas
1. Mi cuenta de los mercados financieros aquí está en deuda con el libro de Lewis. Lewis, Flash Boys.

2. Ibid., 35.

3. Ibid., 263; Schneiderman, "Comentarios sobre el comercio de alta frecuencia y el uso de información privilegiada
2.0".

4. Lewis, Flash Boys, 169.

5 Leal et al., "Rock Around the Clock".

6. Lewis, Flash Boys, 100.

7 Ibid., 217-218.

8. McCloud, entendiendo los cómics.

9. Liu, Las Leyes de Cool.

10. Sullivan, "La brecha de recirculación".

11. Página, Método para la clasificación de nodos en una base de datos vinculada. Es interesante notar que Page, Brin y
Google no poseen la patente en el corazón del imperio de Google; La Universidad de Stanford lo hace, y lo licencia a
Google.

12. Beyer y Gorris, "Entrevista SPIEGEL con Umberto Eco".

13. Brutlag, “Speed Matters for Google Web Search”.

14. Lanham, la economía de la atención.

15. “Tablas financieras 2014 — Relaciones con inversores — Google”.

dieciséis. Owens, "Biz Break".

17. Kim, "¿Cuántos anuncios sirve Google en un día?"

18. Salmón, "Ad Tech está matando la experiencia en línea"

19 . Liu, Las Leyes de Cool, 181.

20. Ibid., 451 n. 54. Podría argumentar que gradualmente dejamos atrás lo que Coleridge llamó la "translucidez" de los
símbolos que contenían significados complejos, conflictivos y trascendentes, precisamente porque fueron hechos a mano
por seres humanos. La rareza fecunda de Geocities, LiveJournal u otros reinos perdidos de la red temprana valía la pena
esperar en las tenues conexiones de módem en baudios de la década de 1990 porque venía repleta de tales símbolos
translúcidos. Liu ofrece una lista extensa de estos primeros sitios "geniales" en múltiples categorías: Ibid., 187-89.

21. Hill, "Cómo puede Google 'olvidar' a las personas sin que el resto de nosotros olvide que sucedió".

22. Esguerra, "El CEO de Google, Eric Schmidt, descarta la importancia de la privacidad".
23. Schwartz y Leyden, "The Long Boom".

24. Nakamoto, "Bitcoin".

25. Greenberg, "Sigue a los Bitcoins".

26. "Suministro controlado".

27. Castranova, Wildcat Currency.

28. Scott: "Así que quieres inventar tu propia moneda".

29 . "Comprender el seguro de depósitos".

30. Nakamoto, "Bitcoin".

31. Castronova, Wildcat Currency, 139.

32. Parker, "Los estudiosos de Stanford dicen que Bitcoin ofrece promesa, peligro".

33. Denton, "De vuelta a los blogs".

34. LaFrance, "Facebook está comiendo Internet".

35. En un raro momento de justicia en la sala de redacción, la historia fue interrumpida por el blog de tecnología
Gawker Media, Gizmodo: Núñez, “¿Quieres saber qué piensa realmente Facebook de los periodistas?”; para la nota de
instrucciones en sí, vea Thielman, "La selección de noticias de Facebook está en manos de los editores, no de los
algoritmos, muestra de documentos".

36. Tomé prestadas estas líneas de un editorial que escribí sobre el escándalo: Finn, "Trending Story de Facebook".

37. Brian Stelter, "Peter Thiel".

38. Habermas, la transformación estructural de la esfera pública.

39. Thiel, “La educación de un libertario.

40. Miller: "Soy Maria Popova, y así es como trabajo".

41. Bourdieu, El campo de la producción cultural.

42. Greenfeld, "Falsa la alfabetización cultural".

43. Esta disparidad ha creado sus propias oportunidades de arbitraje, como el Twitter-Edits del Congreso que anuncia
cada edición anónima a Wikipedia hecha de direcciones IP en el Congreso de los EE. UU. Veranos, ediciones
congresionales. Wikipedia también lucha con su objetividad nominal y las importantes disparidades
demográficas de su comunidad editorial mayoritariamente masculina y blanca. Glott, Schmidt y Ghosh,
"Encuesta de Wikipedia: resumen de los resultados"; Hill and Shaw, "La brecha de género de Wikipedia
revisada".

44. Acuerdo, “Vigilancia y captura”; Galloway, juegos de azar.

45. Acuerdo, “Vigilancia y captura”, 755.


Coda: la imaginación algorítmica

La imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado. La imaginación rodea el


mundo.

Albert Einstein

Aprendizaje automático

¿Qué significa hablar de una imaginación algorítmica? En esta coda,

Quiero explorar las implicaciones de un mundo donde las máquinas de la cultura están asumiendo una parte cada
vez mayor del trabajo crítico y creativo que solía ser distintivamente, intrínsecamente humano.

El DeepMind de Google cruzó uno de esos umbrales cuando los ingenieros le asignaron la tarea de identificar y
mejorar varias características de imagen en un bucle de repetición, creando una serie de imágenes similares a Dab
o Bosch donde una inteligencia de máquina algorítmica convirtió sombras e intersecciones en ojos, caras y otros
reconocibles elementos visuales. El trabajo resultante muestra los signos de una perspectiva ajena, distinta, un ojo
de artista que parece imaginar y luego darse cuenta de cosas que nunca hubiéramos esperado de una fotografía.
Ese vislumbre de la "inteligencia en las costas extraterrestres", como lo expresa el historiador matemático David
Berlinski, surge de una forma de producción algorítmica, recientemente poderosa y quizás imaginativa. También
ofrece un vistazo al proceso, un conjunto de prácticas imaginativas,2001 o Samantha de ella. Al menos, creemos
que podemos ver las extrañas representaciones que produce el programa; tal vez sean solo los observadores
humanos que sueñan con estas ovejas eléctricas en nombre de la máquina, obedeciendo nuestro impulso
persistente de antropomorfizar y proyectar la intencionalidad en cada sistema complejo que encontramos. .

DeepMind es notable por la gama de sus logros. Unas pocas semanas antes de que Google lo comprara, la
compañía hizo noticias internacionales con un algoritmo de aprendizaje automático que había aprendido a jugar
veintinueve juegos Atari mejor que el humano promedio sin supervisión directa. 1 Ahora, el mismo algoritmo ha
reemplazado "sesenta sistemas basados en reglas hechos a mano" en Google, desde el reconocimiento de imágenes hasta la
transcripción de voz. 2 Más espectacularmente en marzo el año 2016 AlphaGo de DeepMind derrotado ir Gran Maestro Lee
Sedol 4-1, demostrando su conquista de uno de los más sutil de la humanidad y la mayoría de los juegos artísticos.
3 Tras un largo período de inactividad, Google y una serie de otros equipos de investigación parecen estar progresando en
sistemas que pueden adaptarse con gracia a una amplia gama de desafíos conceptuales. Este cambio de fase ha producido una
nueva serie de centros e iniciativas que lidian con las posibles consecuencias de la inteligencia artificial, que une a filósofos,
tecnólogos y multimillonarios de Silicon Valley en torno a la cuestión de si una máquina verdaderamente pensante podría
representar una amenaza existencial para la humanidad.

En el documento donde describió la prueba de Turing, Alan Turing también abordó la cuestión más amplia de
la inteligencia de la máquina: un algoritmo para la conciencia. La prueba de Turing fue en muchos aspectos una
demostración del absurdo de establecer una métrica para la inteligencia; lo mejor que podemos hacer es tener una
conversación y ver cuán efectiva es una máquina para emular a un humano. Pero, según lo que propuso Turing, si
logramos tal avance, será importante considerar el concepto de "máquina infantil", que aprende lo que deseamos
enseñar. 4 Esa posición filosófica sustenta DeepMind y muchos otros avances recientes de inteligencia algorítmica,
que han surgido del subcampo de la informática del mundo actualmente incandescente. De hecho, algunas
versiones de aprendizaje automático respaldan muchos de los algoritmos que funcionan en este libro: Siri, Netflix
y, por supuesto, Google dependen de estos sistemas para analizar datos complejos y tomar decisiones.

El aprendizaje automático puede funcionar de acuerdo con algunas estructuras básicas, como redes neuronales,
análisis bayesiano o adaptación evolutiva. A menudo, los sistemas de aprendizaje automático más sofisticados
combinan aspectos de múltiples enfoques. Una vez que se ha construido un algoritmo de aprendizaje, se puede
entrenar, preferiblemente sobre un gran corpus de datos que puede proporcionar muchos ejemplos del resultado o
problema deseado. El algoritmo de aprendizaje se repite a lo largo del tiempo en función de algún tipo de señal de
éxito relativo (por ejemplo, medir qué tan cerca llegó el algoritmo a adivinar correctamente los números en una
imagen borrosa de una dirección postal). Dado el tiempo, los datos y una declaración precisa del problema, un
algoritmo de aprendizaje automático puede crear una solución sólida para ese problema.

Lo que hace que el aprendizaje automático sea tan importante para este libro es que la "solución" a ese
problema es, de hecho, un algoritmo en sí mismo. Como el investigador de aprendizaje automático Pedro
Domingos lo pone en El algoritmo maestro:

Cada algoritmo tiene una entrada y una salida: los datos entran en la computadora, el algoritmo hace lo que
quiere con él y sale el resultado. El aprendizaje automático da vuelta esto: entra los datos y el resultado deseado
y sale el algoritmo que convierte uno en el otro. Los algoritmos de aprendizaje, también conocidos como
aprendices, son

Algoritmos que hacen otros algoritmos. 5 Estos algoritmos producen el proceso, la mediación, la
implementación de la brecha que une los problemas y las soluciones de sus ingenieros. Y, como lo hacen a través
de la iteración de un millón de veces de redes neuronales simuladas, las construcciones computacionales que
escupen tienden a ser eficaces e inescrutables. Cuando Todd Yellin de Netflix habla sobre el "fantasma en la
máquina" o el matemático Steven Strogatz describe la ciencia automatizada como el "fin de la visión", la máquina

Las soluciones de aprendizaje son precisamente lo que tienen en mente.6 El problema es efectivamente de escala.
Como seres humanos, podemos concebir y gestionar vastos conjuntos de datos, pero nuestra capacidad para hacer
preguntas interesantes sobre esos conjuntos de datos es limitada. Podemos automatizar algunas de las preguntas,
pero también perdemos el contexto, por lo que las respuestas pueden ser verdaderas pero poco informativas.

En otras palabras, el aprendizaje automático proporciona un complemento perfecto para el retorno del
computacionalismo al final de este proyecto: las formas en que la lógica de un universo computacional podría
usarse para desentrañar los misterios de ese mismo universo. Al ensamblar sistemas que siguen unas pocas leyes
computacionales simples, podemos recorrer soluciones altamente sofisticadas para problemas difíciles que
resisten enfoques algorítmicos más simples (por ejemplo, diseñados por humanos). Esos destellos de orden y
proceso complejos que surgen del caos sugieren una especie de imaginación en funcionamiento, y sugieren que la
iteración abierta que define el aprendizaje automático puede ser una forma limitada de práctica imaginativa por
derecho propio. Y nuestra compra en esa pregunta, nuestro acceso al océano de cómputo, depende como siempre
de la metáfora.

Imaginación algorítmica

En su notable novela Solaris, Stanislaw Lem imagina una expedición científica que se enfrenta a un misterioso
planeta oceánico en el que el movimiento perpetuo de las olas produce formas y estructuras fascinantes. 7 Los
científicos humanos buscan continuamente interpretarlos, comunicarse con esta posible inteligencia alienígena.
Una escuela de investigadores propone que el océano de Solaris es una mente gigante, un sistema complejo que
funciona a través de sus cálculos ante los ojos de la expedición. De hecho, es posible leer la novela de Lem como
una alegoría de la apofenia, la búsqueda interminable de significados y patrones, que se encuentra en el corazón
del proyecto de la Ilustración. Lem parece sugerir que el impulso final de la razón instrumental, de interrogar
continuamente a nuestro mundo en la búsqueda de respuestas, puede ser solo una locura: las fantasías que
proyectamos en el mundo para construir una historia sobre la verdad, al igual que los personajes en el mundo. La
novela debe lidiar con figuras proyectadas desde sus pasados.
La interminable agitación simbólica de los océanos en Solaris ofrece una metáfora provocadora de la noción de
imaginación algorítmica actual, particularmente en la medida en que está enmarcada por los computacionalistas.
Ray Kurzweil, líder del grupo de aprendizaje automático de Google y una figura clave en los debates de
singularidad, se hace eco de este punto en su documental El hombre trascendente:

Bueno, estaba pensando en cuánto cálculo representa el océano. Quiero decir que son todas estas moléculas de
agua que interactúan unas con otras. Eso es computación. Es bastante hermoso Y siempre lo he encontrado
muy calmante. Y eso es realmente lo que

el cálculo es todo acerca de La captura de estos trascendentes.

Momentos de nuestra conciencia. 8

Hasta ahora, el debate en torno a la imaginación algorítmica permanece firmemente basado en esta costa, no
en el espacio extraterrestre que Berlinski supone y Kurzweil ya ve. No tenemos evidencia convincente que sugiera
que los algoritmos tengan intencionalidad, creatividad o cualquiera de los rasgos que uno podría considerar
necesarios para una facultad imaginativa. Un problema aún mayor es que no tenemos una manera real de viajar a
través del océano de complejidad, no hay manera de comprender eficazmente esa profundidad metafórica
metafísica más de lo que podemos comprender el Pacífico. Estamos encarnados, conectados a tierra, limitados a
implementaciones biofísicas de la carne y el tejido nervioso, y cuando nadamos en el océano podemos
experimentar solo una pequeña parte de él.

Y, sin embargo, a través de las mismas escalas intelectuales de abstracción y proceso (en este caso, algo más
parecido a la recursión), podemos imaginarnos lo que podría ser la imaginación algorítmica. Este libro ha
rastreado una serie de encuentros con (posibles) algoritmos imaginativos, observando el creciente tráfico
cognitivo entre las estructuras de pensamiento biológicas, culturales y computacionales. Google Now y el objetivo
de diseño de "anticipación" son formas de pensamiento imaginativo, un proceso para visualizar posibles futuros y
brindarles una mayor posibilidad a través de la implementación. Las preguntas que Google cree que podríamos
hacer se encuentran al borde de la barra de búsqueda, listas para saltar a la vista milisegundos después de que
comencemos a hacerlas. Los algos de Wall Street también lo hacen, soñando con futuros de mercado y haciendo
predicciones financieras.

Conocemos estas prácticas de imaginación solo a través de sus resultados y resultados legibles. Pero analizar los
resultados de incluso los algoritmos más creativos no nos dice realmente cómo funciona la imaginación dentro de
la máquina, particularmente porque los resultados están específicamente diseñados para el consumo humano. En
cambio, debemos usar esos poderes de proyección e intimación para evocar una visión de la fábrica cognitiva
donde se crean esos resultados. Este es el espacio de la computación cultural en sí, un universo matemático al que
solo podemos acceder mediante la abstracción, la simplificación y el muestreo. No hay forma de que podamos
comprender completamente los procesos que impulsan las redes neuronales de Google a medida que buscan
características similares a las de un ojo para mejorar, no hay recursos humanos.

experiencia que se correlaciona con realizar el mismo procedimiento en iteraciones de la misma imagen millones
de veces. Lo mismo ocurre con los sistemas que recomiendan libros, interpretan el lenguaje hablado o realizan
cualquiera de las otras mil tareas analíticas de big data. Aparte de los casos más simplistas, nunca sabremos cómo
los algoritmos saben lo que saben. Este es el espacio computacional de la imaginación, o lo que en ella Samantha
llama el "espacio entre las palabras".

Al alejarse de la costa, las aguas profundas de la imaginación algorítmica nos llevan de regreso a nosotros
mismos sin cesar, a los misteriosos orígenes de la cognición, la inspiración y la casualidad que impulsan el trabajo
creativo. ¿Cómo están reinventando, canalizando o modulando esos procesos los sistemas computacionales? A
nivel individual, esta es una extensión sencilla de las técnicas: ¿cuándo el banco de memoria, el asistente virtual o
el motor de recomendación merecen crédito en el proceso creativo? Estas herramientas administran la cognición,
la inspiración y la serenidad para nosotros, generando conversación y conexión intelectual en nuestras redes
sociales, nuestros espacios de trabajo digitales y cuadernos, y más ampliamente, en el horizonte del conocimiento
visible. El escritor utiliza un procesador de textos para gestionar borradores; el científico utiliza las bases de datos
de investigación y las herramientas de citas para gestionar un campo de conocimiento profesional; el artista utiliza
un software de edición de imágenes, herramientas para compartir fotos y un cuaderno virtual para realizar un
seguimiento de las observaciones; todos estos procesos creativos dependen de herramientas que son cada vez más
activas, en ocasiones agentes manipuladores en su propio uso. Si la lectura algorítmica nos pide que reconozcamos
que nuestros objetos de estudio se están adaptando a nosotros a medida que los interpretamos, la imaginación
algorítmica pregunta en qué punto ese proceso de adaptación se convierte en una forma de agencia imaginativa.
Al igual que la propuesta de Turing sobre cómo medir la inteligencia, es posible que tengamos que aceptar que
la imaginación solo puede medirse de manera intersubjetiva. Esta pregunta de cómo las técnicas permiten la
imaginación también se extiende a los procesos no algorítmicos de la imaginación colectiva: las redes de diálogo y
colaboración que permiten que varias personas realicen los mismos avances críticos en paralelo (por ejemplo,
cálculo o sonar). Nuestras máquinas algorítmicas ahora administran no solo nuestros flujos de datos individuales
sino los grandes ríos de información colectiva, filtrando a nuestros amigos y colegas tan regularmente como curan
nuestra música o las noticias. En el caso de Anonymous, Wikipedia y muchos otros modos de autoría colectiva,
hacen posibles nuevas formas de trabajo, unir a extraños en colectivos que pueden ser tan conscientes de sí
mismos como los manifestantes egipcios que se organizan a través de Facebook o tan inconscientes como los
contribuyentes a las bases de datos de autocompletado de Google. Este es el imaginación aumentada, el trabajo
transformador que los humanos y las máquinas solo pueden hacer juntos.

Aumentar la imaginación

Cualquiera que sea la imaginación, sabemos que las lentes focales de nuestras herramientas se flexionan y
cambian. Considere la visión seminal de Vannevar Bush del Memex, una primera versión de la computadora
digital Star Trek inspirada en una concepción de aumento imaginativo. Era una máquina de conocimiento
universal, sin duda, pero con el tamaño y la función de un escritorio personal: "Es un complemento íntimo
ampliado para ... la memoria". 9 Bush primero tocó el acorde que sigue atormentando a Google, Apple y la
vanguardia algorítmica actual: la enciclopedia también debe ser íntima. Las computadoras deben hacer que lo
universal no solo sea accesible sino también personal. La función principal de Memex sería ayudar a los usuarios a
construir y revisar "rastros" o asociaciones hipertextuales entre documentos que constituyan una capa paratextual
personal, un conjunto de mapas de la naturaleza de microfilm que habita en el escritorio.

Figura 6.1 Memex de Vannevar Bush.

El camino fue la respuesta de Bush al desafío central de la era de la información naciente, la cuestión de la
selección. Imagina la nueva ocupación de "trail blazer", la gente que establecería las vías más útiles y asociaría
enlaces a través de muchos textos diferentes. El trabajo de conocimiento se convertiría en la práctica de la
selección ingeniosa y la omisión dirigida, permitiendo al usuario "el privilegio de olvidar las múltiples cosas que
no necesita tener a mano de inmediato, con la seguridad de que puede encontrarlas nuevamente si resultan ser
importantes". Pero Como hemos visto a lo largo de este libro, los trail blazers son cada vez más algorítmicos y
navegan por "el espacio entre las palabras" para que podamos vivir vidas digitales coherentes sin problemas por la
cacofonía oceánica de datos en bruto. Si estos blazers están explorando una nueva frontera, la analogía no es con
los exploradores y pobladores del Salvaje Oeste, sino con las sondas automatizadas, los robots y los exploradores
que ahora atraviesan el Sistema Solar. Estos enviados son muy diferentes de sus creadores humanos.
La miniaturización y la automatización que Bush consideraba fundamentales para la magia de Memex
pretendían apoyar una forma muy humana de recuperación de datos e investigación. El Memex, como Bush lo
imaginó, nunca llegó a existir; Las funciones de archivo personal y acceso a datos universales ahora se dividen de
manera efectiva entre plataformas y herramientas como Google, Wikipedia, Dropbox y Evernote. De manera más
significativa, el caso de uso personal y asociativo que Bush imaginó como el pináculo del logro, al ser un pionero,
ha resultado ser un producto paralelo de un proyecto computacional mucho más profundo con su propio espacio
algorítmico de imaginación asociado, uno que se adentra en la parte superior. Ingenieros de Google y otros titanes
del universo informativo. Ese es el mapeo y la manipulación del conocimiento humano, un gran desafío de
colaboración y de proceso,

El Memex era en su esencia una máquina de imaginación, un aparato técnico o un "complemento íntimo"
diseñado para crear un espacio literal e intelectual para el pensamiento asociativo, la curiosidad y la creatividad.
Intentó imaginar el papel que tendría el acceso a la información digital en el aumento de la cognición humana.
Bush vio los cimientos de ese sistema como poco notables: enciclopedias, trabajos de referencia y el ensamblaje de
un índice estándar de conocimiento que serviría de cimiento para la esfera de datos personales de cada usuario.
Aprehendió correctamente que la explosión de conocimiento después de la Segunda Guerra Mundial haría de la
selección una operación no trivial, pero no pudo imaginar la rapidez de tal cambio sistémico. El Memex nunca
llegó a existir porque el sustrato del conocimiento no es un campo estático para manipular mecánicamente. Es un
oceano constantemente en movimiento Nada es seguro: ni la enciclopedia (considérese el surgimiento de
Wikipedia), ni los libros de texto de ciencia (que deben actualizarse anualmente), ni siquiera las obras seminales
del conocimiento humano, que se remedia constantemente mediante la crítica, el descubrimiento y el contexto
social en evolución. . Como argumenta el científico de la complejidad Sam Arbesman enLa vida media de los
hechos, la gran mayoría del conocimiento humano está supeditada de esta manera, y el ritmo del cambio
epistemológico se está acelerando. 10 Esto se debe en gran parte a los procesos algorítmicos, que permiten a los
investigadores ser más productivos y crear nuevas formas de polinización cruzada e incluso automatizar el descubrimiento de
conocimiento. Lo más importante, a medida que la red de conocimiento se vuelve más compleja, dependemos cada vez más
de los juicios algorítmicos de relevancia para ayudarnos a navegar el crecimiento exponencial de nuevos hechos y discursos.
Para Bush, la interfaz para la manipulación del conocimiento era tan delgada como la placa transparente en la parte superior
del Memex que separaba a los usuarios de las miles de páginas de microfilm almacenadas en él. Para nosotros, ese plano
continúa engrosándose, convirtiéndose en otra membrana en la "capa de interfaz" de la computación ubicua.

Bush fue muy concienzudo en imaginar los tipos de interacciones aumentadas que tendríamos con la
información digital, pero la edad del algoritmo ha introducido esta membrana crucial de abstracción entre el
espacio del conocimiento universal (dentro de Memex) y el usuario humano que construye una red íntima. de
senderos de conocimiento en su superficie. La función del PageRank de Google y otros innumerables sistemas de
los que dependemos para curar el océano de información es remapear continuamente, y en última instancia,
rehacer ese océano. El papel del ser humano no es el de curador, sino más bien, la remodelación de una metáfora
digital anticuada, un surfista que monta las olas. Operamos dentro de un espacio complejo que tiene su propio
clima algorítmico, corrientes y fuentes de energía, muchos de los cuales nos ocultan deliberadamente. Como un
surfista escaneando las olas, nuestra relación con estas vastas fuerzas es afectiva, visceral y, a veces, casi
primordial. La metáfora abre una visión de la imaginación: podemos pensar en el espacio de posibilidad de la
imaginación aumentada hombre-máquina como la intersección de dos entidades con una comprensión muy
limitada entre sí, operando a escalas muy diferentes. Esa tensión dinámica entre el surfista y el océano es lo que
hace que la actividad sea interesante.

Los dos deseos

La historia del algoritmo siempre ha sido una historia de amor. Como todo romance, la atracción se basa tanto en
la familiaridad como en lo ajeno: el reconocimiento de nosotros mismos en el otro y el misterio de ese otro. Como
sistemas técnicos, los algoritmos siempre han incorporado fragmentos de nosotros mismos: nuestros recuerdos,
nuestras estructuras de conocimiento y creencia, nuestros fundamentos éticos y filosóficos. Son espejos de la
intención y el progreso humanos, que reflejan el conocimiento explícito y tácito que incorporamos en ellos. Al
mismo tiempo, proporcionan el ingrediente esencial del misterio, operando de acuerdo con las lógicas del
Base de datos, complejidad e iteración algorítmica, calculando elecciones de maneras que son
fundamentalmente ajenas a la comprensión humana.

En la superficie, puede parecer que la apoteosis del algoritmo en la cultura contemporánea no nos ha acercado
más a la consumación de nuestros deseos hermanados de conocimiento perfecto del mundo y conocimiento
perfecto de nosotros mismos. La enciclopedia universal que hemos reunido hasta la fecha es vasta pero
inconsistente, llena de contradicciones, desinformación y referencias pendientes. En muchos sentidos, nuestra
autocomprensión colectiva parece haber avanzado muy poco a pesar de décadas de investigación en neurociencia,
psicología, economía y otros campos relevantes. Las versiones de nosotros mismos que vemos en línea en las bases
de datos y los perfiles de los usuarios todavía parecen caricaturas groseras. La salvación prometida de la teología
algorítmica permanece obstinadamente en un futuro lejano: el torpe, La implementación inconexa de la capa
computacional en la vida cultural deja mucho por desear. Los algoritmos todavía se equivocan con demasiada
frecuencia para hacer un caso creíble para la verdad trascendente.

Y sin embargo, la seducción permanece. Para cada paso que los sistemas computacionales toman para dominar
un nuevo campo de práctica, desde entender el habla natural hasta componer música, la humanidad también da
un paso para cerrar la brecha. Nos ajustamos a la realidad cultural del código, apuntalando la fachada de la
computación en la que se queda corta y trabajando febrilmente para extenderla, para completar el edificio del
algoritmo ubicuo. Algunas de estas opciones son simples, incluso pedantes, como ajustar nuestros patrones de voz
(esperamos) para que nuestras declaraciones sean más fáciles de entender para las máquinas. Otros son mucho
más sutiles, como la tentación de organizar el fin de semana de uno para las mejores oportunidades de autofotos, o
los sesgos ocultos codificados en un código nominalmente objetivo. Dependemos de los sistemas computacionales
para una proporción creciente de la materia prima de la vida intelectual, desde libros y noticias hasta lo más
básico, como vocabulario, ideas para compartir y personas con las que compartirlas. Cuanto más invertimos en
estas máquinas de la cultura, más avanzamos por un camino de colaboración. Más que colaboración: una especie
de coincidencia. Estamos llegando a definir quiénes somos a través de la práctica digital porque los espacios
virtuales se están volviendo más reales para nosotros que los viscerales.

Tomemos el ejemplo de Google y la búsqueda de la computadora Star Trek . La compañía ha hecho grandes
avances en la búsqueda e indexación de la información del mundo. Muchos de nosotros dependemos de Google no
solo para buscar y acceder, sino como un repositorio para todo tipo de datos personales, desde correos
electrónicos y fotografías hasta mediciones biométricas de nuestras rutinas de dieta y ejercicio. El éxito de la
compañía en almacenar y desplegar estas diferentes formas de información hace más que simplemente acercar sus
propios sistemas a la meta de Star Trek , también mueve a sus usuarios más cerca. Los investigadores han
demostrado que usar Google cambia nuestras prácticas de memoria, un hecho que cualquier persona mayor de
treinta años puede probar: solo pregúntese cuántos números de teléfono recuerda ahora.

A diferencia de antes de tener su primer teléfono celular. 11 Lo mismo es cierto para la composición que utiliza
procesadores de texto, para el impacto de las redes sociales.

en la formación de la identidad, y así sucesivamente. 12 Estas son pequeñas observaciones del cambio en el mar, las
muchas formas en que la cultura digital, la memoria y la identidad evolucionan a medida que nuestras prácticas centrales de
lectura, escritura, conversación y pensamiento se convierten en procesos digitales. A través de la plasticidad cerebral y las
normas sociales cambiantes, nos estamos adaptando para ser más conocibles para las máquinas algorítmicas.

De esta manera, estamos evolucionando, como han argumentado Hayles y otros, junto con nuestros sistemas
técnicos, avanzando lentamente hacia alguna consumación del amor algorítmico. El riesgo de un desastre nos
persigue: la consumación puede convertirse en una colisión, una explosión de los tipos que nos demoramos en
historias como la serie Terminator y en instituciones como el Future of Life Institute (financiado por Elon Musk y
otros para evitar el apocalipsis AI de Terminator ). Pero también hay una visión más optimista, una en la que los
humanos participan en una colaboración productiva con los sistemas computacionales: el futuro de Star Trek , o
una sociedad más ambiciosa como Al, como el autor de ciencia ficción Iain Banks's Culturenovelas De hecho,
pasamos tanto tiempo preocupándonos por el surgimiento de una inteligencia artificial independiente renegada
que rara vez nos detenemos a considerar las muchas formas en que ya estamos colaborando con sistemas
autónomos de inteligencia variada. Esto va mucho más allá de nuestra dependencia de las libretas de direcciones
digitales, los programas de correo o los archivos de archivos: los algoritmos de aprendizaje automático de Google
ahora pueden sugerir respuestas adecuadas a los correos electrónicos, y AlphaGo le da a los grandes maestros de
ese venerable arte algunos de sus juegos más interesantes.

Ampliando aún más el alcance, podemos comenzar a ver cómo estamos cambiando los términos fundamentales
de cognición e imaginación. La edad del algoritmo marca el momento en que la memoria técnica ha evolucionado
para almacenar no solo nuestros datos, sino también patrones de práctica mucho más sofisticados, desde el gusto
musical hasta nuestros gráficos sociales. En muchos casos ya nos estamos imaginando en concierto con nuestras
máquinas. Los sistemas algorítmicos curan la búsqueda de conocimiento, conversando y anticipando nuestros
intereses y necesidades informativas. Crean con nosotros, proveen andamios, contexto y, en ocasiones, material
directo para todo lo que sea de House of Cards.A la música pop veteada algorítmicamente. El horizonte de la
posibilidad imaginativa está cada vez más determinado por los sistemas computacionales, que fabrican y curan la
serendipia y el flujo informativo que impulsa el ciclo de vida de las ideas, del discurso, del arte. En otras palabras,
las misiones gemelas que han dominado la historia de la civilización son cada vez más codeterminadas con el
deseo incorporado en la computabilidad efectiva. El espacio de la imaginación existe en el contexto algorítmico, y
lo que no puede computarse no puede integrarse completamente en el tejido más amplio de la cultura como lo
vivimos ahora.

Estamos lidiando con las consecuencias del código a través de los muchos casos límite de la experiencia
humana y el trabajo cultural que afectan a la cultura algorítmica contemporánea. El papel del curador, el editor y
el crítico es más importante que nunca, ya que trazamos las líneas de computabilidad efectiva y luchamos para
aprender y recordar las cosas que nuestros sistemas computacionales no pueden o no pueden saber.

Humanidades experimentales

Podemos optar por interpretar la figura del algoritmo como un dios para ser adorado ... o podemos elegir ver a un
nuevo jugador, colaborador e interlocutor en nuestros juegos culturales. Esto es lo que me gustaría llamar
"humanidades experimentales" y surge del mismo punto de partida filosófico con el que comenzamos en este libro.
La brecha entre la teoría y la implementación, entre la abstracción y la realidad, es un punto crítico del
compromiso humano. Representa una tremenda oportunidad para que los humanistas tomen el campo mientras
nuestro péndulo social se balancea.

más lejos en el campo del computacionalismo.

Quiero cerrar este libro promoviendo una visión de la investigación humanista pública que se relaciona
directamente con la cultura algorítmica. Al romper el muro ilusorio entre la crítica y la creatividad, entre la
observación y la acción, entre la lectura y la escritura, podemos definir un nuevo modelo para un compromiso
profundo con la vida cultural basado en la noción de la máquina de la cultura. Como modo de investigación
académica, las humanidades experimentales incorporan la crítica en el proceso, utilizando el potencial de
colaboración innato de las máquinas algorítmicas (tanto computacionales como de otro tipo) para hacer posibles
nuevas formas de debate colectivo, conocimiento y comprensión. El primer paso en este proceso es ir más allá de
nuestras funciones como consumidores o, en el mejor de los casos, usuarios de sistemas existentes. Si dejamos que
nuestras máquinas de cultura establezcan el marco crítico, Terminaremos viviendo completamente en el espacio
de lo "efectivamente computable", olvidando todo más allá de los marcadores de límites. Necesitamos
humanidades experimentales que respondan a las críticas actuales de las humanidades en la academia con una
combinación energética de praxis, teoría y pedagogía: construir nuestras propias máquinas de la cultura.

En términos pragmáticos, reconocer esta relación con un universo de conocimiento que cambia rápidamente es
vital para replantear la práctica profesional de las humanidades. Los cánones, los campos literarios e incluso los
libros individuales ya no son las entidades intelectuales estables que alguna vez fueron, ya que las instituciones
involucradas en su conservación y estudio experimentan los mismos cambios tecnológicos rápidos que afectan al
resto del océano algorítmico. El trabajo de navegar y curar el espacio computacional es un proyecto
profundamente imaginativo.

Cuando hacemos esto, desempeñando roles críticos en concierto con textos algorítmicos, plataformas e incluso
interlocutores, también estamos realizando imaginación aumentada. Existe un gran potencial para nuevas formas
de trabajo crítico que utilizan andamios computacionales para ampliar el espacio de la cognición humana. Esto
puede parecer utópico, pero tales prácticas se han convertido en una parte cotidiana de la experiencia cultural
digital. Contamos chistes e historias colectivas utilizando hilos de comentarios y hashtags, construyendo
narrativas compartidas y fárragos que pueden evolucionar hasta convertirse en seres técnicos sofisticados como
memes de Internet tan superficiales como #lolcats o tan potentes como #blacklivesmatter. Estos son momentos de
aumento colectivo, aprovechando las plataformas digitales para generar atención y consenso en formas que antes
eran imposibles. Este canal emergente para el colectivo,

Para ofrecer algunos ejemplos, podemos comenzar con las prácticas de la memoria y olvidando que los sistemas
algorítmicos están muy ocupados. Los investigadores en medicina y ciencias ahora pueden razonablemente
esperar que los sistemas automatizados hagan referencias cruzadas y contextualicen nuevas investigaciones
dentro de campos críticos más amplios de manera automática, proporcionando índices de co-citas y medidas
cuantitativamente amplias de relevancia. Los académicos de las humanidades están en la cúspide de un momento
similar, cuando podemos confiar confiablemente en los sistemas algorítmicos para recordar las conexiones
intelectuales con el trabajo publicado que hemos olvidado o que nunca conocimos. Estos mismos sistemas se
pueden ampliar para mejorar la comprensión contextual y el compromiso profundo con los recursos textuales,
proporcionando enlaces de archivo a las fuentes de los documentos citados (lo que permite al lector evaluar
directamente las inferencias que hoy fácilmente podemos incluir en las notas a pie de página). En unos pocos
años, puede que no sea absurdo imaginar diferentes capas de "investigación" para el discurso académico en capas
en un único palimpsesto digital, trayendo múltiples modos de paratexto académico en o junto con la investigación
"final" publicada, desde el principio. observaciones en una conferencia o flujo de medios sociales a la
retroalimentación de la revisión por pares en sí.

Los participantes en el Grupo de Trabajo de Estudios de Código Crítico adoptan tácticas familiares de lectura
atenta y escrutinio contextual intensivo, pero en un peldaño más bajo en la capa de abstracción computacional,
leen el software como texto cultural. Este marco puede generar una visión impresionante de la brecha entre la
abstracción y la implementación, por ejemplo, al revelar los supuestos ideológicos de los cálculos de la tasa de
criminalidad de SimCity , como lo ha hecho Mark Sample, especialista en cultura digital. 13 Estos críticos realizan
sus debates de forma algorítmica, a través de discusiones sobre plataformas colaborativas y publicaciones a través
de plataformas de acceso abierto como la revisión electrónica de libros y Digital Humanities Quarterly. De hecho,
uno de los grandes desafíos de la edición de las discusiones de los Estudios de código crítico para su publicación en
ebr , donde me desempeñé durante un tiempo como editor de hilos, fue capturar la vitalidad de los intercambios
de foros de discusión mediados computacionalmente y destilarlos en un formato textual tradicionalmente más
fijo. .

Otros humanistas experimentales, si puedo ofrecerles el título, logran el mismo objetivo adoptando el enfoque
opuesto, creando en lugar de leer, y reinventando así los sistemas algorítmicos para los propósitos de protesta y
crítica. El proyecto Vibrant Lives con sede en la Universidad Estatal de Arizona usa el rendimiento en vivo y las
instalaciones para explorar las consecuencias viscerales de la producción de datos y "cómo valoramos a las
personas,

Objetos de arte, e información. ” 14 Los creadores de robots críticos de Twitter como @NSA_prismbot de Sample están
lanzando algoritmos propios.

Que plantean cuestiones éticas en espacios de discurso colectivo. 15 Estos robots y Vibrant Lives transforman los
flujos de datos corporativos en espacios para lo que Rita Raley, especialista en medios digitales, denomina
"medios tácticos" y se involucra en la crítica social con una poderosa inmediatez. Esta es una crítica algorítmica:
los proyectos involucran código, desempeño y formas sofisticadas de participación de la audiencia que crean una
conversación colectiva.

El proyecto basado en Twitter de Sample también llama la atención sobre la cuestión de la integridad crítica.
Los robots de Sample siempre están comprometidos e implicados, utilizando las mismas herramientas de
publicidad corporativa que las entidades que está parodiando. Pero este es el estado de juego para todos nosotros,
que estamos profundamente inmersos en los sistemas algorítmicos en cada etapa de nuestras propias empresas
intelectuales. El proceso de escribir este libro debe haber generado miles de consultas de Google y hubiera sido
imposible sin el acceso a cientos de algoritmos útiles y plataformas computacionales. Todos estamos realizando
críticas en presencia del algoritmo. El océano ya está lamiendo nuestros talones; Solo tenemos que voltearnos y
enfrentarlo nosotros mismos.

El Memex que Bush imaginó era efectivamente una biblioteca en una caja, una que animaba a sus usuarios a
marcar los textos. La industria de la información está desarrollando herramientas que cumplen estas funciones,
pero a menudo detrás de jardines amurallados, como las anotaciones del Kindle de Amazon, que son famosamente
difíciles de extraer de su formato de hogar patentado. Dependemos de las herramientas impulsadas por la lógica
comercial de un espacio industrial fragmentado para obtener información: siguen siendo lo suficientemente
atractivas, lo suficientemente cerca.a la visión de Bush de tentarnos a olvidar lo que nos falta. Imagine lo que
podríamos hacer con sistemas robustos para trabajos interdisciplinarios y experimentales: una plataforma
contemporánea para la anotación y discusión colectiva de textos literarios, por ejemplo, o un sistema para generar
documentos de investigación ricamente entrelazados inmediatamente después de una conferencia o taller de alta
energía.

Una parte cada vez mayor del trabajo académico más importante se lleva a cabo no en bibliotecas solitarias sino
a través de las redes sociales y los intercambios en persona. Solo se volverá más vital para capturar la energía y el
matiz de tales ejecuciones académicas en formas que efectivamente destilan, curan y preservan su vivacidad para
otros viajeros en el universo de la información.

Aceptar que nuestra relación con el conocimiento se ha convertido en un conjunto de prácticas para interactuar
con una complejidad cada vez mayor es, según mi opinión, también una aceptación del papel vital de las
humanidades en la era del algoritmo. Ambigüedad, disonancia, interpretación, afecto: estos son los campos de
juego de la investigación humanística y artística. La posición del sujeto del lector se vuelve cada vez más
importante cuando el portal algorítmico a través del cual accedemos al universo del conocimiento es en sí mismo
un agente activo, que configura el encuadre y el tenor de nuestra mirada. Las humanidades han lidiado durante
mucho tiempo con la historia que inició este libro: el poder mítico del lenguaje, la magia cautivadora de las
palabras y los códigos. Necesitamos desesperadamente más lectores, más críticos,

Notas

1 Mnih et al., “Control a nivel humano a través del Aprendizaje de refuerzo profundo”.

2. Reese, "Google DeepMind".

3. Metz, "la IA de Google toma un partido histórico contra Go Champ con la tercera victoria consecutiva".

4. Turing, "Maquinaria de Computación e Inteligencia", 457.

5. Domingos, El algoritmo maestro, 4.

6.Madrigal, "Cómo Netflix Reverse Engineered Hollywood"; Strogatz, "The End of Insight".

7 Lem, Solaris.

8. Ptolomeo, hombre trascendente. Gracias a Corey Pressman por traer esta referencia a mi atención.

9. Bush, "como podríamos pensar".

10. Arbesman, La vida media de los hechos.


11. Sparrow, Liu y Wegner, "Efectos de Google en la memoria".

12. Owston, Murphy y Wideman, “Los efectos del procesamiento de textos en la calidad de escritura y las estrategias
de revisión de los alumnos”; Greenhow y Robelia, “Aprendizaje informal y formación de identidad en redes sociales
en línea”.

13. Muestra, “Código Penal”.

14. Rajko, Standley y Wernimont, "Vidas vibrantes".

15. Muestra: "Un Bot de protesta es un Bot tan específico que no puedes confundirlo con Bullshit".

Trabajos citados

Abele, robert. “Jugando con un nuevo mazo de cartas con David Fincher y colegas”. Directors Guild of America
Quarterly, Winter 2013. http: / /www.dga.org/Craft/DGAQ/All- Articles / i 30 i-Winter - 20 i 3 /Casa-de-
Cards.aspx .

Adams, Henry. La educación de Henry Adams. Edición de hipertexto de la Universidad de Virginia.


Charlottesville: Universidad de Virginia, 1996. http://xroads.virginia.edu/~hyper/HADAMS/ha home.html.

De acuerdo, Philip E. "Vigilancia y captura: dos modelos de privacidad". En The New Media Reader, 740-760.
Cambridge, Mass .: MIT Press, 2003.

“Algorithms-Inside Search-Google”. Accedido el 16 de marzo de 2015. http: // www.google.com/ insidesearch /


howsearchworks / algorithms.htr

Amatriain, xavier. “Recomendaciones de Netflix: más allá de las 5 estrellas (Parte 1)”. El blog de tecnología de
Netflix, 6 de abril de 2012. http://techblog.netflix.com/ 2012/04 / netflix-recomendaciones-

más allá de 5 -stars.html .

Anderson, nate “U Are What U Seek: Nuevo juego generado por AOL

Búsqueda de fugas de consultas. ” Ars Technica, 22 de mayo de 2008.

http: // arstechnica.com/uncategorized/2008/05/ uare-what-u-seek-

Nuevas búsquedas provocadas por búsquedas .

"Usuario de AOL 927 Iluminado" . Consumista. Accedido el 2 de junio de 2014.


http://consumerist.com/2006/08/07/aol-user-927-illuminated.
"Apple lanza iPhone 4S, iOS 5 y iCloud" , información de prensa de Apple,

4 de octubre de 2011.

https://www.apple.com/pr/library/ 2011/10 / 04Apple-Launches-

iPhone-4S-iOS-5-iCloud.html .

Arbesman, Samuel. “Correspondencia de correo electrónico”, 8 de octubre de 2015.

Arbesman, Samuel. "Explícamelo otra vez, computadora". Pizarra, 25 de febrero de 2013.

http://www.slate.com/articles/technology/future tense / 2013/02 / will

Arbesman, Samuel. La vida media de los hechos: por qué todo lo que sabemos tiene una fecha de caducidad. 1ª
ed. Actual, 2012.

Arbesman, Samuel y Nicholas A. Christakis. “Eurekometrics: Analyzing the Nature of Discovery”. PLoS
Computational Biology 7 (6) (junio de 2011). doi: 10.1371 / journal.pcbi.1002072.

Baker, C. Edwin. Medios de comunicación, mercados y democracia. Nueva York: Cambridge University Press,
2001.

Baldwin, roberto "Netflix Gambles en Big Data se convertirá en el HBO de transmisión". CABLEADO, 29 de
noviembre de 2012. http://www.wired.com/2012/11/netflix-data-gamble.

“Detrás del reconocimiento de voz de Siri Lies Nuance de Apple” . Forbes. Accedido el 28 de mayo de 2014.

http://www.forbes.com/sites/rogerkay/2014/03/ 24 / behind-apples-

siri-lies-matices-speech-reconocimiento .

Belsky, Scott. "La capa de interfaz: donde el diseño es un producto técnico". Mediano, 30 de mayo de 2014. https:
//medium.com/bridge- collection / the-interface-layer-when-design-commoditizes-tech-

e 7017872173 a .

Bendeich, Mark. "Foxconn dice que se usan trabajadores menores de edad en la planta de China". Reuters, 17 de
octubre de 2012.

http://www.reuters.com/article/2012/10/ 17 / us-foxconn-teenagers-

idUSBRE 89 F 1 U 620121017 .

Berlín, Brent y Paul Kay. Términos básicos de color: su universalidad y evolución. Stanford, California: Centro
para el estudio del lenguaje y la información, 1999.
Berlinski, David. El advenimiento del algoritmo: la idea que gobierna el mundo. 1ª ed. Nueva York: Houghton
Mifflin Harcourt, 2000.

Beyer, Susanne y Lothar Gorris. "Entrevista con Umberto Eco: 'Nos gustan las listas porque no queremos morir'".
SPIEGEL ONLINE, 11 de noviembre de 2009.

http: // w ww.spiegel.de/international/zeitgeist/spiegel-interview-with-

umberto-eco-we-like-lists-porque-no-queremos-t-querer morir-a-

6 59577 .html .

Bleeker, Julian. "Diseño de ficción: un breve ensayo sobre diseño, ciencia,

Fact and Fiction. ”Near Future Laboratory, marzo de 2009.


http://blog.nearfuturelaboratory.com/2009/03/17/design-fiction-a-

Breve ensayo-sobre-diseño-ciencia-hechos-y-ficción .

Blodget, Henry. "CEO de Apple Partner Foxconn: 'Administrar un millón de animales me da un dolor de cabeza'".
Business Insider, 19 de enero de 2012. http://www.businessinsider.com/foxconn-animals-2012-1.

Bogost, Ian y Nick Montfort. "Estudios de plataforma " . Estudios de plataforma. Accedido el 27 de enero de
2016. http://platformstudies.com/ index.html.

Bogost, Ian. "Juegos persuasivos: Explotación." Gamasutra, 3 de mayo de 2011.

http://www.gamasutra.com/view/feature/6366/persuasive games ex

Bogost, Ian. “La catedral de la computación”. El Atlántico, 15 de enero de 2015.

http://www.theatlantic.com/technology/archive/2015/01/the-

catedral de computación / 384300 .

Bogost, Ian. "Vaca Clicker". Bogost.com. 21 de julio de 2010. http://bogost.com/writing/blog/cow clicker 1

Bogost, Ian. Operaciones unitarias: un acercamiento a la crítica de videojuegos. Cambridge, Mass .: MIT Press,
2008.

Bort, Julie. “Una campaña GoFundMe Criado tanto dinero por un controlador de Uber, dejó de tomar
donaciones.” Business Insider, 19 de abril de 2015. http: // www.businessinsider.com/gofundme-for-an-uber-

Drive-Go-crazy-2015-4 .

Bosker, Bianca. "SIRI RISING: La historia interna de los orígenes de Siri: y por qué pudo ocultar el iPhone".
Huffington Post, 22 de enero de 2013. http://www.huffingtonpost.com/2013/01/22/siri-do- engine- apple-iphone n
24QQi65.html .
Bostrom, Nick. Superinteligencia: Caminos, Peligros, Estrategias. Nueva York: Oxford University Press, 2014.

Bourdieu, Pierre. El campo de la producción cultural. Ed. Randal Johnson. Nueva York: Columbia University
Press, 1993.

Bowker, Geof. "Cómo ser universal: algunas estrategias cibernéticas, 1T43-70". Estudios Sociales de la Ciencia 23
(1) (1993): 107-127.

Bowker, Geoffrey C. Prácticas de memoria en las ciencias. Cambridge, Mass .: MIT Press, 2005.

Brutlag, Jake. "La velocidad importa para la búsqueda web de Google". Google, Inc., 22 de junio de 2009.

http://services.google.com/fh/files/blogs/google delayexp.pdf.

Buley, taylor. "Netflix resuelve la demanda de privacidad, cancela la secuela del premio". Forbes, 12 de marzo de
2010.

http://www.forbes.com/sites/ firewall / 2010/03/12 / netflix-settles-

privacidad-traje-cancela-netflix-premio-dos-secuela .

Bush, Vannevar. "Como podemos pensar". The Atlantic, julio de 1945. http://www.theatlantic.com/magazine/
archive / 1945/07 / as-we-may-

pensar / 303881 .

Capek, Karel y Peter Kussi. Hacia el centro radical: un lector Karel Capek. Highland Park, NJ: Catbird Press,
1990.

Carr, David. "Para 'House of Cards,' Usar Big Data para garantizar su popularidad". New York Times, 24 de
febrero de 2013, sec. Día Hábil / Medios y Publicidad.

http://www.nytimes.com/ 2013/02/2 5 / business / media / for-house-of-

tarjetas-usando-grandes-datos-para-garantizar-su-popularidad.html .

Carr, Nicolás. La jaula de cristal: automatización y nosotros. 1ª ed. Nueva York: WW Norton & Company, 2014.

Carruth, Allison. “La nube digital y la micropolítica de la energía”. Cultura pública 26 (2) (1 de abril de 2014): 339-
364. douio.1215 / 08992363-2392093.

Castronova, Edward. Mundos sintéticos: el negocio y la cultura de los juegos en línea. Chicago: Prensa de la
Universidad de Chicago, 2005.

Castranova, Edward. Moneda Wildcat: cómo la revolución del dinero virtual está transformando la economía.
New Haven: Yale University Press, 2014. http: // www. myilibrary com /? ID = 614046.
Chun, Wendy Hui Kyong. Visiones programadas: software y memoria. Estudios de software. Cambridge, Mass .:
MIT Press, 2011. http://site.ebrary.com/lib/ alltitles / docDetail.action?

docID = 10496266 .

Ciancutti, John. “¿Netflix agrega contenido en función de sus búsquedas?” Quora, 13 de marzo de 2012. https:
//www.quora.com / Does-Netflix-add -content-based-on-your-search / answer / John-Ciancutti .

Clark, Andy y David J. Chalmers. "La mente extendida". Análisis 58 (1) (1998): 7-19.

Clark, Andy. Cyborgs de nacimiento natural: Mentes, tecnologías y el futuro de la inteligencia humana. Oxford:
Oxford University Press, 2003.

“Información de la empresa | Sala de Prensa de Facebook. "Facebook. Accedido el 19 de febrero de 2016.


http://newsroom.fb.com/company-info.

"La lista completa de incidentes, agresiones y acusaciones de Uber". ¿Quién lo conduce? Accedido el 10 de junio de
2015. http: // www.whosdrivingyou.org/rideshare-incidents.html.

“Suministro controlado”. Bitcoin Wiki, 20 de julio de 2015. https://en.bitcoin.it/wiki/Controlled supply.

Cooper, Matt, Panagiotis G. Ipeirotis y Siddharth Suri. “La computadora es la nueva máquina de coser: beneficios
y peligros de

Crowdsourcing. ”Presentado en la WWW 2011, Hyderabad, India, 28 de marzo de 2011.


http://www.ipeirotis.com/wp-conten-contecimientos/2012 / 01 / p325.pdf .

Cushing, Ellen. “Amazon Mechanical Turk: The Digital Sweatshop”. Utne, enero / febrero de 2013. http:
//www.utne.com/science-and- technology / amazon-mechanical-turk-zmQz 13 jfzlin.aspx .

D'Alembert, Jean Le Rond. Discurso preliminar. En Encyclopedia of Diderot & d'Alembert - Proyecto de
traducción cooperativa. Traducido por Richard N. Schwab y Walter E. Rex. Ann Arbor: Michigan Publishing, Biblioteca
de la Universidad de Michigan, 2009. http://hdl.handle.net/2027/spo.did2222.0001.083.

Darnton, Robert. El negocio de la Ilustración. Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press, 1979.

Denton, Nick. "Back to Blogging". Kinja, 10 de diciembre de 2014. http://nick.kinja.com/back-to-blogging-


1669401481.

Diderot, Denis. Enciclopedia. El proyecto de traducción colaborativa Encyclopedia of Diderot & d'Alembert.
Traducido por Philip Stewart. Ann Arbor: Michigan Publishing, Biblioteca de la Universidad de Michigan, 2002.
http://hdl.handle.net/2027/spo.did2222.0000.004.
Diderot, Denis. Carta a los ciegos para el uso de los que ven. En Los primeros trabajos filosóficos de Diderot,
editado por Margaret Jourdain. Chicago: The Open Court Publishing Company, 1916.
http://tems.umn.edu/pdf/Diderot-Letters-on-the-Blind-and-the-

Deaf.pdf .

“¿Necesito darle una propina a mi controlador?” Uber. Accedido el 16 de febrero de 2016.


https://help.uber.com/h/ 1 be 144 ab- 60 Qa- 43 c 5 - 82 b 5 -bQc 7 de 5 ec 073.

Domingos, pedro. El algoritmo maestro. Nueva York: Libros básicos,

2015.

Duhigg, Charles y David Barboza. "El iPad de Apple y los costos humanos para los trabajadores en China". New
York Times, 25 de enero de 2012. http: / / www. Los Tiempos de la Ciudad Nueva York. com / 2012/01/26 /
business / ieconomy-apples-ipad-and-the-human-costs-for-workers-in-china.html .

Edwards, Paul. El mundo cerrado: las computadoras y la política del discurso en la guerra fría en Estados
Unidos. Cambridge, Mass .: MIT Press, 1996.

"Egipto: la Junta Militar lanza la página de Facebook". The Telegraph, 17 de febrero de 2011, sec. Mundo.

http: / / www.telegraph.co.uk/ news / worldnews / africaandindianocean / e

militar-junta-launches-Facebook-page.html .

Eliade, Mircea. El chamanismo: Técnicas arcaicas del éxtasis. Serie 76 de Bollingen. Princeton, NJ: Princeton
University Press, 1974.

Ellwood, Gregory, Guy Lodge y Kristopher Tapley. “'Her' Q&A.” HitFix, miércoles 23 de octubre de 2013, 12:28
a.m. Accedido el 3 de junio de 2014. http: / / www.hitfix.com / galleries / overlay / 2 014-best-support-

actriz-oscar-contendientes .

Engelberts, Lernert, y Sander Plug, directores. Amo a Alaska. Minimovies, 2009.

http: // www.minimovies.org/ documentaires / view / ilovealaska.

Ensmenger, Nathan. Historia de la computación: Computer Boys asume el control: computadoras,


programadores y la política de la pericia técnica. Cambridge, Mass .: MIT Press, 2010.

http://site.ebrary.com/lib/alltitles/docDetail.action?docID=10521Q51.

Esguerra, Richard. "El CEO de Google, Eric Schmidt, descarta la importancia de la privacidad". Electronic
Frontier Foundation, 10 de diciembre de 2009. https://www.eff.org/deeplinks/2009/12/ google-ceo-eric -
schmidt-despide-la privacidad .
“Datos esenciales sobre la industria de las computadoras y los videojuegos: datos de venta, datos demográficos y
uso de 2014”. Entertainment Software Association, 2014. http: // www. theesa com / wp- content / uploads /
2014/10 / ESA EF 2014.pdf .

Evans, James A. y Jacob G. Foster. “Metaknowledge.” Science 331 (6018) (11 de febrero de 2011): 721-725. doi:
10.1126 / science.1201765.

Evers, Joris. "The Post: Nuevos datos de rendimiento de ISP para diciembre".

Netflix EE.UU. y Canadá Blog. Accedido el 10 de junio de 2014. http://blog.netflix.com/2014/01/ new-isp-


performance-data-for-

december.html .

La evolución de la búsqueda, 2011. https: // youtu.be/ mTBShTwCnD4.

Finley, Klint. "¿Ayudó un error informático a que Deep Blue venciera a Kasparov?" CABLEADO, 28 de septiembre
de 2012. http://www.wired.com/2012/09/deep- blue-computer-bug .

Finlandés, ed. “Historia de tendencias en Facebook: El algoritmo del mago de Oz”. CNN, 14 de mayo de 2016, sec.
Opinión.

http://www.cnn.com/2016/05/1?/opinions/ facebook-trending-

humanos-detrás-del-algoritmo-opinión-finn / index.html .

Fogg, BJ Computadoras persuasivas: perspectivas y direcciones de investigación. En las actas de la Conferencia


sobre factores humanos en sistemas de computación ACM CHI 98, editada por Clare-Marie Karat, Arnold Lund,
Joelle Coutaz y John Karat, 225-232. Los Angeles,

California, 18-23 de abril de 1998.

http://www.acm.org/pubs/ articles / procedure / chi / 274644 / p 225 -

fogg / p225-fogg.pdf .

Fritz, Ben. “Cadre of Film Buffs ayuda a los espectadores de Netflix a clasificar

El desorden. ” Los Angeles Times, 3 de septiembre de 2012.

http: // articles.latimes.com/2012/sep/ 03 / business / la-fi- 0 Q 03 -ct-

Netflix-taggers- 20120 Q 03 .

Frum, Larry. “Cinco años después, Millions Still Dig 'FarmVille'”. CNN, 31 de julio de 2014, sec. Tecnología
http://www.cnn.com/2014/07/31/tech/ gaming- gadgets / farmville-quinto-aniversario / index.html .

Galloway, Alexander R. Gaming: Ensayos sobre cultura algorítmica. Minneapolis: University of Minnesota Press,
2006. http://site.ebrary.com/lib/alltitles/docDetail.action?docID=1Q151343.
Galloway, Alexander R. Protocolo: Cómo existe el control después de la descentralización. Leonardo Cambridge,
Mass .: MIT Press, 2004. http://hdl.handle.net/2027/heb.31Q68.

Galloway, Alexander R. El efecto de interfaz. 1ª ed. Cambridge, Reino Unido: Polity, 2012.

Gertner, Jon. “La verdad sobre Google X: una mirada exclusiva detrás de las puertas cerradas del laboratorio
secreto”. Fast Company, 15 de abril de 2014. http://www.fastcompany.com/3028156/united-states-of-

la innovación / el factor-google-x .

Gibson, William. Neuromante 1ª ed. Nueva York: as, 1984.

Gillespie, Tarleton. La relevancia de los algoritmos. En Tecnologías de los medios: ensayos sobre comunicación,
materialidad y sociedad, editado por Tarleton Gillespie, Pablo J. Boczkowski y Kirsten A. Foot, 167-193.
Cambridge, Massachusetts: MIT Press, 2014. http://www.myilibrary.com?ID=572413 .

Glanz, James. “Los centros de datos desperdician grandes cantidades de energía, imagen de la industria de
Belying”. New York Times, 22 de septiembre de 2012, sec. Tecnología. http://www.nytimes.com/2012/ 09/23 /
technology / data -centers-waste-vastos-cantidades-de-energia-belying-industry-image.html .

“Global Internet Phenomenon Report”. Sandvine, 1S 2014. https://www.sandvine.com/ downloads / general /


global-internet-

fenómenos / 2014 / 1h-2014-global-internet-phenomena-report.pdf .

Glott, Ruediger, Philipp Schmidt y Rishab Ghosh. "Wikipedia Survey-Overview of Results". Universidad de las
Naciones Unidas, marzo de 2010.

http://www.ris.org/uploadi/editor/1305050082Wikipedia Descripción general

FINAL.pdf .

Golumbia, David. La lógica cultural de la computación. Cambridge, Mass .: Harvard University Press, 2009.

Google I / O 2013: Keynote, 2013. http: //www.youtube.com/watch? v = 9 pmPa KxsAM & feature = youtube
gdata player .

Goonan, Kathleen Ann. Girl in Wave: Wave in Girl. En Jeroglíficos: Historias y visiones para un futuro mejor,
editado por Ed Finn y Kathryn Cramer. 38-73. Nueva York: William Morrow, 2014.

Greenberg, Andy. “Siga a los Bitcoins: cómo nos arrestaron comprando drogas en el mercado negro de Silk Road”.
Forbes, 5 de septiembre de 2013. http://www.forbes.com/sites/andygreenberg/2013/ qq / 05 / follow-the-

bitcoins-cómo-fuimos-atrapados-comprando-drogas-en-seda-caminos-negro-

mercado .
Greenfeld, Karl Taro. "Falsificación de la alfabetización cultural". New York Times,

24 de mayo de 2014.

http://www.nytimes.com/2014/05/25/ opinion / sunday / faking-

cultural-literacy.html .

Greenhow, Christine y Beth Robelia. “Aprendizaje informal y formación de identidad en redes sociales en línea”.
Aprendizaje, medios y tecnología 34 (2) (1 de junio de 2009): 119-140. doi: 10 . 1080 Fecha de / 1743 Q
880 Q 02 Q 23580 .

Habermas, Jurgen y Thomas McCarthy. La teoría de la acción comunicativa: Mundo vital y sistema: una crítica
de la razón funcionalista. Nueva York: Beacon Press, 1985.

Habermas, Jurgen. La transformación estructural de la esfera pública: una investigación sobre una categoría de
la sociedad burguesa. Cambridge, Mass .: MIT Press, 1989.

Hafner, Katie. "Los investigadores anhelan utilizar los registros de AOL, pero dudan". New York Times, 23 de
agosto de 2006, sec. Tecnología. http://www.nytimes.com/2006/08/23/technology/ 23search.html.

Hallinan, Blake y Ted Striphas. "Recomendado para usted: El Premio Netflix y la Producción de Cultura
Algorítmica". New Media & Society 18 (1) (1 de enero de 2016): 117-137. Doi: 10.1177 / 1461444814538646.

Hansen, Mark BN Cuerpos en el código: Interfaces con medios digitales. 1ª ed. Nueva York: Routledge, 2006.

Hardt, Michael y Antonio Negri. Multitud: Guerra y democracia en la era del imperio. Nueva York: pingüino,
2004.

Hardy, Quentin. "Uso de algoritmos para determinar el carácter". Nuevo

York Times, 26 de julio de 2015, sec. Bits.

bits.blogs.nytimes.com/2015/ 07/26 / using-algorithms-to-determine-

personaje .

Hayles, Katherine N. Prólogo. En encarnación de la técnica: Tecnología más allá de la escritura, por Mark
Hansen. iv-x. Ann Arbor: University of Michigan Press, 2000.

Hayles, N. Katherine. Cómo nos convertimos en posthumanos: cuerpos virtuales en cibernética, literatura e
informática. 1ª ed. Chicago: University of Chicago Press, 1999.

Hayles, Katherine N. Cómo pensamos: los medios digitales y la tecnogénesis contemporánea. Chicago: University
of Chicago Press, 2012. http: / / www. myilibrary com? id = 355452 .
Hayles, N. Katherine. Mi madre era una computadora: temas digitales y textos literarios. Chicago: Prensa de la
Universidad de Chicago, 2005.

Helft, miguel. “Las aplicaciones y fortunas construidas en la 'clase de Facebook'”. New York Times, 7 de mayo de
2011, sec. Tecnología. http://www.nytimes.com/2011/05/08/technology/ 08class.html.

Hill, Benjamin Mako y Aaron Shaw. "La brecha de género de Wikipedia revisada: caracterizando la respuesta de la
encuesta con la estimación de la puntuación de propensión". PLoS One 8 (6) (2013).

Hill, Cachemira. “Cómo puede Google 'olvidar' a las personas sin que el resto de nosotros se nos olvide que
sucedió”. Forbes, 15 de mayo de 2014. http://www.forbes.com/sites/kashmirhill/2014/05/ 15 / how-google-

Puede cumplir de manera rebelde el derecho a ser olvidado .

Hillis, Ken. En línea una gran parte del tiempo: Ritual, Fetichismo, Signo. Durham, NC: Duke University Press,
2009.

"Página de inicio del Premio Loebner". Accedido el 28 de mayo de 2014. http://www.loebner.net/Prizef/loebner-


prize.html.

Honan, Mat. "Siri es la promesa rota de Apple" . Gizmodo. Accedido el 28 de mayo de 2014.
http://gizmodo.com/5864293/siri-is-apples-broken- promise .

“Internet utilizado por 3.2 mil millones de personas en 2015.” BBC News, 26 de mayo de 2015.
http://www.bbc.com/news/technology-32884867.

"Presentamos Netflix Social". NetflixMedia Center. Accedido el 6 de febrero de 2016. https://media.netflix.com/


es / company-blog / introducing- netflix-social .

Ipeirotis, Panagiotis G. "Análisis del mercado de Amazon Mechanical Turk". XRDS 17 (2) (diciembre de 2010): 16-
21. doi: i0.ii45 / i869086.i869094.

Isaacson, Walter. "'Más inteligente de lo que piensa', de Clive Thompson". New York Times, 1 de noviembre de
2013.

http://www.nytimes.com/2013/11/03/books/ review / smarter-than-

usted-piensa-por-clive-thompson.html .

Jackson, Benjamin. "El abismo de Zynga". El Atlántico, 24 de enero,

2012. http://www.theatlantic.com/technology/archive/2012/01/the-

zynga-abismo / 251920 / .

Jenkins, Holman W. "Google y la búsqueda del futuro". Wall Street Journal, 14 de agosto de 2010, sec. Opinión.

http://www.wsj.com/articles/SB10001424052748704Q011045754232c
Jonze, Spike, director. Su. Warner Bros., 2013.

Kabas, Marisa. “Netflix Tagger comparte lo que es tener la

El trabajo ideal de Internet ”. TODAY.com, 8 de julio de 2014.

http: // www.today.com/ money / netflix-tagger-shares-what-its-have-

internets-dream-job-lD7QQ00Q63 .

Kay, Paul, Brent Berlin, Luisa Maffi, William R. Merrifield y Richard Cook. La Encuesta Mundial de Color. 1ª ed.
Stanford, California: Centro para el estudio del lenguaje y la información, 2011.

Kay, Roger. “Detrás del reconocimiento de voz de Siri Lies Nuance de Apple”. Forbes, 24 de marzo de 2014.

http://www.forbes.com/sites/rogerkay/2014/03/ 24 / behind-apples-

siri-lies-matices-speech-reconocimiento / # 3 b 1 b 09 f 8421 c .

Kim, Larry. “¿Cuántos anuncios sirve Google en un día?” Business 2

Comunidad. Publicado el 2 de noviembre de 2012. Accedido el 30 de mayo de 2014. http: / /


www.business2community. com / online-marketing / how-many-

anuncios-hace-google-servir-en-un-día-0322253 .

Kim, Queena. "Lo que sucede en Netflix cuando House of Cards se pone en marcha" . Marketplace. NPR, 27 de
febrero de 2015.

http: / / www.marketplace.org/ topics / business / what-happens-netflix-

When-house-cards-go-live .

Kirschenbaum, Matthew G. Mecanismos: los nuevos medios y la imaginación forense. Cambridge, Mass .: MIT
Press, 2008.

Kleinman, Alexis. "Se le permite dar una propina a su controlador Uber (y tal vez debería)". The Huffington Post,
5 de marzo de 2015. http://www.huffingtonpost.com/ 2015/03/05 / tip-uber-

controlador n 68102Q6.html .

Kline, Ronald R. El momento de la cibernética: o por qué llamamos a nuestra era la era de la información. Johns
Hopkins University Press, 2015.

Knack, Ruth Eckdish. "Pay As You Park". Revista de planificación, mayo de 2005.
http://shoup.bol.ucla.edu/PayAsYouPark.htm.
Knuth, Donald E. "Antiguos algoritmos babilónicos". Comunicaciones de la ACM 15 (7) (julio de 1972): 671-677.
doi: 10.1145 / 361454.361514.

Kolbe, Winrich, director. "La evolución". Star Trek: el siguiente

Generación, 23 de septiembre de 1989.

http: // www. imdb com / title / tt 0708710.

Kosner, ala de Anthony. "Facebook está reciclando tus gustos para promover historias que nunca has visto a todos
tus amigos". Forbes, 21 de enero de 2013.

http://www.forbes.com/sites/anthonykosner/2013/ 01/21 / facebook-

es reciclar tus gustos para promocionar historias que nunca has visto a todos

tus amigos / # 410 fca 25777 c .

Kosner, ala de Anthony. "La Escuela de Persuasión de Stanford: BJ Fogg sobre Cómo ganar usuarios y cómo
influir en el comportamiento". Forbes, 4 de diciembre de 2012.

http://www.forbes.com/sites/anthonykosner/2012/12/04/stanfbrds-

escuela-de-persuasión-bj-fogg-en-cómo-ganar-usuarios-e-influencia-

comportamiento .

Kumar, Hari y Satish Raghavendran. “Gamificación, el arte más fino: fomento de la creatividad y el compromiso
de los empleados”. Journal of Business Strategy 36 (6) (16 de noviembre de 2015): 3-12. doi: io.iio8 / JBS-io-
20i4-0119.

Labovitz, Craig. "Google establece un nuevo récord de Internet". DeepField Blog, 22 de julio de 2013.
http://www.bespacific.com/deepfield-blog-google-sets- new-internet-record .

LaFrance, Adrienne. "Facebook está comiendo Internet". The Atlantic, 29 de abril de 2015.

http://www.theatlantic.com/technology/archive/2015/04/facebook-

es-comer-internet- 391766 / .

Langlois, Ganaele. “Cultura participativa y la nueva gobernanza de la comunicación: la paradoja de los medios
participativos.” Television & New Media 14 (2) (1 de marzo de 2013): 91-105.

doi: 10 . 1177 / 1527476411433519 .

Lanham, Richard. La economía de la atención: estilo y sustancia en la era de la información. Chicago: Prensa de
la Universidad de Chicago, 2006.

Lanier, jaron. Usted no es un gadget: un manifiesto. 1ª ed. Nueva York: Alfred A. Knopf, 2010.
Lawler, Ryan. "Lyft-Off: El largo camino de Zimride hacia el éxito durante la noche". TechCrunch, 29 de agosto de
2014.

https://techcrunch.com/2014/08/29/6000-words-about-a-pink-

bigote .

Leal, Jacob, Mauro Napoletano Sandrine, Andrea Roventini y Giorgio Fagiolo. "Rock Around the Clock: un
modelo basado en agentes de comercio de baja y alta frecuencia". SSRN Scholarly Paper.

Rochester, NY: Red de Investigación de Ciencias Sociales, 31 de enero de 2014. http://papers.ssrn.com/abstract=


2390682.
Lehdonvirta, Vili y Edward Castronova. Economías virtuales: diseño y análisis. Cambridge, Mass .: MIT Press,
2014.

Lem, Stanislaw. Solaris. Traducido por Bill Johnston. Encender. Pro Auctore Wojciech Zemek, 2014.

http://www.amazon.com/gp/product/B00Q21MVAI/ref=dp-kindle-

redirigir? ie = UTF8 & btkr = 1 .

Leonard, andrew “Cómo Netflix está convirtiendo a los espectadores en títeres”. Salon, 1 de febrero de 2013.

http://www.salon.com/2013/02/01/how netflix está convirtiendo a los espectadores

Levy, Steven. "La historia definitiva de 'La información quiere ser libre'". Backchannel, 21 de noviembre de 2014.
https: //backchannel.com/the- definitivo-historia-de-información-quiere-ser-libre-a- 8 dQ 5427641 c .

Levy, Steven. Hackers: Heroes of the Computer Revolution — Edición del 25 aniversario. 1ª ed. Sebastopol,
California: O'Reilly Media, 2010.

Lewis, Michael. Flash Boys: Una revuelta de Wall Street. 1ª ed. Nueva York:

WW Norton & Company, 2014.

Limer, Eric. “Mi breve y curiosa vida como turco mecánico”. Gizmodo, 28 de noviembre de 2014.
http://gizmodo.com/my-brief-and- curious-life-as-mechanical-turk-1587864671 .

Liu, Alan. Las leyes del frío: el trabajo del conocimiento y la cultura de la información. 1ª ed. Prensa de la
Universidad de Chicago, 2004.

Loreto, Vittorio, Animesh Mukherjee y Francesca Tria. "Sobre el origen de la jerarquía de nombres de colores".
Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América 109 (18) (1 de mayo de 2012):
6819-6824. doi: 10 . 1073 / pnas. 111334710 p.
Lowensohn, Josh. “Los juegos de granjas virtuales absorben el dinero real, las vidas reales ”. CNET, 27 de agosto de
2010. http://www.cnet.com/news/virtual- farm-games-absorb-real-money-real-lives-lives .

Mackenzie, Adrian. “Una materialidad problemática: el masculinismo y la computación”. Discourse 18 (3) (1996):
89-111.

Madrigal, Alexis C. "Cómo se invirtió Netflix con ingeniería inversa en Hollywood". El Atlántico, 2 de enero de
2014.

http://www.theatlantic.com/technology/archive/2014/01/how-

Netflix-ingeniería inversa-Hollywood / 28267 Q .

Malinowski, Bronislaw. Magia, ciencia y religión y otros ensayos, editado por Robert Redfield. Boston: Beacon
Press, 1948.

Manjoo, Farhad. “Donde ningún motor de búsqueda se ha ido antes”. Pizarra, 11 de abril de 2013.

http://www.slate.com/articles/technology/technology/ 2013/04 / goog!

Manovich, Lev. El lenguaje de los nuevos medios. Cambridge, Mass .: MIT Press, 2002.

Maragos, alexandros. “Entrevista a Andrew Geraci. Netflix — La casa de naipes: la creación de la secuencia de
apertura ” . Momento. Accedido el 18 de junio de 2014.

http://www.alexandrosmaragos.com/2013/ 02 / andrew-geraci-

entrevista.html .

Mark, William y Raymond C. Perrault. “Asistente cognitivo que aprende y se organiza”. Centro Internacional de
Inteligencia Artificial de SRI. Accedido el 27 de mayo de 2014. http://www.ai.sri.com/project/CALO.

Markoff, John. Máquinas de la gracia amorosa: la búsqueda de un terreno común entre humanos y robots. 1ª
ed. Ecco, 2015.

McClell. Mac. “Era un esclavo asalariado del almacén”. Mother Jones, marzo / abril de 2012.

http://www.motherjones.com/politics/2012/ 02 / mac-mcclelland-free-

Online-Shipping-Warehouses-Labor .

McCloud, Scott. La comprensión de los cómics: el arte invisible. Reimpresión ed. Nueva York: William Morrow
Paperbacks, 1994.

McCulloch, Warren S., y Walter Pitts. "Un cálculo lógico de las ideas inmanentes en la actividad nerviosa". Bulletin
of Mathematical Biophysics 5 (4) (diciembre de 1943): 115-133. doi: 10.1007 / BF0247825Q.

“Conceptos de Turk mecánico”. En la Guía de la interfaz de usuario del solicitante de Turk Turk Mechanical, API
versión 2014-08-15. Amazonas. Accedido el 21 de mayo de 2015. http: / / docs. aws. Amazonas. com /
AWSMechTurk / latest / RequesterUI / mec

turk-concepts.html .

Metz, Cade. "La IA de Google toma un partido histórico contra Go Champ con

Tercera victoria consecutiva ". CABLEADO, 12 de marzo de 2016.

http: / / www.wired.com/2016/03/third-straight-win-googles-ai-

reclamaciones-victoria-histórico-match-go-champ .

Meyers, Peter J. “Gráfico de conocimiento 2.0: Ahora Con Tu . Conocimiento” Moz, 25 de marzo de 2014. http:
//moz.com/blog/knowledge- gráfico-2-ahora-con-su-conocimiento .

Miller, Tessa. "Soy Maria Popova, y así es como trabajo".

Lifehacker, 12 de septiembre de 2012. http://lifehacker.com/5942623/im- maria-popova-and-this-is-how-i-work-


work .

Mitchell, Jon. “Cómo funciona realmente la búsqueda de Google”. ReadWrite, 2 de febrero de 2012.

http://readwrite.com/2012/02/2Q/interview cambiando los motores a mitad

Vuelo qa con goog .

Mnih, Volodymyr, Koray Kavukcuoglu, David Silver, Andrei A. Rusu, Joel Veness, Marc G. Bellemare, Alex Graves,
y otros. “Control a nivel humano a través del aprendizaje de refuerzo profundo”. Nature 518 (7540) (26 de febrero
de 2015): 529-533. Doi: 10.1038 / nature14236.

Morozov, Evgeny. Para guardarlo todo, haga clic aquí: La locura del solucionismo tecnológico. Nueva York:
Asuntos Públicos, 2013.

Moschovakis, Yiannis N. ¿Qué es un algoritmo? En Mathematics Unlimited: 2001 and Beyond, editado por Bjorn
Engquist y Wilfried Schmid, Q1Q-Q36. Berlín: Springer-Verlag, 2001.

Nakamoto, Satoshi. "Bitcoin: Un sistema de efectivo electrónico de igual a igual ". Accedido el 28 de julio de 2014.
https: //bitcoin.org/bitcoin.pdf.

Nardi, Bonnie. Mi vida como un sacerdote elfo de la noche: un relato antropológico de World of Warcraft. Ann
Arbor: Universidad de Michigan

Prensa, 2010. http://site.ebrary.com/lib/ alltitles / docDetail.action? docID = io? Q56i6 .

"Netflix ya está disponible en todo el mundo". Netflix Media Center. Accedido el 8 de febrero de 2016.
https://media.netflix.com/en/press- releases / netflix-is-now-available-around-the-world .

"Las reglas de los premios de Netflix " . Premio de Netflix. Accedido el 9 de junio de 2014. http: // www. reglas de
netflixprize.com//.
"Vista de Netflix: Internet TV está reemplazando a Linear TV". Accedido el 11 de junio de 2014. http: // ir. netflix
com / vista a largo plazo. cfm.

"Netflix Spoiler Foiler" . Netflix. Accedido el 11 de junio de 2014. http: // www.spoilerfoiler.com/.

Newitz, Annalee. “¿Por qué mi asistente digital es tan espeluznante?” Gizmodo, 28 de enero de 2015.
http://gizmodo.com/why-is-my-digital-assistant- so-creepy-1682216423 .

Nunez, michael “¿Quieres saber lo que Facebook realmente piensa de los periodistas? Aquí es lo que ocurrió
cuando contrató a algunos.” Gizmodo, 3 de mayo de 2016. http://gizmodo.com/want-to-know-what-facebook-
realmente-piensa-de-periodistas- 1773 Q 16117 .

Nunokawa, Jeff. Cuaderno. Princeton, NJ: Princeton University Press, 2015.

Ogburn, William F., y Dorothy Thomas. “¿Las invenciones son inevitables? Una nota sobre la evolución social. ”
Political Science Quarterly 37 (1) (1 de marzo de 1922): 83-98. Doi: 10.2307 / 2142320.

Oppy, Graham y David Dowe. “La prueba de Turing”. En la Enciclopedia de filosofía de Stanford, editada por
Edward N. Zalta, primavera de 2011. http: // plato.stanford.edu/archives/spr2011/ entriesuring-test.

Owens, Jeremy C. "Biz Break: Apple y Google Now Las dos empresas más valiosas del mundo: San Jose Mercury
News". San Jose Mercury News, 7 de febrero de 2014. http://www.mercurynews.com/60- second-business -break /
ci 25087437 / biz-break-apple-and-google-

ahora-mundos-dos .

Owston, Ronald D., Sharon Murphy y Herbert H. Wideman. “Los efectos del procesamiento de palabras en la
calidad de escritura de los estudiantes y las estrategias de revisión”. Investigación en la enseñanza del inglés 26
(3) (1 de octubre de 1992): 249-276.

Ozer, Nicole A. "Nota para mí mismo: Siri no solo trabaja para mí, también trabaja a tiempo completo para
Apple". ACLU de California del Norte, 12 de marzo de 2012. https://www.aclunc.org/blog/note- auto-siri-no-
solo-trabajando-

Yo-trabajando-a tiempo completo-Apple-también .

Packard, Vance Oakley. Los persuasores ocultos. Nueva York: Random House, 1957.

Page, Lawrence. Método para la clasificación de nodos en una base de datos vinculada. US6285999 B1, presentada
el 9 de enero de 1998 y emitida el 4 de septiembre de 2001.

Pariser, Eli. La burbuja del filtro: lo que Internet te oculta. Nueva York: pingüino, 2011.

Amor parisino Historias de Google, 2009. https://youtu.be/nnsSUqgkDwU.


Parker, Clifton B. "Stanford Scholars dice que Bitcoin ofrece promesa,

Peligro ”. Universidad de Stanford, 18 de febrero de 2014.


http://news.stanford.edu/news/2014/february/bitcoin-athey-

srinivasan-021814.html .

Pasquale, Frank. The Black Box Society: los algoritmos secretos que controlan el dinero y la información.
Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press, 2015.

Platón. Simposio. Traducido por Harold N. Fowler. Vol. 9.

Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press, 1925.


http://data.perseus.org/citations/urn:cts:greekLit:tlg005Q.tlg011.pers (

eng1: 211d .

Poeter, Damon. “Siri, se le Anti-Aborto?” PC Magazine, 30 de noviembre de 2011. http://www.pcmag.com/article


2 / 0 . 2817 . 2397090 . 00 .asp.

Ptolomeo, Robert Barry. El hombre trascendente . Documental, 2011.

Purdy, Jedediah. “Por qué su camarero lo odia”. Daily Beast, 26 de octubre de 2014.
http://www.thedailybeast.com/articles/ 2014/10/26 / there- reason-your-waiter-hates-you.html .

"Radio 4 revive el juego del autostopista". BBC, 31 de agosto de 2004, sec. Entretenimiento.

http://news.bbc.co.uk/2/hi/entertainment/ 3615046 .stm.

Rajko, Jessica, Eileen Standley y Jacqueline Wernimont. “Vidas Vibrantes”. Vidas Vibrantes, Otoño de 2015.
https: //vibrantdata.wordpress.com.

Ramsay, Stephen. Máquinas de lectura: hacia una crítica algorítmica. 1ª ed. Urbana: universidad de prensa de
Illinois, 2011.

Rauch, marta. “Las mejores prácticas para usar la gamificación empresarial para involucrar a empleados y
clientes”. En la interacción persona-computadora. Aplicaciones y servicios, editado por Masaaki Kurosu, 276-
283. Lecture Notes in Computer Science 8005. Berlín: Springer, 2013.
http://link.springer.com.ezproxy1.lib.asu.edu/chapter/10.1007/Q78-

3 - 642 - 39262 - 7 _ 31 .

Reese, esperanza. "Google DeepMind: La guía de personas inteligentes". TechRepublic , 3 de agosto de 2016

http://www.techrepublic.com/article/google-deepmind-the-smart-

Guía de personas .
Rendell, paul Máquina de Turing Universalidad del Juego de la Vida.

Cham, Suiza: Springer, 2016. Emergencia, complejidad y computación 18.

Rice, Stephen P. Minding the Machine: Lenguas de clase en la América industrial temprana. Berkeley:
University of California Press, 2004.

Deshazte, Thomas. Rebelión de las máquinas. Nueva York: Norton, 2016.

Riskin, Jessica. “Máquinas en el jardín”. Repúblicas de las letras 1 (2) (30 de abril de 2010): 16-43.

Rivoli, Dan, Chelsia Rose Marcius y Leonard Greene. “El conductor del taxi ganó $ 25K por negarse a viajar a
Black Family”. New York Daily News, 6 de agosto de 2015. http://www.nydailynews.com/new-york/taxi- driver-
fined- 25 k-refusing-ride -negro-familia-articulo-i. 23 i 7004 -

Rodríguez, Caín. “¿Eres parte del 2% que vio la temporada 2 de 'House of Cards' en un fin de semana? Netflix te
mira, mira. ” La lista de reproducción, 21 de febrero de 2014.

http://blogs.indiewire.com/theplaylist/are-you-part-of-the-2-that-

watch-house-of-cards-season-2-in-one-weekend-netflix-watches-

usted-reloj-20140221 .

Roettgers, Janko. "Para House of Cards y Arrested Development, Netflix favorece Big Data sobre Big Ratings".
Gigaom, 12 de febrero de 2013. http://gigaom.com/2013/02/12/ netflix-ratings-big-data-original-

contenido .

Rogowsky, Mark. "Sin mucha fanfarria, Apple ha vendido su iPhone 500 millones". Forbes, 25 de marzo de 2014.

http://www.forbes.com/sites/ markrogowsky / 2014/03/25 / without-

Mucho fanfarria-Apple-ha-vendido-su-500-millonésimo-iphone .

Rohit, Parimal. "La personalización, no House of Cards, es la marca Netflix". Westsidetoday.com, 17 de junio de
2014.

http://westsidetoday.com/2014/06/17/personalization-house-cards-

marca netflix / .

Rosenbush, Steven y Laura Stevens. “En UPS, el algoritmo es el

Conductor. ” Wall Street Journal, 17 de febrero de 2015, sec. Tecnología

http: // www.wsj .com / articles / at-ups-the-algorithm-is-the-driver-

142413 6 5 36 .
Salmón, felix. "Ad Tech está matando la experiencia en línea". The Guardian, 19 de julio de 2015, sec. Medios de
comunicación.

http://www.theguardian.com/media/2015/jul/19/ad-tech-online-

experiencia-facebook-apple-noticias .

Ejemplo, Mark L. "Código Penal: Lógica de Procedimientos y Exceso Retórico en Videojuegos." Digital
Humanities Quarterly 7, no. 1 (2013). http://www.digitalhumanities.org/dhq/vol/7/1/000153/000153.html.

Muestra, Mark. "Un Bot de protesta es un Bot tan específico que no puedes equivocarte con la mentira: un llamado
a los puntos de convicción, los Puntos de convicción, un Bot

Canon de la ira, protesta contra los botines como medios tácticos ". Medio, 30 de mayo de 2014.
https://medium.com/@samplereality/ a-protest-bot-is-a-bot-so-

específico-no-puedes-equivocar-para-mierda- 90 fe 10 b 7 fbaa .

Sandvig, cristiano. “Personalización corrupta”. Colectivo de redes sociales, 26 de junio de 2014.


http://socialmediacollective.org/2014/06/ 26 / corrupt- personalization .

Sandvig, cristiano. "Ver la clasificación: la defensa estética e industrial de 'El algoritmo'". Media-N, Diario del
New Media Caucus 10 (3) (otoño de 2014). http://median.newmediacaucus.org/ art- infraestructuras-información /
ver-ordenar-la-estética-y-

Defensa industrial del algoritmo .

Sarris, andrew El cine americano: Directores y direcciones 1929-1968. Nueva York: Da Capo Press, 1996.

Schneiderman, Eric T. "Comentarios sobre el comercio de alta frecuencia y

Insider Trading 2.0. ”Presentado en Insider Trading 2.0, Facultad de Derecho de Nueva York, 18 de marzo de
2014.

http://www.ag.ny.gov/pdfs/HFT y market structure.pdf.

Schwab, Richard N. Introducción del traductor. En Encyclopedia of Diderot & d'Alembert: Proyecto de
traducción colaborativa, traducido por Richard N. Schwab y Walter E. Rex. Ann Arbor: Michigan Publishing,
Biblioteca de la Universidad de Michigan, 2009. http://quod.lib.umich.edu/d/ did / schwabintro.html.

Schwartz, Peter y Peter Leyden. “El Boom larga:. Una Historia del Futuro, 1980-2020” con cable, 1 de julio de
1997. http://www.wired.com/ 1 QQ 7 /07 / longboom.

Scott, Brett. "Así que quiere inventar su propia moneda". Aeon, 28 de agosto de 2013.
http://aeon.co/magazine/living-together/so-you- want-to-invent-your-own-currency .

Sedgewick, Robert. "Informática 226: algoritmos y estructuras de datos", otoño de 2007 .


http://www.cs.princeton.edu/~rs/AlgsDS 07 /00overview.pdf.

“Mierda que dice Siri: Tiendas de bebés”. Accedido el 27 de mayo de 2014.


http://knowyourmeme.com/photos/187708-shit-that-siri-says.

Plata, Nate. La señal y el ruido: por qué fallan tantas predicciones, pero otras no. Nueva York: pingüino, 2012.

Snyder, Blake. “¡Salva al gato!” Accedido el 10 de junio de 2014. http://www.savethecat.com.

Sopor, Spencer. "Inside Amazon's Warehouse". The Morning Call, 18 de septiembre de 2011.
http://articles.mcall.com/2011-0Q-18/ news / mc-allentown-amazon-quejas- 2011 QQ 17 1 warehouse-workers-
heat -

estrés-brutal-calor .

Spangler, Todd. "Comcast reduce el acuerdo de Sony para vender 'House of Cards', películas de lanzamiento
temprano". Variety, 10 de marzo de 2014. http://variety.com/2014/ digital / news / comcast-cuts-sony-deal-to-

sell-house-of-cards-early-release-movies-1201128558 .

Spangler, Todd y Todd Spangler. “Los datos de Netflix se revelan exactamente cuando la televisión muestra a los
espectadores enganchados, y no es el piloto”. Variedad, 23 de septiembre de 2015. http://variety.com/2015/
digital / news / netflix-tv- show-data-viewer-episode -estudio-1201600746 .

Sparrow, Betsy, Jenny Liu y Daniel M. Wegner. “Efectos de Google en la memoria: Consecuencias cognitivas de
tener información al alcance de nuestras manos”. Science 333 (6043) (5 de agosto de 2011): 776-778. doi: 10.1126
/ science.1207745.

Spivack, Nova. “Cómo funciona Siri: entrevista con Tom Gruber, CTO de

SIRI. ” Nova Spivack, 6 de enero de 2010.

http://www.novaspivack.com/technology/how-hisiri-works-

entrevista con tom-gruber-cto-de-siri .

Stelter, Brian. “Peter Thiel: las demandas de financiamiento contra Gawker se refieren a 'disuasión'”. CNN Money,
26 de mayo de 2016, http://money.cnn.com/2016/05/26/media/peter-thiel-hulk-hogan-

Gawker .

Stein, Joel. "Cariño, puedes conducir mi auto y hacer mis mandados, y

Rent My Stuff ... ” Tiempo 185 (4) (9 de febrero de 2015): 32-40.

Stephenson, Neal. En el principio ... era la línea de comando. 1ª ed. Nueva York: William Morrow, 1999.
Stephenson, Neal. Caída de nieve. Nueva York: Bantam Dell, 1992.

Sterling, Bruce. Schismatrix. Nueva York: as, 1986.

Stiegler, Bernard. Técnica y tiempo, 1: La falta de Epimeteo. Traducido por Richard Beardsworth y George
Collins. Stanford, California: Stanford University Press, 1998.

Strogatz, Steven. "The End of Insight". Edge: The World Question Center, 2006. http://edge.org/q2006/q06
8.html # strogatz.

Sullivan, Danny. “La brecha en la recirculación: por qué Google envía más tráfico de lo que sugiere su
participación en el mercado de búsqueda ”. Search Engine Land, 28 de mayo de 2014.
http://searchengineland.com/recirculation-gap-

192597 .

Veranos, ed. Ediciones del Congreso. Twitter, 2014. https: // twitter.com/ congressedits.

Tanz, Jason. "La maldición de la vaca Clicker: cómo se convirtió una sátira descarada

un éxito de videojuegos ". CABLEADO, enero de 2012.

http://archive.wired.com/magazine/2011/12/ff cowclicker.

Thiel, Peter. “La educación de un libertario”. 13 de abril de 2009, Cato.

Sin consolidar, Instituto Cato. http: //www.cato-

unbound.org/2009/ 04/13 / peter-thiel / education-libertarian.

Thielman, Sam. “La selección de noticias de Facebook está en manos de editores, no de algoritmos, muestra de
documentos”. The Guardian, 12 de mayo de 2016. http: //
www.theguardian.com/technology/1616/may/12/facebook-

Trending-news-leaked-documents-editor-Guidelines .

Thrift, Nigel. “Recordando el inconsciente tecnológico al poner en primer plano los conocimientos de posición”.
Medio ambiente y planificación D 22 (1) (febrero de 2004): 175-190. Doi: 10.1068 / d321t.

Thurston, Nick, Darren Wershler y McKenzie Wark. Del Subcontrato: O Principios Del Derecho Poético. La
información como material, 2013.

Toscher, Andreas, Michael Jahrer y Robert M. Bell. "La solución de BigChaos para el Gran Premio de Netflix", 24
de septiembre de 2009. http://www.commendo.at/UserFiles/commendo/File/GrandPrize200 '

Tsukayama, Hayley. “Preguntas frecuentes: Nueva política de privacidad de Google”. Washington Post, 25 de
enero de 2012, sec. Tecnología
http: // www.washingtonpost. com / negocios / tecnología / faq-googles-

new-privacy-policy / 2012/01/24 / gIQArw8GOQ story.html .

Tully, C., ed. ISPW '88: Procedimientos del 4º Taller Internacional de Procesos de Software sobre
Representación y Ejecución del Proceso de Software. Nueva York: ACM, 1988.

Turing, Alan M. "Computing Machinery and Intelligence." Mind. Nueva Serie 59 (236) (1 de octubre de 1950):
433-460.

Turner, Fred. De la contracultura a la cibercultura: la marca Stewart, la Red de la Tierra Entera y el ascenso del
utopismo digital. Chicago: Prensa de la Universidad de Chicago, 2006.

“2014 Financial Tables — Investor Relations — Google”, Q1 2014.


http://investor.google.com/financial/tables.html.

“Comprensión del seguro de depósito”. Federal Deposit Insurance Corporation, 3 de junio de 2014.
http://www.fdic.gov/deposit/deposits/.

Vaccari, Andrés y Belinda Barnet. "Prolegomena a una futura historia de robots: Stiegler, epifilogénesis y
evolución técnica". Transformaciones: Journal of Media & Culture 17
(2009). http://www.transformationsjournal.org/issues/17/article QQ.shtml.

Vaidhyanathan, Siva. La googlización de todo: (y por qué deberíamos preocuparnos). Berkeley: University of
California Press, 2011.

Van Camp, Nathan. "Stiegler, Habermas y la condición tecno-lógica del hombre". Journal for Cultural Research
13 (2) (abril de 2009): 125-141. Doi: 10.1080 / 14797580902786473.

“Los servicios de transmisión de video podrían ganar más dinero que la taquilla de EE. UU. Para 2017”. The Verge,
4 de junio de 2014.

http://www.theverge.com/2014/6/ 4/5781104 / netflix-and-peers-will-

Hacer más dinero que la taquilla en 2017 .

Vinge, Vernor. “La singularidad tecnológica venidera: cómo sobrevivir en la era posthumana”. Actas del Simposio
Vision-21. Centro de Investigación Lewis de la NASA: NASA, 30 de marzo de 1993.
http://ntrs.nasa.gov/archive/nasa/casi.ntrs.nasa.gov/ 19940022855 ^

Wallenstein, Andrew. "Mirada en exceso de 'House of Cards': el 2% de los subs de los EE. UU. Terminó toda la
serie durante el primer fin de semana" Variedad. 20 de febrero de 2014. http://variety.com/2014/digital/ news /
house-of-card- binge-Watching-2-of-us-subs-completed-whole-series-over-first

fin de semana-1201114030 .

Waltz, David y Bruce G. Buchanan. "Ciencias de la Computación.


Automating Science. ” Science 324 (5923) (3 de abril de 2009): 43-44. doi: 10.1126 / science.1172781.

Wark, McKenzie. Telestesia: Comunicación, Cultura y Clase. Cambridge, Reino Unido: Polity Press, 2012.

Weizenbaum, José. Poder de la computadora y razón humana: del juicio al cálculo. San Francisco: WH Freeman,
1976.

Wiener, Norbert. “Los hombres, las máquinas y el mundo”. En The New Media Reader, 67-72. Cambridge, Mass .:
MIT Press, 2003.

Wiener, Norbert. Cibernética; O, Control y Comunicación en el Animal y la Máquina. Nueva York: Wiley, 1949.

Wiener, Norbert. El uso humano de los seres humanos: la cibernética y la sociedad. 2ª ed. Garden City, Nueva
York: Doubleday, 1954.

Williams, Raymond. Palabras clave: vocabulario de la cultura y la sociedad. Re. ed. Nueva York: Oxford
University Press, 1985.

Willimon, Beau, creador. Castillo de naipes. Netflix, 2013.

Wolfram, Stephen. Un nuevo tipo de ciencia. 1ª ed. Champaign, Ill .:

Wolfram Media, 2002.

Wortham, Jenna. "Ubering While Black". Materia, 23 de octubre de 2014. https: / / medium.com/ matter /
ubering-while-black-

146 db 581 bQdb # .zfzrxm 8 xm .

Wu, Tim. "El algoritmo especial secreto de Netflix es un humano". New Yorker, 27 de enero de 2015.

http: / / www.newyorker.com/business/ currency / hollywoods-big-data-

gran cantidad .

Zax, David. “Siri, ¿por qué no puedes entenderme?” Fast Company, 7 de diciembre de 2011.
http://www.fastcompany.com/17QQ374/siri-why- cant-you-entiende-me .

Zichermann, Gabe. "The Purpose of Gamification". O'Reilly Radar, 26 de abril de 2011.


http://radar.oreilly.com/2011/04/ gamification- purpose-marketing.html .

Zuniga, Janine. "Kasparov intenta una nueva estrategia para frustrar al oponente de la computadora". Lubbock
Avalanche-Journal (Artículo de Associated Press), Q de mayo de 1997. http://lubbockonline.com/news/ 0510
Q 7 /kasparov.htm.
Créditos de figura

Figura 1.1: "Esta es una máquina de Turing implementada en el juego de la vida de Conway ". Diseñada por
Paul Rendell. Fuente: http: // rendell-tictic.org/ gol / tm.htm .

Figura 1.2: Norbert Wiener y su "polilla" alrededor de 1950. Fuente: Alfred Eisenstaedt / The LIFE Picture
Collection / Getty Images.

Figura 2.1: Siri jugando su afecto humano. Fuente: http://www.sirihacks.net/best-siri-conversations/.

Figura 2.2: Insertar en la Enciclopedia, una ontología de conocimiento disruptiva. Imagen cortesía de ARTFL
Encyclopedie Project, University of Chicago

https://encyclopedie.uchicago.edu/content/syst%C3%A8me-

figura% C 3 % A 9 -desa-connaissances-humaines

Figura 2.3: "Buscar historia", un anuncio de búsqueda de Google. Fuente: https: // www.youtube.com/
watch? V = nnsSUqgkDwU.

Figura 3.1: “¿Sabes cuándo estabas enganchado? Netflix Does ”. Fuente: http://www.prnewswire.com/news-
releases/ Do- you-know-when-were-were-were-hooked-netflix-does-300147700.html .

Figura 3.2: Campaña de Netflix European Spoiler Foiler para Breaking Bad, 2013. Fuente: “Spoiler Foiler
gana en Eurobest,” We Are Social, consultado el 20 de abril de 2015,

http://wearesocial.net/blog/2014/12/spoiler-foiler-wins-

eurobesto / .

Figura 3.3: El ideal atomizado de la estética de abstracción de Netflix. Fuente: “1440+ Netflix Ads - Moat Ad
Search”, consultado el 20 de abril de 2015, http: // www.moat.com/search/ results? q = Netflix y ad =
303381 .
Figura 3.4: Captura de pantalla de los créditos de apertura de House of Cards : una ciudad sin personas. Fuente:
Netflix.

Figura 4.1: Captura de pantalla de Cow Clicker . Cortesía de Ian Bogost, http://bogost.com/games/cow clicker /.

Figura 4.2: Los mapas de dibujos animados que Uber proporciona a sus conductores y pasajeros a través de
Google Play Store.

Figura 4.3: La página de inicio de Uber ofrece un mensaje de elitismo e igualdad simultáneos (imagen de julio de
2014). Fuente: Uber, http://mascola.com/insights/ubers-lost-positoning-luxury-car-

servicio / .
Figura 4.4: La publicidad de Lyft toma un rumbo muy diferente de Uber. Fuente:
http://www.adweek.com/news/technology/lyft-hopes- accelerate-first-integrated-ad-campaign- 1 5Q61Q .

Figura 4.5: Interfaz turca mecánica de Amazon para la gestión de trabajadores. © 2016, Amazon Web Services,
Inc. o sus afiliados. Todos los derechos reservados.

http: // docs. aws. Amazonas. com / AWSMechTurk / latest / RequesterUI /

Figura 4.6: Un grabado del Turco del libro de Karl Gottlieb von Windisch de 1784 Inanimate Reason.

Figura 5.1: The Blockchain, un sistema para la contabilidad transparente y pública de las transacciones de Bitcoin. Creative
Commons: Matthaus Wander;

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Bitcoin Block Data.pn

Figura 6.1: Memex de Vannevar Bush. Creative Commons: http://2014.hackinghistory.ca/wp-

contenido / uploads / 2014 / 0Q / wpid14-wpid-Bush-Memex-lg1.jpg.

Índice

Aborto, 64 abstracción, 10

estética y, 83, 87-112 arbitraje y, 161 Bogost y, 49, 92-95 capitalismo y, 165 contextos y, 24
criptomonedas y, 160-180

Máquinas de cultivo y, 54 (ver también Máquinas de cultivo).

cibernética y, 28, 30, 34

deseo de respuesta y, 25

información descartada y, 50

Computabilidad efectiva y, 28, 33.

ética de la información y, 159

comercio de alta frecuencia (HFT) y

La imaginación y, 185, 189, 192, 194.

interfaces y, 52, 54, 92, 96, 103, 108, 110-111

escalera de, 82-83

lenguaje y, 2, 24

Marxismo y, 165 significados y 36.

Dinero y, 153, 159, 161, 165-167, 171-175 Netflix y, 87-112, 205n36 políticas de, 45

enfoque pragmático y, 19-21 proceso y, 2, 52, 54 realidad y 205n36 Siri y, 64-65, 82-84
Máquina de Turing y, 23 (ver también Máquina de Turing) Uber y, 124-126, 129 Wiener y, 28-
29, 30

Trabajo de algoritmos y, 113, 120, 123-136, 139-149 Adams, Douglas, 123 Adams, Henry, 80-
81.

Adaptive systems, 50, 63, 72, 92, 174, 176, 186, 191 Addiction, 114-115, 118-119, 121-122, 176
AdSense, 158-159

El advenimiento del algoritmo, The (Berlinski), 9, 24 anuncios de AdSense y, 158-159


arbitraje algorítmico y, 111, 161 Apple y, 65

cálculo cultural de la espera y, 34 como latencia cultural, 159 apelaciones emocionales de, 148
Facebook y, 113-114

sistemas de retroalimentación y, 145-148 Google y, 66, 74, 156, 158-160


Habermas en, 175

Netflix y, 98, 100, 102, 104, 107-110 Uber y, 125 Estética

abstracción y, 83, 87-112 arbitraje y, 109-112, 175 máquinas de cultivo y, 55


House of Cards y, 92, 98-112 Teoría de Netflix Quantum y, 91-97
personalización y, 11, 97-103 de producción, 12

trabajo de algoritmos y, 123, 129, 131, 138-147 Agre, Philip, 178-179 Airbnb, 124, 127
Algebra, 17

Lectura algorítmica, 52-56 Trading algorítmico, 12, 20, 99, 155


Algoritmos

abstracción y, 2 (ver también Abstracción)

arbitraje y, 12, 51, 97, 110-112, 119, 121, 124, 127, 130-134, 140, 151, 160, 162, 169, 171, 176

Berlinski encendido, 9, 24, 30, 36, 181

Bitcoin y, 160-180

cajas negras y, 7, 15-16, 47-48, 51, 55, 64, 72, 92-93, 96, 136, 138, 146-147, 153 , 162, 169-171, 179

blockchains y, 163-168, 171, 177, 179 Bogost y, 16, 33, 49

Tesis de Church-Turing y, 23-26, 39-41, 73.

conciencia y, 2, 4, 8, 22-23, 36-37, 40, 76-79, 154, 176, 178, 182, 184

DARPA y, 11, 57-58, 87

deseo y, 21-26, 37, 41, 47, 49, 52, 79-82, 93-96, 121, 159, 189192

computabilidad efectiva y, 10, 13, 21-29, 33-37, 40-49, 52-54, 58, 62, 64, 72-76, 81, 93, 192-193

Algoritmo de firma digital de curva elíptica y, 163

encarnación y, 26-32

cifrado, 153, 162-163


encuadrado y, 118-119

Ilustración y, 27, 30, 38, 45, 68-71, 73

Humanidades experimentales y, 192-196.

Facebook y, 20 (ver también Facebook)

fe y, 7-9, 12, 16, 78, 80, 152, 162, 166, 168

gamificación y, 12, 114-116, 120, 123-127, 133

Fantasma en la máquina y, 55, 95.

estados de parada y, 41-46

comercio de alta frecuencia (HFT) y, 151-158, 168-169, 177 cómo pensar, 36-41

ideología y, 7, 9, 18, 20-23, 26, 33, 38, 42, 46-47, 54, 64, 69, 130, 144, 155, 160-162, 167, 169, 194

imaginación y, 11, 55-56, 181-196.

Implementación y, 47-52.

Asistentes inteligentes y, 11, 57, 62, 64-65, 77.

intimidad y, 4, 11, 35, 54, 65, 74-78, 82-85, 97, 102, 107, 128-130, 172, 176, 185-189

Knuth y, 17-18

lenguaje y, 24-28, 33-41, 44, 51, 54-55

aprendizaje automático y, 2, 15, 28, 42, 62, 66, 71, 85, 90, 112, 181-184,

191

lógica matemática y, 2

significado y, 35 - 36 , 38 , 44 - 45 , 50 , 54-55

metáfora y, 32-36

Premio Netflix y, 87-91.

Redes neuronales y, 28, 31, 39, 182-183, 185.

Funciones unidireccionales y, 162-163.

enfoque pragmático y, 18-25, 42, 58, 62

proceso y, 41-46
Cultura programable y, 169-175.

búsqueda del conocimiento perfecto y, 13, 65, 71, 73, 190

aumento de máquinas de cultivo y, 15-21 (ver también Máquinas de cultivo)

Siri y, 59 (ver también Siri)

problema de vendedor ambulante y

Máquina de Turing y, 9 (ver también Máquina de Turing)

como vehículo de computación, 5

quiere de, 81-85

Weizenbaum y, 33-40.

obra de, 113-149

culto de, 192

Al-Khwarizmi, Abu 'Abdullah Muhammad ibn Musa, 17

Alphabet Corporation, 66, 155 AlphaGo, 182, 191 Amazon

arbitraje algorítmico y, 124 inteligencia artificial (AI) y, 135-145 Bezos y,


174 Bitcoin y, 169

modelo de negocio de, 20-21, 93-94 almacenes en la nube y, 131-132, 135-145


tecnologías disruptivas y, 124 computación efectiva y, 42 algoritmos de eficiencia
y, 134 interfaz de economía y, 124 Kindle y, 195 sistemas de Kiva y, 134
mecánicos y 135, 135-145 personalización y, 97 logística física de, 13, 131
recolectores y, 132-134 enfoque pragmático y, 18 mejora de productos y, 42
robótica y, 134 ethos de simplificación y, 97 condiciones de trabajo y, 132- 134,
139-140 Android, 59 Anónimo, 112, 186

AOL, 75 manzana, 81

imaginación creciente y 186 cajas negras, 169 almacenes en la nube, 131 valor
de la empresa, 158 computación efectiva y 42 algoritmos de eficiencia, 134
Foxconn y 133-134 infraestructura de computación global, 131 iOS App Store y, 59
{tab } iTunes y, 161 infraestructura masiva de, 131 ontología y, 62-63, 65 logística
física de, 131 enfoque pragmático y, 18 mejora de productos y, 42 cultura
programable y, 169 búsqueda y, 87 Siri y, 57 (véase también Siri ) software y 59,
62 SRI International y, 57, 59 Interfaces de programa de aplicación (API), 7, 113
aplicaciones

Máquinas de cultivo y, 15 de Facebook y, 9, 113-115, 149.

Ella y, 83 identidades y, 6 interfaces y, 8, 124, 145 iOS App Store y, 59 Lyft y, 128, 145 Netflix y,
91, 94, 102 terceros, 114-115 Uber y, 124, 145 árabes Primavera, 111, 186 Arbesman, Samuel, 188-189
Arbitraje

algorítmico, 12, 51, 97, 110-112, 119, 121, 124, 127, 130-134, 140, 151, 160, 162, 169, 171, 176

Bitcoin y, 51, 169-171, 175-179

cultural, 12, 94, 121, 134, 152, 159

diferentes valores y, 121-122


Facebook y, 111

Google y, 111

comercio de alta frecuencia (HFT) y, 151-158, 168-169, 177

economía de interfaz y, 123-131, 139-140, 145, 147

Trabajo y, 97, 112, 123-145.

problemas de mercado y, 152, 161

valor minero y, 176-177

dinero y, 151-152, 155-163, 169-171, 175-179

Netflix y, 94, 97, 109-112

PageRank y, 159

precios, 12 en tiempo real, 12

Trump contenido y, 13 valorando la cultura y, 155-160 Arquímedes, 18 Inteligencia artificial


(AI)

Sistemas adaptativos y, 50, 63, 72, 92, 174, 176, 186, 191.

Amazonas y, 135-145

Antropomorfismo y, 83, 181.

anticipación y, 73-74

artificial, 135-141

autómatas y, 135-138

DARPA y, 11, 57-58, 87

Azul profundo y, 135-138

DeepMind y, 28, 66, 181-182

deseo y, 79-82

ELIZA y, 34

Fantasma en la máquina y, 55, 95.

HAL y, 181

homeostato y, 199n42

cerebro humano y, 29

Historia intelectual de, 61.

Asistentes inteligentes y, 11, 57, 62, 64-65, 77.

intimidad y, 75-76

eliminación de empleo y, 133

McCulloch-Pitts Neuron y, 28, 39

Aprendizaje automático y, 2, 15, 28, 42, 62, 66, 71, 85, 90, 112, 181-186.
Turco mecánico y, 12, 135-145.

procesamiento de lenguaje natural (PNL) y, 62-63

Redes neuronales y, 28, 31, 39, 182-183, 185.

OS One (Ella) y, 77

renegado independiente, 191

Samantha ( Ella ) y, 77 - 85 , 154 , 181

Siri y, 57, 61 (ver también Siri)

Prueba de Turing y, 43, 79-82, 87, 138, 142, 182 Art of Computer Programming, The (Knuth), 17 Ashby, Ross,
199n42 Asimov, Isaac, 45

Atlantic, The (magazine), 7, 92, 170 Automation, 122, 134, 144, 188 Autopoiesis, 28-
30 Babbage, Charles, 8 Banks, Iain, 191 Barnet, Belinda, 43-44 Análisis bayesiano,
182 BBC, 170

Caos pragmático de BellKor (Netflix), 89-90 Berlinski, David, 9, 24, 30, 36, 181, 184
Bezos, Jeff, 174

Big data, 11, 15-16, 62-63, 90, 110 Biología, 2, 4, 26-33, 36-37, 80, 133, 139, 185
Bitcoin, 12-13

arbitraje y, 51, 169-171, 175-179

blockchains y, 163-168, 171-172, 177, 179

enfoque computacionalista y

procesamiento cultural y, 178

eliminando vulnerabilidad y, 161-162

Algoritmo de firma digital de curva elíptica y, 163

cifrado y, 162-163

como caja de cristal, 162

valor intrínseco y, 165

Trabajo y, 164, 178.

legitimidad y, 178

problemas de mercado y, 163-180

mineros y, 164-168, 171-172, 175-179

Nakamoto y 161-162, 165-167.

Funciones unidireccionales y, 162-163.

Cultura programable y, 169-175.

honorarios de transacción y, 164-165

transparencia y, 160-164, 168, 171, 177-178

confianza y, 166-168

Blockbuster, 99
Cadenas de bloques, 163-168, 171-172, 177, 179

Blogs

principios de la red y 156 algoritmos de Facebook, 178 Gawker Media y 170-175 principios
periodísticos y 173, 175

valor minero y, 175, 178 Netflix y, 91-92 condiciones de trabajo turker y, 139 Uber y, 130
Bloom, Harold, 175 Bogost, Ian

abstracción y, 92-95

algoritmos y, 16, 33, 49

Catedral de computación y, 6-8, 27, 33, 49, 51.

computación y, 6-10, 16

Vaca Clicker y, 12, 116-123

Ilustración y, 8

gamification y, 12, 114-116, 120, 123-127, 133 Netflix y, 92-95 conjunciones booleanas,
51 Bosker, Bianca, 58 Bostrom, Nick, 45 Bowker, Geoffrey, 28, 110 Boxley Abbey, 137
Brain Pickings ( Popova), 175 Plasticidad cerebral, 38, 191 marca, Stewart, 3, 29 Brasil
(película), 142 Breaking Bad (serie de televisión), 101 Brin, Sergei, 57, 155-156 Buffett,
Warren, 174

Burr, Raymond, 95 Bush, Vannevar, 18, 186-189, 195 modelos de


negocios Amazon y, 20-21, 93-94, 96 criptomoneda y, 160-180
Facebook y, 20 FarmViUe y, 115

Google y, 20-21, 71-72, 93 - 94 , 96, 155 , 159 Netflix y, 87-88 Uber y, 54, 93 -
94 , 96 Business of Enlightenment, The (Darnton)

68, 68

Cálculo, 24, 26, 30, 34, 44 - 45 , 98, 148, 186 CALO, 57-58, 63, 65, 67, 79 , 81
Campbell, Joseph, 94 Campbell, Murray, 138 Capitalismo, 12, 105

criptomoneda y, 160, 165-168, 170-175 fingiendo y, 146-147 Gawker Media y, 170-175


identidad y, 146-147 economía de interfaz y, 127, 133 laboral y, 165 esfera pública y, 172-
173 empresa, 9, 124, 174 Captología, 113

Carr, Nicholas, 38

Carruth, Allison, 131

Castronova, Edward, 121

Catedral y el Bazar, el (Raymond), 6

Catedral de cómputo, 6-10, 27, 33 , 49 , 51.

Ajedrez, 135-138, 144-145

Chun, Wendy Hui Kyong, 3, 16, 33, 35-36, 42, 104 Iglesia, Alonzo, 23-24, 42 Tesis de Church-
Turing, 23-26, 39-41 Cinematch (Netflix), 88-90, 95 Caso de Citizens United , 174 Clark, Andy,
37, 39-40 almacenes de nube en Amazon y, 135-145 economía de interfaz y, 131-145 turco
mecánico y, 135-145 condiciones de trabajo y, 132-134, 139-140 CNN, 170
Código. Véase también Algorithms cathedral of computation y, 6-8, 27, 33, 49, 51, enfoque
computacionalista y, 21, 24-25, 43, 46, 52 como lenguaje, 4, 44 (véase también Idioma) como
magia, 1- 5, 8, 10, 16, 49-50, 196 significados y, 36 Cognición

CALO y, 57-58, 63, 65, 67, 79, 81

Tesis de Church-Turing y, 39 espacio encarnado y, 49 mejorado, 55

Mente extendida y, 37, 40, 43.

humano, 5, 25, 36, 39, 41, 55, 154

imaginación y, 182, 185, 188-193.

modificación de, 42

Nuevos patrones en, 51.

realidad y, 5

reconocimiento y, 36

búsqueda de sentido y, 36

Siri y, 57-65, 71-84.

técnico, 26, 39, 154

herramientas de, 40

Coleridge, Samuel Taylor, 209n20

Cálculo

abstracción y, 19 (ver también Abstracción).

Sistemas adaptativos y, 50, 63, 72, 92, 174, 176, 186, 191.

aplicaciones y, 6, 8-9, 15, 59, 83, 91, 94, 102, 113-114, 124, 128, 145, 149

Big Data y, 11, 15-16, 62-63, 90, 110, 185.

Bogost on, 6-10, 16, 27, 33, 49, 51

catedral de, 6-10, 27, 33, 49, 51

Tesis de Church-Turing y, 23-26, 39-41, 73.

cognición y, 36, 51 (ver también Cognición)

conciencia y, 2, 4, 8, 22-23, 36-37, 40, 76-79, 154, 176, 178, 182, 184

cultura y, 6, 13, 46, 51-52, 59, 122, 135, 175

deseo y, 21-26, 37, 41, 47, 49, 52, 79-82, 93-96, 121, 159, 189192

computabilidad efectiva y, 10, 13, 21-29, 33-37, 40-49, 52-54,

58, 62, 64, 72-76, 81, 93, 192-193

Fantasma en la máquina y, 55, 95.


estados de parada y, 41-46

Implementación y, 47-52.

Asistentes inteligentes y, 11, 57, 62, 64-65, 77.

interfaces y, 8, 96, 110 (ver también interfaces)

intimidad y, 4, 11, 35, 54, 65, 74-78, 82-85, 97, 102, 107, 128-130, 172, 176, 185-189

valor intrínseco y, 165

lógica y, 2 (ver también lógica)

aprendizaje automático y, 2, 15, 28, 42, 62, 66, 71, 85, 90, 112, 181-184,

191

Memoria y, 18, 21, 37, 43-44, 51, 56, 58, 69, 75, 159-160, 176, 185-186, 191-193.

Ley de Moore y, 43

mito y, 26 (ver también Mito)

ontología y, 8

política de, 53

Enfoque pragmático y, 18-25, 42, 58, 62 búsqueda del conocimiento perfecto y, 13, 65, 71, 73, 190 fallas
accidentales y, 55 valor social y, 12

espacio de, 2-5, 9, 21, 42, 45, 76, 154, 185 estructuras para, 41, 48, 122, 185

sistemas de 3, 5, 8, 10, 15-17, 20, 22, 25, 27, 30, 33, 44, 49-51, 5558, 93, 104, 110, 122, 142, 151, 176, 185 , 190-
192

tangible, 4

teoría de los 21, 52

transformación de la cultura y, 2

Turing y, 6-9, 23-30, 33 , 39 - 43 , 54 , 73 , 79-82, 87, 138, 142, 182 ubicuo, 3-4, 15 , 33 , 43 , 54 , 119 ,
124- 125, 127, 178, 189-190 Wiener y, 16, 26-32, 34, 37, 39, 43, 57, 122 Enfoque computacional Bitcoin y, 171

computabilidad efectiva y, 21, 24-25, 43, 46, 52

final del juego, 45

Golumbia y, 38

reclamo duro para, 22

ideologia de, 42

imaginación y, 183-184, 192 indicadores de información para, 28 de aprendizaje automático y, 183 de Netflix y,
90, 104 de ontología y, 8, 22 crítica política de, 46 de programabilidad y, 16 de Silicon Valley y, 49 de Siri y, 65,
77 Máquina de Turing y, 23 de visión, 43.

Teocracia computacional, 7, 9 Conciencia.


subjetividad coherente y, 76-77

y, 2, 4, 8, 22-23, 36-37, 40, 76-79, 154, 176, 178, 182, 184

conversación y, 78 mente extendida y, 37, 40, 43 humanos, 8, 37 Kurzweil encendido, 184 modelado, 23

construcción narrativa y, 154 ontología y, 178 Samantha (Her) y, 77 - 85 , 154 segundo nivel de, 78 Siri y,
57-65, 71-84 flujo de, 176

Máquina de Turing y, 23, 184.

Prueba de Turing y, 43, 79-82, 87, 138, 142, 182

subiendo, 36

Convergence Culture (Jenkins), 102 Conversación, 85 colectivos de


construcción, 195 de conciencia y, 78 minería de datos y, 175 como
proceso digital, 191 políticas para, 132

Siri y, 57-65, 71-84 computadora Star Trek y, 67

Máquina de Turing y, 182 (ver también Máquina de Turing) Uber y, 130 Conway, John,
29-30 Lugar fresco del día, 156, 171 Vacas de Clicker (juego) absurdas, 116, 118 Bogost y, 12,
116-123 máquinas de cultivo y, 119-120 diseño deficiente deliberado, encuadres 118-119 y, 118-
119

gamificación y, 12, 114-116, 120, 123-127, 133

inversión de diversión y, 120-123

significado y, 116, 118-119

Como respuesta a los juegos sociales, 116.

reglas de 116

Grupo de trabajo sobre estudios de códigos críticos, 194 Lógica cultural de la


computación, The (Golumbia), 45 novelas culturales (bancos), 191 Máquinas de cultivo.

Capas de abstracción y, 124-126 estética y, 55 Bogost y, 7.

CALO y, 57-58, 63, 65, 67, 79, 81 funciones centrales de, 53

colaboración y, 13, 190

computacional, 51, 122, 135, 175

contexto y, 11

Vaca Clicker y, 119-120

como curadores, 112

nube de datos y, 131

realización y, 10, 26-32, 80, 82

experiencia y, 34-35

Facebook y, 111 (ver también Facebook)

basado en la fe, 7, 175

gamificación y, 115-116
Google y, 74 (ver también Google)

comercio de alta frecuencia (HFT) y, 151-158, 168-169, 177

materialidad humana y, 49

Los humanos como extensiones de 135.

ideologia y, 47

imaginación y, 55, 147

intimidad y, 129

Trabajo y, 93, 119.

lenguaje y, 39-40

LCARS (Star Trek) y, 67-68

Aprendizaje automático y, 2, 15, 28, 42, 62, 66, 71, 85, 90, 112, 181-184.

matemáticas y, 49-50

Turco mecánico y, 12, 135-145.

eruditos y medios, 54

valor minero y, 175-176

alquiler de películas y, 88-89 (ver también Netflix) ontología y, 62-65, 68, 69


porosidad, 48 procesamientos y, 42

relación con la cultura y, 26, 47, 48, 193 aumento de, 15-21

Samantha (Her) y, 77 - 85 , 154 Siri y, 58 (ver también Siri)


acción social y, 52, 148 uso del término, 2 minería de valor y, 116
Cibernética

abstracción y, 28, 30, 34 autopoiesis y, 28-30 conciencia y, 41 consecuencias de,


122-123 computabilidad efectiva y, 28-29, 34, 37 encarnación y, 10, 26-32, 80, 82
McCulloch-Pitts Neuron y, 28, 39 sistemas maniqueos y, 122-123 como metáfora
para la comunicación, 32 moth machine y, 31-32, 34 segunda ola de, 28-29 lógica
simbólica y, 2, 21, 26.

transición de la certeza a la probabilidad y, 27, 30, 37 comprensión del mundo y, 33

Wiener y, 15, 26-32, 34, 37, 39, 42, 57, 122 Cibernética (Wiener), 26-27 Cyperpunk,
3

D'Alembert, Jean, 68-69, 74 , 157 Darnton, Robert, 68-69 Bitcoin para minería de datos y, 165, 167-172 Gawker
Media y, 172 significados y, 175 sistemas de puntuación y, 21 valores y, 175- 179 Toma de decisiones, 20, 28, 34, 37,
90 Deep Blue, 135-138 DeepMind, 28, 66, 181-182

Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA), 11, 57-58, 87

Deleuze, Gilles, 76

Denton, Nick, 170-174

Descartes, Rene, 26, 69, 75

Deschanel, Zooey, 59

Deseo
inteligencia artificial (IA) y, 79-82

Cálculo y, 21-26, 37, 41, 47, 49, 52, 79-82, 93-96, 121, 159, 189-192.

consumidor, 93-96, 121, 159 computabilidad efectiva y, 13, 52 imaginación y, 189-


192

Netflix y, 93-96 Turing Machine y, 25

Diderot, Denis, 11, 45, 57, 68-69, 72, 74 , 156-157

Cultura digital, 3, 7, 18, 22, 43, 49, 66, 87, 156, 160, 191, 193-194.

Digital Humanities Quarterly (revista), 194

Discurso sobre el Método (Descartes), 69.

Discriminación, 21, 130.

Domingos, pedro, 183

Dropbox, 188

Dyson, George, 6

Huevos de Pascua, 60, 148.

eBay, 121

Eco, Umberto, 157 Abstracción de computabilidad efectiva y, 28, 33.

algoritmos y, 10, 13, 21-29, 33-37, 40-49, 52-54, 58, 62, 64, 72-76, 81, 93, 192-193

ciencia automatizada y, 44

Tesis de Church-Turing y, 23-24.

Enfoque computacionalista y, 21, 24-25, 43, 46, 52.

Cibernética y, 28-29, 34, 37.

deseo y, 13, 52

encarnación y, 26-29

Espacio fungible de, 35.

como pensar, 36-41

imaginación y, 46, 93, 192-193.

Implementación y, 47-49, 54 Matemáticas y, 40 Metáforas y, 34


Netflix y, 93

enfoque pragmático y, 25-26 metodología de procesos y, 53 pruebas y, 24

búsqueda de conocimiento universal y, 13 de experimentación científica y,


44 de Siri y, 58, 62, 64, 72-76, 81 concepto de transformación de, 21 Máquina
de Turing y, 41-42 de Weizenbaum en, 37-38 Einstein, Albert, 181 ELIZA , 34
Algoritmo de firma digital de curva elíptica, 163

Realización, 10, 26-32, 80, 82

Encriptación, 153, 162-163

Enciclopedia, 45, 68-73, 84, 157, 172

"Fin de la búsqueda como la conocemos, The” (Singhal), 72

Enframing, 118-119

Ilustración

algoritmos y, 27, 30, 38, 45, 68-71, 73 Bogost y, 8 cuarto estado y, 174
imaginación y, 184

Nueva objetividad y, 175.

búsqueda del conocimiento perfecto y, 13, 65, 71, 73, 190 Siri y, 7-8, 11, 71-76, 79-80, 82
Wiener y, 30 Ensmenger, Nathan, 17

Emprendedores, 6, 18, 123, 127, 135, 148, 161, 169, 175 Epistemología, 4, 11, 148, 155, 157,
175, 177, 188 Humanidades experimentales, 192-196 Explotación, 115-116 Mente extendida,
37, 40, 43 Facebook

arbitraje algorítmico y, 111 API de, 113

aplicaciones para, 113-115, 149 Arab Spring y, 111, 186 arbitraje y, 111 efectos de
comportamiento y, 113 caja negra de, 169 modelo de negocio de, 20 Cow Clicker y, 12,
116-123 procesamiento cultural y, 178 Denton en 170

FarmVille y, 114-116, 119, 122, 124, 126 gamificación y, 114-115 fiebre del oro de, 113
problema de canal y, 110

abrazos y, 113, 149 periodistas y, 170, 172 me gusta en, 107, 178 compañías de medios y,
170-173 metadatos y, 177 minería por valor y, 178 declaración de misión de, 9 integración de
Netflix y, 91, 110 como editor de noticias , 170, 210n35 Nunokawa y, 53 cultura programable
y, 169 gobierno público y, 111 algoritmo social de, 20 datos demográficos de uso, 120 Fe, 7-9,
12, 16, 78, 80, 152, 162, 166, 168 FarmVille (juego), 114-116, 119, 122, 124, 126 Comisión
Federal de Comunicaciones (FCC), 90 Realimentación en bucle, 30-31, 60, 77, 104, 112, 122,
174, 178 Fetichismo, 35-36 Secuencia de Fibonacci , 17 Filter Bubble, The (Pariser), 46
Fincher, David, 98-99, 103, 106-107 Flash Boys (Lewis), 12, 151, 168 Fogg, BJ, 113 Foxconn,
133-134 Fox News, 170

Fredkin, Edward, 23

De la contracultura a la cibercultura (Turner), 46 Future of Life Institute, 191 Galloway,


Alexander, 46, 50, 54, 121-123, 143 , 144 Juego de la vida, 29-30 Gamification, 12, 133
adicciones y, 114-119 , 121-122 realidad borrosa y, 120-121 ajedrez y, 135-138 transacciones
culturales y, 119 máquinas de cultivo y, 115-116 Deep Blue y, 135-138 enframing y, 118-119
explotaciones y, 115-116 Facebook y , 114-115 FarmVille y, 114-115 control informático y, 122-123
economía de interfaz y, 123-131, 139-140, 145, 147 Juegos: Ensayos sobre la cultura algorítmica
(Galloway), 121 Gates, Bill, 174

Gawker Media, 170-175, 210n35 Género, 60-61, 80, 82, 210n43 Geocities, 209n20 Fantasma en la
máquina, 55, 95, 183 Gillespie, Tarleton, 20, 46 Gilliam, Terry, 142

Glass Cage, The (Carr), 38 Gmail, 65-66 Godel, Kurt, 24, 40

Dioses, 1, 3-5, 7, 51, 57, 71, 83, 96, 113, 192 Golden Ratio, 2

Golumbia, David, 18, 21, 38, 45-46 Google

anuncios y, 66, 74, 156, 158-160, 178


arbitraje algorítmico y, 111, 124, 155-156

cosmovisión algorítmica de, 20

Alfabeto y, 66, 155

anticipación y, 73-74

Como árbitro de la cultura digital, 66.

imaginación creciente y, 186

Autocompletar bases de datos y, 186.

caja negra de, 169

Brin y, 57, 155-156

Modelo de negocio de 20-21, 71-72, 93-94, 96, 155, 159.

almacén en la nube de, 131

valor de la empresa de 158

Arquitectura cultural de, 42.

DeepMind y, 28, 66, 181-182

Tecnologías disruptivas y, 124

ganancias de, 158

computabilidad efectiva y, 42

infraestructura de computación global de, 131

Gmail y, 65-66 problema de canal y 110 impacto de 65-66, 87, 195 interfaces y 66-67, 124
intimidad y, 75-76 KnowledgeGraph y, 71-73, 75, 94 Kurzweil y, 184

Aprendizaje automático y, 66, 181-186, 191.

Mapas y, 59

problemas de mercado y, 66

Infraestructura masiva de, 131.

Memex y, 188

redes neuronales y, 185

Ok google y, 51

ontología y, 159-160

Página y, 155-156

PageRank y, 20, 111, 155-159, 169, 177-178, 189

datos de análisis y, 182

enfoque pragmático y, 18, 20

mejora de producto y, 42

Cultura programable y, 169

Proyecto Loon y, 66
Schmidt y, 66, 73, 127

buscar y, 26, 42, 48, 69, 75-76, 87, 157-159, 169 economía compartida y, 127 ethos de
simplificación y, 97

Computadora Star Trek y, 11, 65-82, 159, 186, 191 comportamiento del sistema y, 16
retórica tecno-utópica y, 16 X Lab y, 66 YouTube y, 65-66 Google Glass, 66 Googleization
de todo, 68 Google Now , 51, 73-74, 76, 82, 160 Gou, Terry, 133

Gramática, 2, 16, 25, 38-41, 62-64, 110-112, 138, 178-179

Grand Theft Auto (juego), 122, 124

Molienda, 120, 140

Guardián (periódico), 170

Guattari, felix, 76

Gremios, 121

Problema del canal, 110

Habermas, Jurgen, 105-107, 109-110, 114, 172-173, 175-176 Hackers, 1-5, 38, 46, 50-51 Hackers
(película), 3 computadoras HAL, 181

Half-Life of Facts, The (Arbesman), 188-189 Estados de detención, 41-46 Hardt, Michael, 145 Hastings,
Reed, 97-98

Hayles, N. Katherine, 21-23, 28-31, 39-40, 54, 76, 93, 191 HBO, 98

Heidegger, Martin, 53, 118

Her (película), 11, 77-85, 154 , 181, 185

Comercio de alta frecuencia (HFT), 151-158, 168-169, 177

Hilbert, david, 23

Numerales hindu-arabes, 17

Guía de autostopista a la galaxia, The (Adams), 123 Homeostat, 199n42 House of Cards
(programa de televisión), estética de 92, 98-112 Fincher y 98-99, 103, 106-107 cuarta pared y,
106-107 encuadre , 103-109 Netflix y, 11, 54, 92, 98-112 personalización y, 98-103, 109 Spacey
y, 98-99, 106-107 Cómo nos convertimos en Posthuman (Hayles), 28, 30 tareas de
inteligencia humana (HITs ), 135, 139, 141, 145 Uso humano de los seres humanos, The
(Wiener), 27-28 IBM, 135-138 Ideología, 130, 194

algorítmico, 7, 9, 18, 20-23, 26, 33, 38, 42, 46-47, 54

inteligencia artificial (IA) y, 64, 69

Bitcoin y, 161-162, 167, 169

enfoque computacionalista y, 42

Búsqueda de Google y, 160

comercio de alta frecuencia (HFT) y, 155

Interfaces y, 130 laborales y, 144 ontologías y, 68

Cultura programable y, 169-175 IEEE Computer Society, 6 Imaginación

abstracción y, 185, 189, 192, 194

algorítmico, 11, 55-56, 181-196


Anticipación y, 73, 79.

aumentando, 186-189

cognición y, 182, 185, 188-189, 191-193

Enfoque computacionalista y, 183-185, 192.

Creatividad y, 46, 56.

cultural, 13

máquinas de la cultura y, 55, 147 deseo y, 189-192 modos diferentes de, 55

computabilidad efectiva y, 46, 93, 192-193.

Einstein encendido, 181

empatico, 147

La iluminación y, 184

Humanidades experimentales y, 192-196.

inteligencia y, 181-183, 186

interfaces y, 189

Idioma y, 38-39, 185, 196.

aprendizaje automático y, 181-186

significado y, 184 metáfora y, 183-184, 189 ontología y, 69, 73-74 economía


compartida y, 148 software y, 186, 194 acción virtuosa y, 146 IMDb, 96

Implementación, 47-52 Incompletitud, 24, 40 Teoría de la


información, 10, 27 Propiedad intelectual, 93

Asistentes inteligentes, 11, 57, 62, 64-65, 77. Ver también Siri; Ordenador Star Trek

Economía de la interfaz

Airbnb y, 124

Amazonas y, 124

arbitraje y, 123-131, 139-140, 145, 147

clase y, 129-130

almacenes en la nube y, 131-145

Acceso eficiente y, 127-128.

fingiendo sinceridad y, 146-147

Google y, 124

individualismo y, 126-127

intimidad y, 129

laboral y, 123-145, 147


Turco mecánico y, 135-145.

Maquinaria moral y, 144-149 netflix y, 124

Removilización del capitalismo y, 127

economía compartida y, 54, 123, 127-129, 145, 148

Uber y, 123-133, 145, 147

Condiciones laborales y, 132-134, 139-140.

Trabajo de algoritmos y, 123-145.

envoltorios y, 129

Efecto de interfaz, el (Galloway), 143-144

Interfaces

abstracción y, 52, 54, 92, 96, 103, 108, 110-111

API, 7, 113

Bogost y, 49

limpio, 8, 96, 110

comunidad y, 52

consciente, 36

procesamiento cultural y, 16

personalizado, 36

fetiche y, 35

Google y, 66-67

imaginación y, 189

capas de, 12, 52, 123, 126-131, 140-141, 144, 189

metáfora y, 25, 60

Ramsey y, 52

Siri y, 59-60, 63, 75, 77

Computadora Star Trek y, 67-68.

Transparencia y, 189 y Uber, 54.

Abstracciones visuales y, 25 intimidad.

algoritmos y, 4, 11, 35, 54, 65, 74-78, 82-85, 97, 102, 107, 128130, 172, 176, 185-189

Google y, 75-76

economía de interfaz y, 129

significado y, 75

Memex y, 186-189, 195


valor minero y, 176-177

Samantha (Ella) y, 77-85, 154, 181

iTunes, 161

Jackson, Samuel L., 59 Jenkins, Henry, 102 Johansson, Scarlett,


78 Jonze, Spike, 11, 77-79, 84-85 Periodistas, 3

automatización y, 38

Bitcoin y, 12

Valores culturales y, 171-172.

Facebook y, 116, 170, 172.

gamificación y, 116

Gawker Media y, 170-175, 210n35

Google y, 75

Siri y, 58

Thiel y, 170-171 algoritmos transaccionales y, 151 "Trending Topics",


widget y 180 Uber y, 129 Kael, Pauline, 175 Kasparov, Gary, 135-138
Kindle, 195

Kirschenbaum, Matthew, 47-48 Kiva Systems, 134 Kline, Ronald, 31


KnowledgeGraph, 71-73, 75, 94 Knuth, Donald, 17-18 Kurzweil, Ray,
184 Labor, 7, 18, 46, 122 Adam Smith, 146 afectivo, 145-148 arbitraje
y, 97, 112, 123-145 Bitcoin y, 164, 178 capitalismo y, 165 almacenes de
nubes y, 131-445 máquinas de cultivo y, 93, 119 estructuras profundas
de, 123 falsas sinceridades y, 146 -147 sistemas de retroalimentación y,
145-148 HITs y, 135, 139, 141, 145 identidades y, 146-147

intelectual, 12

economía de interfaz y, 123-145 lúdico, 120

Sonrisas obligatorias y, 146 de Marx en adelante, 165.

Mecánico turco y, 135-145 recolectores y, 132-134 taylorismo y, 93

condiciones de trabajo y, 8, 132-134, 139-140 cálculo Lambda, 24 Langlois, Ganaele, 111 Idioma

abstracción y, 2, 24

anuncios y, 178

algoritmos y, 24-28, 33-41, 44, 51, 54-55

cognición y, 39

palabras de color y, 4

Máquinas de cultivo y, 39-40.

Capas epistemológicas y 4, 11, 148, 155, 157, 175, 177, 188 valores de información y 159.

gramática y, 2, 16, 25, 38-41, 62-64, 110-112, 138, 178-179

imaginación y, 38, 185, 196.

incompletitud y, 24, 40
Como tecnología intelectual, 4.

Asistentes inteligentes y, 11, 57, 62, 64-65, 77.

aprendizaje automático y, 2, 112

muchos registros de, 1-2 matemáticas y, 2, 55 significados y, 1

metáfora y, 183-184 (véase también Metáfora)

procesamiento de lenguaje natural (PNL) y, 62-63

de los nuevos medios, 112, 122.

Plasticidad y, 38, 191.

poder de, 1-2, 4-5

procesal, 3-4, 6

realidad y, 1

retórica y, 6, 16, 22, 30, 45, 89, 96, 101, 104, 110, 112, 123, 127, 136.

Siri y, 57-65, 71-84.

hablado, 2, 58, 60, 62-63, 67, 84, 185

simbólico, 2, 26, 38-41

trucos y, 3-4

Máquina de Turing y, 33, 41.

universal, 5

vocabulario y, 2, 4, 25, 138, 160, 190 Wiener y, 28

Lenguaje de los nuevos medios, el (Manovich), 122

Juicios, 90, 171, 175.

Leibniz, Gottfried Wilhelm, 25-27, 72

Lem, Stanislaw, 184

Levy, Steven, 3

Lewis, Michael, 12, 151, 153, 168

Leyden, Peter, 160

Sistema de acceso / recuperación de computadoras de la biblioteca (LCARS), 67-68 Life magazine, 31

Alfabetización, 5, 39 , 52 , 75 , 109, 129, 159 , 177 LiveJournal, 209n20 Premio Loebner, 87,
203n50 Lógica

sustituibilidad general y, 33 Godel y, 24, 40 estados de parada y, 41-46 teoría de la


información y, 10, 27 invisiblemente excluyentes, 110 enfoque pragmatista y, 18-25, 42, 58,
62 proceso y, 41-46 pruebas y , 15, 24-25, 41, 44 racionalidad y, 38, 40 simbólico, 2, 21, 24,
39, 41, 44, 54-55 “Long Boom, The” (Schwartz y Leyden), 160-161 Lyft, 123, 127-130, 145, 148
Aprendizaje de máquina

inteligencia artificial (AI) y, 2, 15, 28, 42, 62, 66, 71, 85, 90, 112, 181-186, 191
Big Data y, 90

enfoque computacionalista y 183 DeepMind y 28, 66, 181-182 Google y 66, 181-186, 191

imaginación y, 181-186 lenguaje y, 2, 112 Netflix y, 182-183

redes neuronales y, 28, 31, 39, 182-183, 185 Siri y, 62, 182 (ver también Siri)

Máquina de Turing y, 182 (véase también Máquina de Turing) Macy Conferences, 30, 199n42
Madrigal, Alexis, 92, 94-95 Magia

agencia y, 78

inteligencia artificial y, 135-136.

contenido en caché y, 159

código como, 1-5, 8, 10, 16, 49-50, 196

cálculo como, 4, 8, 10, 46, 52, 59-60, 94, 96, 121, 161

realidad construida y, 39

maldiciones y, 1

nube de datos y, 131, 134

Fantasía y, 121, 124, 126.

moneda del gobierno y, 172

poderes de hacker como, 3, 51

encantamientos y, 1, 3-5, 51, 196

Lados invisibles del sistema y, 178.

máquinas y, 137-138, 188

Memex y, 188

metáforas para, 32-36

mitos y, 1-2, 10, 16

ontología y, 62-65 clasificaciones y, 130 lenguaje racional para, 25 chamanes y, 1, 3, 5 siri y, 59-60,
62-65 fuente y, 3, 10, 17, 21, 33-34 simbólico, 105 Manjoo, Farhad, 75 Manovich, Lev, 112, 122 Impactos
en el mercado

Anuncios y, 34 (ver también Anuncios).

arbitraje y, 152, 161

atencion y, 119

automóviles y, 127

Bitcoin y, 163-180

choques y, 151

criptomoneda y, 160-180

Identidad digital y, 159

comercio digital y, 152


eliminando vulnerabilidad y, 161-162

cifrado y, 153, 162-163

Espacio fungible y, 54.

juegos y, 119, 121

jugando al sistema y, 153

Google y, 66

comercio de alta frecuencia (HFT) y, 151-158, 168-169, 177

hiperinflación y, 166 comercio internacional y, 12 mano invisible y, 33 mano de obra


y, 8 (ver también Trabajo)

Turco mecánico y, 135-145 NASDAQ y, 152

Netflix y, 87, 97, 107-110, 114-115

NYSE y, 152

computación paralela y, 139

fondos de pensiones y, 151, 168.

Siri y, 59 , 75-77.

Bolsa y, 12, 15, 154.

honorarios de transacción y, 164-165

transparencia y, 160-164, 168, 171, 177-178

Acción virtuosa y, 146.

Wall Street y, 16, 66, 109, 151, 153, 171, 185

Marx, Karl, 165

Algoritmo Maestro, El (Domingos), 183

Materialidad, 26, 47-49, 53, 133.

Matemáticas simbolismo abstracto, 2, 55 álgebra, 17 babilónicas, 17


Berlinski y, 9, 181

cálculo, 24, 26, 30, 34, 44-45, 98, 148, 186 complejidad, 28

Enfoque computacionalista y, 23, 183, 185.

Conway y, 29-30

Máquinas de cultivo y, 49-50.

Descartes y, 26, 69, 75.

computabilidad efectiva y, 40

Hipótesis de "mente extendida" y, 40

Secuencia de fibonacci, 17

Proporción de oro, 2
Hilbert y, 23

Numerales hindu-arabes, 17

lenguaje y, 2, 55

Leibniz y, 25-26, 72.

lógica, 2, 10, 24

duplicación de la máquina y, 22

materialidad y, 26

Moschovakis y, 17

Nakamoto y 161-162.

Premio Netflix y, 87-91.

ontología y, 84

realidad percibida y, 20

Post y, 9

Caos pragmático y, 90 pruebas, 15, 24-25, 41, 44 puro, 47 realidad y, 34 Rendell y,


30

Shannon y, 27

Strogatz y, 44, 183.

Teoría de la computación y, 18.

Turing y, 6-9, 23-30, 33, 39 - 43 , 54 , 73 , 79-82, 87, 138, 142,

182, 186

Mathesis universalis, 25-26, 28, 72 Matriz, The (película), 3, 36, 109


Maturana, Humberto, 28-29 McClelland, Mac, 132-133 McCloud,
Scott, 110, 154-155 McCulloch-Pitts Neuron, 28, 39 Significado

Aceleración del cambio epistemológico y, 188-189 algoritmos y, 35-36, 38, 44-45, 50, 54-55 pertenecientes y,
122.

cajas negras y, 7, 15-16, 47-48, 51, 55, 64, 72, 92-93, 96, 136,

138, 146-147, 153 , 162, 169-171, 179

Chun encendido, 35

Cow Clicker y, 116, 118-119 intercambio cultural y, 12, 111-112 minería de datos y, 175 decisiones y, 20, 28, 34,
37, 90

cultura digital y, 3, 7, 18, 22, 43, 49, 66, 87, 156, 160, 191, 193-194 caza sin fin para, 184

imaginación y, 184 (ver también Imaginación) intimidad y, 75 lenguaje y, 1

Mecánica turca y, 136-140 metáfora y, 183-184 (ver también metáfora)


ofuscaciones y, 7, 55, 64 organización de, 8 PageRank y, 169 Siri y, 65 estructuras de,
89, 96 valor y, 155 vs. información, 9, 9-10 mecánico turco Google y, 12, 135-145
historia del original, 136-138 significado y, 136-140 como metáfora, 143 von
Kempelen y, 135 condiciones de trabajo y, 139-140 mecanismos (Kirschenbaum) ,
47-48 Memex, 186-189, 195 Memoria
cálculo y, 18, 21, 37, 43-44, 51, 56, 58, 69, 75, 159-160, 176, 185-186, 191-193

cultura y, 43

humano, 37, 43-44

proceso y, 21

tecnico, 51, 192

comprensión y, 37

Metáfora, 121 supuestos de código y, 43 catedrales de computación y, 6-8, 27, 33, 49, 51
tesis de Church-Turing y, 41-42 nube, 131

para comunicación, 32-36 computacional, 22 cultural, 50, 54

computabilidad efectiva y, 34 cognición humana y, 39


imaginación y, 183-184, 189 interfaces y, 25, 60 turco mecánico
y, 143 Netflix como, 96 , 104 obelisco y, 155 realidad y, 10, 50
Samantha (Ella) y , 84-85

Microsoft, 97, 144, 152

Mineros (Bitcoin), 165, 167-168, 171-172, 175-179

Dinero

abstracción y, 153, 159, 161, 165-167, 171-175 trading algorítmico y, 12, 20, 99, 155
arbitraje y, 151-152, 155-163, 169-171, 175-179 Bitcoin y, 160- 180 como símbolo
colectivo, 165-166 ontología y, 156-159, 178-179

Ley de Moore, 43 Morowitz, Harold, 23 Moschovakis, Yiannis, 17


Moth machine (Wiener), 31-32, 34 Musk, Elon, 191

Mi madre era una computadora (Hayles), 21, 93 Mitos antiguos, 28 Campbell


encendido, código 94 y, 7-8, 16, 44 espacio cultural y, 5 maquinaria cultural y, 55
fantasía y, 78 moneda del gobierno y, 172 humanos Interacción entre
computadoras y, 36, 51 magia y, 1-2, 10, 16 realidad material y 47 ontología y 26
origen, 68

personalización y, 106-107 poder del lenguaje y, 6, 44, 196 sumerio, 3,


5, 16 simplicidad unitaria y, 49 Nakamoto, Satoshi, 161-162, 165-167
Nam-shubs, 1, 3-6, 37 -40, 56, 135 Nardi, Bonnie, 121

NASDAQ, 152

Cyborgs naturales (Clark), 37 Procesamiento del lenguaje natural (PNL), 62-


63 Selección natural, 44 Negri, Antonio, 145 Netflix, 161

Abstracción de estética y, 87-112, 205n36.

abundantes opciones y, 176

arbitraje y, 94, 97, 109-112, 124

Arte de personalización y, 97-103.

Bogost on, 92-95


modelo de negocio de, 87-88

Cinematch y, 88-90, 95.

Espectáculos comisionados de, 97-98.

Enfoque computacionalista y, 90, 104.

deseo del consumidor y, 93-96

Tecnologías disruptivas y, 124

computabilidad efectiva y, 93

Facebook y, 91, 110

haciendo ventilador y, 100-101

FCC y, 90

categorías de género de, 94

Fantasma en la máquina y, 55, 95, 183.

problema de canal y, 110

Hastings y, 97-98.

Casa de naipes y, 11, 54, 92, 98-112, 192

Influencia de, 87 economía de interfaz y, 124 Leibniz y, 26

aprendizaje automático y, 182-183 problemas de mercado y, 87, 97, 107-110, 114-115


metáfora y, 96, 104 ontología y, 92, 94, 96 contenido original por, 97-98 datos de análisis y,
182 personalización y , 97-103, 109 Pragmatic Chaos y, 89-90 predictor ensemble y, 89-90
mecánica cuántica y, 91-94, 96, 99, 112 competición de algoritmos de recomendación, 87-91
rechazo del enfoque de big data y, 11 fallas sereníficas y, 55 Spoiler Foiler y, 101-102, 108
streaming y, 90 comportamiento del sistema y, 16 taggers y, 54, 88, 92-93, 96, 99 retórica
tecno-utópica y, 16 redes neuronales, 28, 31 , 39, 182-183, 185 New Digital Age, The
(Schmidt), 66 Newitz, Annalee, 60 Newton, Isaac, 17, 166 New York Stock Exchange
(NYSE), 152

New York Times, 170 calificaciones de Nielsen, 102 Note


Book (Nunokawa), 53 @NSA_prismbot, 194-195 Nunokawa,
Jeff, 53 Nyby, Christian I., II, 95

Del Subcontrato, o Principios del Derecho Poético (Thurston), 12, 140 145

Ok google, 51

Funciones unidireccionales, 162-163 ontología.

Apple y, 62-63, 65 enfoque computacionalista y, 8 conciencia y 178


máquinas de la cultura y, 62-65, 68-69 Google y, 159-160 ideología y, 68
imaginación y, 69, 73-74 de información, 8 , 63, 69-71 matemáticas y, 84
significados y, 8, 21-22, 26, 39 dinero y, 156-159, 178-179 Netflix y, 92, 94,
96 Siri y, 62-65, 71-73 , 82, 84 trabajos de algoritmos y, 122 software de
código abierto, 6, 162, 167

ORION, 19, 47

Vigilancia orwelliana, 132-134 páginas, Larry, 155-156

PageRank, 20, 111, 155-159, 169, 177-178, 189

Pariser, Eli, 46, 50


Gran exposición parisina, 80

Pasquale, Frank, 21

Fondos de pensiones, 151, 168

Conocimiento perfecto, 13, 65, 71, 73, 190.

Perry Mason (serie de televisión), 95-96

Phaedrus (Platón), 37

Phoenix, Joaquín, 77

Recogedores, 132-134

Pitts, Walter, 28

Planned Parenthood, 64

Platón, 4, 31, 37-38, 40, 82

Popova, Maria, 175-176

Post, Emil, 9

Caos pragmático (Netflix), 89-90 enfoque algorítmico pragmático, 2, 18-25, 42


computabilidad efectiva y, 25-26 humanidades experimentales y, 193 poder
creciente de computación y, 27 justicia y, 146 modelos de razón y, 47

Replantear las humanidades y, 193 Siri y, 58, 62

Privacidad, 49, 62, 75, 90, 160-161, 163, 173 Claves privadas, 163
Programabilidad, 16, 178 Cultura programable, 169-175 Visiones
programadas (Chun), 33 Proyecto Loon, 66 Pruebas, 15, 24-25 , 41, 44
Protocolo (Galloway), 50 claves públicas, 163 Purdy, Jedediah, 146-147
mecánica cuántica Netflix y, 91-94, 96, 99, 112 Wiener y, 26-27 Raley, Rita,
194-195 Ramsey, Stephen, 52 Raymond, Eric, 6 máquinas de leer (Ramsey),
52 religión, 1, 7, 9, 49, 69, 71, 80, 136 Rendell, Paul, 30 Rice, Stephen P., 144-
145 Rid, Thomas, 199n42 Riskin, Jessica, 136-137 Robótica, 31, 34, 43 - 45 ,
132-134, 188 Rood of Grace, 137

Tomates podridos, 96 cifrado RSE, 163 Samantha (Her), 77 - 85 , 154 , 181 Muestra,
Marca, 194-195 Sandvig, Cristiano, 107, 131 Sarandos, Ted, 98, 100, 104 Schmidt, Eric, 66,
73 , 127 Schwartz, Peter, 160-161 Scorsese, Martin, 59 Searle, John, 4 Shannon, Claude, 27

Economía compartida, 54, 123, 127-129, 145, 148 Shoup, Donald, 127

Silicon Valley, 3, 9, 30-31, 49 , 54 , 87, 100, 124, 182 SimCity (juego), 194

Simondon, Gilbert, 40, 42-44, 53, 59, 84, 106, 118

Singhal, Amit, 72, 76

Siri

escándalo del aborto y, 64 abstracción y, 64-65, anticipación 82-84 y, 73-


74 como lanzamiento beta, 57 CALO y, 57-58, 63, 65, 67, 79, 81 cognición
y, 57-65, 71 -84 enfoque computacionalista y, 65, 77 conciencia y, 57-65,
71-84.

conversación y, 57-65, 71-84 DARPA y, 11, 57-58 huevos de Pascua, 60,148

computabilidad efectiva y, 58, 62, 64, 72-76, 81


trabajo emocional y, 148

La iluminación y, 71-76, 79-80, 82

género y, 60-61, 80

interfaces y, 59-60, 63, 75, 77

intimidad y, 11, 75-81

lenguaje y, 57-65, 71-84


lanzamiento de, 57

aprendizaje automático y, 62-65,182 problemas de mercado y, 59, 75-77 significados y,


65

ontología y, 62-65, 71-73, 82, 84

datos de análisis y, 182

Realización de conocimientos y, 59-61.

Búsqueda de conocimiento y, 71-75, 82, 84.

lectura, 58-59
habilidades reducidas de, 59

velocidad de, 131

Skinner boxes, 61,115-116,119-120,122 Smith, Adam, 12,146-147 Smith, Kevin, 88


zapatillas de deporte (película), 3

Snow Crash (Stephenson), 1, 3-5, 9,17, 36, 38, 50

Comportamiento social, 22,146 adicciones y, 114-119,121-122


discriminación y, 21,130 juegos de explotación y, 115-116 Juegos
sociales, 114,118,120-122 Medios de comunicación social, 6
Primavera árabe y, 111,186 carácter cambiante de, 171

cultura digital y, 3, 7,18, 22, 43, 49, 66, 87,156,160,191,193-194 Ilustración y, 173 formación de identidad y, 191
intercambios en persona y, 195 conexión intelectual y, 186 noticias y, 116,177-178 revisión por pares y, 194
concienciando y, 174 Spoiler Foiler (Netflix) y, 101-102,108 flujos de transacciones y, 177 Uber y, 148 Agencias de
software y, 6 Apple y, 59, 62

aplicaciones y, 6, 8, 9,15, 59, 83, 91, 94,102,113-114,124,128,145,149 blockchains y 163-168,171,177,179


catedrales de cómputo y, 6-8, 27, 33, 49, 51 Chun on, 33, 42,104

Tesis de Church-Turing y, 25 de conciencia y, 77 de carácter deshumanizante, 116


de despersonificación, 6 de materialidad digital y, 53 de experiencia y, 34

Como fundamento de la expresión computacional, 47.

imaginación y, 186,194

efecto interno y, 59

interfaces y, 124 (ver también interfaces)

Lógica de sustituibilidad general y, 33.

Manovich y, 112

capas de material y, 48

Como metáfora de las metáforas, 35.


Metaverso, 50

redes vs. individuos y, 118 de código abierto, 6,162,167 Pasquale en, 21 de realidad y, 10
de auto-modificación y, 1, 38 de Weizenbaum y, 33-40 Solaris (Lem), 184 Sourceiy,
3,10,17, 21, 33 -34 Espacio de cálculo, 2-5, 9, 21, 42, 45, 76,154,185 Spacey, Kevin, 98-
99,106-107 Spoiler Foiler (Netflix), 101-102,108

SRI International, 57, 59, 63,169 Srinivasan, Balaji, 169 Star Fleet Federation, 67
anticipación de computadora de Star Trek y, 73-74 conversación y, 67 Google y, 11,
65-82,159,186 interfaces y, 67-68 LCARS y, 67- 68 Memex y, 186-189,195
expectativas públicas y, 67 Star Trek: The Next Generation (serie de TV), 67
Stephenson, Neal, 1, 3-5, 9,17, 36, 38, 50, 51 Stiegler, Bernard, 43 -44, 53,106

Streaming content, 49, 54, 87, 90-92, 97, 99,101-102,104, 205n39 Strogatz, Steven, 44,183 mitos sumerios, 3, 5,16
SuperPACs, 174

Lógica simbólica, 2, 21, 24, 39, 41, 44, 54 ~ 55


Simposio (Platón), 82

Negociación tácita, 20

Taggers, 54, 88 , 92-93, 96, 99


Tanz, Jason, 116

TaskRabbit, 124

Taylorismo, 93

Cajero, Astro, 66

Terminator (serie de películas), 191 Terrorismo, 163,178

Teoría de la acción comunicativa, The (Habermas), 109 Teoría de los sentimientos morales
(Smith), 12,146-147 Thiel, Peter, 170-171,174

Terceros, 59,114,125,132-133,147,162,170-171 Thurston, Nick, 12,140-145 Tindr, 128

Tarifas de transacción, 164-165 Hombre trascendente (Kurzweil), 184


Modelo de bazar de transparencia y, 6

ciyptocurrency y, 160-164,168,171,177-178 retroalimentación y, 146 libertad y, 9


interfaces y, 189

problemas de mercado y, 160-164,168,171,177-178 políticas de algoritmos y, 18, 20


plataformas propietarias y, 9 problema de vendedor ambulante, 19 widget "Trending
Topic", 180 Turing, Alan, 8, 23, 42, 79-80,182 Turing Machine, 182 Berlinski y, 9, 24
límite de computabilidad y, 23-24 concepto de, 23

computabilidad efectiva y, 42 procesos de tiempo finito y, 42


juegos de la vida y, 29-31 lenguaje y, 33, 41 McCulloch-Pitts Neuron y,
28 como experimento, 23-24 como plataforma de unión, 25 Catedral
de Turing (Dyson) , 6 Prueba de Turing, 43, 79-82, 87,138,142
Turner, Fred, 3, 46 Twain, Mark, 151

Twitter, 53,101-102,173,177,179, 194 - 195 , 2ion43 Uber, 9,12, 97,138 niveles de


abstracción de, 129 afroamericanos y 130 modelos de negocios de 54, 93-94, 96 sistemas de
retroalimentación de 145-148 economía de interfaz y 123-133,145,147 infraestructura
masiva de, 131 amenazas a, 129 cómputo ubicuo

algoritmos y, 3-4,15, 33, 43, 54,119,124-125,127,178,189-190 Bitcoin y, 178

colonización de márgenes y, 119 gamificación y, 124 imaginación y,


189-190.
interfaces y, 189 Uber y, 125,127 Operaciones Unitarias (Bogost), 118 USS Enterprise,
67-68, 74 Corte Suprema de los EE. UU., 174 Vaccari, Andrés, 43-44 Vaidhyanathan, Siva,
61, 66, 68 Varela, Francisco, 28- 29 Verizon, 59

Proyecto Vibrant Lives, 194 Vinge, Vernor, 45

“La Virgen y el Dynamo, El” (Adams), 80-81.

Vocabulario, 2, 4, 25,138,160,190

Von Kempelen, Wolfgang, 135

Wall Street, 16, 66,109,151,153,171,185

Wark, McKenzie, 54,119,141

Riqueza de las Naciones, El (Smith), 146

Weizenbaum, Joseph, 33-40

Wershler, Darren, 143

Whitehead, Alfred, 53

Wiener, Norbert

abstracción y, 28-30

preocupaciones laborales automatizadas de, 122

catedral de computación y, 27

cibernética y, 15, 26-32, 34, 37, 39, 42, 57,122

La iluminación y, 30

laboratorios de investigación del gobierno y, 57 "uso humano de seres humanos" y, 27-28, 43


idiomas y, 28 Leibniz y, 26-27 conferencias de Macy y, 30 máquinas de polillas, 31-32, 34
mecánica cuántica y, 26- 27 relatividad y, 27

transición de la certeza a la probabilidad y, 27, 30, 37 adoración de máquinas y, 15 Wiesner,


Jerry, 31

Wikipedia, 71,112,173,175,177-178,186-188, 2ion43

Williams, Raymond, 16

Revista con cable , 116,160-161

Wolfram, Stephen, 22-23, 25, 28

Trabajo de algoritmos.

abstracción y, 120,124-126,129-133,139-140,149

Estética y, 123,129,131,138-147.

AI y, 135-140 (véase también Inteligencia artificial (AI))

almacenes en la nube y, 131-145

gamificación y, 12,114-116,120,123-127,133

economía de interfaz y, 123-145

Turco mecánico y, 12,135-145.

maquinaria moral y, 144-149


ontología y, 122

World ofWarcraft (juego), 120-122

Culto, 13,15, 37,192 Envoltorios, 20,129 Wright, Robin,


106 X Lab, 66

Yellin, Todd, 92, 95-96,108,151,183 YouTube, 65-66 Zynga, 114-


116,119,123,131,164

También podría gustarte