Está en la página 1de 5

https://www.youtube.com/watch?

v=wTZPidjpaX8&index=14&list=RDKwI0AifolTo

Para Elisa', la obra que


Beethoven no terminó y ni
siquiera tituló
ras esta emblemática obra atribuida al genio de Bonn se esconde
el trabajo de Ludwig Nohl, un estudioso de su obra que recuperó
un viejo manuscrito del genio alemán con una melodía y que
convirtió en esta composición

J. A. PARDAL Miércoles, 1 abril 2015, 17:20

El objetivo inicial de esta pequeña investigación para saber por qué la canción
'Para Elisa', de Beethoven, tenía este característico nombre eran tan solo el de
explicar sus orígenes. El de contar por qué el genio alemán había dedicado una
de sus composiciones a una tal Elisa. ¿Quién era ella? Y, ¿por qué recibió este
regalo que ha sobrevivido al paso de los siglos como una de las composiciones
más adoradas de entre todas las de la música clásica?

Pero, la realidad es que es muy posible que ni la composición que conocemos sea
la concepción final de Ludwig van Beethoven, que 'Para Elisa' no fuera el
nombre de la misma y que tan solo la melodía, en forma de boceto, sea obra de la
cabeza privilegiada del artista.

Así lo sostiene Luca Chiantore, profesor de la Escola Superior de Música de


Catalunya y doctorado en Musicología en la Universidad Autónoma de
Barcelona. En su libro 'Beethoven al piano', dedica un capítulo precisamente a
esta famosa composición (si por el nombre no la recuerda búsquela, en seguida
caerá en la cuenta). Chiantore afirma que 'Para Elisa' no es más que un trabajo de
edición del musicólogo Ludwig Nohl, que accedió a un manuscrito de Beethoven
con un boceto de la melodía que ni siquiera contenía esa dedicatoria y a partir de
él construyó la composición completa. «Desde luego en la canción hay cosas que
no funcionan como si fuera una obra de Beethoven, sino como si se tratara de
una composición de la época de Nohl ». Este estudioso beethoveniano nació en
1831, cuatro años después de la muerte del genio de Bonn, y dio a conocer 'Para
Elisa' en los años sesenta del siglo XIX, «cuando la figura de Beethoven estaba
muy de moda», asegura Chiantore.

Para él la aparición de esta obra fue una maniobra de Nohl para darse a conocer y
para que le tuvieran en cuenta en la publicación de las obras completas de
Beethoven que estaban a punto de salir a la luz. «Prueba de ello es que pese a ser
su gran hallazgo él mismo deja de hacer referencia a ello en sus trabajos
posteriores, parece que intenta ocultarlo». Pese a que el trabajo de este doctorado
en Musicología se publicó hace ahora cinco años, asegura que no ha recibido una
réplica convincente a sus afirmaciones «solo me intentó contestar la Casa-Museo
de Beethoven argumentando que cómo podía dudar de la honorabilidad de
Ludwig Nohl, y para mí esto no es una prueba suficiente».

¿Por qué 'Para Elisa'?

Lo primero que llama la atención de la obra es su extraño nombre. La explicación


más conocida es la aportada por Max Ünger, que lo achaca a una confusión de
Edwig Nohl al copiar el manuscrito de Beethoven y debido a la mala legibilidad
y a la similitud en la escritura a mano de 'Elisa'y 'Theresa'. Siguiendo esta idea, la
composición se denominaría 'Para Teresa', y estaría dedicada a Therese Malfatti
von Rohrembach zu Dezza, una alumna de Beethoven a la que declaró su amor
pero que finamente se casó años después con otro hombre. Para Luca Chiantore
tras este título, que para él fue ideado por Nohl, se esconde la intención de darle
«un cariz romántico a la obra», inexistente en un principio. Igualmente, no se
explica cómo sigue viva la idea de que la dedicatoria era realmente para Elisa
Röckel, una soprano alemana amiga de Beethoven, puesto que «es una teoría ya
descalificada por completo que sin embargo se repite sin fin».

Pero, más allá del nombre de la pieza, Chiantore deja en el aire una duda: «¿A
quién pertenece realmente una canción? ¿A quién idea la melodía?, ¿Al que la
arregla? ¿A su intérprete?». Sea como fuere, una obra de Beethoven, de Nohl o
una mezcla de los dos, lo cierto es que 'Para Elisa' ha llegado con una frescura
inusitada hasta nuestros días. «Beethoven dejó 8.000 páginas llenas de sus
trabajos, es fascinante pensar en todo lo que hizo, pero murió sin saber que su
música se llamaría clásica. Él solo componía de una forma que gustaba en su
época y funcionaba. Después es cuando se inventaron las etiquetas».

¿Sabías que la pieza musical ‘Para


Elisa’ de Beethoven debía llamarse en
realidad ‘Para Teresa’?
ALFRED LÓPEZ 05 DE SEPTIEMBRE DE 2008



En 1810, Ludwig van


Beethoven acudió a un recital que iba a ejecutar, según le
aseguraron, un prodigio de la música.Se trataba de una niña llamada
Teresa, quien tenía fama de precoz pianista que, en efecto, deslumbró
a todos los presentes… hasta que llegó el momento de interpretar una
pieza del compositor alemán. La pequeña se aturdió tanto que se vio
incapaz de tocarla y abandonó la sala entre sollozos. Beethoven corrió
tras ella y le preguntó el porqué no había podido continuar con su
pieza. Teresa, limitó a excusarse asegurando que todas las
composiciones eran muy difíciles.
Para sosegarla, el músico, prometió componerle una sonata sólo para
ella.Y así fue, al día siguiente, la joven pianista recibió una partitura
inmortal. Se titulaba “Para Teresa” (Recuerdos del 27 de abril de
1810).

La pieza ha pasado a la historia bajo el título de “Para Elisa”, pero no


se sabe bien si por error de algún copista o por la mala caligrafía del
genial compositor.

Aunque la vida amorosa de Beethoven es algo confusa y bastante


desconocida, algunos indicios apuntan a que la precoz pianista no era
otra que Teresa Malfatti, de la que años después, al reencontrarla, se
enamoró y quiso contraer matrimonio, siendo rechazado por la
inspiradora de una de las sonatas más famosas de la historia de la
música. https://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/sabias-
que-la-pieza-musical-para-elisa-de-beethoven-debia-llamarse-en-
realidad-para-teresa/

La verdadera historia de Para Elisa

Voy a hablarle de la obra más conocida de todos los tiempos. Está en las
llamadas en espera, en las cajitas de música, hasta en algunas bocinas de auto y en
varios millones de celulares. Está en todas partes. Todos han escuchado alguna vez
la famosa Para Elisa. Una profesora de piano que tuve hace tiempo, me dijo: "Estoy
de Para Elisa, hasta acá" y se señaló la frente. Es que ningún estudiante de piano ha
podido resistirse a tocar un poquito, aunque sea un poquito, de Para Elisa porque,
además, eso significa el aplauso seguro de toda la familia.
Para Elisa fue compuesta el 27 de abril de 1810 y así figura en su título. Desde
sus comienzos, esta obra le fue atribuida al gran compositor Lugdwig van Beethoven,
cosa que ha despertado ciertas dudas. En primer lugar, porque la calidad de Para
Elisa no es tanta como para pensar que fuera compuesta por el gran maestro, y por
otro lado, porque no figura en los catálogos de obras de Beethoven, ni siquiera en el
Catálogo de Lenz que es el más meticuloso. Se dice por ahí que cuando le
preguntaban a Beethoven si era de su autoría, él simplemente, sonreía un poquito y
no decía nada.
Los que sostienen que sí es una obra de Beethoven, cuentan que la gestación
de esta obra tuvo que ver con una niña pianista que se llamaba Teresa. Dicen que,
estando Beethoven en una fiesta infantil, escuchó tocar el piano a esta nena.
Sorprendido por las dotes de la niña, le pidió que ejecutara una de sus sonatas. La
niña, muy cándidamente, le dijo que le gustaban mucho sus sonatas, pero que eran
muy difíciles de tocar. Beethoven conmovido, compuso para ella la famosa bagatela
Para Elisa. Y alguien me dirá que si la niña se llamaba Teresa, lo lógico es que la obra
se llamara Para Teresa y no Para Elisa, y tiene toda la razón. "Para Teresa" la llamó
el compositor. Pero Beethoven tenía tan pero tan mala caligrafía que, con su letra,
Teresa se leía como Elisa y así fue que esta obra para piano que en realidad se llama
"Para Teresa" pasó a la historia con el nombre de "Para Elisa".
Hay quien dice que Beethoven compuso esta obra para una Teresa, pero que
no se trataba de ninguna niñita, sino de una señorita bastante interesante de la que
Beethoven estaba enamorado. Pero lo cierto, es que fue para una Teresa y no para
una Elisa, que compuso esta obra.
La mala letra de Beethoven, privó a todas las Teresas del mundo, de las cajitas
de música con esa melodía, regaladas por novios amorosos que hubieran dicho,
creyéndose originales: "Me hizo acordar de vos". Sin embargo, nunca es tarde. Así
que quien tenga una novia o una esposa llamada Teresa, que aproveche esta
información. Luego, por favor, cuénteme los detalles.

http://cordobaatempo.blogspot.com/2009/08/la-verdadera-historia-de-
para-elisa.html