Está en la página 1de 4

REPORTE DE LECTURA PSICOLOGÍA HUMANISTA

19 de febrero de 2019

Declaraciones programáticas de la Psicología Humanística


De Helmut Quitmann

Temas principales de la lectura

Quitman realiza en su artículo una breve introducción a los orígenes de la psicología


humanista. Menciona que esta surgió como una tercera fuerza junto al psicoanálisis y el
conductismo, durante los años cincuentas y sesentas en Norteamérica; aunque con los
trabajos de psicólogos en su mayoría alemanes.
Lo anterior se debido principalmente a que el régimen fascista les impide desarrollar sus
ideas basadas en la libertad y el existencialismo, por lo que tiene que pasar algún tiempo a
que estas ideas terminen de desarrollarse en E.U. para después comenzar su expansión por
Europa y el resto del mundo.

Entre los psicólogos que impulsaron la psicología humanista en Norteamérica se


encontraban Goldstein, Fromm, el mismo Perls, que entre otros.
En el artículo Quitmann expone que las razones principales por las cuales surge la psicología
humanista se deben a la necesidad de que el ser humano se encamine en una búsqueda por
su libertad, la responsabilidad y el desarrollo de sus potencialidades, así como la
comprensión de la autorrealización como un objetivo primordial en la vida.
Bugental propuso a su vez una serie de postulados de la psicología humanista que hablan de
la esencia del ser humano, donde menciona que este es más que la suma de sus partes, tiene
una naturaleza social, es consciente y libre, y está siempre orientado a una meta.

La psicología humanista surge en 1929 con la crisis económica mundial y culmina en 1962
con la fundación de la American Association of Humanistic Psychology. Fue de vital
importancia la política del presidente Roosevelt, quien incluía dentro de su base una visión
más humanista e integradora de la persona, quien a su vez consideraba importantes no solo
el desarrollo cognitivo sino también las emociones y la empatía, por principio, veía al ser
humano como bueno y razonable por naturaleza.

Se buscaba no solamente combatir el desempleo o las carencias económicas, sino también


la conciencia comunitaria que partiera del desarrollo del individuo. La migración de
refugiados de Alemania colaboró en gran medida al surgimiento de las ideologías
humanistas, ya que el impacto de los horrores vividos durante la segunda guerra mundial
aun estaba muy presente, por lo que se buscaba recobrar la esperanza en el ser humano y
en la sociedad misma. Surgió además un creciente interés en la filosofía existencial y su
estudio.

CÉSAR ISRAEL RUIZ HUERTA MAESTRÍA EN TERAPIA GESTALT


REPORTE DE LECTURA PSICOLOGÍA HUMANISTA

La psicología de la Gestalt colabora a partir de sus principios sobre la libertad y el orden,


considerando la importancia de que el orden natural debe surgir de manera libre y no puede
ser creado de forma artificial. Corrientes psiquiátricas con vertiente humanista comenzaron
a difundir una visión distinta sobre las enfermedades mentales, donde se afirmaba que el
sufrimiento es inherente a la existencia humana y que la sociedad, principalmente la familia,
era el origen del desajuste en la personalidad que se presenta en los individuos.

A la cabeza del movimiento humanista dentro de la psicología se encontraba Abraham


Maslow, ya que comenzó a vincularse con otros psicólogos interesados en realizar
investigaciones en pro de esta “tercera fuerza” de la psicología, fundando de esta manera en
1962 la AAHP. Dicha asociación tenía como principal objetivo conformarse como una
alternativa que abordara dentro de su campo el desarrollo de la persona desde una
perspectiva que tomase en cuenta elementos que el conductismo y psicoanálisis no, tales
como las potencialidades y cualidades derivadas del amor, el sí mismo, la espontaneidad, el
humor, el juego, entre muchos otros.

A partir de entonces, la psicología humanista antes poco reconocida, comienza a ganar


fuerza en la comunidad psicológica, hasta el punto donde Abraham Maslow es elegido como
presidente de la APA; dentro de la cual, en 1971, una sección se dedica a la psicología
humanista. Ello implica un gran reconocimiento al fin de la labor y el impacto que tienen los
psicólogos humanistas en E.U.

A la par, en 1962 Murphy y Price fundan asimismo el Instituto Esalen, donde realizan un
trabajo de grupos con una amplia apertura a diferentes metodologías para que las personas
puedan llegar a experimentarse tal y como son, para desarrollar su potencial humano. Por
otro lado, la llegada de JFK a la presidencia de los E.U. prepara aun más el terreno para que
la psicología humanista, y en específico Carl Rogers, impacten de manera profunda en la
sociedad norteamericana, ya que se vivía una revolución ideológica que buscaba separarse
de la influencia de conceptos como la religiosidad, el patriotismo o la familia como autoridad
absoluta.

La comunidad como forma básica del funcionamiento del ser humano se convierte en una
alternativa que se ajusta a las necesidades del momento. Dado que hace énfasis en los
principios de unidad y colaboración responsable entre personas que a la vez fortalece la
libertad e individualidad.

Para el final del artículo Quitmann realiza una breve reseña del proceso que vivió para
encontrarse con la psicología humanista. Partiendo de las vivencias al interior de su familia y
en la relación con sus padres, a través de su búsqueda de sentido en la psicología de la tercera
fuerza con la que se encontró posteriormente y que dio forma a su persona.

CÉSAR ISRAEL RUIZ HUERTA MAESTRÍA EN TERAPIA GESTALT


REPORTE DE LECTURA PSICOLOGÍA HUMANISTA

Comentarios acerca de la lectura

Me parece una lectura bastante reveladora en torno al proceso desde el cual surge la
psicología humanista. El contraste con el clima mundial que se vivía en aquel entonces donde
el conductivo y psicoanálisis pretendían explicar y determinar el comportamiento humano,
con una psicología que emergía de la necesidad de devolver al ser humano su esencia social,
libre y responsable.

De igual forma, las situaciones políticas que se encadenaron al surgimiento de la psicología


humanista son un factor que yo desconocía. Me sorprende ver cómo todo se sincronizó para
que los presidentes de E.U. durante esa época fueran también impulsores indirectos de la
psicología humanista, junto con todos los psicólogos alemanes que salieron de su país para
refugiarse de los terrores de la segunda guerra mundial y la persecución nazi.

Todo esto me ayuda a comprender la importancia que posee que se den las “condiciones
necesarias y suficientes” para que el cambio se presente inclusive en una sociedad entera.
Me entusiasma la idea de seguir conociendo más acerca de la psicología humanista, en
especial de la Gestalt, ya que considero de especial importancia conocer el contexto en el
que nace para comprender mejor mi labor como terapeuta desde este enfoque.

La forma en que la lectura conecta con mi vida personal y profesional

Tuve la oportunidad de conocer más de la psicología humanista hasta el final de mi carrera


universitaria. Durante los años de formación dentro de la universidad rara vez pude
encontrar profesores que me hablaran del enfoque, al menos no de forma positiva, ya que
los pocos que lo hicieron se dedicaban a criticar el enfoque o a depreciarlo. Por esta razón,
mi formación fue enteramente desde el psicoanálisis. Fue hasta el momento en que llegó mi
titulación que me decidí a trabajar en un tema diferente para mi investigación.

En algún momento asistí a una conferencia (honestamente no recuerdo quién la impartió)


sobre el vacío existencial. La conferencia como tal no fue muy relevante en cuestión de
contenido, pero durante la misma, el ponente recomendó el libro de El hombre en busca de
sentido de Viktor Frankl, mencionando que en él se abordaba la segunda guerra mundial
desde la perspectiva de un prisionero, tema que siempre me había llamado la atención.

Cuando me decidí a leerlo, estando por terminar mi carrera, me impacto de forma profunda
la filosofía de vida que Frankl compartía desde sus propias vivencias. Caló profundamente en
mi forma de ver la psicología pero sobre todo, la forma en que comprendía al ser humano.
Me vi rápidamente interesado en conocer más sobre la logoterapia, por lo que el tema de
investigación funcionó como un pretexto perfecto para involucrarme más en la visión de
Frankl.

CÉSAR ISRAEL RUIZ HUERTA MAESTRÍA EN TERAPIA GESTALT


REPORTE DE LECTURA PSICOLOGÍA HUMANISTA

El tema de mi investigación y ponencia, “El vacío existencial como una necesidad de retorno
hacia lo humano” me vinculó de forma permanente a la visión humanista de la persona y de
la psicología, que en retrospectiva me doy cuenta era también mi necesidad de retornar a
mi parte más humana y auténtica.

Poco a poco me fui empapando de otros autores y cuando llegó el momento de ejercer mi
profesión tuve la oportunidad de hacerlo con niños, entonces busqué un modelo que me
fuera útil, pero sobre todo, que mantuviera el enfoque de la psicología humanista que ahora
me apasionaba. Estudié la terapia de juego centrada en el niño de Axline y la terapia de juego
Gestalt de Oaklander, lo que al fin me catapultaron a dedicar mi vida a encontrar formas más
auténticas de vivir, desde una filosofía humanista que perdurara dentro y fuera del
consultorio.

BIBLIOGRAFÍA

Instituto Humanista de Psicoterapia Gestalt (Comp.). (2011). Compilación de Arti ́culos de


Psicologi ́a Humanista. Vol. 1. México: IHPG.

CÉSAR ISRAEL RUIZ HUERTA MAESTRÍA EN TERAPIA GESTALT