Está en la página 1de 9

SECRETARÍA DE EDUCACIÓN DE VERACRUZ

UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA VERACRUZANA


LICENCIATURA EN EDUCACIÓN BÁSICA PLAN 2009

Experiencia Formativa:
CULTURA FISICA Y CORPOREIDAD II

ACTIVIDAD 10

ASESOR:
L.E.F. MONTSERRAT FLOR GUERRERO GARCÍA

ALUMNA:
Ena Armenta Morales

H. Veracruz, Ver., a 11 de Abril de 2018


CULTURA FISICA Y CORPOREIDAD II

EL NIÑO, SU CUERPO Y LA ACTIVIDAD FÍSICA

INTRODUCCIÓN

La perspectiva que tenemos los adultos en comparación con los niños


con respecto a hacer ejercicio es que, los adultos pensamos en ejercicio y nos
imaginamos en un gimnasio, corriendo, levantando pesas, haciendo ejercicios
extremos y agotadores que nos producen cansancio y estrés incluso antes de
realizarlos. Por el contrario, los niños sencillamente no se complican en esto;
pues para ellos hacer ejercicio significa jugar a la hora del recreo, en
educación física, andar en bicicleta o jugar pelota en su cuadra con sus
amigos.
En cualquiera de estos casos, hacemos uso de nuestro cuerpo, el cual
está conformado por uno de los aparatos más importantes que es el aparato
locomotor, que a su vez está compuesto por el sistema óseo y el sistema
muscular (huesos, articulaciones, ligamentos, músculos y tendones), los cuales
permiten a nuestro cuerpo un complejo y fascinante movimiento armónico.
Todas y cada una de las partes que conforma nuestro aparato
locomotor cumple una función específica, por lo que es importante que las
conozcamos y entendamos como cuidarlo pues es la parte que sostiene
nuestro cuerpo, permite el movimiento, la flexibilidad y a su vez protege
nuestros órganos. A su vez, el aparato locomotor depende de nuestro cerebro
para generar y coordinar todos los movimientos que este realiza; por lo que en
este ensayo se describirán brevemente los conceptos básicos, así como la
función que cumple el aparato locomotor en nuestro cuerpo.
DESARROLLO

El cuerpo humano está formado por 206 huesos, los cuales forman parte
del aparato locomotor, son el elemento duro que conforma la estructura y la
forma del esqueleto, lo que proporciona sostenibilidad y movilidad al cuerpo,
con la finalidad de soportar el peso y trabajar con los músculos para producir
movimientos intencionados.
Las principales funciones de los huesos son: estructurar el cuerpo,
proteger los órganos internos como el cerebro, el corazón y los pulmones,
posibilitar el movimiento, formar elementos de la sangre y almacenar
minerales; los tipos de huesos son largos como el fémur, la tibia y el radio;
cortos como los huesos de las vértebras y los de los dedos de manos y pies; y
planos como la pelvis y los huesos de la cabeza.
Las articulaciones son el punto de contacto entre dos huesos o más
cuyas funciones son permitir el movimiento del cuerpo, permitir el crecimiento
de los huesos y amortiguar las fuerzas de reacción de la tierra producidas
cuando nos desplazamos.
El esqueleto humano a su vez, está conformado por:
Extremidad superior (cintura escapular, brazo, antebrazo, mano) con
articulaciones en codo, radio-cubitales y muñeca; extremidad inferior (cintura
pelviana, muslos, piernas y pies).
Los movimientos principales de algunas articulaciones son: articulación
de la cadera, articulación de la rodilla, articulación del tobillo y la articulación
del tronco formado por la columna vertebral (vértebras), la caja torácica
(costillas) y la pelvis (esternón).
La columna vertebral del esqueleto es el eje que se extiende desde el
cráneo hasta la pelvis, en ella se encuentran las costillas articuladas al
esternón. Las funciones de la columna vertebral son: sostener el cuerpo,
producir movimiento y proteger la médula espinal y está formada por 32 ó 33
vértebras (cervicales, dorsales, lumbares, sacras y coxis.
Las costillas están conformadas por una caja ósea cuya función es
proteger al corazón y a los pulmones y demás órganos; el hombre cuenta con
24 costillas (las siete primeras llamadas esternales o verdaderas, las siguientes
tres llamadas costillas asternales o falsas y las últimas dos costillas llamadas
flotantes), las costillas se mueven todas a la vez para permitir la respiración.
La pelvis se encuentra en la parte inferior del tronco en los seres
humanos y aquí se alojan los órganos del aparato reproductivo, la última
sección del tubo digestivo y la vejiga urinaria. Su función es el movimiento de
rotación, de inclinación y de flexión y extensión.
La función de los músculos esqueléticos es el movimiento del cuerpo y
se encuentran localizados en todo el cuerpo, desde la cabeza hasta los pies;
se clasifican en: lisos o involuntarios y los cardiacos; así como cortos, largos y
mixtos y se agrupan a su vez según la función del trabajo que realicen
(movilizadora, sustentadora y fijadora).
Los principales músculos del cuerpo están localizados en la extremidad
superior y en la caja torácica en la cual se encuentra el corazón que también
se considera un músculo; el diafragma que es el músculo que permite la
respiración, los músculos en la zona del abdomen, los cuales favorecen la
inclinación de la columna y también facilitan los movimientos de la
respiración, la tensión del abdomen, la digestión y la micción; y por último,
entre los músculos de más importancia en el cuerpo humano se encuentran
los músculos esfínteres (interno y externo), cuyo movimiento es automático y se
ocupa de la función normal de la digestión.
Los músculos de los brazos: en el codo que permiten la flexión, extensión
y rotación; los bíceps y tríceps responsables de la flexión y extensión de los
antebrazos; y los músculos delgados y pequeños que se encargan de los
movimientos precisos y sutiles de los dedos.
Finalmente los músculos de las extremidades inferiores los cuales se
encargan de mantener el cuerpo en posición erecta y del caminado y entre
estos están los glúteos que ayudan al movimiento de los muslos, los músculos
de las piernas que permiten la extensión y la flexión de la rodilla, el musculo
tibial que permite la flexión del tobillo y los músculos de los pies en donde se
encuentra un músculo llamado tendón de Aquiles cuya función es permitir la
flexión de la planta del pie

CONCLUSIÓN

De manera breve, en este ensayo podemos darnos una idea de la


importancia y buena funcionalidad de nuestro aparato locomotor, en cual
está formado por huesos, músculos, tendones y articulaciones y que gracias a
su cuidado y buena funcionalidad podemos movernos libremente.
Por lo que es importante conocer también como cuidar de nuestro
aparato locomotor, tratando de evitar roturas o dolor, así como tener en
cuenta que una buena alimentación mantiene el aparato locomotor en
buenas condiciones.
Debemos conocer también de la importancia de realizar los debidos
calentamientos de nuestros músculos antes de realizar cualquier actividad
física, los cuales ayudarán al cuerpo al proceso de adaptación de un estado
de descanso a un estado de ejercicio.
Una de las principales funciones de realizar calentamiento antes de una
actividad física es la elasticidad de los músculos y así evitar lesiones, ya que el
aumento de temperatura en los músculos, ligamentos y tendones disminuye el
riesgo de que estos sufran desgarres, roturas y tirones que pueden y que
pueden afectar negativamente a la flexibilidad.
GUIA DE EMERGENCIAS

TEXTO DESCRIPTIVO

Atención a emergencias en algunas enfermedades crónicas

Es fundamental que como futuros docentes, adquiramos conocimientos


básicos de primeros auxilios así como información sobre enfermedades que
puedan padecer algunos de nuestros alumnos; dado a que es común que se
den situaciones de incidentes en los que los alumnos resultan lesionados y que
la rapidez, la seguridad y la determinación con las que se les puedan
proporcionar los primeros auxilios puede ser un factor clave puede favorecer
atención de estas lesiones o crisis de enfermedades crónicas, ya que una
actitud de inseguridad o temor a no saber cómo actuar puede determinar la
complicación de alguna situación que pudiera poner en riesgo la salud física
de nuestros alumnos.
Una de las enfermedades más frecuentes en los niños es el asma, esta
enfermedad afecta directamente a los pulmones y a la dificultad para
respirar; puede ser producida por factores alérgicos, ambientales o
estresantes. Para saber actuar en caso de crisis asmática el docente debe
contar con información sobre el tipo de asma que padece el alumno, así
como la actitud y comportamiento del niño con asma que indique al docente
que se está presentando una crisis y estar informado sobre los medicamentos
que se le suministran en caso de crisis.
Es importante, contrario a lo que se piensa, que el alumno asmático
realice educación física de manera moderada debido a que mejora la
tolerancia al ejercicio, fortalece los pulmones y disminuye el asma producida
por la actividad física; la natación forma parte de los deportes aconsejables
para niños con este padecimiento.
Para evitar el asma inducido por el ejercicio es necesario: realizar
calentamiento adecuado, realizar ejercicio de baja intensidad, respiración
nasal, descanso necesario y aplicar la medicación antes de iniciar con el
ejercicio.
Es importante que en caso de crisis, el docente este informado de cómo
aplicar o supervisar la aplicación del medicamento, verificar la mejora del
alumno y avisar a los padres en caso de complicación.
Epilepsia. De inicio el docente debe tener conocimiento de este
padecimiento en el alumno y para dar atención de primeros auxilios a un
alumno con esta enfermedad, es muy importante mantener la calma,
después reconocer cuando el niño está presentando un episodio de epilepsia.
El alumno que padece epilepsia no está limitado a tener una vida normal, ya
que este padecimiento no lo hace menos inteligente o tener menos
capacidad, pero es necesario tomar ciertas precauciones para evitar que se
lesione en un momento de crisis, como procurar estar siempre acompañado.
Es importante que tanto el personal docente como los compañeros del
alumno estén informados para saber cómo actuar en esta situación; los
maestros para saber cómo auxiliar alumno con epilepsia y los compañeros
para que aprendan qué es y no se asusten.
En cuanto a las actividades físicas, igualmente las puede realizar
siempre y cuando este acompañado o bajo supervisión siempre del docente.
La diabetes. Al igual que en los padecimientos anteriores, lo primero es
que el docente este informado del padecimiento del alumno con diabetes
para poder entender y atender las necesidades que lleguen a presentar,
como estar al pendiente de sus medicamentos, otorgarle permisos para ir al
baño, ya que este padecimiento propicia ganas de orinar de manera
continua y el permitirle comer y beber a la hora que lo requiera debido a la
necesidad de ingerir alimentos en determinados horarios. Es importante llamar
a los padres en cualquier eventualidad.
Las alergias alimentarias. Este padecimiento es común en los niños y las
personas en general; regularmente son causadas por ingestión, inhalación o
contacto de algún alimento al que la persona no sepa que es alérgica,
puede presentarse en forma de hinchazón de cara, párpados, labios, orejas o
reacción alérgica grave, como dificultad respiratoria; en cualquiera de los
casos es indispensable avisar a los familiares; a diferencia de los casos
anteriores, las alergias alimentarias se pueden presentar y no contar con
medicamento para ello, por lo que es importante mantener la calma y llamar
a urgencias si se considera que la situación es grave.
En cualquiera de las situaciones anteriores, lo más importante establecer
comunicación entre docente, familiares y servicio de urgencias (siempre tener
a la mano números telefónicos), no recibir trato especial ni privilegios (solo los
cuidados necesarios) para evitar que se aprovechen de su condición o que se
sientan discriminados.

Primeros auxilios básicos para la asistencia a las urgencias más frecuentes

Como se mencionó al inicio de este texto, es frecuente en las escuelas


los alumnos presenten situaciones de urgencia, siendo los docentes los que
tengan que actuar en primer lugar. Es muy importante que la aplicación de
los primeros auxilios se realice de manera adecuada con la finalidad de
solucionar la urgencia, evitar posibles complicaciones, así como tranquilizar al
alumno que está presentando la urgencia.

En caso de alguna emergencia es necesario tener presente y seguir la


cadena de supervivencia adaptada a primeros auxilios, que consiste en:
primer eslabón: observar la urgencia seguida de avisar a emergencias;
segundo eslabón: una persona instruida brinda primeros auxilios hasta la
llegada del servicio de emergencia (acciones directas como reanimación
cardiopulmonar básica, apoyo psicológico, taponamiento de alguna
hemorragia, inmovilización de una fractura, etc.), tercer eslabón: asistencia
del personal especializado; cuarto eslabón: intentar solucionar las causas de
la urgencia.
Entre las urgencias que se pueden presentar dentro del contexto escolar
y para la cual los docentes deben estar informados y preparados están:

- atragantamiento/obstrucción de la vía aérea,


- quemaduras,
- hemorragias,
- heridas,
- traumatismos,
- lipotimia, síncope y shock
- Insolación y golpe de calor
- ahogamiento o asfixia por inmersión

Es todos estos casos, es imprescindible que el docente cuente con


cierto adiestramiento para poder auxiliar al alumno que está presentando una
urgencia; es de gran utilidad que los docentes sepan cómo actuar en caso
de que esos momentos angustiosos se presenten, pues deben conservar la
calma y la cordura para ayudar a los accidentados con rapidez y efectividad,
en vez de alarmarlos o complicar más la situación.

Por último, es sumamente importante que la escuela cuente con un


botiquín de primeros auxilios cuyas características dependerán del uso y de la
preparación de las personas que vayan a utilizarlo, colocado en lugar visible,
sin cerradura y fuera del alcance del alumnado, y que todo el personal sepa
el lugar exacto de su localización así como el contenido del mismo.