Está en la página 1de 5

Javier Fernando Villamizar Torres – ID: 00094332

Jairo Andres Reyes Garcia – ID: 000293494

TERCER PRE-INFORME

LABORATORIO BIOMEDICA

Experimentación con Simuladores para Medicina

OBJETIVO EXPERIMENTAL
Experimentar y comparar simuladores para medicina de tipo físico y virtual.
MARCO TEORICO
1. ¿Qué es un simulador físico? ¿qué es un simulador virtual? Realice una
tabla teórica comparativa.
Simulador físico Simulador virtual
- Su precio es mas elevado - Su precio es más económico ya
porque se tiene que invertir en que va ligado a cuanto se
distintos materiales y recursos invirtió en el desarrollo del
para desarrollar el simulador los código y una vez listo solo será
mas parecido posible a la necesario copiar y distribuir este
realidad. código del programa.
- Permite al usuario sentir y - No ofrece una gran cantidad de
experimentar con sensaciones sensaciones al no haber un
mas realistas como lo es el contacto directo.
tacto de diferentes materiales. - Un solo simulador nos permite
- Es necesario tener un simulador realizar varias simulaciones y
por ejercicio o procedimiento repetirlas cuantas veces sea
que se quiera simular, además necesario sin tener que gastar
en algunos casos para repetir la dinero de más.
simulación se debe de invertir - Es más difícil de deteriorar pues
mas dinero en insumos como lo no hay un contacto directo,
puede ser en mas cantidad de aunque hay que tener en cuenta
sangre falsa. el desgaste de los periféricos
- Al ser manipulado directamente que controlan el programa
por manos humanas, su virtual, pero de todos modos
desgaste es mayor y puede estos periféricos son mas
dañarse mas fácilmente. económicos que invertir en un
simulador físico.
2. Explique qué es la cirugía laparoscópica, cómo se realiza el entrenamiento
usando el programa FLS (Fundamentals of Laparoscopic Surgery), describa
el ejercicio básico de movimiento de aros.
La cirugía laparoscópica es una técnica quirúrgica
mediante la cual se insertan tubos cortos y delgados
(trócares) en el abdomen, utilizando pequeñas
incisiones (inferiores a un centímetro). A través de estos
trocares se insertan instrumentos largos y angostos,
que el cirujano utiliza para manipular, cortar y coser
tejidos.[1]

Metodología de aprendizaje y entrenamiento


La implementación de un programa de entrenamiento en simulación necesita
incluir los aspectos críticos de un determinado procedimiento quirúrgico. Se debe
discernir si es necesario entrenar el procedimiento completo o solo las etapas
específicas que requieren de más habilidad técnica, lo que está supeditado a
variables económicas, al volumen de pacientes del centro, a la factibilidad de
simular el procedimiento y al impacto real del modelo de entrenamiento.
Kneebone señala que el aprendizaje quirúrgico debe ser basado en los 4 pilares
de la competencia en cirugía: la teoría, la habilidad, la experiencia y la toma de
decisiones. Otros factores que se suman son las habilidades comunicacionales y
el trabajo en equipo, los cuales denotan a un cirujano integral. Tradicionalmente
las habilidades técnicas han sido el foco principal del entrenamiento simulado,
pero este aspecto es solo uno de los componentes de la práctica quirúrgica. Un
entrenamiento simulado que solo incluye habilidades técnicas nos llevará a formar
cirujanos experimentados no-expertos, quienes poseen vasta experiencia en
situaciones habituales, pero ante cambios inesperados en el ambiente, como
complicaciones intraoperatorias, no son capaces de tomar buenas decisiones. Lo
anterior es una de las diferencias con los expertos adaptables, cirujanos con
mayor experiencia y que poseen una formación que incluye al resto de los pilares
de la competencia en cirugía. La simulación quirúrgica debe abordar todos estos
aspectos para lograr un entrenamiento completo y exitoso, a través de escenarios
quirúrgicos versátiles, como los disponibles en los simuladores virtuales e incluso
con estrategias como utilizar actores junto a los modelos simulados, los cuales al
interactuar con el aprendiz logran un escenario clínico más fidedigno. Este tipo de
experiencias han sido utilizadas con éxito por otras especialidades como la
anestesia, a través de la implementación de escenarios simulados de crisis en el
quirófano. Es así como todo programa de entrenamiento simulado debe considerar
3 elementos fundamentales: el simulador, el cual debe ser fidedigno y accesible;
tutores acreditados en metodologías de aprendizaje y evaluación y los alumnos a
entrenar (alumnos de medicina, residentes quirúrgicos o cirujanos en ejercicio que
deseen aprender).
En nuestro centro desarrollamos un modelo de entrenamiento en 16 sesiones para
residentes de especialidades quirúrgicas, que requería el aprendizaje de una
anastomosis intestinal laparoscópica. Este modelo inanimado en la caja obtuvo
resultados significativamente mejores para alumnos entrenados (residentes de
primer año de cirugía general) en comparación con cirujanos egresados de
programas tradicionales sin simulación. Después de concluir el entrenamiento, los
participantes y el grupo control se evaluaron en un modelo porcino vivo realizando
una anastomosis intestinal laparoscópica y se compararon con cirujanos expertos.
Los residentes entrenados tuvieron significativamente menores tiempos
quirúrgicos y mejor desempeño en las habilidades técnicas en comparación con
los cirujanos generales sin programas de simulación. Los residentes no tuvieron
diferencias significativas en comparación con los expertos. Estudios prometedores
podrían obtener los mismos resultados en un quirófano en un futuro cercano.
Ejercicio de aros
En el ejercicio de aros se pretende mejorar la coordinación y pulso de los
estudiantes mediante básicos ejercicios como lo es encajar diferentes aros en
unas estacas sin que estos aros toquen la estaca, así con este ejercicio básico
pero funcional el estudiante tendrá dominio de sus movimientos y tendrá un mejor
pulso al momento de manejar las diferentes herramientas quirúrgicas.[2]

3. ¿Qué es y cómo funciona la proyección de video 3D y su percepción con


gafas pasivas del tipo polarizadas? ¿qué efectos tiene la visualización
excesiva de contenido 3D?

Tenemos que conseguir que cada ojo vea una película ligeramente distinta a la
que ve el otro ojo. Primero tenemos que filmar dos películas. Para ello
colocaremos dos cámaras separadas unos diez centímetros (como la separación
que hay entre nuestros ojos) y filmaremos la escena. Ya tenemos la película del
ojo derecho y la del ojo izquierdo. Ahora hemos de pensar cómo hacer que cada
ojo únicamente vea la película que le corresponde. Hace más de cien años se
encontró una sencilla solución para ver fotografías en 3D (el térmico correcto es el
de fotografías estereoscópicas). El método consistía en disponer de dos cajas
unidas, cada una con una pequeña abertura. Cada ojo miraba por una de las
aberturas, de tal manera que cada ojo era obligado a ver sólo la foto que le
correspondía.
Pero ¿cómo podemos conseguir esto con unas gafas y con ambos ojos mirando a
la misma pantalla? La respuesta reside en colocar dos filtros, uno para cada ojo y
emitir simultáneamente ambas películas, la derecha y la izquierda, de tal manera
que cada filtro deje pasar al ojo sólo la película que corresponda.
Cuando vamos un cine “3D” lo que vemos son dos películas simultáneamente,
pero cada una con luz polarizada en una dirección (levógira o dextrógira) la luz
polarizada se refleja en la pantalla (metalizada), manteniendo la polarización.
Cada filtro bloqueará una polarización y dejará pasar la otra. De esta manera cada
ojo verá lo que le toca ver y nuestro cerebro se sumergirá en el espectacular
mundo del visón estereoscópico.[3]

Efectos visualización de contenido 3D


Expertos han explicado que la causa principal de los mareos es la convergencia
acomodativa, es decir, el intento permanente de la vista de ajustarse a lo que está
viendo.
Cuando vemos una película en 3D, cada uno de nuestros ojos observa una
imagen y registra una información que se combina en nuestro cerebro, creando la
sensación de tridimensionalidad. Pero en un momento de relajación, los ojos
pueden discordarse o pueden producirse cambios de distancia dentro de la
tridimensionalidad, lo que causa inadaptación, mareo y desorientación.
Este tipo de películas también causa fatiga ocular, ya que los músculos oculares y
el cerebro se ven sometidos a un sobreesfuerzo. La disociación de imágenes hace
que el cerebro trabaje el doble de como lo haría al ver una película tradicional.
Esto puede causar cansancio general, dolor, visión borrosa, lagrimeo, fotofobia,
visión doble, sensación de quemazón, dolor de cabeza, náuseas y vértigos.
Además, los síntomas de fatiga ocular pueden ser más fuertes en personas con
miopía, hipermetropía o astigmatismo, ya que las gafas que se usan para ver
estas películas no suelen ser compatibles con ciertos modelos graduados.[4]
Bibliografía
[1] MedlinePlus, “Cirugía laparoscópica - Serie—Incisión: MedlinePlus
enciclopedia médica.” [Online]. Available:
https://medlineplus.gov/spanish/ency/esp_presentations/100166_1.htm.
[Accessed: 20-Feb-2019].
[2] F. León Ferrufino et al., “Simulación en cirugía laparoscópica,” Cirugía
Española, vol. 93, no. 1, pp. 4–11, Jan. 2015.
[3] Optica Corella, “EL CINE 3D ¿ CÓMO FUNCIONA? |.” [Online]. Available:
http://www.opticacorella.es/noticias/el-cine-3d-como-funciona.html.
[Accessed: 20-Feb-2019].
[4] La Nueva España, “Los efectos adversos de ver películas en 3D - La Nueva
España.” [Online]. Available: https://www.lne.es/vida-y-
estilo/salud/2015/07/10/efectos-negativos-gafas-3d/1784696.html.
[Accessed: 20-Feb-2019].