CONCEPTOS SOBRE FERTILIZACION NITROGENADA Y FOSFATADA EN EL CULTIVO DE MAIZ Espósito G.; Gesumaría J. y C.

Castillo1 Determinación del rendimiento en maíz

1

El rendimiento del cultivo de maíz en el Sur de Córdoba está limitado entro otras, por las siguientes causas (Gesumaría et al., 2000):       Estrés hídrico Competencia de malezas Problemas físicos del suelo Disponibilidad de nutrientes Densidad y uniformidad de siembra Plagas y enfermedades

En términos ecofisiológicos el rendimiento de maíz está determinado principalmente por el número final de granos logrados por unidad de superficie, el cual es función de la tasa de crecimiento del cultivo alrededor del período de floración (Andrade et al., 1996). Por lo tanto, para alcanzar altos rendimientos, el maíz debe llegar con un óptimo crecimiento a esa etapa; esto se logra con cobertura total del suelo y alta eficiencia de conversión de radiación interceptada en biomasa. Cuando la disponibilidad hídrica no es una limitante, la adecuada disponibilidad de nutrientes, asegura un buen crecimiento del cultivo y una alta eficiencia de conversión de radiación interceptada. Requerimientos nutricionales del cultivo El diagnostico de la fertilización del cultivo implica conocer las necesidades nutricionales para alcanzar un rendimiento objetivo y la capacidad del suelo de proveer esos nutrientes en la cantidad y el momento adecuado. Los requerimientos nutricionales de maíz se indican en las Tablas 1 y 2.
Tabla 1. Requerimientos y extracción en grano de nutrientes para producir una tonelada de grano de maíz.

1

Docentes e Investigadores de Producción de Cereales. Facultad de Agronomía y Veterinaria. Universidad Nacional de Río Cuarto. TE: (0358)-4676159. e-mail: gesposito@ayv.unrc.edu.ar

 Cada sector deberá muestrearse y dosificarse. como resultado de la intensificación de la agricultura (mayores rendimientos) y reducción de períodos bajo pastura.2 Tabla 2. depende en primer lugar de la calidad de la muestra entregada”. si es posible. la calidad del resultado del laboratorio. media loma y bajo). Para obtener una muestra apropiada se deberá:  Observar el terreno previo al muestreo y determinar diferencias en cuanto a relieve (loma. Requerimientos y extracción en grano de nitrógeno (N). zonas anegables. Rendimien Absorción en to planta N P S kg/ha kg/ha 19 9000 36 36 8 26 12000 48 48 4 33 15000 60 60 0 Extracción en grano N 131 174 218 P kg/ha 27 36 45 S 16 22 27 En general. independientemente para no cometer errores de sobre o subdosificación.  Una vez que ha identificado (al menos visualmente) los diferentes sectores se tomará una muestra de 0-16 cm para determinar la . Muestreo de suelos Como muestrear el suelo para determinar insuficiencias nutricionales: “Como una premisa básica. los suelos de la Región Pampeana presentan deficiencias de N y P. y en los últimos años se han observado deficiencias de azufre (S). fósforo (P) y azufre (S) para distintos rendimientos de maíz. cambios bruscos en la vegetación. color del suelo o si el lote ha tenido diferentes prácticas de labranza o cultivo.

3. Análisis de N-NO3.deben mantenerse en ambiente frío (refrigerador portátil) desde la extracción en el campo hasta el laboratorio.en V6. Momentos y formas de aplicación de fertilizantes nitrogenados La curva de acumulación de los nutrientes en el cultivo de maíz es similar a la de materia seca. Medición del índice de verdor de las hojas utilizando el medidor del índice de verdor Minolta SPAD 502. . 4. y el análisis de planta en estadios tempranos y avanzados de desarrollo: Métodos de diagnóstico 1. evitando cercanías de alambrados. Concentración de N-NO3. Figura 1: Curva de absorción de Nitrógeno (izquierda) y Fósforo (derecha) en maíz.en pre-siembra.en savia. Nitrógeno 3 En general. caminos y bebidas. 6. Modelos basados en el balance nitrogenado. Las muestras para la determinación de N-NO3.en la base de tallos a madurez fisiológica. Análisis de N-NO3. Una vez obtenida la muestra. Disponibilidad de N-NO3. siempre teniendo la precaución de tomar idéntica cantidad de suelo en cada punto de muestreo.    cantidad de fósforo disponible del suelo y de 0-20 y 20-40 para determinar la cantidad de nitrógeno total disponible. los métodos de diagnóstico para la fertilización nitrogenada pretenden predecir la probabilidad de respuesta a partir de la disponibilidad de N en suelo y/o en planta y el requerimiento previsto para un determinado nivel de rendimiento. 5. se deberá tomar una muestra en la línea de siembra y tres en el entre surco. descartando una parte para trasladar menor cantidad de muestra. si el material es excesivo (alrededor de 500 gr de suelo son suficientes) se procede al mezclado del mismo. Para determinar el contenido de N-NO3. Las muestras deberán ser compuestas de por lo menos 20 tomas realizadas al azar mediante recorridos en zig-zag. 2. Los métodos desarrollados para el cultivo de maíz incluyen el análisis de suelo en pre-siembra y al estado de 5-6 hojas de desarrollo del cultivo.a 0-20 y 20-40 cm de profundidad al estado de 5-6 hojas desarrolladas.

No obstante estos resultados y según el método de diagnóstico a utilizar la aplicación al momento de la siembra (aún en dosis elevadas) no es recomendable dado que los métodos que diagnostican las necesidades en V6-8 cuentan con una mayor cantidad de información para determinar aportes de N.4 Observando la Figura 1 se aprecia como a partir del estado de 6-8 hojas desarrolladas (30-50 días después de la emergencia). 1999) . la aplicación en este estado del cultivo o inmediatamente previa ha sido reportada como la de mayor eficiencia de uso de N. 2200 Respuesta (kg / ha) 1800 1400 1000 600 200 -200 0 20 40 60 80 100 120 140 Agua útil a 1 mt (mm) 80 .0 R = 0. rendimiento potencial y con ello necesidades de N mas precisas. La Fig. Por esta razón. Figura 3: Rendimientos de maíz con distintas dosis de N aplicadas como urea en tres momentos: Siembra.0 160 . En este sentido el NP-Zea (Programa para el Cálculo de dosis de nitrógeno y fósforo en Maíz) recomienda realizar la fertilización nitrogenada al estado de V6-8 por la mayor correlación encontrada entre la humedad del suelo en este estadio y la respuesta a la fertilización (Figura 3). (García 2000). Dosis mayores muestran respuestas decrecientes y resultan en eficiencias similares para los distintos momentos de aplicación. aumenta la demanda de N del cultivo de maíz. La dosis de 50 kg/ha de N mostró una mayor eficiencia con la aplicación al estado de 5 hojas que con la aplicación a la siembra o dividida.90 R2 = 0.92 2 Figura 3: Respuesta a la fertilización nitrogenada según la disponibilidad hídrica en V6-8 (Castillo et al. 5 hojas desarrolladas y Dividida (mitad siembra y mitad 5 hojas). 2 muestra los rendimientos obtenidos en un cultivo de maíz bajo SD con tres dosis de N aplicadas como urea a la siembra. al estado de 5 hojas desarrolladas o dividida (mitad a la siembra y mitad al estado de 5 hojas).

Argentina (Fontanetto. Bajo SD. Finalmente cuando la floración ocurrió en ambientes con balance hídrico superior a 50 mm (húmedo) los rendimientos son mayores y las diferencias fueron importantes entre las tres dosis probadas. por lo tanto. En ambientes con balance hídrico entre –50 y 50 mm (neutro) se ha observado respuesta a la dosis de 80 kg de urea/ha sin encontrar diferencias con la dosis de 160 kg urea/ha. Las aplicaciones superficiales de urea y CAN se hicieron al voleo en cobertura total mientras que el UAN se aplicó chorreado. las perdidas por volatilización son mayores que bajo labranza convencional debido principalmente a la mayor actividad ureásica de los residuos. Las tres fuentes de N presentaron similares eficiencias de uso al ser incorporadas. y fueron superiores a las aplicaciones superficiales. El rendimiento del cultivo sin fertilizar fue de 6720 kg/ha. nitrato de amonio calcáreo (CAN) y UAN al voleo y superficiales a dos dosis equivalentes de N en un ensayo realizado en INTA Rafaela (Fontanetto. Aplicaciones superficiales de N pueden resultar en perdidas por volatilización cuando se utiliza urea o fuentes que contengan urea. La Fig. Disponibilidad hídrica El impacto de la fertilización en el rendimiento será mayor cuando la disponibilidad de agua en el momento de floración (diciembre-enero. 4 muestra los rendimientos de maíz obtenidos con aplicaciones de urea. Figura 4: Rendimientos de maíz con 40 y 80 kg/ha de N aplicados a la siembra como urea. 1999). EEA INTA Rafaela. Santa Fe. la volatilización. En la Figura 5 se observa cómo en situaciones de balance hídrico menor a –50 mm (seco) los rendimientos son bajos y no hay respuesta a la fertilización. Las aplicaciones superficiales muestran un mejor comportamiento para el CAN al voleo y el UAN chorreado que para la urea al voleo. 1999). La aplicación chorreada del fertilizante líquido reduce la superficie de contacto entre el fertilizante y el residuo disminuyendo la tasa de hidrólisis y. . La inmovilización/intercep-ción del N por el residuo representa una pérdida de N común a todos los fertilizantes nitrogenados con aplicaciones superficiales. Factores que condicionan la respuesta a la fertilización. posiblemente debido a mayores perdidas por volatilización de esta última fuente. dependiendo de la zona) no sea una limitante severa.5 La eficiencia de uso de N de distintas fuentes nitrogenadas es similar cuando los fertilizantes son incorporados. CAN y UAN en superficie o incorporados.

0 R2 = 0.en V6-8 .0 160 . En este sentido la Siembra directa sin pastoreo (SD SP) ha permitido incrementar los rendimientos (por fertilización) en 43 qq/ha. A la izquierda y derecha baja y alta disponibilidad hídrica respectivamente.6 Rendimiento (kg / ha) 12000 10000 8000 6000 4000 2000 0 -150 -100 -50 0 0 kg urea/ha R2 = 62. Como se aprecia en la Figura 10 la respuesta es diferencial según ambos aspectos. 3000 2500 2000 1500 1000 500 0 0 50 100 150 200 250 Nitratos en 40 cm (ppm) 80 .71 Figura 6: Respuesta a la fertilización con 80 y 160 kg urea/ha según contenido de NO3.64 R2 = 0. según dosis de urea. 1999).2% 50 100 150 seco neutro húmedo Balance hídrico en floración (mm) Figura 5: Rendimiento del cultivo.55 3000 2500 2000 1500 1000 500 0 0 50 100 150 200 250 Nitratos en 40 cm (ppm) 2 80 .en V6-8 explica la respuesta a la fertilización con urea según la condición hídrica ocurrida entre siembra y V6-8. 1999). mientras que en la Respuesta (kg / ha) Respuesta (kg / ha) .0 R2 = 0.46 160 . Como puede apreciarse en la Figura 6 (izquierda) en condiciones secas no hay diferencia entre dosis y por ejemplo en un suelo cuya concentración de nitratos es de 75 ppm cabría esperar una respuesta a la fertilización de 500 kg/ha para ambas dosis.2% 160 kg urea/ha R2 = 80. Disponibilidad de N-NO3La disponibilidad de NO3. Sistema de labranza Otro de los factores que explican la respuesta a la fertilización nitrogenada del cultivo de maíz es el sistema de laboreo del suelo empleado y el uso que se dé a los rastrojos del cultivo anterior.4% 80 kg urea/ha R2 = 74. según el balance hídrico en floración (Castillo et al. Por el contrario en condiciones hídricas más favorables (derecha) se evidencia respuesta diferencial a las dosis empleadas siendo para el ejemplo anterior de 1320 kg/ha para la dosis de 80 kg urea y de 1900 kg/ha para la de 160 kg urea (Castillo et al.0 R = 0.

LR: labranza reducida. Entre los factores del suelo. De todos modos es importante resaltar que estas diferencias son de tal magnitud que no deben desconocerse al momento de realizar dosificaciones (Espósito et al. 80 70 60 50 qq/ha 40 30 20 10 CP SD CP LR CP LC SP SD SP LR Con fertilizante Tratamientos No fertilizante SP LC 27 22 38 28 38 33 59 55 58 71 61 57 7 Figura 10: Rendimientos promedios de maíz según sistema de labranza y pastoreo de los rastrojos en 3 ciclos productivos (6 años). CP: con pastoreo. mientras que entre los del cultivo deben mencionarse los requerimientos y el nivel de rendimiento. Si bien este efecto implicaría un complejo análisis al momento de tomar decisiones la disponibilidad hídrica y nutricional en V6-8 es el mejor indicador para realizar recomendaciones. LC: labranza convencional. 2001). Fósforo La respuesta de los cultivos a la fertilización fosfatada depende del nivel de P disponible en suelo. el contenido de materia orgánica y el pH. SD: siembra directa. A este punto podemos decir que las causas se basan en diferencias en las condiciones hídricas.situación con pastoreo (CP) esta diferencia alcanzó los 37 qq/ha. físicas y físico-químicas del suelo como así también en la cantidad. la disponibilidad hídrica y nutricional al momento de la siembra por las siguientes causas:  Relación C/N del rastrojo aportado  Tipo y cantidad de malezas remanentes  Longitud y tipo del barbecho realizado. térmicas. SP: sin pastoreo. pero también es afectada por factores del suelo. la temperatura. El diagnóstico de la fertilización fosfatada se basa en el análisis de muestras de suelo del horizonte superficial utilizando un extractante adaptado a los . En SP la respuesta a la fertilización ha sido similar en LR y LC (23 y 24 qq/ha respectivamente). del cultivo y de manejo del fertilizante.mientras que en LR CP se obtuvieron 8 qq/ha más de respuesta que en LC CP (28 y 20 qq/ha respectivamente). Cultivo antecesor El cultivo antecesor al cultivo de maíz explica. forma y época de degradación de los rastrojos que cada tratamiento ha manifestado y que escapa al análisis del presente trabajo. se destacan la textura. entre otras causas. Existe un variada discusión entre científicos sobre este comportamiento diferencial.

P disponible) / 0.. Tellería. .. Castillo et al. Balboa. en ensayos realizados bajo siembra directa se han encontrado eficiencias de uso del P aplicado similares para aplicaciones al voleo anticipadas (más de 3 meses) y aplicaciones en bandas a la siembra (Mallarino. A. SECYT UNRC. bajo distintas condiciones ambientales. del rendimiento esperado y de la relación de precios grano/fertilizante. El criterio de suficiencia pretende satisfacer los requerimientos del cultivo a implantar mientras que el de reconstrucción y mantenimiento también incluye aportes para mejorar el nivel de P disponible en el suelo. De este modo estos autores han propuesto ecuaciones del tipo: Dosis = (15. Informe final presentado al CREA Río Cuarto Norte.suelos del área en evaluación. Espósito G. Cirilo. El nivel crítico es el contenido de P que permite obtener el máximo rendimiento bajo la condición de máxima eficiencia económica en el uso del fertilizante. Uhart y M. debe tenerse en cuenta que existen dos criterios de recomendación: el de suficiencia y el de reconstrucción y mantenimiento. nivel de P Bray. Balboa R. En este punto. en los últimos años. y R. Respuesta a la fertilización del cultivo de maíz (Zea mays L. Editorial La Barrosa-Dekalb Press. el rendimiento esperado y la relación de precios grano/fertilizante. Informe de estado de avance 20001 en el marco del Programa “Desarrollo de alternativas tecnológicas para la producción agropecuaria sustentable en el oeste de Río Cuarto”. Castillo C. Sin embargo.027 Es importante destacar que este tipo de ecuaciones deben ser calibradas para cada situación en particular dado que se debe caracterizar la potencialidad productiva del ambiente y la capacidad tampón de cada suelo. Rendimiento de maíz en distintos sisemas de labranzas.75 .). Gesumaría J. La aplicación de los fertilizantes fosfatados debe hacerse a la siembra o antes de la siembra de manera tal que el P esté disponible para el cultivo desde la implantación. en general.. 2001. adsorción e inmovilización) del fertilizante fosfatado en el suelo requieren de la aplicación localizada del mismo. en sistema de siembra directa. Espósito G. 8 Referencias Andrade F. 1996. Gesumaría J. Es por ello que en el NP-Zea se establece el tipo de suelo. 1998). el extractante utilizado es Bray 1. En la región pampeana. S. La reducida movilidad del ión ortofosfato y la retención (fijación. La dosis recomendada depende de la textura del suelo. 1999. Río Cuarto (Córdoba) que las dosis de fósforo a emplear dependen del nivel crítico de P Bray I a siembra y la capacidad tampón de P del suelo (definida por la textura). Castillo C. (1999) han reportado para suelos del Dpto. especialmente en suelos de bajo contenido de P disponible y en siembras tempranas. y G. Ecofisiología del cultivo de maíz.. Otegui.

com. Maíz en la región central de Santa Fe. Inscripto en la Dirección Nacional del D2erecho de Autor. Castillo C. Nº 97476 el 13/11/2000. García F.. Actas 6º. Argentina. Argentina. 2000. fósforo y azufre en cultivos de la región pampeana". Exp. 1999. Buenos Aires. 1998. Balboa. Congreso Nacional de AAPRESID. Espósito G.htm. Mar del Plata.Granos . NP-Zea. Balcarce. Mallarino A. Actas "Seminario Diagnóstico de deficiencias de nitrógeno. Gesumaría J. 2001. En: www. Fertilización de maíz en la región pampeana. Buenos Aires.Información .Fontanetto H. 9 2 . y R.. Software de aplicación para el cálculo de dosis de Nitrógeno y Fósforo en maíz.Especial de Maíz.fyo. EEA INTA Balcarce. Métodos de fertilización con fósforo y potasio para maíz y soja en siembra directa: Recientes avances en el cinturón del maíz.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful