Está en la página 1de 5

UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN AGUSTIN

FACULTAD DE PSICOLOGÍA, RELACIONES


INDUSTRIALES Y CIENCIAS DE LA
COMUNICACION

ESCUELA PROFESIONAL DE CIENCIAS DE LA


COMUNICACION

CURSO: Antropología de la Comunicacion

TEMA : Ley de Consulta Previa

AUTOR: Karen Madeleine Huarsaya Mendoza

AREQUIPA – PERU

2012
LEY DE CONSULTA PREVIA A LOS PUEBLOS INDÍGENAS U
ORIGINARIOS
El diálogo con los pueblos originarios ante posibles daños a sus derechos por
operaciones extractivas debe tener procesos definidos y claros para
sofocarconflictos sociales
La Ley 29785, o ley de consulta previa a los pueblos indígenas u originarios,
pretende ser el mecanismo facilitador del diálogo y coordinación entre el Estado y
los pueblos originarios. Ello, con el fin de que operaciones extractivas puedan
ejecutarse de forma adecuada o, en último caso, cancelarse, de afectar
gravemente los territorios de las comunidades en cuestión.
Con lo cual, la norma puede constituir la herramienta principal para la resolución
de decenas de conflictos sociales originados por la resistencia a proyectos
mineros, como es el caso de Conga, en Cajamarca.
Esta ley obliga al Estado a consultar a pueblos indígenas ante la posibilidad de
leyes (como concesiones para explotación de recursos naturales) que den visto
bueno a proyectos extractivos que puedan perjudicarlos. Las partes pueden llegar
a acuerdos y entonces estos son obligatorios para ambas. También pueden no
llegar a un acuerdo: en estos casos, es el Estado el llamado a tomar una decisión,
consecuente con la protección de los derechos de los pueblos originarios
(Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo). Aun así, el derecho
a consulta no es derecho a veto a proyectos, de acuerdo al viceministro de
Interculturalidad, Iván Lanegra.

Sin embargo, las “zonas grises” de la ley están referidas a la aplicación de los
criterios para reconocer a una población como pueblo indígena u originario. Estos
criterios son: descendencia directa de las poblaciones originarias del territorio
nacional; estilos de vida y vínculos espirituales e históricos con el territorio;
instituciones sociales y costumbres propias; patrones culturales y modo de vida
distintos a otros sectores.

El proceso de consulta puede surgir del Estado, al reconocer las medidas


legislativas que puedan vulnerar los referidos derechos colectivos, o a pedido de
los pueblos originarios. La difusión de la información y el diálogo en sí corren por
cuenta del sector gubernamental con cuya firma se promulgue la ley a ser
consultada.

A pesar de que la ley está vigente desde el 6 de diciembre de 2011, el reglamento


de la norma —que es el documento que establece los procesos con que esta
debe ser aplicada— no existe aún.

Esta semana, el Consejo de Ministros debatirá la versión del reglamento ya, para
su promulgación. Sin embargo, y a pesar de que el reglamento ha sido redactado
tras un proceso de escucha de diversos puntos de vista al respecto,
organizaciones de pueblos indígenas y originarios presentarían 5.000 firmas a
favor de una acción de inconstitucionalidad ante Tribunal Constitucional (TC)
contra la Ley 29785; además de una medida cautelar ante la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos. Estos grupos sí exigen que los proyectos
sean cancelados cuando la población consultada así lo pida al Estado.
Los próximos días serán decisivos para la inmediata implementación de la ley,
que pueda evitar la convulsión social por protestas antimineras en varios puntos
del país. Hacia fines del año pasado, el informe de la Defensoría del Pueblo sobre
conflictos sociales revelaba que de los 217 conflictos sociales registrados en
octubre, el 57,1% (124) era de naturaleza socioambiental.

El reglamento de la Ley de Consulta Previa que nuevamente se puso en vigencia


el 04 de abril fue cuestionado por sectores indígenas y gremios campesinos
porque el resultado de la consulta no será vinculante, como anunció hace algunos
días el ministro de Cultura, Luis Peirano.

“El gobierno no tiene voluntad con los pueblos indígenas, por ello no apreciamos
esta reglamentación publicada, porque no ha sido consensuada ni debatida. Para
mi pueblo no es una buena ley, porque nosotros queríamos un buen
entendimiento y diálogo abierto con el gobierno”, señaló el líder de la
etnia Awajun, Salomón Aguanashm a Radio Programas.
La ley, cuyo reglamento fue publicado el martes en el diario oficial “El
Peruano”,busca evitar conflictos sociales y que el Estado llegue a acuerdos con
los nativos que serán consultados sobre medidas legislativas o administrativas
que puedan afectar su existencia física, identidad cultural, calidad de vida o
desarrollo.
Sin embargo, uno de los artículos establece que el resultado de la consulta a los
pueblos “no será vinculante”, lo que significa que el Estado tomará la decisión
final en lo que concierne a la ejecución de un proyecto de inversión en
jurisdicciones indígenas, aunque el resultado de la consulta a los pueblos
determine la posición contraria.

“(El Ejecutivo) genera una desconfianza que seguramente va a provocar más


conflictos donde hay zonas petroleras, gasíferas y mineras. Para qué hacemos
una consulta si no es vinculante?”, cuestionó el representante de la
Confederación Campesina del Perú (CCP), Lorenzo Ccapa, quien dijo a El
Comercio, que solicitará que se modifique el reglamento.
La Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) anunció
que planteará una acción de inconstitucionalidad contra el reglamento de la Ley
de Consulta Previa. Asimismo, más de 20 comunidades indígenas quechuas de
varios países demandaron la modificación de esta ley en siete de sus artículos en
una reunión realizada el martes en Lima.
VOZ A FAVOR
Por su parte, el legislador oficialista de la etnia Awajún, Eduardo Nayap, respaldó
el reglamento y señaló hoy en Radio Programas que “este gobierno de inclusión
social nos está permitiendo acercarnos, y el tema indígena ya está en la agenda
nacional”.
Ante los cuestionamientos a la mencionada medida, Nayap señaló que no hay
leyes perfectas, sin embargo “(el reglamento) es un avance para mejorar la
calidad de vida de los pueblos indígenas”. Asimismo, agregó que está a favor de
las modificaciones a la ley si cuentan con el consenso de todos los involucrados

Por otro lado, Henderson Rengifo, dirigente de la Asociación Interéctnica de

Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) sigue insistiendo en modificar algunos


artículos de la Ley de Consulta Previa. De acuerdo a sus

declaraciones, próximamente recolectarán firmas para interponer una demanda

de inconstitucionalidad.

El dirigente indicó que, desde el principio, la asociación saludó la aprobación de

la Ley deConsulta Previa, pero señaló que la norma tendría vacíos por los que

debería modificarse. “Aidesep no ha pateado el tablero, ha acompañado este

proceso, pero las bases piden la modificatoria”, declaró en Canal N.

Así mismo, puntualizó que la Aidesep no tiene ningún interés político en este

tema, sino que se trata un plan de vida referente a la defensa de sus derechos y

su entorno natural.