Está en la página 1de 5

LA PREEMINENCIA DEL AMOR

(1 CORINTIOS 13)
13 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser
como metal que resuena, o címbalo que retiñe.
2Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese
toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.
3Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase
mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.
4El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es
jactancioso, no se envanece;
5 no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;
6 no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad.
7 Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
8El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las
lenguas, y la ciencia acabará.
9 Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos;
10 más cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará.
11Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como
niño; más cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.
Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara.
12

Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.


13Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de
ellos es el amor.
LOS DIEZ MANDAMIENTOS
ÉXODO 20. 1-17)
1Y habló Dios todas estas palabras, diciendo:
2 Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de
servidumbre.
3 No tendrás dioses ajenos delante de mí.
4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni
abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.
5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte,
celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta
generación de los que me aborrecen,
6y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.
7 Notomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente
Jehová al que tomare su nombre en vano.
8 Acuérdate del día de reposo[a] para santificarlo.
9 Seis días trabajarás, y harás toda tu obra;
10 mas el séptimo día es reposo[b] para Jehová tú Dios; no hagas en él obra
alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero
que está dentro de tus puertas.
11 Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas
que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de
reposo[c] y lo santificó.
12 Honraa tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que
Jehová tu Dios te da.
13 No matarás.
14 No cometerás adulterio.
15 No hurtarás.
16 No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.
17 No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su
siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.
EL SERMÓN DEL MONTE: LAS BIENAVENTURANZAS
MATEO 5:1-12
1Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos.

2Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo:


3 Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
4 Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.
5 Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.
6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán
saciados.
7 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
8 Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.
9 Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
10 Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque
de ellos es el reino de los cielos.
11 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan
toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.
12 Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así
persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

SALMO DE ALABANZA. (SALMO 100)


1
Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.
2
Servid a Jehová con alegría;
Venid ante su presencia con regocijo.
3
Reconoced que Jehová es Dios;
Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos;
Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.
4
Entrad por sus puertas con acción de gracias,
Por sus atrios con alabanza;
Alabadle, bendecid su nombre.
5
Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia,
Y su verdad por todas las generaciones.
DIOS ES AMOR
1 JUAN 4:7-21
7 Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que
ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. 8 El que no ama, no ha conocido a Dios;
porque Dios es amor.
9 En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su
Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.
10 Enesto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en
que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros
pecados. 11 Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros
amarnos unos a otros.
12 Nadieha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en
nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.
13 Enesto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha
dado de su Espíritu.
14 Ynosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el
Salvador del mundo.
15 Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y
él en Dios.
16 Ynosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros.
Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.
17 En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza
en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo.
18 En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque
el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el
amor. 19 Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.
20 Sialguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el
que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no
ha visto?
21 Ynosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a
su hermano.
LIBROS DEL ANTIGUO TESTAMENTO Y NUEVO TESTAMENTO
Pentateuco Profetas Mayores
Génesis Isaías Epístolas Paulinas
Éxodo Jeremías Romanos
Levítico Lamentaciones 1 Corintios
Números Ezequiel 2 Corintios
Deuteronomio Daniel Gálatas
Libros Históricos Profetas Menores Efesios
Josué Oseas Filipenses
Jueces Joel Colosenses
Rut Amós 1Tesalonicenses
1 Samuel Abdías 2 Tesalonicenses
2 Samuel Jonás 1 Timoteo
1 Reyes Miqueas 2 Timoteo
2 Reyes Nahúm Tito
1 Crónicas Habacuc Filemón
2 Crónicas Sofonías Hebreos
Esdras Hageo Epístolas Generales
Nehemías Zacarías Santiago

Ester Malaquías 1 Pedro

Libros Poéticos Los Evangelios 2 Pedro

Job Mateo 1 Juan

Salmos Marcos 2 Juan

Proverbios Lucas 3 Juan

Eclesiastés Juan Judas

Cantares Historia Profecías

Hechos Apocalipsis