Está en la página 1de 4

Proceso Lector

Los momentos de la lectura comprensiva, se pueden sintetizar en las siguientes etapas,


consideradas no de manera lineal, sino como un proceso recursivo donde el lector reformula
las hipótesis de lectura y vuelve a monitorear su propio proceso:

Anticipación:​ activación de los conocimientos previos, planteo del propósito de lectura,


lectura del paratexto y formulación de hipótesis.

Momento de lectura comprensiva: ​supervisión y autocontrol de lo que se lee, búsqueda


de significado de las palabras desconocidas a través del cotexto, diferenciación de
contenidos centrales de los detalles. A medida que se lee se irá interrumpiendo la lectura
con preguntas para monitorear la compresión, a realizar inferencias, anticipaciones sobre el
contenido e ir debatiendo sobre el tema y poder construir el sentido de la lectura entre
tod@s.

Momento de poslectura:​ se evalúa la propia lectura, se extraen conclusiones, se realizan


producciones escritas a partir de lo leído.

No quiero ser modelo:

No quiero ser modelo Hay una frase de Sting que tengo muy presente: "Sé vos mismo, no
importan lo que digan". La canta en "Inglés en Nueva York" y es sobre lo que siente alguien
cuando sabe que es distinto. Creo que en nuestra sociedad hay una fuerte presión para
homogeneizarnos, para que todos seamos flacos, bonitos y no pensantes, sobre todo lo
último. He llegado a equiparar el pensamiento y la angustia, como si la reflexión no pudiera
servirme para estar mejor. Pero voy a sentirme mal mientras no pueda pensar algunas
cosas ¿por qué tengo que ver la diferencia como un castigo?, ¿por qué no tender puentes a
partir de ella?, ¿a quién quiero parecerme y para qué? Mis relaciones se vuelven más
difíciles cuando intento ser lo que no soy. Hay demasiados mitos en el medio, demasiadas
imágenes falsas. Y el miedo a que me rechacen si me dejo ver es duro de soportar. Pero
quizá sea peor vivir en una ficción. Podemos ser muchas cosas. Pero si no nos decidimos
nunca sabremos lo que pudimos ser. Como esa gente que dice "yo podría escribir pero no
lo hago porque..." Y después sigue una lista de excusas. Ante nosotros y los demás sólo
somos lo que somos. No creo que una vida mediocre sea la solución a la falta de opciones.
Todavía es posible elegir, siempre es posible pero hay que combatir al miedo. Ese que nos
dice que no lograremos ser más felices, que es mejor convertirnos en momias. Ese que nos
convence de no arriesgarnos por nada, cuando debería ser al revés, como proponía
Cortázar: "...Y juegue mi vida mientras avanzo paso a paso para ir a comprar el diario a la
esquina". Me pregunto en qué me ayudaría parecerme a la modelo que actúa en TV,
además de seducir y ganar dinero. Sospecho que mi futuro no está en la pasarela. Prefiero
dedicarme a escribir. Cada uno tiene lo suyo. Y si pierdo el tiempo tratando de imitar
modelos inalcanzables, no haré mi propia experiencia. Pero cuesta: estamos
acostumbrados a recibir órdenes en todos los ámbitos. El que se aparta de lo común es
visto como un extraño, incluso como un peligro. La difícil tarea de modelarnos a nosotros
mismos no la haremos escuchando al maestro con los ojos cerrados. Al contrario, es con
los ojos abiertos como se puede aprender, y aceptando que no estamos terminados. Pero
tampoco el que nos habla lo está. Y los que comparten nuestra búsqueda también tienen
algo que decir, no sólo los que "saben". Hay rechazo al aprendizaje democrático en el que
todos tienen derecho a debatir. Prefiero la polémica al silencio, que me recuerda al de los
cementerios. Si estamos vivos, deberíamos agitarnos. Lo que duele es elegir, siempre hay
que renunciar a algo para tener otra cosa. Y a veces estoy disconforme con mis elecciones
porque no me dan lo que esperaba. Pero equivocada o no, soy yo la que decido. En este
país donde otros deciden por mí en temas fundamentales, tengo que hacerme cargo de las
cuestiones "personales": un amplio territorio que incluye familia amigos, pareja y todo lo que
me impulsa a ser más auténtica. Vestirme como quiero, hablar de lo que pienso, juntarme
con la gente que me ayuda a crecer. Hay una actitud que me parece funesta: es el "peor es
nada". Conozco ciertas personas que viven de acuerdo con esa "petición de principios".
Están mal con ellos mismos, con su pareja y con su trabajo pero se consuelan diciendo que
eso es mejor que otra cosa. ¿Cómo pueden saberlo si el terror al cambio los mantiene
ciegos? Lo ideal sería encontrar la fuerza y el coraje necesarios para no ceder a las
presiones sociales, que me llevan a hacer lo que no quiero, en momentos que no son los
míos. Pero para eso necesito tener la cabeza más fría y no dejarme invadir por los
mensajes que me vende la publicidad. En "Aguafuertes porteñas", Arlt le contesta a un
hombre que le pide la fórmula de la felicidad: "No mire lo que hacen los demás. No se le
importe un pepino de lo que opine el prójimo. Sea usted, usted mismo sobre todas las
cosas, sobre el bien y sobre el mal, sobre el placer y sobre el dolor, sobre la vida y la
muerte. Usted y usted. Nada más. Y será fuerte como un demonio entonces. Fuerte a pesar
de todos y contra todos". Si eso no es la felicidad, es lo más parecido que conozco.

Gabriela Lotersztain,
Clarín 26/4/94

La rana que quería ser una rana auténtica


Augusto Monterroso
________________________________________
Había una vez una rana que quería ser una rana auténtica, y todos los días se esforzaba en
ello.
Al principio se compró un espejo en el que se miraba largamente buscando su ansiada
autenticidad. Unas veces parecía encontrarla y otras no, según el humor de ese día o de la
hora, hasta que se cansó de esto y guardó el espejo en un baúl.
Por fin pensó que la única forma de conocer su propio valor estaba en la opinión de la
gente, y comenzó a peinarse y a vestirse y a desvestirse (cuando no le quedaba otro
recurso) para saber si los demás la aprobaban y reconocían que era una rana auténtica.
Un día observó que lo que más admiraban de ella era su cuerpo, especialmente sus
piernas, de manera que se dedicó a hacer sentadillas y a saltar para tener unas ancas cada
vez mejores, y sentía que todos la aplaudían.
Y así seguía haciendo esfuerzos hasta que, dispuesta a cualquier cosa para lograr que la
consideraran una rana auténtica, se dejaba arrancar las ancas, y los otros se las comían, y
ella todavía alcanzaba a oír con amargura cuando decían que qué buena rana, que parecía
pollo.
FIN

Comprensión Lectora​:

1) Elabora preguntas que puedan expresar las hipótesis de lectura o anticipaciones a


partir de la observación del paratexto: título, nombre del autor, si lo conoces, tipografía
(momento de prelectura).
2) Momento de lectura: entre tod@s, nos proponemos debatir a partir de éstos y otros
interrogantes que surjan de la lectura: ¿qué relación guardan estos dos textos? ¿qué tipos
de textos son? ¿En qué se diferencian? ¿Cuál es la idea que tienen en común? ¿Qué
significa para la autora que hay en la sociedad una fuerte presión para homogeneizarnos?
¿Cuál te parece que es la ironía en el texto de Monterroso? ¿Cómo relacionarías la opinión
de la autora con la elección de tu carrera?

Momento de Poslectura:

Producción Escrita:​ a partir del siguiente texto (según lo debatido en clase con el recorrido
lector) escribe una carta al gimnasio Runner contestando a su pregunta: “Éste verano, ¿qué
quieres ser, sirena o ballena?”. Para ello, te proponemos pensar en los siguientes
disparadores: ¿por qué la propaganda es discriminatoria? ¿Cuáles son los tipos de violencia
que subyacen en la publicidad del gimnasio? ¿Cómo afecta el autoestima o la salud de
quiénes lean el anuncio?

Hace unos días se vió por las calles de Sao Paulo un afiche de
'Runner' una de las cadenas de gimnasios más renombradas del Brasil, con la foto de una
chica escultural y la siguiente frase:
¿Este verano qué quieres ser: sirena o ballena?'

Dicen que una joven mujer, pero muy madura, de Sao Paulo (cuyas características físicas
nunca trascendieron) le envió este mail a la empresa 'Runner' respondiéndoles a su frase
publicitaria:

Las ballenas están siempre rodeadas de amigos.


Tienen una vida sexual activa, se embarazan y tienen ballenitas de lo más tiernas.' Las
ballenas amamantan. Son amigas de los delfines y se lo pasan comiendo camarones....

También se la pasan jugando en el agua y nadando por ahí, surcando los mares,
conociendo lugares maravillosos, como los hielos de la Antártica y los arrecifes de coral de
la Polinesia.

Las ballenas cantan muy bien y hasta tienen CD's grabados.


Las ballenas son enormes y casi no tienen predadores naturales.

Las ballenas tienen una vida bien resuelta, son lindas y amadas por todos.....

Las sirenas no existen. Si existieran, vivirían en permanente


crisis existencial: '¿Soy un pez o soy un ser humano?'.

No tienen hijos pues matan a los hombres que se encantan con su belleza. (Y yo agregaría
que no tienen por dónde hacer el amor. ¡Por Dios!).

Son bonitas sí, pero tristes y siempre solitarias.


'Runner' querida, prefiero ser ballena.....'

Reflexión sobre el lenguaje: