Está en la página 1de 2

Biohidrógeno

El biohidrógeno se define como “hidrógeno producido biológicamente”,


habitualmente a partir de algas, bacterias y arqueas. El biohidrógeno es un
biocombustible con gran potencial que puede obtenerse mediante cultivo
específico o a partir de desechos orgánicos.

Por muchos motivos representa una alternativa muy conveniente para


reemplazar a los combustibles convencionales: es renovable, limpio y produce
durante su combustión únicamente vapor de agua y energía. Además, posee el
mayor contenido energético por unidad de peso, 122‐142 kJ/g, comparado con
cualquier combustible conocido.

PRODUCCIÓN

Existen varias alternativas para producir hidrógeno: la electrólisis de agua, la


reformación termocatalítica de combustibles fósiles y la combustión de biomasa.
Actualmente el 96% del hidrógeno producido se obtiene a partir del reformado
del gas natural (metano) con vapor de agua, pero esto implica el gasto de una
fuente de energía no renovable para su obtención y la emisión de gases dañinos
al medio ambiente.

 Biofotólisis del agua empleando algas y cianobacterias

La biofotólisis consiste en la descomposición del agua en hidrógeno y


oxígeno gracias a la luz solar y la capacidad fotosintética de algas y
cianobacterias. En este proceso entran en juego dos tipos de enzimas que
producen hidrógeno: las hidrogenasas(microalgas unicelulares) y las
nitrogenasas(cianobacterias filamentosas).

 Fermentación oscura de compuestos orgánicos ricos en


carbohidratos por bacterias anaerobias

Consiste en la obtención de hidrógeno a partir de compuestos orgánicos


ricos en carbohidratos en ausencia de luz por la acción combinada de un
grupo de bacterias anaerobias. Es un proceso complejo en el que
intervienen diferentes grupos microbianos que crecen en la oscuridad,
principalmente del género Enterobacter, Bacillus y Clostridium, los cuáles
actúan de manera coordinada y secuencial, para descomponer la materia
orgánica en ausencia de oxigeno libre. Los monosacáridos son la principal
fuente de carbono, particularmente la glucosa seguida de la xilosa, el
almidón, la celulosa y otras fuentes que pueden ser generadas a partir de
la hidrólisis de polisacáridos, proteínas y lípidos. En ambientes anóxicos,
los protones pueden actuar como un aceptor de electrones en presencia
de la enzima hidrogenasa. En estas condiciones las bacterias anaerobias,
sin requerimientos de energía lumínica, fermentan sustratos ricos en
carbohidratos. En este proceso interactúan diversas clases de
microorganismos, los cuales convierten la materia orgánica en otros
compuestos, incluido el hidrógeno, y en nuevas células bacterianas.