Está en la página 1de 3

CADENAS TROFICAS EN ECOSISTEMAS ACUATICOS: PRODUCTORES,

CONSUMIDORES Y DESCOMPONEDORES

La organización de la naturaleza en niveles superiores al de los organismos es la que


interesa a la ecología. Los organismos viven en poblaciones que se estructuran en
comunidades.

El concepto de ecosistema aún es más amplio que el de comunidad porque un


ecosistema incluye, además de la comunidad, el ambiente no vivo, con todas las
características de clima, temperatura, sustancias químicas presentes, condiciones
geológicas, etc.

El ecosistema es la unidad biológica funcional que abarca los organismos de un área


dada (biocenosis) y el medio ambiente físico (biotopo) correspondiente. Luego el
ecosistema es la conjunción de la biocenosis (elemento biótico del ecosistema) y del
biotopo (elemento abiótico). Se trata, por este motivo, del nivel más elevado de
organización de los seres vivos.

En los ecosistemas acuáticos los productores primarios son principalmente las algas
(planctónicas, bentónicas, y macrófitas). Estos productores primarios son los que
sostienen todos los demás escalones de la pirámide alimenticia. Los organismos que se
alimentan básicamente de plantas verdes son los herbívoros. Los que se alimentan de
otros animales se llaman carnívoros. Los que comen de todo omnívoros y los que se
alimentan de restos orgánicos en descomposición (detritus) se denominan detritívoros;
éstos últimos son muy numerosos en los ecosistemas acuáticos, pues en ellos los
recursos alimenticios no suelen ser muy abundantes, ocupando el detritus una parte
importante del total de alimento disponible.

Cuando los medios acuáticos son tan fluctuantes, como ocurre en nuestra comunidad
autónoma de Andalucía, la mejor estrategia para sobrevivir consiste en aprovechar el
mayor rango posible de alimentos disponibles. Es precisamente esto lo que ocurre con
nuestros peces autóctonos, que son capaces de consumir muchos tipos distintos de
alimentos, según la época del año en la que se encuentren, por lo que se clasificarían
como omnívoro-detritívoros.

Una pirámide trófica es un modo de representar las relaciones tróficas de un


ecosistema en el que cada eslabón o nivel trófico se representa con un rectángulo de
área proporcional a la biomasa del nivel. El primer nivel de productores (seres vivos
autótrofos) ocupa el rectángulo más grande. Sobre este se sitúan los organismos
heterótrofos que se alimentan de los productores primarios (herbívoros). En lo alto de la
pirámide se sitúa el rectángulo más pequeño que es el de depredadores. Debido a que
los depredadores consumen mucha energía el sistema solo es capaz de soportar una
pequeña biomasa de ellos. Cerrando el ciclo y no representados en la pirámide
tendríamos a los organismos descomponedores y carroñeros (algunos autores prefieren
agrupar a los carroñeros junto con los depredadores). Los organismos
descomponedores descomponen parte de la materia orgánica que vuelve a quedar
disponible para los productores primarios en forma de sales minerales.

Productores (1º nivel)

Constituyen el primer nivel trófico de una trama alimentaria. En ecosistemas terrestres


está representado por plantas, en tanto que en ecosistemas acuáticos los productores
son las algas.

Se caracterizan por usar la energía solar para producir moléculas orgánicas (por
ejemplo hidratos de carbono) y otros compuestos que luego serán transformados en
energía química. Los productores constituyen el 99% de toda la materia orgánica del
mundo vivo.

Son organismos capaces de captar y aprovechar la energía solar o lumínica (que es


prácticamente toda la energía exterior que recibe el ecosistema) para transformar
sustancias inorgánicas (agua, dióxido de carbono y sales minerales), pobres en energía
química, en sustancias orgánicas, ricas en energía química. A este grupo pertenecen
básicamente las plantas verdes, algunos organismos procarióticos, las algas verde-
azules y pocas bacterias, pero su contribución es menor que las plantas verdes. Los
mayores productores primarios de los ecosistemas acuáticos son las algas que a
menudo forman el fitoplancton en las capas superficiales de los océanos y lagos. En los
ecosistemas terrestres, los principales productores primarios son las plantas superiores,
las angiospermas y gimnospermas.

Consumidores (2º nivel)

La energía disponible para el mundo animal ingresa a través de los animales


herbívoros.

Consumidores o segundo nivel trófico: estos organismos aprovechan la materia


orgánica de los productores para convertirla en materia orgánica propia. A este grupo
pertenecen los:

 Consumidores primarios: se alimentan de los productores primarios y son los


denominados herbívoros. En la tierra, los herbívoros típicos incluyen insectos,
reptiles, pájaros y mamíferos. Dos grupos importantes de mamíferos herbívoros
son los roedores y los ungulados. Estos últimos son los animales con pezuñas,
que pastan, como los caballos, las ovejas o el ganado vacuno. En los
ecosistemas acuáticos (de agua dulce y salada) los herbívoros son típicamente
pequeños crustáceos y moluscos. La mayoría de estos organismos, como las
pulgas de agua, los copépodos, las larvas de cangrejo y bivalvos (mejillones y
almejas). Estos, junto con los protozoos forman el zooplancton, el cual se
alimenta del fitoplancton. Los consumidores primarios también incluyen algunos
parásitos de plantas, como por ejemplo: hongos, otras plantas y otros animales.

 Consumidores secundarios: este nivel está constituido por animales que comen
otros animales, se alimentan de los herbívoros y por lo tanto son carnívoros, por
ejemplo: halcón, orca, carpa, etc.

 Consumidores terciarios se alimentan de los consumidores secundarios, y por lo


tanto también son carnívoros, por ejemplo: león, cocodrilo, etc.

Los consumidores secundarios y terciarios pueden ser de tres tipos:

1. predadores (cazan, capturan y matan a su presa),

2. carroñeros (que se alimentan de cadáveres) y

3. parásitos (que suelen ser más pequeños que su huésped).

En una cadena trófica típica, donde el consumidor secundario es un predador, los


consumidores aumentan de tamaño en cada nivel.

Descomponedores (3º nivel)

Descomponedores: son organismos que aprovechan la materia y la energía que aún


contienen los restos de seres vivos (cuerpos muertos, deyecciones, etc),
descomponiendo la materia orgánica en materia inorgánica. A este grupo pertenecen
los hongos, bacterias y otros microorganismos, quienes segregan enzimas digestivas
sobre el material muerto o de desecho y luego absorben los productos de la digestión.

Los animales carroñeros (buitres, algunos córvidos, hienas, etc.) no se consideran


descomponedores, ya que aprovechan los restos de animales muertos.

Dentro del ecosistema, la materia se aprovecha de forma continua, en cambio la


energía se emplea una sola vez, perdiéndose progresivamente a lo largo del proceso
en forma de calor y de trabajo, por lo tanto es necesario incorporarla al sistema en
forma continua.