Está en la página 1de 5

NUESTRO LENGUAJE (I)

Así pues, comenzaremos por las 3 metodologías de las que más hablaremos:

1.Analítica: Ejecución del ejercicio de forma repetitiva sin interactuación con el


juego real. El ejemplo más típico de esta metodología es el golpeo a las manos
para calentar, repetitivo sin apenas movimiento y sin toma de decisiones.

2.Mixta: Método que simula situaciones de juego real en formatos reducidos.


Enlazar acciones del juego que se nos presentan en el partido suele dar buenos
resultados, por ejemplo, después de un despeje, recuperar posición y realizar
otra acción con blocaje.

3.Global: Simular lo más real posible las situaciones que ocurren en la


competición. Esto es muy complicado para nosotros como entrenadores de
porteros, ya que necesitaríamos jugadores para simular defensas y atacantes.
Normalmente, se practica con las acciones combinadas conjuntamente con el
equipo.

Para cada categoría, se utiliza más un método que otro, por ejemplo, con
categoría Benjamín introducir más trabajo analítico sin olvidar el mixto, y para
categoría Cadete, el trabajo mixto aporta múltiples soluciones técnico-tácticas
que hacen de ellos porteros más completos tanto defensivo como
ofensivamente.

Hablo de la Posición de base, espacios en los que actua el portero, la famosa


toma de decisiones y el no menos importante feedback. Espero que os guste.
Otro de los términos que utilizaremos a menudo y que será de los más
importantes en cuanto a la atención que tenemos que prestar, es la posición
básica o posición de base del portero. (PB o PDB)
La posición básica permitirá al portero estar preparado para realizar una acción
próxima o inmediata. Con estas directrices, conseguiremos bajar el centro de
gravedad, ganar estabilidad y capacidad de reacción. Deberá ser:

• Piernas abiertas coincidiendo con la anchura de hombros.


• Rodillas semi-flexionadas.
• Cuerpo ligeramente inclinado hacia adelante.
• Manos y brazos por delante del tronco.
Cuando hablemos de acciones técnicas, como despejes o blocajes,
normalmente utilizaremos estos conceptos:

• Espacio propio: el que ocupa el cuerpo del portero.


• Espacio inmediato: el que ocupa la envergadura del portero.
• Espacio próximo: el doble de la envergadura aproximadamente.
• Espacio cercano: el que queda más allá del espacio próximo y requiere
desplazamiento.

El espacio propio no suele conllevar caída. En el inmediato, tenemos caída


lateral, podemos blocar y desviar cualquier tipo de balón. En el espacio próximo
ya tenemos intervenciones con impulsión, tanto deslizamientos como
intervenciones con fase de vuelo. Y en el espacio cercano, no entendemos que
sea posible una intervención desde posición base, ya que se tiene que producir
un desplazamiento previo.
Los últimos dos conceptos de los que quiero escribir en este post son la Toma
de decisiones y el Feedback.

La toma de decisiones es un aspecto fundamental que deberemos trabajar, al


fin y al cabo, es lo que el domingo va a tocar vivir en la portería. Cuanto más alto
es el nivel, más difícil es elegir qué es lo correcto. Estas acciones dependen del
riesgo que exista en la acción, la información que se tenga en ese momento, en
cuanto a situación de defensas, atacantes, balón… y la personalidad del portero.
Nos sirve para que nuestros porteros no sólo trabajen mecánicamente sino
también que piensen y elijan la mejor opción en cada situación real.

Feedback: Son los mecanismos de control y evaluación que se ponen en


funcionamiento cuando el portero inicia la ejecución del movimiento. Nos permite
evaluar si la tarea está siendo bien ejecutada.
Hay varios tipos de Feedback, pero pienso que los más importantes son:
Intrínseco: información que recibe el portero durante la ejecución. Él conocerá
sus propios sentimientos.
Extrínseco: información durante y después de la ejecución, llega a través de los
sentidos y puede ser del portero o del exterior.