Está en la página 1de 5

EL SER HUMANO A LAS PUERTAS DEL NUEVO MILENIO.

EL HUMANISMO BUDISTA Y EL NUEVO HUMANISMO


Intervención de Salvatore Puledda con ocasión del encuentro con representantes de la
Sanga budista del templo Theravada de Milan, organizado por el Centro de las Culturas de Milán.
Abril de 1998

Quiero agradecer al Centro de las Cultu- que el Nuevo Humanismo propone para afron-
ras de Milán y a su presidente por haberme in- tar esta crisis global y, siempre en tema, pre-
vitado a presentar las ideas del Nuevo sentaré algunos aspectos que acercan nuestra
Humanismo en este encuentro y al Reverendo doctrina al budismo. Me refiero a la idea de
Ragiakiya Pandita Shasthrapathi Angulugaha compasión hacia el sufrimiento de todos los
Wansananda Thero por la iluminante descrip- seres y nuestro acto moral que se sintetiza en
ción que ha dado del significado del humanis- la frase “Trata a los demás como quieres que
mo en el budismo theravada. Agradezco a los te traten”.
amigos de Asia y de Europa que nos acompa- Antes de entrar en tema quisiera aclarar
ñan. cuál es para nosotros el significado de este
Ante todo debo decir que este es un en- encuentro con los representantes oficiales de
cuentro muy estimulante visto que nuestro la doctrina concedida a los hombres por uno
común interés -como el título mismo del en- de los héroes de la humanidad. Aquél que ha
cuentro lo indica- es la situación del ser sido definido la “Luz de Asia”, el Iluminado, el
humano a las puertas del nuevo milenio. Tathagata, el Buda.
Es necesario hacer aquí una precisión. El nuestro es un movimiento joven que, a
Hablar en términos de “milenio” significa colo- pesar de haber nacido en un área cultural es-
carse en un horizonte temporal que es propio pecífica, la latina, y más precisamente la lati-
del Occidente cristiano, pero que es ajeno a no-americana, mostró desde el principio una
otras culturas y al budismo en particular. Si mis neta vocación internacionalista, una tendencia
conocimientos de la historia de esta gran doc- clara y consciente a superar la propia particu-
trina no son errados, el budismo -o al menos laridad cultural y a dirigirse hacia todas las
algunas de sus escuelas- encuadra su propia culturas. A medida que se expandía desde su
historia en base a una división temporal de 500 lugar de origen, primero en Europa y los Esta-
años y por lo tanto ha apenas entrado en la dos Unidos, y luego en Asia y África, el Movi-
sexta fase de su desarrollo secular. miento Humanista entraba en contacto e
En realidad la cuestión de las divisiones incluía personas y organizaciones pertene-
temporales no es muy importante; me parece cientes a diversas culturas y credos religiosos.
que cuando decidimos llamar a este encuentro Cabe precisar ante todo un aspecto cla-
“El ser humano a las puertas del nuevo mile- ve: el Movimiento Humanista jamás ha pedido
nio...” queríamos decir que la actual humani- a sus miembros que corten las propias raíces
dad, en su totalidad, se enfrenta a un pasaje culturales o que abandonen sus credos para
histórico particularmente delicado y peligroso; uniformarse al modelo cultural de los fundado-
queríamos decir que hoy la humanidad se en- res. Al contrario, ha siempre invitado a sus
cuentra en la necesidad de una gran transfor- adherentes a poner en práctica, en el modo
mación que se nos presenta extremadamente más profundo y coherente, los principios reli-
difícil, problemática y compleja. Utilizando el giosos y morales que sentían válidos y en los
lenguaje del Nuevo Humanismo podríamos que creían de buena fe. El Movimiento Huma-
expresar esto diciendo que la situación por la nista no distingue a sus miembros en base a
que está atravesando la humanidad de hoy es sus creencias religiosas, sino que acepta todas
una “crisis global”. las religiones, incluso el ateísmo, siempre que
Y es sobre este punto que tratará mi éstas no prediquen ni practiquen la violencia o
presentación. Ilustraré asimismo los remedios

1
la discriminación para imponer su visión del Aclarado entonces el significado que este
mundo. encuentro tiene para nosotros, quisiera pasar a
Y es precisamente porque incluye –a ni- tratar los temas que comentábamos al princi-
vel de paridad y en base a un único criterio, la pio.
común humanidad– personas pertenecientes a El Movimiento Humanista, desde su apa-
culturas y credos religiosos diversos, que el rición a principios de los años 60, ha siempre
Movimiento Humanista ha siempre promovido hablado de una crisis que habría de extender-
todas aquellas actividades que lleven a un se y profundizares hasta llegar a minar los
mejor conocimiento recíproco, al intercambio y fundamentos mismos de la actual civilización
enriquecimiento mutuos entre los representan- humana, una crisis que no habría de perdonar
tes de distintas religiones. La lista de estos a institución o país alguno, por más sólidos,
encuentros es muy larga. Recordaré aquí sólo potentes o respetados que pudieran aparecer
los más importantes y algunos de los cuales en su momento.
tuve la fortuna de participar. Treinta años atrás estas afirmaciones
En 1981, en Sri Lanka, hubo un gran sonaban un poco raras, fuera de tono, poco
encuentro entre los representantes de mayor constructivas y decididamente catastróficas.
nivel de la Sanga y el fundador del Movimiento Hoy, luego de tantos fracasos, tanta desilusión
Humanista, Silo. Siempre en 1981, tuvo lugar y pérdida de las propias certezas, de los pro-
otro encuentro de Silo con varios religiosos pios modelos, hasta el hombre de la calle ad-
Induístas, con ocasión del discurso que Silo mite la existencia de una crisis que involucra
dio frente a más de diez mil personas en la tanto la esfera social como aquella personal.
playa de Chowpatty en Bombay. Recuerdo El Movimiento Humanista ha siempre
también que en el Primer Forum Mundial sostenido que no se trataba de una crisis par-
Humanista, en Moscú en 1993, participó un cial, limitada a algún sector en particular de la
delegado de la Iglesia Ortodoxa en represen- sociedad como podría serlo la política, la eco-
tación del Patriarca. Frecuentes han sido los nomía, el arte o la vida religiosa, sino de una
encuentros con las comunidades hebreas, es- crisis estructural y global. Y no habría de que-
pecialmente en Argentina, y lo mismo vale pa- darse confinada en Occidente -donde los
ra la fe Ba'hai y los representantes religiosos síntomas eran ya más evidentes- sino que
de los pueblos indígenas de América. habría de extenderse a todas las culturas, a la
Así es que este intercambio de ideas con civilización humana en general. Pero al mismo
nuestros amigos budistas se encuadra en un tiempo el Movimiento Humanista insistía en
contexto mas amplio, que es el del encuentro que tal crisis no debía ser interpretada en sen-
con los representantes de todas las religiones tido trágico o milenarístico, porque represen-
a las que pertenecen nuestros adherentes. taba el agotamiento de un momento de
Cabe mencionar que en Sri Lanka el Movi- proceso, el fin de una condición, y anunciaba
miento Humanista está presente desde hace una transformación radical, aunque difícil y
muchos años y que además cuenta con nu- tortuosa, de la civilización humana. La crisis,
merosos miembros. no obstante los peligros y las amenazas que
Debo agregar, para concluir este punto, implicaba, correspondía a un crecimiento, a un
que en todas las ocasiones que he menciona- avance del ser humano. La crisis se habría
do y en tantos otros encuentros que han tenido producido porque el ser humano habría dado
lugar a lo largo de los años, nuestro mensaje grandes pasos adelante pero nada de lo que
ha sido recibido con gran atención y respeto; había logrado lo satisfacía plenamente.
hemos siempre encontrado personas que, no Y es justamente en este delicado pasaje
obstante pertenecieran a un credo específico de un estadio de la civilización a otro más
–a veces a una religión antiquísima y venera- avanzado, que el Movimiento Humanista basa
ble- han siempre manifestado una genuina la legitimación de su propia existencia. El Mo-
preocupación, no tanto y no sólo por la propia vimiento no sería necesario si, en algún lugar
comunidad religiosa, cuanto por esta situación del mundo, las instituciones, la organización
de gravísima crisis, por este delicado momento social, la distribución de la riqueza funciona-
de transición histórica en el que nos toca vivir. sen; si, en algún lugar del mundo, los seres

2
humanos experimentaran una felicidad y una 20% de la humanidad. Y esta desproporción se
paz crecientes. da no sólo a escala global, entre países ricos y
Y aquí llegamos al aspecto más especí- pobres, sino también en el seno de los mismos
fico de la crisis actual, una característica única, países opulentos, donde crece la desocupa-
algo que jamás se había dado antes en la his- ción, la marginación de capas enteras de la
toria humana: me refiero a su globalidad, su población, de áreas geográficas completas.
dimensión planetaria. En la historia de la Pero tal vez el aspecto más preocupante
humanidad, se ha asistido repetidamente a la de la crisis actual, reside en el enfrentamiento
caída de imperios gigantescos, de civilizacio- entre las diversas culturas. Hasta no hace
nes enteras, a la desaparición de pueblos po- mucho tiempo atrás, las grandes civilizaciones
tentes junto con sus ciudades, sus se desarrollaban separadamente, en gran par-
instituciones, sus dioses. Pero nunca se había te en base a factores endógenos y sólo oca-
cernido, sobre la humanidad toda, la amenaza sionalmente interactuaban en forma más o
de una catástrofe global, de su completa des- menos profunda, a través del intercambio co-
aparición, como la que hoy afrontamos por el mercial, la influencia cultural y religiosa, las
peligro de una guerra nuclear o por los des- migraciones, las guerras. Hoy, en la aldea
equilibrios ecológicos. Pero al mismo tiempo global, todas interactúan con todas. A través
nunca se había dado la posibilidad de crear de los medios de comunicación de masas,
una civilización global y común a todos los penetran en nuestras casas estilos de vida, vi-
pueblos de la Tierra. La crisis se origina en siones del mundo diferentes, finalidades y va-
esta difícil y riesgosa transición. lores contrastantes. ¿Dónde está lo bueno y
La nuestra es la primera generación que dónde está lo malo? Todo se relativiza. En las
vio la imagen de la Tierra desde afuera. Desde grandes metrópolis, en un espacio físico res-
el espacio pudimos ver nuestro planeta como tringido, coexisten seres humanos con paisajes
uno solo –los límites entre países no estaban culturales, puntos de referencia, modelos de
demarcados–; era nuestra casa común. Y la vida diversos y aun opuestos. ¿Dónde está el
vimos amenazada y frágil. Creo que nada me- bien y dónde el mal, si lo que es bueno para mi
jor que esta imagen para expresar tanto la cri- es distinto de lo que es bueno para mi vecino?
sis, cuanto el desafío que hoy enfrenta la Para el Movimiento Humanista en esto
humanidad. reside la magnitud y el significado de la crisis
Porque en este planeta común a todos, actual. Podríamos agregar descripciones más
unificado por los medios masivos de comuni- detalladas –sociológicas, políticas, económi-
cación, vemos en tiempo real los más doloro- cas, etc- pero creo que aun sin ellas no nos
sos desequilibrios: el hambre y la opulencia, será difícil coincidir en que a partir de la pre-
las tecnologías más avanzadas y el trabajo sente situación de globalización –y de la que
físico más extenuante, ciudades inmensas al no se puede volver atrás– se abren dos cami-
borde del colapso y áreas abandonadas y de- nos posibles: una lucha destructiva entre las
siertas. Pero sobre todo vemos la confusión, distintas culturas para conseguir la hegemonía,
la pérdida de sentido en la vida y la violencia en la que finalmente prevalecerá una por sobre
en todas sus formas: económica, religiosa, ra- las demás, con la consiguiente aparición de
cial, sexual, psicológica… La violencia, exal- una nueva dimensión imperial a nivel planeta-
tada por el nuevo potencial tecnológico. Y rio; o la creación de una nación humana uni-
vemos cómo la violencia tampoco ha perdo- versal, en la que las diferentes culturas puedan
nado aquella isla de antigua tradición pacifista convivir, cada una aportando la propia expe-
que es Sri Lanka. riencia, la propia identidad, sus colores, su
Creo que a todos nos resulta claro que música y su forma de acercarse a lo divino.
hoy existe la posibilidad práctica de llevar a Aquí llegamos a otro punto que nos in-
toda la humanidad a un nivel de vida aceptable teresa discutir. ¿Cómo puede contribuir el Mo-
en lo que respecta a alimentación, salud, vi- vimiento Humanista en la construcción de la
vienda. Si esto no sucede es porque existe un nación humana universal? Pero antes es ne-
sistema económico monstruoso que concentra cesario hacer una aclaración. ¿Porqué el Mo-
el 80% de la riqueza mundial en manos del

3
vimiento Humanista, porqué el Nuevo Huma- de los siguientes indicadores. En tales mo-
nismo? mentos:
Si abrimos un manual de historia leemos  el ser humano ocupa una posición central
que el humanismo fue un fenómeno cultural como valor y como preocupación;
que surgió en un momento histórico y en un  se afirma la igualdad de todos los seres
punto geográfico bien precisos: en Italia pri- humanos;
mero y luego en toda Europa occidental entre  se reconoce y se valora la diversidad per-
mediados del siglo XIV y mediados del siglo sonal y cultural;
XVII.  se tiende a desarrollar el conocimiento más
Bien, ¿pero qué tendrá que ver este mo- allá de lo aceptado hasta ese momento co-
vimiento cultural con el mundo actual? Cier- mo verdad absoluta;
tamente todos comprendemos la gran  se afirma la libertad de profesar todas las
importancia que tuvo para la historia de Occi- ideas y creencias;
dente porque reivindicó la dignidad y la centra-  se repudia la violencia.
lidad del ser humano en oposición a la Creo que ninguna doctrina se acerca
desvalorización operada por el Medioevo cris- tanto a este criterio de humanismo como el
tiano. ¿Pero qué le puede decir a las culturas budismo. Es precisamente por esto, que noso-
de Asia y África, a los herederos de las cultu- tros reconocemos en el budismo una visión del
ras precolombinas o de Oceanía? El Movi- hombre y del mundo muy próxima a la nuestra.
miento Humanista de hoy reformula y Para aclarar mejor este punto quisiera referir-
reinterpreta en modo nuevo el concepto de me a algunos aspectos claves de la doctrina
humanismo, colocándolo en una perspectiva del Nuevo Humanismo.
histórica globalizante, es decir, en sintonía con En su primer discurso público, pronun-
la época actual que, como ya hemos dicho, ciado el 4 de mayo de 1969 a los pies de la
contempla los albores de una sociedad plane- más alta montaña de Occidente, el Aconcagua,
taria por primera vez en la historia humana. el fundador del Nuevo Humanismo, Silo, trató
Para nosotros, el humanismo que surge los temas fundamentales para todo ser huma-
con fuerza en Europa en la época renacentista no: el sufrimiento y el camino para superarlo.
y que emplaza al ser humano y su dignidad en El título de aquel discurso fué: “La curación del
el centro de todo, no es un hecho exclusiva- sufrimiento”.
mente europeo. Ya existía en otras culturas. Con palabras simples y poéticas Silo dijo
Claro, se lo llamaba de otro modo, dado que que la verdadera sabiduría no se aprende de
otros eran los parámetros culturales de refe- los libros, sino que es una cuestión de expe-
rencia, pero se hallaba implícito bajo la forma riencia personal, de experiencia interior. La
de "actitud" y de "perspectiva frente a la vida". verdadera sabiduría está en comprender, a
Por lo tanto, en nuestra concepción, el huma- través de la meditación, cuál es la raíz del su-
nismo resulta ser un fenómeno que surge y se frimiento y cuáles los medios para superarlo.
desarrolla en varias partes del mundo y en di- Antes que nada Silo hace una distinción entre
versas épocas. Y es por esta razón que se dolor y sufrimiento. El dolor es del cuerpo, el
puede imprimir una dirección convergente a sufrimiento es de la mente. El dolor físico
culturas distintas que actualmente se encuen- puede disminuir gracias al progreso de la cien-
tran forzada y conflictivamente en contacto. cia y a la creación de una organización social
Pero, ¿en base a qué indicadores histó- cada vez más justa que permita a todos satis-
ricos podemos nosotros hablar en estos facer las propias necesidades fundamentales,
términos y desarrollar esta interpretación? ¿En como lo son el alimento, la vivienda, un trabajo
qué periodo se puede hablar de "humanismo" digno, etc. Pero ni la ciencia ni la justicia social
para aquellas culturas que han tenido un histo- pueden vencer el sufrimiento de la mente.
ria compleja y extremadamente variada? A Tres son las vías del sufrimiento mental: la vía
nuestro entender, en todas las grandes cultu- del recuerdo, la vía de la percepción, la vía de
ras de la Tierra es posible individualizar ciertos la imaginación.
momentos, que nosotros precisamente llama- Se sufre porque vivimos una situación
mos "humanistas" y que se reconocen a partir contradictoria, es decir una situación en la cual

4
hacemos cosas que se oponen entre sí. Pero largo y arduo camino que comienza con purifi-
también se sufre por temor a no poder lograr a car y elevar los deseos. Que comienza repu-
futuro lo que queremos o por temor a perder diando toda forma de violencia, que comienza
algo que hoy poseemos. Y también se sufre esforzándose por ir hacia los demás, ocupán-
por las frustraciones y las desilusiones del pa- dose de otros, ayudando a otros a superar su
sado, por lo que no se ha logrado, o por lo que dolor y sufrimiento. ¿No es esto lo que el bu-
hemos perdido, o por lo que ya se ha sufrido: dismo llama compasión por el sufrimiento de
humillaciones, violencia, dolor físico, la traición, todos los seres?
la vergüenza, la injusticia. Y se sufre también Es por este difícil camino que intentamos
por temor a las enfermedades, por temor a la transitar. Y es por ello que luchamos contra
vejez, por temor a la muerte. toda forma de violencia, contra la discrimina-
Pero a la base del sufrimiento mental, ción racial, religiosa o sexual, y contra un sis-
dice Silo, encontramos siempre la violencia in- tema económico que no tiene en cuenta las
terna, y a la raíz de la violencia interna está el más elementales necesidades de la mayor
deseo. Pero esta violencia interna motivada parte de los seres humanos. Por este camino
por el deseo no queda encerrada dentro de nos guía un principio moral antiguo, tanto co-
nosotros: como una enfermedad ella contami- mo la civilización del hombre: “Trata a los de-
na todo lo que está a su alrededor. Esa violen- más como quieres que te traten”. Teniendo
cia interna produce en los otros y en nuestro este principio como base tratamos de llevar
prójimo, nuevo dolor y nuevo sufrimiento. Se adelante nuestras actividades, a veces con
convierte en violencia física, económica, racial, errores y a veces avanzando, pero conscientes
religiosa o sexual, haciendo girar en sentido de que dedicándonos a los demás y yendo
opuesto la rueda de la vida. más allá de nuestro egoísmo, podremos curar
Superar la violencia significa extirpar la nuestro sufrimiento.
raíz del deseo. Como ya sabemos, este es un

Muchas gracias por vuestra atención. Para todos Paz, Fuerza y Alegría.