Está en la página 1de 227

EDITORIAL RADUGA

M.YUDOVICH

.
sucam1no
deportivo y creador

()
EDITORIAL RADUGA
MOSCU
Traducción del ruso: Alejandro Kotsóev
Diseño art{stico: Liubov Cheltsova

MHXalo!n IOAOBH�

"r APPIII KACnAPOB"


HB UCnBHCKOM R3b/Ke

E S TI MADO L E CTO R

La Editorial le agradecerá profundamente toda


sugerencia relacionada con el presente libro. Confiamos
en que las obras rusas y soviéticas traducidas al español
le ayudarán a conocer mejor la cultura y la vida del
pueblo soviético.
Nuestra dirección:
Editorial Ráduga
Zúbovski bulvar, 17
Moscú, URSS, 119859

© Editorial Ráduga, 1988

Impreso en la URSS
10 4202000000 - 435
1 76 - 88
031 (01) -88
ISBN 5-05-001845-5
S obre el libro y su protagonista

Hace ya un s i g l o que IÓs mejores ajedrecistas se d i sputan el t ítu l o


honor ífico de "campeón d e l mu ndo". S e sucede n l os campeones, pero
cada poseedor de "la corona ajedrec ística" n o sól o h a sido siempre
el p r i m e ro en el se ntido deportivo, s i n o q u e , además, ha aportad o a l go
nuevo a la cu l tu ra d e l ajedrez y ha e l evado e l arte de los escaq ues a
u n nu evo n i vel .
N o debemos o l v i d a r q u e este a rte se forma en lucha te naz y per·
severante, e n l a cual cada ajedrecista debe demostrar, además d e ta­
lento , su vo l u ntad y energ ía .
U n test i m o n i o más de e l l o e s e l l i bro sobre e l cam ino deportivo
y cread or d e G a rry K a spárov, déc i motercer campeón del m u nd o , en
el c u a l se trata de su aporte a l a rte ajed rec ístico moderno. A m i j u i ­
c i o , e l i nterés d e l l i bro reside en q u e demu estra cómo fue desarro l l á n ­
dose e l br i l l a n te ta l e nto d e l d estacado ajedrecista y , en base a mate­
r i a l e s o r i g i n a l es, expl ica l a man era de Ga rry Kaspárov de trabaj a r su ­
perando poco a poco a l gu n os fracasos, perfeccionando su esti l o y
cómo comprende él la estrategia y la táctica d e l ajedrez.
El ajedrez es u na esfera i n te resante d e ideas creadoras basadas en
las i ntenciones d ia m etra l m e n te opuestas de dos ajedrecistas, l os cua­
les, en ten sa l uc h a , v a n creando u n a obra de a rte . El e nfoq u e creador
del ajedrez como de uno de l o s factores de l a cu l tu ra del pueblo es
e l ú n ico fruct ífero .
Las partidas reu n idas en el l i bro nos demuestran que G a rry Kas­
párov tiende a l a a m p l itud de l os conceptos ajedrec ísticos, a l a bús­
queda permanente de ca m i nos l i bres d e dogmatism o . Las partidas
de Kaspárov son d i gnas d e u n estu d i o meticu l oso y pueden j ugar u n
papel positivo en e l perfecc ionam iento d e nu merosos aficionados.
Es u n hecho h i stórico que después de q u i nce siglos de existencia
e l ajed rez n o sól o h a conservado hasta a hora su vita l idad y fascina­
c i ó n , sino q u e además, ha ido desarro l l á nd ose j u nto con e l proceso
cu l t u r a l g l obal y e n r i q u eciénd ose con n u evas ideas que reflej a n l a
imaginación y l a l ógica del hombre moder n o .
Actu a l mente, e l ajedrez encie rra , a d e m á s de posi b i l idades para
e l perfeccionamiento deportivo, e l e me ntos d e creación verdadera­
mente art ística . Por eso l a s cuestiones d e técn ica, por más v i rtuosa
que ésta sea , n o pueden j u gar un papel i ndepend iente y son sól o u n o
de l os e l e m entos su bord i nados.
Precisamente l a imagi nación y l a l ógica son caracter íst icas del
j uego d e G a rry Kaspá rov . Muchas partidas su yas nos d e l e itan por la
bri l l a ntez y o r i g i n a l idad de i n tenciones, por l a singu l a r idad de ideas,
por l a be l l eza d e com b i naciones. Como es sabido, e n uno de los po­
los d e l a rte ajedrec ístico se h a l l a e l conte n i d o estético del ajedrez, su

3
be l l eza, y en el otro, los resu ltados deportivos. Si la be l l eza de l a
partida sed u ce a l corazón , e l tr iunfo es e l q u e convence a l a raz ó n .
Causa a l egr ía e l h e c h o de q u e en el juego de G a rry Kaspárov
se vea c l arame nte l a l i gazón de los aspectos deportivo y art ístico de
l a lucha ajed rec ística . Precisame nte por eso las partidas d e l 1 30 cam·
peón d e l m u nd o atraen l a atención de m i l lones d e aficio nados a l arte
de l o s escaques en todos l o s pa íses.
Como l o demu estra e l estu d i o de l a h i sto r i a , cada campeón d e l
m u n d o representa toda u n a época en e l ajedrez. N o cabe duda que
esto se refiere tam b ién a Ga rry Kaspárov q u i e n , a pesar de su j u ven­
tud (desgraciadamente e ste "defecto " desapa rece m u y ráp idamen­
te ) , ya ha h echo u n d igno aporte a l a teor ía y a l a p ráctica .
E ste i n teresa n te l i bro sobre el 1 30 campeón d e l m u ndo le ayuda ­
r á a U sted , querido l ecto r , a comprender mej or c ó m o s e forman en
l a U n ió n Sov iética los grandes aj edrecistas y l e dará l a posibi l idad
de profu nd izar su s conoc i m i e n tos ajed rec í sticos.

Vas i l i Smislov, ex campeón del mu ndo


Al lector

E n la U n ión Sov iética, al igual que en otros varios pa íses, uti-


1 ízase e l denom i n ad o sistema a l gebraico para l a anotación ajedrec ísti­
ca . Consi ste ésta en l o sigu iente: todas las "vertica les" del tabl ero
son i nd icadas de izq u i erda a derecha (por l a pa rte de las blancas) con
letras latinas "a", "b", "e", "d", "e ", "f", "g", y " h " , y las "hor i ­
zonta l es" (también p o r l a parte d e l a s b l a ncas ) , c o n c ifras aráb icas de
1 a 8. As í, tod o escaque d e l tablero puede ser identificado por med io
de dos coordenadas fijas: l a l i teral y la n u mérica .
L a a n otaci ó n a l gebra ica puede ser compl eta o concisa.
E n l a p r i mera se i n d ica con la sigla correspond iente e l nom bre
de la p i eza que h ace e l movim i ento , l a casi l l a de su partida y l a d e su
dest i n o . Por ej emplo: 1 . Cb 1 -a3; 1 . Cb 1 -c3; 1 . Cg 1 -f3; 1 . Cg 1 -h 3 , lo
que siendo vertido e n el sistema de an otac i ó n ajedrec ística habitual
para e l m u ndo h i spán ico d a : 1 . C3T D ; 1 . C3A D ; 1 . C3A R ; 1 . C3T R .
Para notificar u n mov i m iento d e l peón se i n d ica ta n só l o e l escaqu e d e
partida y e l d e su dest i n o . Por eje m p l o : 1 . e2-e4; 1 . d 2-d4; 1 . c2-c4;
1 . f2-f4 , l o que en "españ o l " da: 1 . P4 R ; 1 . P4 D ; 1 . P4A D ; 1 . P4A R .
E n caso d e anotarse l a partida e n forma concisa (es ésta l a que se
u t i l iza en el presente l i bro para los comentar ios, a d iferencia de l a
comp l eta p a r a la partida rea l ) s e conserva t a n só l o l a sigla de l a figura
y el e scaque de dest i n o . Por eje m p l o: 1 . Ca3; 1 . Cc3; 1 . Cf3 y 1 . Ch3.
Para con stata r la j ugada d e l peón se i n d ica só l o l a casi l l a de desti no.
Por ej e m p l o : 1 . e4 1 . d4; 1 . c4; 1 . f4.
Para d a r a entender q u e con alguna j u gada se toma cierta p i eza
del adversar io se ponen dos puntos : 1 0. Cb3 : c 5 . o de manera concisa :

5
1 0. C:c5. Tratándose del peón se p o ne 1 O. d4: e5, o brevemente:
1 0. d e , de lo cual se ve que el peón ha cambiado de "vertica l " , lo que
es pos i b l e sól o a l tomar a l guna pieza enem iga.
Además, en l a anotación concisa , cuando es pos i b l e e l avance
a un m ismo escaque de cu a l qu i era de las figuras pares (de las bl ancas
o de las negras). v i ene anotada adiciona l m ente l a "vertica l " si es que
las dos ocupan cas i l las de l a m i sma "horizontal" o v iceversa , siempre
los d e partida. Por ejemplo: 1 1 . Cbd2 ó 1 1 . Cfd2; 1 2 . Tae 1 6 Tfe 1 ;
1 3 . C8e6 6 1 3 . C4e6; 1 4. T7g3 ó 1 4 . T 1 g3.
En casos, cuando las homó l ogas figuras no coinciden en sentido
vertica l n i horizonta l , se est i l a ind icación adiciona l de l a "vertica l ".
Capítulo primero

PO R E L CAMI NO D E A L E KH I N Y BO TVINNI K

Aunque en el ajedrez, a diferencia de la mayoría de los deportes,


los records no se registran, podemos afirmar sin temor de equivocarnos
que Garry Kaspárov estableció varios de ellos.
En efecto, aparte de Kaspárov, no son muchos los ajedrecistas
que obtuvieron la 1a categoría a los 9 años; el título de candidato a
maestro, a los 12; de maestro, a los 15; de gran maestro, a los 17 y
de campeón de la U RSS, a los 18 y que fueron los principales preten­
dientes a "la corona ajedrecística" a los 20 años. Además, nadie antes
fue condecorado con el título de "campeón del mundo" a los 22
años.
Ahora corresponde completar esta enumeración con una breve
información biográfica.
Garry Kaspárov nació en la ciudad de Bakú, capital del Azer­
baidzhán soviético, el 13 de abril de 1963. Su padre, Kim Weinstein,
maestro de profesión y primer preceptor de Garry en materia del
ajedrez, murió prematuramente cuando su hijo tenía 12 años de
edad. Su madre -Kiara Kaspárova- es ingeniera. Garry Kaspárov
terminó la escuela con medalla de oro y en vísperas del match de re­
vancha con Anatoli Kárpov (1986) culminó sus estudios en la facul­
tad de lenguas extranjeras del Instituto Pedagógico de Bakú.
"Se suele creer que los ajedrecistas tienen mente matemática,
pero esto no se refiere a mí -dice Kaspárov-. Gracias al ajedrez he
desarrollado mi interés por las ciencias humanitarias. La historia,
la filosofía y el arte me interesan no menos que los escaques". Re­
sulta curioso que estas palabras de Kaspárov coincidan con lo que re­
lataba sobre sí mismo el 1er campeón ruso del mundo Alekhin, quien
se habla graduado de jurista.
Veamos, entonces, los grandes records de Kaspárov. Pero ahora
no sólo los logros deportivos hacen que los aficionados al ajedrez de
todos los países se interesen y estén pendientes de cada presentación
suya, tanto en torneos como en matches, de cada partida jugada por
él: su concepción del ajedrez, sus búsquedas constantes, su imagina­
ción e inventiva provocan admiración y deleite.
"lCómo evaluar el resultado de una partida? -escribió Garry
Kaspárov-. Las palabras habituales "ganó", "perdió", "tablas",
aunque estén acompañadas por epítetos sonoros, no siempre son
capaces de reflejar la profundidad y .los matices de la lucha que tuvo
lugar en la partida. Por otra parte, para una estimación del resultado
puramente deportivo indudablemente son suficientes las tres pala­
bras mencionadas antes. lPero, cómo evaluar la energía creadora de
los contendientes multiplicada por la dura tensión de la lucha?
Existen muchas partidas en las cuales resultan inútiles los

7
cá lcu l o s matemáticos, pero en estos casos v i e n e en ayuda la l i te ratura:
el comenta r i o aj ed recístico sem brad o de b e l l a s m etáforas y revest ido
de l a forma verbal necesa r i a permite d escorrer e l velo del m i ster i o
que cubre un due l o com p l ej ísi m o entre d os i n te lectos sobre e l ta b l e ro
negro y b l a n co . "
E n este l i bro trata remos de descorrer e l v e l o d e l m i ste r i o que
cubre el a rte bri l l ante y p o l i facético del j oven de B a k ú y compren­
der l o s secretos de sus triunfos. Además, trata remos de ana l izar su
concepc i ó n de l a s aperturas, su estrategia y su táctica en el medio
juego y e n e l final d e las partidas.
El ex campeón d e l mundo Tigrán Petrosián advi rtió en su tiempo
un rasgo importa nte d e l a mental idad creadora d e Kaspárov: "El ta­
lento de un gran ajedreci sta se reve l a ante todo e n saber as i m i l a r tod o
lo nuevo. Garry posee e sta m a rav i l l osa aptitud " .
i N atura l m ente, G a rry es muy ta l entoso ! Pero l os exce l e ntes
resultados que h a con seguido son una con secuencia no só l o d e su
gran capacidad natura l . El ta lento es un don que el hom bre ma nej a
y que se reve l a com pl eto só l o cua ndo uno trabaja i nfatiga b l e m e nte,
cuan d o uno tiene una acti tud cr ítica y e x igente para consigo m i s m o .
" E l aj edrez desarro l l a l a capacidad d e a n á l isis y s íntesis -d ice
Kaspárov- . La i n troversió n , los métodos cognoscitivos de e ste an­
tiguo juego ayud a n a encontrar más pronto un esti l o propio, una
manera d e autoexpresarse e n e l ajed rez . "
S e h a b l a a menudo y c o n justicia d e l a i n tuición d e G a rry
Kaspárov que le perm i te e ncontrar las soluciones correctas e n los l a ­
ber i n tos d e varia ntes com p l icadas y embro l l adas. S i n embargo, ser ía
i n genuo suponer que ten iendo este don se puede menospreciar e l
tra baj o consciente, la i n terpretación teórica d e los hechos, l a labor
intel ectua l .
L a i ntuición y l a conciencia n o s e h a l l a n d e n i n guna ma nera e n
d iferentes pol os. Tra baj a r d ia r i a mente estud i a n d o l a teor ía y l a prác­
tica s i g n i f ica crear una base para l a i n tuic i ó n , para saber prever con
perspicacia e l futuro en e l ta blero y estimar con exactitud las perspec­
tivas e n las posiciones más com p l icadas y e m b ro l l adas.
" H ay posiciones que m e hacen reco rda r un cenagal i n transi­
ta b l e -d ice Kaspárov-. Un paso en fa l so sign ifica e l f i n . Sientes que
hace fa l ta encontrar e l ú n ico sendero correcto, que está muy cerca;
tom a s una buena 'pértiga' y com i enzas a sondear el fondo. En esto
con s i ste precisamente el cá lculo y por m ed i o d e él consigo l l egar
'a terreno firme', a una posición que puede ser val orada. Y l a i n tu i ­
ción ayuda a t o m a r l a d ec i s ió n . "
Comenzaremos nuestra i nvesti gac ión c o n a l gunos problemas d e
aperturas. Esto es natura l , ya q u e as í como c a d a cam i n o comienza
con e l primer paso, cada partida ajed rec ística com ienza con l a aper­
tura .
N o s refe r i remos, desd e luego, n o só l o y no tanto a a l gunos e s ­
quemas y variantes de aperturas , s i n o y a n te t o d o a c ó m o e nfoca e l
130 cam peón d e l mundo l a s cuestiones genera l e s d e l a teor ía d e l a s

8
apertu ras. lC u á l es son l a s i n c l i naciones y l os pu ntos de v i sta d e
Garry Kaspá rov c o n respecto a este d om i n i o de l os conoc i m i entos
aj ed recísticos, donde e l torrente de i nformació n está en consta nte
aumento ?
Puede parecer i m po s i b l e encontra r a l go nuevo e n apertu ras,
sobre las c u a l es se han escr ito m i les de l ibros vo l u m i n osos y c i entos
d e m i l e s d e a r t ícu los d i ferentes. l Acaso queda aún espacio para la
búsqueda, para l a autoexpresión y l a creaci ó n de a l go nuevo e n e l
berenj e n a l d e variantes p rese n tadas en l o s manua les, ten iendo e n
cuenta, además, q u e tod a s estas variantes y a h a n sido estu d i adas y
vol orad as por los especia l i stas, desde "exce lentes" hasta "malas d e l
todo"?
i C i aro q u e s í! -av i e n e Garry. Ya desde muy joven él compren­
d ía perfectamente l o relativo de ta les esti maciones basadas en l os
resu l tados d e l d ía , en lo q u e ha pasad o l a prueba de los torneos.
Pero nad ie puede sa ber q u é secretos ocu l tan a ú n l os sistemas de aper­
turas, qué nu evas ideas y proyectos, h a l l azgos y sorpresas n os ofre­
cerán l os próx imos torneos.
Considero j u sto lo q u e escr i b i e ra h ace muchos años M ij a íl C h i go­
r i n , fundad o r de l a escue l a rusa del ajed rez: "Casi en cada apertura
es posi b l e e ncontrar j u gadas q u e estén a l a a l tu ra d e las teóricas si
u n j u gador exper i m e n tado y fuerte sabe hacer de e l las e l pu nto de
partida de u na com b i naci ó n " . Preste atención, " e l pu nto de partida"
de ideas y d ecisiones estratég icas y tácticas.
Con re l ación a esto creo conven iente exa m i n a r otra cuest i ó n bas­
ta nte i m portante .
M uchos aficionados s e quejan de q u e só l o es pos i b l e avanzar en
e l aj edrez basándose en los datos recogidos e n gu ías y manuales d e
aperturas y de q u e resu lta i m posi b l e perfeccionarse s i n u t i l izar estos
"iti nerarios".
l Es rea l m e nte a s í?
Semej a n tes afirmaciones carecen de fundamento. Es c i erto que
las guías d e apertu ras son n ecesarias y úti l e s, pero n o constituyen de
n i ng u n a manera la base de la c u l t u ra ajed rec ística. Como magn í fico
m a n u a l de aprend izaje y perfeccionam i e n to podemos y debemos
u t i l izar l a s co l ecciones de partidas de l o s grandes maestros. Precisa­
mente estas partidas nos perm iten comprender las leyes que rigen la
mov i l i zaci ó n de fuerzas e n las apertu ras, nos d escu bren l os p r i nc i pios
orga n i zativos d e coord i naci ó n d e las p iezas e n e l m ed i o y en e l final de
la partida .
S ó l o h ace fa l ta a n a l izar cu idadosamente estas partidas, trata ndo
de com prender los p l anes d e j u ego de l os contend ientes. Además, es
i m porta nte no cop i a r los pensa m i entos aje n os , no repeti r mecán i ca­
mente los l ogros de l os grandes maestros. Aprendan a critica r , a dudar,
a tom a r decisiones e n base a sus propios gu stos, a su s prop ias op i n i o­
nes y estimaci ones.
Las partidas d e l os grandes aj ed recistas nos p roporcionan riqu ísi ­
mos mate r i a l e s p a r a perfeccionarnos y p a r a comprender l a psico l og ía

9
de l o s triu nfos y las d errotas. E spero q u e este l i bro ded icado a l a rte
de K aspárov pueda servi r l e , am igo l ecto r , de o r i g i n a l manual autod i ­
dáctico q u e n o só l o perm i ta formarse u n a idea sobre e l j u ego d e l cam ­
peón d e l m u ndo, sino q u e tam bién demu estre q u é q u iere d e c i r "bien "
y " m a l " en e l ajedrez moderno.
E s caracter ístico q u e a l p r i nc i p i o de su trayector i a deportiva el
m ismo K aspárov consideraba como su p r i n c i p a l m a n u a l aj edrec ístico
l a co l ección de las partidas d e A l ekh i n .
"Considero ejem p l ares sus partidas y l a s v a l oro mucho -dice
Kaspárov- . lndt.ldablemente , e n mi 'i n fa n c i a ' ajed rec ística expe r i ­
m e n té u n a i n f l u e ncia e n o r m e d e l j u ego d e A l ekh i n ; yo trataba, e n
ci erta med ida, de im itar s u m a n era de j u ga r , q u e p u e d e s e r ca l ificada
u n i versa l .
" Lu ego comencé a formar m i propio est i l o partiendo, por su­
puesto, d e l a s partidas d e A l ekh i n . E n esta tarea m e ayudaron mucho
los con sej os d e M ija íl Botv ín n ik, en cuya escu e l a estu ve ci nco años,
desde 1973 hasta 1978."
lTiene "el est i l o de A l ekh i n " , su "j uego u n iversa l " , al q u e se re·
fiere K aspárov, re lación con las j u gadas i n i c i a l e s de las batal l a s ajedre­
c ísticas, o es caracter ístico só l o para las configu raciones vagas de l os
ataques y com b i n aciones q u e su rgen en e l med io j u ego? Tratemos d e
dar c o n e l q u i d de esta cuestió n .
E n otros tiempos l o s teóricos opinaban q u e l a a pertu ra ten ía
como f i n a l idad l l evar l a s p iezas a cas i l l a s cómodas, a med ida de su
desarro l l o, o sea, apoderarse d e l centro d e l ta blero. La escu e l a d e l gran
maestro a l emán Siegbert Tarrasch , que d o m i naba las mentes d e los
aj edrec i stas a fines d e l s i g l o pasado y com i enzos d e l presente, consi­
deraba este m omento e l final de apertu r a , tras l a cual comenzaba otra
exte n sa etapa, e l m ed i o de la partida .
H ace más d e medio s i g l o A lekh i n y después B otv ín n ik, desarro­
l l ando las ideas d e Ch i gor i n , demostraron un n u evo e nfoqu e de las
apertu ras q u e las eslabona ba fi rmemente con e l desarro l l o u l te r i or
de l os acontec i m ie ntos. Ya en la apertu ra, A l ekh i n trataba de crear
prem isas ventajosas para l a l ucha exitosa e n el med io j u ego. La aper­
tu ra, e n su opinión, deb ía d eterm i n a r e l carácter general del j uego en
u n a partida . B otv ín n ik desarrol l ó a u n más este concepto: consideró
im presc i n d i b l e a n a l izar no l a s j u gadas a i sladas d e l a s apertu ras y ni
siq u i era las variantes, sino esquemas d e l a rga d u ración, las posiciones
t íp icas, caracter ísticas d e ta l o cua l apertu ra. Sus i n vestigaciones d e
l a f a s e i n ic i a l d e l a partida s e adela ntaban a muchas j ugad as y n o sól o
determ i naban claramente l o s p lanes para l a m i tad d e l a partida, sino
q u e a veces a barcaban i nc l u so e l f i na l .
Esta concepción d e l a teor ía d e aperturas fue precisamente l a
q u e adoptó e l 130 cam peón d e l m u n d o , como pod rán comproba r l o
exa m i nando atenta m ente las partidas presentadas e n e l l i bro .
Es caracter ística i n c l u so su m anera de e l e g i r las aperturas para pre­
sentarse en torneos y match es: esta e l ecci ó n n u nca depende d e l a m od a ,
s i n o y a n te todo·.de q u é j u ego será de s u gusto e n l a m i tad de l a partida.

10
Tam bién tiene considera b l e i mportancia el aspecto psicológ ico
qu e seña laron tanto A l ekh i n como B otv ínn ik. Al elegir la apertura
para l a partida con un adversa r i o , cuyos gu stos son más o menos cono­
cidos, Kaspá rov u ti l iza a m e nudo e l efecto de sorpresa, toma ndo en
considerac i ó n que u n esquema d e apertura abso l u tamente correcto
pu ede resu l tar comp l icado y desagradab l e para este o aqu e l adversa-
·

r i o en particu l a r .
" Las com pl icaciones son m i e l emento". Ta l es e l credo de Garr y
· Kaspárov a l o largo de toda la partida y se mantiene fiel a este credo
desde su i nfancia. En las páginas de este l i bro podrán u stedes ver cómo
se reflej ó e sta concepción e n el arte del campeón de l mu ndo, e n sus
pasiones y búsquedas, e n los métodos y proced i m i e ntos estratégicos
y tácticos d e que se vale para las bata l l as ajedrec ísticas.
Capít u l o segundo

LOS TORN E OS DE LA ESPE RANZA

En el exte n so ca l e n d a r i o deportivo de la federación sov iética


de ajed rez hay dos competiciones que atraen s i e m p re la atención de
la opi n ión púb l ica . Y no se debe de n i n g u n a m a n e ra a que en e l l a s se
d i sputen e l triu nfo "estrel l as ajed rec ísticas" de p r i mera magn itud,
Se trata de las competiciones masivas d e j óvenes aj edrec i stas, en
las q u e participan los equ ipos d e l club " La torre b l a nca" y de los Pa l a ­
cios de p ion eros.
El c l u b que l l eva e l romántico nombre de " La torre b l a nca " fue
orga n izado hace ya v e i n te a ños, e n 1 968, con e l obj etivo de desarro l l a r
y d i f u n d i r e l ajed rez e ntre l o s a l u mnos de l a s escu e l a s .
U no de l o s pu ntos d e l estatuto d e l c l u b d ice q u e en l o s torneos d e
" La torre b l a nca " p u e d e n participar s ó l o q u ienes no tengan m a l a s
notas en s u s l i stas escolares.
D u rante e l año l ectivo -desde sept i e m b re hasta abr i l en tod a la
U n i ó n Sov i ética se ce l e bran competiciones e sco l a res en l a s q u e se re­
ve l a n los equ ipos más fuertes en cada u n a d e las 1 5 repú b l icas fede­
radas y en l a s ciu dades de Moscú y Le n i ngrado. Estas com peticiones
agrupan a más de u n m i l l ó n d e partic ipantes y, n atu ra l mente, son
muchos los pequ eños aficionados que d e m u e stran un a l to n iv e l d e
ju ego y m a g n íficas aptitudes.
En j u n io, cuando com i e nzan las vacac iones d e verano, los d iec i ­
si ete m ejores equ ipos s e r e ú n e n para participar en e l torneo f i na l , e n
e l cu a l s e d eterm i n a e l campeón de " La torre b l anca" y s e d i sputan
·

gran cantidad de premios.


" La torre bl anca" q u e d io a l ajedrez sov iético mu chos ta l e n tos
br i l l a n tes, ha sido u n a exce l e nte escu e l a de pericia para los grandes
maestros, cu yos nom bres conoce ahora e l m u ndo entero. Pod emos
mencionar, por ejemplo, a Andréi Sokolov, y V a l e r i Sálov, prete n ­
d i e n tes a l a corona ajed rec ística.
G a rry Kaspá rov ta m b i é n participó e n estas competiciones como
m i em bro d e l equ i po de su escu e l a . Pero el que tu vo particu l a r i m por­
ta n c i a para su perfecc ion a m i e n to creador fue otro tor n eo, ú n ico por
su forma y con ten ido, el de los eq u i pos de los Pa l acios de p ioneros.
A l p r i n c i p io, a s í como e n e l club " La torre b l a nca ", los jóvenes
aj edrec i stas q u e asisten a los Pa l acios de pioneros se d i sputan e n todo
el pa ís el d e recho a tom a r pa rte e n la f i na l . Tan sólo en 1 985 e n estas
competiciones e l i m i nato r i a s pa rticipa ron 800 Pa l acios de p ioneros.
La cifra, cl a ro está, es m u y impresionante, pero ¿por q u é he
l l am ado ú n ica a esta competic i ó n ?
E s q u e e l torneo f i n a l s e r i ge por u n s i stema s i n p reced e n tes e n
l a h i stor i a d e las competiciones ajed rec ísticas.
E n l a etapa f i na l , los equ ipos (seis much achos y u n a muchach a )

12
están d i r i g i d os por grandes ma estros, ex d isc ípu l o s de l os Pa lacios
de p i oneros, qu ienes j u egan si m u l táneas con reloj contra todos l o s
equ ipos excepto e l prop i o . E l vencedor d e l a competición s e deter­
m i n a sumando l os pu ntos ganados por el capitán y su e qui p o.
" l E n qu é otra compet i c i ó n los muchachos tienen qu e j u gar e n
pa r i d ad de derech os c o n l o s ajed recistas más fue rt�s d e l m u nd o ?
-escr i b i ó e l gran maestro M a r k Ta i m á n o v , qu ien i n ic i ó s u cam i n o e n
e l Palaci o d e pio neros e n Le n i n grado-. l Dónde m á s l a d i ferencia de
edades entre e l más v i ej o y e l más j oven puede l l egar casi a l m ed i o
s i g l o , y l a a m p l itud de ca l i ficaciones osc i l a e ntre ' 1 a categor ía' y 'gran
maestro'?
" E l si ste ma de sesi ones s i m u ltáneas con los grandes maestros
perm i te que los n i ñ os tengan tiempo su f i c i e n te para pensar y pare­
ciera qu e j u gasen partidas cor r i e n tes con sus famosos r i v a l e s . "
L o s grandes maestros s o n n o só l o adversa r i os , s i n o tam b i é n ed u ­
cad ores, estrechamente l i gados c o n los j óvenes por l a com u n idad d e
los f i nes deportivos: a y u d a n a l o s j óvenes aj edrecistas a a n a l izar l a s
j u gadas y a prepara rse p a r a l a s próx imas bata l l a s .
i E s u n a s ín tes is sorpre ndente ! Esta competición reso l v i ó e l
prob l e m a de " l os padres y l o s h ijos" que ta m b i é n e x i ste en e l aj edrez.
G a rry K aspárov tomó parte cuatro veces e n los torneos f i n a l es
com o m iem bro del eq u i po d e l Pa lacio de p i o neros de la cap i ta l d e
Aze rba idzh á n .
" Estas competi c i o n es s o n m u y n ecesarias, y ta l vez sean u n a d e
las m ej ores trad iciones d e l a escu e l a soviética de ajedrez - d i c e e l
cam peón d e l m u ndo-. Los n i ños aprenden d i rectame nte de l o s gran­
des m aestros y l o s ven j u ga r . Pa ra u n p r i nc i p i a n te es una gran a l eg r ía
ver de cerqu ita a fa mosos ajedreci stas. Puedo i n vocar m i s propios
se n ti m i e ntos. F u e u n m o m e nto i n o l v id a b l e cuando iel m i smo M i ­
ja íl T a l m e estrechó l a m a n o !
" M á s tard e , c u a n d o l l egué a g r a n maestro, consideré u n d e b e r m o­
ra l defender el h o n o r d e m i Pa lacio de p i o n eros de B a k ú en las compe­
ticiones que se ce lebraron en 1 985 en l rkutsk. Es i n teresante y s i g n i f i ­
cativo q u e ci nco de los se is grandes maestros que encabezaron l os
equ ipos en l a f i n a l de l rk u tsk , hab ían partici pado de n i ños en estas
com petici o n e s . "
P o d e m o s añad i r que , a d e m á s de Garry Kaspárov, a l os j óvenes
aj edrec i stas les "exam i n ó " Artu r Yusúpov, prete n d i e nte a la corona
aj ed rec ística qu ien j u gaba a n tes en el eq u i po d e l Pa lacio de p i o n e ros
de M oscú . Participaron ta m b i é n otros poseedores del máx i m o t ítu l o
·

ajedrec ístico .
M uchas lecciones ú t i l es extrajo Garry Kaspárov de estas compe­
t i c i ones, e n las que h u bo ta n to a l egres t r i u nfos como d o l orosos fra­
casos. B u e n o , no es nada senc i l l o conqu istar l o s l a u re l e s d e campeón . . .
Ten ía razón e l e x campeón d e l m u ndo J osé R a ú l Capab l a nca
cu a n d o escr i b i ó h ace m u c h o t ie mpo:
"A l a mayor ía d e los ajedreci stas no les g usta perder, e l fracaso
les pa rece a l go vergonzoso . E s un pu nto d e v i sta fa lso. Qu i e n q u i era

13
perfecci o narse debe toma r en considerac i ó n l a s lecciones de su s fra­
casos y , a n a l izánd o l a s , tratar d e evitar los errores en el futu ro. R e ­
cuerden que tendrán q u e perder cientos d e partidas antes q u e l ogren
co n verti rse en ajedreci stas fuertes".
G a rry Kaspárov aprend i ó e l arduo a rte d e sacar conc l u s i ones
correctas de sus errores en l a escue l a d e l ex campeón d e l mur:�d o M i ­
j a íl B otv ín n i k , d e l a cu a l s e tratará e n otros cap ítu l os. Ahora exami­
nemos a l gunas partidas d e Kaspárov d e estas competiciones p i o n er i l es.
E n 1 97 4 e l equipo d e l Pa lacio de p i oneros de B a k ú partic ipó por
primera vez en l a final e n Moscú . Garry, q u e ten ía 1 1 años, j u gaba en
el 20 ta b lero. E l 1 er tab l e ro l o ocupaba su compeñero de escue l a
R osti s l a v K orsu n s k i , q u ien más tarde l l egó a maestro. En d os parti­
das comp l i cadas Garry tuvo que luchar en l a fase f i na l : ( Véase el
Diagrama N°1)
E l gran maestro G u e n nad i Kuzm ín ( b l a ncas) tiene la supremac ía
mater i a l . La tarea de las n egras es d eb i l itar la cadena de peones de l
adversa r i o y crear objetivos d e ataque para l a s torres. P o r eso sigu i ó :
2 7 . . . f6-f5 ! 28. e4 : f5 e 6 : f 5 2 9 . b2-b4 Tc5-b5 3 0 . R c 1 -b2 f5 : g4
3 1 . f3 : g4 f7-f5 ! (por segu nda vez e l peón "f" ataca la fortificac ión
del adversa r i o ) 3 2 . Te3-c3+ ( l as negras deb ía n ca l cu l a r exactamente l a s
con secu encias de l a i n vasión d e l a torre a l a casi l l a e6. A 32. T e 6 , e l l as
responder ían 32 . . . fg 3 3 . T : h 6 Tg5 ! ) 32 . . . R c6-b7 33. g4 : f 5 Tb5 : f5
34. Tc3-c5 d 6 : c5 3 5 . Td4 : d7 + R b7-c6. 36. Td7-h7 Tf5 : h 5 . Tablas.
" N i sospechaba q u e e l peq u e ñ o pud iera j ugar tan b i e n e l f i na l "
- d i j o K u zm ín después d e l a part i d a .
Con Y u r i Averbaj , otro g r a n maestro, famoso con ocedor d e l os
f i n a les, G a rry combati ó en u n comp l icado f i n a l de damas ( Véase el
D. N°2)
E n esta posición l a partida fue a p l azad a , y el conci l io de l os
grandes maestros adj u d icó e l tr i u n fo a G arry. Después de 49. f6 gf

14
(49 . . . D h 1 + 50. R g3 ) 50. D : f6+ Ra7 5 1 . Df5 es impos i b l e detener e l
movimiento decisivo d e l p e ó n "g".
E n 1 975 los muchachos d e la capital de Azerba idzhán v i ajaron
a Le n i ngrado e ncabezad os por G a rry .

NO 1 . Defensa sici l i a na
KASPA ROV P O L U G AEVS K I

1 . e2-e4 c7-c5 2 . Cg 1 -f3 e7-e6 3 . d 2-d3 d 7- d 5 4 . Cb1 -d2 Cb8-


c6 5 . g2-g3 .
Como l uchaba con u n experto en la sic i l i a n a Ga rry h i zo u n a j uga­
da psicológica, desv i a n d o el j u ego hacia l a defe nsa i n d i a de rey (con
e l camb i o d e col ores) .
5 . . . Af8-d6 6. Af 1 -g2 Cg8-e7 7. 0-0 0-0 8. Tf 1 -e 1 Ad6-c7 9. Dd 1 -
e2 ( e l p l a n 9 . a3, l u ego c3 y b4 promete más) 9. . . b7-b6 1 0 . h2- h4
Cc6-b4 1 1 . Cd2- f 1 d 5 : e4 1 2. De2 : e4 ( ! ?)
Decisión va l e rosa pero arriesgada, e l eg i d a de a n tema no por e l
joven aj edrec i sta . Las negras tienen u na buena posición después d e
1 2 . de A a 6 1 3 . c 4 D d 3 . U n rasgo ca racter ístico : G a r ry está d i spuesto
a afrontar com p l icac i o n es a r r i esgadas para e v i ta r la d efen sa pasiva .
1 2 . . . Cb4 : c2 (?) ( e l gran maestro dec i d i ó comprobar la exactitud
de los cá lcu los d e su j oven adversa r i o . Desagrad a b l e para l a s b l a ncas
ser ía l a j u gada 12 ... Tb 8 con serva ndo todas l a s ame n azas) 1 3. De4 : a 8
Cc2 : a 1 1 4 . Cf 1 -e3 ( ! )
L a s b l a ncas sacr ificaron u n peó n , p e r o e l caba l l o a 1 está fuera d e
j u ego. Ah ora amenaza 1 5 . Ad2 . Si 1 4 . . . D : d3 , 1 5 . D : a7 c o n u na pe l i ­
grosa i n iciativa.
1 4 . . . Ce7-f5 ( h ace fa l ta sacar de l a trampa a l caba l l o a 1 ) 1 5. Ce3 :
f5 e6 :f5 1 6 . Ac1-g5 f7-f6 1 7 . Te 1 : a 1 f6 : g5 1 8. Cf3 : g 5 g7-g6 1 9. Ta 1-
e 1 h7- h 6 .
(Véase el D. N°3)

15
E n l a s duras cond icio nes de l a s s i m u l tá neas, e l gran maestro con­
sideró que l o s acontec i m i entos estaban desarro l l á ndose favora b l e ­
m e n te , porque después d e 20. C e 6 A : e6 2 1 . D : d8 T : d 8 22. T : e6 R f7
las negras ten í a n una ventaja de posic ión . Pero ya en aque l entonces
G a rry sab ía encontrar h á b i l me nte los recursos tácticos ocu l tos en el
sendero de las com p l icac i o n e s .
2 0 . Da8-c6 ! (esto n o es d e n i nguna ma nera un juego e n bú squeda
de ta b l a s como pod r ía pensa rse a l est i m a r l a varia nte 20 . . . h g ? 2 1 .
D : g6 R h8 22. Dh6+ R g 8 . Natura l m ente, l a s b l a ncas n o necesitan e l
jaque eterno, e l l a s triunfa n después de 23. Ad5+ ( ! ) D : d 5 24. Dg6+
R h 8 25. Te7 ) 20 ... Dd 8-d6 (ó 20 . . . R g7 2 1 . Ce6+ A: e6 22, T : e6, y
l a s negras las pasan muy duras) 2 1 . Cg5-e6 Dd6: c6 (d esfavora b l e es
2 1 . . . A : e6 22. D : d 6 A : d6 23. T : e6 o e n seguida 22. T : e6 ) 22. Ag2 :
c6 Ac8 : e6 ( l a s negras de m a l a gana aceptan ta m b i é n este ca m b i o .
Si 22 . . . Tf7, las b l a ncas respondería n 23. Ad 5 ! ) 2 3 . Te 1 : e 6 Rg8-g7
( e l rey negro vend r ía a la zona de fuego en caso de 23 . . . R f7 24. Ad 5
Td8 2 5 . Ab3 ) 24 . Ac6-e 8 f5-f4 ? ! ( H arto de rechazar las amenazas d e l
muchach o , Polugaevs k i vue lve a arr iesga rse . 24 . . . g5 deber ía l l evar a
ta b l a s . Tam poco era m a l 24 . . . Tf6 25. Te7+ Rf8 26. T : c7 R : e8 27. T :
a 7 Td6 . Es poco proba b l e que l a s b l a ncas pueda n consegu i r a l go e n
se m ej a n te f i n a l ) 25. g3-g4 (?)
G a rry se apas i o n ó y, tratando de no d a r posi b i l id ades a su adver­
sa r i o , perd ió la suy a . Después d e 25. T : g6+ R h 7 26. Tc6 las b l a ncas
se qued ar ía n con un peón de más.
25 . . . Ac7-d 8 ( ! ) Tablas. A 26. T : g6+ Rh7 27 . Te6 las negras
responder ía n s i m p l e m e nte 2 7 . . . A : h4.
i N ad ie pod ía i m a g i n a rse que en l a siguiente partida se e nfrenta­
ban dos campeones del mund o ! E l gran m aestro Anato l i K á rpov -en
aque l ento nces e l capitán del equipo del Pa lacio de p ioneros d e Che­
l iá b i n sk - se encontró por pri mera vez con e l muchacho d e Bakú
quien ten ía 12 años y jugaron una partida que pasa ría a l a h i stor ia
d e l aj edrez.

N o 2 . Defensa siciliana
KARPOV KASPAROV

1 . e2-e4 c7-c5 2 . Cg 1 -f3 d7-d6 3 . d2-d4 c5 : d4 4. Cf3 : d4 Cg8-f6


5. C b 1 -c3 a7-a 6 6. Af 1 -e2 e7-e5.
Pasaron d i ez a ñ os, y e n su p r i m e r m atch con Ká rpov por el títu l o
de campeón d e l mundo Kaspárov rech azó varias veces esta jugad a ,
e l i g i e n d o l a conti nuac i ó n más d i nám ica 6 . . . e 6 .
7 . Cd4-b3 (es posi b l e ta m b i é n reti ra rse a f3) 7 . . . Af8-e7 8. Ac 1 -
g5 Ac8-e6 9 . f2-f4 ( p rovoca l a agud izac i ó n . Las b l a ncas tienen un
buen juego después de 9. A : f6 A : f6 1 O. Cd 5 ) 9 . . . e5-f4 1 0. Ag5-f4
Cb8-c6 1 1 . 0-0 0-0 1 2. R g 1 - h 1 b7-b5 1 3. Ae2-f3 Cc6-e5 1 4 Cb3-d4
Ae6-c4 1 5. Tf 1 -f2 b5-b4 1 6. Cc3-d5 Cf6 : d 5 1 7 . e4 : d 5 Ae7-f6 1 8. Tf2-
d2 Dd8-b6 1 9. Af4-e3 .

16
La posición se agu d iza mucho. Las negras u b ican exi tosame nte
sus p iezas contro l a n d o una serie de p u n tos importa ntes e n e l centro
y e n el f l a nco d e dama .
1 9 . . . Db6-c7 (además, muy i n teresante ser ía 1 9 . . . Db7 ) 20. Af3-
e4 Tf8-e8 2 1 . Ae3-g 1 g7-g6 l imitando la acti vidad d e l a l f i l e4 y pre­
parando u n a zona de reserva para el a l f i l f6, ya q u e después d e l paso
de l a torre bla nca a f2 habr ía que toma r en consideración e l sacr i­
ficio de ca l id ad : T:f6 ) 22. a 2-a3 a6-a5 23 . a 3 : b4 a 5 : b4 24. Ta 1 :aS
Te8:a8 25. b2-b3 Ac4-a6 2 6 . Cd4-c6 Ce5: c6 27. d5:c6 Ta 8-e8?
El maestro V íktor J e n k i n demostró e n u n a n á l isis i nteresante
que las negras ten ían que segu i r 27 . . . Ab5 ! , lo que daba un buen
co ntraj u ego. E ntonces, si 2 8 . T : d6? 28 ... Ta l 29. Dd2 Db6. E n caso
de l a n atu ra l j u gada 28. Df3 ser ía pos i b l e 28 . . . Ac3 29. Tf2 Ad4 30.
Tf 1 A : g 1 (30 . . . A : f 1 ? 3 1 . A : d4, propon iéndose 32. Df6 ) 3 1 . T : g 1
Ta6 , y e l peón c 6 n o sobre v i v i r ía .
28. Ae4-d 5 Af6-c3 29. Td 2-f2 Te8-e 1 30. Dd 1 -f3 Ac3-d4 3 1 .
Ad5 : f7+ Rg8-g7.
(Véase el D. N°4)
32. Af7-c4 !
G a rry menosprec ia la fu erza de esta j u gada , ahora l e amenaza
u n mate en la casi l l a f8, además, corre pel i gro e l a l f i l a6. l Qu é hacer,
cómo deben j u gar l a s n egras?
32 ... Te 1 :g 1 +?
E l j oven ajedreci sta se desconcierta . Era necesario j ugar 32 . . .
A : f2 3 3 . D : f2 T : g 1 + 3 4 . R : g 1 D : c6. E n este caso l a s b l a ncas s e que­
dar ía n con u n peón más después de 35. Dd4+ R h6 36. A:a6 D : a6
37 . D : b4 De2 38 Dc3 , pero las negras a ú n pod r ían d efenderse tenaz­
mente .
33. R h 1 : g 1 Ad4:f2+ 34. R g 1 :f2 Aa6:c4 35. b3 : c4.
Como resu l tado de l a desacertada operac ión de camb i o rea l izada
por G arry las b l a ncas conservaron e l ame nazante peón c6.

17
35 . . . Dc7-a7+ 36. Rf2-e2 Da7-d4 37. Df3-d5 Dd4-f6 38. Dd5-e4
(38. c7? De7+) 38 . . . b4 -b3 (el ú l ti m o i n tento d esesperado) 39. c2: b3
Df6 : b2+ 40 . Re2-f 1 Db2-c 1 + 4 1 . De4-e 1 Dc1 -f4+ 42. Rf 1 -g 1 Df4 -d4+
43. R g 1 -h 1 Dd4-b6 44. De 1 -e7+ Rg7-h6 45. De7-f8+. Las negras aban­
donaron.
I G arry guardó esta lecc i ó n en su memoria para toda l a v i d a ! Pero
n o só lo la guardó en l a memor ia. También es posi b l e sacar ventaja
de un fracaso : só l o h ace fa lta buscar con tenacidad sus causas, tratar
d e entender todo a fondo, a n a l izar h a sta el ú l t imo deta l l e sin i m por­
ta ncia, ya q u e e n e l tra baj o creador no hay "deta l les s i n i m p ortancia " .
Cap(tulo tercero

E L E N L ACE DE L AS E POCAS

E n l a s pági n a s d e l a prensa ajed rec ística extranjera apa recen de


vez e n cuando art ícu los q u e "reve l a n " l a s causas d e l os grandes éxitos
d e la escu ela sov iética d e aj edrez y exp l ica n a su s l ectores a qué se
deben los a l cances tan s i g n i f icativos de l os grandes maestros y maes­
tros soviéticos en todas las com peticiones más i mporta ntes. Aunque
parece anecdótico , estos "con oced ores" consideran q u e u n a d e las
ci rcu nstancias más i m porta n tes es la d u ración de los fr íos i nv i e rnos
rusos. Segú n e l l os, d u ra n te las l a rgas tardes i n verna l es l a gente no sa l e
d e s u s casas y j u ega todo e l tiempo a l ajedrez. D i zque p o r esto l os
soviéticos se perfeccionan con ta l rapidez.
i N o só l o es cóm ico, sino ta mbién rid í cu l o ! Pero este a bsu rdo
tiene una i n tenci ó n ocu lta. Estos " i nvestigadores" del ajedrez no
q u ieren recon ocer por nada del m u nd o que en l a U n i ón Sov iética se
han creado cond iciones exce l e n tes para e l desarro l l o armónico de la
perso n a l idad , que la soc i edad socia l i sta est i m a a l tame nte e l aj edrez
com o uno d e l os factores d e la· vida c u l t u r a l de l pueblo y h ace mucho
para su propaganda y d ifusión .
" N o e x i ste n i nguna escu e l a sov iét ica de ajedrez -afirman a l gu n os
espec i a l istas extranjeros-. Senci l l amente h a y qu i e nes j u egan bien
y q u ienes j u egan m a l . "
Detengámonos e n esta i m portante cuestión empezando por
algunas observaciones generales.
Escu e l a qu iere d ec i r u n a corr iente en la ciencia o en e l a rte,
l i gada por l a u n idad de los puntos d e v i sta p r i nc i p a l es, por l a com u ­
n idad o p o r l a herencia d e p r i ncipios y métodos.
Los ajed recistas sov iéticos está n u n á n i mes en considerar e l ajedrez
u n a rte o r i g i n a l que d a posi b i l i dades prácticamente i l i m i tadas para la
búsq u eda cread ora , para l a i nventiva e i n sp i ración.
Los p r i n c i p ios d e n uestra escu e l a se basa n e n e l enfoque cient ífico
de l a e l aborac ión de los problemas estratégicos y tácticos y en la acti­
tud a u tocr ítica y ex i gente d e cada ajed rec i sta hacia s í m i sm o .
C l a ro q u e e l idéntico enfoque de l a s cuestiones fundamentales
en l a apreciación de l ajed rez no q u i e re decir d e n i nguna manera que
todos los grandes maestros y los maestros soviéticos tengan u n a so la
manera de j u gar ni q u e sigan un m i s m o esq u e m a . "El est i l o es e l
hombre", -d ice u n aforismo b i e n conoc i d o . A s i m i smo e l esti l o ajedre­
c ístico siempre refl eja l a i n d iv i d u a l i d ad , l o s pu n tos d e v i sta y los
gustos personales.
" La escu e l a soviética de aj edrez se m a n i f i esta más q u e nada en
e l e n l ace de las generac i o n es, en e l permanente legado de l a experien­
cia -d ice G arry Kaspárov-. Además, este legado se l l eva a cabo du­
ra nte e l j u ego, en los torneos, d u ra n te l os per íodos de p rácticas de
las d ifere n tes escue l a s q u e e x i sten en nu estro pa ís.

19
" E n l o q u e se refiere a m í, puedo decir que era ma rav i l loso y
m u y i n structivo q u e d u ra n te las prácticas en la escu e l a de B otv ínn i k
nada menos q u e los fa mosos grandes maestros, con oced ores profu n ­
dos d e l aj edrez, m e se ñ a l aran los errores cometidos p o r m í y me
e n señaran a correg i r l o s " .
P e r o l a esc u e l a de Botv ín n i k fue p a r a G a rry Kaspárov u n a n u eva
etapa d e su cam i n o hacia l a maestr ía . Como ya hemos d ic h o , co­
menzó su cam i n o deportivo a los 9 a ñ os participando en los torneos
esc o l a res de B a k ú , m i e ntras estud iaba baj o l a d i recc i ó n del expe r i ­
m e n tado entrenador O l eg Privorots k i e n e l c l u b infa n t i l d e ajedrez
del Palacio de p ioneros d e Bakú.
Más d e 400 m u c h achos eran m i embros d e ese c l u b , pero Garry
se destacaba entre todos por su f i e l amor a l ajedrez, por l a b r i l l a ntez
y o r i g i n a l idad de sus ideas. Ya en a q u e l e ntonces G a rry e n tend ía
basta n te en los escaques, mas lo q u e no sa b ía era ocu ltar sus senti­
m i e n tos dura nte l a part i d a . Eso l o apre n d i ó mucho más tarde . . .
E n este cap í tu l o verán a l gunas d e l a s p r i m eras partidas d e Garry
Kaspá rov donde se reve l a n ya rasgos de u n ta l e n to verdadero.

N o 3. Defen sa fra ncesa


K ASP A R OV VASI L E NK O
Match de eq u i pos de los Pa lacios d e
pioneros de Bakú y Dn ie propetrov sk. 1 973

1 . e2-e4 e7-e6 2 . d 2-d4 d7-d5 3. C b 1 -d2 Cb8-c6 4. Cg 1 -f3 Cg8-h6


5. e4-e5.
De e n trada apa rece determ i n ada la estructu ra de peones en e l
centro. Natu r a l mente, a l o s 1 O años G a r ry era partidario d e l a s accio­
nes decisivas i n m ed i atas. Los maestros experimentados su e l e n j ugar
aqu í 5. c3.

20
5 . . . f7-f6 6. Af 1 ·b5 Ac8-d7 7. Ab5 : c6 Ad7 : c6 8. Cd2·b3 Ch6-f7
9. Ac1 -f4 f6-f5.
Las negras obtu v ieron una posi c i ó n só l id a . E l las pod ía n enta b l a r
com p l icaciones i n te resantes y muy p rometedoras, sigu i e nd o 9 . . . g 5 ,
p e r o pasaron por a l to e s a posi b i l idad .
10 . h2-h4!
Es u n a d ec i s i ó n correcta . El peón e5 obstacu l i zará a las n egras
du ra n te "toda l a v i d a " . El j oven de B a k ú rechaza el enroq u e corto,
co n l a i nte nción de i n troducir l a torre en e l combate a través d e la
casi l l a h3.
(Véase el D. N°5)
10 . . . Af8-e7.
Creo que G a rry se puso muy contento al ver esta j u gada de su
adversa r i o que era d e esperar. A l a situación l e correspond ía l a j u gada
activa 1 0 . . a 5 !
.

1 1 . Dd 1 -d2 b7-b6 1 2 . c2-c3 .


Las n egras sigu i eron j u gando pasivamente a lo l a rgo de la partida.
Es posi b l e q u e tuvieran a l go d e m i edo a l adversa r i o .
1 2 . . . Ac6-b7. 1 3 . Af4-e3 Dd 8-d7 1 4 . Cb3-c1 Ab7-a6 1 5 . Th 1 -h3
Dd7-b5 1 6 . Cc1 -e2 Db5: e2+? ( h ac ía fa l ta j u gar 1 6 . . . 0-0-0) 1 7 . Dd 2 :
e2 Aa6 : e2 1 8. R e 1 : e2 0 -0 -0 1 9. Cf3-g 5 ! Cf7 : g 5 20 . h 4 : g 5 Td 8-f8
2 1 . g2-g3 g7-g6 22. Th3-h6 Tf8.f7 23. Ta 1-h 1 Tf7-g7 (amenazaba
24. T : g6 ) 24. Re2-f3 Rc8-d7 25. g3-g4 ! f 5 : g4+ 26. Rf3 : g4 Rd7-e8
27. b2-b4 a7-a6 28. a 2-a4 R e8-d7 29. b4-b5 a6-a5 ( i n ocentemente
trata n d o de escon derse tras l a s fortificac i o n e s . Hac ía fa lta jugar 29 . . .
ab 3 0 . a b ReS 3 1 . Ta 1 R b7 ) 30 . c3-c4 ! d 5 : c4 ( s i n o , 3 1 . c 5 ) 3 1 . Th 1 -
c 1 T h 8-e8 ( s i n sen t i d o . U n a posi b i l idad d e salvación era 3 1 . . . TeS
3 2 . T : c4 c6 ) 32. Tc1 : c4 Ae7-d8 33. Rg4 -f4 Te8-e7 34. Rf4-e4 Tg7-f7
35. Tc4-c6 Tf7-g7 36. d4-d 5 ! ( r u ptura decisiva) 36 . . . e6 : d5+ 37. Re4 :
d5 ( e l peón d e l rey adqu iere ah ora u n a fuerza s i n i estr a ) 37 . . . Te7-e8
38. e5-e6+ Rd7-c8 39. Ae3-d4 Tg7-g8 40 . Th6 : h7. Las negras abando­
naro n .
lOué e s l o caracte r ístico d e esta partida infa n t i l d e l futuro cam­
peón del m u nd o ?
Qu isiera señ a l a r a n te t o d o e l carácter consecutivo c o n q u e G arry
uti l izó l a ventaja de terre n o consegu i d a . Sin prisa, j ugada a j u gada
Garry arri nconó metód icame n te las piezas de su adversa r i o . El desarro­
l l o d e los acontec i m i entos en l a partida correspo nd ió a l ca rácter
de la a pertu ra : act i v i dad en el centro y en el fla nco d e l rey.
E n 1 97 5 G a rry tomó parte en e l campeonato nacional entre
esco l a res, que tuvo l u gar en V i l n i u s . Para el muchacho d e 1 2 a ñ os
ese campeon ato fu e la p r imera prueba deportiva se r i a .
L a mayor ía d e s u s adversarios eran mayores q u e é l y ya h a b ía n
participado en tor n eos imp ortantes.
42 j óvenes aj ed reci stas se d i sputaban e l p r i mer prem i o . E n el
torneo se u ti l izó e l sistema su izo, conforme al cual cada participante
j u gaba 1 O partidas. Garry se c lasificó entre l o s d i ez mej ores. E l p r i mer
l u ga r l o ocupó e l ta l e n toso representante de Kazaj stá n Evguen i V l ad í-

21
mirov quien posteriormente fue maestro internacional y ... entrenador
del campeón del mundo Garry Kaspárov. iOué complicados y embro­
llados son los caminos al Olimpo ajedrecístico !
Garry peleó valerosamente, pero no pudo evitar varios fracasos
sensibles. Ganó 4 partidas, perdió 2 y empató 4.
En los resultados de algunas partidas influyó un defecto caracte­
rístico del emotivo sureño. Garry se entusiasmaba mucho con planes
e ideas de combinaciones propias menospreciando las posibilidades
del adversario.
(Véase el O. Nº6)
Es de interés un fragmento de su partida con Leonid Yurtáev
(las negras), futuro maestro y campeón de Kirguizia.
Las blancas tienen un peón más, pero se equivocan al menospre·
ciar las amenazas de las negras en el flanco del rey. No se puede jugar
ahora 20. Ag3 en consideración a 20 ... T:g3. Era imprescindible 20.
Ae3. Sin embargo, a esta jugada defensiva Garry prefiere un asalto
combinatorio.
Los acontecimientos en la partida se desarrollan así: 20. Cc3-d5?
Ab7:d5. 21. c4:d5 Ce6:f4 22. Ae2-b5+ Re8-f7 23. Dd2:d4 Tg8:g2
24. Ab5-d7.
Garry cuenta precisamente con este ataque sorpresivo porque
tiene la intención de responder 25. Ae6+ a 24 ... Dg5, pero ...
24... Tg2:h2+! 25. Rh 1:h2 Df5-h5+ 26. Rh2·g3 Cf4-e2+ 27. Rg3-
f2 Ce2:d4 28. Td1:d4 lleva a las blancas al fracaso. Las negras ejecu­
taron el final de la partida con toda exactitud.
28 ... Dh5-h2+ 29. Rf2-e3 Rf7-g7 30. Ad7-e6 Ta8-f8 31. Td4-
g4+ Rg7-h8 32. Tc1-g1 h7-h5 33. Tg4-g5 Dh2-f4+ 34. Re3-d3 Df4:
f3+ 35. Rd3-c2 Df3-e2+ 36. Rc2-b3 Tf8-f3+ 37. Rb3-a2 De2-c4+
38. Ra2-a1 Tf3-f1+ (la ducha fría del trueque pone fin a las ilusiones
de Garry de atacar) 39. Tgl:f1 Dc4:f1+40. Ra1-a2 Df1-c4+41. Ra2-

6 7

22
bl h5-h4 42. Tg5-g4 Dc4-f1+ 43. Rb1-a2 Df1-f2 (de haber jugado
las negras enseguida 43 ... h3 las blancas podrían ganar un peón jugan­
do 44. Th4+) 44. Ra2-b3 h4-h3. Las blancas abandonaron.
Interesantes complicaciones combinatorias se desplegaron en la
partida Rizvónov-Kaspárov.
(Véase el D. Nºl)
Las blancas sembraron vientos y, naturalmente, recogieron tem­
pestades . ..
18. Ab2-a3?! (sería más conveniente pasar a la defensa obstinada
jugando 18. T:b8 T:b8 19. Da3) 18 . .. Ae4-c2 ! 19. Db3:c2 Tb8:b5
20. Cf3-e5 (las blancas depositaban grandes esperanzas en este contra­
golpe) 20 . .. Cc6:e5 21. d4:e5 Af6:e5 22. f2-f4 Ae5-f6 23. Aa3:d6
De7-d8 24. Ad6:f8 Dd8:f8.
El equilibrio material se restablece, pero las piezas negras ocupan
una posición más y. además, su peón "a" es más amenazante que el
peón "c". Pero, aunque es posible defender la posición, el adversario
de Garry no consigue superar las dificultades de la defensa.
25. Dc2-a2 (sería mejor 25. c4) 25... Df8-c5+ 26. Rgl-h1 Dc5-e3
27. c3-c4 Tb5-b2 28. Da2-a4 h7-h6 29. Ag2-f3 Rg8-h7 30. Af3-h5?
(hacía falta jugar 30. Dc6) 30... Tb2-b1! 31. Tdl:bl (era necesario
volver el alfil a f 3) 31 ... De3-e4+ 32. Ah5-f3 De4:b1+ 33. Rh1-g2
Af6-d4 34. Da4-d7 Dbl-gl+ 35. Rg2-h3 Dgl-fl 36. Af3-g2 Dfl :e2
37. Ag2-b7 Ad4-g1. Las blancas abandonaron.
Lo paradójico de las estratagemas del escolar de Bakú a veces
dejaba cortos a sus adversarios.
(Véase el D. NºB)
En este diagrama vemos una etapa de la partida G. Kaspárov­
V. Sokolov. La estructura de peones es típica para la interpretación
moderna de una serie de variantes agudas de la defensa siciliana, es
asimismo típico el sacrificio del caballo en la casilla d5. Pero en esta
situación, en caso de 22. Cd5 las negras podrían simplemente retirar

23
su a l f i l a la d8 (22 . . . Ad8 ) rechazand o este "rega l o griego " . Por eso
Garry decide rea l izar una incursión i n só l i ta y arri esgada con l a torre.
22. Td 1 -d 5 ! ? Ac6 : d 5 ( l a s b l a ncas obte n ía n una i n iciativa amena­
zante después de 22 . . . ed 23. ed Dg5+ 24. R b 1 Ad7 25. T : e7 6 24 . . .
Ae8 2 5 . T : e 7 + Tc7 2 6 . T : c7+ R : c7 2 7 . Da7+) 2 3 . e4 : d 5 Dc5-g5+
24 . Rc 1 -b 1 e6-e5 25. a3-a4 h 4 : g3 26. h 2 : g3 b5-b4? (santa i n ocencia
d e l a juve n tud . E ra suficiente 26 . . . T : c3 27 . be Ad 8 ) 2 7 . a4-a 5 ! (es
evidente que So k o l o v n o espera ba ta l perf i d i a ) 27 ... Tc8 : c3 (el rey
negro tend r ía l a m i sma posición lamenta b l e en caso d e 27 . . . be 28.
Db6+ R a 8 29. Te4 ! o e n caso d e 27 . . . Ad8, 28. Ce4) 28. Df2-b6
R b7-c8 29. b2 : c3 Ae7-d8 30. Db6-c6+ Ad 8-c7 3 1 . Dc6-a8+ Ac7-b8
32 . Te 1 -e4! Las n egras abandonaron .
Quisi era l l amar la atención de los l ectores a l hecho de que a l
com ie nzo de s u cam i n o ajedrec ístico y casi hasta l a conq u i sta d e l
t ítu l o de gran maestro Kaspárov d i o evidente prefere ncia a l a j u gada
i n ic i a l 1 . e2-e4. N o se trataba só l o de un gusto perso n a l suyo, sino de'
que además, sus preceptores ajedrec ísticos l e aconsej a ban abrir l a par­
tida con l a jugada del peón del rey .
l C u á l es e l e n igma, a qué se deb ía semej a nte consej o ?
E l consej o tiene s u razón d e s e r una expl icación l ó g i c a . Precisa­
mente en las aperturas a b i e rtas es más ráp i d o el desp l i egue d e l a s
fuerzas com bativas, además, resuita más fác i l orga n i zar l o s ataques
d i rectos a los puntos v u l nera b l e s f7 y f2, defend idos a l principio d e
l a partida sólo p o r e l r e y y, p o r ú l timo, es más senc i l l o coord i n a r l a s
p iezas.
M e rem ito a las o p i n iones d e los grandes ajed recistas. El famoso
maestro ruso M ija íl Ch igori n , por ej e m p l o , opi naba que la a p l icación
d e l a j u gada. ·1. e2-e4, d e los gamb itos de rey y otros con tr i buye al
perfeccionam ie nto e n e l juego de com b i n aciones. E l gran maestro
checosl ovaco R ic h a rd R éti subrayó en varias ocasiones que es i m p res­
c i n d i b l e comenzar el estud io de las aperturas con las aperturas a b ier­
tas clásicas. E l cu ba n o José Raú l Capa b l a nca, tercer campeón d e l
m u n d o , consideraba l a partida espa ñ o l a como u n a piedra d e toq u e
e n l a comprensión d e l juego d e posición y d e las m a n i obras.
Pero es cierto q u e este punto de v i sta tan bien argumentado se
pon ía a veces e n dud a . E n los años v e i n te de n uestro s i g l o , surg i ó
l a a f i c i ó n p o r e l l l amado " h i permoder n i sm o " , y l a buena y v i ej a juga­
da . 1 . e2-e4 ftie an atematizad a . U n o de los comenta r i stas escr i b i ó
i n c l u so que "esta j u gada h ue l e a sepu l tura y es un i n stru mento de l a
edad de p iedra " .
Pero l a fraseo l o g ía mordaz q u e e n u n p r i m e r momento atrajo
l a atención de los aj edrecistas jóvenes n o resultó esta r a n i vel de una
prueba ser ia, no encontró confi rmación en la práctica de los maestros.
Pau l a t i namente l a j ugada 1 . e2-e4 recuperó todos sus derechos y po­
deres. En esta rehab i l itación j ugaro n , en su tiempo, un pape l bastante
i m portante las partidas e i n vestigaciones del teórico soviético V l ad ím i r
R áuzer.
Por otra parte , ser ía fa l so e i n genuo suponer que l a s aperturas

24
vi ncu l adas con la j u gada. 1 . e2-e4 se desti n a n só l o a qu ienes está n
comenzando a estu d iar la teoría . Cada a pertu ra a b i e rta y, particu lar­
mente , l a etername nte v i va partida espa ñ o l a encierra un sentido
profu ndo y no i n vestigado h asta e l fi n . Y, d esde l u ego, cada aj edre­
ci sta tiene q u e i n c l u i r en su aprend izaj e e l do m i n i o de l a s aperturas
a b iertas.
Kaspárov enfoca este problema de manera muy semeja nte a l a de
A l e k h i n . Se sabe q u e e l pri mer campeón ruso del mundo, a l comenzar
su b r i l l a¡;1te cam i n o j u gaba p r i n c i p a l mente 1 . e2-e4. " l Por q u é uti l i za
U sted casi siempre esta p r i m e ra j u gada y no j u ega 1 . d2-d 4 ? -le pre­
g u n tó a A l e k h i n en 1 9 1 3 un periodista- . Por una razón muy s i m p l e
-respo n d i ó A l e k h i n en b r o m a - . Aún n o tengo experiencia suficiente
para h acer l o " . Tenga e n cuenta que e n a q u e l entonces A l e k h i n ya era
uno d e los maestros m á s fuertes de R u s i a .
L a observación de A l e k h i n puede parecerse extra ñ a . E n efecto,
lacaso e n la e l ecc i ó n de l a primera j u gada o i n c l uso de a l guna varia nte
d e apertu ra se refleja la compre n s i ó n del ajedrez, se demu estra el n i ­
ve l de ca l ificaci ó n ajed rec ística?
i F i gú rense que e n cierta med ida s í! Los comp l icados esq uemas
m odernos de apertu ras se basa n en matices estratégicos m u y su t i l es .
Dej a n d o en e l o r d e n d e l d ía los prob lemas "eternos" d e l centro, l a s
cuestiones v i ncu ladas a l a creación d e p u n tos déb i l es permanentes y a
la l u c h a por l a s 1 íneas a b i ertas, d ichos esquemas no resue lven estas
cuesti o n es y problemas e n forma d i recta , s i n o recu rriendo a menudo
a l rodeo astuto .
Es tri ste , por ejem p l o , ver a muchachos q u e , s i n tener idea a l g u n a
de l a s m a n i obras d e posic i ó n , flanquean o b l i gatoriamente los a l f i l es
y retienen sus p i ezas en las primeras 1 íneas constru yendo sus esq u e­
mas de apertu ra en base a l o v i sto en l a s partidas de los ajedrec i stas
más fuertes y rep i t i é n d o l o mecá n icamente . "Si l os grandes maestros
y los maestros j u egan a s í, esta varia nte d e apertura es b u e n a " , -pien­
sa n i n genuamente .
E s com o si propusieran a u n p i a n ista d e poca expe r i encia que
i n terprete u na sonata com p l icada y fervorosa de Beethove n , Chop i n
u otro g r a n compositor.
Lamenta b l emente , n o todos l os aficionados a l ajedrez compre n ­
d e n l a g r a n i m p orta ncia q u e tiene esta suces ión en l a educación
aj edrec ística.
E s preci samente por eso q u e te n ía razón A l e k h i n . Para h acer
las j u gadas 1 . d2-d4 ó 1 . c2-c4 no se precisa una preparación espec i a l .
Pero s í es necesa r i a para saber e l eg i r l a d i recc i ó n cor recta e n l a s per i ­
pecias u l te r i ores de l a l u c h a .
H ace fa l ta aprender primeramente a orga n izar l a coord i nación
de l a s p i ezas e n la ofensiva y e n l a defensa, comprender a fond o los
m étodos pri ncipales de comb i n ac i ó n y de posición y , só l o después
de h aber l o l ogrado, segu i r ad e l a n te sin i m i ta r a n a d i e .
Precisame n te a s í proced ió G a rry Kaspá rov. Só l o d espués de
haber practicado m u chas a pertu ras a b i e rtas, p r i vó d e l monopo l i o

25
la j u gada del peón d e l rey s i n exclu i r l a , c l a ro está, de su repertor i o .
Qu i s i e ra m e n c i o n a r u n a v e z m á s l a o p i n i ó n de Ga rry Kaspá rov :
" l a escu e l a sov iética de ajed rez se reve la más q u e nada en e l e n l ace
de las generaciones, en el legado perm a n e n te de la exper iencia".
Claro que G a rry Kaspárov, m i embro d e l Partido Com u n i sta d e l a
U n i ó n Soviética y del Comité Centr a l d e l Komsomol de Azerba i ·
dzhán considera s u deber c ív ico d ifu n d i r e l arte d e l o s escaques e n
e l país, participar activame nte e n l a v i d a ajedrec ística y , desde l uego,
ayudar constanteme nte a l o s j óvenes ajedrecistas de su repúb l ica
nata l .
Kaspárov e s v i s i ta frecu ente e n e l Pa lacio d e p i oneros d e B a k ú
y e n otros c l u bes ajed rec ísticos i n fa nti l es de Azerba i d zh á n . Trans­
m ite su experiencia a l os n i ñ os, les ayuda a prepara rse para l a s com­
pet iciones, a n a l iza las partidas j u gadas y d i r ige l a s c l ases y los entre­
nam i e n tos de la selecc i ó n j u ve n i l de la repú b l ica .
N o es d i f íc i l i m a g i n a rse la i m porta n c i a q u e tienen estos contac­
tos con el destacado gran maestro para l os j óvenes aficionados a l
aj ed rez .
Los j óvenes a d m i radores de Ca íssa son n u meros ís i m os. E n Azer­
baidzhá n , que cuenta con cerca de 60 regiones r u r a l es, hay gran can­
tidad de escu e l a s y c l u bes i n fa n t i l es de ajedrez, orga n i zados por el
M i n iste r i o d e Instrucc i ó n P ú b l ica y por l a soc iedad deporti v a r u r a l
" M ej su l " . E n muchas r e g i o n e s se h a n constru i d o para d ichas escu e l a s
ed ificios espec i a l e s de p i n toresca y o r i g i n a l arqu itectu ra y decorados
co n e l e m e n tos "ajedrec íst icos". Para con ocer el n i ve l de desarro l l o
d e l ajed rez en tre l o s esco l a res d e Azerba i d z h á n basta e l ej e m p l o d e
l a pequeña c i u dad d e K azaj . E n esta v i l l a hay u n a escu e l a aj ed rec í stica
que agrupa a más d e 300 n i ñ os. La escue l a está u b icada en un bel l o
edificio decorado c o n paneles c o n temas ajed rec ísticos.
El 1 30 campeón del m u n d o se h a presentado muchas veces tanto
en Kazaj como en Shek i y otras regiones de Azerba i d z h á n.
Vea, por ejem p l o , la partida j u gada en las s i m u l táneas de estud i o
co n re l oj , q u e d i o G a rry e n 1 982 cuando preparaba a l a se l ección
j u ven i l d e Azerba idzhán para el campeonato naci o n a l d e equ i pos.
Los j óvenes ajedrecistas azerbai d z h a n os l ograron grandes é x i tos, como
lo testi m o n i a e l hech o d e q u e l a s muchachas de esta repú b l ica meri­
·d i o n a l se adj u d icaran l a s meda l l as de oro e n l a s competiciones de la
Espartaq u i ada de los p u e b l os d e la U R SS ( 1 986 ) , dej a n do atrás a
muchas fam osas maestras y grandes maestras. E l adversa r i o d e l gran
maestro ( neg ras) fue u n esco l a r de Bakú ape l l idado igual que él:
Kaspárov A l ej a nd r o .

N ° 4. Apertura i n g l esa
K ASP A R O V K ASPAROV

1 . c2-c4 Cg8-f6 2 . Cb1 -c3 c7-c5 3. g2-g3 e7-e6 4. Af 1 -g2 d7-d5


5. c4 : d5 e6 : d 5 6 . Dd 1 -b3 Cb8-c6 ! ?
E s ev idente q u e e l j oven adversa r i o d e G a rry n o esperaba esta

26
jugad a . Sacrificando u n peó n , l a s n egras crean amenazas tácticas
p e l igrosas.
7. Cc3: d 5 Cc6-d4 8 . Cd5:f6+ Dd8:f6 9. D b3-d 1 Ac8-f5 10 . d2-
d 3 c5-c4 !
( Véase el D. N°9)
E l gran maestro le toma un severo examen a l p r i n c i p ia nte. Las
b l a ncas deben tener ahora mucho cuidado .
1 1 . e2-e3?
La jugad a correcta era 1 1 . Cf3 ! Por ej emp l o : 1 1 . . . Ab4+ 1 2 . Ad2
C : f3+ 1 3. A : f3 D : b2 1 4 . A : b4+ D : b4+ 1 5 . Dd2 D : d2+ 1 6 . R : d 2 cd
1 7 . A : b7 . E n esta var iante i n d icada por G arry K aspárov l a s b l a ncas
pod r í a n senti rse com p l eta m ente segu ras.
1 1 ... Af5: d3 !
E n e l esp íritu d e l a s partidas clásicas de Paul M o r p h y . Sacrifican­
do el a l fi l , l a s negras d ej a n m u y atrás a l adversa r i o en e l desarro l l o e
i n m ov i l izan a l rey b l a nco en el centro d e l ta blero, en " l a zona d e
fuego " .
1 2. e3: d4 Af8-b4+ 1 3 . Ac 1 -d 2 0 -0 !
i Es una jugada be l l a y a l a vez convi ncente ! S i 1 4. A : b4, 1 4 . . .
TfeB+ 1 5 . Rd 2 D : f2+ 1 6 . Rc3 Te3! etc . Asi m i smo m a l ser ía 1 4 . Ce2
TfeB 1 5 . Af 1 Df3 1 6 . Tg 1 T : e2+ 1 7 . A : e2 TeB .
14 . Ad2: b4 Tf8-e8+ 1 5. Cg 1 -e 2 (tam poco esta jugada puede sa l ­
va r a l a s b l ancas) 1 5 . . . Te8: e 2+ 1 6 Dd 1 : e 2 Ad3: e 2 1 7 . R e 1 : e 2 Df6: d4
18. Ta1-d1 (a un mate l l evar í a 1 8. Ac3 Dd3+ y 1 9 . . . TeB+ ) 1 8 . . .
Dd4 : b2 1 9. Ab4-d2, c4-c3 20. Re2-f1 c3 : d2 y pocas jugadas después
,

las blancas abandonaron.


G a rry se a l egraba cuando en estas simultá neas de estud i o encon­
traba una resiste ncia tenaz como, por ej e m p l o , en l a partida siguiente
con e l can d idato a m aestro A l ejand ro Avsh a l ú mov.
( Véase el D. N° 10)

9 10

27
En esta pos 1 C 1 o n , esta ndo en las co nd iciones de las s i m u l táneas,
el gran maestro pasó por a l to l a j u gada fuerte 23 . . . Af6 ! que pond r ía
a l a s b l a ncas en grandes d ificu ltades. En la parti da fue :
23 . . . Te8: e7? 24 . Cd5 : e7 Tf8:f4 .
Es proba b l e que a G a rry le h u b iese parecido que después de 24 . . .
Tf7 e l caba l l o e7 pod r ía ser captu rado , pero después d e 2 5 . Ad 3
T : e 7 26. The2 las b l a ncas conservaron la supremac ía materi a l .
25. Af 1 -b5 (ah ora e n vi sta d e l a s a m e nazas 2 6 . Ac6 ó 2 6 . Tf 1
la supremac ía de las b l ancas es i n d iscu t i b l e ) 25 . . . Ce4 -f2 (más favo­
rable ser ía 25 . . . Ad4) 26. Ce7-f5 ! Las negras abandonaron.
A p r i n c i p ios de 1 986 F l orencia Ca mpomanes, Presidente d e la
Federac ión Internac i o n a l d e Aj edrez ( F ID E ) , v i sitó Azerba i dzh á n .
V e a c o m o relató a l o s period istas s u s i m presiones:
"El desarro l l o d e l ajed rez en l a U R SS rea l m e nte no tiene aná·
lagos e n e l mundo -observó el Presi dente de F ID E - . La fuerza de
los ajedreci stas soviéticos se basa e n una poderosa i nfraestructu ra
ajed recíst ica que a barca todo el pa ís. He pod ido comprobar q u e
Azerba idzhán es u n a confirmación con v i n cente de este h e c h o i r revo­
cab l e . H e aqu í u n so l o ejemp l o .
" E n l a escu e l a republ icana de aj edrez me mostraron u n a comp u ­
tad ora adaptada a las necesidades d e l a e n s e ñ a n z a de los escaq ues.
N o resu l ta nada fác i l enumerar las mú l t i p l e s funciones que cum p l e
ex i tosamente y no c a b e d u d a que tiene u n gran futuro. C o m o n u nca
h e v i sto nada semej a nte en n i n guna parte , creo que ser ía conve n i e n te
estud i a r la exper iencia de Azerba idzhán y d i vulgarla en todo e l mun ­
do. E sta experiencia me pa rece tan i n teresante q u e , en m i o p i n i ó n , es
necesa r i o genera l izarla y presenta r l a como i nforme espec i a l en e l
próx imo congreso d e l a FID E .
" E l m i smo h ech o d e que e n Azerba idzhán se hayan cread o 4 4 es­
cu elas i nfan t i l es de ajedrez refleja la gran atención que presta el go­
b i e r n o de l a repú bl ica a l d esa rro l l o i n tensivo del aj edrez. Precisamente
en u n m ed i o tan favorab l e era l ógico q u e su rgiera u n campeón d e l
mundo.
"Al v i s i tar l a escue l a rep u b l ica na d e aj edrez y e l Pa lacio d e p i one­
ros d e Bakú, q u e formaron a Garry Kaspárov, me convenc í u n a vez
más de que esa atm ósfera en l a c u a l los n i ñ os d i sponen de todo l o
necesar i o para s u d esarro l l o cread or, es capaz de engendrar a mag­
n íf icos ajed rec ista s . "
Es i n teresante c o m p a r a r l o d icho por F l orencia C a m p o m a n e s con
l a o bservac i ó n d e u n o d e los entrenadores i n g l eses acerca d e que ta n ­
t o sus co legas c o m o él m i smo esta ban haciendo t o d o l o pos i b l e para
preparar a los sucesores de l os grandes maestros b r i tán icos. Pero el
go b i e r n o asigna a n u a l me n te para e l desarro l l o del ajedrez menos q u e
p a r a e l m a n te n i m iento de u n ofic ial d e l a po l ic ía .
Ca p ítulo cuarto

LA E S CU E L A D E BOTV I N N I K

Rec i b í h ace poco u n a i n teresante carta q u e me envió desde Zu­


rich e l Sr. Pau l H e i lema n n . Este aficionado a ajedrez leyó en una
rev i sta q u e Kaspárov cuando niño hab ía estud iado en la escue l a de
Botv ín n i k y me ped ía q ue l e h a b l a ra sobre el carácter de l os estu d i os
en d icha escu e l a . E ntre otras cosa s, quer ía saber a q u i é n se ad m i t ía
en la esc u e l a y q u é d i sc i p l i nas, además d e l ajedrez, se estu d i aba a l l í.
Y, por ú l t i m o , la cuestión p r i n c i p a l era lcuá nto d e b ía n pagar
los pad res por los estud ios de sus h ijos? "Deben de ser muy costosos
los estud ios en la escu e l a d e l m i smo Botv ín n i k . "
E n s u segu nda carta e l Sr . , H e i l em a n n comentó que m i s respu estas
" l e asombraron y l e a l egraron mucho". He aqu í, en térm i n os genera­
les, lo q u e l e com u n iq u é .
Interve n i r en las competiciones aj ed rec ísticas, y estu d i a r l a estra­
tegia y la táctica del ajed rez son la tarea pri ncipa l , pero no l a ún ica
de u n gran maestro soviético . Una de sus grandes preocu paciones y
obl i gaciones soc i a l e s es popu larizar el a rte de l os escaq ues, transm i t i r
su s conoc i m i e ntos a l a j u ventu d , educar a l a j oven generac i ó n . T a l
e s la n o b l e trad ición d e l ajedrez soviético q u e m a n t i e n e n s u s p r i nc i ­
pales representantes.
En l a escue l a de Botv ín n i k se ad m i ten 20-25 j óvenes ajedrecistas
que se hayan d i sti n g u i d o en los torneos de " La torre b l a nca" y en las
competiciones de los Pa lacios de p i oneros, y que tengan u n buen ren ­
d i m i e nto en las escuelas de enseñanza genera l . La enseñanza d e l
aj edrez se rea l i za p o r correspondencia . L o s n i ños reciben tareas
escritas y tienen que e n v i a r so l u c i o nes porme norizadas y bien
moti vadas. Dos o tres veces a l a ñ o tienen l u gar las prácticas que d u ran
dos semanas y a las q u e asisten todos los estu d i a ntes de l a -escu e l a .
Du rante estas prácticas s e a n a l i zan l a s partidas y l a s so l u c i ones de l o s
problemas y , además, l o s n i ñ os rel atan sobre las competic iones en l a s
cu a l e s participaro n .
Hace q u i nce a ñ os G a rry y s u madre K l ara Kaspárova v i aj aron
más de una vez a l a escuela para participar en esas prácticas. Los
p r i ncipales gastos vi ncu lados con l a escuela corren a cuenta de l a s
orga n izaciones deportivas y s i n d ica l es.
La escu ela de M ija íl Botv ín n i k no es l a ú n ica en e l mov i m i ento
ajed rec íst ico sov iético. H oy d ía funcionan e x i tosamente m uchas
otras escu e l a s basadas en los m is m os pri ncip ios. Son a m p l i a m ente cono­
cidas, por ej emp l o, l a escuela Tigrán Petrosián, las e scue las de Vasi l i
Sm islov, d e Lev Po l u gaevsk i , d e Efim G u é l l e r y d e Evguen i Svésh n i ­
kov. S u im portancia en l a preparación y educaci ó n de l os j óvenes
ta l e n tos es i n mensa.
Además de las d i scip l i n as pu ramente ajed rec ísticas, en l a s es­
cu e l a s se i n cu l ca la ética deport i v a , se enseña a ser va l i ente y pe rse-

29
vera n te en la lucha deporti va. E l eme ntos o b l i gatorios de l os estu ­
d i os du rante l a s prácticas son la preparación f ísica de l os n i ños y su
tem p l e y, además, los encuentros con los espec i a l istas en pedagog ía y
psico logía.
Para te ner u n a idea d e cómo se orga n i z a n los estu d i os du rante
las prácticas, basta leer el siguiente fragm e n to d e l ensayo d e l maestro
V íktor Je n k i n , publ icado en la prensa ajed rec ística sov iética hace
a l g u n os años:
" G a rry Kaspárov, cand idato a maestro de 1 3 a ñ os de B a k ú ,
m u estra s u partida h a b l a n d o muy de prisa y so l tando a chorros las
va r i a n tes. Su eru d ición y sus exte n sos conocim ie ntos son asom brosos
para su edad . Pero, evi de ntemente, usa d e astucias cuando afirma que
ha bía ten id o en cuenta todo eso d u ra n te l a partida . . .
" - N o t e agites, G a rry , déjame pensar - l e i n terrumpe B otv ín­
n i k - . Tú sabes calcu lar las var i a n tes tan rá p i d o , y yo n o . . .
" G a rry , sorpre n d i d o , ca l l a y echa u n a m i rada escud r i ñ adora a
Botvín n i k . Com ienza e l a ná l i si s . B otv ín n i k encuentra u n error en e l
j u ego d e l muchach o .
" - l Por q u é j u gaste a s í ?
" - i Pero esta j u gada es bien co noc i d a , las negras obtienen con
e l l a u na buena posic ió n ! -exclama G a rry y nombra la partida corres­
pond iente . T i e n e una memoria fenomena l .
" - l B u e n o , y q u é ? -d ice Botv ín n i k- . T i enes que trabaj a r con
tu propia cabeza, tienes que d u d a r siempre, tienes que buscar l a ver­
dad . M i ra , la j u gada es conocid a , pero m a l a . Anda, a n a l iza esta po­
sici ó n , y me e n v i a rás e l a n á l i s i s por escrito.
" E n segu ida l a mad re de G a rry apunta l a tarea e n su b l oc de no­
tas . "
Qu isi era h acer n ota r q u e B o tv ín n i k considera u na con d i c i ó n
obl igatoria p a r a e l perfeccionam i e n to , q u e s u s estud iantes comenten
su s propias partidas, q u e a n a l icen autocr íticamente l o suced i d o e n l a
l u c h a ajedrec ística.
"Me ayudaron much o l o s estu d i os e n l a escue l a de M ij a íl Bot­
v ín n i k . Le considero m i maestro de ajedrez -d ice Kaspá rov- . E n
m i memoria quedaron grabadas las p a l a bras q u e nos d i r i g i era cierta
vez :
"- Pasa rá eJ tiempo, y u stedes ya no serán p i o n e ros. Es posi b l e que
muchos abandcínen e l ajedrez, ya que se abren ante ustedes i n f i n idad
de cam i n os. Pero qu ienes d e d i q u e n su v i d a a l os escaques pueden y
deben obtener el t ít u l o de gran ma estro . Esto es necesa r i o para m a n ­
te ner y m u l t i p l icar las trad iciones g l o r i osas de l a escuela sov iética d e
aj edrez . "
- lCuándo h i zo U sted s u e l ección y decid i ó consagra rse a l
aj edrez ? - l e pregu ntó a G a rry u n period i sta . H e aqu í l o q u e respon ­
d i ó e l campeón d e l m u n d o :
- La e l ecc ión n o l a h ice yo, s i n o la v i d a . Comencé a j u ga r de muy
ch ico apenas fu í a l a escu e l a . Pero a los 14 años n o sab ía todav ía
q u é l u ga r ocu par ía en mi v i d a el aj edrez. E n aquel en tonces ya era

30
cand idato a maestro, y e l torneo en memoria de So k o l s k i ( 1 97 8 }
desempeñó e l pape l d e c i s i v o . Yo pensaba a s í : "Si consigo l l egar a
maestro, segu iré este cam i n o , si no, me pond ré a pensar seriamente
en q u é ofr'á cosa ocuparme". M i s notas en la escue l a eran exce l e n tes
y pod la h acer una buena e l ecc i ó n . Pero obtuve el t ítu l o de maestro,
y esto decid ió mi d esti n o .
E n estos cap ítu los nos refer i mos a l a s competiciones q u e a n ­
teced ieron a l torneo en m e m o r i a de Sokolsk i . Más adel ante retor­
naremos a esta competi c i ó n crucial que deci d i ó en a l guna medida
e l desti n o d e Kaspá rov . Ahora cu l m i n a remos la conversación sobre
l a escu e l a d e B otv ín n i k con la s i g u i ente i n formaci ó n .
E n l o s ú ltimos a ñ os e l doctor en ciencias técn icas M ij a íl Bot­
v ín n i k , ocu pado con su tra baj o e n l a c i bernética n o pudo segu i r dando
clases regu lares a . los j óvenes ajed rec istas. Prácticamente, l a escu e l a
d e j ó de funcionar. Ah ora Kaspárov h a decid ido a y u d a r a s u maestro .
"Considero q u e esta escu e l a es a bsol utamente n ecesa r i a para
n osotros -d ice é l - . Yo m i smo hasta hace m u y poco participaba
e n sus p rácticas; además, i n terven ía en los torneos y h a c ía los d ebe­
res. D u rante n u estros encuentros Botv ín n i k a n a l izaba mis partidas,
me daba consejos y recomendaciones. E l provecho d e los estu d i o s
fue i nduda b l e . "
A h ora l a escu e l a h a v u e lto a funcionar c o m o l a escu e l a por
correspondencia d e l ma estro y d e su d i sc ípu l o , d e Botv ín n i k y Kaspá­
rov . H abrá dos per íodos de p rácticas a l año, uno de los cuales trans­
cu r r i rá e n Bakú, y e l otro en M o scú . Correrán con los gastos las orga­
n izac iones deporti vas y s i n d ica les d e Azerba idzhá n .
E l p r i m e r per íodo d e prácticas tu vo l u gar e n l a pri mavera d e
1 986 e n l a casa s i n d ica l de desca nso " Péstovo" d e los a l rededores
. de Moscú. Botv ín n i k y Kaspárov d ieron clases a los muchachos ad m i ­
tidos en l a escu e l a .
L o s famosos campeones a n a l izaron j u nto c o n los n i ños s u s par­
tidas y d ieron simu ltáneas de estu d i o . La sigu ie nte partida j ugada por
Garry e n estas s i m u l tá n eas e n seis tab l e ros con re l oj le per m i t i rá for­
marse u na idea d e l o s métodos d e esta escue l a .
E l adversa r i o d e l campeón d e l m u n d o f u e V l ad ím i r A k o p i á n ,
esc o l a r d e Bakú d e 1 4 a ñ os, q u i e n a f i nes d e l m i smo a ñ o con q u i stó
e l t ítu l o d e cam peón del m u n d o e n tre los cadetes.
" S i g u i e n d o la recomendación de B otv ín n i k , en esas s i m u ltáneas
enta b l é una lucha d e posi c i ó n -d ice Kaspárov-. Los muchachos se
defienden b i e n e n las compl icac i o n es comb i n ator ias, pero fa l l a n en l a
estrategi a . Deb íamos ej ercita r l o s e n eso, ten íamos q u e enseñárse l o " .

No 5 . Defensa i nd i a de rey
K ASPA R O V AK OPIAN

1 . d2-d4 Cg8-f6 2 . c2-c4 g7-g6 3. Cb1 -c3 Af8-g7 4. e2-e4 0-0


5. Cg 1 -f3 d7-d6 6. Af 1 -e2 e7-e5 7. 0-0 Cb8-c6 8. d4-d5 Cc6-e7 9.
Cf3-d2 Cf6-d7 10 . b2-b4 a 7-a 5?

31
G rave error estratégico. En e l f l a nco dama l a s negras estaban
más déb i les y no deb ía n abrir a q u í las 1 íneas. La con t i n uación lóg ica
era 1 0 . . . f5 .
1 1 . b4 : a 5 Ta8-a5 1 2 . Cd 2-b3 Ta5-a8 1 3 . a2-a4 f7-f5 1 4. f2-f3
f5-f4 (se r ía mejor 1 4 . . . Cf6 ) 1 5 . a4-a 5 g6-g5 1 6 . Ac 1 -a3 Tf8-f6 1 7 .
c4-c5 .
Es evidente q u e las negras se atrasaron en e l desarro l l o de sus
acc i o n es, tienen q u e rech azar e l ataque d e l adversa r i o e n e l fl anco
de d a m a .
1 7 . . . d6 : c5 1 8 . Cb3:c5 Cd7 : c5 ( s i 1 8 . . . T: a5, 1 9 . Ce6 ) 1 9. Aa3:
c5 Ag7-f8 20 . Dd 1 -b3 Rg8-h 8 2 1 . Cc3-b5 Ac8-d7 22. Tf 1 -c 1 b7-b6
23 . a 5: b6 c7: b6 24. Ta 1 :a8 Dd 8 ; a8 25. Cb5-c7 Da8-d 8 .
E l joven adversa rio de Kaspárov confiaba en l a varia nte 26. A :
b6? D b 8 27 . Ce6 A : e6 2 8 . d e Cc8, después de l a cua l sólo a l a s ta b l a s
l l eva 29. Ad8 D : b3 30. A: f6+ R g 8 3 1 . T : c8 a causa de 3 1 . . . D b6+
32 . R f 1 D b 1 +.
i Pero e sta táctica se ve refutada estratég icame nte !
26. Ac5-f2 ! Ce7-g6 27. Cc7-e6 Ad 7 : e6 28. d5:e6 Dd8-e8 29. Ae2-
c4 Af8-c5 30. Af2: c5 b6 ;c5 3 1 . Tc 1 -d 1 Cg6-f8 32. Db3-b2! Tf6 : e6
(ya no h a y nada mej o r ) 33. Ac4 : e6 De8: e 6 34. Td 1 -d5 Cf8-g6 35.
Db2-b7 R h 8-g8 36. D b7-c7 c5-c4 37. Td5-d6 De6-f7 38. Td6-d8+
Cg6-f8 39. Dc7: e 5 Df7 -a7+ 40. De5-d4 Da7-a5 4 1 . Dd4-d5+. Las
negras abandona n .
E s fác i l i m a g i narse q u é p rovechoso f u e para Akopián q u e duran­
te l a s c l a ses Botv ín n i k y Kaspárov l e señ a l a ran sus errores.
R epresentan u n gran i n terés l a s recomendaciones q u e l os cam ­
peones d e l m u nd o uti l izaron a l componer l a s tareas para l os estu ­
d i antes de la e scu e l a .
1 . Hace fa l ta j u gar e ntre 50 y 55 partidas de torneos a l a ñ o .
2 . Es conve n i ente l i m i ta r los sistemas de apertura empl eados (3
· para j u gar con las p iezas b l a ncas y l a m i sma cantidad para j u gar con
las n egras) . D u rante e l estu d i o de las aperturas hay que tratar d e esla­
bon a r l a s con los p l a nes t íp icos d e l med io j u ego. Es provecho so estu ­
d i a r l a s aperturas no só l o u t i l izando gu ías y m a n u a l es, s i n o ta m b i é n
colecta n d o y a n a l izando l a s partidas d e l a s ú l ti mas competiciones.
3 . H ace fa lta estu d i a r sistemáticamente l os f i n a les. A l os estu ­
d i a n tes se les e ncom ienda l a tarea de preparar i nformes escritos sobre
a l g u nos tipos d e f i n a les.
4 . Para l uchar e x i tosamente con l a fa lta d e tiempo es provechoso
u t i l izar las partidas de e n tre n a m i e nto , en las cu a l e s se concentra l a
atención en e l control d e l tiempo, i n c l u so en perj u icio de la ca l idad
de las partidas. E n los to rneos se recom ienda segu i r l a regl a " 1 5 " y
"30" ( h acer l a s p r i meras 1 5 j u gadas en no más de 30 m i n utos ) .
5 . Es i m presc i n d i b l e comprobar escru pu l osamente l o s an á l i s is
propios ( i nc l u so publ icánd o l os) .
6 . Para a m p l i a r los conoc i m i entos es provechoso estud i a r l a s co­
lecc i ones d e partidas d e los mejores ajed recistas.
7. Para h acer más exactos los cá l c u l o s d e las variantes hace falta

32
reso lver ej ercicios y a n a l izar partidas l l enas de l u cha táctica.
V o l vamos, ahora, a n u estro tema p r i n c i pa l .
E l p r i m e r gran éx ito deportivo de Ga rry fue e l tr i u nfo e n e l
ca m peonato j u ven i l d e l pa ís q u e tuvo l ugar en 1 97 6 en Tbi l is i . E l
tr i u nfo f u e convi ncente : G a rry ganó 5 partidas y em pató cuatro.
Nadie logró sobreponerse a l i n gen i oso azerba idzhano. La sigu iente
partida fue la más i n teresa nte . E l adversa r i o de G a rry , Smbat Lpu ·
t i á n , es ahora gran maestro, participa n te y triu nfador de muchas
com peticiones i n ternacionales.
l Cómo respo nder a 1 . d 2 -d 4 ?
E sta pregu nta s u r g e s i e m p r e en la mente de c a d a aj edrec i sta que
participa regu larmente en competiciones y que desea perfecc i o narse.
G arry Kaspárov ta m b i é n tuvo q u e reso lver este probl e m a . De acuerdo
con sus gu stos e incl i naciones creadoras, G ar ry pref i r i ó en aquel e n ·
tonces u n a apertura com p l ej a , d i f íc i l e incl uso arr iesgada .
S e trata de la defe n sa i n d i a d e r e y en l a cua l l a s b l a ncas su e l e n
te ner la pos i b i l idad de rea l i zar .acciones tan to contra e l r e y como en
el f l a nco d e d a m a , y l a s negras deben preparar u n contraataque re·
chazando los asa l tos del adversa r i o .

N O 6. Defensa i n d i a d e rey
LP U T I A N KASP A R O V
T b i l i s i , 1 976

1 . d2-d4 Cg8-f6 2. c2-c4 g7-g6 3 . C b 1 -c3 Af8-g7 4. e2-e4 d7-d6


5; f2-f3.
Con esta j u gada com i e nza e l s i stema propuesto por e l gran maes­
tro a l e m á n F r iedrich Sam i sh . Las b l a ncas crean un centro de peones
potente y d i sponen de l a i n iciativa en los d i ferentes sectores del table­
ro. No cabe duda q u e e l sistema d e Sam i sh causó muchas d ificu l tades
tanto a Kaspá rov, como a los demás aficionados a l a d efen sa i n d i a de
rey .
5 . . . Cb8-c6 6. Ac1 -e3 a7-a6.
El gran maestro Efim G u é l l e r l la m ó " u l tramoderno" a este méto­
do d e j u eg o . M ie ntras preparan el ataque d e fla nco b7-b5 d i r i gido
contra e l posi b l e en roq ue l a rgo d e las b l a ncas, l a s negras ponen sus
esperanzas e n la i n vasión a l a cas i l l a d4.
7. D d 1 -d2 Ta8-b8 8. Ta 1 -b 1 .
Las b l a ncas d e m uestran su i n tención de atacar en el f l a nco d e
d a m a . Otras conti nuaciones m á s lógicas s o n 8. 0-0-0 6 8 . Cge2.
8 ... 0-0 9. b2-b4 (es una j u gada opti m i sta pero prematu ra, ya
q u e l a s b l ancas quedan atrasadas en e l desarro l l o del f l anco de rey )
9 . . . e7-e5 .
La defensa i n d ia de rey es u n a apertura en la cua l n o se h a d e
perder tiempo. E n respuesta a la d i versión d e f l a nco d e l a s b l a ncas,
Kaspárov trata d e orga n izar l a presión a l centro.
1 0. d4-d5 Cc6-d4 1 1 . Cg 1 -e2 (natu ra l mente, estar ía mal 1 1 . A :
d 4 e d 1 2 . D : d4 ? a causa d e 1 2 . . . C : e4) 1 1 . . c7-c5 (es i m presci nd i b l e .
.

33
U n grave error estratégico ser ía 1 1 . . . C: e 2 ? 1 2 . A : e2 . Las negras se
priva r í a n de un contraj uego rea l y atravesa r í a n un per í od o de g randes
d ificu ltades) 1 2. d5: c6 b7 : c6 !
S i n reparar en l o s sacrificios, l a s negras l uchan por la i n iciativa.
Tam bién aqu í l a vac i l a nte 12 ... C : c6 les d a r ía a las b l a ncas una su­
premac ía evidente .
1 3. Ce2 : d4 e 5 : d4 1 4. Ae3 : d4.
( Véase el D. N° 1 1 )
E ste momento es m u y i n teresa nte. Ya en sus pri meras partidas
Kaspárov n o reparaba en sacr ificios mate r i a l e s con ta l de apoderar­
se d e l a i n ic i.a tiva . Kaspárov ca lcu l ó aqu í u n a l a rga vari ante forzad a :
1 4 . . . c5 ? ! 1 5 . b e C : e4 1 6 . f e D h 4+ . L a posición puede parecer m u y
prom eted ora, p e r o las b l a n cas encuentran u n a d efensa só l ida 1 7 . R d 1 !
y después d e 1 7 . . . T : b 1 + 1 8 . C : b l D : e4 1 9 . A : g7 D : b 1 + 20. De l Ag4+
2 1 . R d 2 D : c 1 + 22. R : c l R : g7 23. cd Td 8 24. c5 Tc8 25. A : a6 T : c5+
26. R b2 , obtienen l a ventaj a . Apreciando f i n am e n te las posi b i l idades
de l a s partes, Kaspárov agud izó la amenaza d e l ataq u e contra los pun­
tos e4 y d4.
14 . . . Tf8-e8 ! 1 5 . Af 1 -e2? (era necesa r i o jugar 1 5 . Ad3 asegurando
e l pu nto e4) 1 5 . . . c6-c5 ! 1 6. b4 : c 5 Cf6 : e4 1 7 . f3 : e4 Dd8-h4+ 1 8. g 2 -
g3.
Son favorab l es para l a s n egras las com p l icaciones después d e
1 8 . A f 2 A : c3 1 9 . A : h 4 T : b 1 + 20. R f2 A : d 2 2 1 . T : b 1 de ó 1 8. R d l
T : b 1 + 1 9 . C : b l D : e4 20. A : g7 D : b 1 + 2 1 . D e l D : c l + 22. R : c 1 T : e2.
1 8 . . . Tb8: b1 + 1 9. R e 1 -f2.
Pa rece que las b l a ncas sa l e n e x i tosamente del terreno pantanoso,
pero K aspárov vuelve a j u gar sorpresiva y paradój icamente.
( Véase el D. N° 12)
1 9 ... Tb1 -b2 ! 20. g3-h4 tam b i é n es desesperada la conti nuación

11 12

34
20. D : b2 A : d4+ 2 1 . R e 1 A : c3+ 22. D : c3 D : e4, etc . ) 20 . . . Tb2 : d2
2 1 . Ad4 : g7 R g 8 : g 7 22. Rf2-e3 Td2-c2 23. Re3-d3 Tc2 : c3+ !
Garry j u ega m u y bien toda l a partid a , l l eva e l j u ego a u n f i n a l con
igualdad m ate r i a l , pero con u na ventaja abru mad ora d e pos i c i ó n .
2 4 . Rd3 : c3 d6: c5. 25. Ae2-d3 Ac8-b7 2 6 . Th 1 -e 1 Te8-e5.
Un t íp ico p roced i m i e nto técn ico. El peón débi l es b l oq ueado e n
l a z o n a d e fuego, y hay a m e n aza de 27 . . . f5 q u e es i n e vitab l e . También
estar ía oportu no j u gar d e i n me d i ato 26 ... f5 27 . e 5 Ae4 28. A : e4
T:e5.
27. a 2-a4 f7-f5 2 8 . Te 1 -b 1 Ab7 : e4 29. Tb1 -b6 f5-f4 30. Tb6 : a6
f4-f3 3 1 . Ad3-f 1 Ae4-f5 32. Ta6-a7+ Rg7-h6 33. Rc3-d2 f3-f2
34. Af 1 -e2 Af5-g4 35. Ae2-d3 Te5-e 1 36. Ta7-f7 ( l as b l ancas h a ­
c e n todo l o posi b l e p a r a detener a l p e ó n "f", p e r o ya n o hay sa l ­
vac i ó n ) 3 6. . . Ag4-f5 37. a4-a5 Af5 : d 3 38. Tf7 : f 2 Te 1 -f 1 . Las blancas
aba ndonaron.
En l a sigu iente contienda el adversa r i o d e G arry fue d errotado
med ia nte u n ataq u e a s i m i smo d ec i s i vo y atrevido.

NO 7 . Defensa sicil iana


KASPAROV M E R K U LOV

1 . e2-e4 c7-c5 2. Cg1 -f3 Cb8-c6 3. d 2-d4 c5: d4 4. Cf3 : d4 g7-g6


5. c2-c4 (una j u gada antigua d e l gran maestro h ú ngaro Géza Maróczy .
Las b l a ncas au mentan la presión sobre e l pu nto centra l d 5 ) 5 . . . Cg8-f6
6. C b 1 -c3 Cc6 : d4 7. Dd 1 : d4 d7-d6 8. Ac1 -g5 (es evidente que l a s b l a n ­
c a s apu ntan a l futu ro en roque corto de las negras. S e j uega aqu í 8.
Ae3 Ag7 9 . f3 0-0 1 0. D d 2 y 8. e 5 ) 8 . . . Af8-g7 9. Dd4-d2 0 - 0 1 0. Af 1 -
e 2 Ac8-e6 1 1 . Ta 1 -c 1 Dd 8-a5 1 2. f2-f3 Tf8-c8 1 3. b2-b3 a7-a6 1 4. a 2-
a 4 (es poco proba b l e q u e l a s n egras consigan ca l afatear e l f l a nco d e

13

35
da m a , pero l os peones q u edarán débi l es para siempre . Ser ía b i e n y
fuerte 1 4. Cd 5, pero n o atrae a l azerba i d z h a n o el canje de damas)
1 4 . . . R g8-f8 ( la dónde y por q u é ? N o h a b ía neces idad d e h u i r . N o
esta r ía m a l 1 4 . . . D b4 ) 1 5. h 2-h4 h7-h5 1 6. Ae2-d 1 Ae6-d7 1 7 . g2-g4
b7-b5? ( l a idea fue correcta , pero su rea l i zac i ó n , no es i n oportu n a .
Hac ía fa l ta cam b iar p r i m eramente las p i ezas en l a casi l l a g 4 ) 1 8. g4:
h5 g6 : h5 (era i m posi b l e 1 8 . . . C : h 5 a cau sa d e 1 9 . A : e7 + ! ) 1 9. Ag5·
h6 ( G a rry emprend ió un ataque y, ya en a q u e l entonces, supo cond u ­
ci r l o decisiva y certeramente . Amenaza 2 0 . T g 1 ) 1 9 . . . Ad7-c6 (abrién­
d o l e paso a l rey a l a casi l l a d7) 2 0 . a4 : b5 a6 : b5 2 1 . c4 : b5 Ac6 : b5
22. A h 6 : g7+ Rf8 : g7 23. Th 1 -g 1 + Rf7-f8 24. Tg 1 -g 5 Tc8-c5 25. Tg5 :
c 5 d6: c5 2 6 . Cc3 : b5 Da 5 : b5 2 7 . Dc2-h6+ Rf8-g8.
(Véase el D. N° 13)
El ejército de las negras está d esorgan izado, y el rey tiene q u e
regresar a casita : si 27 . . . R eS, 2 8 . D h 8+.
2 8 . D h6-g5+ Rg8-h 8 29. Dg5 : c5 Db5-d3 (el final después d e 29 . . .
D : c5 es desesperado para l a s negras) 30. Tc 1 -c3 Dd3-d7 3 1 . e4-e5
Cf6-e8 32. Dc5-c6 Dd7-a7 33. Tc3-c5 (esta j u gada es s i m p l e y, a l a
vez, fuerte. G a rry lucha m u y b i e n ) 3 3 . . . Ce8-g7 3 4 . Ad 1 -c2 ( l a s re­
servas entran en combate ) 34 ... Cg7-e6 35. Dc6-e4 Ce6-f8 36. De4·
e3 ! Da7-a 1 + 37. R e 1 -e2 Da 1 -h 1 38. De3-h6+ R h 8-g 8 39. D h6-g5+
Rg8-h8 40 . Dg5 : h5+ R h 8-g8 41 . D h5-g4+ Rg8-h8 42. e5-e6. Las
negras a bandonaro n .
"Cu a l q u ier esti l o es bueno si conduce a l triu nfo -le dec ía Bot­
v ín n i k a G a rry d u rante las cl ases d e su escu e l a , y añad ía- : Cuanto
más pol ifacética es l a m e n te de un aj edrecista, más posi b i l idades
de tr i u nfar t i e n e; cua n to más a m p l i o es e l h o rizonte de u n i n vest i ·
gador, más ráp ido encontrará l a so lución d e u n p roblema comp l i ·
cado . "
E l d ia pasón de i n tereses y l a u n iversa l idad d e esti l o no pueden
su r g i r enseg u i d a : son e l resu ltado d e muchas pruebas en los torneos
y d e un gran trabajo a n a l ítico i n d iv i d u a l . Era compl etamente natu r a l
que a l j oven G a rry l e faltara ta l u n iversa l i d ad . Pese a saber ca lcu l a r
exacta m ente l a s posi b i l idades tácticas y a tener u n a mente d espejada
para l a s com b i n ac i ones, Garry, debido a su poca edad , no sab ía apre­
ciar objeti vamente las posi b i l idades d e l adversa r i o , los recursos de su
defen sa y d e su contraj uego.
A l e k h i n tuvo q u e superar esas m i smas d ificu l tades. Vea l o que
escr i b i ó : " D e j oven y o confiaba demasiado en l a fuerza sa l vadora
de l a com b i n ac i ó n en cu a l q u i e r posic ión y , ni s i q u i era a l l l egar a
cam pe ó n d e l mu ndo. me l i beré de este defecto " .
D e ej e m p l o t ípico p u e d e serv i r la partida j u gada en 1 976 con
el futuro maestro E l ma r Maguerrámov e n una competición en
Bakú.

36
N o 8. Partida espa ñola
KASP A R O V MAG U E R R AM O V

1 . e2-e4 e7-e5 2 . Cg 1 -f3 Cb8-c6 3. Af 1 -b5 a7-a6 4 . Ab5-a4 Cg8-


f6 5. 0-0 Cf6 : e4 6. d2-d4 b7-b5 7 . Aa4-b3 d7-d5 8. d4: e 5 Ac8-e6
9. c2-c3 Af8-e7 1 0 . Cd 1 -d 2 0-0 1 1 . Ab3-c2 f7-f5 1 2. Cd 2-b3 Dd8-
d7 1 3 . Cb3-d4 Cc6 : d4 1 4. Cf3 : d 4 c7-c5 1 5. Cd4 : e6 Od7 : e6 .
Es u n a de las "ta b l a s" , o sea, posiciones t ípicas modernas e n este
com p l icado sistema de apertu ra . Segú n las aprec iaciones de los espe­
cial istas confirmadas por l a exper iencia de los torneos, las b l a ncas
tienen una su premac í a insign ificante, ya que e l caba l l o e4 n o quedará
en e l centro por mucho tiempo.
1 6 . f2-f3 Ce4-g5 1 7 . Ac1 : g5 Ae7 : g5 1 8. f3-f4 Ag5-d 8 (a veces
se suele j u ga r 1 0 . . . Ae7 ) .
( Véase el D. N° 14)
lCómo deben segu i r l u ch a n d o las b l a ncas? C l aro está que les
hace falta activar el a l f i l c2 orga n izando l a presión sobr e el peón d5 o
preparando l a ruptura g2-g4. U n eje m p l o i n structivo del j u ego en esta
posic i ó n es la fa mosa partid a e n tre Osear C h u yes y Siegbert Tarrasch
(Torneo i n ternacion a l , K a r l sbad , 1 923 ) , donde los acon tec i m i entos se
desarro l laron así: 1 9 . Df3 Ab6 20. Tad 1 Tad8 2 1 . R h 1 Td7 2 2 . h 3 c4
23. g4 g6 24. gf gf 2 5 . Td2 con la i n iciativa de las b l a ncas. G a rry el ige
otro cam i n o .
1 9. Rg 1 -h 1 Ad8-b6 2 0 . a2-a4 c5-c4 2 1 a 4 : b5 a6-a5 ( e s u na d e ­
c i s i ó n i n j u stificada , hac ía falta j u gar 2 1 . . . a b ) 2 2 . Dd 1 -f3 Ta 8-c8
23. b2-b3 Tc8-c5 24. b3 : c4 d 5 : c4 25. Tf 1 -d 1 ( n o hac ía fa l ta darse
prisa con el peó n ) 25 ... Tc5 : b5 26. T d 1 -d6 ( m u y fuerte era también
26 . Aa4) 26 . . . De6-e7 27 . Df3-c6 Tb5-b2 2 8 . Ac2 :f5?
A l os 13 años todo se ve de co l o r rosa. l Para qué estas "be l le­
zas " ? H a c ía falta coger s i m p lemente el peón c4 (28. D : c4+) con la
supremac ía mate r i a l y d e posic i ó n .

14 15

37
28 . . . Tf8: f5 29. Td6-e6.
( Véase el D. N° 15)
29 . . . De7-a3 !
Es u n a sorpresa desagrad a b l e . G a rry no supo apreciar este contra­
go l p e e n su j u sto valor.
30. Ta 1 -d 1 (verdadera mente, e ra mejor 30. Te8+ Tf8 3 1 . D : c4+)
30 . . Tf5 :f4 3 1 . Te6-f6 (un i n tento desesperado si no de embrol l a r
.

a l adversa r i o , p o r lo m e n o s de atemoriza r l e ) 3 1 . . .g7 : f6 3 2 . Dc6-e6+


Rg8-f8 33. De6-c8+ Rf8-g7 34. e5: f6+ Tf4 :f6 35. Dc8-g4+ Rg7-h8.
Las blancas a bandonaro n .
E s u n fracaso amargo. Pero n o tendrá razón quien trate de o l v i ­
dar este fracaso como una pesad i l l a . Si s e l o a n a l iza d esde todos l os
p u n tos d e v i sta, e l fracaso p u ede ser m u y i n structivo. Es j u sto lo q u e
escr i b i ó E m a n u e l Lask er, g r a n especia l i sta en aj edrez y 2 o campeón
d e l m u nd o :
" N o está d a d o a nad i e s e r abso l u tamente i n venc i b l e . Al f i n y a l
cabo, ta l e s o cuales ventajas de u n ajedrecista son só l o l a aprox i m a ­
c i ó n a l o idea l . Cada u n o t i e n e a l g u n a deb i l idad debida, en s u mayor
parte , a l a fa lta de va l e n t ía o , por e l contra r i o , al exceso de e l l a o,
por ú l timo, a l a i n exactitud de los cá lcu los".
Cap ítulo q u i nto

E L CAM I N O H AC I A LA M A E ST R I A

i M aestro ! E l famoso d icc ionario d e l a lengua rusa compu esto por


V l ad í m i r Dal y ed itado h ace más d e u n siglo d eterm i na as í e l sign i f i ­
cado y e l sentido d e esta pa l a bra : maestro, persona extremadamente
h á b i l , experta en su oficio, reconocida a s í, y que h a obte n i d o e l de­
rech o d e l l amarse a s í .
S e r u n verdadero maestro no es n a d a senc i l l o y , natu ral mente,
e l problema no con s i ste só lo en rec i b i r e l derecho forma l d e l l amarse
as í, al cu m p l i r las normas ca l cu ladas por l a computadora en base a
l o s coef icientes d e l p rofesor n orteamerica n o Arpad E l o .
Ser m aestro s i g n i fica comprender p rofu ndamente e l sen t i d o de
las l eyes d e l a estrateg ia y d e la táctica, estu d i a r e l acervo c lásico del
aj edrez, o r i e n ta rse en los a spectos psicol ógicos de l a l ucha ajed rec ísti­
ca . Para ser maestro es p reciso ser rigu roso y e x i gente para consigo
m ismo, n o dejarse sed u c i r con l os e l ogios, no sobreestimar los éxitos
prop ios.
Para avanzar por e l cam i n o hacia l a maestr ía ta mbién u n aj edre­
ci sta ta l e n toso debe trabaj a r sin d escanso; más aún, precisamente el
futu ro maestro se h ace con ocer por sus d eseos y capacidad de traba­
jar. El j oven G arry Kaspárov quer ía ser u n verdadero maestro y hacia
ta l m aestr ía l e l l evaba M ij a íl B otv ín n i k .
Todo eso e s correcto y . . . se sabe d esde h ace tiempo, puede re­
p l icar el l ector, pero ¿ n o podr ía refer i rse más concretamente a l os
métodos de perfecc i o n a m i e nto, a la m a nera en que se forma u n
aj edrec i sta ?
Para contestar, s i q u iera en a l guna m e dida, a estas pregu ntas,
puede sernos úti l u n l i brito ya o l v idado que se l l ama j u stame nte
"Cómo se forma u n aj edrecista " . E l l i bro se ed itó en 1 926 y no
l l a m ó la atención por entonces, y es actu a l mente u n a rareza b i bl i o­
gráfica. El autor de este l i bro que l a m enta b l e mente pasó desaperci­
bido, e l gran maestro mex icano Carlos Torre, rel ató con senc i l lez y
con esponta n e idad sorprendentes cómo fue avanzando en el ajedrez.
Mucho de l o d ic h o por él sigue siendo actu a l y tiene bastante
im portancia para los j óvenes aficionados.
M u y i n teresantes son , por ej emp l o , estos pensa m i entos:
" N i l a adq u i s i c i ó n d e los háb itos n ecesa r i os para j u gar bien las
apertu ras, ni l a asi m i lación d e reglas que contr ibuyan a desarro l l a r y
f i n a l izar e x i tosamente la partid a , pueden considera rse un p rogreso
en el a rte de j u gar al aj ed rez . . .
"Sin duda a l g u n a , e s su sta nc i a l , q u e ta l o cu a l ajed rec ista sea
fuerte en los f i n a l e s o, al contrario, en las aperturas; que u n o de l os
adversarios sepa aprovech ar b r i l l a ntemente l o s errores más i mper­
cept i b l e s d e l otro, y q u e e ste ú ltimo, a su vez, tenga la capac idad de

39
desem b r o l l a r las comb i n ac i ones más comp l icadas.
"Todas estas ca l i d ades i n d i v i d u a l es son m u y va l i osas, y no más.
Pues debemos tratar de j u ga r toda l a part i d a , desde su i n icio h a sta
su f i n a l , con la m i sma destreza . Para nosotros no deben ex i st i r mé·
todos a i slados de j uego que se van sumando u nos a otros segú n la
necesidad . Debemos con ce b i r l a partida como u n todo armon ioso,
como una cierta u n idad i n d i v i s i b l e e n todos sus e l eme ntos".
E s n atu r a l q u e e n e l per íod o de sus p r i m e ra s competiciones
Garry estaba m u y l ejos d e jugar tan armon iosa y u n iformemente .
En su tenso est i l o combi natorio d e combate, se sen t ía m a l cuando
era atacado, no ten í a l a h a b i l i d ad suficiente para sent i r oportu na­
mente l a crisis d e l a lucha, l e fa ltaba regu l a r i d a d , so l idez estratégica
y estab i l idad psicol ógica .
S i n embargo, G arry superó m u y rápidamente estas enfermedades
i nevita b l e s d e l perfecc i o n a m iento art ístico. Vea lo q u e escr i b i ó l a
rev i sta Shájmati v SSSR ( " E l ajedrez e n l a U R SS") haciendo e l res u ·
men d e l campeonato j u ve n i l ord i n a r i o de l a U R SS que se c e l e b r ó a
com i enzos de 1 976 e n Tbi l isi :
" U n so l o partic i p ante recorrió t od o e l trayecto s i n sufr i r fraca­
sos. G a r ry Kaspárov, can d i d ato a m aestro d e 1 3 años d e edad d e ­
m ostró u n a independencia extraord i n a r i a en l a s apreciaciones y l a s
con c l u siones. E ste j o v e n ajed reci sta j u ega en f o r m a i n teresante y agre­
siva y va perfeccionándose d e un torneo a otro.
" C l a ro está q u e e l j u ego ·de G arry tiene a l gunos d efectos, pero
e l esp í ritu autocr ítico del joven es una gara n t ía d e futu ros é x i tos, ya
que h u bo casos cuando los p r i meros logros d e l os j óvenes j u nto con
las apreciaciones excesivamente entusiastas d e los ad u l tos sólo con s i ­
gu i eron obstacu l izar e l desarro l l o d e los ta l entos".
D e esta competición G arry sa l ió por p r i mera vez campeón d e l a
U n i ó n Soviética, p o r e l momento , entre los j óvenes. H e aqu í a l gunos
ej e m plos d e su a rte .

NO 9. Defensa sici l i a n a
Y U RTAEV K ASPA ROV

1 . e2-e4 c7-c5 2. c2-c3 CgB·f6 3 . e4-e5 Cf6-d5 4. d 2-d4 c5: d4


5. Af 1 -c4 Dd8-c7.
Tam b i é n , j u egan a q u í 5 . . . Cb6 6. Ab3 d 6 (en el caso de 6 . . . de
7. C : c3 las negras se atrasan considera b l e m ente en su desarro l l o )
7 . cd d e 8. D h 5 e6 9 . de Cc6 ó 6 . . . d 5 7 . c d A f 5 en ambos casos con
una posic i ó n de las negras bastante sati sfacto r i a .
6 . D d 1 -e2 Cd5-b6 7 . Ac4-b3 .
Tam bién es posi b l e retirarse a d3, por ej emp l o : 7 . Ad3 Cc6
8. Cf3 g6 9. 0-0 de 1 0. C : c3 Ag7 1 1 . Te 1 0-0 1 2 . Ag5 d5 1 3 . ed D :
d 6 1 4 . Tad 1 Db4 1 5 . Ae3 con posi b i l idades aprox i madame nte iguales
( M i l es-Sa x , Bath , 1 973) .
7 . . . d7-d5.

40
Es u n a con t i nuación d ud osa . Como lo demostró la experiencia
de los torneos, después de 7 ... d3 8 . De4 Dc6 9 . Df4 d 5 1 O. Cf3 Dg6
1 1 . 0-0 Cc6 las negras pueden senti rse seguras.
8. e5 : d6 Dc7 : d6 9. Cg 1 -f3 Cb8-c6 1 0 . 0-0.
Las blancas tendr ían u n a i n i c iativa amenazadora tam b i é n en e l
caso d e 1 0. c d C : d4 1 1 . C : d 4 D : d 4 1 2 . 0-0 e6 1 3. Td 1 D f 6 1 4. Ae3.
10 . . . d4-d3 1 1 . De2-e3 Cc6-a 5 1 2 . C b 1 -a3 a7-a � 1 3. Cf3-e5 Ca 5 :
b3 1 4. a 2 : b3 Ac8-f5 1 5. Ca3-c4 Cb6 : c4 1 6. Ce5 : c4 Dd6-e6.
La arri esgada variante de apertu ra p u so a G a rry ante l a neces idad
de defenderse. Ahora las b l a ncas podian crear muchas d ificu l tades
para las negras med iante 1 7 . Df4, por ej e m p l o : 1 7 ... De4 1 8 . Dg3
Dg4 1 9 . De5 ó 1 7 ... g5 ! ? 1 8 . Dd4 (es mej o r que 1 8 . D : g5 Dg6 ) 1 8 . . .
Tg8 1 9 . Ad2 Ag7 2 0 . D c 5 TeS 2 1 . Db4, etc.
1 7 . De3-g3 De6-g6 .
( Véase el D. N° 16)
1 8. Ac1 -f4?
Ten iendo l a supremac ía en e l desarro l l o n o hay que per m i t i r las
s i m p l i ficaciones. El adversa r i o de Garry n o tomó en consideración
esta ley clásica. Tam b i é n aqu í eran m u y prometedoras l a s j ugadas
1 8 . D f4 ó 1 8 . D e 5 .
1 8 . . . Dg6 : g3 1 9. h 2 : g3 Ta8-c8 2 0 . Cc4-a5 b7-b5 2 1 . b3-b4 f7-
f6 22. Ca5-b3 e7-e5 23. Af4-e3 Tc8-c6 24. f2-f4 Af5-e6 25. Cb3-c5
Af8 : c5 26. b4 : c5 Ae6-g4.
Las negras tienen un peón más. Es verdad q u e la rea l ización de
ta l su prem ac ía no es nada fáci l , pero G a rry j u gó b i e n la fase téc n i ca
de l a l u c h a . Luego sigu i ó :
2 7 . f4 : e5 f6 : e5 28. Tf 1 -f2 h7-h6 29. R g 1 -f 1 Re8-e7 30. Rf 1 -e 1
Tc6-g6 3 1 . Re 1 -d 2 Ag4-c 8 ! 32. R d 2 : d 3 (ó 3 0 . Tf3 Td8) 3 2. . . Tg6 :
g3 33. Ta 1 -e 1 Ac8-b7 34. R d3-c2 Tg3 : g 2 35. Tf2 :g2 Ab7 : g2 36.
Ae3-d4 Re7-f7 ! (dos peones negros de paso l i gados entre sí deben

16

41
determ i n ar el resu ltado de la bata l l a ) 37. Te 1 : e 5 Th 8-f8 38. Rc2-b3
a6-a5 39. c3-c4 Tf8-d8 40. Ad4-c3 b5-b4 4 1 . Te5-f5+ Rf7-g6 42. Tf5-
f2 Ag2-c6 43. Tf2-d2 Td 8 : d 2 44. Ac3 : d 2 R g 6-f5 45. R b3-c2 h 6-h5
46. Ad2-e 1 Rf5-g4. Las blancas abandonaro n .
E n la sigu iente partida G a r ry t u v o a l gu n os momentos desagra­
dables. Su adversa r i o fue Rafael G a bdarajmá nov, ta lentoso ca n d i d ato
a maestro de Kazá n .

N O 1 O . Defensa i n dia de rey


GABDA RAJM ANOV KASPA ROV

1 . C g 1 -f3 Cg8-f6 2 . c2-c4 g7-g6 3. C b 1 -c3 Af 8-g7 4. e 2-e4 d7-d6


5. d2-d4 0-0 6. Af 1 -e2 e7-e5 7 . 0-0 Cb8-c6 8. d4-d5 Cc6-e7.
G a rry e l i g i ó una varia nte conoc i d a , en l a cual las negras tratan
de organ izar u n asa lto de peones con tra la res idencia del rey b l a nco.
Pero no l o l ogró y muy pronto e l m i smo Ga rry tuvo q u e preocuparse
por l a seg u r i d ad de su f l a nco d e l rey .
9. Cf3-e 1 .
Aq u í se expe r i m e n ta ron , tam b ién otras n u m e rosas con t i n u acio­
nes: 9 . Cd2, 9 . Ad 2 , 9 . b4. Todas ellas l l evan a u n a l ucha com p l icada
con posi b i l idades aprox imadame nte iguales.
9 . . . Cf6-d 7 1 O . f2-f3 f7 -f5 1 1 . g2-g4 (a la j u gada 1 1 . Ae3 l a s
negras responder ía n 1 1 . . . f4 y l u ego 1 2 . . . g5) 1 1 . . . h7-h5.
Aq u í en e l caso de 1 1 . . . f4 es pos i b l e 1 2 . h4; l o más segu ro se
recon oce 1 1 . . . Cf6 .
1 2 . g4-g5 h5-h4 1 3 . Ce 1 -d3 f5-f4 1 4. Rg 1 -h 1 Rg8-f7 1 5 . b2-b4.
Más fue rte es 1 5 . c5! y si 1 5 . . . c : c5, 1 6. C : c5 de 1 7 . Db3 R e S
1 8 . Td 1 y las n egras s e encuentran e n u n a zona de d ificu ltades.
1 5 ... Tf8-h 8 . 1 6. c4-c5 Cd7-f8 1 7 . Dd 1 -b3 Th8-h5 1 8. Tf 1 -g 1 Cf8-
h7.
Puede parecer que e l peón g5 perezca, y q u e las blancas n o ten ­
g a n n i ng u n a compensac ión p o r esta pérd i d a . P e r o la torpe posición
de las p iezas negras les da a las b l a ncas la posi b i l idad de rea l izar una
com b i n ac i ó n atrev i d a .
1 9. Cd3 : f4 e 5 : f4 2 0 . A c 1 : f4 Ce7-g8 21 . c5 : d 6 c7 : d6.
(Véase el D. N° 1l)
22 . Cc3-b5 ! Ag7 : a 1 23. Cb5 : d6+ Rf7-f8 24. Tg 1 :a1 Ch7 : g 5 25.
Af4 : g5 T h 5 : g5 .
E l se ntido i ntu itivo d e l pel igro le i n d icó a G a rry que n o vale
arriesgar la va r i a nte 25 ... D : d 6 26. f4 T : g5 27 . fg, y las b l a ncas pueden
emplear ex itosamente la l ínea "f" para u n ataque contra el rey .
26. f3-f4 Dd 8 : d6 2 1 . f4 : g5 Dd6-e5 28. Ta 1 -f 1 + Rf8-g7 (ahora
las amenazas por la l ínea "f" ya no son ta n pe l i grosas) 29. Db3-f3
De 5 : g 5 30. Df3-f7+ (si 3 0 . Df8+ R h 8 3 1 . Tf7 , 3 1 . . . Dc 1 32. Af 1 Da 1 ,
ten i endo en cuenta e l asa l to 33 . . . Ah3) 30 . . . Rg7-h8 3 1 . Df7-c7 . Ta­
blas. Las bla ncas tuvieron u n a compensac i ó n más que suficie nte por
el caba l l o sacr ificado y no ten ían por qué da rse prisa con esta de­
cisión .

42
Só l o u n m i l agro y . . . la fa lta de t i e m po d e l adversario sa l varon a
Garry en la partida con Z i g u rd La n k a . Al verse atacad o, Garry se des­
concertó y n o supo aprovech a r mejores pos i b i l idades defensivas.
(Véase el D. N° 18)
38. Te l -h l ? ( G a rry h a b ía puesto gra ndes esperanzas e n esta j u ga­
d a . Cuando menos, era mejor 38. fe D : e4 39. A : e4 ed ) 38 . . . D h 4 :
f4 !
Es u n a rép l ica d esagrad a b l e . En el caso de 39. D : f4 A : f4 40. T :
h6 A : h 6 las b l a ncas sufren grandes pérd idas mate r i a l e s .
39. Th 1 : h 6 Df4 : h6 40. Af3-g4 e6 : d 5 ? (a u n tr i u n fo fáci l l l ev a r í a
4 0 . . . A : d 5 ) 4 1 . De4-f5+ D h 6-f6 4 2 . Df5 : h7+ D f6-g7 43 . D h 7 -f5+
Ae5 -f6 44. Df5-d7+ R f 7 -g8 4 5 . Ag4-e6+ R g8-h 8 46. Dd7 : g7 + Af6 : g7
47 . Ae6 : c8 Ab7 : c8 48. c4: d 5 Ac8-g4+ .
Las negras todav ía t i e n e n ventaj a , pero lo peor para Ga rry ya está
atrás. A las b l a ncas l es ayuda l a poca cantidad d e peones u b icados en
un so l o fla nco y , además, la torre que t i e n e la pos i b i l idad de ca mpar
por sus respetos.
49. R d l -e l Ag7-b2 50. Tc 1 -c2 ! Ab2 : a3 5 1 . Tc2-h 2 + R h 8-g7
52 . T h 2 -g2 Aa3 : b4+ 5 3 . R e l -f l R g7 -f6 54. Tg2 : g4 Ab4-c3 55. Tg4-
e4 R f6-f5 (más posi b i l idades les daba a las negras 55 . . . Ae5 ) 56. Te4-
e7 Ac3-e5 57 . Te7 : a7 R f 5 -e4 58. Ta7 -b7 Ae5-d4 59. R f 1 -e2 R e4 : d 5
60. R e2-d 3 . Tablas.
La primera presentac ión d e G a rry e n las competiciones i nterna­
c i o n a l e s tuvo l ugar ese m i smo año en l a c i u dad fra ncesa de L i l a , d o n d e
s e d isputó e l t ítu lo d e c a m p e ó n d e l m u n d o entre los cadetes. E n estos
encuen tros tuvo c i n co tr i u nfos, dos fracasos, dos ta b l a s y compartió
l o s l u ga res d esde e l 3 o h asta e l s o .
Y, de n u evo, cuando la l u c h a entraba en "el campo de las com p l i ­
caciones", e l j oven ajed recista soviético demostraba s u a l ta catego r ía ,
com o , p o r ejem p l o , e n l a partida sigu iente .

17 18

43
NO 1 1 . Defensa siciliana
KASPA R O V R OG E R S
Ca m peonato mundial entre
los cadetes, 1 976

1 . e2-e4 c7·c5 2. Cg 1 ·f3 CbS·c6 3. d2·d4 c5: d4 4. Cf3 :d4 CgS.f6


5. C b 1 ·c3 e7·e5 6. Cd4·b5 d7·d6 7. Ac1 -g5 a7-a6 S. Cb5·a3 AcS-e6
9. Ca3-c4 TaS-eS 1 0 . Cc4-e3 ( l as m a n i obras l entas de las b l ancas no
crean d ificu l tades reales para las negras. Aqu í promet ía más 1 O. Cd5,
por ejem p l o , 10 . . . A : d 5 1 1 . A : f6 gf 1 2 . ed con l a l u c h a agud a ) 1 0 . . .
AfS-e7 1 1 . Ag5 : f6 Ae7 :f6 1 2. Af 1 -c4 (a 1 2 . Ccd5 l a s negras respon ­
der ía n 1 2 . . . Ag5 ) 1 2 . . . 0 - 0 (aqu í ta m b ién es compl etamente acepta b l e
l a j u gada 1 2 . . . Ag5 , y , si ah ora 1 3 . A : e6 fe 1 4 . D g 4 , 1 4 . . . C d 4 ) 1 3 .
Ac4-b3 Cc6-d4 1 4. 0-0 Af6-g5 1 5 . Cc3-d5 Cd4 : b3 1 6. a 2 : b3 g7-g6
1 7 . R g 1 - h 1 Ag5-h6 1 S. Dd 1 -d3 f7-f5 1 9- e4:f5 g 6 : f5 20. f2-f4.
La l u cha se agudiza en forma brusca. Las b l a ncas mantienen f i r ­
memente e l puesto avanzado cen tra l d 5 , las n e g r a s tratan d e coord i na r
sus p i ezas pesadas para d i r i g i r l a s hacia e l f l a nco d e l rey .
20 . . . RgS-hS (en el caso de 20 . . . e4 l a s posi b i l idades de ataqu e
desaparec í a n , y l a pos i c i ó n d e las negras ser ía poco perspect i va ) 2 1 .
Ta 1 -d 1 Dd8-h4 22. Dd3-e2 ! e5 : f4 (es una j u gada prematura, h ac ía
fa l ta j u gar 22 . . . Tf7 ) 23. Ce3-c4 ! Ae6-f7 24. De2-d3 Af7-h5 ( l as b l a n ­
c a s tendr ía n ventaja tam b i é n e n e l caso d e 24 . . . Tcd8 2 5 . C : f4) .
(Véase el D. N° 19 )
La táctica en tra en poses i ó n de sus derechos.
25. Cc4 : d6 Ah5 : d 1 26. Cd6 : cS Ad 1 -h 5 27. CcS-e7 f4-f3 2S. g 2 :
f 3 Dh4-h3 2 9 . Cd5-f4 ! (destruyendo to d a s l a s i l u siones de las negras)
29 . . . Dh3-h4 (ó 29 . . . A : f4 30. Dd4+) 30. Dd3-d4+ Dh4-f6 (30 . . . Ag7
3 1 . Cfg6+) 3 1 . Dd4 : f6+ TfS : f6 32. Cf4 : h 5 Tf6-f7 33. Ce7-d5 f5-f4
34. Tf 1 -e 1 . Las negras abandonaron .

19 20

44
E n la partida con el aj edrecista tu rco Send u r , Garry aprovechó
magistra l m en te l o s errores cometi d os por e l adversa r i o en l a apertu r a .
( Véase el D . N"20)
Las n egras espera ban "esconderse" después de tomar el caba l l o
c7 , s i n embargo, las aguardaba u na sorpresa :
1 7 . f4-f 5 ! Ab6 : c7 1 8 . f5 : g6 f7 : g6 1 9 . Ac 1 -h 6 ! (ah í está e l clavo :
el rey negro cae en la red de mate) 1 9 . . . Ac7 -e5 20. T!3 1 -d 1 Td 8 : d 1 +
2 1 . Tf 1 : d 1 Ae5-d6 2 2 . Td 1 -f 1 . Las negras abandon a n .
S i n em bargo, en a l gu nas partidas del campeonato v o l v i ó a reve­
l arse l o que l e era prop i o a Garry, o sea l a sobreesti mación d e sus
pro p i a s posi b i l idades y el ansia de reso l ve r todos l os problemas por
v ía com b i nator i a . El entusiasmo es caracter íst ico de l a juventud, pero
l a verdad del ajedrez con s i ste , como l o i n d i cara ya e l 1 er campeón
del m u ndo W i l h e l m Ste i n itz, en que "el ataq u e tiene proba b i l idad de
vencer só l o cuando l a pos i c i ó n del adversa r i o ya está debi l i tada". E n
u n a p a l a bra, e l j oven aj edreci sta ten ía q u e supera rse mucho.
E l a ñ o 1 97 7 fue para Garry e l de n u evas y d i f íc i l es pruebas, d e
co nfirmación d e l n i ve l l ograd o . F u e seña l ad o por u n segundo t r i u n f o
co n v i ncente de G arry en e l cam peonato juven i l d e l pa ís ce l ebrado e n
R i ga, donde é l o btuvo u n resu l tado exce l ente: sumó 8,5 pu ntos de
9 pos i b les. Se quedaron m u y atrás los futu ros grandes maestros Ale­
jandro Chern ín (Járkov ) , q u ien ocupó e l 20 l u gar con 6,5 p u ntos, y
Artu r Y u sú pov ( M oscú ) con 6 pu ntos.
H e aq u í una de las partidas victori osas de G arry .

N o 1 2. Defensa Caro- Kann


LAN K A KASPAROV

1 . e2-e4 c7-c6 2 . d 2-d4 d7-d5 3. Cb1 -c3 d 5 : e4 4. Cc3 : e4 Ac8-f5


5. Ce4-g3 Af5-g6 6. h 2-h4 h7-h6 7; Cg 1 -f3 Cb8-d7 8. h4-h5 Ag6-h7
9. Af 1 -d3 Ah7 : d3 1 0 . Dd 1 : d3 e7-e6 1 1 . Ac1 -d 2 Cg 8-f6 1 2. Dd3-e2
Dd8-c7 1 3 . c2-c4 Af8-d6 1 4. Cg3-f5.
( Véase el D. N°2 1 )
Posi c i ó n conocida q u e se puede ver e n cu a l q u ier l i bro ded icado
a l a teor ía de las apertu ras. Tanto después d e 1 4 . . . 0-0-0 1 5 . C : d6+
D : d6 1 6 . Aa5 Tde8 1 7 . Ce5 De7 1 8 . Ac3 ( Kárpov-Pomar, 1 97 6 ) ,
com o después de 1 4 . . . Af4 1 5 . A : f4 D : f4 1 6 . Ce3 l o s m a n u a l e s d a n
prefere ncia a l a s b l a ncas.
Aunque la apertu ra d e esta partida fue e l e g i d a baj o l a i n f l uencia
de l a s partidas d e Botv ín n i k , quien j u gó muchas veces l a defensa
Caro- K a n n , Kaspárov reve l a aqu í una i ndependencia envid i a b l e de
j u icios y hace una j ugada que es, seg ú n los m a n u a l es teóricos, m u y
dud osa .
1 4 . . . 0-0 ! ?
Aqu í va l e l a pena volver a remitirnos a u n a d e las observaciones
de Ca r l o s Torre:
"Con los l i bros d e aj ed rez debemos m ostrar n os respetu osos y a la
vez, cau te l osos. Caute l osos q u i ere decir que n o debemos dejarnos

45
h i pnotizar por su r i q u ís i m o conten i d o . Es necesa r i o d e l i m itar la me­
moria m ecá n ica d e l a i m a g i n ac i ó n cread ora para q u e no sea este con ­
ten i d o e l q u e n o s d o m i n e , s i n o n osotros qu ienes l o d o m i n emos . . . A l
estu d i a r l os métodos d e j u ego d e los grandes ajedrecistas, no podemos
n i debemos i m i tarles cop i a n d o c i ega e i nconsc i e n teme nte sus métodos.
N o podemos, porque nu nca seremos capaces d e rev i v i r e l proceso s í­
qu ico q u e engendra ta l o c u a l esti l o de juego en u n a partida; no d e ­
bemos, por q u e en ta l caso e l ajed rez s e convertirá p a r a nosotros en
una expl otación fati gosa e inútil de l a memor i a . "
Podemos dec i r c o n toda certeza que ya a l com i enzo de s u cam i n o
ajedrec ístico Garry pose ía u n a br i l l a n te imagi nación creadora y n o
copiaba n a d a a ciegas.
1 5. Cf5 : d6 Dc7 : d6 1 6 . T h 1 -h4?
Las b l ancas j u egan con demasiada preca u c 1 o n . A l carácter d e la
posi c i ó n le correspond ía 1 6 . 0-0-0. G ra ndes agud izaciones provocó
en la parti d a B e l iavs k i -Bagu írov ( 1 97 7 ) 1 6 . Ac3 b5 1 7 . cb cb 1 8 .
D : b5 Cd 5 . D i gno de espec i a l atención es 1 6 . Tg 1 ! ? b5 1 7 . g4 be
1 8 . g5 h g 1 9 . h6 ( M ij a lch i sh i n - B agu írov , K i rova k á n , 1 97 8 ) . Las b l a n ­
c a s qu ieren t o m a r a l abordaje a l adversa r i o , y las n egras t i e n e n p o r
d e l a n te u n a d i f íc i l defensa . E n todo caso, e n a q u e l e ntonces, ta l tác­
tica pod ía tener éx ito con Kaspárov.
16 . . . b7-b5 1 7 . Re 1 -f 1 b 5 : c4 1 8. De2 : c4 Dd6-d5 1 9. Dc4-e2 Dd5-
b5.
A Kaspárov le preocu pa i n c l u so un lej a n o p e l igro de ataqu e e n
cierne, y s e da p r isa p o r trocar l a s damas. Más l ó g ico e r a 1 9 . . . Tfb8
20. b3 a 5 ó 20. Af4 Tb4.
20. b2-b3?
En el caso de 20. D : b 5 cb 2 1 . R e2 Tfc8 2 2 . R d 3 1as proba b i l i d a ­
d e s s e i g u a l a r ía n . Además, l a torre h4 tend r ía q u e replegarse u rgente­
mente .

21

46
20 . . . a7-a5 2 1 . Cf3-e5 a5-a4 22. Th4-h3 Tf8-d8 23. De2 : b5 c6 :
b5 24. Ce5-c6 Td8-e8 25. b3 : a4 b5:a4 26. Ta 1 -c 1 Cd7-b6 27. Cc6-e5.
El caba l l o no se se n t ía m a l en c6, en todo caso no h u bo u rgenc ia
a l gu n a de d a rse p r i sa en desp laza r l o . Era prefe r i b l e 27 . Re2.
27 . . . Te8-c8 2 8 . Tc 1 -b 1 Cf6-e4 2 9 . Ad2-e 1 Cb6-d5 3 0 . Tb1 -b7
Ce4-d6 3 1 . Tb7-b2 (y no 3 1 . Td 7 ? pues 31 . . . Ta6, y la torre d7 n u nca
podrá escapar ) 3 1 . . . Ta8-b8 32. Tb2 : b8 Tc8 : b8 33. C.e5-d7 (dar ía
más resistencia 33. Ta3 Ta8 34. Ad2, a u n q u e las negras en este caso
tam b i é n tienen ventaja después de 34 . . . Cb5) 33 . . . Tb8-b 1 34. Th3-
a3 Cd6-c4 ! 35. Ta3-d3 (a una pérd ida d e ca l i dad l l eva r ía 35. T : a4
Cd2+ 36 . Re2 Cc3+) 35 ... Tb1 -a 1 ( l as negras ten ía n otra j u gada de·
cisiva, 35 ... Cf4 ) 3 6 . g2-g3 Ta 1 : a 2 37. Cd7-c5 a4-a3. L a s bla ncas a ba n ­
donaro n .
E sta partida es de u n n i ve l verdadera mente magistral y Garry l a
j u gó c o n coherencia y prec i s i ó n .
C o m o siempre que l a posición s e prestaba a combi naciones táct i ·
cas, G a rry actu ó c o n i n ventiva y segu r id a d .
(Véase el D. N°22)
E sta pos i c i ó n su rg i ó en su partida con Edv i n Kengu is ( l as negras ) .
Garry j u gó 1 5 . c5 : d 6 Ag7 : b2 ( l as negras se mostraron un poco ta­
ca ñas; era n ecesa r i o jugar 1 5 . . . C : f4) 1 6 . Af4-h 6 ! Tf8-e8 1 7 . d6-d 7 !
Dd8: d 7 1 8. Ca3-c4 Ab2 : a 1 ( las negras no se pe rcata ban de l o pe l i ­
groso d e s u posic i ó n ; hac ía fa l ta cont inuar 1 8 . . . Ag7 ) 1 9 . Dd 1 : a 1 e7-
e5 (en e l caso de 19 ... f6 ser ía m u y fuerte 20. e4) 20. Cc4 : e 5 D d 7 -e6
2 1 . Ce5-g4 f7 -f6 22 . Ae2-c4 Te8-f8 23. e3-e4. Las n egras abandona­
ron . S i 23 ... D : e4 , 24. C : f6+ T : f6 2 5 . D : f6, etc .
G a rry cu l m i n ó su contienda con Evgu e n i P ígusov ( negras) segú n
todas l a s reglas d e l asa lto c l á s i co .
(Véase el D. N°23)

22 23

47
S i gu e : 30. Tf 1 -f6 ! Ce6-g5 3 1 . Tg4 : g5 ! h 6 : g 5 32. De3 : g5 R h 8-g8
(ó 32 . . . gf 33. D h 6+ Rg8 34. D h 7 + y 35. Dh8 mate; también está m a l
3 2 . . . g 6 3 3 . D h 6 + R g8 34. A : g6 , etc . ) 33. D g 5 - h 4 D e 7 -a3 3 4 . Tf6-f3
g7 -g6 35. Ad3: g6 Da3 : f3 36. D h 4-h 7 + R g 8-f8 37 . g2 : f3. Las negras
abandonaro n .

E n 1 973 Garry s e encontró p o r p r i m era v e z en u n a compet i c i ó n


c o n Leon i d Z a i d , cand idato a maestro (ah ora ya maestro ) de Ucra n i a .
En a q u e l ento nces Garry ten ía 1 O a ñ os y e r a ajed reci sta de 1 ra cate­
goría. Su adversa r i o ten ía 1 5 a ñ os y era m u c h o más expe r i mentado.
Zaid n o permitió que e l activo y j oven azerba i d z h a n o mostrara de q u é
e r a capaz, l e apretó a Ga rry los tor n i l los de l a posición y tr i u nfó en
el f i na l .
E l encuentro e n l o s j u egos deporti vos de l a j u ventud sigu i ó e l ·

m ismo gu i ó n .

N O 1 3. Defensa india
ZA I D K ASP A R O V

1 . d 2-d4 Cg8-f6 2. c2-c4 c7-c5 3 . d4-d5 e7-e6 4. Cb1 -c3 e 6 : d 5


5. c4 : d 5 d7-d6 6 . Cg 1 -f3 g7-g6 7. e2-e4 Af8-g7 8. Af 1 -e2 0 - 0 9. 0-0
a7-a6 1 0 . a 2-a4 Ac8-g4 1 1 . Ac 1 -f4 Cf6-h 5 .
G a rry se da p r i sa por provocar l a s comp l icaciones y com ienza con
una d i versión en el fla nco en vez de l a conti n u ación só l ida 1 1 ... TeS
q u e h a s i d o m u y practicada en l o s torneos.
1 2. Af4-g5 Dd 8-b6 1 3. Dd 1 -d2 Cb8-d7 1 4. a4-a5 D b6-c7 1 5 . h2-
h3 Ag4 : f3 1 6. Ae2 : f3 Ch 5-f6 1 7 . Dd2-f4 !
(Véase el D. N°24 )
Las negras perd ieron m u c h o ti empo en a sa l tos tácticos de poca
eficac i a , y las bla ncas tienen ah ora una i nd u d a b l e ventaj a de posici ón .

24

48
1 7 . . . b7-b5 1 8. a 5 : b6 Dc7 : b6 1 9. Ta 1 -a2 Tf8-b8 20. Tf 1 -a 1 Cf6-
e8 2 1 . Af3-e2 Cd7-e5.
La con t i n u ación 2 1 . . . f6 2 2 . Ah4 g 5 es seductora pero d é b i l a
cau sa de 23. Df5 .
22. Df4-d 2 Ce8-c7 23. f2-f4 Ce5-d7 24. e4-e 5 !
A esto l l eva la táctica de a l f i l erazos. Las b l a ncas refutaron l a estra­
teg i a del adversa r i o en l a apertu ra.
2 4 . . . d6 : e5 25. d5-d6 Cc7-e6 2 6 . Cc3-d 5 ! Db6-b3 2 7 . Ae2-d 1
Db3-c4 28 . Ta2-a4 Dc4-b5 29. Cd5-c7 Ce6 : c7 30. d6 : c7 Tb8-e8 3 1 .
Ta4-a5 .
Las b l a ncas ten ían muchas opciones. As i m i smo b i e n era 3 1 . Af3
e4 32. A : e4 T : e4 33. T : e4 Dc6 34. T : a 6 ! D : a6 35. D : d 7 , etc.
3 1 . . . Db5-c6 32. Ad 1 -a4 Dc6 : c7 33. Aa4 : d7 Ta8-d8 34. Ag5 : d8
Te8 : d8.
En esta d i f íc i l posición K aspárov se defiende i n gen i osamente.
Más s i m p l e para las bla ncas ser ía l a conti n u ación 34. Td l e4 35. Ta4
Ad4+ 36. T : d4 cd 37 . D : d4 e3 38. D : e3, a u n q u e tam bién en este caso
hab ía q u e j u ga r con precisión y cuidado para rea l i zar l a ventaj a .
3 5 . Ta5 : a 6 Td 8 : d 7 36. Ta6-a8+ Ag7-f8 3 7 . Dd2-e3 e 5 : f4 38.
De3-e8 Dc7-d6 39. Ta 1 -a6 Dd6-e7 40. De8 : e7 Td7 : e7 4 1 . Ta6-c6
f7-f5 (es lo ú n ico que perm i te saca r el a l f i l fB de la trampa) 42. Tc6-
c8 Te7-f7 43. Tc8 : c5 Rg8-g7.
En esto , l a partida fue a p l azad a . D u rante la cont i n u ación las b l a n ­
c a s tuvieron que trabaj a r ser iamente p a r a romper l a resistencia inge­
n i osa y obsti nada d e l adversa r i o .
4 4 . Tc5-c2 Tf7-b7 4 5 . R g 1 -f 1 Af8-e7 4 6 . TaS-eS Ae7-d6 ( l as
negras no deben perm i t i r el canje de las torres) 47 . Tc2-e2 Rg7-h6
48. Tc8-c6 Ad6-f8 49. Tc6-c4 R h6-g5 50. Te2-e8 Af8-d6 5 1 . Te8-d8
Ad6-e7 52. Td8-d2 Ae7-f8 53. Tc4-d4 h7-h5 54. Td4-c4 Tb7-b6 55.
Td2-f2 Af8-d6 56. Tf2-c2 Tb6-b7 57. Tc2-e2 Tb7-b3 58. Tc4-c3 Tb3-
b5 59. Tc3-c6 Ad6-e5 (si 59 . . . Td 5, 60. Te6 ) 60. b2-b4 (por f i n l a s
b l a n cas han conseg u i d o m o v e r e l peón b2, p e r o esto es sól o med i o
paso hacia e l triu nfo) 60 . . . Ae5-d4 6 1 . Tc6-c4 Ad4-a7 6 2 . Te2-e6 Tb5-
d5 63. h3-h4+! Rg5 : h4 64. Te6 :g6 Aa7-e3 65. g2-g3+ R h4-h3 66. g3 :
f4 Td5-d3 67. Rf1 -e2 Td3-b3 68. Tg6-g5 h5-h4 69. Tg5 : f 5 Ae3-b6
70. Tf5-f6 Ab6-a7 7 1 . f4-f5 Tb3-e3+ 72. R e2-d2 Te3-e5 73. Tf6-d6
Aa7-f2 (o de otra m a n era : 73 . . . T : f5 74. Td3+ l l evánd ose l a ú l t i m a
esperanza d e las negras, e l p e ó n h4) 7 4 . Td6-d3+ Af2-g3 7 5 . Tc4-c5
Te5-e4 76. b4-b5 R h 3-g2 77. Tc5-c2! Te4-e5 78. b5-b6 Te5:f5 79.
Rd2-e3+ Ag3-f2+ 80. Re3-e4 Tf5-f7 8 1 . Tc2-c7 Tf7-f6 82. b6-b7
Tf6-b6 83. Td3-d2 Rg2-g 1 84. Tc7-c 1 + R g 1 -g2 85. Tc 1 -c2.
No qued a ba ya esperanza a l gu n a . G arry se defend i ó tenazmente,
pero l a su premacía de las b l ancas era arro l l adora. E n esta contienda
el j oven de B a k ú rec i b i ó dos l ecci o nes prácticas: primero, q u e los
asal tos a l o h ú sa r en las apertu ras n o conducen a nada bueno; segu ndo,
que h ace fa l ta luchar hasta e l fin, ya que, como su e l e decirse, todo
el m u ndo sabe j u gar bien en una posición buena, pero hay que j u g a r
bien tam b i é n en u n a p o s i c i ó n m a l a .

-l - 0 2 4 8 49
85 . . . Tb6 : b7 86 . Td 2-f2+ Rg2-g3 87. Tf2-f8. Las negras abando­
naron .

S í, h ace fa l ta l u char h asta e l f i n . V e a l o q u e suced ió en l a partida


de Kaspárov con Piotr Korzú nov, cand i d ato a maestro d e B i e l orrus i a .
Al rea l izar e n l a defensa sic i l i a n a e l sacrificio t i p o d e ca l i dad en c3,
Garry e n ta b l ó com p l icaciones i n teresantes.
( Véase el D. N°25)
1 6 . . . Ae7-h4?
Es un ap resu ra m i ento contra i n d icado en ta les posiciones. Ta l vez,
precisamente esta partida haya ayudado a Ga rry comprender que n o
s e debe cam biar la "pri mogen itu ra " d e l a i n iciativa p o r " u n p l ato d e
l entejas". H a b í a que j u gar 1 6 . . . Cc5.
1 7 . Dg3 : d 6 e6:f5 1 8. Te 1 -d 1 Dd 8-e8 1 9. Ae3-f4 Ah4-e7 2 0 . Dd6 :
aS Cd7-c5 2 1 . Da6 : b5 De8-a8 22. Td 1 -d2 Da 8 : a 3 23. Cd4-b3 Cc5-e6
24. Af4-e3 ( l as negras no co nsiguen su ficiente compensación por l a
pérd ida de l a ca l i dad ) 2 4. . . g7-g6 2 5 . Db5-e5 Tf8-c8 26. Td2-d7 Ae7-
d8 (a 26 . . . A : c2 las b l a ncas responder ía n 27 . Ad4 ! C : d4 28. C : d4; e n
el caso de 26 . . . Af8 , ser ía m u y fuerte 2 7 . D f 6 ) 2 7 . Cb3-c5 ! Ad8-g5
28. Cc5 : e6 (mucho más fác i l era 2 8 . Ad4 C : d 4 29. C : e4) 28 . . . Ag5 :
e3+ 2 9 . Rg 1 -h 1 Ae3-h6 3 0 . De 5-f6 ( l a posic i ó n de las negras es d e s ­
esperad a , p e r o G a rry n o p i erde la presencia d e á n i m o ) 30 . . . Tc8-f 8
31 . Ce6-f8 Da3-a2 32. Df6-e 7 .
Las b l a ncas tienen u n a e n orme su premac ía mate r i a l y , esperando
bon ach o n a m e n te la capitu lación d e l adversa r i o , com ienzan d e "a l a m ­
bicar demasiad o " . A l triu n fo i n med iato l l evaba 32. C : h7 A g 7 3 3 . D :
f 7 + D : f7 34. T : f7 R : f7 3 5 . Cg5+ y l u ego 3 6 . C : e4. 37 . Te 1 .
32 . . . Da 2-c4 33. Tf 1 -d 1 Ah 6-e3 .
Las negras está n haci e n d o tod o lo pos i b l e , ahora ame naza 34 . . .
A : g2+ . T a m b i é n e n esta situación las b l ancas ten ía n q u e con t i n u a r
34 . D : f7 + c o n grandes posi b i l i d ades de tr i u nfa r , pero s e per m i tieron
u n grave d escu ido . . .

25 26

50
34. De7-h4? Ae4 : g2+ 35. R h 1 : g 2 Dc4 : h4 y, pocas jugadas des­
pués, l a s blancas abandonaro n .
E n esa compet i c i ó n G a rry p u d o senti rse sati sfecho c o n toda r a ­
z ó n só lo de l a partida c o n Yu rtáev, e n l a c u a l refutó i m p resionante­
m e n te la estru ctu ra d e apertu ra d e su adversa r i o .
(Véase e l D . N°26)
S i g u e : 1 9 . e4-e 5 ! b 5 : a4 ( e n el caso de 1 9 . . . de, muy fuerte ser ía
20. f5 ! ) 20. e5-e6 ! Cd7 -b6 2 1 . f4-f5 f7 : e6 2 2 . f5 : g6 h7 : g6 23. Ad3 :
g6 Ce8-f6 24. Ae3-g5 Cb6 : d 5 2 5 . Cc3 : d 5 e6 : d 5 2 6 . Cg3-h 5 (todas
las p i ezas b l ancas se a b a l a n za n sobre e l rey n egro) 26 . . . Ac8-g4 27 .
Ch 5 : f6+ Tf8 : f6 2 8 . De2 : g4 Tf6 : g6 29. Dg4-h 5 Tg6 : g5 30. D h 5 : g5 .
Las negras abandonaron .

E n el p l a n o deportivo el a ñ o 1 97 7 ter m i n ó para Ga rry con el


campeon ato m u n d i a l e n tre l os cadetes q u e se celebró en Cagnes­
su r - M e r . Tampoco esta competición l e brindó u n tr i u nfo d e m o l e d o r .
S i ete p u n tos y med io de los doce pos i b l e s fueron ba sta ntes sól o para
que ocu para otra vez e l 3 er l u ga r .
Pese a e l l o , precisa m e n te e l a ñ o 1 97 7 i n f l uyó e n ormemente en
la biogra f ía deportiva de G a rry Kaspá rov . Ese a ñ o recorri ó u n d i ­
f íc i l ca m i n o h acia la maestr ía s i n retroced er, a pesar d e q u e a veces
daba trasp iés y erraba por los l a be r i ntos de las contiendas ajedre­
c ísticas. Nos hemos co nvencido de que G a rry tuvo q u e afrontar d i ­
f íc i l es pruebas, hemos v i sto cómo se i ba form ando e l ajedrecista ,
hemos vi sto cómo se tem p l ó poco a poco su ca rácte r en el crisol de
los torneos.

Las dos partidas sigu ientes fueron j u gadas por G a rry e n su segu n ­
d a competic i ó n i n ternaci o na l . Como ya hemos d i cho, d e j oven G a rry
i n c l u y ó en su reperto r i o de aperturas l a defensa i n d i a de rey . Pero
esto no fue un tr i b u to a l a moda, el carácter del joven aj edrecista
se identif icó con este si stema de apertu ras, con sus posi b i l idades
pote n c i a l e s y , por l o genera l , e l sistema n o l e j u gaba malas pasadas.

N O 1 4. Defensa india de rey


SENDUR KASPAROV

1 . d2-d4 Cg8-f6 2. c2-c4 g7-g6 3. C b 1 -c3 Af8-g7 4. Cg 1 -f3 0-0


5. e2-e3 (este método tra nq u i l o de desarro l l o es, i nd u d a b l e mente ,
seguro, p e r o n o p l a ntea a las negras p r o b l e m a s ser ios) 5 . . . c7-c5
6. Af 1 -e2 c5 : d4 7. e3 : d4 d7-d5 8. c4-c5 ( h a b ía que cont i n u a r en el
esp í r itu de u n a de las va r i a n tes de l a defensa G r ü n fe l d : 8 . cd C : d5
9. 0-0) 8 . . . b7-b6 9. c5 : b6 (a 9 . b4 las negras podr ía n responder 9 . . .
a 5 te n i e ndo e n cuenta ta m b i é n e l desp l a z a m i ento d e l caba l l o a la
casi l l a e4 ) 9 . . . Dd8: b6 1 0. 0 - 0 Ac8-g4 1 1 . Cc3-a4?
Esta m a n i obra de f l a nco está l i gada con u n a gran pérd ida de
tiempo y es m u y d u d osa . M u c h o más fuerte es la con t i n uación s i m p l e

51
1 1 . Ae3, ya que el pe Ó n b2 es i n v i o l a b l e a causa de 1 1 . . . D : b2 ? 1 2 .
Cb5 A : f3 1 3 . gf con l a s amenazas 1 4. Cc7 y 1 4. Tb 1 .
1 1 . . . D b6-d6 1 2. b2-b3 Cb8-c6 1 3. Ac1 -b2 Cf6-e4 1 4. Tf 1 -e 1
Dd6-f4 ( e l p l a n i ncorrecto elegido p o r las bl ancas l e s d i o a l a s negras
una posición activa ) 1 5. Ta 1 -c 1 Ta8-c8 1 6. Ca4-c5.
En el caso de 1 6 . h 3 , con el f i n de "ex p l o ra r el terreno", las ne­
gras ten d r ía n u n g o l pe táctico 16 ... A : f3 1 7 . A : f3 C : d4 ! y s i 1 8 . A :
e 4 , 1 8 . . . d e 1 9 . T : c8 T : c8 20. A : d4 Td8, y l a s b l a ncas dar ían cua l ­
q u ier cosa p o r u n buen consej o .
1 6 . . . Ce4 : c5 1 7 . Tc 1 : c5 Ag4 :f3 1 8. Ae2 : f3 Cc6 :d4 1 9. Ab2:
d4 Ag7 : d4 20. Tc5 : d 5.
( Véase el D. N°2l)
Los amargos fru tos de la estrategia equ i vocada de las b l a ncas :
a u n q u e consigu ieron mantener el equ i l i br i o mater i a l , la ventaj a d e
posici ó n d e las negras es i ndudabl e . Kaspárov conq u i stó l a 1 ínea
a b ierta "e" , además, v o l v i ó a la vida su a l f i l i n d i o de rey que ahora
d i spara en todas d i recciones.
20 . . . e7-e5 2 1 . g2-g3 Df4-f6 22. R g 1 -g2 Tc8-c3 2 3 . Te 1 -f 1 Tf8-
c8 (más acertado era 23 . . . Td 8 . El movim iento de los peones negros
en e l f l a n co d e l rey deb Ía confirmar l a v ieja verdad de que l a e x i sten ­
cia d e a l f i l es d e d iagona l e s d e d iferentes colores es ventajosa p a r a l a
parte atacan te ) 24. Af3-e4 Tc8-d8 2 5 . f2-f4?
Esperar es d i f íc i l para l a s b l a ncas. Después de 25. T : d8+ D : d8 ,
l e s amenaza f7-f5 . S i n e m bargo, hab ía q u e armarse d e paciencia y
j u gar 2 6 . D e 2 .
25 . . . Td8 : d5 2 6 . Ae4 : d 5 Df6-f 5 ! 2 7 . Tf 1 -e 1 ( l as b l a ncas pon ía n
su s esperanzas en el contraj uego por la l ínea "f", pero de segu i r 2 7 .
f e Tc2+ 28. R h 1 , e l l a s perder ía n l a partida a causa del contu ndente
golpe táctico de las negras: 29 . . . D h3 ! ) 27 . . . Tc3-d 3 ! 28. Dd 1 -e2
Td3-e3 29. De2-f 1 e5:f4 30. Te 1 : e3 Ad4 : e3 3 1 . Ad5-f3 h7-h5 32.

27

52
Df 1 -d 1 Ae3-b6 33. b3-b4 f4 :g3 34. h 2 : g3 Ab6-c7 35. Af3-d5 Rg8-
g7 36. Dd 1 -f3 (para las b l a n cas ésta es l a ú n ica posi b i l idad d e pasar
a l f i n a l con los dos a l f i les, pero aqu í tampoco esta posi b i l idad cuenta
gran cosa, ya q u e las negras pueden promover dos peones pasados
l i gados e n tre s í) 36 ... Df5 : f3+ 37. Rg2:f3 f7-f5 39. Ad5-e6 Rg7-f6
39. Ae6-d7 g6-g5 40 . Rf3-g 2 g5-g4 41 . Ad7-e8 Rf6-g5. Las blancas
abandonaron .

N o 1 5 . Defensa sici l i a na
A R NASO N KASPAROV

1 . e2-e4 c7-c5 2. Cg 1 -f3 e7-e6 3. d 2-d4 c 5 : d 4 4. Cf3 : d 4 Cg8-


f6 5 . C b 1 -c3 d7-d 6 6. Af 1 -e 2 a7-a6.
En el l i bro Defensa s i ci l i a n a , ed itado en 1 984, sus autores, Garry
Kaspárov y su entrenador, e l maestro A l ejandro N i k it i n , comentan
esta j u gada a s í :
" E n e l si stema d e n om i n ad o 'Sheve n i nguén', en s u variante c l á ­
s i c a , esta j ugad a, q u e asegu ra l a conforta b l e casi l l a c7 p a r a l a dama y
q u e p repara e l contraataq u e de los peones en el fl anco dama (b7-b5,
etc ) , se considera o b l igatoria y se h ace segú n e l principio 'cu anto anc
tes, mejor'.
"El desarro l l o d e l a teor ía y d e l a práctica h izo q u e se reva l uara l a
j u gada a 7 -a6 y , pese a q u e s i g u e siendo ú ti l , esta j u gada dejó de con­
siderarse o b l i gatoria (en l a fase i n ic ia l ) . Surgió l a as í l l a m ada i n terpre­
tac i ó n m oderna d e l 'Sh eve n i nguén', en l a cual l a s negras se las arreg l a n
m u y bien sin esta j u gada prof i l áctica . Esta i n terpretación desp l a zó
a su 'hermana mayor' por poco tiempo, pero, lamentabl emente, n o
h a y c i e l o s i n n u bes n i para íso s i n serpiente, y a h ora ambas i nterpre­
tac i o n es, ta nto la clásica, como la moderna se consideran equ i va l e n ­
t e s e i g u a l m e n te prometedoras".
7. a 2-a4 (es una decisión r ígida y poco prometedora. As í es po­
s i b l e preve n i r l a j u gada b7 -b5, pero a costa del deb i l i ta m i ento de la
casi l l a b4 . H a b itu a l mente, se j u ega aqu í 7 . 0-0) 7 ... Cb8-c6 8. Ac 1 -e3
Af8-e7 9. 0-0 0-0 1 0 . f2-f4 Dd8-c7 1 1 . R g 1 -h 1 Tf8-d8 (ser ía más
l óg ico 1 1 . . . Ad7 sin determ i n a r por ah ora l a situación d e l a torre )
1 2. Dd 1 -e 1 (es posi b l e q u e G a rry se dejara tentar por la idea táctica :
1 2 . Af3 Ce5, pero l a s b l a ncas n o acceden a l os p l anes d e l adversa r i o )
1 2 . . . Cc6 : d4 1 3. Ae3 : d4 e6-e5 1 4. f4 : e 5 d 6 : e 5 1 5. Ad4-e3 Ac8-e6
1 6. D e 1 -g3 D c7-a5 1 7 . Ta 1 -d 1 ?
( Véase el D. N°28)
Las b l a ncas siguen haciendo l a s j u gadas natu rales s i n com prender
las pecu l ia r idades de l a posición cread a . Ten ía n q u e evitar las s i m p l i ­
ficaciones trata ndo d e actu ar ené r g icamente e n e l f l a nco r e y . S e pod ía
jugar 1 7 . Ag5 ó 1 7 . A h 6 . La 1 ínea "d " pod r ía cerra rse en cua l q u i e r
momento apostando e l a l f i l en l a casi l l a d3. A propósito, esto creaba
una ú t i l defensa com p l e m e nta r i a d e l peón e4.
17 ... Td8: d 1 1 8. Tf1 : d 1 Ta8-d 8 ! 1 9. Td 1 : d8+ Ae7 : d 8 20. Ae3-
h6 (todas las amenazas se rech azan fác i l m e n te , y la d e b i l idad d e l f l a n -

53
co dama de las bla ncas se con v i e rte en u n factor rea l de la l u c h a )
2 0 . . . g7-g6 2 1 . h2-h3 Ad8-b6 2 2 . Ah 6-e3 Ab6-d4 2 3 . Dg3-f2 Ad4 : e3
(n atu ra l m e n te , no 23 . . . A : c3 ? 24. D : f6 con e l pe l i gro de 2 5 . Ah6, y
todo l o peor ha quedado m u y atrás para las negras) 24. Df2 : e3 Da5-
b4 25. b2-b3 Db4-d 4 ! (j ugando de manera ace rtada , Ga rry consigu i ó
u n a supremac ía a p lasta n te . L a s pérd idas mate r i a les será n a l poco t i e m ­
po inev ita b l e s para l a s b l a ncas) 26. De3-d3 Rg 8-g7 2 7 . Ae2-f 1 Cf6-h5 !
(Véase el D . N°29)
i M agn ífico! Las negras orga n izan v i rtu osa mente la coord i n ac i ón
de sus fuerzas combativas. S i ah ora 28. D : d4, 28 ... Cg3 + 29. R gl ed
30. Ce2 C : e2 3 1 . A: e2 Rf6, y e l f i n a l de l os a l f i les es desesperado para
las b l a n cas.
28. Dd3-f3 Dd4-d2 29. Df3-d 2 Dd2-f2 30. R h 1 -h 2 Ch5-f4 3 1 .
Dd3-f3 Df2 : c2 (com ienza la cosecha ) 32. Cc3-d5 Ae6 : d5 33. e4 : d5
Dc2-d2 34. Af 1 -c4 f7-f5 35. Df3-g3 h 7-h6 ( a u n q u e a la victoria l l eva­
ban tam b i é n otras con t i n u ac i o n es, esta j ugada simple demuestra qu e
el j oven d e B a k ú ya ha comenzado a asi m i l a r l a i m p o rta nte l ey d e l a
rea l izac i ó n d e l a ventaj a : a u m e n tar l a presión s i n da rse prisa) 3 6 . d 5 -
d6 (desesperac ión com p l etamente compre n s i b l e ) 3 6 . . . D d 2 : d 6 37.
Dg3-c3 Cf6-h5 38. Ac4-e 2 Ch 5-f6 39. Dc3-c8 e5-e4+ 40. R h 2-h 1
Dd6-e7 . Las bla ncas abandonaron.
Conforme al lema "las com p l icac i ones son mi e l emento" ya desde
ch ico G a rry fijó su ate n c i ó n en l a d i nám i ca d efensa s i c i l i a n a . Hace
fa l ta su brayar q u e esto tampoco fue un tri buto a la moda, s i n o e l
deseo natu r a l d e l joven aj ed reci sta , ta l vez a l p r i n c i p i o i rreflexivo,
de l u c h a r e n u na situac i ó n cómoda para é l .
Este cap í tu l o term i n a con u n a partida m á s d e l campeonato j u ve­
n i l del pa í s .

28 29

54
NO 1 6 . Defensa sicil iana
E I NO R I S KASPAROV

1 . e2-e4 c7-c5 2 . Cg 1 -f3 Cb8-c6 3. d2-d4 c5:d4 4. Cf3 : d4 Cg8-


f6 5. C b 1 -c3 d7-d6 6. Af 1 -e2 e7-e5.
En el tab l ero apareció el sistema e l a borado por e l gran maestro
l saak B o l esl avsk i . Las n egras quedan adrede con el peón d6 rezagado,
empero obtienen l a posi b i l i d ad d e l contraj u ego de las p i ezas mayores.
7 . Cd4-b3 ( l as negras tienen u n buen j u ego en el caso de 7. C : c6
be 8 . Dd3 Ae7 9 . 0-0 0-0 1 O. Td 1 Dd7 1 1 . Ag5 Td 8 . Como l o de­
mostró l a práctica, la presión d i recta sobre e l peón d6 no tiene pers­
pectivas) 7 ... Af8-e7 8. 0-0 0-0 9. f2-f4 a7-a5.
Tam bién se j u ega en esta situac i ó n . 9 . . . ef, pero en tal caso 1 O.
A : f4 Ae6 ( 1 0 . . . Ce5 1 1 . Cd4 Ad7 1 2 . R h l ) 1 1 . R h l d5 1 2 . e 5 Ce4
1 3 . Ad3 f5 1 4. ef C : f6 1 5 . Del Dd7 1 6 . Ca4 las negras se ven ob l i ­
gadas a u n a defensa tra baj osa y prolongad a .
1 0 . a2-a4 (a 1 O . A e 3 las negras responder ía n 1 0 . . . a4 arri nconan­
do e l caba l l o a e l o a d 2 ) 1 0 . . . Cc6-b4 1 1 . Ae2-f3 Ac8-d7 ! ?
Puede q u e ésta n o sea l a mej o r j u gada, pero e s l a j u gada "de co­
sech a prop ia" del joven azerba idzhano. La conti nuación teórica es:
1 1 . . . Ae6 1 2 . R h l (está m a l 1 2 . f5 a causa de 1 2 . . . Ac4 1 3 . Te l C : c 2 !
ó 1 2 . Ae3? e f 1 3 . A : f4 C : c2 ! 1 4 . D : c2 D b6+, y e l caba l l o b 3 s e p i e r­
d e ) 1 2 . . . TeS 1 3 . f5 Ac4 1 4. Te l Cd7 aunque es com p l etamente
acepta b l e , pero figura en todos los l i bros. Y n o m i e nten q u i enes d i ­
cen q u e e s d e particu l a r i mp ortancia aquel experime nto q u e precisa­
mente n o concuerde con l a teor ía .
1 2. Rg 1 -h 1 (aq u í ya era posi b l e 1 2 . Ae3) 1 2 . . . Ad7-c6 (en esto
reside el sentido del p l a n abrigado por G a r ry . Las negras refu erzan e l
control de las cas i l las centra les) 1 3. Cc3-d 5 ? ( l ej os de los esquemas
teó r i cos, las bla ncas cometen i n mediatamente u n error. Hac ía fa l ta
jugar 1 3 . Te l ) 1 3 . . . Ac6 : d 5 1 4. e4 : d 5 e5-e4 1 5. Af2-e2 Cb4 : d5 ( l a s
bla ncas perd ieron e l p e ó n "principa l " e 4 y ah ora bu scan s u sa l vación
en un ataque desespera d o ) 1 6 . g2-g4 Cd5-c7 1 7 . g4-g5 Cf6-e8 1 8. Ac 1 -
d 2 Cc7-e6 1 9 . h 2-h4 f7-f5 (ataj a n d o oportu name nte los i n tentos
agresivos de las b l a ncas, las n egras no han de perm i t i r l a cont i n uación
f4-f5 ) 2 0 . Ad2-e3 ( n o se r ía d e l todo correcto 20. gf A : f6 2 1 . h 5 A : b2
22. Tb l Dh4+ 23. Rg2 Aa3, etc ) 20 . . . d6-d5 2 1 . c2-c4 (2 1 . c3 opon­
.

dr ía u n a m ayor resiste n c i a ) 2 1 . . . Ce8-e7 22. Ae3-b6 Dd8-d6 23. c4-


c5 Dd6-d7 24. Cb3 : a5 Ae7 : c5 25. Ab6 : c7 Ce6 : c7 26. Ca5: b7 ( l as
bla ncas lograron restab l ecer e l equ i l i br i o materia l , pero su posición
es i r remed iable, ya que son m u y fuertes los peones centra les negros)
26 . . . Ac5-a7 27. a4-a5 d5-d4 28. Ae2-c4+ Rg8-h8 29. a5-a6 d4-d3
30. b2-b4 (más posi b i l idades dej a r ía 30. Ta 5 ) 30 ... Dd7-d4 3 1 . Dd 1 -
b3 Dd4-e3 32. Db3-a2 Ta8-c8! ( G a rry encuentra u n a ba i l a pos i b i l idad
táctica ; ah ora amenaza 33. C : a6 ) 33. Cb7-d6 Tc8-d 8 34. Cd6-b7 (ó
34. Cf7+ T : f7 3 5 . A : f7 d 2 36. R g2 Td3) 34 . . . d3-d2 35. R h 1 -h 2 (35.
Cc5 Dh3+ 36 . Rgl Dg3+ 37 . R h l D : h4+ 38. Rg2 Dg4+, etc . ) 35 . . .
Td8-d 3 !

55
(Véase el D. N°30)
E l a l f i l c4 obstacu l i zaba e l mov i m i e nto de los peones pasados
"d" y "e"; a h ora ya son i nconten i b l es .
3 6 . Ac4 : d3 De3 : d3 37. Da2-a 3 Dd3 : a3 3 8 . Ta 1 : a3 e4-e3 3 9 . Ta3·
a1 e3-e2 40. Tf 1 ·h 1 Tf8-e8 4 1 . Cb7-d6 e2-e 1 D 42. Cd6 : e8 De1 -f2+.
Las blancas abandonaron.

30
Capítulo sexto

E L R E CO R D D E M I N S K

E ste cap ítu l o trata de u n a competición que tuvo i m portancia


p r i m o rd i a l e n la bi ograf ía deportiva de G a rry K aspárov . "El torneo
en memoria de Sok o l s k i se m e quedará grabado para tod a la v id a -es­
cri b i ó - . En esta competición l ogré a l canzar l a norma de m aestro.
También se me quedará grabada l a partida de l a ú l tima ronda, e n la
cua l por pri mera vez j u gué de so l o a sol o con u n gran m aestro i n ter­
nac i o n a l " .
E l ta l entoso maestro sov iético Alexei Sok o l s k i ( 1 908- 1 969) v i ­
v i ó y trabajó e n M i nsk . A partir d e l 1 97 0 l a F ederación Aj ed rec ística
de B ie l orrusia ce lebra a n u a l mente e l torneo en memoria de Soko l sk i ,
e n e l q u e sue l e n j u ga r l o s grandes maestros y l os maestros .
" E n e l i n v ierno de 1 97 8 s e d i scutía mucho, sobre si s e inv itaba
o no a l cand idato a m aestro Garry K aspárov a l torneo en memoria
de Sok o l s k i -recuerd a Botv ín n i k - . Se l e i n v i tó como excepc i ó n .
E l j oven aj ed reci sta fue e l triu nfador y en 3,5 puntos sobrepasó l a
norma de maestro".
i Tres pu ntos y med i o ! Esta cifra h a b l a por sí m isma.
G a rry jugó muy fuerte en u n a ser i e de partidas del torneo, y no
só l o l l egó a maestro , s i n o q u e también se dem ostró capaz d e vencer
con segur idad a l os maestros.

N o 1 7 . Defensa india de rey


YU F E R O V KASPA ROV

1. d2-d4 Cg8-f6 2 . c2-c4 g7-g6 3. C b 1 -c3 Af8-g7 4. e2-e4 d7-


d6 5 . Af 1 -e 2 0-0 6. Cg 1 -f3 e7-e5.
J u gada que pasa a ser la principal en esta var i ante a causa de que
l a s negras no qu ieren descu bri rse en segu ida y determ inarán e l iti ne­
rar i o del caba l l o b8 só l o segú n l a formac ión de com bate de l as b l a n ­
cas.
7 . 0-0 Cb8-c6 .
Las negras tratan de provocar la j u gada d4-d 5 para esta b i l izar
e l centro y comenzar e l contraj uego en e l f l anco rey con f7-f5. Este
p l a n , e m p l eado por p r i mera vez por el ajedrecista soviético Lev Aro­
n i n , l l eva a una lucha excepc i o n a l mente aguda. Y, claro está , es del
gu sto de G a rry .
8. d4-d5 Cc6-e7 9. Cf3-e 1 .
" Es e l sistema d e ataq u e preparado por Ta i m á n ov espec i a l mente
para el 200 campeonato nacional ( M oscú , 1 952 ) . J u gando a s í l ogra
rea l izar la m a n i obra Ac 1 -e3-f2 y considera que esto l e asegura contra
todos los reveses en e l f l anco rey. Después de haber puesto el a l f i l en
f2 las b l a ncas se lanzan i n m e d i atamente a un ataque i m petu oso contra

57
el f l a nco dama s i n prestar n i nguna atenc i ó n a las acciones amenaza­
doras de l a s negras contra e l rey b l a nc o . "
As í escr i b i ó sobre esta cont i n uación e l gran maestro David
Bronsté i n . Veamos cómo se verif icó esta conceptuación e n l a partid a .
9 . . . Cf6-d7 1 0 . Ce 1 -d3.
Otro plan de j u ego por parte de las b l a ncas se a n a l izó en l a par­
tida G a bdarajmán ov- - Kaspá rov ( véase la página 42 ) .
1 0 . . . f7-f5 1 1 . Ac 1 -d2 Cd7-f6 (en e l caso d e 1 1 . . . f4 es fuerte
1 2 . Ag4, favorab l e para las b l a ncas es ta m b i é n 1 1 . . . fe 1 2 . C : e4 )
1 2 . f2-f3 f5-f4 1 3. c4-c5 g6-g5 1 4. c5 : d 6 c7 : d6 1 5. Cd3-f2.
La s b l a ncas no pueden se l l a r f i rmemente el f l anco rey s i n correr
n i n gú n r i esgo y desp u és a tacar tranq u i lamente en e l f l a nco d a m a .
A u n a l u c h a mútuamente a g u d a l l eva 1 5 . Tc 1 C g 6 1 6 . Cb5.
15 . . . Ce7-g6 1 6 . a 2-a4 Tf8-f7 17. Cc3-b5 h7-h5 1 8. h 2-h3 Ag7-
f8 1 9. Dd 1 -c2 a7-a6 20. Cb5-a3 Tf7-g7 2 1 . Tf 1 -c 1 Cg6-h4.
Situación t íp ica para el j uego en fla ncos d iferentes; se acerca l a
fase de " l a s técn icas de fuerza " . Sin em bargo, n o hay q u e o l v idar q u e
l a s negras h a n desatado u n a ofensiva contra e l r e y y que en este caso
para consegu i r l a v ictoria pueden estar d i spuestas a cu a l q u ier sac r i ­
fici o mate r i a l .
22. Dc2-d 1 Ac8-d7 23. Ca3-c4 g5-g4 !
Es u na ru ptu ra oportu na y exacta mente calcu lada que pone d e
ma n if iesto l a verd ad, d esagra d a b l e para l a s b l a ncas, d e que s u s m a n i o­
bras en e l f l a nco de dama no h a n creado problemas serios para l a s
negras.
24. h 3 : g4 h 5 : g4 25. f3 : g4 .
(Véase el D. N°3 1 )
Las d efe nsas d e l a s b l a ncas todav ía parecen estar fi rmes, pero
Kaspárov demu estra convi ncentemente l o erróneo de la estrategia d e l
adversa r i o .
2 5 . . . C h 4 : g2 ! 26. R g 1 : g 2 Cf6 : g4 27. Ae2 : g4 Ad7 : g4 28. D d 1 : g4 .

31

58
Las bla ncas esperaban rechazar el ataq ue a l trocar la dama por
una torre y dos p i ezas l igeras. Pero, para gran desgrac ia suya, les re­
su l ta extremamente d i f íc i l orga n i za r la coord i nación provechosa de
sus fuerzas de com bate . A graves consecuencias pod r ía l l evar 28. C :
g 4 D h 4 , etc.
28 ... Tg7 : g4+ 29. Cf2 :g4 Ta8-c8 ! (a 29 ... D h 4 las b l a ncas respon­
der ían 30. Tg 1 ) 30. Cg4-h 2 Dd8-h4 3 1 . Tc1 -c3 Tc8-c7 (la torre negra
tam b i é n se i ncorpora s i n dem ora a la persecución del rey p l a nco )
32. Ta 1 -g 1 Tc7-g7+ 33. Rg2-h 1 Tg7 : g 1 + 34. R h 1 : g 1 Dh4-h7 ! ( iAh í
está e l c l avo ! Las bla ncas l ograron ca m b i a r la amenazante torre negra,
pero ah ora n o tienen con qué defender e l peón e4) 35. Ad 2 : f4 (es la
ú n ica posi b i l idad de prol ongar la res iste n c i a ) 35 ... e 5 : f4 36. Cc4-d 2
Dh7-d7 37. Tc3-c4 Af8-g7 38. b2-b3 Ag7-d4+ ( n o hay j u gada q u e no
sea u n golpe exacto. Si 39. T : d4, 39 ... Dg7+) 3 9 . R g 1 - h 1 Ad4-c5
40 . Cd 2-f3 (ó 40. b4 b5, etc . ) 40 . . . b7-b5 4 1 . Tc4-c2 Dd7-e8 42. Tc2-
g2+ ( u n poco más resi stente era 42 . e 5 ) 42 . . . Rg8-f8 43. Cf3-g5 De8-
h5 44. Cg5-e6+ Rf8-f7 45. Tg2-g7+ Rf7-f6 46 . Tg7-g4 b5 :a4 47. b3 :
a4 Ac5-e3 48. Ce6 :f4 Ae3 : f4 49. Tg4 :f4! Rf6-e7 50. R h 1 -g2 Dh5-d 1
(ahora se prec isa só l o la exactitud técnica) 51 . Ch 2-g4 Dd1 : a 4 52.
Cg4-e3 a6-a5 53. Ce3-f5+ Re7-d7 54. Tf4-h4 Da4-c2+ 55. Rg2-f3 a5-
a4 56. Th4-h7+ Rd7-d8 57 . Th7-a7 Dc2-d3+ 58. Cf5-e3 a4-a3 59. Rf3-
f4 Dd3-b3 60. Ce3-f5 Db3-b2. Las blancas abandonaron .

En l a partida sigu iente el maestro q u i so examinar al muchacho de


Ba k ú , e l igiendo una i n terpretac ión relativame nte rara de l a apertu ra .

NO 1 8. Defensa i n d i a de rey
SH E R E S H EVS K I KASPAROV

1 . d2-d4 Cg8-f6 2. Cg 1 -f3 g7-g6 3. Ac1 -f4 Af8-g7 4. e2-e3 d7-d6.


A un j u ego aprox i madamente igual l l eva 4 . . . c5 5 . c3 Db6 6. Db3
0-0 7. Cbd2 d6 8. h 3 Ae6 9 . Ac4 d5 1 O. Ae2 c4 1 1 . Da3 Cc6 1 2 . 0-0
h6. As í se desarro l l ó la partida Yudóvich - N i k i t i n ( M oscú , 1 957 ) . Es
prematuro 4 . . . Ch 5 5 . Ae5 f6 6. Ag3 C : g3 7. hg, y l a posición de las
blancas es mej o r .
5. Af 1 -e2 0-0 6. 0-0 c7-c5 7 . Cb1 -c3 ( n o corresponde a l carácter
de la posición . Ser ía más oportu no forta lecer el centro med ia nte 7 .
c3 ) 7 . . . b7-b6 8 . h2-h3 (asegu rando " l o s cuarteles d e i nvierno" para e l
a l f i l f 4 en e l caso de Ch 5 ) 8 . . . Cb8-a6 9 . Tf 1 -e 1 Ca6-c7 1 0. Ae2-f 1
Ac8-b7 1 1 . Af4-h2 Cf6-d7 ( m a n i o brando f i n a mente, Kaspárov puso
de m a n i f i esto los defectos de la posic ión de las bla ncas. E l punto d4
ya estaba amenazado y las b l a ncas ten ían que j ugar 1 2 . de, pero e l las
entab laron com p l icaci o nes tácti cas con e l sacrificio d e l peón ) 1 2. a 2-
a4? Ab7 :f3 1 3 . Dd 1 :f3 c 5 : d 4 1 4. e3 : d4 Ag7 : d 4 ! (en el esp íritu de
los consej os de Ca pabla nca quien consideraba que hace fa l ta tomar
el peón centra l enem i go si no se ven va riantes forzadas d e rep resa l ia )
1 5 . Ta 1 -d 1 Cc7-e6 1 6 . Ah 2-g3 Ta8-c8 1 7 . Cc3-d5 Ad4 : b2 1 8 . c2-c3
Cd7-e 5 !

59
G arry está campando por sus respetos: no le gu sta la defensa pasi­
va y siem pre está buscando soluciones com b i n atorias; como ya l o h e ­
mos señ a l a d o e n otras oportu n idades, rea l mente, "las compl icaciones
son su e l emento " . Hab ía aqu í tam b i é n otras p os i b i l idades, pero d e
las que mejor i ban c o n gente m á s ci rcu nspecta . . .
1 9 . Ag3 : e5 d 6 : e 5 .
( Véase el D. N°32)
Las negras l anzaron va l ie n temente un reto al adversa r i o . E n e l
caso de 2 0 . Cf6+ e f 2 1 . T : d 8 Tf : d 8 l a s b l a ncas ten d r ían l a d a m a por
u n a torre, un caba l l o y dos peones, pero l a posición de las negras ser ía
i r reprochable ya que contr o l a r ía n la 1 ínea "e " a b ie rta y l os pu ntos
centra les más i m portantes.
20. Te 1 : e 5 Rg8-g7 (ta m b i é n era d i gna de atención l a var iante
20 . . . R h 8 ) 2 1 . Cd 5-f4 Tc8 : c3 !
Las negras s i n m iedo y s i n tacha , vuelven a afrontar l a s te mpesta­
des. Lo decisivo consiste en que en una ser ie d e va r i antes la torre e5
queda baj o la amenaza del ataqu e del a l f i l b2.
22. Cf4 : e6+ (desca rga n d o l a te nsión y . . . consigu i endo nad a . Tam ­
poco serv ía 2 2 . T : e6 T : f3 2 3 . T : d 8 T : f4; hac ía fa l ta jugar 22. D g4 ! )
22 . . . f7: e6 23. Df3-e2 Dd8-c7 ! 24. Te5 : e6 Ab2-a3 25. De2-d2 Tf8-
f4 ( i ndu dablemente , G arry pensó ta m b i é n en la j u gada 25 . . . T : f2 ? ! ,
pero en ta l caso l a s b l a ncas se sa lvar ía n con 2 6 . D : f2 Ac5 2 7 . Td4 )
26 . Td 1 -e 1 Tc3-c2 27. Dd2-d 1 Dc7-c5 ! (conj u rando l a amenaza d e
2 8 . Da 1 + e i n crementando l a presión sobre e l pu nto f 2 ) 28. Te6 : e7+
Rg7-h6 29. Te7-e2 Tf4 :f2 30. R g 1 - h 1 Tf2 : e 2 3 1 . Af 1 : e2 (las b l a ncas
no tienen muchas opciones. Ta mbién es mal 3 1 . T : e2 Tc 1 32. Dd2+
Dg 5 ) 3 1 ... Dc5-f 2 ! (ta m b i é n aqu í l os a l f i l es de a m bos col ores de las
negras presen tan u n factor i mportante del ataqu e ; l a posición de l a s
b l a ncas es i r remed i a b l e ) 3 2 . R h 1 -h 2 Df2-f4+. L a s bla ncas a bandona­
ro n . E n e l caso de 33. Rh 1 la decisión más s i m p l e fue 33 . . . Tc 1 .

32 33

60
N o 1 9. Gam bito de la dama
KASPA R O V BEGUN

1 . d 2-d4 d7-d5 2. c2-c4 e7-e6 3. Cb1 -c3 Cg8-f6 4. Cg1 -f3 c7-c5
5. c4 : d5 Cf6 : d5 6. e2-e3 (corresponde más al est i l o de Kaspárov que
la franca 6 . e4 C : c3 7 . be cd 8 . cd Ab4+) 6 . . . Cb8-c6 7. Af 1 -d3 ( ofre­
ce más perspectivas aqu í 7 . Ac4 ) 7 ... Af8-e7 8. 0-0 0-0 9. Cc3 : d5.
J u gada ésta que n u nca atraj o la atención d e l os teóricos y , ta l vez,
precisamente por e l l o le gustó a Ga rry . Los m a n u a l e s prefieren las con­
t i n u aciones: 9 . a3, 9 . De2 y 9 . Ce4.
9 ... Dd8 : d 5 (en el caso d e 9 . . . ed, es pos i b l e 1 O . de y, si 1 0 . . . A:
c5, 1 1 . A : h7+) 1 0. e3-e4 Dd5-d8 (a la ventaj a de las b l a ncas l l eva 1 0 . . .
D h 5 1 1 . d e A : c5 1 2 . Af4 ) 1 1 . d4 : c5 Ae7 : c5.
N o cabe duda que e l p l a n de j u ego con el ca nj e 9 . C : d5 fue e l abo­
rado por Kaspárov e n su " l a borato r i o ajed rec ístico" casero, que ya
ex i st ía en aquel entonces, y d u ra n te l as prácticas en l a escue l a de
Botv ínn i k . Tam b i én se ana l i zó, natu ra l me n te , e l asa l to 1 1 ... Cb4. En
este caso 1 2 . Ae2 A : c5 1 3 . a3 Cc6 1 4 . b4 l e s daba a l a s b l a ncas una
buena posició n .
G racias a s u exce l e nte memoria, e l j oven G a rry recordaba muchas
recomendaciones teóricas, así como n u m e rosos ej e m p l o s de esta aper­
tura e n l os torneos, pero e l conoci m i ento puede converti rse en u n co­
n oc i m i e n to verdadero só l o cuando se adqu iere por medio d e l razona­
m i e nto de u n o , y n o d e l a m e m o r i a .
1 2. e4-e5 Ac5-e7 1 3. Dd 1 -e2 Cc6-b4 ( l l eva a l a ventaja obvia de
l a s b l a ncas. Más l ógico es 13 ... Cd4 1 4 . De4 C : f3+ ó 1 4. C : d 4 D : d4 )
1 4 . Ad3-b1 Ac8-d7 ( s i 1 4 . . . b 6 , 1 5 . D e 4 ) 1 5. a 2-a3 Cb4-d5 1 6 . De2-
e4 g7-g6 1 7 . Ac1 -h6 Tf8-e8 1 8. h 2-h4 ! (el esquema cl ásico de la ofe n ­
siva . Só l o e l a sa l to de l o s peones es capaz de romper aqu í l a defensa
'
de l a s negras) 18 ... Dd8-b6 1 9 . h4-h5 f7-f5?
Como reg l a , no hay que mover l os peones en el f l a nco donde e l
adversa r i o está ataca ndo a l rey . A veces s e encuentran excepc iones,
pero este caso no tiene nada que ver con e l las. H a b ía que aceptar va­
l ie ntemente e l desaf ío y tomar e l peón b2, e n todo caso, j ugando 19 . . .
D : b2 2 0 . Ta2 D b 5 2 1 . Dg4 Da4 2 2 . D g 3 Af8 1 a s negras podr ían l ucha r .
2 0 . e 5 : f6 Cd5:f6 2 1 . De4-e 1 ! Cf6 : h 5 ( E n esto s e agotó l a preven­
ción de l a s negras q u e se consideraron estar a sa l v o de todos l os pe­
l igros. Kaspárov apreció esta posición más correcta y se m ostró más
sagaz en aprec i a r l a s i tuación creada ) .
( Véase el D. N°33)
22. Cf3-e5 Ad7,b5 23. Ab1 : g 6 ! Ch 5-f6 ( i cuá ntas cosas era capaz
de ver e l j oven de Bakú d u ra n te l a partid a ! Si 23 . . . hg, 24. De4 Af8
25. D : g6+ Cg7 26. Cg4 con u n ataque i rresisti b l e ) 24. Ag6 : h7+.
Tras una sorpresa v iene la otra . Es que el punto h 7 , defend i d o por
dos p i ezas v i e n e a se r, no obstante, el punto más débi l e n el campo de
las negras. Si ahora 24 . . . C: h 7, 25. De4, y n o hay defensa satisfacto r i a
contra l a s amenazas de mate . Tam b i é n es m a l 24 . . . R : h 7 2 5 . D b 1 +
ó 24 . . . R h 8 2 5 . Cf7+ R : h 7 2 6 . D b 1 . . . . Las n egras a ba ndonaron .

61
" l Cómo l ogra derrotar tan rápidamente a sus adver�arios?" - l e
preguntaron cierta vez a A l e k h i n . " Los o b l i g o a pensar por s u prop i a
cuenta " - respon d i ó e l 1 er campeón ruso d e l m u nd o . En esta ocasi ó n ,
como e n ta ntas otras q u e l a suced ieron , Kaspárov pod ía haber repe­
tido estas p a l a bras con p l e n o derech o .

N o 2 0 . Partida española
KASPAROV R O I ZMAN

1 . e2-e4 e7-e5 2. Cg 1 -f3 Cb8-c6 3. Af 1 -b5 Cc6-d4 4. Cf3 : d4


e5: d4 5. 0-0 Af8-c5 6. d 2-d3 (en esta varia nte de la defensa B i rd
tam b i é n sue l e n j u ga r frecu entemente 6. c3 ) 6 . . . c7-c6 7. Ab5-c4 d7-
d6 8. f2-f4.
" E sto es caracter ístico de K aspárov ·- ·se ñ a l ó Botv ín n i k en sus co­
mentarios-. E l joven de Bakú siem pre ans ía adueña rse de l a i n i ciativa . "
8 . . . Cg8-f6 (más l ógico era 8 . . . Ce7 y , s i 9 . f 5 , 9 . . . d 5 ) 9 . e4-e5
d6 : e5 (no fue de mucha cord ura a b r i r para las b l a ncas la vertica l "f" .
A l carácter de l a posición l e correspond ía 9 . . . Cd 5 ) 1 0. Ac4 : f7+ !
Com o es natu ra l , Kaspá rov no p i e rde la ocasión de com p l ica r
bruscamente la l u c h a , tanto más cuanto que después de 1 O. fe Cd 5
las negras te ndr ía n u n a exce l ente posición .
1 0 . . . R e 8 : f7 1 1 . f4 : e 5 Dd8-d5 1 2. e 5 : f6 g7 : f6 1 3. Cb1 -d2 Th8-
g8 1 4 . Cd2-e4 Ac5-e7 1 5. Ac1 -f4 Tg8-g6 1 6 . Dd1 -e2 Ac8-g4 1 7 . De2-
f2 Ta8-g8 ( l as negras no sienten e l peligro. H a b ía que saca r a l rey
de l a zona amenazada: Después de 1 7 . . . Rg7 y l u ego R h 8 la pos i ­
ción de las negras ser ía com p l etamente defend i b l e ) 1 8. Ta 1 -e 1 h7-
h5 (en e l m i smo esti l o despreocu pado. Ser ía mejor 1 8 ... af5 ) .
(Véase el D. N°34)
1 9. Af4-g5 !

34 35

62
Es u n a j u gada i n gen iosa e i n esperada . Si a h ora 1 9 . . . T: g5, 20. C :
f6 ! c o n u n ataq ue amenazante . Garry i nd icó estas va r i a n tes i m pre·
sionantes : 19 . . . Ah3 20. C : f6 ! y , si 20 . . . A : f6, 2 1 . D : f6 + ! con un
tr i u nfo defi n itivo . Tam poco sa lva a l a s negras 20 . . . D : g2+ (en vez de
20 . . . A : f6 ) 2 1 . D : g2 A : g2 2 2 . T : e7 + ! , etc .
1 9 . . . Dd5-d8 20. Df2-f4 Ag4-e6 21 . h 2-h4 ! Es u n a idea or i g i na l .
Crea ndo la barricada e n la vertica l "g", Garry preparó l a a m e n aza
te r r i b l e 2 2 . A : f6 y, si 22 . . . T : f6, 23. D e 5 !
2 1 . . . Ae6-d5 (más tenaz era 2 1 . . . Ag4 ) 2 2 . g2-g4 !
(Véase el D. N"35)
i B r i l l a n te ! Este ataq ue aterrorizar ía a u n aj edrecista de me n te
este reotipada ya que se deb i l itan brusca m e n te l a s fort ificaciones e n
el campo de su propio rey . P e r o e l aj edrez es u n j u ego m u y concreto
y n o resi ste los razo n a m i entos "a grandes rasgos " . El d i n a m ismo de
l a pos i c i ó n es ta l q u e precisa m e n te e l mov i m i e n to de los peones que
def i e n d e n su rey , abre e l ca m i n o hacia el triunfo para l as b l a ncas.
Está amenazando 2 3 . g h con el fin de repe l e r l a torre de guard i a g6.
La posición después de 2 2 . g4 ! provocó muchas d i scusiones en tre
los participantes del to r n e o . Se op i n a ba que 22 . . . Th8 les habr ía dado
a l a s negras u n a defe n sa sati sfacto r i a . Causaron gran i m p resión l as va­
riantes dem ostradas por G a rry . Como se supo l u ego, é l h a b ía ca lcu l a ­
do las sigu ien tes posi b i l idades: 22 . . . T h 8 23. A : f6 ! T : g4+ 24. D : g4
hg 2 5 . A : e7 + R : e7 26. Cc5+ con gran ventaja mater i a l , ó 23 . . . A : f6
24. g5 A : e4 2 5 . T : e4 R g7 26. Te6 ! Tf8 27 . R h 2 , y las negras se ven
m a l paradas.
22 ... Rf7-g7 ( e l rey sa l e de campa ñ a , pero ya es tarde . . . Tam poco
está b i e n 22 . . . A : e4 23. gh T6g7 24. T : e4 ) 23. g4 : h 5 f6-g5 24. Df4-
e5+ Rg7-h6 (ó 24 . . . Af6 2 5 . c : f6 T: f6 26. h g ) 25. h 5 : g6 g5: h4 26.
Tf 1 -f5 Rh6 : g6 27. R g 1 -h2. Las negras a ba ndonaro n .

N o 2 1 . Defensa i ndia
KASPA R O V L U T I KOV

1 . d2-d4 Cg8-f6 2. Cg1 -f3 d7-d6 3 . Cb1 -c3.


Las va r i a ntes de esta ape rtu ra en las cuales las b l a ncas no j u egan
de e n trada c2-c4 , están consid eradas por l os teóricos como de seg u n d o
orden . C o n r e l a c i ó n a esto q u i si e ra h acer n o t a r q u e l a d i v i si ó n d e l a s
var i a n tes e n las d e p r i m e r y de segu ndo o r d e n e s m uy a m en u d o con­
ven c i o n a l y depende de l a mod a .
Además, es caracter ístico que ta n to Laske r , com o Capa b l a nca y
A l e k h i n e l i g i eran muchas veces los sistemas s i n c2-c4 en esta apertu ra .
Esto confirma m u y b i e n q u e l a s estructu ras de apertu ra están perfecta ­
mente j u sti ficadas d esde el p u n to de v i sta de la posición concreta .
3 . . . Ac8-g4 (es tam b i é n pos i b l e , natu ra l m ente, la j u gada más mo­
derada 3 . . . g6 y l u ego Ag7 ) 4 . e2-e4 Cb8-d7 (esta j u gada arriesgada
l l ama i n m e d i atame n te e l fuego hacia s í. A l carácter de l a pos i c i ó n
corresponde 4 . . . c 6 ó , i n c l uso, 4 . . . e6) 5. e4-e5 Cf6-g8 (es favora b l e
p a r a l a s b l a ncas 5 . . . de 6 . de A : f3 7 . D : f3 C : e 5 8 . D : b7 ) 6. h 2-h3

63
Ag4 :f3 ( e l atraso en el desarro l l o no es u n a fórm u l a a bstracta . Des·
pués de 6 . . . A h 5 7. g4 Ag6 8 . e6 fe 9 . h 4 1 a s b l a ncas obtienen e l ataque
ensegu i d a ) 7 . Dd 1 :f3 c7-c6 8 . Ac 1 -f4 (natura l m e n te , ten i endo i n ten­
ciones agresivas, Garry decide conservar el peón e5; en e l caso de 8 .
e d e d 9 . Af4 ó 9 . d 5 c5 1 O. A f 4 las b l a ncas obtend r ía n u n a posición
asim ismo buena, pero menos agres i v a ) 8 . . . d6-d5 (era d i gno de aten­
ción 8 ... e6 9 . ed Cdf6 1 O . 0-0-0 A : d6, a u n q u e tam b i é n en este caso
después de 1 1 . Ae5 l a ventaj a de las b l a ncas en e l desa r ro l l o es con s i ­
dera b l e ) 9. e5-e6 ! (sacr i f i c i o d e l p e ó n en e l esp íritu de las apertu ras
clásicas. Si las negras l ograra n j u gar e7 -e6, ser ía muy d i f íc i l deb i l itar
su posic i ó n ) 9 . f7 : e6 1 0 . Af 1 -d3 Cg8-f6 1 1 . Df3-e2 g7-g6 ( Kaspárov
. .

ind icó u na va r i a n te bel l a : 1 1 . . . Db6 1 2 . 0-0-0 0-0-0 1 3 . D : e6 D : d4 ?


1 4 . D : c6+! b e 1 5 . Aa6 mate ) 1 2. De2 : e6 Af8-g7 1 3 . 0-0.
Es ésta una de las posic i o n es en que resu l ta d i f íc i l decid i r cu á l
enroque se h a de h acer. Natu ra l m e n te , e l rey b l a nco s e siente b i e n en
g 1 , pero , como l o i n d icara más tarde Garry, "e l en roque l a rgo era tan­
to más l ógico, como. más fuerte " .
1 3 . . . Cf6-h5 1 4. Af4-g 5 ? !
(Véase el D. N"36)
U n momento psicológico m u y i m porta nte. A Garry le fa l ta pa­
ciencia y se apura forzar l os acontec i m i entos. La s i m p l e cont i n uación
14. Ae3 Dc7 1 5 . Tfe 1 era m u y desagradable para las negras. Como lo
exp l icó Ga rry , él calcu l a ba l a continuación 14 . . . A : d4 1 5 . C:d5 cd
1 6 . Ab5 Chf6 1 7 . Tad 1 Db6 1 8 . A : d 7 , etc . , pero después de 1 6 .
Ab5 las negras tend r ía n u n a j u gada i ntermed i a 1 6 . . . a 6 ! que les re­
portar ía exce l e n tes.J"ecu rsos defensivos.
1 4 . . . Cd7-f8 ( e l asa lto d e l j oven ajedreci sta qu ebrantó l a ca l m a
d e l gran maestro . Después de l a j u gada vaci l a n te hecha en l a part i d a ,
e l proyecto de las b l a ncas s e j u stifica por com p leto ) 1 5. De6-g4 C h 5-
f6 1 6 . Dg4-e2 Dd 8-d6 1 7 . Ta 1 -e 1 e7-e6 ( l as negras q u i s ieran dej ar l a

36 37

64
cas i l l a e6 para el caba l l o , pero en el caso de 1 7 . . . R f7 l a s b l a ncas ten­
dr ían la siguiente posi b i l idad i n d icada por K aspárov : 1 8 . Ah4 Ce6 1 9 .
Ag3 Dd7 20. Ae5 con l a ventaja y, si 1 9 . . . C : d4 , 20. De3 Db4 2 1 . A3,
etc . ) 1 8. Cc3-a4 Re8-f7 1 9. b2-b4 ! b7-b6 (es i r resisti b l e el ataque de
l a s b l a ncas con 19 ... D : b4 20. Cc5 D : d4 2 1 . C : e6 ) 2 0 . De2-d 2 Ta8-
e8 2 1 . Ag5-f4 Dd6-e7 ( l a s negras están muy a pretadas en su campo;
en el caso de 2 1 . . . Dd7 hay u n a buena jugada 22. c4 ) :;!2. b4-b5 De7-
a3 (en e l caso de 22 . . . c5 entrar ía en vigor la ley antigua del aj edrez,
según l a cu a l l a abertura de l a s 1 íneas es provechosa para l a p a rte ata­
ca n te : 23. d e be 2 4 . c4! ) 23. Ca4-c3 c6-c5 24. Cc3-b 1 !
(Véase el D. N°3l)
Es u n a exce l e nte m a n iobra de pos i c i ó n . Las b l a ncas n ecesitan
activar e l a l f i l d3 y a b r i r las acciones combativas en f i l adas contra el
pun to e6 . La retirada prov i s i o n a l d e l caba l l o proporciona para e l peón
c2 l a posi b i l idad de ofensiva . Si a h ora 24 . . . D : a 2 , 25. Cc3, y l a s torres
b l a ncas atenazarán l a dama d e l adversa r i o .
2 4 . . . Da3-a4 (ó 24 . . . Db4 2 5 . D : b4 cb 26. A d 6 ) 2 5 . d4 : c5 b6 :
c5 26. c2-c4 Cf8-d7 (es provechoso para l a s b l ancas ta nto 26 . . . de 27.
Cc3 , como 26 . . . d4 27 . Ad6) 27. Cb1 -c3 Da4-a5 28. Dd2-c2 Da5-d8
(es m a l 28 . . . e5 29. Ad2 d4 30. Ce4 D b6 3 1 . Cg5+) 29. Af4-g5 Cd7-
b6 30. a2-a4 ! d 5 : c4 3 1 . Ad3-e4 Te8-e7 32. a4-a5 (también era muy
fuerte 32 . Ac6 te n i endo en cuenta 33. Td 1 ) 32 ... Cb6-d7 33. Ae4-c6
( a l sacr ificar el peó n , l a s b l a ncas con q u i staron todas l as a l tu ras d o m i ­
nantes en e l ta blero) 3 3 . . . Cd7-b8 3 4 . Te 1 -d 1 Dd8 : a 5 3 5 . Cc3-e4 Th8-
f8 36. Ag5-f4 Cb8:c6 37. b5 : c6 Cf6-e8 ( l a s negras ya tienen dos peo­
nes más, pero su posición es muy com pl icad a . Parece que la mej o r po­
s i b i l idad consist ía en 37 . . . C : e4 38. D : e4 Ad4) 38. Td 1 -d7 ! Te7:d7
39. c6 : d7 Ce8-f6 40. Ce4-d6+ Rf7-e7 4 1 . Cd6: c4 (para e l triu nfo era
suf iciente también 4 1 : Cb7) 4 1 . . . Da5-a6 42. Af4-d6+ Re7:d7 43.
Ad6 :f8 Ag7 : f8 44. Dc2-d3+ ( l a s fuerzas materia les de los adversa r i os
son aprox i madamente i gual es, pero la situaci ó n m a l a d e l rey negro
las deja perd idas a las negras) 44 ... Rd7-e7 (claro que no 44 . . . Cd 5 a
causa de 4 5 . Ce5+; asi m ismo m a l es 44 . . . R c7 por 4 5 . Te 1 ) 45. Tf 1 -d 1
Cf6-d5 46. Dd3-e4 Re7-f7 (cern ía 47 . T : d 5 y, si 46 . . . Cc3, 47 . Dh4+,
etc . ) 47 . Cc4-e5+ Rf7-g8 48. Ce5-d7 c5-c4 49. Td 1 -b 1 Da6-d6 50.
Tb1 -b7 (es una jugada s i m p l e y convi ncente, ya que el peón ''e " negro
no podrá escapar. A com p l icaciones i n teresa ntes l l evaba 50. C : f8 Cc3
5 1 . DaS C: b 1 52 . C : e6+ R f7 53. Cg5+, con el triu nfo i nd u d a b l e de l as
b l a ncas) 50 . . . c4-c3 51 . Cd7 :f8 Rg8:f8 52. Tb7 : h 7 Dd6-f4 53. De4 :
f4 Cd5 : f4 54. R g 1 -f 1 a7-a5 55. Th7-a7 Cf4-d5 56. Ta7 : a 5 Rf8-f7
57. g2-g3 . Las negras abandonaron.
Esta fué una parti d a de un gran n i ve l que Kaspá rov jugó con pre­
cisión y coherenc i a .
Hace muchos a ñ o s , caracterizando s u enfoque d e l ajedrez, Bot­
v ín n i k escr i b i ó :
" E n el ajedrez fu í un i n vestigador. S i n negar la i mportancia de l a
im provisac i ó n , d e l juego, y de l a so lución de l a tarea concreta d u rante
la partida, me dedi qué p r i n c i p a l mente a l a prepa rac i ó n , estud ié a los

5-02-lN 65
adversarios y a m í m i sm o , l o que me perm itió l l egar a cada n ueva
com petición e n ci erta medida renovado, d i s. t i nto . "
Kaspárov s e v a l i ó tam b i é n de este enfoque d e l ajedrez proclamado
por Botv ínn ik . En e l torneo de M i nsk, Garry ya se revel ó como u n
ajedreci sta de est i l o m á s arm o n i oso y de capac itación más a m p l i a .
F íjense e n c ó m o s e f u e a m p l iando e l repertor i o de aperturas de Kas­
párov, cada vez más a menudo apa rece en su s partidas l a j u gada 1. d 2 -
d4.
C o m o ya h e m o s d ic ho, e l torneo en memoria de Soko l s k i demos­
tró que a l os 15 a ñ os G arry ya sab ía vencer con segu r idad a maestros;
a h ora ten ía por d e l a nte u n salto i mp ortante, aprender a vencer a l os
grandes maestros. Tres a ñ os después, Garry reso l v i ó esta tarea e x i to­
samente .
A q u ien crea q u e en e l l i bro figuran demasiadas partidas d e l pe­
r íodo i n ic i a l de Kaspárov, l e diré que por una parte, estas partidas
son d e u n nivel basta n te a l to , y l a mayor ía de l o s aficionados af aje­
drez l as d esconoce n . Por otra parte - i y esto es l o p r i n c i pa l ! - e l l a s
n o s m uestra n c ó m o s e fue formando e l esti l o ajed rec íst ico y e l carác­
ter d e l 130 campeón del m u ndo.
Capítulo séptimo

EL DECIMOTERCER CAMPEON DEL MUNDO

Como este l i bro está ded icado a la creación de Ga rry Kaspárov ,


a sus pu ntos de v i sta en cuanto a l arte aj edrec ístico, a l esti l o de su
j u ego, me perm itiré reh u ir l a cronolog ía ofi c i a l de los v i ajes a l os
torneos y los match es. Q u i s i era l i m i tarme a u n a i nformación conci sa
sobre l os acontec i m ientos más importa ntes de la bi ograf ía deportiva
de K aspárov que tu v i eron l ugar después de l a conqu i sta d e l t ítu l o del
maestro . Uti l i cemos e l l enguaje e l ocuente de las cifras y de los hechos,
ya q u e e l l os, precisamente, evidencian l a firmeza con que fue avan­
zando Garry .
- 1 9 7 8 . 460 cam peonato naciona l , 1 ra d i visión . Tbi l i si . 9 0
l u gar;
- 1 97 9 . Torneo i n tern aciona l . Banja Lu k a . 1 er l u gar;
- 1 97 9 . 47 0 campeonato naciona l , 1 ra d i v i s i ó n .
M i n sk . 3 er y 40 l u gar;
- 1 980. Campeonato m u n d i a l entre l os j óvenes. D ortm u n d .
1 er l u gar;
- 1 98 1 . 490 campeonato naciona l , 1 ra d i v i s i ó n . Fru nze. 1 ero
y 2 0 l u gar ;
- 1 982 . Torneo i n tern aciona l . B u gojn o . 1 er l u ga r ;
- 1 982 . Torneo i n terzona l . M oscú . 1 er l u gar;
- 1 983 . M atch de los pretend ientes contra A l ej a ndro B e l iavsk i ,
cu artos d e f i n a l . M oscú ;
- 1 983 . Torneo i nternaciona l . N i ksié. 1 er l u gar;
- 1 983 . Match de los pretendi entes contra Víctor K orch n o i ,
sem i f i n a l . Londres;
- 1 984 . Match de los pretendientes contra Vasi l i Sm i s l ov , f i na l .
Vil nius;
- 1 984-1 985. Match por e l t ítu l o m u n d i a l contra Anatc.l i Kárpov .
Moscú;
- 1 985 . Match por el t ítu l o m u n d i a l contra Anato l i Kárpov.
Moscú ;
G arry Kaspárov es cu atro veces pre m i o "Osear aj edrec ístico" y
el mej or ajedrecista d e l a ñ o en 1 982, 1 983, 1 985 y 1 986 .
La enu meración deta l lada de todos los resu l tados deportivos de
Garry Kaspárov fi gura e n las páginas 204-205.
H uelgan los comentarios. N u estro rey ajedrec ístico que goza de
gra n autoridad en tod os los pa íses y e n todos l os continentes, ya
tiene u n a h oj a de serv icios co nsidera b l e . R ecordemos aquí l a s p a l a bras
del nota b l e escri tor ruso K u pr ín , qu ien escr i b i ó en u n art ícu l o
pu b l i cado e n 1 927 :
"Un ajedreci sta fa m oso que durante u n a competición m u n d i a l
haya vencido a l mej or j u gador, a l pri m er j u gador, puede s i n vac i l ación

67
a l g u n a y con p l e n o derec h o l l evar orgu l l osamente el t ítu l o de rey del
j u ego ajedrec ístico . Qué gra ndeza s i g n if ica ser u n rey coronado no
por l a sucesión a l trono n i por las casu a l idades d e l p l ebiscito , sino
gracias a su prop io i n te l ecto ...
"

Pasemos a h ora a las cuestiones v i ncu l adas a la l ucha por la corona


m u nd i a l .
E l campeonato m u n d i a l s e ce l e bra desde e l 1 886. Entonces
W i l h e l m Ste i n itz y Johan nes Zukertort j u garon el pri mer match por
el t ítu l o de campeón m u n d i a l . lPor qué precisamente estos dos
aj edrecistas se d i sputaron l a corona ajed rec ística?
Ste i n itz hab ía l ogrado gra ndes éxitos e n l os encuentros con
·los mejores maestros liJe Europa y d e América . Después de vencer
en el match contra Ado l f Anderssen ( 1 866 ). ganador del pri m er
y el segu ndo torneos i n ternac i o n a l es cel e brados en Londres
( 1 85 1 y 1 862 ) , Ste i n itz se convirtió e n pretendiente a la corona
m u n d ia l .
Zukertort obtuvo e l d erec h o d e d isputar e l Htu l o m u n d i a l tras
triu nfar en el mayor torneo i n ternacional ( Londres, 1 883 ) .
E l match , que se basaba e n u n sistema d e d iez partidas ganadas
s i n tomar en cuenta las tablas, tuvo l u gar e n los Estados U n idos y
ter m i n ó con el triu nfo de Ste i n itz (qu ien ganó 1 O partidas, perd i ó
5 y empató 5 ) .
D esde entonces l o s matches por e l t ítu lo m u n d i a l constituyen
e l acontec i m i e nto más d estacado e n l a vida ajedrec ística , pero durante
l argo tiempo carecieron de u n sistema estricto de organ i zación , n o
s e determ i n ó e l orde n en que deb ía n seleccionarse l os pretendientes
ni se esta b l ecieron los p l azos y e l reglamento para la rea l ización de
las com peticiones.
José R a ú l Capabla nca fue e l pri mero en tratar de determ i nar
algunas reglas para l a s competiciones por la corona ajedrec ística . S i n
em bargo, éstas también pasaron por a lto l a cuestión principa l : lqu ién
tiene derech o de d i sputar e l t ítu l o de campeó n ? H e aqu í a l gunas de las
reg l a s e l aboradas por Capab l a nca en 1 92 2 :
1 . E l m atch s e pro l onga hasta 6 partidas ganadas sin l i m i tar e l
número d e partidas.
2. Los participantes j uegan 6 d ías a l a sema n a , du rante 5 h oras
segu idas.
3 . E l ;contro l d e l tiempo: 2 h oras y 30 m i n u tos para 40 jugadas .
. 4. E l á rbitro es e l egido por ambos j ugadores.
5 . 1;1 campeón d e l m u ndo está o b l i gado a defender su t ítu l o en el
transcurso de u n a ñ o después de haber recibido e l reto . E l aj edrecista
que l l ega a campeón del m u ndo tiene que defender su t ítu l o en las
m ismas condiciones.
6 . E l campeón d e l mundo no está obl igado a defender su t ítu l o
si e l fondo d e pre m i o n o l lega a 1 0.000 d ó l ares.
Capa b l anca propuso a los cuatro participantes del torneo i n terna-

68
C i o n a l de Londres ( 1 922 ) . a quienes con sideraba pretendientes a l
máximo t ítu l o aj edrec ístico, que firmaran estas reglas. Además d e
Capablanca, firmaron " E l protoco l o d e Londres" A l exandr A l ek h i n ,
E f i m Bogo l i ú bov, M i l an V i d mar y A k i ba R u b i n ste i n .
E n rea l idad , estas reglas no fueron m á s que un acuerdo particu l ar
y no tuvieron carácter o b l i gator i o . En conformidad con e l las se jugó
só l o el match entre Ca pabla nca y A l e k h i n ( 1 927 ) .
So l o después que l a Federación Sov iética d e l Aj edrez i n gresara a
la F I D E ( 1 947 ) y e l gra n maestro soviético M ija íl Botv i n n i k conqu i s­
tara el t ítu l o de campeón d e l mundo ( 1 948 ) . se l ogró establ ecer un sis­
tem a estricto para la organ ización y la rea l ización de l os matches
cum bre.
Se estableció que los matches por l a coron a mund i a l se rea l i zar ía n
u n a vez cad a tres añ os. E l triunfador tendr ía que acumular 1 2 ,5 pun ­
tos. S e e l a boraron ta m b i é n l a s n¡gl a s para se l ecc i onar a l
pretendiente a l t ítu l o de campeón d e l mundo en l os torneos zonales
e i nterzo n a l es y , además, en los torneos y match es de pretendientes.
E n e l caso de un empate 1 2: 1 2 e l campeón conservar ía su t ítul o ;
a l perder e l match , tendr ía derecho de jugar un match de revanch a .
E n 1 962 l a F I D E anuló e l d erech o d e l campeón a l match d e
revancha co nsiderando que e l campeón estaba en u n a situación más
ven taj osa que e l pretendie nte, ya que a l em patar e l match , conservaba
su t ítu l o .
E n 1 97 3 l a F I D E v o l v i ó a l o de antes: determ i n ó q u e los matches
se jugar ía n hasta las 6 partidas ganadas sin l i m i tar e l nú mero tota l de
partidas. E n 1 984 l a F I D E dec i d i ó que los matches se jugar ían una vez
cad a dos a ñ os y que e l ca mpeón del mundo (en e l caso dado, Kárpov )
tendr ía derecho al match de reva ncha, ya que cua ndo se juega un
match i l i m i tado ( h a sta una cantidad d eter m i nada de partidas ganadas)
el empate es i m posi b l e .
Estas decisiones resu l taron erróneas y fueron censuradas por l o s
mejores ajedreci stas d e l mundo.
E l ciclo bienal d e l cam peonato del mundo h ace que todas las
competiciones se rea l icen con e l tiempo contado y tampoco cabe en
este ciclo e l match de revanch a .
L a experiencia del match i l i m itado Kárpov- Ka spárov ( 1 984- 1 985 )
dem ostró que semej ante contienda puede pro lon garse varios meses,
l o que pone e n una situaci ó n extremamente d i f íc i l n o só l o a los parti ­
cipantes, s i n o tam b i é n a l os organ izadores del match .
E l siguiente match Kárpov- Kaspárov ( 1 98 5 ) se jugó conforme a l
sistema de las 24 partidas. Kárpov aprobó esta "novedad antigua " y
dec l aró que era n ecesari o vol ver a l ciclo tri e n a l .
He aqu í los datos sobre todos l os match es jugados hasta a h ora por
la coron a ajedrec ística . Aunque el match-torneo de l os grandes
maestros más fuertes d e l mu ndo ( 1 948) , rea l i zado a causa de que en
1 946 fa l l ec i ó i n v icto e l ca mpeón del m u n d o Aleja ndro Alekh i n , for­
m a l mente no se cata l oga entre e l l os, es en rea l idad una competición
del m i smo rango.

69
1 . Wilhelm Ste i n itz-Johannes Zu kertort*. 1 1 de enero - 29 de
marzo de 1 886. ( N u eva York, Sa i n t Lou is, N ueva Orleans; E E . U U . ) .
Hasta las 1 O partidas ganadas. + 1 0-5=5. E l 7 5 por ciento d e l a s parti ­
d a s no term i n aron tablas.
2. W i l h e l m Ste i n itz-M ij a íl Ch i gor i n . 20 de enero - 24 de febrero
de 1 889. ( La Habana ; Cuba ) . Por la mayor ía de 20 partidas. + 1 0-6= 1 .
E l 94 , 1 por c iento de las partidas no term i n aron ta b l a s.
3. W i l h e l m Ste i n i tz-lsidor G u n sberg . 9 de d iciembre de 1 890-29
de enero de 1 89 1 . (Nu eva York; E E . U U . ) . Por l a mayor ía de 20 parti·
das. +6-4=9. E l 62 por ciento de las partidas n o term i naron tab l as.
4 . W i l h e l m Ste i n itz -M ija íl C h i g ori n . 2 de enero-28 de febrero de
1 892. ( La Habana, Cu ba ) . Hasta l a s 1 0 partidas ganadas. De ganar 9
partidas cada u n o , los adversarios j u gar ía n un match com p l ementar i o
de 3 partidas. + 1 0-8=5. E l 7 8 ,3 p o r ciento de l a s partidas no term i n a ­
r o n ta b l as.
5 . W i l helm Ste i n itz-Emanuel Lasker. 1 5 de ma rzo-26 de mayo
de 1 894. ( N ueva York , F i l ad e l f i a , Montreal ; E E . U U . , Canadá ) . Hasta
las 1 O partidas ganadas. +5- 1 0=4 . El 7 8 ,9 por ci ento de las partidas
no term i n aron tablas.
6 . Emanuel Lasker-W i l h e l m Ste i n itz. 9 de noviembre de 1 896- 1 4
d e enero d e 1 89 7 . ( M oscú ; R u si a ) . Hasta l a s 1 0 partidas ganadas.
+1 0-2=5. E l 7 0 ,6 por ciento de l a s partidas no term i naron tab l as.
7. E m a n u e l Lasker-Frank M arsh a l l . 26 de enero-6 de a br i l de
1 907 . ( N u eva York, F i l ad e l f i a , Menfis, Ch icago, B a l t i more; E E . U U . ) .
Hasta l a s 8 partidas ganadas. +8-0=7 . E l 53,3 por ciento d e las
partidas n o term i n aron tab l a s .
8 . E m a n u e l Lasker-Siegbert Tarrasch . 1 7 d e a gosto-30 de
septiem bre de 1 908. ( Du sseld o rf, M u n ic h ; A l e ma n ia ) . Hasta l a s 8
partidas ganadas. +8-3=5. E l 68,8 por ciento de l a s partidas n o
ter m i naron ta blas.
9 . E m a n u e l Lasker- David J a n ovsky . 19 de octu bre-9 de
noviembre de 1 909. ( Par ís ; Franc i a ) . Por l a mayor ía de 10 partidas.
+7- 1 =2 . El 80 por ciento de l as part idas no ter m i naron tablas.
1 0. E m a n u e l Lasker-Car l o s Sch lechter . 7 de enero- 1 0 de febrero
de 1 9 1 0. ( V i e n a , Berl ín; Austr i a , Alema n ia ) . Por la mayor ía de 1 0
partidas. + 1 - 1 =8. E l 20 por c i e n to de l a s partidas n o term i naron
tablas.
Pri mer match por l a coron a ajedrec ística que term i n ó con u n
em pate . Segú n e l acuerdo previo, e l campeón d e l m u n d o conservó su
t ítu l o .
1 1 . E m a n u e l Lasker- David J a n ovsky . 8 de noviembre-S de
d iciembre de 1 9 1 O. ( Berl i n ; Al e ma n ia ) . Hasta las 8 partidas ganadas.
+8-0=3. El 72,7 por ci ento de las partidas no ter m i naron tablas.
1 2 . Em a n u e l Lasker-José Raúl Capablanca . 1 5 de marzo-28 de
abri l de 1 92 1 . ( La H a ba n a ; C u ba ) . Por l a mayor ía de 24 partidas.

*Aparecen e n negrilla los matche s e n los cuales s e determinaron nuevos


campeones mundiales.

70
+0-4= 1 0. E m a n u e l Lasker se r i n d i ó sin conti nuar la l ucha. E l 28,6
por ciento de las partidas n o ter m i naron tablas.
1 3 . José Raúl Capablanca-Aiejandro Alekhin . 16 de septiembre-
1 9 de noviembre de 1 92 7 . ( Buenos Aires; Argenti n a ). Hasta l as 6
partidas ganadas. +3-6=25. E l 26,5 p or ciento de las partidas no ter­
m i naron tablas.
1 4 . A l eja ndro A l ek h i n- E f i m Bogo l i ú bov. 6 de septjembre- 1 2 de
noviembre de 1 929. ( D iferen tes c i udades de A l e ma n i a y H o l a n da ) . Por
la mayor ía de 30 parti das, además, el vencedo r d e b ía ganar no menos
de 6 partidas. E l resu l tado d e l match se determ i n ó después de la 25 a
partida, y l a s ú lti mas 5 partidas no se j u garo n . + 1 1 -5=9 . E l 64 por
ciento de l as partidas no term i n aron tablas.
1 5 . A l eja ndro A l e k h i n - E f i m Bogo l i ú bov. 1 0 de abri l- 1 4 de j u n i o
d e 1 934. ( D iferentes ciudades de Aleman ia ) . Por l a mayor ía de 30 par­
tidas. +8-3= 1 5 . Las ú ltimas 4 partidas no se j u garo n . El 42,3 por
ciento de l a s partidas no term i naron tablas.
1 6 . Aleja ndro Alekhin-Max Euwe. 3 de octu bre- 1 5 de d iciembre
de 1 93 5 . ( D i ferentes c i u d ades de H o l a nd a ) . Por la mayor ía de 30
partidas. +8-9= 1 3 . El 56,7 por cie nto de las partidas no te•m i naron
tablas.
1 7 . M a x E uwe-Aiejandro Alekhin . 5 de octu bre-6 de d i c i e m bre
de 1 937 . ( D iferentes ci udades de H o landa ) . Por la mayor ía de 30
partidas. +4- 1 0= 1 1 . El 56 por ciento de las partidas no term i naron
tablas. Las u lti mas 5 part idas se j u garon fuera de cuenta . Max E uwe
tri u nfó: +3-2 .
E ste fu e el segu ndo match de revancha en la h i stori a de la l ucha
por l a coron a mundial (el pri m ero fue j u gado por E man u e l Lasker y
W i l h e l m Ste i n i tz ) acordado por l a s condiciones de 1 93 5 .
E n 1 946 murió A l ek h i n s i n h aber ced ido a nadie s u t ítu l o , y ,
debido a e l l o , s e organ izó u n match"torneo especi a l para sel eccionar
de entre los 5 grandes maestros más potentes a l nuevo campeón
m u nd i a l .
1 8 . E l match-torneo d e suces ión . 2 d e abri l- 1 6 de mayo de 1 948.
( La Haya, H o l a nd a ; M oscú , la U R SS ) . Cada participante tuvo que
j u gar 20 partidas en ci nco rondas. Los resu ltados deportivos d e l
match -torneo fueron los sigu ientes: 1 . Mija íl Botvfnnik (URSS ) . 1 4
puntos (+1 0-2=8 ); 2 . Vasi l i S m i s l ov (U R SS ) . 1 1 p u ntos; 3-4. Pau l
Keres (U R SS ) y Sam u e l R eshevsky ( E E .UU. ) . 1 0,5 pu ntos; 5 . Max
Euwe ( Ho l a n da ) . 4 pu ntos. E l t ítu l o de campeón m u n d i a l l o conqu istó
M ija íl Botv ín n i k .
1 9 . M ija íl Botv ín n i k-David Bronste i n . 1 5 d e marzo- 1 1 d e
mayo de 1 95 1 . ( Moscú ; U R SS) . Por la mayor ía de 2 4 partidas. +5-5= 1 4 .
E l 4 1 ,7 p or ciento de l a s partidas no ter m i n aron ta blas.
20. M ijall Botv ín n i k-Vasi l i Smislov. 1 6 de marzo- 1 3 de mayo
de 1 954. ( M oscú ; U R SS) . Por l a mayor ía d e 24 partidas. +7-7= 1 0. El
58,3 por ciento de las partidas n o term i naron tablas.
2 1 . Mija íl Botv ín n ik-Vasili Smislov. 5 de ma rzo-27 de a br i l d e
1 95 7 . ( M oscú ; U R SS ) . Por l a mayor ía de 24 partidas. +3-6= 1 3 . Las

71
ú l timas 2 partidas no se j u garon . E l 40,9 por c i e nto de las partidas n o
ter m i naron ta blas.
2 2 . Vasili Smislov-M ija íl Botv ínn i k . 4 de ma rzo-9 de mayo de
1 958 . ( M oscú; U R SS) . Por l a mayor ía de 24 partidas. +5-7 = 1 1 . La
ú l t i m a partida no se jugó. El 52,2 por cie nto d e las partidas no ter m i ­
naron tab l a s .
2 3 . Mija íl Botvín n i k-M ija íl Ta l . 1 5 de ma rzo-7 de m a y o de
1 960. ( M oscú ; U R SS) . Por l a mayo r ía de 24 partidas. +2-6= 1 3 . Las
ú l ti m as 3 partidas no se j u garon . El 38, 1 por ciento de las partidas no
ter m i n aron ta b l a s .
24. M ija íl Ta i-M ija íl Botvínn i k. 1 5 de m a rzo- 1 2 de mayo de
1 96 1 . ( M oscú ; U R SS) . Por l a mayor ía de 24 partidas. +5- 1 0=6. Las
ú l timas 3 partidas n o se j u garon . E l 7 1 ,4 por ciento de l a s partidas n o
term i n aron tablas.
2 5 . Mijaíl Botv ínnik-Tigrán Petrosián. 23 d e m a rzo-30 de m ayo
de 1 96 3 . ( Moscú ; U R SS) . Por l a mayor ía de 24 partidas. +2-5= 1 5 .
Las ú l t i m as 2 partidas no se j ugaro n . E l 3 1 ,8 por cie nto de l a s
partidas n o term i n aron ta b l a s .
26. T i g r á n Petrosián-Bor ís Spassk i . 1 1 d e abri l-9 de j u n i o de
1 966. ( Moscú ; U R SS) . Por l a mayor ía de 24 partidas. +5-4= 1 5 .
E l 29,2 por c i e n to de las partidas no term inaron tab l a s .
2 7 . Tigrán Petrosián-Bor ís Spasski . 1 4 de a br i l- 1 7 d e j u n i o de
1 969. ( M oscú ; U R SS) . Por la mayor ía de 24 partidas. +4-6= 1 3 .
La ú l t i m a partida no se j u g ó . E l 43,5 por cie nto de las partidas no
te rm i n aron ta blas.
28. Bor ís Spasski-Robert Fischer. 1 o de jul i o- 1 o de septiembre
de 1 97 2 . ( R eykjav i k ; I s l a n d ia ) . Por l a mayor ía de 24 partidas. +3-7= 1 1 .
Las ú ltimas 3 partidas n o se j u ga ron . E l 47 ,6 por c i ento d e l a s partidas
no te rm i naron tab l a s .
E n 1 97 5 ten ía que j u ga rse e l match entre F i scher y Kárpov . Pero
F i sch e r se negó a lucha r , y Anatoli Kárpov, tr i u nfador en l a competi­
ción d e los pretend ientes, fue proclamado campeón mundial.
29. Anato l i Kárpov-V íctor K o rch n ó i . 1 8 de j u l i o- 1 9 de octu bre
de 1 97 8 . ( Bagu i o , F i l i p i na s ) . H a sta las 6 partidas ganadas. +6-5=2 1 .
E l 34,4 por ciento de l a s partidas n o ter m i n a ron tab l a s .
30. Anato l i Ká rpov-V íctor Korch nói . 1 0 de octu bre- 1 9 de
noviem bre de 1 98 1 . ( Merano; I ta l i a ) . H a sta las 6 partidas ganadas.
+6-2= 1 0 . El 44,4 por ciento de las partidas n o ter m i naron ta blas.
3 1 . Anato l i Ká rpov-Garry Kaspárov. 9 de septiem bre de 1 984- 1 3
d e febrero d e 1 98 5 . ( Moscú ; U R SS ) . Hasta l a s 6 partidas ganadas.
+5-3=40 . E l 1 7 por ciento de l a s partidas n o ter m i naron ta blas.
E ste match extraord i n a r i a mente prol ongado puso de m a n i f i esto
los defectos de las competiciones i l i m itadas y fue i nterru mpido s i n
proc l a m a r a l tr i u nfador, por decisión d e l Presidente de l a F I DE;.
3 2 . Anatoli Kárpov-Garry Kaspáro v . 3 de septiembre-9 de
noviembre de 1 98 5 . ( M oscú ; U R SS) . Por l a mayor ía de 24 partidas.
+3-5= 1 6 . E l 33,3 por ciento de las partidas n o term i na ron tablas.
3 3 . G arry Kaspárov-Anato l i Kárpov. 28 de j u l i o-S de octu bre

72
de 1 986 . ( Londres, I ng l aterra ; Len i n grado, U R SS) . Por la mayor ía de
24 partidas. +5-4= 1 5 . E l 37 ,5 por ciento de las partidas no term i­
naron ta blas.
34. G arry Kaspárov-Anato l i K árpov . E l 1 2 de octu bre-e l 19 de
d iciembre de 1 987 ( Sevi l l a , Españ a ) . Para l a mayor ía de los 24 parti ­
das. +4-4= 1 6 . 33,3 por c i e nto de l a s part idas ter m i nadas c o n l a v i cto­
ria d e u n o d e los adversarios.
Creo que a l l ector l e i nteresará saber cómo caracteriza e l 1 3 o
cam peón m u n d i a l a sus 1 2 antecesores. E ntonces, Garry Kaspárov
tiene l a p a l a bra :
" E l pri mer hombre q u e creó u n a teor ía más o menos l ógica d e l
j u ego -W i l h e l m Ste i n itz fue este hombre- s e convirtió en campeón
m u nd i a l . Podemos decir que su teor ía dió a los.ajedreci stas u n a tab l a
de m u l tipl icar , pero todav ía estaba lejos de l a s m atemáticas super i ores.
" E l campeón s i g u i e nte - E m a n u e l Lasker- nos m ostró un aj edrez
d i st i n to, descu bri ó las nu evas leyes del j uego. Su aj edrez s i g n i fica
l u c h a , co l isi ó n de i n d i v i d u a l idades.
" Lasker fue ree m p l azado por José R a ú l Ca pablanca quien casi no
comet ía errores, y gastando e l m ín i mo de esfu erzos consegu ía l os
resu l tados m á x i mos.
" Lu ego vino e l gra n ajedrecista ruso A l ej a ndro Alekh i n y e l evó
aún más e l n ivel del j u ego. Con é l se comprobó que l a técn ica y u n
a l to grado d e cá lcu l o eran i n suficientes cuando a d ichos factores l es
hac ía n fren te l a fanta s ía , la i n tu ición y la va l e n t ía .
" Por otra parte , Max Euwe demostró q u e era posi b l e vencer
incl u so a u n a personal idad ta n ta lentosa, como A l e k h i n .
( E ste j u icio de Garry Kaspárov req u i ere a l gunas expl icaciones. E s
posi b l e vencer, pero no debido a determ i n adas circu n sta ncias e n i gmá­
ticas. Max Euwe l ogró tr i u nfar en e l match a cau sa de que se h a b ía
preparado m agn íficamente para la competic i ó n , m i e n tras que A l ej a n­
dro A l e k h i n , men ospreciando evidentemente a su adversari o , no se
hab ía preparado.
Señ a l emos, de paso , que E uwe fue e l pri m er gran ajedrec i sta que
se h izo ayudar durante e l match por entrenadores y secu ndantes. ­
M. Yu . )
" M ija íl Botv ín n i k i n trodujo un enfoque verdaderamente cien­
t ífico d e l aj edrez, q u e perm itió pronosticar pos i b i l i d ades para aqu e l
entonces extraord i nari a s d e l med i o j uego, a s í como rea l i zar i ncur­
siones a las entrañas de la teor ía de las apertura s .
"Vasi l i Sm i s l ov fue u n bri l l ante con ocedor d e l os f i n a l es y
demostró u n j u ego sorprendente de posición .
" M ija íl Ta l probó que el ajedrez era u n arte subl ime en e l que
rigen sus propias l eyes estéticas.
"Graci as a Tigrá n Petrosián aparec ieron l os gérmenes de l o que yo
l l a m ar ía pragmatismo sa n o q u e h i zo más evidente l a meta deportiva e
ind icó a los ajedreci stas cómo avanzar hacia e l l a con mayor prec i s i ó n .
" B or ís Spassk i , j u gador verd aderamente u n i versa l , fue e l represen­
ta n te tipo d e esta corriente .

73
" Por paradój ico que p u eda parecer , considero a R obert F i scher
un con t i n uador de las trad i c i o n es ajedrec ísticas soviéticas, ya que se
perfeccionó en base a los conoc i m i e n tos que proporc ionó al mundo
nu estra escu e l a de ajedrez.
"Anato l i Kárpov constituye toda u n a época e n e l ajedrez. E l evó
l a i m portancia deportiva de los escaq ues a u n n uevo n ivel e h izo much í ­
simo para l a popu l arización de n uestro deporte . S u j u ego e s d i gno d e
adm irac i ó n , Kárpov tiene recursos creadores i n mensos . "
- ¿ Q u é cual idades mora les debe ten er e l campeón m u nd i a l ? - l e
pregu ntaron los period i stas a Kaspárov . He aqu í l o que respond i ó:
" H ay q u e mencionar, en pri m er l u gar, la responsa b i l idad ante el
ajedrez , ya que 'cam peón ' sign if ica n o sólo u n t ítu l o honor ífico, sino
tam bién c i ertas o b l i gaciones. E n l o fundamenta l , d e l campeón
depende l a d irección que s i ga e l desarrol l o del ajedrez , factor que
influye en l a gente del m u ndo entero . . .
" Espero ser u n buen campeón, porq ue entiendo l a complej idad
de las tareas que deben ser resu e l tas en l a nada s i m p l e etapa actu a l del
desarro l l o d e l ajedre z . "
- Kárpov fue campeón m u n d i a l a los 24, y U sted , a los 2 2
a ñ os - s e d ir i g i ó a Kaspárov u n o d e l os corresponsa l es- . ¿ Es posi b l e
su poner que e l sigu iente, e l 1 40 campeón s e a a ú n más joven ?
" N o qu i si era afirmar l o -respond i ó K aspárov- . A m i ju icio, nos
hemos acercad o a un 1 ím ite, en todo caso j u sto para u n futuro pró­
x i m o . El campeón m u n d i a l de ajedrez debe te ner, además de v irtudes
puramente ajedrec ísticas, suficiente �xperiencia . Y n o creo que esto
sea posi b l e a los 2 0 a ñ o s . "
Ca prtulo octavo

iLOS PRINCIPIOS CLASICOS DEL AJEDREZ


SON ETERNOS!

"Yo tratb de segu ir u n a manera de j u ego q u e se . a poya en u n a


base arm o n i osa de posición. Probablemente sea u n a consecuencia d e
las lecci ones de M ij a íl Botv ín n i k -d ice e l campeón del mu ndo- .
S í, en rea l idad , estos s o n pri nc i p ios clásicos del aj edrez . Pero n o están
estancados, s i n o en p leno desarro l l o y representan el estu d i o d e l
ajedrez en profu ndidad ".
D esarro l l a nd o este concepto suyo, Garry Kaspárov d ij o en u n a d e
las entrev i stas: " E l a boré m i propio esti l o basado en las l eyes m á s
generales d e l ajed rez . E l ajedrez es u n ju ego abso l u tamente l óg i co que
tiene su s l eyes genera les, y hace fa lta trata r de entenderlas. E x i sten
a l g u n os resortes f n v i s i b les que a veces n o se pueden ver ni s i q u i era
después del a n á l isis. Puede l l egarse a comprenderl os i n tu itivamente o
tra baj ando much í s i m o con e l ajedrez".
Sobre cuá l e s son estas " l eyes genera les del ajedrez" tratará este
cap í tu l o .
N atura l mente, l a teor ía m oderna del ajedrez n o s e formó de u n a
vez y su desarro l l o h a reflejado l os progresos del pensamiento ajedre­
c ístico .
D u ra n te mucho tiempo los maestros estaban buscando d i feren­
tes va r i a n tes para i n cl u ir e l a n á l i si s de ellas en sus i nvestigaciones.
Las primeras genera l i zaciones estratég icas datan d e l siglo XV 111 y
com ienzos de X I X . Ya h ace más de cien años fueron e l a borados
métodos para l a .clasificación de las aperturas que, en lo fundamenta l ,
se siguen u t i l izando h asta h o y d fa .
S i n em bargo , e l i mpetuoso desarro l l o d e l a rte ajedrec ístico
p l anteó u n a ser i e de problemas considera bles, n o só l o al a m p l i ar
y profu nd izar la teor ía , s i n o también al descu brir en e l l a gran canti­
dad de ideas n u evas.
R efirámonos, en pri m er l u gar, a l a evo l u ción de l os puntos de
vi sta en cuanto a l a i mp ortancia d e l centro.
Los ajedreci stas de l a escue l a i ta l iana (siglos X V I y XV I I ) ya
ten ían cierta i d ea con respecto a l centro . E n aquel ento.nces tam b i é n
s e j u gaba h a b itu a l mente 1 . e2-e4, 2 . d 2-d4 (a veces, después de l a
j u gada c2-c3 ) , m a s esto era exc l u s i vamente para que l a d a m a y e l a l f i l
obtu v i eran 1 íneas abiertas y s e p u d i era arremeter contra e l rey enem igo.
Du rante estos ataques i m petuosos, nadie atribu ía gra n i m portancia a
la pérd ida de l os peones, n i s i q u i era de los d e l centro . Quien atacaba,
consegu ía su meta o perd ía a cau sa de l as pérd idas mater i a l es.
El nota b l e ajedrecista fra ncés Fram;:o i s André Ph i l idor ( 1 7 26- 1 7 9 5 )
pu so u n 1 ím ite a ta n evidente prod igal idad de los med ios de ataq u e .
Los peones, que hab ían estado desatendidos p or l os románticos de l a
escue l a i ta l i a n a , s e convirtieron en las manos de Ph i l idor en u n arm a

75
imponente . Ph i l idor creó la teor ía d e l centro y de l a s cadenas de
peones q u e avanzaban s i stemática e i n f l e x i b l e mente, apoyados por l os
personajes secu ndarios, es dec i r , por las demás p i ezas. En su famoso
l i bro Análisis del juego de ajedrez reed itado más de cien veces después
de l a m u e rte del a u tor, Ph i l id o r escr i b i ó:
" M i intención principal es de ofrecer a l p úb l ico u n a novedad .
Me ref iero a l j u ego de los peones. Só l o e l l os crean ta nto el ataq u e ,
com o l a defensa, y su u b icación decide e l destino d e l a partida. "
La sigu iente época h istórica se mostró más cu idadosa con los
peones y les devo l v i ó su i mporta ncia p redom i nante. En l a s partidas de
aq uel e n tonces volv ieron a l a vida l os ataques de l a s p i ezas contra el
rey , pero en cua nto a l d esarro l l o de las ideas acerca del centro, se
h izo relativamente poco .
Pau l Morphy ( 1 837 - 1 884 ) encontró la so lución correcta de l a
cuestión desde e l pu nto de v i sta contemporáneo. Basó toda l a estra­
tegía de las aperturas en la concentración de los peones y las p i ezas en
el centro, rea l izando esta concentración s i n perder u n solo tem po .
La i dea del desarro l l o rápido de las piezas, aunque conocida ya
antes, con Morphy se con v i rtió en e l pri nci p i o p r i mord i a l del j u ego
siendo a p l icada consecutivamente . E n l a fase i n ic i a l del j uego las fuer­
zas que se i n troducen en e l combate , no tienen por obj etivo ataca r
al rey e n e m i g o , s i n o imponer su contro l sobre e l centro.
Consigu iendo, como resu ltad o del j uego orientado constantemente
hacia un objetivo , l a ventaja e n e l desarro l l o , Morphy abr ía las l íneas,
am p l i a ba l a s acciones de sus p i ezas y tr i u n faba . Las partidas de Morphy
reve laron claramente l a i m portancia de las acciones armon i osas d e l as
p i ezas y demostraron la fuerza asom brosa q u e puede reportar la coor­
d i n ac i ó n bi en organ izad a .
E l desarro l l o u l terior de l a s ideas ajed rec ísticas está relacionado
con los nom bres del 1 er ca mpeón m u n d i a l W i l h e l m Ste i n i tz (1 836- 1 900)
y del gran ajedrecista ruso Mija íl Ch igorin ( 1 850- 1 908 ) .
Ste i n itz esta b l eció u n a ser i e d e p r i n c i p i os genera l e s q u e consti·
tuyen la base d e l a i n terpretación moderna del juego. E l a boró l a teor ía
de l os puntos fuertes y débi l es, de la ven taj a de posición y de l a s
deb i l i d ades de posición; L o s defectos de u b icac ión de los peones,
los peones adelantados en e l e n roq u e , que pueden ser obj eto de ata ­
que, y las cas i l l a s ante l o s peones a i s l ados, son ej e m p l os de tales
debi l i dades de posición.
A Ste i n itz l e perten ece e l h onor de h aber e l a borado muchos otros
problemas teó r icos l i gados con e l d om i n i o en l a s 1 íneas abiertas, con
l a mov i l idad e l evada de las p i ezas y con l a ventaj a de l a parej a de a l f i les.
Tras e l eva r a u n a l to n ivel e l papel de l a defensa, Ste i n i tz form u l ó
l o s p r i n c i p ios d e l ataque fundado q u e s e puede y s e debe comenzar
só l o ten i endo a l g u n a ventaj a d e posición, por ej e m p l o , cuando el
adversar i o está atrasado e n e l desarro l l o o tiene deb i l idades e n su
camp o.
Ste i n itz estructu raba e l j uego conforme a sus conceptos.
Preparaba esmerad amente e l ataq ue, deb i l itando poco a poco l a po-

76
s 1 C 1 on d e l a dversario. "La acumulac i ó n de pequeñas ventajas - i n d icó
Ste i n itz- , l l eva a una supremac ía considera b l e . "
E ste juego requería m a n i o bras y reagrupaciones, por l o que
Ste i n itz prefer ía las posici o n: e s cerradas con su ritmo pausado que
perm i t ía las nuevas formaciones.
Se constató también que e n l a lucha de m a n i obras los pr i n c i p i os
genera les de Morp h y , aunque en esencia segu ía n siendo correctos, n o
e r a n t a n importa ntes como en l a s aperturas a b iertas. L a pérd i d a d e l
tiempo, p o r ejemp l o , n o es aqu í tan sensi b l e .
Ch igorin sistematizó las mú ltiples posiciones de l a s aperturas en
las cua les la pérd ida d e l tiempo se compen sa con a l gunas otras ventaj as.
Su a lcance teórico más importa nte fue haber e l a borado los métodos
para renunciar a l centro de peones y haber creado, en vez de esto, la
presión de las p i ezas sobre las cas i l las del centro. E ste p l a n d e juego
constituye l a base de n u merosas estructuras modernas de aperturas.
Los nuevos éxitos en el desarro l l o de la teo r í a está n v incu la·
dos a los nombres de los campeones mund iales Alejandro A l ek h i n
y Mija íl Botv ín n i k . Sus obras p rofu nd izaron y perfecc ionaron todo l o
hecho por s u s antecesores, reve laron la l igazón orgán ica e i n d i soluble
de la apertura con e l med i o juego e i ncluso con e l f i n a l . A l e k h i n
demostró e n l a práctica q u e es posi ble y n ecesa r i o com b i nar e l s i stema
de acu m u lación de pequeñas ventajas propuesto por Ste i n itz, con l a s
tendencias agresivas e n e l medio juego.
A l e k h i n i n trodujo en l a teor ía de las aperturas dos ideas nu evas,
la de "la a l teración arbitra r i a del equ i l i brio" y l a de "la ape rtura de
táctica concreta " .
(Véase e l D . N°38)
Esta posici ó n surgió e n l a partida A l e k h i n -Marsh a l l (Torneo
i ntern aciona l , Nueva York , 1 927 ) después de 1 . d 4 Cf6 2 . c4 e6
3 . Cf3 Ce4 .

38

77
Comentando esta j ugad a , Ale k h i n escr i b i ó :
"Es u n a j u gada que está en contrad icción c o n todos los princi­
pios, tanto con la fórm u l a anterior ( n o mover e n l a apertu ra u n a
m isma p ieza v a r i a s veces) , c o m o c o n e l punto d e v i sta moderno
(la presión sobre l a s casi l l as centra les es, como reg l a , más eficaz que
su ocu pación ) . Además, su d efecto consiste en q u e está l i gada con la
toma i n n ecesa r i a de ciertas o b l i gaciones, l o q u e perm i te a las b l a ncas
e l aborar e n segu ida todo e l p l a n d e l a lucha u l te r i o r .
" R e su m iendo, esta j u gada representa e s e e r r o r t íp i co de l a aper­
tu ra q u e yo l l amo la a l teración arbitra r i a del equ i l i b r i o ".
En la posición del d iagrama A l e k h i n h izo u n a j u gada muy fuerte
4. Cfd2 ! y cons i g u i ó rápidamente la ventaj a .
P a r a comprender qué era en ma nos de A l e k h i n l a ape rtu ra d e
táctica concreta , anal icemos l a posición surgida en u n a partida suya
con E uwe ( Match de revancha por el t ítu l o m u n d i a l , 1 937 ) .
( Véase el D. N°39)
A p r i mera v i sta , la posición de las b l a ncas es exce l e nte . Después
de la reti rada del a l f i l c5, las b l a ncas desarro l larán los a l f i l es ubicá n ­
d o l o s en b2 y e 2 y crea rán u n a presión fuerte d i r i g id a a l peón d 5 .
Pero A l ekh i n enta b l ó e n segu ida compl icaciones tácticas con­
cretas ( 1 0 . . d4 1 ) tomando e n consideración q u e l a s b l ancas se h a b ía n
.

atrasado e n e l desarro l l o .
E l enorme mérito d e Botv ín n i k consi ste en h a ber estudiado y
sistem atizado u n a gran cantidad de posiciones q u e , aunque su rgen e n
apertu ras d iferentes, perm ite n u n a s o l u c i ó n adecuada. Esto abrió u n
nuevo e i m portante cap(tu l o d e l a teor ía .
Las in vestigaciones teóricas d e A l e k h i n y Botv ínn i k i n fl uyeron
enormemente en Kaspárov. E l joven de Bakú estu d i ó con atención
las partidas y l o s comentarios de A l e k h i n , su ma nera de enfocar la
solución d e los p roblemas d e l a s ape rtu ras. E l contacto creador con
Botv ín n i k l e demostró a Kaspárov, cómo y q u é deb ía pe rfeccionar.
Com prend i ó que se pod ía ava nzar só l o a s i m i l a n d o todos los aportes d e
l o s grandes maestros d e l pasado . i Los p r i n c i p ios c l ásicos del ajedrez
son eternos!
Ahora exam i n are m os a l g u nas partidas d e Kaspárov que son ca­
racte r í sticas para su i nterp retaci ó n de los p rob l e m as estratég icos y
tácticos.

N o 22. Apertura Bird


ROMA N I SH I N KASPA ROV
Tbilisi, 1 976

1 . f2-f4 d7-d 5 2 . Cg1 -f3 Cg8-f6 3. e2-e3 Ac8-g4 4. b2-b3 Cb8-d7


5. Ac1 -b2 c7-c6 (propo n i én d ose un j uego activo e n el centro; también
se a p l ica aqu í e l flanqueo, a l g o más moderado, de l alfil f8 con un
en roque corto u lter i o r ) 6. Af 1 -e2 Dd8-c7 7. 0-0 Ag4 :f3 (es una
j u gada coherente y l ógica ; l a s negras comi enzan l uchando por e l punto
e5) 8. Ae2: f3 e7-e5 9. d2-d3 Af8-d6 (en el caso de 9 . . . ef 1 0. ef D : f4?

78
las b l a ncas tendr ía n excelentes posi b i l idades j u gando 1 1 . De2+ y, si
1 1 . . . Ae7 , 1 2 . A: d 5 ) 1 0. g2-g3 0-0-0 {ju ga n d o s i n i mprovisar dema­
siado, K aspárov no só l o i g u a l ó las posi b i l i dades, s i n o que, además,
obtu vo perspectivas rea les para una ofensiva en e l ala rey) 1 1 . c2-c4?
( l a s b l ancas u sa n de astucias y, esperando quebrantar el centro de l as
negras, crean debi l idades en su propia posic ión . Hac ía falta j u ga r 1 1 .
Cd2 ) 1 1 . . . d5:c4 1 2. b3:c4. .
E n el caso de 1 2 . de, se r ía fue rte 1 2 . . . D b61 , y las b l a ncas tendr ían
muchas preocu paciones, por ej e m p l o: 1 3. fe D:e3+ 1 4 . R h 1 C: e5, etc.
1 2 . . . h7-h5 ( l as b l ancas cometieron u n a "a lteración arbitra r i a d e l
equ i l i b r i o " , y las negras conqu i staron l a i n iciativa amenazante)
13. Dd1 -c2 h5-h4 1 4. Cb1 -c3 h4:g3 1 5. h 2 : g3 e5:f4 1 6. e3: f4.
En el caso 1 6 . gf Tde8, en el campo de las b l a ncas habr ía muchas
debi l idades; l a conti n u ación q u e tuvo l ugar e n l a partida d a a las
negras l a posi b i l idad de desarro l l ar u n j u ego táctico, l leno d e com b i ­
naciones. iKaspárov n o d esperd icia semeja ntes oportu n idades !
( Véase el D. ND40)
1 6 .. . g7-g5 ! 1 7 . Cc3-e4 ( R om a n i sh i n depositaba sus esperanzas
en esta j u gada, pero sus cá l cu los no se j u stificaro n ) 17 ... Cf6:e4!
1 8 . d3: d4 (si 1 8 . A : h 8 , 18 . . . C : g3 q u e ser ía muy provechoso para
las negras) 1 8 . . . Th8-g8 1 9. e4-e5 Ad6-c5+ 20. R g 1 -g2 g5:f4.
Las b l a ncas perd ieron l a bata l l a , y es q u e todo comenzó por
l a apertura despreocupad a .
2 1 . g3-g4 Cd7 : e5 2 2 . Dc2-f5+ Dc7-d 7 ! (esto es m u c h o m á s
fuerte q u e 2 2. . . C d 7 2 3 . Tad 1 ) 23. Df5:d7+ ( n o h ay otra a l ternativa,
ya que 23 . D:e5 T: g4+1 l l eva a l m ate ) 23 . . . Ce5 : d7 24. Rg2-h3
Cd7-b6 25. Ab2-f6 Td8-d3 26. Ta 1 -c1 Cb6-d7 27. Af6-a 1 f7-f5
28. R h3-h4 Ac5-e7+ 29. Rh4-h5 Tg8-g5+. Las blancas abandonaron.
i Oué derrota más demo l edora ! R esu lta d i f íc i l creer que u n
muchacho de 1 3 años l u ch ara con ta l comprensión y prec i s i ón .

39 40

79
NO 23. Ga mbito de la dama
M AGU E R R AMOV KASPAROV

Match de entrenamiento, Ba kú , 1 977


1 . Cg 1 -f3 Cg8-f6 2 . d 2-d4 e7-e6 3. c2-c4 d7-d5 4. Cb1 -c3 Af8-e7
5. Ac1 -g5 h7-h6 6; Ag5-h4 0-0 7. e2-e3 b7-b6.
Si ntiendo i n tu itivamente el d i n a m i smo d e las posiciones que
surgen e n e l sistema e l a borado por e l gran maestro l gor Bondarevs k i
y p o r e l maestro i n ternac i o n a l V l ad ím i r Ma kogónov, p a i sano s u y o de
Bakú , K asparov l o u ti l izó muchas veces en torneos y match es. " M e
agrada e l q u e G arry haya comprend ido y v a l o rado este s i stema " -d ice
el vetera n o del ajed rez soviético M a kogónov.
8. Dd 1 -b3 Ac8-b7 9. Ah4:f6 Ae7 : f6 1 0. c4 : d 5 e6 :d 5 1 1 . Ta 1 -d 1
c7-c5?!
Es u n sacr ificio arri esgado d e l peón, pero va l e la pena poner l o a
prueba e n u n a partida de entren a m i ento. Habitua l m e nte se j uega 1 1 . . . c6.
1 2. d 4 : c5 Cb8-d7 1 3. C5-c6?
E ra pos i b l e tam b i é n 1 3. cb, que l l evar ía a u n a l ucha m u y aguda
en l a cua l l a s b l a ncas ten d r ía n u n peón más. Si las b l a ncas que r ía n
v i v i r tra n q u i l as, h ac ía fa l ta cu l m i na r e l desarro l l o : 1 3. Ae2 C : c 5 1 4 .
Da3 a5 1 5 . 0-0.
13 ... Ab7 : c6 1 4. Cf3-d4 (las b l a ncas juegan seg ú n l os pr i n c i pi o s
ge nerales s i n tener en cuenta l a situación concreta que se aprec i ó en
e l ta blero. H a b ía que en roca r . ) 1 4 . . . Af6 :d4! (decisión nada tr i v i a l ;
claro está que el caba l l o d 4 m o l esta a l a s negras, pero no es fác i l
conformarse con e l canje d e u n a l f i l t a n activo) 1 5. Td 1 : d4 ( l as
blancas optan por u n a continuación com p l etamente natura l . Era
correcto 1 5 . ed ! TeS+ 1 6 . Ae2, y toda l a l uc h a todav ía está por
del ante ) 15 . . . Cd7-c5 1 6 . D b3-d 1 Cc5-e6 1 7. Td4-d 2 d5-d4 !
( Véase el D. N°4 1 )
E s u n a verdadera apertura "de táctica concreta " , a modo d e
A l e k h i n . E ste sacr ificio i n esperado d e l peón central cambia brusca­
mente el carácter de l a l u ch a .
1 8. e3 : d4 ( e n e l caso de 1 8. Ce2 D g 5 ! 1 9 . C : d4 C : d4 2 0 . T : d4
Tad8 se pone de man ifiesto el atraso de l as b l a ncas ) 1 8 . . . Tf8-e8
1 9 . f2-f3 .
Las b l a ncas tienen grandes d i sgu stos. Si 1 9. d 5 , 1 9 . . . Cf4+ 20.
Ae2 C : g2+ 2 1 . Rf1 Ad 7 ! y , después de 22 . R : g2 decide 22 ... Dg5+
23. Rf1 Ah3+ 24. R e 1 Dg2 .
1 9. . . Ac6 :f3! ( l as esperanzas de l as b l a ncas d e q u e su rey pueda
esconderse en f2 se d isiparon después de esta exce lente j u gada. Si
ah ora 20. D : f3 , 20 ... Cg5+) 2 0 . g 2 : f3 Dd8-h4+ 2 1 . Td2-f2 Ce6 : d4+
22. Af1 -e2 (a un térm i n o cóm ico l l eva r ía 22 . Ce2 C : f3 mate ) 22 . . .
Cd4 :f3+ 2 3 . Re 1 -f1 Dh4-h3+ 24. Tf2-g2 Cf3-h4 2 5 . Th 1 -g 1 Ta8-d8
26. Dd 1 -e 1 (todas las p i ezas b l a ncas se aprietan contra su rey , pero l a
defe n sa ten d r ía m á s perspectivas después de l a a rremetida 26. Da4)
26 . . . Td8-d3 ! 27. De1 -f2 Ch4-f 3 ! (es u n a j u gada be l l a y muy fue rte )
28. Tg 1 -h 1 .

80
Las b l a ncas tienen muchas opciones, pero poco reconforta ntes.
Si 28. A : d3 , 28 . . . C : h2 mate ó 28. Cd5 Td 1 + 29. A: d 1 C: h2 m ate;
en el caso de 28. Dg3 decide 28 . . . Cd2+ 29. R e 1 T: g3 30. T: g3 Cf3+
y 3 1 . . . C: g 1 .
28 . . . Td3-e3 29. Th 1 11 1 ( l a s b l a ncas no tienen j u gadas ú t i l es)
29 . . . Rg8-h8 30. Tg 1 -h 1 b6-b5! Las blancas a bandonaron: está
amenazando 3 1 . . . b4 y, si 3 1 . a 3 , 3 1 . . . a 5 .

NO 24. Defensa india d e dama


KASPA ROV A N D E R SSON
Torneo internaciona l ,
'Tilburg, 1 98 1

1 . d2-d4 Cg8-f6 2. c2-c4 e7-e6 3 . Cg 1 -f3 b7-b6 4 . a2-a3 Ac8-b7


5. C b 1 -c3 Cf6-e4 ( Kaspá rov considera que para las negras tendr ía
más perspectivas l a j u gada 5 . . . d 5 ) 6. Cc3 : e4 Ab7 : e4 7. Cf3-d2 !
E s e l eco de l a i d e a de A l e k h i n . L a s b l a ncas están organ izando l a
presión sobre l a s casi l l a s ce ntra les.
7 . . . Ae4iJ6? ! (a 7 ... Ab7 l a s b l a ncas responder ía n 8. e4, pero
ah ora las n egras tienen problemas en l a d i agon a l h 1 -a8) 8. g2-g3 !
Cb8-c6 (era mejor 8 . . . c6 9 . Ag2 d 5 ) 9. e2-e3 a7-a6?
Es un menosprecio p resu ntuoso de las leyes clásicas del ajed rez.
Era n ecesar io d esa rro l l a r l a s p i ezas del f l anco rey .
1 0 . b2-b4 ! b6-b5 (el j uego ori entado a l a s agud izaciones no está
j u stificado aqu í. H u b iera sido más razonado cont i n u a r 1 0 . . Ae7 ) .

1 1 . c4 : b5 a6 : b5 1 2. Ac1 -b2 ( n o 1 2 . A : b5 por cuanto 1 2 . . . C : b4 ! )


1 2 . . . Cc6-a7 1 3. h2-h 4 ! (debiíitando e l f l a nco del rey negro) 1 3 ...
h7-h6 ( u n poco mej o r es 1 3 ... h5) 1 4. d4-d5.
( Véase el D. N°42)

41 42

(>-01-1.� 81
Aqul está el castigo por la "alteración a r b itra r i a del equ i l i br i o " .
Las b l a ncas rec i ben un ataque a menazante .
1 4 . . . e6 : d 5 1 5. Af 1 -g2 c7-c6 1 6. 0-0.
"El desa rro l l o de las p i ezas n egras está deten ido, y e l pe l igro
de la ruptura en e3-e4 es, de hecho, i n evita b l e " , fue e l comentar i o
que h iz o G a rry Kaspá rov a posteriori.
1 6 . . . f7-f6 1 7 . Tf 1 -e 1 ! Af8-e7 1 8. De1 -g4 Re8-f7 1 9. h4-h5
Ag6-h7 20. e3-e4 d5:e4 2 1 . Ag2 : e4 Ah7 : e4 22. Cd2:e4 Ca7-c8 .
Las negras v i o l a ron la ley estratég ica de l a coord inación de l a s
p iezas, y esto l l eva a su de rrota . E l ca ba l l o a7 l l ega tarde a l campo
de combate .
23. Ta 1 -d 1 Ta8-a7 24. Ce4:f6 ! (demoledor golpe com bi nator i o )
24 . . . g7 : f6 ( n o promete nada 24 . . . A : f6 2 5 . D g6+ R f8 26. A : f6 gf
27 . Te6 ! , etc . ) 25. Dg4-g6+ Rf7-f8 26. Ab2-c 1 ! d7-d5 27. Td 1 -d4 !
(es más fuerte que 27 . A : h6+ T: h 6 28. D : h6+ Rg8 29. Td4 Af8 )
27 . . . Cc8 -Q.6 28. Td4-g4 Cd6-f7 29. Ac 1 : h6+ ! Rf8-e8 (ó 29 . . . C : h 6
30. Dg7+ etc . ) 30. Ah6-g7 . Las negras abandona ron : el peón "h "
es i nconte n i b l e .
Vea m os otro ej e m p l o a l ecc ionador.

No 25. Apertura de los


peones de dama
VAN D E R W I EL KASPA R OV
Torneo i nterzona l ,
Moscú, 1 982

1 . d2-d4 Cg8-f6 2. Ac 1 -p5 Cf6-e4 3. Ag5-f4 c7-c5 4. d4-d5


Dd8-b6 5. Af4-c 1 .
En esta apertura basta nte rara juegan 5. Dc 1 . E stá v i sto que ser ía
m a l 5. b3 a causa de 5 . . . Df6 ! , pero la jugada b l a nca es la m a n i festa­
ción d e un pecu l iar n i h i l ismo ajed reclstico: d i zque para m í, que soy

43

82
un maestro , las leyes d e l desarro l l o en la apertura no son obl i gatorias.
5 . . . e7-e6 6. f2-f3 Db6-a5+ ( " E s provechoso para las negras que
el peón se mueva de la ca s i l l a c2 a la c3: aqu í él p ri va del lugar a l
caba l l o " , comenta Kaspárov) 7 . c2-c3 Ce4-f6 8. e2-e4 d7-d6 9. C b 1 -a3.
Aquí es i n teresante 9. Ad2 ! ? Db6 1 O. c4 D: b2 1 1 . Cc3 ( W i z h ­
manavi n- E i vest, 1 984 ). Como lo ind icó Kaspárov, l a s negras tuv ieran
que juga r 9 . . . ed 1 O . c4 Dc7 1 1 . cd g6.
9 . . . e6:d5 1 O. e4 : d 5 Af8-e7 1 1 . Ca3-c4 Da5-d8.
Aunque las negras h ic i eron tres jugadas con la dama en l a a pertura,
ade l a n ta ron a las b l a ncas en e l desa r ro l l o . Ad emás, l os peones c3 y
f3 no e m be l l ecen la posición de las b l a ncas.
1 2. Cc4-e3 0-0 1 3 . Cg1 -e2 Tf8-e 8 1 4. g2-g4?
El m i sm o est i l o despreocupado; las espera n zas de las bla ncas son
i nfundadas: el ataque no puede surg i r de la nada.
1 4 . . . Cf6-d 7 !
R eso luc ión concretamente táctica de los problemas de l a a pertura .
Muy pronto l a s b l a ncas comenzarán a sent i r l a s d e b i l idades en su campo.
1 5. Ce2-g3 Ae7-g5 1 6 . R e 1 -f2 Cd7-e5 !
(Véase el D. N"43)
A 1 7 . h4 las negras pueden respo nder 1 7 . . . A:e3+ 1 8 . A : e3 Df6
con una amenaza se r i a d e 1 9 . . . C : g4+.
1 7 . Af 1 -b5 Ac8-d7 1 8. Ab5 : d7 Cb8:d7 1 9. Ce3-f5 c5-c4 ! ( l a
invasión decisiva d e l caba l l o a la casi l l a d3 a h ora e s i nevita b l e ) 20.
Cg3-h5 (más tenaz ser ía 20. A : g 5 ) 20 . . . Ce5-d3+ 2 1 . Rf2-g3 Ag5 : c 1
2 2 . Ta 1 : c 1 g7-g6! Las blancas abandon a n . Pues si 23. D d2 , 23. . . g h
24 . D h 6 Df6.
Para formu l a r las conclusiones de esta partida se pueden uti l i zar
l a s p a l a bras de uno de l o s c l ásicos del ajedrez, José R aúl Ca p a b l a nca
qu ien se expresara en cie rta ocasión con respecto a la gente que trata
de ataca r con las p iezas d i spersas por todo el ta blero, sin coord i n a r de
n i n gu n a manera sus acciones y , después, se p regunta , asombrada, en
qué consisti ó su error.
Capítulo noveno

A N IV E L CUMB R E

Com pet i r con e l campeón mund i a l es un gran acontec i m i ento


para todo ajedrec i sta y tanto más para los j óvenes.
Tal encuentro constituye no só l o un d i f íc i l examen, s i n o también
una com probación genera l de l a s fuerzas y l o s recursos propios.
"El campeón d e l mundo es l a mej o r perso n i f icación de su época
y en base a él podemos juzgar sobre e l desa r ro l l o del ajedrez " , d i ce
G a rry ref i r iéndose a sus antecesores. Las partidas d e l j oven de B a k ú
n o s demuestran que él desde hace mucho ven ía luchando de i gua l a
igua l con estos reyes del ajedrez.
E n este cap ítu lo está n i nclu ídas l as partidas jugad as por Ga rry
Kaspárov e n competiciones i m portantes con ca mpeones mund i a l e s de
d i ferentes épocas, hasta que h izo su entrada en l a recta f i n a l que l l eva
hacia e l O l i mpo ajedrec íst ico, es dec i r , h a sta su m atch con V a s i li
Sm i s l ov ( V i l n ius, 1 984 ) y sus matches por la corona mun d i a l con
Anato l i K árpov. En la pág i n as 1 1 0- 1 1 2 y 1 44- 1 4 5 encontrarán dos
partidas del m atch Kaspárov-Sm islov .

N o 2 6 . Pa rtida rusa
K ASPA ROV K A R POV
Match-torneo de las cuatro selecciones de la U R SS, Moscú , 1 98 1

1 . e2-e4 e7-e5 2 . Cg1 -f3 Cg8-f6 3. Cf3 : e5 d7-d6 4. Ce5-f3 Cf6 : e4


5. d2-d4 Af8-e7 6. Af 1 -d3 d6-d5 7. 0-0 Cb8-c6 8. Tf 1 -e 1 Ac8-f5
9. Cb1 -d2 .
Dura nte l a rgo tiempo este sistema de apertura se estuvo cubriendo
de polvo en e l ú l timo plano de l a práctica de los torneos. Desde hace
a l g ú n tiempo volvió a l a vida y ahora son much os los ajed reci stas
de a l ta ca l i f icación que juegan l a partida rusa con las negras. A e l l o
contr i buyeron ante todo l a s i n vestigaciones d e varios grandes maestros
sov iéticos encabezad os por Anato l i Ká rpov .
E n vez de la jugada hecha en la partida en cuest i ó n , se juega, pero
s i n n i n gú n éxito expreso, 9 . Cc3 y 9 . a3. Muy fuerte es 9 . c4, por
ej e m p l o : 9 ... Cb4, y ah ora n o 1 0 . cd ? en v i sta de 1 0 . . C : f2 ! , s i n o
.

1 0 . Af 1 ! , c o n u n a posic ión activa.


9 . . . Ce4 : d2 1 0. Dd 1 : d 2 Af5 :d3 1 1 . Dd2:d3 0-0 1 2. c2-c3 Dd8-d 7 .
As í s e desarro l l ó la parti d a Ad orián- H ü bner ( Bad- Lauterberg,
1 980 ) . Los teóricos apreciaron l a posición surgida como aprox imada­
mente igua l . Pero Kaspárov tiene su propia opinión y demuestra que
la presión de l a s b l a ncas en el centro es rea l y percepti b l e .
1 3 . Ac1 -f4 a7-a6 1 4. Te1 -e3 Ta8-e8 1 5. Ta 1 -e 1 Ae7-d8 1 6. h2-
h3 Te8 : e3 1 7 . Te 1 : e3 (a 1 7 . D : e3 las negras responder ía n 17 . . Df5)
.

17 . . . f7-f6 (estaba a la v i sta l a jugada 17 . . Te8 que pod r ía l l evar a


.

84
algu nas dificu l tades después de 1 8 . Df5 ! Te6 1 9 . h4 g6 20. Dh3
DeS 2 1 . T : e6 D : e6 22. D : e6 fe 23. Cg5 . Las negras tienen que prote­
ger con toda seguridad los puntos e5 y g5) 1 8. Te3-e2 Tf8-f7 ( l as
negras d eben te ner cuidado: s i 1 8 . . . Ce7 , 1 9 . b3 y ser ía prematuro
1 9 ... Df5? a causa de 20. D : f5 C : f5 2 1 . g4. Ser ía mejor 1 9 . . . c6 20.
c4 Df5, pero tam b ién aqu í 2 1 . De3 dej a l a i n iciativa con las b l ancas)
1 9. Cf3-d2 Ad8-e7 (las b l a ncas tienen l a ventaja en e l caso de 1 9 . . .
Te7 2 0 . Cb3 T : e2 2 1 . D : e2 y , d e seg u i r 2 1 . . . Ae7 , esta r ía b i e n 22.
Dg4 ! ) 20 . Cd2-f 1 Ae7-f8 21 . Dd3-f3 Tf7-e7? (tampoco aqu í l a pro·
pu esta de canjear las torres l i bra a las negras de las d i ficu ltades. Se r ía
mej o r 2 1 . . . Cd 8 ) 22. Cf 1 -e3 Cc6-d8.
(Véase el D. N°44)
23. Af4 : c7 ! (apreciación certera de l a posición . Las p i ezas negras
está n situadas pasivamente m i entras los peones b l a ncos van cobrando
fu e rza amenazadora) 23 ... Dd7 : c7 24. Ce3 : d 5 Dc7-d6.
La astucia de las b l a ncas se hu biera reve l ad o en l a va riante 24 .. .
T : e2 2 5 . C : c7 Te 1 + 26. Rh2 Ad6+ 2 7 . g3 A : c7 28. Df5 Te7 (28 . . .
Te6 29. c4 ) 29 . R g 2 con la ofensiva u l terior de los peones "e" y
"d " .
25. Cd5:e7+ Af8:e7 26. Df3-e4 Ae7-f8 2 7 . De4-e8?
Es u n a decisión i m p u lsiva, se le ha brá pasado la mano a Garr y .
Hac ía fa l ta i r acrece n tando metód icame nte l a presión : 2 7 . c4 !
p l a ntear ía a l a s negras problemas com p l icados. Muchos comentadores
de esta inte resante parti da favorecen l a v a r i a nte: 27 . . . b6 28. g3
Cf7 29. R g2 g6 30. Tc2 f5 3 1 . Df4 ! Dc6+ 32. Df3, y para las negras
resu lta d i f íc i l mantener l a posic i ó n .
27 . . . g7-g6 2 8 . a2-a4 Rg8-g7 2 9 . b2-b4 ( l a s b l a ncas menosprecian
las a m e n azas del adversa r i o . Pugnando por l a v i cto r i a , en forma dema­
siado bru sca , Kaspá rov p i e rde poco a poco sus proba b i l idades de ven-

44

85
cer ) 29 . . . Dd6-c7 30. Te2-e3 Cd 8-f7 3 1 . De8-e6 Dc7-d8 32. a4-a5
h7-h5 33. De6-e4 Dd 8-d7 34. De4-e6.
Kaspárov perd ió e l h i l o de Ariadna y, e n las cond iciones de l a
fa lta d e l tiempo, s e mu estra a l go atu rd ido.
34.. . Dd7-d8 35. Rg1 -f 1 ?
L a u b icación d e l rey e s desacertada . Hac ía fa lta j u gar 3 5 . Te 1 ,
lo cu a l todav ía pod r ía l l evar a va riantes de agudización ambivalente,
por ej e m p l o : 35 ... Ad6 36. c4 ! A: b4 37 . Tb 1 D : a5 38. c5 Db5 39.
Tb3 a5 40. Tf3 Dc6 4 1 . T : f6 D : e6 42 . T: e6.
En e l caso de 35 ... Ch6, es fuerte 36. Db6 y , si 36 . . . Dd5, 37 .
c4 D : c4 3 8 . D : b7+ Cf7 39 . b5, etc.
35 . . . Cf7-h6 36. g2-g4 ( l leva a la activac ión de las p i ezas negras,
pero en el caso de 36. De4, es suficie nte 36 . . . DeS) 36 ... h 5 : g4 37.
h3 : g4 C h6-f7 38. Rf 1 -e2 Cf7-g5 39. De6-b6 Dd8-d7 40. Re2-d3 Af8-d6
41 . Rd3-c2. Tablas a propuesta de las blancas.
Esta partid a puede enseñar muchas cosas y, ante todo, el a rte
de d o m i narse , de no aca l o rarse , de ava nza r consecu tivamente hacia
l a meta .
En u n o de los versos de Afaalad ín Jakan í ( 1 1 2 1 - 1 1 99 ) . poeta
azerba idz h a n o , hay tales p a l a bras:

N o seas dama para no moverte a l sesgo,


Sé u n peón y i a rrójate derech o !

Qu isiera record arles q u e , segú n l a s reg l a s d e l ajedrez antiguo,


que se l l am a ba sh atra ni. e l peón pod ía avanza r en todos l os casos só l o
u n a casi l l a , m i e n tras q u e l a d a m a era en l a antigüedad u na p i eza m u y
déb i l , ya q u e s e mov ía so l o u n a casi l l a en d i agon a l .
Pues, adelante y " i a rrójate d e rech o ! " .

N o 2 7 . Apertura i nglesa
KA RPOV KASPAROV
Match -torneo de las cuatro selecciones de la U R SS, Moscú, 1 981

1 . c2-c4 Cg8-f6 2. C b 1 -c3 c7-c5 3. Cg1 -f3 e7-e6 4. g2-g3 b7-b6


(otro p l a n , ta m b ién com p l e tamente acepta b l e , supone 4 . . . d 5 ) 5.
Af 1 -g2 Ac8-b7 6. 0-0 Af8-e7 7 . d2-d4 c5 : d4 8. Dd 1 : d4 d7-d6 9.
Ac 1 -g5 a7-a6 (con l a formación elegida por l a s negras esta j u gada es
obl i gato r i a , ya que el peón d6 puede ser atacad o tanto por la l ínea
"d", co mo med ia nte ·la arremetida Cb5) 1 O. Ag5 :f6 Ae7 : f6 1 1 . Dd4-f4
(ta m b ién es posi b l e 1 1 . D d 3 ) 1 1 . . . 0-0 (en el caso de 1 1 . . . A : c3 e l
peón d6 resu ltar ía m u y vu l nerable) 1 2. Tf 1 -d 1 Af6-e7 1 3. Cc3-e4
Ab7 : e4 ( m uchas debi l i dades su rg i r ía n en el campo de l a s negras en e l
caso de 1 3 . . . e5 1 4. D e 3 y , si 1 4 . . . f5?, 1 5 . Ceg5 ) 1 4. Df4 : e4 Ta8-a7
1 5. Cf3-d4 Dd8-c8 1 6. b2-b3 (a 1 6 . Tac 1 l a s negras responder ían
1 6 . . . Tc7 ) 1 6 . .. Tf8-e8 1 7. a2-a4 ( l os comentadores criticaron esta
j u gad a , pero nad ie i n d icó las posi b i l idades rea les de las b l ancas de
obte ner la ventaj a ) 1 7 ... Dc8-c5 1 8. Ta1 -a2 Ae7-f6 ( Kaspárov no

86
qu iere perm itir la acti vac ión de las torres b l a ncas después de 1 8 . . .
Af8 1 9 . a5 b a 2 0 . Td a l ) 1 9. Ta2-d2 Ta7-c7 20. De4-b1 ! ( l as suti les
m a n i o bras del campeón m u n d i a l p l antearon a Kaspá rov d i f íc i l es
problemas. Está amenazando 2 1 . b4) 20 . . . Af6-e7 ( n o 20 . . . Db4 en
vi sta de 2 1 . Cc2 ) 2 1 . b3-b4 Dc5-h5 22. Td2-c2.
Mucho más fuerte era 22 . b5! que asegu raba la ven taj a de l a s
b l a ncas, por ej empl o : 2 2 . . . T : c4? 23. b a C : a6 ( 2 3 . . . T : a4 24. Cc6 !
Af8 2 5 . a 7 ) 24. D : b6, etc . , ó 22 . . . a5 23. Cc6 con presión en todo e l
fre nte.
22 . .. TeS-eS 23. b4-b5? (aquí esta j u gada ya es débi l ; hac ía falta
j u gar 2 3 . Db3) 23 . . . a6 : b5 24. a4 : b5 ( n o es acepta ble 24. cb T : c2
25. C : c2 D : e2 ; después de 24. C : b5 Td7 l a s b l a ncas tendr ían muchas
deb i l idades) 24... Tc7 : c4 (esta toma deb ía estar exactamente ca lcu l a ­
da, porq u e l a s b l a ncas pod ía n j u gar 2 5 . Cc6 ) .
(Véase el D. No 45)
l Qué preparó Kaspárov en respuesta a la i n vasión d e l caba l l o ?
2 5 . Cc6 T : c2 26 . C : e7+ R h 8 ! ( n o 2 6 . . . R f8, por cuanto 2 7 . C : c8
d : e2 28. Tf l T : c8 29. D : h 7 ) 27 . Af3 ! D e 5 ! 28. C : c8 T: c8, con u n
peón m á s . E n vez de 27 . . . D e 5 ! ser ía d é b i l 27 . . . Dc5 a causa de 28.
C : c8 D : c8 29. Ac6 Tc5 30. T : d6 C : c6 3 1 . Dd3!
25. Tc2: c4 TcS : c4 26. D b 1 -a2 Dh5-c5 27. Da2-aS ( l os comen­
tadores i n d icaban q u e no era suficiente 27 . Da7 Dc7 28. D : c7 T : c7
29. Ta l Cd7 30. Ta8+ Af8 3 1 . Ac6 Ce5 32 . Tb8 Cc4 , y l a s negras
tienen posi b i l idades rea l e s de vencer ) 27 . . . Tc4 : d 4 2S. TaS: bS+
Ae7-fS 29. Td 1 -a1 d6-d 5?
Después de h aber o bte n i d o l a ventaja mate r i a l Kaspárov no j uega
de l a mej o r manera pos i b l e . Se comprende su deseo de cerrar l o más
pro nto posi b l e la d i ago n a l h 1 -a8 en l a cual campeaba e l a l f i l g2, pero
este a l f i l tiene otro ca mpamento cóm odo. Kaspárov ind icó una con -

45 46

87
t i n u ac i ó n q u e ser ía m á s efectiva : 29 . . . h6 ! , por ejem p l o : 30. Af 1 Tb4
3 1 . TaB d5 32 . Ta7 Tb 1 con l a amenaza de 33 . . . Dc 1 , ó 30. DeS
Tc4 3 1 . TaB? Tc 1 + 32 . Af 1 D d 5 ! 33. D : fB+ Rh7 , y ser ía n m a l o s los
asu n tos de l a s b l a ncas, ya que esta r ía amenazando 34 . . . T: f 1 +, en vez
de 3 1 . TaB ser ía más fu erte 3 1 . Ac6.
30. Ag2-f 1 ! Td4-c4 3 1 . Ta 1 -a8 Tc4-c 1 32. Db8-e8 d 5-d4 33.
Ta8-a7 Dc5-f5 34. Ta7-a8 Df5-c5.
(Véase el D. No 46)
La repetic ión de las j u gadas ser ía el desarro l l o l ógico de l os acon­
tec i m ientos en esta partida excepc i o n a l mente com p l i cada, pero en e l
u m bra l de la fa l ta de tiempo el campeón m u n d i a l sobreestimó sus
pos i b i l idades y se negó i n f u n dadamente a repet i r l a s j u gadas.
35. g3-g4? Dc5-d6?
Será para responder a 36. Ta7 con 36 . . . Tc7 . Pero l a s n egras ex­
pon í a n a l a pos i b i l idad de u n fuerte contrag o l p e 3 5 . . . Db4! y , si 36.
Ta7 , 36 . . . d3! 37 . D : f7 + R h B 38. Df3 d2 39 . TaB R g8, y las b l a ncas
tend r í a n que abandonar. O 36 . h3 h6 ! 37. R g2 Tc7 ! , con l a ventaj a
de las negras.
36. Ta8-d8 Dd6-b4 37. Td8-d7 h7-h6 (a u n equ i l ibrio l l evar ía
37 . . . d3 38. D : f7+ RhB 39. T : d 3 D : g4 40. Tg3 Df5, pero a m bos j uga­
dores ya perd ieron l os estribos) 38. De8 : f7+ (era u n a hue l l a fa l sa la
de 38 . T : f7 d 3 ! 39. D: e6 d2 ! ) 38 . . . Rg8-h7 39. g4-g5! Db4-b1 !
(no 39 . . . hg? a causa de 40. D : e6 De 1 4 1 . Dh3+ R g8 42 . T : d4, con l a
ven taj a de las b l a ncas) 4 0 . g5-g6+ (ó 4 0 . R g2 De4+ 4 1 . f 3 D f 5 42 .
D : f5+ ef 43. gh R : h6 44. T : d4 Ac5 45. Td 5 f4 con u n a paridad de
posiciones) 40 ... Db1 : g6+ 4 1 . Df7 : g6+ R h 7 : g6 . Tablas.
Es u na contienda sugestiva y tensa de dos grandes m aestros
de l a c l ase superior.

N o 28. Gambito de la dama


KASPA ROV KA RPOV
Torneo i nternacional
de l os grandes maestros
Moscú , 1 981

1 . d2-d4 Cg8-f6 2. c2-c4 e7-e6 3. Cg 1 -f3 d7-d5 4. Cb1 -c3 Af8-e7


5. Ac1 -g5 h7-h6.
Es una j u gada psicológ ica del campeón m u nd i a l . Kaspárov m i smo
j u ega esta varia nte, y ahora tiene que l u char con tra su prop i a arma.
6. Ag5 :f6 (es u n a con t i n uación q u e se está haciendo cada vez m á s
popu l a r , y a que en e l caso de 6. Ah4, p a r a las b l a ncas resu l ta m u y
d i f íc i l consegu i r a l g o ) 6 . . . Ae7 : f6 7. e2-e3 0-0 8. Dd 1 -d2 Cb8-c6 9.
c4 : d5 (a u n j u ego m u y agudo pod r ía l l evar 9 . 0-0-0 ) 9 . . . e6 : d 5 1 0 .
Af 1 -e2 Ac8-f5 1 1 . 0-0 Cc6-e7 1 2 . b2-b4 c7-c6 1 3. Tf 1 -c1 a7-a6 1 4.
a2-a4 D d8-d6 1 5. Dd2-b2 Tf8-e8 1 6. Db2-b3 Ce7-g6 1 7. Ta1 -a2
Af6-e7 1 8. b4-b5. Tablas . La l u cha solo comenzaba, pero ese d ía
am bos adversa r i os se mostraron poco aguerridos.

88
NO 29. Apertura i n glesa
SM I S LOV KASPAROV
Match-torneo de las cuatro selecciones de la U RSS, Moscú , 1 981

1 . Cg1 -f3 c7-c5 2. c2·c4 Cg8·f6 3 . g2·g3 b7·b6 4. Af 1 ·g2 Ac8-b7


5. 0-0 e7-e6 6. Cb1 -c3 Af8-e7 7 . b2-b3 0-0 8. Ac1 ·b2 d7-d6 9. e2-e3
Cb8-d7 1 0. d 2-d4 a7-a6 1 1 . Dd1 -e2 Cf6-e4 (es i m p resc i nd i b l e preven i r
el m o v i m i ento e3-e4 , las pos i b i l idades de las partes son aprox i m ada­
mente igua l es ) 1 2. Tf 1 ·d 1 Dd8-b8 (más exacto era 1 2 . . . Dc7 ; l a j uga­
da h echa en la partida d a a l a s b l ancas i n teresantes pos i b i l idades tác­
ticas) 1 3 . Cc3 : e4 Ab7 : e4 1 4. Cf3-e5 ! Ae4 : g 2 1 5. Ce5: d7 Db8-b7 1 6.
Cd7 :f8 Ag2-f3 ( n o 1 6 . . . Ah 1 , a causa de 1 7 . d 5 ) 1 7. De2-d3 Ta8 :f8
1 8. Td 1 -d2 (a la igua l ación l l evar ía 1 8 . d 5 ed 19 . cd A : d 1 20. T : d 1
Te8) 1 8 . . . f7-f5.
(Véase el D. NO 47)
Las blancas tienen u n a ca l i dad más, pero l a posición del a l f i l f3 es
ta n fuerte que ah ora tam bién las posi b i l i d ades de l a s pa rtes se pueden
apreciar como ap rox i m adamente iguales. A 1 9 . d5 las negras respon­
der ía n 1 9 ... e5. Como l o ind icó más tarde Kaspárov, l a mejor j u gada
para las bla ncas era aqu í 1 9 . a 3 !
1 9. Ta1 -e 1 ( e s u n a j u gada deslucida. H a c ía fa lta j ugar 1 9 . Ac3,
ten iendo en cu enta l a j u gada b3-b4 y e l desarro l l o de las actividades
en e l f l a nco dama) 19 ... Db7-c8 ( 19 ... Dc6? les da r ía a l a s b l a ncas
e l tiempo para real izar l a ruptu ra en e l ce ntro : 20. d 5 ! ) 20. Dd3-c3?
(tanto l a j u gada antecedente , como ésta demu estran que las b l a ncas
no han encontrado un p l a n correcto . Hac ía fa l ta no escati m ar en ca l i ­
dad y , conti nuando 20. de be 2 1 . e4! fe 2 2 . T : e4, tratando deshacerse
del a l f i l importu no f3) 20 . . . Tf8-f6 21 . a2-a3 ? (tres errores seg u i dos
son un acon tec i m i ento ra r ísi mo en l a práctica de Sm islov. Era i m pres­
c i n d i b l e 2 1 . Dd3) 2 1 ... Dc8-e8 22. d 4 : c5 De8-h 5 !
(Véase el D . N O 48)

47 48

89
E l ataq ue de l a s negras se ha vuelto amenazante : l a s b l a ncas
tienen que rechazar no só l o la i n vasión a l a casi l l a h3, sino tamb i é n
la franca 2 3 . . . D : h2+.
23. h 2-h4 Dh 5·g4 24. R g 1 -h2 b6 : c5 25. Te 1 -h 1 (vano i ntento de
pagar su i n dependencia , en el caso de 25. Dd3, decid i r ía 25 . . . Th6)
25 . . . Tf6-g6 2 6 . Rh2-g1 Ae7 : h4 2 7 . Dc3-a5 (ó 27 . T : d6 A : g3 28.
Td8+ Rf7, etc . ) 27 . . . h7-h6 (cu l m i nando l a lucha d e modo certero
y a sangre fr ía . El rey negro podrá refug i a rse en la casi l l a h 7 , m ientras
que l a toma del peón g3 es i n evitab l e ) . Las blancas abandonan.

N o 30. Partida española


KASPA ROV SM I S LOV
Match-torneo de las cuatro selecciones de la U R SS, Moscú, 1 981

1 . e2-e4 e7-e5 2. Cg1 -f3 Cb8-c6 3. Af 1 -b5 a7-a6 4. Ab5-a4


g7-g6.
V a r i a nte antigua y rara, por p r i mera vez a n a l izada deta l l ada­
mente por Ste i n itz . E s proba b l e , q u e Sm islov haya q u e r ido com pro­
bar l a erudición de su j oven adversario e n l o q u e se refiere a las aper­
tu ras.
5. d2-d4 (se j u gaba tam bién 5 . c3 que h a c ía posi b l e l a s i g u i e nte
con t i n u ación : 5 . . . Ag7 6. d4 b5 7 . Ab3 d6 8. a4 Tb8 9. Ag5, con
una ventaja i n s i g n ificante de l a s b l a ncas) 5 . . . e 5 : d4 (en el caso de
5 . . . C : d4 6. C : d4 ed 7 . D : d 4 Df6 8. e5 De7 9. Cc3, y las b l a ncas
tienen l a ventaj a ) 6. c2-c3 ! ?
( Véase el D. NO 49)
Es u n a idea audaz de gamb ito que tiene, s i n duda a l g u n a , su
base de posición en l a varia nte 6 . . . de 7. C : c3 Ag7 8 . Ag5 Cce7 9. 0-0.
La s b l a ncas tienen u n a posición activa. E n su tiempo Ch igor i n escr i b i ó :

49

90
"A causa de m i deb i l idad por l os ataqu es, com ienzo a j u gar por l a
parte que p romete a l gú n ataq u e " . Kaspárov pod r ía fi r m a r estas
pa l a bras sin pensa r l o dos veces.
N otem os que en vez del sacr ificio del peón propuesto por é l , los
teór icos adj ud icaron e l signo de calidad a l a con t i n u ación 6. Ag5 y,
si 6 . . . f6 , 7. Af4 .
6 . . . Af8-g7? ( i nd u d a b l emente, hac ía fa lta aceptar el desaf ío y
tom ar el peón c3 ) 7. c3 : d4 b7-b5 8. Aa4-c2 d7-d6 (es dud oso 8 . . .
Cge7 a cau sa d e 9 . d5 Ca 5 1 0 . Ad2 ! y , s i 1 0 . . . A : b2 1 1 . A : a 5 A : a 1
1 2 . Cc3 Ab2 1 3 . d6 ! Cc6 1 4 . Cd 5 con u n ataque amenazador . E n vez
de 1 0 . . . Cb2 , ser ía mejor 1 0 . . . Cc4) 9 . d4-d5 Cc6-e5 (en e l caso de 9 . . .
Cb4 1 0 . Ab3 , e l caba l l o no s e se ntir ía b i e n e n la casi l l a b4, ta m b i é n
era provechoso p a r a l a s b l a ncas 9 . . . C a 5 1 0. 0-0) 1 0 . Cf3 : e5 d6:e5
1 1 . a2-a4 Ac8-d7 1 2. Ac1 -e3 Cg8-f6 1 3 . 0-0 (a 1 3 . Ac5 l a s negras
responder ía n 13 . . . Af8 y , si 1 4 . b4, 14 . . . a 5 ! ) 13 ... 0-0 1 4. Dd 1 -d2
Cf6-e8 1 5. Ae3-c5 Ce8-d6 1 6. a4 : b5 Ad7 : b5 1 7 . Tf 1 -e 1 Dd8-d 7 1 8.
Cb1 -c3 Tf8-b8 1 9. b2-b4 Ag7-f8 20. Dd2-g5 Dd7-e7 2 1 . Dg5-e3
De7-f6 (más só l i do ser ía 2 1 . . . Dd7 ) 22. Ac2-d 3 Ab5 : d3 23. De3 : d 3
Dd6-b5? ( c l a ro está , l a posición de l a s negras no es b u e n a , s i n emba rgo ,
no val ía la pena entregar el peó n . Ser ía mejor 23 . . . Cb7 ) 24. Cc3 : b5
a6 : b5 (ó 24 . . . A : c5 2 5 . be T : b5 26. D : b5 ab 27 . T : a8+ R g7 28. d6,
etc . ) 25. Ta1 : a8 Tb8:a8 26. Dd3 : b5 Df6-a6 27. Db5:a6 Ta8:a6 28.
g2-g4 (surgió un f i n a l en e l cua l , para las b l a ncas, vencer era cuestión
de pura técn ica ) 28 ... Af8-d6 29. b4-b5 ! (es una j u gada fina que l l eva
a l a creaci ón de u n fu erte peón pasado ) 29 . . . Ta6-a8 (ó 29 . . . Ta4
30. b6 ! A : c 5 3 1 . be Ta8 32 . Tc 1 ) 30. Ac5 : d6 c7: d6 3 1 . b5-b6 Ta8-b8
32. Te 1 -b 1 Rg8-f8 33. Rg 1 -f 1 Rf8-e7 34. Rf1 -e2 g6-g5 (después
de 34 . . . Rd 7 3 5 . g5 Rc8 decide el dese n l ace 36. Tc 1 + y 37 . Tc6 ó
35 . . . Ta8 36. b7 Tb8 3 7 . R d 3 Rc7 38. Rc4, etc . ) 35. Re2-d3 Re7-d7
36. Rd3-c4 Tb8-c8+ 37. Rc4-b5 Tc8-c2 38. Tb1 -a 1 Tc2-b2+ 39.
R b5-a6 . Las negras abandonaron.

NO 3 1 . Defensa i ndia de rey


SM I S LOV KASP R AROV
Torneo i nternacional
de los grandes maestros,
Moscú , 1 981

1 . d2-d4 Cg8-f6 2 . Cg1 -f3 g7-g6 3 . g2-g3 Af8-g7 4. Af 1 -g2 0-0


5. 0-0 d7-d 5 6. c2-c4 d 5 : c4 7. C b 1 -a3 c4-c3 (es u n a decisión i n tere­
sa nte . Después del desarro l l o n atu ra l 7 . . . c5 8 . C : c4 cd 9. C : d4 l a s
b l a ncas tendr ía n u n a fu erte presi ón sobre el centro ) 8. b2 : c3 c7-c5
9. Ca3-c4 Cb8-c6 1 0. Cc4-e5 Cf6-d 5 ! (el cam i n o só l ido de la i g u a l a ­
ción . Ta m b i é n es com p l etamente acepta b l e p a r a l a s n e g r a s 1 1 . C : c6
be ) 1 1 . Ac1 -d 2 Cc6 : e 5 1 2. Cf3 : d 5 Cd5-b6 1 3. Ad2-f4 Cb6-d5. Tablas.

91
NO 32. Partida espa ñola
KASPAROV TA L
460 cam peonato naciona l ,
Tbi l i s i , 1 978

1 . e2-e4 e7-e5 2. Cg1 -f3 Cb8-c6 3. Af 1 -b5 a7-a6 4. Ab5 : c6 d7 :c6


5. 0-0 f7-f6 ( " Esta con tin uación puramente de posición goza de
buena fa m a . D u rante muchos años en los torneos se j u gó, ta l vez,
más a menudo q u e otras", d ice Alexei Sueti n ) 6 . d2-d4 Ac8-g4 7. d4: e5
(otra posi b i l idad consiste en 7 . c3 Ad6 8 . Ae3 y l l eva a posiciones
aprox i m adamente iguales) 7 . . . Dd 8: d 1 8. Tf 1 :d1 f6 : e5 9. Td 1 -d3
Af8-d6 (ta m b i é n pasó con éx ito la pru eba de la resistencia la varia nte
de 9 . . . A : f3 1 0 . T : f3 Cf6 que fue u t i l izada muchas veces por l os
grandes maestros) 1 O. Cb1 -d2 Cg8-f6 1 1 . Cd2-c4 0-0.
En u n a de las partidas d e l match por el t ítu l o m u n d i a l F i scher­
Spass k i ( R eykjavi k , 1 97 2 ) l a s negras j ugaron 1 1 . . . C : e4 a l o q u e las
b l ancas respond ieron bien : 1 2 . Cc : e 5 !
1 2. Cf3 : e5 Ag4-e2 1 3. Td3-e3 Ae2 : c4 1 4. Ce5 : c4 Ad6-c5 (era
digno de atenc ión 1 4 . . . Cg4) 1 5. Te3-f3 (ó 1 5 . Te2 Tae8 1 6 . Ae3
T : e4 1 7 . A : c5 T : e2 1 8 . A : f8 R : f8 con el contraj u ego activo d e las
neg ras, Stea n - G u é l l er , campeon ato eu ropeo de eq u i pos, Bath , 1 97 3 )
1 5 . . . Cf6 : e4 1 6. Ac1 -e3 Tf8 :f3 1 7. g2:f3 Ce4-d6. Tablas.

N o 33. Defensa sicil iana


TA L KASPAROV
47 o cam peonato naciona l ,
M i nsk, 1 979

1 . e2-e4 c7-c5 2. Cg 1 -f3 e7-e6 3. d2-d4 c5:d4 4. Cf3 : d4 Cg8-f6


5. Cb1 -c3 d7-d6 6. Af 1 -e2 Af8-e7 7. 0-0 0-0 8. f2-f4 Cb8-c6 9. Ac1 -e3
a7-a6 1 0 . a2-a4 ( l i m itando la acti vidad de l a s negras en el a l a dama )
1 0 . . . Tf8-e8 1 1 . Rg 1 -h 1 Dd8-c7 1 2. Dd 1 -e 1 .
Más activo es 1 2 . Af3 . Como lo ind icaron Garry Kaspárov y
Alejandro N i k it i n en su l i bro La defensa sicil iana, con el avance de
l a d am a por este i t i n era r i o se reve la l a f i n ura de l a j u gada 1 0 ... Te8. En
este caso las negras tienen viable l a j u gada i m portante Ad 8 que
resu e l ve todos los prob lemas d e l a defensa . As i m i smo se desarro l l ó
la part i d a :
1 2 . .. Cc6 :d4 1 3. Ae3 : d4 e6-e5 1 4. f 4 : e 5 d 6 : e5 1 5. De1 -g3
Ae7-d8 ! 1 6. Ad4-e3 Ac8-e6 1 7. Ta 1 -d 1 Rg8-h8 ( l a s negras h a r ía n esta
j u gada prof i l áctica tam b i é n en respuesta a 1 7 . Ag5 ) 1 8. Ae3-g5 Cf6-
g8 1 9. Ag5-e3 ( l as posi b i l i d ades de l a s partes son igua les, com o l o
dem ostró ta m b i é n la p a r t i d a Ta i -Ande rsson j u gada tres años a ntes)
19 ... Cg8-f6 20. Ae3-g5 Cf6-g8 2 1 . Ag5-e3. Ta blas.

92
NO 34. Defensa N i m zowitsch
KASPA ROV TA L
Partida de entrena miento,
Ba kú, 1 980

1 . d2-d4 Cg8-f6 2. c2-c4 e7-e6 3. Cb1 -c3 Af8-b4 4. e2-e3 0-0


5. Cg1 -e2 d7-d5 6. a2-a3 Ab4-e7 7 . c4 : d 5 Cf6 : d 5 (es com p l icado para
las blancas consegu i r l a ventaja tam b i é n con 7 ... ed ) 8. g2-g3 Cd5 : c3
( n o está m a l aqu í; tam b i é n se pod ía j u gar 8 . . . b6 9. Ag2 Ab7 , y en e l
caso de 1 0 . e 4 C : c3 1 1 . b e C c 6 1 2 . 0-0, ser ía posi b l e 1 2 . . . C a 5 )
9. Ce2: c3 c7-c5 1 0. d4: c5 ( M a rk Ta i m á n ov recomendaba j u ga r e n
respu esta a 1 O . d 5 1 0 . . . Af6 , por ej e m p l o : 1 1 . A g 2 A : c3 1 2 . be e d
1 3 . A : d 5 C d 7 1 4 . 0-0 C b 6 1 5 . A g 2 De7 c o n u n a igualdad aprox i ­
m a d a ) 1 0 . . . Ae7 : c5 1 1 . b2-b4 Dd8: d 1+ 1 2. R e 1 : d 1 Ac5-e7 1 3. Ac1 -b2
Cb8-c6 1 4. R d 1 -c2 b7-b6 1 5. Ta 1 -d 1 Tf8-d8 1 6. Td 1 : d8 Cc6 : d 8 1 7.
Af 1 -g2 Ac8-b7 1 8. Ag2 : b7 Cd8 : b7 1 9. R c2-b3 Cb7-d6 20. Ta 1 -c1
Ta8-c8 2 1 . a3-a4 a7-a6 (a 2 1 . . . Cc4 l a s b l a ncas responde r ía n 22. Ce4 )
22. b4-b5 a6 : b5 23 . Cc3 : b5 Tc8 : c 1 24. Ab2 : c 1 Cd6-e4 25. Ac 1 -a3
(es u n a decisión correcta . Si 25 . . . A : a3 26. C : a3 C : f2 , 2 7 . Cc4,
creando un peón a l ejado pasado) 25 . . . R g8-f8 ' 26. C b5-a7 (con l a
intención vá l id a tam b i é n para e l caso d e 2 6 . . . C : f2 ) 2 6. . . Ce4-d2+ 27.
R b3-c2 Cd2-c4. Tablas.
Una j u sta breve, pero rica en conte n i d o.
En la segu nda partida de entre n a m i e nto G a rry, j u gando con l a s
negras, e l i g i ó la defensa Caro-Ka n n . Después de u n a s e r i e de com p l i ­
cac iones, Kaspárov, a l dej a r s u rey en e l centro, obtuvo u n a buena
posición .
( Véase el D. No 50)
Las negras presionan sobre la 1 ínea "g " , además el caba l l o g3 n o
t i e n e m u c h a s pe rspectivas. H ace fa l ta preocupa rse tam b i é n por l a

50

93
defe nsa de p u n to c2. Tal d ec i d i ó , s i n ocupa rse de u n a defensa
m i n uc i osa, sacrificar u n a p ieza para poder atacar a l rey.
2 2 . Cg3 : f 5 ? ! e6 : f5 23. Td 1 -e 1 Da4-h4 24. Td3-e3 Tc8-c7 2 5 .
De2-b5+ R e8-f8 ( 2 5 . . . Td 7 ? 26. Td3 ) 2 6 . D b5-e5 f5-f4? (es proba b l e
que Tal no s e haya f i j a d o e n esta j u gada i n termed i a ) 2 7 . Te3-e4
Tc7 -c5 ! ( h aciendo volver l a p ieza, las negras obti e ne n un f i n a l favorabl e )
2 8 . D e 5 : e7 D h 4 : e7 2 9 . Te4 : e7 Tg8 : g2 30. Te7 : b7 Tg2 : f2 3 1 . a2-a4
f4-f3 ! (el peón "f" se con v i e rte en una fuerza i m ponente ) 32. Te 1 -e4
Tc5-f5 33. Tb7-b5 Tf5 : b 5 34 . a4 : b5 Tf2-e2 35. Te4-f4 f3-f2 36. R b 1 -
a2 Te2 : c2 37 . R a 2 -b3 Tc2-e2 38. R b3-c3 R f8-e7 39. b2-b4 R e 7 -e6
40. R c3-d3 Te2-b2 . Las b l a n cas aband o na ro n : después de 4 1 . R c3
Ta2 4 2 . R b3 Te2 43 . R c3 f5 el rey negro v i e n e a las casi l l as e5 y e4,
dando l a l u cha por term i n ada .
E l p r i m e r encuentro con Tigrá n Petrosián tuvo l u gar du rante e l
to rneo i n ternacional e n Banja Luka ( 1 97 9 ) .

N o 35. Partida espa ñola


KASPA ROV PETROSIAN

1 . e2-e4 e7-e5 2. Cg1 -f3 C b8-c6 3 . Af 1 -b5 a7-a6 4. Ab5-a4


Cg8-f6 5. 0-0 Af8-e7 6 . Tf 1 -e 1 b7-b5 7. Aa4-b3 d7-d6 8. c2-c3 0-0
9. h2-h3 Cc6-a5 1 0. Ab3-c2 c7-c5 1 1 . d 2-d4 Dd8-c7 1 2. C b 1 -d2
Ac8-d7 1 3. Cd2-f 1 Ca 5-c4 (más a menudo j uegan aqu í 1 3 . . . Tfe8)
1 4 . d4-d5.
( Véase el D. NO 5 1 )
A Kaspárov l e gu sta mucho esta compos i c i ón segú n e l sistema
Chigori n . Cerrando e l centro, trata de desarrol l a r rápidamente l a s
acc i o n es en el flanco rey . 1 4 . d 5 es u n a j u gada re l ativamente rara
(habitu a l m e nte j u egan 1 2 . d 5 en vez de 1 2 . Cbd2 ) , y l a s var i a ntes
l i gadas con e l l a fueron e l a boradas fu ndamenta l mente por Kaspárov .

51

94
En vez de 1 4. d5 aqu í apl ican l as co nti n u aci ones 1 4. b3, 1 4. Ce3 y 1 4.
Ad3.
14 ... Cc4-b6 1 5. g2-g4 h7·h5 (es una dec i s i ó n oportu n a , y a q u e
no s e d ebe p e r m i t i r q u e l as b l ancas s e v u e l van más activas después
de m over el caba l l o a l a casi l l a g3 ) 1 6. g4: h5 Ad7 : h3 1 7 . Cf3-h 2 !
Ah3 : f 1 !
Deci s i ó n parad ój ica , pero correcta. Petrosián siente perfecta­
m e nte el pel i gro y enseg u i d a tom a l as m ed idas n ecesa r i as para conso­
l id a r la d efensa. Com o lo i nd icó Kaspárov, d espués de 1 7 . . . g6 1 8 .
Cg3 R g7 1 9. Df3 Th8 20. h6+ R g8 2 1 . Cf5 ! las b l a ncas rec i bi r ían
un fuerte ataq ue. Tam bién es d u d oso 1 7 ... Rh7 1 8 . f4 Th8 1 9 . Cg3
Rg8 20. f 5 ! y l as n egras tienen ciertas d i fi cu l tades en la defensa.
1 8. Ch2:f1 Dc7-d7 1 9. Cf 1 -g3 Dd7-h3 20. Dd 1 -f3 g7-g6 2 1 . Ac2-
d 1 ! (después de 2 1 . h6 R h 7 , el peón h6 esta r ía condenado, y el canje
2 1 . h g l l evar ía a l a activación de las p i ezas negras ) 2 1 . . . Tf8-e8
( e l u d i endo u n a trampa pé rf i d a . Si 2 1 . . . C: h 5 , 2 2 . Cf5 ! Las b l ancas
tienen tam b i én u n excel ente j uego con 2 1 . . . R h 7 22. Dg2 D : g2+ 23.
R: g2) 22. Df3-g2.
Eso era testi mon i o de q u e Kaspárov iba armándose p oco a poco
d e l a pericia en l os torneos. Como lo i n d icó el m is m o Kaspárov, aq u í
e ra d i gno d e u n a ser i a atenc i ó n 22. Te3 ! ? , pero n o te n ía senti d o ju garse
tod o a una ca rta l l evando m uchos p u n tos a l os d emás contri ncantes y
ten i e nd o todas l as pos i b i l idades de ocu par e l p r i m e r l u gar.
22 . . . D h3 : g2+ 23. Rg1 : g2. Tablas. La posi c i ó n d e l as b l ancas es
todav í a un poco mej or, pero Kaspárov d eci d e fi rmemente n o tentar
la suerte.
El g ran m aestro Alexei Suet i n , en el l i b ro La partida española,
ca racter i zó esta apertu ra as í :
"Tratando d e consegu i r l a s u p remac ía, l as b l a ncas d esarro l l a n l a
pres i ó n en l os pu ntos central es y , como reg l a , evitan e l i m i na r prema­
turamente la tens i ó n . E sto presag i a u n j u ego d i nám ico y rico en conte-
·

n id o " .
Prec i samente en esta part i d a españ o l a de Kaspárov hemos pod i d o
aprec i a r u n j uego d i nám i co y rico en conte n i d o .
Dos años después Kaspárov y Petrosi án volv i e ron a e ncontrarse,
esta vez e n e l torneo i nter n ac i o n a l d e los grandes maestros q ue se
celebró en M oscú.

NO 36. Defensa i ndia de dama


KASPA R OV P ET R O S I A N
Tor neo i nternaci onal
de los grandes maestros,
Moscú, 1 981

1. d2-d4 Cg8-f6 2. c2-c4 e7·e6 3 . Cg1 -f3 b7-b6 4. a2-a3 Ac8-b7


5. Cb1 -c3 d7-d5 6. c4 :d5 Cf6 : d5.
" Esta conti nuac i ó n tiene co mo pri mer objetivo el canje u l te r i o r
d e l as p i ezas y l a i gu a l ac i ó n " , as í ca racterizó a esta j u gad a Efi m G ué-

95
l l er en e l l i bro La defensa i ndia de dama. Pero, segú n l a op i n i ón de
G arry, es poco proba b l e q u e esta co ntin uac i ó n sea mej or q u e l a
habitual 6 . . . ed .
7. e2·e3 Af8·e7 ( P a u l Keres recomendaba aqu í 7 . . . Cd7 ) 8.
Af 1 -b5+ c7-c6 (ahora 8 . . . Cd7 ? l l eva a pérd idas mate r i a les d e spués
de 9. C: d 5 ed 1 0. Ce5 ) 9. Ab5-d3 (es i n teresa nte 9 . C : d 5 D : d 5 1 0 . . .
Ad3 ) 9. . . Cd5: c3 ( n o hab ía q u e d a rse prisa c o n este ca nje, se r ía
b i e n 9 . . . Cd7 ) 1 0. b2 : c3 c6-c5 1 1 . 0-0 0-0 ( más ace rtad o se r ía
1 1 . . . Cc6, aumentando l a presión sobre el peón d 4 ) 1 2. Dd 1 -c2 g7-g6
1 3. e3-e4 Cb8-c6 1 4. Ac1 -h6 Tf8-e8 ( e l u d i e n d o var i a n tes confusas
que p od r ían surgi r en el caso de 1 4 . . . cd ! ? 1 5 . A : f8 A : f8 1 6. cd C : d4
1 7 . C : d4 D : d4) 1 5. Tf1 -d 1 Dd8-c7 1 6. Dc2-e2 Te8-d8 1 7. De2-e3
e6-e5 1 8. d4-d5 Cc6-a5 1 9. c3-c4 ( m ás tarde Kaspárov i n d icó l a conti­
n uación de m ás perspect i vas : 1 9 . Cg5 c4 20. Ae2 y , después, h2-h4)
19 ... Ca5-b3 20. Ta1 -a2 f7-f6 2 1 . h2-h4 Ab7-c8 22. Td 1 -b 1 Cb3-d4
23. Cf3: d4 c5: d4 24. De3-g3 Ae7-f8 25. Ah6-d2 ( rehusando las
simpl i ficaci ones y co nserva ndo las posi b i l id ades rea l es del ataq u e )
25 . . . Af8-d6 26 . Tb1 -f1 Dc7-g7 2 7 . a3-a4 (sa l va n d o e l p e ó n d e l g o l pe
y traban d o por si l l ega el caso , u n j u ego en e l f l anco d am a tamb i é n )
2 7. . . a7-a5 28. Ta2-b2 Ad6-c5 2 9 . f2-f4 Ac8-d7 ( e s u na j u gada natu ra l ,
pero Petros ián más tarde o p i n ó q u e a l os f i n es d e l a d efensa correspon­
d ía m ás 29 . . . h6, contro l ando la casi l l a g5) 30. h4-h 5 ! Ad7 : a4? ( l l eva
a graves consecuencias, en vez de esto era necesa r i o 3 0 . . . gh ! ) 3 1 . h 5-h6
Dg7-c7 32. f4-f5 g6-g5 33. Ad2 : g 5 ! f6 : g5 34. Dg3 : g5+ Rg8-f8.
( Véase el D. NO 52 )
Sacri ficando audazmente l a p ieza, Kaspárov tuvo en cu enta p re­
cisamente esta posici ón . Su i ntu ición n o l e fa l l ó . Como l o i n d icaron
l as m ú l t i p l es i nvesti gaci o nes de esta posici ó n , l a s b l a ncas tienen aqu í
una ventaj a deci siva. Al tri u n fo l l evar ía 3 5. f6 ! , p o r ej e m p l o : 35 . . . Df7
36. D : e5 TeS ( 36 . . . Dg6 37 . T: b6 ! y , si 37 . . . D : h6, 38. De7+ ! ) 37 .

52 53

96
Dg5 Dg6 ( l as negras no pueden perm iti r la j u gada e4-e 5 ) 38. Tf5 D : g5
(38 ... Ad7 39 . D : g6 hg 40. Tg5 a4 4 1 . e5 a3 42. h7) 39. T : g5 Rf7 40.
e5 Tg8 4 1 . TgH T: g7 42 . fg R g8 43. Tf2 Ad7 (43 ... Ae8 44. Tf8+ ! )
44. e6 Aa4 45. e7 ! A: e7 46. d 6 A : d6 (46 . . . Ag5 47 . A : h7 + ! R : h7 48.
Tf8) 47 . c5, etc.
Natura l m ente, estas va r i a n tes dem ostradas por Kaspá rov y Petro­
sián, no agotan tod a la riq ueza de conte n i d o d e la pos i c i (> n dada e n el
d i ag rama, pero i nd i can la gran ca ntidad d e posi b i l id ades comb i n atorias
q u e encubre la pos ición surg i d a .
35. Dg5-f6+ ? (estan d o en las co nd iciones d e l a f a l ta de tiempo,
G a rry s i gu i ó u n cam i n o erróneo, probablemente consi d e ró q u e las
negras ten í a n q u e j ugar 35 ... Df7 ) 35 . . . Rf8-e8 ! ( n o 3 5� . . Df7 a causa
de 36. D h8+ Dg8 37 . D : e5 Te8 38. Df4 con u n ataqu e pel i g roso,
está a m enazando el m ovi m i en to mort ífe ro e4-e5 ) 36. Tf 1 -a 1 Dc7-e 7 !
3 7 . Df6-e6 (si 37 . D : e7+, 3 7 . . . R : e7 38. T : a4 T d 6 con l a ventaja d e
l as negras) 3 7 . . . Td8-d6 ! ( rech azando defi n i tiva m e nte l as ame nazas
d e l as bl a ncas ) 38. De6-g8+ De7-f8 39. Dg8-g3 ( l as ú l ti m as nu bes d e la
tormenta d i spersad a ) 39 . . . Df8 : h6 40. Ta 1 : a4? ( G arry , desolado,
comete u n error evidente, pero tam bién después d e 40. Te2 Ab3
ser ían m a l os l os asu ntos de las bl ancas) 40 ... Dh6-c1 + 4 1 . Rg1 -f2 Dc1 :
b2+ 42. Rf2-f3 Re8-f7. Las blancas abandonaron.
El l ector puede vo l ver a pregu nta r : lcon qué obj eto se dan ta les
p a rtidas en u n l i bro ded i cado a l arte de Kaspárov?
Primero, porq ue esta parti d a tam b i é n demuestra l a b ri l l a nte
"v isión com bi nator i a " del j oven d e B a k ú . Seg u n d o , porq ue tod os l os
tr iu nfos, com o sue l e deci rse, co m ienzan con las victo r i as sobre s í
m i smo y , para sobrel l eva r tal fracaso hay q u e saber d o m i n a rse. N ote­
m os q u e éste fue el ú n ico fracaso de Garry e n d ic h o to rneo. Sin
e m ba rgo, hace falta d_eci r q u e , sico l ógicamente , Petrosi á n e ra u n adver­
sario d i f íc i l para K aspárov, como l o atest i g u a , por ej e m p l o, l a partida
j ugada por e l l os en el torneo i nte rnac i o n a l d e l os grandes maestros en
Ti l burg, ( 1 98 1 ) . Garry v o l v i ó a atacar enérgicame nte, h a b ía
consegu ido u n a posici ón m u y prometed ora, pero l u ego se apasi onó,
sacrif icó arri esgad am ente u n peón, y l as neg ras crearon una p otente
m u ra l l a defen s i va . La crisis sobrev i n o en la pos i c i ó n s i g u i e nte y, de
nuevo, a l borde de l a fal ta de tiempo.
( Véase el D. NO 53)
Ci erne el sacr ificio de l a torre b5. E l m is m o rey negro asu me las
obl i gaciones de la defensa.
35 . . . R b7 -c6 ! 36 . Tb3-a3 ( a 36. A : c7 las negras responder ían
36 ... be) 36 ... b5: c4 (con l o cual el rey negro es i nvu l nerab l e ) 37 .
Ta3 : a6+ Ta8 : a6 38 . Ta2 : a6+ Ac7 -b6 39. Ad6-c5 De8-d8 40. D b 1 -a 1
Cd7 : c5 4 1 . d 4 : c 5 Rc6 : c5 42. Ta6-a4, y las b l ancas abandonaron.
A pesar de tod o, G arry su peró l a comp l icad a ba rrera psicol ógica
y venc i ó por pri mera vez a Petrosi án en e l to rneo i n ternac i o n a l
e n B ugoj no ( 1 982 ) .

97
NO 37. Defensa i ndia de dama
KASPA ROV PET ROSIAN

1 . d2-d4 Cg8-f6 2. c2-c4 e7-e6 3. Cg1 -f3 Af8-b4+ 4 . Ac1 -d2


Dd8-e7 5. g2-g3 Ab4: d2+ 6. Dd 1 : d2 0-0 7 . Af 1 -g2 d7-d5 ( V asi l i
S m i s l ov y otros con ocedores prefi eren aq u í l a varia nte 7 . . . d 6 8 . Cc3
e 5 ) 8. 0-0 d5: c4 9. Cb1 -a3 ( es un buen p l a n : de l a casi l l a c4 el caba­
l l o i nf l uye fuertemente en el ce ntro ) 9 ... c7-c5 1 0. d4 : c5 De7 : c5 1 1 .
Ta 1 -c 1 C b8-c6 1 2. Ca3 : c4 Dc5-e7 ? (hab ía que j ugar 1 2 . . . Td8 y
despu és de 1 3 . Dc2 reu n i r las torres m ed i a nte la j ugada 1 3 . . . Ad7 )
1 3. Cf3-e5 ! Cc6 : e5 (ahora ya es débi l 1 3 . . . Ad7 a causa de 1 4. C : d7
D : d7 1 5. D : d7 C: d7 1 6 . Cd6 ) 1 4. Cc4 : e5 Cf6-d 5 1 5. Tf1 -d 1 (natu ra l ­
m ente, no 1 5 . A: d5 a causa d e 1 5 . . . Td8 ) 1 5 . . . Cd5-b6 1 6. Dd2-a5!
( Véase el D. No 54)
Las negras cometieron sólo u n error i m percepti b l e , pero G a rry
lo ha uti l i zado bri l l antemente. La posición de l as n egras está resq ue­
braj ándose por l os cuatro costad os, no se ve cómo i ntroduci r al
combate e l alfi l c8 .
1 6 . . . g7-g6 (si 1 6 . . . f6, 1 7 . Cc4 C: c4 1 8 . T : c4 b6 1 9. Dc3, etc. )
1 7. Td1 -d3 Cb6-d5 (vano i nte n to de rescate , pero en e l caso de 1 7 . . .
Td8 m u y f uerte ser ía 1 8 . Dc5 ! , p o r ej e m p l o ; 1 8 . . . D : c5 1 9. T : d8+
Df8 20. T: f8+ R : f8 2 1 . Tc7 ) 1 8. e2-e4 ! ( las b l a ncas n i s i q u i era p i ensan
e n tom ar e l caba l l o, l o que perm iti r ía a l as negras resp i ra r ) 18 . . . Cd5-
b6 1 9. Ag2-f1 ( u na vez cu m p l i d o su cometi d o , el a l f i l puede reti rarse
a otra d i agona l ) 19 ... Tf8-e8 (ó 1 9 .. f6 20. Cc4 C: c4 2 1 . T : c4 b6 2 2 .
Dc3, poco reconfortante e s tam bién 2 0 . . . A d 7 2 1 . C: b6 ab 2 2 . D : b6
Ac6 23. a3 y , si 23 . . . A: e4 , 24 . Tc7 ) 20. Td3-d 1 ! (abriendo para e l
a l f i l e l cam i no hac i a b5) 2 0. . . Te8-f8 2 1 . a2-a3 Rg8-g7 (también aqu í
está m a l 2 1 . . . f6 2 2 . Cc4 Ad 7 23. C: b6 ab 2 4 . D : b6 Ac6, aunque sea
e n v i sta d e 25. Ab5 ) 22. b2-b3 ( l as negras son i n capaces d e h acer a l go,
m i entras que l as b l ancas no tienen para qué d arse p risa ) 22 ... Rg7-g8
23. a3-a4 Tf8-d8 24. Da5-c5 ! Las negras abandonaron. Si 24 . . . D : c5,
2 5 . T: d8+ Df8 26. T: f8+ R : f8 27. Tc7 , etc .
E n toda su carrera aj ed rec ística Petrosi án n u nca h a b ía perd i d o e n
forma t a n d em o l ed ora.
" N atura l m ente, i ncl uso en u n a co nti end a breve de grandes
m aestros se prod uce, al f i n y al cabo, u n a j ugada falsa, u na com b i na­
c i ó n e rrónea o u na m a n i obra d esafo rtu nada, pero estos defectos no
son m u y evidentes y no resu l ta m uy fáci l refuta r l os; gracias a todo
esto, l as m i n i atu ras de l os gra n d es m aestros constitu y e n verdaderas
obras d e a rte del aj edrez " , op i na Anato l i Kárpov.
G a rry Kaspárov com p i t i ó con el ex campeón m u n d i a l B o r ís
Spass k i en torneos i nter naci o n a l es en Ti l b u rg ( 1 98 1 ) y Bu goj no
( 1 982 ) .
E n T i l burg G a rry j ugó exce l ente m e n te con l as b l a ncas l a varia nte
aguda d e la defensa i nd i a y obtu vo la ventaj a . Crea n d o u n a serie d e
amenazas pel i grosas, Garry gan ó u n peó n , pero e n u n a s i tuación m u y
com p l icada menosprec i ó l a s posi b i l i d ades d e l a s n egras.

98
Tras vari as aventu ras sugestivas y n eg l igencias m u tuas el ex cam­
pebn m u n d i a l triu nfb en l a 66 a j ugada.
La m isma l ucha obsti nada se enta b l ó e n l a j usta Spass k i - Kaspá­
rov, en el torneo i nter n aci onal en Bugoj n o ( 1 982 ) .

NO 38. Defensa sici liana


SPASS K I KASPAROV ·

1 . e2-e4 c7-c5 2. Cb1 -c3 e7-e6 3. g2-g3 d7-d5.


I nterpretac i ó n clásica "ce n tr i sta" del pro b l e m a de la apertu ra.
Por otra pa rte, en l a antigüedad ta m b i é n se a p l icaba a veces e l desarro­
l l o de f l anco del a l f i l . Por ej e m p l o , hace más de un cente n i o, en el
torneo i nternac i on a l de V i e n a ( 1 873 ) , Ad o l f Andersse n j ugó en esta
posicibn 3 . . . b6 4. Ag2 Ab7 .
4. e4 : d5 (tam bién se j ugaba 4 . d3 q u e después d e 4 . . . Cf6 5. Ag2
Ae7 6. Cge2 d e , l l eva a la i gu a l ación aprox i m a d a ) 4 . . . e6 : d 5 5. Af1 -g2
Cg8-f6 6. Cg1 -e2 (6. d4 l es h ace posi b l e a l as n egras un j uego activo:
6 . . . cd 7 . D : d4 Cc6 8. Dd 1 d4 9. Cce2 Ac5 1 0 . Cf3 Af5 1 1 . 0-0 0-0)
6 .. d5-d4 7. Cc3-e4 Cf6 : e4 8. Ag2 : e4 Cb8-d7 (as í se desarrol l ó u n a de
.

l as p a rtidas del m atch Spassk i -Korc h n ó i , 1 97 8 ) 9. 0-0 Cd7-f6 1 0.


Ae4-g2 Af8-d6 1 1 . c2-c3 (en l a partida mencionada, Spass k i j u,gó 1 1 .
d3 y d espués de 1 1 . . . 0-0 1 2 . Af4 Ag4 no l ogró n ad a ) 1 1 . . . d4-d3 ! ?
( i K aspá rov afronta l as torm entas ! E ra segu ro 1 1 . . . 0-0 1 2 . cd cd 1 3.
d3 Te8 ) 1 2. Ce2-f4 0-0 (es d éb i l 1 2 . . . A : f4 ? 1 3 . Da4+ Ad7 1 4. Te 1 +
y l uego 1 5. D : f4) 1 3 . Cf4 : d3 Ad6 : g3 1 4. f2 : g3 Dd8: d3 1 5. Dd1 -f3
Dd3 : f3 1 6. Ag2 : f3 Ac8-h3 1 7 . Af3: b7 (a 1 7 . Td 1 l as negras respon­
der ían 1 7 . . . Ag4 ) 17 ... Ta8-e8 !
( Véase el D. NO 55)
Es u na d ec i s i ó n correcta y audaz. Las b l ancas tienen l a ventaj a
tanto con 1 7 . . . A: f 1 1 8 . A: a8 Ad3 1 9 . Af3 Te8 2 0 . b3, como en e l

54 55

99
caso d e l a f ranca j ugada 1 7 . . . Tab8 ? 1 8 . Ag2 . Las n egras cuentan pers·
p i caces con que l as bl ancas se han atrasado con e l d esa rro l l o del
f l a nco d a m a .
1 8. Ab7-g2 ( l as negras l ogran l a ventaj a d espués d e 1 8. Td 1 Ag4
1 9 . Tf 1 Ae2 20. Te 1 Ad3 ! ) 1 8 ... Ah3 :g2 1 9. Rg1 : g2 Te8-e2+ 20.
Tf 1 -f2 Tf8-e8 2 1 . b2-b3 (es m a l 2 1 . d 4 cd 2 2 . cd Te 1 , pues dej a a las
b l a ncas atadas de p i es y ma n os) 2 1 ... Te2 : f2+ 22. Rg2:f2 Cf6-g4+
23. Rf2-g2 f7-f 5 ! ( l a sed u ctora conti n u ación 23 . . . Te 1 24. Ab2 Te2+
l l evar ía a la ventaja de l as b l ancas d espués de 2 5 . Rf3 T : d2 26. Aa3
C : h2+ 27. R e4 ) 24. h2-h3 Cg4-e5 25. d 2-d4 c5: d4 26. c3 : d4 Ce5-d3
( l a coord i naci ó n bien orga n izada de las p i ezas negras compensa por
com pl eto u na i ns i g n i fica n te pérd ida materi a l ) 27 . Ac1 -g5 (se rechaza
la j ugada natural 27. Aa3 e n vista d e 2 7 ... Ce 1 + y 2 8 . . . Cc2 ) 27 . . .
h7-h6 2 8 . Ta1 -d 1 h6 : g5 2 9 . Td 1 : d3 Te8-e2+ 3 0 . Rg2-f3 Te2 : a2 3 1 .
d4-d5 Rg8-f7 32. d5-d6 Rf7-e8. Tablas. De l o justificado de este
resu l tad o convence la var i a n te 33. Te3+ Rd7 34. Te7+ R : d6 35. T : g7
Tb2 36. T: g5 R e6 37 . R f4 Tf2 + 38. R e3 Tb2 , etc.
Quisi era term i na r este cap ítu l o con las pala bras de Máximo
Gork i : " E l tal ento es l a confianza e n sí m ism o, en fuerzas prop ias".
G a rry Kaspárov posee esta confianza.
Ca p ítu l o décimo

LOS SEC R ETOS DE LA EST R AT E G IA DE APE RTU RAS

E n este cap ítu l o querr íamos i ntrod uci r a los aficionados a l


ajedrez e n el l aboratori o cread o r de Garry Kaspárov, uti l izando como
ej emp l o varias partidas del campeón m u n d ia l . Pero p r i merame nte es
necesa rio h acer a l gun as observaci ones genera l es que se refiere n a l os
secretos de l a estrateg i a de apertu ras y son úti l es para q u ienes d esean
perfecc i o n a rse en el aj ed rez.
Al estud i a r l os p r i nci p i os ge nera l es de las apertu ras debemos
v i ncu l a r l os s i e m p re a l as ideas concretas que nos proporcionan l os
m a n u a l es, l as gu ías de apertu ras y, natu ra l me nte, l as partidas de l os
g ra ndes m aest ros y l os m aestros que se p u b l ican en rev i stas y perió­
d icos. E n base a este m ate r i a l es posi b l e rea l izar un tra baj o i n vesti ­
gador i nd i vidua l .
N o es obl i gator io d e n i ngu na manera anal izarl o todo segu ido,
pero s i le h a i nteresad o a l gú n esq uema d e aperturas, ante todo d ebe
tratar de entend e r l o . Al an a l i zar las partidas y las varia ntes d e aper­
turas se deben reso l ver todas l as cuestiones y e l i m i n ar todos l os p u n tos
oscu ros. Si n o com p rende e l obj etivo d e a l gu n a j ugada en la apertura
que está estud iando, tiene que i nsisti r h asta e ncontrar u na respu esta
exh austiva.
E n lo q u e se ref i ere a l repertorio de l as aperturas, h ace falta deci r
que, al e l egi r l os m étodos de j uego m ás cómodos para Usted en l a
fase i n i c i a l de l a parti d a , no t i e n e que desca rtar por compl eto las
demás aperturas. Ser fa erróneo l i m i tarse a una ú n ica d efe nsa o, j ugan­
do con l as b l ancas, a dos o tres esq uemas de ataq ue. E n este caso e l
ajed reci sta no tend rá co noci m ientos amp l i os n i l a experiencia nece­
saria_ Es que l as ideas caracter íst icas de u n a apertu ra determ i n ada,
se pued e n , hasta cierto grad o, hacer extensivas a otras aperturas,
lo q u e faci l i ta considerab l em ente l a orientac i ó n en una situac i ó n
poco conocida de l a etapa i n ic i a l d e l a part i d a .
La expe rienc i a de l os grandes aj ed reci stas n os d a u n ej e m p l o
a l ecc i o nador de g r a n trabaj o i nvestigador. Sin embargo, h ace fa l ta no
sól o conocer este trabaj o, s i n o , ad emás, ap render a trabaj a r d e l m ismo
modo. Tomemos, por ej e m p l o , l a cuestión d e l a l i gazón orgánica d e las
fases de l a partida aj ed rec ística. R esu lta i nsuficiente conocer la
exi stenc i a de tal l i gazón, si en l as partid as n o se sabe, e n base a una
preparación prel i m i nar, unir estas fases en u n tod o ú n ico.
Ta l es son l os i m p ortan tes postu l ad os de l a escuela soviética de
ajedrez. Un componente esencial de l a m aestr ía es la h ab i l idad para
tomar e n consideraci ón l os p r i n c i p ios clásicos genera l es, a l trabaj a r
c o n variantes concretas de apertu ra.
La i m portanc i a de l os p r i n c i p ios genera les se debe a que son con­
c l usiones sacad as en base a u n a cantidad basta nte g rande de experien-

101
cias conc retas. E n l a mayo r i a de los casos son j u stas, pero no hay regla
sin excepc i ones, aunque ... i ntr ín seca mente , tam poco las excepc i o nes
pueden v i o l a r l as reg l as. En todo caso hay que saber q ue i ncl uso los
p r i nc i p i os general es a veces pueden resu l ta r i n aceptab les.
E n gener a l , h ay que ten e r en cuenta que l a teor ía moderna de
a pertu ras no pretende reso l ver i n fa l i b l emente las comp l ej ís i mas
cuestiones q ue se l e p l antean . E sta teor ía s i e m p re está avanzando en
base a la l ucha de l as op i n iones y las apreciaci o nes. M u y a menudo
u n a cont i nu ac i ó n ya arch i vada recu pera su i m portancia a causa de
a l g u n a m a n i obra encu bi erta no ap rec i ad a antes en su j u sto valor.
El l ector i m p aci ente puede señ a l a r q u e tod o l o d icho no tiene
n ada q ue ver con el tema d e l l i bro. l E s esto rea l me nte as í?
C l aro que no. La gran abor de Garry Kaspá rov en e l ca mpo
de l as aperturas se basa en cu a n to acabamos d e exponer.
"Cuando me estoy preparan d o , p resto gran atención a l a apertu ra
y al com i enzo del med i o j uego, que está relacionado d i rectamente con
e l período i n i c i a l de la partida. Sorp re nder a l adversa r i o en l a fase i n i ­
c i a l de l a partida es u n a cosa basta nte ra ra, pero i m ponerle u n cu rso de
l ucha que n o sea de su agrad o es una especie d e a l to p i l otaj e", o p i n a
e l 1 30 campeón m u nd i a l .
i U n " a l to p i l otaj e" vi ncu l ad o tam b i é n co n el e n foq ue sicoló­
g ico, con l a aprec i ación d e l a perso n a l i d ad d e l ad versa r i o ! Sobre esto
h a b l ó ya el 20 campeón m u nd i a l E m a n u e l Lasker. Vea u na de sus
dec l a raci ones sobre el particu l a r .
" H ay q ue e l eg i r l os sistemas de apertu ras y l a m a n e ra de j uego
que menos gusten al adversar i o . Es dec i r que d u ra n te l a lucha
h ace falta tom a r en consideraci ó n no sólo l as debi l i d ades de l a
posición d e l adversa r i o , s i n o tam bién l o s p u n tos vu l n erab l es de s u
a rte."
G ar ry K aspárov tiene sistemas p referidos de apertu ras q u e se
basan en sus i ncl i naciones i n d i v i d u a l es y tam b i é n apertu ras de "segunda
l ínea" , tll l es como l a ape rtu ra cata l a n a , q u e uti l izó, por ej e m p l o , e n
e l m atch de l os p r etend i en tes co n V íctor Korch n ó i y en otras competi ·
c i ones. G a rry tiene tanto co n oci m i entos ajed rec ísticos excepc i o na l ­
m e nte a m p l i os, como l a exce l e n te h a b i l i d ad d e p racticar n uevos ca m i ­
n o s e n l as aperturas apoyánd ose e n l as obras cl ásicas d e l aj ed rez .
" Con sus conoci m i en tos aj ed rec ísticos casi encicl opédicos,
Kaspárov sabe va r i ar sin d i ficu l tad su estrategia de aperturas", come ntó
e l gran m aestro Serguei M a k á r ich ev, famoso teó rico y entrenador de
Anatol i Kárp"ov.
Los ej e m p l os s i g u i entes reve l a n en cierta med ida l os métodos
de trabaj o d e Kaspárov en l a estrateg i a de aperturas.
A l a b r i r l as g u ías de apertu ras ed itadas h ace u n os cuare nta a ñ os,
podrá e nterarse d e que l a conti nuación 1 . d2-d4 d 7 -d 5 2 . c2 -c4 e7 -e6
3. C b 1 -c3 c7-c6 4. Cg 1 ·f3 Cg8-f6 5 . Ac 1 -g 5 d 5: c4 6. e2·e4 b7-b5 es
desfavorab l e para l as negras en vista de 7. e4-e 5 . Muchos teóri cos
i ncl uso adornaban la j ugada 5 . . . d5 : c4 con un s i g n o de i nte rrogac i ó n .
Este c r i teri o se for m ó ya a l e l abora rse l os fundamentos d e l gambito

1 02
de l a d a m a a fi nes del s i g l o pasad o y du rante muchos a ñ os no fue
puesto por nad i e en te l a de j u ic i o .
S i n em bargo, l a posición d e l d i agrama s i g u i ente l l amó u n a v e z l a
atenc i ón de B otv ínn i k .
( Véase el D . NO 56)
F i el a su p r i nc i p i o de no creer nada a p i e j u nti l l as s i n verif icarlo
personal mente, Botv ínn i k sacó l a i n esperad a concl usión de q u e l a
apreci aci ón teórica de esta posición, a m á s d e su perfi c i a l , e r a i nc l uso
e rrónea. Siendo u n verdadero investigad or, Botv ín n i k uti l iz ó l a
p r i mera pos i bi l idad q u e tuvo d e poner a prueba s u j u icio en l a práctica.
La partida con M iquenas, j ugad a en e l 1 30 campeonato nac i o n a l
( M oscú, 1 944) se desarrol l ó as í:
7 . . . h7-h6 8. Ag5-h4 g7-g5 9. Cf3 : g5.
Preci samente este j ugada l es paree ía a los espec i a l i stas extraor·
d i nariamente tem i b l e . Se co nsideraba, por parte de las n egras, como
a l go i ndudab l e 9 . . . Cf6-d 5 . R ecuerdo que muchos teóricos trata ban de
e ncontrar com p l i caciones acepta b l es para las negras e n el caso de
1 0. Cg5: f7 Dd8 : h4 1 1 . Cf7 : h8 Af8·b4 1 2 . Ta 1 ·c 1 .
( Véase el D. NO 57)
Tanto yo, como m i a m i go , el gran m aestro V l ad ím i r R ag oz i n ,
entrenador de M ij a íl B otv ín n i k , e l e g i m os m uchas veces esta variante
en l os torneos d e a l to n i ve l . E l eg i mos . . . y la mayor ía de l as veces fra­
casamos. No caben aqu í d i gres i on es teóricas deta l l adas, qu ien lo desee
puede e ncontrar i nformac i ó n tan to sobre l a teo r ía , como sobre la
h istoria del probl ema, en l a pop u l ar Enciclopedia de las aperturas del
ajedrez yugos l ava y tam b i é n en d i ferentes gu ías.
Seña l a ré s ó l o que en varias competi ciones ce l ebradas en 1 985 y
1 986 en vez de 1 2 . Tc 1 l as b l ancas j ugaron 1 2 . Dd2, pensando hacer
u l teri ormente el enroque largo. Es si gn ificativa, por eje mp l o, la
partida R i bl i - N oguei ras ( torneo de los p retend ientes, Montpe l l ier,
' 1 985 ) .

56 57

1 03
1 2 . Dd2 c5 1 3 . de Cd7 1 4 . 0-0-0 C: e5 1 5 . f4 ! D : f4 ? (era pre­
fer i b l e jugar 1 5 . . . Cc6 ) 1 6 . D : f4 C : f4 1 7 . C : b5 con la ventaja de l a s
b l a ncas.
Por extraño q u e parezca , a n ad i e se l e ocu r r i ó l a idea de no
cam i nar por e l borde d e l abismo y j u gar s i m p l emente 9 ... h 6: g 5 !
R e a l m ente pos i bi l idades i nteresa n tes s e l e p resentan a cu a l q u i era,
pero la m ayor ía i n m ensa de l os aj ed recistas n i s i q u iera se d a cuenta de
q u e se h a topado con el l as .
P o r o t r a p arte, no s e trata ta n sólo de esta j u gada, s i n o de u n p l a n
c l a ro d e l j uego u l terior. He aq u í c ó m o s e d esarro l l a ron l os acontec i ­
m i entos en l a partida V I adas M iq u e n as- Mij a íl B otv ín n i k :
1 0. Ah4 : g5 Cb8-d7 1 1 . g2 -g3 Dd8-a5 1 2 . e 5 : f6 b 5-b4 1 3. Cc3-e4
Ac8-a6 1 4. D d 1 -f3 0-0-0 1 5 . Af 1 -g2 Da5-d 5 1 6 . Ag5-e3? ( m ás val iera
1 6. 0-0 ) 16 ... c4-c3 ! 1 7 . b2-b3 e6-e5 1 8 . Ce4-g 5 e 5 : d 4 ! 1 9 . Df3 : d 5
c6 : d 5 2 0 . Cg5: f7 d4: e3 2 1 . f2 : e3 Af8-c5 2 2 . Cf7 : d 8 R c8: d8, y l os
fuertes peones pasados asegu raron el tr i u nfo de l as negras.
El s istema Botv ínn i k granjeó fam a m u n d i a l después d e l a partida
Den k e r- B otví n n i k, j ugada en el rad iomatch e n tre l a s se l ecci o nes de
l a U R SS y l os E E . U U . ( 1 94 5 ) .
1 . d 2-d4 d 7 - d 5 2 . c2-c4 e7 -e6 3 . Cb 1 -c3 c7 -c6 4. Cg 1 -f3 Cg8-f6
5 . Ac 1 -g5 d 5 : c4 6. e2-e4 b7-b5 7. e4-e5 h 7 - h 6 8. Ag5- h 4 g7-g5 9 . Cf3 :
g5 h 6 :g5 1 O. Ah4: g5 Cb8-d 7 1 1 . e5: f6 (a l a par de 1 1 . g3, esta j u gada
se cons idera h asta acá como l a m ás fuerte ) 1 1 . . . Ac8-b7 1 2 . Af 1 -e2
Dd8-b6 1 3. 0-0 0-0-0 1 4 . a2-a4 b5-b4 1 5. Cc3-e4 c6-c5 1 6 . Dd 1 -b 1
Db6-c7 1 7 . Ce4-g3 c5 : d4 1 8. Ae2 : c4 Dc7-c6 1 9 . f2-f3 d4-d 3, y e l
campeón de l os E E . U U . Den ker s e encontró c o n u n as d if icu l tades
i nsuperabl es.
Desde aquel entonces ha co rrido mucha agu a. El sistema Botv ín­
n i k t uvo sus reveses. Lo han refu tad o, defe n d ido, puesto en d u d a y
u ti l i zad o com batientes tan ex perimentados en torneos como l os
g randes m aestros Mark Tai mánov, E fi m Guél l e r, J a n T i m m a n , Lj u bo­
m i r Lj uboj evié, Lev Pol ugaévs k i , Artu r Yusúpov, E vgu e n i Svés h n i kov
y m uchos otros.
Poco a poco y en base a l as experiencias acu m u l adas se fue e l a ­
borando l a teo r ía de este sistem a . Recientemente e l campeón m u n d i a l
Kaspárov, atra ído p o r l a agudeza y l a comp l ej id ad d e las posic i o nes
q ue s u rgen en el si stema B otv ín n i k , se i ncorporó a la d iscu sión sobre
la i mportanc i a y oportu n i d ad de este sistema.
E n e l 490 cam peonato nac i o n a l ( F ru nze, 1 98 1 ) l a s i g u i ente partida
susci tó u n enorme i nterés tan to entre l os espectad ores, como entre los
participantes.

NO 39. Gam bito de la dama


( E l si stema Botv ínn i k)
K ASPA ROV T I M OSTC H E N KO

1 . d2-d4 d7-d5 2. c2-c4 c7-c6 3. Cg 1 -f3 Cg8-f6 4. Cb1 -c3 e7-e6


5. Ac1 -g5 d 5 : c4 6. e2-e4 b7-b5 7 . e4-e5 h7-h6 8. Ag5-h4 g7-g5 9.

1 04
Cf3 : g5 h6 : g5 1 0. Ah4 : g5 Cb8-d7 1 1 . e5: f6 Ac8-b7 1 2. g2-g3.
Este p l a n con el flanqueo del alfi l f 1 , propuesto por el gran
m aestro Andréi L i l ienth a l , es ah ora el más aceptado.
12 . . . c6-c5 1 3 . d4-d5 Dd8-b6.
Ahora están buscando v ías nuevas en las varia ntes 1 3 . . . Cb6 ó
1 3 . . . Ah6. Es verdad que l a m a n i obra 1 3 . . . Cb6 reci b i ó u n golpe e nsor·
deced or en la partida Pol ugaévs k i -Torre (torneo i n ternacional de l os
g randes m aestros , Moscú , 1 98 1 ) en la cu a l fu e : 1 4. d e ! D : d 1 + 1 5 . T : d 1
A: h 1 1 6. e 7 a6 1 7 . h4 ! Ah6 1 8 . f4 , y l a cadena d e los peones b l a ncos
se i m puso a la torre negra.
1 4. Af 1 -g2 0-0-0 1 5. 0-0 b5-b4 1 6. Cc3-a4 (en los torneos se
j ugó tam b i én 1 6. de e i ncl uso la arri esgada variante 1 6 . Tb 1 ) 1 6 . . .
Db6-b5 ( en e l caso de 1 6 . . . D a 6 ser í a m uch o m á s efectiva l a j u gada
hecha en l a partida rea l 1 7 . a 3 ) 1 7. a2·a3 !
Es l a idea del j oven maestro Andréi Jaritó n ov. E n la partida
U bi l ava-T i m óstch e n k o (el 490 cam peon ato naciona l , segu nda d iv i ­
s i ó n ) l as b l a ncas e l igi eron l a co nti nuación déb i l 1 7 . d e ? y , después de
1 7 . . . A: g2 1 8. e7 A: f 1 1 9 . ed D+ R : d8 20. R : f 1 Dc6 ! 2 1 . Rg1 Ad6 22.
f4 TeS 23. R f2 R c7 , l as negras obtuvi eron l a ventaj a .
1 7 . . . Cd7-b8 1 8. a3 : b4 c5 : b4 1 9. Ag5-e3 (además, merece u n
s e r i o estud i o l a j ugada 1 9 . Dg4 ) 1 9 . . . Ab7 : d5 2 0 . Ag2 : d5 Td8 : d 5 2 1 .
Dd1 -e2 Cb8-c6 22. Tf1 -c1 .
( Véase el D. NO 58)
Se c reó u n a posici ón i ntri ncad a que los teóricos están d iscutiendo
h asta h oy d ía. ¿ como apreciarl a ? ¿ Qu ién tiene l a ventaj a ? -A pesa r de
l as aca l o radas d i scusiones en el anál isis y en l os torneos, h asta a h ora
n ad i e ha pod ido dar una respu esta u n ívoca .
22 . . . Cc6-a5.
Aún antes, Timóstch e n k o hab ía j u gado la m isma pos1c1on con
l as p i ezas negras contra R as h k ovski (el 490 campeonato naciona l ,

58

1 05
segunda d i vi s i ó n ) . E n vez de 22 . . . Ca5 él optó por 22 . . . c3, que pod r ía
darles a l as b l a ncas l a ventaj a después de 23. D : b 5 T : b 5 24. C: c3 !
be 2 5 . T: c3 Rd7 26. Ta6 Cd8 2 7 . T: a7+ Re8 2 8 . Tc8 Ad6 29. h 4 !
( e n l a p a rtida rea l l as blancas j ugaron m ás d é b i l mente y l a s negras
l ograron sal varse. Natu ral mente, Timóstc h e n k o n o q u iso tentar la
suerte, volvi endo a j ugar 22 . . . c3 . Tampoco p asó la prueba 22 ... R b7
23. T: c4 Ca5 en vista de 24. b3 ! y, si 24 . . . C: b3, 2 5 . Cc3 ! be 26. T : a7 +
R b8 2 7 . T: f7, etc.
La a rremetida 22 . . . Ca5 es, i ndudabl emente , u na e l a boración d e
Guennadi T i m óstch en ko, p e r o Kaspárov, p repara n d o su arma secreta ,
apreci ó m ás sagazmente l os recu rsos ocu l tos de l as b l a ncas. " A l estu ­
d i ar escrupu l osamente l a posici ón su rg ida en l a partida R as h k ovsk i ­
Timóstche n ko, l l egué a l a concl u s i ó n d e q u e l as b l a ncas ten ían buenas
probab i l idades de vence r " , escr i b i ó m ás tarde e l campeón m u n d i a l .
23. b2-b3 ! (es probab l e q u e l as negras contaran con 23. A : a7
R b7 24. Cb6 c3 ! ) 23 ... c4-c3 (ta m b i é n aq u í es muy p e l i groso 23 . . .
C: b3 24. T: c4+ Rd7 a causa d e 2 5 . Cc3 ! b e 26. T : a7 + R d 8 2 7 . T : c3 ! )
24. Ca4 : c3 ! b4 : c3 25. Tc1 : c3+ Rc8-d7 (ó 2 5 . . . R b7 26. Dc2 Ad6
27. b4 ! con un ataque amenazante ) 26. De2-c2 Af8-d6 27. Ta 1 -c1
Db5-b7.
Las negras t i en e n una p i eza por un peón y puede pa recer q ue no
l es a menaza n ad a espec i a l . Es más, l as b l a ncas tam b i é n tienen que pen­
sar en su seg u r i dad , ya que e l co ntrago lpe T: h 2 n o l es p romete n ad a
bueno.
E n aquel m omento, n i nguno de los q u e obse rvábamos e l d u e l o
apreció en su j usto va l or l as posi b i l i d ad es de las b l ancas.
( Véase el D. NO 59)
28. b3-b4 (es u n a j ugad a terr i b l emente fu erte q u e reve l a l a pro­
fund idad d e la estratage m a de l as b l ancas. Si a h o ra 2 8 ... T : h 2 , 29.
Da4+ ) 28 . .. Db7 : b4 (ó 28 . . . Tb5 29. Dd 1 ! T: b4 30. Ac5 ! ) 29. Tc1 -b1
(no cuadraba 29. Tc7 + A: c7 30. D : c7 + Re8 3 1 . Ac5 a causa de la

59 60

1 06
pos i b l e 3 1 . . . D b7 ) 29 . . . Db4-g4 30. Ae 3 : a7 !
( Véase el D. NO 60)
Sol uci 6 n sorprendente. Claro q u e el anál isis case ro de G a r ry no
era tan p rofundo, pero él sen t ía i ntuiti vam ente que l a s b l ancas están
e n el cam i no de l a victor i a . Los presentes en l a sala del torneo
tampoco v e í a n nada pe l i groso para las n egras en esta posición . Se exa­
m i naron l as d i ferentes j ugadas. He aqu í l as conti n uaci ones i nd icadas
por Kaspárov después d e la part i d a : 30. f3 ? Df5 3 1 . Da4+ Rd8 32.
Tbc 1 D : f6 con la ventaj a de las n egras, ó 30. Af4 ? A : f4 3 1 . Da4+ Rd6
32. Te 1 e5 tam b i én al provech o de l as negras. El sentid o d e l a j ugada
m odesta, pero excepci onal mente fuerte, hecha e n l a partida, consiste
en h acer v u l nerable el punto b6 , tomando el peón a7 .
30 . . . e6-e5 3 1 . Dc2-a2 ! Td5-d 1 +.
Deseo com prens i b l e de si m p l i ficar el j u ego. A 3 1 . . . Df5 Kaspá rov
responde r ía 32. f3 ! con u n ataq ue fort ísi mo. En el caso de 32 . . . e4
decide 33. Da4+ y 34 . fe. Com o lo i n d icó después de l a partida
Ti móstch e n k o , muy fuerte h u b i era sido ta m b i é n 32. Te 1 , por ej e m p l o :
32 . . . R e6 33. Td 1 e4 34. f3 !
32. Tb1 : d1 Dg4 : d 1 + 33. Rg1 -g2 Dd 1 -h 5 34. Da2-a4+ ! (cu a l q u ier
cosa m enos la evidente j ugada 34. D : a5 D : h2+ 3 5 . Rf1 D h 1 + 36. Re2
De4+ ) 34 . . . Rd7-e6 35. h2-h4 ! Dh5-e2 ( las negras se q u edaron "adere­
zadas y sin novios"; es m a l 35 ... e4 36. D : e4+ De5 37 . D g4+ Df5 38.
Te3+ Ae5 39 . De2 , etc. ) 36. Da4 : a5 Th8-a8 37. Da5-a4 Re6 : f6 38.
Da4-d7 Rf6-g7 39. Tc3-f3 De2-c4 40. Dd7 : d 6 Ta8: a7 41. Dd6 : e5+
Rg7-h7 42. Tf3-f5 Dc4-c6+ 43. Rf2-h2. Las negras abandonaron.
Es u na partida sorprendente que aporta motivos nuevos a la
teo r ía del sistem a Botv ín n i k . l Pero es rea l mente tan i r rep rochable
l a i dea d e l as bl a ncas ? E s q u e e l ataq ue d e las b l a ncas se desarro l l a
m uy despac i o, m i entras q u e l a ventaj a mate r i a l d e l as negras e s consi­
derable.
Dudas, dudas. . . Fui el árbi tro pri ncipal de aq u e l ca m peonato
n ac i o n a l y, conf i eso, no me asom bré mucho a l ver q ue dos rondas
después e l gran maestro l ós i f Dorfm an l a n zaba un nu evo reto a Garry.
Es que d u rante el anál i s i s de l a partida Kaspárov-T i m óstchenko en
la h a b i taci ó n de l os participantes, el gran maestro Svésh n i k ov, famoso
i nvesti gad or de l os secretos de l as apertu ras, declaró que estaba d is­
puesto a defender la posición de l as negras, y e l gran maestro Dorfman
le apoyo.
H asta la 3o a j ugada se rep i ti ó l a partida T i m óstchenko-Kaspárov,
caso r a r ís i m o en l os torneos. Com o ya sabe n , T i móstch e n k o h a b ía
j ugado 30 . . . e5 . Despu és d e l a n á l isis casero , Dorfma n , l le n o de espe­
ranzas opt i m istas, e l i gi ó la co n t i n u ación 30 . . . Ad6-e 5 .
( Véase e l D . N O 6 1 )
3 1 . Tc3-c 5 !
Dorfman m enosprec i ó l a fuerza de esta man iobra . Como de m os­
tró Kaspá rov, se r ía mal 3 1 . f3 ? (Svésh n i k ov y Dorfman consideraban
obl i gato r i a esta j ugad a ) desp u és de l o cua l pod r ía segu i r 31 ... Ad4+
32. A: d4 (32. R h 1 D : g3 33. A: d4 T : d4 34. Tc 1 Cc6 ! ) 32 . . . D : d4+

1 07
33. R h 1 R d6 1 que ser ia ev identemente p rovech oso para l as - n eg ras .
3 1 . . . Td5 : c5 32 . Aa7 : c5 !
i N uevam ente en contra d e l o evidente ! K aspárov j uega perfec·
tamente. Las negras esperaban u n dese n l ace favora b l e en el caso de 32.
D : c5 Cc6 33. Tb7 + Ac7 34. Ab6 TeS, mante n iendo fi rmeme nte la
l ínea d e la defensa.
32 ... Ca5-c6.
Las negras ten ían muchas opciones, pero todas basta nte d esagra­
d a b l es. He aqu í l as variantes, d adas por Kaspárov: 32 . . . TeS 33. Dd2+;
32 ... Ac7 33. Dd3+ R eS 34. Tb4 co n e l ataq ue i rresisti b l e . Tam b i é n
m a l era 32 . . . Dc4 33 . Dd2 + R c6 34. Tb6+, etc .
33. Dc2-d3+ Rd7-c8 34. Tb 1 -d 1 !
N uevam e nte u n a j ugad a sorprendente y m u y fuerte .
34 . . . Cc6-b8.
Pod ía parece r que esta j ugada defend ía co ntra todo, pero esto fue
mera i l us i ó n . . .
3 5 . Td 1 -c 1 1 D g4-a4 ( s i 3 5 . . . Ac7 , 3 6 . Ad6 ) 3 6 . Ac5-d6+ Cb8-c6
37. Ad6 : e5 T h8-d8 38. Dd3-b 1 ! Td8-d 5 39. D b 1 -b8+ Rc8-d7 40.
Db8-c7 + Rd7-e8 4 1 . Dc7 : c6 + Da4 : c6 42. Tc 1 : c6 Td 5 : e 5 43. Tc6-c8+.
Las neg ras abandonaron .
F ue éste un d ob l e tri u nfo de Garry Kaspárov: como j ugador
expe r i mentado y com o destacado anal i zador. R esu lta cu rioso que
d os rondas después, en ese m ismo cam peonato n ac i o n a l , Svésh n i kov,
j ugando con Kaspárov, pod ía segu i r con l as n egras e l sistema Botv ín­
n i k pero rehuyó el r i esgo y reconoció as í que K aspárov n o se h a b ía
equi vocado al apreci ar la posici ó n .
Pero, n atura l m ente, con esto no te rm i naron l as i n vestigaci ones
del s i stem a B otv í n n i k . N o es fác i l l l egar a la verd ad en e l ajedrez;
't anto aqo i , cQm o en la vid á e l eq u ívoco sale a la superficie, m i e ntras
q ue la verdad está en l a profu n d i d ad . ! Pero hay que buscar l a !

61 62

1 08
E n l as competici ones j uven i l es de Le n i n grado ( 1 9S3 ) el esco l a r
d e R i ga A l exéi Shabánov enriq uec i ó esta vari a nte j ugando c o n l as
negras contra Valeri Sál ov.
( Véase el D. NO 62)
E n esta posición el j oven de R iga no j u gó 22 . . . Ca5, segú n e l
ejem p l o d e l os tod opoderosos, s i n o probablemente mejor: 22 . . . Ce5 !
y a 2 3 . A : a7 respond i ó 2 3 . . . R b7 q u e desp ués d e 24. Cb6 l l evó a u n a
l ucha de d os f i l os.
Acontec i m ientos muy i n teresa n tes tu v i ero n lugar en l a V I I I
Espa rtaq u i ada de l os puebl os de l a U R SS. E n e l match de l os e q u i pos
de Azerba i d z h án y Leto n i a compiti eron K aspárov y Tal . El ex cam­
peón del m u ndo e l i g i ó i nesperad amente l a variante principal del
s i stema Botv í n n i k. Los ad versa rios l l egaron a l a posición del d i agrama
N O 62. N atu ral mente, Kaspárov sospechó un ch asco, más no por
eso renegó d e sus pri nc i p i os creadores. E l j oven d e Bakú aceptó audaz­
m ente el desaf ío aunque era ev idente que en a l gu n a parte l o agu a rd a ba
u na trampa. Pero ver es fáci l y p rever es mucho más d i f íci l .
E n l a partida fue : 2 2 . . . Cc6-e 5 ! 23. b2-b3 c4-c3 24. Ca4 : c3
b4: c3 2 5 . Tc 1 : c3+ R c8-bS 26. De2-c2 Af8-d6 2 7 . Ae3 : a7+ R b8-b7
2S. b3-b4 Ce5-c6 29. Aa7-e3 Ad6-e5. .

Muy i nteresante ser ía aq u í 2 9 . . . TeS 30. Tb1 , por ej e m p l o :


30 . . . Tc7 3 1 . Tc5 D d 3 3 2 . b5 A : c5 33. be++ R : c6 3 4 . Da4+ R d 6
35. A : c5+ Td: c5 (35 . . . R : c5 36. Db4+ R c 6 3 7 . Tc 1 + Rd7 3S. De7+
R eS 39. D : c7 m ate, ó 35 ... Tc: c5 36. Tb6+ ) 36. Td 1 Tc 1 37. Da6+ !
Kárpov l l amó " fantástica" a esta var i a n te p reparada por Kaspárov .
Mas e l contragol pe 32 . . . Cb4 ! , propuesto por l os maestros V l a d í m i r
Lepesh k i n y D m i tri Pl isets k i puso en d u d a e l p royecto i m p resi onante
de l as b l a ncas.
30. Tc3 : c6 Ae5 : a 1 .
( Véase el D. NO 63)

63

1 09
Ahora l as b l ancas pueden esforza rse p o r h acer tabl as, y no más.
3 1 . Tc6-c7 + R b7-b8 32 . Ae3-a7 + R b8-a8 33. Aa7-e3 R a8-b8
(33 . . . Ad4 ? 34 . A : d4 T: d4 35. Da2+, etc . ) 34. Ae3-a7+ R b8-a8 3 5 .
Aa7-c5 R a8-b8.
Las b l ancas pod ían j ugar 36. Aa7 +, pero Kaspá rov prefi r i ó segu i r
l uchando: 36. Tc7 : f7 , q u e no obsta nte l l evó a tablas d espués de 3 6 . . .
Aa 1 -e5 3 7 . Ac5· a7+ R b8-a8 3 8 . Aa7 -e3 Td 5-d 7 3 9 . Dc2 -a2+ R a8-b8
40. Ae3-a7+ R b8-c8 4 1 . Da2 : e6 Db5·d 5 42. De6-a6+ Dd5-b7 43 . Da6-
c4+ Db7-c7 . Tab l as.

L l e na de m atices sicol ógicos fue l a 5 a partid a del match f i n a l de


l os p retend i e ntes entre G arry Kaspárov y Vas i l i Smisl ov ( V i l n i us,
1 984 ) . En este encuentro l os acontec i m i e ntos se desarro l l aron d e l
m od o s i g u i ente:

NO 40. Gam bito de la dama


(El sistema Botv ín n i k )
KASPA ROV SM I S LOV

1 . d2-d4 d7-d5 2. Cg1 -f3 Cg8-f6 3 . c2-c4 c7-c6 4. Cb1 -c3 e7-e6.
El e x campeón m u nd i a l , co mbatiente muy experi mentad o en
torneos y m atches, le p l a n teó a Kaspárov un problema comp l icado ya
e n la m isma ape rtu ra. ¿se deci d i r ía G arry a probar otra vez e l sistema
Botví n n i k , j ugando con l as b l a ncas ? Ya que esta ba c l a ro que Sm i s l ov
e l eg ía com p l i cac iones i ntri ncad as con u n a segu n d a i n te nci ó n .
5 . Ac1 -g5 !
E l s i gno de adm i rac i ó n no señ a l a aq u í la fuerza de l a j u gada, s i n o
e l a r roj o cread or de Kaspárov, su co nfianza e n l a razón de s u s propias
ideas aj ed rec ísticas. De modo q u e iun nuevo d esaf ío estaba aceptado!
5. . . d5: c4 6. e2-e4 b7- b5 7 . e4-e5 h7-h6 8 . Ag5-h4 g7-g5 9. Cf3 : g5
h 6 :g5 1 0. Ah4 : g5 Af8-e7 ! ?
E s u n a sorp resa. Antes sol ían j ugar e n esta posición 1 0 . . . Cbd7 .
1 1 . e 5 : f6 Ae7 : f6 1 2. Ag5 : f6 Dd8 : f6 1 3. g2-g3 Cb8-a6 !
E l p l a n de l as negras está l i gado con este desarro l l o envolvente del
caba l l o. Como l o i nd i can l as gu ías de apertu ras, es p rovech oso para
l as b l a ncas 1 3 . . . Ab7 1 4 . Ag2 a6 1 5. 0-0, te n i endo en cuenta 1 6. a4.
1 4. Af 1 -g2 Ac8-b7 1 5. Cc3-e4 !
Kaspárov ad i v i n ó l a pérfi d a i ntención d e l ad ve rsa ri o . La j u gada
n atural 1 5 . C: b 5 ? pod r ía l l evar l as bl ancas a u na catástrofe después
d e 1 5 . . . 0·0-0 ! 1 6. C: a7 + R b8 1 7 . C: c6+ A : c6 1 8 . A : c6 Cb4 ! 1 9 .
Ae4 T: d4 20. De2 T: e4 ! 2 1 . D : e4 Cd3+, etc.
1 5 . . . Df6-e7 1 6. 0-0 0-0-0 1 7. a2-a4 Rc8-b8
M ás pe rspect i vas ten ía l a conti nuación 1 7 . . . f5! i nd icada por el
gran m aest ro V l ad ím i r Bagu írov. En este caso se r ía posi b l e 1 8. ab
cb 1 9 . T: a6 ! A : a6 20. Cc5 D : c5 2 1 . de T : d 1 22, T : d 1 b4 2 3 . Af 1
Td 8, y l as neg ras tendr ían buenas posi b i l id ad es en el fi n a l .
1 8. Dd1 -d2 b5-b4 1 9 . Ta 1 -c1 e6-e5 20. Tc1 : c4 f7-f5 2 1 . Ce4-
g5 c6-c5 22. Ag2 : b7 De7 : b7 23. Dd2-e3 e5: d4' De3-e5+ R b8-a8 25.

11o
Cg5-e6 ( l a j ugada s i m p l e 2 5 . D: f5 ser ía más fuerte ) 25 . . . Db7-h7 !
( Véase el. D. NO 64)
Vasi l i Smislov pasa oportu namente a la contraofensiva, pues
só l o acci ones enérgicas pueden sa l va r a las negras.
26. h2- h4 Th8-e8 27. De5-e2 Td8-d6 28. De2-f3+ Dh7-b7 29.
Df3: b7+ Ra8: b7 30. Ce6 : c5+ Ca6 : c5 3 1 . Tc4: c5.
Las b l ancas tienen la sup remac ía mate r i a l , pero las ne g ras se
s a l van grac i as al peón pasado d 4 .
31 . . . d4-d3 32. Tf1 -d1 Te8-e2 3 3 . Tc5-b5+ R b7-a6 34. Tb5: b4
d3-d2 35. R g 1 -f 1 Td6-e6 36. Rf1 -g2 Te6-d6. Tablas.
Esta partida, com o la de G ávr i k ov- K u p réich i k (el 520 ca mpeona­
to n ac i o n a l , R iga, 1 98 5 ) , con f i r m ó q u e l a idea de Vasi l i Sm i s l ov 1 3 . . .
Ca6 ! era d igna d e l a atenci ón más se r i a . Hasta l a 1 8 a j ugada l os
ad versa r i os s i g u i eron l a partida Kaspárov-Sm islov.
( Véase el D. NO 65)
Kupréich i k, s i n m ás, i ntrod ujo su caba l l o al combate : 1 8 . . . Ca6-
b4. Luego sigui eron : 1 9 . Dd2-f4+ De7 -c7 20. Df4 : c7 + R b8 : c7 2 1 .
Ce4-g5 Th8-f8 22. a4: b5 c6 : b5 23. Ta 1 : a7 Cb4-c6 24. Ag2 : c6 Rc7 : c6
2 5 . Cg5-f3 R c6-b6 26. Tf 1 -a 1 e6-e 5 ! ( l a va r i a n te 26 . . . A : f3 es
i m pos i b l e a nte 2 7 . T 1 a6 m ate ) 2 7 . Cf3 : e5 Td 8: d 4 28. h2-h4 Tf8-d8
29. Ce5 : f7 Td4-d 1 + 30. R g 1 -h2 Td 1 : a 1 3 1 . Ta7 : a 1 Td8-f8 32. Cf7-d6
Tf8: f2+ 33. R h2-h3 Ab7 -g2 + ! 34. R h 3-g4 R b6-c5 35. Cd6-f5 Ag2-e4
36. Cf5-e3 Rc5-d4 37 . Ce3-d 1 Ae4-f3+ 38. R g4-g5 Tf2 -d 2 39. Cd 1 -c3
Td2 : b2 40. R g 5-f4 Rd4: c3 4 1 . R f4 : f3 Tb2 - h 2 . Las b l a ncas abando­
n a ro n .
C l a ro que l as sed uctoras ave ntu ras del siste ma B otv ín n i k n o
term i na n c o n esto y q u e l e esperan m uc h as n u evas p ruebas de resis­
tenc i a . Esto l o h a dem ostrado la 47 a partida del p r i m e r match ma rató­
n i co Kárpov -Kaspárov ( M oscú, 1 984-8 5 ) . en la cual fue: 1 . Cf3 Cf6
2. c4 e6 3. d4 d 5 4. Cc3 c6 5 . Ag5.

64 65

111
"Aquí el pretendi ente ten ía la posi b i l idad de j ugar 5 . . . de -esc r i b i ó
Kárpov -, p e r o Kaspárov reh u só j ugar el siste m a Botv ín n i k c o n l a s
n egras y optó p o r l a conti nuación 5 . . . Cbd 7 . As í que no resu l tó
d i sputa r l a apertura en el s i stem a Botv ín n i k . "
¿ E s casual q ue el com p l icad ísi m o sistema B otv ín n i k s e encon­
trara e n e l campo visual de Kaspárov? Claro que no. H e aq u í l o que él
m ismo esc r i be :
" Actu a l m ente conocem os muchos siste mas en l os cua l es l a s
negras atentan contra el p r i v i legio de las b l a ncas en l a apertu ra, e s
d ecir, contra e l derech o a obtener ve ntaj a . Debemos las p r i m e ras
i nvestigaci ones de este género a Mija íl Botv ín n i k , q u ien eleg ía a
menudo l as conti n uaci ones desech adas co nfiando en un a n á l i s i s p ro­
fundo y u n a i nterpretac i ón exacta de los matices de la posic i ón
s u rgida. N o son pocos l os tri u n fos q u e l ogró Botv ín n i k en tales s i ste­
m as d esafortu nados . "
E l 1 30 campeón m u n d i a l tam bién sigue e l d i f íc i l ca m i n o d e
u n i nvesti gad o r-i nnovad or reve l ando l o s secretos d e l os sistemas
d esafortun ados de apertu ras . Kaspárov con f i r m a exitosa me nte
en la p ráctica la idea teórica de A l ek h i n y Botv ín n i k sobre la u n i d ad
i ndis ol u b l e de l as tres fases de la partida aj ed rec ística : de la ape rtu ra,
el med i o j uego y el f i na l .
H ace m uchos años A l ek h i n esc r i b i ó : " N o estoy jugando a l
ajedrez, s i no l uchando en e l aj ed rez . Por eso armonizo con gusto l o
táctico con l o estratégi co, l o fan tástico c o n l o cient ífico, l as comb i ­
naciones c o n el j uego de posici ó n " .
Tal u n i ón e s caracter ística tam bién para l a s búsq u edas de Kaspá­
rov e n e l á m b i to de l as apertu ras.

N o 41 . Defensa G rünfeld
KASPAROV ROMAN I S H I N
Match-torneo de las cuatro selecciones de l a U RSS, Moscú , 1 98 1

1 . d2-d4 Cg8-f6 2. c2-c4 g7-g6 3 . Cb1 -c3 d7·d5 4. c4: d5 Cf6 : d5


5. e2-e4 Cd5 : c3 6. b2 : c3 Af8-g7 7. Cg1 -f3 c7-c5 8. Ac1 -e3 Dd8-a5
9. Dd 1 -d2 Cb8·c6 1 0 . Ta 1 -c 1 c5: d4 1 1 . c3 : d4 Da5: d2+ 1 2. R e 1 : d2
0-0.
( Véase el D. NO 66)
Ha surgido u n a pos i c i ó n ca racter ística de l a estrategia moderna
de l as ape rtu ras. E n efecto , l d ónde te rm i n a l a apertu ra y com i e nza
e l med i o j uego? lTal vez l o q u e vem os en e l d iagrama sea u n a posición
aguda d e l f i n a l , en l a cu a l a l rey b l a nco l e corresp onde u n pape l
i mporta nte?
Las p regu ntas son s i m p l es, pero n o resu l ta nada senci l l o contes­
ta rl as. Esta pos i c i ón vue l ve a confi rmar l a ley de la l i gazón i nd is o l u b l e
de tod as l as fases de l a partida.
1 3. d4-d5 Tf8-d8 1 4. Rd2-e 1 !
Es u n a m a n i obra suti l . E n resp uesta a 1 4 . . . Ce5 las b l a ncas
q u i e re n entab l a r una l ucha agu d a : 1 5 . C: e5 A : e 5 1 6. f4 Ag t 1 7 .

1 12
Rf2 ! L l ama l a atención q u e tan to l as b l a ncas, como l as neg ras no h a n
te r m i nado tod a v í a el d esarro l l o de s u s p i ezas.
Comentando la j ugada hecha en la partida, Kaspárov h i zo nota r
q u e e l p l a n de j uego de l as b l ancas l o hab ía i d o m a d u rando ce rca d e
u n a ñ o . As í e s cóm o prepara Garry s u s "armas secretas" .
1 4 . . . Cc6-a5 1 5. Ae3-g5 Ag7-f6 (a 1 5 . . . f 6 se r ía mucho más d esa­
g rada b l e 1 6. Ad2 . Para l as n egras mej o r ser ía 1 5 . . . Ad7 ! ) 1 6. Ag5-d2
b7-b6 1 7. Tc1 -c7 Ac8-g4 (prefe r i b l e para l as negras se r ía 1 7 . . . Td7 )
1 8. Af1 -a6 e7-e6.
También aqu í más va l ía j ugar 1 S . . . Td 7 , pero l as negras d ecid ie­
ron abri r l as 1 í neas en el centro y ap rovecharse d e q ue l a torre h 1 de
l as b l a ncas todav ía estaba en l a profu nda retag u a rd i a .
1 9. Cf3-g5 !
Com o s i em pre, Kaspárov no dej a pasa r l a ocasión d e enta b l a r
com p l icaci ones. Si a h o r a 1 9 . . . ed , ser ía m u y fue rte 20. C : f7 Td7 2 1 .
Ch6+ R g7 22. TeS ! E l l argo a l ca nce de l os cálcu l os de G a rry se de­
m uestra en la variante i nd icada por é l : 22 ... T : cS 23. A : cS Tc7 24.
A: g4 Ac3 25. Ae6 A : d2+ 26. R : d2 Cc4+ 27. Re2 R :h6 2S. A : d 5 con
ventaj a m ateri a l y de posic i ó n .
1 9 . . . Af6-e5 20. Tc7 : f7 ! e6 : d5.
Para rechazar 20 . . . h6 G a r ry hab ía p reparado una répl ica i m p re­
s i onante: 2 1 . Cf3 ! A : f3 22. T: f3 ed 2 3 . ed T : d 5 24. A : h6, y las
b l a ncas res u l tan con un peón más que las negras.
21 . f2-f4! Ae5-g7.
En el caso de 2 1 . . . Ad4 Kaspárov j u gar ía 2 2 . T : h 7 , por ej e m p l o ,
22 . . . Cc4 23. e5 TeS 2 4 . h 3 ! , y ah ora e l sacr ificio seductor d e l a l f i l
24 . . . A: e5 2 5 . fe T: e 5 + 2 6 . R f 2 TfS+ 2 7 . R g 3 resu l ta u n t i ro d e
fogueo. Si 27 . . . C: d2, 2 S . h g ! (2 S. R : g4 ? T : g5+) 2S . . . T : g5 2 9 . ThS+
R f7 30. T 1 h 7 + R eS 3 1 . Ab5+, etc.
i E s verdaderame nte asombrosa l a exactitud con l a cual G a r ry
calcu l a l as variantes de com b i n aci ones !

66

� -11248 113
22. f4-f5.
A 22 . . . gf l as b l ancas respond e r ían 23. h 3 ! A h 5 24. T : g7+ R : g7
25. Ce6+ R f6 y l uego no la co nti n uación evidente d e 26. C: d8 con la
variante 26 . . . . T: d8 27. ef Cc4 q u e d a r ía a l as negras e l contraj uego,
s i no la astuta j ugada 26. ef ! q u e p l a ntear ía a l a s n egras p roble mas m u y
serios. N o obstante, Roman ish i n deb ía acepta r precisame nte esta
v a r i a nte, pero, rechazando la gran i zada de los gol pes, O l eg se encontró
e n falta d e t i em po y com eti ó un error decisivo.
Com o l o i nd i có m ás tarde Kaspárov, m u y fu erte h u b iera s i d o
22. h 3 !
2 2. . . d5 : e4 ? 23. Ad2 : a5 b6 : a5.
La con ti nuación sed uctora 23 ... e3 se refutaba d espués de 24.
T: g7+ R : g7 25. Ac3 + R h6 2 6 . Cf7 + Rh5 27. C : d8 T : d8 28. Ae2 .
24. Aa6·c4 Ag7-c3+ 25. R e 1 -f2 e4-e3+ 26. Rf2-g3 (todo menos
26. R : e3 ? Ad2+) 26 . . . Ac3 : e5+ 27. R g3 : g4 !
E l r e y pasa i ntrép idamente a l a ofensiva; es u n motivo caracte r ís­
tico, prec i samente, del fi n a l .
27 . . . Td8-d4+ 28 . Rg4-h3 Td4: c4 29. f5-f6 Ae5: f6.
Es n eces a r i o entregar el a l f i l . Si 29 . . . Tc7 , 30. T : c7 A : c7 3 1 .
f7+ R h8 32 . Ce6 Ad6 33 . Te1 , etc.
30. Tf7 : f6 Ta8-e8.
E l f i n a l adv i no i mpercepti b l emente . Las b l a ncas tienen la s u p re­
mac í a m ate r i a l , pero deben contar seriame nte con e l peón pasado e3
de l as neg ras.
3 1 . T h 1 -e1 .
R es u l ta cu r i oso que esta torre entr_e en j uego s ólo en e l f i n a l d e
l a v i o l enta bata l l a .
31 . . . e3-e2 32. R h3-g3 .
Es u na i nexacti tud técn ica . Después de 3 2 . Te6 el peón e2, e l
as de t r i u nfos de l as negras, desaparecer ía rápidamente .

67

1 14
32 . . . Tc4-a4 33. R g3-f2 Ta4 :a2 34. Cg5-e6 a5-a4.
( Véase el D. NO 67)
Para aprovechar l a ven taj a consegu ida G arry debe se r exacto.
La j u gada correcta era la s i m p l e 35. Cd4, después d e l a cu a l , en e l caso
de 35 . . . a3, deci d i r ía 36. T: e2 Te : e2 37. C: e2 y, l u ego, Ta6. Pero en
e l f renes í del com bate K aspárov sigue l uchando con e l d eseo de dar
m ate.
35. Te1 -b1 ? a4-a3 36. Tb1 -b7 e2-e1 O++?
La falta de tiem po. Ser ía m ej o r 36 . . . Tb2 ! Como l o demostró
Kaspá rov, l as b l a ncas ya ten d r ían que h acer tablas. He aqu í l a v a r i a nte
d ad a por él : 37. Tg7 + R h8 38. Te7 Tbb8 (38 . . . Tc8 39. Tc7 ) 39 .
T: a7 Ta8 40. T: a8 T: a8 4 1 . Cd4 a2 42 . Cb3 Tb8 43. T : a2 .
37. Rf2 : e1 Ta2 : g2 38. Tb7-g7+ Rg8-h8 39. Tg7-f7 h7-h5.
Más sól ido ser ía 39 . . . h 6 privando a l caba l l o b l a nco de l a casi l l a
g 5 , pero l as neg ras quer ían d a r más a i re fresco a s u rey .
40. Re1 -f1 Tg2: h2 ?
Es l a ú l t i m a j ugad a en l a fal ta de t i e m po y . . . Es u n e rror. Como
lo d e m ostró Kaspárov en un a ná l isis i n te resa nte , a las negras las s a l ­
v a r ía 40 . . . a2, por ej em p l o : 4 1 . T: a 7 y a h ora n o 4 1 . . . T b 2 en v i sta de
42. Cg5 ! , sino 4 1 ... T: h2 42 . T : g6 a l D+ 43. T: a l Th 1 + 44. Tg l T : g 1 + ,
etc.
4 1 . Tf6 : g6 Te8 : e6 (es l a confes i ó n de l a cap i tu l a c i ó n , si las estaba
amenazando i nev i tabl em ente 42 . Th6+ y 43. Tg7 mate ) 42. Tg6 : e6
R h8-g8 43. Tf7 :a7. Las negras abandonaron .
Esta fue una l ucha excepci o n a l mente i n te resa nte .

NO 42. Gam bito d e la dama


KO R C H N O I KASPA ROV
Match de pretendientes, semifi n a l , Londres, 1 983

1 . d2-d4 d7-d5 2. c2-c4 e7-e6 3 . Cg 1 -f3 c7-c5 4. c4: d 5 e6 : d5


5. g2-g3 C b8-c6 6. Af1 ·g2 Cg8-f6 7. 0-0 Af8-e7.
i Es e l ajedrez c l á s i co ! Esta pos i c i ó n de la defe nsa Tarrasch
p rosperó a p r i nc i p i os de si gl o, l u ego fue excomu l gada de las competi­
ciones i mportantes y , act u a l mente , vo l v i ó a ser m uy popu l a r . S i n
embargo, hay que deci r co n tod a ce rteza, q ue n o e s úti l para todos l os
ajed reci stas, n i m uch o menos. Las negras deben se nt i r suti l mente e l
d i na m i smo de l a l ucha, organ izar u n a coord i n aci ó n exacta de las
p i ezas, tender s i em pre a l a acti vidad. Cua l q u i e r otra i n terpretaci ón
d e l s i stema de apertura pod r ía l l evar s ó l o a la aparición de u n
m e l a ncól i co peón a i s l ad o d 5 q u e corre r ía pel i g ro ta nto de b l oqueo,
como de ased i o.
Pero para K aspárov l a d efe nsa Tarrasch es m u y conve n i e nte y ,
como l o h i zo notar su en tre n ador, el maestro Alej a n d ro N i k i ti n ,
" este s i stem a s e i nscr i b i ó con asom b rosa fac i l i d ad en s u reperto rio
d e torneos " .
8 . Ac1 -e3 c5-c4 9. Cf3-e5 O-O 1 O . b2-b3 c4: b 3 1 1 . D d 1 : b3
Dd8-b6.

115
Es u n a idea origi n a l caracter ística de l a m anera en que Kaspá­
rov i nte rpreta l os prob l e m as de apertu ras. Se suele j ugar 1 1 . . . Ca5 y,
s i 1 2 . Da4, 1 2 ... a6 1 3 . Ad2 Cc4 ! 1 4 . C: c4 b 5 1 5 . Da5 be con la
i g ua l ación.
1 2. Tf1 -c 1 .
Cl aro q ue e l dobl am i ento d e l os peones d esp u és d e 1 2 . D : b6 a b
sería favora b l e para l as bl ancas e n el f i n a l , pero e n este caso l a s negras
obte nd r ían el contraj uego por la l ínea " a " .
1 2 . . D b6 : b3 1 3 . a2 : b3 Cc6-b4.
.

El caba l l o ocupa aqu í una exce l e n te posi c i ó n , y p rotege con segu-


r idad al peón d 5.
1 4. Cb1 -a3.
A 1 4. Cc3 1 as negras responder ía n 1 4 . . . Ae6.
14 ... a7-a6 1 5. Ae3-d2 Ta8-b8 (para h acer posi b l e la j u gada b7-b5)
1 6. Ad2 : b4 Ae7 : b4 1 7. Ce5-d3 Ab4-d6 1 8. Ca3-c2 Ac8-g4.
Esta vez, la ape rtura, el med io j uego y el f i n a l ta mbién conver­
g ieron i m percept i b l emente. Se l i bra una ard u a l ucha estratégica, q u e
e x i g e l a m áx i m a p reci si ó n . E n v e z d e l a j ugada h echa en l a parti d a ,
seda p refe r i b l e j ugar 1 8 . . . Ae6 y l uego, Tfc8.
1 9. Rg1 -f 1 Ag4-f5 20. Cd3-c5 Tf8-c8 2 1 . Cc2-e3 Af5-e6 22.
b3-b4 R g8-f8 23. Tc1 -c2 Rf8-e7 24. Rf1 -e1 h7-h 5 !
Las negras no q u i eren l i m i tarse a l a defensa; s u ú ltima j ugada
demuestra que en caso d e necesidad e l las están d ispuestas ta m b i é n
a emprender m a n i obras acti vas en e l f l anco rey .
25. Tc2-b2 Tc8-c7 26. Cc5-d3 Tb8-a8 27. b4-b5.
( Véase el D. NO 68)
Aqu í va l e la pena ci tar otra observac i ó n de Alej a n d ro N i k i t i n :
" K aspá rov consideró que j u gando as í, las b l ancas perd ían l a ventaja
q u e pod í a n conserva r med i a n te l a reorgan i zac i ó n astuta 2 7 . Tba2
Td8 28. Ta5. N o obstan te, a l desarro l l a r esta v a r i a nte , se puede ver

68

116
que despu és de 28 . . . Tc3 ! l a amenaza d e l sacr ificio d e c a l i d ad T : d3
d a ba a l as negras posi b i l idad es su ficien tes para el contraj uego" .
27 . . . a6-a5 28. b5-b6 Tc7-c6 29. Tb2-b5?
La vers i ó n cor recta era: 29. Ta4 Ta6 30. Tb5 Tc : b6 3 1 . Ta: a5
con la i gu a l aci ón despu és de 3 1 . . . Ce4 .
29 . . . a5-a4 � 30. Ce3 : d5+ ( h ac ía fa l ta j ugar 30. Cb4) 30 . . . Cf6 : d5
3 1 . Ag2 : d5 Ae6 : d5 32. Tb5 : d5 Tc6 : b5 33. Td 5 : h 5 Tb6-b3 34. R e 1 -d2
b7-b5.
Las bl ancas ganaron un peón, pero a un p rec i o mu y a l to. Los
peones negros pasados son muy pe l ig rosos.
35. h2-h4 Ta8-c8 36. g3-g4 (mucho más fuerte ser ía 36. Tg 5 ! )
36 . . . a4-a3 37. f2-f4 Tc8-c3 .
" Está cl aro que el caba l l o es el ba l u arte de l a defensa b l a nca.
Para q u i ta r l o del tab l ero no d a pena entregar i n c l u so l a torre. Pero se
pod r ía resol ver l os prob l em as más fác i l mente j u gando 37 . . . Tc4 y ,
si 3 8 . R e3, 3 8 . . . Tc2 co n l a amenaza te rri b l e d e 39 . . . a 2 y , l u ego, Tb 1 .
Por cuanto asi m ismo esta r í a mal 38. Td 5 R e6 39. e4 Tcc3 ! 40. f5+
Re7 4 1 . Cc5 A : c5 42 . de Th3 ! , l as b l ancas te nd r ían que buscar la s a l ­
vac i ó n e n l a vari ante 38 . Ta2 T: d4 3 9 . R c 2 Tb : d3 40. e d b4",
comenta A l ej andro N i k i ti n .
38. Th5-d5 Re7-e6 39. Td5-h5 b5-b4.
A l rec i b i r u n a ventaj a ser i a ( record emos q u e esta partida era l a
sexta en e l m atch , y Korch n ó i i b a ganando c o n + 1 -0=4 ) , Kaspá rov
com i enza a ponerse nervi oso y mueve su peón en e l momento más
i noportu no. Después de 39 . . . T : d3+ 40. ed A : f4+ 4 1 . Re2 ( 4 1 . Rc2?
Tb2+ 42 . Rc3 Ad2 m ate ) 4 1 . . . Ad6 é l te n d r ía esta m isma pos i c i ó n q ue
s u r g i ó en l a partida, pero con l a to rre h 5 fuera de j uego.
40. Th5-a5 Tc3 : d3+
Los m oti vos com b i natori os l igados con e l empleo de l a fuerza
de l os peones p asados.
41 . e2 : d3 Ad6 : f4+ 42 . Rd2-e2 Tb3-c3 43. g4-g5?
Du rante el anál i s i s de l a pos i c i ó n a p l azada, Korchnói no l ogró
e ncontrar la conti nu aci ó n que era mej or; 43. R f3 Ac 1 44. R e4 Rd6
45. d5 b3 46. Ta6+ Rd7 47. Ta7 + con ta b l as i n evitables. Aq u í se con­
f i rm a r ía la l ey de l os f i n a l es que consiste en l a activac!i ó n o b l i gatoria
d e l rey.
43 ... Af4-c1 44. h4-h5 b4-b3 ! 45. Ta5 : a3 Ac1 -a3 (45 ... b3-b2 ?
no conven ía por ser proba b l e 46 . Ta6+) 46. Ta 1 -a3 b3-b2 47. Ta3-a6+
Re6-f5 48. Ta6- b6 Tc3-c2+ 49. Re2-e3 Rf5 : g5 50. d4-d5 Rg 5: h5.
i E I f i n a l de l as torres en tod a su be l l eza ! Las b l a ncas deben poner
la m i ra e n l a act i v i d ad y l a coord i n ación d e sus fuerzas de combate.
51 . R e3-d4 g7-g5 52. Tb6-b8 g5-g4 53. d 5-d6 Tc2-c6 !
H ace falta a pa rtar el rey b l anco d e l peón "g". Con 53 . . . TeS q u e
era d e esperar y 5 4 . T : b2 g 3 5 5 . Re3 ! R g4 5 6 . Tb4+ ! R h 3 57 . T b 5 !
R h2 5 8 . Tb2 g 2 59 . R f3 , las b l ancas s e s a l va r ía n .
54 . R d4-e5.
" E l caso de 54. R d 5 ? TeS 55. T: b2 g3 56. d7 Td8 57 . R d6
R g4 58. R e7 T: d 7 + ! 59 . R : d7 f5 ! resu l ta deficiente y u n o p u ede

1 17
convence rse fáci l mente de que a las b l ancas fa l ta sólo u n tiempo
p ara h acer tab l as " , com enta A l ej a n d ro N i k i ti n .
54 . . . Tc6-c5+ 55. R e5-f6 (ser ía más s i m p l e 55 . . . Rd4) 55 ... g4-g3
56. Tb8: b2 Tc5-d5 57. Rf6 : f7 Td5 : d6 58. Tb2-d 2 R h 5-g4 59. d3-d4
Rg4-f5 60. Rf7-e7 Td6-d5 6 1 . Td2-d3 Rf5-f4 62. Re7-e6 Td5-g5.
( Véase el D. NO 69)
Puede parecer q u e el f i n a l es c l a ro y s i m p l e . Las b l a ncas t i e n e n
q u e entregar oportu name nte s u torre por e l p e ó n "g" y , l uego,
p romover su prop i o peón que tam b i é n puede costa rles una torre a
l as n eg ras. Pero en el aj ed rez todas l as posic i o nes, i ncl uso l a s más
s i m p l es, enci e r ran u n profu n d o sentido. Korch n ó i j u gó tr i v i a l m e nte
y esto l e l l evó al fracaso.
63. d4-d5?
A tabl as l l evar ía 63. Td 1 ! g2 64. Tg 1 Re4 6 5 . d5 Tg6+ 66. R f 7 .
63 . . . T g5-g6+ !
Las b l a ncas esperaban excl usiva m ente 63 . . . g2 64. Td 1 Re3
65. T g 1 .
64. Re6-e7 (ó 64. R f7 g2 65. Td 1 Td6 66. Re7 T : d 5 ) 64 . . . g3-g2
65. Td3-d 1 Rf4-e5 66. d5-d6 Tg6-e6+ 67. Re7-d7 Te6: d6+ 68. Td1 : d6
g2-g 1 D, y l as negras triunfaron.
Veamos ahora cóm o se desarro l l ó l a l uc h a e n l a séptima partida
d e este m atch .

NO 43 . Apertura catalana
KASPA R O V KO R C H N O I

1 . d2-d4 Cg8-f6 2. c2-c4 e7-e6 3. g2-g3 d7-d5 4. Af 1 -g2 d 5 : c4


5. Cg 1 -f3 Ac8-d7 6. Dd1 -c2 c7-c5 7. 0-0 Ad7-c6 8. Dc2 : c4 C b8-d7
9. Ac1 -g5 Ta8-c8 10. Ag5 : f6 Cd7 : f6 1 1 . d4: c5 Ac6 : f3 1 2. Ag2 : f3
Af8 : c5 1 3. Dc4- b5+ Dd8-d7 1 4. Cb1 -c3 Dd7: b5 1 5. Cc3: b5.
(Véase el D. NO 70)

69 70

1 18
Preparando este esq u e m a de desarro l l o en l a apertu ra, Kaspá rov
tomó en consideración q u e la parti d a pasaba precip itadamente de l a
a pertura a l f i n a l el i m i na n d o e l med io j u ego. Es�o l e conven ía a Kaspá·
rov, ya que e n e l f i n a l com p l icad o q u e su rg ía en e l ta b l e ro, su a l f i l
eje rcí a p res i ó n sobre l a d i agonal h 1 -a8.
15 .. . Re8-e7 (es u n a j ugada t ípica de l a fase final, pero Kaspárov
e ncontró la pos i bi l idad d e crear amenazas co m b i n ato rias i n c l u so en
esta pos i c i ó n desi erta. Más va l i era 1 5 . . 0-0 ) 1 6. b2-b4 ! Ac5: b4 1 7 .
.

Cb5 :a7 Tc8- c7 ?


N uevamente u n a j ugada co n vencional y n u evamente desgrac i a d a .
Más pos i b i l idades l es d a r ía a las negras 1 7 . . . T a 8 1 8 . Tfb 1 T : a7 1 9 .
T: b4.
1 8 . Tf1 -c 1 ! Tc7-d7 1 9. Ta 1 -b 1 Ab4-d 2 20. Tc1 -c2 Th8-d8 (a
2 0 . . . Ta8 l as b l ancas responder ían 2 1 . Cc8+ y 22. Cb6) 2 1 . Af3 : b7
Re7-f8 22. Ca7-c6 Td7-c7 23 . Tb1 -b2 Td8-d6 24. a2-a4.
Com i enza la fase de la rea l i zac i ó n de la su premac ía materi a l .
2 4. . . Ad2- e1 25. Tb2-b 1 Cf6-d5 26. Ab7-a8 Tc7-c8 27. Aa8-b7
Tc8-c7 28. Tc2-c4 Cd5-e7 29. Cc6-e5 Ae 1 -a5 30. Tb1 -b5 Ce7-g6.
Korch n ó i se esfuerza por embro l l ar el j u ego, pero todas sus te n ­
tativas res u l tan vanas.
31 . Ce5- c6 ! Td6-d1 + 32. Rg1 -g2 Aa5-e 1 33. a4-a5 Cg6-e7 34.
a 5-a6 Ce7 : c6 35. Tc4 : c6 Tc7 : c6 36. Ab7 : c6 Td 1 -a 1 37. Tb5-b8+
Rf8-e7 38. R b8-b7+ Re7-d6 39. Ac6-b5 Ae 1 -c3 (es n ecesa r i o a taja r
l a j ugada 4 0 . a7 : en t a l caso segu i r ía 40 . . . Ad 4) 40. Tb7 : f7 Ac3-f6
4 1 . Tf7-d7+ Rd6-c5 42. Ab5-d3 h7-h6 43. Td7-b7 Ta 1 -a3 44. a6-a7
Rc5-d5 45. f2-f3 Rd5-d6 (45 . . . Ad4 46. Td 7 + Rc5 47. Ae4) 46. Tb7-
b6+ Las negras abandonaron.
El esti l o creador del 1 30 cam peón m u n d i a l se ca racte r i z a por
c u a l idades excepc i o n a l mente val iosas, ta l es como e l estu d i o perma­
n e nte d e l os pri nci p i os c l ás i cos del aj edrez, e l ansia d e busca r y en­
contrar nuevas ideas y proy ectos, as í como l a d e comprobar por su
cuenta la j ustedad de toda apreciación teórica.
Cap ítulo undécimo

" LA C I E N C I A DE V E N C E R "

Es a m p l i amente co nocida L a ciencia de vencer e l a borada a f i nes


del s i g l o X V I I I por el cél ebre j efe m i l i ta r ruso Alej a n d ro Suvó rov
q u i e n fue enem i go i rreconci l i a b l e d e l dogmatism o y de la bana l i dad
en e l a rte m i l i tar.
Tam b i é n e l aj ed rez cue n ta con su pro p i a "ciencia de vencer".
He aquí l o q ue esc r i b i ó hace más de u n siglo el maestro ruso l l i á
Sh ú m ov :
" Para vencer en el aj ed rez es necesa r i o saber m a nej ar l a s fuerzas
heterogéneas, gan a r tiempo, apro"vechar los errores del enem i go,
compensar e l reducido n ú m ero de p iezas con una posi c i ó n ventajosa .
"Tanto en el j uego aj ed rec ístico, com o en l a bata l l a hay m i n u tos
de i nspi raci ón que deciden repenti namente el dese n l ace del com bate,
que le dan a este ú l ti m o un g i ro i m p revisto" .
Ya hemos rel atado sobre m uchos aspectos d e " l a ciencia de ven­
cer" e n l os escaq ues. E n este cap ítu l o se tratará d e uno d e l os factores
más i mportantes de esta ciencia, de la h a b i l i d ad de "compensar e l
reducido nú mero de p i ezas c o n u n a posi ción ventaj osa" .
La base de esta hab i l i d ad co nsi ste en q u e u no de l os eleme n tos
d e l j uego, preci samente la fu erza mate r i a l de l as p iezas , es transfor­
m ada en otros e l ementos de l a estrateg i a , por ej e m p l o , e l espacio
ajedrecí stico o e l tiempo aj ed rec ístico. Lo fu ndamenta l es coord i n a r
l as fuerzas c o n exact i tud , l o q u e perm ite, p a rafraseando a Suvórov,
t r i u nfar " no g racias a l n ú m ero, s i n o g racias a la h a b i l idad".
E l 1 3 0 campeón m u nd i a l es dotado de esta d if íc i l h a b i l idad en
toda s u p l e n i tud. E n l as posi ciones embrol l adas Kaspárov sabe en­
contrar j ugadas l l enas de p rofu nda energ ía m i ste ri osa y , además,
sacrifica val i entemente p i ezas para confe r i r a sus h u estes fu e rza
d i nám ica. E n e l aj ed rez G ar ry crea y l ucha.
Tras cursar sus " u n i versidades" aj ed rec ísticas e n m ú l ti p les torneos
y m atches, Kaspárov apren d i ó a tomar sagazme nte en considerac i ó n
l a i nconstanci a de l as s i tuaci ones en e l ta b l ero, as í c o m o a ad i v i na r
l as estratagem as de s u s ad versar i os. Posee l a e n v i d i a b l e capacidad de
apreci a r la s i tuaci ón en su total idad, pero a l a vez, no p i e rde d e v i sta
ni un s o l o d eta l l e de i m portancia.
En un va l i oso recu rso d e l ataque y de l a d efensa se ha convertido
para é l e l j uego act i vo en l as posi ciones con e l equ i l i b ri o mate r i a l
a lterado, y l a l ucha p o r l a i n i ci at i va sacr i fica nd o u n p e ó n o i n c l uso
u na f i gura.
N otem os, a propós i to, que, como reg l a , e l sacrificio mate r i a l más
d i f íc i l e n e l aj ed rez es p reci sam e n te e l de un peón, ya que l as demás
p i ezas se sacri fican más a menudo en posiciones ya determ i n adas,
como f i n a l i zando l a ofens i va .

1 20
Por l o v i sto, preci samente sol uc i o nes de esta índole sobre n tend ía
Ta l , cuando esc r i b i ó : " La mayor ía de l os sacr i fi ci os n o p recisan de u n
cálcu l o concreto. Basta só l o ver l a posi c i ó n su rg ida para conven­
cerse d e s u j usted a d " .
·
Tanto más l os sacrificios de l os peones e n l a mayor ía d e l o s casos
son i nt u i t i vos, son , a su manera, presag i o d e l ataque que tod av ía está
por despl egarse, son " u n a p i ed ra ca ída del ci el o" . En ma n os de G a r ry
Kaspá rov estos sacrificios i ntu iti vos se convi rtieron en arma poderosa .
Es pos i b l e que l a mejor co nfi rm ac i ó n de todo l o d icho sea l a 1 6 a
partida d e l seg u n d o m atch Kárpov -Kaspárov ( M oscú, 1 985 ) , que
atraj o la a tenc i ó n general .

NO 44. Defensa sici l iana


KA RPOV KASPAROV

1 . e2-e4 c7-c5 2. Cg1 -f3 e7-e6 3. d2-d4 c5-d4 4. Cf3: d4 C b8-c6


5. Cd4-b5 d7-d6 6. c2-c4 Cg8-f6 7. Cb1 -c3 a7-a6 8. Cb5-a3.
Es u na p os i c i ó n i n i c i a l a m p l iamen te conocida q u e fue p robada
much í s i m as veces en m uch ísi mas competici ones. Los teóricos y l os
p rácticos constataron q ue l os p uestos avan zados de v i g i l ancia desta­
cad os por l as b l a ncas, prev i enen l os mov i m ientos d e l os peones neg ros
d 6-d 5 ó b7-b5, que l i beran el j u ego de las negras. Después de 8 . . . Ae7
9. Ae2 0-0 1 0. 0-0 se conserva r ía la pres i ó n considera b l e de las b l an­
cas por m ucho tiem po.
8 ... d6-d5 !
Es u n sacr ificio va l i en te e i n esperado d e l peó n . Las negras rompen
la 1 ínea d e l f rente en el l ugar más forti ficad o. La j u gada 8 ... d 5 !
s e e ncontró p o r p r i mera vez e n l a partida H o n f i - D e l y q u e tuvo l u ga r
e n e l campeonato naci o n a l de H u ngr ía ( 1 965 ) . La l u cha se d esarro l l ó
as (: 9. e d e d 1 0. c d Cb4 1 1 . Da4+ Ad7 1 2 . D b 3 Ae7 1 3. Af4 Ag4 1 4.
f3 Cf: d 5 1 5. C: d5 C: d 5 1 6 . fg C : f4 1 7 . Da4+ b5 1 8 . D : f4 0-0. Las
n eg ras tienen una posici ón muy prometedora .
Pe ro esta partida no l l am ó l a atención de l os espec i a l istas .
9. c4 : d5 e6 : d5 1 0. e4 : d5 Cc6-b4.
( Véase el D. NO 7 1 )
Al e ntrega r u n peón , l as negras h a n conferido energ ía a sus p iezas,
pero n o han creado n i ngu n a amenaza concreta y por eso puede pare­
cer q ue l as b l a ncas no tienen moti vos de p reocu paci ó n .
Es c u r i oso que en es t a partida s e rep i t i ó en c ierta m e d i d a l a h i sto­
r i a ya descri ta por n osotros en el cap ítu l o déc i m o . En aq u e l caso a l a
idea i nsól i ta d e gam b i to propuesta p o r Garry K aspárov, s e opusieron
l os grandes m aestros G u e n n ad i T i m óstchen k o e l ós i f Dorfm a n ,
q u i e nes u n par de a ñ o s después s e co nvi rtieron e n e ntre nadores d e l
j oven d e B a k ú .
La pos i c i ó n dada en el d i agrama ta m b i é n s e encontró e n l a 1 2 a
p a rtida d e l m atch Kárpov - K aspárov j u gada dos se m a n as a n tes. E n
aque l l a ocasi ón Kárpov j ugó 1 1 . Ac4 y después d e 1 1 . . . Ag4 ( a 1 1 . . .
b 5 s e r fa pos i b l e 1 2 . 0 -0 ! ?) h i zo vo l ve r prudentemente s u a l f i l a l a

121
casi l l a e2 perm i ti endo s i m p l i fi cac i ones q u e mu y pro nto l l evaron a
tablas.
·

Esta vez Kárpov, q u i en se preparó fundamenta l m ente y estu d i ó


c o n s u s entrenado res tod os l os pro y co ntra , d ecid ió repet i r l a varia nte
espe rando reforzar el j uego de l as b l ancas. Pero G a rry n u nca entrega
s i n combate sus pos ici ones, ya que está seg u ro d e te ner razó n .
1 1 . Af1 -e2 Af8·c5 !
Esta m a n i obra atesti g u a q u e l a i n iciativa y l a coord i n ac i ón a r m ó·
n ica de l as p i ezas son para K aspárov a l go más v a l i oso que u n peón .
Por l o dem ás, en el caso de la tom a m e rca n ti l d e l peón d 5 las b l a ncas
consegu i r í a n la ven taj a. Por ej e m p l o , se r ía pos i b l e 1 1 . . . Cb: d 5 1 2 . 0-0
Ae7 ( 1 2 . . . A: a3 1 3 . Da4+) 1 3 . C: d 5 C:d5 1 4. D a4+ Ad7 1 5 . Db3, y
l as negras tend r ían que pensar en u na defensa poco fác i l . Proba b l e ­
m ente, ésta e r a l a va r i a nte q u e t u v o en consid e rac i ó n Kárpov.
I nvestigaci ones u l te r i o res demostra ron que en esta posi c i ó n es
d igna d e atenc i ó n espec i a l la m a n iobra 1 2 . Ae3 p a ra te ner, después
de 1 2 . . . A: e3 (es prefer i b l e 1 2 . . . De7 ) 1 3 . Da4+, la posi b i l i d ad de e l i ­
m i nar e l caba l l o act ivo b4 .
Es pos i b l e 1 3 . . . Cd7 1 4 . D: b4 Ac5 1 5 . De4+ R fB 1 6 . 0-0 b5
1 7 . Cc2 Cf6 1 8. Dd3 g6 19. Af3 Af5 .
E n tal com pl icad a posición las bl ancas ti enen posi b i l idades
un poco m ej ores.
As í se desarrol l ó la pa rtida Kárpov-Van der Wiel ( B ruse l as,
1 986 ) . Podemos ver que Kárpov tuvo en cu enta las l ecciones d e su
j u ego con Kaspárov y el i g i ó otro plan en l a ape rtu ra . N a tu ra l m e n te ,
e n esta v a r i a nte suya no está d i c h o todo n i m u c h o m enos.
1 2. 0�0 0-0 1 3. Ae2-f3.
Ni s i q u i era Kárpov con su bri l l a n te com p re n s i ó n de l a s pos i c i o­
n es s i nt i ó el pe l i gro q u e entrañaba el j uego d i ri g i d o a m a n te n e r l a
supremacía m ateri a l . E n efecto, s e crea l a i m p resi ó n de q u e l a s b l a ncas

71 72

1 22
'

pod rán m u y p ronto i ntrod u c i r en com bate l as p i ezas d e l a l a d a m a ,


l o q ue decid i r ía el res u l tad o d e l a bata l l a , ya q u e e l p e ó n d 5 está b i e n
forta l ec i d o.
Pero esto no era m ás q u e u n a i l u s i ó n ; l o q u e l a s b l a ncas te n ían
q u e h acer en segu ida, era vo l ver a l a vi d a su cabal l o a3 q ue estaba apar­
tado. Después de 1 3 . Cc2 Cb: d 5 l as posi b i l i d ades de l as pa rtes se igua­
l a r ían.
1 3 . . . AcS-f5.
Ahora el caba l l o a3 se quedará por mucho tiempo p r i s i onero en
s u propio cam po.
1 4. Ac1 -g5 Tf8-eS 1 5. Dd 1 ·d2 b7-b5 1 6. Ta 1 -d 1 .
También desp u és d e 1 6 . Df4 Ag6 1 7 . A : f6 D : f6 1 8 . D : f6 gf
l as negras tend r ían la ven taj a : el caba l l o a3 está fuera del j uego,
además está amenazando 19 . . . Cd3 .
1 6 . . . Cb4-d3 1 7. Ca3-b1 .
Es c u r i oso q ue a b 1 v i n o a parar el caba l l o g 1 q u e s i g u i ó e l extra­
vaga nte i ti nerario g 1 -f3-d4-b5-a3-b 1 . Es natu ra l q u e h aya tardado
m ucho ti empo en este viaje.
1 7 h7- h6 1 S. Ag5- h4 b5-b4 ! 1 9. Cc3-a4.
•..

También este caba l l o se v i o obl i gado a em p render u n l a rgo v i aj e .


E n e l c a s o de 1 9. Ce2 muy desag rad a b l e ser ía 1 9 . . . Ce5.
19 ... Ac5-d6 20. Ah4-g3 TaS-eS 2 1 . b2-b3.
Con la espe ranza de j ugar Cb2 y h acer retroceder la vanguard i a
enem i ga, e l caba l l o d 3 .
2 1 . . . g7-g5!
i E xcelente! S i 22. Cb2 , 22 . . . C: b2 23. D : b2 g4 24. Ae2 Tc2 , etc .
2 2 . Ag3 : d6 DdS : d6 2 3 . g2-g3 .
E n e l caso de 23. Ae2 Cf4 24. Ac4 Cg4 las negras obte nd r ía n
u n ataqu e fue rte.
23 ... Cf6-d7 24. Af3-g2 Dd6-f6 !
Las b l a ncas tod av ía tienen la supremac ía materi a l , pero su pos i c i ó n
y a es i rremed i ab l e. Todas sus p i ezas, particu larmente l os caba l l os,
está n m a l s i tuadas cas i no ex iste coord i n ac i ó n entre e l las.
25 . a2-a3 a6-a5 2 6 . a3 :b4 a5: b4 2 7 . Dd2-a2 Af5-g6 2 S. d 5-d6.
Es un test i m o n i o del fracaso del p l a n d e las b l a ncas. Con 28 . . .
D : d6 l as b l ancas j ugar ía n 2 9 . Cb2 Te2 3 0 . Cc4 . Pero aq u í y a n o es
suficiente entregar un so l o peón . Verdad es q u e ta m b i é n se r ía d escon­
s o l ador 28. Ah3 C7e 5 ! 29 . A : c8 Cf3+30. R h 1 Ae4 ! después d e l o
c u a l nada pod r ía sal va r l as bl ancas d e l a gu i l l ot i n a .
2 S. . . g5-g4 !
La i n i ci at i va es l o q u e m ás cuenta . Kaspárov m a neja e l g a m b i to
con gran entus i asmo.
29. Da2-d2 RgS-g7 30. f2-f3 Df6 : d6 31 . f3-g4 Dd6-d4+ 32.
Rg 1 -h 1 Cd7-f6 !
( Véase el D. NO 72 )
A h ora l a ame naza de 33 . . . C: g4 ó 33 . . . Ce4 es i r rechazab l e .
33. Tf1 -f4 Cf6-e4 ! 34 . Dd2 : d3 Ce4-f2+ 3 5 . Tf4 :f2.
Tampoco puede sal va r 35. R g 1 , por ej e m p l o : 3 5 ... Ch3++ 36.

1 23
R h 1 D : d3 37. T: d3 Te 1 + 38. Tf 1 T: f 1 + 39. A : f 1 Ae4+ 40. Ag2 Tc 1 +
4 1 . Td 1 T: d 1 m ate.
35 . . . Ag6 :d3 36. Tf2·d2 Dd4-e3.
Al triunfo l l evar ía tam bién 36 . . . Te3 37. Cb2 Tc3 38. C : c3 be 39 .
T: d3 T: d 3 40. C: d3 c2 .
37. Td2 : d3 Tc8-c1 ! 38. Ca4-b2 De3-f2 !
" i Cada j ugada de Kaspárov derrocha energ í a ! Su meta es el rey
enemigo", escr i b i ó Mark Tai m á nov.
39. Cb1 -d2.
Los caba l l os b l a ncos aparecieron en la zona de las acciones
combati vas con gran atraso.
39. . . Tc1 : d 1 + 40. Cb2 : d 1 Te8-e 1 +. Las blancas abandonan.
i E s una de l as partidas más i n teresa n tes de l os ú l ti mos a ñ os !
M uchos especi a l i stas · e n aj ed rez propusi eron i n c l uso denom i n a r l a
i d e a de l as negras " gam b i to Kaspárov" , aunque, p robabl e mente se r ía
más correcto deci r " ga m b i to Dely- Kaspárov".
Con relación a esto es necesa r i o hacer consta r q u e ex i ste l a o p i n i ó n
e rrónea d e que l os gam b i tos han ca íd o en d esu so . No debemos o l v i d a r
q u e l as i deas del gam bito de rey , d e l gamb ito E v a n s , as í c o m o de
otras aperturas " a rca i cas" se basan en p r i n c i p ios que a h o ra, i n te rpre­
tados de una m anera nueva y enriq uecidos por n u evos descu bri m i e n ­
tos, ocupan u n d i gno l ugar en l a teo r ía de aj ed rez .
" E n todos l os casos cu a n d o l as b l a ncas o las negras recu rren a
u n sacr i f icio de consecuencias inciertas -habitu a l mente , al sacrificio
de u n peón, con el f i n de apode rarse de l a i n iciativa y concl u i r su
desarrol l o - l os ajed reci stas acfúan en e l esp íritu d e l a idea de gamb ito
que per m i te d escub r i r nuevas posi b i l i d ad es " , esc r i b i ó E m a n u e l Lasker.
He aqu í a l g u n os ej em p l os m ás de cómo j u ega e l 1 30 campeón
m u nd i a l " com pensando el red ucido n ú mero de f i g u ras por u na pos i c i ó n
ventajosa" .

N O 45. Defensa i ndia d e rey


VAGAN I A N KASP A R OV
Campeonato naci onal de equi pos, Moscú, 1 98 1

1 . d2-d4 Cg8-f6 2. Cg1 ·f3 g7-g6 3 . c2-c4 Af8-g7 4. g2-g3 0-0


5. Af1 -g2 d7-d6 6. 0-0 c7-c5 7. d4: c5 d6 : c5 8. Dd 1 : d8 Tf8 : d8
9. Cf3-e5.
E l p l a n de l as bl ancas consiste en obstacu l i zar e l d esa rro l l o de
l as piezas ene m i gas en el flanco d a m a y , en el caso de 9 ... Cfd7 1 0. C: d7
C:d7 j ugar 1 1 .. Td 1 . Tam bién ve n taj oso para las b l a ncas ser ía 1 0 . . .
T : d 7 1 1 . Cc3.
9 . . . Cf6-e8.
Es una idea i nteresante. Kaspárov tiene la i n te n c i ó n de sacr ificar
el peón para h acer sus p i ezas más acti vas.
1 0. Ce5-d3 Ce8-d6 1 1 . Cd3 : c5 Cb8-c6 !
( Véase el D. NO 73)
" Por e l peón sac r i ficado l as negras tienen u n mej o r d esarro l l o y ,

1 24
a demás, el peón c4 está baj o amenaza de su ataq u e . No obsta nte,
puede pa recer que l a próx i m a j ugada de las b l a n cas rechace todas
l as a menazas", escr i b i ó Kaspárov co mentando esta part i d a .
1 2. Cb1 -a3 Ta8- b8 !
Es u na j ugada ca l m osa y ci rcu nspecta . No h u b i e ra d ado nada l a
seductora j ugada 1 2 . . . Cd4 1 3 . Te 1 Ag4 1 4 . R f 1 ! E l sentido de l a
j ugada hecha en l a partida co nsi ste en e l reforza m i e nto d.e l a i nvasión
d e l caba l l o a la cas i l l a d 4 . Muy i m po rta nte es q u e e n una se rie d e las
variantes con el caba l l o en c5 ser ía defe n d i d o e l peón b7 .
1 3. Cc5-a4 Ac8-e6 1 4. Ac1 -f4 Tb8-c8 1 5. Ta 1 -c 1 .
O 1 5. A: d6 T: d6, y l a i n i c i at i va de l as negras se r ía más i m porta nte
que l a supremac í a mate r i a l m ín i ma de las b l ancas.
15 ... Cc6-d4 1 6. Tf1 ·e1 .
( Véase el D. NO 74)
Es u n momento excepc i o n a l mente i n teresa n te . Las b l a n cas l ogra­
r on defender todos l os pu ntos y puede parecer q u e las n egras tienen
q ue d a rse prisa por desq u i ta r el peón . Pero después de 16 ... A : c4
1 7. C: c4 ( no 1 7 . A: d6 C: e2 + 1 8 . T : e2 A : e2 1 9 . T : c8 T : c8 20. Af4 b5,
con lo cual l as negras ten d r ían l a ve ntaj a d e posic i ó n ) 1 7 . . . T : c4 1 8.
Cc3. Las b l ancas tienen u n a fuerte pres i ó n .
Si ntiendo finam ente el d i n a m ism o de la posi c i ó n , Kaspá rov
e ncuentra una pos i b i l idad táct ica su byacente .
1 6 . . . b7-b5 ! 1 7 . Af4 : d 6 !
Afortunadam ente, res u l tó pos i b l e h acer esta j u gada q u e descarga
la s i tuac i ó n . Si 1 7 . C: b5, 1 7 . . . C6 : b5 1 8 . cb C: e2+ 1 9 . T: e2 T : c 1 + 20.
A: c 1 Td 1 + 2 1 . Af1 Ah3 con la derrota de l as b l ancas. O 1 7 . cb T : c 1
1 8. A : c 1 Cc4 ! 1 9 . Cc3 ( 1 9 . C : c4 ? C : e2+ 2 Q . T : e2 Td 1 + 2 1 . Af 1 A : c4 )
1 9 . . . C : a3 2 0 . ba TeS 2 1 . A d 2 Cc2 22. Tc 1 A : c3 23. T : c2 A : d 2 2 4 .
T : d 2 Tc 1 + 25. Af 1 A : 3 .
" E sta vari ante forzad a demuestra · l a e n o r m e fuerz a potencial de
la pos ición de l as negras " , escr i b i ó Kaspárov.

73 74

125
1 7 . . . Td8 :d6 1 8 . Ca3 : b5 Cd4 :b5 1 9 . c4 : b5 Tc8 : c 1 20. Te 1 : c 1
Td6-d2 2 1 . Ag2-f3 Ag7 : b2 . Tab las.
Si 22. C: b2 T: b2 23 . a4, 23 . . . Ta2 2 4 . Ac6 Ab3.
Es u na partida breve de gran co nte n id o cread or.
En e l d u e l o s i gu i ente l as blancas trataron o bsti nadamente de con­
servar s u ventaj a m aterial y , por n o h aberse percatado del mome nto
crucial de la l ucha, fracasaron au nq u e te n ía n u n peón de más (de más
al pie d e la l etra ) .

NO 46. Defensa india d e rey


K LA R i é KASPA R O V
Campeonato m u n d i a l entre equ i pos juveniles
G raz, 1 981

1. d2-d4 Cg8-f6 2. c2-c3 g7-g6 3. Ac1 -g5 Af8-g7 4. Cb1�d2 0-0


5. e2-e4 d7-d6 6. f2-f4?
Las b l ancas va l oran sus posi b i l idades con demasiado opti m i s m o
y . . c r e a n u na ser i e de deb i l idades en s u cam po. H ac ía fa l ta segu i r
.

desarrol l ando si n m arti nga l as : 6. Cgf3 .


6. . . c7-c5 7. d4 : c5 d6 : c5 8. Af1 -c4 (ta m b i é n aq u í ser i a mejor
8 . Cgf3 y l uego 9 . Ae2 ) 8 . . . Cb8-c6 9. Cg 1 -f3 Cc6-a 5 1 0. Ac4-e2
Cf6-g4 !
Es u n 9 0 l pe exacto desp u és d e l cual la casi l l a e3 comienza a
m o l estar a l as b l a ncas.
1 1 ... Cd2-f 1 Dd8- b6 1 2. Dd 1 -c1 ( 1 2 . A : e 7 ? TeB ) 1 2 ... c5-c4
1 3. Ag5-h4 e7-e5 !
( Véase el D. NO 75)
La m eta de este sacrifici o atrevido d e l peón consiste en i nsp i ra r
n ueva e nerg i a a l as p i ezas negras.
1 4. h2- h3 Cg4-f6 1 5. Ah4 : f6 Db6 :f6 1 6. f4: e5.

75

1 26
A 1 6. C: e5 Kaspárov, seg ú n afi rm a ra él m ismo, responde r ía
a s f: 1 6 . . . g 5 ! 1 7 . C: c4 gf 1 8 . C: a5 Dh4+ 1 9. R d 1 Dd8+ 20. R c2
D : a5 2 1 . D : f4 Ae6 !
" A pesa r de l a ca renc i a de dos peones, las n egras tienen b r i l l a ntes
posi b i l idades" , opi nó el cam peón m u n d i a l .
1 6 . . . Df6-e7 1 7. Dc1 -f4 Ca5-c6 1 8. Cf1 -e3 Cc6: e5 1 9. Ce3 : c4?
Las b l a ncas son descu idadas. Aún no era ta rde para dej a r de
persegu i r e l espej ismo de l as adq u isi ci ones mate r i a les y obtener u n a
posición defens i b l e p o r m ed i o de 1 9 . Cd 5 D d 6 20. 0-0·0.
19 ... Ce5: f3+ 20. Ae2 : f3 Ac8·e6 2 1 . Cc4·e3 De7-c5 ! 22. Ce3-c2
(es i mpos i b l e 2 2 . 0·0 en v i sta de 22 . . . g 5 ! , y l a s b l a ncas p ierden su
caba l l o ) 22 ... Ta8-d8.
Como lo demostró más tarde Kaspárov, m uy fue rte era aqu í
22 . . . Ae5 23. De3 Ag3+ 24. Rd 1 Tfd 8+ 2 5 . Cd4 Ae 5, "y es i mposi b l e
defender l a pos i c i ón de l as bl ancas " .
23. Df4-e3 Dc5-b5 24. Cc2-b4 Ae6-c4 25. a2-a4 Db5-e5 26.
Re 1 -f2 (26. Ae2 está mal frente a 26 ... Ah 6 ! 2 7 . D : h6 Dg3+ ) 26 . . .
Ag7-f6? ( 2 6 . . . f 5 ! ser ía m ás enérg i co y coherente) 27. Th 1 -d 1 Af6-e7
28. C b4-c2
Se aprox i m a ráp idam ente el dese n l ace. Las b l a ncas reci bi r ían
posi b i l idades de sal varse con com p l icac i o nes i n t r i n cadas después
de 2 8 . Cd5 Ah4+ 29. R g 1 A : d 5 30. Dc5 . N o h u b i eran te n i d o tal
posi bi l idad tácti ca de sal vac i ón n i con 26 . . . f5!
28 . . . Td8 : d 1 29. Ta 1 :d1 Ac4-b3 30. De3-d3 De5-c5+ ! 3 1 . Rf2·e 1
Ae7-h4+ 32. Re1 -d2 Tf8-d8 33. Cc2·d4 Ab3 : d 1 34. Af3 : d 1 Ah4-f6
35. b2-b4 Dc5-d6 36. Rd2-e3 Dd6-g3+ 37. Ad 1 -f3 Dd3-e 1 + 38. Af3·e2
. De 1 -g 1 + 39. Re3-f3 Af6 : d4 40. c3 : d4 Dg 1 : d4. Las bla ncas a bandona­
ron.
N i nguno de l os adve rsar i os l ogró su perar l os d if íc i l e s p ro b l e mas
surgidos e n e l m ed i o j uego, pero la idea de Kaspárov d e sacr ifica r u n
peón para consegu i r l a i n ici ativa era j u sta y correspond ía com p l eta­
m ente al ca rácter de la posición.
La p a rtida sigui ente está l l en a de d i fe rentes sacrificios basados
e n la aprec i ación i nt u i t i va ge neral y n o en cá lcu l os exactos.

NO 47. Defensa Grünfeld


KASPA ROV P R I BY L
Cam peonato europeo d e equipos, Escara, 1 980

1. d2-d4 Cg8-f6 2. c2-c4 g7·g6 3. Cb1 -c3 d7·d 5 4. c4 : d 5 Cf6: d5


5. e2-e4 Cd5: c3 6. b2-c3 Af8-g7 7. Cg1 ·f3 .
Variabl e y versát i l es la teo r ía de las apertu ras. Aú n h asta h ace
poco esta j ugada ca l m osa era co nsi derada casi como un error, ya q u e
d a b a a l as negras l a pos i b i l idad de desarro l l a r su a l f i l c8 a l a casi l l a g 4 .
" E l s igno de cal idad " f u e adj ud icad o por l os espec i a l i stas a l a j ugada
7. Ac4. Luego, el caba l l o se pon ía en e2 para rechaza r l a m a l igna
j ugada Ag4 por m ed i o de l a promoci ón d e l peón f2-f3.

1 27
Actu a l mente l as aprec i ac i ones han cam b i ado. Se h a n hecho evi­
d e ntes a l gunos aspectos · negati vos en l a man iobra 7. Ac4, as í como las
ventaj as de la j ugada 7 . Cf3 .
l Por q u é ocu r ren tal es m etam orfosis? Las n u m e rosas y gruesas
g u í as de a perturas se basan en la práctica corriente d e l os torneos y
no p retend en, n i mucho menos, rea l izar se r i as genera l i zacio nes fun-
d a me ntadas. _

· H ace cas i u n s i g l o M i j a íl Ch i go r i n escri b i ó :


" E n l os l i bros y las m e m o r i a s aj ed rec ísti cas , as í c o m o en l a s
conversaci ones se o y e deci r a cad a mome nto ' e s teó rico', 'ser ía m á s
teór ico' , etc. Teóricas s e sue l en considerar en estos casos l a s j u gadas
u n i versal m ente adm i tidas, l as que se p ractican constan teme nte y q u e
n o t i e n e n otra ventaj a que l a de esta r estud i ad as más deta l l adamente
q u e l as d e m ás.
" N o obstante, el j uego aj ed rec ístico es m u c h o más rico de lo que
u no podda i magi narse basánd ose e n l a teo r ía actu a l q ue trata de en­
cerra r l o e n deter m i nadas for m as estrechas" .
Asi fue h ace cien años y la m i sma s i tuación se rep ite ahora tam­
bién. En l as pági nas de este l i bro ya hemos co nversad o sobre l a i nd iv i ­
d u a l idad d e l pensam i ento aj ed rec ístico y sobre l a necesidad de l a
búsqueda creadora. E n esto co nsiste e l senti d o d e l perfecciona m i e nto
y no está de m ás sub raya r l o u n a vez más.
Volvi end o a la j ugad a 7 . Cf3 , q u isi era expresar una idea sacr íl ega :
esta j ugada no es m ej o r q u e l a re l egada a segu ndo p l a n o m a n i obra
7 . Ac4 q ue, asi m i smo, perm i te a l as negras conse rvar una i gu a l d ad
a prox i m ada.
7. . . b7-b6 ( m ás l óg i co era 7 . . c5 comenzando ensegu ida el
.

cañoneo de l os peones céntricos de las b l ancas) 8. Af 1 -b5+ c7-c6


9. Ab5-c4 0-0 1 0. 0-0 Ac8-a6 1 1 . Ac4 : a6 Cb8: a6 1 2. Dd 1 -a4 Dd8-c8
1 3. Ac1-g5 Dc8- b7 1 4. Tf1 -e1 e7-e6 1 5. Ta 1 -b 1 c6-c5.

76 77

128
( Véase el D. NO 76 )
Las negras han u b icad o b i en sus fu erzas y comienzan a organ i z a r
poco a poco e l contraj uego. Al abri rse paso a l a 1 í n e a "e" , pod rán
ocup a r l a con la tor re. Basánd ose en l a aprec i a c i ó n p rofu nda de la
s i tuación, Kaspá rov trata de u ti l i za r su ventaj a e n e l desarrol l o por
m ed i o del sac r i fici o atrev i d o del peó n .
1 6. d4-d5 ! Ag7 : c3 1 7 . Te1 -d 1 e6 : d 5 1 8. e4 : d 5. .

E l sacr i ficio no sólo d i o a las b l a n cas el pe l ig roso peón pasado,


s i no q ue tam b i é n reve l ó l os defectos de l a posi c i ó n del caba l l o negro
a6.
18 . . . Ac3-g7 1 9. d5·d6 f7-f6 20. d6-d 7 !
( Véase e l D . NO 77)
E ra i m pos i b l e ca l cu l ar exactamente este sacr ificio d e l a l f i l . La
i ntuición l a suge r i ó a Kaspárov q u e l as amenazas de l a s b l a ncas se r ía n
m u y fue rtes e, i ncl uso, i rrebat i b l es.
Se puede deci r co n tod a seg u r i dad q u e l a mayor ía d e l os grandes
m aestros j ug a r í a en vez de 20. d7 si m pleme nte 20. Af4 . Ta m b i é n
esta reti rada d e l a l fi l dej ar ía a l as bl a ncas pos i b i l i d ades b u e n a s , pero
l as negras pod r ía n oponer res i stencia confi ando en un futu ro
m ejor.
20 . . . f6 : g5 2 1 . Da4-c4+ Rg8-h8 22. Cf3 : g5 Ag7-f6.
Ser ía m a l 22 . . . Ad4 ? en vi sta de 23. T : d4 cd 24. D : d4+ Rg8
25. Ce6.
23. Cg5-e6 Ca6-c7 (con 23 . . . Cb4 se r ía m u y fu erte 24. Df4 ! )
24. Ce6 : f8 Ta8 : f8 25. Td1 -d6 ( a l a ventaj a d e las b l a ncas l l ev a r ía
tam b ié n otra vari ante m ás si m p l e : 2 5 . D : c5 D : g2+ 26. R : g2 be 2 7 .
Tb7 ) 2 5. . . Af6-e7 ( m ás obsti nado e r a 2 5 . . . Ad 8 ; en este caso, como
l o i nd i co Kaspá rov, l as bl ancas segu i r ían ataca n d o con el peón " h " :
26. h4 ! ) 26. d7-d 8 D !
Es sorprendente. Las bl ancas entrega n i n espe rad a m e n te su amena·
zante peón pasado. Kaspárov tom ó en consi deraci ó n con asomb rosa
perspicac i a que l as p i ezas negras estar ían m a l u b icadas y no pod r ía n
defend e r debidam ente a su rey .
26 . . . Ae7 : d8 (ó 26 . . . T : d8 2 7 . T : d8+ A : d 8 28. D f7 Dd5 2 9 .
D : d 5 C: d5 30. Td 1 , etc. ) 27. Dc4-c3 R h8-g8 28. Td6-d 7 Ad8-f6 . 29.
Dc3-c4+ Rg8-h8 3 0 . Dc4-f4 Db7-a6 ?
Baj o l a g ra n i zad a de gol pes, l as negras se d esco ncie rtan y hacen
una j ugada en detrimento prop i o . 30 . . . Ag7 , que se r ía mejor, l l eva r ía
a u n f i na l d e l j uego en el cu al l as negras pod r ía n segu i r l u chando, por
ej e m p l o : 3 1 . D : c7 D : c7 32 . T : c7 Ad4 33. Tf 1 .
3 1 . Df4- h6. Las negras abandonan.
Es una de l as partidas i ntri ncadas que co n v i rtieron a Ga rry
Kaspá rov en el preferido de los afi c i o n ados al ajed rez del m u ndo
entero.
Este cap í tu l o l o co ncl u i mos co n l a cu ri osa resp u esta dada por
Kaspá rov a un period i sta después del segu ndo match con Kárpov.
He aq u í lo q u e d i j o G arry :
" D espués d e l m atch me preguntan a menudo por q u é s i e m p re

9 -024 X 1 29
sacrif ico a l go a Ká rpov. La ve rdad es q u e no hubo en n u estras p a rtidas
s acr if ic io más g rande q ue el de u n peó n . Yo resp ondo que e l peón n o
sólo es u n determ i nad o mate r i a l aj ed rec ístico , s i n o q u e ta m b i é n actúa
como c i erto e l emento de l as l ey es ge nera les del aj ed rez, las c u a l es e x i ­
g e n comparación de d o s o tres parám etros co m p l eta me nte d iferentes.
H ay m om e ntos, cuando la entrega del peón eq u iv a l e a un l ogro de
pos ic ión. Es otra cosa q u e a veces resu lta m u y d i f íc i l perci b i r esta
::orre l ac i ó n , y a ú n m ucho m ás d i f íc i l es exp l ica r l a . H ace falta com­
p render q u e en cua l qu i er situación el d i na m i s m o de l a posición es más
i mportante q u e u n peó n , y una ve rti cal abierta es más p rovechosa que
u na mejora e n la estructu ra de l os peones. N o es que las n ormas a las
q u e nos h em os acostum brad o resu lten fa l sas, sino demasiado estrechas
para l as p os i bi l idades q u e entra ñ a una partida aj ed rec ística .
G racias preci samente al olfato i n tu itivo en s i tu aciones nada
corri entes q u e s urgen en el tab l ero, l ogro d isponer de más ideas y,
además, ver m ás pos i b i l idades en cada u n a d e l a s p osiciones. El 1 60
j uego d e l seg u n d o m atch fue el más dem ostrativo en este sentido"
( l a p a rtida figura en l as pági nas 1 2 1 · 1 24 ) .
N uestra conversac i ó n sobre " l a ciencia de vencer" de " G a rry
Kaspá rov qued a r ia i ncom p l eta si n o volvi éramos a toca r e l te ma de l a
e x i ge nc i a para cons i go m i smo y d e l a n á l i s i s autocr ítico d e l os é x i tos
y fracasos. Con rel aci ón a esto es muy s i g n i f i cativo el primer l i b ro d e l
1 30 c a m p e ó n m u nd i a l , A prueba del tiempo, ed itado en 1 985.
Este l i bro con tiene n u m erosas partidas j u gadas por G arry Kaspá­
rov e n d i ferentes años y comentadas segu idamente por é l m ismo.
Casi tod os estos com entar i os fu eron rev isados y reexa m i n ad os por
G a rry y en much os de el l os, q u e se p u b l icaron varias veces e n las
pági nas d e la p rensa ajed rec ísti ca m u n d i a l , se e ncontraron i n exact i ­
tudes y equi vocaci ones esenci a l es. Kaspárov s e reve l a c o m o u n j uez
r iguroso y j usto de si m ism o a l considerar los errores cometid os en

78

1 30
el j uego y en l os comentar ios. i E n esta búsq u eda permanente de l a
verdad ajedrec í stica está l a gara n t ía de nuevas v i ctori a s !
He aqu í tres ej em p l os de tal es reval o raciones.
( Véase el D. NO 78 )
Esta pos ición surgió en l a partid a Sp i e l m a n n- Kaspárov ( match
de l os equi pos de I ngl aterra y de la U R SS, G raz, 1 98 1 ) . Comentando
esta partida, Kaspá rov apu ntó q u e 22. e5 "se refu ta p o r medio de 2 2 . . .
a 4 ! 23. ef D : e 1 + 2 4 . T+e 1 T : e 1 + 2 5 . D : e 1 a b, l u ego a 2 , etc . " .
H e a q u í l o que d i ce en su l i bro:
" La vari ante es errónea. Después de 2 2 . e 5 a4 23. ef D : e 1 +
24. T: e 1 T: e 1 + 2 5 . D : e 1 a b 2 6 , Cf5 1 tr i u nfan l a s b l ancas: 2 6. . . a 2 2 7 .
Ch6+ R h8 2 8 . C : f7+ R g8 2 9 . Ch6+ R h 8 3 0 . De7 a 1 D + 3 1 . Af 1 ó
26 . . . gf 2 7 . De3 a2 28. Dh6 a 1 D+ 29, Af 1 D : f6 30; D : f6 .
E n e l caso de 22. e 5 ? basta c o n 2 2 . . . de 23. d 6 Dd7 " .
( Véase el D. NO 79)
E sta es la posición de la parti da Sp i ri d ó n ov- Kaspárov (cam­
peonato e uropeo de eq u i pos, Esca ra, 1 980) . Kaspárov consideraba
com o lo m ej o r para l as bl ancas 1 3 . Ae2 y con 1 3 ... Dd4 jugar 1 4.
Td 1 D : d2+ 1 5. T: d2 . E n su op i n i ó n , para l as b l a ncas fu e acepta b l e
t a m b i é n l a vari a nte 1 3. C d 5 A : d 5 1 4 . ed .
E n e l l i bro A prueba de tiem po K aspárov esc r i be :
" Este comentar i o precisa de ciertas e n m iendas: es d u d oso
que 1 3. Ae2 sea lo m ej or, ya que 1 3 . Cd 5 A : d 5 1 4. ed Cd4 1 5.
0-0-0 ! ( a ntes Kaspárov hab ía exam i n ado sólo 1 5. Td 1 ) 1 5 . . . e5 1 6.
de C: e6 1 7 . Ad3 d a r ía a l as b l a n cas u n a posi c i ó n basta nte favora b l e " .
( Véase e l D . N O 80)
A esta pos ición l l egó l a partida Kaspárov-Marj a n ovié ( l a X X I V
O l i m p i ada, L a Va l l etta . 1 980) .
E l g ran m aestro y ugos l avo j ugó aq u í 1 5 . . . Dd7 . Kaspárov h izo
nota r e n sus com enta r i os que esta "jugada natural resu l ta u n grave
error. La m ej o r defensa era 1 5 ... Cc5 " .

79 80

131
He aqu í l o que dem ostró la prueba d e l tiempo: " 1 5. Dd7 d e
n i nguna m anera e s u n error g r a v e . Marj anovié l o cometi ó e n l a j ugada
s i g u i e nte. Si e n vez de 1 6 . . . R h8 ? q u e , por lo d e m ás , era d e esperar,
h iciera reti rar la dama : 16 ... Dd8 ! el resu l tado d e l a l u cha aún esta r ía
por ver".
La p a rtida terminó as í: 1 6 . Ag2 -h3 R g8-h 8 ? 1 7 . Cc3-e4 ! Af6 : b2
1 8. Ce4- g 5 ! Dd7-c6 1 9 . Cf5-e7 Dc6-f6 20. Cg5 : h 7 ! Df6-d 4 2 1 . Dd 1 -h 5
g7-g6 2 2 . Dh5-h4 Ab2-a 1 2 3 . Ch7-f6+. Las negras abandon a ron .
Cap ítulo Duodécimo

LAS B R I L LA N T E S PA R T I DAS DE K ASPA ROV

Como ustedes ya sabe n , el 1 3 0 campeón m u nd i a l considera q u e


A l ejandro A l ek h i n y M ij a í l B otv ín n i k ej erc i e ron u n a g r a n i nfluencia
en su arte . G arry K aspárov com parte com p l etamente u na serie de
ori entac i ones básicas de sus m aestros .
" E l ajed rez no es para m í un j u ego, s i n o u n arte -escri b i ó
A l e k h i n - . S í , yo con sidero q u e e l ajed rez es u n a rte y asu mo todas
l as obl i gaciones que este arte i m pone a sus partidari os".
H e aquí l a op i n i ó n de B otv ín n i k : " E l arte ajed rec ístico es u n a d e
las formas artí sticas en que s e refl ej a e l aspecto l ógico d e l pensa m i e nto
h u mano" .
Partiendo de estos postu l ados, puede deci rse q u e l a idea estética
del ajedrez sobrentiende e l tri u nfo de la l óg i ca y d e la j u stic i a , u n a
m a n i festac i ón e l evada de i ntel ecto y el t r i u nfo de l a i n te l i gencia.
E n l as partidas d e l 1 3 0 cam peón m u nd i a l se aprec i a n l a búsqueda
i n fatigab l e de l a be l l eza ajed rec ística y l a e n ve rgad u ra d e l a fantas ía
capaz de pensar con sangre fr ía, ca l cu l a r y razonar.
" E l ajedrez es capaz de proporcionar l a m isma a l eg r ía q u e u n
buen l i bro o l a m úsica -dec ía Tigrán Petros i á n - . S i a p renden a j ugar
b i e n , no sólo ustedes m i smos ex peri mentarán verd adera a l egr ía , s i n o
q u e l a compartirán con otros " .
L a s partidas combati vas de G arry K aspárov no d e. n precisamente
·

esta a l egr í a de contacto con el arte auténtico.


E n este cap ítu l o están dadas las part i d as de G arry Kaspárov
q u e atrajeron la atención general por lo parad ój ico de las ideas, por
l a valent ía de l as sol uci ones estratégi cas y, ad em ás, por la b ri l l a n tez de
l as combi naciones.

N O 48. Defensa Alekh i n


KASPA ROV PA LATN I K
Torneo e l i m i natorio del campeonato nacional,
Daugavpi ls, 1 978

1 . e2-e4 Cg8-f6 2. e4-e5 Cf6-d5 3. d2-d4 d7-d6 4. Cg1 -f3 g7-g6


5. Af 1 -c4 (más a menudo j uegan aq u í 5. c4 Cb6 6. ed ) 5 ... Cd5- b6
6. Ac4-b3 a7-a5 (es u na conti n u ac i ó n d udosa, más oportu no era
6 . . . Ag7 ) 7. a2-a4 Af8-g7 8. Cf3-g5 e7-e6 (más segu ro es 8 . . . d 5 )
9. f2-f4 d6 : e5 1 0. f4 :e5 c7-c5 1 1 . 0-0.
Está j ugado con el opti mismo de la j u ventud. Más só l id o es
1 1 . c3 y, si 1 1 . . . cd , 1 2 . 0-0 dej a r ía a las b l ancas exce l entes perspect i -
vas.
1 1 ... 0-0? (ahora l a idea de las b l a ncas se j ustifica. Igual aba las
pos i b i l id ades 1 1 ... D : d4+ 1 2 . D : d4 cd 1 3 . T : f7 A : e5 ) 1 2. c2-c3

1 33
Cb8-c6? ( l a j ugada es tan natu ral como de poco a l ca nce. Primerame nte
hacía f a l ta j ugar 12 . .. cd ) 1 3. Cg5-e4 ! Cb6-s:l7 (ah ora a 1 3 ... cd las
b l a ncas responder ían 1 4. Ag5 ! ) 1 4. Ac1 -e3 Cc6-e7 1 5. Ae3-g5! c5 : d4
1 6. c3 : d4 h7-h6 1 7 . Ag5-h4 g6-g5 1 8. Ah4-f2 Ce7-g6 1 9. Cb1 -c3
Dd8-e7 20. Ab3-c2 b7-b6 2 1 . Af2-e3 Ac8-a6 22. Tf1 -f2
Cg6-h8.
( Véase el D. NO 8 1 )
E n e l campo d e l as negras hay muchas deb i l i d ades, y e l golpe
combi nado hace ver los defectos de su posic i ó n .
23. Ae3 : g 5 ! h6 : g5 24. Dd 1 -h5 f7-f5 2 5 . Ce4 : g5 Tf8-f7 : ! ( l a
mejor defensa. A u n a perd i c i ó n i nm ed i ata l l evar ía 2 5 . . . Tfd8 26.
T : f5 ó 2 5 Tfc8 26. D h 7 + R f8 27. C: e6+ D : e6 2 8 . A : f5) 26. Ad3 : f5 !
•. .

( e l sacrificio del segundo a l fi l b l anco destruye d ef i n itivamente l a s


fortificaci ones d e l as negras ) 2 6 . . . Tf7 : f5 (con 2 6 . . . e f , l l eva r ía a l
t r i u nfo 2 7 . Cd5 De8 2 8 . e 6 , p o r ej e m p l o: 28 . . . Tf6 29. Dh7 + R f8 30.
e7+) 27 . Tf2 : f5 e6 : f5 28. Cc3-d5 De7-e8 29. Dh5-h7+ Rg8-f8 30.
Dh7 :f5+ Rf8-g8 31 . Df5-h7+ Rg8-f8 32. Ta 1 -a3 ! Ta8-c8 (no es d i f íc i l
convencerse d e q u e 3 2 . . . Dg6, segu i d a de 3 3 . Tf3+ R eS 34. Dg8+,
l l evar ía al fracaso de l as negras ) 33. Ta3-f3+ Cd7-f6.
Es u n a desesperación com prensible, ya q u e tampoco salva 33 . . .
Cf7 34. T: f7+ D : f7 3 5 . C: f7 Tc 1 + 3 6 . Rf2 Tf 1 + 3 7 . R g3 T : f7 ante
38. Dh4.
34. h2-h3 !
S i n o l v i d a r l a prof i l a x i s en el frenes í de l a bata l l a , las b l ancas n o
tie nen para q u é d a rse prisa en tanto q u e p r i va n a las negras de su
ú n i co y d é b i l consue l o : Tc1 + y el tra-slado de l a torre a f 1 .
34
••• De8-g6 35. Tf3 : f6+ Ag7 : f6 36. Cg5-e6+ Rf8-e8 37. Cd5 : f6+.
El ataque de caba l l er ía d i o térm ino a la bata l l a . Las negras aban·
donaron.

81

1 34
NO 49. Defensa N i m zowitsch
KASPA ROV Y U R TA E V
Cam peonato naci onal de equ i pos, Moscú, 1 98 1

1 . d2-d4 Cg8-f6 2. c2-c4 e7-e6 3. Cb1 -c3 Af8-b4 4. e2-e3 0-0


5. Af 1 -d 3 d7-d5 6. c4 : d 5 e6 : d5 7. Cg1 -e2.
A una i gu a ldad aproxi m ad a l l eva aqu í 7. a3 Ad6 S . Cge2 Cc6
9. Cb5 Ae7 1 O. 0-0 TeS 1 1 . f3 AfS, como l o fue en la pa rtid a G l i­
gorié-T a i m ánov ( match U R SS- Yugoslavia, Len i ngnido, 1 9 57 ) .
1 . . . CbS-d7 S . 0-0 c7-c6.
Es un m étod o pasivo de j uego . Se j ustificó la i n f l u encia · en las
cas i l las centra l es por med i o d e S . . . b6 9 . Cg3 Ab7 y l uego TeS. La
posición de las negras es com p l etamente segura.
9. f2-f3 c6-c5 ( l as negras van perd iendo e l tiempo preci oso y,
natural mente, esto da a l as b l a ncas posi b i l idades favora b l es) 1 0. a2-a3
c5 : d4 1 1 . e3 : d4 Ab4-e7 1 2. Ce2-f4 Cd7-b8 1 3. g2-g4 ! (esta j u gada
atrevida l i m i ta l a actividad vital de l as p i ezas negras y crea premisas
para la ofensiva en e l f l a nco rey ) 1 3 ... Ae7 -d6 ?
Esta p l acidez n o está j ustificada. Con e l f l a nco d e d a m a estancado,
l as negras n o tienen razones para orientar su j uego a las compl icac i o nes
tácticas. E ra necesario j ugar 1 3 . . . Cc6 .
1 4. R g 1 - h 1 Tf8-e8 (tam b i én ahora h ac ía f a l ta j u ga r 1 4 . . Cc6 )
.

1 5. g4-g 5 ! Ad6: f4 1 6. Ac1 -f4 Cf6-h5.


( Véase el D. NO 82)
1 7 . Af4 : b8 !
Esta d ec i s i ón parad ój ica n o fue apreciada p o r l as negras en s u
j usto v a l o r . Las b l ancas n o sól o desi ste n de l a notoria supremac ía
de l a pa rej a de a l f i l es, s i no que, además, cam b i a n su a l f i l activo
f4 por e l caba l l o trabado bS . E n ca mb i o, e l peón f3 adq u ie re l i ber­
tad , y la residenc i a del rey negro se encuentra baj o fuego.

82 83

1 35
1 7 . . . Ta8 : b8 1 8. f3-f4 g7-g6 1 9. Dd 1 -f3 b7-b6.
Como l o dem ostró poste r i ormente Kaspárov, las negras h u b ie­
ran rec i b i d o más pos i b i l idades tácticas con 1 9 . . . Cg7 ! 20. Ab5 (20.
C : d 5 Ag4 ! ) 20 . . Tf8 2 1 . C:d5 Ag4 2 2 . De4 .
.

20. f4-f5 Tb8-b7 2 1 . f5-f6 ! (el caba l l o h 5 n u nca volverá a sus


penates ) 21 . . . Ac8-e6 22. Ta 1 -e1 Dd8-d6 23. Te1 -e5 Te8-d8 24. Df3-
e3 b6-b5 25. Ad3-e2 (es lo m ás s i m p le; en todo caso, el contraataque
de l as negras en el f l anco dama se dem ora evidentemente) 25 . . . b5-b4
26. a3 : b4 Tb7: b4 27. Ae2 : h5 g6 : h5 28. g5-g6 ! ( i exce l ente! Como
siempre, G arry rea l i za el asa l to con energ ía d e m o l ed ora) 28 . . . h7 : g6.
( Véase el D. NO 83)
29. Te5 : e6 ! f7 : e6 {jugada forzosa : si 29 . . . D : e6, 30. D h 6 ) 30.
De3-h6 (también ahora esta j u gada l l eva ráp idam ente a la meta )
30 ... Tb4-b7.
Las negras reconocieron su derrota no queriendo pasar por el ca l ­
vario d e 3 1 . D: g6+ R h8 ( 3 1 . . . R f8 32 . Tg 1 ) 32 . f 7 D f 8 33. D : h 5+, etc .

NO 50. Gambito de la dama


SU I N E-N ETO KASPAROV
Campeonato mundial entre los equi pos j u veniles
G raz, 1 98 1

1 . Cg 1 -f3 Cg8-f6 2. c2-!:4 c7-c5 3 . Cb1 -c3 e7-e6 4. e2-e3 Cb8-c6


5. d2-d4 d7-d5 (con la traspos ición de las j u gadas surgió u n a de las
variantes de l a com p l i cada defensa Tarrasch , l a cual desde h ace mucho
figura e n e l repertorio d e apertu ras de Kaspá rov) 6. c4: d5 e6 : d5 7.
Af1 -b5 (más l óg ico ser ía 7 . Ae2 ) 7 ... Af8-d6 8. d4: c5 Ad6: c5 9. 0-0
0-0 1 0. b2-b3 Ac8-g4 1 1 . Ac1 -b2 Ta8-c8 1 2. Ta 1 -c1 Ac5-d6 1 3.
Ab5-e2 Ad6-b8 !
" E l peón débi l d5 no es u n prec i o demasiado a l to por l a p osi b i l i -

84 85

1 36
dad de u b i car l as p i ezas tan cómodamente. En el caso de 1 4. Cd4
l as negras j ugarían 1 4 . . . Dd6 1 5 . g3 Ah3" , esc r i b i ó K aspárov.
1 4. Cc3-b5 Cf6-e4 1 5. Cb5-d4 Tf8-e8 1 6 . h2-h3 Ag4 : f3 1 7.
Cd4 : f3 Dd8-d6 1 8. Dd1 -d3 Ce4-g5 1 9. Tf1 -d 1 Tc8-d8 20. Rg 1 -f 1
Cg5-e4 21 . a2-a3 a7-a6 2 2 . Dd3-c2 Ab8-a7 2 3 . Ae2-d3 Dd6-e7
24. Td1 -e1 (conj u rando la pos i b l e amenaza 24 . . . C: f2 ) 24 . . . Td8-d6
25, b3-b4 Td6-e6 26. b4-b5 a6 : b5 27. Ad3: b5 h7-h6 28.Tc1 -d 1
Te8-d8 29. Dc2-b3 De7-d6 30. a3-a4 Aa7-c5 3 1 . Te 1 -e2 b7-b6 32.
Rf1 -g 1 .
La p ro l ongada l uc h a de m a n i ob ras l l ev ó a u n a posición de equ i l i ­
b r i o d i ná m ico. K aspárov encuentra u n a posi b i l idad i n teresante de
activar sus p i ezas.
32 . .. Cc6-e7 ! 33. Cf3-d4 Te6-g6 34. Ab5-d3 Dd6-d7 35. Rg 1 -h 1 .
Como l o i nd icó K aspárov, l as b l ancas te n ían q u e decid i rse por l a
movida d eb i l itadora 3 5 . f3 ! Después d e 3 5 . . . Cg3 36. A : g6 C : e2+
37. C: e2 C : g6 l as pos i b i l idades de l as partes h ubieran sido aproxi ma­
d amente i g u a l es.
35 . .. Ce7-f5 36. Ad3 : e4 ? ( hac ía fa l ta j u gar 36. C : f5 D : f5 37 .
A: e4 D : e4 38. f3) 36 ... d5 : e4 37. Te2-d2 Cf5-h4!
( Véase el D. NO 84 )
Las negras tienen a su d i sposición pósi b i l i d ades paradój icas. E l
ajedreci sta bras i leño consideró esta j ugad a como m a l a a causa d e l a
respuesta 3 8 . Cf3 y n o tom ó e n considerac i ó n q u e 38 . . . e f 39 . T : d7
fg+ l l eva después a 40. R g 1 Cf3 mate .
3 8 . Cd4-e6 ( s i 3 8 . Tg 1 , 38 . . . T: g2 ) 3 8 ... Dd7 : d2 39. Td 1 : d2
Td8 :d2 40. Ce6-f4 Tg6-g5 4 1 . R h 1 -g 1 .
( Véase el D. NO 85)
Pareci era q u e l as b l ancas pod ían se nti rse tranq u i l as, pero
Kaspárov rea l i zó aqu í una com b i nación i n esperada e i m p resionante
la cual é l m ismo ca racterizó como una d e l as com b i n aci ones más
be l l as c readas por é l en e l tab l ero de aj edrez. Sigue comentando la
partida G a rry K aspárov.
41 ... C h4-f3+ 42. Rg1 -f1 Ac5 : e3 ! 43. f2: e3.
O 43. Ce2 Ch2+ 44 . R e 1 T: g2 45. D : e3 Cf3+ 46. R f 1 Tg 1 + !
47 . C: g 1 Td 1 +, etc.
43 . . . Td2 : g2 ! 44. Db3-c3 (44. D : b6 pierde a n te 44 . . . Th2 ) 44 . . .
Tg2-h2 45. Cf4-e2 Rg8-h7 ! ( e s prematuro 4 5 . . . Tgg2 en v i sta de 46.
DeS+ y 47 . Df5+) 46 . Dc3-c8 (46. Db4 ser ía más obstinado) 46 . . .
Th2-h 1 + 4 7 . Rf1 -f2 Cf3-d2 ! Las blancas abandonan.
Después de 48. Cg3 Th2+ 49. Re1 Cf3+ 50. Rf1 T : b2 ser ía vana
l a l ucha.
¿ y si l as b l a ncas en vez de 42 . R f 1 j u egan 4 2 . R h 1 ? " Para tal caso
-escribe K aspárov- se hab ía preparado otra com b i n ac i ó n : 42 . . . A : e3 !
43. fe Td : g2 ! 44. C: g2 Tg3 !
( Véase el D. NO 86)
" i Oué posición m ás fantástica ! A pesar de l a enorme supremac ía
materi a l , l as b l a ncas no son capaces de d efenderse del mate. H asta
a hora n u nca hab ía vi sto nada semeja n te en u n a partida p ráctica. "

1 37