Está en la página 1de 21

17/2/2019 SCBA - JUBA

Inicio

VISUALIZACION DEL TEXTO COMPLETO

Datos del Fallo

Imprimir | Descargar

TEXTO COMPLETO

ACUERDO
En la ciudad de La Plata, a 21 de febrero de 2018, habiéndose establecido, de conformidad con
lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación:
doctores Pettigiani, Soria, Negri, de Lázzari, se reúnen los señores Jueces de la Suprema
Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la causa B.
67.026, "Cámara Argentina de Empresas de Seguridad e Investigación C.A.E.S.I. y otros c/
Provincia de Buenos Aires (Ministerio de Seguridad). Demanda contencioso administrativa"
ANTECEDENTES
I. La Cámara Argentina de Empresas de Seguridad e Investigación (en adelante, CAESI), Alfa
Seguridad Sociedad de Responsabilidad Limitada y Search Organización de Seguridad S.A.,
por apoderado, promueven demanda contencioso administrativa contra la Provincia de Buenos
Aires (Ministerio de Seguridad) y solicitan se declare la nulidad del decreto 1.897/02
reglamentario de la ley 12.297, del decreto 1.273/03 que desestimó el recurso de revocatoria
interpuesto contra el anterior, y de las disposiciones de la Dirección General Fiscalizadora de
Agencias de Seguridad e Investigación Privada 4 y 5 dictadas con fecha 3 de septiembre de
2002. A través de estas últimas se aprobó la reglamentación vinculada a la expedición de
credenciales que certifican la calidad de vigilador y los formularios para la tramitación de
diferentes requerimientos ante la autoridad de aplicación, respectivamente.
Asimismo, requieren se declare la inconstitucionalidad del decreto 1.897/02 por restringir de
un modo irrazonable el legítimo ejercicio de la actividad y, en consecuencia, vulnerar lo
dispuesto en los arts. 1, 10, 11, 15, 27, 31, 34 y 144 de la Constitución provincial; 5, 14, 14
bis, 16, 17, 19, 20, 28, 75 inc. 12 y 22 de la Constitución nacional.
II. Corrido el traslado de ley se presenta a juicio la Fiscalía de Estado y plantea, como defensa
de fondo a fin de que sea resuelta en oportunidad de dictar sentencia, la inadmisibilidad formal
https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2SE… 1/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

de la demanda. Alega que la parte actora carece de legitimación activa para accionar.
Asimismo, postula la legitimidad de los actos impugnados, contesta la demanda, ofrece
prueba, formula reserva de caso federal y solicita el rechazo de la acción.
III. Agregadas -sin acumular- las actuaciones administrativas (v. fs. 158), glosado el cuaderno
de prueba actora (v. fs. 241/287) -único formado- y los alegatos presentados por las partes (v.
fs. 294/310 -actora- y fs. 291/293 -demandada-), la causa quedó en estado de pronunciar
sentencia por lo que el Tribunal resolvió plantear y votar las siguientes
CUESTIONES
1ª) ¿Es procedente la defensa de falta de legitimación activa planteada por la accionada?
En caso negativo,
2ª) ¿Es fundada la demanda?
VOTACIÓN
A la primera cuestión planteada, el señor Juez doctor Pettigiani, dijo:
I. En oportunidad de contestar la demanda, la Fiscalía de Estado, conforme lo dispuesto en el
art. 35 inc. 2 de la ley 12.008 -texto según ley 13.101-, plantea como defensa de fondo la falta
de legitimación activa de las demandantes.
Sostiene que las actoras carecen de acción en el presente juicio para impugnar la
reglamentación de los arts. 5 inc. "a" (exige que los socios, directores, miembros de órganos de
fiscalización, gerentes y apoderados que formen parte de las empresas de seguridad privada
sean ciudadanos argentinos mayores de 21 años); 8 inc. 2 (que prohíbe desempeñarse en
empresas de seguridad privada a quienes se beneficiaron con las Leyes 23.492 o 23.521 e
indultados por hechos que constituyan violación a los derechos humanos) y 24 inc. "a" (exige
que las empresas de seguridad sean conformadas como sociedades regularmente constituidas
de conformidad con los tipos societarios establecidos en la Ley de Sociedades Comerciales,
con objeto social único) de la ley 12.297 en razón de no acreditar con relación a ellos la
afectación de intereses legítimos.
Asimismo, refuta que pueda cuestionar los montos de las multas sin que concurra un acto de
aplicación a partir del cual se puedan ponderar la desproporción y el exceso de punición que
aducen las accionantes.
Con relación a CAESI, con cita de doctrina de este Tribunal, niega que concurra en el caso una
comunión de intereses en las pretensiones respecto de todos los asociados. Postula que las
normas impugnadas no afectan de modo uniforme los intereses de todos ellos.

https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2SE… 2/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

Agrega que la aludida cámara carece, a su vez, de legitimación para cuestionar las tasas por
servicios administrativos en razón de la índole exclusivamente patrimonial de la cuestión.
Niega que los estatutos reconozcan aptitud para estar en juicio por lesión a ciertos derechos de
carácter patrimonial propios de cada uno de sus asociados.
Asimismo, rechaza que tal legitimación surja de lo dispuesto en el art. 43 de la Constitución
nacional, pues aduce que este precepto reconoce aptitud para accionar en protección de
intereses del ambiente, la competencia, del usuario y consumidores así como demás derechos
de incidencia colectiva.
II. Corrido el traslado de ley, la actora sostiene que la ley 12.008 -texto según ley 13.101- ha
superado las limitaciones que históricamente se presentaron en torno a los sujetos habilitados
para promover una demanda contencioso administrativa. Niega que el concepto de "parte
interesada" en relación a la tutela jurisdiccional deba restringirse a la categoría de "derecho
subjetivo".
Afirma que la legitimación de Search S.A. se encuentra acreditada por la habilitación
otorgada, en el marco de la ley 9.603, por resolución 52.785 del 20 de marzo de 1986 del Jefe
de Policía de la Provincia de Buenos Aires. Apunta que en virtud de aquélla, al momento de la
sanción de la ley 12.297 ya había incorporado a su patrimonio como derecho adquirido, una
habilitación para prestar el servicio de seguridad privada en jurisdicción de la Provincia de
Buenos Aires, sin limitación alguna en cuanto a su composición, tipo societario, nacionalidad
de sus directivos y objeto social.
En otro orden asevera que, conforme su estatuto constitutivo, CAESI se encuentra legitimada
para accionar, tanto administrativa como judicialmente, en defensa de los intereses de sus
asociados. Afirma que una interpretación restrictiva de su legitimación colectiva vulnera no
solo el art. 13 del Código Contencioso Administrativo sino también el art. 15 de la
Constitución provincial y los tratados internacionales que consagran el acceso irrestricto a la
Justicia.
Con relación a la falta de legitimación de CAESI respecto a impugnaciones exclusivamente
patrimoniales aduce que en el art. 2 del estatuto se establece expresamente que su objeto social
es la defensa de los intereses de sus asociados, sin distinguir, la naturaleza del interés que
defiende, por lo que debe entenderse que comprende todos los vinculados a la actividad de
seguridad e investigación privada, tengan o no contenido patrimonial.
III. Como cuestión preliminar corresponde señalar que este Tribunal ha resuelto que el Código
Procesal Contencioso Administrativo -ley 12.008 con las reformas incorporadas por la ley
13.101- deviene aplicable a las causas iniciadas antes del 15 de diciembre de 2003, tal el caso
https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2SE… 3/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

de autos en el que la demanda fue presentada el 31 de octubre de 2003, en tanto sus normas
resulten compatibles con la jurisdicción atribuida a esta Suprema Corte por el art. 215,
segunda parte, de la Constitución provincial, con las excepciones previstas en el referido
cuerpo legal (art. 78 incs. 2 y 3, ley 12.008 -modificada por ley 13.101-; causa B. 64.996,
"Delbés" res. del 4-II-2004), por lo que la excepción planteada debe ser resuelta de
conformidad con el ordenamiento mencionado.
IV. La aptitud de ser parte en un proceso concreto denominada por el derecho procesal
legitimatio ad causam constituye un requisito subjetivo de la pretensión en cuanto supone la
titularidad activa o pasiva de la relación jurídica sustancial (doctrina causa B. 58.949, "Colegio
de Bioquímicos de la Prov. de Bs. As.", sent. de 7-II-2001), de ahí la afirmación de que la
persona legitimada en un determinado proceso es aquélla revestida por la ley para discutir el
objeto sobre el que versa el litigio (conf. doctrina causa B. 57.921, "Jeselsohn", sent. de 19-
XII-2007). Aptitud esta que viene determinada por la posición respecto de la pretensión
procesal, de tal modo que solo las personas que se encuentran en cierta relación con la acción
pueden ser parte en el pleito en que ésta se deduce (conf. causas B. 61.742, "Colegio de
Asistentes Sociales y/o Trabajadores Sociales de la Provincia de Buenos Aires", sent. de 18-
VI-2008; B. 54.236, "AMTAEP", sent. de 3-VII-2013; B. 58.721, "Contino", sent. de 20-XI-
2013, B. 63.242, "Ferrari", sent. de 11-VI-2014; B. 61.204, "Asociación Mutual de Empleados
Municipales", sent. de 14-IX-2016 y B. 65.480, "Hera Zárate Campana S.A.", sent. de 19-X-
2016).
IV.1. En cuanto concierne a la legitimación activa en el proceso contencioso administrativo
provincial, el art. 13 de la ley 12.008, modificada por la ley 13.101, fija como pauta para la
determinación de la legitimación para deducir las pretensiones allí contempladas, la sola
invocación, afectación o desconocimiento de derechos o intereses tutelados por el
ordenamiento jurídico (conf. causa B. 59.316, "De Grazia", sent. de 21-V-2008).
Este precepto ciertamente denota una conceptualización amplia de la legitimación activa, toda
vez que ésta se encuentra relacionada con la invocación de una lesión, afectación o
desconocimiento tanto de derechos como de intereses tutelados por el ordenamiento jurídico
(conf. doctrina causas B. 62.428, "Costandinoff", sent. de 26-VIII-2009; B. 62.764, "Fontana",
sent. de 21-IV-2010).
Al decidir sobre la legitimación resulta necesario determinar si hay un nexo lógico entre el
estatus afirmado (por el litigante) y el reclamo que se procura satisfacer. A tal fin la parte debe
demostrar la existencia de un "interés especial" en el proceso, que los agravios alegados la
afectan de forma suficientemente directa o sustancial, esto es, que posean concreción e

https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2SE… 4/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

inmediatez bastante para poder procurar dicho proceso. El agravio debe ser concreto,
particularizado, actual o inminente, no conjetural o hipotético (conf. doctrina causa B. 65.394,
"Aristi", res. del 28-IX-2005 y causa B. 69.313, cit.).
IV.2. En la especie, las accionantes pretenden la declaración de nulidad de actos de alcance
general (decreto 1.897/02 reglamentario de la ley 12.297 y disposiciones 4 y 5 de la Dirección
General Fiscalizadora de Empresas de Seguridad e Investigación Privada) a los que resultan
sometidas en virtud de regular la prestación del servicio de seguridad privada que realizan.
Impugnan, también, el decreto 1.273/03 que rechazó el recurso de revocatoria incoado contra
el decreto indicado en primer término.
Alegan que las normas cuestionadas afectan derechos adquiridos al amparo del régimen
anterior.
Aducen que las tasas administrativas que el nuevo régimen consagra en la reglamentación son
ilegítimas por no haber sido previstas en forma expresa por la ley 12.297. Agregan que los
importes que por ese concepto se aplican son irrazonables.
Se agravian de las exigencias establecidas en el art. 26 de la ley 12.297 y su reglamentación
para el perfeccionamiento de los contratos celebrados por las empresas prestadoras del servicio
de seguridad privada.
Cuestionan el monto de las multas por ser, según dicen, confiscatorio e irrazonable. Plantean la
desproporción entre las conductas punibles y las sanciones aplicables.
Objetan, también, las siguientes condiciones establecidas en la reglamentación: 1. Que el
examen final de capacitación para el personal de seguridad privada -contemplado en la ley-
deba rendirse en la Escuela de Policía "Juan Vucetich"; 2. Que los socios, directores, gerentes,
miembros de los órganos de fiscalización y apoderados de las empresas de seguridad privada
deban ser argentinos; 3. Que estas empresas no puedan tener más de mil personas y que deban
ser conformadas bajo una figura societaria regularmente constituida y con un objeto social
único; 4. El límite al calibre de las armas que pueden utilizar.
IV.3. Bajo los parámetros contemplados en el art. 13 de la ley 12.008 -texto según ley 13.101-,
considero que la objeción planteada por la demandada no es de recibo.
Ello así, toda vez que las empresas de seguridad privada que instan la presente acción poseen
un interés particular y concreto en la cuestión sometida a decisión, toda vez que deben adecuar
el modo en que desarrollan su actividad comercial al marco regulatorio que impugnan.
A su vez, la CAESI, en cuanto se presenta en defensa de los intereses de sus asociados, exhibe
una situación diferenciada del resto de los ciudadanos justificada en la prerrogativa de la que
se dice asistido para reclamar en resguardo de tales intereses frente a las disposiciones del
https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2SE… 5/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

decreto 1.897/02 y las disposiciones dictadas en su consecuencia (conf. doctrina causa B.


63.995, "Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires", sent. de 11-IV-2012).
En este sentido, el propio estatuto de la CAESI establece expresamente que su objeto es
defender los intereses de sus asociados, procurando su defensa común y el desarrollo y
mejoramiento de su labor profesional, al tiempo que también le asigna funciones de
representación a los asociados (art. 2, en especial párrafos primero y segundo inc. "d").
En tal marco entiendo que la acción reúne las condiciones externas exigidas para su
admisibilidad.
En suma, cabe concluir que las demandantes se encuentran legitimadas para promover la
acción contencioso administrativa, en tanto alegan que se han vulnerado derechos adquiridos
bajo el régimen anterior. En definitiva, el caso sub examine involucra cuestiones de orden
jurídico administrativo, que resultan comprendidas en el ejercicio del poder de policía que
ejerce el Estado provincial sobre el servicio de seguridad privada que prestan las accionantes.
V. De conformidad con los fundamentos expresados, concluyo que las accionantes se hallan
legitimadas para obtener un pronunciamiento de fondo sobre la cuestión planteada. De tal
modo, juzgo que la defensa de falta de legitimación activa debe ser desestimada.
Voto por la negativa.
Costas por su orden (arts. 17 de la ley 2.961; 78 inc. 3°, ley 12.008 -texto según ley 13.101-).
A la primera cuestión planteada, el señor Juez doctor Soria dijo:
Las objeciones a la legitimación activa de las empresas accionantes deben ser desestimadas
por los fundamentos desarrollados en el voto del doctor Pettigiani, al que adhiero.
En lo relativo a C.A.E.S.I., cabe puntualizar que los fines y objetivos dispuestos en su estatuto
constitutivo (v. art. 2, en especial, párrafos primero y segundo inc. "d"; fs. 15/16) evidencian
suficiente vinculación con el objeto procesal sometido a juzgamiento (doctr. causa I. 72.507,
"Sociedad de Fomento de Cariló", res. de 15-VII-2015); el que involucra la regulación
sectorial de la actividad de las empresas que nuclea, con gabelas de específica aplicación (v.
mi voto en la causa I. 2.129, "A.DI.GRA.N.", sent. de 13-VII-2016, especialmente punto 4 de
la primera cuestión).
Siendo ello así, aun cuando el planteo articulado no se vincula con derechos de incidencia
colectiva asociados a bienes de pertenencia difusa (doctrina CSJN, Fallos: 326:2998) evaluada
la pretensión procesal desde la óptica de lo decidido por este Tribunal en el precedente
"A.DI.GRA.N." citado y a la luz del principio in dubio pro actione -que emerge de la regla de
accesibilidad jurisdiccional estatuida por el art. 15 de la Constitución de la Provincia de

https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2SE… 6/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

Buenos Aires- la inexistencia de legitimación que arguye la demandada que podría constituir
una cuestión opinable, debe ser desestimada.
Voto, en consecuencia, por la negativa.
Costas por su orden (arts. 17, ley 2.961; 78 inc. 3, ley 12.008 -texto según ley 13.101-).
A la primera cuestión planteada, el señor Juez doctor Negri, dijo:
Adhiero al desarrollo argumental y solución propiciada por el colega que inicia el acuerdo, a
excepción de lo manifestado en el punto IV.1 -último párrafo- de su exposición, pues
considero que los restantes fundamentos brindados resultan suficientes para decidir el rechazo
de la defensa opuesta por la accionada.
Con tal alcance, doy mi voto también por la negativa.
Costas por su orden (art. 17, ley 2.961 por remisión del art. 78 inc. 3 de la ley 12.008 -texto
según ley 13.101-).
El señor Juez doctor de Lázzari, por los fundamentos expuestos por el señor Juez doctor
Pettigiani, votó la primera cuestión también por la negativa.
A la segunda cuestión planteada, el señor Juez doctor Pettigiani, dijo:
I. Las actoras relatan que en mayo del año 1999 se sancionó la ley 12.297 que derogó el
decreto ley 9.603/80 y su decreto reglamentario 238/81 que, hasta ese momento, habían
regulado la actividad de las empresas de seguridad e investigación privada.
Se agravian de que el art. 70 del decreto 1.897/02 que reglamenta la referida ley, estableció el
plazo de sesenta días para que las prestadoras de servicios de seguridad privada que habían
obtenido la habilitación en forma precaria acreditaran el pago de la tasa por habilitación y el
cumplimiento de todos los requisitos establecidos en el nuevo régimen, bajo apercibimiento de
revocarse la habilitación.
Aducen que las normas que impugnan obstaculizan con excepciones reglamentarias el libre
desarrollo de la actividad privada en materia de seguridad, confundiendo control y supervisión
con intervencionismo estatal. Agregan que de esta manera se desnaturaliza una actividad que
es intrínsecamente privada y, por lo tanto, regida primordialmente por las disposiciones de
fondo y forma que imperan en actividades de este carácter.
Expresan que el decreto 1.273/03 es manifiestamente ilegítimo por no responder los
argumentos expuestos en el recurso de revocatoria que deniega.
Sostienen que el decreto 1.897/02 presenta vicios graves en sus elementos esenciales, excede
en forma arbitraria y manifiesta la potestad reglamentaria, fue dictado como consecuencia de

https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2SE… 7/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

un proceso de elaboración irregular, circunstancias todas éstas que -según afirman- lo


descalifican como acto administrativo válido.
Se agravian de que las normas en crisis afectan derechos adquiridos al amparo del anterior
régimen, al tiempo que postulan la irretroactividad de las disposiciones del decreto 1.897/02.
Alegan que las tasas reglamentadas resultan ilegítimas toda vez que la ley 12.297 no las prevé
en forma expresa, como tampoco contempla una estipulación genérica que faculte al Poder
Ejecutivo a imponerlas por vía reglamentaria. Asimismo dice que los montos que por aquellas
se aplican resultan irrazonables.
En otro orden cuestionan la norma contenida en el art. 26 de la ley 12.297 y su reglamentación
en cuanto establece recaudos que deberán cumplir los contratos celebrados por las empresas
prestadoras del servicio de seguridad privada e investigación. Entienden que excede el
ejercicio del poder de policía propio del estado local y avasalla facultades reconocidas al
Congreso de la Nación por tratarse de cuestiones reguladas en el Código Civil y Comercial de
la Nación.
Asimismo, cuestionan el sistema de multas instaurado por la ley 12.297 por ser -a su criterio-
confiscatorio e irrazonable. Se agravian de que se haya establecido como unidad de medida
conforme a la cual se fijan las penalidades "el haber mensual nominal sujeto a aportes
previsionales que por todo concepto perciba un Subsecretario de Estado de la Provincia de
Buenos Aires". Dicen que ello determina la imposibilidad de cumplimiento de las sanciones
por parte de las empresas aun en los casos de faltas leves.
Manifiestan que la desproporción que se genera entre las conductas punibles y las sanciones
determina la ilegalidad de estas últimas. Agregan que ello implica la inconstitucionalidad de
las multas por ser irrazonables e ilegítimas y contrarias, consecuentemente, a lo dispuesto en
los arts. 28 y 33 de la Constitución nacional.
Objetan también que el examen final de la capacitación contemplada en la ley, deba ser
realizado en forma obligatoria en la Escuela de Policía "Juan Vucetich", como una
competencia indelegable que retiene la autoridad de aplicación. Califican esta disposición de
ilegítima por exceder lo normado en la ley en esta materia. Afirma que contraría la libertad de
trabajo, industria y comercio; de enseñar y aprender, derechos económicos y sociales, derecho
al trabajo y garantías laborales e inconstitucionalidad de las restricciones a las libertades y
derechos consagrados por los arts. 27, 35, 36, 39 y 57 de la Constitución provincial.
Tildan de manifiestamente inconstitucionales las siguientes disposiciones de la ley: 1. El art. 5
en cuanto exige que los socios directores, miembros de los órganos de fiscalización gerentes y
apoderados de las empresas de seguridad privada deban ser argentinos, por ser contrario a los
https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2SE… 8/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

dispuesto en los arts. 20 de la Constitución nacional y 34 de la Constitución provincial; 2. El


art. 23 que prohíbe que las empresas de seguridad pueden tener más de mil personas, por
conculcar el art. 27 de la Constitución provincial; 3. El art. 24 inc. "a" por exigir que la
empresa sea conformada bajo una figura societaria regularmente constituida y tenga un único
objeto social; 4. El art. 41 por establecer un límite al calibre de las armas.
Finalmente, expresan que la ley 12.297 y el decreto reglamentario 1.897 son ilegítimos e
inconstitucionales porque las exigencias que imponen a las empresas de seguridad privada
para su habilitación, capacitación, régimen de tasas y multas y demás condiciones de
funcionamiento (límite de personal, calibre de armas, modalidad de los contratos, etc.)
vulneran los derechos constitucionales consagrados en los arts. 27, 31, 34, 39, 45, 56, 57 de la
Constitución provincial.
II. A su turno, la Fiscalía de Estado, al contestar la demanda, afirma que la impugnación que
las actoras formulan al decreto 1.897/02 es inatendible. Sostiene que la mencionada
reglamentación resulta compatible con el régimen estructurado por la ley 12.297 con relación a
la habilitación, funcionamiento y fiscalización de las empresas prestadoras del servicio de
seguridad privada en el ámbito provincial.
Subraya que este decreto fue dictado en el marco de las atribuciones que le confiere al Poder
Ejecutivo el art. 144 inc. 2 de la Constitución provincial. Niega que en el procedimiento
llevado a cabo para la elaboración de la reglamentación cuestionada se contravinieran las
pautas que establecen los arts. 121 y 124 del decreto ley 7.647/70. Aclara que la participación
de entidades representativas que prevé la última norma indicada es potestativa para la
Administración.
Con relación a las tasas reguladas por el decreto 1.897/02 destaca que las accionantes no han
acreditado ni ofrecido probar que ellas resulten confiscatorias pues solamente se han limitado
a realizar impugnaciones teóricas y genéricas en tal sentido.
Dice que la base legal del hecho imponible está dada en el art. 24 de la ley 12.297 que
establece como requisito para las agencias de seguridad "pagar la tasa que se determine" y en
el art. 44 que estipula que "las empresas de seguridad privada abonarán las tasas por
habilitación que fije el poder ejecutivo".
En punto a la tasa por alta de personal fijada por el art. 6 del decreto 1.897 dice que tiene su
fuente en el art. 6 inc. "c" de la ley que prevé como requisito para desempeñarse como
personal de vigilancia de las empresas de seguridad el de "aprobar el examen psico-físico y de
aptitud técnica y presentar anualmente constancia de aptitud psico-físca y técnica expedida por
la autoridad de aplicación o instituto habilitado por el Poder Ejecutivo agregando para ello que
https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2SE… 9/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

la reglamentación determinará los requisitos de la presentación y el monto de los costos y/o


aranceles a abonar".
Plantea la inatendibilidad de la tacha de inconstitucionalidad de la ley 12.297 así como del
decreto 1.897/02. Afirma que las regulaciones efectuadas por el legislador son razonables en la
medida que los medios adoptados son los adecuados para el cumplimiento de los objetivos
legítimos pretendidos y asimismo en cuanto responde en forma equilibrada a los estándares
axiológicos constitucionalmente válidos de relación entre la misma y la seguridad de la
población. De tal modo, asevera que deviene aplicable el principio de que toda ley goza de la
presunción de constitucionalidad.
Razona que el modo y el contenido de la prestación del servicio de seguridad privada es una
actividad complementaria y subordinada a los poderes públicos, por lo que atañe de modo
particular a las autoridades responsables de la seguridad pública que, en su territorio es de
exclusiva competencia del gobierno provincial.
En orden a los agravios vinculados a la violación de los derechos constitucionales de trabajar y
ejercer industria y comercio dice que son notoriamente improcedentes, toda vez que dichos
derechos no son absolutos sino que se encuentran sujetos a las razonables leyes que
reglamentan su ejercicio (arts. 14 y 28, Const. nac.).
Precisa que los derechos que consagra el art. 27 de la Constitución provincial, en referencia al
servicio de seguridad privada, deben ser armonizados con los atributos estatales establecidos
en el ordenamiento jurídico entre los cuales figura la exclusividad de la obligación del Estado
provincial de consolidar la paz interna y proveer la seguridad común por medio del ejercicio
exclusivo de la competencia en materia de seguridad pública.
Sostiene que en ese marco resulta razonable que el prestatario de seguridad privada cuente con
un mínimo de organización donde se delimiten las tareas y responsabilidad de la misma y de
sus miembros, como así también que se pretenda evitar que se distraiga con la realización de
otros objetos distintos y secundarios.
Explica que con el recaudo de ciudadanía argentina que exige el art. 5 de la ley 12.297 de la
ley se trata de evitar la posible extranjerización del capital de las empresas impidiendo el
acceso a la información en materia tan sensible como la seguridad interna de los habitantes de
una provincia.
Apunta que esta limitación como la vinculada a la cantidad de personal y el calibre de las
armas utilizadas por estas empresas importan restricciones razonables en la medida que la
prestación del servicio de seguridad pueden afectar o dañar bienes públicos o privados y/o la
integridad física o la vida de terceros.
https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2S… 10/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

Niega que las normas en crisis realicen una aplicación retroactiva del nuevo régimen. Explica
que no se desconocen las habilitaciones oportunamente otorgadas con anterioridad a la sanción
de la nueva ley, sino que ordenan la aplicación de sus preceptos a las situaciones jurídicas
existentes.
Asimismo refuta la impugnación que formula la parte actora al régimen de sanciones. Con cita
de doctrina de esta Suprema Corte, y de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, sostiene
que el carácter voluntario de la infracción, el conocimiento previo de la sanción reglada y el
carácter ejemplificador de las multas impiden invocar la confiscatoriedad. A ello agrega que el
exceso de punición deberá, eventualmente, analizarse en el caso de aplicación.
Con relación a las exigencias de los contratos que celebren las empresas de seguridad privada
expresa que ellas son razonables. Rebate que se trate de una actividad de corte netamente
privado -entre particulares- pues la prestación del servicio de seguridad privada requiere un
control y una fiscalización más severos y periódicos. A su vez, señala que las accionantes no
han demostrado o intentado acreditar que la norma le genere algún perjuicio o produzca un
cercenamiento de un derecho constitucional en concreto, circunstancia que -afirma- determina
la inadmisibilidad del planteo.
Justifica el examen final en la Escuela de Policía "Juan Vucetich" en la circunstancia que la
seguridad privada es una actividad complementaria y subordinada de la que efectúa el estado
provincial en la materia por lo cual se trata -a su criterio- de funciones públicas parcialmente
delegadas. Apunta que no explica en dónde radica la irrazonabilidad de esta disposición que -
según dice- se encuadra en lo dispuesto en el art. 144 inc. 2 de la Constitución provincial.
Finalmente, niega todos y cada uno de los hechos y circunstancias expresados en la demanda,
ofrece como prueba las actuaciones administrativas que individualiza y formula reserva de
caso federal.
III. De la prueba producida en autos surgen los siguientes datos relevantes para la decisión de
la presente causa:
III.1 Estatuto de la CAESI y su protocolización (v. fs. 15/45).
III.2. Copia certificada de las Disposiciones 4 y 5 de la Dirección General Fiscalizadora de
Agencias y Seguridad Privada, ambas de fecha 3 de septiembre de 2002 (fs. 256/257).
III.3. Decreto 1.297/02 (v. fs. 196/229, expediente administrativo n° 2100-19248/2002
agregado sin acumular en autos).
III.4. Decreto 1.273/03 (v. fs. 266/274, expediente administrativo n° 2100-19248/2002
agregado sin acumular en autos) que rechazó el recurso de revocatoria interpuesto contra su

https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2S… 11/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

similar 1.297/02 (v. expediente administrativo n° 2100-19248/2002 alc. 1 agregado sin


acumular en autos).
IV. Conforme los antecedentes reseñados y las posiciones de las partes antes detalladas, la
cuestión a decidir se centra en determinar si los actos administrativos impugnados se ajustan a
derecho.
IV.1. Advierto que con anterioridad a la presentación de la demanda de autos, Search
Organización de Seguridad SA y Alfa Seguridad SRL ya habían planteado ante esta Suprema
Corte la declaración de inconstitucionalidad de la ley 12.297 y de su decreto reglamentario
1.897/02 en las causas I. 2.201, "Search Organización de Seguridad S.A. c/ Provincia de
Buenos Aires. Acción de inconstitucionalidad ley 12.297" e I. 2.202, "Organización Centauro
S.A. y otros c/ Provincia de Buenos Aires. Acción de inconstitucionalidad ley 12.297",
respectivamente.
Oportunamente este Tribunal desestimó la pretensión en orden a la ley 12.297 con fundamento
en haber sido iniciada la demanda con posterioridad al vencimiento del plazo previsto para su
interposición en el art. 684 del Código Procesal Civil y Comercial. La impugnación
constitucional del decreto 1.297/02 fue también rechazada por no haber acreditado la
accionante la irrazonabilidad de sus disposiciones en su relación con las modalidades del caso
ni la incompatibilidad constitucional denunciada (conf. causas I. 2.201, "Search Seguridad",
sent. de 22-VI-2016; I. 2.202, "Organización Centauro S.A.", sent. de 27-IV-2016).
IV.2. Dicho esto, corresponde ingresar al análisis de los argumentos y agravios planteados por
las accionantes. Aducen que el decreto 1.897/02 excedió en forma arbitraria y manifiesta la
potestad reglamentaria conferida constitucionalmente al Poder Ejecutivo. Asimismo, apuntan
que fue dictado como consecuencia de un proceso de elaboración irregular, circunstancias
ambas que -según afirman- lo descalifican como acto administrativo válido.
El art. 144 inc. 2 de la Constitución provincial atribuye competencia al Poder Ejecutivo para
"promulgar y hacer ejecutar las leyes de la Provincia, facilitando su ejecución por reglamentos
y disposiciones que no alteren su espíritu".
La potestad reglamentaria en materia propia de sus atribuciones, es inherente a la función
administrativa, indispensable para concretar el mejor cumplimiento de sus cometidos y
consecuencia natural del ejercicio ordinario de sus potestades, ya que el órgano que posee
autoridad para decidir casos concretos puede establecer con anterioridad normas generales que
predeterminan con mayor precisión el marco al que aquellos actos de alcance particular habrán
de ajustarse, autolimitando sus facultades y resguardando en mayor grado el principio
constitucional de igualdad (causa I. 1.235, "Fuentes, sent. de 10-X-1989, Acuerdos y
https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2S… 12/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

Sentencias", 1989-III-733, I. 2.201, "Search Organización de Seguridad S.A.", sent. de 22-VI-


2016).
Bien vale destacar que, en la especie, la reglamentación impugnada refiere a una materia muy
sensible al orden público como lo es la seguridad e investigación privada.
La actividad que desarrollan las empresas de seguridad privada es considerada
complementaria y subordinada a las que realiza el Estado provincial y sujeta a las políticas que
se fijen con el objeto de resguardar la seguridad pública (art. 1, ley 12.297). La necesidad de
regulación específica de la materia que tenga por fin posibilitar un mayor control del
funcionamiento de las empresas consignadas, deviene justificada por el propio cometido.
Asimismo, debe recordarse que la competencia de esas agencias se enmarca en lo regulado por
la ley 12.154 -Sistema Provincial de Seguridad Pública-, en tanto participa en la acción
coordinada e interacción permanente de la "seguridad pública" juntamente con la Policía de la
Provincia y la participación comunitaria (art. 3), teniendo entre otros deberes el de cooperar y
asistir a las autoridades policiales u organismos de persecución penal en relación con las
personas o bienes cuya vigilancia, custodia o protección se encuentra a su cargo.
El decreto 1.897/02, reglamentario de la ley 12.297, tuvo en consideración para su dictado que
el efectivo control del funcionamiento de las empresas prestadoras del servicio de seguridad
privada requería de una precisa normativa que determinara las condiciones y alcances con que
las mismas deben ser habilitadas, registradas, fiscalizadas y eventualmente sancionadas por
infracciones a la ley vigente en la materia.
Los órganos ejecutivos, en ejercicio de su potestad reglamentaria, se encuentran habilitados
para establecer condiciones o requisitos, limitaciones o distinciones que, aun cuando no fueran
contemplados por el legislador de una manera expresa, se ajustan al sentido normativo del
precepto reglamentado, pues lo inalterable, lo inmutable es el fin de la ley u ordenanza, esto es
su ratio iuris (causas B. 53.176, "Serrano", sent. de 7-VI-2000; B. 58.244, "Nazar Anchorena",
sent. de 27-II-2008; I. 3.553, "Valentini", sent. de 30-XI-2011 e I. 3.552, "Salvemini", sent. de
21-XII-2011).
En definitiva, la reglamentación no vulnera el límite instituido en el art. 144 inc. 2 de la
Constitución nacional si es adoptada para la mejor ejecución de las leyes y mantienen
inalterables los fines y el sentido con que la norma legal ha sido sancionada (Fallos:
318:1707). En virtud de la potestad reglamentaria, la Administración goza de cierto margen de
maniobra para establecer condiciones o requisitos, limitaciones o distinciones que, aun cuando
no hayan sido contemplados por el legislador de una manera expresa, sean congruentes con el
"espíritu" de la disposición reglamentada o contribuyan, razonablemente, a la finalidad
https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2S… 13/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

esencial a la que aquélla se encamina (Fallos: 325:645). Por ende, no es inválida una
reglamentación cuando la especificación y desarrollos que introduce no contradicen la ley que
reglamenta (Fallos: 330:2255) o no desvirtúan su marco regulador (doctrina causa A. 72.461,
"C. V., M. L.", sent. de 20-XI-2013). Corresponde, entonces, analizar el invocado exceso
reglamentario en oportunidad de analizar cada uno de los agravios que las accionantes
plantean en torno a las diferentes condiciones que impone el decreto 1.897/02.
IV.3. El argumento esgrimido por las accionantes vinculado a los derechos adquiridos al
amparo del anterior régimen no puede prosperar.
Este Tribunal ha expresado reiteradamente que no cabe reconocer un derecho al
mantenimiento de las leyes o reglamentos, ni a la inalterabilidad de sus prescripciones (CSJN,
Fallos: 268:228; 272:229; 291:359; 300:61; 308:199; 310:2845; 311:1213; e.o.), teniendo en
cuenta que la protección que la Constitución nacional otorga al derecho de propiedad, tiene el
alcance, frente a un cambio en el ordenamiento jurídico, de impedir que se afecten derechos
adquiridos al amparo del régimen derogado pero no puede ser invocado eficazmente ante
nuevas disposiciones normativas que rigen para el futuro (Fallos: 180:17; 199:466; 270:187;
conf. doctrina causas B. 60.347, "Cavalieri", sent. de 11-IV-2007; B. 61.255, "Bidart", sent. de
21-V-2008; B. 58.326, "Ikelar S.A."; sent. de 3-IX-2008; B. 62.764 y B. 62.428 cit.).
Así, la protección que la Constitución acuerda a los derechos adquiridos implica que si bajo la
vigencia de una ley el particular ha cumplido con todas las condiciones sustanciales y los
requerimientos formales previstos por esa norma para ser titular de un determinado derecho,
debe considerarse que hay derecho adquirido, porque la situación jurídica general creada por
dicha ley se transforma en una situación jurídica concreta e individual en cabeza del sujeto
que, como tal, se hace inalterable y no puede ser suprimida por ley posterior sin agravio del
derecho de propiedad consagrado en el art. 31 del texto constitucional provincial (conf.
doctrina causas B. 57.845, "Asúa de Irrigaría", sent. de 29-XII-1999; B. 61.845, "D’Angelo",
sent. de 10-XII-2003; B. 57.706, "Pérez", sent. de 2-VI-2004; B. 65.387, "Rodríguez", sent. de
1-VI-2011).
Ahora bien, la nueva normativa no desconoce la situación en la que se encuentran las empresas
prestadoras del servicio de seguridad privada sino que, por el contrario, establece un nuevo
régimen reglamentario en el marco de la competencia que le concede el art. 144 inc. 2 de la
Constitución provincial. En este sentido, en su escrito postulatorio la actora refiere que el art.
70 del decreto 1.897/02 otorgó el plazo de sesenta días a las empresas que ya habían obtenido
la habilitación precaria a efectos de que se adecuaran a las nuevas disposiciones que regulan la
actividad.

https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2S… 14/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

A su vez, vale aclarar que la "habilitación" o "autorización" constituye un acto de la


administración policial de contenido preventivo mediante el cual se reconoce el cumplimiento
de las condiciones impuestas por la reglamentación en razón del interés o la necesidad
colectiva. Con una decisión favorable el interesado queda facultado para desplegar cierta
actividad. Implica la remoción de un obstáculo legal para dicho ejercicio (conf. doctr. causas
B. 57.195, "Droguería Suizo Argentina S.A.", sent. de 14-VI-2000; B. 58.949, "Colegio de
Bioquímicos de la Provincia de Buenos Aires", sent. de 7-II-2001; B. 57.019, "Bulus", sent. de
14-V-2003; B. 59.255, "Ramudo", sent. de 12-X-2005; B. 55.392, "Rusconi", sent. de 11-IX-
2013, e.o.).
Esta Corte ha dicho que cuando en ejercicio de la potestad de reglamentar la radicación,
habilitación y funcionamiento de establecimientos comerciales e industriales, se imponen al
derecho privado restricciones racionales y compatibles con el interés público, no puede
invocarse un derecho irrevocablemente adquirido frente al orden público (conf. "D.J.B.A.",
117:57; 119:497 y 502; causa B. 59.197, "Cooperativa de Horticultores de Mar del Plata", sent.
de 27-IX-2017).
IV.4. Con relación al cuestionamiento que formula en punto a las tasas por habilitación,
denunciando su ilegitimidad, cabe recordar que la ley 12.297 faculta expresamente al Poder
Ejecutivo a fijar su monto (art.44), de lo que se deriva que lo establecido en los arts. 6, 15, 17,
18, 19, 22 y 27 del decreto 1.897/02 resulta de una habilitación legal que no fue cuestionada
por la parte actora (conf. doctr. causa I. 2.201, cit.).
La Corte Suprema de Justicia ha exigido la presencia de dicha fuente normativa para admitir la
procedencia de exenciones de gravámenes locales dispuestas por la autoridad pública, al
considerar indispensable que ellas resulten de modo inequívoco de la expresión de voluntad
legislativa (Fallos: 316:1115) y ha descalificado tanto la validez de aquellos tributos creados
por decretos de necesidad y urgencia (Fallos: 318:1154; 319:3400; 321:366) -criterio coronado
en el texto de la reforma constitucional de 1994 (art. 99 inc. 3, párrafo tercero, Const. nac.)-,
como de la utilización de la analogía, aun por vía reglamentaria, para aprehender a los fines
tributarios supuestos no previstos en la ley (Fallos: 316:2329).
En términos generales, los criterios arriba sintetizados hallan reflejo en la Constitución de la
Provincia (art. 103 inc. 1).
La vigencia del principio de legalidad en materia tributaria determina, entonces, que las
directivas generales de la tributación estén consagradas en una disposición legislativa, que
defina los elementos básicos del gravamen (v.gr. el hecho imponible, el sujeto pasivo, la base
imponible, la alícuota, etc.; conf. doctrina causa B. 52.614, "Franceschi", sent. de 24-III-1998)
https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2S… 15/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

como de su no sujeción (v.gr. las exenciones, conf. CSJN, G. 501. XXXV, "Gas Natural Ban c/
Municipalidad de Campana s/ acción meramente declarativa", sent. de 12-VIII-2003) y, desde
luego, supone que la potestad de crear tributos, como la de aumentarlos, sea ejercida por el
órgano representativo que conforme el ordenamiento jurídico se halle investido de aquella
autoridad legisferante, en el caso, la legislatura local (arts. 193 inc. 2, Const. prov.; conf.
doctrina causa I. 2.201, cit.).
Como lo ha sostenido Jarach, decir que no debe existir tributo sin ley, significa que "...sólo la
ley puede establecer la obligación tributaria y, por lo tanto, sólo la ley debe definir cuáles son
los supuestos y los elementos de la relación tributaria" (conf. Jarach, Dino; "Curso superior de
Derecho Tributario", Bs. As. 1980, t. I, p. 80).
Así, el principio de la legalidad tributaria reafirma la apuntada subordinación del obrar
administrativo y, al mismo tiempo condiciona ese actuar aplicativo una vez emanadas las
normas básicas. Es por ello que la reglamentación e implantación administrativa de las reglas
tributarias, que en muchas ocasiones resultan absolutamente indispensables para una correcta
aplicación y percepción de los gravámenes, deben observar el principio de jerarquía
normativa, merced al cual la ley precede al reglamento (conf. doctrina causa I. 2.201, cit. y sus
citas).
Bajo tal marco interpretativo, corresponde detenerse en el examen del decreto 1.897/02. Así el
art. 6 fija la tasa por alta de personal; el 15 por autorización u homologación de medios
materiales o técnicos; el 17 por la emisión, renovación o reposición de cada credencial; el 18,
la de aptitud técnica; el 19, por certificación o informe de registro; el 22, por alta de objetivos
y el 27 por alta de unidad automotriz.
De su lectura surge con claridad que de lo que se trata es del franqueo que debe abonarse por
distintos trámites que conforman la habilitación para funcionar por parte de las empresas
prestadoras del servicio de seguridad privada, enmarcándose así en lo establecido por el art. 44
de la ley 12.297 que estipula que el Poder Ejecutivo fijará la tasa que por habilitación deberán
abonar las empresas de seguridad privada como contraprestación por el servicio que se presta
en pos de garantizar la regularidad y el cumplimiento de la correcta prestación del servicio de
esas empresas.
IV.5. El agravio vinculado al régimen sancionatorio (multas) consagrado por el decreto
1.897/02 y, puntualmente lo relativo al carácter confiscatorio de las multas, su desproporción y
exceso de punción alegados por las accionantes, no puede prosperar.
Este Tribunal ha expresado anteriormente que el carácter voluntario de la infracción sumado a
su conocimiento previo por parte del afectado, impiden invocar respecto de las multas las
https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2S… 16/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

consideraciones jurisprudenciales efectuadas al declarar la confiscatoriedad en otras materias


(CSJN, Fallos: 192:418), en tanto se encuentran sometidas a principios propios que responden
al carácter ejemplificador indispensable para lograr el acatamiento de las leyes, ajeno al
concepto de proporcionalidad con el daño sufrido (Fallos, t. 117-366; causas B. 49.725,
"Ghiggeri", sent. de 10-XI-1987 y B. 51.683, "Cebitronic", sent. de 3-III-1998).
Para más, advierto que en orden a la impugnación al régimen de sanciones que consagra el
decreto en crisis, las accionantes no acreditan un agravio concreto y actual, circunstancia que
sella la suerte adversa de su cuestionamiento.
Además, es doctrina de este Tribunal que este recaudo, con relación a la impugnación de
sanciones, no puede tenerse por cumplido si las actoras ni siquiera han alegado que ellas les
hayan sido impuestas (conf. doctr. causa A. 70.852 "Nidera", sent. de 24-V-2016).
IV.6. Tampoco advierto que en la especie se configuren agravios concretos y actuales respecto
a las objeciones que plantean las accionantes vinculadas a los siguientes extremos:
a. Formalidades exigidas en el art. 26 de la ley 12.297 y su reglamentación para el
perfeccionamiento de los contratos que celebren las empresas prestadoras del servicio de
seguridad privada;
b. Obligación de rendir el examen final de la capacitación en la Escuela de Policía "Juan
Vucetich";
c. Las empresas de seguridad privada deben constituirse conforme las figuras societarias
contempladas en la ley de sociedades comerciales y debe poseer un objeto social único;
d. Prohibición de que el titular de la empresa sea una persona individual;
e. Los socios directores, miembros de los órganos de fiscalización, gerentes y apoderados de
las aludidas empresas deben ser de nacionalidad argentina y no deben haberse beneficiado con
las leyes 23.492 o 23.521 ni haber sido indultados por hechos que constituyan violación a los
derechos humanos;
f. La prohibición de que estas organizaciones comerciales posean más de mil personas;
g. Limitaciones al calibre de las armas que pueden utilizar.
Las accionantes no demuestran encontrarse en las situaciones de las que se agravian, esto es,
no estar regularmente constituida como una sociedad comercial, que el titular de la empresa
sea una persona individual; que los directivos de las empresas sean extranjeros; que las
empresas accionantes no tengan un único objeto societario; y/o que sus integrantes o los de los
de CAESI se hayan beneficiado con las leyes 23.492 o 23.521 o fueren indultados por hechos
que constituyan violación a los derechos humanos.

https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2S… 17/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

Tampoco acreditan de qué modo las perjudican las disposiciones que establecen exigencias
respecto a los contratos que celebren o al calibre de las armas que pueden utilizar.
La sola invocación de una supuesta afectación de derechos y/o intereses no resulta suficiente
para la procedencia del agravio, toda vez que las accionantes omiten indicar detallada y
precisamente de qué modo las normas que impugnan les generan los supuestos perjuicios que
predican.
"Las simples expectativas o los eventuales y futuros derechos o perjuicios, que puedan llegar a
existir si sucede algún hecho incierto, no otorgan interés serio y actual para su declaración
judicial, puesto que no se hallan objetivamente tutelados [...] No existe, pues, interés serio y
actual si tanto el hecho del que puede originarse el derecho y la obligación, como estos
mismos en el caso de que aquél suceda, son eventuales o inciertos, o si se trata de simples
expectativas que el derecho objetivo no tutela" (Devis Echandía; Teoría General del Proceso,
pág. 247 y sigs., Editorial Universidad, 3ª ed., Bs. As., 2002; causas I. 2.284, "Aguas
Argentinas" y B. 65.257, "Aguas Argentinas S.A.", sents. de 21-XII-2011).
Es doctrina invariable de esta Corte que los jueces solo están en condiciones de pronunciarse
sobre el contenido de la relación procesal mientras exista un real interés del accionante (doctr.
causas B. 57.233, "Empresa Abel y Marcial García S.S.", sent. de 12-X-2005; A. 68.097,
"Jiménez Herwig", sent. de 13-XII-2006; mi voto en causa I. 2.206, "Federación de Clínicas",
sent. de 3-IV-2008 y sus citas; B. 64.673, "Sindicato de empleados y obreros de comercio y
afines de Bragado", sent. de 1-IX-2010). De tal modo, no acreditado por la parte accionante el
agravio particular y concreto que le generan las disposiciones cuestionadas, corresponde el
rechazo de la impugnación.
V. Por los fundamentos expuestos, juzgo que la demanda debe ser rechazada.
Voto por la negativa.
Costas por su orden (arts. 17 de la ley 2.961; 78 inc. 3, ley 12.008 -texto según ley 13.101-).
A la segunda cuestión planteada, el señor Juez doctor Soria, dijo:
Respecto de los embates a los decretos 1.897/02 y 1.273/03 cabe remitirse a lo decidido por
este Tribunal en las causas I. 2.201, "Search Seguridad S.A.", sent. de 22-VI-2016 e I. 2.202,
"Organización Centauro S.A.", sent. de 27-IV-2016, en las que se desestimaron análogos
planteos a los aquí efectuados.
Por último, en punto al planteo de inconstitucionalidad de los arts. 5, 23, 24 inc. "c", 26 y 41
de la ley 12.297, adhiero a la solución y fundamentos propuestos por el ponente en el punto
IV.6. de su sufragio.

https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2S… 18/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

Con ese alcance, voto por la negativa.


Costas por su orden (arts. 17, ley 2.961 y 78 inc. 3, ley 12.008 -texto según ley 13.101-).
El señor Juez doctor Negri, por los fundamentos expuestos por el señor Juez doctor Soria,
votó la segunda cuestión también por la negativa.
El señor Juez doctor de Lázzari, por los fundamentos expuestos por el señor Juez doctor
Pettigiani, votó la segunda cuestión también por la negativa.
Con lo que terminó el acuerdo, dictándose la siguiente
SENTENCIA
Por las razones expuestas en el acuerdo que antecede, se rechaza la demanda interpuesta.
Costas por su orden (arts. 17, ley 2.961 y 78 inc. 3, ley 12.008 -texto según ley 13.101-).
Por su actuación profesional en autos, regúlanse los honorarios de los letrados apoderados y
patrocinante de la parte actora, doctores Ana María Bezzi, Pamela Pittatore y Pascual Caiella
en las sumas de … ($...), … ($...) y … pesos ($...), respectivamente (arts. 1, 9, 10, 12, 13, 14,
15, 16, 21, 26 segunda parte, 28 inc. "a", 44 inc. "a" y 54, dec. ley 8.904/77), cantidad a la que
deberá adicionarse el 10% (art. 16, ley 6.716 -t.o. decreto 4.771/96 y sus modificatorias-; cfr.
doctrina causa I. 73.016, "Morcillo", res. de 8-XI-2017 y Acuerdo 3871/17) y el porcentaje
que corresponda según la condición tributaria de la mencionada profesional frente al Impuesto
al Valor Agregado.
Regístrese y notifíquese.

EDUARDO JULIO PETTIGIANI

HECTOR NEGRI EDUARDO NESTOR DE LAZZARI

DANIEL FERNANDO SORIA

https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2S… 19/21
17/2/2019 SCBA - JUBA

JUAN JOSE MARTIARENA


Secretario

Suprema Jurisprudencia Consulta de Servicios Información Uso Interno


Corte Causas Pública
Sentencias destacadas Registro Central de Recibo de haberes
Integración Suprema Corte (MEV) Mesa de Aspirantes con Licitaciones y
Fines de Adopción Declaraciones
Sentencias destacadas Entradas Virtual Contrataciones juradas
Estructura
de otros Tribunales MEV de Familia Servicio de Blogs Estadísticas
Digesto de provinciales Hoja uso oficial
Acuerdos y Agenda de Cálculo de intereses Llamados a
Sentencias Completas en línea Asignaciones
Resoluciones Audiencias concurso familiares
por Organismo Tribunales del
Actualidad Cálculo de Inscripción en
Colección Histórica de Trabajo honorarios en línea Viaticos y
Registro de movilidad
Historia Acuerdos y Sentencias Aspirantes
Suprema Corte Presentaciones y
Notificaciones Ley orgánica del
Escala salarial del Poder Judicial
Sumarios y sentencias Guía Judicial electrónicas Poder Judicial
Oficinas JUBA (búsqueda Reglamento
amplia) Firma digital Valor del JUS Disciplinario
Mapa Interactivo
JUBA Suprema Corte Boleta de Pago de Legislación
Administración Tasa de Justicia Webmail
Organismos
JUBA Tribunal de Destrucción de
Planificación Personal Apertura de cuentas expedientes
Casación
Personal judiciales
Sentencias Centro de Atención Tabla de materias
Control Provinciales Telefónica Descarga de por Fuero
Disciplinario Completas formularios
Tribunal de Tasa de Justicia
Control de Gestión Boletín Infojuba Casación Penal
Edictos - Diarios
Tecnología Sentencias Corte Justicia de Paz Inscriptos
Informática Suprema Nacional Turnos judiciales Jurado de
Arquitectura, Obras Enjuiciamiento Ley
Suspensiones de
y Servicios 8085
Término
Asesoría Pericial Enlaces
Servicio de
relacionados
Sanidad Guardias para
Violencia Familiar
Instituto de
Estudios Judiciales
Comunicación y
Prensa
Bibliotecas
Judiciales
Departamento
Histórico

Comité de Ges ón del Si o Web - Suprema Corte de Jus cia de la Provincia de Buenos Aires.
Sede: Palacio de Jus cia, avenida 13 entre 47 y 48, primer piso (La Plata). Conmutador: (0221) 410-4400.

https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2S… 20/21
17/2/2019 SCBA - JUBA
Polí cas de Privacidad de la Suprema Corte de Jus cia para aplicaciones informá cas

https://juba.scba.gov.ar/VerTextoCompleto.aspx?idFallo=159656&fbclid=IwAR3GQ546H_zIvcWSvERWK21FdgQDcB3-dVWidINOHh93OlzkZMt2S… 21/21