Está en la página 1de 2

Consagración Nazarenos bajo voto

Yo............................................................................................, para honra de la Santísima


Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo; para edificación del Cuerpo Místico de Cristo; y salvación
de mi alma, pido ser aceptado en el movimiento Nazarenos para trabajar en la causa de los
cristianos perseguidos.

Porque he sido golpeado por su testimonio de fidelidad al Evangelio hasta el derramamiento


de la sangre, y, aunque indigno, quiero imitarlos y aprender de ellos a manifestar mi fe sin
miedos, y a vivir de acuerdo a ella.

Nuestro Señor Jesucristo nos mandó como "ovejas en medio de lobos" y profetizó "si me
persiguieron a Mí, también os perseguirán a vosotros ". ¡Cuán claramente se cumplió esta
profecía durante toda la historia de la Iglesia, y cuán claramente se cumple ahora!

Por eso, frente a la injusticia de los perseguidores, al clamoroso silencio del mundo, y al
desconocimiento de tantos miembros de la Iglesia, yo me comprometo a ser testigo de los
mártires y los confesores de la fe, a rezar para que Dios los sostenga, a difundir la realidad de
esta persecución, y a ayudarlos en la manera que pueda, de acuerdo a mi deber de estado.

Consciente que "nadie puede tener amor más grande que dar la vida por sus amigos ", y que
porque así lo entendieron los mártires, ofrecieron su vida al Señor, pido a Dios unirme
espiritualmente al sacrificio de los que sufren persecución por el Evangelio para gloria de Dios
Padre.

Porque la sangre de los gloriosos mártires, derramada como la de Cristo para confesar al
Padre, manifiesta las maravillas del poder divino. Pues en el martirio Dios saca fuerza de lo
débil haciendo de la fragilidad su propio testimonio.

Y puesto que Dios manifiesta más admirablemente su poder con el perdón y la misericordia,
quiero pedir siempre por los que persiguen a la Iglesia, para que Dios los llame a la conversión
y los aparte del camino de la perdición.

A Dios todopoderoso, que por un designio misterioso de su providencia, completa lo que falta
a la Pasión de Cristo con las infinitas penas de la vida de sus miembros y me invita así a ser
partícipe del ofrecimiento sacrificial de su Hijo, le pido me conceda a mí y a todos mis
hermanos Nazarenos que, a imitación de la Virgen Madre dolorosa que estuvo junto a la cruz
de su Hijo moribundo, así nosotros permanezcamos junto a los hermanos que sufren para
darles consuelo y amor .

Para dar firmeza a mi decisión y presentarla a Dios como sacrificio religioso, hago este
ofrecimiento como voto por un año.

Y para más imitar a Cristo y a su Santa Madre, y para dedicarme con mayor libertad a la causa
de los cristianos perseguidos, hago voto de castidad por el Reino de los Cielos, por un año.

Consciente de mi debilidad y mi nada, pongo mi esperanza en Aquella que dijo “¿Acaso no


estoy aquí yo, que soy tu madre? ¿No estás bajo mi sombra? ¿No soy tu salud? ¿No estás por
ventura en mi regazo?”

Acudo a María, Reina de los mártires, y también a los demás patronos del movimiento
Nazarenos, para pedir la fuerza de poder cumplir esta misión y ser así portador de las gracias
de los mártires.
(nombre y apellido) Nazareno/a

(firma)