Está en la página 1de 15

FACULTAD DE: DERECHO Y CIENCIAS POLITICAS

CARRERA PROFESIONAL: DERECHO


DERECHO PROCESAL PENAL I

DESARROLLO DE LAS SEANA 5, SEMANA 6 Y SEMANA 7

PROFESOR
FLORES SAGASTEGUI
ANGEL

ALUMNO
FLORES PEREZ
CARLOS ALBERTO

CICLO: VI

CHIMBOTE, 2017

Página 1 de 15
AGRADECIMIENTO

Agradesco a los maestros de la Universidad Católica los Ángeles de Chimbote

(ULADECH), quienes con sus enseñanzas y sabiduría viene forjando nuevos

valores en la rama del derecho, los mismos que cambiaran el concepto de justicia

en nuestra ciudad.

Asimismo, a mi esposa e hijos por darme las fuerzas necesarias de seguir

adelante en esta meta trazada, en las cosas que se avecinan, en los nuevos retos

que la vida me depara, siendo ellos el motor que me impulsa hacia adelante.

Gracias Dios Mio

Página 2 de 15
DEDICATORIA

Esta monografía ésta dedicada a un gran amigo muy especial que es Dios, que

con su bendición y apoyo logro todo lo que me trazo en la vida, siempre esta con

migo en las buenas y en las malas, es a él a quien le debo todo ya que a pesar de

mis múltiples errores en esta vida, él siempre está dispuesto a perdonarme y

comenzar de nuevo,

Gracias Dios mío.

Asimismo, se lo dedico a mis compañeros de la Universidad que vienen realizando

un esfuerzo muy grande en vista que tienen que estudiar y trabajar con el único

objetivo de cambiar el concepto de justicia en nuestra ciudad.

Página 3 de 15
INTRODUCCIÓN

En las relaciones jurídicas diarias los seres humanos, realizan una diversidad de

actos simulados. Algunos por el simple gusto de mentir otros con relevancia

jurídica. En el ámbito de los actos jurídicos, la simulación es muy frecuente. Se

usa para engañar a terceros con los más diversos fines: aparentar solvencia o

insolvencia económica, defraudar a los acreedores, engañar a un pariente

pedigüeño, eludir prohibiciones legales, protegerse contra la delincuencia, evitar

herir susceptibilidades, evitar el pago de impuestos, beneficiar a unos hijos antes

que a otros, facilitar la realización de ciertos negocios, etc.

Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto podemos expresar que la

simulación es toda operación en virtud de la cual se crea una situación jurídica

aparente que difiere de la situación jurídica verdadera, producto de la ocurrencia

de determinadas circunstancias adversas a los intereses patrimoniales de las

partes contratantes.

Página 4 de 15
ÍNDICE GENERAL
AGRADECIMIENTO................................................................................................ 2

DEDICATORIA........................................................................................................ 3

INTRODUCCIÓN..................................................................................................... 4

INDICE GENERAL. ...…………………………………………………………………… 5

LA SIMULACION DEL ACTO JURIDICO


1.- LA SIMULACION 6

2.- CARACTERISTICAS DE LA SIMULACION 6

3.- REQUISITOS DE LA SIMULACION 7

a.- El acuerdo simulado 7

b.- El perjuicio de causar daños a terceros 8

4.- CLASES DE SIMULACION 9

a.- Simulación absoluta 9

b.- Simulación relativa 10

c.- Simulación total 10

d.- Simulación parcial 11

e.- Simulación licita 11

f.- Simulación ilícita 11

g.- Simulación por Interposita Persona 12

5.- EFECTOS DEL ACTO JURIDICO SIMULADO 12

a.- Efectos de la simulación absoluta entre las partes 12

b.- Efectos de la simulación relativa entre las partes 13

c.- Efectos de la simulación parcial entre las partes 14

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS 15
Página 5 de 15
LA SIMULACION DEL ACTO JURIDICO

1.- LA SIMULACION

La simulación es la declaración solo aparente, que se emite de acuerdo con


la otra parte para engañar a terceros. Se trata de un acuerdo de los sujetos
que intervienen en el acto jurídico para emitir una falsa declaración de
voluntad con el ánimo de que los terceros crean en lo aparente y no
conozcan la realidad.

Ramón Cifuentes, sostiene que la simulación es en acto o negocio jurídico


que por acuerdo de las partes se celebra exteriorizando una declaración
recepticia no verdadera para engañar a terceros, sea que esta carezca de
todo contenido, o bien que esconda uno verdadero diferente al declarado.

Se trata pues de una divergencia, acordada entre los celebrantes del acto
jurídico, entre la voluntad interna o real y la externa o manifestada para
engañar a terceros o protegerse frente a los mismos.

2.- CARACTERISTICAS DE LA SIMULACION


Son las siguientes:

a) Una divergencia deliberadamente producida entre la voluntad y su


manifestación.

b) Un acuerdo simulatorio entre las partes si es recepticio o entre el


declarante y el destinatario si es unilateral, a través del cual los
sujetos establecen de manera vinculante que la declaración o
declaraciones no son queridas en realidad.

Página 6 de 15
c) Una finalidad de engaño a los terceros ajenos al acto, lo que no debe
confundirse con la intención de dañar o causar perjuicio a otros
mediante la celebración del acto simulado, o sea, este debe tener
una finalidad licita.

3.- REQUISITOS DE SIMULACION

Actualmente la doctrina es unánime la doctrina que considera que los


requisitos de la simulación de los actos jurídicos son dos:

a) El acuerdo simulado

La simulación no puede realizarse sin la previa disposición de un medio


de preexistencia o coexistencia con el negocio simulado: se trata del
acuerdo simulatorio.

El acuerdo simulatorio es aquél por el que se determina que lo


declarado no es realmente querido, es decir, sobre lo que realmente
quieren hacer en privado y lo que realmente quieren aparentar hacer en
público.

La simulación puede ser bilateral o plurilateral o unilateral. Será bilateral


cuando en el negocio sólo participan dos partes, plurilateral si existe
acuerdo de varías partes; y, unilateral en los negocios receptivos,
ejemplo en una donación, en la cual existe únicamente prestación sólo
de una de las partes.

El acuerdo simulatorio denominado también contradeclaración, vincula


la situación aparente y la situación real.

El acuerdo simulatorio podrá ser un acuerdo verbal o constar en un


documento. A éste último se le denomina contradocumento que viene

Página 7 de 15
hacer el contenido de un instrumento público o privado que puede ser
modificado o dejado sin efecto por otro documento, también público o
privado, otorgado por las mismas partes simultáneamente o
posteriormente.

Su finalidad es garantizarse una de las partes contra el contenido ficticio


o simulado del instrumento principal. Así cuando se declara una deuda
inexistente, el supuesto deudor suele exigir, del presunto acreedor, el
reconocimiento de que la deuda es fingida, cubriéndose así de cualquier
intento de la ejecución de la deuda.

b) El perjuicio de causar daños a terceros

Como la simulación se dirige a producir un acto jurídico aparente, el


propósito de engañar es inherente. El engaño va dirigido a los terceros,
aunque sea un engaño no reprobado por la Ley.

El engaño no siempre es fraude de los terceros, porque la simulación


puede tener una finalidad lícita como ilícita.

Fin de engaño, no implica ni intención de dañar, y ni siquiera ilicitud. Se


puede querer engañar, por ejemplo, a un pariente pedigüeño, a cuyo
efecto se simula un acto que disminuya su patrimonio, se puede querer
engañar, por jactancia, para dar la impresión de riqueza, a cuyo efecto
se simula, por ejemplo, la compra de un predio. En ambos casos, hay
simulación con fin lícito. Pero éste es ilícito, pongamos por caso, cuando
se simulan actos de enajenación para defraudar a los acreedores, o
para evitar lod impuestos que nos alcanzaría si el Fisco averiguase que
lo he cedido simuladamente pero nos sigue perteneciendo.

Página 8 de 15
Con la declaración de la simulada las partes muestran a terceras
personas como real y auténtico un acto que lo quieren como una simple
apariencia o como una apariencia que oculta la verdadera naturaleza o
contenido del acto que realizan.

4.- CLASES DE SIMULACION


a. Simulación absoluta:

En la simulación absoluta, la causa es la finalidad concreta de crear una


situación aparente y, por tanto, no vinculante. Por la simulación absoluta
se aparenta celebrar un negocio jurídico, cuando en realidad no se
constituye ninguno.

El negocio jurídico celebrado no producirá consecuencias jurídicas entre


las partes. Nuestra jurisprudencia nacional siguiendo a la teoría clásica
de la naturaleza jurídica de la simulación considera a la simulación
absoluta cuando no hay voluntad de celebrar el acto jurídico y solo en
apariencia se celebra. Un claro ejemplo de la simulación absoluta, será
cuando una persona con el fin de engañar a sus acreedores simula
enajenar su bienes a otros, a fin de impedir que estos cobren
sus créditos; pero en realidad no se transfiere nada y lo único que se
busca es aparentar la celebración de tal acto, puesto, que ni la
transferencia del bien ni el pago del precio se han concretizado.

Los simulantes quieren solamente la declaración, pero no sus efectos,


esto es, se crea una mera apariencia carente de consecuencias jurídicas
entre los otorgantes, destinada a engañar a terceros. Hay una
declaración exterior vacía de sustancia para los declarantes.

Página 9 de 15
b. Simulación relativa:

En la simulación relativa, el fin del negocio simulado sí es el de ocular al


disimulado, o a los elementos disimulados, para que los efectos que
aparezcan al exterior se crean procedentes de un negocio que no es
aquél del que realmente proceden, por ejemplo ocultar una donación a
través de una compraventa.
En la simulación relativa se realiza aparentemente un negocio jurídico,
queriendo y llevando a cabo en realidad otro distinto. Los contratantes
concluyen un negocio verdadero, que ocultan bajo una forma diversa, de
tal modo que su verdadera naturaleza permanece secreta.

En la simulación relativa existen dos negocios jurídicos:

1) Negocio simulado como aparente y fingido


2) Negocio disimulado como oculto y real.

En la simulación relativa no se limita a crear la apariencia, como en la


absoluta, sino que produce ésta para encubrir un negocio verdadero.
Para ello será necesario considerar la unidad de la declaración de
voluntad de las partes de sustituir la regla aparente por una diversa,
uniendo así la declaración de voluntad de simular y la declaración de
voluntad de establecer un reglamento de intereses distinto de aquél
contenido en la declaración ostensible.

c. Simulación total:

La simulación es total cuando abarca al acto jurídico en su totalidad, es


inherente a la simulación absoluta, pues en ella tiene esta característica
desde que comprende la totalidad del acto, en todos sus aspectos.

Página 10 de 15
d. Simulación parcial:

La simulación relativa puede ser parcial o total.

La simulación relativa total afecta la integridad del negocio jurídico,


ejemplo un anticipo de herencia es ocultado mediante un contrato
compraventa.

La simulación relativa parcial recae solamente sobre alguna de las


estipulaciones del acto. Esto sucede cuando el acto contiene unas
estipulaciones que son verdaderas y otras que son falsas. Tal como en
un contrato de compraventa es simulado el precio con la finalidad de
evadir impuestos.

En la simulación parcial, el acto jurídico no será nulo, por el principio de


conservación de los actos jurídicos el acto se mantendrá sólo se anulara
las estipulaciones en los cuales se haya cometido la simulación.

e. Simulación licita:

Tal como se ha señalado líneas arriba la simulación en principio no es


ilícita. La ilicitud se da cuando se perjudica el derecho a terceros, por
ejemplo cuando alguien pretende conservar sus bienes para ello simula
enajenarlos, a fin de evadir ciertos requerimientos de sus familiares.

La simulación lícita denominada también legítima, inocente o incolora,


está dada cuando no se trata de perjudicar a terceros con el acto;
además no deberá violar normas de orden público, imperativas ni las
buenas costumbres.

f. Simulación ilícita:

Página 11 de 15
La simulación es ilícita, maliciosa, cuando tiene por fin perjudicar a
terceros u ocultar la transgresión de normas imperativas, el orden
público o las buenas costumbres. Ejemplo un deudor simula enajenar
sus bienes a fin de sustraer de la obligación de sus acreedores.

g. Simulación por interpósita persona:

La simulación por interpósita persona es una modalidad de la simulación


relativa que consiste en que una persona aparezca como celebrante del
acto y destinatario de sus efectos cuando en realidad es otra persona,
pues el que aparece celebrando el acto es un testaferro u hombre de
paja, un sujeto interpuestos ficticiamente, ya que el acto realmente se
celebra con la otra persona.

En la simulación por interpósita persona la interposición es ficticia


porque quién celera el negocio con el interpuesto sabe que es un
testaferro y que los efectos del acto celebrado se proyectan hacia el
simulante interponente, porque el acuerdo simulatorio es tripartito, ya
que en él participan las dos partes simulantes y la persona interpuesta,
quien deliberadamente, de acuerdo con ambas partes, se presta para la
formación del acto jurídico simulado.

5.- EFECTOS DEL ACTO JURIDICO SIMULADO

Cuando el acto jurídico simulado es lícito puede generar plenos efectos


frente a terceros, mas no así entre las partes. La simulación que tiene como
fin engañar a los terceros o es contrario a las normas imperativas, al orden
público o a las buenas costumbres es reprobado por el derecho, por tanto,
su eficacia se verá oponible, de ello nos ocuparemos a continuación .

a. Efectos de la simulación absoluta entre las partes

Página 12 de 15
Si el acto jurídico ha sido simulado con simulación absoluta, en la que
existe sólo un acto aparente, irreal, que carece de contenido, pues la
voluntad de las partes quedó contenida únicamente en el acuerdo
simulatorio convenido precisamente para no producir un acto verdadero,
el acto jurídico así simulado no produce eficacia alguna, así también se
ha pronunciado la jurisprudencia al establecer que la simulación
absoluta tiene como efecto que el acto sea inválido y no se admite su
convalidación o confirmación. La simulación relativa es un acto anulable
que puede ser confirmado.

El acto simulado es un negocio ficticio querido y realizado por las partes


para engañar a terceros, pero no para que produzca efectos entre ellas.

Los otorgantes quieren la declaración pero su contenido, por lo que no


pueden exigir su cumplimiento. Es decir, el acto simulado no produce
ningún efecto entre las partes, por la razón de que no es efectivamente
sino sólo fingidamente querido. Este es el fundamento de la nulidad inter
partes del acto jurídico que adolece de simulación absoluta.

b. Efectos de la simulación relativa entre las partes


Este negocio simulado tendrá efectos entre las partes, siempre que
concurran los requisitos de validez y no perjudique el derecho del
tercero. Así, el negocio jurídico disimulado (oculto y real) vincula
efectivamente a las partes siempre y cuando concurran sus requisitos de
validez. Además, el negocio jurídico disimulado no debe afectar el
derecho del tercero. Aquí se tutela el interés de los terceros en hacer
prevalecer la realidad (negocio disimulado) sobre la apariencia (negocio
simulado). Es irrelevante si el negocio simulado (aparente y fingido) no
reúne los requisitos de valide
].

Página 13 de 15
Las mencionadas reglas sobre los efectos de la simulación relativa entre
las partes están inspiradas en el principio de respeto de la voluntad
negocial: en su carácter disimulado es eficaz porque las partes lo han
deseado efectivamente como un acto que surtirá efectos que le son
propios; en cambio, en su carácter simulado es ineficaz, adolece de
simulación absoluta porque los efectos le son propios a la figura usada
para esconder el carácter real del acto no son queridos por las partes

c. Efectos de la simulación parcial entre las partes


Cuando la simulación relativa objetiva sea parcial, esto es, cuando la
partes no esconden el carácter total del negocio que realizan bajo la
apariencia de otro negocio diferentes, sino solamente ciertos aspectos
mediante estipulaciones o cláusulas que hacen referencia a datos
inexactos, tienen efectos entre ellas los datos exactos, ocultados , por
ser los efectivamente queridos, siempre que sean lícitos y no afecten los
derechos de terceros.

De otro lado en la simulación relativa subjetiva parcial por interpósita


persona ficticia, el testaferro no adquiere ni tramite derechos sino que
sirve de enlace para que el derecho pase directamente del transmitente
al efectivo titular oculto. El acuerdo simulatorio se da entre el disponente
del derecho, el testaferro y el adquirente efectivo, de modo que la
simulación de persona es siempre parcial; no es aparente todo ela cto,
sino solamente con relación a uno de los sujetos. El testaferro no
adquiere nada; presta una colaboración puramente material; la relación
jurídica se constituye desde el primer instante entre el transmitente y el
verdadero adquirente.

Página 14 de 15
REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

- Teoría de Ramón Cifuentes Ovalle

- Silabo del curso – Acto Juridico ULADECH

- www.monografias.com

Página 15 de 15