Está en la página 1de 16

Caso de estudio: TODO POR KATRINA

Los desastres naturales y algunas implicaciones logísticas.


Soy Carlos, me dicen Carlitos, a mis cortos 24 años de edad, cuando después de
haber logrado conseguir mi primer trabajo en el área de logística,
desempeñándome satisfactoriamente por ser una persona responsable, inteligente
y con proyección profesional, decidí que ya es justo que después de año y medio
de trabajo continuo, sin tomar un solo día de vacaciones, debido a la
responsabilidad de tener a cargo el departamento de logística de una empresa
multinacional; me siento agotado mentalmente y previa consulta con la agenda de
mi novia, decido tomar unos días de playa, mar y sol con mi Julianita.
Solicité al departamento de Recursos Humanos mi primer periodo de vacaciones,
contando con el visto bueno de mi jefe, el cual me exigió que debía antes de
ausentarme dejar al día el inventario y la programación de los despachos a los
clientes lo cual era una de mis principales responsabilidades.
Atendiendo la exigencia de mí jefe el Dr. Chávez, revise el plan de compra, de la
materia prima Purate, uno de los productos estrella de la empresa, utilizado para
la producción de Dióxido de cloro (ver anexo ficha técnica), la cual es su vez la
principal materia prima de uno de nuestros clientes más importantes, con esta
materia prima nuestro principal cliente procesa su producto terminado el cual
representa una venta de aproximadamente 1000 Ton al año. El Purate es utilizado
para el blanqueamiento del papel.
Rectificando las órdenes de compra del Purate en firme con la filial en Columbus,
Estados Unidos correspondían a:
– 100 Toneladas para el mes de Septiembre;
-más 60 toneladas en tránsito y,
-adicionalmente un inventario local de 50 días correspondiente a:
130 toneladas de la referencia: con 105 Ton en Planta y 25 Ton en las
instalaciones de nuestro principal cliente.
Al finalizar la revisión llamé a María del Mar, quien actualmente se desempeña
como Coordinadora de tráfico y distribución; para compartirle la información. En mi
período de vacaciones, ella, cubrirá mis funciones hasta que regrese.
– Mary, ven a mi oficina necesito que revisemos un tema de suministro e
inventarios.
– Si, jefe, cuénteme: ya está listo para irse de vacaciones, (en tono alegre y
amable), ¿y que chicharroncito me va a dejar?

1
– Quiero que revisemos estos números del producto Purate, en caso que el Dr.
Chávez, te pregunte, no patines y estés clara en lo que vas a contestar.
– ¿Las 60 Toneladas que ETA tienen?, ¿Van hacia Buenaventura?
– Fueron cargadas hace 4 días en la planta y tienen estimado de zarpe en 2 días,
el 22 de agosto, desde el puerto de New Orleans, con un tiempo de tránsito de 4
días a Freeport en Bahamas, 5 días estimados de transbordo según itinerario de
MSC, para posteriormente tener, 10 días hacia Buenaventura, llegando el 11 de
septiembre.
– Perfecto, le voy hacer tracking a esta carga.
– ¿Alguna otra pregunta, Mary Mar?
– Si jefe, para las 100 Ton, que fueron colocadas en el orden de compra, ¿cuál es
la programación de cargue?
– De acuerdo con Steven, Gerente de planta en Estados Unidos, tenemos
programado para el día 04 de septiembre cargar 60 Toneladas, y para el 18 de
septiembre las restantes 40 Toneladas. Creo que es todo, ¿verdad?
– Si Jefe!! No se preocupe ya entendí todo.
Con esta información, le envié un correo electrónico a mi jefe con copia a María
del Mar, con un informe detallado de los Inventarios, producto en tránsito y
órdenes de compra en firme, lo cual me dio una mayor tranquilidad para irme de
vacaciones con Julianita.
– Bueno Mary, te cuidas, cualquier cosa me llamas o dejas mensaje al celular.
– Jefe, ¡feliz viaje y que descanse! – dice Mary mientras sale de la oficina de
Carlitos pensando que esta es su mejor oportunidad para lucirse con el Dr.
Chávez y lograr el tan anhelado ascenso.
Finalmente, y después de las 5:00 pm del 20 de agosto de 2005, logré salir de la
oficina y al pasar por la planta, me despido de los compañeros que me encuentro
de salida hacia el parqueadero de la compañía, prendo el carro y me dirijo hacia
mi casa.
En el camino, Llamo por celular a Julianita.
– ¡Hola preciosa!, ya voy en camino hacia mi casa.
– ¡Hola precioso!, acabo llegar al apartamento, y me compre unas cremas para el
sol y ¡una falda divina! que me hacían falta. ¿A qué horas me recoges?
– A las 6:15 pm estoy en tu apartamento.

2
– Vas como tarde, ¿por qué te demoraste tanto? Sabes que tenemos que llegar
una hora antes para tomar el vuelo y hacer el check in… – dice Julianita con tono
de preocupación.
– Me demore más de lo pensado, dejando un informe para mi jefe y delegando a
Mary Mar la responsabilidad, pero no te preocupes, en 10 minutos llego a mi casa.
¡Vale! un besito. – Dice Carlitos.
– Eso espero, no quiero llegar tarde, siempre tu trabajo primero que nuestros
planes y eso que ya estaban planeadas estas vacaciones desde hace cuatro
meses. – dice Julianita.
– Bueno mi amor, estaré listo a esa hora, hablamos más tardecito, ¡otro besito! –
dice Carlitos.
Me dirijo a mi casa, me arreglo, recojo las maletas, me despido de mis papás y
voy a recoger a Juliana, llegamos al aeropuerto a las 7:15 pm, realizamos el check
in, de últimos.
Antes de partir a las 7:50 pm., en la sala de espera, realizo mi última llamada al In-
house de la empresa en la planta de nuestro principal cliente, Facundo quien se
desempeña como asistente técnico de planta en el último turno del día.
– Alo – dice Facundo.
– ¿Qué hubo hermano como van las cosas? – pregunta Carlitos.
– ¿Qué sucede mi doctor y ésta llamada a estas horas? – pregunta Facundo con
preocupación.
– ¡No te preocupes!, sólo quería verificar que ustedes cuentan con 10 días de
inventario, según mis cuentas – dice Carlitos.
– Deme un momento reviso el sistema – dice Facundo.
Mientras espero pienso que ojalá el vuelo sea tranquilo, sin turbulencias y en
cómo le quedará la brasilera que le compró a Julianita.
– Doctor, sus cuentas estas correctas, ¿pero porque su preocupación? – pregunta
Facundo
– Estaré ausente unos 20 días por mis vacaciones y quería verificar que todo
estuviera ok – dice Carlitos.
– ¡Uy!, que rico doctor que tenga un buen viaje – dice Facundo.
– Gracias Facundo, María del Mar estará a cargo, de los inventarios y de las
entregas a tiempo para no parar el suministro hacia ustedes ¿bueno? – dice
Carlitos.
– Listo, doctor, no se preocupe, pa´ eso estamos pa´ camellar – dice Facundo.

3
– Suerte mijo, gracias y chao – dice Carlitos.
Al día siguiente, me encontraba disfrutando de la compañía de Juliana en uno de
los lugares más tranquilos y alejados de Colombia; el Cabo de la Vela, después
del recorrido a través del desierto y agotados del viaje, llegamos a la cabaña a
descansar, antes de reunirnos con unos amigos de viaje en el restaurante.
Como le prometí a Julianita que todo el tiempo estaría dedicado para ella, y
estaríamos: tranquilos, relajados y alejados del estrés diario. Por lo tanto, no
cargaba el celular, esa noche fue romántica y espectacular. Al día siguiente con
un tremendo guayabo, teníamos planeado ir al pilón de azúcar, nos recogieron
después del desayuno, estuvimos todo el día en la playa; julianita se estrenó su
brasilera, ¡se veía espectacular!
Regresamos en la noche a la cabaña, al revisar mi celular, encuentro, 35 llamadas
perdidas y la desagradable sorpresa: todas eran de mi jefe, el gerente de la
compañía, se me empezó a pasmar el guayabo y trasnocho. ¿Qué habría
sucedido? Si todo lo había dejado organizado, bueno en fin más tarde llamaré.
Me bañé y antes de ir a comer intenté devolver las llamadas, pero fue imposible, la
señal y la cobertura del operador no alcanzaban hasta el cabo. Al tercer día
después del desayuno, fuimos a visitar algunas rancherías, el parque Eólico y las
minas de sal de Manaure. Posteriormente, regresamos a Santa Marta. En el
momento de registrarme en el Lobby del hotel, me informan que tenía 7 llamadas
de Cali de una tal Clarena, quien es la secretaria de mi jefe.
Le comenté a Juliana lo de los mensajes y ella me recomendó que llamara.
– ¿Aló Clarena? – dice Carlitos.
– Buenos días Carlos (con tono golpeado), desde hace dos días, lo estoy tratando
de ubicar, ¿dónde ha estado, que no responde el celular? Mi jefe lo quiere ver
urgente en la planta; ¡es el colmo, hay mucho estrés en la compañía y usted por
ningún lado!
– ¿Qué?, ¿En la planta!?, ¿Que pasó!? – pregunta Carlos.
– ¡Es que acaso usted no ve noticias! No pierda más tiempo tome el primer vuelo
de regreso, la situación es muy crítica, ya le comunico al doctor Chávez – dice
Clarena.
El Dr. Chávez, lo describo como una persona muy calculadora, con los números
en la cabeza; fue gerente de Logística, antes de ser promovido para iniciar la
sucursal de Colombia, 12 años atrás. Es una persona con un carácter fuerte,
perfeccionista y proactivo. Como resultado de su gestión, la sucursal de Colombia,
se ha consolidado, como la más importante de la Región Andina.

4
– Bueno días, ¡Señor perdido! ¿No se ha dado cuenta? Nuestro negocio está en la
cuerda floja y necesitamos tomar medidas urgentes o si no apague y vámonos –
dice Dr. Chávez ya casi gritando.
– ¡De que me habla Doctor!, no le entiendo, ¿me explica?, me describen una
situación muy preocupante pero no sé de qué se trata? – pregunta Carlitos con
vos temblorosa.
– ¡Nos estamos quedando sin producto, nuestra única fuente de suministro está
declarada en alerta roja, la planta fue desalojada y el Golfo de México está cerrado
para operaciones marítimas al menos por 6 días, todo esto debido a Katrina! –
dice Dr. Chávez.
– ¿Que? ¡Pero como! y las 130 toneladas que dejé de inventario? ¿Quién es
Katrina? – pregunta Carlitos.
– ¡No pregunte bobadas!, ¡lo necesito AQUÍ Y YA!, No me importa lo que tenga
que hacer, ¡pero se viene de inmediato! – dice Dr. Chávez.
– ¡Si Doctor no se preocupe ya salgo para allá! – dice Carlitos
“¡ESTO NO ME ESTA PASANDO A MÍ!… no puede ser… se me dañaron las
vacaciones, Julianita se va a enojar…”
Después de esa llamada me marcho muy aburrido y preocupado al restaurante
donde almorzaríamos, en el camino pienso en que forma decirle a Julianita para
que entienda la situación, sin que se moleste. Estas vacaciones eran sagradas y
no quería echarlas a perder, por mi trabajo, sabía que las recriminaciones no se
harían esperar.
Al llegar a la mesa, pido el periódico, con la intensión de encontrar una noticia que
me de indicios de lo sucedido. Durante el almuerzo, le comento a Julianita la
situación y por supuesto …se molesta.
– Preciosa, la llamada de la oficina, era de mi jefe, muy preocupado por el
suministro de uno de nuestros principales productos. Se presentó una emergencia
por una tal Katrina y el suministro está bloqueado hasta nueva orden. Por lo tanto,
me solicitó de forma vehemente, que debía retornar de inmediato a la oficina. –
dice Carlitos.
– ¡QUE!, ¡No entiendo, por qué no respetan tu tiempo libre, siempre es lo mismo,
si no es el celular!, es trabajando en el portátil desde la casa. Ahora que te puedo
sacar de la monotonía del trabajo y tenemos un tiempo para los dos solos….
siempre es lo mismo – dice Julianita ya casi a punto de llorar.
– Preciosa, que puedo hacer, es la responsabilidad que tengo que asumir, no
queda otra alternativa más que devolvernos – dice Carlitos

5
– ¡Devolvernos, estás loco!, ¡si nos quedan todavía 5 días acá! Me molesta que no
tengan otra persona que te reemplace mientras estamos de vacaciones – dice
Julianita.
– Preciosa tranquilízate…. – dice Carlitos con voz suave.
“Julianita no me habla hace ya 15 minutos y se nos está dañando el almuerzo y en
el periódico no encuentro ninguna noticia acerca de la tal Katrina, ella no quiere
saber nada de mí, pero… no puedo solucionarlo.”
Tomo mi teléfono móvil y me comunico con Clarena para que me ubique los
tiquetes de regreso para el día siguiente hacia Cali.
Salimos a caminar y conocer el Malecón de la pequeña ciudad …en
silencio…regresamos al hotel a alistar las maletas, pero las vacaciones ya no eran
lo mismo.
Julianita, accede de mala gana a regresar rumbo a Cali. Pero con la firme
intención, que debí solicitarle a la compañía, los 5 días pendientes, para ser
disfrutados, cuando se solucionara este inconveniente.
Al llegar a Bogotá, reviso Internet y veo alguna información en el Weather Channel
y CNN, entonces me entero quien era la tal Katrina y el fuerte impacto en el golfo
de New Orleans. (Ver Anexo No. 1)
Al llegar el 25 de agosto a la compañía inmediatamente me dirijo a mi oficina, miro
a mis colaboradoras, María del Mar está leyendo periódico, mientras Viviana en
Internet consulta CNN.
– Niñas ¿qué sucedió?, ¿Por qué me hicieron regresar de mis vacaciones? –
pregunta Carlitos.
– Uhm Jefe le parece poquito que un huracán que acabó con todo, ha dejado más
de 900 personas muertas a su paso, la planta de Estados Unidos la evacuaron –
dice Mary.
– Así de grave es esta Katrina – dice Carlitos.
– Creo que es mejor que vaya donde el jefe, que lo ha preguntado más de seis
veces hoy – dice Mary.
María del Mar, quien es la coordinadora de tráfico y distribución, inició su carrera
laboral en la empresa como recepcionista hace 4 años y posteriormente fue
asignada por el Dr. Chávez, para colaborar en el área de logística. Fue allí donde
pudo formarse y tener una idea del trabajo con Clientes, Distribución, Transporte y
Manejo de Inventarios. Es una persona dedicada a su trabajo, que necesita
constante feedback para estar tranquila y segura de su gestión. Actualmente está
terminando sus últimos semestres universitarios en finanzas y relaciones
internacionales.

6
Viviana: Es una niña de 18 años que llegó a la organización para hacer un
reemplazo, trabajando por temporadas en el archivo, contabilidad y recepción.
Posteriormente, debido a cambios de la estructura, pasó a logística con funciones
de: atención al cliente, archivo, documentación para pagos al exterior y de soporte
en la gestión de Tráfico y Distribución. Es una persona tranquila, motivada e
inteligente pero debido a su corta edad es inmadura para soportar el estrés y el
cumplimiento detallado de tareas asignadas.
“Me dirijo a la oficina del doctor Chávez, estoy muy asustando y con ese mal genio
que se gasta mi jefe cuando las cosas no salen, como están planificadas…, es
capaz que me responsabiliza por Katrina, el huracán que me daño mis
vacaciones.”
Saludo a Clarena, quien me mira con cara de uhm, no sabe lo que le espera.
Comienzo a sudar frio. No tengo otra alternativa más, que seguir adelante; al
entrar.
– ¡Coño!, ¿dónde diablos están las unidades de isotanques? (Ver Anexo No. 2) y
¿cuántos días de inventario tenemos con nuestro cliente? – dice Dr. Chávez.
–Tímidamente y con voz temblorosa contesto que revisaría la situación y le
mantendría informado, pues acabada de llegar hace 15 min. a la empresa y
desconozco la situación.
– ¡Que va a revisar!, no había dejado las cosas claras, ¡más le vale que solucione
todo ya! Y le quiero recordar: el contrato de suministro para la exclusividad en el
abastecimiento del producto Purate, que, si no soluciona esta situación, su
liquidación no alcanzará ni para cubrir el 1% de las ventas perdidas que nos podrá
cobrar nuestro cliente – Dice Dr. Chávez con tono un tono de ironía.
– ¡Tranquilo jefe, yo dejé todo organizado!, 10 días de inventario donde está el
cliente, 130 toneladas en nuestra planta que equivalen a 52 días más de
inventario, más los 3 Isotanques, que se embarcan en 9 días, y ya se encuentran
en las bodegas de nuestro proveedor en New Orleáns, ¿desea que adelante el
embarque?
– ¡Que embarque ni que nada!!, no ve que todo está inundado y eso no podrá salir
por lo menos en cinco semanas, no sea iluso – dice Dr. Chávez.
– ¿Cual inundación?, ¿de qué me habla?
– No lo quiero ver más, vaya y solucione su problema – dice Dr. Chávez.
– Me dirijo a mi oficina y comienzo a investigar del tema, reviso correos y llamo a
mis auxiliares para que me pongan en contexto de la situación.

7
– Jefe: el huracán Katrina inundó gran parte del sur oeste de los Estados Unidos,
entre ellas las bodegas de nuestro Freight Forwarder, donde se encuentran los
Isotanques que teníamos previsto embarcar – dice Mary.
– No podrán embarcarse, pues se encuentran en alerta máxima nacional, es decir
que todas las empresas en especial, las de transporte de los estados de
Louisiana, Mississippi y Texas por instrucción del gobierno de los Estados Unidos,
deberán trasladar: maquinas, equipos, alimentos, materiales para socorrer vidas
humanas, reubicar y reconstruir las ciudades afectadas – dice Viviana.
– ¡No puede ser!, ¿Y cómo están nuestros inventarios? – pregunta Carlitos.
– Jefe, hoy nos encontramos con 39 días de inventario en nuestra planta y 8 días
de inventario en la planta del cliente – dice Mary.
– Jefe, lo preocupante es el contrato de suministro que se firmó. Donde se
acuerda exclusividad en el abastecimiento de esta materia prima, con cláusula que
especifica que el producto dejado de suministrar en una planta, ocasionando
perdidas en las ventas del papel, será cobrado al proveedor – dice Viviana.
Al fondo alguien grita: ¡Carlos una llamada del jefe de planta de nuestro
proveedor!
– Buenos días, – dice Carlitos.
– Carlos, como le va, le habla el Ing. Sánchez. – dice Ing. Sánchez.
– Ingeniero, ¿cómo van las cosas? – dice Carlitos.
– Un poco preocupados por las noticias, usted como está de inventario. Espero
que no nos falle con el abastecimiento, recuerde la cláusula de nuestro contrato. –
dice Ing. Sánchez.
– Ya estamos analizando la situación, no se preocupe que nosotros le
cumpliremos. – dice Carlos pensando que esto sería casi imposible.
– Bueno no, es más, por el momento, estamos en contacto – dice Ing. Sánchez.
Al terminar la tarde, al monitorear la situación de cerca: “no veo ningún signo de
recuperación, Katrina produjo más de 1800 muertos y 81.2 billones de dólares en
pérdidas, la situación se agrava y ya han pasado tres días y tenemos que tomar
decisiones de una fuente de suministro alterna, así probablemente incurramos en
sobre costos alto.”
Decido llamar a Houston a nuestro Freight Forwarder, Interstar, el cual ha estado
con nuestra empresa desde hace 3 años, gracias a su certificación de
responsabilidad integral, la que lo acredita como una empresa apta para el
transporte internacional y la manipulación de productos químicos dentro de los
Estados Unidos, brindando un acompañamiento del producto hasta su destino.

8
– Hola Billy, ¿cómo siguen las cosas en Boasso, después del Katrina? – dice
Carlitos.
– Bueno las noticias son muy desalentadoras, con 10 Isotanques que se
encuentran en el depósito, actualmente inundado en New Orleans y no se sabe
hasta que fecha se podrá disponer de las mismas para cargue. (Ver Anexo No. 3),
el gobierno del presidente Bush ha decretado alerta roja y zona de catástrofe los
Estados de Louisiana, Misisipi y Alabama. Todos los organismos de socorro están
tras la búsqueda y rescate de sobrevivientes – dice Billy.
– Esto ha sido lo peor que le a ocurrido a New Orleans; ¿Que noticias hay sobre el
puerto y la infraestructura vial? – pregunta Carlitos.
– La mitad de la ciudad quedo inundada, el puerto permanecerá cerrado por unas
tres o cuatro semanas para la operación de cargas, y solamente podrá ser
utilizado para actividades de ayuda humanitaria y reparación – dice Billy.
– ¡Estamos BIEN MAL! - dice Carlitos.
– Todos los camiones en los estados de Louisiana, Mississippi, Alabama y otros
estados vecinos, están siendo contratados por el gobierno federal para el
transporte de maquinaria, materiales de construcción, medicamentos y por lo
tanto, ¡existe una escasez que nos deja con las manos cruzadas! – dice Billy.
– Ok, cualquier cosa estaremos en contacto, espero que podamos encontrar con
ustedes en Houston alguna alternativa de unidades para cargar y despachar hacia
Buenaventura – dice Carlitos.
– Te mantendré al tanto de la situación, cualquier cosa, estamos en contacto, Bye.
– dice Billy.
Cuelgo con Billy y tomo el teléfono para hablar con Ricardo el Gerente de MSC en
Cali.
– Ricardo ¿cómo estás? – dice Carlitos.
– Pues bien, para no preocuparlo – dice Ricardo.
– Tenemos cinco 5 unidades exportadas desde Buenaventura hacia NOLA, ¿me
podés, confirmar dónde están? – pregunta Carlitos.
– Ricardo: debido al cierre de Puerto en New Orleans fueron desviadas al puerto
de trasbordo de MSC en Free Port Bahamas. – dice Ricardo.
– Cuanto tiempo van a permanecer allá? – pregunta Carlitos.
– Ricardo: No sabemos, ya que nuestra operación por New Orleans, está
suspendida hasta nueva orden. – dice Ricardo.

9
– Puedes ofrecerme Houston como puerto alterno para movilizar estás unidades?
– pregunta Carlitos.
– Estamos en eso, en este momento, Houston está colapsado, ya que toda la
carga de NOLA, fue desviada para este puerto. De igual manera estamos
gestionando la desviación transitoria – dice Ricardo.
– En el momento que tengan la autorización, me das prioridad para mis unidades
– dice Carlitos.
– Claro, ¡yo te confirmo, hablamos! – dice Ricardo.
Debido al cierre del puerto, la inundación del depósito con las unidades listas para
cargar, la escasez de vehículos para el transporte, el desvío a Freeport de los
Isotanques vacíos hasta nueva orden; tenía que conseguir nuevas unidades para
ser rentadas temporalmente y lograr traer producto. Desafortunadamente,
encontré nula disponibilidad de Isotanque para el alquiler debido a la alta demanda
en Estados Unidos. Las únicas unidades disponibles, se encontraban se Singapur:
Tomaba más de 15 días en hacer el mantenimiento y certificarlas, y otros 30 días
aproximados de transito desde el Lejano Oriente a cualquiera de los puntos de
suministros (Ver anexo mapa de plantas a nivel mundial de producción de dióxido
de cloro) igualmente existía la posibilidad de construir nuevas unidades, pero esto
tomaría entre seis y ocho meses más.
Han transcurrido ya 3 días, mientras me comunicaba con las partes involucradas
en el suministro, recopilando la información necesaria y observando la evolución
del tema en New Orleans, Houston y Freeport con el fin de recopilar la mayor
cantidad de información. Pero no encontraba una salida o solución posible para la
magnitud del desastre y cada día que transcurría era más inminente el
desabastecimiento del Purate.
Al cuarto día, llegué a la oficina, y Clarena me recibe con la noticia de una citación
a la Gerencia General: la reunión de carácter urgente involucra a Héctor de Jesús,
quien lleva con la empresa desde su año de creación, (tiene una larga experiencia
como representante técnico, Coordinador y Gerente de Línea, tiene un carácter
conciliador y alegre). Es el representante de nuestra compañía ante el cliente, con
el fin de encontrar posibles alternativas de solución.
Antes de ingresar a la reunión, saludo a Viviana y María del Mar.
Carlos, lo estábamos esperando, siga y siéntese – dice Dr. Chávez.
– Héctor de Jesús: Hemos estado revisando los consumos promedio por turno del
producto para el sistema de dióxido, están en 1050 kg, lo cual nos da 3150 Kg
diarios – dice Héctor de Jesús y pregunta a Carlos ¿Cuánto inventario tenemos en
planta?

10
– Tenemos 45 días de inventarios, pero no tenemos isotanques en tránsito, no
tenemos unidades disponibles sino hasta 60 días, que tienen que ser alquiladas
en Corea. Vamos a tener que buscar otras alternativas. – dice Carlitos.
– Vamos a reducir los consumos a 2400 Kg día, lo cual nos puede brindar 750
Kg/día de ahorro, que significa 14 días adicionales que te podemos dar como
colchón para que encontréis una solución. – dice Héctor del Jesús.
– ¡Voy a pedirle ayuda a Brasil!, Arturo nos podrías enviar producto. Y Carlos
búscate una confirmación con Suecia, si tienen producto. – dice Dr. Chávez.
– De inmediato hablo nuevamente con Dan. – dice Carlitos.
Como resultado de la reunión se determina el siguiente plan de acción:
Debo ubicar proveedores en otro lugar del mundo para abastecernos.
Héctor de Jesús debe informar al cliente la crítica situación que se está
presentando y a la vez plantear ante la gerencia de planta del proveedor la
alternativa de disminuir los porcentajes de consumo del producto en el punto de
aplicación, con el fin de reducir el consumo.
El doctor Chávez da por terminada la reunión he informa que se verán mañana
para evaluar los avances del plan de acción.
Posterior a la reunión del Doctor Chávez pide a Clarena, que lo comunique
directamente con el Gerente de la planta de Brasil para solicitar su ayuda ante
esta situación crítica que tenía la planta de Colombia. Quien con una actitud
solidaria ofrece su colaboración y acepta de manera inmediata la orden de compra
por 40 toneladas empacadas en IBC.
De mis conversaciones con los proveedores: empiezo a recrear en mi mente los
diferentes escenarios:
Proveedor en Suecia:
Si tienen en stock el Purate, pero tenemos problemas con la no disponibilidad de
Isotanques para poder efectuar el embarque del material, pero tenemos la
alternativa de traer el producto en presentación IBC (Ver Anexo No.4) dentro de un
contenedor convencional pero desafortunadamente los tiempos de transito
superaban los tiempos de cobertura del inventario, mientras alistaban el producto
45 días.
Proveedor en Brasil:
Se encuentra disponibilidad del producto, no hay disponibilidad de Isotanques,
pero se puede trabajar con la presentación IBC. El tiempo de tránsito del puerto de
Santos (Brasil) a Buenaventura es de 32 días con un costo de flete marítimo de

11
US $,2100 por contenedor; y Santos (Brasil) a Cartagena 12 días con un costo de
flete marítimo de US $1,550.
Siendo Brasil-Cartagena-Yumbo la mejor opción entre los diferentes proveedores
a nivel mundial.
Al día siguiente nos reunimos nuevamente en la Gerencia General para esta
reunión se tomaron las siguientes decisiones:
De manera inmediata se autoriza importación del Purate en la presentación IBC
desde Santos al puerto de Cartagena con un sobrecosto de (USD $28,000 en el
material de empaque). Dos contenedores con 50 toneladas.
El gerente de planta de nuestro cliente aprueba la reducción del porcentaje del
producto en el punto de aplicación en el proceso tan solo por 20 días, con el fin de
dar espera al Producto proveniente de Brasil.
Según mis cálculos, el lead time completo desde la Planta a Santos-Cartagena-
Yumbo; más tiempo de traslado del producto a la planta de nuestro cliente, era de
40 días, para esta fecha contaba con tan solo ocho días de cobertura del
inventario.
Ahora debía hacerle un seguimiento exhaustivo hora tras hora a la carga para
cumplir y rezar noche tras noche para que no se presentara ningún inconveniente.
De esta forma entregaríamos el producto al cliente, ¿por qué? De lo contrario,
sabía que el cliente haría efectiva la cláusula del contrato de suministro y mi
cabeza corría peligro dentro de la compañía.
El 24 de septiembre, fecha en la cual los dos contenedores estaban en proceso de
Nacionalización en Cartagena, apareció el Huracán Rita con un gran impacto en
Houston, dejando daños por 11.3 billones de dólares.
Finalmente, el tan anhelado día se cumple, el Dr. Chávez nos felicita por el
desempeño y compromiso ante la inesperada situación como fue el Katrina.
Nunca pensé que un desastre natural sucedido a tantos kilómetros podría afectar
nuestra cadena de abastecimiento y poner en riesgo la estabilidad de la empresa.
Como medidas de mejora, a partir de este desastre hoy tenemos 3 isotanques
como back up, los cuales, representan USD $7,700 dólares/año, pero a
comparación del costo extra del material de empaque, es cuatro veces más
barato. Igual con estas unidades, tres veces al año, se realiza la operación de
importación desde Brasil, con el fin de disponer de plan B en caso de presentarse
nuevamente este tipo de riesgo.
Ahora si puedo retomar mis vacaciones con Julianita…
Anexos:

12
Datos de interés:
Las medidas de cada IBC son 1,10 m x 1m x 1,60 m de alto
Cada IBC puede transportar 2.45 toneladas
En un contenedor de 40′ se pueden cargar I6 IBC
Sobrecostos por los IBC y las implicaciones logísticas de su traslado $US19,000
por contenedor.

13
14
15
16