Está en la página 1de 11

manejo de la hipertensión en el embarazo

Abrir en modo de lectura


Resumen
Presentamos las recomendaciones canadienses basadas en la evidencia inaugural
de Hypertension Canada para el tratamiento de la hipertensión en el embarazo. La
hipertensión en el embarazo es común, afecta aproximadamente al 7% de los
embarazos en Canadá y requiere un manejo efectivo para reducir las
complicaciones maternas, fetales y neonatales. Debido a esta importancia, estas
pautas se desarrollaron en colaboración con la Sociedad de Obstetras y
Ginecólogos de Canadá con el objetivo común de mejorar el tratamiento de las
mujeres con hipertensión en el embarazo. Las pautas para el diagnóstico, la
evaluación, la prevención y el tratamiento de la hipertensión en adultos y niños se
publican por separado. En esta primera guía de hipertensión de Canadá para la
hipertensión en el embarazo, Se presentan 7 recomendaciones para el manejo de la
hipertensión no severa y severa en el embarazo. Para la hipertensión no severa en
el embarazo (presión arterial sistólica 140-159 mm Hg y / o presión arterial
diastólica 80-109 mm Hg), proporcionamos orientación para el umbral para el
inicio de la terapia antihipertensiva, objetivos de presión arterial, así como
primero y segundo Medicamentos antihipertensivos de línea. La hipertensión
grave (presión arterial sistólica ≥ 160 mm Hg y / o presión arterial diastólica ≥ 110
mm Hg) requiere tratamiento antihipertensivo urgente para reducir los resultados
adversos maternos, fetales y neonatales. Se discuten la evidencia específica y la
razón subyacente de cada una de estas pautas. Para la hipertensión no severa en el
embarazo (presión arterial sistólica 140-159 mm Hg y / o presión arterial diastólica
80-109 mm Hg), proporcionamos orientación para el umbral para el inicio de la
terapia antihipertensiva, objetivos de presión arterial, así como primero y segundo
Medicamentos antihipertensivos de línea. La hipertensión grave (presión arterial
sistólica ≥ 160 mm Hg y / o presión arterial diastólica ≥ 110 mm Hg) requiere
tratamiento antihipertensivo urgente para reducir los resultados adversos
maternos, fetales y neonatales. Se discuten la evidencia específica y la razón
subyacente de cada una de estas pautas. Para la hipertensión no severa en el
embarazo (presión arterial sistólica 140-159 mm Hg y / o presión arterial diastólica
80-109 mm Hg), proporcionamos orientación para el umbral para el inicio de la
terapia antihipertensiva, objetivos de presión arterial, así como primero y segundo
Medicamentos antihipertensivos de línea. La hipertensión grave (presión arterial
sistólica ≥ 160 mm Hg y / o presión arterial diastólica ≥ 110 mm Hg) requiere
tratamiento antihipertensivo urgente para reducir los resultados adversos
maternos, fetales y neonatales. Se discuten la evidencia específica y la razón
subyacente de cada una de estas pautas. La hipertensión grave (presión arterial
sistólica ≥ 160 mm Hg y / o presión arterial diastólica ≥ 110 mm Hg) requiere
tratamiento antihipertensivo urgente para reducir los resultados adversos
maternos, fetales y neonatales. Se discuten la evidencia específica y la razón
subyacente de cada una de estas pautas. La hipertensión grave (presión arterial
sistólica ≥ 160 mm Hg y / o presión arterial diastólica ≥ 110 mm Hg) requiere
tratamiento antihipertensivo urgente para reducir los resultados adversos
maternos, fetales y neonatales. Se discuten la evidencia específica y la razón
subyacente de cada una de estas pautas.

resumen
Presentamos las primeras recomendaciones basadas en evidencia para
Hypertension Canada para el tratamiento de la hipertensión durante el
embarazo. La hipertensión en el embarazo, un trastorno común que afecta al 7% de
los embarazos en Canadá, requiere un manejo eficaz para reducir las
complicaciones tanto para la madre como para el feto y el recién nacido. Dada su
importancia, estas pautas se desarrollaron en colaboración con la Sociedad de
Obstetras y Ginecólogos de Canadá con el objetivo principal común de mejorar el
tratamiento de las mujeres hipertensas durante el embarazo. Pautas para el
diagnóstico, evaluación, prevención y tratamiento de la hipertensión en
adultos. adulto y niño se publican por separado. En estas primeras guías de
Hipertensión de Canadá para la hipertensión durante el embarazo, se presentan
siete recomendaciones para el tratamiento de la hipertensión benigna y grave en
mujeres embarazadas. Para la hipertensión benigna durante el embarazo (presión
arterial sistólica de 140 a 159 mm Hg y / o presión arterial diastólica de 80 a 109
mm Hg), damos indicaciones con respecto al umbral de inicio del tratamiento
antihipertensivo, a las presiones arteriales diana. y fármacos antihipertensivos de
primera y segunda línea. la La hipertensión grave (presión arterial sistólica ≥ 160
mm Hg y / o presión arterial diastólica ≥ 110 mm Hg) requiere un tratamiento
antihipertensivo urgente para reducir sus efectos adversos en la madre, el feto y el
recién nacido. Se analiza la evidencia y la justificación de cada una de estas pautas.

Los trastornos hipertensivos del embarazo (HDP) ocurren en aproximadamente el


7% de todos los embarazos en Canadá. 1 La HDP representa una amplia gama de
afecciones que incluyen: hipertensión crónica (es decir, hipertensión preexistente),
hipertensión gestacional (es decir, hipertensión que se desarrolla después de las 20
semanas de gestación) y / o preeclampsia / eclampsia (hipertensión gestacional
con proteinuria y / u otro órgano objetivo) enredo). 23 La HDP tiene un efecto
importante en los resultados maternos, fetales y neonatales, que incluyen:
restricción del crecimiento fetal, parto prematuro y morbilidad y mortalidad fetal y
neonatal. 2Después del embarazo, la evidencia emergente muestra que las mujeres
con HDP representan una población de alto riesgo para el desarrollo de factores de
riesgo cardiovascular (hipertensión, diabetes tipo 2 y obesidad), enfermedad renal
crónica, enfermedad cardiovascular prematura (cardíaca, cerebrovascular y arteria
periférica) , y la mortalidad cardiovascular. 3456 En particular, las HDP son un factor
de riesgo independiente para la enfermedad cardiovascular asociada con un riesgo
gradualmente aumentado de enfermedad cardiovascular con un aumento de la
severidad de la HDP desde 1.7 (índice de riesgo ajustado; intervalo de confianza
[IC] del 95%, 1.3-2.2) en mujeres con hipertensión gestacional a 4.4 (cociente de
riesgo ajustado; IC del 95%, 2.4-7.9) en mujeres con preeclampsia grave con
muerte fetal. 34

Debido a que el HDP es prevalente y tiene efectos importantes en la salud a corto y


largo plazo, el público objetivo de Hypertension Canada expresó una necesidad de
orientación sobre el manejo de la hipertensión en el embarazo. En respuesta, se
formó un Subgrupo de embarazo en 2014 para desarrollar pautas de manejo de la
presión arterial (PA) basadas en la evidencia para el embarazo. Luego se estableció
una asociación formal entre Hypertension Canada y la Sociedad de Obstetras y
Ginecólogos de Canadá (SOGC) para garantizar la armonización de las directrices
mediante el desarrollo de directrices compartidas, así como para un mayor alcance
de las directrices mediante la traducción de los conocimientos y las estrategias de
difusión.

Estas directrices inaugurales de Hipertensión de Canadá para la hipertensión en el


embarazo están destinadas a proporcionar un marco para la atención basada en la
evidencia de la hipertensión en el embarazo, pero no deben reemplazar el juicio
clínico. Se recomienda a los profesionales que consideren las preferencias, los
valores y las circunstancias clínicas de los pacientes cuando determinen la mejor
manera de aplicar estas pautas a los pacientes individuales.

Métodos
Las pautas de Hypertension Canada se desarrollan anualmente a través de un
proceso altamente estructurado y sistemático diseñado para minimizar el sesgo. El
proceso de guía de Hypertension Canada ha sido revisado externamente y está en
concordancia con la evaluación A de G uidelines para R eSearch y E Instrumento
de valoración II (ACUERDO II) para el desarrollo de guías
(Guidelines.Hypertension.ca/about/overview-process).7 El Comité de Directrices
de Hypertension Canada (HCGC) está compuesto por un panel de contenido
multidisciplinario, así como por expertos metodológicos divididos en 16 subgrupos
en distintas áreas de hipertensión (consulte el Apéndice S1 y S2 complementarios para
la lista de miembros y conflictos de intereses, respectivamente). El Subgrupo de
Embarazo estaba compuesto por 8 miembros con una amplia gama de
conocimientos, que incluyen subespecialidades de medicina interna y obstetricia
(2 miembros del subcomité de Medicina del Fetal Materno SOGC).

La búsqueda exhaustiva de la literatura fue realizada por un bibliotecario médico


altamente capacitado en base a palabras clave y términos proporcionados por el
subgrupo. La búsqueda de bibliografía inicial se realizó en junio de 2015 y se
actualizó en junio de 2016 (los detalles de las estrategias de búsqueda y los
artículos recuperados están disponibles a pedido). La literatura se revisó y calificó
utilizando el método estandarizado desarrollado por Hypertension Canada ( Tabla
Suplementaria S1 ) y de acuerdo con el proceso establecido de las guías de
Hypertension Canada. 8

Las pautas de embarazo propuestas fueron luego revisadas y modificadas por el


Comité Central de Revisión, expertos imparciales en epidemiología clínica, para
asegurar que las pautas reflejaran la evidencia y para verificar la calificación
propuesta. El borrador de las pautas y la evidencia de respaldo se presentaron al
HCGC en Toronto, el 12 de octubre de 2017. Después de las discusiones, los 81
miembros de la HCGC revisaron y finalizaron las pautas para un voto electrónico,
con más del 70% de apoyo requerido para Aprobación de cada guía nueva /
revisada.

Desafíos en la investigación del embarazo


Existen varios desafíos metodológicos en la investigación obstétrica relacionada
con la PA que se tuvieron en cuenta durante el proceso de desarrollo de las pautas
de hipertensión en el embarazo ( Tabla 1 ). En primer lugar, la definición de
hipertensión en el embarazo ha cambiado con el tiempo. 9 Los estudios más
antiguos incluyeron mujeres embarazadas con una presión arterial diastólica
(PAD) ≥ 90 mm Hg, mientras que estudios más recientes han incluido mujeres con
una presión arterial sistólica (PAS) ≥ 140 mm Hg o una PAD ≥ 90 mm Hg. De
manera similar, la definición de hipertensión severa en el embarazo se redujo de ≥
170/110 mm Hg a ≥ 160/110 mm Hg después de la asociación de un accidente
cerebrovascular en el embarazo con un nivel más bajo de PA. 9En segundo lugar,
como se describió anteriormente, el HDP representa una amplia gama de
condiciones con diferentes fisiopatologías subyacentes. Por lo tanto, los resultados
clínicos (p. Ej., El peso al nacer del neonato) pueden ser el resultado del proceso
subyacente (es decir, la disfunción endotelial materna) y no solo los valores de la
PA materna. Además, hay una falta de consenso sobre la definición de
preeclampsia que va desde una definición restrictiva (hipertensión gestacional más
proteinuria) hasta una definición más amplia (hipertensión gestacional más
proteinuria o ≥ 1 complicación relevante del órgano diana). 10 Esta heterogeneidad
podría influir en los resultados clínicos y, como tal, se tuvo en cuenta al examinar
los resultados de los estudios. En tercer lugar, la duración del tratamiento
antihipertensivo en el embarazo es relativamente corta (a menudo de algunas
semanas a meses) en comparación con los estudios de hipertensión en poblaciones
no embarazadas. En cuarto lugar, los resultados clínicos en estudios de
hipertensión en el embarazo generalmente no son resultados cardiovasculares
duros (es decir, eventos cardiovasculares o mortalidad cardiovascular), que se
asocian con calificaciones más altas en el sistema de calificación de Hypertension
Canada ( Tabla Suplementaria S1 ). 8 Los estudios de hipertensión en el embarazo
utilizan otros resultados clínicos (p. Ej., Hipertensión severa ≥ 160/110 mm Hg,
parto prematuro, etc.). Si bien la hipertensión grave se considera un resultado
sustituto validado debido a su relación con los resultados adversos maternos,
fetales y neonatales, se asocia con un menor grado de evidencia. 11 Finalmente, el
tamaño de la muestra de los estudios de hipertensión en el embarazo es
generalmente pequeño y, por lo tanto, esto limita la evaluación precisa de las tasas
de eventos adversos asociados con los medicamentos antihipertensivos
individuales.

tabla 1
Hipertensión en la investigación del embarazo: desafíos metodológicos
 1.

Definiciones de HDP:
o a.

Cambio en la definición de hipertensión en el embarazo a lo largo del tiempo.

o b.

Definición variable de preeclampsia entre estudios:

 Restrictivo (GHTN ≥ 140/90 mm Hg más ≥ 300 mg de proteinuria en 24 horas)

 Amplio (GHTN ≥ 140/90 mm Hg más ≥ 300 mg de proteinuria en 24 horas u otro compromiso del ó
terminal)

 2.

La heterogeneidad en los tipos de HDP incluidos podría afectar de manera diferente los resultados

o a.

Gravedad variable de la enfermedad (desde GHTN hasta preeclampsia grave)

o b.

Representan diferentes fisiopatología subyacente.

 3.

Resultados clínicos no eventos cardiovasculares ni mortalidad.

o a.

Uso de resultados sustitutos.

 4.

Muestras pequeñas

 5.

Corta duración del seguimiento (horas a meses).

Ver a tamaño completo


GHTN, hipertensión gestacional; HDP, trastornos hipertensivos del embarazo.

Directrices 2018 de Hipertensión de Canadá: manejo de la


hipertensión en el embarazo
Medición y diagnostico
La medición precisa de la PA es esencial para reconocer y tratar adecuadamente el
HDP. La información detallada sobre la medición de la PA, así como la
clasificación y las definiciones del HDP, se presentan en la guía 2014 de SOGC,
“Diagnóstico, evaluación y manejo de los trastornos hipertensivos del
embarazo”. 2 En resumen, las mujeres deben medir su PA usando un protocolo
estandarizado después de un período de descanso en un ambiente tranquilo, estar
sentados con el brazo al nivel del corazón usando un manguito del tamaño
adecuado (es decir, una longitud de 1.5 veces la circunferencia de el brazo). 2 El
brazo con valores de PA más altos debe usarse para el diagnóstico de hipertensión
y el monitoreo de la PA. 2 La PA elevada no severa se debe volver a medir en la
misma visita, con al menos un espacio de 15 minutos desde la primera
medición. Más del 50% de las mujeres con una primera lectura de PA de ≥ 140/90
mm Hg tienen un efecto de bata blanca. 121314 La hipertensión en el embarazo se
define como una SBP ≥ 140 mm Hg y / o un DBP ≥ 90 mm Hg (promedio de al
menos 2 mediciones tomadas con al menos 15 minutos de diferencia). La gravedad
de la hipertensión en el embarazo se considera sobre la base de la presencia de la
participación del órgano objetivo (es decir, la maternidad o el feto en sí), así como
el nivel real de PA. Los niveles de PA entre 140/90 mm Hg y <160/110 mm Hg se
consideran hipertensión no severa en el embarazo. Un nivel de PA ≥ 160/110 mm
Hg se asocia con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular materno en el
embarazo y, por lo tanto, se considera el umbral diagnóstico de hipertensión grave
en el embarazo. 210 La clasificación de HDP se resume en la Figura 1 .

Abrir imagen a tamaño completo


Figura 1
Clasificación simplificada de los trastornos hipertensivos del embarazo. PAD: presión arterial
diastólica; HELLP, hemólisis, enzimas hepáticas elevadas y plaquetas bajas; PAS, presión
arterial sistólica. * Descartar: hipertensión de bata blanca e hipertensión transitoria.
I. Manejo de la hipertensión no severa (PA 140-159 / 90-109 mm
Hg) en el embarazo
Fondo. El tratamiento con HDP de la hipertensión no severa en el embarazo es
importante para reducir las complicaciones maternas, fetales y neonatales, entre
ellas: la pérdida del embarazo, la necesidad de atención neonatal de alto nivel, el
parto prematuro y el bajo peso al nacer. 1115 En una revisión sistemática de la
Colaboración Cochrane de 2014, el uso de medicamentos antihipertensivos para la
hipertensión no severa en el embarazo (49 ensayos aleatorizados; n = 4723) 16 se
asoció con una reducción a la mitad en el riesgo de progresión a hipertensión grave
(riesgo relativo, 0,49; IC del 95%, 0,40-0,60). El número necesario para tratar fue
10 (IC 95%, 8-13). Este hallazgo fue consistente en todos los rangos de condiciones
de HDP. 16 No hubo una reducción estadísticamente significativa consistente en
otros resultados maternos, fetales o neonatales clínicamente
importantes. 16 Aunque esta revisión sistemática Cochrane fue metodológicamente
sólida, los estudios primarios eran relativamente antiguos (solo 4 después de
2001), tenían tamaños de muestra pequeños y tenían una calidad metodológica
baja. 16
El multicéntrico internacional ensayo controlado aleatorizado, C ontrol
de H ypertension i n P regnancy S Tudy (CHIPS), examinó los efectos de los
objetivos de la PA materna en los resultados perinatales y maternos. 15 Las mujeres
embarazadas con hipertensión gestacional no severa o hipertensión crónica se
asignaron al azar a un control de BP menos estricto (DBP objetivo de 100 mm Hg)
o un control de BP estricto (DBP objetivo de 85 mm Hg). 15 El ensayo CHIPS
informó un aumento en la incidencia de hipertensión severa (definida como ≥
160/110 mm Hg) en el grupo menos apretado (riesgo relativo, 1,8; IC del 95%,
1,34-2,28). 15 En los análisis post hoc del ensayo CHIPS, la aparición de
hipertensión grave se asoció con un mayor riesgo de pérdida del embarazo, la
necesidad de atención neonatal de alto nivel> 48 horas, bajo peso al nacer y parto
prematuro. 11

Al considerar agentes antihipertensivos específicos para el tratamiento de la


hipertensión no severa en el embarazo, la revisión sistemática Cochrane
mencionada anteriormente mostró un beneficio similar en la reducción de la
hipertensión severa entre los siguientes agentes orales: labetalol, metildopa,
nifedipina de acción prolongada u otros bloqueadores beta ( Tabla 2 ). 16 Además,
un análisis secundario del ensayo CHIPS no mostró diferencias estadísticamente
significativas en los resultados clínicos entre diferentes medicamentos
antihipertensivos utilizados (es decir, labetalol, metildopa, u otros). 17 Otros
medicamentos orales antihipertensivos, como la clonidina, la hidralazina y los
diuréticos tiazídicos, pueden considerarse medicamentos de segunda línea porque
no se han asociado con malformaciones congénitas u otras pruebas que sugieran
daños. Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA) no se han
asociado sistemáticamente con malformaciones congénitas, sino que se asocian
con efectos adversos fetotóxicos para el desarrollo del sistema renal fetal (es decir,
lesión renal aguda y oligohidramnios) y, como tal, deben evitarse durante el
embarazo. 18 De manera similar, los bloqueadores de los receptores de angiotensina
tienen datos limitados de seguridad publicados durante el embarazo y deben
evitarse durante el embarazo debido a mecanismos fetotóxicos similares asociados
con los inhibidores de la ECA. 2

Tabla 2
Medicamentos antihipertensivos de uso general en el embarazo.
Medicamentos orales de primera línea Medicamentos orales Medicamentos
(Grado C) de segunda línea para evitar
(Grado D)
Labetalol Clonidina ACEi * (Grado
C)
Metildopa Hidralazina ARBs ∗ (Grado
D)
Nifedipina oral de acción prolongada Diuréticos tiazídicos
Medicamentos orales de primera línea Medicamentos orales Medicamentos
(Grado C) de segunda línea para evitar
(Grado D)
Otros bloqueadores β (acebutolol,
metoprolol, pindolol y propranolol)
Ver a tamaño completo
IECA: inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina; BRA, bloqueadores de los
receptores de angiotensina.
∗ Fetotoxicidad del sistema renal.

En general, las decisiones con respecto a un medicamento antihipertensivo


específico deben considerar el contexto del paciente y el feto, el perfil de los efectos
secundarios de los medicamentos (incluida la hipotensión materna), la
disponibilidad de medicamentos, la experiencia del médico y la preferencia de una
mujer. Otros componentes del tratamiento de las mujeres con hipertensión no
severa en el embarazo están fuera del alcance de esta guía. La participación de un
equipo interdisciplinario de proveedores de atención (es decir, obstetricia,
medicina materno-fetal y especialistas médicos, según corresponda) es prudente
para garantizar el bienestar continuo de la madre y el feto a través de evaluaciones
frecuentes, monitoreo y planificación del parto, según se indica. ( Figura 2 ). 2

Abrir imagen a tamaño completo


Figura 2
Manejo de la hipertensión en el embarazo. Presión arterial; presión arterial; PAD, presión
arterial diastólica. * Ver Magee et al. 2** Ver Tabla 2 .
Pautas
 1.

La terapia antihipertensiva se recomienda para mediciones de PAS promedio de ≥


140 mm Hg o mediciones de DBP de ≥ 90 mm Hg en mujeres embarazadas con
hipertensión crónica, hipertensión gestacional o preeclampsia (Grado C).

 2.

R. La terapia antihipertensiva inicial debe ser monoterapia con los siguientes


medicamentos de primera línea: labetalol oral, metildopa oral, nifedipina oral de
acción prolongada u otros bloqueadores beta orales (acebutolol, metoprolol,
pindolol y propranolol) (Grado C).

o B.

Otros medicamentos antihipertensivos pueden considerarse medicamentos de


segunda línea que incluyen: clonidina, hidralazina y diuréticos tiazídicos (Grado
D).

o C.
Los inhibidores de la ECA (grado C) y los bloqueadores de los receptores de
angiotensina (grado D) no deben usarse en mujeres embarazadas.

 3.

A. Un DBP de 85 mmHg debe ser el objetivo de las mujeres embarazadas que


reciben tratamiento antihipertensivo con hipertensión crónica o hipertensión
gestacional (Grado B). Un objetivo similar podría considerarse para mujeres
embarazadas con preeclampsia (Grado D).

o B.

Se deben usar medicamentos antihipertensivos adicionales si no se alcanzan los


niveles de PA objetivo con la monoterapia de dosis estándar (Grado C). Los
medicamentos complementarios deben ser de una clase de medicamentos
diferente elegida entre las opciones de primera o segunda línea (Grado D).

II. Manejo de la hipertensión severa (PA ≥ 160/110 mm Hg) en el


embarazo
Fondo. En un análisis secundario del ensayo CHIPS, la PA ≥ 160/110 mg Hg se
asoció con resultados maternos y perinatales significativamente peores,
independientemente del desarrollo de preeclampsia. Estos incluyen: aumento de la
estadía en el hospital materno> 10 días, pérdida del embarazo o necesidad de
atención neonatal de alto nivel> 48 horas, mayor riesgo de parto prematuro a <34
y <37 semanas de gestación, bajo peso al nacer (es decir, menos peso) del percentil
10), plaquetas maternas <100 × 10 9 / L y enzimas hepáticas maternas elevadas.11 El
ensayo CHIPS no encontró una diferencia significativa en la tasa de accidente
cerebrovascular entre los brazos del estudio debido a una tasa de eventos baja (n =
1; 0.2% en el brazo apretado frente a n = 0 en el brazo menos apretado), debido a
un accidente cerebrovascular en el embarazo y el período posparto inmediato es un
resultado adverso relativamente infrecuente (30 por 100.000 embarazos). 1519 Es
importante destacar que la PA ≥ 160/110 mm Hg y la presencia de HDP se
consideran factores de riesgo de ictus isquémico y hemorragia en el
embarazo. 101920 Específicamente, un gran estudio basado en la población de EE.
UU. Informó que las mujeres con HDP tenían 5.2 veces más probabilidades de ser
hospitalizadas por un derrame cerebral en comparación con las mujeres
embarazadas con PA normal. 20 En una serie de casos de 28 mujeres con HDP con
accidente cerebrovascular en el embarazo o en el posparto temprano,
inmediatamente antes del accidente cerebrovascular, la PAS se registró como ≥
160 mm Hg en el 95.8% (23 de 24) y DBP ≥ 110 mm Hg en el 12.5% de las mujeres
( 3 de 24). 10 Aunque ningún ensayo incluido en una revisión sistemática Cochrane
del tratamiento de la hipertensión severa en el embarazo examinó directamente el
efecto de la disminución inmediata de la PA en el accidente cerebrovascular, se
considera que la reducción de la PA por debajo de este umbral de ≥ 160/110 mm
Hg desempeña un papel importante en la prevención. de accidente cerebrovascular
en el embarazo y se recomienda. 1921 En consecuencia, la hipertensión grave se
considera una emergencia obstétrica desde la perspectiva materna y fetal, lo que
requiere atención hospitalaria inmediata y terapia antihipertensiva urgente (Figura
2 ). 221

El tratamiento antihipertensivo específico de la hipertensión grave está más allá


del alcance de esta guía y requiere la participación de un equipo interdisciplinario
de proveedores de atención (es decir, obstetricia, medicina fetal materna y
especialistas médicos, según corresponda) en un entorno hospitalario para
garantizar el bienestar continuo. ser de la madre y el feto mediante evaluaciones
frecuentes, monitoreo y planificación del parto, según se indique. 2

Pautas
 1.

Las mujeres con hipertensión severa con SBP ≥ 160 o DBP ≥ 110 mm Hg en el
embarazo requieren tratamiento antihipertensivo urgente porque se considera una
emergencia obstétrica (Grado D).

Resumen / Direcciones futuras


Las presentes directrices resumen la mejor evidencia disponible para guiar a los
médicos en el manejo de la hipertensión en el embarazo y representan 3 años de
trabajo del subgrupo Hipertensión en el embarazo con el apoyo de la HCGC y la
SOGC. La próxima actualización de la guía de Hypertension Canada está prevista
para 2020 para permitir una difusión óptima de las directrices de 2018, aunque las
búsquedas bibliográficas continuarán anualmente. La nueva evidencia identificada
como "práctica cambiante" para los clínicos (es decir, asociada con una fuerte
reducción de eventos cardiovasculares o mortalidad; o una reducción sustancial en
la utilización de recursos) se presentará para una actualización provisional para
asegurar la implementación oportuna de evidencia importante.

Implementación
La implementación y difusión de las pautas es una prioridad para Hypertension
Canada. Se utilizan muchas estrategias para llegar a una variedad de proveedores
que atienden a pacientes con hipertensión. Los esfuerzos incluyen foros de
intercambio de conocimientos, materiales educativos específicos para proveedores
de atención primaria y pacientes, sesiones de enseñanza de “Entrenando al
capacitador”, así como kits de diapositivas y documentos de resumen, que están
disponibles gratuitamente en línea en francés e inglés
( www.hypertension.ca) ). Hypertension Canada recibe comentarios de los usuarios
finales para mejorar continuamente los procesos y el contenido de las guías. El
Comité de Investigación y Evaluación realiza estudios de vigilancia de la
hipertensión y revisa las encuestas de salud canadienses existentes para identificar
las brechas entre las prácticas actuales y las mejores.

Expresiones de gratitud
Hypertension Canada agradece a la Sra. Angela Eady por su ayuda con las
búsquedas bibliográficas. Agradecemos sinceramente a la Sra. Susan Carter por
brindar asistencia técnica con el manuscrito y el apoyo administrativo del proceso
y el comité.

Fuentes de financiamiento
Las actividades de la HCGC están respaldadas por Hypertension Canada. Los
miembros del HCGC son voluntarios no remunerados que contribuyen con su
tiempo y experiencia para el desarrollo y la difusión anual de las pautas de
Hypertension Canada. Para mantener la credibilidad profesional del contenido, el
proceso para el desarrollo de las directrices es totalmente independiente y libre de
influencias externas. Los socios externos ayudan en la difusión de las directrices
aprobadas.