Está en la página 1de 24

Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

1. SUELOS EXPANSIVOS Y COLAPSABLES


1.1. Suelo expansivo Un suelo expansivo es un suelo arcilloso que tiene la
habilidad de cambiar su volumen cuando el contenido del agua del suelo cambia. El
suelo se contraerá cuando el contenido de agua del suelo disminuya y el suelo se
expandirá cuando el contenido de agua se incremente. El mineral de arcilla
responsable de los daños debido a la expansión es la montmorilonita, cuando se
agrega agua a esas arcillas, las moléculas de agua son absorbidas hacia los
espacios entre las placas de arcilla. Cuanto más agua es absorbida, las placas son
forzadas a apartarse más lejos, conduciendo a un incremento en la presión del suelo
o una expansión del volumen del suelo.

Fig. 1. Esquema representativo del mineral montmorilonita.

1.1.1. Métodos de Identificación

1.1.1.1.

Apariencia

Las arcillas expansivas llegan a ser muy pegajosas cuando están húmedas y
usualmente se caracterizan por grietas en la superficie cuando están secas. Por lo
tanto la presencia de grietas en la superficie es usualmente una indicación de que
se trata de un suelo expansivo.

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

Fig. 2. Grietas en la superficie en época de estiaje.

1.1.1.2.

Excavación y Análisis de laboratorio

En muchos casos, los suelos expansivos se encuentran bajo un estrato superficial de


suelo o vegetación densa y no pueden ser identificados en la superficie. Por lo
tanto, se requiere de la recolección de varias muestras alteradas e inalteradas de
excavaciones de prueba a diferentes profundidades, que serán enviadas al
laboratorio donde se determinará el potencial de expansión. 1.1.1.3. Inspección de
las estructuras existentes

Si ya existen construcciones en el sitio, la inspección de esas estructuras puede


ayudar a identificar la presencia de suelos expansivos. 1.1.1.4. Identificación
mineralógica

La composición mineral de los suelos expansivos tiene importante influencia sobre


el potencial de expansión, debido a la estructura reticular que está compuesta por
las láminas silícicas y alumínicas, según el tipo de arcilla. Existen diferentes
técnicas para caracterizar un suelo, tanto directas como indirectas. Entre los
métodos directos podemos citar Difracción de rayos X, Análisis Térmico Diferencial,
Análisis Químico y Microscopio electrónico. El procedimiento más utilizado hoy, es
el de Difracción de rayos X, los demás métodos, debido a sus limitaciones, parecen
no llegar a definiciones concretas por si solos o no permiten dar un juicio seguro.
Por lo que se hace necesario utilizar al menos tres diferentes y complementarlos.

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

1.1.1.5.

Métodos Indirectos

La evaluación del potencial de expansión puede realizarse por medio de pruebas


sencillas, que se encuentran entre los métodos indirectos. Las pruebas índice
pueden ser: los límites de Atterberg, contracción lineal, expansión libre y
contenido de coloides. Holtz y Gibbs (1956) demostraron que el límite líquido y el
índice de plasticidad son de utilidad para determinar las características de
expansión de la mayoría de las arcillas. Puesto que el límite líquido y la
expansión dependen ambas de la cantidad de agua que trata de absorber la arcilla,
no es sorpresa que se intente relacionarlos. La relación entre el potencial de
expansión y el índice de plasticidad de las arcillas ha sido propuesta como sigue:
Tabla 1. Holtz y Gibbs (1956)

1.1.2.

Factores que influyen en la expansión y contracción del suelo

El mecanismo de expansión de las arcillas expansivas es complejo y está


influenciado por un gran número de factores. La expansión es el resultado de
cambios en el contenido de agua en el suelo alterando el equilibrio interno de
esfuerzos. Muchos de los factores que influyen en el mecanismo de expansión son
afectados por propiedades físicas de los suelos tales como la plasticidad o
densidad. Los factores que influyen el potencial de expansión-contracción de un
suelo pueden ser considerados en tres grandes grupos, las características del
suelo, los factores ambientales y el estado de esfuerzos. Las características del
suelo y los factores ambientales se resumen en la siguiente tabla:

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

Tabla 2. Propiedades del suelo que influyen en el potencial de expansión-


contracción. (Nelson y Miller, 1992)

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

Tabla 3. Factores ambientales que influyen en el potencial de expansión-


contracción. (Nelson y Miller, 1992)

1.2. Presión de Expansión La presión de expansión ha sido definida, en general,


como una carga vertical aplicada en pruebas en oedómetro, bajo la cual al hidratar
al suelo, originalmente no saturado, no se presenta expansión alguna. Como la forma
de determinar esta presión no estaba estandarizada, los factores que se sugiere
influyen en ella no coinciden entre los diversos métodos que se han propuesto para
su estimación (Zepeda y Lorencé, 1990).

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

Fue en 1996, después de la 7ª Conferencia sobre suelos expansivos, que se decidió


hacer un comité para estandarizar una prueba para evaluar la expansión de los
suelos. Resultó entonces la norma ASTM D-4546, que considera tres métodos para
suelos que al iniciar no se encuentran saturados. Método A. Se inunda el espécimen
y luego se permite la expansión vertical, bajo una presión de al menos 1 kPa,
considerando el peso de la piedra porosa y la placa de carga. Así se ha de llegar a
completar la expansión primaria. Posteriormente se aplica carga a la muestra hasta
llevarla a su relación de vacíos inicial.

Fig. 3. Método A

Método B. Se aplica una carga vertical al espécimen, la cual puede ser sobre carga
vertical “in situ” o una carga mayor, de acuerdo al esfuerzo que se estime podrá
transmitir una estructura dada. Posteriormente se permite el acceso de agua. Las
consecuencias pueden ser varias: expansión; contracción; expansión y luego
contracción; contracción y luego expansión. La cantidad de expansión o asentamiento
se mide hasta que resulta despreciable la variación del volumen del suelo bajo la
carga aplicada.

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

Fig. 4. Método B

Método C. En el transcurso del ensaye, se evita la expansión del suelo al generarse


su hidratación. Se realizan los ajustes necesarios hasta que se tiene una presión
máxima (a causa de la restricción a la expansión, esta presión viene a ser la
presión de expansión), la cual se ha obtenido a volumen constante. Posteriormente
se lleva a cabo una prueba de consolidación, como correspondería a la metodología
tradicional.

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

Fig. 5. Método C

1.3. Cimentaciones sobre suelos expansivos Los asentamientos superficiales en la


interfase de una cimentación se deben no solo al efecto de las presiones
transmitidas por el peso de las cargas de servicio sobre la cimentación, sino
también por las presiones inducidas por los cambios volumétricos del suelo que son
característicos de los suelos no saturados. Durante el año, la humedad y la succión
cambian y se experimentan expansiones y contracciones en la zona activa del suelo,
según aumente o disminuya el contenido de agua, respectivamente, lo que provoca
cambios en el estado de esfuerzos de la cimentación. Cuando las condiciones de
humedad cambien, por cualquier razón, sea por efecto de la lluvia,
evapotranspiración, inundaciones, fugas de agua, riego de jardines, construcciones
vecinas y la propia construcción, la reacción del suelo expansivo se hará presente,
es decir, la expansión o la contracción (Zepeda et al, 2004). 1.3.1. Causas de los
movimientos en la cimentación La causa más común de los movimientos en la
cimentación es la contracción o expansión de los suelos expansivos a causa de los
cambios de estación. La magnitud del movimiento de suelos es determinado por la
cantidad de material expansivo que está en el suelo y la variación de su humedad.

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

Cuando la humedad del suelo crece, el suelo se expande, y durante los meses más
secos cuando la humedad decrece, el suelo se contrae, permitiendo el asentamiento
de la cimentación.

Fig. 6. Casos típicos de daños en viviendas, (a) Expansión en los extremos, (b)
Expansión en el centro, (c) y (d) Drenaje superficial incorrecto

Una superficie pequeña para el drenaje es una causa común de los movimientos de la
cimentación. Un buen sitio de drenaje es muy importante para prolongar la vida de
la estructura. Las fugas en la instalación sanitaria son otras de las causas
comunes de los movimientos de la cimentación. Estos problemas a menudo son creados
durante la construcción inicial de una casa o edificio; sin embargo, las fugas
pueden no ocurrir durante muchos años (Pérez y Olmos, 1998). 1.3.2. Recomendaciones
de construcción sobre suelos expansivos Si un suelo posee un potencial de
expansión, deben tomarse precauciones, que implican: 1. Reemplazar el suelo
expansivo bajo la cimentación. 2. Cambiar la naturaleza del suelo expansivo
mediante compactación controlada; humedecimiento previo, instalación de barreras de
agua y/o estabilización química. 3. Reforzar las estructuras para resistir el
levantamiento, construir estructuras que sean suficientemente flexibles para
resistir el levantamiento diferencial del suelo sin fallar, o construir
cimentaciones profundas aisladas debajo de la profundidad de la zona activa. Un
método particular a veces no es suficiente en todas las situaciones. Será necesario
combinar varios procedimientos, y la experiencia en

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

construcciones locales, debe considerarse siempre. Se dan a continuación detalles


de algunos de los procedimientos comúnmente utilizados al tratar co n suelos
expansivos. 1.3.2.1. Reemplazo de un suelo expansivo Cuando están presentes en la
superficie suelos moderadamente expansivos poco profundos, éstos pueden ser
retirados y reemplazados por suelos menos expansivos y luego compactados
adecuadamente.

1.3.2.2. Cambio de la naturaleza de un suelo expansivo Compactación El


levantamiento de los suelos expansivos decrece considerablemente cuando el suelo se
compacta a un peso específico por encima del contenido óptimo de humedad. Aún en
éstas condiciones, un tipo de construcción como el de losa sobre el terreno no debe
utilizarse cuando el levantamiento total total probable sea de aproximadamente 38
mm o mayor. Humedecimiento previo Un procedimiento para incrementar el contenido de
humedad del suelo es mediante inundación, con lo que se logra la mayor parte del
levantamiento antes de la construcción. Sin embargo, este procedimiento se demora
porque la infiltración del agua a través de arcillas altamente plásticas es muy
lenta. Y no se puede garantizar que el suelo permanezca húmedo todo el tiempo. En
el campo se ha observado una tendencia del suelo a recuperar las condiciones
iniciales de humedad. Instalación de barreras de humedad El efecto a largo plazo
del levantamiento diferencial se reduce controlando la variación de humedad en el
suelo. Esto se logra proporcionando barreras verticales de humedad aproximadamente
con 1.5 m de profundidad alrededor del perímetro de la cimentación utilizada. Estas
barreras de humedad se construyen en zanjas llenas con grava, concreto pobre o
membranas impermeables. Estabilización del suelo La estabilización química con
ayuda de cal y cemento ha tenido éxito a menudo. En la mayor parte de los casos,
una mezcla que contenga

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

aproximadamente 5% de cal es suficiente. La cal o cemento y agua se mezclan con la


capa superior del suelo y se compactan. La adición de cal o cemento disminuirá el
límite líquido, el índice de plasticidad y las características de expansión del
suelo. Este tipo de trabajo de estabilización se hace hasta una profundidad de 1-
1.5 m. La cal hidratada de alto contenido de calcio y la cal de dolomita se usan
generalmente para la estabilización con cal. 1.3.3. Consideraciones externas a la
construcción En la mayoría de los casos, el ingeniero no está enfocado en tomar
precauciones alrededor de la construcción, y es ahí donde se deben llevar a cabo
las siguientes consideraciones: Remover grandes árboles y arbustos que crezcan en
un radio aproximado de 3 m, alrededor de la casa. Utilizar un sistema de irrigación
por goteo. Para minimizar la cantidad de agua usada y mantener prácticamente
constante la humedad en el suelo. Debe observarse que la bajada de agua pluvial y
las canaletas de los techos no depositen el agua cerca de la cimentación. Si es
posible, dirija el agua del techo a través de tuberías que descarguen a la calle o
a otros lugares apropiados. Construir al menos una banqueta de 3 m, fuera de la
cimentación o compactar el suelo alrededor de ella, haciéndola una superficie dura.
El suelo o concreto debe tener una pendiente, tal que evite el escurrimiento hacia
la construcción, ayudando a prevenir que el agua se filtre en el suelo. 1.3.4.
Tipos de cimentaciones utilizadas en suelos expansivos La identificación y
clasificación del suelo expansivo es el primer paso enfocado a determinar el tipo
de cimentación que se deberá utilizar. Una vez identificado el suelo expansivo
pueden usarse tres tipos de solución para reducir o para evitar los efectos de la
expansión: 1. Aislar la estructura de los materiales expansivos. 2. Proyectar una
estructura que soporte sin daño la expansión 3. La eliminación de la expansión. Si
se tienen suelos con un potencial de expansión bajo, la cimentación por medio de
zapatas aisladas puede ser utilizada, si se refuerza lo suficiente los muros de la
cimentación para compensar los movimientos ligeros, o bien si las zapatas están
ligadas rígidamente para disminuir los movimientos diferenciales.

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

La mayoría de los métodos de diseño de cimentaciones están enfocados a la


determinación de la forma que adquirirá el terreno una vez que el suelo haya
desarrollado su potencial expansivo, interactuando con la estructura de
cimentación. El objetivo principal de todos lo métodos es determinar cómo se verán
afectadas las variables de diseño como el momento flector, las fuerza cortantes y
las deformaciones diferenciales de la subestructura. Zapatas corridas El empleo de
las zapatas corridas deberá limitarse a suelos con potencial
2

de expansión menor de 1% y una presión de expansión menor a 15 ton/m . Para


asegurarse que se ejerce sobre el suelo una presión de carga muerta de cuando
2

menos 5 ton/m , es el empleo de zapatas tan angostas como sea posible. Un método
muy sencillo fue propuesto por Jenings (1950), donde las zapatas eran analizadas en
el sentido largo (Fig. 2.2) y se consideraban dos condiciones. En la primera, un
apoyo central en toda la zapata que simulaba el efecto de la expansión; en el
segundo, dos apoyos en los extremos que simulaban la condición de contracción del
suelo.

Fig. 7. Método de Jenings (1950) para determinar los momentos flectores en el


sentido largo de una zapata corrida. (a) Apoyo central, expansión. (b) Apoyo en los
extremos, contracción.

En ambos casos, el momento actuante sobre la cimentación es:

Donde: W = Carga transmitida por los muros (constante). L = Longitud de la zapata


en el sentido largo. k = Coeficiente reductor del momento, que depende de la
localidad y se ajusta por la experiencia y cuyo valor puede estar entre 0.5 y 0.8,
Jenings recomienda usar k=0.7

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

Losas de cimentación Las losas de cimentación son un excelente sistema de


cimentación en áreas donde los basamentos son muy profundos o donde las condiciones
de los suelos expansivos se extienden a gran profundidad, lo que hace que el empleo
de pilotes sea extremadamente costoso. Los procedimientos de diseño, básicamente
consisten en la determinación del momento flector, la fuerza cortante y la
deflexión, debidos a las cargas de las estructuras y a los patrones de expansión
del suelo. Los parámetros del suelo incluyen la cantidad de expansión libre del
terreno, la flecha máxima de expansión (configuración deformada), y el módulo de
elasticidad del suelo. Pilotes Una cimentación a base de pilotes se apoya en zona
estable y elude parcialmente los efectos de expansivos del suelo. El costo de este
tipo de cimentación, comparado con otro tipo de cimentaciones (losas o zapatas), es
alto. Se pueden construir pilotes colados in situ fabricándoles campanas en las
puntas, que funcionan como anclas en estratos de suelo que no están sujetos a
movimientos estacionales importantes.

Fig.8. Pilote acampanado (Nelson y Miller, 1992).

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

Cuando el estrato de suelo expansivo es pequeño se pueden utilizar pilotes cortos,


para atravesar el estrato y anclarlos en el estrato estable. La fricción negativa
del pilote debe ser menor a la carga impuesta para evitar el desplazamiento del
pilote. Si no es así se requiere de una longitud de anclaje. Para determinar la
longitud de anclaje del pilote se utiliza la distribución de las cargas en las
columnas de la estructura. Se debe dejar un espacio entre la superficie del suelo y
la estructura, para permitir la expansión del suelo y que ésta no afecte a la
estructura.

Fig. 9. Cimentación a base de pilotes cortos (palafito).

El diseño de cimentaciones influye en el costo de la obra, como también tiene


consecuencia en los sobrecostos por daños que se puedan presentar posteriormente a
la construcción. El problema de los suelos con potencial de cambio volumétrico es,
en la actualidad, un aspecto relevante a tomar en cuenta en los proyectos de todo
tipo de construcción. Cuando la presión de descarga de la cimentación es menor que
la presión de expansión ejercida por el suelo, éste levantará la estructura
provocando daños a la misma, y cuando la presión de descarga es mayor que la
presión de expansión, la estructura sufrirá un asentamiento modificado por la
acción de dicha presión de expansión, siempre y cuando el suelo ya no presente
cambios de humedad una vez que el edificio sea colocado sobre él.

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

1.4. Suelo colapsable Se identifican como suelos colapsables aquellos depósitos


formados por arenas y limos, en algunos casos cementados por arcillas y sales
(carbonato de calcio, que si bien resisten cargas considerables en su estado seco,
sufren pérdidas de su conformación estructural, acompañadas de severas reducciones
en el volumen exterior cuando se aumenta su humedad o se saturan.

1.4.1. Tipos de suelos colapsables Se distinguen cuatro tipos principales de suelos


colapsables: a) Suelos aluviales. Depositados en ambientes semi-desérticos por
flujos más o menos torrenciales, tienen con frecuencia una estructura inestable
(metaestable). b) Suelos eólicos. Depositados por el viento, son arenas y limos
arenosos con escaso cemento arcilloso en una estructura suelta o inestable. Reciben
el nombre genérico de “loess” en las zonas templadas. c) Cenizas volcánicas.
Provenientes de cenizas arrojadas al aire por eventos recientes de actividad
volcánica, conforman planicies de suelos limosos y limo-arcillosos con carácter
metaestable. d) Suelos residuales. Derivados de la descomposición in-situ de
minerales de ciertas rocas, son luego lixiviados por el agua y pierden su cemento y
su sustento por lo cual también terminan con una estructura inestable.

1.4.2. Características comunes Reginatto (1977) señala que, en general, los suelos
colapsables presentan una serie de características comunes, tales como: Estructura
macroporosa, con relación de vacíos (e), entre relativamente alto, a muy alto.
Granulometría predominantemente fina, con predominio de fracciones de limos y de
arcilla. El tamaño de los granos es generalmente poco distribuido y con los granos
más grandes escasamente meteorizados. La mayoría de las veces, la cantidad de la
fracción arcilla es relativamente escasa, pero sin embargo, tiene una influencia
importante en el comportamiento mecánico de la estructura intergranular. Estructura
mal acomodada, con partículas de mayor tamaño separadas por espacios abiertos, y
unidas entre sí por acumulaciones o "puentes" de material predominantemente
arcilloso. En muchos casos existen cristales de sales
Ingeniero Civil M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra
Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

solubles insertados en tales puentes o uniones arcillosas.

1.5. Mecanismos de colapso Las siguientes condiciones generales son las que
establece Dudley para que ocurra el colapso: 1. La estructura del suelo deberá
tener ciertas características, de modo tal que tienda a la ocurrencia de dicho
fenómeno.

2. Las partículas estarán unidas entre sí por fuerzas o materiales cementantes que
son susceptibles, -tanto unas como otros- pueden ser anulados o reducidos cuando
aumenta el contenido de humedad del suelo. 3. Cuando este soporte es reducido o
anulado, las partículas del suelo deslizan o ruedan, por una pérdida de la
resistencia al corte. Los suelos granulares, como las arenas y las gravas,
presentan un tipo de estructura simple, también ampliable a los limos. En ella, las
uniones entre granos son contactos reales debidos a fuerzas gravitacionales,
fuerzas exteriores o capilares. Estas últimas tienen un carácter temporal ya que
dependen del grado de saturación que posea el suelo. La humedad del suelo puede
variar entre el estado saturado y el seco, del mismo modo las tensiones capilares
serán variables con el contenido de humedad y desaparecerán tanto al saturarse,
como al secarse el suelo. La forma que toman los meniscos hace que el agua esté
traccionada y por lo tanto la presión de poros sea negativa. Esto origina un
aumento de la presión efectiva que une un grano con el otro. Este aumento de la
presión efectiva origina un aumento en la resistencia, por lo cual los granos
opondrán una mayor resistencia al deslizamiento. Si en este estado el suelo se
satura, la presión efectiva disminuirá, y con ella la resistencia al corte,
pudiendo provocar un deslizamiento relativo entre los granos de suelo. Cuando la
estructura es macroporosa, este deslizamiento granos se manifiesta en una
importante disminución de volumen. entre

Este tipo de mecanismo de colapso o desmoronamiento puede ampliarse también para


aquellas arenas en las que sus vínculos están formados por partículas de limos.

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

1.5.1. Características físico-mecánicas Un aspecto importante del comportamiento de


este tipo de suelos y que por lo tanto influyen en la magnitud de los asentamientos
es su marcada heterogeneidad. Los suelos loéssicos colapsables en cierto entorno
suelen considerarse como suelos homogéneos, pero en realidad poseen una apreciable
heterogeneidad extendida dentro de la masa. Algunos de estos aspectos pueden ser
puestos en evidencia a través de ensayos geotécnicos. La determinación de los
parámetros tenso-deformacionales como el colapso puede diferir según Abelev (1979)
de 1,5 a 2 veces, incluso si se lo hace a partir de probetas gemelas talladas de un
único bloque de suelo. Esto sólo se explica a través de la gran heterogeneidad
local que presentan estos suelos, en los cuales existen macroporos dejados por
raíces o insectos y concreciones aisladas de carbonatos, etc., que pueden hacer
variar las características deformacionales en órdenes de magnitud de los arriba
señalados.

1.5.2. Área inundada Otro de los aspectos que influyen considerablemente en la


magnitud de los asentamientos por colapso son: el tipo de humedecimiento que se
realice dentro de la masa del suelo y las dimensiones del área humedecida.
Goldstein (1969) distingue cuatro tipos de humedecimientos: 1. Humedecimiento
localizado del suelo a poca profundidad debido generalmente a la rotura de
conducciones hidráulicas de las construcciones. En estos casos es casi imposible
predecir a priori la forma en planta y en corte de estos humedecimientos y por lo
tanto hacer una estimación de la magnitud de los asentamientos y su distribución en
planta. 2. Humedecimiento extenso de todo el perfil del suelo causado por una
importante infiltración de agua (rotura de canales o efluentes industriales). Los
asentamientos en estos casos pueden ser importantes y dañinos para las
construcciones, especialmente cuando los asentamientos son desiguales. 3. Una
elevación uniforme del nivel freático debido generalmente a una recarga del
freático causado por una fuente lejana. 4. Un aumento gradual y lento del contenido
de agua debido, por ejemplo a, la condensación del vapor y una acumulación de
humedad causada por cambios en las condiciones ambientales (pavimentación de la
superficie del terreno).

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

1.6. Métodos de identificación A partir de la década de los años 50, se generó una
preocupación manifestada por parte de diferentes investigadores, en identificar y
clasificar la potencialidad al colapso en los distintos suelos. Estos intentos a
escala mundial se han enfrentado fundamentalmente con dos inconvenientes o
limitaciones, como son: 1. La gran variedad de tipos de suelos que colapsan por
humedecimiento: Así, por ejemplo, métodos probados en ciertos países o regiones en
determinados tipos de suelos no han podido hacerse extensivos a suelos de otras
zonas, cuyo origen geológico y genético es diferente. 2. La frecuente
heterogeneidad de los suelos colapsables por humedecimiento: En este sentido hay
coincidencia entre los investigadores, que han estudiado suelos colapsables de
distinto origen geológico. Así, pueden encontrarse referencias tanto en
investigadores que analizaron suelos lateríticos o de origen eólico como el loess
(Abeley y Abeley 1979; Moretto, 1986) que en principio suelen considerarse como
suelos homogéneos. Es frecuente encontrar una variación en el grado de cementación
(por ejemplo, debido a carbonatos) en sólo algunos centímetros. En otros casos esta
heterogeneidad es debida a la presencia de grandes macroporos dejados por raíces o
insectos. Esto ha llevado a una gran variedad de metodologías para establecer la
susceptibilidad al colapso de los suelos y una anarquía en la terminología empleada
en los diferentes países para su clasificación. Sin embargo, en la mayoría de los
casos, los diferentes investigadores o códigos han tendido a discretizar el
comportamiento del suelo frente al colapso en dos grupos: suelos que colapsan bajo
peso propio y suelos que colapsan bajo una carga mayor.

1.6.1. Clasificación de los métodos de identificación de suelos colapsables: En


cuanto a los tipos de métodos de identificación propiamente dichos, varios han sido
los enfoques que se han propuesto. Estos podrían clasificarse en tres grupos:
Métodos basados en parámetros físicos de identificación de suelos, tales como Peso
Unitario, Límites de Consistencia, Granulometría, etc. Métodos basados en ensayos
mecánicos, principalmente en ensayos oedométricos. Métodos basados en la magnitud
del colapso.

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

Métodos basados en parámetros físicos de suelos En general, la mayoría de estos


métodos de identificación tienen más bien un carácter cualitativo que cuantitativo.
La clasificación consiste, habitualmente en establecer si el suelo es
autocolapsable (colapsable bajo su propio peso) o bien si es condicionalmente
colapsable (colapsable bajo carga externa). En estas notas solamente se analizarán
tres de ellos, que tienen en común que relacionan el límite líquido y el peso
unitario seco. a) Denison (1961) establece el Coeficiente de Colapso (k) igual a: e
k L e y el colapso ocurrirá cuando la relación de vacíos del suelo en estado
natural (e) es mayor que la relación de vacíos correspondiente al Límite Líquido
(eL ). b) Gibbs (1961) establece una Relación de Colapso (R) igual a: W R  sat WL
y el colapso ocurrirá cuando la humedad de saturación del suelo (wSAT ) es mayor
que el Límite Líquido (wL). c) Código de edificación de la U.R.S.S (1962) establece
un Indice de Colapso (R) igual a: e e R 0 L 1  e0 y el colapso ocurrirá cuando R
es mayor de -0,10. Métodos basados en ensayos edométricos Estos métodos están
basados en la Presión Inicial de Colapso o Presión de Fluencia. La determinación
del grupo al cual pertenece el suelo estudiado (auto colapsable o colapsable bajo
carga), se realiza comparando la presión geostática con la presión a la cual se
produce el colapso. Asumiendo como hipótesis que el colapso por humedecimiento
ocurre sólo a partir de una cierta presión por encima de la cual, la resistencia
estructural del suelo es superada. Experimentalmente se ha demostrado que cuando la
presión total en el suelo, ya sea por cargas externas y/o peso propio, es menor que
esta magnitud, no se producen asentamientos de colapso por humedecimiento. Krutov y

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

Tarasova (1964) señalan acertadamente que desde un punto de vista teórico la


Presión Inicial de Colapso o Presión de Fluencia debería ser aquella para la cual
el colapso es igual a cero, pero concluyen que desde un punto de vista práctico una
pequeña magnitud de colapso puede asumirse como permisible. Métodos basados en la
magnitud del asentamiento por colapso Los métodos basados en la magnitud del
asentamiento por colapso se fundan en determinar la magnitud del mismo de un perfil
de suelos en un lugar determinado, debido solamente a su peso propio.

1.7. Soluciones ingenieriles en suelos colapsables La primera cuestión que debe


analizarse cuando se diseñan cimentaciones en suelos susceptibles al colapso, es la
probabilidad que el agente desencadenante del fenómeno, el agua, pueda o no
introducirse en el terreno y por ende "sensibilizar" al suelo en donde se apoyarán
las estructuras. Por definición, sin la presencia del agua, el suelo no colapsa.
Esta cuestión es significativa, puesto que pueden existir numerosos casos en donde
la probabilidad que el agua se infiltre en el suelo sea lo suficientemente baja
como para analizar la posibilidad de cimentar la estructura, considerando el
comportamiento del suelo en su estado natural. Por lo tanto cuando se hable de
suelos potencialmente colapsables por humedecimiento, no debe pensarse unívocamente
en las soluciones ingenieriles que se utilizan en suelos colapsables. Hecha esta
aclaración, a continuación, se tratará de ofrecer un panorama de las distintas
soluciones ingenieriles que se adoptan en suelos colapsables por humedecimiento,
cuando las probabilidades de que se produzca el fenómeno son altas. El objetivo
central de todas estas soluciones es prevenir las fallas estructurales o de
servicio que pueden sobrevenir sobre las estructuras construidas sobre estratos de
suelos colapsables. Aitchison (1973) divide a estas soluciones en: a) b) Diseño de
elementos constructivos que eliminen o disminuyan a límites razonables la
posibilidad que se inicie el colapso. Diseño de estructuras y/o cimentaciones
insensibles a los asentamientos provocados por el colapso, por ejemplo,
cimentaciones profundas apoyadas sobre un manto profundo no sujeto a los
asentamientos por humedecimiento.

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

Mejoramiento de suelos colapsables El objetivo principal de estas soluciones es


eliminar o disminuir apreciablemente la susceptibilidad al colapso del suelo, bien
disminuyendo la porosidad del suelo (compactación) o bien aumentando la resistencia
estructural entre las partículas del suelo (métodos físico-químicos). Una de las
formas de clasificar los métodos de mejoramiento o estabilización, ha sido
precisamente ésta, o sea teniendo en cuenta la acción resultante sobre el suelo
(Aitchison,1973; Rocca,1985). Sin embargo, para el desarrollo y explicación de los
diferentes métodos se ha elegido la clasificación propuesta por Evstatiev(1988),
que tiene en cuenta el medio usado para realizar la estabilización y el objeto de
la misma. Evstatiev (1988) propone la siguiente clasificación de los métodos de
estabilización de suelos loéssicos, la cual puede hacerse extensiva a suelos
colapsables: a) Métodos de mejoramiento de las propiedades del suelo por
compactación. b) Métodos de mejoramiento de las propiedades del suelo por
modificación de su granulometría. c) Métodos de mejoramiento de las propiedades del
suelo por la creación de nuevos contactos cohesivos. d) Métodos de mejoramiento por
medio del reemplazo del suelo colapsable por suelo no colapsable. e) Métodos de
mejoramiento que incorporan elementos resistentes a la tracción dentro del suelo.
f) Geomembranas. g) Métodos de mejoramiento de las propiedades del suelo por
drenaje. h) Corrección de taludes y terraplenes.

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

1.8. Índice de colapso El índice de colapso (Ie) es el porcentaje de deformación


(compresión) que experimenta un suelo sujeto a un proceso de saturación bajo un
esfuerzo de 2 kg/cm2 (200 kPa) (ASTM D5333). Para determinar el índice de colapso
de un suelo se labra un espécimen en la misma forma que cuando se realiza el ensaye
de consolidación, y de igual forma se coloca en el consolidómetro, posteriormente
se aplica a la muestra un esfuerzo de reacomodo de 0.05 kg/cm2 (5 kPa) y se deja
actuar por 5 minutos. Después de transcurrido este tiempo se ajusta el micrómetro a
una lectura mayor a cero, para posteriormente aplicar incrementos de carga cada
hora bajo humedad natural para obtener un esfuerzo acumulado de 0.12, 0.25, 0.50,
1.00 y 2.00 kg/cm2. Se deberá registrar al final de cada carga (cada hora) la
deformación en el micrómetro. Para el último incremento se debe dejar actuar la
sobrecarga por 1 hora. Finalmente se satura la pastilla de suelo y se registra
deformación contra tiempo. Los tiempos en que se debe registrar la deformación bajo
saturación serán 0.10, 0.25, 0.50, 1, 2, 4, 8, 15, 30 minutos, 1, 2, 4, 8, y 24
horas. Posteriormente se calcula el índice de colapso con la siguiente expresión:
Ie  d f  di h0 x100

Donde: Ie=Índice de colapso (%) df= lectura en el nivel de esfuerzo apropiado


después de la saturación (mm). di= lectura en el nivel de esfuerzo apropiado antes
de la saturación (mm). El resultado obtenido se compara con la siguiente tabla,
donde se obtiene el grado de colapsibilidad del suelo. Grado de colapso Ninguno
Leve Moderado Moderadamente severo Severo Índice de colapso, Ie (%) 0 0.1 a 2.0 2.1
a 6.0 6.1 a 10.0 Mayor a 10.0

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra


Unidad Académica de Ingeniería

TEMAS ESPECIALES DE GEOTECNIA

Fig. 10. Gráfica de un ensaye de colapso.

Ingeniero Civil

M. C. Tania Ivonne Ayala Ibarra