Está en la página 1de 15

CAPÍTULO 5

LESIONES
DEPORTIVAS
CAPÍTULO 5. LESIONES DEPORTIVAS

5.1. Introducción
5.2. Clasificación Básica de las Lesiones Deportivas
5.2.1. Fracturas
5.2.2. Traumatismos de Músculos y Ligamentos
5.2.2.1. Sin Lesión Anatómica
5.2.2.2. Con Lesión Anatómica
5.3. Test de Autoevaluación
CAPÍTULO 5. LESIONES DEPORTIVAS

5.1. INTRODUCCIÓN
Vamos a considerar lesión deportiva aquella que se produce por la
práctica de la actividad física. Todos sabemos que al realizar una actividad
física estamos expuestos a un cierto grado de lesión ósea, articular o muscular.
Por esto es importante respetar algunos protocolos de actuación tales
como:

• Buen calentamiento y vuelta a la calma.


• Llevar calzado y ropa que se ajuste a la actividad.
• Ser un buen modelo instructivo.

Aun sabiendo esto, el instructor debe tener conocimientos básicos para


actuar correctamente en los primeros momentos cuando se produce una lesión.
Es necesario saber identificarla y para ello debemos observar los signos
y síntomas que presente, entendiendo por signo aquella manifestación que se
puede medir (temperatura, hinchazón, hematoma, etc.) y por síntoma las
“sensaciones” no medibles (mareo, náuseas, dolor, etc.). La reacción básica
ante cualquier tipo de lesión es la inflamación, veamos sus signos y síntomas:

• Aumento de la temperatura local (la zona lesionada está caliente)


• Hinchazón (se produce un abultamiento)
• Dolor
• Rubor (enrojecimiento de la piel de la zona afectada)
• Incapacidad funcional (movilidad reducida)

No obstante tenemos que tener siempre presente que nuestra función


NO es curar la lesión, sino disminuir su riesgo y prevenirla.
Ante cualquier signo o síntoma de lesión lo primero que haremos será
parar el ejercicio, valorar la situación y enviar a la persona a los servicios
sanitarios o avisarlos para que vengan a atender al lesionado.

5.2. CLASIFICACIÓN BÁSICA DE LAS LESIONES DEPORTIVAS


Como objetivo de este apartado vamos a marcarnos por un lado,
conocer las características de la lesión para no confundir unas con otras y por
otro, aplicar el remedio que esté a nuestro alcance con el fin de reducir y aliviar
en lo posible el traumatismo. Una buena actuación en los primeros momentos
puede ser crucial para evitar males peores e incluso favorecer una
recuperación más efectiva.
Fíjate en el siguiente esquema, te será muy útil a la hora de estudiar y
diferenciar las lesiones:

FRACTURAS

TRAUMATISMOS DE MÚSCULOS Y LIGAMENTOS

o SIN LESIÓN ANATÓMICA


ƒ Calambres
ƒ Contracturas
ƒ Elongaciones

o CON LESIÓN ANATÓMICA


ƒ Rotura Muscular
ƒ Tendinitis
ƒ Esguinces

5.2.1. Fracturas

Fracturado quiere decir roto, el hueso está roto, ya sea de forma parcial
o total. Las fracturas pueden ocurrir de diversas formas, pero hay tres que son
las más comunes:

• El trauma es lo que más fracturas causa. Por ejemplo: un impacto, un


accidente de tráfico, una caída practicando un deporte, etc.

• La osteoporosis también puede causar fracturas. La osteoporosis es


una enfermedad ósea en la cual los huesos "se afinan," son más frágiles
y se rompen con más facilidad. Esta disminución de la masa ósea
disminuye la resistencia mecánica del hueso y lo hace más susceptibles
a las fracturas. Es la principal causa de fracturas óseas en mujeres
después de la menopausia y ancianos en general.

• El uso excesivo también puede causar fracturas, lo cual es muy común


en los atletas (fracturas por stress o fatiga). Al forzar demasiado el
trabajo muscular, los huesos no resisten tanta tracción y terminan
fisurándose o rompiéndose. Además, en ocasiones, este tipo de fractura
es difícil de detectar pese al dolor.

Si se rompe un hueso, lo normal es darse cuenta casi inmediatamente.


Puede ser que el individuo oiga un chasquido o un ruido como si se quebrara
algo. La zona alrededor de la fractura le causará dolor y estará inflamada, a
veces deformando la extremidad. En casos más llamativos el hueso puede salir
a través de la piel.
Los médicos generalmente utilizan radiografías para diagnosticarlas.
Una fractura por stress será más difícil de diagnosticar ya que en muchas
ocasiones no aparece inmediatamente en los rayos X. Sin embargo, como
hemos comentado antes, puede haber dolor al presionar y un poco de
hinchazón.
Ya hemos visto las causas más frecuentes de fracturas, observa el
esquema que te mostramos a continuación donde podrás ver los tipos de
fracturas más habituales:

TIPOS DE FRACTURAS
Fractura Cerrada o Simple: el hueso está roto pero la piel intacta.

Fractura Abierta o Compuesta: la piel está perforada ya sea por el


hueso o por el golpe al momento de la fractura.

TIPOS ESPECIALES DE FRACTURAS

Fractura Transversa: Fractura en ángulo recto con el eje del hueso.

Fractura en Tallo Verde: Fractura en la cual se rompe un lado del


hueso y el opuesto se encorva solamente. Se ven más en los niños.

Fractura Conminuta: Fractura del hueso en tres o más fragmentos.

Llegados a este punto habría que cuestionarse cuál sería nuestra


actuación si nos encontrásemos con este tipo de lesión. En estos casos lo
mejor es tener calma, inmovilizar la zona afectada colocándola en una postura
“antiálgica”, es decir, en la que el dolor sea menos intenso y avisar a los
servicios de urgencias o bien trasladarse al centro sanitario más cercano lo
antes posible.
Es importante tener en cuenta en estos casos, que el dolor desaparece
mucho antes de que el hueso esté lo suficientemente sólido como para
soportar actividades normales y presión, así que cuidado con la incorporación
demasiado rápida al entrenamiento.
Aun después de haberse quitado el yeso o la tablilla, deberemos
restringir las actividades hasta que el hueso esté lo suficientemente soldado
como para comenzar con sus tareas normales.
Por otro lado, en términos generales, cuando el hueso de la pierna o del
brazo está suficientemente sólido para esto, los músculos y ligamentos estarán
débiles por falta de uso y, por eso, necesitarán un período de rehabilitación con
ejercicios ligeros. Se deberán aumentar gradualmente las actividades hasta
que esos tejidos pueden funcionar normalmente y se haya completado el
proceso de curación.

5.2.2. Traumatismos de Músculos y Ligamentos

Dejemos ahora los huesos para meternos en analizar las lesiones de las
estructuras blandas, músculos y ligamentos.

5.2.2.1. Sin lesión anatómica

En este grupo incluiremos aquellos traumatismos que no hayan


producido daño en las estructuras, sólo un cambio en la forma y el
comportamiento de las mismas.

CALAMBRES

"Calambre" es el nombre común de un espasmo muscular. Con el


espasmo, los músculos se contraen involuntariamente y de forma mantenida.
Los espasmos musculares por lo general se presentan:

• Cuando un músculo está sobreutilizado o lesionado.

• El hecho de hacer ejercicio estando deshidratado o con bajos niveles


de potasio también puede predisponer la persona a espasmos
musculares.

• Algunos se producen cuando el nervio que se conecta a un músculo se


irrita. El ejemplo clásico de esto es una hernia discal que irrita los
nervios espinales produciendo dolor y espasmo.

Los espasmos en el tríceps sural son comunes al patear durante la


natación y también se pueden presentar en la noche cuando se duerme,
mientras que los espasmos de la parte superior de la pierna son más comunes
con actividades como correr o saltar. El espasmo en la columna cervical
(cuello) puede ser un síntoma de estrés.
Al primer signo de espasmo muscular, se recomienda suspender la
actividad e intentar estirar y masajear el músculo afectado. En un principio,
el calor ayuda a relajar el músculo, aunque la aplicación de hielo puede servir
después de presentarse el espasmo inicial y cuando el dolor se haya reducido.
En caso de que persista el dolor en el músculo, se pueden utilizar
medicamentos antiinflamatorios no esteroideos y, en casos más graves, el
médico puede prescribir medicamentos antiespasmódicos. Después del
tratamiento inicial, se debe determinar la causa del espasmo para evitar que
recurra y si existe compromiso de un nervio irritado, es posible que sea
necesario recurrir a la fisioterapia o incluso a una cirugía.
La causa más común de calambres musculares asociados con
actividades deportivas es la deshidratación, por lo que, a menudo, la
rehidratación con agua o bebidas para deportistas resuelve el problema.

RECUERDA, EN LOS CALAMBRES:

Suspender la actividad
Estirar
Masajear la zona
Calor seco
Hielo cuando ceda el dolor
Hidratación con agua o bebidas para deportistas

CONTRACTURAS MUSCULARES

Consiste en el aumento del tono muscular de manera persistente e


involuntaria, en la mayoría de los casos por un exceso de trabajo del músculo.
Hay dolor a la palpación y se pueden provocar durante y después de un
esfuerzo.
En algunos casos se desarrollan “adherencias” entre tejidos que en
condiciones normales se deslizan con facilidad el uno sobre el otro, y el dolor y
la rigidez muscular se prolongan durante más tiempo. Dichas adherencias, que
no son más que tejido fibroso en la zona afectada que impiden el
deslizamiento natural de los tejidos, tienden a desarrollarse cuando se
producen lesiones que requieren una inmovilización prolongada, y se deberá
recurrir a la fisioterapia para devolver la elasticidad y la fuerza a los músculos.
La mejor manera de prevenir su aparición es mediante la hidratación,
dosificando el esfuerzo muscular, procurando que el entrenamiento sea
progresivo y realizando estiramientos antes y después del ejercicio.
El tratamiento con reposo, calor seco y masaje descontracturante
será lo ideal ante este tipo de lesión. El masaje descontracturante es uno de los
elementos más útiles en los casos de contracturas ya que facilita la
recuperación de la movilidad y ayuda a aliviar el dolor. Actúa de dos formas:

• En primer lugar evita que se formen adherencias en el foco


inflamatorio, y puede eliminar las de aparición reciente
• En segundo lugar, la fricción que proporciona el masaje aumenta el
flujo sanguíneo, lo que favorece y acelera la reparación de los tejidos.

La aplicación del masaje debe realizarse de forma gradual, con la yema


de los pulgares, y con suficiente intensidad para friccionar los tejidos
musculares; se recomienda el uso de aceites o sustancias lubricantes para
facilitar el deslizamiento enérgico de los dedos sobre la piel sin provocar
irritaciones.
RECUERDA, EN LAS CONTRACTURAS MUSCULARES:

Reposo
Calor seco
Masaje descontracturante

ELONGACIONES MUSCULARES

Una elongación es un alargamiento brusco del músculo que rebasa


los límites de su elasticidad. El principal síntoma es el dolor, que cede con el
reposo (menor tiempo en deportistas) y la impotencia funcional.
No existe lesión de las fibras musculares. Se debe a un esfuerzo o
estiramiento máximo, que exceden las posibilidades del músculo de
responder adecuadamente. Éste se elonga y posteriormente va a una
contractura de protección.
El dolor aparece cuando el músculo deja de trabajar, a lo sumo, a las 24
horas. Comentamos este detalle para que diferencies entre distensión y
desgarro, pues en este último el dolor es tan intenso que no deja seguir la
actividad.
El dolor tarda en irse generalmente entre 72 horas y 10 días y no
aparece hematoma. Por lo general aparecen en deltoides anteriores,
aductores, isquiotibiales y psoas-ilíaco.
En la elongación muscular el dolor suele ceder simplemente con el
reposo, un poco de frío en la zona afectada en las primeras 24/48 horas, para
posteriormente aplicar calor superficial. Colocar una venda elástica de
compresión, para favorecer la vuelta a la normalidad de la musculatura y
aplicar un masaje suave descontracturante (al tercer día) de intensidad
progresiva según deje el dolor, suele venir muy bien en estos casos.
Como instructores tendremos que tener en cuenta que tras este tipo de
lesión la vuelta al entrenamiento se hará de manera progresiva para reeducar
al músculo y los estiramientos serán pasivos.
Fuera ya de nuestro ámbito, los infrarrojos o electroterapia vienen
siendo aplicados en estos casos.

RECUERDA, EN LAS ELONGACIONES MUSCULARES:

Reposo
Hielo en las primeras 24/48 horas
Calor superficial
Venda elástica
Masaje descontracturante suave
Entrenamiento progresivo y estiramientos pasivos
Infrarrojos y electroterapia
5.2.2.2. Con Lesión Anatómica

ROTURA MUSCULAR

La causa suele ser un esfuerzo brusco y violento del músculo, que se


rompe a modo de desgarro o completamente. Existen tres grados de rotura
muscular:

• Grado 1: Distensión muscular. En la distensión se desgarran algunas


microfibras a partir de un esfuerzo brusco, produciendo la sensación de
un corte o de un latigazo; el dolor queda focalizado y suele surgir un
hematoma varias horas después. Viene a durar de 7 a 15 días y se trata
como una elongación muscular.

• Grado 2: Rotura Parcial. En la rotura parcial, el número de microfibras


desgarradas es mucho más importante. Aparece un pequeño hematoma
inmediato y hay mayor impotencia funcional. Requiere reposo absoluto.
Para su tratamiento se seguirán las mismas pautas que en el grado 1 los
primeros 15 días evitando el masaje. Luego se empieza con
fortalecimiento general y elongaciones casi máximas.

• Grado 3: Rotura Completa. Separación total de los vientres


musculares, notándose un pequeño bulto a la palpación. Su tratamiento
obedece a dos criterios:
o Intervención quirúrgica. (Se recomienda el tratamiento con láser
y ultrasonido para una buena cicatrización).
o Tratamiento ortopédico, esto es, colocaremos el músculo en
relajación para favorecer la cicatrización durante 3 a 4 semanas.
Posteriormente un fisioterapeuta cualificado realizará
movimientos pasivos del miembro afectado, masaje de las
inserciones, desfibrosante y amasamiento longitudinal, no
permitiendo los activos hasta al menos dos meses después según
evolución (No debe retomarse el ejercicio físico antes de seis u
ocho semanas y siempre que se haya recuperado el 90% de la
fuerza máxima, así como en ausencia de dolor en las pruebas de
estiramiento y contracción).

RECUERDA, EN LAS ROTURAS MUSCULARES:

La de grado 1 se llama Distensión y se trata como la Elongación


Si es de grado 2 se tratará los primeros 15 días como la Elongación
pero sin masajear
Las de grado 3 son más graves y se pondrán medios quirúrgicos u
ortopédicos
TENDINITIS

La tendinitis es un proceso inflamatorio que afecta al músculo a nivel


del tendón. Está considerado un traumatismo con lesión anatómica porque su
origen viene dado por microtraumatismos de repetición o sobrecarga. Cualquier
acción que ponga tensión repetitiva y prolongada en los músculos puede
causarla.
La tendinitis puede ocurrir en cualquier tendón, pero los lugares más
afectados son el hombro, la muñeca, el talón (tendón de Aquiles) y el codo.
Provoca dolor a lo largo del tendón, pero generalmente en la parte más
cercana a la articulación. El dolor empeora con el movimiento o la actividad
pero persiste en reposo, sobre todo en la noche, y a veces la piel que cubre el
recorrido muscular se siente caliente y enrojecida.
El objetivo del tratamiento en la tendinitis es aliviar el dolor y reducir la
inflamación. Para promover la recuperación, se debe reposar o inmovilizar
los tendones afectados, utilizando una férula. La aplicación de calor y frío en
el área afectada puede ayudar (baños de contraste).
Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINES), como la
aspirina y el ibuprofeno, también pueden reducir tanto el dolor como la
inflamación. En casos agudos, las inyecciones de esteroides en la vaina del
tendón pueden ayudar muchísimo a controlar el dolor y permitir el inicio de la
fisioterapia. La fisioterapia de estiramiento y fortalecimiento del músculo es
esencial y puede restaurar la capacidad del tendón para funcionar
apropiadamente, mejorar la cicatrización y prevenir lesiones futuras. Si la
tendinitis se ha producido por sobrecarga muscular, puede venir bien un
masaje suave relajante en el músculo afectado.
Procura y aconseja evitar movimientos repetitivos y el uso excesivo de
una extremidad, realizar ejercicios de calentamiento antes de la actividad y
mantener todos los músculos fuertes y flexibles.

RECUERDA, EN LA TENDINITIS:

Reposo e inmovilización
Aplicación de tratamiento húmedo frío/calor (baños de contraste)
Consultar al médico para posible tratamiento del dolor con
fármacos
Estiramientos
Masaje relajante si ha sido por sobrecarga muscular

ESGUINCES

Un esguince es una lesión de los ligamentos que se encuentran


alrededor de una articulación. Como ya sabes, los ligamentos son fibras fuertes
y relativamente flexibles que sostienen los huesos. Cuando éstos se estiran
demasiado o presentan rotura, la articulación duele y se inflama.
Los esguinces suelen producirse cuando una articulación es forzada a
moverse en una posición no natural. Por ejemplo, la "torcedura" de un tobillo
ocasiona esguince en los ligamentos que se encuentran alrededor de éste. El
esguince más común es el del ligamento lateral externo del tobillo.
Ante un esguince aparece dolor en la articulación y dolor muscular,
hinchazón, decoloración de la piel (esto será una pista importante a la hora de
distinguirlo de otras lesiones, donde la piel suele enrojecerse) y rigidez
articular.
Al igual que ocurría con las roturas musculares, también se establecen
grados de gravedad para los esguinces:

• Grado 1: Distensión Ligamentosa.

• Grado 2: Rotura Parcial.

• Grado 3: Rotura Completa.

Como muestran los dibujos, el


grado aumenta en función del daño que
se haya producido, desde pequeños
microtraumatismos hasta la rotura total
del ligamento como puede verse en el
grado 3.

A continuación vamos a darte unas nociones generales de primeros


auxilios para estos casos:

• Aplicar hielo inmediatamente para ayudar a reducir la inflamación,


envolviendo el hielo en un pedazo de tela y evitando ponerlo
directamente sobre la piel.
• NO SE DEBE tratar de mover el área afectada. Para que esto no
ocurra, se puede colocar un vendaje firme pero no apretado sobre la
zona dañada. Los vendajes ACE o funcionales resultan bien para este
propósito, pero recuerda siempre que deben ser aplicados por un
profesional cualificado.
• Mantener elevada la articulación inflamada, incluso de noche, cuando
uno se va a dormir.
• Dejar en reposo la articulación afectada por varios días.
• Consultar al médico para que prescriba analgésicos y antiinflamatorios.
• No se debe aplicar presión al área afectada hasta que el dolor se
resuelva (generalmente 7 a 10 días para esguinces leves y 3 a 5
semanas para esguinces graves) y es posible que la persona requiera el
uso de muletas para caminar. La rehabilitación para ganar de nuevo
movimiento y fuerza en la articulación debe comenzar después de una
semana.

Utiliza calzado protector para actividades que impliquen esfuerzo


excesivo sobre el tobillo y otras articulaciones y asegúrate de que los zapatos
se ajusten a los pies de manera apropiada.
Asesora bien a tus alumnos sobre la ejecución de movimientos que
comprometan seriamente la articulación e insísteles en la necesidad de afinar
al máximo la técnica de ejecución.

RECUERDA, EN LOS ESGUINCES:

Grado 1: vendaje funcional hecho por un profesional cualificado,


hielo, levantar la extremidad afectada y reposo deportivo.
Grado 2: igual que el anterior pero evitando el apoyo del miembro.
Grado 3: tratamiento quirúrgico.

Siempre realizar un calentamiento y un buen estiramiento dinámico


antes de hacer ejercicio, así como evitar deportes y actividades para las cuales
no se esté bien entrenado, es una medida eficaz para prevenir cualquier tipo de
lesión.
5.3. TEST DE AUTOEVALUACIÓN
Rodea con un círculo la respuesta correcta. Sólo una opción es válida.

1. Un buen instructor deberá tener en cuenta para evitar lesiones:

a) Hacer un buen calentamiento y vuelta a la calma.


b) Llevar calzado apropiado y ropa que se ajuste a la actividad
c) Ser un buen modelo instructivo
d) Todas son correctas

2. Entre las características de la inflamación no está:

a) Calor
b) Rubor
c) Dolor
d) Fiebre

3. Entre las funciones del instructor frente a una lesión no está:

a) Prevenir la lesión
b) Curar la lesión
c) Disminuir el riego de lesión
d) Evitar en lo posible que empeore

4. La osteoporosis:

a) Puede causar fractura


b) Es una de las principales causas de fractura en mujeres tras la
menopausia
c) Es la principal causa de fractura en ancianos
d) Todas son correctas

5. La fractura que mayor problema da en su diagnóstico por rayos X es:

a) La fractura en tallo verde


b) La fractura conminuta
c) La fractura abierta
d) La fractura por estrés

6. Qué fractura se ve más en los niños:

a) La fractura en tallo verde


b) La fractura conminuta
c) La fractura abierta
d) La fractura por estrés
7. Uno de los principales problemas que debemos tener en cuenta ante la
incorporación a la actividad física tras haber sufrido una fractura es:

a) Que se vuelva a romper


b) Que el dolor desaparece antes de que el hueso esté soldado
c) Que se suelde demasiado el hueso y nos limite
d) Que no debe incorporarse hasta tres meses después de la fractura

8. Al primer signo de espasmo muscular, se recomienda:

a) Beber mucha agua


b) Poner hielo inmediatamente
c) Suspender la actividad e intentar estirar y masajear el músculo afectado
d) Ninguna es correcta

9. La causa más común de calambres musculares asociados con


actividades deportivas es:

a) La deshidratación
b) El calor
c) La natación
d) El fútbol

10. El orden en el tratamiento a seguir en las contracturas musculares es:

a) Masaje descontracturante, calor y reposo


b) Calor, reposo y masaje descontracturante
c) Reposo, calor y masaje descontracturante
d) Reposo, calor, hielo y masaje descontracturante

11. En la elongación muscular:

a) No existe lesión en las fibras musculares


b) Nunca hay que poner vendaje
c) Se recomienda aplicar masaje descontracturante inmediato
d) Aplicamos calor y después hielo

12. La rotura muscular grado 1:

a) Requiere reposo absoluto


b) Aparece un hematoma inmediato
c) Es una distensión muscular
d) Ninguna es correcta

13. En la rotura muscular grado 3:

a) Hay separación total de los vientres musculares


b) Su tratamiento puede ser quirúrgico y ortopédico
c) Debe intervenir la fisioterapia
d) Todas son correctas
14. La tendinitis es un proceso inflamatorio:

a) Que sólo afecta a los tendones de brazos y piernas


b) Que afecta a los ligamentos
c) Que remite con más ejercicio
d) Que es más frecuente en hombros, muñecas y codos

15. Para promover la recuperación en la tendinitis, se debe:

a) Continuar ejercitando el miembro afectado pero suavemente


b) Reposar e inmovilizar los tendones afectados
c) Tomar un antiinflamatorio sólo si me duele
d) Ninguna es correcta

16. Ante una tendinitis nunca deberemos:

a) Medicarnos
b) Tomar baños de contraste
c) Hacer estiramientos
d) Dar masaje descontracturante

17. Un esguince:

a) Es un traumatismo sin lesión anatómica


b) Sólo el de grado 1 es sin lesión anatómica
c) Es un traumatismo con lesión anatómica
d) b y c son ciertas

18. Un esguince:

a) Es una lesión muscular


b) Es una lesión tendinosa
c) Es una lesión ligamentosa
d) a y b son ciertas

19. Entre los signos y síntomas del esguince no está:

a) Hinchazón
b) Decoloración de la piel
c) Rigidez articular
d) Todos lo son

20. Ante un esguince no se debe:

e) Mantener elevada la articulación


f) Dejar la articulación en reposo para que se enfríe
g) Aplicar presión en el área afectada
h) Aplicar hielo inmediatamente