Está en la página 1de 7

Gabriela Tovar

00118188
Terapia de Juego

Proyecto Final

Historial de desarrollo:

Para este proyecto es necesario tomar en cuenta el historial de desarrollo de la niña

que proporcionó su ayuda para el trabajo. Luciana nació por cesárea a tiempo. Al nacer

reportó peso y altura en rango normal. Actualmente se encuentra con una altura y peso

adecuado para su edad de 4 años. Su cuidadora expresa que la relación con sus padres es muy

buena, a pesar de que tiene una relación más cercana con su padre. El padre de Luciana vive

desde hace dos años en Estados Unidos; sin embargo, viene al Ecuador cada mes a ver a su

familia. Como Luciana tenía una relación cercana con su padre, su madre dice que esto si le

ha afectado emocionalmente. Luciana suele despertarse llorando diciendo que extraña a su

papá, y es muy común escucharla preguntar cuándo el volverá. A pesar de que su papá vive

lejos, él mantiene una buena relación con su esposa e hijas, por lo que ellas van a visitarlo

todo el verano y en navidad.

Luciana es la última hija de 3. Tiene una hermana de 22 años, y otra de 8. Tiene una

buena relación con sus hermanas. Su madre expresa que con la que pasa más tiempo es con

su hermana de 8, y con la que mejor se lleva, mientras que su hermana de 22 es quien la

cuida cuando sus padres no pueden. En cuanto a su desenvolvimiento en la escuela, su mamá

dice que a Luciana no le gusta ir a la escuela en las mañanas, pero que no hace berrinches por

no ir. En la escuela le va muy bien; no tiene problemas en su clase, tiene amigos de su edad, y

su mamá la considera una líder. Luciana es una niña muy activa. Ella tiene clases de gimnasia

y de equitación por las tardes, que son hobbies que ha adoptado debido a su hermana de la

mitad.
Luciana es la hermana menor de una compañera de la universidad. No habíamos

tenido una interacción cercana antes del proyecto, por lo que fue una buena oportunidad para

filmar la tarea con ella. El trabajo se realizó en el cuarto de juegos de la casa de la menor; ella

tenía sus juguetes esparcidos alrededor de la sala. A pesar de esto, mediante una conversación

con su hermana, dijo que Luciana no tenía juguetes para expresar agresión, como pistolas,

espadas, etc. Entonces esto representó una buena oportunidad para traerlos. Otros juguetes

con los que no contaba eran, muñecos hombres, carros para carreras, pelotas, yo-yos, cuerdas

para saltar, entre otras. Al traer estos juguetes fue una oportunidad para que Luciana explore

un sitio conocido para ella, con juguetes que ella conocía, pero también nuevos que le

permitirían jugar de una forma diferente a la que ella estaba acostumbrada.

Desarrollo de la sesión de juego:

Dentro de lo ocurrido en sesión podemos destacar varias cosas. Así como se vio en

clase, los niños suelen preguntar qué es algún objeto, para qué sirve o cómo funciona. En el

caso de Luciana, se pudo experimentar esto varias veces. Como dice expresa Landreth

(2012), cuando surgen estas preguntas es un momento oportuno para devolver la

responsabilidad al menor. Lo que se hizo fue decirle “esto es lo que tú quieres que sea” o

“sirve para lo que tú quieras”. Al hacer esto, ella se mostró un poco confundida. Sin embargo,

a la final se pudo devolver la responsabilidad y autonomía al permitirle que jugara con la

pistola y el yo-yo sin saber lo que eran o para lo que servían en realidad.

Algo muy interesante que sucedió en ese trabajo fue que al principio Luciana quería

hablar mucho. Luciana hablaba sobre su hermana y sobretodo de sus miedos en las noches.

Esta fue una oportunidad para reflejar lo que Luciana sentía cuando tenía pesadillas. El

reflejar los sentimientos es de suma importancia, puesto que les permite a los niños estar

conscientes de lo que están sintiendo y expresando (Lesniak, 2003 ), además que promueve
una forma de conllevar los sentimientos negativos una vez que estén reconocidos. Por esta

razón, se prosiguió a reflejar el sentimiento de miedo que le ocasiona el “lobo feroz” a

Luciana. De igual modo, se reflejo el sentimiento de seguridad y calma que le produce el

estar con su mamá cuando ella tiene mucho miedo. Esto es muy interesante, puesto que al

reflejar el sentimiento, esto puede contribuir a que Luciana también encuentre su red de

apoyo y determine que ella puede controlar las cosas que están a su alrededor, que es

justamente lo que la terapia centrada en el niño se propone.

Algo que se hizo dentro de la sala de juegos es establecer límites. En un rato del

juego, Luciana expresó que tenía hambre y que ya quería bajar a comer. Aunque faltaba una

hora para la cena, y 20 minutos para terminar con el trabajo, se le tuvo que decir a Luciana

que faltaba poco para terminar con la actividad y que hasta eso podía elegir un juguete con el

que jugar. Luciana aceptó un poco temerosa, pero a partir de eso se pudo desarrollar un juego

con autos. Establecer límites dentro de terapia le va a proporcionar no solo seguridad y un

sentimiento de bienestar al menor, sino al terapeuta también (Landreth & Bratton, 1999). El

establecer reglas al momento que son necesarias va a promover el juego del niño y a motivar

el desarrollo de su autoestima y autoestima, además de hacer que el niño se sienta a gusto con

las decisiones que tome.

Una técnica que se utilizó con Luciana en el video fue la del tracking no verbal. Esto

se pudo ver cuando ella comenzó a jugar con los autos, y se le decía “Ahora lo estás poniendo

detrás de ese” o “los alineaste uno detrás del otro”. El describirle a la niña lo que está

haciendo la hace adquirir consciencia de sus acciones cuando juega, además de que le

estamos demostrando que se presta atención a lo que ella está haciendo durante el juego. Esta

técnica nos permite estar presentes en el juego del niño, puesto que nos ayuda a transmitir al

niño que estamos en sintonía con lo que expresa y hace (Baggerly, 2006).
Además del tracking no verbal, se realizó reflejo de contenido con Luciana. Esto se

pudo ver en ciertas ocasiones específicas del video, como cuando ella jugó con los autos y

describía lo que hacía mientras jugaba. En este caso se precedió a devolverle lo que ella decía

mientras jugaba. Como escogió los autos, ella jugaba a que todos los carros debían llegar a la

meta. Nombraba a unos como “este es el más rápido”, por lo que se le devolvía lo que ella

decía con “Ah, así que ese es el más rápido, veamos qué pasa con él”. Esta técnica, además

de mostrarle que estamos presentes a la niña, nos permite devolverle lo que ella está diciendo

en el juego, lo cual puede producir una reflexión acerca de lo que ella está haciendo

(Landreth, 2012).

Analizar el tema dentro del juego del niño es de suma importancia, puesto que el niño

va a repetir conflictos recurrentes que él experimente en su juego todo el tiempo, hasta que

mediante la psicoterapia pueda encontrar una forma de resolverlos. Gracias a esto el niño

dejará de repetir estos temas en sus juegos (Ryan & Edge, 2011). En el caso de Luciana, esta

es su primera sesión de terapia de juego. Jugando con ella se notó que en esta interacción no

hubo un tema en específico, ni se repitió algún tema varias veces. Sin embargo, podemos

destacar su curiosidad y entusiasmo por jugar con los carritos y a la competencia de los

mismos.

Habiendo expresado las técnicas que se realizaron en esta sesión con Luciana, es

necesario destacar que existieron algunas limitaciones dentro del trabajo que se hizo como

terapeuta. Desde el principio pude darme cuenta ciertos errores que tomar en cuenta cuando

se está haciendo terapia de juego. El primero fue al introducir a la niña al cuarto de juego y

establecer límites. A Luciana se le dijo “puedes jugar con lo que tú quieras” y también “con

los juguetes que tú quieras”. Al decirle esto se le podría sugerir que toda clase de juego, hasta

los dañinos contra la terapeuta, están permitidos. Hubiera sido mejor haberle dicho “Este es

un lugar al que tú puedes jugar a muchas cosas con estos juguetes, puedes pensar lo que
quieras, decir lo que quieras, pero no hacer todo lo que tú quieras”. Adicionalmente, un error

que fue muy notable fue el no haberle explicado Luciana que la cámara de video estaba

situada en un estante del cuarto de juegos.

Luciana es una niña curiosa. Ella realizó varias preguntas dentro de terapia, y por un

lado esto podría ser un limitante dentro del trabajo. En primer lugar me preguntó mucho

sobre la cámara, y fue mi error no haberle explicado al principio que la iba a poner ahí. Si le

hubiera explicado esto con anterioridad, podríamos haber pasado más tiempo concentradas en

el juego que en dar explicaciones. Adicionalmente, me preguntó sobre los juguetes que había

traído a sesión. Ella quería saber de quién eran y dónde suelo ponerlos en la casa. Una duda

que me generó esta pregunta en realidad fue si fue un error haberle dicho que son “mis

juguetes”. A pesar de esto, expresé que los había traído para que ella pudiera jugar con ellos

como ella quisiera, y así fomentar contribuir a que ella juegue.

Otro error que suelen cometer los terapeutas, y pude presenciar en este trabajo, fue el

nombrar al objeto que está utilizando el niño. En este caso, fue el nombrar al carro con el que

ella estaba jugando. Esto es algo que hay que tomar mucho en cuenta, puesto que al nombrar

el juguete con el que se está interactuando, puede cortar el proceso de fantasía y el hilo del

juego que mantiene el niño (Landreth, 2012), que es justamente lo que no queremos hacer.

Esto sería una forma de dirigir el juego, que va con los principios de la terapia centrada en el

niño. A Luciana le decía “Ah, tomaste ese carro, ahora lo pusiste a lado del otro, veamos qué

haces con ello.”, en este caso estaba realizando un tracking no verbal, pero al nombrar al

juguete esto pudo haber interrumpido en su proceso de juego.

Durante el juego hubo un momento en el que se realizó una pregunta a la niña, que

ella decidió ignorar. Así como se vio en clase, se pudo notar que las preguntas no deben

utilizarse cuando se está trabajando con niños pequeños Landreth (2012). Si tenemos

suficiente información para hacer una pregunta, entonces tenemos la información necesaria
para hacer una declaración. En el caso de esta menor, lo más probable es que ella no haya

entendido el mensaje al que se refería la pregunta, y por lo tanto decidió ignorarla.

Tomando en cuenta el desarrollo de Luciana y lo ocurrido dentro de la sesión de

juego, se tiene la impresión de que Luciana es una niña independiente, tranquila, y sin algún

problema emocional grave que pueda afectar en su desarrollo a futuro. A pesar de esto, al

estar en sesión ella topa unos temas que de ser tratados mediante psicoterapia, podrían

mejorar cómo ella se siente emocionalmente. Uno de los temas en los que ella se empeñó por

hablar mucho fue del miedo que le causa el lobo feroz y un mono que vienen por ella en las

noches. Si bien es cierto que las pesadillas “forman parte del proceso de maduración y suelen

desaparecer por sí solas” (Miró & Martínez, 2004), Lucia parece tener estas pesadillas

recurrentemente, y por la forma y la emocionalidad con la que contaba estos episodios, pueda

que le cause mucha ansiedad experimentar este tipo de sueños. Por esta razón es que en la

sesión se trató de reflejar sus sentimientos de seguridad cuando ella está junto a su madre,

para que de alguna manera logre ganar control de la situación.

Otro aspecto que puede estar afectando a Luciana emocionalmente puede ser la

ausencia de su padre. Como su madre explicó al preguntarle sobre el historial de desarrollo,

ella expresa que Luciana mantiene una relación más cercana con su padre que con ella. Esto

se pudo evidenciar de cierta manera en el juego, ya que Luciana me comentó que su padre ya

estaba en la casa y que por eso yo debía ir a saludarlo. Aunque se perdió la oportunidad de

reflejar el sentimiento de Luciana en este caso, hubiera sido favorable haberle dicho que ella

se siente emocionada por que su padre esté de vuelta en su casa. No obstante, el que ella se

sienta triste por no tener a su padre mientras va creciendo, pueda que cause cierto estrés u

conflictos internos que a futuro pueden afectar a su desarrollo. Por esto es que se

recomendaría a Luciana ir a terapia para trabajar en estos aspectos, y así propiciarle una

experiencia de crecimiento buena.


Referencias:

Baggerly, J., Ivey, A. E., Curtis, G., Harris, P. & Microtraining Associates. (2006). Play

therapy: Bouncing into the basics. Framingham, MA: Microtraining Associates.

Landreth, G. (2012) Play therapy: The art of the relationship. New York, NY: Taylor &

Francis.

Landreth, G. & Bratton, S. (1999). Play Therapy. Eric Digest. Recuperado de:

https://www.counseling.org/resources/library/ERIC%20Digests/99-01.pdf

Lesniak, J. (2003). The Effectiveness of Non-Directive Play Therapy. University of

Wisconsin-Stout: Winsconsin.

Miró, E. & Martínez, P. (2004). Tratamientos Psicológicos de las pesadillas: Una revisión.

International Journal of Psychology and Psychological Therapy, 4 (1), 11-36.

Recuperado de: http://www.ijpsy.com/volumen4/num1/73/tratamientos-psicolgicos-

de-las-pesadillas-ES.pdf

Ryan, V. & Edge, A. (2011). The role of Play Themes in Non-directive Play Therapy.

Clinical Child Psychology and Psychiatry, 1-16. doi: 10.1177/1359104511414265