Está en la página 1de 2

Análisis de la Legislación Ambiental en México

Aunque no existe una Legislación ambiental a nivel internacional, si existen legislaciones


en varios países, como lo es el caso de México, que es la “Ley General del Equilibrio
Ecológico y la Protección del Ambiente” que en primera instancia, se fundamenta en el
Articulo 27 de la Carta de Querétaro, que en términos generales establece que todo tipo
de recurso que se halle dentro del territorio mexicano pertenece a al nación, del cual se
entiende que no por adquirir el derecho de propiedad de una determinada superficie de
territorio, quiere decir que de igual modo se es dueño de los recursos que se encuentren
en él, pues es el gobierno quien se debe encargar de regular su uso y aprovecharlo de
manera que sea utilizado en beneficio de la población. Cabe destacar que esta legislación
nace en respuesta a la problemática ambiental que se vive en la actualidad, pues debe
existir una regulación en el cuidado, uso y preservación de los recursos naturales de una
determinada región así como de sus ecosistemas. Dicha regulación debe llevarse a cabo
en todos los niveles, debe aplicarse tanto a la sociedad en si como a otras entidades tales
como empresas, instituciones, tanto académicas como gubernamentales u otro tipo, etc.
así como en cada proyecto que se lleve a cabo dentro del país de cualquier magnitud,
pues a estas instancias del problema, las afectaciones que se lleven a cabo debido a una
actividad (ejemplo, el desarrollo de infraestructura) son perjudiciales y aunque
relativamente se vean menores que en otros casos, deben ser reguladas, por lo que
deben ser las mas mínimas posibles. Una de las facultades principales que se tiene al
ejercer esta ley es la de otorgar permisos, como ejemplo de un proyecto de construcción
de una presa con el fin del desarrollo de la infraestructura del país, se deben analizar los
impactos que repercutirán en el ambiente y en la vida de las personas alrededor; como
punto de partida, se debe analizar el terreno sobre el que se realizara la obra así como
sus alrededores, pues pueden verse seriamente afectados tanto la vegetación como los
animales pertenecientes a ese sitio, o quizá se de el caso de hallar una especie vegetal
o animal protegidas, por lo que se debe llegar a un acuerdo de ser otorgado el permiso
de construir, como realizar acciones de reubicación de las especies en cuestión. Otro
punto importante es en cuanto a los impactos que tendrá el hecho de retener el caudal
del agua en ese punto, si esto a la larga resultara conveniente para la población o no, y
en cuanto a la población en sí, pues los impactos serian positivos, pues se abastecerían
de agua potable o se controlaría el caudal del agua cuando sea necesario y que no
ocasione destrucción en los asentamientos humanos. Es decir, el objetivo final es llevar
un correcto análisis de cada situación, en la que se deba hacer un uso racional de los
recursos, como suelo, agua, aire, recursos fósiles, etc. para satisfacer las necesidades
actuales sin comprometer la capacidad de satisfacer las necesidades de las
generaciones futuras dentro de la misma región, por lo que de no ser llevado a cabo
cualquier actividad que ponga en riesgo dichos recursos debe ser acreedor de una
sanción propia de cada infracción. Otro punto para entender la importancia de la creación
de este tipo de legislaciones en búsqueda de colocarse en vías de un desarrollo
sustentable, es que a las legislaciones existentes propias de atender otros temas de
interés social, se incluyen los intereses y objetivos de las legislaciones ambientales, pues
ahora se entiende que el desarrollo de todo tipo en el país, debe ser acompañado por
una visión de la preservación del medio ambiente, retomando el ejemplo anterior, como
el caso del desarrollo de la infraestructura. Ejemplo de ello es del Articulo 25 de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, cuya modificación radica en el
impulso del desarrollo aunado a un cuidado del entorno. La importancia de introducir
estos temas en la constitución se debe a que al ser la máxima ley en el país, significa que
sus mandatos son aplicables a lo largo y ancho de todo el territorio nacional, además de
mencionar que la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección del Ambiente
(LGEEPA) y su reglamento, en cuanto a jerarquía, se encuentran por debajo solamente
de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, lo que indica que tanto las
Leyes Estatales y sus reglamentos, así como los reglamentos municipales se encuentran
por debajo de la misma, es decir, que cualquier autoridad es capaz de hacer valer esta
legislación, pues es la autoridad la encargada de hacer valer las leyes y deben apegarse
a lo indicado en ellas, de modo que al hacer valer la ley, se debe obligar a quien dañe el
medio ambiente a reparar el daño o asumir los costos del mismo y por el caso contrario,
incentivar a quien o quienes haga un uso adecuado, consciente y racional de los recursos
naturales.