Está en la página 1de 2

Cecilia Garavito: Analizar la evolución del mercado laboral peruano [bajos ingresos y creciente sobreoferta]

- Garavito hace un análisis histórico de los principales hechos e hipótesis que han surgido en la explicación
del porque nuestro mercado laboral tiene las características que ahora nos aqueja. Reconoce que el sistema
capitalista no ha generado la capacidad de agrupar a todas las personas dentro el mercado laboral formal
y que por lo tanto existe un porcentaje, que, a lo largo del tiempo, no ha tenido la chance de tener al menos
una considerable reducción. Así mismo, comparándo Lima y el resto del Perú, se ha detectado que Lima sigue
siendo el departamento que ha tenido, tiene y seguramente va a tener los niveles más altos de desempleo.

- La autora señala implícitamente que el tratamiento del desempleo en el primer mundo y en el tercer mundo
no son lo mismo. Gracias a la ausencia de políticas de desempleo que sostengan a toda la gran cantidad de
desempleados, el sector de autoempleo constituye un sistema generador de ingresos para los desempleados
en países tercermundistas. En el primer mundo, el análisis empírico nos señala que el desempleo se enfrenta
mediante el incremento de la inversión pública y privada; sumado a ello, un sistema de políticas que permiten
proteger al desempleado –otorgándole un seguro- de tener una vida miserable. En el tercer mundo, se asume
que las sociedades han nacido con una considerable masa poblacional (una mayor respecto a los demás
países) y por lo tanto sus mercados laborales necesariamente se desenvuelven con un exceso de oferta
laboral. Adicionalmente, la tasa de absorción laboral es el indicador que nos dice si el mercado de trabajo
tiene o no la suficiente capacidad de abastecer la oferta; entonces, el primer mundo posee un mejor sistema
de mecanismos de aceptación en el mercado laboral formal que los países del tercer mundo. Por lo tanto,
para resolver el problema del desempleo en un país con una baja tasa de absorción laboral como el Perú
implicaría detectar cuales serían los principales factores estructurales o cíclicos que determinan que
tengamos una tasa tan baja.

- Otra implicancia del mercado laboral con tales características – sobreoferta e informalidad- es que los
niveles de ingresos laborales en promedio tienden a reducirse cuando se opta por consumir. Es decir, hay
una reducción real del salario al destinar tal ingreso en la compra de bienes por ejemplo de la canasta
básica; ellos justamente gracias al tipo mercado de bienes que tenemos – un mercado que no abarca muchos
sectores y no tiene muchas variedades en productos-. Es decir, los productos solo son fabricado en los
mercados formales (el sector moderno) y desde ahí se distribuyen hacia todos los estratos sociales, los
auto empleados y desempleados consumen - demandan efectivamente estos productos sin chance de poder
comprar otros con menores precios (como lo que otorga en teoría el mercado de competencia perfecta),
entonces al tener una única alternativa el nivel de salario promedio percibido disminuye ya que consumen
productos que comparados con sus ingresos hacen que dicho ingreso no “alcance”.

- La tesis más importante que


Garavito (página 114) sostiene es la
que Figueroa manifiesta defiende;
y es que la explicación del porque
la tasa de absorción laboral del
mercado de trabajo formal ha sido
baja históricamente tiene que ver
fundamentalmente por el destino
que tuvo el excedente generado del
producto entre la dinámica de la
producción y distribución de
bienes y servicios a lo largo de la
república, la tesis señala que tal
excedente no se usó para generar
nuevos mecanismos de producción
modernas (con nuevas
tecnologías de producción) que
hubieran mejorado tanto la
capacidad de producción (la
productividad) – así se hubiera
incrementado la demanda de
puestos laborables-; como ese excedente no se destinó para ese fin y por el contrario se destinó para el
incremento del capital financiero o económico (bienes de capital, de lujos) propios de la clase capitalista o
a cuentas del extranjero. Por lo tanto, fue la ausencia de una regeneración directa del excedente hacia el
mercado laboral lo que impidió la modernización del mercado laboral peruano; es decir, si los capitalistas
hubieran destinado los excedentes para la fabricación de nuevos y diversos productos, nueva compra de
tecnologías, expansión del stock de trabajadores y por lo tanto capacitaciones, entonces otra hubiera sido
la historia y ya no estaríamos hablando de altos índices de
desempleo, autoempleo y subempleo.

- Como demuestran los datos, al parecer, la implementación de políticas foráneas al mercado laboral peruano
y el incremento de los factores que repotencian (en teoría) de la productividad de trabajo y del capital, no
han sido en el largo plazo los factores que hayan permitido disminuir considerablemente el desempleo ni dar
los suficientes incentivos para dejar el autoempleo. Porque ha habido una ausencia en el incremento del
número de puestos de trabajo nuevos en el mercado formal, y que por tanto las políticas ejercidas por la
década de del sesenta y setenta no influyó estructuralmente en la tasa de absorción laboral.