Está en la página 1de 9

Ventajas de los Clavos Las principales ventajas de los clavos con relación a otros sistemas de

anclajes o a muros de concreto armado son las siguientes (Abramson y otros, 2002; Lazarte y otros,
2003; Xanthakos y otros 1994):

• Bajo costo. Las varillas de acero son más económicas que los torones o cables. El concreto
lanzado entre clavos es delgado

• Requiere profundidades menores de refuerzo que los muros anclados.

• Permite la excavación por tramos y de arriba hacia abajo (Figura 5.7).

• La instalación de los clavos es relativamente rápida.

• Utilizan equipos livianos. Los clavos se construyen utilizando equipos convencionales de


perforación e inyección y pueden ser utilizados en sitios con difícil acceso y espacio limitado.

• Adaptación a diferentes condiciones de suelo. En suelos heterogéneos donde aparecen bloques


de roca, los clavos perforados tienen grandes ventajas constructivas sobre los pilotes o los anclajes
de gran diámetro.

• Flexibilidad. Las estructuras de clavos son más flexibles que las de concreto armado y resisten
mayores movimientos diferenciales.

• Redistribución de los esfuerzos. Si por alguna razón un clavo se sobre-estresa, la carga se


redistribuye a los clavos vecinos y no falla la estructura total.

• Comportamiento sísmico.

Desventajas de los Clavos

Las desventajas de los clavos son las siguientes (Lazarte y otros, 2003; Xanthakos y otros 1994):

• Se requiere mayor número de refuerzos que en una pantalla anclada.

• El sistema de clavos no es eficiente en suelos blandos y se requiere cierta rigidez de los


materiales del talud.

• Los taludes deben ser lo suficientemente resistentes para resistir las excavaciones sin fallar.
• Para que funcione el sistema, se requiere que ocurra deformación en el suelo para movilizar la
resistencia de los clavos.

• Para poder aplicar el concreto lanzado no debe aflorar agua freática sobre la fachada del muro.

• Es difícil construir sistemas de drenaje confiables.

• Se puede requerir alivio de presiones para poder construir la estructura.

TIPOS DE MATERIAL PARA LA APLICACIÓN DE CLAVOS

Los clavos se pueden construir en una gran variedad de suelos, pero generalmente se requiere que
la excavación vertical del muro pueda realizarse por tramos no soportados, que no exista nivel
freático y que no se requiera encamisado de las perforaciones por unas pocas horas mientras se
coloca el clavo. Este sistema es mucho más efectivo en suelos granulares cementados, en rocas
meteorizadas, suelos residuales y en arcillas limosas duras. El suelo debe tener suficiente
resistencia para resistir un talud vertical de aproximadamente dos metros de altura sin
deformación.

Los suelos preferidos para la colocación de clavos son los siguientes: Roca meteorizada y suelos
residuales. La roca meteorizada es un excelente material de soporte para los clavos y estos actúan
en forma muy efectiva para evitar los movimientos horizontales, las inclinaciones y los
deslizamientos superficiales. Es deseable que la meteorización sea relativamente uniforme aunque
no es un requerimiento obligatorio.

Suelos granulares cementados. Incluyen las arenas y gravas con valores de N en el ensayo SPT de
más de 30 golpes/pie y más del 10% de finos. Se requiere que la cohesión sea mayor de 5 Kpa
(Lazarte y otros, 2003). Suelos cohesivos duros. Los suelos cohesivos duros, las arcillas, arcillas
limosas, limos arcillosos, arcillas arenosas y otras combinaciones permiten la colocación de clavos.
Como criterio se requiere que el valor de N en el ensayo SPT sea de más de 9 golpes/pie. En lo
posible el índice plástico debe ser menor de 15 y la cohesión superior a 10 Kpa.

No es recomendable la construcción de clavos en las siguientes situaciones:

• Suelos granulares secos, sin finos y poca cohesión.

• Arcillas blandas

• Suelos con grandes bloques de roca

• Suelos con niveles freáticos

• Suelos orgánicos

• Suelos corrosivos
Métodos aproximados

Se han propuesto métodos empíricos para determinar los parámetros para diseño de clavos.

• Tabla de Bruce y Jewel Bruce y Jewell (1987) propusieron una tabla para diseño preliminar de
estructuras claveteadas (Tabla 5.2).
Factores de Seguridad

El factor de seguridad a utilizar en el diseño es diferente para cada caso y debe ser compatible con
la utilización del muro o pantalla, los riesgos involucrados, y si la estructura es permanente o
provisional.

El factor de seguridad para rotura de la varilla de refuerzo está dado por la expresión:

Para calcular el factor de seguridad a extracción se utiliza la expresión:

Los factores de seguridad mínimos sugeridos se presentan en la tabla 5.4.

MICROPILOTES

Los micropilotes reticulados fueron desarrollados en Italia y se utilizan para crear bloques rígidos
monolíticos, reforzados a profundidades por debajo de la superficie de falla crítica. Los
micropilotes son muy similares a los sistemas de clavos.
La diferencia principal entre los micro-pilotes reticulados y el “Nailing”, es que el comportamiento
de los micropilotes está influenciado en forma significativa por su arreglo geométrico. A los
micropilotes se les denomina con frecuencia pilotes reticulados o pilotes de “raíz”, para
presentarlos como una analogía del efecto de las raíces de un árbol dentro del suelo. E

nsayos de campo y modelos de laboratorio (Lizzi 1985) han demostrado que el trabajo en grupo de
los micropilotes reticulados genera capacidades mayores de soporte que grupos de pilotes
verticales espaciados. Los micropilotes son perforaciones de pequeño diámetro dentro de las
cuales se coloca un refuerzo de acero y se inyecta lechada a presión para formar un pilote.

Las cargas son transportadas por la fricción entre el suelo y la lechada, y los refuerzos pueden
transmitir fuerzas de tensión y de compresión. Los micropilotes varían comúnmente desde 4 a 10
pulgadas de diámetro y longitudes entre 20 y 30 metros, y son capaces de transmitir cargas hasta
de 100 toneladas a tensión o compresión.

Debido a la gran longitud de los elementos comparada con los diámetros; la carga y los esfuerzos
son soportados no solamente por el elemento en sí, sino también por el suelo a su alrededor. Los
micropilotes pueden construirse en prácticamente todo tipo de suelos. Los micropilotes en una
estabilización típica de deslizamientos se instalan a varios ángulos con la vertical como se indica en
las figuras 5.26 y 5.27. Los pilotes no reciben carga directa, pero forman una infraestructura interna
dándole coherencia a la masa de suelo.

Tipos de Estructura de Micropilotes Existe una gran cantidad de tipos de estructura de micropilotes
(Figuras 5.28 a 5.30). Desde el punto de vista de análisis, los micropilotes pueden ser diseñados
como dos tipos de estructura:

En este caso los pilotes se diseñan para soportar cargas de tensión y compresión. Para el caso de
deslizamientos este tipo de pilotes son demasiado esbeltos para generar una resistencia
significativa sobre la superficie de falla. En este orden, son comparables a los clavos y generan
principalmente resistencia al arrancamiento. Los ángulos semiverticales o de fuerte inclinación a
los cuales se colocan los micropilotes, generalmente no son muy eficientes. Los micropilotes que
actúan en forma independiente sólo son útiles para deslizamientos relativamente pequeños a
medianos o cuando se requiere solamente un mejoramiento marginal en la estabilidad.

Compuesto suelo-pilotes. La masa que


integra los pilotes funciona como
estructura de gravedad. Este caso de
estructura de micropilotes reticulada
(Figura 5.31), es muy útil para
estabilización de deslizamientos. No
existe un procedimiento
universalmente aceptado para el
diseño de este tipo de micropilotes. Si
se asume la masa de suelo como una
estructura de gravedad garantizando la
estabilidad interna con los refuerzos,
puede analizarse como una masa a
deslizamiento, a volteo y a estabilidad
general del talud. El número de pilotes
que se requiere para amacizar el suelo
se determina con criterio heurístico. La
masa con micropilotes debe
extenderse por debajo del pie del talud
para generar fuerzas pasivas. En todos
los casos los micropilotes deben
extenderse por detrás de las
superficies de falla o bloques activos de
acuerdo a los análisis de estabilidad.

Ventajas de los Micropilotes

Algunas de las ventajas de los micropilotes son las siguientes (Abramson y otros 2002):

• No requieren grandes excavaciones de suelos.

• Pueden utilizarse en suelos duros, en suelos blandos y en materiales con bloques de roca.

• No impiden el movimiento de las corrientes de agua.

• Pueden diseñarse para contrarrestar cualquier sistema de fuerzas internas.


• Son relativamente fáciles de construir.

• Tienen una gran cantidad de aplicaciones: estabilización, retención, mejora del suelo,
cimentación y submuración.

Desventajas de los Micropilotes

Como desventajas de los micropilotes se pueden indicar las siguientes:

• La resistencia al cortante de un micropilote es muy pequeña por su gran esbeltez y área


relativamente pequeña.

• La capacidad de resistencia horizontal a tensión de un micropilote inclinado a vertical es


relativamente pequeña.

• Para estabilizar deslizamientos de tamaño mediano o grande se requiere colocar una gran
cantidad de micropilotes.

• No existen metodologías de diseño universalmente aceptadas.

• Son relativamente costosos.

Construcción de los Micropilotes

La construcción incluye la perforación, la instalación del refuerzo, la inyección y la construcción de


una estructura superficial de soporte (Figura 5.32). Para la perforación se pueden utilizar todo tipo
de equipos. No es recomendable el uso de bentonita, debido a que se puede formar una torta en
la pared que afecta el comportamiento del micropilote. El medio de excavación generalmente
incluye agua.
PROCEDIMIENTO PARA EL DISEÑO DE MICROPILOTES (MODIFICADO DE SABATINI Y OTROS 2005).

También podría gustarte