Está en la página 1de 10

®

TECNOLÓGICO NACIONAL DE MÉXICO


INSTITUTO TECNOLÓGICO DE HUIMANGUILLO
TIPO DE TRABAJO, ENSAYO
“NOMBRE DEL TRABAJO Y NOMBRE DE COMPETENCIA”

ANTECEDENTES DE LA SEGURIDAD

IDENTIFICA, ANALIZA Y PROPONE SOLUCIONES


INTEGRALES Y ESTRATEGICAS PARA RESOLVER
PROBLEMAS DE SEGURIDAD INDUSTRIAL

REALIZADO EN:

INSTITUTO TECNOLÓGICO DE HUIMANGUILLO


CARRERA:

INGENIERÍA PETROLERA
PRESENTA:

IRVIN ALEJANDRO ACOSTA DE LA CRUZ


DOCENTE

ING. JOSÉ NOTARIO TORRES

HUIMANGUILLO, TABASCO, FEBRERO DE 2019


Introducción

La seguridad de los trabajadores a veces tienden a sufrir lesiones o accidentes que se pueden
prevenir con anticipación si nosotros mismos ejercemos un buen desempeño, por eso mismo
hemos realizado un trabajo donde contenga información detallada de la seguridad, la higiene y el
medio ambiente que tiende a realizarse en un área de trabajo para poder saber las principales
cualidades de cada persona durante su desempeño laboral.

Según Héctor,2010 la seguridad industrial tiene su origen desde que surge la necesidad de
prevenir los accidentes de trabajo ya que todo empleado tiene un riesgo latente de sufrir algún daño
o lesión durante y a causa del ejercicio de su trabajo. Pero este riesgo aumenta si dentro de la
empresa no se tiene un programa capaz de asegurar la integridad física y psicológica del trabajador,
ya que las consecuencias de cualquier tipo de accidente van más allá de la lesión.
1. Antecedentes de la seguridad

La seguridad tiene su origen desde que surge la necesidad de prevenir los accidentes de trabajo
ya que todo empleado tiene un riesgo latente de sufrir algún daño o lesión durante y a causa del
ejercicio de su trabajo. Pero este riesgo aumenta si dentro de la empresa no se tiene un programa
capaz de asegurar la integridad física y psicológica del trabajador, ya que las consecuencias de
cualquier tipo de accidente van más allá de la lesión (Molina, 2010).

Se tienen antecedentes de leyes desde al año de 1512. Con la llegada de los primeros
conquistadores a América, la Corona española manda que se observen las llamadas “Leyes de
Burgos”. Los frailes se dieron cuenta del maltrato al que estaban sujetos los indígenas y lo hicieron
del conocimiento popular, de esta forma el rey Carlos V promulgó en 1542 las llamadas Leyes
Nuevas, que ponían a los indígenas bajo la protección de la Corona para así ejercer un buen seguro
de vida a los trabajadores.

Esto ocasionó un cambio en la actitud del trabajador. Era fácil ver que cuando un trabajador
moría o resultaba lesionado por una situación peligrosa, que se pudo evitar, eliminar o prevenir, al
patrón le debería tocar una parte de la responsabilidad, debido a las observaciones hechas, los
trabajadores comenzaron a organizarse, y utilizaron todos los medios a su alcance para obtener el
apoyo a sus demandas para que se tomaran medidas preventivas (Asfhal, 2000).

1.1 Desarrollo histórico de la seguridad industrial

Desde los albores de la historia el hombre, se ha distinguido por su industria. Las viviendas de
los hombres cavernarios, las pirámides, la antigua tapicería china y las antigüedades similares,
atestiguan la historia del hombre desde hace varios milenios. Por el hecho de que su deseo de
conservación y su temor a lesionarse no eran entonces menos intensos de lo que lo son en la
actualidad. La prevención de accidentes se practicaba indudablemente en cierto grado, aún en las
civilizaciones más remotas. Tales esfuerzos, es muy probable que fueran casi por completo de
carácter personal y defensiva. La seguridad industrial, hasta tiempos más o menos recientes fue
principalmente un asunto de esfuerzo individual más que una forma de procedimiento organizado.
La verdadera necesidad de seguridad organizada, no provino sino hasta el advenimiento de lo que
se llama “la edad de la máquina” y el movimiento de seguridad, como existe hoy, es estrictamente
una innovación moderna que es llevada a cabo por la forma o la capacidad que tiene el humano de
trabajar (Bavaresco, s.f.).
1.2 Definición e importancia de la seguridad, la higiene y el medio ambiente en la industria
petrolera

Durante mucho tiempo la competitividad de las empresas se desarrolló principalmente entorno


a varios elementos ligados a la producción, con algunas contadas excepciones. Pero en esta
oportunidad abordaremos la que consideramos sea la principal característica para que una empresa,
en la actual coyuntura económica mundial, se mantenga competitiva: la seguridad industria.

Algunos sectores empresariales aún consideran este tema de poca relevancia, sin embargo no
debería de ser así, ya que si entramos a considerar y cuantificar los costos que implican los daños
a los equipos por mal manejo o por falta de mantenimiento y que son gastos que tiene que asumir
la empresa en el menor tiempo posible, entonces empezamos a perfilar más claramente el peso de
manejar buenas prácticas de seguridad industrial para los trabajadores de cualquier empresa (Parra,
2003).

La seguridad industrial está directamente relacionada con la continuidad del negocio: en el


mejor de los casos, el daño de una máquina, un accidente de trabajo o cualquier otro evento no
deseado consume tiempo de operación y producción y atraso en los procesos cotidianos.

El trabajo es esencial para la vida, el desarrollo y la satisfacción personal. Por desgracia,


actividades indispensables, como la producción de alimentos, la extracción de materias primas, la
fabricación de bienes, la producción de energía y la prestación de servicios implican procesos,
operaciones y materiales que, en mayor o menor medida, crean riesgos para la salud de los
trabajadores, las comunidades vecinas y el medio ambiente en general (oriente, 2003).

Una de las principales razones para determinar si existe una exposición excesiva a un agente
peligroso en el medio ambiente de trabajo es decidir si se necesita alguna intervención. Esto
consiste con frecuencia, aunque no siempre, en comprobar si se respeta una norma adoptada, que
suele expresarse en términos de un límite de exposición profesional. La determinación de la
exposición “en el peor de los casos” puede ser suficiente para lograr este objetivo. De hecho, si se
espera que la exposición sea muy grande o muy pequeña en comparación con los valores límite,
la exactitud y precisión de las evaluaciones cuantitativas pueden ser menores que cuando se espera
una exposición cercana a los valores límites. De hecho, cuando los peligros son evidentes, puede
ser más conveniente empezar por invertir en controles y realizar evaluaciones ambientales más
precisas una vez introducidos dichos controles para poder asegurar las instalaciones y no perder
toda la producción ya sea en una empresa o en cualquier otro lugar de trabajo (Salk, 2013).

Principalmente se identifica como principal origen de los accidentes al elemento humano quien
por negligencia, falta de competencia o ignorancia, exceso de trabajo, autoconfianza, falta de
interés, desatención, prisa, movimientos innecesarios, mala visión, mala audición, problemas
socio-económicos y otros más, comete errores que ponen en peligro su integridad física y en
ocasiones igualmente la de sus compañeros de trabajo (Ramirez, 1996).

1.3 Análisis y evaluación de riesgos industriales

1.3.1 análisis de riesgos industriales

Tradicionalmente, el primer contacto de las empresas con el mundo de la seguridad y la salud


laboral se ha debido a problemas (deficiencias y factores de riesgo) relacionados con la seguridad.
Por este motivo, los riesgos de seguridad son a menudo los más conocidos, no sólo por los
profesionales competentes sino también por las empresas. Sin embargo, el cambio continuo que
se produce en las condiciones de trabajo a raíz de la utilización de nuevos productos, equipos y
tecnologías, junto con la actualización de la normativa vigente, hace que los riesgos clásicos de
seguridad también vayan cambiando y se vayan modificando y, por lo tanto, es necesario disponer
de elementos de referencia que ayuden en esta tarea de identificación y evaluación.

Para ayudar a la identificación de los factores de riesgos, locales de trabajo (paredes, suelo,
techos, vías de comunicación). Equipos de trabajo (máquinas, herramientas, aparatos). Energías e
instalaciones (electricidad, gas, aire comprimido, etc.). Productos y sustancias (materias primas,
productos químicos, etc.). Para cada una de estas unidades se han desarrollado unos indicadores
que quieren orientar a los técnicos evaluadores en la identificación de los factores de riesgo de
seguridad más relevantes, pero que no pretenden, en absoluto, ser exhaustivos (Diaz, 2007).

1.1.2 evaluación de riesgos industriales

Muchos de los riesgos de accidentes laborales son debidos a deficiencias en los lugares de
trabajo, las instalaciones, fallos en los equipos de trabajo, en los procedimientos de trabajo, etc.
Muchos son valorados por incumplir la legislación existente aunque habrá riesgos en los que sea
necesaria una valoración cuantitativa.
En sentido general y admitiendo un cierto riesgo tolerable, mediante la evaluación de riesgos
se ha de dar respuesta al proceso de evaluación de riesgos el cual se compone de dos etapas:

 Identifica el peligro

Se estima el riesgo, valorando conjuntamente la probabilidad y las consecuencias de que se


materialice el peligro. El Análisis del riesgo proporcionará de qué orden de magnitud es el riesgo.

 Valoración del riesgo

Con el valor del riesgo obtenido, y comparándolo con el valor del riesgo tolerable, se emite un
juicio sobre la tolerabilidad del riesgo en cuestión. Si de la Evaluación del riesgo se deduce que el
riesgo es no tolerable, hay que Controlar el riesgo.

De acuerdo con el procedimiento la evaluación de riesgos solo podrá ser realizada por personal
profesionalmente competente. Debe hacerse con una buena planificación y nunca debe entenderse
como una imposición burocrática, ya que no es un fin en sí misma, sino un medio para decidir si
es preciso adoptar medidas preventivas. La cual se lleva a cabo de dos maneras:

 Eliminar o reducir el riesgo, mediante medidas de prevención en el origen, organizativas,


de protección colectiva, de protección individual o de formación e información a los
trabajadores.
 Controlar periódicamente las condiciones, la organización y los métodos de trabajo y el
estado de salud de los trabajadores (Vicente, 2005)

1.4 Legislación sobre seguridad e higiene en la industrial

1.4.1 Convenios

 Convenios de la OIT Convenio 42 de la OIT, relativo a la indemnización por enfermedades


profesionales. Adoptado el 21 de junio de 1934.
 Convenio 115 de la OIT, relativo a la protección de los trabajadores contra las radiaciones
ionizantes. Adoptado el 22 de junio de 1960.
 Convenio 119 de la OIT, relativo a la protección de la maquinaria. Adoptado el 25 de junio
de 1963.
 Convenio 120 de la OIT, relativo a la higiene en el comercio y en las oficinas. Adoptado
el 8 de julio de 1964.
 Convenio 62 de la OIT, relativo a las prescripciones de seguridad en la industria de la
edificación. Adoptado el 23 de junio de 1967.

1.4.2 Normativa comunitaria

 Directiva 83/477/CEE, de 19 de septiembre de 1983, sobre la protección de los trabajadores


contra los riesgos relacionados con la exposición al amianto durante el trabajo, modificada
por las Directivas 91/382/CEE y 2003/18/CE.
 Directiva 89/391/CEE, de 12 de junio de 1989, sobre la aplicación de medidas para
promover la mejora de la seguridad y la salud de los trabajadores en el trabajo (Directiva
Marco).
 Directiva 89/654/CEE, de 30 de noviembre de 1989, sobre las disposiciones mínimas de
seguridad y salud en los puestos de trabajo (1.ª específica).
 Directiva 89/655/CEE, de 30 de noviembre de 1989, sobre las disposiciones mínimas de
seguridad y salud para la utilización por los trabajadores en el trabajo de los equipos de
trabajo (2.ª específica), modificada por las Directivas 95/63/CEE y 2001/45/CEE.
 Directiva 89/656/CEE, de 30 de marzo de 1989, sobre las disposiciones mínimas de
seguridad y salud para la utilización por los trabajadores en el trabajo de equipos de
protección individual (3.ª específica).

1.4.3 Normativa estatal y catalana

 1957

Decreto de 26 de julio de 1957, por el que se fijan los trabajos prohibidos para las mujeres y los
menores (sólo en vigor para menores) (BOE de 26 de agosto de 1957).

 1970

Ordenanza laboral de la construcción de 28 de agosto de 1970 (BOE del 5 al 9 de septiembre


de 1970). Sólo en vigor el capítulo XVI, excepto las secciones 1.ª y 2.ª por la resolución de 26 de
julio de 2002 de la Dirección General de Trabajo por la que se dispone la inscripción en el Registro
y la publicación del convenio colectivo general del sector de la construcción 2002-2006.

 1971
Orden de 9 de marzo de 1971, por la que se aprueba la Ordenanza General de Seguridad e
Higiene en el Trabajo (BOE de 16 de marzo de 1971). Derogada parcialmente. Quedan vigentes
del Título II los artículos 24 y 71-82 para los puestos de trabajo excluidos del Real Decreto
2177/1996, 4 de octubre (NBECPI 96) y anteriores al Real Decreto 2267/2004, de 3 de diciembre,
excepto que tengan regulación específica. Y también quedan vigentes los capítulos I, II, III, IV, V
y VII del Título II para las actividades siguientes: a) Medios de transporte utilizados fuera de la
empresa o el centro de trabajo, así como puestos de trabajo situados dentro de los medios de
transporte; b) campos de cultivo, bosques y otros terrenos que formen parte de una empresa o un
centro de trabajo agrícola o forestal, pero que estén situados fuera de la zona edificada.

 1978

Real Decreto 1995/1978, de 12 de mayo, por el que se aprueba el cuadro de enfermedades


profesionales en el sistema de la Seguridad Social (BOE 203, de 25 de agosto de 1978).

Constitución Española de 27 de diciembre de 1978 (BOE 311, de 29 de diciembre de 1978).

 1979

Real Decreto 1244/1979, de 4 de abril de 1979, por el que se aprueba el Reglamento de aparatos
a presión (BOE 128, de 29 de mayo de 1979) (Botta, 2007).

1.5 comisiones mixtas de seguridad e higiene

Las empresas deberán empezar a aplicar sus políticas de seguridad en el momento del
reclutamiento de un muevo empleado. El entrevistador deberá reconocer si el empleado potencial
es una persona que realice un trabaja cautelosamente.

Las estrategias de prevención pasan por la formación adecuada de los mandos para que
adquieran las habilidades suficientes para realizar sus tareas de forma eficaz y saludable,
especialmente en lo concerniente a gestión de equipos humanos. Por otra parte, es necesaria la
existencia de directrices explícitas claras sobre la política de la empresa en relación a la gestión de
recursos humanos y, especialmente, sobre aquellas conductas y actitudes que serán consideradas
intolerables (falta de respeto, agresiones verbales o físicas, discriminación, trato injusto...) y
pronunciamiento sobre el lugar que ocupa el bienestar de los trabajadores y trabajadoras y su
desarrollo profesional (Ortega, Rodríguez, & Hernández, 2017).
Conclusión

Este trabajo se realizó diversas fuentes donde encontramos muchas información importante
para la seguridad ya sea de cualquier área de trabajo las cuales nos sirvieron para poder saber más
de la forma de trabajar de cualquier persona ya sea un ingeniero hasta un licenciado principalmente
porque se basan en la seguridad que cada trabajador tiene que tener en cualquier momento.
Bibliografía

Asfhal, C. R. (2000). Seguridad Industrial y Salud. Mexico: Pearson.

Bavaresco, G. (s.f.). historia de la seguridad industrial y prevencion de accidentes. Mexico:


GABP.

Botta, N. A. (2007). LEGISLACIÓN SOBRE GESTIÓN DE SEGURIDAD Y SALUD


OCUPACIONAL. Mexico: Proteger.

Diaz, R. (2007). Guía Práctica para la Prevención de Riesgos Laborales 5ta. Edición . España:
Lexnova.

Molina, R. H. (2010). Seguridad e Higiene. Mexico: Escuela Superior Tepeji del Río.

oriente, U. d. (2003). Higiene y seguridad industrial. Mexico: Nucleo de nueva esparta.

Ortega, A. J., Rodríguez, L. J., & Hernández, P. H. (2017). Importancia de la seguridad de los
trabajadores. Mexico: Academia & Derecho.

Parra, M. (2003). Conceptos basicos en la salud laboral. Mexico: Textos de capacitacion.

Ramirez, C. (1996). Seguridad industrial: un enfoque integral. Mexico: Limusa.

Salk, E. J. (2013). La importancia de la Seguridad. Mexico: RT.

Vicente, Á. (2005). Prevención de Riesgos laborales. España: Graficas Dehon.