Está en la página 1de 9

¿De qué hablamos cuando nos referimos

a ciudadanía?
Introducción

La ciudadanía es una condición que tenemos los sujetos que formamos parte de una
comunidad social y política, que se ha consolidado como una de las dimensiones
básicas de los sistemas democráticos contemporáneos. La ciudadanía es una “acción” de
doble naturaleza: una individual y una colectiva. La naturaleza individual se relaciona
con los derechos a los que tenemos acceso, los que se definen a partir del estatus
jurídico que nos vincula con el Estado. La naturaleza colectiva, por su parte, se vincula
con los deberes propios de la vida comunitaria, los que surgen del compromiso moral
con dicha comunidad, y exigen una participación activa, responsable y éticamente
comprometida, a nivel civil, político, social y cultural.

La complejidad de la ciudadanía se ha visto potenciada durante los últimos años, por los
desafíos de la globalización, el multiculturalismo, el resurgimiento de las identidades
locales, el debilitamiento de los estados nacionales y el carácter global de las
problemáticas que afectan a la comunidad humana.

A partir de este escenario, comprender los desafíos de la ciudadanía del siglo XXI,
exige profundizar en las dimensiones vinculadas a la participación ciudadana, cada una
de las cuales se presentan a continuación, entregando una red de conceptos e ideas
asociadas que te permitirán ir construyendo significados.

Participación ciudadana
Introducción

La democracia es una forma de gobierno que se funda en los principios de la


participación ciudadana en el ejercicio del poder, ya sea de manera directa o a través de
representantes elegidos por votación popular; del gobierno de la mayoría con respeto a
los derechos de las minorías; y de la promoción y defensa de los derechos
fundamentales de las personas.

Desde esta perspectiva, la base de una cultura democrática está en que los miembros de
la comunidad tengan la oportunidad de organizarse y participar plenamente en la vida
política, económica, social y cultural de dicha comunidad, sin ningún tipo de distinción
ni discriminación.

¿En qué consiste la participación ciudadana?

La participación ciudadana es la disposición que tienen las personas para organizarse en


las comunidades a las que pertenecen, para construir al beneficio de la colectividad
definiendo metas compartidas, proponiendo iniciativas e incidiendo en la toma de
decisiones políticas. La participación es un derecho, pero también es una
responsabilidad que nace del compromiso comunitario.

¿Cómo pueden participar la ciudadanía en una cultura democrática?

En las actuales sociedades democráticas, la ciudadanía puede participar en tres


dimensiones. En primer lugar, a nivel político a través del sufragio, ocupando cargos
públicos, participando en organizaciones y partidos políticos, y manifestando opiniones
en medios de comunicación y redes sociales, por ejemplo. Todo esto, con la finalidad de
influir en las decisiones que son de interés público.

En segundo lugar, a nivel civil o ciudadano, en campañas de información y difusión a


través de la prensa y las redes sociales; en reuniones con las autoridades
gubernamentales; y en actividades de servicio, solidarias, deportivas, culturales, etc.
Todo con el objetivo de que las autoridades conozcan y tengan en consideración las
opiniones e intereses de los ciudadanos comunes y corrientes.

Por último, la ciudadanía puede participar en organizaciones sociales o comunitarias,


cuyo objetivo es defender o promover los intereses comunitarios, sin influir en las
decisiones políticas.

Conceptos relacionados

Espacios de participación política

 Sufragio
 Los derechos Humanos en la Constitución Política
 Elecciones
 Debates
 Protestas

Espacios de participación civil y ciudadano


 Información y opinión sobre asuntos públicos
 Participación en la escuela
 Proyectos de Aprendizaje Servicio
 Campañas de difusión e información
 Manifestaciones callejeras

Espacios de Participación Comunitaria

 Organizaciones locales
 Juntas de Vecinos
 Agrupaciones juveniles
 Agrupaciones deportivas
 Agrupaciones religiosas
 Agrupaciones culturales
 Agrupaciones artísticas/li>

Organizaciones de la sociedad democrática

 Partidos políticos
 Movimientos sindicales
 Organizaciones gremiales
 Organizaciones estudiantiles
 Organizaciones de la sociedad civil
 ONGs

Cultura democrática y convivencia


Introducción

La Democracia no es solo un sistema de gobierno, es más bien una forma de vida que se
construye día a día entre todos los miembros de una comunidad, para poder organizarse
y convivir de manera armónica y pacífica, fundamentándose en el respeto a la dignidad
humana, en la promoción de los derechos de cada uno de sus miembros, en la búsqueda
permanente del bien común, la equidad y la justicia social y en la tolerancia de las
distintas opiniones, creencias e intereses.

¿Cuáles son los valores fundamentales para la vida en democracia?

Los valores fundamentales para la vida en democracia, son aquellos principios de


carácter universal que promueven el desarrollo de todas las personas que componen la
comunidad, sin hacer ningún tipo de distinción ni discriminación.
Entre estos valores se pueden destacar, en primer lugar, todos aquellos que están
relacionados con el respeto por la dignidad humana como lo son la igualdad y la
libertad, que consagran la igualdad de condición de las personas, independiente de su
nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua,
o cualquier otra condición; asegurándoles el ejercicio pleno de todas sus libertades.

En segundo lugar, están los valores relacionados con la convivencia democrática y la


resolución pacífica de los conflictos, como son la cohesión social, el pluralismo y la
tolerancia. La cohesión social es uno de los elementos fundamentales de la convivencia
democrática, ya que el sentido de pertenencia sobre el que se sustenta, se manifiesta
como uno de los requisitos fundamentales para poder enfrentar las tensiones y
conflictos propios de las sociedades actuales, de manera pacífica y orientada hacia la
búsqueda del bien común. Como complemento a lo anterior, la tolerancia también es
clave para poder enfrenar la diversidad de las sociedades actuales, especialmente porque
la democracia se construye sobre el principio de pluralismo, es decir, de la coexistencia
simultanea de una serie de instituciones, organismos y comunidades independientes,
cuyos intereses son diferentes y no necesariamente coinciden con los del gobierno de
turno.

Finalmente, se pueden destacar los valores que promueven la construcción de


sociedades más equitativas, como los son la solidaridad, la equidad y la justicia social,
que buscan ampliar los procesos de democratización a la mayor cantidad posible de
miembros de la comunidad, asegurando un acceso igualitario a las oportunidades de
desarrollo personal que se ofrecen a nivel comunitario.

Conceptos relacionados

Elementos de la cultura democrática

 Competencias para la convivencia democrática


 Participación electoral
 Formas de representación ciudadana
 Espacios de deliberación/li>
 Toma de decisiones de la mayoría
 Respeto a las minorías
 Resolución pacífica de conflictos
 Rendición de cuentas de las autoridades

Convivencia democrática

 Manifestaciones de la cultura democrática


 Competencias para la convivencia
 Resolución pacífica y negociada de conflictos
 Desarrollo de comunidades inclusivas

Valores Democráticos
 Equidad
 Cohesión social
 Solidaridad
 Justicia social
 Libertad
 Igualdad
 Tolerancia
 Pluralismo
 Inclusión

Derechos Humanos
Introducción

La ciudadanía es una condición asociada a un conjunto de derechos y responsabilidades


que las personas tienen por el hecho de formar parte de una determinada comunidad
política. En las actuales sociedades democráticas, los derechos que tienen las personas
por ser ciudadanos de un Estado, están definidos por los Derechos Humanos.

¿Qué son los Derechos Humanos?

Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin
distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico,
color, religión, lengua, o cualquier otra condición.

Son una construcción histórica, resultado de la lucha de miles de hombres y mujeres por
la participación ciudadana, que se inicia con la Declaración de los Derechos del Hombre
y del Ciudadano de 1789, y que tiene como hito clave en su consolidación, la
Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Son además, irreversibles ya
que no se puede eliminar de la esfera del derecho aquellas conquistas, cuya protección
debe ser garantizada y respetada, son progresivos, pues pueden ampliar la protección
hacia ámbitos que en sus orígenes no estaban contemplados y no son jerarquizables, es
decir, todos tienen el mismo nivel de validez.

Los derechos humanos se pueden clasificar en tres dimensiones:

 Dimensión civil: referida a la consagración de la vida y la dignidad de las


personas, a la igualdad ante la ley y a los derechos asociados a la libertad en sus
distintas formas (pensamiento, expresión, religión, asociación, circulación,
propiedad, etc.).
 Dimensión política: referida a los derechos políticos que permiten la
participación política a través del sufragio, las elecciones, la dirigencia y
militancia en organizaciones partidarias.
 Dimensión social: referida a los derechos que impactan en la calidad de vida de
las personas, como educación, salud, trabajo, vivienda y seguridad social.

¿Cómo se promueven, protegen y defienden los Derechos Humanos?

La primera forma de promover, proteger y defender los Derechos Humanos, consiste en


que cada persona asuma el deber de respetar los derechos de los demás, sin ningún tipo
de distinción ni de discriminación. Sin embargo, dada su importancia y trascendencia,
existen además una serie de mecanismos y organismos nacionales e internacionales,
dedicados a la promoción y defensa de los Derechos Humanos.

En Chile, existen dos mecanismos constitucionales cuya finalidad es asegurar la defensa


de los Derechos Humanos. En la Constitución se ha establecido el Recurso de Amparo
(Habeas Corpus), que se presenta ante los tribunales de justicia cuando se considera que
una persona ha sido privada injustamente de su libertad; y el Recurso de Protección, que
se presenta cuando alguno de los derechos fundamentales de las personas está siendo
vulnerado. Además, el año 2009 se creó en nuestro país, el Instituto Nacional de
Derechos Humanos (INDH), corporación pública, pero autónoma, destinada a promover
y proteger los Derechos Humanos de todas las personas que habitan en Chile. Junto al
INDH, existen además una serie de organismos no estatales vinculados a la defensa de
los Derechos Humanos.

A nivel internacional, entre las instituciones vinculadas a la promoción y defensa de los


Derechos Humanos se pueden destacar la Organización de Naciones Unidas (ONU), la
Cruz Roja Internacional, Amnistía Internacional, Comisión Interamericana de Derechos
Humanos (CIDH), Human Right Watch, entre otros.

Conceptos relacionados

Derechos del ciudadano

 Declaración Universal de los Derechos Humanos


 Los derechos Humanos en la Constitución Política
 Tratados internacionales sobre Derechos Humanos contraídos por Chile
 Derechos del niño
 Derechos laborales
 Derechos del consumidor

Protección a los Derechos Humanos

 Mecanismos jurídicos para la defensa de los Derechos Humanos


 Organismos nacionales vinculados a la defensa de los Derechos Humanos
 Organismos internacionales vinculados a la defensa de los Derechos Humanos

Violaciones a los Derechos Humanos


 Perspectiva histórica de las violaciones a los derechos humanos
 Construcción de memoria para la reparación de violaciones a los Derechos
Humanos

Desafíos actuales al respeto por los Derechos Humanos

 Inclusión de inmigrantes
 Equidad de género
 Igualdad de oportunidades educativas

Identidad, interculturalidad y ciudadanía


global
Introducción

La ciudadanía en el siglo XXI se ha visto enfrentada a una serie de desafíos producto de


las transformaciones sociales, económicas y culturales impulsadas por la globalización.
El impulso a las migraciones internacionales y las transferencias culturales, como
consecuencia del desarrollo del mercado internacional y de los medios de
comunicación, en especial de las redes sociales, ha estimulado la diversificación cultural
de las sociedades, generando importantes tensiones. En primer lugar, porque se han
incrementado las demandas de las minorías étnicas por una igualdad efectiva de
derechos y por obtener espacios de participación ciudadana desde sus propias formas
culturales. Y en segundo lugar, porque las aspiraciones homogeneizadoras de los países
desarrollados en torno a su modelo cultural (democrático, capitalista y consumista), ha
despertado la resistencia de culturas locales que luchan por mantener sus
particularidades. En este sentido, la relación tradicional entre ciudadano y Estado,
fundamentada en la figura de la identidad nacional, pierde cada vez más fuerza, para dar
paso a la conformación de sociedades multiculturales, donde la ciudadanía ya no solo se
constituye desde las dimensiones civil, política y social, sino que además agrega una
cuarta dimensión: la cultural.

¿Cómo se relaciona la ciudadanía con la identidad y la interculturalidad


en el mundo globalizado?

La participación ciudadana en las sociedades actuales está influida transversalmente por


la identidad cultural. Es decir, la naturaleza y motivaciones de la participación, ya sea
en el ámbito civil, político o social, varían de acuerdo a las características culturales de
las comunidades de pertenencia de los ciudadanos y de cuán discriminados o
marginados del poder y de la toma de decisiones se sientan, generándose tensiones que
se pueden enfrentar desde perspectivas diferentes.

Desde la concepción multicultural de la ciudadanía, se considera que el ejercicio


ciudadano debe fundamentarse en identidades múltiples, es decir, debe participar civil,
política y socialmente desde las particularidades culturales propias de sus comunidades
locales, y al mismo timpo, desde una identidad común que es compartida por todos los
miembros del Estado.

Desde la propuesta intercultural, se propone la participación ciudadana a partir de una


identidad nacional intercultural, es decir, de una identidad única que sintetiza el aporte
de cada uno de los grupos culturales que coexisten dentro del Estado.

Por último, desde la visión global de la ciudadanía, se plantea que la única forma de
lograr la equidad y la justicia social, es promoviendo una participación ciudadana desde
las propias formas e intereses culturales, a través de la formación de una identidad
escalonada, que incorpore los distintos niveles de las comunidades de pertenencia: local,
nacional y global, enfatizando en que el ejercicio ciudadano se desarrolla
transversalmente desde las comunidades de pertenencia más cercanas, hasta la
comunidad planetaria, que dado el carácter global de los problemas y desafíos que la
caracteriza en la actualidad, exige un compromiso ciudadano que exceda los límites del
Estado y se fundamente en los Derechos Humanos.

Conceptos relacionados

Diversidad cultural

 Identidades nacionales
 Interculturalidad
 Multiculturalismo
 Patriotismo/li>
 Cosmopolitismo

Memoria histórica, Identidad y patrimonio

 Memoria histórica e identidad


 Las formas de patrimonio
 Diversidad cultural y patrimonio
 Cuidado patrimonial

Discriminación, exclusión y políticas de inclusión

 Étnica
 Cultural
 Religiosa
 De género
 Socioeconómica