Está en la página 1de 2

Libro: MANUAL PRÁCTICO DE LA ETAPA DE INVESTIGACIÓN DEL DERECHO

PENAL ACUSATORIO
Autor: Faustino Guerrero Posadas
Pág. 69-70

1.4. Respeto de los derechos al presunto inocente

El respeto a los derechos del presunto debe ser en todo momento, no puede
golpeársele, pues eso implica una violación a los derechos humanos, no debe
pasearse al detenido y posteriormente presentarlo ante el Ministerio Público, como
tampoco cabe la posibilidad de ningún mecanismo de tortura, pues ello genera el no
respetar los derechos de una persona a quien se le presume su inocencia.

Debe quitarse de las practicas operativas el que cuando se presenta al detenido ante
el Ministerio Público y éste les pregunte “¿por qué lo presentan golpeado?”
Contestando la parte operativa: “Es que se golpeó con la patrulla” o “se nos calló de la
patrulla”. Eso no puede estar sucediendo con el nuevo derecho penal acusatorio,
por lo que, sin duda, estamos ante una violación de derechos humanos del detenido,
ya que la policía es el primero ente con la capacidad de poder realizar una detención
con técnicas adecuadas sin usar la fuerza pública, pues para ello está capacitado.

Tampoco el policía puede ejercer algún acto de violación de derechos para con
el imputado tal es el caso de que el policía se atreve a entrevistarlo, ello no puede
estar sucediendo, ya que si eso sucede, se le están violando sus derechos humanos,
es racionalmente entendido de que el imputado sólo puede entrevistarlo el Ministerio
Público, si éste así lo desea, si es así deberá estar presente su defensor particular o
público, ante ello, se limita la dinámica de la entrevista por parte del policía para con el
imputado, pues para ello, se establece constitucionalmente que el imputado sólo será
entrevistado cuando esté su defensor para no vulnerar sus derechos humanos.

Desde luego, el artículo 32 del Código Nacional de Procedimiento Penales en


ningún momento establece que la policía deba entrevistar al detenido, ello es muy
importante que se vigile pues no cuenta con dichas facultades, si bien es cierto, que
dicho artículo en su fracción X habla de entrevistar a personas que pudieran aportar
dato o elemento para la investigación, también es cierto que es para recabar datos de
prueba y la entrevista del presunto inocente no hace prueba alguna.15 (15 Nótese que el policía
debe respetar los derechos del imputado pues no es una función el entrevistar al detenido, ya que para hacerlo necesariamente
debería de permitir que esté presente el defensor, y a su vez el policía tomar entrevista del defensor donde esté aceptando y
protestado el cargo, pero no es el órgano jurídico, por ello es que los legisladores no le dan esa facultad en el artículo 32 del Código
Nacional de Procedimientos Penales, en atención de que es una facultad del Ministerio Público como el coordinador de la
investigación.)

pág.98-99

sistema que vigila el respeto de los derechos humanos del detenido y en


consecuencia los operadores de dicho sistema debemos de buscar su protección y su
respaldo para no generar impunidad, pero también para no estar condenando gente
inocente.
La viabilidad del respeto de los derechos humanos atiende a que si ello no son
respetados y en consecuencia se detecta esa violación a los mismos, puede ser
motivo de impunidad pues por un elemento de esa naturaleza cuando es relevante el
Juez dictará sentencia absolutoria, atendiendo a la naturaleza de la prueba, por ello es
que no puede permitirse por parte del Ministerio Público y en su periodo de
investigación inicial donde aún cuenta con el detenido si así lo amerita el hecho que la
ley señala como delito, una violación a los derechos humanos.
Los derechos humanos del presunto deben ser protegidos para no generar un
entorpecimiento a la misma estructura de la investigación y el esclarecimiento de los
hechos ya que si es viable que por motivo de violaciones a dichos derechos, el
detenido se vaya a su casa en el momento que el Juez esté resolviendo ello.
El respeto de los derechos humanos del detenido implica a que si el policía le
violó los derechos humanos al detenido, la fiscalía no admita la detención del mismo
por la vulneración grave y notoria que hayan hecho con el detenido, ante ello, la lógica
establece a que debe permitirse la inmediata libertad pues de lo contrario tenemos
esa parte que la misma Suprema Corte de Justicia de la Nación se pronunció a
principios del año dos mil trece, donde decreta la libertad de una persona extranjera
por violación de derechos humanos notorios y graves, más aún que establece la
Constitución:
Artículo 20, apartado B, fracción II de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos:
"...Queda prohibida y será sancionada por la ley penal, toda incomunicación,
intimidación o tortura..."

Es claro que siempre debe existir el respeto de los derechos humanos del detenido, lo
más viable que una violación grave a los derechos humanos por parte de la policía, la
fiscalía debe dejarlo en libertad inmediata, sin embargo, la responsabilidad es para la
policía y, en consecuencia, se deja en libertad al detenido y se detiene al policía que
generó esa violación, no obstante, ello no ha sucedido, ni sucederá.
La policía debe estar debidamente capacitada y lista para una
profesionalización, sin embargo, es menester que actualmente no se está dando esa
capacitación del todo a los policías y presentan al detenido con violación de derechos
humanos, ello imposibilita al Ministerio Público para lograr un control de legal
detención, pero es cierto que fiscalía atienda a lo expuesto por la misma Constitución
a efecto de que respete y vigile como tal el respeto de los derechos humanos del
detenido.