Está en la página 1de 2

1.

1 Factores que contribuyen al desperdicio de agua

Dado que es un tema bastante amplio, del cual casi no se habla, hemos decidido
abarcar las influencias sociales en el desperdicio de agua, ya que como bien
sabemos este tema no se trata solo de abrirle a la llave y dejarla abierta, sino
también de todo momento en el que la descuidamos, como a veces lo hacemos al
bañarnos y tardar mucho tiempo.

La principal causa por la que se desperdicia el agua en las ciudades suele ser una
infraestructura deficiente, “Una infraestructura vieja, obsoleta (o la falta de ella) es
el factor que más afecta a un adecuado suministro de agua en las 48 ciudades de
la encuesta. Varias ciudades mexicanas muestran niveles más bajos de aguas
residuales tratadas”, señala el mexicano José Ángel Gurria; aunque muchos otros
factores influyen en el escaso aprovechamiento del agua. Por ejemplo, en la Ciudad
de México, donde se desperdicia casi la mitad de agua gestionada, se combina la
baja calidad del agua, las frecuentes inundaciones, falta de irrigación, un sistema
de bombeo obsoleto, fugas habituales y el mal aprovechamiento de agua de lluvia.
La investigación señala que México enfrenta dos grandes retos en la situación del
agua: su disponibilidad y la calidad del líquido.

Entre los principales desafíos para cumplir con el factor de disponibilidad (dentro de
los cuales está el uso agropecuario) se encuentran el crecimiento demográfico, su
extracción para el uso en otros sectores como el industrial y el abastecimiento
público, así como la excesiva explotación del agua subterránea.
Mientras, en lo que se refiere a la calidad, los principales indicadores críticos se
encuentran en el consumo de fertilizantes, las descarga de aguas residuales
municipales, las no municipales, la erosión del suelo y la producción acuícola.
El estudio de la Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales explica que
conforme a como una nueva población se establece, está afecta los recursos
hídricos a través de la extracción de agua para consumo humano, riego y desarrollo
industrial y señala que la capacidad de un país para dar cumplimiento a los acuerdos
cuyo propósito es proteger el agua dulce, depende en parte de la magnitud, las
tasas de crecimiento y la distribución interna de la población, en la actualidad y
según las proyecciones para el futuro.

De la misma forma, se indica que, en términos de las extracciones totales, las


principales áreas a donde se distribuye el líquido son los sectores agropecuarios,
industrial y el abastecimiento público.

Aparte del estado estructural del sistema de abastecimiento y desecho del agua,
también influye de manera significativa la administración pública del servicio. Según
la OCDE (2015), el aprovechamiento del agua está más optimizado en aquellas
ciudades en las que la gestión está repartida entre varios agentes públicos y privados:
desde el gobierno municipal hasta el nacional con la intervención de empresas
particulares, y citan ejemplos como Alemania o Noruega, donde los diferentes
modelos de gestión, especialmente en el tratamiento de agua ya utilizada, reduce en
gran medida el desperdicio. Por el contrario, los datos muestran que aquellas
municipalidades donde se ha descentralizado la gestión del agua tienen más
carencias a la hora de hacer un buen empleo del ciclo del agua en el entorno urbano.

El agua es un recurso natural esencial para la vida humana y la de los seres vivos
que habitan la Tierra. Es un componente de nuestra naturaleza que ha estado
presente en la Tierra desde hace más de 3000 millones de años, ocupando tres
cuartas partes de la superficie del planeta.