Está en la página 1de 4

DANZAS ZONA DEL ALTIPLANO

ORURO

La Diablada

La danza de la diablada es una danza


típica del departamento de Oruro, y es el
nace del culto al maligno supay con el
diablo de la liturgia católica. En épocas
pasadas cuando los conquistadores
querían convertir a los indígenas
depurando sus costumbres paganas,
practicaban la catequesis del
cristianismo.
Representa la lucha entre el bien y el
mal; entre el Arcángel San Miguel con
las Siete Virtudes, y Lucifer, con los
Siete Pecados Capitales.
Detrás de la figura del diablo, parecerías esconderse conceptos y personajes de la religión andina, como
el "tío" de las minas, ser sobrenatural, subterráneo y dueño de los metales que tan pronto puede conceder
grandes riquezas, o causar la muerte en los socavones. El cerro de la mina, por su parte, está asociado
con la Virgen, en cuyo homenaje surgió La Diablada.
Esta danza refleja el sincretismo religioso americano-europeo y hoy se la baila en muchas ciudades
bolivianas y es imitada en otros países.

POTOSI

Tinku

Los Tinkus es una danza que representa


un enfrentamiento de carácter ritual que
se realiza en las poblaciones del Norte
de Potosi y Sur de Oruro Bolivia. El
significado de la palabra Tinku es
"encuentro" (de la palabra quechua
tinkuy, encontrarse).
En los últimos años también ha sufrido
una tergiversación al ser presentada
como una danza folclórica, que
rápidamente se hizo muy popular,
especialmente en las ciudades y que
cada vez se aleja más del origen y significado propio.
Éste ritual es todavía practicado en las comunidades de la región denominada Norte Potosí, siendo
conservado y transmitido de una generación a la otra, para promover parte de la costumbre ancestral y
del patrimonio cultural.
El tinku es originario de los Laimes y Jucumanis, situados al norte del departamento de Potosí. En este
encuentro ritual, que se realiza anualmente denominado Tinku, se efectúan peleas entre los varones (pero
también entre mujeres y niños) de las comunidades de abajo y de arriba. Generalmente las peleas deben
ser uno contra uno, pero muchas veces el excesivo consumo de chicha lleva a peleas , las que pueden
causar graves heridas y hasta muerte. Es practicado como un rito ceremonial, mezclándose con la
costumbre, filosofía y religión de los indígenas para su devoción mística.
LA PAZ

Danza Llamerada

La Llamerada es la representación de la
actividad económica que fue más
importante de los pueblos originarios de
los Andes: la cría de la llama. Pero no
se limita a ello, pues además rememora
la gigantesca tarea de domesticación de
los camélidos sudamericanos
(guanacos, alpacas y vicuñas),
realizada hace más de cinco mil años y
que desembocó en el desarrollo
genético de la llama, animal de mayor
tamaño, de excelente lana y de mejor condición para la carga.
Los bailarines llevan en la cabeza un tocado de cuatro puntas parecido al que los pobladores originarios
de las riberas del lago Titicaca ostentaban en la cabeza antes y durante buena parte de la colonia. Sus
pasos recuerdan el tránsito rítmico de las caravanas de llamas.
Otra característica de los danzarines son la montera y el ponchillo. Una máscara de estuco, de labios
fruncidos en un inextinguible silbido, perpetúa el mestizaje de las tierras altiplánicas.
La tradición no uniformaba las polleras, pero el folklore urbano impuso caprichosamente a las mujeres el
guindo o el fucsia intenso. Las bolsas de los llameros están forrados con monedas antiguas y sus atados
están adornados con cucharas, platos y vasos de plata antigua.
Las filas de bailarines se mueven al compás de la honda y de la campanilla de un guía ataviado igual que
los otros danzarines.

DANZAS ZONA DEL VALLE

COCHABAMBA

Danza Salay o Salaque

También conocido como “salay” o


“zapateo”, el salaque es una danza
valluna. Se baila al son de huaynos, al
ritmo de los charangos hombres y
mujeres van intercalando versos,
generalmente cantadas en quechua.
Se trata de una danza de galanteo en la
cual el varón, a través del baile se
ingenia para crear movimientos
graciosos y zapateo, busca ganar la atracción de su pareja, la cual finalmente atraída y convencida por
los encantos dispensados, termina en sus brazos.
El nombre deriva de la palabra que, en muchas ocasiones, se repite a modo de letanía en los huaynos
que acompañan al baile.

CHUQUISACA

Pujllay

Pujllay es un juego o esparcimiento por la floración de los campos, donde la fiesta se inicia con la
generalizada ch’alla de las sementeras y se realizan diversas ceremonias de fecundidad, esta celebración
se realiza en Febrero o Marzo, y se caracteriza por su música y vestimenta típica correspondiente a la
región Yamparaez.
En algunos autores lo relacionan al
Pujllay con la batalla de Jumbate del 12
de marzo de 1816, donde valerosos
tarabuqueños vencieron a las tropas
realistas.
En esta celebración se puede apreciar
numerosos bailarines del lugar y de
poblaciones aledañas que danzan
Pujllay al son de toqoros, senq’as,
wajras, pinquillos, espuelas y
campañillas en un colorido desfile hacia
la Pukara.

TARIJA

Chacarera

La chacarera, es una danza folklórica


proveniente del norte argentino y del sur
boliviano (Tarija). Hoy fraternidades,
grupos de baile, peñas, grupos
musicales se impregnaron del ritmo, de
sus giros y contragiros para difundirla.
La chacarera es una danza vivaz que se
baila en pareja. Esta es suelta - ya que
los bailarines no se tocan - e
independiente, o sea que hacen solas
sus evoluciones, sin combinarlas con
las de otra pareja.
Es alegre y picaresca. El zapateo es constante, durante todo el baile los ejecutantes deben mirarse y
sonreirse por instantes. La chacarera simple puede ser de 6 u 8 compases. La coreografía: introducción,
zapateo y zarandeo, vuelta entera, zapateo y zarandeo, vuelta entera, zapateo y zarandeo, media vuelta
- zapateo y zarandeo.

DANZAS ZONA DE LOS LLANOS

SANTA CRUZ

La Chovena

La chovena es una danza típica de la


zona chiquitana en el oriente boliviano,
se baila en los carnavales acompañada
normalmente con phifano de takuara,
percusión, violín y acordeón.

El aire o movimiento de la chovena es


más moderada que el del taquirari es la
expresión más cabal y genuina que
tienen en esta región tropical, se la
práctica generalmente en fiestas religiosas y carnaval.

Las parejas danzan tomadas de las manos, forman círculo haciendo filas, manteniendo hasta nuestros
días.

La Chovena, es el más conocido y antiguo ritmo que se haya encontrado en la historia, tanto de la parte
española como de los jesuitas en el proceso de evangelización. Los misioneros lo rescataron y lo
preservaron como parte de la musicalización, inclusive la sacra. No tenía letra, y le incluyeron violines
para lograr una mayor cadencia y sonoridad.

BENI

Los Macheteros

El origen de la danza los Macheteros se


remonta a la colonia. Y representa la
resurrección de Jesucristo y su
ascensión a los cielos, pero desde una
interpretación nativa.

Cada bailarín lleva en la mano derecha


un machete de madera (tumoré ti
yucuqui), una camisa larga y blanca, sin
mangas ni cuello, y con franjas coloridas
a los costados. Portan en la cabeza un tocado -denominado en lengua nativa, hecho de plumas de
parabas (ave amazónica), artísticamente ordenado de acuerdo con la intensidad de los colores.

Sujeta del armazón que sostiene el tocado de plumas, se extiende sobre la espalda del danzarín un cuero
de piel de tigre, que llega hasta los talones cubiertos con semillas de paichachíes, unos granos que
suenan como cascabel.

PANDO

El taquirari

El Taquirari es el ritmo musical y el baile


más característico del departamento de
Pando. No se conoce con certeza su
origen, pero existen testimonios de su
presencia temprana en el siglo XIX,
cuando, por ejemplo, el guerrillero
cruceño Cañoto luchaba contra los
españoles y tocaba en su guitarra
melodías emparejadas con el trote del
caballo.

Puede relacionarse la aparición del


Taquirari con el desarrollo de la cultura criolla del oriente. Se cree que su nombre proviene de la palabra
moxeña takiríkire que significa flecha.

Para bailar Taquirari, la pareja debe estar frente a frente y con las manos agarradas. Los saltos son
marcados por un ritmo movido, un poco menos que el carnavalito, y las variaciones a veces improvisadas
por los músicos.

El Taquirari tiene una clara influencia de los bailes indígenas de la región, caracterizados por su
movimiento y alegría.