Está en la página 1de 12

1

Tipos de resiliencia

La resiliencia se caracteriza en varios tipos según cada parámetro que se requiere

analizar:

Según las características temporales se encuentran la resiliencia pasiva y la

resiliencia activa.

La resiliencia pasiva es aquella que se desarrolla durante periodos de tiempo largos.

Esta resiliencia se manifiesta cuando el individuo que es sometido a un evento externo, no

prioriza aplicar la resiliencia para la superación personal.

Al no priorizar la resiliencia, se ralentiza la resolución de obstáculos y

adversidades. Una vez se encuentra como prioridad, el individuo decide superar o no la

dificultad o evento que le solicita aplicar la resiliencia.

Esta resiliencia se puede encontrar en eventos tales como terremotos, fallecimiento

de un familiar, divorcios, lapsos enormes sin trabajo, traumas personales, entre otros.

La resiliencia activa es aquella que se desarrolla durante periodos de tiempo cortos.

Esta resiliencia aparece cuando el individuo que es sometido a un evento externo, prioriza

aplicar la resiliencia para la superación personal.

Al priorizar la resiliencia, la resolución de obstáculos y adversidades se vuelve más

ágil. De esta manera el individuo puede decidir de manera rápida si superar o no la

adversidad que exige el uso de la resiliencia.

Esta resiliencia se puede encontrar en eventos tales como rupturas de amistades,

asaltos, conflictos laborales, enfermedades leves, entre otros.


2

Según los agentes que afectan al individuo es posible dividir la resiliencia como

resiliencia interna y resiliencia externa.

La resiliencia interna corresponde a aquella resiliencia que se manifiesta cuando el

individuo es afectado por agentes principalmente internos, inherentes a la personalidad y

hechos externos muy cercanos a este.

Corresponden al “yo soy” y al “yo puedo” que son características internas que

permiten al individuo tener una conceptualización de sí mismo (yo soy) y que dan una

descripción de las capacidades, talentos y habilidades del mismo (yo puedo).

Las características del individuo que están relacionadas a la resiliencia interna son

la autoestima, la autoconfianza, y el liderazgo.

La resiliencia externa corresponde a aquella resiliencia que se manifiesta cuando el

individuo es afectado por agentes principalmente externos, inherentes a cada elemento del

ecosistema que rodea al individuo.

Corresponden al “yo tengo” que son características externas que permiten al

individuo tener una conceptualización de cada agente externo que lo rodea (yo tengo) y la

definición de la relación que posee con este agente.

Las características del individuo que están relacionadas a la resiliencia externa son

la empatía y el humor.

La resiliencia, según el estado de ánimo, también se puede clasificar por dos tipos,

resiliencia positiva o “resiliencia”, y resiliencia negativa.


3

La resiliencia negativa es aquella que permite superar las dificultades aplicando

conceptos amorales, negativos, poco éticos, entre otros que rompen las reglas de manejo

de una sociedad, o relaciones interpersonales.

Esta resiliencia se puede manifestar luego de eventos cuya probabilidad de

frustración es alta, y como resultado el individuo puede crear una sensación de fatalismo.

Esta resiliencia ocasiona una involución dentro del individuo.

La resiliencia positiva es aquella que permite superar las dificultades aplicando

conceptos positivos, recordando los tres tipos de “yo”, así como los triunfos, cualidades, y

personas alrededor de uno. Esta resiliencia permite al individuo desarrollarse como

persona.

Esta resiliencia se manifiesta luego de eventos cuya probabilidad de frustración es

baja, y como resultado el individuo crea una evolución de sí mismo, enfocándose en su

superación personal.

Finalmente, es posible clasificar a la resiliencia por el número de personas. La

resiliencia se clasifica en tres tipos: Individual, Grupal, y de Ecosistemas.

La resiliencia individual corresponde a la resiliencia que posee una sola persona.

Dependerá principalmente de sus características internas más importantes, como su

creatividad para resolver problemas y su autoestima. En esta resiliencia es importante crear

amor hacia sí mismo.

La resiliencia grupal corresponde a la resiliencia que posee un grupo de personas.

Dependerá principalmente de sus características externas más importantes, como las


4

relaciones interpersonales que puedan crearse en el grupo. En esta resiliencia es importante

crear empatía con los miembros de un grupo.

La resiliencia de un ecosistema corresponde a la resiliencia desarrollada entre

varios grupos de personas. Dependerá principalmente de agentes externos que podrían ser

manejados por una característica común. Esta resiliencia puede ser observada en víctimas

de desastres naturales. Un ejemplo muy útil es el observado luego del terremoto de Ecuador

en el año 2016.

Métodos para poder determinar la resiliencia

Existen varias formas para poder determinar la resiliencia.

Se tiene la medición de la adversidad. A través de esta se pueden diferenciar 3 maneras

diversas de medir la adversidad:

Se puede medir el riesgo a través de varios factores: Se procede a medir factores

diversos en un único instrumento. Este instrumento corresponde a una escala de situaciones

negativas que nos han ocurrido.

También se tienen mediciones a través de situaciones de vida específicas. En estos

casos, eventos puntuales tales como un desastre natural, terremotos, fallecimiento de seres

queridos, vuelven al individuo más sensible al estrés, y consecuentemente, a otros factores

que representan un riesgo para el individuo.

Se deberá realizar una discriminación entre los factores directamente enlazados con

el riesgo y los que están más relacionados con los resultados esperados. Luego se tienen

aquellos que consideran riesgos múltiples.


5

En este caso intervienen distintos niveles sociales: Comunidad, familia, individuo.

La interacción entre el individuo y estos niveles ocasiona un desarrollo del ser que

contribuye a la superación personal.

En la medición de adaptación positiva, se prioriza una forma diferente de operar el

constructo.

Según factores múltiples, se determinan las metas logradas, según el desarrollo personal.

Se realizan consultan a los conocidos de la persona en cuestión. Y se realiza un test de

conducta de la persona.

El tipo de medición de ausencia de desajuste, se realiza en personas que tienen un

alto riesgo de psicopatología. Están dentro de los cuestionarios clínicos que sirven para

identificar desórdenes psiquiátricos.

En este caso, el énfasis se encuentra en no presentar síntomas de afectaciones y

superar las dificultades.

Se tiene también la unión crítica entre adversidad y la adaptación positiva. Se tienen

modelos basados en variables y modelos basados en un individuo. Para el primer caso, se

realiza un análisis estadístico que revisa las relaciones entre características de riesgo o

adversidad, resultados esperados y factores protectores que pueden compensar o proteger

los efectos de riesgo. Una de las ventajas de este modelo es que permite la parametrización

que permite establecer casos exitosos de resiliencia.

En el siguiente caso, se establecen comparaciones con un perfil modelo a lo largo

de un periodo de tiempo. Se procede a registrar las interacciones entre características que

se efectúan de forma natural, para de esta manera formular las correspondientes hipótesis
6

sobre aquello que ocasionó un desarrollo positivo de la resiliencia. Luego de esto se

procede a hacer una diferenciación.

La Escala de Resiliencia, de Wagnild y Young, 1993, identifica el grado de

Resiliencia individual. En este caso se especifica que la identifica como una característica

positiva que facilita la adaptación de una persona a eventos que solicitan la capacidad para

resistir el dolor.

Se creó mediante la evaluación de 810 sujetos de prueba quienes eran adultos, de

género femenino, que tenían residencias dentro de una comunidad. Sin embargo, también

ha demostrado ser efectivo con la sociedad de género masculino y así mismo con un rango

de edades más extenso.

Esta escala consta de 25 reactivos. Para cada reactivo, los entrevistados deben

indicar el grado de desacuerdo o acuerdo, desaprobación o aprobación.

Esta metodología comprende dos factores. El primero es la competencia personal,

de 17 ítems que evalúa la decisión. auto-confianza, poderío, independencia, perseverancia,

e ingenio. El segundo factor corresponde al balance, la perspectiva de una vida estable.

Estos factores analizan la aceptación de la vida del individuo y una sensación de

paz que ocurre sobretodo en momentos donde aparecen circunstancias que requieren de un

gran poder que necesite la capacidad de superar adversidades.

Los dos factores previamente mencionados adaptan las siguientes características de

la resiliencia: Ecuanimidad, Perseverancia, Autoconfianza, Satisfacción personal, Soledad

positiva.
7

Caso: Desarrollando la resiliencia mediante la práctica continua.

Para aquellos que trabajan para superarse día a día, se aprende que los triunfos y

los fracasos son parte de la vida. La resiliencia es justamente tanto causa como efecto.

Se vuelve efecto porque mientras más veces caes, más veces te levantas y

desarrollas la resiliencia. Se vuelve causa porque la siguiente vez que te levantas y triunfas,

es gracias a la resiliencia desarrollada.

En el caso particular de un individuo ha tenido que desarrollar la resiliencia bajo

distintas circunstancias: Fallecimiento de familiares, acoso escolar, materias reprobadas,

conciertos imperfectos, amigos que te traicionan, equipos que difíciles de tratar, parejas

que te abandonan, gente que desea hacer notar que uno va, en resumen, fracasar.

Actualmente al individuo no afectan mucho, esta clase de eventos. Se ha

sobrellevado el duelo mejor que todos los miembros de su familia, mantiene un contacto

amistoso y cordial con las personas que le acosaban en la escuela y en el colegio, se esforzó

el doble en las materias, perfeccionó su técnica musical.

Seleccionó un poco mejor a sus amistades y a sus equipos de trabajo, y si existe

gente que desea o deseaba verle fracasar, pues motiva frecuentemente a tener éxito.

En referencia a un poco de la música: La tradición familiar la creó el padre de esta

persona, quien actualmente está con Dios. Lo hizo con las mejores intenciones: Que una

persona debe tener mayores conocimientos, mayor cultura, entre otras cosas.
8

Luego que falleció, este individuo se fijó que otro de sus propósitos fue que tuviera

una herramienta de trabajo adicional o fijo. Hasta ese entonces, nunca se planteó tener la

posibilidad de ganar una remuneración a través de la música.

Ingresó a una academia de un nombre irrelevante, y empezó por aprender violín.

Luego, el profesor le obligó a colocar la punta de su violín contra la pared durante más de

una hora, ya que era aparentemente la manera de aprender la posición correcta.

Se frustró y se rindió con el violín, y dijo a sus padres que no quería tocar más

violín. Así que optó por el piano. Pasaron 7 años hasta que logró realmente aprender piano.

Los profesores realmente no tenían mucha paciencia, era muy lento aprendiendo.

Es importante mencionar que no tenía interés en desarrollar destrezas con el piano.

Decidió enfocar sus esfuerzos gracias a sus hormonas de adolescente. Desde la

infancia conocía a una chica y el gusto por ella se intensificó en la adolescencia a mis 16

años.

En ese entonces, a ella le gustaban los chicos mayores que ella, y coincidentemente,

estos chicos eran los mejores alumnos del conservatorio, ganaban premios en concursos

nacionales e internacionales de piano.

En ese entonces, surgió una idea: Comenzar a esforzarse en sus habilidades de

piano, para así ganar el aprecio de ella. Al inicio los profesores de piano exigen practicar

en casa un mínimo de 2 horas diarias.

Al principio fue difícil, frustra no rendir una media hora. Sin embargo, comenzó a

investigar distintas técnicas de concentración y las comenzó a aplicar. Por ejemplo, una de

ellas es practicar ciertas acciones varias veces hasta que se vuelve un hábito.
9

Así fue en su caso, y así fue con la resiliencia. Fue una de las primeras resiliencias

que aprendió. Aquella que se desarrolló con cada error musical, pensando que el problema

son sus dedos o sus manos, su postura, entre otros.

En ciertos momentos pensó que estos factores jamás se iban a corregir. Sin

embargo, esto no le detuvo, había encontrado una motivación que le ayudó a superar el

dolor de la frustración. En este caso, un enamoramiento de la adolescencia que desencadena

ganas de superación personal para llegar a un fin.

Luego esa media hora se convirtió a 2 horas, luego a 4 y luego a 6 horas diarias. La

élite de su conservatorio eran estudiantes que, en algunos casos, aprendían del colegio a

distancia para dedicar su tiempo completo a la música. Entonces 6 horas se convirtió en su

límite. Y hubo momentos donde esta persona bajó de ese límite y volvía a practicar 2 horas.

Poco a poco, con la ayuda de su profesor de ese entonces, superó las expectativas

y se preparó para su concierto de graduación de Bachiller Técnico Musical, en

especialización Piano. Obtuvo un 19/20 como excelente.

Luego, tomó dicho triunfo más allá, y las mismas obras que presentó en su

graduación, las presentó en un primer concurso de música clásica en Cuenca. Conoció a

muchos músicos de todo el país que se volvieron buenas amistades en ese entonces, y

realmente no tenía ninguna expectativa de ganar.

Sin embargo, en el momento menos inesperado, anunciaron el primer lugar y esa

noticia fue difícil de creer para el ganador: El mismo individuo que se esforzó bastante para

llegar donde estaba. Luego de todos los logros, decidió tomar riendas al asunto amoroso y
10

le declaró mis sentimientos a la chica que le gustaba en ese entonces. Y ella le dijo que el

sentimiento no era mutuo.

Con la madurez del caso, supo entender que más allá del esfuerzo, en cuestiones

del amor debe primar la chispa. Si no hay chispa, se trabaja por conseguir dicha chispa, y

aun así no se consigue, lo mejor es retirarse y seguir con su camino.

La tristeza que se siente o la frustración de no ser del gusto de cierta persona, sobre

todo cuando se es adolescente, es algo normal en el amor. Pero si se trata con la madurez

del caso, es posible llegar a retomar la amistad sin gustos de por medio, lo cual fue su caso.

Al tener varias amistades hechas en el concurso de música clásica, una señorita de

Quito, decidió organizar un festival de música clásica con los participantes del certamen

del concurso. Se llamó “Jóvenes Tras las Huellas de la Música” y el propósito era fomentar

la cultura musical, y fomentar el apoyo para jóvenes músicos en desarrollo.

Una vez organizado el primer festival, todos los músicos que habían participado

tuvieron una excelente recepción por parte del público, de tal manera que se realizó un

festival en Cuenca, otro en Ambato y finalmente uno en Guayaquil. Al individuo se le

solicitó realizar el festival en Guayaquil, a lo que accedió realizarlo con 17 años de edad.

Esta experiencia fue lo más cercano a un emprendimiento que habría realizado en ese

entonces, en un ecosistema donde emprender o innovar era algo no común para la sociedad

ecuatoriana.

Su amiga Quiteña, le enseñó algunas herramientas básicas para poder organizar,

mientras que su madre le ayudó con otras. Siendo un estudiante de 18 años, había

conseguido el apoyo de 20 empresas, incluyendo al Municipio de Guayaquil, Diners Club,


11

Banco del Pichincha, Consorcio Nobis, Cartimex, Atún Real, Danzas Jazz, Teatro Centro

del Arte, Diario El Universo, Diario Expreso, entre muchos otros.

La novedad de crear un festival de jóvenes talentos, como el futuro de la cultura,

era algo que llamó mucho la atención. El resultado fue un festival de 3 días seguidos, el

cual se dió en el Teatro Centro del Arte, en el Museo Municipal y finalmente en mi

Conservatorio. El primer día dio buenos resultados.

Sin embargo, a partir del siguiente día empezaron los problemas. Se había

desarrollado una relación amorosa con una chica del grupo, y por una pelea, aprendió lo

riesgoso que es mezclar amor con estudios o trabajo.

Su enamorada de ese entonces terminó con el individuo en medio certamen, con el

organizador. Desafortunadamente, la poca inteligencia emocional desarrollada tuvo un mal

efecto sobre sus habilidades de organización.

Como resultado, el final del certamen no fue el óptimo, causando que no se

vendieran las entradas necesarias para solventar ciertos gastos de los músicos invitados,

auditorios, hoteles, entre otros.

La ruptura también causó una disputa familiar que hizo que en aquel entonces no

recibiera apoyo absolutamente de nadie. Sin embargo, estas experiencias han servido para

poder desarrollar resiliencia enfocada a la organización de mayores actividades.

Años después, decidió emprender su tiempo en la organización de eventos

académicos relacionados a la Ingeniería Civil en la universidad a través de ASCE-ESPOL,

Capítulo Universitario de la Sociedad Americana de Ingenieros Civiles que fundó en el año

2015.
12

Sus conocimientos, aciertos y errores, sirvieron tanto para aplicar lo aprendido

como para transmitir estas experiencias. Hoy por hoy, el capítulo ASCE-ESPOL ha

desarrollado actividades extracurriculares académicas, como pasantías, conferencias,

seminarios, cursos, talleres para cientos de estudiantes de pre-grado.

Sin duda, esto no hubiera sido posible gracias a la resiliencia desarrollada para

poder salir adelante y superar las expectativas.

Conclusiones:

Las conclusiones de este caso son las siguientes:

 La resiliencia es una capacidad que a pesar que no puedes nacer con ella,

puedes desarrollarla a través de la práctica continua y volverlo un hábito.

 Una de las cosas más importantes es el apoyo a la familia y amigos para

desarrollar resiliencia

 Los triunfos desarrollados, sean grandes o pequeños son enormes

contribuyentes para el desarrollo de la resiliencia.