Está en la página 1de 16

17/2/2016 Amor divino y amor humano.

 Reflexiones desde el humanismo cristiano sobre la familia

Amor divino y amor humano. Reflexiones
desde el humanismo cristiano sobre la
familia

María Lacalle Noriega
 

 
 

María Lacalle es prof. En la Universidad Francisco de Vitoria,
Madrid (España) 

CONGRESSO  TOMISTA  INTERNAZIONALE  L’UMANESIMO


CRISTIANO  NEL  III  MILLENNIO:  PROSPETTIVA  DI  TOMMASO
D’AQUINO. ROMA, 21­25 settembre 2003

Pontificia Accademia di San Tommaso – Società Internazionale
Tommaso  d’Aquino  ©  Copyright  2003  INSTITUTO
UNIVERSITARIO  VIRTUAL  SANTO  TOMÁS  Fundación
Balmesiana – Universitat Abat Oliba CEU.

The  article  reflects  on  the  importance  of  family  –  understood


as  the  union  of  man  and  woman  that  gives  life  and  unity  to
children  –  in  spite  of  the  crises  and  assaults  that  this  natural
institution undergoes today. Human family is related to Divine
Family  –  the  Trinitarian  Mystery  –  from  whose  Love  it  derives
its own reality and consistency. In this point of view the roles
of  children  and  parents  and  their  final  human  and
transcendental  meanings  are  analysed.  The  article  concludes
on the need of recovering a human conception of family based
on the correct conception of God’s Love.

Una  de  las  características  de  la  postmodernidad  es  el  rechazo
de  Dios.  El  hombre  postmoderno  ha  desterrado  a  Dios,  ha
decidido construir su vida de espaldas a Dios, como si Dios no
fuera más que un estorbo y una cortapisa a su libertad y a su
felicidad.  Debido  a  este  rechazo,  el  hombre  ha quedado como

http://www.mercaba.org/ARTICULOS/R/amor_divino_y_amor_humano_Re.htm 1/16
17/2/2016 Amor divino y amor humano. Reflexiones desde el humanismo cristiano sobre la familia

perdido,  desconcertado.  No  sabe  nada.  No  puede  responder  a


ninguna de las preguntas fundamentales sobre el ser humano.
Nada tiene sentido. Y no es feliz.

¿Por  qué  se  ha  producido  este  rechazo?  Se  podrían  apuntar
múltiples causas: filosóficas, ideológicas, políticas, económicas,
incluso  eclesiales.  Todas  ellas  han  contribuido,  en  mayor  o
menor  medida,  a  alejar  al  hombre  de  Dios.  Sin  embargo,  es
preciso reparar en una causa de esta crisis religiosa que tiene
una  enorme  importancia,  y  de  la  que  se  habla  poco.  Se  trata
de la crisis de la familia.

La  inmensa  mayoría  de  los  cristianos  han  recibido  la  fe  de  su
familia,  de  sus  padres.  Ahora  la  familia  está  en  crisis.  En
muchas familias  no  se  transmite  la  fe  a  los  hijos.  En  otras,  ni
siquiera  se  transmiten  los  valores  y  actitudes  básicos  para
poder  vivir  en  plenitud  la  fe  cristiana:  el  amor  verdadero,
incondicional,  gratuito,  irrevocable  y  exigente;  la  gratitud,  la
obediencia,  la  comunión  y  entrega.  Para  poder  creer  hay  que
aprender  a  amar.  Y  esto  se  aprende,  principalmente,  en  la
familia:  "La  familia  recibe  la  misión  de  custodiar,  revelar  y
comunicar  el  amor,  como  reflejo  y  participación  real  del  amor
de  Dios  por  la  humanidad  y  del  amor  de  Cristo  por  la  Iglesia,
su  esposa"  [1].  Dios  es  Amor.  Y  todo  amor  auténtico  es  un
reflejo de Dios. Y conduce a Dios.

La  experiencia  elemental  de  la  familia  introduce  a  los  seres


humanos  en  el  misterio  de  Dios  que  es  Amor,  porque  "la
familia  misma  es  el  gran  misterio  de  Dios"  [2].  Jesucristo  ha
revelado  que  Dios  es  Trinidad,  es  una  familia:  Padre,  Hijo  y
Espíritu  Santo.  Tres  Personas  que  se  conocen  y  se  aman
eterna e infinitamente. La vida del Padre, principio y fuente, se
desborda  en  el  Hijo;  y  del  Padre  y  del  Hijo  se  comunica,  por
vía  de  amor,  al  Espíritu  Santo.  "Nuestro  Dios  en  su  misterio
más  íntimo  no  es  una  soledad,  sino  una  familia,  puesto  que
lleva en sí mismo paternidad, filiación y la esencia de la familia
que  es  elamor"  [3].  Por  eso  la  experiencia  humana  de  la
filiación, de la paternidad y del amor familiar predispone al ser
humano  a  la  experiencia  de  la  filiación,  paternidad  y  amor
divinos.

Filiación

Todos los seres humanos son "hijos". Todos han recibido el ser
de  unos  padres.  Nadie  se  ha  dado  el  ser  a  sí  mismo.  El  hijo,

http://www.mercaba.org/ARTICULOS/R/amor_divino_y_amor_humano_Re.htm 2/16
17/2/2016 Amor divino y amor humano. Reflexiones desde el humanismo cristiano sobre la familia

siendo  generado,  no  puede  concebirse  como  "creador"  del


propio  yo  ni  como  fuente  de  la  realidad,  pues  ha  llegado  a  la
existencia gracias al amor de sus padres: les "debe" la vida.

La respuesta ante el reconocimiento de este don tan grande es
la  gratitud.  "Con  todo  tu  corazón  honra  a  tu  padre,  y  no
olvides  los  dolores  de  tu  madre.  Recuerda  que  por  ellos  has
nacido,  ¿cómo  les  pagarás  lo  que  contigo  han  hecho?"  (Si
7,27­28).  Evidentemente,  es  imposible  "pagar"  a  los  padres
por  el  don  de  la  vida.  La  respuesta  de  los  hijos  debe  ser  de
gratitud  inmensa  ante  este  regalo,  fruto  de  la  generosidad  y
del amor de sus padres.

Los padres no sólo dan lugar al hijo en cuanto origen, sino que
lo  sostienen  continuamente  en  el  camino  de  la  vida,  lo
alimentan,  lo  educan,  lo  preparan  y  lo  conducen  hacia  la
madurez. Y, en el caso de los padres cristianos,  le transmiten
la fe [4]. Los padres sostienen y guían al niño en los primeros
años  de  su  vida,  enseñándole  el  camino  de  la  verdad.
Representan  el  principio  de  autoridad.  Y  los  hijos  deben
responder con docilidad y obediencia verdaderas [5].

Santo  Tomás  habla  de  la  piedad  como  la  virtud  que  debe
presidir las relaciones de los hijos con los padres, y la describe
como:  "el  hábito  o  virtud  sobrenatural  que  nos  inclina  a
tributar  a  los  padres  (…)  el  honor  y  serviciodebidos"  [6].
También el cuarto mandamiento indica a los hijos los  deberes
que  han  de  cumplir:  "Honra  a  tu  padre  y  a  tu  madre"  (Ex
20,12).  El  cuarto  mandamiento  encabeza  la  segunda  tabla  de
la Ley: después de honrarle a Él mismo, Dios manda honrar a
los padres que son los transmisores de la vida.

Cuando  se  ha  vivido  en  toda  su  profundidad  y  de  manera
gratificante la experiencia de la filiación humana, la experiencia
de la filiación divina penetra en el hombre de forma natural. El
ser  hijo,  es  decir,  ser  originado,  permite  comprender  el
misterio de la creación y la condición creatural del ser humano.
Todos los seres humanos proceden de Dios, dependen de Dios
y  son  amados  personalmente  por  Dios.  Cada  hombre  y  cada
mujer  ha  sido  y  es  querido  por  Dios  de  una  manera  única  y
completamente  personal.  La  respuesta  ante  esta  realidad
debería ser de amor, gratitud y obediencia. Sin embargo, qué
difícil le resulta al ser humano el reconocimiento de Dios como
Creador  y  Señor  de  todo  lo  que  existe.  Por  eso  la  tentación
primera y mayor es la que aparece en el Génesis: "seréis como
http://www.mercaba.org/ARTICULOS/R/amor_divino_y_amor_humano_Re.htm 3/16
17/2/2016 Amor divino y amor humano. Reflexiones desde el humanismo cristiano sobre la familia

dioses" (Gén 3,5).

El pecado fundamental del hombre ha consistido siempre en el
rechazo de su condición de criatura, en su rechazo a reconocer
a Dios como Padre y Señor. El hombre rechaza a Dios porque
no  quiere  reconocer  su  autoridad,  no  quiere  sujetarse  a  Él.
También rechaza su amor, por desconfianza: no quiere aceptar
que  Dios,  que  sólo  Él  es  Bueno,  conoce  perfectamente  lo  que
es bueno para el hombre, y en virtud de su mismo amor se lo
propone [7].

El  problema,  hoy,  es  que  debido  a  la  crisis  de  la  familia  los
hijos crecen sin sentir ninguna gratitud hacia sus padres y sin
reconocer  en  ellos  autoridad  ninguna.  Los  hijos  no  se  sienten
"hijos",  con  todo  lo  que  ello  implica,  de  sus  propios  padres.
Luego es muy difícil que hagan la experiencia de sentirse hijos
de Dios. Esto es debido, fundamentalmente, a la "ausencia" de
la figura del padre en la vida de los hijos.

En  la  estresante  y  complicada  sociedad  actual  muchos  padres


están  haciendo  dejación  de  sus  funciones,  están  literalmente
desapareciendo de la vida de sus hijos. Son muy frecuentes los
hogares en los que los dos progenitores trabajan con extensas
jornadas  que  en  ocasiones  no  les  permiten  ver  a  sus  hijos  en
toda  la  semana.  Y  cuando  están  en  casa  están  demasiado
cansados como para interesarse por ellos. Los niños crecen sin
la  presencia  amorosa  y  vigilante  de  sus  padres.  Crecen  sin
autoridad  y,  muchas  veces,  sin  amor.  Crecen  sin  tener  que
obedecer ni agradecer nada.

La obediencia es algo que hoy no está en absoluto de moda. A
todo el mundo le gusta ser dueño de su propia vida y no tener
que  dar  cuentas  a  nadie.  Los  términos  "autoridad"  y
"obediencia" están cayendo poco a poco  en  el  desuso,  incluso
en el ámbito familiar y en el escolar. Los padres no se atreven
a  imponer  nada  a  sus  hijos,  y  tampoco  los  profesores.  Los
niños  crecen  sin  sujetarse  a  autoridad  alguna  y  sin  que  la
palabra "obediencia" forme parte de su vocabulario. Para quien
no  ha  obedecido  nunca,  ni  siquiera  a  sus  padres  y  maestros,
resulta  más  difícil  aceptar  que  el  único  camino  hacia  el  Padre
pasa por el cumplimiento de su voluntad: "No todo el que dice
‘¡Señor,  Señor!’  entrará  en  el  reino  de  los  cielos,  sino  el  que
hace la voluntad de mi Padre" (Mt 7,21).

La  obediencia  es  uno  de  los  rasgos  más  sobresalientes  en  la

http://www.mercaba.org/ARTICULOS/R/amor_divino_y_amor_humano_Re.htm 4/16
17/2/2016 Amor divino y amor humano. Reflexiones desde el humanismo cristiano sobre la familia

vida de Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre. Jesús se pasó la
vida obedeciendo. Obedeció a José y a María, a quienes dice el
Evangelio  que  les  "estaba  sujeto"  (Lc  2,  51).  Y  obedeció
siempre a su Padre, hasta el punto de que Él mismo dice que
la  obediencia  es  su  alimento  (Jn  4,34),  y  que  Él  ha  venido  al
mundo  a  obedecer,  a  cumplir  una  misión  que  el  Padre  le  ha
encomendado  (Jn  5,30).  Jesús,  el  Hijo  de  Dios,  hace  de  la
obediencia el motor de su vida.

Es  importante  tener  en  cuenta  que  Jesús  se  presenta  ante  el
mundo como el Hijo. Luego, "para creer en el Hijo de Dios es
preciso  encontrarlo  como  Hijo  de  Dios"  [8].  Como  el  Hijo
predilecto.  Como  el  Hijo  amado  que  entrega  su  vida
voluntariamente  por  amor  al  Padre  y  por  amor  a  los  hombres
que el Padre ama. Como el Hijo siempre obediente.

El Hijo vive en una actitud de dependencia radical respecto del
Padre,  siempre  orientado  hacia  el  Padre.  El  Hijo  es  obediente
en todo al Padre, pero no es su esclavo. Escucha todo lo que le
dice el Padre, pero esto no le convierte en su criado. Hace todo
lo que le dice el Padre que haga, pero es completamente libre.
Lo  da  todo  y  lo  recibe  todo.  El  Hijo  no  se  siente  en  absoluto
humillado  por  esa  perpetua  dependencia,  sino  que  recibe  su
Ser  como  fruto  de  la  alegría  y  del  amor  del  Padre.  Para
conocer  a  Jesús  hay  que  tener  presente  que  es  el  Hijo,  y  que
todo lo que hace lo hace por amor al Padre.

Por otra parte, no hay que olvidar la afirmación de  Jesucristo:
"Nadie va al Padre si no es por mí" (Jn 14,6). Nadie va al Padre
si no es por el Hijo. Y porque Jesús es el Hijo, Dios puede ser
reconocido como Padre [9].

Cristo  se  presenta  como  el  Hijo,  y  para  llegar  a  Él  hay  que
reconocerle  como  Hijo,  luego  es  importante  haber  vivido  la
experiencia  de  la  filiación.  Y  el  Hijo  conduce  al  Padre,  por  lo
que  la  experiencia  de  la  paternidad  humana  es  decisiva  en  el
encuentro con Dios.

Paternidad

Los padres son cooperadores del amor de Dios Creador [10] y
representantes de Dios ante sus hijos [11]. Aquí hay que ver la
grandeza  de  sumisión  y  también  su  inmensa  responsabilidad.
Ellos  son  el  primer  nexo  de  unión  entre  sus  hijos  y  Dios,  y  la
experiencia  de  su  amor  paternal­maternal  será  muy
importante en la vida espiritual de sus hijos.
http://www.mercaba.org/ARTICULOS/R/amor_divino_y_amor_humano_Re.htm 5/16
17/2/2016 Amor divino y amor humano. Reflexiones desde el humanismo cristiano sobre la familia

Muchos  autores  han  señalado  la  pérdida  del  sentido  de  Dios
como  Padre  como  una  de  las  causas  del  ateísmo  moderno
[12].  Resulta  muy  difícil  dirigirse  a  Dios  como  Padre  y
reconocer  su  bondad  gratuita  cuando  no  se  ha  tenido  una
experiencia  positiva  de  la  paternidad  humana.  Se  puede  citar
como  ejemplo  el  caso  de  Sartre,  que  nunca  pudo  ver  a  Dios
como Padre porque nunca vivió la experiencia fundamental de
la  paternidad  humana  [13].  Los  padres  cristianos  deberían
sentir en toda su profundidad la responsabilidad que tienen en
este sentido ante sus hijos: son los representantes de Dios en
su paternidad y los primeros en transmitirles la experiencia de
un amor incondicionado, gratuito e irrevocable, que permita a
los hijos responder con gratitud y obediencia.

La  experiencia  del  amor  gratuito  de  los  padres  conduce  a  la


experiencia del amor gratuito de Dios. El amor del Padre a sus
criaturas  es  un  amor  completamente  gratuito,  es  un  amor
incondicional. Pues el amor no tiene ninguna razón distinta de
sí  mismo  para  amar,  sino  que,  como  explica  San  Bernardo,
ama  porque  ama,  ama  por  amar  [14].  A  partir  de  aquí  se
puede  entenderlo  que  es  el  amor  desinteresado,  el  amor  que
no  está  sujeto  a  condiciones,  el  amor  que  no  busca  el  propio
provecho sino el bien del amado.

El amor del Padre hacia los hombres no depende de la actitud
de éstos hacia Él. De ahí la predilección por el hijo pródigo. Un
hijo  siempre  es  hijo  de  su  padre:  por  muy  mal  que  se  porte,
por muy ingrato que sea, nunca deja de ser hijo de su padre.
Dios  es  Padre  de  todos  los  hombres,  y  nunca  deja  de  serlo,
aunque le vuelvan la espalda. El hombre puede rechazar a Dios
pero no puede impedir que le siga amando. La bondad gratuita
de Dios es el centro  del  Evangelio,  y  el  amor  incondicional  de
los  padres  debe  ser  el  cauce  que  permita  a  los  hijos
descubrirla.

Jesucristo ha revelado que Dios es Padre y que ama a los seres
humanos con un amor incondicional. Y el Espíritu que envía el
Hijo  permite  a  los  hombres  decir:  ¡Abba,  Padre!  (Rom  8,15).
La  respuesta  adecuada  al  amor  del  Padre  es  el  espíritu  de
infancia,  pues  la  infancia  es  la  edad  en  que  se  tiene  una
conciencia espontánea y muy clara de la gratuidad del amor. El
niño  sabe  que  sus  padres  le  aman,  le  cuidan  y  le  protegen  y
que,  pase  lo  que  pase  y  haga lo que haga, no van a dejar de
quererle.  ¿Por  qué?  Sencillamente,  porque  son  sus  padres.  El
que  ha  vivido  esa  pertenencia  amorosa  a  sus  padres  está
http://www.mercaba.org/ARTICULOS/R/amor_divino_y_amor_humano_Re.htm 6/16
17/2/2016 Amor divino y amor humano. Reflexiones desde el humanismo cristiano sobre la familia

mejor  preparado  para  vivir  en  esa  pertenencia  amorosa  al


Padre. El que no ha sido querido por sus propios padres tendrá
grandes  dificultades  para  dirigirse  a  Dios  como  Padre  y  ser
consciente  de  su  amor.  Y  lo  peor  que  le  puede  suceder  a  un
hombre  es  no  ser  consciente  del  amor  infinito  que  Dios  le
tiene.

El  amor  de  Dios  representa,  principalmente,  la  idea  de  amor
misericordioso,  pero  también  la  de  exigencia.  El  amor  es
siempre exigente porque no se resigna al mal del amado. Hay
mucha  gente  que  identifica  el  amor  de  Dios  con  la  mera
condescendencia.  Más  que  un  padre,  les  gustaría  tener  un
abuelo en el cielo, "una benevolencia senil que disfruta viendo
a  sus  criaturas  pasándolo  en  grande,  un  Dios  que  dijera  de
todo cuanto nos gustaría hacer: ‘¿qué importa lo que hagan, si
están  contentos?’"  [15].  Pero  el  amor  de  Dios  no  es  así,
sencillamente porque el amor verdadero no es así. El amor es
exigente.

La gran belleza del amor está precisamente en el hecho de ser
exigente,  porque  de  este  modo  constituye  el  verdadero  bien
del hombre y lo irradia a losdemás [16]. Un amor exigente es
siempre  una  fuente  fecundísima  de  enriquecimiento  de  la
persona.

Un  amor  que  no  es  exigente  no  es  amor.  Los  padres  son
exigentes  por  que  aman.  Obviamente,  tiene  que  ser  una
exigencia  razonable  y  adecuada,  pero  el  amor  verdadero
siempre  tiene  que  ser  exigente.  Unos  padres  que  consienten
todos  los  caprichos,  que  no  exigen  nada,  que  no  tratan  de
sacar  lo  mejor  de  sus  hijos,  no  les  aman  realmente.  Han
optado por la postura más cómoda, no por e lamor verdadero.
Sólo  educando  con  un  amor  exigente  se  puede  engrandecer
alos hijos y conducirlos hacia la madurez. El amor blando es un
amor  superficial,  que  no  busca  el  verdadero  bien  de  la
persona.

Y no hay que olvidar que tras la exigencia viene el perdón. Así
debe  ser  el  verdadero  amor:  el  que  ama  de  verdad  exige
porque  quiere  lo  mejor  para  la  persona  amada,  pero  cuando
esa  persona  comete  un  error,  entonces  perdona.  El  amor  es
"paciente", es "servicial", "todo lo soporta" (1 Co3 13, 4.7). Es
necesario que los hombres de hoy descubran ese amor porque
en  él  está  el  fundamento  verdaderamente  sólido  de  la  familia
[17]. Además, ese amor conduce al amor de Dios, pues nadie

ama  a  los  seres  humanos  más  que  Él,  nadie  les  exige  más,  y
http://www.mercaba.org/ARTICULOS/R/amor_divino_y_amor_humano_Re.htm 7/16
17/2/2016 Amor divino y amor humano. Reflexiones desde el humanismo cristiano sobre la familia

ama  a  los  seres  humanos  más  que  Él,  nadie  les  exige  más,  y
nadie les perdona más. Jesucristo amó a los hombres "hasta el
extremo"  (Jn13,1).  Y  puso  muy  alto  el  listón  de  su
seguimiento:  "Sed  perfectos  como  mi  Padre  celestial  es
perfecto" (Mt 5,48). Pero, al mismo tiempo, ofrece el perdón a
todo aquél que se acerque a Él con humildad y arrepentimiento
(Lc 7,48).

Amor

Lo  primero  que  hay  que  decir  es  que  el  amor  siempre  es
fecundo  en  el  más  amplio  sentido  de  la  palabra,  ya  que
siempre  va  más  allá  de  sí  mismo  y  supone  una  entrega
generosa. Dios es Amor, y por eso crea el mundo: para darse y
comunicarse. El motivo fundamental de la creación es el amor
desinteresado,  ese  amor  que  encontrará  su  expresión
filosófica­teológica  en  la  frase  de  Santo  Tomás  de  Aquino:
Bonum  est  diffusivum  sui  [18].  Dios  crea  no  sólo  porque  es
omnipotente, sino porque es Amor [19].

Así Dios, movido de amor, crea al hombre. También el hombre,
siguiendo el ejemplo del amor del Padre, "crea" nueva vida, es
fecundo.  Pues  el  amor  de  los  esposos  es  una  participación
singular  en  el  misterio  de  la  vida  y  del  amor  de  Dios  mismo
[20]. Por eso el amor conyugal lleva consigo, de forma natural,
el deseo de prolongarse, de dar fruto, de dar la vida a otro ser
humano.  El  amor  conyugal  no  se  agota  dentro  de  la  pareja,
sino que hace a los cónyuges capaces de la máxima donación
posible, por la cual se  convierten  en  cooperadores  de  Dios  en
el don de la vida a una nueva persona humana. De este modo,
los cónyuges, a la vez que se dan entre sí, dan, más allá de sí
mismos, la realidad del hijo; reflejo viviente de su amor, signo
permanente de la unidad conyugal y síntesis viva e inseparable
del padre y de la madre [21].

La  fecundidad  es  un  mandato  claro  de  Dios  al  matrimonio  ­
"sed  fecundos  y  multiplicaos"  (Gn  1,28)­  y  es  también  una
bendición. Por eso el cometido fundamental de la familia es el
servicio  a  la  vida,  el  realizar  a  lo  largo  de  la  historia  la
bendición original del Creador, transmitiendo en la generación
la imagen divina de hombre a hombre [22].

La  realidad,  hoy,  es  que  impera  una  mentalidad  anti­life  que
no  ve  la  vida  como  una  bendición,  sino  como  un  peligro  del
que hay que defenderse [23]. Se ha discutido mucho sobre las

http://www.mercaba.org/ARTICULOS/R/amor_divino_y_amor_humano_Re.htm 8/16
17/2/2016 Amor divino y amor humano. Reflexiones desde el humanismo cristiano sobre la familia

causas de la disminución del número de hijos. Se habla, sobre
todo,  del  progreso  económico  y  de  los  cambios  de  las
condiciones de vida que ese progreso ha traído consigo. Miedo,
angustia,  egoísmo,  ignorancia,  todo  esto  ha  contribuido  al
nacimiento de la mentalidad anti­vida que desconoce o rechaza
la inmensa riqueza espiritual de la vida humana. Pero la razón
última  de  esta  mentalidad  es,  como  dice  Juan  Pablo  II,  la
ausencia de Dios en el corazón de los hombres, cuyo amor es
más  fuerte  que  todos  los  miedos  del  mundo  juntos,  y  los
puede vencer [24].

La  fecundidad  es  el  fruto  y  el  signo  del  amor  conyugal,  el
testimonio vivo de la entrega plena y recíproca de los esposos
[25].  Y  el  amor  conyugal  se  muestra  así  como  una
participación  del  amor  creador  de  Dios,  que  es  esencialmente
don, gratuidad.

El  amor  de  Dios  hacia  los  seres  humanos  es  un  amor
incondicionado, y es siempre fiel. Dios no los necesita, y podía
no  haberlos  creado,  pero  ha  decidido  libremente  amarlos  y
crearlos  y  se  ha  comprometido  con  una  alianza  eterna  a  no
retirar nunca su amor. En cierto sentido, se puede decir que la
alianza  se  establece  al  mismo  tiempo  que  la  creación.  Y  se
establece  por  el  mismo  motivo  fundamental:  el  amor
desinteresado.  El  amor  es  motivo  de  la  creación  y  el  amor  es
motivo  de  la  alianza.  Todo  está  presidido  por  la  "lógica  del
amor" [26].

También  es  irrevocable,  aunque  hoy  en  día  son  mayoría  los
que lo rechazan, el amor con el que un hombre y una mujer se
entregan  mutuamente  en  matrimonio.  Efectivamente,  el  amor
mutuo  entre  el  hombre  y  la  mujer  es  imagen  del  amor
absoluto e indefectible con que Dios ama al hombre [27]. Entre
el  matrimonio  y  la  alianza  de  amor  de  Dios  y  los  hombres  se
da  una  analogía  interior  cuya  revelación  tiene  lugar
progresivamente  hasta  llegar  a  su  plenitud  de  manera
definitiva con Jesucristo [28].

La  Revelación  presenta  la  historia  de  la  salvación  con  una
alianza de amor de Dios con Israel. El amor de Dios llega hasta
tal extremo que se compromete para siempre con su pueblo y
se  obliga  a  sí  mismo  a  permanecerle  fiel,  a  pesar  de  la
infidelidad y de la dureza de corazón de Israel. El amor de Dios
por  su  pueblo  se  presenta  muchas  veces  en  la  Biblia  con
imágenes conyugales: el mismo impulso que un esposo siente
http://www.mercaba.org/ARTICULOS/R/amor_divino_y_amor_humano_Re.htm 9/16
17/2/2016 Amor divino y amor humano. Reflexiones desde el humanismo cristiano sobre la familia

hacia  su  esposa;  el  mismo  amor  ardiente  que  un  joven
experimenta  hacia  una  joven,  así  es  el  amor  de  Dios  hacia
Israel [29].

La  alianza  nupcial  entre  Dios  y  su  pueblo  Israel  había


preparado la nueva y eterna alianza mediante la cual el Hijo de
Dios, encarnándose y dando su vida, se unió en cierta manera
a  toda  la  humanidad  salvada  por  Él  [30],  preparando  así  las
"bodas del Cordero": Cristo se desposa con la Iglesia (Ap19,9)
[31].

Para  el  hombre  y  la  mujer  en  el  matrimonio  "su  vínculo  de
amor se convierte en imagen y símbolo de la alianza que une a
Dios  con  su  pueblo"  [32].  El  matrimonio  se  funda  en  una
alianza  de  amor  y,  por  eso  mismo,  es  señal  de  la  antigua
alianza,  y,  por  la  misma  razón,  es  sacramento  de  la  nueva
alianza, es decir, significación de la unión en el amor del alma
y del cuerpo entre Cristo y su Iglesia. Por eso dice San Pablo:
"Maridos,  amad  a  vuestras  mujeres  como  Cristo  amó  a  la
Iglesia y se entregó a sí mismo por ella" (Ef 5,25).

Los  esposos  tienen  en  Cristo  un  punto  de  referencia  y  una
ayuda  imprescindible  para  su  amor  conyugal.  "¿Acaso  se
puede  imaginar  el  amor  humano  sin  el  Esposo  y  sin  el  amor
con que Él amó primero hasta el extremo? Sólo si participan en
este amor y en este "gran misterio", los esposos pueden amar
"hasta el extremo": o se hacen partícipes del mismo, o bien no
conocen verdaderamente lo que es el amor y la radicalidad de
sus exigencias" [33].

El  pacto  o  alianza  conyugal  es  un  acto  de  voluntad  de  los
contrayentes  por  el  que  se  entregan  mutuamente  para
siempre. Entregarse equivale a comprometer toda la vida para
buscar el bien de otra persona, su perfección y su felicidad. Y,
paralelamente, aceptar el amor de esa persona, dejarse querer
por  ella,  pues  se  está  entregando  de  igual  modo.  Ese  acto  de
voluntad  "es  un  compromiso  de  amor  que  convierte  en
comprometido  al  amor.  Los  amantes  son  los  que  se  quieren,
los  esposos  los  que,  además,  se  comprometen  a  quererse"
[34].

Esta afirmación resulta incomprensible para todos aquellos que
conciben la libertad como una fuerza indeterminada, desligada
de  cualquier  obligación,  fidelidad  y  compromiso,  o  como  una
fuerza  autónoma  de  autoafirmación  que  no  tiene  en  cuenta  a

http://www.mercaba.org/ARTICULOS/R/amor_divino_y_amor_humano_Re.htm 10/16
17/2/2016 Amor divino y amor humano. Reflexiones desde el humanismo cristiano sobre la familia

los  demás  y  sólo  busca  su  propio  bienestar  egoísta  [35].  Sin
embargo,  el  compromiso  conyugal  no  es  una  pérdida  de
libertad,  sino  el  ejercicio  más  completo  de  la  misma.  Es  la
dimensión  más  profunda  y  grande  dela  libertad  del  hombre
que, precisamente porque es libre, en el sentido de ser dueño
de sí, puede entregarse totalmente a alguien y comprometer el
amor como deuda conyugal [36].

Muchos  autores  se  han  planteado  la  dificultad  de  hablar  del
amor  en  términos  de  deber.  Así,  Max  Scheler  considera  que
hablar  del  amor  como  un  mandato  sería  una  contradicción.
Pero  él  se  refiere  al  amor  como  algo  espontáneo,  puramente
emotivo.  Ciertamente,  el  amor­sentimiento  puede
desaparecer.  Pero  el  amor  conyugal  no  es  sólo  ni  sobre  todo
sentimiento.  Es  esencialmente  un  compromiso  con  la  otra
persona  que  convierte  el  amor  en  amor  debido:  en  deber  de
amarse, para siempre.

Este  planteamiento  no  debería  sorprender  a  una  conciencia


cristiana, pues el núcleo central de la moral cristiana está en el
mandamiento  del  amor:  amor  a  Dios  y  a  los  hombres.  No  es
un  ideal,  ni  una  recomendación.  Es  un  mandato:  "Amarás  al
Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda
tu  mente  (…)  Amarás  a  tu  prójimo  como  a  ti  mismo"  (Mt
22,37­39).  Es  una  enseñanza  constante  del  Evangelio  que  el
amor  se  manifiesta  precisamente  como  una  decisión  de  la
voluntad que se plasma en el cumplimiento del deber. Esto no
significa  que  todo  cumplimiento  del  deber  sea  fruto  del  amor.
Significa  que  el  amor  va  siempre  acompañado  del
cumplimiento  del  deber.  Por  eso  dice  Jesús:  "si  me  amáis,
cumpliréis mis mandamientos" (Jn 14,15) [37].

Los  mejores  y  más  altos  amores  se  pueden  expresar  en


términos  de  deber  y  de  compromiso.  Así  es  el  amor  de  Dios
por los hombres. Y, salvando las distancias, así es el amor de
los  padres  hacia  sus  hijos.  ¿Por  qué  quieren  los  padres  a  sus
hijos? Nadie en sus cabales podrá decir que los padres quieren
a sus hijos por lo listos, lo guapos o lo simpáticos que son. Les
quieren,  sencillamente,  porque  son  sus  hijos,  y  no  necesitan
otro motivo para amarles.

El amor no es un mero sentimiento. El amor es apertura a los
demás,  es  comunicación,  apertura,  don,  entrega.  Una  de  las
principales  aportaciones  de  la  familia  es  la  experiencia  de
comunión  y  participación  que  debe  caracterizar  su  vida  diaria
http://www.mercaba.org/ARTICULOS/R/amor_divino_y_amor_humano_Re.htm 11/16
17/2/2016 Amor divino y amor humano. Reflexiones desde el humanismo cristiano sobre la familia

[38].  La  familia  es  una  comunidad  de  personas  unidas  en  el
amor.  Desde  esta  perspectiva  es  fácil  comprender  que  el
modelo  originario  de  la  familia  hay  que  buscarlo  en  Dios
mismo, en el misterio trinitario de su vida [39].

El hombre y la mujer sólo pueden encontrar su propia plenitud
en  la  entrega  sincera  [40]  porque  han  sido  creados  a  imagen
de  Dios  que  es  Amor.  "Dioses  Amor  y  vive  en  sí  mismo  un
misterio  de  comunión  personal  de  amor.  Creándola  a  su
imagen y conservándola continuamente en el ser, Dios inscribe
en  la  humanidad  del  hombre  y  de  la  mujer  la  vocación  y
consiguientemente  la  capacidad  y  la  responsabilidad  del  amor
y  de  la  comunión.  El  amor  es,  por  tanto,  la  vocación
fundamental e innata de todo ser humano" [41].

En Jesús se descubre el modelo del "hombre para los otros", es
decir,  del  hombre  que  se  realiza  no  en  el  cierre  egoísta  del
propio  individualismo,  sino  en  el  don  generoso  de  sí  mismo.
Conforme a la paradoja evangélica, la vida es para entregarla.
Jesucristo  lo  enseñó  con  sus  palabras  y  con  su  ejemplo:
"habiendo  amado  a  los  suyos  que  estaban  en  el  mundo,  los
amó hasta el extremo" (Jn 13,1) y se entregó a sí mismo por
ellos.  Jesucristo  enseña  y  proclama  que  la  vida  encuentra  su
centro, su sentido y su plenitud cuando se entrega [42].

El ser humano que viva y asuma el amor familiar y reconozca
los  valores  personales  y  el  don  pertenecientes  a  dicho  amor
estará predispuesto a comprender las enseñanzas de Cristo y a
llevarlas a la práctica.

El mundo necesita de Dios

Alcanzar un mundo mejor, más humano y humanizador, es de
todo  punto  imposible  sin  Dios  porque  el  ser  humano  necesita
absolutamente  a  Dios.  La  fe  en  Dios  es  necesaria  para
descubrir  y  desarrollar  la  entera  humanidad  del  hombre.  Y  la
familia  es  el  lugar  privilegiado  para  la  transmisión  de  la  fe
porque  es  el  lugar  privilegiado  para  vivir  y  experimentar  el
amor auténtico: es la primera escuela de amor.

Vivir  así  la  familia  no  siempre  resulta  fácil.  La  experiencia
demuestra  que  a  consecuencia  del  pecado  todo  resulta
trabajoso,  y  especialmente  las  relaciones  interpersonales.  La
herida del pecado aparece especialmente en el amor conyugal,
que  vive  amenazado  por  el  egoísmo,  el  espíritu  de  dominio,
infidelidad, celos y conflictos que pueden conducir hasta el odio
http://www.mercaba.org/ARTICULOS/R/amor_divino_y_amor_humano_Re.htm 12/16
17/2/2016 Amor divino y amor humano. Reflexiones desde el humanismo cristiano sobre la familia

y la ruptura [43].

El pecado supone, ciertamente, un obstáculo de la inteligencia,
un endurecimiento de la voluntad, una fijación de las pasiones.
Esta  es  la  raíz  escondida  de  muchos  de  los  factores  de  la
fragilidad del amor. Con mucha frecuencia el deber de fidelidad
resulta  difícil,  y  aparecen  muchos  motivos  que  incitan  a
dejarlo,  y  muchos  obstáculos  que  dificultan  su  realización.  La
vida matrimonial y familiar es dura, y el entorno cultural actual
no resulta precisamente una ayuda para superar los problemas
que se presentan. El mensaje que proclama la sociedad es más
bien  de  signo  contrario:  si  tienes  problemas,  no  te  esfuerces,
¡déjalo! ¡abandona!

Sin  la  ayuda  de  Dios  el  hombre  y  la  mujer  no  pueden  vivir  la
verdad  de  la  familia.  Su  auxilio  es  necesario.  El  amor  es  la
verdadera  fuente  de  unidad  y  fuerza  del  matrimonio  y  de  la
familia [44]. Y para hacer posible el amor auténtico es preciso
recurrir  a  Dios  con  la  certeza  de  recibir  su  ayuda.  Porque  el
amor verdadero y "hermoso" es don de Dios [45]. El amor sólo
puede ser vivido con profundidad por el Amor, aquel Amor que
es "derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que
nos ha sido dado" (Rom 5,5).

La familia necesita a Dios para poder vivir el amor en toda su
autenticidad,  y  se  podría  decir  que  Dios  "necesita"  a  las
familias para atraer más fácilmente a los hombres hacia sí. La
experiencia  de  la  filiación,  de  la  paternidad,  del  amor
incondicional  y  gratuito,  permiten  insertarse  en  el  misterio  de
Dios que es Amor, porque "la familia misma es el gran misterio
de Dios" [46].

Notas

1 Juan Pablo II, Exhortación apostólica Familiaris consortio, 17.

2 Juan Pablo II, Carta a las familias Gratissimam sane 19.

3  Juan  Pablo  II,  Homilía  ,  28  de  enero  de  1979,  en  CELAM,
Puebla, Edica, Madrid 1979, pp. 46­47.

4 Catecismo de la Iglesia Católica, 2220.

5 Ibid., 2216.

6 Santo Tomás de Aquino, Suma Teológica, 2­2 q. 101 a. 3.

http://www.mercaba.org/ARTICULOS/R/amor_divino_y_amor_humano_Re.htm 13/16
17/2/2016 Amor divino y amor humano. Reflexiones desde el humanismo cristiano sobre la familia

7 Juan Pablo II, Carta Encíclica Veritatis splendor, 41.

8 Durwell, F. X., Il Padre. Dio nel suo mistero, Roma 1998 (2ª
ed),  p.  20.  Cfr.  Scola,Angelo,  Hombre­mujer.  El  misterio
nupcial, Encuentro, Madrid 2001, p. 312.

9 Scola, Angelo, op. cit., p. 314.

10  Juan  Pablo  II,  Exhortación  apostólica  Familiaris  consortio,


28;  Concilio  Vaticano  II,  Constitución  pastoral  Gaudium  et
spes, 50.

11 Juan Pablo II, Carta a las familias Gratissimam sane, 15.

12  Cfr.  p.  ej.,  Vives,  Josep,  Creer  el  Credo,  Sal  Terrae,
Santander 1986, pp. 27 ss.; Scola,Angelo, op. cit., pp. 307 ss.

13  Cfr.  Sartre,  Jean  Paul,  Les  mots,  Paris  1964.  Cfr.  Scola,
Angelo, op. cit., pp. 307 y ss.

14  Cfr.  Baldeón­Santiago,  Alfonso,  Las  páginas  más  bellas  de


San Bernardo, Monte

Carmelo, Burgos 2000, p. 79.

15  Lewis,  C.S.,  El  problema  del  dolor,  Rialp,  Madrid  1999,  p.
47.

16 Juan Pablo II, Carta a las familias Gratissimam sane, 14.

17 Juan Pablo II, Carta a las familias Gratissimam sane, 14.

18  Santo  Tomás  de  Aquino,  Suma  Teológica,  I  q.5  a.4  ad  2,
BAC, Madrid 1964 (3ª ed),

tomo I, p. 377.

19  Cfr.  Wojtyla,  Karol,  Signo  de  contradicción,  BAC,  Madrid


1979 (3ª ed), pp 26 ss.

20  Juan  Pablo  II,  Exhortación  apostólica  Familiaris  consortio,


29.

21 Ibid., 14.

22 Ibid., 28.

23 Ibid., 6.

http://www.mercaba.org/ARTICULOS/R/amor_divino_y_amor_humano_Re.htm 14/16
17/2/2016 Amor divino y amor humano. Reflexiones desde el humanismo cristiano sobre la familia

24 Ibid., 30.

25 Ibdi., 28.

26  Wojtyla,  Karol,  Signo  de  contradicción,  BAC,  Madrid  1979


(3ª ed), pp. 26 ss.

27 Catecismo de la Iglesia Católica, 1604.

28 Concilio Vaticano II, Constitución pastoral Gaudium et spes,
48.

29 Cfr, p. ej., Cantar de los cantareşOs 2,21; Jer 6,13; Is, 54.

30 Concilio Vaticano II, Constitución pastoral Gaudium et spes,
22.

31 Catecismo de la Iglesia Católica, 1612.

32  Juan  Pablo  II,  Exhortación  apostólica  Familiaris  consortio,


12.

33 Juan Pablo II, Carta a las familias Gratissimam sane, 19.

34  Viladrich,  Pedro  Juan,  El  pacto  conyugal,  Rialp,  Madrid


2002, p. 25.

35 Juan Pablo II, Exhortación apostólica Familiaris consortio, 6.

36 Cfr. Juan Pablo II, Discurso al Tribunal de la Rota Romana,
21­I­1999, n. 5.

37 No hacerlo es siempre un engaño, como observa San  Juan
de  Ávila:  algunos  son  tan  ofuscados  que  "creen  que  si  el
corazón  los  mueve  a  cualquier  obra,  la  deben  hacer  aunque
sea contraria a los mandamientos de Dios; dicen amarlo tanto
que,  aun  infringiendo  sus  mandatos,  no  pierden  su  amor.
Olvidan  de  esta  manera  que  el  Hijo  de  Dios  predicó  con  la
propia  boca  exactamente  lo  contrario:  el  que  tiene  mis
mandamientos y los guarda, ése es el que me ama (Jn 14,21);
si alguno me ama, guardará mi Palabra (Jn14,23). Y el que no
me  ama  no  guarda  mis  palabras".  Consejo  Pontificio  para  la
Familia,  Sexualidad  humana:  verdad  y  significado.
Orientaciones educativas en familia, n. 20.

38  Juan  Pablo  II,  Exhortación  apostólica  Familiaris  consortio,


43.

http://www.mercaba.org/ARTICULOS/R/amor_divino_y_amor_humano_Re.htm 15/16
17/2/2016 Amor divino y amor humano. Reflexiones desde el humanismo cristiano sobre la familia

39 Juan Pablo II, Carta a las familias Gratissimam sane, 6.

40  Juan  Pablo  II,  Exhortación  apostólica  Familiaris  consortio,


13; Concilio Vaticano II,

Constitución pastoral Gaudium et spes, 24.

41  Juan  Pablo  II,  Exhortación  apostólica  Familiaris  consortio,


11.

42 Juan Pablo II, Carta Encíclica Evangelium vitae, 51.

43 Catecismo de la Iglesia Católica, 1606.

44  Juan  Pablo  II,  Exhortación  apostólica  Familiaris  consortio,


20.

45 Juan Pablo II, Carta a las familias Gratissimam sane, 20.

46 Ibid., 19.

http://www.mercaba.org/ARTICULOS/R/amor_divino_y_amor_humano_Re.htm 16/16