Está en la página 1de 594

Antiguo Testamento

Referencias / Notas

||

historiaSalvacionAT.indd 1 06/07/2007 15:36:02


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas

||

historiaSalvacionAT.indd 2 06/07/2007 15:36:02


Antiguo Testamento

Referencias / Notas

La
Historia
de la
Salvación
Historias bíblicas comentadas
para la educación cristiana

Tomo 1
Antiguo Testamento

Serie adaptada por


Fred y Arlene Jonkman

||

historiaSalvacionAT.indd 3 06/07/2007 15:36:02


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas

Derechos reservados 2007


Se prohibe la reproducción total o parcial sin el permiso de los dueños de los derechos.
Adaptación: Fred y Arlene Jonkman
Textos adicionales: Arlene Jonkman y Luis Carlos Moreno
Diseño: IBD
ISBN: 978-9942-01-089-6 (Obra completa)
ISBN: 978-9942-01-090-2 (Tomo 1)
Derechos de autor No.: 026896

Impreso en el Ecuador

||

historiaSalvacionAT.indd 4 06/07/2007 15:36:02


Antiguo Testamento

Contenido Referencias / Notas

Presentación / 11

Introducción / 15

Guía para la enseñanza eficaz / 19

LECCIONES / 29

Lección 1 La creación Génesis 1

Lección 2 Adán y Eva en el paraíso Génesis 2

Lección 3 La caída Génesis 3

Lección 4 Caín y Abel Génesis 4

Lección 5 Dios prepara el diluvio Génesis 5, 6, 7:1-5

Lección 6 El diluvio Génesis 7, 8, 9

Lección 7 La torre de Babel Génesis 10, 11:1-9

Lección 8 El llamado de Dios a Abram Génesis 11:10 - 12:20

Lección 9 Abram y Lot Génesis 12, 13, 14

Lección 10 Dios hace un pacto con Abram Génesis 15,16, 17

Lección 11 Abraham recibe visitas celestiales e intercede Génesis 18, 19


por Lot

Lección 12 Isaac es el hijo de promesa; Ismael es rechazado Génesis 21

Lección 13 Dios ordena a Abram que sacrifique a Isaac Génesis 22

Lección 14 El matrimonio de Isaac con Rebeca Génesis 24

Lección 15 La muerte de Abraham y el nacimiento de Jacob Génesis 25 – 27:40


y Esaú

Lección 16 Dios se aparece a Jacob en Bet-el Génesis 27:41-45; 28

Lección 17 Jacob vive con Labán, se casa y tiene familia Génesis 29, 30, 31

Lección 18 Jacob en Peniel y su retorno a Canaán Génesis 32-36
Lección 19 La humillación de José: vendido a Egipto Génesis 37

||

historiaSalvacionAT.indd 5 06/07/2007 15:36:03


La Historia de la Salvación

Lección 20
Referencias José: esclavo y gobernador
/ Notas Génesis 39, 40

Lección 21 José: de la prisión al palacio Génesis 41, 42:1-18

Lección 22 José se revela a sus hermanos Génesis 43, 44, 45

Lección 23 Jacob: vida y muerte en Egipto Génesis 46-50

Lección 24 Dios bendice, prueba y restaura a Job Job

Lección 25 El pueblo de Israel esclavo en Egipto Éxodo 1

Lección 26 Nacimiento y entrenamiento de Moisés Éxodo 2

Lección 27 Moisés en Madián y su llamado para liberar a Israel Éxodo 3,4



Lección 28 Moisés y Aarón afrente al Faraón Éxodo 5 - 9:1-7

Lección 29 El Faraón continúa su lucha contra Dios Éxodo 9, 10, 11

Lección 30 La liberación consumada y la institución de la Éxodo 12


Pascua

Lección 31 El éxodo de Israel y el cruce del Mar Rojo Éxodo 13:1 - 15:19

Lección 32 Dios cuida de su pueblo en el desierto Éxodo 15, 16, 17, 18

Lección 33 Dios da su ley en el Sinaí Éxodo 19, 20, 24

Lección 34 Israel adora el becerro de oro Éxodo 32, 33, 34

Lección 35 Dios da instrucciones para la alabanza y la Éxodo 25-31; 33-40


construcción del tabernáculo

Lección 36 Israel no puede entrar en Canaán por su falta de fe Números 9-14

Lección 37 La rebelión de Coré, Datán y Abiram Números 16-19

Lección 38 El agua de la roca y la serpiente de bronce Números 20, 21

Lección 39 Balaam trata de destruir a Israel Números 22-25

Lección 40 Despedida y muerte de Moisés y Josué el Deuteronomio 31 - 34


sucesor

Lección 41 Josué lidera a Israel a Canaán y toma Jericó Josué 1-6



Lección 42 El pecado de Acán Josué 7, 8

Lección 43 La conquista de Canaán Josué 9-22

Lección 44 La despedida de Josué Josué 23, 24

||

historiaSalvacionAT.indd 6 06/07/2007 15:36:03


Antiguo Testamento

Lección 45 Jueces: Débora y Barac Jueces 1-5


Referencias / Notas

Lección 46 Jueces: Gedeón Jueces 6-8

Lección 47 Jueces: Tola, Yair y Jefté Jueces 9-12

Lección 48 Jueces: Sansón, llamado por Dios Jueces 13, 14

Lección 49 El fin de Sansón Jueces 15,16

Lección 50 Noemí y Rut Rut 1-4

Lección 51 Elí y Samuel 1 Samuel 1-3

Lección 52 Los filisteos capturan el arca 1 Samuel 4-7

Lección 53 Saúl: el primer rey de Israel 1 Samuel 8-15

Lección 54 David es ungido como rey de Israel 1 Samuel 16

Lección 55 David y Goliat 1 Samuel 17

Lección 56 Saul intenta matar a David 1 Samuel 18, 19, 20

Lección 57 David huye de Saúl 1 Samuel 21 -24

Lección 58 Nabal y Abigail 1 Samuel 25

Lección 59 David nuestra fe en Haquila e incredulidad en Ziclag 1 Samuel 26, 27, 29, 30

Lección 60 El fin de Saúl 1 Samuel 28 -31


2 Samuel 1
1 Crónicas 10

Lección 61 David es hecho rey y conquista a sus enemigos 1 Samuel 2-5


1 Crónicas 11, 12

Lección 62 David trae el arca a Jerusalén 2 Samuel 6-9


1 Crónicas 13-17

Lección 63 El pecado de David y el perdón de Dios 2 Samuel 11-12

Lección 64 David y su hijo Absalón 2 Samuel 13 -19

Lección 65 Los últimos años de la vida de David 2 Samuel 20 -24


1 Crónicas 21,22 28,29

Lección 66 La sabiduría de Salomón 2 Crónicas 1


1 Reyes 1-4

Lección 67 Salomón construye el templo de Dios 1 Reyes 5-8


2 Crónicas 2-7

||

historiaSalvacionAT.indd 7 06/07/2007 15:36:03


La Historia de la Salvación

Lección 68
Referencias La grandeza de Salomón y su caída
/ Notas 1 Reyes 9-11

Lección 69 El reino dividido: Judá e Israel 1 Reyes 12-15:8


2 Crónicas 10-13

Lección 70 Asa, el rey piadoso, reina en Judá 1 Reyes 15:9-16:28


Reyes malos reinan sobre Israel 2 Crónicas 14-16

Lección 71 El profeta Elías y el rey Acab de Israel 1 Reyes 15:25-34
1 Reyes 16; 17

Lección 72 Elías en el Monte Carmelo 1 Reyes 18

Lección 73 Elías, deprimido, huye de Jezabel 1 Reyes 19

Lección 74 El perverso rey Acab 1 Reyes 20-22


2 Crónicas 18

Lección 75 Elías es arrebato al cielo y es sucedido por Eliseo 1 Reyes 19:19-21


2 Reyes 1-3

Lección 76 Eliseo 2 Reyes 4; 6:1-7

Lección 77 La curación de Naamán, el sirio 2 Reyes 5

Lección 78 Eliseo y la victoria sobre los sirios 2 Reyes 6, 7

Lección 79 El rey Josafat de Judá, temeroso de Dios 2 Crónicas 19, 20



Lección 80 Jehú lleva a cabo los juicios de Dios 2 Reyes 8-10

Lección 81 La reina Atalía y el rey Joás de Judá 2 Reyes 11, 12


2 Crónicas 24

Lección 82 El profeta Jonás Jonás 1-4

Lección 83 La caída y la dispersión de Israel 2 Reyes 13; 14:23-29;


15:8-31; 17:1-41
Los profetas Oseas,
Amós y Miqueas

Lección 84 Los reyes de Judá: Amasías, Uzías, Jotam y Acaz 2 Reyes 14:1-22
15:1-7; 16
2 Crónicas 25-28
Isaías 2-7

Lección 85 El piadoso rey Ezequías de Judá y el profeta Isaías 2 Reyes 18-20
2 Crónicas 29-32
Isaías

Lección 86 La conversión del rey malo Manasés 2 Crónicas 33


2 Reyes 21:1-18

||

historiaSalvacionAT.indd 8 06/07/2007 15:36:03


Antiguo Testamento

Lección 87 Las reformas del Rey Josías 2 Reyes 22, 23 / Notas


Referencias
2 Crónicas 34, 35

Lección 88 Jerusalén y el templo son destruidos 2 Reyes 24, 25


2 Crónicas 36
Jeremías
Lamentaciones
Ezequiel; Nahúm
Habacuc; Sofonías

Lección 89 Daniel y sus amigos Daniel 1,2; Ezequiel

Lección 90 Los amigos de Daniel en el horno ardiente Daniel 3,4

Lección 91 Daniel en la corte de Babilonia Daniel 5

Lección 92 Daniel en el foso de los leones Daniel 6

Lección 93 El retorno de los cautivos bajo Esdras, el escriba Esdras


Nehemías 8-10
Hageo
Zacarías

Lección 94 Nehemías reconstruye Jerusalén Nehemías


Malaquías

Lección 95 Ester y los judíos en Persia Ester

APÉNDICES / 545

Apéndice 1: Un ejemplo de un “Plan de Lección” / 547


Apéndice 2: Borrado de “Plan de Lección” / 550
Apéndice 3: Para entender a los niños de distintas edades / 552
Apéndice 4: Catecismo de Heidelberg / 550
Apéndice 5: Catecismo de niños / 585

||

historiaSalvacionAT.indd 9 06/07/2007 15:36:03


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas

| 10 |

historiaSalvacionAT.indd 10 06/07/2007 15:36:03


Antiguo Testamento

Referencias / Notas

Presentación

Cuando llegamos a Quito, Ecuador, en 1998, para comenzar nuestra labor como misioneros, uno de
los primeros deberes fue buscar una iglesia dónde congregarnos. Teníamos 6 hijos, entre los dos y los
dieciocho años. La expectativa y esperanza que teníamos como padres era que la iglesia disponga y
provea un buen programa de educación cristiana para toda la familia. La experiencia que traíamos,
de nuestra vida familiar y de nuestras Iglesias Reformadas en Canadá y Estados Unidos, era que en
ellas se disponía de buenas escuelas dominicales. La iglesia donde decidimos congregarnos sí tenía su
escuela dominical para niños, jóvenes y adultos, una hora antes de iniciar el culto. Entonces, nuestros
jóvenes fueron a su clase, los pequeños a sus aulas y nosotros íbamos a la clase para los adultos.
Pero, muy pronto, nuestros hijos no quisieron ir a sus clases. Cuando averiguamos sobre cómo iban las
clases de nuestros hijos nos dimos cuenta que no había un programa planeado para sus edades. Y no
solo que no hubo un programa, sino que los profesores no estaban comprometidos con su ministerio,
ni tampoco estaban preparados para hacerlo. Esta fue una frustración para nosotros, porque desde
nuestra niñez fuimos bien instruidos en la Palabra de Dios y Arlene fue profesora de escuela dominical
por más de 15 años. ¿Qué debíamos hacer en esta circunstancia? La preocupación aumentó cuando
investigamos un poco más sobre los programas de Educación Bíblica Dominical en otras iglesias. Las
opiniones y conclusiones eran desalentadoras, pues parecía que nada había bien en las iniciativas
educativas de estas iglesias.
En estas circunstancias es cuando Arlene recordó este programa que tienen ahora en sus manos, que
fue usado por las Iglesias reformadas de nuestra denominación en Canadá. Preguntamos primero a
los líderes la iglesia en Quito si estarían interesados en tener un programa de Escuela Bíblica para su
iglesia. Mostraron mucho interés y comprometieron su ayuda en la traducción. Entonces, escribimos
a nuestra denominación en Canadá para tener el permiso para traducirlo y, gracias a Dios, nos cedie-
ron todos los derechos para revisarlo y adaptarlo a fin de que sea pertinente y adecuado a la cultura
latinoamericana. Por supuesto, con estos cambios, ellos y nosotros, quisimos conservar la perspectiva
bíblica de su doctrina.
Cuando todo esto pasó, nunca pensamos que un día este material pudiera ser publicado. Nuestra
meta solamente fue que la iglesia local donde asistimos tenga su programa. Después de tener todo
traducido, enseñamos a los profesores cómo usar el material y la iglesia estuvo muy agradecida por la
gran ayuda que el material proveía para los niños. Pronto otras iglesias escucharon sobre el programa
de enseñanza y nos preguntaron si podrían usarlo. Y el proyecto continuó de este modo. Entonces,
diseñamos un taller para preparar a las iglesias acerca de cómo desarrollar un ministerio para niños en
la iglesia y cómo usar este material. Durante todo este tiempo trabajamos solamente con fotocopias de
las lecciones y actividades y reproduciéndolo de “forma casera”. El número de iglesias que solicitaban
el material aumentó y con ello el trabajo minucioso de reproducir, organizar y distribuirlo. Allí surgió
la idea de publicarlo.

| 11 |

historiaSalvacionAT.indd 11 06/07/2007 15:36:03


La Historia de la Salvación

La serie de textos
Referencias “Historia de la Salvación” es un programa de estudio de la Biblia que contiene los
/ Notas
relatos bíblicos comentados para la Educación Cristiana. Este material es publicado con el propósito
de proveer un recurso a todas las personas que enseñan a los niños en el hogar cristiano, la Escuela
Bíblica Dominical, Escuelas Bíblicas Vacacionales o en las clases de Educación Cristiana en escuelas y
colegios. El material busca ser una herramienta de ayuda para los profesores tanto en su preparación
personal como en la planificación de sus lecciones. Por eso, este programa de estudios es abierto y
no está dirigido a una edad específica. En la Introducción proveemos algunas ideas de cómo se puede
usar este comentario para elaborar sus propios planes de enseñanza, de acuerdo a la edad de los niños
con quienes se esté trabajando.
Cada historia de la Biblia revela algo de Dios mismo o de su plan para nuestra redención. La Escritu-
ra es la auto-revelación de Dios como redentor y en cada historia Dios es el agente principal. Desde
Génesis hasta Apocalipsis, Dios está revelándonos progresivamente su plan de salvación. A la luz del
Nuevo Testamento podemos descubrir, una y otra vez, cómo cada hecho y cada historia bíblica seña-
lan a Cristo, el Salvador, quien ya se movía entre el pueblo de Dios mucho antes de su encarnación.
Este material narra las historias bíblicas tomando en cuenta este enfoque de la revelación de Dios en
la Historia.
Este primer tomo empieza donde el drama de la redención empieza: con la Creación. La redención se
revela por primera vez en Génesis 3:15, y es entregada a las primeras personas, por la gracia de Dios,
después de la caída. Esta promesa es repetida, ampliada y aclarada cuando Dios habla con Noé, Job,
Abraham, Jacob, Moisés, Josué, los reyes, profetas, los evangelios, los apóstoles y otros. A través de
todas las historias bíblicas, Dios está revelando su redención como liberación de nuestro pecado por
Cristo.
El comentario entero contiene más de 180 lecciones y consiste en una exposición, explicación y apli-
cación de los relatos históricos que contiene la Biblia. El punto fuerte del material es que está centrado
en Dios y provee un método cronológico para la enseñanza de la Biblia. Cuando se estudia y se sigue
el programa fielmente, es posible cubrir toda la Biblia en aproximadamente cuatro años (si se enseña
una lección cada semana). La finalidad de las historias bíblicas no es meramente contar los datos o
anécdotas de la vida y obra de las figuras históricas interesantes que están en la Biblia. Este material le
ayudará a la maestra o maestro a cumplir con el objetivo principal de la enseñanza de la Biblia: guiar
a los estudiantes al conocimiento personal de Cristo, como Salvador y Señor de sus vidas.
Este comentario es una adaptación y traducción de la obra en idioma inglés Teacher’s Manual and
Teacher’s Commentary on the Bible que, a su vez, fue traducida y adaptada del original holandés por la
Sra. Frederika Pronk, quien tiene un bachillerato en Educación Religiosa y una maestría en Educación
Eclesiástica. Damos gracias al Comité de Publicaciones de la Free Reformed Church of North America
quien proveyó el permiso para la adaptación al español y su posterior uso por el pueblo de Dios de
habla hispana.
Para usar este material, y sacarle el mayor beneficio posible, hemos desarrollado un “Taller de entrena-
miento para maestros”, como parte del ministerio llamado “Apacienta mis corderos”. Este fue iniciado
por nosotros en el año 2000, con el propósito de proveer material y capacitación bíblica para las igle-
sias evangélicas en Latinoamérica. Este taller tiene una duración de catorce horas y provee instrucción
en: los principios bíblicos de la enseñanza de niños, las cualidades de los maestros y maestras, la
historia de la educación cristiana, el entendimiento de los niños de diferente edades, cómo desarrollar
un programa de escuela dominical en su iglesia, cómo preparar y enseñar una lección bíblica usando
el método narrativo, la disciplina en su clase, métodos de memorización, ayudas prácticas y concretas
para la enseñanza eficaz, etc. Si está interesado en recibir este taller o más información sobre este
material, por favor comuníquese con apacientamiscorderos@gmail.com
Queremos dar las gracias a Dios por todas las personas e iglesias que nos ayudaron a concretar la
publicación de este proyecto, especialmente a La Iglesia Reformada Presbiteriana del Ecuador con sus
palabras de ánimo para iniciarlo; a Rosa de Mosquera, Flor Maria de Donoso, y Pilar de Landa por su

| 12 |

historiaSalvacionAT.indd 12 06/07/2007 15:36:03


Antiguo Testamento

labor inicial en la traducción; y, a Iván Balarezo y Luis Carlos Moreno por la revisión de todo /elNmaterial
Referencias otas
a fin de que sea adaptado y útil para el contexto latinoamericano. Igualmente, agradecemos a la misión
“Word and Deed Canada”, parte de “World Relief Organization”, por su generosidad al momento de
financiar la publicación de estos manuales.
Es nuestro deseo ayudar a los creyentes adultos en la tarea de enseñar a los niños en su hogar, en las
iglesias, escuelas, en el campo misionero, y dondequiera que haya un niño que pueda ser alcanzado
por la Palabra de Dios. El motivo de nuestras oraciones es que los niños sean instruidos acerca de
su pecado y sean encaminados a conocer al único Salvador, Jesucristo, quien puede perdonarles sus
pecados y enseñarles cómo vivir para servirle hoy y siempre.
Nuestra esperanza para las siguientes generaciones de los hijos de Dios está mejor expresado en el
Salmo 78:1 a 8, que dice:
Escucha, pueblo mío, mi Ley; inclinad vuestro oído a las palabras de mi boca. Abriré mi boca en pro-
verbios; hablaré cosas escondidas desde tiempos antiguos, las cuales hemos oído y entendido, las que
nuestros padres nos contaron. No las encubriremos a sus hijos, contaremos a la generación venidera
las alabanzas de Jehová, su potencia y las maravillas que hizo. Él estableció testimonio en Jacob y
puso ley en Israel, la cual mandó a nuestros padres que la notificaran a sus hijos; para que lo sepa la
generación venidera, los hijos que nazcan; y los que se levanten lo cuenten a sus hijos, a fin de que
pongan en Dios su confianza y no se olviden de las obras de Dios; que guarden sus mandamientos y
no sean como sus padres, generación terca y rebelde; generación que no dispuso su corazón, ni cuyo
espíritu fue fiel para con Dios. (Énfasis nuestro).

Fred y Arlene Jonkman

| 13 |

historiaSalvacionAT.indd 13 06/07/2007 15:36:03


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas

| 14 |

historiaSalvacionAT.indd 14 06/07/2007 15:36:03


Antiguo Testamento

Referencias / Notas

Introducción

“El regalo más importante para la Iglesia hoy


en día es enseñar, enseñar, y enseñar”.
John Stott

Iglesia y educación
La historia de la Iglesia Cristiana está repleta de esfuerzos e iniciativas educativas. Y no podía ser de
otra manera cuando su carácter como pueblo escogido por Dios, para ser sal y luz del mundo, se basa
en cuánto aprende, instruye y obedece el consejo de Dios. De allí que no es difícil encontrar en todos
los libros de la Biblia consejos para instruir a los hijos del Pacto. La voz profética se alza constante-
mente para llamar la atención al pueblo por su pecado que se manifiesta como la consecuencia de
abandonar, olvidar y no enseñar los mandamientos del Señor a los hijos, y a los hijos de sus hijos.
La obra salvadora de Jesucristo, su proclamación, tuvo como uno de sus componentes claves la
instrucción que dio a sus discípulos. Las Escrituras revelan cómo Jesús dedicaba tiempo y esfuerzo
a explicar las parábolas, a instruir a sus discípulos en las cosas que les era difíciles de entender y a
relatarles todo lo que la Biblia decía del él.
Tempranamente los apóstoles y la Iglesia naciente “captó” la importancia de la enseñanza en la procla-
mación del Evangelio. La tarea se hizo más urgente, y se destinaron todos los esfuerzos y habilidades,
para enseñar la sana doctrina y combatir a los falsos maestros y sus herejías. La vida y obra de los
Padres de la Iglesia es un fiel testimonio de dedicación a la predicación del Evangelio y su enseñanza
a los fieles de las congregaciones.
Con la Reforma Protestante se recupera la vocación educativa de la Iglesia, que se había perdido por
siglos. Indudablemente que esta “vuelta” a la Sola Scriptura significaba retomar la enseñanza como
la única vía posible para instruir al pueblo llamado a ser Nación Santa. Conjugado con la posibilidad
de poner la Biblia en las manos de cualquier creyente, el esfuerzo que los reformadores hicieron por
educar al pueblo en el consejo de Dios fue monumental. No es casualidad, ni mucho menos, el hecho
que allí vieron a la luz y se gestaron las semillas de las corrientes educativas que aún ahora se siguen
usando en las iglesias y en la sociedad secular.
El presente material educativo, que ahora ponemos en sus manos, busca encausarse en esta misma
herencia. Reconocemos que la labor educativa en nuestras iglesias es una tarea fundamental. De cier-
to modo, podemos afirmar que el destino de la iglesia está ligado a su labor, a su dedicación, a sus
esfuerzos instructivos, formativos, basados en la enseñanza de lo que Dios quiere que haga el Pueblo
del Pacto.

| 15 |

historiaSalvacionAT.indd 15 06/07/2007 15:36:04


La Historia de la Salvación

Si enseñar es una
Referencias tarea urgente para la evangelización, nuestras iglesias deben considerar seriamente
/ Notas
la posibilidad de dedicar todos los recursos y esfuerzos necesarios en la educación. Y es más prioritaria
la labor cuando, en toda Latinoamérica, constatamos que el “crecimiento” de las iglesias va acompa-
ñado de un aumento de la población infantil y juvenil. La mayor población de nuestros países es joven
y nuestros niños y jóvenes necesitan ser guiados en el consejo de Dios. Nuestros hijos son el presente
y futuro de la Iglesia y son los futuros maestros, pastores y líderes, que por la Gracia de Dios guiarán
a las congregaciones.
Y en este sentido, debemos reconocer la triple función que cumple la educación cristiana en nuestras
iglesias. Por un lado está el hecho de que el creyente y su familia están llamados a conocer, aprender y
poner en práctica la Palabra de Dios; pues esta es “útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para
instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena
obra.” (2 Timoteo 3:16,17). Por otro lado, la educación permite que el creyente y su familia conozcan
y se guíen por la sana doctrina, la doctrina bíblica, según la ha revelado Dios en su Palabra. “Así ya no
seremos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hom-
bres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error” (Efesios 4:14). Y, en tercer lugar,
la instrucción bíblica nos permite dar testimonio de nuestra fe, compartir con otros la esperanza del
Evangelio de Jesucristo; a fin de estar “siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre
y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros.” (1 Pe. 3:15).
La Iglesia de Cristo crece en calidad y cantidad, madura en profundidad, se fortalece y es portadora
y comunicadora de la Esperanza al mundo en la medida que la misma Palabra de Dios guía la vida
de cada creyente, cada familia y cada congregación. Cuanto más “empapada” esté del Evangelio, la
Iglesia será más fiel a su llamado, vocación y misión. Por ello, todo esfuerzo encaminado a proveer de
recursos y materiales a las iglesias, y de nutrir a las maestras y maestros de escuela bíblica deben ser
bienvenidos y recibidos con acción de gracias.

Educación y metodología
Así como son múltiples los esfuerzos educativos al interior de nuestras iglesias, también las metodolo-
gías son variadas. Todos aquellos que se dedican a la enseñanza saben que no es suficiente con saber
qué enseñar, sino que una parte “clave” del proceso educativo es el cómo de la enseñanza.
En este sentido, la instrucción bíblica en nuestras iglesias adolece de muchas dificultades y contramar-
chas. Los recursos son insuficientes y en muchos de los casos obsoletos. Los maestros y maestras lu-
chan entre la buena disposición y deseo por querer enseñar y la improvisación por falta de preparación.
Los programas de educación bíblica, cuando los hay, no forman un cuerpo de instrucción (currículo)
ordenado y organizado de acuerdo a las edades y niveles de enseñanza. La enseñanza, muchas veces,
se reduce a una recitación irreflexiva de las historias bíblicas con aplicaciones irrelevantes sin signifi-
cación práctica para los niños. El tratamiento temático presenta a la historia de la revelación inconexa,
desarticulada, inmediatista y para “salir del paso”.
El presente programa de estudio de la Biblia presenta un propuesta que atiende algunas de las difi-
cultades a las que domingo a domingo, día a día, enfrentan quienes son responsables, en iglesia y
escuelas, de la instrucción bíblica. Sin pretender ser la panacea, intenta ofrecer un cuerpo de estudio
flexible y fácil de usar en cada iglesia.

1. Este currículo ofrece un plan sostenido de instrucción a largo plazo. La posibilidad de disponer de
una base organizada que permita tener “a la mano” una lección para cada semana es de una gran
ayuda a las maestras y maestros. El concepto de la lección, la metodología de trabajo y la aplicación
tienen una base didáctica común. De este modo, se evita la improvisación y los sobresaltos al mo-
mento de poner en marcha el plan de estudios. Además, esta base didáctica, no queda supeditada a
la presencia o ausencia del maestro, a la enorme movilidad de profesores que las iglesias enfrentan,

| 16 |

historiaSalvacionAT.indd 16 06/07/2007 15:36:04


Antiguo Testamento

ni su efectividad se ve limitada por las habilidades del maestro. En este sentido,Referencias


todos podemos
/ Notasusar
este material.
Pero la mayor oportunidad que ofrece este material, es que con este plan se puede estudiar “toda”
la Biblia, en un período aproximado de cuatro años. Después de este lapso, y puesto que para en-
tonces los estudiantes habrán cambiado su edad e intereses, se podrá volver a empezar para tratar
las historias con mayor profundidad, reflexión y participación. En este sentido, si un niño de cuatro
años empieza las lecciones con las historias en el Génesis, al terminar el plan tendrá ocho años y
conocerá su Biblia hasta el fin de Hechos. A esta edad estará listo para volver a empezar, pues habrá
olvidado algunas historias o recordará vagamente otras. Con el enfoque apropiado a su edad, y de
acuerdo a sus inquietudes, aprenderá nuevos temas y extraerá nuevas lecciones que aplicará en su
vida. Cuando cumpla los 12 años habrá estudiado dos veces por completo la Biblia. Entrado a la
adolescencia, que trae consigo preguntas más críticas, preocupaciones más profundas e inquietu-
des características, el joven podrá iniciar un tercer estudio de la Palabra de Dios. Para entonces, el
estudiante estará en capacidad de dar cuenta de su fe.

2. El material que tiene en sus manos recurre al método narrativo para contar las historias bíblicas.
Este método, tan antiguo como la historia misma de la humanidad, ha demostrado ser efectivo y
eficaz en cualquier contexto o cultura, y es útil para cualquier edad (inclusive adultos). Capta la
atención del estudiante, mantiene alerta a los cinco sentidos, cautiva la imaginación y abre la puerta
a la aplicación en la vida de aquello que se aprende, de los ejemplos de vida que las historias nos
ofrecen.
No debemos olvidar que la Biblia misma es una colección de relatos históricos, a través de los
cuales, Dios mismo se ha revelado y ha mostrado, al hombre primero y después a su pueblo, el
plan de redención. Es en la historia donde Dios se muestra amorosamente fiel a su pueblo. Es en
la historia donde Jesucristo intervendrá al final de los tiempos para emitir su juicio final. De allí que
las historias bíblicas nos permiten comprender, en contexto, cómo Dios el Padre, Jesucristo el Hijo,
y el Espíritu Santo, actúan milagrosamente para el rescate de sus hijos. Asimismo, vemos cómo los
hombres y mujeres de la Biblia, débiles igual que nosotros, pero con la fe puesta en Jesucristo, son
usados solo por la gracia de Dios para cumplir su voluntad.
Las lecciones están diseñadas siguiendo el mismo plan narrativo que aparece en la Biblia. Historia
tras historia vemos cómo Dios nos invita a ser parte de su plan, nos llama para responder a su lla-
mado. Las historias ofrecen la oportunidad de la fascinación y la apertura al diálogo, sin debilitar en
lo más mínimo la esencia del mensaje que Dios mismo nos reveló. Entonces, todos somos capaces
de “contar” la historia bíblica, todos estamos en capacidad de escuchar y comprender la historia,
por lo tanto, todos estamos llamados a compartir estas historias con otros.

3. Este plan de estudio de la Biblia está escrito de tal manera que es posible enseñar las historias
de la Biblia en orden cronológico, de acuerdo al desarrollo mismo de la Historia de la Salvación
según está revelada en las Escrituras. Es de mucha importancia, que desde la más temprana edad,
se enseñe a los niños la historia de la Biblia según este orden. Esto significa que la narración bíblica
debe mantener las historias en secuencia, empezando con el Génesis hasta terminar con el libro
de Hechos. Esta es la manera como Dios se revela a sí mismo en su Palabra. Solo al conocer las
historias bíblicas en un orden cronológico los niños aprenderán y comprenderán el plan unificado
de salvación y podrán ver las promesas de Dios y su cumplimiento.
Empezar a enseñar a los niños la Biblia en un orden temático generalmente conlleva a confusión.
No tan solo porque no permite recordar si Noé vivió antes que Moisés, sino que este método
crea una visión desarticulada de la historia en las mentes impresionables de los niños. Tampoco
promueve ni desarrolla un entendimiento de la unidad de la historia de la redención o de la na-

| 17 |

historiaSalvacionAT.indd 17 06/07/2007 15:36:04


La Historia de la Salvación

turaleza de/laNotas
Referencias revelación progresiva en las Escrituras. Hay un momento y un lugar para enseñar
lecciones bíblicas siguiendo un tema. Es preferible hacerlo en proyectos de corta duración, como
en Escuelas Bíblicas Vacacionales.

4. Las lecciones para la Educación Cristiana ofrecen un enfoque de conexión, interrelación e interde-
pendencia entre el Antiguo y el Nuevo Testamentos. Así como Jesús resucitado explicó a los discí-
pulos en el camino a Emaús lo que las Escrituras decían de él, este material adopta esta perspectiva.
¿Es posible hallar a Jesucristo en las historias de los patriarcas, los jueces, los reyes, los profetas?
Por supuesto que sí, y la misma Biblia revela esta verdad. Las historias bíblicas nos muestran cómo
Jesucristo ha estado presente en toda la Historia de la Salvación. Y esto mismo es lo que se debe
enseñar a nuestros niños.

5. En términos de la gestión en el aula, las lecciones de este Manual son flexibles y versátiles en su
aplicación porque permiten el uso de un sin fin de recursos didácticos, apropiados a las edades.
Dadas las características que ofrece el relato narrado y comentado de las historias bíblicas, este se
vuelve el material base para el desarrollo de la clase, la elaboración de ayudas, la producción de
trabajos y tareas, y la extracción de las lecciones aplicables para la vida. El aprendizaje entonces se
vuelve significativo tanto para el maestro como para el estudiante.

6. Por último, el material se presta para ser usado en diversos ambientes educativos. En el hogar,
cuando el padre o la madre lee a sus hijos cada una de las historias antes de dormir. En la escuela
o colegio cristianos, cuando tiene uno o más profesores responsables de la Educación Cristiana.
Domingo a domingo en la Escuela Bíblica Dominical. O con proyectos educativos especiales, en pe-
ríodos vacacionales, en fechas especiales, etc. La base de la lección en cada clase será la narración
del relato bíblico, la extracción del Evangelio y la aplicación para la vida.

Reconocemos humildemente que todo hombre o mujer, toda obra, iniciativa o material, son solo ins-
trumentos en las manos de Dios. Por eso descansamos en la esperanza que el Señor nos ha dado, de
“que el que comenzó en vosotros la buena obra la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filipenses
1:6).

| 18 |

historiaSalvacionAT.indd 18 06/07/2007 15:36:04


Antiguo Testamento

Referencias / Notas

Guía para la enseñanza eficaz


Factores claves para enseñar con el “Plan de estudio”

1. El profesor
El profesor es la clave del plan de estudio. Bajo la autoridad de Dios, el profesor es un medio
primordial para llegar a los niños con la Palabra de Dios. Todo lo que se enseña y todo lo que se
utiliza para enseñar es filtrado por el profesor. La elección del profesor y su entrenamiento son de
suma importancia. Así que para esta delicada tarea es indispensable que el profesor mantenga
una buena relación con el Señor. No se puede enseñar a los niños el camino de la salvación si él o
ella mismo no lo conocen. Ninguna habilidad especial para enseñar, ningún talento o los mismos
dones pueden sustituir a la verdadera espiritualidad. La enseñanza bíblica no es meramente una
actividad académica, aunque sí incluye lo académico. La enseñanza siempre debe ser una actividad
espiritual y del amor (inspirado por el amor de Dios) que busca el bienestar espiritual de los niños.
Enseñar la Biblia es un llamado que se debe considerar y poner en oración.
Todas las herramientas de enseñanza, incluido un buen plan de estudios, serán meramente de carácter
académico y técnico, si le falta la espiritualidad. Por otro lado, aquel profesor que mantiene una
buena relación con el Señor y le falta habilidad, conocimiento y preparación, se verá muy beneficiado
con este comentario y otras ayudas didácticas. Un profesor espiritual buscará desarrollar sus dones
y habilidades, mientras busca el crecimiento de su vida espiritual con el Señor.

1.1. La responsabilidad del profesor


Es la mayor responsabilidad del profesor enseñar la Biblia fielmente. No es nuestra opinión la
que cuenta, sino el pensamiento de Dios y de su verdad infalible. Enseñar la Biblia a los niños es
más que solo contar una “historia bíblica” de forma interesante, aunque esto sí importa. La Biblia
revela progresivamente el plan de salvación de Dios en la historia. Es la historia de la caída del
hombre y su pecado; es la historia de la promesa y la liberación; es la historia de las profecías y
sus cumplimientos; es la historia de la redención que recibimos solamente a través de Cristo; es la
revelación infalible al hombre la cual interpreta el libro de la naturaleza (la ciencia); y es la Palabra
profética de Dios. Enseñando como el plan de salvación es progresivamente revelado en la Biblia
es clave en el entendimiento de Cristo, el Salvador.
Por tanto, es responsabilidad del profesor narrar fielmente la historia sagrada, pero también su

| 19 |

historiaSalvacionAT.indd 19 06/07/2007 15:36:04


La Historia de la Salvación

deber es interpretar
Referencias / Notas lealmente la Biblia y enseñar cómo cada relato o historia “calza” en el plan
de salvación de Dios. El profesor debe explicar lo que enseña la Biblia y mostrar cómo esto se
relaciona con la fe y la vida de cada niño. Esta tarea, entonces, es una gran responsabilidad y
demanda una preparación cuidadosa.
1.2. La actitud del profesor
Tenemos que imitar la actitud que Jesús tuvo hacia los niños. No hay ilustración más tierna ni
conmovedora del cuidado del Señor por los niños que su retrato como El Buen Pastor. En el Antiguo
Testamento ya encontramos el tipo del Buen Pastor cuando Isaías describe al Mesías cuidando las
ovejas de su rebaño. Viendo proféticamente la venida de Cristo, él nos dice, Como pastor apacentará
su rebaño; en su brazo llevará los corderos, y en su seno los llevará; pastoreará suavemente a las
recién paridas (Isaías 40:11). En la parábola de las ovejas perdidas, Jesús se refiere a la que está
perdida como “una de estas pequeñas”, que Él no desea que se pierda.
La actitud del profesor es “contagiosa”. ¿Está el profesor entusiasmado con lo que se va a aprender
y enseñar? Mostrar un interés personal y genuino en cada niño demuestra a los niños que el
profesor está interesado en ellos. Los niños “sienten” cuando a su profesor le gusta enseñar y
quiere a sus estudiantes. No hay nada que muestre mejor la verdadera actitud que el amor. C.H.
Spurgeon, un gran predicador en el siglo 19, dice:

La mejor preparación para enseñar a las corderos del Señor es el Amor, --amor hacia Jesús
y hacia ellos... La enseñanza es pobre cuando no hay amor... Donde no hay amor no habrá
vida... Nuestro objetivo es crear amor en los corazones de aquellos a quienes enseñamos, y
alimentarlo cuando ya existe... (Come Ye Children, Pilgrim Publications, Pasadena, Texas).

1.3. Conozca a sus alumnos:


Enseñar a los niños en el temor del Señor involucra no solo tener un buen conocimiento de la Biblia
y un conocimiento personal del camino de la salvación, sino también un buen entendimiento de
las características de los niños. Es importante aprender acerca del desarrollo del niño.
Jesús dijo, Yo soy el buen pastor; y conozco a mis ovejas (Juan 10:14). Jesús entendía bien a los
niños, pues Él mismo fue uno y pasó por todas las etapas de la niñez. En todo momento que trató
con niños, Él fue bueno, gentil y tierno. Él sabía cuán impresionables eran. Él sabía que aunque
eran limitados en su entendimiento, tenían una tremenda capacidad para confiar y tener fe. Jesús,
como ningún otro, entendió que los niños necesitan cuidado especial, sobre todo cuando se les
enseña el camino de la salvación. Aquellos que enseñen a los niños deben tratarlos con ternura
y sensibilidad, para que su confianza natural no sea violada, sino que se la aproveche para su
instrucción. Los maestros deben desarrollar su comprensión acerca de los niños para que de una
forma inteligible y responsable bíblicamente puedan decir: Venid, hijos, oídme; El temor de Jehová
os enseñaré (Salmos 34:11).
Aprenda acerca de la capacidad y nivel de desarrollo de los niños que usted enseña. Busque y
consulte literatura acerca del proceso de desarrollo del niño. Los niños no son recipientes que
se les pueden rellenar con información, sino que están limitados por el nivel de maduración al
cual han llegado en su desarrollo y crecimiento. Por lo general, los niños son muy sensibles y
receptivos, por lo mismo están muy abiertos al Evangelio. Pero también son muy vulnerables.
Por esto es importante que, cuando se presenten las historias o los aspectos de la salvación, el
profesor sea sensible a las características impresionables de los niños.
Compare el Apéndice 4 para tener más detalles sobre el desarrollo de los niños en varias
áreas de sus vidas.

| 20 |

historiaSalvacionAT.indd 20 06/07/2007 15:36:04


Antiguo Testamento

Referencias / Notas
1.4. Estudie los principios de la enseñanza y del proceso de aprendizaje
La mayoría del aprendizaje se adquiere de forma ordenada, de acuerdo a ciertos principios.
Manténgase informado de algunos de los principios que exige el proceso de aprendizaje, leyendo
literatura apropiada. Por ejemplo, el aprendizaje en los niños pequeños se logra al presentar
hechos concretos, reales. Gradualmente ellos desarrollan la habilidad para entender y aplicar esas
verdades. En una edad temprana ellos no tienen la habilidad de razonar, evaluar, analizar y pensar
de una forma abstracta. Puesto que su capacidad de atención y concentración es muy corta, a los
niños pequeños les encanta la repetición y las rutinas. Les fascina los sonidos de las palabras y
memorizan bien y rápidamente.
En otras etapas de desarrollo a los niños les gusta las preguntas y la discusión, y quieren razonar,
analizar y evaluar. Las reuniones de profesores y algunos talleres pueden ayudar para desarrollar
el conocimiento en estas áreas.
Compare el Apéndice 4 para tener más detalles sobre el proceso de aprendizaje, según las edades
varias.

1.5. El cuidado pastoral de los niños


Los profesores deben desarrollar un corazón “pastoral”. El hábito de orar por ellos, como grupo y
de forma individual es muy importante. Deben equiparse con una libreta donde tenga anotados
los nombres, teléfonos y direcciones de sus estudiantes. Anote cuando alguien falte. Puede ser
que ese niño o niña tenga necesidades especiales o haya enfermado. Recuerde que la labor del
maestro cristiano es ante todo y sobre todo de carácter espiritual. No es un simple transmisor de
información. La tarea que tiene ha sido encargada por Dios mismo. Por ello, el maestro o maestra
es responsable del cuidado de la vida espiritual de sus estudiantes. Identificar las necesidades y
atenderlas es una parte importantísima de esta tarea.
Parte del “cuidado” que el maestro tiene por sus estudiantes requiere que esté en contacto con
su familia. Acostúmbrese a enviar notitas sobre el avance de los estudios, informes del progreso
y expectativas del profesor. Este tipo de acercamiento involucra a los padres y anima a los niños
a aprender mejor. Si los padres asisten a la iglesia, el profesor debe darse un tiempo y hablar con
ellos sobre lo que se aprenderá, y el tipo de ayuda que espera que brinden los padres en su hogar.
Esto le permitirá conocer un poco más sobre cómo es cada niño o niña.

2. La preparación de la narración para la lección


Las siguientes son unas guías generales que esperamos les permitan orientar la preparación de la
lección para su clase. Recuerde que después de la ayuda de Dios, a través de su Santo Espíritu, la
preparación es la mejor herramienta que disponemos para comunicar las verdades reveladas por
Dios mismo. Cuanto mayor tiempo destinemos a la preparación, tendremos una mayor posibilidad
y oportunidad de ser fieles a la Palabra de Dios y llegar con nuestra enseñanza al corazón de
nuestros estudiantes y sus familias.

2.1. Oración
Esta es la primera y más importante necesidad que debe ser atendida, porque la obra del Espíritu
Santo es indispensable para abrir las Escrituras y ayudar a los profesores a enseñar. Necesitamos
luz para nosotros antes de enseñar a otros. Abre mis ojos y miraré las maravillas de tu Ley (Salmos
119:18).

2.2. Lea y estudie el pasaje bíblico

| 21 |

historiaSalvacionAT.indd 21 06/07/2007 15:36:04


La Historia de la Salvación

En R
eleferencias
principio/ de cada lección, puede encontrar las citas bíblicas a las que se refiere la lección. La
Notas
Biblia es el texto principal. Lea todo el pasaje, una y otra vez, y también cuanto pueda acerca del
contexto, para tener un mayor conocimiento de los antecedentes. Lea los pasajes paralelos, o leer
el mismo pasaje en varias versiones de la Biblia. Medite sobre lo que “le dice” el pasaje y lo que le
“puede decir” a sus estudiantes, antes de abrir otros textos de estudio y referencia.
2.3. Lea la lección correspondiente y busque ayudas adicionales para el estudio bíblico
Después de estar familiarizado con el pasaje bíblico, lea la lección correspondiente de este
texto para entender mejor lo que Dios esta revelándonos en este pasaje. La meta es aprender la
historia, analizar los incidentes, conocer los personajes mencionados y fijarse en las enseñanzas
doctrinales y prácticas, para entonces encontrar la enseñanza principal que será el objetivo de
nuestra lección.
Cada profesor debe considerar seriamente el uso de algunos recursos para la consulta y el estudio,
pues esto permitirá que su enseñanza sea más significativa. Por supuesto, no todo lo que aquí
sugerimos a continuación necesita ser usado obligatoriamente. Idealmente algunos, o todos
estos recursos, deben ser puestos a disposición de los profesores que dan enseñanzas bíblicas
en las iglesias locales o escuelas. Pero, aquellos profesores a quienes les gusta “crecer”, querrán
disponer de su biblioteca personal con algunos, si no todos, de los siguientes textos. El objetivo es
que el profesor prepare por sí mismo su lección, en vez de usar una lección ya elaborada por otra
persona o fuente.
2.3.1. Comentarios bíblicos. Son recursos de referencia que ofrecen ayuda con una explicación
más a fondo de los pasajes bíblicos.

2.3.2. Biblia de estudio. Nos proveen antecedentes, explicaciones y resúmenes de los diferentes
libros de la Biblia, capítulos e historias. Las Biblias de estudio contienen información clave sobre
el contexto histórico.

2.3.3. Diccionarios Bíblicos y Enciclopedias Bíblicas. Estos recursos explican nombres, lugares,
palabras, costumbres. Ofrecen abundante información de referencia que ayuda la comprensión
de los textos bíblicos y de los ambientes socio culturales desde donde se escribieron los libros que
componen la Biblia.

2.3.4. Concordancia. Puede ser comprada por separado o en algunos casos viene como parte de
una Biblia de Estudio. Esta es una poderosa herramienta y es esencial para encontrar los pasajes
bíblicos, versículos, temas a través de palabras claves.

2.3.5. Mapas históricos o Atlas Bíblico. Solo los niños de ocho años en adelante podrán localizar
los lugares en los mapas. Sin embargo, los profesores de todas las edades deben ser capaces de
localizar la información geográfica mencionada en las Escrituras.

2.4. Hacer un bosquejo de su lección


En un cuaderno haga un bosquejo de todo que ha leído. Apunte los puntos principales que quieren
compartir con los niños. Descarte el material que no se necesita. Este es un punto difícil para
muchos maestros. Les gusta usar todo lo que han aprendido en sus estudios, sea que sirva o no
para lograr el propósito de la lección. Mejor es decidir qué material se necesita para analizar el
propósito y dejar para otra ocasión lo demás. Piensen en la edad de sus estudiantes y escoge la
material que es apropia por su edad. Un plan de lección ayuda a usted como maestro a llegar a
su conclusión con orden. Evita rodeos, repetición, y el mal uso del tiempo. Un plan comienza con
una introducción o punto de contacto, y sigue con puntos progresivos tomados del texto que, poco
a poco, prueban la enseñanza o logran el propósito de la lección.

| 22 |

historiaSalvacionAT.indd 22 06/07/2007 15:36:04


Antiguo Testamento

¿Piensan en cuales son los hechos relatados en el pasaje? ¿De quién habla? R¿Qué mensaje tiene
eferencias / Notas
Dios para las personas mencionadas en este pasaje (la audiencia original)? ¿Cuáles son las
doctrinas o verdades espirituales que Dios está enseñando? ¿Cuál es la enseñanza principal sobre
Dios de esta lección para nosotros hoy en día? ¿Cómo puedo resumir esta enseñanza principal en
pocas palabras a nivel de mis alumnos? Su bosquejo puede ser organizado con tres partes.
2.4.1 La introducción:
La introducción debe ser breve y despertar el interés y curiosidad de los alumnos, e involucrarlos
en la lección. Las mejores introducciones son situaciones o sentimientos con los cuales los
estudiantes se pueden identificar. La introducción puede ser formulada en forma de pregunta, una
lección previa, el compartir una experiencia, un evento actual, un dicho famoso o un proverbio. La
introducción debe relacionarse con la principal verdad bíblica de la lección. Esta parte de la historia
no debe durar más de tres minutos. Debe fluir naturalmente hacia el material de la lección.

2.4.2. El cuerpo: Es el desarrollo de los puntos progresivos anotados en el bosquejo. Estos deben
ser complementados con cuantos detalles sean necesarios para que el profesor logre enseñar
la lección. Los puntos principales deben reflejar fielmente la historia escrita en las Escrituras.
Los oyentes siempre están dispuestos a seguir al personaje principal, paso a paso, en la acción
y el suspenso del relato. La progresión de los sucesos va aumentando el interés, hasta el punto
culminante que llamamos clímax. Esta es el parte más importante del cuerpo, pues aquí se deja
ver el mensaje de la narración porque los personajes ya están en una situación estable.

2.4.3. Conclusión: Una vez cuando el clímax ha sido alcanzado, y el misterio resuelto, la conclusión
ha de ser muy breve. El maestro debe mostrar a los alumnos cómo aplicar los datos y hechos
de la lección a la vida diaria, ensañándoles que está haciendo Dios en este historia. Una buena
conclusión refleja la meta y el objetivo de la lección, y se puede plantear en forma de pregunta, por
ejemplo, “¿Has confesado tus pecados como lo hizo David?” Una buena conclusión llega a la vida
de los niños y se enfoca en la redención de Dios.

3. Prepare su “Plan de Lección”


3.1. ¿Qué es un “Plan de lección”?
Un “Plan de lección” es el desarrollo al detalle de qué y cómo el profesor va a enseñar su lección
en su clase. El “Plan de lección” es el mapa de acción, la “hoja de ruta”, y sirve como una guía para
preparar al profesor. Un buen plan de lección es usualmente el resultado de un buen esfuerzo y
varias revisiones. Revisar el “Plan de lección” y estar familiarizado con cada parte de él, ayudará
al profesor a enseñar con confianza. De allí que siempre es bueno revisarlo antes de empezar la
clase. Un “Plan de lección” nos asegura que todas las ayudas para nuestra enseñanza y todos los
materiales para la lección estén preparados y disponibles para cuando los necesitemos. El “Plan
de lección” no se debe seguir rígidamente, cuando haya situaciones inesperadas o necesidades
especiales con los niños.

3.2. Beneficios de un “Plan de lección”


3.2.1. Da honor a Dios, pues Él se merece nuestro mejor esfuerzo.

3.2.2. Ayuda al profesor a estar organizado y beneficia a los estudiantes en su aprendizaje.

3.2.3. Un plan escrito se lo puede archivar y podrá ser usado otra vez, aunque siempre se lo deberá
revisar y adaptar para alcanzar la necesidad específica de la clase.

| 23 |

historiaSalvacionAT.indd 23 06/07/2007 15:36:05


La Historia de la Salvación

3.3.Referencias
Instrucciones de cómo preparar un “Plan de lección”
/ Notas
Lección: Anote el número de la lección
Fecha: Escriba la fecha
Tema: Escriba el título de la lección.
Pasaje bíblico: Escriba el pasaje bíblico.
Materiales y equipo: Haga una lista de todos los materiales que usará y que necesita llevar a su clase,
tales como mapas, papel, lápices, tijeras, cinta adhesiva, etc.

Preparación de la clase: Prepare su aula con suficiente sillas, etc., para recibir a los niños. Estar
preparado disminuye la pérdida de tiempo y crea un ambiente de disciplina y orden en la clase.

Devocional de entrada: Escoja una canción para cantar. Reflexione en los pedidos de oración y dé
gracias por su clase.

Registro: Llene sus datos en un registro de asistencia.

Repaso: Escriba los puntos que quiere repasar de la lección anterior.

Trabajo de memorización: Escriba el versículo que todos van a memorizar. Usted es la primera persona
que debe saber de memoria el versículo.

Metas de la lección: Formule y resuma la enseñanza principal o los puntos principales de la lección
en una solo idea o verdad bíblica. Ponga esta idea en una sola oración, usando lenguaje sencillo y
apropiado para la edad de sus estudiantes.

Objetivos: Para definir el o los objetivos, escriba lo que usted quiere que aprendan, sientan y hagan los
niños. Usualmente no es posible alcanzar todos los objetivos, pero sirve de ayuda anotar algunos.

Narración de la historia bíblica: Referirse a su bosquejo hecho sobre su lección

Actividades: Escoja de sus archivos una actividad para reforzar y repasar la verdad de la lección. Tenga
listas suficientes copias para que cada alumno tenga una. Haga una muestra.

Clausura: Siga una rutina para arreglar el aula y guardar los trabajos. Hace una oración final. Termine
con los anuncios, si hay algunos.

Evaluación: Siempre debemos evaluar para mejorar nuestro trabajo y el de los niños.

Observe que el Apéndice 1 es una muestra para analizar cómo se debe preparar un “Plan de
lección”. El apéndice 2 contiene la “plantilla” de un “Plan de lección” que puede ser llenada por el
profesor en cada clase. Esta hoja es fotocopiable.

4. Escoger los métodos que quiere usar en sus enseñanzas


Los métodos son los medios, los procesos y las maneras de enseñar la lección. No se puede enseñar
sin usar un método. Cada profesor debe desarrollar sus propios métodos para presentar la lección
de forma interesante. Esto estimula el aprendizaje efectivo y por lo general previene problemas
disciplinarios. Un buen profesor conoce y maneja una variedad de métodos de enseñanza y usa su
habilidad en aplicarlos a las distintas edades de sus estudiantes y a las distintas circunstancias
que se presenten en el salón de clase.

| 24 |

historiaSalvacionAT.indd 24 06/07/2007 15:36:05


Antiguo Testamento

La participación del estudiante es muy importante. Siempre mantenga la Biblia frente/aNusted


Referencias otas
y
anime a los niños llevar sus propias Biblias. Permita que los niños que saben leer busquen los
pasajes bíblicos o versículos apropiados. Una variedad de métodos, apropiados para el nivel de
madurez del estudiante y de acuerdo al tema que se está tratando, minimizarán el aburrimiento
que muchas veces trae consigo los problemas de disciplina. Debido a que el tiempo de atención
de los niños pequeños es relativamente corto, una variedad de actividades funciona mejor, y es
especialmente efectivo cantar con ellos.
Sobre todo, el profesor deberá rociar su enseñanza con la oración, pidiendo que El Espíritu Santo
aplique la enseñanza a los corazones de los oyentes.

4.1. Factores que se debe considerar para escoger sus métodos.


4.1.1. El tiempo disponible para las clases: El tiempo disponible va a determinar cuáles y cuantos
de los métodos podemos usar.

4.1.2. Las edades de sus alumnos: Los métodos tienen que estar variado de acuerdo a las edades.
Por eso es que las actividades (la exposición, la canción, las actividades, etc.) deben ser planeadas
considerando la edad.

4.2.3. El número de alumnos en su clase: Clases muy grandes inhibe el uso de unos métodos.

4.2. Considere los varios métodos de enseñanza.


Jesús, el Maestro enviado por Dios (Juan 3:2), usó casi todos los métodos conocidos de
enseñanza.

4.2.1. Lecciones con objetos e ilustraciones de la vida cotidiana: Jesús enseñó apuntando a objetos
conocidos como flores, pájaros, hierba, semillas, etc. Él usó niños pequeños, una moneda y la
naturaleza para enseñar una variedad de lecciones. Jesús relató ilustraciones de la vida cotidiana
y Él contó muchas parábolas para ilustrar principios abstractos de la verdad.

4.2.2. Preguntas: Jesús usó muchas veces el método de hacer preguntas para una variedad de
propósitos. Algunas preguntas se hicieron para estimular el interés y conseguir un punto de
contacto (Lucas 10:26); otras se hicieron para aclarar un pensamiento o las ideas (Lucas 7:39).
Algunas preguntas tuvieron la intención de ilustrar o enfatizar la verdad; otras eran para aplicar
las verdades. Los métodos que usan preguntas son muy efectivos y pueden ser usadas como parte
de la historia o del método de discurso. Use preguntas para involucrar a los niños, especialmente
cuando vea que está perdiendo su atención. El hacer preguntas, tanto al principio de la historia
como durante la misma, involucra a los niños en la lección y mantiene su atención. El uso de
preguntas estimula la mente de los niños para entender las verdades deseadas. Contesta las
preguntas de los niños con otras preguntas, animándolos a pensar y reflexionar en las nuevas
verdades presentadas por sí mismos.
Este método es especialmente útil con los niños más grandes y se puede usar de varias maneras.
Todos los profesores deben aprender a desarrollar la habilidad de hacer preguntas eficaces.
4.2.3. Historias: Aunque la Biblia contiene doctrina y teología profunda, Dios no escogió revelar su
Plan de Salvación por medios sistemáticos de teología o sistemas doctrinales. Antes bien, Él reveló
su plan redentor gradualmente, a través de la historia. El método de la narración de la historia
llama la atención a niños y adultos. Así que todos aquellos que enseñan a niños deben desarrollar
esta técnica como el método principal de enseñanza. La historia debe ser enfocada en lo que Dios

| 25 |

historiaSalvacionAT.indd 25 06/07/2007 15:36:05


La Historia de la Salvación

estáReferencias
haciendo/por medio de las vidas de las personas. Interprete y explique lo desconocido, como
Notas
costumbres bíblicas, vestimenta, arquitectura, etc.

4.2.4. Palabras de acción: Jesús empleó varias veces “palabras de acción”, imperativos, tales como
ven, sigue, ve, mira, cree, predica, observa, ora, hacer igual, lava, ve y di, no peques más, alimenta a
mis ovejas, has discípulos de todas las naciones, levántate, trabaja, has que vengan, etc.
4.2.5. Discursos: Jesús usó el método discursivo para dar presentaciones sistemáticas de la verdad.
Él utilizó este método cuando estaba con grupos grandes y para instruir a sus discípulos. Este
método mantiene al estudiante involucrado e interesado en lo que se discute.

4.2.6. Figuras de lenguaje: Jesús se valió de las ilustraciones vívidas y usó casi todas las figuras de
lenguaje como comparaciones, metáforas, alusiones, alegorías e hipérboles.

4.2.7. Ayudas visuales e ilustraciones: El Señor usó métodos de enseñanza para impartir las
verdades espirituales. Ilustraciones bien escogidas pueden crear impresiones vívidas y mantenerse
en la memoria, muy adentro y por largo tiempo. El profesor debe esforzarse para desarrollar esta
habilidad, pero debe recordar que estas ilustraciones son nada más que ayudas. Los peligros
de usar ayudas visuales, ilustraciones o ejemplos es que fácilmente pueden distraer del punto
principal de la lección, y por ello los niños recordarán la ilustración o el objeto mencionado más
que la aplicación o la verdad bíblica.
Los franelógrafos y los dibujos son de utilidad para los niños pequeños, pero recordemos siempre
que La fe es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios (Romanos 10:17).
Los profesores pueden hacer sus propias ayudas visuales, usando su imaginación y creatividad.
Es posible usar materiales baratos para hacer afiches y gráficos para enseñar versículos bíblicos,
canciones, genealogías, fechas históricas y para enseñar puntos claves y verdades. Estos se
pueden conservar en un archivo para poder utilizarlos en otras ocasiones.
Mapas y otras ayudas visuales tales como modelos del templo, el tabernáculo o la vestimenta del
sacerdote hacen que la educación se torne más interesante e instructiva para los estudiantes.

4.2.8. Memorización: Jesús conocía las Escrituras y las citaba mucho. En los momentos mas
difíciles, Él descanso en la palabra eterna (como en la tentación de Jesús, Lucas 4:1-13; Mateo
4:1-11; Marcos 1:12-13). La memorización de versículos bíblicos es una parte muy importante en
la enseñanza de la Biblia. El Espíritu Santo obra por la Palabra de Dios. Entonces nos conviene
guardar esta palabra en nuestra mente y corazón, y en la mente y corazón de nuestros estudiantes.
En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti (Salmo 119:11). La palabra acuérdate
se usa mucho en las Escrituras. Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi
nombre, él os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que yo os he dicho. (Juan 14:26).
Sin embargo, la mente no debe ser sobrecargada. Se debe introducir en la memoria solo el
contenido que tiene un significado para ellos. La cantidad de trabajo de memorización debe ser
escogida apropiadamente de acuerdo a la edad del los niños con quienes se trabaja.
A los más pequeños les encanta el sonido de las palabras y pueden memorizar fácilmente, aunque
ellos no siempre entienden lo que memorizan. No importa si no entienden todo en este momento.
Estamos guardando la Palabra de Dios y el Espíritu lo usará en el futuro.
Se debe hacer que los niños recuerden los versículos bíblicos de acuerdo a una rutina planeada. A
los niños se les debe informar de las expectativas que el profesor tiene de ellos. Aparte de memorizar
canciones y versículos significativos, los niños deben aprender lo siguiente también:
Los libros de la Biblia

| 26 |

historiaSalvacionAT.indd 26 06/07/2007 15:36:05


Antiguo Testamento

El Credo de los Apóstoles Referencias / Notas


Los diez mandamientos (en su forma corta y completa)
Resumen de la Ley (Amarás al Señor con todo tu corazón...)
Los nombres de los 12 discípulos
Los nombres de las Tribus de Israel
El Salmo 23, Las Bienaventuranzas, etc.
4.2.9. cantar: La Biblia está llena de canciones. Moisés y Miriam enseñaron al pueblo de Israel
a cantar las maravillas de Dios (Éxodo 15:1-21; Deuteronomio 31:19). La mayoría del libro de
los Salmos fue compuesto por David, el dulce cantante de Israel. La Biblia menciona cantos de
alabanza, victoria y lamento. El cantar era parte de la alabanza de Israel y de esta forma recordaban
y repasaban los hechos maravillosos de Dios. Una de las últimas actividades de Jesús fue cantar
con sus discípulos (Mateo 26:30; Marcos 14:26). Los redimidos en los cielos cantan el cántico de
Moisés, siervo de Dios, y el cántico del Cordero (Apocalipsis 15:3). Cantar es una manera muy
importante y significativa de adorar y enseñar las verdades de las Escrituras.

Las canciones que enseñemos deben tener un contenido bíblico, que estén enfocadas en Dios y no
en el hombre. Tenemos que discernir entre las canciones bíblicas y aquellas canciones centradas
en los sentimientos del hombre. Si reflexiona bíblicamente, se dará cuenta que por allí hay muchas
canciones que no son bíblicas.

4.2.10. Cuadernos de trabajo: Los cuadernos de trabajo y los trabajos mismos deben reforzar la
lección. Los trabajos que se hace en el aula no son para “entretener” a los niños, tampoco para
“mantenerlos ocupados” o matar el tiempo. El contenido de estos debe ser centrado en el objetivo
de la lección bíblica y procurará animar al niño grande a usar su Biblia.

5. Cómo guardar los materiales para que los recursos estén disponibles para el futuro
Sería ideal que cada grupo que quiere usar el programa “Historia de la Salvación” tenga disponible un
espacio separado para un archivador, una mesa de trabajo, una copiadora, y un armario, para guardar
provisiones tales como el papel, lápices, lápices de color, marcadores, etc. Sería una bendición grande
también tener una biblioteca con una sección de literatura, accesible sólo para los profesores de los
niños. El material puede ser organizado y conservado usando los siguientes recursos:

5.1. El archivador
El archivador debe tener fólderes separados para cada lección, claramente marcados con el
número de la lección. Allí puede guardar materiales útiles para cada lección. Además, en otros
fólderes puede guardar copias de canciones y casetes, mapas, líneas del tiempo u otros recursos
como programas de Navidad, poemas, etc.). Designe a una de las maestras para supervisar este
archivo, pues de lo contrario pronto estará fuera de orden, las lecciones se perderán y el material
se volverá inútil.

5.2. Los fólderes


Los fólderes de las lecciones contendrán:

5.2.1. Actividades de aprendizaje, tales como dibujos para colorear, hojas de actividades
relacionadas con la lección, ayudas de enseñanza o la indicación de dónde se pueden conseguir
estas ayudas (mapas, gráficos, etc.).

5.2.2. Cualquier otro recurso o material que se relacione con la lección, tales como recortes de
periódico, dibujos, etc.
5.3. Aumente sus recursos

| 27 |

historiaSalvacionAT.indd 27 06/07/2007 15:36:05


La Historia de la Salvación

Busque y colecciones
Referencias / Notas historias, ilustraciones, actividades, recortes de periódicos y revistas, etc.,
para archivar con la lección apropiada para su posible futuro uso en el diseño de las lecciones.

6. Factores que considerar cuando se elabora un “Plan de estudio”


Hay varios factores que se deben considerar cuando se elabora un “Plan de estudio” para la escuela
dominical. Les recomendamos que todas las clases, de todas las edades, estudien la misma lección
simultáneamente. Esta metodología tiene algunas ventajas, pues al tratar un mismo relato, las
familias tienen la oportunidad de compartir la lección y las actividades de aprendizaje en sus casas
(tareas, memorización de versículos, intercambio de ideas, explicación de puntos no comprendidos
por los niños más pequeños, etc.). Además, esto ofrece una oportunidad para que toda la familia
se anime a estudiar la Biblia permanentemente.
El número y edades de los niños es un factor clave al momento de hacer el horario del “Plan de
estudio”. Es ideal que a los niños se los pueda organizar de acuerdo a su edad y habilidad, y en
base a ello se diseñará el plan. Usualmente el espacio disponible en las aulas determinará el
tamaño de la clase y el agrupamiento por edades. Los grupos más pequeños permiten al profesor
construir relaciones personales mas profundas y dar más atención particular a cada niño.
Es muy importante que el profesor ofrezca un ambiente cálido y de aceptación en la clase. El
arreglo de la clase, una ventilación apropiada, la ubicación de los asientos y la luz adecuada,
pueden tener un efecto positivo en la actitud y comportamiento del estudiante.
El profesor también crea un buen ambiente al estar bien preparado. Llegar a tiempo, tener todos
los materiales a mano para enseñar la lección y dar indicaciones claras e importantes, puede
contribuir a alcanzar este objetivo.

7. Conocer la historia de la educación religiosa de niños


Para leer sobre la Historia de la educación de los niños, especialmente la religiosa, desde tiempos
bíblicos hasta el presente, compare el Apéndice 3.

8. Conclusión
Siempre debemos tener presente que el objetivo primordial de la enseñanza bíblica a los niños es
guiarlos hacia la fe en Cristo e instruirlos para vivir una vida cristiana que da toda la gloria a Dios.
El conocimiento bíblico siempre debe estar relacionado con la fe personal y una vida cristiana que
revele los frutos del Espíritu de Dios.
En la historia de la iglesia cristiana, la enseñanza del catecismo (método de instrucción que usa
preguntas y respuestas) basado en la Biblia ha sido de mucho provecho en la enseñanza a los niños.
Por esta razón hemos incluido el Catecismo de Heidelberg y un catecismo para niños pequeños en
los Apéndices 4 y 5, como recursos adicionales para los profesores. La instrucción y memorización
de estas preguntas y respuestas, basadas en la doctrina de la Biblia, servirán como una guía a los
niños hacia la fe y para asumir las responsabilidades y demandas del Evangelio.
Además, enseñar la Biblia a los niños debe prepararlos para entender y participar en los servicios
de adoración de la iglesia y, especialmente, enfocarse en la proclamación de la Palabra.
Recuerde que “no hay mejor forma de aprender que enseñando”. Qué privilegio que tenemos al ser
instrumentos del Señor y tener parte en el desarrollo de la vida espiritual de los niños. Esperamos
que algún día, nuestros alumnos se unan al salmista y puedan decir: Porque tú, oh Señor Jehová,
eres mi esperanza, seguridad mía desde mi juventud... Me enseñaste, Dios, desde mi juventud, y
hasta ahora he manifestado tus maravillas (Salmos 71:5, 17). ¡Qué gran responsabilidad es enseñar
a los niños!

| 28 |

historiaSalvacionAT.indd 28 06/07/2007 15:36:05


Antiguo Testamento

Referencias / Notas

Lecciones

| 29 |

historiaSalvacionAT.indd 29 06/07/2007 15:36:05


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas

| 30 |

historiaSalvacionAT.indd 30 06/07/2007 15:36:05


Antiguo Testamento

01
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

LA CREACIÓN
Texto de referencia:
Génesis 1

Texto para memorizar:


En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Génesis 1:1

INTRODUCCIÓN
La Biblia empieza con palabras autorizadas y majestuosas: En el prin-
cipio Dios creó los cielos y la tierra. Es difícil de concebir un prólogo
más profundo. Dios existió antes que nada existiese. Todo fue hecho
por Él.
Se asume la existencia de Dios. Las Escrituras no empiezan con una
discusión para probar que Dios existe ni tampoco nos da evidencias.
La Biblia no necesita presentar a Dios. Él ya está allí.
En Él, todas las cosas tienen su origen, fundamento y propósito. De
Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan (Sal-
mo 24:1). Todo le pertenece a Dios porque todo es de Él, a través de Él
y para Él. El propósito de la creación es que Dios reciba todo el honor
que se merece porque Él es Señor sobre todas las cosas.
En esta lección consideraremos tres temas:
I. El principio de la creación
II. La progresión de la creación
III. La realización de la creación

I. EL PRINCIPIO DE LA CREACIÓN
El primero de los cinco libros de Moisés trata sobre el principio de
las cosas. Por eso se llama Génesis, el libro de los “principios y orí-
genes”. Este libro nos describe el origen del cielo y la tierra, el inicio
de la humanidad y el inicio del pecado y la muerte, pero también
nos revela la gracia y la salvación, el principio de los pueblos, de las
naciones y de la nación de Israel.

| 31 |

historiaSalvacionAT.indd 31 06/07/2007 15:36:05


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas El mismo tema que encontramos a través de las Escrituras también
está presente en el libro de Génesis: pecado y gracia. Sobre todo,
debemos aprender a conocer estas dos cosas: cómo se originó el
pecado del hombre y cómo se revela la gracia de Dios.
Los cinco libros de Moisés forman el fundamento sobre el que des-
cansan todas las Escrituras. La primera frase es como una piedra
sólida y monumental al comienzo de la Biblia.
En Génesis 1:1 se nos dirige a cuatro verdades principales: A) Hay un
Dios; B) Hubo un principio; C) Dios creó; y D) Hay un mundo como
consecuencia de la creación. Este mundo se llama cielos y tierra.

A. Hay un Dios
Este es el primer pensamiento que la Escritura nos revela, no como
un razonamiento deductivo sino como un hecho. La Biblia no empie-
za discutiendo acerca de la existencia de Dios, sino que nos presenta
las obras de Dios. Nos presenta a Dios como la fuente y la primera
gran causa. Todo se lo debemos a Dios. Antes que todo debemos
tomar a Dios en consideración. Porque Dios, el Señor, nos creó, nos
llama a dar cuentas; Él demanda que demos cuentas de lo que he-
mos hecho con lo que Él nos ha dado.
En el principio creó Dios, es la gran declaración de la revelación de
Dios. No dice, Dios era en el principio. Dios existe desde la eternidad.
No tiene principio ni fin. Desde la eternidad hasta la eternidad, Él
es Dios. ¡Qué pensamiento tan asombroso! ¡Qué incomprensible e
insondable!
Nunca podremos comprender completamente a Dios porque Él es
grande, infinito e incomprensible. Un niño nunca podrá vaciar el mar
con un pequeño balde. El balde es muy pequeño y el mar es casi
infinito e insondablemente profundo. Como criaturas finitas de Él,
debemos postrarnos ante Él reverentemente, escuchar su voz y obe-
decer su Palabra. Esto nos lleva a pedirle que nos ayude a discernir
su voluntad.
Antes del principio del que nos habla Génesis 1:1, no había nadie
Cuando establecía
más que Dios; Él era el eterno, único y trino Dios: Padre, Hijo y Es-
los fundamentos de la
píritu Santo (Proverbios 8:29, 30). El ser de Dios no existía en una
tierra, con él estaba
soledad monótona, sino que era una existencia de gloria perfecta.
yo ordenándolo todo.
Proverbios 8:29b, 30 Desde la eternidad Dios había determinado glorificarse a sí mismo
en su creación. Dios conoce todas nuestras obras desde la eter-
nidad. Este decreto de Dios abarca todo lo que pasa en el tiempo.
Cuando aún estábamos en la cuna, Dios ya había determinado des-
de la eternidad los caminos que tomaríamos en la vida. Lo que Dios
ha planeado en la eternidad lo cumplirá en el tiempo. El principio de
la ejecución de su plan está descrito en Génesis 1:1.

B. Hubo un principio
En el principio. Esta solemne frase se repite en Juan 1:1 y nos condu-
ce a un pasado cuando no había tiempo, lo cual queda totalmente

| 32 |

historiaSalvacionAT.indd 32 06/07/2007 15:36:05


Antiguo Testamento

más allá de la razón humana. “En el principio era el Verbo, el Verbo Referencias / Notas
estaba con Dios y el Verbo era Dios” (Juan 1:1).
En el principio creó Dios. Dios creó el mundo. El es el Creador; el
mundo es su creación. Dios y el mundo, entonces, no son uno; se
dice expresamente que se distinguen el uno del otro. El mundo tiene
su origen y su fuente en Dios. Es su obra. Esta creación es el gran
absoluto milagro y la base de todos los milagros de Dios. Marca el
comienzo de una larga serie de obras divinas.
Las primeras palabras de las Santas Escrituras revelan que es un
libro lleno de luz y consuelo. Contesta las grandes preguntas que
están presentes en el corazón de toda la humanidad. “¿De dónde
vengo? ¿Por qué estoy aquí y cuál es el propósito de todo? ¿Quién
puso los cielos sobre nuestras cabezas? ¿Quién puso la cubierta ver-
de bajo nuestros pies? ¿Quién llamó al sol a ser —la gran luz del
día— y quién llamó a existencia a la luna, que nos alumbra en la
noche? ¿A quién deben su existencia todos los miles de animales y
las numerosas plantas, flores y frutas?
Hay solamente una respuesta a estas preguntas. ¡Dios creó todo y a
todos!

C. Dios creó
Crear es hacer que algo exista de la nada. El ser humano puede ha-
cer mucho de muy poco. De un pedazo de madera un artista puede
hacer un hermoso tallado. Pero Dios lo creó todo de la nada, es decir,
cuando no había nada Dios llamó a todo a existencia. Crear es llamar
a existencia a cosas que no existen.

D. Dios creó el mundo


Dios creó los cielos y la tierra; esto es, las regiones altas y bajas De tal manera amó Dios
del universo. El lenguaje hebreo no tiene palabra para universo. El al mundo, que ha dado a
cielo, en el versículo 1, significa la región alta de nuestro universo. su Hijo unigénito, para
Esto no significa el cielo de gloria o la morada de Dios y sus ángeles que todo aquel que en él
santos. El relato de la creación sólo tiene que ver con nuestro cielo y cree no se pierda, sino que
tierra materiales. El Señor Jesús habló del cielo y la tierra de manera tenga vida eterna.
similar cuando dijo, “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no Juan 3:16
pasarán” (Mateo 24:35). No hablaba del cielo de gloria sino del cielo
creado en el principio. El cielo de gloria no pasará. En el Nuevo Tes-
tamento, los cielos y la tierra a menudo son mencionados con una
palabra: el mundo (Juan 3:16).
Estas primeras palabras de las Escrituras tienen el propósito de con-
fortarnos y motivarnos a la alabanza. Dios, el creador del mundo,
tiene el absoluto control sobre su creación. El incrédulo vive en un
mundo sin Dios. Éste es un pensamiento tenebroso. ¿Se atrevería
usted a viajar en un tren sin conductor?
Génesis 1:1 nos dice: Dios vive y tiene cuidado de nosotros. La fe es-
pera, recibe consuelo y confía en Dios para salvación en Cristo, por
quien los pecadores pueden tener comunión con Dios.

| 33 |

historiaSalvacionAT.indd 33 06/07/2007 15:36:06


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas II. LA PROGRESIÓN DE LA CREACIÓN


Cuando Dios ordenó la existencia del mundo, no lo hizo todo de una
sola vez. El Creador formó primero el polvo y la materia con la que
luego formó todas las otras cosas. Un artista puede hacer una esta-
tua hermosa de un pedazo de mármol, pero no puede hacer el már-
mol. Génesis 1:1 habla de la materia no conformada y de la creación
de todas las cosas que en un momento particular, por medio de la
poderosa palabra de Dios, llegaron a existir.
Desde el versículo 2 hasta el final del capítulo 1 de Génesis, la Es-
critura se ocupa del progresivo acondicionamiento del mundo para
convertirse en el hogar del hombre y del animal. A esto se le llama
a veces la segunda creación, que tomó lugar en seis días y que nos
revela una serie de poderosas obras hechas por Dios.
Primero, la tierra estaba sin forma y vacía. Cuando una casa está en
construcción hay mucha confusión debido a todos los materiales
que están en el lugar de trabajo: madera, piedras, cemento, etc. Lue-
go de poner cada cosa en su lugar y después de ejecutar correcta-
mente el plan del arquitecto, la casa queda terminada.
Cuando fue formada la tierra, estaba vacía y era una masa sin forma
y de materiales sin preparar. Había oscuridad sobre las aguas.
Pero el Espíritu de Dios se movía sobre las aguas generando vida con
su poder creador. El trabajo del Santo Espíritu es llamar a la vida. La
creación es una serie de grandes maravillas realizadas en un orden
ascendente.
En el primer día creó la luz. Dios dijo: Hágase la luz, y la tierra fría y
oscura fue iluminada por la luz y abrigada por su calor. Las diferen-
cias entre la noche y el día comenzaron a existir.
La primera palabra que Dios dijo fue: Hágase la luz. El llamó a la luz
de las tinieblas. Cada vez que un pecador se convierte, esta primera
palabra de la creación se pronuncia en la oscura alma del pecador.
En el segundo día Dios creó el firmamento, la expansión azul de la
atmósfera.
En el tercer día Dios hizo una división entre las aguas y la tierra. Apa-
reció la tierra seca. Las montañas y las llanuras se levantaron de las
aguas y el suave barro del fondo se cubrió de hierbas y plantas.
La creación de las plantas fue la primera vida sobre la tierra y con
ella se completa la primera serie de la creación de Dios. Dios creó los
árboles y las flores y toda clase de hierbas y arbustos. La descripción,
según su clase, se refiere a la gran variedad y abundancia del reino
vegetal.
En el cuarto día Dios comenzó a trabajar en la segunda mitad de la
creación. El sol es puesto en los cielos para tener dominio sobre el
día, y la luna para tener dominio sobre la noche. De la misma forma
creó las innumerables estrellas y cada una tomó su lugar. Fue en este
momento cuando el sistema solar recibió un lugar y una función con
relación a la tierra. Desde el cuarto día, ellas comenzaron a dar luz a
la tierra y a servir de señales para las estaciones (Génesis 1:14).

| 34 |

historiaSalvacionAT.indd 34 06/07/2007 15:36:06


Antiguo Testamento

En el quinto día el cielo y el mar fueron poblados por seres vivientes. Referencias / Notas
Toda clase de peces llegaron a existir en las aguas. Tanto las grandes
ballenas como los pequeños peces de pecera que tanto agradan a
los niños. Miles y miles de toda clase de insectos volaban y danzaban
en los rayos del sol. Innumerables pájaros vestidos con brillantes
plumas saltaban de árbol en árbol.
Cuando fueron habitados los cielos y los mares, Dios ordenó a la
tierra producir seres vivientes. Esto pasó en el sexto día. Aparecieron
el ganado, los animales que se arrastran y las bestias de la tierra, así
como toda especie de animales según su clase. Antes de la caída,
todos los animales eran mansos; no había animales salvajes. Y así
fue hecho, afirma la Escritura. La Palabra de Dios nos llama constan-
temente a adorar a Dios por sus obras (Salmo 8, 19, 104, 148). Toda la
creación es como un libro en el cual tanto las letras grandes, como
las pequeñas, nos manifiestan claramente el poder y la majestad de
Dios, así como también su sabiduría y bondad.

III. LA REALIZACIÓN DE LA CREACIÓN


Cada cosa que ha sido mencionada era solamente una preparación
para algo más grande.
Aunque Dios había creado mucho, una criatura todavía estaba au-
sente, la más importante de todas: el ser humano. En medio de todas
las criaturas de la tierra no había una sola que pudiera hablar, orar, y
que tuviera una conciencia personal para alabar y adorar a su Crea-
dor y tener comunión con Él. Al final, Dios creó al ser humano y la
creación se completó totalmente. El trabajo de la creación es similar
a la construcción de una casa. Solamente cuando todo está listo y
terminado la persona va a residir en ella. El ser humano es lo más
importante de la creación, la cabeza y la corona de la creación. Él
debía ser el sacerdote y rey en el espacioso templo de Dios.
La creación fue hecha por el consejo especial de Dios, cuando Él dijo
hágase esto o aquello. Sin embargo, en la creación de Adán, el Dios
trino en santa unión y cooperación dice: Hagamos al hombre (Géne-
sis 1:26). Esto muestra la importancia de lo que Dios está haciendo y
claramente indica lo prominente de la criatura que va a crear.
Dios creó al ser humano a su imagen, esto quiere decir que Adán
mostró en su ser y esencia características que daban evidencia de
que Dios era su creador. El ser humano, aunque fue llamado a existir
el mismo día que los animales de cuatro patas, no fue creado de la
misma manera. El ser humano fue creado a la imagen y semejanza
de su Creador, así como el hijo es la imagen de su padre.
Esta imagen de Dios existía en conocimiento verdadero, en justicia y
santidad. En su intelecto el ser humano fue adornado con el puro co-
nocimiento de Dios. Él todavía no tenía pecado ni culpa; era absolu-
tamente puro. Ser justo es ser sin culpa. Ser santo es ser puro. Dios
lo llama a ser profeta, a que conozca correctamente a su Creador; a
ser un sacerdote que ame a Dios con todo su corazón; a ser rey, de
manera que junto con Dios domine sobre toda la creación. Todas

| 35 |

historiaSalvacionAT.indd 35 06/07/2007 15:36:06


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas las cosas vinieron a estar bajo el dominio del ser humano (Génesis
1:28). El ser humano, en su estado de perfección, fue gloriosamente
dotado por su Creador.
Aunque la imagen de Dios se reveló especialmente en los dones de
su alma, también se reveló la sabiduría de Dios en la creación del
cuerpo físico del ser humano. El texto original dice que el ser huma-
no fue formado del polvo de la tierra; su cuerpo físico fue hecho de
los mismos elementos de la tierra.
¡Qué brillo había en sus ojos! ¡Qué sabiduría se empleó en la crea-
ción del oído, de las manos y los finos patrones de las venas que
cruzan el cuerpo, en el admirable orden en el cual todas las partes se
integran y trabajan juntas armoniosamente! La bella apariencia del
ser humano declara con excelencia la sabiduría y bondad de Dios.
Cuando Dios había formado lo mejor de la imagen grandiosa del ser
humano, sopló en su nariz el aliento de vida.
Conforme a su alma, el ser humano pertenece al mundo espiritual,
pero conforme a su cuerpo pertenece al mundo material. El hom-
bre está, en esencia, separado de los animales. Los animales tienen
conciencia pero no de sí mismos. El hombre tiene una conciencia
propia, es responsable de sus actos. Los que son negligentes de las
necesidades de su alma y viven solamente para la satisfacción de
sus deseos físicos, viven como las bestias que perecen.
Dios creó al ser humano y lo creó varón y hembra (Génesis 1:27).
De esta primera pareja hemos descendido todos los seres humanos;
Adán es el padre de todos nosotros. El matrimonio es una institución
de Dios; fue instituido desde la creación.
Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran
manera (Génesis 1:31). Todo lo que había creado respondía a sus
propósitos. Cada parte era buena y el conjunto también lo era. La
declaración era bueno en gran manera sigue solamente después de
la creación del ser humano. Sin el ser humano la creación era buena
(Génesis 1:25), pero con él era bueno en gran manera (Génesis 1:31).
El Dios de los cielos y la tierra también nos creó a nosotros. Este
hecho nos ubica frente a una pregunta muy importante: ¿Para qué
recibí la vida y para qué estoy en la tierra? La única respuesta que
puede darse es: para servir a Dios, mi creador. En Dios está la fuente
y el propósito de nuestra vida. El fin principal del hombre es glorificar
a Dios, y gozar de Él para siempre.
Desde la caída (Génesis 3), nosotros no tenemos la habilidad ni la
voluntad de servir a Dios; solamente por medio del poder recreador
del Espíritu Santo podemos hacerlo y nuestra vida puede ser útil. De
Dios, a través de Dios y por Dios son todas las cosas. Solamente a
través de Jesucristo, el único Hijo de Dios, podemos tener una rela-
ción maravillosa con Dios.

| 36 |

historiaSalvacionAT.indd 36 06/07/2007 15:36:06


Antiguo Testamento

02
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

ADÁN Y EVA EN EL PARAÍSO


Texto de referencia:
Génesis 2

Texto para memorizar:


Con tus manos me creaste, me diste forma. Dame entendimiento
para aprender tus mandamientos. Salmos 119:73

INTRODUCCIÓN
Un círculo está definido por una circunferencia y un punto en el cen-
tro. Este punto central gobierna todo. Una relación semejante existe
entre Génesis 1 y 2. El primer capítulo, a manera de circunferencia
envolvente, enumera todo lo que fue creado. El segundo, nos dirige
al centro de la creación, al hombre.
Génesis 2 trata los detalles específicos de la creación del hombre y de
la mujer, y nos relata su relación con Dios y con el resto de la creación.
El contenido de este capítulo se puede resumir en tres puntos.
I. El día de Dios
II. El jardín de Dios
III. El servicio de Dios

I. EL DÍA DE DIOS
Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos.
Esta oración habla de una multitud y de una abundancia que enmar-
ca los cielos y la tierra; pero a la vez habla de la totalidad: y todo el
ejército. Un ejército es una legión gobernada por un liderazgo fuerte
y una estricta disciplina. Todo individuo en un ejército tiene una posi-
ción y una labor que debe ejecutar con exactitud.
La semana de la creación fue seguida por la institución del día de
descanso. Luego del trabajo vino el descanso, pero no porque Dios
estuviera cansado. El Señor simplemente terminó su trabajo de crea-
ción. Nada necesitaba ser añadido; el principio, el origen, de todas
las cosas estaba presente.

| 37 |

historiaSalvacionAT.indd 37 06/07/2007 15:36:06


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas El descanso, por ende, no significaba pereza. La pereza no es des-


canso. El verdadero descanso no significa estar desocupado. El tra-
bajo de la creación estaba ya completo y ahora seguiría el trabajo de
la preservación.
En seis días el Señor completó su creación. Al término del relato
de cada día se dice y fue la tarde y la mañana. Estas palabras no se
repiten el séptimo día, el día de descanso. Mientras que los otros
días ya fueron relatados y pasaron, el séptimo día no tiene límite.
Dios descansó el séptimo día, es decir, el Señor apreció su creación,
se gozó en el trabajo de sus manos. Este descanso garantizaba que
todo era muy bueno. Fue un respaldo continuo de parte de Dios. El
verdadero descanso solamente puede encontrar gozo en lo que es
verdaderamente bueno.
Dios creó todo en orden para así hacerlo a la perfección. Después de
este trabajo de perfeccionar, de hacer que todas las cosas alcancen
su propósito, seguía el día de descanso como una condición necesa-
ria. Por eso, la institución del día del Señor como el día de descanso,
viene inmediatamente después de la creación.

Jesús les respondió: Como el agricultor siembra su semilla, no por el simple hecho de
Mi Padre hasta ahora hacerlo, sino con el propósito de ver a la semilla brotar y crecer, así
trabaja, y yo trabajo. la meta de la creación se cumple cuando los principios de la crea-
Juan 5:17 ción se desarrollan. La función del séptimo día es la manifestación
y desarrollo de lo que se colocó en forma de semilla en la creación.
Por ende, este día no tiene tarde y no tiene limitaciones, sino que
perdurará (Juan 5:17).
Dios bendijo el séptimo día. Después de crear todas las cosas, el
Señor volvió sus ojos hacia su creación para examinarla y se deleitó.
Cuando un niño de escuela completa su tarea y obtiene la satisfac-
ción y aprobación de su maestro, se siente estimulado a trabajar con
más ahínco y diligencia. Como resultado de su deleite, Dios irradia
su bendición sobre todo lo creado.
Dios no sólo bendijo el séptimo día, también lo santificó, es decir, lo
separó de los demás para su servicio, para ser consagrado a Dios. Es
un día que debiera dedicarse para promover la honra de Dios y para
la felicidad genuina de la humanidad.
Dios trabaja y luego descansa. El mismo Señor nos da el ejemplo
de trabajo y descanso para la vida. Como el hombre fue creado a
Su imagen y semejanza, debe imitarlo. Trabajo y descanso deben re-
flejarse en la vida del hombre. Después de los seis días de trabajo
sigue el día de descanso. Trabajo sin descanso es esclavitud. El mo-
delo alternado de trabajo y descanso es el secreto para un desarrollo
apropiado de la vida.
Después de seis días de trabajo, el hombre, creado para portar la
semejanza de Dios, disfruta un día continuo de descanso. Al servicio
de su Creador, el hombre disfruta algo del descanso del Creador.
Desde la resurrección de Cristo (que ocurrió el primer día de la se-
mana), nuestro día de descanso no es el séptimo, sino el primer día
de la semana. Porque con Su resurrección se garantizó la salvación

| 38 |

historiaSalvacionAT.indd 38 06/07/2007 15:36:06


Antiguo Testamento

de los pecadores. En este día celebramos la resurrección de Cristo. Referencias / Notas


Para el cristiano, la semana debe ser un tiempo alegre de trabajo y
el día de reposo, un día glorioso de descanso. Este modelo provee
resplandor a la vida, así como las luces de la calle colocadas a in-
tervalos iguales nos dan luz en el camino. Tanto el trabajo como el
descanso, a intervalos iguales, son una gran bendición que Dios nos
da. El descanso del día de reposo no es inservible, sino que es un
medio para una actividad noble.
Los que aprenden a santificar el día de reposo, siguiendo el ejemplo
que Dios mismo nos dio, recibirán la bendición para su corazón y su
hogar, una bendición que se extiende a todos los días de la semana
y aun a toda la vida. Pero los que deshonran el día de reposo y no
cumplen el mandamiento de Dios, y lo usan para sus propios de-
seos y placeres, ya traen sobre sí el juicio y la condenación de Dios.
¿Cómo pueden estas personas esperar la bendición de Dios en los
días siguientes?

II. EL JARDÍN DE DIOS


En Génesis 2:4 encontramos la descripción de todo lo que fue crea-
do: Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron
creados.
Ahora tenemos el nombre Jehová Dios, mientras que en el capítulo
1 el nombre que se usaba era Dios. Esta ampliación del nombre de
Dios brinda un significado más revelador de su carácter relacional.
En el capítulo 1 el Señor actuó como el Todopoderoso y Soberano
Dios. En el capítulo 2, Él se revela como el Dios de toda criatura, pero
particularmente en relación íntima con el ser humano. El creador de
todo el mundo es el Dios que se pone a sí mismo en una relación de
amistad con el ser humano.
De acuerdo con su cuerpo, el ser humano es terrenal, pero su alma
está relacionada con Dios. Luego de formar su cuerpo, el Señor le
sopló aliento de vida. Por ende, el ser humano, formado del polvo, se
convirtió en un alma viviente y recibió una existencia espiritual. Los
animales sólo tienen cuerpo y por tanto son transitorios. El hombre
es cuerpo y alma. El alma se creó para la eternidad.
Todas las posesiones son finitas e insignificantes comparadas con ¿De qué le servirá al
el valor del alma del ser humano. La mayoría de la gente alimenta y hombre ganar todo el
viste su cuerpo, pero descuida las necesidades del alma. Son como mundo, si pierde su alma?
el hombre rico y necio que descuidó la perla de gran valor y le dio ¿O qué dará el hombre
toda su atención a la envoltura donde se encontraba la perla. Nada a cambio de su alma?
es más temible que perder el alma (Mateo 16:26). Mateo 16:26
La historia de la creación del ser humano es ratificada por las pa-
labras del apóstol: Porque linaje suyo somos (Hechos 17:28). En la
bondad de Dios, Él ha dado al ser humano una alta posición dentro
del orden creado. Él es la joya coronada que gobierna la creación.
Es por esto que el Señor le dio al ser humano un hogar hermoso en el
jardín del Edén. Un trabajador vive en una casa pequeña, pero un go-
bernante importante y poderoso vive en una lujosa mansión. Se debe

| 39 |

historiaSalvacionAT.indd 39 06/07/2007 15:36:06


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas notar que aunque usualmente hablamos del paraíso, esta palabra no
aparece en el texto original ya que fue añadida por los traductores
griegos de la Septuaginta.
El paraíso correspondía a la alta posición del ser humano. Nunca na-
die ha vivido en un lugar más hermoso que Adán y Eva (Génesis 2:8).
El Edén se encontraba en medio de la hermosa tierra recién creada.
En el centro del Edén Dios plantó el jardín. El jardín estaba lleno de
flores y árboles, regados abundantemente por corrientes burbujean-
tes. La discordia del pecado aún no estaba presente. El ser humano
santo residía en el lugar más agradable de la tierra.
El nombre Edén recordaba a los israelitas la belleza y el encanto. To-
das las riquezas y la hermosura de la creación estaban concentradas
en un grandioso punto cumbre. Nosotros, que vivimos en una tierra
maldita por el pecado, apenas podemos imaginar el esplendor del
paraíso. Ninguna tempestad o tormenta arruinaba el jardín; no había
calor ni frío extremo. Fue en la abundancia del paraíso que el primer
ser humano vivió en una comunión cercana y bendecida por Dios.
Sin embargo, no importa cuán hermoso era el paraíso, Adán se en-
contraba solo. Los animales que le rodeaban no podían comprender
sus pensamientos más íntimos. Cuando Adán dio nombre a los ani-
males, demostrando su percepción y agudo discernimiento, se dio
cuenta que cada animal tenía una ayudante, una pareja.
Y creó Dios al hombre El Señor le concedió a Adán una mujer con quien formó una pareja.
a su imagen, a imagen Sólo después de la creación de Eva se completó la imagen del hom-
de Dios lo creó; varón y bre (Génesis 1:27).
hembra los creó. Cuando Adán despertó de su profundo sueño y vio a Eva junto a
Génesis 1:27 él, aquel que había reconocido las peculiaridades de cada animal y
las había expresado en los nombres que les había dado, vio en este
diseño exquisito un reflejo de su propio ser. Fue en el paraíso donde
se consumó el primer matrimonio. Ahora Adán tenía a alguien que
lo comprendía totalmente y con quien podía hablar acerca de todo lo
que tenía en su corazón. ¡Alguien con quien podía alabar a Dios!
Ya que no había depravación ni pecado, Adán y Eva no conocían la
vergüenza. Las mejillas de los niños se colorean cuando han hecho
algo malo. La modestia de Adán era completamente lo contrario de
lo que muchos pecadores expresan en su comportamiento y pala-
bras vergonzosas.

III. EL SERVICIO DE DIOS
El primer hombre no fue creado como niño sino como adulto. Adán
es el padre de toda la humanidad. Primero estuvo solo, pero él es la
cabeza del pacto en quien todos sus descendientes están vincula-
dos. El primer Adán fue puesto inmediatamente en el paraíso, como
cabeza del pacto, junto con Eva. Cristo, el segundo Adán, vino al
mundo como un niño y fue puesto en el mundo caído para la salva-
ción de los hombres.
El propósito del ser humano era cultivar y cuidar el jardín. También
en esa época del paraíso había lugar para el trabajo. El Señor llamó

| 40 |

historiaSalvacionAT.indd 40 06/07/2007 15:36:06


Antiguo Testamento

al ser humano para que le sirva. Sin trabajo el ser humano no podía Referencias / Notas
ser feliz, aun en el paraíso. El Señor equipó a Adán con muchos y
ricos dones, que él usó al igual que un carpintero usa sus herramien-
tas para hacer un buen trabajo. Dios constituyó la vida de Adán para
que trabajara.
El trabajo no era una carga sino un motivo de alegría. No había la
lucha por la existencia. Este fue uno de los resultados del pecado.
Cuando Adán trabajaba en el jardín no lo hacía con el sudor de su
frente. Tenía que mantener la creación de Dios en el jardín. Ésta era
una labor sublime. En y a través de su trabajo Adán debía servir a
Dios.
En la tarde Adán y Eva se reunían con el Señor a quien observaban
en la suave brisa de la noche. Había una hermosa comunicación
entre ellos. La conversación entre Dios y el ser humano era natural;
la ausencia de esta comunicación la causó el pecado. Seguramente
Dios les había enseñado todo lo que ellos debían saber sobre los dos
árboles que él había puesto en medio del huerto y de los cuales no
debían comer. ¿Por qué prohibió el Señor a Adán y Eva comer del
árbol del bien y del mal? Dios creó al hombre con voluntad propia,
capaz de obedecer o desobedecer. El ser humano podía hacer todo
lo que quisiera, con una sola excepción: comer de aquel árbol. Con
esta prohibición Dios estaba probando la obediencia de Adán y Eva, y
al mismo tiempo les estaba enseñando la distinción entre Él y ellos.
Dios hizo un pacto con Adán y Eva; los puso bajo una ley. Este pacto
se llama, el Pacto de Obras. Esto está claramente indicado por el
árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal. El árbol de la
vida apuntaba al maravilloso galardón de la vida eterna; y el árbol de
la ciencia del bien y del mal al galardón que se podría obtener sola-
mente por la obediencia implícita a Dios. El hombre tenía la respon-
sabilidad de obedecer a Dios, al no comer el fruto de este árbol. Si
desobedecía el hombre moriría (Génesis 2:16, 17).
Ya en el paraíso el hombre se enfrentó con la vida y la muerte. En la
creación vimos al Señor como un gran benefactor; aquí es el dador
de la Ley. En el servicio a Dios Adán debía mostrar obediencia volun-
taria.
Estar bajo la ley trae responsabilidades. Adán era un inquilino del
Edén que estaba obligado a dar cuentas a Dios. Adán sería bende-
cido por Dios sólo si lo servía con lo que había recibido y buscaba
honrarlo.
Dios trata con nosotros tal como trató con Adán. Nos pide que obe-
dezcamos y que demos cuentas de todo lo que nos ha dado. El Señor
pesa en su balanza de justicia cada palabra, cada obra y cada pensa-
miento. Lo que un día nos fue dado, algún día nos será demandado.
Dios tiene absoluto derecho a todo nuestro servicio y sobre todo lo
que somos. Este servicio no es esclavitud, sino la única y verdadera
libertad que hay. ¡Sólo uno es nuestro Amo, y ese es Cristo!

| 41 |

historiaSalvacionAT.indd 41 06/07/2007 15:36:07


La Historia de la Salvación

03
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

LA CAÍDA
Texto de referencia:
Génesis 3

Texto para memorizar:


Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la de
ella; su simiente te aplastará la cabeza, pero tú le morderás el talón.
Génesis 3:15

INTRODUCCIÓN
Las Sagradas Escrituras hablan de un jardín en tres ocasiones: el
jardín del Edén, el jardín de Getsemaní y el jardín de José de Arima-
tea. Estos tres jardines están relacionados. El jardín del Edén era un
jardín de deleite; el jardín de Getsemaní fue un jardín de sufrimiento;
y el jardín de José fue un jardín de vida.
En el jardín del Edén se originó el pecado; en Getsemaní se pagó
por el pecado; y en el jardín de José, Cristo triunfó sobre el poder del
pecado y la muerte. En el Edén prevaleció la serpiente; en Getsemaní
prevaleció el que conquistó a la serpiente; y en el jardín de José, pre-
valeció el Soberano de la vida.
En las lecciones anteriores hemos visto cómo el Señor creó todo bue-
no y hermoso. Ahora veremos cómo todo fue destruido por Satanás.
Génesis 1 y 3 se refieren a los comienzos. Mientras Génesis 1 habla
sobre el principio de la creación; Génesis 3 habla sobre el principio
de la destrucción. Por su bondad, Dios puso un paraíso en la tierra,
pero fue Satanás, el tentador, quien hizo de la tierra un valle de
lágrimas.
Vamos a ver lo que pasó en el paraíso, con el escenario de:
I. El pecado y la miseria de la humanidad
II. La rectitud y la gracia de Dios

| 42 |

historiaSalvacionAT.indd 42 06/07/2007 15:36:07


Antiguo Testamento

I. EL PECADO Y LA MISERIA DE LA HUMANIDAD Referencias / Notas


Los capítulos 1 y 2 de Génesis nos indican de donde provino todo. El
capítulo 3 nos da la respuesta a la pregunta “¿Por qué hay tanto sufri-
miento y miseria en la tierra, si Dios lo creó todo bueno y hermoso?”
Incluso los niños contraen enfermedades incurables y hay niños que
a temprana edad pierden a su mamá. Los niños también se topan
con acertijos inexplicables. La respuesta a estos problemas es que
todo el sufrimiento y la miseria en el mundo son debidos al pecado.
La clave de estos acertijos está en el árbol prohibido.
Por medio de este árbol Dios probó al hombre, pero Adán fracasó en
el examen. Debido a la caída, se destruyó la buena vida en el paraíso.
El árbol prohibido advertía al hombre que era posible perder las ben-
diciones que Dios había provisto.
El mandato probatorio puso a Adán y Eva ante un examen que fácil-
mente podían haber pasado. En la indescriptible abundancia del pa-
raíso no debió haber sido difícil para el hombre mantenerse alejado
de sólo un árbol prohibido. Sin embargo, el hombre transgredió este
mandato explícito de Dios.
El mandato probatorio claramente indicaba el propósito del árbol
prohibido. El Señor quiso probar la obediencia de Adán. El manda-
to probatorio tenía que disciplinarlo para que él obedeciera a Dios
libremente. Esta era la primera y más grande lección que el hombre
tenía que aprender.
Adán y Eva sabían que la única razón por la que podían comer del
fruto de todos los árboles excepto de uno, era porque Dios lo había
prohibido. Al transgredir el mandato probatorio, Adán demostró que
él no quiso obedecer a Dios implícitamente.
Toda la ley se resumió en ese mandato. Así como un barco está suje-
to a un ancla que lo mantiene en posición, así toda la ley estaba su-
jeta a guardar el mandato probatorio. Los que cortan el cable envían
el barco a la deriva. Es así como el hombre a través del pecado, pre-
cipitada y voluntariamente corta su relación con el Creador. Fue una
vergüenza e ingratitud que el hombre, en ese lugar hermoso donde
Dios lo había puesto, no haya estado satisfecho con los regalos que
él le había dado y se rehusara a cumplir su mandato de abstenerse
de ese árbol. ¡Qué triste que en la gran abundancia del paraíso el
hombre no haya estado satisfecho! ¡Qué triste que en un lugar de
tanta abundancia, el hombre haya estirado sus manos hacia el árbol
prohibido!
Cómo llegó el pecado al corazón puro del hombre es completamente
incomprensible. El primer acto de pecado fue cometido de forma
voluntaria y necia, sin ninguna razón justificable o excusa. Santia-
go 1:14 nos da luz de lo que pasó junto al árbol prohibido. Sino que
cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y
seducido.
La tentación de Satanás incrementó el peso del examen al que Dios
había expuesto al hombre. El diablo usó a la serpiente como su ins-
trumento.

| 43 |

historiaSalvacionAT.indd 43 06/07/2007 15:36:07


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas Mientras que al comienzo la Biblia nos enseña la majestad, poder
y bondad de Dios, las Escrituras ahora revelan a Satanás, el gran
Sed sobrios y velad, adversario de Dios y del ser humano. El significado de la palabra
porque vuestro adversario Satanás es adversario (1 Pedro 5:8). Él es el comandante de los ánge-
el diablo, como león les que se alejaron de Dios y se convirtieron en demonios. Satanás
rugiente, anda alrededor se goza con todo lo que es corrupto, malévolo y depravado. Satanás
buscando a quien devorar. está contento con todos quienes se oponen a Dios con su desobe-
1 Pedro 5:8 diencia y odia intensamente a los creyentes que reconocen al Señor
Jesús como su Salvador y Redentor. La Palabra de Dios nos advierte
seriamente que el diablo tiene un solo objetivo: destruir todo lo moral
Y fue lanzado fuera el y recto que Dios ha hecho.
gran dragón, la serpiente Al principio, usualmente, Satanás no revela su maldad abiertamen-
antigua, que se llama te. A menudo aparece como un ángel de luz, escondiéndose con en-
Diablo y Satanás, el gaño tras una máscara, posando seductoramente y susurrándonos
cual engaña al mundo palabras cautivadoras. Esto lo hace doblemente peligroso. Desde el
entero. Fue arrojado a principio hasta el final de la Biblia, Satanás es retratado como una
la tierra y sus ángeles serpiente engañadora (Apocalipsis 12:9).
fueron arrojados con él.
Apocalipsis 12:9 Lo que pasó en el paraíso se repite todos los días y de varias formas.
El tentador siempre empieza con preguntas aparentemente inocen-
tes. ¿Conque Dios os ha dicho? Pero la pregunta con un toque de
duda eventualmente se convierte en una definitiva contradicción de
la Palabra de Dios: No moriréis.
¿Qué hace Eva? En lugar de aferrarse inmediatamente al mandato de
Dios como un arma contra la mentira de Satanás y huir, ella razona
con el tentador. Los que empiezan a razonar con el pecado están a
medio camino de convertirse en sus víctimas. Cuando fue socavada
la fe de Eva en la verdad de la Palabra de Dios, el diablo pudo persua-
dirla fácilmente. El diablo hace con el ser humano lo que una araña
hace cuando teje su tela alrededor de una mosca. Satanás teje todo
tipo de preguntas y argumentos alrededor de su víctima.
Hasta entonces el deseo del ser humano había sido el de someterse
a Dios. Pero ahora se despertó el deseo pecaminoso de ser como
Dios. Mientras Eva habla con el tentador, la fruta del árbol prohibido
se hace más y más deseable a sus ojos. Entre las ramas del árbol
irradia un fulgor seductor. Bajo el hechizo del pecado, ella no piensa
en la advertencia de Dios. Sólo escucha la voz seductora del tentador
y antes de darse cuenta, pasa el punto de desastre. ¡Toma el fruto y
lo come!
Una inmensa sacudida de alarma estremece los cielos y la tierra. ¡La
destrucción de la hermosa creación de Dios es un éxito! Inmediata-
mente después del primer mordisco sigue el dolor del remordimien-
to. ¡Pero ya es muy tarde!
Muchas veces ha surgido la pregunta, ¿por qué era éste un pecado
tan grave? Sólo se trataba de comer una fruta, y el paraíso estaba
lleno de frutas. Esta pregunta nos muestra la corrupción de nuestro
corazón y mente. Lo que es decisivo no es el tamaño del pecado,
sino la raíz. No importa si un niño roba un centavo o un dólar, en am-
bos casos es un pecado. Nosotros, seres pecadores, somos pobres
jueces cuando se trata de pensar las cosas santas. En el pecado de

| 44 |

historiaSalvacionAT.indd 44 06/07/2007 15:36:07


Antiguo Testamento

Adán estuvo presente un mundo entero de impiedad: orgullo, lujuria, Referencias / Notas
descontento, desconfianza, y rebelión contra Dios.
Eva, tentada por la serpiente, pecó voluntariamente y se convirtió en
la tentadora de Adán, su esposo. Cuando Adán pecó, no estaba solo.
Él era el padre de toda la raza humana, la cabeza del pacto de todos
sus descendientes. Si un padre, por su propia culpa se hace pobre y
miserable, sus hijos y hasta sus nietos comparten esa miseria.
Todos hemos pecado en Adán. Este pecado original es la raíz de donde
procede el pecado actual, tal como la mala tierra produce mala hier-
ba. Cuando la raíz del árbol se ha infectado, la corrupción encuentra
su camino hacia el tronco y de allí a todas las ramas. Cuando la raíz
se corrompe, el árbol entero se enferma (Romanos 5:12; 1 Corintios
15:21; Salmos 51:5).
Todos los descendientes de Adán somos pecadores. Lo que Adán
perdió, todos sus hijos lo han perdido también. Que nadie sea necio
y diga: “Yo no le di permiso a Adán, así que a mí no me concierne”. Si
la transgresión de Adán es tan terrible en su esencia y tan horrible en
su efecto, no nos sorprende que el paraíso ahora se haya convertido
en la vitrina de la justicia de Dios.

II. LA RECTITUD Y LA GRACIA DE DIOS


Según algunos, el pecado del paraíso es un evento pequeño e insig-
nificante. Pero note la diferencia terrible cuando en la tarde de ese
fatal día el Señor se les aparece a Adán y a Eva. Antes de este día, se
alegraban de encontrarse con el Señor; ahora tienen temor y tiem-
blan cuando oyen los pasos que se acercan. Dios, a quien habían
conocido como un Dios amigable y lleno de gracia, ahora estaba
delante de ellos como el Creador pidiendo cuentas.
Hay una diferencia radical entre lo que el pecado sugiere a sus cómpli-
ces, y lo que el pecado ofrece a sus víctimas. Sé como Dios, susurró la
serpiente, pero la realidad terrible era que estarían alejados de Dios.
Horrible fue el hecho y no menos horribles los resultados. El pecado
ha alejado violentamente al hombre de Dios. Lo ha cortado, aparta-
do del Señor, la fuente de vida. Ahora, la criatura de Dios se había
convertido en enemiga de Dios, alejándose de Él. Sí, Adán tuvo la
audacia de esconderse de Dios. ¡Qué necio! Dios es omnipresente y
omnisciente. El Señor lo ve todo y está presente en todas partes.
El Señor los encontró y pronunció su sentencia de juicio. Lo que
Adán no hizo voluntariamente, ahora se ve forzado a hacer, es decir,
someterse e inclinarse ante el Señor.
Sin embargo, aunque Dios rompió su relación con Adán, no lo dejó.
¿Dónde estás?, fue la primera pregunta de Dios al hombre caído en
el paraíso (Génesis 3:9). Este llamado de Dios es repetido a todo pe-
cador. Esta pregunta revela su amor que busca al pecador perdido.
Mientras Adán suponía que podía esconderse de Dios, el Señor se
reveló ante él y le dio los primeros rayos de esperanza en el hoyo de
la miseria. Pero esto no ocurrió hasta que fueron medidas las profun-
didades del pecado y confesada la culpa del pecado.

| 45 |

historiaSalvacionAT.indd 45 06/07/2007 15:36:07


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas Tales encuentros entre el santo Dios y el hombre pecador siguen
sucediendo. ¡Oh, aquellas hojas de higuera! ¡Con cuánta rapidez y
facilidad cubrimos nuestro pecado y qué difícil y humillante es con-
fesarlo!
En el paraíso existía armonía y paz pero el pecado trajo discordia
entre el hombre y su Creador, entre el hombre y la mujer, entre el
corazón que escoge el pecado y la conciencia que lo condena.
La pregunta, “¿Dónde estás tú?” fue hecha con la intención de que
Adán confiese su culpa pero el hombre no quiere hacerse cargo de
su culpa ante Dios. El hombre prefiere culpar a otros y aún indirec-
tamente a Dios. Dios no quiere que neguemos ni cubramos nuestro
pecado, Él quiere que lo aceptemos y que lo confesemos. El cristiano
verdadero se caracteriza por la humildad verdadera.
Reconocer la culpa y pedir misericordia indican la presencia de una
fe verdadera. Los que así procedan descubrirán que el Señor es un
Dios que perdona nuestra culpa, con misericordia y completamente.
El que vino a descubrir y convencer al hombre de su pecado, tam-
bién nos mostró el camino por el que se puede recibir perdón de
pecados.

Pondré enemistad entre Primero se pronuncia el juicio contra la serpiente, luego sobre la
ti y la mujer, y entre tu mujer, y finalmente sobre el hombre. El mismo momento en que se
simiente y la simiente pronunciaba el juicio, el Señor prometió la gracia. El pecado en el
suya; esta te herirá en la paraíso es seguido por el Evangelio del paraíso (Génesis 3:15). ¡Ma-
cabeza, y tú la herirás en ravillosa gracia!
el talón. Génesis 3:15 La promesa de Génesis 3:15 contiene todo el Evangelio y se cumplió
en el Señor Jesucristo quien, en la plenitud del tiempo, nació de la
virgen María y por su sufrimiento y muerte fue herido en el calcañar,
Así que, por cuanto los mientras aplastaba la cabeza de la serpiente. Cristo rompió el po-
hijos participaron de der maligno y salvó a toda su gente del poder de Satanás (Hebreos
carne y sangre, él también 2:14).
participó de lo mismo
para destruir por medio de Génesis 3:15 se puede comparar con una flor que está escondida
la muerte al que tenía el dentro de una raíz y que va creciendo gradualmente. La promesa ma-
imperio de la muerte, esto dre se desarrolló gradualmente en el Antiguo Testamento y se abrió
es, al diablo. en su completo esplendor en el Nuevo Testamento.
Hebreos 2:14 Luego del pecado del hombre, Dios se reveló a sí mismo en su recti-
tud, pero también en su gracia. El juicio y la condenación, y la gracia
y las bendiciones están entretejidos aquí. La revelación de la gracia
está incluida en el castigo.
Y según la Ley, casi todo El primer hombre intentó cubrirse con hojas. Para reemplazar esta
es purificado con sangre; patética protección el Señor hizo ropa para el hombre utilizando la
y sin derramamiento de piel de los animales. Adán y Eva debieron sentir pena y temor cuando
sangre no hay remisión. vieron que animales inocentes padecían la muerte. Esta muerte cla-
Hebreos 9:22 ramente nos apunta a la muerte de Cristo. Los resultados del pecado
sólo se pueden quitar con el sacrificio de una vida inocente (Hebreos
9:22). Solamente este hecho mantiene la santidad y la rectitud de
Dios.
En el bello jardín del Señor ya no había lugar para pecadores caídos.
La bondad de Dios puso al hombre en el Edén, pero su pecado lo

| 46 |

historiaSalvacionAT.indd 46 06/07/2007 15:36:07


Antiguo Testamento

sacó de allí. Debe de haber sido una terrible experiencia para Adán Referencias / Notas
y Eva cambiar el bello jardín por la tierra que había quedado maldita
por el pecado. Lo difícil de esta partida se hace evidente cuando lee-
mos las palabras: Y los sacó Jehová del huerto del Edén.
No sabemos que pasó con el paraíso. De acuerdo con algunos co-
mentaristas Dios hizo que se quemara. Otros piensan que fue des-
truido en el tiempo del diluvio. Dios no dice nada, así que concluimos
que este detalle no es importante. Las cosas secretas pertenecen a
Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nues-
tros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de
esta ley (Deuteronomio 29:29.)
La Biblia empieza y termina con un paraíso. Empieza con un paraíso
terrenal que fue cerrado por el pecado; y termina con un paraíso
celestial que fue abierto por la gracia. Entre estos dos está la cruz de
Cristo, el árbol maldito, sobre el cual llevó toda la culpa del pecado y
donde la rectitud de Dios y su gracia se manifestaron cuando Jesús
habló con un asesino arrepentido: Hoy estarás conmigo en el paraíso
(Lucas 23:43).

| 47 |

historiaSalvacionAT.indd 47 06/07/2007 15:36:07


La Historia de la Salvación

04
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

CAÍN Y ABEL
Texto de referencia:
Génesis 4

Texto para memorizar:


Por la fe Abel ofreció a Dios un sacrificio más aceptable que el de
Caín, por los cual recibió testimonio de ser justo. Hebreos 11:4

INTRODUCCIÓN
El hombre, que en el paraíso era rey y sacerdote en el santuario de la
creación de Dios, después de la caída, se convirtió en esclavo y presa
del pecado. La historia que ahora tratamos nos lleva hasta la primera
tumba. Tumba cavada por el pecado. El pecado produce muerte en
nosotros y alrededor nuestro. La mentira de Satanás se hizo evidente
de una forma horrible: cuando el hombre cayó en pecado, en vez de
hacerse más parecido a Dios, se hizo más como el diablo, un des-
tructor y un asesino.
La historia de Caín y Abel nos habla de lo siguiente:
I. Esperanza y desilusión
II. Fe e incredulidad
III. Misericordia y juicio

I. ESPERANZA Y DESILUSIÓN
La felicidad del primer ser humano en el paraíso fue muy grande,
pero duró muy poco. Génesis 3 nos enseñó que el ser humano está
muerto en su pecado, debido a la caída. Adán y Eva tuvieron que huir
hacia una región de espinos y arbustos. Atrás, muy lejos dejaron el
paraíso, al cual ya no podían volver.
Cuán miserables se habrían sentido Adán y Eva. De ser los felices re-
sidentes del paraíso, pasaron a ser un par de infelices fugitivos. Pero
el Señor no los dejó solos. Su pesada labor de lidiar con los espinos
y arbustos de la tierra se vio iluminada por una alegría que Dios les
concedió.

| 48 |

historiaSalvacionAT.indd 48 06/07/2007 15:36:07


Antiguo Testamento

Para confortarlos en su dolor, les nacen dos hijos. ¡Qué felices debie- Referencias / Notas
ron haberse sentido los primeros padres al recibir a estos bebés! Era
una felicidad que Adán y Eva no habían conocido ni en el paraíso.
Lo que había en el corazón de la madre se hace evidente con los
nombres que escoge. Al mayor lo llama Caín, que significa “el uni-
génito”. En su felicidad ella dice: Por voluntad de Jehová he adquirido
varón. El nombre que escogió nos lleva atrás a la promesa que Dios
había hecho sobre la simiente de la mujer. Mirando a su niño, Eva
creyó que esta promesa estaba progresando significativamente en
su cumplimiento. A su segundo hijo, Eva lo llama Abel. Este nombre
es un tanto diferente. Mientras el nombre Caín habla de esperan-
za feliz, el nombre Abel significa “vapor”, “desaparición”, “vanidad”,
“desilusión” y tiene un triste significado.
En los nombres de los dos hijos de Eva podemos descubrir sus senti-
mientos más íntimos. La vida se había convertido en una sucesión de
esperanza y temor, de gozo y tristeza, y de expectación y desilusión.
A los padres se los conoce por sus hijos. En tiempos pasados, esto
se veía reflejado en los nombres que escogían; hoy en día, el com-
portamiento y las acciones de los niños revelan inevitablemente el
carácter de sus padres. Los nombres Caín y Abel nos dibujan la con-
dición de los corazones de Adán y Eva, y de su hogar después de caer
en el pecado. El pecado pronto mostraría su poder en la vida de sus
hijos. De esta forma el orgullo y la desilusión se alternaban en sus
vidas.

II. FE E INCREDULIDAD
Servir a Dios une, pero alejarse de Dios trae separación y división en
todo. En el paraíso, Adán y Eva vivían una vida de amor del uno para
el otro en unión con Dios. El pecado no sólo separó a la humanidad
de Dios, sino que también causó la separación entre uno y el otro.
Pronto se cumpliría la profecía de la lucha entre la simiente de la
mujer y la simiente de la serpiente (Génesis 3:15). Pronto se ve la
oposición entre la fe y la incredulidad en la vida de Caín y Abel.
Cuando los dos hijos crecieron se hizo evidente que había una gran
diferencia entre ellos. Caín se dedicó a la agricultura; Abel se convir-
tió en pastor de ovejas. La agricultura y la ganadería son dos activi-
dades económicas básicas. Sabemos que el desarrollo de la cultura
se dio a través de la actividad pastoril. No hay ninguna evidencia que
sustente el antiguo punto de vista de que Abel era débil y pequeño y
que su trabajo era menos pesado que el de Caín.
En el versículo 3 leemos la frase: Y aconteció andando el tiempo, que
sin duda nos apunta al término de la cosecha. Cuando se concluye
una labor y el trabajo se acaba, es apropiado el período de descanso.
Seguramente se celebraba un festival de la cosecha cuando Caín y
Abel, en la presencia de sus padres, trajeron sacrificios al Señor.
Aunque el ser humano se había alejado de Dios debido al pecado, no
podía reprimir su necesidad de Dios. Dos cosas se hicieron eviden-
tes con la presentación de sacrificios: el ser humano estaba separa-

| 49 |

historiaSalvacionAT.indd 49 06/07/2007 15:36:07


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas do de Dios pero todavía sentía una compulsión irresistible por tener
comunión con Él. Esto se refleja en el sacrificio.
Pero sin fe es imposible La palabra sacrificio significa ofrecer. Un regalo o una ofrenda se pre-
agradar a Dios, porque sentan para obtener comunión con el Señor. Aun en el estado de
es necesario que el que se rectitud había espacio para el sacrificio, no como una ofrenda por el
acerca a Dios crea que él pecado sino como una ofrenda de alabanza y gratitud.
existe y que recompensa a
los que lo buscan. Este hecho sacrificial habla de la fe en Dios como Aquel que recom-
Hebreos 11:6 pensa a los que le buscan (Hebreos 11:6). El significado de la ofrenda
está cimentado en la fe. Sin fe solamente hay una forma exterior sin
esencia; es como un esqueleto sin vida ni espíritu.
Esto se hace evidente aquí. Tanto Caín como Abel trajeron una ofren-
da al Señor. Pero Abel lo hace por fe, mientras que Caín no tiene fe.
Ambos construyeron un altar que era una plataforma que simboliza-
ba el deseo humano de buscar algo superior. Una persona que trae
una ofrenda en la forma correcta da evidencia de que busca a Dios.
En este altar los dos hijos de Adán dejaron sus sacrificios. Caín trajo
el fruto del campo; Abel trajo lo mejor de su rebaño. Exteriormente
los dos hicieron lo mismo; pero había una gran diferencia debido a
la condición de sus corazones.
Abel ofreció los primogénitos y lo mejor de su rebaño, los animales
con la grasa. Se dice que Caín trajo el fruto de la tierra. Algunos pien-
san que Caín sólo trajo lo que pudo encontrar, no necesariamente lo
mejor. Sin embargo, Génesis no dice esto. Es claro que el sacrificio
de Abel reveló la gran reverencia y respeto santo que tenía por el
Señor. Para Abel, lo más importante, por encima de todo, era honrar
a Dios y ser beneficiario de su favor.
La ofrenda de Caín estaba marcada por la incredulidad. No tenía
un respeto santo ni reverencia por Dios. Su acción estaba motivada
por su conciencia y fue hecha sin amor. Su corazón no estaba en lo
que hizo. Mientras Abel buscaba al Señor como el objeto de todos
sus deseos, la motivación de Caín era un deseo egoísta de recibir
la bendición de Dios. Abel deseaba ser un humilde siervo de Dios;
Caín quería usar a Dios como su siervo. La esencia de la fe es amar
a Dios. La naturaleza de la incredulidad es el egoísmo que desea
sujetar inclusive al Señor a deseos egoístas.
El acto del sacrificio reveló una diferencia que aún está presente en
los círculos religiosos de hoy. Aquí vemos dos acciones aparente-
mente iguales pero caracterizadas por dos disposiciones y sentimien-
tos completamente diferentes. Tanto Caín como Abel se arrodillaron
ante el altar, pero mientras el corazón de Abel se elevó a Dios en
oración y en fe, la acción de Caín fue sólo un formalismo exterior.
La ofrenda de Caín no fue de agrado del Señor que ve el corazón y
que ante todo pide honestidad interior. Dios no sólo vio la ofrenda en
el altar, sino que, siendo omnisciente, también vio que Caín no tenía
fe, ni humildad, ni amor, ni un corazón agradecido.
En cambio, Abel, en y a través de su ofrenda a Dios, ofreció su co-
razón completo. La medida de las acciones de ambos fue la fe o la
incredulidad. El Señor le mostró a Abel que estaba complacido con

| 50 |

historiaSalvacionAT.indd 50 06/07/2007 15:36:08


Antiguo Testamento

su fe; pero a Caín, el Señor claramente le hizo conocer su divino des- Referencias / Notas
agrado por su incredulidad.
Consecuentemente, esta fiesta ceremonial, celebrada de dos formas
distintas, resultó en dos disposiciones inmensamente diferentes.
Abel sintió gozo y paz en su corazón. Sintió el favor de Dios. Caín
estaba enojado, malhumorado y fastidiado. La amargura brotó en
su alma. Caín sintió que Abel era aceptado y él rechazado. Su incre-
dulidad se tornó en enemistad y convirtió a Abel en el objeto de su
odio. Los incrédulos no pueden tolerar que los creyentes obtengan
bendiciones por su fe.
Aunque Caín y Abel, diferentes en naturaleza y carácter, solían lle-
varse bien, ahora se encontraban en lados opuestos. Pronto se daría
una lucha entre la vida y la muerte.

III. MISERICORDIA Y JUICIO


Si Caín, severamente corregido por Dios, se hubiera humillado y con
vergüenza y arrepentimiento se hubiera vuelto al Señor, él habría expe-
rimentado la aceptación de Dios. Pero en vez de mejorar, la amargura
creció en su corazón. Con áspero rencor y con su corazón lleno de eno-
jo, siguió su camino. El fuego de la venganza le consumía su interior.
Sin embargo, Dios no dejó a Caín (Génesis 4:6, 7). Los pensamientos
hostiles y de venganza llenaron el corazón de Caín y marcaron su ex-
presión facial. Un corazón lleno de odio produce marcas en nuestra
apariencia exterior. El enojo es muchas veces visible por la manera
en que se frunce el rostro de una persona.
El Señor previno seriamente a Caín al darle una promesa y una ad-
vertencia de inminente castigo (Génesis 4:7). El Señor Omnisciente
vio el horrendo plan que crecía en el corazón de Caín y quiso evitar
que él llevase a cabo este maligno plan. Dios hizo su advertencia
en la forma de un simbolismo vívido: el pecado está a la puerta. El
pecado es como un animal salvaje que busca una oportunidad para
atacar a su víctima. Así como un león espera y mira a su presa con
deseo, así el pecado esperaba a Caín, para saltarle encima.
El Señor le señala claramente esta peligrosa situación. En su bondad
Dios le advierte que no dé lugar al maligno. ¡Qué compasión tan tier-
na tiene el Señor por los pecadores!
Así también es como el Señor nos advierte y nos amonesta de varias
formas en contra del pecado. También los jóvenes tienen al pecado
esperando a la puerta. Una de las maneras en que se les advierte
es a través de la instrucción que reciben en la Escuela Dominical.
Alguien que toma el camino del mal y sucumbe al pecado siempre
va de mal en peor. Eso es lo que ocurrió con Caín.
La voz de advertencia divina parece no causar ninguna impresión en
el alma rebelde de Caín. Suprimió su deseo de venganza por algún
tiempo, porque su conciencia lo detenía. Pero un día cuando esta-
ban solos en el campo, sin duda trabajando, el pecaminoso deseo de
Caín ardió con intensidad. Luego de un momento Abel yacía muerto
en el suelo, víctima del furor de Caín.

| 51 |

historiaSalvacionAT.indd 51 06/07/2007 15:36:08


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas ¡Qué inimaginable sufrimiento deben haber sentido Adán y Eva cuan-
do vieron el cadáver de su hijo! Tal vez, con temblor reconocieron en
la blanca y pálida cara de su hijo, las consecuencias de su pecado.
Este fue un triunfo del rey del terror. La sangre de los mártires ha
mojado la tierra. Y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte
(Santiago 1:15).
Luego de que Caín hubo silenciado la voz del consejo y cumplido
su acto malévolo, la conciencia despertó en él y entró el temor en
su corazón. No sólo el juez de su conciencia, sino también su Juez,
Dios mismo, se dirigió a él y lo llamó a dar cuentas. La pregunta
que el Juez de todo el mundo le hizo a Caín fue respondida con otra
pregunta, de tono indiferente. El asesino se convirtió también en un
mentiroso al oír la pregunta de Dios, ¿Dónde está tu hermano Abel?
Caín respondió: No sé. ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano? (Géne-
sis 4:9).
Adán y Eva estuvieron avergonzados ante el Señor cuando luego de
su pecado Dios los llamó a dar cuentas. Caín habló como si él no
tuviese que dar cuentas al Señor. El pecado fue de mal en peor. Pero
para el pecador es imposible escaparse de Dios. El Señor dicta su
sentencia por el crimen de Caín. Esta sentencia lo seguirá a donde
quiera que vaya. Sin descanso, lleno de las plagas de su conciencia
temerosa, Caín será echado fuera.
Pero la sentencia del Señor también mostró misericordia cuando el
Señor le dio una señal. Dios le aseguró a Caín protección divina don-
de quiera que él fuera aunque lo que él merecía era la muerte (Géne-
sis 4:15). Es imposible saber cuál fue la señal porque las Escrituras
no hablan sobre eso. Dios siempre da al pecador culpable la oportu-
nidad de arrepentirse y convertirse. Con una herida incurable en su
alma, Caín se aleja del Señor y va a la tierra de Nod, a la tierra del
exilio. Adán tuvo que ser echado del paraíso; sin embargo, Caín se
fue voluntariamente. Caín muestra solamente desesperación, pero
no una señal de arrepentimiento. En este momento Caín demuestra
con su actitud que el pecado en el mundo ha ido incrementándose.

A Jesús, Mediador del Caín no sólo cometió un fratricidio (asesinato de su hermano), sino
nuevo pacto, y a la sangre que él es un tipo de todos los que persiguen a los creyentes. El pri-
rociada que habla mejor mer fratricidio señala a Caifás y a sus seguidores que asesinaron al
que la de Abel. Mesías. La sangre de Cristo explica mejor las cosas que la sangre de
Hebreos 12:24 Abel (Hebreos 12:24), porque la sangre de Abel grita la venganza de
Dios. ¡Pero la sangre de Cristo clama a Dios por perdón y gracia!

| 52 |

historiaSalvacionAT.indd 52 06/07/2007 15:36:08


Antiguo Testamento

05
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

DIOS PREPARA EL DILUVIO


Textos de referencia:
Génesis 5, 6 y 7:1-5

Texto para memorizar:


Vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y
que todo designio de los pensamientos de su corazón solo era de
continuo el mal. Génesis 6:5

INTRODUCCIÓN
Al inicio de las Sagradas Escrituras nos parece ver una espiral que va
haciéndose más y más ancha. El primer hombre empezó una familia.
De esa familia se generaron más familias y de esta forma se desarro-
lló el primer mundo. Debido al pecado que imperaba en este primer
mundo, Dios en su justicia lo destruyó.
Es difícil precisar fechas exactas de los acontecimientos. Se calculan
unos 1.656 años entre la creación y el diluvio. Solía aceptarse que el
diluvio ocurrió unos 2.400 años antes de Cristo, pero esto es sólo una
aproximación porque no sabemos exactamente cuántos años hubo
entre el diluvio y el nacimiento de Abram. De Abram al nacimiento
de Cristo hubo aproximadamente 2.000 años. Estos detalles no son
importantes. Los hechos de Dios en el diluvio son lo que más llama
la atención.
La destrucción del mundo nos enfrenta con:
I. La maldad de los seres humanos
II. Dios usa a Noé para cumplir su justicia

I. LA MALDAD DE LOS SERES HUMANOS


Génesis 4 describe a los cananitas, mientras que Génesis 5 describe
a los setitas. Son dos genealogías: una santa y otra impía. A la ca-
beza de cada una de ellas hay un antepasado patriarcal. Enoc es el
séptimo desde Adán, en la genealogía de Set. En esta línea se revela
la religión verdadera. Lamec es el séptimo de la genealogía de Caín.

| 53 |

historiaSalvacionAT.indd 53 06/07/2007 15:36:08


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas En su línea se manifiesta el ateísmo en todo su esplendor.


Al ser llevado Enoc tempranamente al cielo, las Escrituras nos dan
De estos también profetizó a entender que la mundanalidad y el pecado también se incremen-
Enoc, séptimo desde taron en la línea de Set. Judas 14 y 15 retratan a Enoc como un pro-
Adán, diciendo: “Vino feta de juicio. En hebreo el nombre Enoc significa el “santificado” o
el Señor con sus santas “devoto”. Su corazón y vida estaban dedicados a Dios y a su servicio.
decenas de millares, para Enoc era como un sacerdote que disfrutaba el privilegio distintivo de
hacer juicio contra todos ejercer una cercana comunión con el Señor.
y dejar convictos a todos
los impíos de todas sus La partida de Enoc habló de una forma inusual a la gente de su gene-
obras impías que han ración. La temprana muerte de una persona siempre nos da un serio
hecho impíamente, y de mensaje. En este caso, su partida no sólo fue un testimonio contra
todas las cosas duras que los impíos sino también un anuncio para los fieles acerca de la vida
los pecadores impíos han después de la muerte.
hablado contra él”. La profecía de Enoc recibió poca respuesta. Él declaró la venida del
Judas 14, 15 juicio, pero la gente continuó viviendo en pecado. La gente aprovechó
la demora del juicio de Dios para pecar más descaradamente aun.
Hasta ese momento no había ninguna comunión entre los hijos de
Set y los descendientes de Caín. Los setitas se habían distinguido
por su decencia, simplicidad y moralidad. Pero pronto las dos des-
cendencias empezaron a mezclarse hasta que las distinciones se hi-
cieron menos notorias. De esta forma la separación hecha por Dios
luego de la caída en el Paraíso (Génesis 3:15) se hizo más impercep-
tible. Y pondré enemistad entre ti y la mujer y entre tu simiente y la si-
miente suya. Los descendientes de Set fueron muy ingratos con Dios
al mezclarse con los descendientes de Caín. Esto fue una deshonra
para el Señor y ellos mismos se despojaron del favor de Dios.
A través del matrimonio con las hijas de los hombres, los hijos de
Dios rompieron los límites puestos por Dios. El Señor deseaba que
su pueblo fuera distinto al mundo. De lo contrario, la Iglesia del Se-
ñor no podría sobrevivir en esta tierra. La comunión y la mezcla im-
propia de los descendientes de Set con la línea impía terminaron en
degeneración. Tener amigos del mundo puede abrirnos las puertas a
influencias destructivas.
La mezcla de las dos genealogías produjo una raza físicamente fuer-
te, poderosa en espíritu. Pero este vigor se puso al servicio del peca-
do. Una fuerza gigantesca estaba a la par con el orgullo y la codicia,
y en contra de Dios.
Esta raza llenó la tierra de maldad e inmoralidad. Las escenas de
maldad y violencia se volvieron comunes. En lugar de las alabanzas,
que se habían escuchado desde los altares de Enoc, para la gloria de
Dios, ahora había gritos roncos de blasfemia y rebelión contra Dios.
Desde que Enoc fue arrebatado, no hubo ningún testigo que alza-
ra su voz contra el incremento del pecado. El número de los fieles
disminuyó. El orgullo llevó a más y más maldad y falta de amor. La
gente era consumida por el odio. No solo los “caínes” asesinaban a
los fieles “abeles” sino también aquellos se destrozaban entre sí. La
tierra se convirtió en la entrada del infierno. Los hombres se hicieron
como animales y diablos.

| 54 |

historiaSalvacionAT.indd 54 06/07/2007 15:36:08


Antiguo Testamento

El hombre que rehúsa servir al Señor y quiere ser como Dios se con- Referencias / Notas
vierte en destructor de sí mismo y de su medio ambiente. Los que no
quieren servir a Dios han perdido la razón esencial de su existencia.
Entonces se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra (Gé-
nesis 6:6). Esta expresión prestada de las emociones del hombre,
nos muestra cuán profundamente afligido estaba el Señor con toda
la maldad existente en los días de Noé. El Señor esperó mucho para
su juicio; continuamente reprendía a la raza atea. Pero cuando todos
sus mensajes fueron desatendidos, la rectitud de Dios y su santidad
eventualmente prevalecieron.

II. DIOS USA A NOÉ PARA CUMPLIR SU JUSTICIA


Al mostrar su rectitud, Dios no abandona su paciencia. La gente del
primer mundo tuvo un periodo de gracia de ciento veinte años. Du-
rante este tiempo, el Señor envió otra vez un predicador de rectitud.
Noé encontró gracia a los ojos de Dios. Él estaba convencido de que
su mundo iba a encontrar un amargo fin porque el Señor le había
dado a conocer su parecer. Noé había vivido una vida solitaria por
mucho tiempo, ya que había llegado a la edad de quinientos años
antes de tener tres hijos.
En la comunión de una relación íntima con Dios, le fue revelado a
Noé que este mundo depravado tendría un final. Impresionado por
este conocimiento, Noé testificó a sus contemporáneos al advertirles
y amonestarles. Dios le dijo a Noé: No dejaré mi espíritu de vida en el
hombre ahora que se han convertido al mal. Probablemente esta es la
correcta explicación al difícil pasaje de Génesis 6:3.
Al ser advertidos por decreto divino, el testimonio de Noé se convirtió
en acción. El gran hecho de la vida de Noé fue la construcción del
arca. Hebreos 11:7 caracteriza esto como un acto de fe. Por la fe Noé,
cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían,
con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe con-
denó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.
Por un largo tiempo se postergó el juicio. No había ninguna eviden-
cia exterior que anunciara su venida. Pero el corazón de Noé esta-
ba lleno de temor por el juicio que iba a venir. Su temor lo llevó a
actuar, porque él creía también en la compasión que Dios le había
prometido.
Por mandato de Dios y de acuerdo a una prescripción divina, Noé
construyó el arca. Era un buque gigante, una inmensa casa flotan-
te. El arca era cinco veces más larga y dos veces más ancha que el
templo de Salomón.
Noé construyó el arca frente a los ojos de sus conciudadanos e in-
cluso con su ayuda. Sus impíos vecinos habían visto crecer gradual-
mente esta gran obra. Esta enorme embarcación en la verde expan-
sión del campo debe de haber sido todo un espectáculo. ¿Llegaría a
flotar? Si es verdad que antes del diluvio nunca había llovido, como
señala la Escritura, entonces, el arca sirvió como un sacramento di-
vino. Era una señal de advertencia que podía verse desde lejos, pero

| 55 |

historiaSalvacionAT.indd 55 06/07/2007 15:36:08


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas la gente no la tomó en serio. Siguieron añadiendo pecado a pecado,


hasta el día en que Noé entró en el arca (Mateo 24:38).
Noé trabajó y continuó con su labor a pesar de toda la burla y menos-
precio de los impíos. Ni las preguntas de los curiosos, ni la burla de
los de liviano corazón, ni las amenazas hostiles lo hicieron detener-
se. A pesar de todo, Noé continuó construyendo el arca.
En la naturaleza, todo continuaba igual. El sol y la luna salían y se
ponían como de costumbre. Pero el oído espiritual de Noé escucha-
ba como de lejos el toque de muerte sobre el mundo antiguo. Noé ya
veía las nubes de truenos de juicio que amenazaban al mundo impío.
Él caminó con Dios y cumplió su tarea en medio de la gente impía,
hasta que por fin se cumplió la última tarea.
El arca que Noé construyó tenía tres pisos, una entrada en un costa-
do y una ventana en el techo. En este enorme bote Dios salvó ocho
personas y muchos animales de toda clase. ¡Vea cómo los animales
vienen al arca de acuerdo con el plan de Dios para buscar un lu-
gar seguro! Entraron de todo animal limpio siete parejas, macho y
hembra; de los animales que no eran limpios, una pareja, macho y
hembra. ¡De qué manera testifica esto contra el hombre! El mundo
animal siente instintivamente los fenómenos inusuales de la natu-
raleza. La amenaza de tormenta puede ser sentida por los pájaros
y los animales en el campo. El Señor le envió a Noé las especies de
animales que Él quería mantener vivos. Los animales obedecieron la
dirección de Dios, pero el hombre no obedeció.
De acuerdo a algunos cálculos, había lugar en el arca para siete
mil diferentes clases de animales. El hombre es curioso y tiene mu-
chas interrogantes. Frente a ellas es bueno recordar las palabras de
alguien que dijo: “No querer saber lo que el grandioso Amo de la
sabiduría ha mantenido en secreto es sabiduría juiciosa”. También
se podría añadir que abstenerse de preguntas curiosas es sabiduría
divina. Los primeros días del primer mundo (los días de la creación)
y también los últimos siete días de este periodo están relatados con
detalle.
Cuando los animales están seguros en el arca, Noé y su familia en-
tran al arca y el Señor mismo cierra la puerta tras ellos. El pecado
había traído asociación; ahora Dios trae absoluta separación entre lo
que no puede ser mezclado y nunca puede juntarse. El mundo ya no
necesitaba a Noé, así como Noé no necesitaba al mundo. La puerta
cerrada tras él era un toque testimonial final, es decir que la puerta
de seguridad se cerró irreversiblemente para el mundo impío.
Sin duda la gente del tiempo de Noé debe de haberse burlado de
él cuando entró en el arca. Pero en esa última noche del mundo
antiguo el cielo hablaba de inminente perdición. Estaba negro con
nubes. La gente que se había burlado de los mensajes de Noé por
tanto tiempo y que había preguntado burlonamente: “¿Dónde está el
Dios de juicio?” estaba a punto de recibir una respuesta a su malva-
da pregunta.

| 56 |

historiaSalvacionAT.indd 56 06/07/2007 15:36:08


Antiguo Testamento

06
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

EL DILUVIO Vio Jehová que la


maldad de los hombres
era mucha en la tierra,
Textos de referencia: y que todo designio de
Génesis 7, 8, 9 los pensamientos de
su corazón solo era de
continuo el mal.
Texto para memorización: Génesis 6:5
Mi arco he puesto en las nubes, el cual será por señal de mi pacto
con la tierra. Génesis 9:13 Comían, bebían, se
casaban y se daban en
casamiento, hasta el día
INTRODUCCIÓN en que entró Noé en el
Los niños de su clase deben aprender que Noé, al construir el arca, arca y vino el diluvio y
estaba obedeciendo a Dios por fe. Por la fe también nosotros acudi- los destruyó a todos. Así
mos y obedecemos al Señor Jesús. Hay muchas verdades en esta será el día en que el Hijo
historia que podríamos enfatizar: el diluvio fue el juicio de Dios sobre del hombre se manifieste.
un mundo depravado (Génesis 6:5) y fue también símbolo de un jui- Lucas 17:27, 30
cio futuro (Lucas 17: 27, 30).
También podemos enfatizar la gracia de Dios en el cuidado de Noé Entonces dijo Jehová: “No
y su familia y en el lapso de 120 años que dio al mundo para arre- contenderá mi espíritu con
pentirse (Génesis 6:3). En este lapso se recalca la paciencia de Dios el hombre para siempre,
durante los años en que Noé construía el arca y advertía a los demás porque ciertamente él es
del juicio inminente. En 2 Pedro 2:5, Dios llama a Noé pregonero de carne; pero vivirá ciento
justicia y Hebreos 11:7 hace hincapié en la fe que Noé demostró al veinte años”. Génesis 6:3
cumplir fielmente las órdenes de Dios, cuando aún no veía las cosas
que iban a venir. Esta simple obediencia es lo que Dios requiere de
nosotros (Génesis 6:22), aun cuando no vemos lo que creemos. Noé lo hizo así; todo lo
hizo conforme a lo que
El diluvio nos muestra:
Dios había mandado.
I. La rectitud de la justicia de Dios Génesis 6:22
II. La gracia y fidelidad de Dios
III. El diluvio no eliminó el pecado de la tierra

I. LA RECTITUD DE LA JUSTICIA DE DIOS


El sonido de la lluvia al precipitarse aterrorizaba a todos. El diluvio
duró cuarenta días, hasta que el agua cubrió la montaña más alta.
Pronto, las fuentes de lo profundo también se abrieron. Génesis 7:11

| 57 |

historiaSalvacionAT.indd 57 06/07/2007 15:36:08


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas dice: fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, lo cual parece
indicar algo más que una simple lluvia.
Con toda seguridad hubo terremotos, olas gigantescas y tremendos
cataclismos que cubrieron la superficie de la tierra, matando a todo
ser viviente. Gran temor entró en el corazón de la gente. El ruido del
aguacero se mezclaba con los llantos y gritos de temor de la gen-
te. Algunos quizás intentaron abrir las puertas del arca buscando
seguridad, pero fue en vano. Probablemente se agarraron del arca
cuando ésta empezó a flotar en el agua. Pero todos sus intentos para
salvarse fueron infructuosos.
La separación entre Noé y el mundo impío estaba ahora concluida.
Noé había entrado en el arca y estaba seguro. Las mismas aguas que
hicieron flotar al arca tragaron a todo ser viviente. Note el contraste.
Mientras el arca sube más alto, el mundo se hunde en lo más profun-
do. Para los impíos era como si el arca les dijese: “Ahora ya es muy
tarde; es por su propia culpa”. Cómo lucharían las personas y los ani-
males mientras la muerte se los tragaba. Al final, la tierra se convirtió
en una gran tumba. El sombrío regazo de las aguas del diluvio decía
solemnemente: Porque la paga del pecado es muerte (Romanos 6:23)
y mostraba lo terrible que es caer en las manos del Dios vivo.
El arca flotó por ciento cincuenta días y luego quedó varada en el
monte Ararat. Las aguas bajaron gradualmente por 74 días (Génesis
8:4, 5). Noé esperó cuarenta días más y luego soltó un cuervo (es-
tas aves comen carne), pero éste no volvió. Luego soltó una paloma
que regresó cansada porque no había encontrado tierra seca. Una
semana después la volvió a soltar y la paloma regresó con una hoja
de olivo. Volvió a soltarla a la semana siguiente y el ave no regresó, lo
cual indicó a Noé que la tierra ya estaba seca. Al mes, Dios ordenó a
Noé que saliera del arca y dejara libres a los animales. ¡Habían esta-
do 371 días en esa arca! Noé agradecido, edifica un altar y ofrece un
sacrificio de gratitud al Señor.

II. LA GRACIA DE DIOS Y SU FIDELIDAD


Mientras aún estaba retoñando, el primer mundo fue destruido por
el diluvio. Esto sucedió porque el mundo impío había roto sus lazos
con el Creador. El diluvio fue una revelación de la santidad de Dios,
y al mismo tiempo mostró su fidelidad y su gracia. En medio de gran
juicio, se había dado un acto grandioso de redención. El diluvio, por
ende, es tanto un acto de juicio como de gracia de Dios.
Si la maldad del hombre hubiera continuado sin interrupción, habría
sido imposible un mejor futuro para la raza humana. El Señor destru-
yó la raza humana con un diluvio, excepto por una familia, para que
por medio de ella Él pudiese levantar un nuevo mundo.
Mientras todo el mundo estaba siendo destruido, la mano todopode-
rosa y misericordiosa de Dios estaba extendida sobre el remanente
de acuerdo con la elección por gracia. Mientras que Dios se revelaba
a sí mismo condenando al mundo impío, Él mostraba su salvación a
Noé y su familia.

| 58 |

historiaSalvacionAT.indd 58 06/07/2007 15:36:09


Antiguo Testamento

El arca era el símbolo de la gracia redentora de Dios. Noé no podía Referencias / Notas
hacer nada para timonear o proteger el arca. Únicamente la mano
de Dios la guiaba. En un sentido muy especial, Noé fue objeto de la
protección divina.
Finalmente, Noé volvió a escuchar la voz de Dios: Sal del arca (Géne-
sis 8:16). Dios, que le había indicado cuándo entrar en el arca tam-
bién le indica cuándo salir. ¡Qué hora tan feliz debió ser esta para
Noé y su familia!
El tiempo que Noé pasó en el arca sirvió como una escuela de entre-
namiento para su fe. Esto es evidente por el hecho de que en la nueva
tierra Noé no hizo una carpa para él y su familia, sino que construyó
un altar para traer sus ofrendas de gratitud al Señor (Génesis 8:20).
La palabra holocausto habla de alabanzas dadas a Dios. Cuando Noé
mira a su alrededor divisa la destrucción de la tierra. Ahora estaba
desolada. Pero fíjese cuán bondadosamente el Señor saluda a Noé y
a su familia con palabras de consuelo y ánimo al dar ellos sus prime-
ros pasos tambaleantes en esta tierra (Génesis 8:22).
Dios también viene con la promesa de su pacto. En bondad condes-
cendiente, el Señor hace un pacto con el hombre en contra del poder
de Satanás y de la muerte, para que la maldición sobre la tierra sea
limitada. La naturaleza será restringida y los cambios regulares de
las estaciones serán ordenanzas fijas.
La señal del pacto es el arco iris. ¡Qué vista tan hermosa para con-
templar! Este rayo de luz, de siete colores esparcidos sobre la tierra
destruida por el pecado, es una señal de la fidelidad y gracia de Dios.
Mi arco he puesto en las nubes, el cual será por señal de mi pacto con
la tierra. Y sucederá que cuando haga venir nubes sobre la tierra, se de-
jará ver mi arco en las nubes. Y entonces me acordaré de mi pacto con
vosotros y todo ser viviente de toda especie; y no habrá más diluvio de
aguas para destruir todo ser vivo. Estará el arco en las nubes; lo veré y
me acordaré del pacto perpetuo entre Dios y todo ser viviente, con todo
lo que tiene vida sobre la tierra (Génesis 9:13-17).
Luego de la horrible oscuridad del juicio, el Señor envía el resplan-
dor de su luz de bendición. El arco iris es un puente sin pilares. Es
la señal que manifiesta el pacto de Dios y la promesa de que nunca
destruirá el mundo por medio de un diluvio.

III. EL DILUVIO NO ELIMINÓ EL PECADO DE LA TIERRA


Noé era pecador, como todos nosotros, y fue salvo por la gracia de
Dios, no porque era perfecto. La propia familia de Noé sufrió por sus
pecados.
Después que el mundo fue purificado con tan horrendo diluvio, y
después de la promesa de gracia que Dios dio a Noé, uno quisiera
creer que Noé viviría fiel a la voluntad divina. Desgraciadamente, el
pecado aún vivía en el ser humano. Noé plantó una viña, permitió
que el jugo de las uvas fermentara, tomó demasiado y se emborra-
chó. Sin lugar a dudas Noé no había planeado emborracharse, pero
esto no excusa su conducta. Al entrar Cam a la tienda de su padre, lo

| 59 |

historiaSalvacionAT.indd 59 06/07/2007 15:36:09


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas encontró desnudo y borracho. En lugar de tener respeto y compasión


de su padre, Cam hizo burla de él y fue a contárselo a sus hermanos.
A Sem y Jafet, en cambio, no les hizo gracia que su padre fuese des-
cubierto en tal estado y tomando un manto cubrieron su desnudez.
Al enterarse Noé de lo sucedido, habla como profeta y juez en el
nombre de Dios, y maldice al hijo de Cam. Canaán sería siervo de los
descendientes de sus hermanos y tíos. Esta profecía se cumplió al
pie de la letra: los cananeos fueron siervos de muchos pueblos hasta
desaparecer por completo.
Noé extendió sus manos sobre la cabeza de Sem y le dio una grande
y rica bendición. Sem daría origen a un gran pueblo (la nación de Is-
rael) y un día el Salvador (Jesucristo), que libertaría los corazones de
los hombres del poder del pecado, saldría de ese pueblo. Noé pidió
también que Dios diera a Jafet muchos hijos e hiciera su línea fuerte
y robusta (los gentiles), de modo que un día este pueblo vendría al
pueblo de Sem para recibir la salvación.
Después del diluvio Noé vivió otros 350 años; tenía 950 años cuando
murió. Dios le concedió un lugar en el cielo. Allí había una seguridad
aun mayor que en el arca. Allí ni Satanás podía hacerle mal alguno.

| 60 |

historiaSalvacionAT.indd 60 06/07/2007 15:36:09


Antiguo Testamento

07
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

LA TORRE DE BABEL
Y LA DIVISIÓN DE LOS IDIOMAS
Texto de referencia:
Génesis 10:1‑11:9

Versículo para memorización:


Antes del quebranto está la soberbia, y antes de la caída, la altivez de
espíritu. Proverbios 16:18

INTRODUCCIÓN
Las primeras páginas de las Escrituras tienen una fascinación pecu-
liar porque retratan a la humanidad en los albores de la historia. Es el
registro más antiguo de la historia, sin embargo, sus temas se repiten
diariamente en la vida de la gente. En las primeras páginas vemos al
hombre en su grandeza original, ya que fue creado a la imagen de
Dios; y también lo vemos en su lamentable debilidad por su caída en
el pecado.
En el hombre caído vemos una grandeza pecaminosa que se convierte
en nada más que vanagloria cuando el hombre es humillado por el
Señor. El favor de Dios no está con los orgullosos, sino sólo con los
humildes. Consecuentemente, las primeras páginas se repiten en la
vida de todo hombre a través de la historia del mundo.
El pasaje nos muestra dos cosas en cuanto al hombre orgulloso:
I. Un plan
II. El fracaso del plan

I. UN PLAN
El pecado tiene el poder de dividir. Primero trajo separación entre Dios
y el hombre, y luego perturbó la vida del hombre en comunidad. Per-
turbó la paz de la primera familia y causó que el primer mundo se
destruyera por el juicio de Dios. Después del diluvio la humanidad
también fue dividida por el pecado y la corrupción.

| 61 |

historiaSalvacionAT.indd 61 06/07/2007 15:36:09


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas El primer versículo de este capítulo, que relata la división y dispersión
de la humanidad, se refiere a la unidad original de la raza. El mundo
entero, esto es, toda la raza humana de ese tiempo, hablaba el mismo
idioma. No sabemos cuál fue ese idioma original.
Después del diluvio, toda la humanidad descendió de la familia de
Noé. Como Noé vivió trescientos cincuenta años después del diluvio,
bien pudo ver el crecimiento de su familia.
Muy pronto se hizo evidente que aunque el diluvio había castigado el
pecado de los hombres, no lo había erradicado. Ya en Cam se percibe
el poder destructor del pecado. Mientras las nuevas razas incrementa-
ban su número, el pecado también aumentaba.
Poner mucha leña en un fuego aumenta el tamaño de la llama. Usual-
mente la vida en las ciudades es más malvada que la vida en los pue-
blos. El número de los que como Noé temían a Dios era pequeño y
disminuía cada vez.
Cuando la raza humana se expandió buscó más espacio para vivir y
trabajar. La gente fue hacia el oriente y hallaron una llanura. La pala-
bra ‘hallaron’ parece indicar que el diluvio había causado que la geo-
grafía, la apariencia y la posición de la tierra cambiaran considerable-
mente. Las Escrituras se refieren a la llanura de Sinar, localizada entre
los ríos Éufrates y Tigris. Ya que era un área excepcionalmente fértil, el
hombre convirtió este lugar en su hogar permanente. Los nombres de
los ríos han llevado a algunos a sugerir que esta llanura era el lugar
donde estuvo el paraíso. El paraíso había sido el muestrario de las
grandes obras de Dios.
Esa llanura ahora se convertiría en el teatro de la ambición y aspira-
ción humana. Aquí la gente mostraría lo que era capaz de hacer y lo
que tenía en el corazón. Se construirían una ciudad y una torre para
gloriarse en la gran Babel construida con sus manos. Esto es lo que
acordaron hacer y pronto llevarían a cabo su plan uniendo esfuerzos.
El hombre, que originalmente llevaba la imagen del Creador de los
cielos y la tierra, es por naturaleza un constructor. Abel, temeroso de
Dios, construyó un altar y Caín construyó una ciudad (Génesis 4:17).
A la ciudad de Caín se la debe ver meramente como una colección de
carpas y tiendas rodeadas por algún tipo de cerramiento. Pero en la
llanura de Sinar tenemos el principio de las ciudades como general-
mente se las conoce.
La gente que no depende de Dios para su protección busca esa se-
guridad en otros lados. Aparte de la presencia de un temor secreto, el
deseo de fama y el orgullo jugaron un rol en la construcción de esta
ciudad. En una escala más grande que en la tierra de Nod, esta ten-
dencia aflora en la llanura de Sinar.
La gente vivía en filas interminables de carpas. Se sentían importantes
y seguros cuando estaban juntos. Su deseo de fama se hizo aparente
en su plan: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide
llegue al cielo; y hagámonos un nombre (Génesis 11:4).
Este enorme plan fue diseñado para encender su anhelo y codicia de
poder. Querían construir una ciudad que personificara su sabiduría y

| 62 |

historiaSalvacionAT.indd 62 06/07/2007 15:36:09


Antiguo Testamento

poder. En esta ciudad querían construir una torre que llegase hasta Referencias / Notas
los cielos. La ciudad sería el centro y la gran torre sería el punto unifi-
cador. Una ciudad para nosotros y una torre para nosotros y un nombre
para nosotros. Para nosotros y por nosotros son los puntos principales
sobre los cuales giraba todo.
¿Quiénes son estas personas que hablan tan arrogantemente y tienen
planes tan ambiciosos? Es la gente degenerada que se había alejado
de Dios y que se complacía en alimentar su orgullo y ambición.
El plan encuentra pronto aprobación general y empiezan a trabajar.
Como viven en una llanura donde no hay bloques de construcción,
aprenden a hacerlos mezclando barro y cemento. La torre sería una
obra grandiosa hecha completamente por sus manos. Construyen
con ladrillos y en vez de mezcla usan brea.
Es una maravilla ver cómo esta gigantesca torre asciende hacia los
cielos. Aquí se hace aparente el orgullo necio del hombre. Conseguir
un nombre para ellos es la motivación que los dirige y la pasión que
los une.
En la llanura que hasta ahora había estado silenciosa surge mucha
actividad y conmoción. Sólo piensen en todo el ajetreo y bullicio que
hay en la construcción de un edificio. Mucho trajín, ruidos, gente mo-
viéndose de un lado a otro, materiales transportados, órdenes que se
dan en voz alta, etc. Todos están ocupados trabajando. Ninguna difi-
cultad es muy grande ni ningún obstáculo muy alto para vencer. Mien-
tras más duro y difícil es el trabajo, más grande y glorioso será nuestro
nombre, piensan ellos.
La torre crece orgullosamente para conmemorar los alcances del
hombre. Más y más alto sube sobre su amplia base y los corazones de
los constructores se hinchan de orgullo. “Cuando esté terminada la
torre”, se dicen, “nadie nos podrá vencer, ni siquiera Dios en el cielo.
Nadie nos podrá conquistar y podremos vivir juntos para siempre”.
Por primera vez en la historia se hace presente la idea de un estado Cus engendró a Nimrod,
poderoso. Es la semilla de la cual surgió luego el poderoso y orgulloso quien llegó a ser el primer
reino de Babilonia, que quiso conseguir poderío mundial. Nimrod, el poderoso en la tierra.
fuerte cazador (Génesis 10:8, 9) fue el fundador del reino mundial cuyo Este fue vigoroso cazador
poder pronto confrontaría al Reino de Dios. Nimrod está al principio. delante de Jehová, por lo
Nabucodonosor está en la cúspide de Babilonia. El grito jubiloso de cual se dice: “Así como
emancipación suena desde la torre de Babel. Lo que debe tener éxito Nimrod, vigoroso cazador
no es lo que Dios ha ordenado, sino lo que el hombre quiere. delante de Jehová”.
Los constructores de la torre de Babel nos recuerdan a un niño pe- Génesis 10:8, 9
queño que construye una casa grande y una torre alta con bloques
de juguete. Queda muy lindo cuando está terminado. El niño baila de
alegría. Pero tan sólo basta un empujón contra la mesa para que todo
se caiga y la gran obra quede en ruinas. Esto es lo que le pasaría a
Babel.

II. EL FRACASO DEL PLAN


Al construir la Torre de Babel el hombre está oponiéndose directamen-
te al decreto de Dios. En la creación (Génesis 1:28), y también des-

| 63 |

historiaSalvacionAT.indd 63 06/07/2007 15:36:09


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas pués del diluvio (Génesis 9:1), el Señor le había mandado al hombre
llenar la tierra. Los ciudadanos de Babel se opusieron directamente
al mandato de Dios (Génesis 11:4). Construyeron la torre con el fin de
establecer un punto permanente de unidad y solidaridad. Por si fuére-
mos esparcidos sobre la faz de toda la tierra, dijeron. El hecho era ver si
prevalecería el mandato de Dios o los esfuerzos del hombre.
Jehová descendió para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de
los hombres (Génesis 11:5). El hombre no había tomado el camino del
mal sin advertencia. Una y otra vez les había llamado la voz de Dios.
Dios también nos habla a nosotros, nos hace llegar muchas adver-
tencias. Hay un Dios en el cielo que ve todo lo que pasa en la tierra y
también sabe todo lo que pensamos y hacemos.
El Señor había visto todo lo que pasaba en Babel desde el principio.
Cuando se acercaba el fin de la gran obra del orgullo del hombre, el
Señor de los cielos dijo que cortaría todo lo que habían planeado ha-
cer. Cortar nos recuerda a una flor a la que se le corta el tallo. Así es
como la mano poderosa de Dios cortaría la torre y el plan del hombre,
tal como un cuchillo filudo corta una hoja de hierba.
Vamos, dijo el hombre. Vamos, edifiquémonos, dijeron ellos. Pero Dios
en el cielo también dijo, Descendamos (Génesis 11:7). El Señor del cie-
lo había permitido a los humildes residentes del polvo continuar con
su actividad. El trabajo había ido bien: la torre estaba alta. Pero llegó el
momento cuando el Señor dijo: ¡hasta aquí no más!
El Señor descendió para ver la ciudad y la torre. La mirada de Dios
era de juicio y condenación. Él iba a interrumpir el trabajo. El Señor,
el más altísimo Dios, bajó desde el cielo hacia el hombre que estaba
moviéndose hacia arriba con sus ladrillos y brea.
La venida de Dios significaba que Él iba a actuar. El Señor hizo que la
gente detuviera su trabajo. Los sacó de la ciudad porque Su mandato
había sido: llenad la tierra.
¿Cómo destruyó Dios el trabajo del hombre? ¿Vino con relámpagos
o un terremoto para destruir la torre? No, el Señor trajo desorden al
confundir el habla de los constructores. Ellos ya no podían entenderse
entre sí, así que las discusiones y peleas causaron división entre esta
gente orgullosa.
No hay pasión más dañina que la pasión del conflicto. Los construc-
tores de la torre de Babel ya no se entendían y, por ende, el trabajo
tuvo que parar. Sus pleitos los separaron y los esparcieron por todas
partes.
Con una sola acción el Señor detuvo la construcción de la obra de
Babel. Solitaria y abandonada la obra monstruosa yacía allí como un
símbolo de la grandeza de Dios y la insignificancia del hombre. El po-
der que había alcanzado el hombre por su unidad se había roto. Dios,
en Su sabiduría, había usado el intento del hombre de reunirse en un
solo lugar como el medio de esparcir a la raza humana hasta los últi-
mos confines de la tierra.
Dios había dicho, llenad la tierra. Él había usado el pecado del hom-
bre, que quiso dañar la obra de Dios, para hacer que el plan de Dios

| 64 |

historiaSalvacionAT.indd 64 06/07/2007 15:36:09


Antiguo Testamento

triunfara a pesar de los planes de la gente. ¿Quién puede oponerse a Referencias / Notas
la obra de Dios? El mundo entero con todo su poder se unió contra el
Dios todopoderoso. Pero el mundo con su tecnología y conocimiento
no pudo contra Dios.
Hagámonos un nombre había sido la motivación y el propósito de
construir la Torre de Babel. ¿Quiénes querían hacerse un nombre para
sí? Seres pecaminosos y orgullosos; así somos todos por naturaleza.
El tiempo arruinó el edificio en la llanura de Sinar. El polvo de las ruinas
se esparció por toda la tierra. Pero el espíritu pecaminoso y orgulloso
de la ciudad continúa. Se muestra en todas las edades y todos los
lugares. Especialmente en nuestro tiempo, que está lleno de incredu-
lidad y apostasía, la ciencia y la tecnología se jactan orgullosamente
de sus logros que desafían a la Palabra de Dios y a su pueblo. Pero
la confusión que prevalece entre estos constructores de la ciencia y
tecnología nos muestra que el trabajo de los que se olvidan de Dios
terminará en una nueva fallida Torre de Babel.
Todos los que están sin fe y sin Dios y quieren ser alguien o hacer
algo para conseguir un nombre para sí mismos, fracasarán. Cuando
el hombre orgullosamente dice: Haré, Dios en su poder y con autori-
dad dice: No lo harás.
La unidad experimentada en Babel no era verdadera. Era artificial. Esta
falsa unidad nació del temor del hombre de perder la comunión con
el hombre. Pero Dios quería una unidad totalmente diferente, quería
una unidad espiritual. Esta unidad une a toda la gente, las razas, los
idiomas y las naciones. Es una unidad que vino por el Señor Jesucris-
to que oró: Pido que ellos sean uno.
Por ende, el establecimiento de la iglesia del Nuevo Testamento por
el derramamiento del Espíritu Santo en Pentecostés (Hechos 2:8-11),
es la perfecta contraparte a la construcción de la torre de Babel. En
Jerusalén hubo realmente una torre que llegaba hasta el cielo. Jeru-
salén reemplazó a Babel. En Jerusalén la confusión de las lenguas
fue dispersada como se profetizó en el Salmo 87.
Por tanto, hagamos que nuestra oración sea: Señor hazme conocer
tus caminos. Sólo cuando hacemos la voluntad de Dios, en su poder y
para su honor, podemos prosperar y estar bien.

| 65 |

historiaSalvacionAT.indd 65 06/07/2007 15:36:09


La Historia de la Salvación

08
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

EL LLAMADO DE DIOS A ABRAM


Texto de referencia:
Génesis 11:10‑12:20

Versículo para memorización:


Creyó Abraham a Dios y le fue contado por justicia. Romanos 4:3

INTRODUCCIÓN
Génesis 12 establece un cambio importante en la historia de la salva-
ción y da inicio a una nueva etapa. Cuando se construía la torre de Ba-
bel, Dios intervino y confundió a la gente; de esta manera echó por los
suelos la arrogancia y el aumento de la maldad. En Génesis 12 se produ-
ce otra separación diferente a la de Babel. El propósito de la separación
ocurrida en Babel fue confundir el poder del mal. En cambio, la separa-
ción de Abram tuvo como fin juntar y establecer un pueblo, que llegaría
a ser conocido en medio de las naciones como el pueblo de Dios.
Los eventos relatados en estos dos capítulos están relacionados, aun-
que parecen contradictorios. Lo que comenzó en Babel continuó en el
llamado de Abram. En Babel, se impuso una maldición para restringir
el avance del pecado; por medio del llamado de Abram, se abrió un ca-
nal por donde fueron dirigidas y conservadas las aguas de salvación.
La meta final fue preparar la venida de Jesucristo.
El libro de Génesis cubre un largo período de tiempo, cuya duración
es muy difícil de precisar con exactitud. Lo que sí se puede afirmar es
que este libro cubre varios siglos de historia. El nacimiento de Abram
debe de haber ocurrido cerca de 2.000 años antes de Cristo. En la his-
toria de Génesis Dios creó el mundo y la humanidad, demostrando su
poder y amor. Cuando Dios destruyó el primer mundo por medio del
diluvio, mostró su santidad y justicia.
Hasta entonces el culto a Dios había sido accesible a toda la humani-
dad, pero debido al pecado este casi desapareció. Después del diluvio,
con Noé y su familia, el Señor mantuvo intacto su culto. Pero los des-
cendientes de los hijos de Noé también cayeron en nuevos pecados.
Muy pronto la verdadera religión se corrompió y degeneró otra vez,
incluso en la familia de Sem. Así que el Señor decidió separar a un

| 66 |

historiaSalvacionAT.indd 66 06/07/2007 15:36:10


Antiguo Testamento

hombre, para que a través de él y sus descendientes continuara el Referencias / Notas


culto a Dios. Este hombre fue Abram. El llamado de Abram marca un
punto importante en la historia de la salvación.
Génesis 10 y 11 contienen largas listas de nombres que forman las
genealogías de la humanidad. Vistas superficialmente, estas genealo-
gías no son más que registros monótonos de nombres, muchas veces
difíciles de pronunciar. Sin embargo, son de gran importancia. En la
historia sagrada las genealogías sirven de soporte y apoyo a la historia
de la Salvación, tal como la estructura ósea sirve al cuerpo. Hay mu-
chas genealogías en la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo
Testamento. Ellas trazan una línea desde Adán hasta Cristo (o como
el Evangelio de Lucas: desde Dios hasta Cristo). Después de la en-
carnación de Cristo, las Escrituras dejaron de consignar genealogías.
La cadena, con sus muchos eslabones, está completa porque se ha
conseguido el objeto y la meta de la revelación de Dios.
La división de la raza humana en naciones tiene gran significado con
respecto al decreto de Dios de redimir a los pecadores. Esta división
evita otro juicio devastador al frenar el pecado. La división en naciones
y la separación en lenguas produjeron un efecto que reprimió el avan-
ce del pecado.
Después de que mucha gente se esparció por la tierra desde la Torre
de Babel, nuestra atención se centra en una persona escogida por
Dios: Abram. La genealogía de Génesis 11 nos muestra que Abram es
un descendiente de Sem. Un punto importante en la historia de la re-
dención es que la revelación divina se concentra en los límites de una
nación: Israel. De todos los pueblos, la revelación divina se restringe a
un hombre, una familia y un pueblo. Después de Génesis 12, el resto
se puede resumir en estos temas: 1) La historia de Abram; 2) la histo-
ria de Isaac; y 3) la historia de Jacob.
La historia de Abram está registrada en Génesis 12 al 25. Esta parte
es el corazón y la esencia de todo el libro. Abram tiene un lugar único
en la historia de la revelación divina. El Señor estableció el Pacto de
gracia con él, mientras que deja solas a las otras naciones. Sobre y
contra la gran división de Babel está la relación cercana e íntima del
vínculo del pacto. En tu simiente serán
benditas todas las
Esta limitación a un hombre, de quien saldría la única nación del pacto, naciones de la tierra, por
es temporal. La meta era que la bendición de Israel alcanzara a todas las cuanto obedeciste a mi
naciones (Génesis 22:18). Así como una persona que dispara una flecha voz. Génesis 22:18
se aparta por un momento para juntar toda su fuerza antes de volver a
disparar, así el Señor limitó su revelación a Israel para que, eventual-
mente a través de este pueblo, llegue la salvación a todo el mundo. Josué dijo a todo el
El Señor estableció su pacto con Abram, por pura gracia, por su deseo pueblo: —Así dice
soberano y no porque éste se lo mereciera (recordemos que su familia Jehová, el Dios de
había servido a otros dioses, Josué 24:2). Empezaremos con la histo- Israel: “Vuestros padres
ria imponente y grandiosa del patriarca Abram. Al mirar su llamado habitaron antiguamente
vemos su obediencia. al otro lado del río, esto es,
Taré, padre de Abraham
I. El mandato de Dios y de Nacor, y servían a
II. La obediencia de Abram dioses extraños”.
Josué 24:2

| 67 |

historiaSalvacionAT.indd 67 06/07/2007 15:36:10


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas I. EL MANDATO DE DIOS


Génesis 11 nos cuenta que Abram descendía de la familia de Sem,
Y añadió: “¡Bendiga que llevaba la promesa de la bendición del nombre del Señor (Génesis
Jehová, mi Dios, a Sem 9:26‑27). Abram nació poco después de la muerte de Noé. Su padre
y sea Canaán su siervo! fue Taré, quien vivió en Ur de los Caldeos. Abram tenía ya 75 años
¡Engrandezca Dios a cuando el Señor lo llamó. En Génesis no se menciona cómo le llegó
Jafet, que habite en las este llamado, sólo que Jehová había dicho a Abram (Génesis 12:1). He-
tiendas de Sem y sea chos 7:2 nos dice que se le apareció el Dios de la gloria.
Canaán su siervo!”
Nosotros también somos llamados por Dios de una manera general.
Génesis 9:26, 27
Dios se revela a través de la naturaleza (Romanos 1:19, 20: Salmos
19:1-4). El cielo estrellado, los bosques, los mares y los ríos nos hablan
Porque lo que de Dios se y declaran el poder eterno de Dios y revelan su gloria.
conoce les es manifiesto, Sin embargo, las Escrituras nos hablan con más claridad. A través de
pues Dios se lo manifestó: la Biblia, inspirada por el Espíritu Santo, Dios habla a la humanidad
Lo invisible de él, su para llamarla a la fe y al arrepentimiento. No escuchamos una voz que
eterno poder y su deidad, podamos discernir con el oído humano, pero está la palabra escrita
se hace claramente registrada en las Escrituras. La revelación a través de las Escrituras es
visible desde la creación más poderosa que aquella a través de la naturaleza. Es posible enten-
del mundo y se puede der mal las palabras habladas, pero un mensaje escrito nos llega en
discernir por medio de blanco y negro, y no se lo puede entender mal.
las cosas hechas. Por lo
tanto, no tienen excusa. La responsabilidad de la instrucción de los niños y adolescentes en la
Romanos 1:19, 20 Palabra de Dios es sin duda de los padres (Deuteronomio 6:4-8), pero
los ministerios de la iglesia son llamados a apoyar en esta tarea. El
llamado de la Palabra es resaltado y reforzado por la instrucción de
Oye, Israel: Jehová, la Escuela Dominical y la prédica de cada domingo. La voz de Dios es
nuestro Dios, Jehová uno más audible durante los tiempos de problemas, peligro, dolor y enfer-
es. Amarás a Jehová, tu medad. Así como Abram, todos hemos recibido un llamado de Dios.
Dios, de todo tu corazón, Abram fue llamado y obedeció a la voz del Señor. Igual que el llamado,
de toda tu alma y con la obediencia de Abram fue otro acto poderoso y creativo de Dios. El
todas tus fuerzas. Estas Señor lo llamó a una tarea extremadamente difícil e importante. Tenía
palabras que yo te mando que dejar su país y su familia. Pero Aquel que llama es fiel e hizo que
hoy, estarán sobre tu Abram esté dispuesto a obedecer.
corazón. Se las repetirás
a tus hijos, y les hablarás El llamado y obediencia de Abram fueron de gracia. El que Abram
de ellas estando en tu haya sido llamado fue sólo por la soberanía de Dios y no por algo que
casa y andando por el Abram hubiese merecido o ganado por sí mismo. Con el llamado, el
camino, al acostarte y Señor le dio la gracia de la fe. Esta fe se reveló en el hecho de que
cuando te levantes. Las Abram se rindió al Señor, cedió a sus difíciles demandas y creyó en su
atarás como una señal en promesa gloriosa.
tu mano, y estarán como El Señor llamó a Abram y le dijo: sal de tu tierra y él obedeció para salir
frontales entre tus ojos. al lugar que habría de recibir por herencia; y salió sin saber a dónde
Deuteronomio 6:4-8 iba. Se fue Abram, como Jehová le dijo. (Génesis 12:4). Esta obedien-
cia estaba fundamentada en la fe de Abram (Hebreos 11:8). La fe y la
obediencia son conceptos inseparables, el uno pertenece al otro, van
Por la fe Abraham, siendo
llamado, obedeció para juntos. La obediencia es el fruto de la fe. La esencia de la fe descansa
salir al lugar que había en la humilde entrega a la palabra de Dios, como un niño que desea
de recibir como herencia; obedecer y creer. Abram no cuestiona a Dios, no pide una prórroga,
y salió sin saber a dónde sino que actúa inmediatamente al llamado de Dios.
iba. Hebreos 11:8 Dios también nos llama a nosotros. Pero, ¿hemos aprendido a obe-

| 68 |

historiaSalvacionAT.indd 68 06/07/2007 15:36:10


Antiguo Testamento

decer? Cuando los padres llaman a su hijo y éste no obedece, es des- Referencias / Notas
obediente. Es muy triste saber que un hijo no viene sino después de
repetidos llamados de su padre. Se requiere obediencia inmediata e
incondicional. Muchos niños actúan con sus padres de la misma ma-
nera que la gente incrédula se comporta con Dios. Son llamados pero
no prestan atención al llamado de Dios. Desobedecen el evangelio.
Desobedecer los mandamientos de Dios es muy serio, pero desobede-
cer al llamado del Evangelio ¡es mucho más serio todavía!

II. LA OBEDIENCIA DE ABRAM


Lo que Dios le pidió a Abram fue muy difícil porque él debía dejar todo
lo que amaba. El mandato fue: Vete de tu tierra, de tu parentela y de la
casa de tu padre (Génesis 12:1). La magnitud del mandato inicial sig-
nificó un gran peso para Abram. Dejar nuestra tierra es difícil. Todos
nosotros amamos el lugar donde nacimos. Dejar nuestra parentela
es dejar todas nuestras relaciones familiares. Abram fue cortado de
su tierra y transplantado a un suelo extraño. Aún más dolorosa fue la
demanda concerniente a la casa de su padre. Abram tuvo que romper
con cada cosa que amaba.
¡Cuán vago es el anuncio, a la tierra que Yo te mostraré, en compara-
ción con la demanda inicial! Sin embargo, estas palabras contienen
un consuelo inusual porque Abram no salió sin propósito. No era un
viaje a la aventura.
La fe no es un experimento dudoso. Abram salió sin saber a dónde iba,
(Hebreos 11:8), pero sus ojos estaban puestos en el Señor que le diri-
gía. Aunque la demanda fue dura y el requerimiento de fe muy difícil,
lo sostuvo la promesa de Dios. La fe vive de las promesas de Dios.
La promesa de Dios fue: Haré de ti una nación grande, te bendeciré,
engrandeceré tu nombre y serás bendición... y serán benditas en ti todas
las familias de la tierra (Génesis 12:2, 3). Aquí vemos el camino de la
historia de la salvación. Nos recuerda a un reloj de arena, ancho por
arriba, estrecho en el centro y ancho por abajo.
La separación de Abram tuvo la intención de proveer la salvación a
todas las familias de la tierra. Por esta promesa es que Abram tuvo
fuerzas y consuelo.
Abram fue, aunque no conocía su destino. Dios lo conocía. Cualquie-
ra que fuese la dirección de Dios, él confiaba en que sería buena. Sólo
tenía una respuesta a todas las observaciones y preguntas que sin
duda se le presentaron en su corazón: Dios lo había mandado. La fe
quitó todos los obstáculos de la mente de Abram y lo guió durante
todo el camino.
De esta forma Abram llegó a Canaán. Finalmente llegó a Siquem (Gé-
nesis 12:6). Siquem pudo haber sido una ciudad o alguna vecindad
cerca de Siquem, ya que el pasaje menciona el llano de Mamre. Aquí
es probada intensamente la fe de Abram cuando ve que esta tierra ya
estaba ocupada por otra gente. Cuando Abram necesitó que su fe fue-
se reafirmada, el Señor se le apareció para repetirle su promesa aún
más claramente: A tu descendencia daré esta tierra (Génesis 12:7). Ésta

| 69 |

historiaSalvacionAT.indd 69 06/07/2007 15:36:10


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas es la primera vez en el Antiguo Testamento que se menciona que el


Señor se apareció a una persona. Tal teofanía es una visible aparición
de la presencia de Dios y no una visión o un sueño.
Abram no tenía hijos. Es más, ya tenía setenta y cinco años, y su es-
posa Sarai también estaba avanzada en edad. Sin embargo, Abram
confiaba en la palabra de Dios. Aunque parecía imposible, él creía en
la palabra que Dios le había dado. Nada es imposible para nuestro
Dios Todopoderoso.
La prueba reforzó la fe de Abram. La fe produce gozo en el corazón y
un espíritu agradecido. Abram construyó un altar al Señor, en el lugar
donde se le apareció. En este altar tomó lugar la confesión de fe y el
llamado público del nombre del Señor entre personas impías. Este
altar apuntaba a la cruz del Calvario.
Los que aprendan a obedecer el llamado de Dios aprenderán a cami-
nar en las huellas de Abram, el padre de los fieles. Ellos se separarán
de los que sirven al mundo y al pecado. Deberán caminar como pe-
regrinos, cuyo hogar no está en la tierra sino en el cielo. Su manera
de hablar y sus acciones serán diferentes a las del mundo. Sus ojos
no estarán dirigidos hacia las cosas temporales sino hacia las cosas
eternas.
El camino de la fe es un camino de dificultades y pruebas pero termi-
na en bendición y gloria. Abram no se arrepintió de haber obedecido a
Dios. Nadie que haya servido al Señor se ha arrepentido. La fe nunca
puede esperar demasiado. Pero los que sirven al mundo y al pecado,
tarde o temprano, caen en amarga desesperación y, sin esperanza,
miran atrás con pesadumbre su vida desperdiciada.

| 70 |

historiaSalvacionAT.indd 70 06/07/2007 15:36:10


Antiguo Testamento

09
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

ABRAM Y LOT
Texto de referencia:
Génesis 12:10-20, 13, 14

Texto para memorizar:


Por fe Abraham… esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo
arquitecto y constructor es Dios. Hebreos 11:10

INTRODUCCIÓN
Los que son llamados según la voluntad de Dios aprenden que todo lo
que pasa en la vida, sea debido a su propia culpa, errores o por actos
infligidos por otros, obra para bien. Cuando Abram llegó a Canaán
había sequía, por lo que Egipto le pareció un lugar más seguro que
Canaán. Temeroso y falto de fe, dejó el lugar que Dios le había señala-
do y se fue al país de su elección.
Durante esta prueba, el padre de los fieles erró. Sin embargo, el Señor
cuidó de su siervo. La fidelidad de Dios no se aparta por las deficiencias
ni pecados de su gente. Por ello el Señor guió a Abram de regreso al
altar que había construido en Canaán. Nuevas pruebas le esperaban,
pero en estas pruebas la fe de Abram fue purificada y fortalecida.
Esta historia nos muestra:
I. La fidelidad de Dios no se aparta por las deficiencias ni
pecados de su pueblo
II. El egoísmo de Lot
III. La grandeza de Abram

I. LA FIDELIDAD DE DIOS NO SE APARTA POR LAS DEFICIENCIAS NI


PECADOS DE SU PUEBLO
En esta historia vemos que Dios ama a sus hijos aunque ellos fallen.
Abram estaba viviendo cerca de Betel, con su mujer Sarai y su sobri-
no Lot, cuando hubo una hambruna muy grande en la tierra. Enton-
ces, Abram decidió descender a Egipto para morar allí. No leemos
en la Biblia que Dios les hubiese enviado allí. Parece que él tomó la

| 71 |

historiaSalvacionAT.indd 71 06/07/2007 15:36:10


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas decisión por sí solo. Cuando estaban por entrar en Egipto, Abram
temió por su vida. Él pensó que cuando los egipcios vieran a Sarai,
que era muy bella, iban a querer tenerla. Si los egipcios se enteraban
de que ella era su esposa, tal vez lo matarían para poder tomarla. En-
tonces mandó a Sarai que mintiera y dijera que sólo era su hermana
y no su esposa.
Efectivamente, los egipcios vieron a Sarai y cuando escucharon que
ella era la hermana de Abram, la llevaron al palacio de Faraón. Faraón
fue bueno con Abram por causa de ella; y le dio ovejas, vacas, asnos,
siervos, criadas, asnas y camellos. Abram gozaba de bendiciones
temporales, aunque seguramente se sentía muy inquieto sabiendo
que su mujer estaba lejos en el palacio de los incrédulos.
En esas circunstancias, parecía que la promesa de Dios a Abram
y Sarai iba a ser destruida por los pecados de ellos, pero Él no per-
mitió que esto pasara. Envió grandes plagas a Faraón y su casa de-
bido a Sarai. Dios hizo saber a Faraón que debía devolver a Sarai a
Abram porque ella era su esposa. Faraón llamó a Abram y, después
de reprenderlo por su mentira, le devolvió a Sarai y le ordenó salir
de Egipto inmediatamente con su mujer y todo lo que tenía. Por su
providencia y cuidado, Dios los guió a la tierra prometida otra vez. En
esta historia podemos ver la fidelidad y gracia de Dios. Su amor por
sus hijos es incondicional.
 
II. EL EGOÍSMO DE LOT
Lot, el hijo de uno de los hermanos de Abram, había venido con él
desde Harán. Aunque esto sucedió con el permiso de Dios, no fue un
mandato de Dios. En realidad, la intención de Dios era separar a Lot
de Abram. Solamente Abram, “el llamado”, iba a recibir las prome-
sas de Dios. De acuerdo a este capítulo, el trato poco agradable que
Abram recibió de parte de Lot sirvió para que se cumpla el consejo de
Dios referente a Abram.
Abram y Lot viajaban de aquí para allá con sus rebaños por Canaán.
Los dos tenían tanto ganado que no podían estar juntos. La tierra no
era lo suficientemente grande para ambos y surgieron disputas entre
los pastores de Abram y de Lot.
Algunas veces las grandes riquezas vienen acompañadas de muchas
preocupaciones. Muchos esperan que el dinero y las posesiones mate-
riales traigan felicidad, pero más bien causan ansiedad y problemas. En
este caso, disputas. Aun las peleas de los niños pueden causar todo tipo
de problemas en una familia. Donde hay amor, el Señor da su bendición;
pero donde hay pleitos y peleas, el control está en manos del diablo.
Benditos son los pacificadores. Los mayores deben ser más sabios
que los menores. Vemos esto en Abram. Él dejó que Lot escogiera.
Abram no sólo detuvo la disputa sino que eliminó también la causa.
Así es como debe ser.
Como el mayor, Abram tenía la prerrogativa de escoger. Es más, el
Señor le había prometido a él la tierra y no a Lot. Lot debió dar honor
a su tío Abram, pero en su egoísmo, que es un contraste claro con la

| 72 |

historiaSalvacionAT.indd 72 06/07/2007 15:36:11


Antiguo Testamento

generosidad de Abram, escogió lo que se veía mejor. Referencias / Notas


Lot estaba atrapado en la trampa de la codicia y pensó que se saldría
con la suya. Escogió la hermosa llanura del Jordán, que por su extraor-
dinaria riqueza es descrita como el huerto de Jehová (Génesis 13:10).
La codicia y el egoísmo son pecados detestables que muchas veces se
encuentran en los niños y los jóvenes. Son pecados con una raíz tan
profunda que sólo se pueden vencer con la oración.
Los que quieren lo mejor muchas veces reciben lo peor. El codicioso Pero libró al justo
Lot recibió una tierra hermosa, pero su hogar estaba entre los malva- Lot, abrumado por la
dos. Su acción no meditada ni conveniente no le trajo más que mise- conducta pervertida de los
ria. Cada día este justo era incomodado por la malicia que había a su malvados, (pues este justo,
alrededor. (2 Pedro 2:7-8). que habitaba entre ellos,
Pero él no dejó este ambiente mundano y degenerado. Al contrario, afligía cada día su alma
Lot primero vivió en las ciudades de la llanura, luego puso su tienda justa viendo y oyendo los
cerca de Sodoma y finalmente vivió en Sodoma misma (Génesis 13:12; hechos inicuos de ellos).
14:12). 2 Pedro 2:7, 8
Este desarrollo es instructivo, ya que vemos cómo las cosas van de
mal en peor. Los beneficios temporales de Lot pronto se convirtieron
en grandes pérdidas. ¿Qué sucedió? Algunos reyes comenzaron una
guerra en contra de Sodoma y las ciudades aledañas. La ciudad fue
tomada y saqueada. Lot también compartió en la pérdida de Sodoma.
En un momento perdió todos los tesoros que había codiciado y fue
tomado prisionero.

III. LA GRANDEZA DE ABRAM


La noticia de la captura de Lot pronto llegó a Abram. Trate de imaginar
cómo se sintió Abram. No se gozó con la derrota de Lot, tampoco es-
taba resentido, ni se mostró indiferente a lo que ocurría con el hombre
que le había tratado tan mal. No se dijo: Lot eligió y tuvo su merecido.
Tampoco se lamentó de lo que le sucedía a Lot sin levantar un dedo.
No devolvió mal por mal, ni tampoco le deseaba mal a Lot; Abram
tenía un espíritu perdonador. No podía soportar saber que su pariente
de sangre había sido capturado para ser esclavo.
Aunque Lot había maltratado a su tío, todavía era su pariente (Génesis
14:14). Es por eso que Abram inmediatamente actuó para liberar a los
cautivos. El pacificador que no quería pleitos en la relación familiar y
que se conformaba con lo poco, valerosamente tomó su espada para
liberar a los pobres prisioneros.
¡Qué alma noble vemos en Abram! ¡Es un ejemplo a seguir!
Podemos encontrar un significado aún más profundo en este hecho
de valor de Abram. No sólo fue el redentor de su pariente, sino que
también redimió la tierra.
Al escoger Lot, Abram se quedó con la tierra menos deseable y en su
desprendimiento estuvo satisfecho, por ello el Señor le dio a Abram
una recompensa extraordinaria. Dios se le apareció y le repitió su pro-
mesa más detalladamente: Toda la tierra que ves te la daré a ti y a tu
descendencia para siempre. Haré tu descendencia como el polvo de la

| 73 |

historiaSalvacionAT.indd 73 06/07/2007 15:36:11


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas tierra: que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu des-
cendencia será contada. (Génesis 13:15-16). Abram tenía que estar pre-
parado para recorrer lo ancho y largo de este país, como dueño de la
tierra, para conocer bien su heredad (Génesis 13:17). Esta revelación
era el sello de aprobación del Señor sobre la separación que se llevó a
cabo entre Abram y Lot.
Luego de recorrer todo el país, Abram obtuvo la seguridad de su fe y
montó su tienda cerca de Hebrón, en la llanura de Mamre. En cual-
quier lugar que ponía su tienda, el patriarca también construía un al-
tar. En todos sus caminos el reconocía al Señor.
¿Cuál era la actitud de Abram hacia los poderosos y numerosos pobla-
dores que vivían en la tierra que el Señor le había dado como heredad?
Él no hizo ningún intento de su parte para destruir a esa gente. No
usó la fuerza para apropiarse de la tierra prometida. En fe esperó el
tiempo en el que Dios cumpliría Su promesa. En su propio tiempo el
Señor destruiría esas naciones, cuando fuese llenada la medida de su
iniquidad.
De acuerdo al mandato de Dios, Abram podía ejercer sus derechos de
vencedor sobre los ladrones que habían capturado a Lot; sin embargo,
no lo hizo. ¿Quiénes eran ellos? Cuatro reyes de la región de Asiria y
Babilonia, bajo el liderazgo de Quedorloamer.
Los reyes del valle de Sidim habían sido forzados a servir a Quedor-
loamer por doce años, pero luego se rehusaron a continuar en ser-
vidumbre. Quedorloamer y sus confederados quisieron imponer su
mandato sobre Canaán y vencer esta insurrección. Para eso se unie-
ron y primero conquistaron a la gente que ocupaba el territorio en el
camino.
El rey de Sodoma y sus confederados, temiendo que su rebelión pudie-
ra ser castigada, formaron una confederación para pelear contra sus
opresores, pero perdieron la batalla. Los conquistadores saquearon
Sodoma y Gomorra de todas sus riquezas, inclusive de los suministros
alimenticios y retornaron cargados con un botín de riquezas a su país
(Génesis 14:1‑12). La región quedó entonces bajo su control.
Pero la tierra pertenecía a Abram y a sus descendientes. Es por eso
que él actuó correctamente al sacar a los conquistadores. Abram no
hizo esto solo. Él también formó una confederación con Aner, Escor y
Mamre (Génesis 14:13).

En la fe murieron todos Es importante señalar que muchas veces se tiene una imagen equi-
estos sin haber recibido lo vocada de Abram. Se lo hace ver como un peregrino que camina a
prometido, sino mirándolo la ciudad celestial (Hebreos 11:13), viviendo en completo aislamien-
de lejos, creyéndolo y to, sin querer llevarse con nadie. Lo opuesto es la verdad. La vida de
saludándolo, y confesando peregrino de Abram no significaba que los asuntos terrenales no le
que eran extranjeros y interesaran o que era negligente ante su llamado terrenal.
peregrinos sobre la tierra. Todo lo que Abram hacía, lo hacía con poder. Estuvo involucrado en
Hebreos 11:13 una empresa asombrosa de negocios. Fue un rey del ganado. De los
siervos nacidos en su casa, no menos de 318 hombres habían sido
entrenados para usar armas.
Abram estaba en buenos términos con sus vecinos, aunque no se

| 74 |

historiaSalvacionAT.indd 74 06/07/2007 15:36:11


Antiguo Testamento

mezclaba con ellos. Vivió como un extranjero en la tierra prometida, Referencias / Notas
pero sí tenía buenas relaciones con sus vecinos e hizo un pacto con
ellos.
Abram actuó de una forma digna. Ejerció grandes cualidades de lide-
razgo y emprendió las acciones necesarias. Este episodio nos enseña
que él era respetado por los cananitas. En estas circunstancias se
demostró el intrépido coraje de Abram. Él tuvo que enfrentarse a reyes
poderosos que estaban acostumbrados a ganar.
¿Acaso no era un acto imprudente intentar hacer lo que nadie se
arriesgaba a hacer? De ninguna manera. Abram tenía el coraje de la
fe que produce héroes. No tenía temor. El Señor era su Dios y le pidió
consejo (Génesis 14:22, 23). Dios no avergonzó la fe de Abram. Le dio
sabiduría y una gran habilidad para planear el ataque nocturno y llevar
a cabo la estrategia necesaria.
El liderazgo patriarcal de Abram debe haberse extendido sobre unas
2.500 personas. Sin temor al ataque del enemigo obtuvo la victoria
total. Perseveró en su ataque, persiguió al enemigo (Génesis 14:15,16)
y recuperó todo lo que había sido robado.
¡Fue una victoria completa! El enemigo había sido echado de Canaán.
Todos, incluidos Lot y su casa, sus esposas y la gente que lo acompa-
ñaba, retornaron a casa.
Aquí se manifiesta la grandeza de Abram. Bendecido en su esfuerzo
por la mano poderosa de Dios, a través de la fe, Abram liberó la tie-
rra de los opositores para sus descendientes. La fe nos equipa para
que con poca fuerza podamos hacer grandes cosas. Pues, ¿qué era
el ejército de Abram comparado con la compañía innumerable de sus
enemigos? De acuerdo a la ley de la guerra, el botín era para el ven-
cedor. Abram podía apropiarse de todo para sí mismo, pero no quiso
quedarse con nada.
El rey de Sodoma mostró su agradecimiento a un nivel terrenal nada
más. No escuchamos de su parte una sola palabra de agradecimiento
hacia Dios. Él quería hacer un acuerdo con Abram: Dame las perso-
nas, y toma para ti los bienes (Génesis 14:21). Pero la respuesta de
Abram fue de sincera negativa. Él estaba satisfecho con Dios y con
lo que Dios le había dado. Es más, no quería darle la oportunidad al
rey de Sodoma de decir: yo enriquecí a Abram (Génesis 14:23). Abram
no deseaba recibir la herencia dada por Dios antes del tiempo por
Él dispuesto. Su fe se veía en su espera paciente. Pero aunque él no
quería nada para sí, esto no quería decir que sus confederados tenían
que seguir su ejemplo y perder el derecho al botín de guerra. Dejó que
ellos tomaran su porción (Génesis 14:24) y dieran a sus hombres el
botín de guerra.
Esta historia nos muestra la providencia maravillosa de Dios. Abram,
que era un extranjero en la tierra de Canaán, emerge aquí como un
gran líder. Como un rey, él realizó arreglos y planes. En este tiempo,
ciertamente él era la persona más influyente y poderosa de Canaán.
Sin embargo, se mantiene modesto y humilde.
En su regreso victorioso, Abram se encuentra con Melquisedec, el rey

| 75 |

historiaSalvacionAT.indd 75 06/07/2007 15:36:11


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas de Salem (la ciudad de Jerusalén en el Nuevo Testamento), un sacer-


dote del Dios altísimo (Hebreos 7). No sabemos la historia de este Mel-
Si, pues, la perfección quisedec, pero Dios usó a este personaje para enseñarnos algo sobre
fuera por el sacerdocio Cristo. Este rey reconoció a Abram con una bendición, honrándole
levítico —bajo el cual como protector de la tierra.
recibió el pueblo la Ley—, La histórica reunión marcó el encuentro de dos de los más grandes
¿qué necesidad habría aún personajes del Antiguo Testamento. Abram era el gran antepasado
de que se levantara otro de Cristo y Melquisedec era el gran tipo de Cristo. Cristo era sacerdo-
sacerdote, según el orden te para siempre según la orden de Melquisedec y no de la orden de
de Melquisedec, y que Aarón (Hebreos 7:11, 17). Por fe, Abram vio en Melquisedec algo del
no fuera llamado según oficio sacerdotal de Cristo. Es por eso que le honró como su superior y
el orden de Aarón? Pues le dio los diezmos del botín de la batalla. En Melquisedec, Abram hon-
se da testimonio de él: ró a Cristo que dijo: Antes que Abraham fuese, yo soy (Juan 8:56-58).
“Tú eres sacerdote para
siempre, según el orden de En Abram podemos ver claramente la guía providencial de Dios para
Melquisedec”. un propósito que iría más allá de él y de sus descendientes. Abram es
Hebreos 7:11, 17 un eslabón en la cadena de la historia de la salvación. En la historia
de Abram y Melquisedec, todo, de principio a fin, apunta a Cristo. Leer
Hebreos 7 nos permite entender mejor el significado del personaje de
Melquisedec.

| 76 |

historiaSalvacionAT.indd 76 06/07/2007 15:36:11


Antiguo Testamento

10
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

DIOS HACE UN PACTO CON ABRAM


Texto de referencia:
Génesis 15, 16, 17

Versículo para memorización:


Estableceré un pacto contigo y con tu descendencia después de ti, de
generación en generación: un pacto perpetuo, para ser tu Dios y el de
tu descendencia después de ti. Génesis 17:7

INTRODUCCIÓN
A un día brillante y soleado le sigue, muchas veces, un día nublado. Así
también ocurre en la vida del ser humano. Hay tiempos de felicidad,
pero también días oscuros cuando nos encontramos tristes y llenos
de ansiedad. Abram también experimentó esto. A menudo, cuando se
sentía abatido, Dios se le aparecía en compasión y gracia.
Veremos ahora cómo el Señor se le apareció a Abram e hizo un pacto
con él. Los temas que consideraremos son:
I. Dios confirmó su pacto con Abram
II. La manera en que Dios ratificó su pacto
III. Abram y Sarai luchan contra la incredulidad
IV. Dios da una señal del Pacto de Gracia

I. DIOS CONFIRMÓ SU PACTO CON ABRAM


Abraham había vencido a un gran ejército con un puñado de hom-
bres. Regresó a su tienda patriarcal luego de la conquista y tuvo temor
de que los reyes vencidos regresaran algún día para tomar venganza
por la pérdida devastadora que habían sufrido. Ante estos pensamien-
tos el héroe de la fe temblaba como un niño.
Pero el Señor sabía de la ansiedad y temor que su siervo sentía. Frente
al temor de Abram el Señor puso su omnipotencia. La palabra del
Señor vino para consolarlo y animarlo: No temas, Abram; yo soy tu
escudo, y tu galardón será sobremanera grande (Génesis 15:1).

| 77 |

historiaSalvacionAT.indd 77 06/07/2007 15:36:11


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas Tal promesa, ciertamente, fue suficiente para quitar cualquier te-
mor. Sin importar cuán numerosos y poderosos eran los enemigos
de Abram, su protector era el Todopoderoso. Así como un soldado es
protegido por un escudo que lo cubre de pies a cabeza, así también
el Señor protegió a Abram con su fidelidad y su gracia. Por fe, Abram
debía mantenerse bajo el refugio de la protección divina. Y mientras
Abram, en dependencia de Dios, continuara apoyándose en Él por
protección, experimentaría que el Señor era su escudo y también su
recompensa.
Dios quiere darse a sí mismo como una recompensa para Abram.
Como Dios es tan grande, la recompensa también es muy grande.
Todo lo que Dios da es grande y glorioso; pero la recompensa que el
mundo da a sus siervos es escasa y desilusionante.
La compasión de Dios conmovió mucho a Abram. Por ello, él abierta-
mente confía en el Señor y le cuenta la razón por la que se encuentra
decaído y su corazón está cargado (Génesis 15: 2, 3). Abram ya había
pasado 10 años en Canaán y todavía no tenía ni un hijo. Las promesas
de Dios le hacían sentir, aún más profundamente, la tristeza de no
tener hijos. No habría quien herede las bendiciones.
Es característico de la fe que humilde y confiadamente se hagan co-
nocer las necesidades al Señor. El impío trae todo tipo de quejas y
cargos contra Dios; mas el creyente descarga todas sus quejas ante el
Señor. El Señor escucha con compasión y a su debido tiempo nos da
una respuesta confortante.
Dios llevó afuera a Abram y le dijo: Mira ahora los cielos y cuenta las
estrellas, si es que las puedes contar (Génesis 15:5). Abram se miraba
a sí mismo, pero el Señor guió sus ojos hacia arriba. Abram tenía que
mirar al cielo para contemplar la omnipotencia y la gloria de Dios. ¡Qué
vista pudo contemplar Abram! En la noche también podemos ver las
estrellas titilantes del cielo, pero en el este, el resplandor de las estrellas
es más brillante. ¿Cuentas las estrellas? ¿Quién lo puede hacer?
Así como innumerables son las estrellas en el cielo, así será tu descen-
dencia, le dijo el Señor a Abram. Qué gran promesa para este siervo
de Dios ya envejecido, que se encontraba parado en el campo abierto
bajo el cielo de la noche.
El Señor usó las estrellas como señal de su promesa. En el inicio de
los tiempos los cielos habían estado vacíos, sin estrellas, pero luego el
Señor las creó. De igual manera, este mismo poder omnipotente sería
revelado al linaje de Abram. Ahora no había nada, pero en el tiempo
de Dios habría innumerables descendientes.
El alma de Abram estaba abrumada por la revelación de tal grandeza
y poder. La escritura simplemente registra: Abram creyó a Jehová (Gé-
nesis 15:6). Aquí encontramos la esencia de la fe. La fe es: decir sí a
las promesas de Dios. Abram creyó. No era la primera vez que él creía,
pero su fe tenía que ser más fuerte. Su fe tenía que desarrollarse y
aclararse.
La fe de Abram se desligó de todo para apoyarse únicamente en el
poder y la fidelidad de Dios. La fe descansa, depende y confía en Dios.

| 78 |

historiaSalvacionAT.indd 78 06/07/2007 15:36:11


Antiguo Testamento

La incredulidad duda y vacila, razona y calcula. La fe, sin embargo, se Referencias / Notas
rinde incondicionalmente en las manos de Dios.
Y le fue contado por justicia (Génesis 15:6, Romanos 4:3). Abram no Pues ¿qué dice la
tenía ninguna justicia en sí mismo pero su fe, en las promesas de Escritura?: “Creyó
Dios, le fue contada por justicia. Fue algo que Dios le dio como gracia Abraham a Dios y le fue
inmerecida. contado por justicia”.
Romanos 4:3
¡Qué maravillosa es la fe! En Abram, el padre de todos los creyentes,
se nos da un claro retrato de la obediencia, lucha y triunfo de la fe. La
fe que le fue contada por justicia a Abram es la misma fe que aún jus-
tifica al pecador, la fe en la gracia infinita de Dios en Cristo Jesús.
Abram dependía y confiaba en la promesa de redención futura. El
creyente del Nuevo Testamento se acoge a la redención ya cumplida,
realizada. Ambas tienen a Cristo en el centro.
¡Qué maravillosa es la fe! Ésta aprende a mirar a Dios, y así el ser
humano en su impotencia, glorifica el poder y la gracia soberana de
Dios.

II. LA MANERA EN QUE DIOS RATIFICÓ SU PACTO


Cuando Abram demostró que creía, el Señor respondió otra vez: Yo
soy Jehová, que te saqué de Ur de los caldeos para darte a heredar esta
tierra. (Génesis 15:7) Abram respondió: Señor Jehová, ¿en qué conoceré
que la he de heredar? (Génesis 15:8). Entonces Dios en su fidelidad,
estableció y selló Su promesa con un pacto solemne. Esto significaba
la relación íntima que el Señor quería tener con Abram. Un pacto co-
loca un lazo moral entre dos o más personas. Los líderes hacen pactos
para protegerse de un enemigo común. Jonatán y David hicieron un
pacto de amistad. Aun entre niños, una relación de pacto se lleva a
cabo cuando ellos comparten una amistad íntima.
El Señor, el Dios altísimo, hizo un pacto con Abram en amor y gra-
cia condescendiente. ¡Qué diferencia había entre el Dios de los cielos
y la tierra, y el ser humano! Un pacto entre seres humanos se hace
usualmente por necesidad, por interdependencia. Pero el pacto que
estableció Dios con Abram fue iniciativa divina y enteramente en la
voluntad de Dios. El Señor se complació en establecer una relación
íntima con Abram en su soberana gracia.
El Señor se acomodó a la manera en la que se realizaban los pactos en
esa época. Dios dijo, Tráeme (Génesis 15:9) y el verso 10 habla acerca
de la obediencia de Abram: Tomó Abram todos estos animales. Abram
tuvo que matar a varios animales, partirlos en la mitad y colocar las
dos partes del animal, una frente a la otra, con un espacio entre las
dos. Los animales divididos representaban los dos participantes del
pacto. Así como las mitades se pertenecen una a la otra, así el Señor
y Abram se pertenecieron el uno al otro. El Señor quiso ser el compa-
ñero de pacto de Abram.
En el verso 11 encontramos un mensaje remarcable. Las aves de rapi-
ña descendían sobre los cuerpos muertos pero Abram las ahuyentaba.
Las aves querían comerse los cuerpos muertos, pero Abram usó toda
su fuerza para combatir este ataque de Satanás. Al llegar el atardecer,

| 79 |

historiaSalvacionAT.indd 79 06/07/2007 15:36:12


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas Abram cayó en un profundo sueño y recibió la visión clara de que la
promesa de Dios se realizaría en un camino de conflicto y sufrimiento,
y que al final se cumpliría de una forma asombrosa (Génesis 15:12-20).
Dios reveló a Abram que sus descendientes iban a morar en tierra
ajena, donde serían esclavos por 400 años. Cumplido el tiempo, Dios
juzgaría a esa nación, y saldrían con gran riqueza (Éxodo 1-14). Dios
también prometió a Abram que él iba a morir en paz y sería sepultado
en buena vejez.
Dios ratificó el pacto pasando una antorcha de fuego entre los ani-
males divididos. En aquella época las personas que se comprometían
con un pacto caminaban por entre los animales sacrificados. Era su
manera de ratificarlo. Al pasar la antorcha de fuego por entre los ani-
males, Dios estaba diciendo simbólicamente: “… Si yo no cumplo mi
parte… dejo de ser Dios”.

III. ABRAM Y SARAI LUCHAN CONTRA LA INCREDULIDAD
Después de esa noche inolvidable, encontramos a Abram otra vez
luchando contra una fe debilitada por la incredulidad. Abram y Sa-
rai creyeron a Dios, pero como Sarai no le había dado aún un hijo
a Abram decidieron encargarse del asunto de tener descendencia.
Cuando hicieron esto, comenzaron los problemas. Sarai resolvió ofre-
cer a su sierva Agar a Abram para que tuviera un hijo por medio de
ella. Esta práctica era común en esa época, pero a los ojos de Dios era
pecado, además de que Dios cumple lo que promete a su tiempo. Por
eso está mal que “ayudemos” a Dios a cumplir sus promesas. Vemos
aquí las horribles consecuencias de la poligamia, que llevó a la envi-
dia, los celos y el odio.
Agar, cuando vio que había concebido, miraba con desprecio a su se-
ñora. Abram dio a Sarai el permiso de castigar a Agar por ser irrespe-
tuosa con ella y cuando Sarai la afligió, Agar huyó de su presencia. El
ángel de Jehová encontró a Agar en el desierto y le ordenó regresar y
someterse a Sarai. Él le prometió a Agar que tendría un varón, y que lo
llamaría Ismael (Génesis 16:10, 11). Será un hombre fiero, su mano se
levantará contra todos y la mano de todos contra él; y habitará delante
de todos sus hermanos (Génesis 16:12). En este capítulo encontramos
también otro nombre de Dios que revela su carácter; Tú eres el Dios
que me ve; y Agar llamó a aquel pozo, Pozo del Viviente-que-me-ve. En
el Nuevo Testamento, Dios usa a Ismael para representar a los no cre-
yentes, que viven bajo de la ley (Gálatas 4:21-31).
Después de 14 años Dios vuelve a hablar a Abram (Génesis 17). El pac-
to que hizo Dios con Abram, así como está descrito en Génesis 15, es
completamente revelado en Génesis 17 y es sellado por la señal de la
circuncisión. El Señor se aparece otra vez al patriarca que ahora tenía
casi cien años de edad. En esta aparición el Señor primero revela su
identidad: Yo soy el Dios Todopoderoso (Génesis 17:1), y luego añade
anda delante de mí y sé perfecto. Quienquiera que reconoce al Dios
Todopoderoso y lo adora, no debe caer en la tentación de la depresión.
Todas las cosas son posibles con un Dios Todopoderoso.
El Señor se entrelazó fuertemente con Abram. No solamente quería

| 80 |

historiaSalvacionAT.indd 80 06/07/2007 15:36:12


Antiguo Testamento

ser el Dios de Abram, sino que también quería ser el Dios de la simien- Referencias / Notas
te de Abram y de su descendencia después de él. Hasta el final Dios
añadió más promesas.

IV. DIOS DA UNA SEÑAL DEL PACTO DE GRACIA


Entonces Abram cayó al suelo ante el Señor en adoración y alabanza.
Mientras Abram se inclinaba rendido en adoración, el Señor, en una
forma clara y convincente, le aseguró el cumplimiento certero de su
promesa solemne al darle una señal y un sello.
Primero, Abram tendría un cambio de nombre. Abram significa: padre
prominente, hombre prominente. Abraham significa probablemente:
padre de muchos. El cambio de nombre indicaba que la promesa
de Génesis 17 estaba especialmente dirigida a los descendientes de
Abraham. El nombre Sara, que significa reina, también apunta en esta
dirección. Entre la descendencia de Sara iba a haber reinas de nacio-
nes. El cambio de nombres, además, dio a conocer a sus coterráneos
lo que Dios había hecho por Abram.
Segundo, el Señor le dio una señal, por la que los descendientes de
Abraham serían reconocidos como miembros del pacto. Un pacto
siempre tiene dos partes. Dios, el Señor, hizo una promesa y demandó
una obligación de parte de Abraham. Encontramos estas dos partes
en Génesis 17:1, Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé
perfecto.
Cuando se establecía un pacto entre la gente, usualmente se designa-
ba una señal que demostraba la seriedad del voto. La señal del pacto
que Dios estableció con Abraham era la circuncisión. Esta señal tenía
la intención de ser un recordatorio de la promesa del pacto. Cualquie-
ra que rechazaba la señal rompía el pacto. ¡Ay de los que rompen o
menosprecian el pacto!
Dios prometió soberanamente su bendición del pacto a Abraham. El
Señor soberanamente repartió su gracia y por ello este pacto se llama
el Pacto de Gracia. Su origen es la gracia de Dios, y su meta es repar-
tir gracia. El otorgamiento de las bendiciones del pacto, así como el
mantenimiento de las obligaciones del pacto, tienen su origen en la
gracia de Dios. El pacto de gracia es el medio por el que Dios se da a
sí mismo al pecador, y el pecador se convierte en hijo de Dios. Esto tan
sólo puede darse por Jesucristo. La sangre, que es derramada en la
circuncisión, y también la que es vertida en el sacrificio de los anima-
les, apunta hacia la sangre de Cristo derramada en la cruz.
En el Nuevo Testamento la señal del Pacto de la Gracia de Dios es el
bautismo. De este modo todas las personas, niños o adultos, que reci-
ben el bautismo forman parte del pacto que Dios hace con los hombres.
Esta iniciativa de Dios empezó con Abraham y su descendencia y conti-
núa con los creyentes que reconocen, por la gracia de Dios, a Jesucristo
como Señor y Salvador. El bautismo entonces es la señal del Pacto de
Dios y la promesa de salvación para nosotros y nuestros hijos; una señal
de que sólo Dios puede limpiarnos del pecado. Y, al igual que Abraham,
nosotros nos bautizamos en obediencia a la fe en Jesucristo.

| 81 |

historiaSalvacionAT.indd 81 06/07/2007 15:36:12


La Historia de la Salvación

11
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

ABRAHAN RECIBE VISITAS


CELESTIALES E INTERCEDE POR LOT
Texto de referencia:
Génesis 18, 19

Versículo para memorización:


¿Acaso hay alguna cosa difícil para Dios? Génesis 18:14

INTRODUCCIÓN
La Biblia nos revela que los pecadores son salvos por la gracia de Dios
por medio de la fe. Para aquellos que son salvos la oración es el aliento
y el palpitar de la fe. Todo creyente ora e intercede por otros. El po-
der de la oración es grandioso. Las Escrituras dan muchos ejemplos
del poder de la oración. Debido al clamor de su pueblo el Señor hace
grandes milagros. La oración eficaz del creyente puede mucho, dice
Santiago 5:16. Esto lo podemos ver en esta historia.
Abraham es el padre de los fieles. Por su fe las Escrituras lo llaman
amigo de Dios. En Génesis 18 encontramos que la relación entre el
Señor y Abraham es de amistad. Los amigos caminan juntos y hablan
de muchas cosas.
Veremos algo de esta amistad en los siguientes eventos:
I. Abraham recibe visitas celestiales
II. La intercesión de Abraham
III. Lot es salvado

I. ABRAHAM RECIBE VISITAS CELESTIALES


Abraham estaba sentado a la puerta de su tienda. Era la hora más
caliente del día, el tiempo de descanso. Es posible que en silencio me-
ditara en las promesas de Dios. Un hombre del mundo piensa y habla
acerca de cosas mundanas, pero una persona creyente piensa y habla
acerca de las cosas de Dios. Cuando Abraham alzó sus ojos, vio a tres
hombres que venían hacia su tienda.

| 82 |

historiaSalvacionAT.indd 82 06/07/2007 15:36:12


Antiguo Testamento

El Espíritu Santo le había dado a Abraham una visión especial de las Referencias / Notas
cosas celestiales. Así como un niño inmediatamente siente la presen-
cia de su madre, así también Abraham sintió inmediatamente que el
Señor, que varias veces se le había aparecido, se le iba a aparecer otra
vez. Al instante Abraham caminó hacia los hombres que se iban acer-
cando; respetuosamente se inclinó ante ellos y los invitó a entrar a su
tienda. El Señor estaba visitando a Abraham. Sin demora se preparó
una comida. El Dios todo suficiente no menospreció la labor de amor
de su siervo. Pronto el Huésped se sentó a la mesa y Abraham se paró
como un siervo humilde bajo un árbol cercano cuyas ramas daban
una sombra refrescante a la tienda.
A través de las Escrituras, podemos ver cómo Dios actúa de una for-
ma humana con su pueblo. Así como una madre se baja al nivel de
su niño para poder satisfacer sus necesidades y hacerle entender, así
también el Señor se bajó a sí mismo de varias formas en compasión y
amistad, para revelar más claramente Su salvación a Abraham. Apa-
rentemente la intención de Dios era incluir esta vez a Sara en la revela-
ción de la promesa. Por eso la pregunta, ¿Dónde está Sara tu mujer?
Sara, que se encontraba en su tienda y que escuchaba con interés al
oír mencionar su nombre, se preguntaba cuál sería el motivo de esta
visita. Entonces escuchó la promesa y también oyó el anuncio acerca
del tiempo cuando se cumpliría esta promesa.
Ella se rió al oír el mensaje del desconocido. ¿Podría ella llegar a ser
madre a edad tan avanzada? La risa de Sara era de incredulidad.
Cuántas veces había esperado pero nada había sucedido. Sus dudas
se acrecentaron a medida que iba avanzando en edad hasta que se
convirtieron en incredulidad. La duda pregunta, “¿Es posible?”; la in-
credulidad piensa y dice: “Es imposible”.
Sara se rió, pensando que nadie se daría cuenta, porque el ángel del
Señor estaba de espaldas a ella. Pero el Señor ve en secreto. Observa
todo lo que hacemos, inclusive los pensamientos que tenemos, y nos
llama a dar cuentas. Él preguntó, ¿Por qué se ha reído Sara? (Génesis
18:13). Aunque parece imposible, el Señor demanda fe y respeto por
su palabra. Todas las opiniones y dudas de Sara debían desaparecer
ante la pregunta: ¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Sara medía al Se-
ñor de acuerdo a sus pequeños pensamientos pero Él le confrontó
con su grandeza.
Ahora Sara estaba avergonzada y la vergüenza y el temor la llevaron a
Por la fe también la
negar que se hubiera reído. La vergüenza y el temor muchas veces nos
misma Sara, siendo
llevan a protegernos diciendo una mentira. Pero el Señor nos obliga a
estéril, recibió fuerza para
salir de este falso escondite. Sara silenciosamente se inclinó ante la
concebir; y dio a luz aun
palabra del Señor. La fe verdadera sólo puede desarrollarse en el cora- fuera del tiempo de la
zón cuando se echa fuera la incredulidad (Hebreos 11:11). edad, porque creyó que
era fiel quien lo había
prometido.
II. LA INTERCESIÓN DE ABRAHAM
Hebreos 11:11
Al haber cumplido con la primera parte de su tarea, entregar un men-
saje personal de la promesa divina a Sara, el ángel se preparó para
partir. Abraham lo acompañó en el camino. El compañerismo entre

| 83 |

historiaSalvacionAT.indd 83 06/07/2007 15:36:12


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas el Señor y Abraham era cada vez más íntimo. Primero lo vimos como
anfitrión que sirve a su Dios con gozo. Ahora es su compañero.
Cuando el Señor y Abraham caminaban juntos, el Señor confió en
Abraham: ¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer? La bondad de
Dios, revelada en este lugar, es una señal de amor que apunta hacia
la venida de Cristo en carne. El hijo de Dios se hizo como nosotros, ex-
cepto en el pecado. Una conversación privada usualmente toma lugar
entre dos. Los dos ángeles que acompañaban al Señor fueron para
Sodoma, pero Abraham continuó en la compañía de Dios. Actuaba
como una persona que tiene una carga en su corazón y no puede irse
hasta poder revelarla. El Señor, que había leído el deseo del corazón de
Abraham, le ofreció la oportunidad para que abra su corazón.
Cuando le fue revelada a Abraham la noticia del juicio que el Señor iba
a realizar sobre Sodoma, tuvo piedad de Lot que vivía allí. Y se acercó
Abraham. La pregunta que Abraham le hizo al Señor, ¿Destruirás tam-
bién al justo con el impío? (Génesis18:23) contenía un fuerte reclamo.
Abraham estaba muy convencido de que el Señor no destruiría al jus-
to y devoto.
Esto se convirtió en la base para la intercesión de Abraham. Es por
esto que Abraham continuó: Quizá haya cincuenta justos dentro de
la ciudad (Génesis 18:24). Cuán cuidadoso es Abraham: Quizá. Pero
también es muy certero: Lejos de ti el hacer tal, que hagas morir al justo
con el impío (Génesis 18:25). ¡Qué actitud compasiva se revela en la es-
peranza que tiene Abraham de que en la impía Sodoma pueda haber
cincuenta personas justas!
Antes de revelar su deseo, Abraham aboga apelando a los atributos y
la perfección de Dios. No deseaba nada que no estuviera de acuerdo
con la grandeza y la gloria de Dios. El amigo de Dios también se mos-
traba amigo del hombre. Si la destrucción de Sodoma le hubiese sido
indiferente, no habría abierto su boca para interceder por la ciudad.
Los que han experimentado la gracia y la misericordia de Dios anhe-
lan que muchos otros compartan la salvación con ellos. La petición
intercesora de Abraham mostró su celo por el honor de Dios y su amor
por el prójimo.
La respuesta de Dios (Génesis 18:26) vuelve más arriesgada su inter-
cesión. Pero mientras su osadía se hace más grande, se siente profun-
damente indigno: He aquí ahora que he comenzado a hablar a mi Señor,
aunque soy polvo y ceniza (Génesis 18:27). El polvo y la ceniza son las
cosas más insignificantes que podemos imaginar. Son tan insignifi-
cantes que nadie les pone atención. La confianza y la humildad son
adornos de la fe. Por ende, Abraham, un pecador indigno y humilde,
se atrevió a interceder ante el Dios altísimo por los ciudadanos impíos
de Sodoma.
A medida que Abraham continuaba haciendo sus peticiones, aumen-
taba su osadía. Primero disminuyó el número de cincuenta a cuarenta
y cinco, pero pronto cuarenta se convirtieron en treinta. Cada promesa
de Dios le daba más valor para continuar pidiendo. Inclusive cuando
Abraham llegó a diez el Señor dijo: No la destruiré, respondió, por amor
a los diez (Génesis 18:32).

| 84 |

historiaSalvacionAT.indd 84 06/07/2007 15:36:12


Antiguo Testamento

El mundo usualmente desprecia al pueblo de Dios, pero ellos son el Referencias / Notas
corcho sobre el cual flota el mundo. El Señor muchas veces bendice a
una familia entera debido a un miembro creyente. Aun por el amor a
diez justos, el Señor hubiera perdonado a la ciudad de Sodoma. Abra-
ham repitió su petición intercesora seis veces y mientras continuaba,
cobraba más y más valor. El Señor escuchaba pacientemente y con-
testaba en amor. Las plegarias que hacía Abraham eran satisfactorias
al Señor y por eso le concedió, vez tras vez, lo que pedía.
Abraham mismo puso una restricción en su oración al decir: si habla-
re solamente una vez (Génesis 18:32). Dejó de pedir antes de que el
Señor dejara de prometer. Ésta es una señal maravillosa del compa-
ñerismo que había entre Abraham y Dios, ¡una relación en la que el
gran Creador de los cielos y la tierra permitió que un hombre, quién
confesó no ser más que polvo y cenizas, le haga peticiones!

III. LOT ES SALVADO


Al dejar a Abraham, el Señor se unió a los dos ángeles que se habían
adelantado. Mientras Abraham regresaba a su lugar, los ángeles iban
a Sodoma.
El Santo no entró en este lugar de impiedad; sólo fueron los dos án-
geles. Lot, que se sentaba en la puerta de la ciudad, los recibió cor-
dialmente. Lot no se encontraba en buena compañía. Cuando ante
una invitación fervorosa de Lot los visitantes entraron en su casa, los
hombres de Sodoma la rodearon. Burlonamente dijeron de Lot: vino
este extraño para habitar entre nosotros, ¿y habrá de erigirse en juez?
(Génesis19:9), mientras que Lot se había dirigido a los hombres de
Sodoma como hermanos (Génesis 19:7).
Lot, que se había puesto en peligro por proteger a sus visitas de la
violenta gente de Sodoma, tuvo que ser protegido por los ángeles. No
sabemos cómo explicar exactamente la ceguera que cayó sobre los
sodomitas. Aparentemente, no perdieron la vista, pero ésta se hizo
borrosa.
Mientras Lot era amenazado por los sodomitas impíos, sus futuros
yernos se burlaban de él y lo ridiculizaban. Así también fue en los días
de Noé. Y así también lo es ahora; y así será hasta que Cristo venga
a juzgar a todos. Entonces las burlas de los malvados se tornarán en
desesperación.
En ese contexto el comportamiento de Lot fue contradictorio y vergon-
zoso, y deteniéndose él (Génesis 19:16). En lugar de huir, se detuvo en
una ciudad en la que el fuego del juicio de Dios iba a caer en cualquier
momento. Lot se detuvo en lugar de apurarse a salir.
Así es como actúan los que no creen. Toman a la ligera los más gran-
des peligros. Aunque el peligro los rodea y los amenaza por todos la-
dos, se mantienen inmóviles e indiferentes.
Si el Señor en su gracia no interviene poderosamente, no se salvaría
ni un solo pecador de la destrucción. No sólo somos impotentes sino
también reacios a ser salvos.

| 85 |

historiaSalvacionAT.indd 85 06/07/2007 15:36:12


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas Los ángeles condujeron a Lot, a su esposa e hijas afuera, tomándolas
de la mano. La gracia de Dios estaba en acción, según la misericordia
de Jehová para con él (Génesis 19:16). Ésa es la única razón por la que
Lot no pereció en Sodoma. Lot, que había entrado en Sodoma por su
pecado, fue sacado de allí por la gracia de Dios.
La misericordia de Dios se mantenía con él mientras salía de Sodoma.
El ángel del Señor le dijo a Lot: Escapa por tu vida (Génesis 19:17). La
gracia soberana de Dios llama a los pecadores a usar los medios da-
dos por Dios. El mandato era, Date prisa, escápate allá (Génesis 19:22).
El Señor le dio a Lot el medio para escapar y retardó su juicio sobre
Sodoma hasta que Lot estuviese a salvo. ¡El amor y la bondad de Dios
son grandiosos!
La destrucción de Sodoma y Gomorra fue total. Nada sobrevivió al jui-
cio de Dios, ni plantas, ni animales, ni personas. No quedó vestigio
alguno de las ciudades que se ensañaron en el pecado. Dios acabó
para siempre con la gente y su pecado.
Mientras el Señor demostró su santo juicio sobre Sodoma, por urgen-
cia de los ángeles, Lot y su familia huyeron a la ciudad de Zoar. Sin em-
bargo, la esposa de Lot nunca llegó a un lugar seguro. Ella no se había
burlado del mensaje de los ángeles y exteriormente había obedecido
y salido con los demás, pero internamente era atraída por Sodoma.
Sus pies salieron de Sodoma, pero su corazón se quedó en la malvada
ciudad. Casi se salvó y sin embargo, pereció.
El rescate de Lot fue una respuesta a la petición intercesora de Abra-
ham. La mano salvadora favoreció a Lot porque Dios se acordó de Abra-
ham (Génesis 19:29).
Es lamentable que en su vida posterior Lot cambiara tan poco. Sin
duda la influencia de Sodoma tuvo impacto en él. Si no fuese por el
testimonio del Nuevo Testamento que habla del justo Lot que afligía
cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos (2
Pedro 2:7, 8), casi no podríamos creer que él perteneciera al Señor.
Lot y sus dos hijas subieron al monte y vivieron allá en una cueva.
Cuando Lot fue viejo sus dos hijas, desesperadas por no tener hijos,
emborracharon a Lot, cometieron adulterio con él y ambas tuvieron un
hijo. Uno se llamó Moab, el cual fue el padre de los moabitas y el otro
se llamó Ben-ammi, el cual fue el padre de los amonitas. Estos dos
pueblos a la postre se levantaron contra Israel.
El Señor Jesús recordó a sus oyentes: Acordaos de la mujer de Lot (Lu-
cas 17:32); su doble ánimo, su falta de coherencia entre obedecer y
amar al mundo es un ejemplo de lo que no debemos hacer como cre-
yentes. Lot se salvó pero su esposa pereció. Ser “casi” cristiano no es
suficiente. Miles a nuestro alrededor están perdidos porque no se han
convertido, porque no creen.
Cuando la Biblia nos dice que la esposa de Lot se convirtió en una es-
tatua de sal no quiere decir que literalmente se convirtió en sal. Al mo-
rir, su cuerpo inmediatamente quedó cubierto con una gruesa capa de
sal, igual que todo lo demás. Esta capa de sal la cubrió para que ella
se convirtiera en un recordatorio a todo aquel que la viese.

| 86 |

historiaSalvacionAT.indd 86 06/07/2007 15:36:13


Antiguo Testamento

12
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

ISAAC ES EL HIJO DE LA PROMESA;


ISMAEL ES RECHAZADO
Texto de referencia:
Génesis 21

Versículo para memorización:


Sabed, por tanto, que los que tienen fe, estos son hijos de Abraham.
Gálatas 3:7

INTRODUCCIÓN
Después de la destrucción de Sodoma y Gomorra, Abraham y Sara
fueron a la tierra de los filisteos; habitaron en Gerar, la ciudad del rey
Abimelec. Otra vez, en temor por la vida de Abraham, mintieron sobre
la relación que había entre ellos. Nuevamente Dios les salvó de sus
pecados y libró de una situación que amenazaba su pacto con ellos.
Dios es misericordioso y protegió a Sara. Cumplió sus promesas. Los
dos temas principales de la historia de Abraham son la separación
y la amistad. Abraham fue separado de su país y su parentela. Des-
pués se separó de Lot. La línea de separación iría aún más lejos; él
debería separarse de Ismael, el hijo de la esclava.
Estas separaciones tenían la intención de acercar a Abraham a una
relación más íntima con Dios y sus promesas. Esto es lo que veremos
ahora en los siguientes eventos de la vida del patriarca. Después de
la separación de Abraham e Ismael, Abimelec, rey de los filisteos,
vino a hacer un pacto de paz con Abraham en Beerseba. Dice la
Biblia que Abimelec y Abraham hicieron un pacto allí y Abraham
se quedó mucho tiempo en ese lugar e invocó el nombre de Jehová
Dios eterno (Génesis 21:22-34).
Algunas las relaciones interpersonales de Abraham nos muestran:
I. El gozo de Abraham
II. El dolor de Agar
III. La separación de Abraham e Ismael

| 87 |

historiaSalvacionAT.indd 87 06/07/2007 15:36:13


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas I. EL GOZO DE ABRAHAM


Por fin se cumplió el deseo del corazón de Abraham. Nació el hijo de
la promesa. Las Escrituras describen cómo pasó: Visitó Jehová a Sara,
como había dicho, e hizo Jehová con Sara como había prometido. Sara
concibió y dio a Abraham un hijo en su vejez, en el plazo que Dios le ha-
bía dicho (Génesis 21:1, 2). El Señor es un Dios de verdad. Él siempre
cumple sus promesas. Las palabras de Dios siempre se transforman
en hechos. Él ciertamente hace que su palabra se cumpla.
Sara le dio a Abraham el hijo que ambos habían deseado y esperado
por tanto tiempo. Su gozo llegó en el tiempo indicado y como Dios lo
había dicho. ¡Hubo mucha alegría y celebración en la tienda de Abra-
ham! Ahora podían ver que el Señor era fiel en su promesa. Estaban
gozosos en el Señor.
Respondió Dios: Dios cumplió su promesa y Abraham cumplió lo que Dios le había
—Ciertamente Sara, tu mandado. ¡Así es como debe ser con nosotros también! De acuerdo
mujer, te dará a luz un con el mandato de Dios (Génesis 17:19), el niño se llamaría Isaac. En
hijo y le pondrás por el octavo día el niño fue circuncidado y se le dio el nombre de Isaac,
nombre Isaac. Confirmaré que significa risa. Por medio de la circuncisión, el hijo del pacto reci-
mi pacto con él como bió la señal y el sello del pacto. Se obedeció la orden divina.
pacto perpetuo para sus Abraham tenía cien años y Sara noventa cuando les llegó esta ale-
descendientes después de gría del Señor. Escuchemos a la nueva madre cantar: Dios me ha he-
él. Génesis 17:19 cho reír, y cualquiera que lo oiga, se reirá conmigo... ¿Quién le hubiera
dicho a Abraham que Sara había de amamantar hijos? Pues le he dado
un hijo en su vejez (Génesis 21: 6, 7).
Entonces Abraham se El hijo que Agar le había dado a Abraham parecía tener un nombre
postró sobre su rostro, y se más noble que el de Isaac. Ismael significa Dios escucha, e Isaac sig-
rió y dijo en su corazón: nifica risa. Sin embargo, el nombre de Isaac tiene más significado. Es
“¿A un hombre de cien un recordatorio del poder de Dios en medio de la debilidad humana.
años habrá de nacerle Abraham se había reído (Génesis 17:17) y Sara se había reído (Génesis
un hijo? ¿Y Sara, ya de 18:13). Esta risa indicaba la completa imposibilidad de cumplimiento
noventa años, habrá de de la promesa desde un punto de vista humano. Muchas veces los
concebir?” creyentes ven las circunstancias en el lugar de ver al Señor.
Génesis 17:17 Cuando Isaac nació, la risa de Sara fue la risa del gozo de la fe, mez-
clada con la vergüenza de la duda. El nombre de Isaac claramente
apunta hacia el nacimiento milagroso del niño. Su nacimiento era
Entonces Jehová dijo a
Abraham: —¿Por qué se ha sobrenatural. Tomó lugar según la promesa de Dios y se cumplió por
reído Sara diciendo: “Será su poder.
cierto que he de dar a luz El nacimiento milagroso de Isaac nos apunta al milagroso nacimien-
siendo ya vieja”? to de Cristo. Cuando Sara había perdido la esperanza, el Señor cum-
Génesis 18:13 plió su promesa. Cristo también nació luego de un largo período en
el que Israel había perdido la esperanza.

II. EL DOLOR DE AGAR


Mientras el nacimiento de Isaac fue ocasión de gran gozo para Sara,
para Agar fue una desilusión amarga que echó fuera todas sus es-
peranzas para el futuro. Cuando después de diez años de espera in-
fructuosa el heredero prometido no nacía, la paciencia de Sara se
acabó. Motivada por un intenso deseo de obtener un heredero de

| 88 |

historiaSalvacionAT.indd 88 06/07/2007 15:36:13


Antiguo Testamento

la promesa, ella le entregó a Abraham una de sus sirvientas con la Referencias / Notas
esperanza de que naciera el heredero. Abraham se había enfrentado
heroicamente al rey de Sodoma, pero no pudo resistir la oferta atrac-
tiva de su esposa.
Cuando intentamos ayudar a Dios a cumplir sus planes, solamente
nos buscamos todo tipo de problemas. Eso es lo que Sara experi-
mentó cuando Agar se llenó de orgullo y ya no actuaba como una
sirvienta, sino como su rival (Génesis 16). Aunque el dolor aminoró
cuando Agar se humilló al inclinar su cabeza ante el yugo de Sara,
ahora al dolor se sumó el orgullo y la rivalidad entre ambas mujeres
fue evidente.
El niño Isaac crecía. Pronto llegaría el momento en que dejaría de
Después que lo destetó, y
ser amamantado. Esto ocurría usualmente cuando el niño tenía dos siendo el niño aún muy
o tres años de edad (1 Samuel 1:24). Abraham preparó un banquete pequeño, lo llevó consigo a
para celebrar esta ocasión festiva. Era una gran fiesta en la que par- la casa de Jehová en Silo,
ticipaban todos los sirvientes, hombres y mujeres. con tres becerros, un efa
Pero en la casa de Abraham había también dos personas que no de harina y una vasija de
compartían la alegría de la fiesta: Agar y su hijo Ismael. El nacimien- vino. 1 Samuel 1:24
to de Isaac había sido una desilusión muy grande para ellos. Su
aflicción se incrementaba diariamente a medida que veían crecer a
Isaac. Ismael ya no era el heredero de Abraham, sino Isaac, que era
el hijo de la promesa.
Por esta razón Ismael no soportaba a Isaac. Cuando todos se alegra-
ban por Isaac, Ismael lo ridiculizaba y se burlaba de él. Era igual a la
forma cómo los niños se burlan y se molestan entre sí en la casa o
en la escuela.
Las burlas de Ismael se describen en las Escrituras como persecu- Pero como entonces el
ción (Gálatas 4:29). Ismael se burlaba del hijo del milagro de Dios. que había nacido según
En realidad, se burlaba de la obra de la gracia de Dios y por ende, se la carne perseguía al
burlaba de Dios mismo. El mundo hace lo mismo cuando se burla de que había nacido según
Dios y su Palabra. Mas Dios no será burlado. el Espíritu, así también
ahora. Gálatas 4:29
La palabra que usa las Escrituras para describir las burlas de Ismael
significa risa. Pero es una risa diferente de la de Abraham y Sara. La
risa de Ismael era una risa burlona, maliciosa y desdeñosa.
Quizás por esta razón estaban heridos los sentimientos maternales
de Sara. Estaba herida hasta lo más profundo de su alma, y llamó a
Abraham para que haga algo: ¡Echa a esta sierva y a su hijo! (Génesis
21:10).
Sin duda, la invadía el resentimiento, pues Sara era la esposa legal
de Abraham y su niño era el hijo de la promesa. Ella se puso del lado
de su hijo Isaac y en contra de su sierva y su hijo. Ismael no podía
compartir la herencia con Isaac. Éste era el punto de fricción.
En realidad aquí actúa la fe de Sara. Su acción, que podría juzgarse
de severa, mostró su fe en la promesa de Dios. Antes había usado a
Agar por su incredulidad, pero ahora la echaba por su fe.
Abraham estaba en una situación muy difícil. Aunque él sabía que
Isaac era el hijo de la promesa, también tenía un lazo afectivo con
Ismael. Las palabras de Sara le dolían mucho y no estaba de acuerdo

| 89 |

historiaSalvacionAT.indd 89 06/07/2007 15:36:13


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas con la demanda que ella le hacía. Si es que el Señor no hubiese inter-
venido y dirigido el camino, Abraham ciertamente no habría cedido
ante Sara. Pero cuando el Señor mismo dio el mandato, Abraham
obedeció. Sin duda le costó mucho conflicto y dolor ya que esto se
iba en contra del afecto por su primer hijo y de su instinto paternal.
Abraham se levantó temprano por la mañana. No titubeó ni se tardó.
Así es como a Dios le gusta que se le obedezca. Sin importar cuán
doloroso o difícil sea para la carne, Abraham decidió hacer la volun-
tad de Dios. Esto explica su calma cuando personalmente puso en
los hombros de Agar una bolsa con pan y agua.
Esta separación fue necesaria. Entre Isaac, el hijo de la promesa, e
Ismael, el hijo de la sierva, había un abismo irreconciliable que tenía
que llegar a una separación definitiva. Lo santo no tolera lo no santo.
El fuego y el aceite no pueden estar juntos sin ocasionar un desastre.
El lobo y la oveja no pueden vivir juntos. Entre el espíritu del mundo
y el Espíritu de Dios hay una intensa enemistad.
Además, el cumplimiento de la voluntad de Dios excluye los esfuer-
zos de colaboración del hombre para con el plan del Señor. Los tris-
tes resultados del entrometimiento del hombre se hicieron evidentes
en la vida de Agar. Asimismo, la salvación excluye la intervención
del hombre. La salvación es dada únicamente por el Señor según su
propio plan y recursos.
Cuando Abraham le dio a Agar su libertad, también dejó a Ismael
a su cuidado. Abraham aceptó incondicionalmente la palabra del
Señor: en Isaac te será llamada descendencia (Génesis 21:12). La ben-
dición que Abraham recibiría vendría enteramente de Dios y excluía
cualquier esfuerzo humano.

III. LA SEPARACIÓN DE ABRAHAM Y AGAR


Fue una separación dolorosa para Agar, pero ella obedeció sin protes-
tar y salió del hogar hospitalario de Abraham para entrar en el desierto
caluroso y desolado. Ella no tenía ninguna meta y vagaba sin propósito
en el desierto sin fin. Al principio, al joven lleno de vida no le importa-
ba una aventura, caminaba animado a su lado. Pero después de un
tiempo, Ismael se cansó del viaje tan largo en la arena. El pan y el agua
que la madre llevaba se acabaron. Agar tuvo que arrastrar y sostener a
Ismael. Un paso más y el muchacho cayó, casi inconsciente.
Le dijo también el Ángel ¡Pobre madre! ¿Qué podía hacer sola en este desierto? Es una prue-
de Jehová: —Multiplicaré ba terrible para Agar. ¿Se morirá de sed su hijo? ¿Qué sería de la pro-
tanto tu descendencia, que mesa que Dios le había hecho? (Génesis 16:10). Desalentada, Agar
por ser tanta no podrá ser lo acostó bajo unos arbustos y se sentó a poca distancia. No podía
contada. Génesis 16:10 sentarse junto a él, bajo los arbustos, porque no soportaba ver morir
a su hijo. En este momento, Ismael comenzó llorar.
¡Pero mire lo que pasa ahora! Dios ha escuchado la voz de Ismael.
Un ángel de Dios desde el cielo llamó a Agar: ¿Qué tienes, Agar?
(Génesis 21:17). Un ángel se aparece para consolar a la madre. Las
palabras del ángel son maravillosas: No temas, porque Dios ha oído
la voz del muchacho ahí donde está (Génesis 21:17).

| 90 |

historiaSalvacionAT.indd 90 06/07/2007 15:36:13


Antiguo Testamento

La palabra del Señor humilló a la incrédula y abatida Agar. El Señor Referencias / Notas
también renovó la promesa previamente anunciada: Levántate, toma
al muchacho, y tenlo de la mano, porque yo haré de él una gran nación
(Génesis 21:18). Sus ojos fueron abiertos para ver el pozo de agua.
Ella no había visto este pozo antes. Es un milagro, ya que tales pozos
están escondidos en las grietas y cubiertos por una gran piedra o
inclusive por tierra. Dios abrió los ojos de Agar para que viera uno de
estos pozos. ¡Cuán animada debió haberse sentido Agar!
La fuente cercana al joven moribundo es un símbolo del Evangelio,
que de acuerdo con las Escrituras, debe ser predicado. El joven mo-
ribundo, que yace cerca de la fuente de vida, es un recordatorio de la
miseria en la que todos estamos por el pecado. La fuente está cerca
del joven, pero sus ojos deben ser abiertos para que la pueda ver.
Asimismo, nosotros tampoco podemos ver la fuente de redención en
la aridez de nuestra miseria.
La historia de Agar e Ismael termina contando que el muchacho cre-
ció y habitó en el desierto de Parán, y fue tirador de arco. Y su madre
le tomó mujer de la tierra de Egipto.

| 91 |

historiaSalvacionAT.indd 91 06/07/2007 15:36:13


La Historia de la Salvación

13
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

DIOS ORDENA QUE ABRAHAM


SACRIFIQUE A ISAAC
Texto de referencia:
Génesis 22

Versículo para memorización:


Dios proveerá el cordero para el holocausto. Génesis 22:8

INTRODUCCIÓN
Génesis 22 nos dirige a la cima de una montaña. Nos lleva al Monte
Moriah. Allí, Abraham tiene que sacrificar a su único hijo Isaac. Este
acto de obediencia incondicional al Señor nos muestra la plenitud
de la fe de Abraham. Él estaba dispuesto a dar todo, incluso su pose-
sión más querida, para obtener la bendición del Señor. En un sentido
más elevado, este sacrificio es un tipo del sacrificio del Hijo único de
Dios.
La frase Aconteció después de estas cosas (Génesis 22:1) nos apunta
a toda la historia de Abraham, empezando con su llamado. Estas
cosas son las cosas que Dios obró en Abraham de las cuales su
fe fue el punto principal. Esta expresión puede también referirse a
la historia registrada en el capítulo anterior, donde leemos del gran
gozo por el nacimiento de Isaac y de la experiencia dolorosa de tener
que echar fuera a Ismael.
Nos gustaría entender que después de estas cosas significa que
el Señor había puesto la fe en el corazón de Abraham, y que ha-
bía sido purificado y fortalecido por varias pruebas. La prueba más
severa iba a ocurrir ahora, para que la fe de Abraham alcance su
pleno potencial.
Veremos tres aspectos de la fe de Abraham:
I. La prueba de la fe
II. La obediencia de la fe
III. La coronación de la fe

| 92 |

historiaSalvacionAT.indd 92 06/07/2007 15:36:13


Antiguo Testamento

I. LA PRUEBA DE LA FE Referencias / Notas


El versículo 1 nos da el punto de vista a partir del cual debemos con-
siderar este episodio. El Señor, en realidad, no quería que Abraham
sacrificara a su hijo, pero hizo que su siervo pasara por una prueba
muy difícil para que el poder y la obediencia de su fe se puedan ma-
nifestar con mayor claridad.
El diablo tienta al hombre para destruirlo, pero el Señor lo prueba
para bendecirlo y recompensarlo. El Señor también da la gracia y el
poder para sobrellevar la prueba.
El versículo de apertura del capítulo 22 nos presenta el escenario en
el que se darán los eventos. El Señor llama: Abraham, y él responde:
Aquí estoy (Génesis 22:1). Aparentemente, el Señor se le apareció a
Abraham por la noche en un sueño. La forma en que el Señor le pre-
sentó la prueba a Abraham indica que sería una prueba muy severa:
Toma ahora a tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas (Génesis 22:2).
El nombre de Abraham aparece en primer plano en esta historia.
Este nombre comprendía una gran promesa. Isaac, su hijo, era el se-
llo de esa promesa y el medio para su cumplimiento. La promesa de
Dios descansaba en este único hijo. Pero ahora el Señor decía: con
tus propias manos tienes que romper el lazo que une la promesa con
el medio de su cumplimiento. De acuerdo con el razonamiento hu-
mano, esta acción de Abraham haría que el cumplimiento de la pro-
mesa fuera imposible, ya que Isaac era el hijo único de Abraham.
Tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas. Isaac tenía más o menos quin-
ce años. No hay duda de que sus padres estaban contentos con el
crecimiento saludable de su único y amado hijo. Este hijo, esperado
por tanto tiempo, era el testimonio viviente del maravilloso poder de
Dios y su fidelidad. A medida que Abraham veía crecer a Isaac, tam-
bién crecía su esperanza. ¿Acaso no era Isaac el medio por el que
Dios bendeciría a todas las naciones?
Abraham amaba a Isaac con todo su corazón. Pero amaba a Dios
más, incluso más que a su único hijo. Dios quiso probarlo para ver
si esto era verdad.
El mandato de Dios fue, Vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holo-
causto (Génesis 22:2). Abraham tenía que devolver al hijo amado que
le había sido dado de forma tan milagrosa. Tenía que ofrecerlo en ho-
locausto. En condiciones normales este sacrificio incluía matar a un
animal que luego era quemado en el altar. Para el caso de Abraham
este sacrificio simbolizaba el rendimiento completo a Dios. Pues, el
fuego no dejaría nada.
Abraham fue llamado a hacer esto sobre uno de los montes que yo te
diré (Génesis 22:2). Era el mismo Dios que lo había llamado a la tierra
que te mostraré (Génesis 12:1). Estas palabras, yo te diré, desperta-
ron en el corazón de Abraham un recuerdo bendito. El éxodo desde
Ur fue algo muy peligroso pero el Señor lo había guiado con gracia
por el incierto camino. La frase yo te diré le daba ánimo a Abraham.
Era como si el Señor dijera: “Sígueme, soy tu Dios, que te guió en
el camino que no conocías; sígueme ahora también. Sígueme por

| 93 |

historiaSalvacionAT.indd 93 06/07/2007 15:36:13


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas fe hacia la cima del monte del sacrificio. También ahora las cosas
saldrán bien, como salieron cuando me seguiste antes”.
Por la fe Abraham,
cuando fue probado,
II. LA OBEDIENCIA DE LA FE
ofreció a Isaac: el que
había recibido las Ciertamente éste era un mandato que confundía pues parecía des-
promesas, ofrecía su vanecer toda esperanza del corazón de Abraham. Por esto nos sor-
unigénito, habiéndosele prende aún más la prontitud con la que obedeció. Se levantó muy
dicho: “En Isaac te será temprano. Mil preguntas podían haberlo acechado, pero no se de-
llamada descendencia”, moró ni se atormentó con todo tipo de interrogantes y pensamientos
porque pensaba que Dios secundarios, sino que obedeció sin preguntar. Era su obediencia la
es poderoso para levantar que contaba sobre todo. El Señor no quiere que nos sentemos a juz-
aun de entre los muertos, gar su Palabra, sino que le obedezcamos.
de donde, en sentido
Dios, que le dio a Abraham este difícil mandato, también le dio la
figurado, también lo
prontitud y la voluntad de obedecer. No vemos que Abraham con-
volvió a recibir.
sultara a Sara. Abraham no le pidió consejo a ningún hombre sino
Hebreos 11:17-19
que dependió única y completamente de su Dios. ¿Acaso no podría
el Señor levantar a Isaac de entre los muertos si así lo quisiera? (He-
breos 11:17-19).
Los preparativos que hizo están registrados detalladamente en las
Escrituras (Génesis 22:3). Sin duda, el corazón de Abraham estaba
lleno de muchos pensamientos, pero no se confundió. En todo actuó
con orden y cuidado. La fe hace que los creyentes estén calmados
cuando los incrédulos están frenéticos.
Abraham tuvo que viajar por tres días antes de llegar al lugar del sa-
crificio. Él no ofrecería a Isaac en un momento de fervor emocional
sino con una mente y espíritu claros. En este largo viaje de tres días
tuvo mucho tiempo para pensar seriamente. Sólo Dios sabe qué pen-
samientos había en el corazón de Abraham. Las Escrituras no dicen
nada al respecto.
Al tercer día, Abraham vio el lugar desde lejos. Ahora que el momen-
to temido se acercaba, sintió la necesidad de estar solo con Isaac.
Volveremos a vosotros (Génesis 22:5) dijo Abraham a sus siervos. Con
estas palabras nos demuestra que él estaba convencido de que re-
gresaría con Isaac. En toda circunstancia, Abraham se aferraba a la
promesa de Dios en lo que tenía que ver con Isaac. Su fe en la verdad
de la promesa de Dios disipaba todo temor. Confiaba en Dios que
podía levantar a los muertos.
Su fe resplandecía en completa gloria. Estaba listo para sacrificar a
Isaac, pero su confianza en la fidelidad de Dios le hacía creer que sería
cumplida la promesa. Confiaba en Dios, aunque se le había mandado
a realizar un acto que borraría toda posibilidad de cumplimiento.
Y se fueron los dos juntos (Génesis 22:6). ¡Qué espectáculo tan emo-
cionante! Isaac cargando la leña en la que sería sacrificado y Abra-
ham llevando el fuego y el cuchillo en sus manos. Sumergidos en
sus pensamientos, emprendieron el camino.
El corazón de Isaac también estaba lleno de pensamientos. ¿Qué tipo
de sacrificio harían? Tenían todo menos lo principal. Esta pregunta,

| 94 |

historiaSalvacionAT.indd 94 06/07/2007 15:36:14


Antiguo Testamento

hecha por un niño ingenuo, debió haber traspasado el corazón de su Referencias / Notas
padre. Esto contribuyó para que la prueba sea absoluta.
Como respuesta a las numerosas preguntas que intentaban llenar
su corazón, Abraham contestó a su hijo. Le habló a Isaac de la provi-
dencia de Dios. Le dijo, dejemos eso a Dios que conoce y se encarga
de todo. Ésta también es la respuesta correcta para todas las pre-
guntas difíciles que a veces hacen los jóvenes ingenuamente a sus
padres o maestros.
El niño pensativo ya no preguntó más. Su joven corazón recibió con-
suelo con esta respuesta. Como un cordero en silencio, Isaac sube
la montaña junto a su padre. La lucha en el alma de Abraham había
terminado. En su corazón ya había entregado la ofrenda. Así que
caminaron obedientemente por el camino que Dios les indicó, espe-
rando ver lo que Dios haría.

III. LA CORONACIÓN DE LA FE
Cuando llegaron al lugar que Dios le hizo saber, Abraham construyó
un altar. Repetidamente en la historia del patriarca vemos que esto es
lo primero que hace en su peregrinaje. Así como nuestros pies dejan
una huella en la arena, así Abraham dejaba huellas de altares por don-
de iba como una señal de que temía a Dios. Pero el altar en Moriah
ciertamente era el más inusual de todos los que había construido.
Abraham arregló la leña en el altar. Pronto las llamas se elevarían y
consumirían a su amado hijo y dejarían sólo sus cenizas. Esto era lo
que él esperaba. Luego ató a Isaac, su hijo, y lo puso en el altar sobre
la leña (Génesis 22:9). Esta descripción detallada nos relata como
si estuviese pasando frente a nuestros propios ojos. Abraham pudo
hacer esto por fe. Su acción es una figura del amor de Dios cuando
Él no mezquinó a su único Hijo en su amor infinito por los pecadores.
Abraham estaba preparado para dedicar su más preciada posesión,
pero el Señor Dios realmente sacrificó a su único Hijo Jesucristo
para salvar a los pecadores perdidos.
El comportamiento de Isaac es típico. Cuando era atado y puesto en
el altar, no salió ni una palabra de sus labios. No lucha. Se deja atar
al altar en sorprendente mansedumbre.
Todo está listo. Ahora tiene que darse el acto decisivo. Tal vez cayó
una lágrima de los ojos de Abraham sobre la leña del altar. Pero él no
pierde el valor y levanta su mano hacia su hijo a quien hasta ahora
siempre había guiado y protegido. El cuchillo que mataría a Isaac
brilla ahora que va a atacar. En un momento todo terminará.
Nadie en la tierra vio esta tremenda escena excepto Dios en el cielo.
Los ángeles de Dios también fueron testigos. Cuando llegó el mo-
mento decisivo intervino el Señor. Una voz fuerte se escuchó desde
el cielo en la cima de la montaña: ¡Abraham, Abraham!
El ángel del Señor llama a Abraham dos veces. La mano levantada debe
ser detenida. Qué respuesta tan increíblemente serena fue la de Abra-
ham: Aquí estoy (Génesis 22:11). De la misma forma en la que obedeció
el mandato de Dios, ahora obedecía la orden de Dios de detenerse.

| 95 |

historiaSalvacionAT.indd 95 06/07/2007 15:36:14


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas Es suficiente. La meta de esta prueba severa se había cumplido.


Abraham se había rendido totalmente ante el Señor. Aunque Abra-
ham no sacrificó a su hijo con sus manos, en su corazón ya lo había
entregado a Dios.
El Señor mismo suplió el sacrificio con un carnero que murió en
lugar de Isaac. Abraham llamó a este lugar, Jehová proveerá. El sa-
crificio de Abraham fue una profecía que se cumplió cuando Dios
Padre entregó a su único Hijo como sacrificio para salvar a los pe-
cadores. El carnero es una figura del Cordero de Dios que murió por
el pecado.
Es posible que la montaña en la que se llevó a cabo el sacrificio sea
el lugar en que luego fue ubicado el templo de Jerusalén. Probable-
mente el lugar del sacrificio estaba cerca del monte Hebrón.
Después, otra vez viene la voz del cielo. Ahora que Abraham había
mostrado su completa obediencia de fe, el Señor jura que el pac-
to será establecido con Abraham y su simiente. La prueba de fe de
Abraham fue coronada por Dios con un juramento precioso. Dios
repitió su promesa del pacto. Este juramento es la palabra final de
Dios a Abraham y es suficiente para él. Al confiar en Dios, él ahora
puede vivir y morir confiadamente.
Génesis 22 nos deja dar un vistazo dentro del corazón de Dios y la
misericordia que demuestra al dar a su amado Hijo para nuestra
salvación.
El camino de la fe es un camino de pruebas, pero cuando una prue-
ba llega a su punto crítico, la luz de la gracia de Dios brilla a menudo
más claramente. Las pruebas de la fe tienen la intención de forta-
lecerla, y el Señor proveerá lo que tenga que ser provisto (Génesis
22:14).

| 96 |

historiaSalvacionAT.indd 96 06/07/2007 15:36:14


Antiguo Testamento

14
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

EL MATRIMONIO DE ISAAC
CON REBECA
Texto de referencia:
Génesis 24

Versículo para memorización:


Reconócelo en todos tus caminos y Él hará derechas tus veredas.
Proverbios 3:6

INTRODUCCIÓN
La Biblia nos presenta la vida en sus varios aspectos. Génesis 23 nos
lleva a una casa que está de duelo. Sara había muerto y Abraham
compró la tierra de Macpela para su sepultura y la de su familia.
Un pozo y una tumba eran las únicas posesiones del patriarca en la
tierra prometida.
Génesis 24 nos lleva a una boda. La Biblia es un libro de la vida y
refleja fielmente las experiencias humanas en una variedad de situa-
ciones. La Biblia es nuestra guía suprema que nos dirige y aconseja
en todas las circunstancias de la vida.
Dondequiera y siempre, la Biblia nos señala al Señor Jesucristo, el
Salvador de los pecadores. Es también un manual para la vida y un
libro de consuelo en la muerte. ¡Que por la gracia de Dios lo sea para
nosotros también!
La promesa del pacto que hizo Dios a Abraham era: Yo seré tu Dios
y el Dios de tu simiente. En esa simiente, llamada a existir por el
poder milagroso de Dios y la que Él había santificado, descansaba
la promesa de que sería grandemente multiplicado. Canaán sería
su herencia e Israel sería el pueblo escogido por Dios de entre las
naciones. El Cristo de Dios saldría de aquí, aquel que era la Semilla
por la que serían bendecidas todas las naciones del mundo.
Con esta luz debemos entender el cuidado meticuloso que Abraham
le dio al matrimonio de Isaac. Examinaremos este tema bajo los si-
guientes puntos:

| 97 |

historiaSalvacionAT.indd 97 06/07/2007 15:36:14


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas I. La importancia de la misión


II. El viaje próspero
III. El resultado maravilloso

I. LA IMPORTANCIA DE LA MISIÓN
Abraham estaba viejo. Dios lo había bendecido en todo. Sin embargo,
algo importante le hacía falta. Su hijo Isaac aún no estaba casado y
por esta razón decidió buscar una esposa apropiada para su callado
y meditabundo hijo.
Abraham compartió sus intenciones con su más antiguo y fiel siervo
Respondió Abram: —Señor Eliezer, cuyo nombre fue mencionado antes (Génesis 15:2). La vida de
Jehová, ¿qué me darás, si
Eliezer, que significaba Dios es mi ayudador, sí hacia justicia a su nom-
no me has dado hijos y el
bre. Las Escrituras lo retratan como un siervo modelo. Era un hombre
mayordomo de mi casa es
que temía a Dios. Toda su vida y trabajo estaban motivados por la fe. Él
ese Eliezer, el damasceno?
sirvió a su amo Abraham de acuerdo con la voluntad de Dios.
Génesis 15:2
Había un lazo de intimidad entre Abraham y Eliezer. Abraham le con-
fiaba los asuntos más sensibles de su corazón y de su hogar (Géne-
sis 24:2-4). Si todos los patrones fueran como Abraham y todos los
empleados como Eliezer, habría mucho menos miseria en este mun-
do. Hoy en el mundo hay muchos más empleados insatisfechos que
empleados que oran, y más patrones incrédulos que creyentes.
Cuando Abraham le confió a Eliezer el cuidado del compromiso de
Isaac, éste tuvo que hacer el juramento de que no tomaría una es-
posa para Isaac de entre las mujeres cananeas. Pon ahora tu mano
debajo de mi muslo (Génesis 24:2), dijo Abraham. No llegamos a en-
tender del todo el significado de esta extraña ceremonia. Parece que
era un acto simbólico para dar énfasis a la importancia y solemnidad
del juramento.
Isaac no debía entrar en ninguna relación de matrimonio con una
mujer cananea. Se debía preferir el matrimonio con una pariente. No
era un acto de prejuicio de parte de Abraham, sino que revelaba su
fe. No se menciona ninguna palabra en cuanto a dinero o posesio-
nes materiales, cosas que muchas veces sí eran importantes en un
matrimonio.
Los ojos de Abraham estaban fijos en la promesa de Dios. Ésta se
cumpliría solamente si Isaac caminaba en los caminos de Dios. Por
esta razón estaba fuera de toda consideración una esposa cananea,
pues un matrimonio así expondría al hijo de la promesa a los más
grandes peligros.
Todo pecado es contagioso. Abraham le temía a la influencia irresis-
tible de la idolatría si Isaac tenía una esposa pagana. Un matrimonio
no funciona cuando los novios son de diferentes religiones. Cuando
hay diferencias de opinión en asuntos importantes, tampoco habrá
unidad y acuerdo en asuntos de menor importancia. De allí que el
creyente debe ser consciente que el mundo ofrece relaciones peli-
grosas, situaciones y productos que tienen influencias perniciosas
que deben ser evitadas a toda costa.

| 98 |

historiaSalvacionAT.indd 98 06/07/2007 15:36:14


Antiguo Testamento

Eliezer demuestra que entiende la gran importancia de esta misión. Referencias / Notas
Si la mujer que busca rehúsa regresar con él a las tierras de Ca-
naán, Isaac no deberá ir a buscarla a aquellos lugares. Eso sería una
contradicción a la promesa de Dios. Cuando Eliezer vacila en llevar
a cabo esta importante misión, Abraham lo anima, mostrando su
fe y confianza en Dios (Génesis 24:7). Al ir en el camino del Señor,
se pueden esperar bendiciones. Bajo ninguna circunstancia Isaac
podrá regresar a la tierra de Mesopotamia, ya que la promesa está
conectada con la tierra de Canaán (Génesis 24:6-8).

II. EL VIAJE PRÓSPERO


Eliezer obedece como debería hacer todo buen sirviente. El Señor,
que trabajó con el Espíritu Santo en el corazón de Abraham, también
trabajó en el corazón de Eliezer, que se preparó para el viaje.
Era una caravana impresionante que tenía como meta encontrar una
pareja para el heredero de la promesa de Dios. Había diez camellos.
Los camellos eran el medio de transporte para quienes viajaban por
los grandes desiertos. Estos animales son pacientes y dóciles. En la
providencia de Dios, Él los ha provisto con el tamaño y la forma física
adecuadas para viajar por los países orientales. El camello tiene una
gran fuerza y se satisface con poca comida. Su paso lo hace viajar
rápidamente y por ello se lo ha llamado el barco del desierto.
Las bestias de carga en la caravana de Eliezer estaban ricamente
provistas para toda necesidad. El viaje era hacia Mesopotamia, don-
de vivían los parientes más cercanos de Abraham. El camino los lle-
vó a Harán, la ciudad donde vivía el hermano de Abraham. Cuando
Abraham y Lot salieron de Mesopotamia, Nacor se quedó allí.
Bajo la protección de Dios, Eliezer llega a su destino. Se sienta junto
a un pozo de agua y le pide a Dios que le permita conocer a la perso-
na que busca. La oración de Eliezer muestra su fe en Dios y su amor
por su amo. En oración deja todo el asunto en las manos del Señor,
y le dice que él no quiere tomar ninguna acción sino obedecer Su
dirección.
Los cristianos siempre deben empezar todo nuevo proyecto con ora-
ción. Nosotros también debemos realizar nuestros deberes como lo
hizo Eliezer; cada uno de acuerdo a las circunstancias y con todo
lo que impliquen. El niño en la escuela, la madre en la casa y el pa-
dre en el trabajo, necesitan reconocer la necesidad de la ayuda de
Dios. Reconócelo en todos tus caminos, y él hará derechas tus veredas
(Proverbios 3:6). Somos incapaces de hacer buenas decisiones por
nosotros mismos. Es el Dios de Israel quien también nos da la fuerza
y la habilidad.
Ten misericordia de mi señor Abraham, ora Eliezer. Él sabía cuánto le
dolería a su amo si el asunto por el que había venido no prosperaba.
¡Cuánto se compadecía de su amo! El siervo con temor de Dios ora-
ba por el bienestar de aquel.
Aquí vemos la esencia de la verdadera oración. Es ponerse ante Dios
y dejar todas nuestras necesidades ante Él. La verdadera oración es

| 99 |

historiaSalvacionAT.indd 99 06/07/2007 15:36:14


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas vaciar todo el corazón ante Dios que conoce todo. Así como un niño
lastimado va llorando a su mamá, así también el creyente debe de-
rramar todo su corazón delante del Señor.
Eliezer le pide respetuosamente al Señor una señal que le permita
saber que estaba en Sus caminos. En su oración de fe, confía en el
poder de Dios, pero ejecuta acciones apropiadas y usa los medios
convenientes. Y el Señor le responde: Sea, pues, que la muchacha a
quien yo diga: “Baja tu cántaro…que sea esta la que tú has destinado
para tu siervo Isaac” (Génesis 24:14).
Eliezer se encontraba en un país extranjero. No conocía a nadie. ¡Fá-
cilmente podía caer en manos malvadas y su misión era de gran
importancia! Eliezer quería conocer a la joven que Dios tenía para
Isaac.
En la colina distante Eliezer vio las edificaciones de la ciudad cer-
cana. Sus muros blancos hacían mucho contraste con las colinas
verdes. Los sirvientes que acompañaban a Eliezer se alegraron de
dejar atrás el triste desierto y acercarse a la civilización. Descargaron
los camellos y les permitieron descansar.
Con los ojos de nuestra mente podemos ver a Eliezer sentado bajo
las palmeras. Su misión tan importante había quedado en manos de
Dios y él esperaba ver lo que haría el Señor. De una forma muy clara,
él va a experimentar que lo que se empezó con un pedido de oración
terminaría con una oración de gratitud.

III. EL RESULTADO MARAVILLOSO


Aconteció que antes que él acabara de hablar, salió Rebeca… (Génesis
24:15). La joven va al pozo, llena su cántaro y se prepara para irse.
Es como si la voz del corazón de Eliezer le hiciera hablar y le pide:
Te ruego que me des a beber un poco de agua de tu cántaro (Génesis
24:17). ¡Qué amigable y servicial es ella!
Qué gozo debe de haber llenado a Eliezer cuando ella de su propia
iniciativa le ofrece lo que él había pedido en oración a Dios. Sí, su
oración había sido contestada extraordinariamente.
Eliezer le ofrece joyas como para una reina: adornos para su frente
y pulseras de oro. Al mismo tiempo le pregunta quién es ella y si po-
dría hospedarse en la casa de su padre. La contestación de Rebeca
indica aún más claramente que Dios había prosperado la misión de
Eliezer y él le agradeció a Dios por su maravillosa provisión.
Eliezer fue con Rebeca a su casa para reunirse con su padre Betuel
y su hermano Labán. Antes de hacer nada más, el fiel siervo les dice
el asunto que le agobia. ¡Con qué interés deben de haber escucha-
do todo lo que Eliezer les decía acerca de Abraham! La respuesta
nos indica que Labán y Betuel sintieron que la misión de Eliezer era
del Señor, pues lo había guiado hasta su hogar. Como resultado esa
misma noche dijeron: Ahí está Rebeca, delante de ti (Génesis 24:51).
Otra vez Eliezer se inclinó sorprendido y agradecido ante su Dios. Y le
brindaron una gran hospitalidad y le prepararon un banquete.

| 100 |

historiaSalvacionAT.indd 100 06/07/2007 15:36:14


Antiguo Testamento

Al siguiente día Eliezer quiso retornar. Pudo haber pasado algunos Referencias / Notas
días agradables con Betuel, pero escogió no hacerlo. Quiso informar
a su amo, lo más pronto posible, y por ende se preparó para retornar
inmediatamente. Pero Labán y la madre de Rebeca querían detener
la salida por lo menos diez días. Eliezer no lo quiso así. Entonces
ellos sugieren que sea Rebeca misma la que tome la decisión. Su
decisión fue positiva, mostrando que Dios le ha movido su corazón.
Aparentemente Labán estaba desilusionado de que Rebeca compar-
tía el mismo sentir de Eliezer. Éste no tomó en cuenta que Dios es
quien mueve el corazón.
La oración de Eliezer al Señor había sido que él pudiera traer el en-
cargo precioso a casa. La despedida fue conmovedora y hubo lágri-
mas y bendiciones. Rebeca dejó su hogar y su pueblo para ir a vivir
con el hombre que Dios había escogido para ella.
Mientras tanto, en la tienda de Abraham, padre e hijo esperaban con
gran expectativa. Era un viaje largo. Luego de algún tiempo Abraham
quizás les animó a su hijo diciéndole: Eliezer debe de estar de regre-
so pronto.
Mientras Rebeca iba al encuentro con Isaac, éste salió al campo a
orar y meditar. La palabra meditar aparece únicamente aquí en las
Escrituras.
Aparentemente Isaac no sabía que Rebeca estaba en camino. Cuan-
do se levantó de su oración y miró hacia arriba, vio la caravana de
camellos a la distancia. Su corazón se habrá agitado. Sorprendido
y emocionado, Isaac conocía a su futura esposa. Rebeca, sencilla y
humilde, se alegraba en su corazón al ver a Isaac, su futuro esposo.
Abraham, lleno de gozo, alababa a Dios por el encuentro y por ver,
una vez más, las promesas de Dios cumplidas mientras estaba vivo.
Pronto el santo lazo del matrimonio es sellado en la tienda de Sara.
Posiblemente en este momento los pensamientos de todos fueron
expresados por las palabras de Eliezer cuando dijo: Jehová ha pros-
perado mi camino (Génesis 24:56).

| 101 |

historiaSalvacionAT.indd 101 06/07/2007 15:36:14


La Historia de la Salvación

15
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

LA MUERTE DE ABRAHAM
Y EL NACIMIENTO DE JACOB Y ESAÚ
Texto de referencia:
Génesis 25-27:40

Versículo para memorización:


Tendré misericordia del que yo tenga misericordia y me compadeceré
del que yo me compadezca. Romanos 5:15

INTRODUCCIÓN
Los tres patriarcas, Abraham, Isaac y Jacob, tenían características
claramente diferentes. Abraham, el padre de los fieles, tenía un ca-
rácter noble. Como líder de su casa, estaba en control de toda si-
tuación y actuaba cuando las circunstancias lo demandaban. Isaac
tenía una naturaleza suave y dócil. Su característica predominante
eran su ternura y confianza de niño.
El extraordinario evento de su adolescencia, cuando fue atado al al-
tar del sacrificio, parece haber marcado su personalidad.
Por un lado la vida de Isaac se ve opacada por la fuerte personalidad
de Abraham, y por otro está la sombra de su hijo, Jacob. Isaac era
un hombre de una vida quieta y reflexiva, y fue el patriarca que más
años vivió (180 años).
Jacob luchó con Dios, que lo había sacado de una vida llena de tur-
bulencias como resultado de sus propias acciones. La verdad central
que sobresale en la vida de Jacob es que el consejo de Dios se cum-
ple a pesar de las intervenciones humanas. Esto se puede ver en la
vida de Jacob.
I. La muerte de Abraham
II. La predestinación divina
III. La intervención humana

| 102 |

historiaSalvacionAT.indd 102 06/07/2007 15:36:15


Antiguo Testamento

I. LA MUERTE DE ABRAHAM Referencias / Notas


Génesis 25 describe el resto de la vida de Abraham. Se casó con
Cetura para llenar la soledad que vino a su vida luego de la muerte
de Sara. Los hijos de este matrimonio contribuyeron a convertirlo en
padre de muchas naciones.
Luego del matrimonio de Isaac, Abraham vivió 35 años más. Durante
este tiempo Cetura le dio seis hijos. Pero sólo Isaac es el hijo de la
promesa con quien continuará la línea patriarcal y de quien descen-
derán las bendiciones especiales de Dios. La Escritura pone a Cetura
en la misma categoría de Agar y su hijo Ismael.
Abraham toma los cuidados y precauciones necesarios para asegu-
rar que Isaac sea el heredero de las promesas. Isaac heredó todas
sus posesiones y recibió todas las bendiciones. Abraham dio regalos
a los hijos de Cetura y los envió lejos. Un regalo es muy distinto a una
herencia. Luego del último deseo de Abraham, la Escritura registra
su muerte. En buena vejez, anciano y lleno de años, listo para el cie-
lo, Abraham duerme.
El creyente cumple completa y verdaderamente el destino de su vida Por la fe habitó como
en la muerte. El peregrinaje de Abraham ha terminado. En la muerte, extranjero en la tierra
él intercambia su tabernáculo terrenal por la ciudad que tiene funda- prometida como en
mentos (Hebreos 11:9, 10). tierra ajena, habitando
Los creyentes obtienen vida en la muerte. Pero los incrédulos son en tiendas con Isaac y
totalmente vaciados en la muerte. La muerte les quita todo lo que Jacob, coherederos de la
tienen y rompe todo aquello en lo que confiaban. misma promesa, porque
esperaba la ciudad que
Es significativo el hecho de que la muerte de Abraham se registra tiene fundamentos, cuyo
con muy pocas palabras en la Escritura, mientras que su vida se arquitecto y constructor es
registra en muchos capítulos. La Biblia pone mucho énfasis en la Dios. Hebreos 11:9, 10
vida que tuvo la gente. Muy pocas veces nos muestra un lecho de
muerte. Las vidas de los santos de la Biblia se describen en detalle,
lo que indica que la pregunta importante no es cómo uno muere,
sino cómo uno ha vivido. En el caso de Cristo, tanto su vida como su
muerte están descritas con gran detalle. El propósito importante de
la vida de Cristo era su muerte redentora para obtener la salvación
de todos los que creen en Él.
El funeral de Abraham fue una sencilla ceremonia. Isaac e Ismael lo
enterraron en la cueva de Macpela. Fue sepultado en el terreno de la
familia, que Abraham compró a los hijos de Het. La compra de esta
tumba confirmaba su fe de que la muerte no anularía las promesas del
pacto de Dios. El lugar de sepultura era un recuerdo permanente de la
fe de Abraham en el Dios del pacto, cuyas promesas heredó Isaac.
Luego de registrar la muerte de Abraham, la Biblia describe los pri-
meros años de Jacob y Esaú. Nos encontramos ahora ante dos te-
mas que se contraponen.

II. LA PREDESTINACIÓN DIVINA


Isaac y Rebeca habían estado casados por veinte años cuando su
matrimonio fue bendecido con hijos. Su fe en las promesas de Dios

| 103 |

historiaSalvacionAT.indd 103 06/07/2007 15:36:15


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas fue probada duramente pero esta prueba intensificó sus oraciones.
En la presencia de su esposa, Isaac frecuentemente oraba a Dios
para que cumpliese Sus promesas.
Las promesas de Dios a su pueblo siempre se cumplen por medio
de la oración. La característica de una familia cristiana es que los
padres buscan diariamente el bienestar del uno y del otro en sus
oraciones a Dios. Un padre cristiano debe ser un sacerdote en su
familia.
El hijo mayor heredaba la posición y el oficio de su padre; recibía una
doble porción de la herencia y era el representante y heredero de las
posesiones de la familia.
El decreto divino indicaba que en la familia de Isaac, el primer hijo
serviría al menor. Aquí vemos el deseo soberano de Dios. Sólo uno
de los dos hijos de Isaac podía ser el portador de las promesas de
Dios y heredero en la línea elegida por gracia. Dios escogió a Jacob
y dejó de lado a Esaú no por nada que hubiera en ellos. Al contrario,
Esaú era el mayor y el más fuerte, mientras que Isaac era el menor y
el más débil.
Pero el de la esclava nació La razón por la que Dios extiende su gracia a un pecador nunca des-
según la carne; pero el de cansa en el pecador sino únicamente en la voluntad soberana de
la libre, en virtud de la Dios. Esaú y Jacob eran hijos de un mismo padre y madre. En la fa-
promesa. Gálatas 4:23 milia de Abraham, Isaac era el hijo nacido libre; Ismael era el hijo de
la mujer esclava (Gálatas 4:23). Hubo factores naturales y humanos
que contribuyeron, pero en la familia de Isaac había igualdad. Tanto
Esaú como Jacob demostraban en sus vidas que eran pecadores e
indignos. Que Jacob fuera el escogido de Dios se debía únicamente
a la gracia y voluntad de Dios.
Antes de que Jacob naciera, ya era objeto del amor de Dios. Antes
de que veamos la luz del día, todo lo que nos sucederá es conocido
y determinado por Dios.
Los dos muchachos eran tan diferentes en todo que era difícil creer
que fueran hermanos gemelos. Esaú era fuerte y grande, tosco y ve-
lludo. Jacob era pequeño y su piel era suave. Esaú tenía una perso-
nalidad franca; Jacob era astuto. Esaú era un cazador que gustaba
de vagar por campos y lugares desiertos, y a quien le agradaban los
desafíos y la aventura. Jacob, por el contrario, era de tipo doméstico.
La tienda de su madre era su lugar favorito. Esaú era un hombre de
acción instantánea. Jacob siempre actuaba con cautela. La mirada
de Esaú estaba siempre fija en el presente, mientras que Jacob mi-
raba el futuro.
Las promesas de salvación no significaban nada para Esaú. Él me-
nospreció la gracia de Dios. Su carácter impío se hizo evidente al
tomar mujeres impías como esposas, muy a pesar del sufrimiento de
sus padres. Su actitud negligente se hizo aún más evidente cuando
un día, al llegar a casa, cansado, luego de una expedición de caza en
el campo, vendió su primogenitura por un guisado de lentejas.
Las lentejas aún son muy comunes en Palestina. Es un grano con
el que se puede hacer un rico guisado con cebolla, arroz, aceite y

| 104 |

historiaSalvacionAT.indd 104 06/07/2007 15:36:15


Antiguo Testamento

carne. Por un breve momento de placer, Esaú voluntaria y libremente Referencias / Notas
cedió las eternas bendiciones de Dios.
La gente con mente mundana aún actúa de esta forma. Las bendi-
ciones materiales y mundanas se prefieren sobre las bendiciones
eternas y divinas. Estas personas van tras el dinero y los bienes pere-
cibles, y no les importa los tesoros eternos.
Ya antes del nacimiento de los gemelos, el Señor dijo a los padres
que el menor de los dos sería el más importante (Génesis 25:23, 26).
Esto era totalmente contradictorio a la costumbre, ya que el mayor
siempre tenía una posición de honor en la familia. Pero los caminos
de Dios frecuentemente son muy diferentes a nuestros caminos.
Para Jacob las promesas de Dios eran lo más importante. Su prin-
cipal propósito era obtener el derecho de primogenitura y las bendi-
ciones codiciadas que venían con ella. Este deseo estaba de acuerdo
con el consejo de Dios. Pero Jacob actuó con sagacidad y astucia, y
usó medios ilegítimos para obtener las preciosas bendiciones.
Las intervenciones vergonzosas y deshonrosas de Rebeca y Jacob
resaltan como una mancha en el sublime fondo de la soberanía y el
beneplácito de Dios.

III. LA INTERVENCIÓN HUMANA


Isaac ya tenía como 137 años. Sus ojos no veían bien y su pelo estaba
gris. Parecía que sufría prematuramente de las enfermedades de la
vejez, ya que llegó a vivir 180 años. A Isaac se le hacía pesado gober-
nar su casa y, por tanto, deseaba que su hijo Esaú se hiciera cargo
de estas labores de jefe de la familia.
Tanto Rebeca como Isaac no habían escondido sus preferencias en
cuanto a sus hijos. El callado y tímido Isaac prefería al fuerte y po-
deroso Esaú. La enérgica y dominante Rebeca se sentía más atraída
por el pensador y hogareño Jacob. El apetito de Isaac había influido
en esta preferencia ya que Esaú sabía preparar de forma especial un
sabroso guiso.
La Biblia no esconde los pecados de los creyentes. La sombra negra
de sus pecados y defectos hace que la luz de la gracia de Dios brille
aún más.
La preferencia por Isaac llevó a Rebeca a engañar para obtener la
bendición deseada. Ella envió a Jacob donde su padre, vestido con la
ropa de Esaú y con la piel cubierta con el pelaje de cabritos, para ob-
tener así la tan codiciada bendición. La preferencia que tenía Isaac
también influyó. Al querer otorgar la bendición a Esaú, actuó de for-
ma contraria a lo que Dios había dispuesto.
Pero Rebeca sí había recordado el mensaje de Dios. Cuando se dio
cuenta de los planes de Isaac, pensaba en cómo se cumpliría la vo-
luntad de Dios. No fue correcto que ella usara la trampa y el enga-
ño para alcanzar la bendición para Jacob. Nunca debemos usar la
maldad con la esperanza de que resulte algo bueno de ella. Rebeca
debía haber esperado en forma paciente y callada y en fe ponerse

| 105 |

historiaSalvacionAT.indd 105 06/07/2007 15:36:15


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas a la disposición de Dios, quien ciertamente hubiera hecho que se


cumpliera su promesa.
La incredulidad de Rebeca la llevó a actuar para “ayudar” al Señor
en la realización de su promesa. Se debe notar que ella nunca más
vio a Jacob luego de que él se fue del hogar de sus padres. Jacob se
despidió de su madre antes de huir de la casa.
Rebeca compartió su astuto plan con Jacob (Génesis 27:6-17) y, este,
que se había mantenido silencioso hasta ahora, fue persuadido para
llevar a cabo el engaño al mentir a su padre ciego. Esaú, que jugó
alegremente con su primogenitura, parecía haber olvidado que la
había vendido. Él no actuó de acuerdo con el juramento que le había
hecho a Jacob.
Cada miembro de la familia del pacto actuó mal y de forma pecami-
nosa; sin embargo, a través de las acciones depravadas de la gente,
se cumplieron el buen deseo de Dios y su consejo. Esta familia peca-
dora tuvo que cargar con las consecuencias de sus acciones.

Pero sucedió que al llegar Esto se hizo evidente en la vida de Jacob, aún cuando él mismo era el
la noche tomó a su hija objeto de la gracia electiva de Dios. Fue castigado de la misma forma
Lea y se la trajo; y Jacob en que pecó. Después de que Jacob se aprovechó y engañó a su padre
se llegó a ella. ciego, Labán lo engañó y se aprovechó de él (Génesis 29:23). Jacob en-
Génesis 29:23 gañó a su padre al cubrirse con piel de cabra. Después él fue engaña-
do por sus hijos con la túnica de José cubierta de sangre. Jacob tuvo
que pagar veinte años de exilio y servidumbre debido a unos pocos
momentos de irreflexión al caer en la tentación del pecado.
El Señor reina. Incluso la depravación y el engaño del ser humano
sirven para glorificar su nombre. ¡De qué gran manera se revela su
grandeza y santidad en esta historia! ¡Cuán vergonzosas y pecamino-
sas se ven las acciones del ser humano aquí!
Cuando Jacob apenas había salido de la tienda de su padre llegó
Esaú, deseoso de recibir la bendición de éste. Fue muy doloroso para
Isaac darse cuenta de que Jacob lo había engañado y de que él tam-
bién había actuado mal al querer dar la bendición a Esaú en contra
del decreto divino. Después de volver a sus cabales, Isaac se apegó
al consejo de Dios y se mantuvo firme en su fe. Esto es evidente
cuando dice: Yo lo bendije, y será bendito (Génesis 27:33). Las lágri-
mas de Esaú no lograron que cambiara de opinión.
El dolor de Esaú nos muestra la angustia del mundo. Lleno de remor-
dimiento debido a sus expectativas frustradas, Esaú lloró amarga-
mente pero no sintió ningún arrepentimiento. Tercamente insistió en
que él era el primogénito de Isaac.
Esaú es un ejemplo del hombre del mundo, sin Dios y sin consuelo.
Los que no tienen ningún interés en la voluntad de Dios, no pue-
den recibir las promesas de Dios y no tendrán ninguna parte en las
bendiciones de Dios. Esaú recibió sólo lo que merecía. Aunque fue
desechado según el decreto de Dios, el final fue también una conse-
cuencia directa de su pecado. Mirad bien, para que ninguno deje de
alcanzar la gracia de Dios, para que no brote ninguna raíz de amargura
que os perturbe y contamine a muchos. Que no haya ningún fornicario

| 106 |

historiaSalvacionAT.indd 106 06/07/2007 15:36:15


Antiguo Testamento

o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogeni- Referencias / Notas
tura. Ya sabéis que aun después, deseando heredar la bendición, fue
desechado, y no tuvo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la
procuró con lágrimas (Hebreos 12:15-17).
Las lágrimas de Esaú fueron diferentes a las de Pedro, que con lágri-
mas amargas de arrepentimiento y dolor lloró por su pecado, y de las
de María Magdalena que lloró porque anhelaba estar con el Señor
Jesús.
En la soberanía de Dios, Jacob recibió la bendición. Esto, no porque
fuera más digno que Esaú, como claramente nos enseña esta histo-
ria. Fue sólo por la voluntad, misericordia y gracia del pacto divino
de Dios.
Ubicada entre el capítulo 25 y el 27 encontramos la historia de otra
hambruna. A causa de esta, Isaac emigra a la tierra de los filisteos,
donde Dios se le aparece y le ordena que no vaya a Egipto, sino que
se quede allí donde reinaba el rey Abimelec. Fue entonces cuando
Isaac cometió el mismo pecado que su padre Abraham y mintió acer-
ca de su esposa, diciendo que era su hermana, porque temía por su
propia vida. A pesar de su pecado, el Señor renueva la promesa del
pacto con él y lo prospera.
Pronto los filisteos tuvieron envidia de su prosperidad y empezaron a
pelearse con los pastores de Isaac por los pozos que Abraham había
cavado muchos años antes. Algún tiempo después Isaac se fue al
área de Beerseba donde sus pastores volvieron a tener tranquilidad.
Dios se le apareció una vez más y lo animó, a lo que Isaac respondió
con un devoto reconocimiento de Dios.
Otra vez vemos cómo las otras naciones empiezan a ver que la mano
del Señor está sobre Isaac. Al final del capítulo leemos que Esaú
trajo mucha aflicción a sus padres cuando se casó con dos mujeres
paganas, a la edad de cuarenta años (Génesis 26:34, 35).

| 107 |

historiaSalvacionAT.indd 107 06/07/2007 15:36:15


La Historia de la Salvación

16
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

DIOS SE APARECE A JACOB EN BET-EL


Texto de referencia:
Génesis 27:41-45; 28

Versículo para memorización:


Pues yo estoy contigo, te guardaré dondequiera que vayas.
Génesis 28:15

INTRODUCCIÓN
La Biblia es un libro que nos trae las buenas nuevas de la gracia de
Dios, es decir, que el Señor no nos trata según nuestros pecados
sino de acuerdo a su gran misericordia. En Cristo, Él desciende ha-
cia nuestra necesidad para levantarnos y compartir su gloria. Lo que
el patriarca Jacob experimentó en Bet-el nos muestra esta verdad de
manera formidable. Aquí lo vemos como:
I. Un fugitivo culpable
II. El heredero bendecido del pacto

I. UN FUGITIVO CULPABLE
Los eventos anteriores nos enseñan que Dios está en control de las
pecaminosas maquinaciones de los seres humanos, y que dirige todo
para realizar sus propósitos. La insignificancia del hombre contrasta
con el poder maravilloso de Dios. Esto se ve cuando los hechos que
parecen insignificantes se convierten en influencias poderosas que
traen consecuencias importantes y decisivas. Tal era, por ejemplo, la
amenaza de Esaú contra Jacob, oída y reportada a Rebeca.
Esto fue usado por Dios para impedir que Esaú cumpliese con su
plan de matar a Jacob. Motivada por el amor materno, Rebeca deses-
peradamente buscó proteger a su amado hijo Jacob de la brutal vio-
lencia de Esaú. Ella mostró ser una mujer astuta. Calculó los riesgos
de la situación a la luz de las características de sus dos hijos. Ella
sabía que el carácter volátil de Esaú lo llevaría a actuar rápidamente,
pero tenía la esperanza de que si Jacob se alejaba, el enojo de Esaú
disminuiría.

| 108 |

historiaSalvacionAT.indd 108 06/07/2007 15:36:15


Antiguo Testamento

Así que planeó quitar a Jacob de escena. Rebeca esperaba que con Referencias / Notas
el tiempo sanara la herida. Su plan le dolía mucho porque sabía que
su hermano Labán era un amo muy difícil de servir, pero esperaba
que cuando el enojo de Esaú menguara, ella podría volver a ver a su Su madre respondió:
hijo Jacob otra vez. —Hijo mío, sea sobre mí
tu maldición; solamente
Sin embargo, Rebeca no calculó bien. Nunca más volvió a ver a su obedece a mi voz: vé y
amado hijo. Aquí tenemos una evidencia sorprendente de la provi- tráemelos. Génesis 27:13
dencia de Dios. Rebeca, que condujo a Jacob al pecado, determinó
su propio castigo al enviar lejos a su hijo (Génesis 27:13). De esta
forma, Rebeca fue la sierva de Dios al traer su justo juicio sobre ella
misma. Su intención, expresada en las palabras entonces enviaré yo
a que te traigan de allá (Génesis 27:45), se frustró completamente. El
hombre propone pero Dios es quien dispone.
Al usar la justificación de que ella no podía aguantar a las esposas
impías de Esaú, Rebeca logra que Isaac permita su plan. Lo que de-
cía de las esposas de Esaú era cierto, pero aparentemente no se atre-
vía a contarle a Isaac toda la historia. Ella sabía que Isaac prefería a
Esaú y que el patriarca había querido actuar en contra del decreto
de Dios al querer dar todos los privilegios al primogénito. Ése fue
el pecado de Isaac. Pero Rebeca no tocó este punto sino que más
bien le dio otra razón. El Isaac pasivo fue convencido por la racional
Rebeca.
Astutamente Rebeca se puso a trabajar. Aquí también el Señor lo-
gró su propósito santo a través de la intervención humana. Dios se
encargó de que la línea del pacto de la gracia se mantuviera pura.
A Jacob no se le permitiría mezclarse con las mujeres cananeas. El
Señor quiso levantar una simiente santa para Él, que sería una ben-
dición para todas las naciones de la tierra.
Jacob tuvo que huir por su vida. Antes de salir, recibe otra bendición
de Isaac. No era una mera despedida o los buenos deseos de un
padre. Era una profecía pronunciada bajo guía divina. Isaac primero
había bendecido a Jacob sin saberlo, pero ahora lo hacía consciente
de que era Jacob a quien bendecía. Él reconoció que de acuerdo al
consejo y decreto de Dios, Jacob era quien tenía el derecho a esta
bendición.
Dios mismo hablaba a través de Isaac. Como portavoz de Dios, Isaac
le dio a Jacob la bendición que lo hacía heredero de las promesas
del pacto y jefe de la familia, a través de quien serían bendecidas
todas las naciones. Jacob se convirtió en el representante de Dios
en la tierra.
Que el Dios omnipotente te bendiga (Génesis 28:3). Este era el Dios
que se apareció a Abraham y le dijo: Yo soy tu Dios.
Que te dé la bendición de Abraham (Génesis 28:4). ¡Cuán solemne y
serio es lo que dice Isaac! Es muy diferente y está muy por encima
de lo que hemos escuchado antes. Isaac ahora no tenía ninguna
preferencia personal y habló en fe, en completa complacencia con
la voluntad de Dios.
Esta bendición era ahora más completa y rica que la primera bendi-

| 109 |

historiaSalvacionAT.indd 109 06/07/2007 15:36:16


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas ción. La bendición de Abraham estaba ahora sobre Jacob. Ésta era la
esencia y el corazón de la bendición patriarcal. Cuando Esaú llegó al
conocimiento de que Isaac había bendecido a Jacob, intentó obtener
el favor de su padre al casarse con una de las hijas de Ismael, una
descendiente de Abraham según la carne. Pensó que esto compen-
saría el error de sus anteriores matrimonios con las hijas de Het.
Esaú no se humilló por sus errores, sino que copió el ejemplo de Jacob
al tomar como esposa a una mujer que pertenecía a los descendientes
de Abraham. Sus motivaciones eran egoístas y superficiales. Si bien
se dio cuenta de que había dañado su reputación al casarse con las
hijas de Het, no hubo en él señal alguna de arrepentimiento.
¡Ésta es la gran diferencia! Cuando los cristianos pecan, sienten que
han ofendido a Dios. Esaú sólo veía que él se había perjudicado a
sí mismo y trató de enmendarlo. Pero lo hizo incorrectamente. No
consideró el hecho de que Ismael había sido separado de la tienda
patriarcal.
Siempre debemos recordar que el remordimiento por el pecado llega
muy tarde. Cada intento de un pecador para compensar un pecado
es inútil. No ayuda, sino que lo empeora. Ésta es la amarga experien-
cia de todo pecador cuando no se humilla ante Dios, no confiesa su
culpa ni ora por misericordia.
La huida de Jacob nos muestra la providencia de Dios y nos eviden-
cia que Su consejo siempre se cumple. Así como Isaac fue separado
de Ismael, así también Jacob fue separado de Esaú. Dios utiliza la
separación para delimitar y distanciar a sus hijos del pecado y los
pecadores.
Todo tenía que funcionar en conjunto para mantener a los elegidos
en la escuela de entrenamiento de Dios. Dios se encargó de que la
línea del pacto de la gracia se mantuviera pura.
La obediencia silenciosa de Jacob en todos estos eventos es signifi-
cativa. En gran parte este silencio puede ser explicado por la condi-
ción de su alma. Los sentimientos de culpabilidad nos subyugan. El
corazón de Jacob estaba perturbado, lo molestaban pensamientos
atemorizantes. Tenía que huir por su vida. Tenía que dejar la tienda
de sus padres, a quienes amaba mucho. Alejarse de padre y madre
siempre es muy doloroso, pero lo es más cuando irse significa huir.
Sin duda la madre de Jacob lo siguió con sus ojos hasta que se per-
dió de vista. El dolor deber de haber sido intenso. ¿Cuántas veces ha-
brá volteado Jacob para ver si aún podía divisar a su madre querida,
a quien iba dejando atrás?
Jacob no se fue con una escolta de sirvientes como lo hizo Eliécer
cuando fue en busca de Rebeca. Jacob se fue solo. Era un fugitivo
con un pasado oscuro y una conciencia culpable. Estaba solo en el
inmenso desierto, frente a un futuro desconocido e incierto.
Su viaje lo llevo más y más lejos de casa hacia un desierto solitario.
Al ponerse el sol vino la noche, se acostó bajo el amplio cielo, cansa-
do y con el corazón muy cargado.
Cuando la oscuridad llega en el oriente cae de pronto, y cada paso

| 110 |

historiaSalvacionAT.indd 110 06/07/2007 15:36:16


Antiguo Testamento

que se da en territorio desconocido es peligroso. La oscuridad debió Referencias / Notas


haber aumentado la intranquilidad de Jacob. Un niño que ha hecho
algo malo siempre tiene más miedo en la oscuridad. Cuando Esaú
iba a cazar, permanecía fuera de casa muchas veces. Pero para Ja-
cob esto era una nueva experiencia.
No sólo era obscura la naturaleza sino también su alma. No había
ninguna estrella brillante que lo guiara. No podía hacer más que
acostarse en la dura tierra y tomar una piedra como almohada. La
fatiga pronto lo hizo dormir en medio del peligro. Animales salvajes
lo podían devorar; ladrones lo podían robar; su hermano podía venir
tras él.
Pero el Señor cuidó a Jacob mientras dormía. Inconsciente de todo
y sin esperarlo, Jacob durmió bajo la sombra del Todopoderoso. El
Señor extendió su omnipotente mano sobre un Jacob indigno y pe-
cador. ¡Los caminos del Señor son maravillosos! Todas las maravillo-
sas promesas de Dios estaban centradas en este hombre solitario,
dormido, amenazado por numerosos peligros. De parte de Jacob no
se podía esperar absolutamente nada. Pero la gracia de Dios y su
fidelidad aseguraban de que todas sus promesas de gracia se iban
a cumplir.

II. EL HEREDERO BENDECIDO DEL PACTO


Luego de viajar por varios días, alrededor de 80 kilómetros (la distan-
cia entre Beerseba y Bet-el), en un sueño, Jacob tuvo un encuentro
extraordinario (Génesis 28:12). Como entonces no había Palabra es-
crita, Dios a menudo se revelaba en sueños. El sueño de Jacob en
Bet-el es una de las revelaciones más grandiosas de Dios en la Bi-
blia. Era un regalo de Dios por medio del cual se aparecía a su siervo
para confortarlo.
El Señor viene a su gente con amor y misericordia cuando esta más
lo necesita. Cuando ya no hay nada más qué hacer, Dios actúa. Allí
estaba acostado Jacob, solitario, sintiéndose culpable, oprimido y
asustado. El Señor le revela Su deseo a este hombre indefenso que
lo ha perdido todo por el pecado.
Siempre es Dios quien crea la luz en la oscuridad. Hasta ahora, ningu-
na de las experiencias de Jacob parecía ir de acuerdo con las prome-
sas. Pero cuando Jacob se sentía completamente indigno de sí mismo
y yacía acostado indefenso en la tierra, se abre el cielo en toda su
gloria. Vio una escalera que estaba apoyada en tierra (Génesis 28:12). Ja-
cob se vio a sí mismo en la tierra, abajo, pero sus ojos estaban fijos en
la altura inmensurable del cielo, arriba. ¡Qué distancia tan inmensa!
Cielo y tierra estaban conectados por una escalera. El fugitivo errante
que se sentía solo, vio que el cielo estaba cerca y que estaba protegido
y a salvo. ¡Qué gran descubrimiento experimentó! ¡El Señor del cielo
estaba interesado en este peregrino indigno y cansado!
Esta escalera celestial es una imagen de las ricas promesas del pac-
to: de cierto, Yo estoy contigo y te cuidaré. El ser humano está sepa-
rado de Dios por un abismo impenetrable porque Dios es santo y el

| 111 |

historiaSalvacionAT.indd 111 06/07/2007 15:36:16


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas ser humano es pecador. La distancia entre nuestro Dios santo y el
ser humano pecador es aún más grande que la distancia entre el
cielo y la tierra. Pero la escalera es el puente.
Cristo es la escalera real y celestial. En Cristo Jesús los pecadores
son restaurados dentro de la comunión con Dios. En Cristo, la reve-
lación del sueño de Jacob se cumple totalmente. La cúspide de la
escalera es un símbolo de su divinidad; el principio de la escalera
simboliza su humanidad; y los travesaños de la escalera representan
la serie de hermosos eventos que nos llevan desde el pesebre hasta
su cruz y a su trono. Los ángeles son espíritus ministradores de Dios
que llevan la libre gracia de Dios. Piense por un instante: ¡Los pobres
pecadores son servidos por santos ángeles de Dios!
Jehová estaba en lo alto de ella (Génesis 28:13). El Señor añadió pala-
bras de consuelo a la revelación. Desde el cielo habló a Su siervo: Yo
soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac. El Dios de
su padre y abuelo prometió a Jacob: Pues yo estoy contigo, te guarda-
ré dondequiera que vayas.
Aquí está el hilo dorado del pacto. Ahora, en toda su plenitud y de
la propia boca de Dios, Jacob recibía la bendición de la promesa del
pacto. El Señor, que se había aparecido a sus padres, ahora ponía un
sello a lo que Él había jurado. Jacob recibió de Dios mismo la bendi-
ción que su padre Isaac había pronunciado sobre él.
¡Esto debió ser increíble para Jacob! Con mucho gozo había expe-
rimentado que el Señor está en todas partes. En su formidable mi-
sericordia, Dios quiere bendecir a Jacob y protegerlo, a pesar de su
pecado.
Jacob puso el nombre de Bet-el al lugar donde Dios se le apareció.
Bet-el significa: la Casa de Dios. El monumento conmemorativo de
Jacob en Bet-el fue una roca, que le recordaría la gracia de Dios y el
lugar donde él lo adoró. Pero también era un recordatorio de la expe-
riencia de su corazón cuando el desierto se convirtió en la puerta del
cielo (Génesis 28:17-19).
Jacob hace un voto al Señor (Génesis 28:20-22). Cuando Dios mues-
tra su gracia a los pecadores, el hombre humilde y agradecido se
vuelve al Señor con un corazón lleno de gratitud. Uno de los prime-
ros frutos de la gracia es la gratitud. La promesa de Jacob es la evi-
dencia de su humildad y confianza en el Dios del pacto.
Consolado por la bondadosa revelación de Dios, protegido por su
guía y fortalecido por la promesa de Dios, el peregrino continúa su
camino. Ya no se siente solo. Ahora entiende la bendición del pacto
que el trató de obtener por sus propios medios, pero que sólo podía
ser otorgada por la misericordia y gracia de Dios.
Bienaventurado aquel ¡Bienaventurado es aquel que tiene al Dios de Jacob como su ayuda-
cuyo ayudadores el Dios dor! (Salmos 146:5).
de Jacob, cuya esperanza
está en Jehová su Dios.
Salmos 146:5

| 112 |

historiaSalvacionAT.indd 112 06/07/2007 15:36:16


Antiguo Testamento

17
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

JACOB VIVE CON LABÁN,


SE CASA Y TIENE FAMILIA
Texto de referencia:
Génesis 29, 30, 31

Versículo para memorización:


Bienaventurado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob, cuya
esperanza está en Jehová su Dios. Salmos 146:5

INTRODUCCIÓN
De principio a fin, la vida de Jacob se caracterizó por la lucha. En Ja-
cob se cumple la verdad del dicho, “Como es el niño, es el hombre”.
Su vida como niño nos dice cómo iba a ser su vida de adulto. Jacob
luchó con su hermano gemelo al nacer y por ello se le puso el nom-
bre Jacob, que significa “suplantador” o “engañador”. Dio honor a
su nombre al luchar por la primogenitura cuando la compró de Esaú
y cuando engañó para obtener la bendición. Su estadía con Labán
también fue un largo periodo de lucha.
La niñez usualmente fija el patrón para el resto de la vida. Es maravilloso
ver los resultados en los hombres cuando la instrucción de la Escuela
Dominical y otras actividades de la iglesia son bendecidas por Dios, de
tal forma que los estudiantes aprenden a reconocer el único y verdadero
fundamento, la dirección correcta y la mayor meta de la vida.
Ahora nos unimos a Jacob en la próxima fase de su vida y lo vemos:
I. Caminando hacia Labán
II. La vida con Labán
III. La despedida de Labán

I. CAMINANDO HACIA LABÁN


Jacob estaba muy impresionado cuando el Dios del Pacto se le apa-
reció en Bet-el, le mostró su gracia y le aseguró su fidelidad. Jacob
ahora sabía que Dios lo dirigiría y lo protegería.

| 113 |

historiaSalvacionAT.indd 113 06/07/2007 15:36:16


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas Estas promesas se las puede discernir a través de la vida de Jacob,
en todo lo que hizo y vivió. La estrella que le guiaba era la promesa
otorgada anteriormente a Abraham: Yo soy tu Dios. La bendición de
esta promesa está presente en toda la vida de Jacob. Por naturaleza
Jacob era una persona calculadora y astuta, que buscaba únicamen-
te su propio bien. Por gracia, él se convirtió en un buscador humilde
de Dios.
Por su codicia, varias veces se vio en dificultades y situaciones don-
de pudo haberlo perdido todo, pero Dios lo libró una y otra vez de sus
problemas.
Fortalecido por la gracia de Dios, Jacob continuó su camino rumbo
al este, hacia el país de la gente que vivía en el desierto de Siria,
cerca de Damasco. Había estado muy desanimado cuando llegó a
Bet-el, donde se recostó cansado y con su alma ansiosa. Sin em-
bargo, ahora Jacob seguía su camino, lleno de fuerzas y coraje para
completar su viaje.
El Señor le había prometido a Jacob: Pues yo estoy contigo, te guarda-
ré por dondequiera que vayas (Génesis 28:15). Es la gracia de Dios la
que otorga al pecador la energía y el poder para perseverar.
Jacob continuó lleno de gozo su camino con Dios. No sabía lo que le
esperaba en el camino pero, de una cosa estaba seguro, que Dios le
dirigiría y le protegería en todo su peregrinaje.
Jacob se dirige a la Mesopotamia. Era un viaje largo y difícil, una
caminata que tomaba alrededor de mil horas por las montañas del
Líbano y el desierto de Siria.
Cuando Jacob terminó su viaje, vio tres rebaños de ovejas en el cam-
po, cerca de un pozo, esperando recibir agua. Como era extranjero,
tuvo la oportunidad de buscar la información que necesitaba. Las
preguntas amigables de Jacob fueron bien recibidas por los pasto-
res. Esto nos enseña una gran lección: ser amigable es recompensa-
do con amabilidad.
Cuando Jacob recibió la información que necesitaba, preguntó acer-
ca de Labán, nieto de Nacor. Jacob se enteró de que Raquel, hija de
Labán, venía al pozo para dar de beber a las ovejas de su padre. Al
escuchar esto Jacob se conmovió profundamente.

Y dijo: “Jehová, Dios de Sin embargo, no tiene éxito al intentar que los pastores le den, en ese
mi señor Abraham, haz, instante, agua para sus ovejas. Pues su intención era disponer de
te ruego, que hoy tenga yo tiempo para poder hablar en privado con Raquel, cuando ella llegue.
un buen encuentro, y ten Es un pequeño incidente, pero muy característico de la forma de ser
misericordia de mi señor de Jacob. Esta vez la voluntad de Dios se cumpliría a Su manera y no
Abraham”. por las intrigas de Jacob. El intento sin éxito de Jacob es la clave de
Génesis 24:12 toda su historia con Labán. Jacob no parece tener la misma actitud
de oración que tuvo Eliezer cuando éste se sentó en el pozo, esperan-
do a Rebeca (Génesis 24:12).
Cuando Raquel llega con su rebaño, Jacob inmediatamente se levan-
ta para dar agua a las ovejas de Labán, hermano de su madre. Cuan-
do acaba de ayudar a Raquel, Jacob se presenta a ella. Sin duda es-
tas acciones tan gentiles de un extraño debieron haber sorprendido

| 114 |

historiaSalvacionAT.indd 114 06/07/2007 15:36:16


Antiguo Testamento

a Raquel. La ayuda de Jacob preparó el camino para continuar con Referencias / Notas
la relación. Raquel estaba impresionada con Jacob, y éste inmedia-
tamente se sintió atraído por su belleza. Raquel había capturado su
corazón.
Su madre lo había enviado a Padan-aram para buscar esposa y em-
pezar una familia y el primer pariente a quien conoce es a esta joven
mujer. Podemos estar seguros de que esta circunstancia tuvo una
gran impresión en Jacob, pues pudo ver la mano providencial de
Dios, ya que Jacob besó a Raquel, y alzó la voz y lloró (Génesis 29:11).
Esta reunión inesperada en el pozo de Harán fue de crucial impor-
tancia para el resto de la vida de Jacob. Cuando Raquel presentó a
Jacob al resto de la familia, éste fue inmediatamente bienvenido por
la casa de Labán. Jacob ya no se sentía como extranjero y vagabun-
do. Cuando Jacob se familiarizó con Labán y su familia y les contó
sus aventuras, con seguridad aquel debió haber quedado impresio-
nado por el cuidado providencial de Dios y conmovido a reconocer
que el Dios de Abraham e Isaac era su Dios también.

II. LA VIDA CON LABÁN


Jacob dejó la tienda de sus padres para entrar en la tienda de Labán,
el sirio. Es un choque traumático cuando se quita una planta de su
ambiente protegido en un invernadero y se la pone afuera en el vien-
to frío. El ambiente en el que ahora se encontraba Jacob era duro y
frío. Labán demostró ser un hombre muy mundano. El hijo del pacto
vivía ahora en un hogar mundano. Jacob llegó allí para experimentar
de primera mano los peligros y la atmósfera infecciosa de un am-
biente lleno de pecado.
Jacob se relacionó con Labán de tres maneras: como huésped, como
siervo y como yerno. Por un mes, fue el huésped de Labán y éste se
mostró complacido. Jacob había mostrado interés por los negocios
de su tío. Llegó como un hombre pobre, pero Labán se dio cuenta
muy rápido de que su sobrino tenía una naturaleza trabajadora y que
podría usar esto para su beneficio. Era evidente que Jacob no tenía
a dónde ir y no tendría otro recurso que quedarse con él. Probable-
mente, él también había notado que Jacob estaba impresionado con
su hija Raquel. Labán usó estas circunstancias de manera calcula-
dora para su propia ventaja, ya que era un hombre codicioso, que
sólo se preocupaba de su propio interés. Todas sus acciones estaban
influidas por este motivo.
Comparada con la casa de Betuel, era evidente que el clima espiri-
tual de la casa de Labán era decadente. El nivel espiritual de Padan-
aram estaba declinando rápidamente. Podemos ver con claridad la
sabiduría de Dios al llamar a su siervo Abraham y su familia para que
dejara su tierra y se convirtiese en el padre de un pueblo separado.
Labán estaba contento con su sobrino, especialmente porque sus
negocios no se encontraban en su mejor condición (Génesis 30:29,
30). Este sobrino ambicioso y trabajador podría servirle para mejo-
rarlos.

| 115 |

historiaSalvacionAT.indd 115 06/07/2007 15:36:16


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas Pobre Jacob. Había sido forzado a dejar a su gentil padre y a su madre
amorosa y ahora había caído en manos de este tío mundano, ines-
crupuloso y mañoso que se convertiría en su despiadado patrón.
Como supervisor del rebaño, Jacob se dedicó a servir a Labán. No le
tenía miedo al trabajo duro y no ambicionó algo para sí mismo. Nin-
guno de los otros patriarcas tuvo contrato para servir a otros, pero
Jacob sirvió a Labán por veinte años.
No había nada de malo en que Labán tratara de asegurar para su
casa los servicios del hijo de su hermana Rebeca, pero la motivación
ambiciosa y la manera mañosa en que lo hizo estuvo muy mal.
Jacob amaba a Raquel. Aunque era el heredero de un padre rico, no
le podía ofrecer una dote a su tío. Labán le preguntó a Jacob, ¿Dime
cuál ha de ser tu salario? (Génesis 29:15). La Escritura dice que Labán
tenía dos hijas, Lea y Raquel. Lea era la mayor; Raquel, la menor. La
apariencia de Lea no era atractiva pero Raquel era hermosa.
El Señor tiene sus propósitos sabios al dar o no sus dones. Debemos
estar agradecidos a Dios por lo que nos da y por los talentos que
nos confía. Tenemos que usarlos para su honor y para el bienestar
de otros. Pero Labán no tenía ni la más mínima noción de que debía
usar sus talentos de forma correcta. Labán usó a sus hijas, Lea y a
Raquel, para asegurar los servicios de Jacob en su propio beneficio.
La respuesta de Jacob fue, Yo te serviré siete años por Raquel tu hija
menor (Génesis 29:18). Cuando Jacob hubiese cumplido los siete
años, Raquel sería suya. Sin duda, esta dedicación de Jacob atrajo
más a la joven hacia él. Jacob tendría que trabajar largo y duro para
obtenerla. Pero el amor que tenía por ella alivianó tanto la carga del
tiempo, que los siete años fueron como unos pocos días para él.
El amor tiene el poder maravilloso de convertir un camino difícil en
fácil y un largo tiempo en corto. La labor del amor siempre es liviana.
¡Qué contento estaba Jacob cuando llegó al final de su servicio! Pero
cuán despreciables fueron las acciones de Labán cuando engañó a
Jacob y le dio a Lea como esposa.
Cuando la novia fue traída al novio, su identidad estaba escondida por
un velo que la cubría. ¡Cuán amargamente se desilusionó Jacob!
Las acciones de Labán eran crueles y despreciables. Intentó justifi-
carse diciendo que era una costumbre de su tierra (Génesis 29:26),
pero el versículo siguiente muestra que era sólo una excusa. No era
más que un truco sagaz para asegurarse los servicios de Jacob. La-
bán pidió siete años más de servicio por Raquel. Se debe notar que
Lea aparentemente estaba de acuerdo en este complot para engañar
a Jacob.
No tomarás una mujer Labán vendió a sus dos hijas por el mero propósito de obtener su
juntamente con su propia ganancia. Usó a sus hijas con fines egoístas. Inmediatamente
hermana, haciéndola después de la boda, Jacob también obtuvo a Raquel como esposa,
su rival y descubriendo con la condición de que serviría a Labán por siete años más. Así es
su desnudez mientras la como Jacob se casó con dos mujeres, algo que no era raro en ese
primera viva. tiempo entre los paganos; sin embargo, esta costumbre fue después
Levítico 18:18 explícitamente prohibida por el Señor (Levítico 18:18).

| 116 |

historiaSalvacionAT.indd 116 06/07/2007 15:36:16


Antiguo Testamento

La Escritura nos enseña a buscar arriba para entender lo que está Referencias / Notas
pasando abajo, en la tierra. En esta patética historia, donde el enga-
ñador es engañado, notamos la justa recompensa de Dios. Sin duda,
Jacob fue humillado y se le hizo muy evidente cuán terribles eran los
resultados del pecado.
Más y más el hijo del pacto se dejó caer en las garras del materialis-
ta y avaro Labán. Jacob había venido con el propósito de casarse y
empezar una familia. Pero la familia que estaba empezando en Pa-
dan-aram mostraba la influencia del ambiente mundano donde vivía.
Jacob le había permitido a Labán tentarlo en la práctica corrupta de
un matrimonio múltiple.
Dios había instituido que el matrimonio sea una fuente de ricas ben-
diciones, pero el matrimonio múltiple de Jacob se convirtió en una
fuente de pecado y dolor. Celos, enojo, peleas, y odio arruinaron la
relación del matrimonio. En apariencia, en el hogar del heredero de
las promesas del pacto, las cosas estaban bajo control y había preva-
lecido el temor del Señor. Pero en el fondo cada relación en la familia
de Jacob estaba contaminada por el pecado porque Jacob no había
reconocido a Dios.
Lea, que era odiada, fue bendecida por Dios y no Raquel, a quien él
había escogido. Dios escogió a Lea y le dio muchos hijos, mientras
que Raquel no tuvo hijos durante mucho tiempo. Se hizo evidente
que el sufrimiento que Lea soportaba se convirtió en una bendición
para ella. Por su gracia, Dios plantó fe en el corazón de Lea.
Los nombres que les dio a sus hijos eran la evidencia de lo que vivía
en su corazón. Cuando nació Rubén, ella alabó al Señor por haberla
favorecido, al tiempo que sufría por ser rechazada. Cuando le dio el
nombre a Simón, ella testificó del consuelo que Dios le había dado
en su sufrimiento. El nombre de Leví hablaba de la esperanza de que
su esposo ahora la amara.
Estos nombres no obstante contenían egoísmo y mostraban que es-
taba motivada por interés propio. Pero al nacer Judá, su fe brilló.
Ahora dijo, Esta vez alabaré a Jehová (Génesis 29:35). Judá significa
“aquel que alaba a Dios”. ¡Maravillosa providencia! La mujer odiada y
rechazada en la casa de Jacob se convierte en la madre del Redentor.
De Judá nace el Mesías.
Podemos ver una elección doble aquí. Está la elección de Jacob, que
descansa en la apariencia externa y lo visible; y la elección del Señor,
que está dirigida hacia lo que el hombre ha rechazado y despreciado.
Empujado por la competencia entre Lea y Raquel, Jacob se permitió
tener relaciones con las sirvientas Bilha y Zilpa. De esta forma llegó a
tener aún más compañeras en este matrimonio múltiple. Y aunque el
comportamiento de Jacob era despreciable, Dios lo usó para cumplir
el propósito de su santa voluntad.
De esta forma Jacob se convirtió en el padre de los doce patriarcas.
A través de la familia de Jacob, la simiente de Abraham creció hasta
convertirse en un árbol con doce ramas. El número doce tiene un
significado simbólico. Apunta hacia algo completo.

| 117 |

historiaSalvacionAT.indd 117 06/07/2007 15:36:17


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas La historia del heredero de las promesas del pacto es una historia
vergonzosa. Cada vez más se hacía claro que el pacto de Dios estaba
basado en la gracia soberana únicamente. No había nada en Jacob
que podía acercarlo al Señor. Una y otra vez Jacob lo dañaba todo.
Pero el pecado y la infidelidad de Jacob no anularon la gracia de
Dios.
Durante el tiempo que Jacob fue parte de la casa de Labán (20 años
en total, Génesis 31:38), se lo trató como a un siervo. Él sirvió a su
suegro por otros seis años para obtener parte de las crías del rebaño
como salario. Pero Labán constantemente lidiaba traicioneramente
con Jacob. Aunque Labán tuvo que reconocer que el Señor le había
bendecido gracias a Jacob (Génesis 30:27) siguió siendo una perso-
na ambiciosa.
Fue triste también que Jacob cayera en la tentación de usar todo tipo
de trucos supersticiosos para burlar la codicia de Labán (Génesis
30:37-42). Jacob actuaba como si tuviese que crear su propia riqueza
y bienestar. Cayó en su antiguo pecado de usar prácticas engañosas
en vez de confiar en Dios que le había dado promesas tan maravillo-
sas de su gracia. Jacob supo cómo obtener no sólo las ovejas man-
chadas sino también los animales más fuertes y mejores para sí.
La casa de Labán tuvo una influencia dañina sobre Jacob. Fue sedu-
cido más y más por las atracciones del mundo. Si el Señor no hubie-
ra sido fiel a su pacto, el heredero de las promesas hubiera perecido
en la casa del mundano Labán.

III. LA DESPEDIDA DE LABÁN
Dios, en su misericordia, miró a su siervo y lo liberó de la esclavitud.
El destino de Jacob no estaba en Padan-aram. Tenía que retornar a
Canaán. El heredero del pacto tenía que vivir en la tierra de la pro-
mesa. Su estadía con Labán fue una experiencia de aprendizaje. Él
tenía que descubrir las inclinaciones pecaminosas de su corazón,
su confianza en sí mismo, la dependencia en su propia fuerza, y el
mezclar del engaño con la fe; porque eran un obstáculo al cumpli-
miento de las promesas de la gracia de Dios. Jacob tenía que sentir
duramente las consecuencias de su pecado. Sin embargo, a pesar
de todo, Jacob continuó siendo hijo de Dios.
Labán envidiaba a Jacob porque Dios lo bendecía abundantemente.
Cuando Labán sospechó que Jacob le había robado, fue imposible
para Jacob continuar sirviéndolo. En este punto Dios le dio a Jacob
una nueva revelación (Génesis 31:10-13). El Señor le prometió llevar-
lo de vuelta a Canaán.
¡Si tan solo Jacob hubiera confiado en el Señor! Pero al fin, engañó a
Labán, el arameo, no diciéndole que se iba (Génesis 31:20). Su descon-
fianza hizo que su partida sea una huida. Solamente la intervención
de Dios evitó que Labán tomara venganza sobre Jacob cuando lo
agarró en su huida. Dios se interpuso como una pared entre Labán
y Jacob. Jacob experimentó lo que había aprendido en Bet-el: sólo
el Señor podía hacer un camino para él. La promesa de Dios, Pues

| 118 |

historiaSalvacionAT.indd 118 06/07/2007 15:36:17


Antiguo Testamento

yo estoy contigo, que le dio la fuerza cuando huyó de su hogar para Referencias / Notas
ir donde Labán, fue también la que le dio valor para volver a partir.
Jacob sobrevivió solamente porque el Dios de sus padres estaba con
él.
Este mismo Dios del pacto, que lo consoló cuando huyó hacia La-
bán, también lo liberó y protegió cuando huyó de Labán. ¿Cuál hubie-
se sido el fin de Jacob sin la fidelidad del Dios del pacto?
Podemos ver claramente en la vida de Jacob lo que significa tener a
este Dios como nuestro Dios. Él conforta el corazón dolido, da luz en
la oscuridad, nos libra del peligro.
En esta lección vemos un fuerte contraste entre Jacob, heredero de
las promesas del pacto, y el mundano e impío Labán. Eran comple-
tamente incompatibles. Es imposible y desastroso querer pertenecer
parcialmente al pacto y parcialmente al mundo.
Toda esta historia es sobre Jacob. Sin embargo, en un sentido más
profundo, el relato no se detiene en Jacob, sino que revela al gran
Hijo de Jacob, Jesucristo. Él es la estrella de Jacob (Números 24:17)
que ha resucitado sobre los que se sientan en tinieblas y en sombra
de muerte. Bendito es el que en esta vida tiene al Dios de Jacob
como su ayuda en y a través de Cristo.

| 119 |

historiaSalvacionAT.indd 119 06/07/2007 15:36:17


La Historia de la Salvación

18
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

JACOB EN PENIEL Y SU
RETORNO A CANAÁN
Texto de referencia:
Génesis 32, 33, 34, 35, 36

Versículo para memorización:


Vi a Dios cara a cara, y fue librada mi alma. Génesis 32:30

INTRODUCCIÓN
De todos los patriarcas, Jacob fue quien tuvo más luchas y todas
ellas pecaminosas. El gran deseo de su corazón había sido recibir la
bendición del pacto, pero buscaba su cumplimiento pecando, con
sus propios diseños y esquemas. Esto no estaba de acuerdo con la
voluntad revelada de Dios y por eso Jacob paso por muchas conse-
cuencias dolorosas.
En esta lección encontramos a Jacob en una intensa lucha en el
vado de Jaboc. Allí se rompen su fuerza natural y sus esquemas pe-
caminosos para obtener la bendición. Allí, por la soberana gracia de
Dios, Jacob se convierte en Israel y recibe la deseada bendición.
Peniel es el gran punto crucial en la vida de Jacob. Allí, Jacob se con-
vierte en Israel, que significa príncipe de Dios. Ambos nombres, Jacob
e Israel, resumen no sólo la historia de este patriarca sino también la
de su descendencia —la iglesia y cada creyente—. Cada creyente es
como Jacob en su lucha y pasa a ser como Israel en su victoria. Es
sólo a través de Cristo que Dios se revela a los pobres pecadores.
Miremos las experiencias de Jacob:
I. Jacob en Mahanaim
II. Jacob en Peniel

I. JACOB EN MAHANAIM
Cuando Labán alcanzó a Jacob, se reconciliaron. Labán retornó a su
casa y Jacob procedió su camino hacia Canaán. Nunca más se ve-

| 120 |

historiaSalvacionAT.indd 120 06/07/2007 15:36:17


Antiguo Testamento

rían otra vez. Jacob iba con un corazón ligero y gozoso, como cuando Referencias / Notas
años atrás había dejado Bet-el. Mientras viajaba, estaba consciente
de que el Señor estaba con él. Iba de regreso a Canaán, ¡la querida
tierra de sus padres y el país de su casa paterna!
Cuando el grupo llegó a las fronteras de la tierra prometida, seres
divinos le dieron la bienvenida. Y le salieron al encuentro unos ángeles
de Dios (Génesis 32:1). Cuando estuvo en Bet-el, en su huida de la tie-
rra prometida, Jacob vio la escalera celestial y ahora, en su camino
de regreso a Canaán luego de una ausencia de veinte años, es recibi-
do por ángeles. Esto le dio la seguridad de que la bendición de Dios
le acompañaba en su viaje y que los ángeles de Dios lo cuidaban. En
Bet-el, Jacob había visto los ángeles de Dios en un sueño. Ahora los
veía en el camino mientras viajaba.
Antes de que las dificultades le alcancen, el Señor vino a darle áni-
mo. Los ángeles no le hablaban pero su presencia le aseguraba la
ayuda de Dios en el camino. Jacob no solamente vio un ángel, sino
más de un grupo de ángeles en el camino. ¡Estaba rodeado por to-
dos lados por los seres de elite del cielo! El Señor, que había puesto
a estos seres en el camino de Jacob, también le abrió los ojos para
que los pudiese ver. Lleno de gozo y gratitud, Jacob llamó a este lugar
Mahanaim (que significa doble hueste).
Vivimos en un mundo visible y material, pero también hay un mundo
espiritual invisible que no podemos ver a menos que el Espíritu de
Dios nos abra los ojos. Tal como una persona ciega no tiene percep-
ción de luz ni color, así también la persona no convertida no tiene
ojos para las cosas espirituales que existen más allá de las cosas
visibles de la tierra.
Era una escena común en Canaán ver a un pastor viajar con sus ove-
jas. Pero ver a un viajero con una hueste de ángeles cuidándolo, es
un evento extraordinario. Los principados y poderes del cielo servían
y protegían a este pastor y a todas sus posesiones.
Los que confían en el Señor son impotentes por sí mismos, pero
tienen un Dios todopoderoso que los cuida y que envía a sus ángeles
a ministrarlos.
Fortalecido y animado por Dios, Jacob continúa su camino hacia Ca-
naán y envía mensajeros a Esaú para dejarle saber que estaba en cami-
no. Esaú vivía en la tierra de Seir, en el país de Edom (Génesis 32:3).
Durante la estadía de Jacob en la Mesopotamia, Esaú se había he-
cho más y más mundano en su manera de vivir. Ya ni siquiera vivía
en Canaán. Jacob y Esaú se habían separado aún más. Mientras
Jacob se separó de la tienda de Isaac por un acto pecaminoso, Esaú
se separó voluntariamente. Él no tenía ningún deseo de servir a Dios
y su corazón estaba inclinado hacia los placeres del mundo. Otra
vez podemos ver aquí cómo la voluntad de Dios se cumple en las
acciones del hombre. Esaú voluntariamente se alejó más y más de
las influencias de la gracia de Dios.
Jacob estaba consciente de que era inevitable una reunión con Esaú.
Se sentía culpable por haber engañado a su hermano y quería recon-

| 121 |

historiaSalvacionAT.indd 121 06/07/2007 15:36:17


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas ciliarse con él. Por ello le envió mensajeros con la intención de ganar
su favor. Jacob abiertamente reconoció que Esaú era su superior y
lo llamó mi señor, y se llamó a sí mismo su siervo Jacob (Génesis
32:4).
Jacob ahora respetaba los derechos de su hermano, que había violen-
tado por sus acciones pecaminosas. También quería hacerle entender
que los mensajeros no iban a pedir bienes materiales, sino que su
único deseo era hallar gracia y favor ante los ojos de su hermano.
El mensaje de vuelta que trajo el mensajero inspiraba temor. Esaú
venía a encontrarse con Jacob junto con cuatrocientos hombres. Pa-
recía que la iniciativa amigable de Jacob no había sido recibida favo-
rablemente. La compañía de cuatrocientos hombres daba la impre-
sión de que Esaú era un hombre violento. Aparentemente, se había
convertido en el jefe de una banda ambulante que ejercía el poder
por la fuerza. Esaú se había convertido en un hombre de violencia y
poder mundano.
¡Qué contraste tan marcado entre la actual postura humilde de Ja-
cob y la exhibición de poder de Esaú! La conducta de Esaú indicaba
arrogancia.
Aparentemente, la ira inicial de Esaú se había calmado y eventual-
mente había aceptado lo que parecía inevitable. Al ir a encontrarse
con Jacob en compañía de hombres armados, Esaú quería demos-
trarle que tenía el control y que sólo por voluntad propia dejaría su
intención de venganza.
Cuando los mensajeros retornaron para darle a Jacob la noticia de la
amenazadora llegada de Esaú, se llenó de temor. Esta noticia sirvió
para cambiar la seguridad de Jacob en una actitud de debilidad y
humildad. Es como si pudiésemos verlo marchitarse al darse cuenta
de que todo lo que había asegurado anteriormente, con métodos du-
dosos, había sido en vano. Aunque la presencia de la hueste celestial
lo había animado, el ejército de Esaú lo asustaba.
Justo antes de su entrada en Canaán, Jacob pudo sentir que todo
lo obtenido por su propia ambición y maquinación lo podía perder.
Desde ahora cada paso que diera le traería más cerca del peligro.
Otra vez vemos actuar a Jacob como calculador y proyectista según
su naturaleza. Su primer impulso siempre había sido planear una
estrategia.
¡Qué triste es que la gente actúe de esta manera! ¡Cuán a menudo
buscamos primero la ayuda de otros y de nosotros mismos, en vez de
acudir inmediatamente al Señor!
En medio de este peligro Jacob se apoya en su propio entendimiento
y perspicacia. Jacob está frente a una encrucijada en su vida. Sus pro-
pias maquinaciones y perspicacias están a punto de ser destruidas.
Él divide a su familia, sirvientes y ganado en dos grupos y calcula: Si
viene Esaú contra un campamento y lo ataca, el otro campamento es-
capará (Génesis 32:8). A primera vista parece ser un plan cuidadoso,
pero en realidad es necio.

| 122 |

historiaSalvacionAT.indd 122 06/07/2007 15:36:17


Antiguo Testamento

Cuando Jacob vio que el peligro se acercaba, pensó que podría sal- Referencias / Notas
var por lo menos la mitad de sus posesiones. Pero usar artimañas
para tratar de rescatar y salvarse es siempre una necedad. Esto no
significa que sea incorrecto usar planes legítimos y cuidadosamente
elaborados, pero es un pecado poner la confianza en nuestros mé-
todos.
Jacob es visto como un hombre de doble personalidad. Por naturale-
za es un engañador artificioso, pero el Espíritu de Dios en él lo lleva
a orar por ayuda y consuelo. Ésta es una marca por la que se puede
distinguir a los creyentes de los no creyentes. Cuando los incrédulos
están desesperados buscan ayuda en el mundo y sus métodos, pero
los creyentes buscan refugio solamente en Dios.
Jacob no se sentía tranquilo con los planes que había hecho. El vano
plan y la esperanza de su corazón no le quitaron la ansiedad. Su temor
se incrementaba cuando pensaba en la batalla que tendría con Esaú.
Había dado el primer paso al adoptar una actitud humilde y mansa
ante su hermano. Reflexionando en su posición indefensa pensó que
no era con Esaú con quien tendría que contender primero.
El Dios del pacto estaba reuniéndose con el heredero de las prome-
sas en la frontera de la tierra prometida. El Señor le había prometi-
do misericordia por su pacto de gracia, pero Jacob lo había perdido
todo por su pecado. En su ansiedad, el Espíritu de Dios humillaba a
Jacob, y éste no podría tener paz con Esaú hasta que primeramente
se reconciliara con Dios.
La fe de Jacob ahora se hace evidente. Oró. ¡Qué privilegio que en
medio del temor y la desesperanza podamos derramar nuestro cora-
zón ante el Señor! Esto es lo que trae paz a nuestro corazón y luz a
nuestra alma. Tal oración es el primer paso en el camino de la libe-
ración. La Escritura menciona la oración de Jacob en detalle (Géne-
sis 32:9-12). Está escrita como un ejemplo para nosotros y podemos
aprender mucho de ella.
Primero, nos llama la atención la belleza de su invocación. Jacob de-
rrama su petición ante el Dios del pacto. No hay mejor plegaria de
oración que la que está fundamentada en las propias palabras de Dios
y en sus promesas. Es como si Jacob le preguntara al Señor: “¿Qué
pasará con tus promesas si Esaú toma venganza de mí?” ¡Qué oración
tan humilde! Al pedir las promesas de Dios, Jacob confiesa su indigni-
dad. No fue debido a su propia fuerza y sabiduría sino solamente por
la gracia de Dios que él prosperó mientras estuvo con Labán.
Finalmente, en profunda dependencia del Señor, Jacob implora: Lí-
brame ahora, de manos de mi hermano, de Esaú (Génesis 32:11) ¡Ésta
es una oración verdadera! Jacob, que había usado medios pecami-
nosos para robar la bendición porque había deseado intensamente
el favor de Dios, y que había confiado en su propia sabiduría, ahora
siente que no es nada. Reconoce la grandeza de Dios y su propia
indignidad. Cualquier esperanza que pudiera haber tenido en sus
propios planes y tretas había desaparecido y no quedaba nada. Lo
único que le quedaba era confiar en las promesas del pacto y en su
Dios fiel.

| 123 |

historiaSalvacionAT.indd 123 06/07/2007 15:36:17


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas La oración verdadera está acompañada con hechos. Dios otorga su
gracia en respuesta tanto a nuestras oraciones como a nuestro uso
de los medios de la gracia. Jacob preparó un regalo para Esaú es-
perando impresionarlo favorablemente. Pensó muy bien su plan y
cuidadosamente escogió un número de regalos que enviaba a Esaú
a intervalos en lugares apropiados. El valor de los regalos y la forma
atenta de ofrecerlos debían mostrar a Esaú que Jacob quería recon-
ciliarse con él. Jacob confiaba en que estos generosos regalos ablan-
daran el corazón de Esaú. Jacob planeó ir y humillarse ante Esaú con
la esperanza de que éste le recibiera pacíficamente.
El regalo de Jacob fue antes que él, pero toda la familia quedó por la
noche para dormir. En este momento se encontraba a la orilla norte
del río Jaboc, nombrado así por su color azul. Éste llega a un abismo
profundo de 40 kilómetros al norte del Mar Muerto, en donde se une
con el río Jordán.
Durante la noche Jacob se levantó e hizo que sus esposas, hijos y
todas sus posesiones cruzaran el vado de Jaboc. Jacob se quedó
atrás, probablemente en la orilla sur del río, luego de asegurarse de
que todos habían llegado bien al otro lado. Así se quedó Jacob solo
(Génesis 32:24).

II. JACOB EN PENIEL


La noche no trajo descanso a Jacob. Al contrario, en esta obscura
noche peleó la batalla más grande de su vida. Jacob sentía que Dios
estaba en su contra, aún más que Esaú. Incluso después de su ora-
ción y sus planes estratégicos, seguía lleno de temor. Mientras cami-
naba intranquilo de un lado a otro en la oscuridad, le tomó una mano
poderosa. ¡Un hombre empieza a luchar con él y libra un combate
tremendo en la noche oscura!
Jacob se defiende con cada onza de su fuerza. Siente que su vida
está en peligro y logra mantenerse en la lucha hasta el amanecer.
Tal vez ahora pueda ganar. Pero esta vana esperanza termina cuando
el desconocido oponente le toca la articulación del muslo. Jacob no
puede hacer más que caer indefenso frente al oponente descono-
cido. Su fuerza física ha desaparecido, siente el gran poder de su
oponente y su propia impotencia. No puede más que reconocer la
derrota.
Sin embargo, Jacob prevalece en esta lucha. Aunque su poder físico
está quebrantado, su fe no lo está, sino que más bien ha sido fortale-
cida maravillosamente.
Jacob no empezó esta lucha. Dios la inició. La identidad del gran
oponente desconocido pronto se reveló a Jacob. Era el ángel del Se-
ñor quien se le había aparecido en forma de hombre. Tal aparición
divina de Dios se llama teofanía. Dios se opuso a Jacob para quitarle
los obstáculos de su fe. Jacob era un hijo de Dios, pero su vieja na-
turaleza aún era fuerte y salía constantemente a la superficie. Jacob
confiaba mucho en sí mismo, era muy independiente y confiaba de-
masiado en su poder y perspicacia.

| 124 |

historiaSalvacionAT.indd 124 06/07/2007 15:36:18


Antiguo Testamento

La lucha del ángel era contra el carácter terco de Jacob y tenía la Referencias / Notas
intención de purificarlo. Jacob tuvo que ser guiado a reconocer que
merecía ser condenado por sus pecados, pero que Dios estaba lleno
de gracia para liberarlo. La fe de Jacob necesitaba crecer. Antes de
entrar en Canaán, Jacob vio ángeles, ¡pero aquí el Señor mismo se
reveló a Jacob!
Cuando fue derribado el poder de Jacob, dejó de luchar. Luego em-
pezó a luchar de la forma correcta. Ahora ya no luchaba con poder
físico natural, sino con armas espirituales y divinas (Oseas 12:3-6).
Cuando su oponente quiso irse, Jacob lo tomó con todas sus fuerzas.
No te dejaré, si no me bendices (Génesis 32:26), le dijo. Ocurrió un
intercambio maravilloso. La palabra Déjame, era para probar la fe de
Jacob. La respuesta de Jacob era: No te dejaré. El nuevo poder que
había recibido fue revelado en su constante oración de fe.
En respuesta a su oración de fe, el Señor humilló a su siervo con la
pregunta: ¿Cuál es tu nombre? (Génesis 32:27). El nombre “Jacob” le
recuerda su antigua naturaleza y culpa. Pero ahora recibía un nuevo
nombre que le dio la seguridad de la elección por gracia de Dios. Ja-
cob recibió la bendición del pacto que tanto deseaba como regalo de
la gracia de Dios mismo. Israel significa “aquel que luchó con Dios”.
¡Qué noche tan inolvidable fue ésta para Jacob! Ésta es la noche en
que el ángel del Señor dominó a Jacob y quebrantó su fuerza física.
Es claro que esa noche un poder más grande obró a favor de Jacob
en lugar de en su contra. Jacob tuvo que rendirse para poder man-
tenerse. Cuando pasó esto recibió la gracia de la fe y la oración para
perseverar de acuerdo a la voluntad de Dios. Ésa es la fuerza en la
que Jacob debía continuar perseverando.
De esta lucha inolvidable Jacob sacó una rica bendición. El muslo
lastimado era señal de que él no recibió la bendición por sus propios
méritos sino por la gracia de Dios. Vacilante, Jacob se fue caminan-
do de Peniel. El sol salió y anunció un nuevo día, como símbolo del
nuevo comienzo de su vida. Jacob se salvó cuando estuvo a punto
de perecer.
Cuando huyó de Canaán, su nombre era Jacob y veinte años des-
pués, cuando estaba en la frontera de Canaán, su nombre seguía
siendo Jacob. Pero no pudo y no se le permitió entrar como Jacob.
La herencia de Canaán era sólo para Israel. No se le permitió entrar
en la tierra prometida por su propia fuerza o con engaños o maqui-
naciones. Jacob sólo pudo entrar siendo Israel.
La confrontación de Jacob con el ángel del Señor es la gran experien-
cia en la vida de todo aquel que se convierte a Dios. Esta confronta-
ción nos enseña a buscar la gracia para escapar del juicio justo de
Dios. El poder de Dios es grande en nuestra debilidad.
Luego de que Jacob se reconcilió con Dios, el Señor también le dio
paz con Esaú. Aunque estaba temeroso fue recibido con un abrazo y
un beso. ¡Quién se habría imaginado que el vengativo Esaú recibiría
a Jacob con lágrimas y un abrazo! Esta respuesta era obra del Dios
fiel del pacto de Jacob.

| 125 |

historiaSalvacionAT.indd 125 06/07/2007 15:36:18


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas Luego del encuentro, cada uno siguió su propio camino. Esaú retor-
nó a Seir y Jacob entró en la tierra prometida y viajó a Sucot, cerca de
Siquem y vivió aquí algún tiempo. Durante estos años se evidenció el
gran peligro de que el pueblo de Dios se mezclara con los cananeos
paganos.
Dina, hija de Jacob, y Lea salieron a ver a las mujeres del lugar. El hijo
del gobernante de esta ciudad la tomó y se acostó con ella, porque
quiso tenerla como su esposa. Las consecuencias fueron devastado-
ras. Encontrarse en lugares equivocados frecuentemente conduce a
acciones equivocadas. Dina fue la causa de que la desgracia viniera
sobre la familia del pacto.
Cuando sus hermanos escucharon lo que pasó, se enojaron mucho.
Para vengarse del deshonor de la familia, Simeón y Leví abusaron de
la señal santa de la circuncisión para vengarse de los hombres de
Siquem. Precipitadamente, ellos forzaron la señal santa del pacto
sobre los paganos que no tenían una promesa de Dios, ni habían
hecho una decisión de fe hacia Él. Simeón y Leví hicieron un plan en-
gañoso y como los hombres estaban adoloridos por la circuncisión
los sorprendieron en desventaja y los mataron y se apoderaron de
todas las mujeres, niños y riquezas de ese pueblo.
¡Habían cometido un pecado terrible! Los hijos de Jacob habían que-
rido venganza y en su lugar trajeron vergüenza. Ellos causaron que
el nombre de Jacob se desprestigiara en la tierra de Canaán. ¿Qué
hubiera sido de la casa de Jacob si los cananeos se alzaban en ar-
mas para liquidarlos? Éste fue un momento crítico en la vida de la
familia de Jacob.
El propósito por el que Abraham había sido separado estaba en pe-
ligro de ser frustrado. Si el temor de Dios no hubiera prevalecido en
las ciudades de los alrededores de Siquem, Israel hubiera sido des-
truida o disuelta entre las naciones paganas.
A pesar de la infidelidad de la semilla de Jacob, el Dios de Jacob se
mostró fiel. Parecía casi inevitable el ser eliminados por la gente de
Siquem, pues Simeón y Leví actuaron con violencia en lugar de fe.
Sin embargo, aquí también el Señor obró soberanamente con sus
propósitos para su pueblo elegido.
Las noticias del evento horrible apenas habían llegado a Jacob, cuan-
do recibió una nueva revelación del favor de Dios. Jacob tenía que ir
a Bet-el, el lugar donde mucho tiempo antes había dormido delante
de la puerta del cielo y donde Dios se le había aparecido. Dios puso
un gran temor en las ciudades de los alrededores, y ninguna de ellas
persiguió a los hijos de Jacob.
En Bet-el Dios bendijo a Jacob otra vez y renovó su promesa. Aquí,
Jacob mostró que poseía el carácter de Israel, porque se deshizo
de los dioses extraños que los miembros de su familia tenían en
posesión.
Jacob mandó a su familia y a todos los que con él estaban a enterrar
todas las imágenes que tenían y a que se prepararan para ofrecer sa-
crificios al Señor. Raquel había tomado terafines (dioses con forma

| 126 |

historiaSalvacionAT.indd 126 06/07/2007 15:36:18


Antiguo Testamento

de máscaras o cabezas de una persona y tal vez momias de cabezas Referencias / Notas
de niños) de la casa de su padre. Incluso el vestuario que simboliza-
ba idolatría e impureza tenía que ser quemado.
Al salir de Bet-el, Raquel dio luz a Benjamín, su segundo hijo, pero
ella murió. Cuando al fin Jacob llegó a Hebrón, lo esperaba una gran
tristeza: su madre Rebeca había muerto. Su padre Isaac vivía aún,
muy anciano y débil pero estaba muy contento porque su hijo había
regresado.

| 127 |

historiaSalvacionAT.indd 127 06/07/2007 15:36:18


La Historia de la Salvación

19
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

LA HUMILLACIÓN DE JOSÉ:
VENDIDO A EGIPTO
Texto de referencia:
Génesis 37, 38

Versículo para memorización:


He aquí, Dios es mi salvación; me aseguraré y no temeré; porque mi
fortaleza y mi canción es Jehová. Isaías 12:2

INTRODUCCIÓN
No hay una historia tan conocida que siga siendo tan nueva como la
de José. No hay otra porción de la Escritura tan familiar como ésta.
La fidelidad de José está en primer plano en esta fascinante y atrac-
tiva historia y es la llave del secreto de su vida tan polifacética que
refleja la bendición por su temprana fidelidad.
La historia de José empieza en Génesis 39. Todo lo que precede a
este capítulo es sólo una introducción a su vida. José se convierte
en el personaje principal de esta historia en el momento en que el
pecado de sus hermanos lo saca de la casa de su padre. Esto se
enseña en el Salmo 105:17, que lo describe como el precursor de Is-
rael, que preparó el camino hacia Egipto y eventualmente el regreso
a Canaán.
Sus hermanos lo vendieron, pero el Señor usó esta maldad para que
José fuese a Egipto. Los que hacen mal inventan sus planes peca-
minosos pero no pueden ver que, a pesar de todo, están cooperando
con el cumplimiento del plan de Dios.
Se debe notar que el capítulo 39 de Génesis empieza con la misma
información con la que termina el capítulo 37. Entre estos dos ca-
pítulos está el capítulo 38, que describe cómo el pecado corrompió
toda la familia de Jacob. El Señor separó a José de esta familia al
llevarlo a Egipto. De esta forma la casa de Jacob sería purificada de
sus pecados
A través de José la luz del Dios de Israel brilló en Egipto. Egipto in-
tentó sin éxito apagar esta luz, pero la luz lo penetró todo. Por tanto,

| 128 |

historiaSalvacionAT.indd 128 06/07/2007 15:36:18


Antiguo Testamento

en la providencia de Dios, la presencia de José en Egipto preparó el Referencias / Notas


camino de salvación para Israel y es un ejemplo de lo que Dios quie-
re para su pueblo.
La enseñanza principal en ésta y en las siguientes lecciones es que
Dios controla la vida de los suyos y prepara la salvación de su pue-
blo, a pesar de la maldad humana. José es maltratado y burlado,
pero Dios lo eleva a una posición importante que luego resulta en
la salvación de la casa de Israel. Dos aspectos salen a la luz en este
relato: la gloria del sabio consejo de Dios y la bendición de servir a
Dios. Ambos van juntos y están expresados en el tema que domina
la historia de José: Dios estaba con él (Hechos 7:9).

BENDECIDO DURANTE LA HUMILLACIÓN


José era el preferido de Jacob, el más amado de todos sus hijos;
no sólo porque era el primogénito de su amada esposa Raquel y la
respuesta a sus muchas oraciones, sino porque fue el “hijo de su
ancianidad”. Hay una dificultad para entender la razón del amor de
Jacob por José. Benjamín, siendo menor, era más “hijo de su vejez”
que José; no se puede suponer que José haya sido menor que Zabu-
lón y Dina.
En el original hebreo la palabra para ancianidad significa “hombres
ancianos” o “senadores”. Cuando se afirma que José era el “hijo de
ancianos” o “senadores”, el significado sería que José desde su tem-
prana edad poseía la sabiduría de un sabio. Ésta podría ser la razón
del especial amor por él, más que a causa del momento de su naci-
miento. Hay varias otras razones por las que Jacob prefería a José:
por su temprana piedad, su sensibilidad profética, su paciencia y
sumisión. Es cierto que José fue muy sabio en sus tiernos años y no
es menos cierto que “el hijo sabio es el orgullo del padre”.
Jacob fue necio al mostrar su preferencia por José en la forma en
que lo hizo. Para colmo, Jacob le dio a José un abrigo excepcional-
mente bello y caro. Algunos piensan que éste no era sólo un abrigo
de brillantes colores, sino una capa larga, como las que llevaban los
hombres de la nobleza. En aquellos días la ropa indicaba la impor-
tancia de la persona.
Varias circunstancias necias e indiscretas hicieron que la relación
entre José y sus hermanos fuera tan mala que la situación se tornó
explosiva. José no era un trabajador común, sino que como era re-
conocido como un sabio, parece que Jacob lo nombró supervisor de
sus hombres y ganado a los 17 años de edad. José informaba a sus
padres del mal comportamiento de sus hermanos (Génesis 37:2).
Los dos sueños de José y la información que da a su padre sobre
las malas acciones de ellos empeoraron aún más la relación entre
hermanos, hasta el punto de que no podían hablarle pacíficamente
(Génesis 37:4). Los sueños eran revelación de Dios, pero ni aun Ja-
cob quiso reconocerlo. Ambos sueños indican la posición elevada
que José tendría en el futuro, pero Jacob cree que su hijo se estaba
exaltando demasiado. Sin embargo, Jacob meditaba y guardaba en

| 129 |

historiaSalvacionAT.indd 129 06/07/2007 15:36:18


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas su corazón esta revelación que concordaba con la que años antes
había recibido en Betel.
Jacob envió a José a visitar a sus hermanos en el campo, cerca de
Siquem. Aparentemente los hermanos se sentían seguros en los al-
rededores de Siquem luego de haber cometido el acto tan ofensivo
descrito en el capítulo 34. Sin embargo, sus hermanos fueron más al
norte y José finalmente los encontró en Dotán. Allí es donde ocurrió
este evento dramático que ha impresionado a muchas generaciones
de niños y jóvenes. Todos tenían intención de matarlo, pero Rubén,
siendo el mayor y quizá sintiéndose responsable, sugirió arrojarlo en
un pozo seco, con la secreta intención de ayudarlo a escapar más
tarde.
Mientras Rubén cuidaba las ovejas, los hermanos vendieron a José
a unos mercaderes y luego recurrieron a una mentira para cubrir el
crimen. Vemos, pues, cómo la envidia se transforma en odio, lo que
los llevó al crimen y a la mentira. Estas malas acciones les trajeron
mucho dolor y angustia. Por años tuvieron que observar el dolor de
su padre Jacob, y ver cómo éste envejecía por la pérdida de su que-
rido hijo.
De su hogar paterno, protegido y lleno de amor, José es arrojado a un
pozo seco. Luego es vendido a desalmados mercaderes de esclavos
que lo llevan lejos de casa. Pronto el amado hijo de Jacob es puesto
en el mercado de esclavos para que lo compre cualquiera. Sin em-
bargo, a través de los hechos malvados del hombre, Dios cumple su
consejo eterno.
José dejó su hogar paternal sin más que su vara y algo de pan. Sin
imaginar el futuro que le esperaba, salió en un largo y difícil viaje que
lo convertiría en el precursor y redentor de su pueblo. José no poseía
ni oro ni plata. Su única protección era la vara y escudo de Dios, lo
cual la Escritura describe de la siguiente forma: Mas Jehová estaba
con José.
Los hermanos lo vendieron a la esclavitud, pero el Señor estaba pre-
parando a José para que fuese Su siervo. En la providencia de Dios,
José fue vendido a Potifar, un hombre que ocupaba una alta posición
en la corte del rey de Egipto. Desde entonces José ya estuvo en con-
tacto con el trabajo administrativo y rector, que a la postre sería su
responsabilidad en Egipto. Ésa era el área de su llamado.
Debió haber sido una experiencia muy extraña para José vivir en
el bello palacio de los egipcios ricos. Todo aquí contrastaba con la
simplicidad y modestia de su tienda patriarcal. José no conocía ni
entendía a nadie. Pero el Señor, que moraba en la tienda de su pa-
dre, también gobernaba sobre Egipto. Mas Jehová estaba con José
(Génesis 39:2) mientras estaba en Egipto.

| 130 |

historiaSalvacionAT.indd 130 06/07/2007 15:36:18


Antiguo Testamento

20
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

JOSÉ: ESCLAVO Y GOBERNADOR


Texto de referencia:
Génesis 39, 40

Versículo para memorización:


Jehová estaba con José, y lo que él hacía, Jehová lo prosperaba.
Génesis 39:23

INTRODUCCIÓN
Aunque José era esclavo de Potifar, primero era el siervo del Dios
de Israel. El Señor le dio sabiduría en su trabajo y su Espíritu Santo
estaba con él. Gradualmente, José entendió en su corazón que era el
Señor quien lo había enviado a Egipto.
El temor del Señor hacía que José fuera un siervo diligente, obedien-
te y cumplido en todo lo que se le encargaba. Todo lo que él hacía,
Jehová lo hacía prosperar en todas sus empresas (Génesis 39:3). José
era fiel tanto en las cosas grandes como en las pequeñas. Él sabía
que el servicio a su amo terrenal era de agrado para Dios.
Nosotros también debemos servir a Dios en nuestro trabajo. En
nuestros quehaceres diarios debemos servir al Señor: el padre en su
trabajo, la madre en la casa y el niño en la escuela.
Pronto se hizo evidente a los ojos de Potifar que José estaba siendo
bendecido. Sin saberlo, Potifar proveyó un hogar para el siervo del
Dios Altísimo. El mundo muchas veces se burla de los que aman a
Dios, pero la experiencia nos enseña que a menudo ellos mismos
son los que traen bendición a la casa de sus amos.
Cuando los niños sean mayores y trabajen deben, pedir en oración,
ser como José que sirvió a Dios en la casa de su amo Potifar. De esta
forma ellos serán bendecidos y se convertirán en bendición de otros.
El mensaje principal de esta lección es que Dios obra para salvación
y muestra su poder al cambiar el mal en bien para su pueblo.
I. Cuidado durante la tentación
II. Fortalecido durante las pruebas

| 131 |

historiaSalvacionAT.indd 131 06/07/2007 15:36:18


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas I. CUIDADO DURANTE LA TENTACIÓN


En la casa de Potifar, donde Dios bendijo a José, también había un
serio peligro que amenazaba robarle la bendición de Dios. El siervo
favorecido por Dios es el blanco de Satanás.
Potifar confiaba mucho en José y puso su casa bajo su cuidado. El
esclavo pronto se convirtió en el administrador de todo lo que le per-
tenecía a Potifar (Génesis 39:4-6). Esta situación llevó a José a la ten-
tación. Esta vino en forma de la seductora esposa de Potifar. José se
encontró ante una trampa muy peligrosa. Aunque estaba seguro del
favor de su amo, era muy importante estar en la misma condición
con su ama. Si ella se predisponía contra él, había el riesgo de que
Potifar también se enemistase con él.
Esta mujer buscaba a toda costa estar con José a escondidas. Por
largo tiempo y de varias maneras, trató de seducirlo para que come-
tiera adulterio. Primero lo sedujo con palabras amigables y prome-
sas agradables. Cuando esto no resultó usó medios más fuertes.
La Biblia no omite las obras inmorales. Lo hace para advertirnos y
enseñarnos de forma clara y evidente. La tentación de José debe ser
vista a la luz de la providencia de Dios. El Señor lo había destinado a
realizar una gran labor. El diablo apareció e intentó frustrar el plan de
Dios. Si José se hubiese permitido caer en esta trampa de Satanás,
quizás nunca más habríamos oído de José. La esposa de Potifar era
para José lo que la serpiente fue para Eva en el paraíso.
Como José temía al Señor, no cayó en la tentación de Satanás y
escapó de los dardos ardientes del pecado. Esto es evidente por la
respuesta que le dio a quien lo tentaba (Génesis 39:8-9). Esto mos-
tró su fidelidad y agradecimiento a su amo, pero especialmente su
obediencia a Dios.
Aquí vemos el pecado en su forma verdadera. Es maligno y malicio-
so. Pero también comprobamos que el temor a Dios hace del hom-
bre su siervo, lo que a su vez permite que se convierta en un medio
para cumplir el consejo de Dios. El pecado, sin embargo, hace que el
hombre sea rebelde y traidor. ¿Cómo, pues, haría yo este grande mal,
y pecaría contra Dios? (Génesis 39:9) pregunta José.
La característica principal del pecado es que nos conduce lejos de
lo correcto y de la meta verdadera. El diablo sabe cómo hacer para
que lo maligno nos parezca útil para alcanzar, lo más pronto posible
y de la forma más fácil, nuestra deseada meta. Muchos han llegado
a creer que el pecado les daría riquezas y felicidad.
José no dio oído a la voz de la tentadora. Caer en la tentación y pecar
podía haberle dado un momento de satisfacción, pero no habría sido
duradero. Es característico del pecado que lo que se presenta como
atractivo y adulador pronto causa profunda degradación.
Esta tentación era muy fuerte para José, porque vino mientras él y su
ama estaban solos. Él no tenía que preocuparse de que su pecado
fuese descubierto. La tentadora no se atrevería a publicar sus accio-
nes vergonzosas. Pero José sabía que aunque ningún ojo humano lo
veía, la mirada de Dios estaba sobre él.

| 132 |

historiaSalvacionAT.indd 132 06/07/2007 15:36:18


Antiguo Testamento

Los que son realmente piadosos tienen temor de una cosa: pecar Referencias / Notas
contra Dios. El pecado contamina el corazón y destruye la vida del
hombre. Por la gracia de Dios José recibió el poder para huir del
pecado.
Huir del pecado es la mejor forma de escapar de el. Aunque José
perdió su ropa al huir, mantuvo una conciencia clara, pues solo fue
despojado exteriormente, ¡Mientras que interiormente fue enriqueci-
do por el Señor!
Hablar del pecado lo expone a uno a su poder seductor. Huir del pe-
cado puede parecer cobardía, pero en realidad es un acto realmente
heroico. Ésta era la segunda ocasión en que el pecado de otros deja-
ba a José desprotegido (Génesis 37:23).

II. FORTALECIDO DURANTE LAS PRUEBAS


La mujer mala enseñó a Potifar la ropa robada como evidencia para
calumniar a José. Por esto, José tuvo que cambiar su vida de vivir en
un palacio hermoso a pasar su vida en prisión. La prisión era para
prisioneros políticos. Sin duda el diablo estuvo allí para decirle a
José: “Ésta es tu recompensa por ser tan santurrón”. Pero Jehová es-
taba con José y extendió a él su misericordia, pues hizo que se ganara
el favor del jefe de la cárcel (Génesis 39:21).
Al principio José tuvo un tiempo difícil en la prisión (Salmos 105:17, Envió a un hombre
18). Las cadenas de hierro cortaban profundamente su carne. Pero delante de ellos; a José,
la conducta piadosa de José pronto lo favoreció. Vemos esto primero que fue vendido como
en su casa paterna, luego en la casa de Potifar y ahora en la prisión. esclavo. Afligieron sus pies
El jefe de la prisión favoreció a José y puso a todos los prisioneros con grillos; en cárcel fue
bajo su cuidado. puesta su persona.
El hombre que servía el vino al rey (el copero) y el que hacía el pan Salmos 105:17, 18
(el panadero) fueron hallados en alguna falta y arrojados a la cár-
cel. José tenía que llevarles el alimento diario, y así se entera de los
sueños de estos hombres. José recibe la revelación de Dios y les
interpreta los sueños.
Tanto el copero como el panadero serían levantados por el faraón
al cabo de tres días. El copero sería restituido a su puesto pero el
panadero sería ahorcado. Al interpretarles los sueños, José recalca
que sólo Dios podía conocerlos y revelar su significado. José pide
al copero que se acuerde de él al recibir su libertad. Pero José fue
probado por mucho más tiempo del que creía. El copero se olvidó de
José (Génesis 40:23).

| 133 |

historiaSalvacionAT.indd 133 06/07/2007 15:36:18


La Historia de la Salvación

21
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

JOSÉ: DE LA PRISIÓN AL PALACIO


Texto de referencia:
Génesis 41, 42:1-18

Versículo para memorización:


Sabemos, además, que a los que aman a Dios, todas las cosas
los ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son
llamados. Romanos 8:28

INTRODUCCIÓN
La historia de José es el modelo perfecto de una historia verdadera
que fascina y enseña a los niños.
Como es una historia familiar, no nos detendremos en todos los de-
talles sino que nos enfocaremos en los eventos que están alrededor
del tema principal: José, liberador de su pueblo. José fue la persona
a quien Dios usó para mantener vivo a un pueblo amenazado por la
muerte. José es una de las figuras de Cristo que aparece en el Anti-
guo Testamento.
La historia de José nos muestra que la mano de Dios siempre está
allí, guiando y dirigiendo la vida del hombre. Del mismo modo po-
demos ver la mano de Dios en nuestras vidas. Él nos dio nuestros
padres, la escuela donde nos educamos, nuestro hogar y también
nuestro lugar de trabajo. La gente que piensa como lo hace el mundo
ve todo como una serie de coincidencias pero los cristianos ven la
adorable providencia de Dios en cada evento de la vida.
En la providencia de Dios, José se convirtió en el redentor de su pue-
blo. Esto lo podemos observar en dos puntos principales:
I. José en la corte del Faraón
II. Los hermanos de José compran espigas en Egipto

I. JOSÉ EN LA CORTE DEL FARAÓN


Cuando José le pidió al copero del rey que cuando regresara a su
posición en el palacio egipcio mencionara ante el Faraón su encar-

| 134 |

historiaSalvacionAT.indd 134 06/07/2007 15:36:19


Antiguo Testamento

celamiento injusto, el copero sin duda tuvo la intención de hacerlo. Referencias / Notas
Pero el egipcio no cumplió su promesa. Pronto estuvo absorto en el
trabajo y la pompa del palacio y olvidó todo lo tenebroso de la pri-
sión y a José, el prisionero. Día tras día José esperaba que el copero
hablara bien de él al Faraón. Pasaron semanas y meses mientras él
seguía esperando su libertad.
Su pedido había sido, Acuérdate, pues, de mí (Génesis 40:14), pero
parecía que el copero se había olvidado completamente de él. Esta
vana esperanza también era parte de la providencia de Dios. La des-
ilusión que tenía José de la gente lo llevaba a aferrarse en fe a su
Dios. No sería el copero, sino Dios quien lo sacaría de la prisión.
José recibiría aún más de lo que el copero podría haber hecho por
él. Si José hubiera sido liberado inmediatamente después de que el
copero salió de prisión, y por su intercesión, José probablemente ha-
bría regresado rápidamente a la tienda de su padre. ¡Cuán diferente
habría sido su vida!
José tenía que esperar el tiempo de Dios. Tendría que pasar dos años
más en la prisión, suspirando por su libertad. Aquí fue probada su fe
y recibió preparación para su gran misión. El olvido y la infidelidad
del hombre son usados a menudo por Dios para guiar a los cristia-
nos a confiar en la fidelidad de Dios que promete: Yo estoy contigo
siempre.
Luego de esperar largo tiempo, se cumplieron las promesas de Dios.
Este cumplimiento se hizo aún más glorioso por la larga espera. El
tiempo de espera no es tiempo perdido. Muchas veces pensamos
que sí lo es porque somos miopes. Pareciera que siempre estamos
de apuro. Pero Dios, que es eterno, no está de apuro. Él enseña a su
gente a esperar el tiempo correcto.
El Señor tenía la intención de que José fuese una gran bendición para
la tierra de Egipto, donde ya había vivido por trece años. En la casa
de Potifar estuvo familiarizado con los ricos y en la prisión trató con
los de la clase más baja. El joven hebreo se hizo como los egipcios.
Llegó a conocer las costumbres y tradiciones egipcias desde dentro.
En la prisión se familiarizó con las costumbres de los cortesanos
antes de ser llamado a vivir en la corte. Vista así, su desilusionada
esperanza fue muy útil. José recibiría mucho más que su libertad. En
el tiempo de Dios, sería exaltado y honrado para emprender el gran
llamado de su vida.
La providencia de Dios es notable en los sueños que tuvo José a
través de su vida. En su juventud los sueños predijeron su futuro, y
luego estos abrieron el camino para que entrara en el futuro predi-
cho. Los primeros sueños fueron dados a José mismo; luego fueron
dados a otros.
Dios escogió revelarse a José a través de los sueños. Hay otros ejem-
plos en las Escrituras, tales como la vida de Abraham y Jacob, que
muestran que Dios usó sueños para impartir su divina revelación. Al
revelarse Dios más directamente, los patriarcas experimentaban con
menos frecuencia los sueños. En el Antiguo Testamento los sueños
ocurrían mayormente cuando Dios hablaba a la gente que no lo co-

| 135 |

historiaSalvacionAT.indd 135 06/07/2007 15:36:19


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas nocía, ni a Él ni a su nombre. Tales ejemplos son Abimelec, el copero


y el panadero en la corte egipcia, el Faraón de Egipto y Nabucodono-
sor de Babilonia.
Los sueños de los patriarcas estaban en un nivel más alto. En sus
sueños Dios se revelaba a sí mismo. En los sueños del Faraón y sus
cortesanos se revela lo que Dios va a hacer (Génesis 41:28), lo que
pronto sucedería en la historia del país y la gente.
El hecho de que el Faraón soñara el mismo sueño dos veces indica
la certeza del mensaje. Lo que parecía algo vago en el primer sueño
fue más claro en el segundo sueño. El símbolo usado en el segundo
sueño se acercó más a la intención del mensaje. El primer sueño fue
misterioso, pero en el segundo el mensaje se hizo más obvio. Los
símbolos de ambos sueños estaban relacionados con las circuns-
tancias en las que vivía el Faraón. En ambos sueños el escenario era
la orilla del río.
El tema principal de los sueños era que luego de un tiempo de abun-
dancia vendría un tiempo de escasez. Aunque este tema principal
era muy aparente, los magos y sabios de la corte no pudieron inter-
pretar el sueño. En vano el Faraón pidió a sus sabios y sacerdotes
que interpretaran su sueño. La sabiduría del mundo primero tenía
que ser avergonzada. Sólo así podría ser revelada, sin ninguna equi-
vocación, la sabiduría divina en el don de interpretación de sueños.
La vergüenza de los sabios al no poder interpretar los sueños hizo
que de repente el copero recuerde a José. ¡Qué cambio para José
cuando lo llevaron de la prisión al palacio imperial! Fue aseado, ves-
tido y rasurado rápidamente.
Dondequiera que está, José muestra su humildad y fidelidad. Cuan-
do el Faraón elogió a José por su don, José reconoció al Señor. No te-
nía vergüenza de testificar a su Dios dondequiera que estuviera. Aún
ante el trono del poderoso rey y en medio de los adoradores de ídolos
y magos de Egipto, José libremente confesó el nombre del Señor.
Nunca debemos tener vergüenza de estar con el Señor y su causa.
También los niños deben aprender a confesar el nombre de Dios; por
ejemplo, cuando otros niños abusan del nombre de Dios al jurar o
usarlo en vano.
Rodeado por los guardias del palacio, José interpretó los sueños. Los
magos deben haberse llenado de enojo y celos mientras escucha-
ban. Estaban sin su poder. Nos preguntamos cómo fue posible que
no pudieran entender el sueño. Debemos recordar, sin embargo, que
este era el tiempo de Dios para que José fuera exaltado.
No era difícil interpretar las figuras simbólicas de la prosperidad pre-
sentes en los emblemas egipcios. El Nilo era el origen, la vaca era
el símbolo y la espiga era la señal de la prosperidad. Los egipcios
adoraban al Nilo.
Debido al clima cálido, las vacas a menudo se paraban cerca del
agua para refrescarse. Sólo se podía ver sus cabezas sobre el agua.
Para el Faraón no era extraño ver salir animales del agua. Las sie-
te espigas en una caña son características de un tipo de trigo que

| 136 |

historiaSalvacionAT.indd 136 06/07/2007 15:36:19


Antiguo Testamento

aún es conocido por los egipcios. La descripción minuciosa de los Referencias / Notas
detalles en la Escritura comprueba la veracidad histórica de sus re-
gistros.
El Espíritu Santo, que iluminó a José para interpretar el sueño, tam-
bién le dio la sabiduría para aconsejar prudentemente al Faraón. El
poderoso rey egipcio se convirtió en un deseoso estudiante del siervo
hebreo.
El sueño de su juventud había llevado a José a su humillación y re-
chazo, pero los sueños del Faraón le trajeron gran honor. A través del
Faraón se cumplieron los sueños de la juventud de José. El guardia
hebreo de la prisión se convirtió en el primer ministro de Egipto.
José planteó una serie de sabias instrucciones al Faraón. Una quinta
parte de la enorme y rica cosecha de los buenos años debía ser guar-
dada. Como esto no era mucho, todos los granjeros debían cooperar.
Junten toda la provisión (Génesis 41:35), quería decir que una quinta
parte de todos los productos del campo debían ser guardados.
Todo lo que estaba sucediendo no era para el bienestar de Egipto,
sino para el bienestar del pueblo escogido por Dios. Todo lo sucedido
era para poder mantener vivos a Jacob y sus descendientes.
Parecía que todo estaba enfocado en Egipto, pero las apariencias en-
gañan. Egipto era como una cáscara gruesa que esconde por dentro
una nuez deliciosa. Dios había destinado y planeado todo en la vida
de José para salvar a la familia de Abraham, Isaac y Jacob —es decir,
a la Iglesia— para mantenerla viva. Todo lo que sucede en los reinos
del mundo debe servir para la salvación de la Iglesia, porque Dios la
ama por sobre todo y todos los reinos del mundo.
Dios lleva a cabo su plan maravilloso de manera incomprensible,
para su propia gloria, para el beneficio de los que le obedecen y para
la salvación de su pueblo. Esta parte de la historia de José enseña
que la obediencia a Dios y la ayuda que damos a los demás muestra
el camino del justo, aunque a menudo es a través de sufrimiento y
dificultades.
Parece increíble que un esclavo llegue a ser gobernador de Egipto,
pero no olvidemos que la prosperidad de José se debía a su recono-
cimiento y obediencia al Espíritu de Dios. José tenía 30 años cuando
llegó a ser gobernador (Génesis 41:38; 41:46).

II. LOS HERMANOS DE JOSÉ COMPRAN ESPIGAS EN EGIPTO


La severa hambruna en la tierra de Canaán llevó a los hijos de Jacob
a los graneros de Egipto. Hay un gran significado en esto. La situa-
ción en la familia de Jacob era muy triste. Esto se puede deducir de
los hechos, pero el Señor recordó su Palabra de promesa. Dios iba a
refinar la casa de Jacob. La necesidad les recordaba los pecados del
pasado y los preparaba para el futuro. Las necesidades determinaron
el método divino.
A José se le encargó vigilar personalmente la distribución del grano.
José reconoció a sus hermanos cuando vinieron a comprar espigas;

| 137 |

historiaSalvacionAT.indd 137 06/07/2007 15:36:19


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas sin embargo, ellos no lo reconocieron a él. Habían pasado ya más de
veinte años, el joven de diecisiete años era ahora un hombre de cua-
renta. Si sus hermanos hubiesen creído que él estaba vivo, habrían
pensado que José era un esclavo. El hombre que tenían frente a ellos
era un hombre con autoridad.
La necesidad y angustia de los hermanos de José los metieron en
muchas dificultades. La conducta de José (Génesis 42:9) los llevó a
sentirse convictos de su pecado. A pesar de negar persistentemente
que no eran espías, fueron puestos en prisión. Deben haber recor-
dado cómo muchos años atrás habían puesto a su hermano José en
aquella profunda cisterna.
Simeón, el más cruel de los hermanos, tuvo que sufrir las conse-
cuencias más dolorosas de su culpa. El pecado que probablemente
ya habían olvidado, reapareció ante ellos de forma impactante. Fue
tan obvio que no pudieron mantenerse callados al respecto. En el
silencio de la prisión tuvieron tiempo para pensar y la voz de Dios les
habló. De esta forma fueron preparados para la reunión con José.
Parecía que José estaba tratando con ellos severamente. En realidad,
él estaba lleno de perdón y favor hacia ellos. En el comportamiento
de José iban unidas la severidad de la ley y la gracia del evangelio.
En todo lo que sucede podemos ver un reflejo de las cosas más altas.
José es un tipo de Cristo y sus acciones hacia sus hermanos son típi-
cas de la forma en que el Espíritu Santo obra en los pecadores para
traerlos a Cristo. José es el libertador del mundo. Pero también es un
tipo de libertador y salvador de los pecadores perdidos. Todo aquí es
figurativo y típico. El justo es odiado por sus hermanos de carne y es
entregado a los paganos. Aunque fue sumamente humillado, Dios lo
exaltó hasta lo sumo.
En cada punto de esta historia sale a la vista el patrón de Cristo. El
Faraón llama a José “salvador del mundo”, pero todo lo que sucedió
aquí sirvió para mantener vivo al pueblo del pacto. Ésta es la razón
principal de Dios. El importante trabajo de José en Egipto no tiene la
intención de exaltar a Egipto sino que tiene como meta la salvación
de Israel.
Entretanto, se levantó Luego aprendemos que la labor de José en Egipto pronto se olvidó
sobre Egipto un nuevo rey (Éxodo 1:8). Esto también es remarcable. Cuando otra dinastía, que
que no conocía a José. no tenía conexión con la dinastía bajo la cual sirvió José, llegó al
Éxodo 1:8 poder, ya no recordaban el servicio de José.
Parecería como si la obra que José realizó en favor de su padre y su
casa tenía muy poco significado en comparación con lo que él hizo
por Egipto. Lo que José hizo por Egipto tenía un valor temporal, pero lo
que consiguió para la casa de su padre tuvo valor duradero. El futuro
de la Iglesia y de todo el mundo dependía de la liberación de José.
El mayor José, es decir, Cristo, es proclamado entre nosotros como el
Libertador exaltado. Un día toda rodilla se doblará ante Él, ¡sea volun-
tariamente o a la fuerza! ¿Se ha arrodillado usted ante Él?
Los tres días en la cárcel transforman a los hermanos en hombres
muy humildes. Antes de volver a su país le prometen a José traer

| 138 |

historiaSalvacionAT.indd 138 06/07/2007 15:36:19


Antiguo Testamento

a Benjamín en el próximo viaje. Nuevamente surgen la culpa y el Referencias / Notas


remordimiento (Génesis 42:22). Simeón fue el hermano responsable
de vender a José como esclavo y ahora se queda en la cárcel como Entonces Rubén les
rehén. respondió, diciendo:
Durante el viaje de regreso descubren en sus bolsas el dinero con —¿No os hablé yo y dije:
que habían pagado el trigo. Esto los llena aún más de temor e in- “No pequéis contra
quietud. Jacob no quiere que lleven a Benjamín en el segundo viaje el joven”? Pero no me
y reprocha a sus hijos por haber mencionado su nombre ante el go- escuchasteis; por eso ahora
bernador de Egipto. Jacob no podría soportar la pérdida de otro hijo se nos demanda su sangre.
(Génesis 42:38). Génesis 42:22

Pero Jacob replicó:


—No descenderá mi hijo
con vosotros, pues su
hermano ha muerto y
él ha quedado solo; si le
acontece algún desastre en
el camino por donde vais,
haréis descender mis canas
con dolor al seol.
Génesis 42:38

| 139 |

historiaSalvacionAT.indd 139 06/07/2007 15:36:19


La Historia de la Salvación

22
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

JOSÉ SE REVELA A SUS HERMANOS


Texto de referencia:
Génesis 43, 44, 45

Versículo para memorización:


Ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios lo encaminó a bien.
Génesis 50:20

INTRODUCCIÓN
Mientras los anteriores capítulos tratan de los acertijos en la vida de
José, el capítulo 45 los explica todos. Vemos el propósito de la vida de
José y aprendemos cómo Dios cura las aflicciones de Jacob. Luego
de su profunda y angustiosa humillación, José fue puesto en una alta
posición en la corte de Egipto. La pérdida de José aún era una sombra
triste sobre la casa de Jacob. Se ha cuestionado a José porqué no
envió un mensaje a su padre cuando estaba en la corte de Egipto. La
razón primordial, sin duda, fue que José en oración había dejado en
manos del Señor la solución de los grandes acertijos de su vida.
La gran meta de la vida de José era la de andar en los caminos de
Dios y hacer su voluntad. Y por lo mismo su esperanza en Dios no
fue avergonzada.
En la providencia de Dios, los hermanos de José fueron dirigidos a
encontrarse con él en Egipto. Allí José los sometió a varias pruebas
para asegurarse de que ya no estaban llenos de odio hacia él. Cuan-
do se hizo evidente que los sentimientos de ellos habían cambiado
del todo, llegó la hora para que José se revelara ante ellos.
Todos nos encontramos con cosas en la vida que no podemos ex-
plicarlas y nos enfrentamos con acertijos que parecen no tener res-
puestas. Felices son todos los que acuden al Señor con todos los
acertijos de su corazón. Ellos experimentarán que el Señor es el Dios
de la revelación, el cual a su propio tiempo tornará la oscuridad en
luz y hará que la maldad obre para nuestro bien, para que su gran
nombre sea glorificado.
En Génesis 45 vemos cómo José se da a conocer a sus hermanos.
Aquí encontramos que:

| 140 |

historiaSalvacionAT.indd 140 06/07/2007 15:36:19


Antiguo Testamento

I. José tiene un segundo encuentro con sus hermanos Referencias / Notas


II. Se explica el acertijo de la vida de José
III. Sana la herida de Jacob
IV. Se asegura el futuro de Israel

Es obvio que el segundo encuentro de José con sus hermanos y la


severidad que éste empleó para probarlos, no pueden ser omitidas
de la historia de José. Es importante que aprendamos a reconocer
que Dios nos cuida, tal como cuidó a José y su familia. Todos debe-
mos hacer el bien a los demás, tal como José perdonó a sus herma-
nos y les dio alimento, pues Dios es quien puede cambiar el mal de
los hombres en bien para sus hijos.

I. JOSÉ TIENE UN SEGUNDO ENCUENTRO CON SUS HERMANOS


El hambre obliga a los hermanos a volver a Egipto. Jacob se resiste
y no quiere enviar a Benjamín por temor a perderlo, pero Judá inter-
viene y asume la responsabilidad de traer a Benjamín sano y salvo.
Vemos un cambio tremendo en la actitud de Judá. Al llegar a Egipto,
José trata muy bien a sus hermanos y les devuelve a Simeón. El en-
cuentro con Benjamín emociona a José de tal manera que éste tuvo
que salir de la sala real para llorar (Génesis 43:30). Los hermanos se
asombraron de la sabiduría de este gobernador y de su preferencia
por Benjamín, pero no leemos que esta vez sientan envidia.
Habían traído el dinero que les habían devuelto en el primer viaje,
pero esta vez José hace que pongan el dinero otra vez en los costales
y que también guarden una copa de plata en el costal de Benjamín.
El momento del descubrimiento de la copa es el clímax. ¡Qué ten-
sión! ¡Qué consecuencias!
Muy contentos los hermanos comienzan el viaje de regreso, pero
pronto son detenidos por los soldados. Indignados, los hermanos
niegan la acusación de sus perseguidores, pero quedan abatidos
y aterrorizados al hallar la copa en el costal de Benjamín (Génesis
44:12,13). Parecía que Benjamín se había convertido en el centro de
atención de la familia de Jacob. Luego del exilio de José, él se había
convertido en el hijo más amado de Jacob. Si los hermanos hubie-
ran sido como eran hace mucho tiempo y no hubieran cambiado de
corazón, habrían dejado a Benjamín en Egipto. Habría sido fácil para
ellos justificarse ante su padre y decirle: Benjamín, tu hijo amado
nos ha traído vergüenza al robar.
Pero su actitud había cambiado por completo. En el pasado ellos se
habían unido para separar a José de su padre, pero ahora estaban
unidos y dispuestos a ponerse a sí mismos como rescate por Benja-
mín. Judá tomó la iniciativa al ofrecerse como rescate por su hermano
menor. Se rebajó a la posición de un esclavo por el bienestar de Ben-
jamín. No podían permitir que su padre de nuevo pierda otro hijo. De
aquí en adelante Judá toma la iniciativa (Génesis 44:14). Judá es el que
finalmente recibirá la bendición y de él descenderán David y Jesús.

| 141 |

historiaSalvacionAT.indd 141 06/07/2007 15:36:19


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas Judá intercede por Benjamín y se ofrece como esclavo, pues no po-
dría enfrentarse a su padre sin el menor. El ruego de Judá es sincero
y lleno de arrepentimiento, y es así como los hermanos finalmente
pasan la prueba. José no puede contenerse más y se da a conocer a
sus hermanos.

II. SE EXPLICA EL ACERTIJO DE LA VIDA DE JOSÉ


Los sueños de su juventud se habían cumplido. Sus hermanos se
habían arrodillado ante él. Las cosas a las que José sometió a sus
hermanos tenían la intención de hacerlos sentir culpables y guiarlos
al arrepentimiento por el mal que habían cometido contra su padre.
Ellos debían reconocer el amor y poder de Dios.

Tus siervos somos doce El pecado que habían ocultado durante su primer viaje (Génesis 42:13),
hermanos —respondieron era ahora abiertamente reconocido por Judá, que dijo lo que los de-
ellos—, hijos de un hombre más estaban pensando. Nuestro pecado nos ha encontrado, aunque
en la tierra de Canaán. intentamos olvidarlo. Una conciencia culpable es cosa terrible. Judá
El menor está hoy con dijo: Dios ha hallado la maldad de tus siervos (Génesis 44:16).
nuestro padre y el otro ha Cuando llegaron a Egipto, los hermanos se arrodillaron otra vez ante
desaparecido. José. No fue como la primera vez que sólo se inclinaron para honrarlo.
Génesis 42:13 Ahora vinieron a suplicarle misericordia. La prueba que José les hizo
había producido el resultado deseado. Ahora podría darles consuelo.
Los hermanos se ofrecieron a sí mismos para librar a su padre de más
dolor y aflicción. Hace veinte años habían entregado al menor en ma-
nos de extraños, pero ahora estaban preparados a darse a sí mismos
para retornar a Benjamín a su padre. Judá, que se ofreció en rescate
por Benjamín, se convirtió en el padre del Salvador que se ofreció a sí
mismo para ser el gran Rescate y Libertador de su pueblo.
José ya no puede contener más sus emociones. Ordena a sus sier-
vos: ¡Haced salir de mi presencia a todos! (Génesis 45:1). Todos los
egipcios salieron del salón. En este momento importante José quiere
estar solo con sus hermanos.
Todo ahora habla de amor. El amor de los hermanos por su padre y por
Benjamín era evidente. Este amor quitó de José cualquier sentimiento
de rencor que aún quedaba debido al pecado de sus hermanos. José
no quería avergonzarlos delante de sus siervos. El amor cubre multi-
tud de pecados. El amor no aprueba la maldad. Pero el amor de José
buscaba cubrir la vergüenza y humillación de sus hermanos.
Entonces José lloró a gritos. El llanto de José era tan fuerte que los
egipcios que estaban afuera lo oyeron. Ellos notaron que algo muy im-
portante estaba pasándole a José y a los hebreos que estaban con él.
Este fue un momento muy confuso para los hermanos. Vieron al go-
bernante poderoso llorar como un bebé. ¿Cuál era el problema? ¿Qué
pasaría ahora? Estaban completamente confundidos. Pero José no
los dejó en la oscuridad por mucho tiempo. Cuando se recuperó les
dijo: Yo soy José; ¿vive aún mi padre? (Génesis 45:3,4).
José les revela su identidad y quiere saber todo acerca de su padre.
Los hermanos, sin embargo, no podían contestarle una sola palabra

| 142 |

historiaSalvacionAT.indd 142 06/07/2007 15:36:20


Antiguo Testamento

ya que estaban conmocionados y llenos de temor. Nunca les hubiera Referencias / Notas
pasado por la mente que este gran gobernante podría ser su herma-
no a quien habían vendido como esclavo. No sólo estaban sorprendi-
dos, sino también asustados. Estaban completamente a su merced y
en su poder. Hace mucho tiempo, cuando lo habían abandonado en
la cisterna, José les había rogado que tuvieran misericordia. Ahora
él estaba en una posición en la que podía tomar venganza. Nada en
el comportamiento de José inspiraba temor, pero sus conciencias
culpables los perturbaban.
Sin embargo, José los calmó y los animó: Acercaos ahora a mí (Géne-
sis 45:4). Aquellos que temen al Señor no tienen deseos de vengan-
za. Los egipcios ya no estaban en el salón y los hermanos que temían
ser castigados fueron invitados a acercarse a José para que viesen
su amor por ellos. Respondiendo a sus palabras, ellos se levantaron
y se acercaron. Otra vez habló José: Yo soy José, vuestro hermano.
Para disipar cualquier duda, añadió: el que vendisteis a los egipcios
(Génesis 45:4). Éste era un secreto que nadie más sabía. Ellos lo ha-
bían guardado cuidadosamente de su padre. Pero ahora este extraño
revelaba ese oscuro secreto. ¡Él debía ser José!
Luego, José se llamó a sí mismo vuestro hermano, como evidencia
de que los había perdonado. No les dijo una sola palabra de repro-
che y no se refirió a ninguna circunstancia del plan malvado, porque
lo ojos de José estaban fijos en la maravillosa providencia de Dios.
Dios me envió delante de vosotros para que podáis sobrevivir sobre la
tierra, para daros vida por medio de una gran liberación (Génesis 45:7).
José estaba tan convencido de esta verdad que la repitió cuatro ve-
ces (Génesis 45:5, 7, 8, 9). Ver la guía providencial de Dios hacía más
fácil a José perdonar a sus hermanos porque el Señor convirtió las
intenciones malignas en un grande y maravilloso bien.
En el resto de su discurso, José les probó del cuidado providencial de
Dios sobre la casa de su padre. Aunque estaban en gran peligro, Dios
en su misericordia, estaba proveyendo para sus necesidades. José les
dijo, porque para salvar vidas me envió Dios delante de vosotros (Gé-
nesis 45:5). Las palabras de José aseguraron a sus hermanos de su
completo perdón, pero especialmente de la gracia de Dios. Cuando
los días malos de necesidad aún estaban lejos, Dios estaba pendiente
de ellos y estiró su mano de cuidado sobre ellos. Mientras muchos en
Canaán sucumbieron de hambre, la casa de Jacob sobrevivió.
Esto sólo ocurrió porque el Señor recordó su pacto con Abraham,
que Él prometió recordar de generación en generación. El Señor
mostró su fidelidad a su pacto a pesar de los pecados de la familia
de Jacob.
José había recibido la llave para explicar el gran acertijo de su vida.

II. SANA LA HERIDA DE JACOB


Luego de todo esto, José tiene un anhelo irresistible de ver a su pa-
dre y les urge a sus hermanos que se apuren en llevar las buenas
nuevas a él (Génesis 45:9). Hay gran ternura en las palabras de José,

| 143 |

historiaSalvacionAT.indd 143 06/07/2007 15:36:20


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas Daos prisa, id a mi padre y decidle: “Así dice tu hijo José (Génesis
45:9). Cuán conmovedoras son sus palabras, Habitarás en la tierra de
Gosén, y estarás cerca de mí (Génesis 45:10). La herida en la vida de
Jacob sería sanada. Los hermanos debían llevarle el mensaje de la
bendición de José.
Luego, José se echa al cuello de Benjamín sin poder hablar, llorando
de felicidad y besa al resto de sus hermanos, inclusive a Simeón y
Rubén.
Después de recuperarse de sus emociones, seguramente tuvieron
tanto de qué hablar. ¡Había pasado tanto tiempo y tantas cosas! Se-
guramente los hermanos confesaron que su acto malvado les había
pesado mucho en su corazón y que sus conciencias les habían mo-
lestado grandemente. La gracia de Dios había quitado la vergüenza
de cada uno y de su familia. Juntos alabaron a Dios con humilde
gozo por su cuidado y gracia providencial.

III. SE ASEGURA EL FUTURO DE ISRAEL


El Señor continuó llevando a cabo su consejo en los eventos que
siguieron a la reunión de los hermanos. Dios inclinó el corazón del
Faraón a la generosidad.
El monarca se alegró al conocer de la reunión e incluso los siervos
estaban contentos por José. Esto era una indicación del gran favor
que gozaba José con el Faraón y sus cortesanos. José tenía el favor
de Dios y también de los hombres.
La bondad del Faraón era evidencia del amor de Dios hacia Israel.
Aunque era gobernador sobre Egipto, José no estaba en posición
de hacer las provisiones que Faraón ordenó para el traslado de Ja-
cob a Egipto (Génesis 45:16-20). Egipto dio lo mejor que tenía para
servir las necesidades de la familia santa. Los espléndidos carruajes
egipcios fueron puestos a disposición de los simples pastores para
ayudarlos en su traslado.
Pronto los hermanos retornaron a Canaán. Sin duda el padre Jacob
estaba esperando ansiosamente el retorno de sus hijos. El tiempo de
espera siempre parece largo. ¡Por fin los ve a la distancia!

Los hijos de Benjamín ¡Qué gozo sintió cuando vio que todos habían regresado a salvo,
fueron Bela, Bequer, incluido Benjamín, por quien había sentido más temor! Benjamín
Asbel, Gera, Naamán, regresaba sano y salvo a los brazos de su padre y de sus diez hijos.
Ehi, Ros, Mupim, Hupim (Génesis 46:21). ¡Simeón había sido puesto en libertad también! Pero
y Ard. Génesis 46:21 esto era sólo el principio de la alegría que le esperaba a Jacob.
Luego de verlos regresar a salvo le dieron la gran noticia: ¡José aún
vive! (Génesis 45:26). José, a quien él creía muerto, no sólo está vivo,
sino que es señor en toda la tierra de Egipto.
El patriarca sintió muy en lo profundo las palabras, José aún vive. Se
llenó de alegría. Sus dudas en cuanto al mensaje fueron disipadas
por la evidencia que vio y escuchó. Entonces su espíritu revivió. Y
dijo Israel: ¡Con esto me basta! ¡José, mi hijo, vive todavía! (Génesis
45:27,28).

| 144 |

historiaSalvacionAT.indd 144 06/07/2007 15:36:20


Antiguo Testamento

El Señor le dio a Jacob mucho más de lo que había esperado y orado. Referencias / Notas
¡Iré, y lo veré antes de morir! Jacob no sólo vería a José, sino que tam-
bién vería que la sobrevivencia de su familia estaba asegurada.
El uso de las palabras Jacob e Israel en los versículos 27 y 28 es sig-
nificativo. La gran herida por la desaparición de José y las interro-
gantes sin respuesta fueron resueltas. Jacob había conquistado y
obtenido la victoria nuevamente.
Luego de una larga y dolorosa separación, la maldición que pesaba
sobre la casa de Jacob fue levantada cuando el patriarca de la fami-
lia fue traído para Egipto. El pecado no confesado de los hermanos
había traído división a la familia de Jacob. Jacob había vivido bajo
una nube y había vivido en la oscuridad, consumido por el dolor, la-
mentando la pérdida de José. Ahora la brecha se había cerrado y el
pecado había sido reconocido, confesado y perdonado.
Finalmente la casa de Jacob estaba unida por el amor. Se había con-
sumado la reconciliación. Ésta vino por el sacrificio, que era la esen-
cia en la vida de Israel. Todos habían dado un sacrificio para restau-
rar la casa de Jacob. José había dado su vida en humilde sumisión
a Dios. Jacob había dado a Benjamín. Judá se dio a sí mismo como
rescate. Todos los hermanos ofrecieron ser esclavos. Las ofrendas
sacrifícales habían suplido la solución.
Todo aquí apunta al único y gran sacrificio de reconciliación entre
nuestro Dios santo y el pecador, a través de Cristo.
Egipto, el pueblo más poderoso, había ofrecido servir al pequeño re-
baño de Jacob. Los caminos de Dios hacen que su pueblo pase por
depresiones que luego terminan en gloria. No Egipto, sino Jerusalén
era la meta. Egipto debía servir a Jerusalén (Génesis 45:21-25).

| 145 |

historiaSalvacionAT.indd 145 06/07/2007 15:36:20


La Historia de la Salvación

23
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

JACOB: VIDA Y MUERTE EN EGIPTO


Texto de referencia:
Génesis 46 - 50

Versículo para memorización:


Tu salvación he esperado, oh Jehová. Génesis 49:18

INTRODUCCIÓN
La vida de Jacob es excepcionalmente rica y llena de circunstancias
cambiantes. De principio a fin su vida fue memorable.
Jacob fue a Egipto cuando tenía una edad avanzada. Abandonó la
tierra prometida y el lugar donde estaban enterrados sus ancestros
patriarcales, pero Dios le dio la seguridad de que sus descendientes
no permanecerían en Egipto. En el tiempo cumplido, ellos regresa-
rían a Canaán (Génesis 46:3).
La vida del patriarca siguió el curso de toda carne. Antes de morir
tuvo una revelación profética concerniente a su gran hijo. En éxtasis
gritó: ¡Tu salvación he esperado, oh Jehová! (Génesis 49:18).
Nuestra lección es sobre los últimos días de la vida de Jacob. Vere-
mos cómo:
I. Israel es fortalecido por Dios
II. José da la bienvenida a su padre Israel
III. El Faraón da la bienvenida a Israel
IV. Muerte de Israel: bendición y profecía para sus hijos.

I. ISRAEL ES FORTALECIDO POR DIOS


El Señor trajo a la familia de Jacob a Egipto para separarla y prepa-
rarla para ser un pueblo especial para Él. En Egipto, el peligro de
mezclarse con otras personas no era tan grande porque los egipcios
aborrecían a los pastores. Por tanto, el peligro de casarse con ellos
no era muy probable.

| 146 |

historiaSalvacionAT.indd 146 06/07/2007 15:36:20


Antiguo Testamento

José, el hijo amado de Jacob, fue el medio que Dios usó para traer Referencias / Notas
a su pueblo a la tierra de separación. El Señor preparó maravillosa-
mente el camino de Israel hacia Egipto. Habiendo pasado muchos Y dijo Israel: —¡Con esto
años lamentando la pérdida de su hijo, las noticias de que José esta- me basta! ¡José, mi hijo,
ba todavía vivo inspiraron a Jacob con nuevo vigor (45:28). vive todavía! Iré y lo veré
Cuando la Escritura registra el evento de la salida de Jacob de Ca- antes de morir.
naán, este es identificado por su nuevo nombre: Israel (compare Gé- Génesis 45:28
nesis 46:1 con Génesis 35:10). Antes de dejar Canaán, el Señor se le
apareció para asegurarle que su salida estaba de acuerdo a su divina
voluntad. Esta revelación tomó lugar en Beerseba, situada al borde Salió Israel con todo lo
de Canaán, justo antes de cruzar para Egipto (Génesis 46:1-4). que tenía. Cuando llegó a
Beerseba ofreció sacrificios
Este lugar despertó muchos recuerdos en el corazón del patriarca al Dios de su padre
(Génesis 21:31-34; 22:1, 2, 19; 26:23-33; 28:10). Aquí tuvo que abando- Isaac. Génesis 46:1. Le
nar la tierra de su nacimiento para ir a la tierra de separación. Pero el dijo Dios: “Tu nombre
corazón de Jacob estaba confiado. Sabía que el Dios de sus padres, es Jacob; pero ya no te
que por gracia era también su Dios, iría con él al país ajeno. Aquel llamarás Jacob, sino que
que lo había confortado en Bet-el, lo bendijo y lo cuidó en Padan- tu nombre será Israel”; y
aram, y lo salvó en Peniel, también lo protegería a él y a su familia en lo llamó Israel.
Egipto y sería su escudo. Génesis 35:10
El Señor dio a Jacob promesas maravillosas. Iría con Jacob y su fa-
milia a Egipto. Cuando llegaran a ser una gran nación en Egipto, el
Señor los traería de regreso.
Fortalecido por Dios, Israel dejó Canaán con toda su familia. ¡Un
evento maravilloso estaba tomando lugar! Toda una familia, de sólo
setenta y seis personas (sin contar las mujeres de los hijos de Jacob.
Génesis 46:26), llegaría a ser una nación de un millón en Egipto. Uno
pensaría que este clan se iba a disolver mezclándose entre la gente
de este país extraño. Eso hubiera sucedido si el Señor, el Dios de
Abraham, de Isaac y de Jacob, no hubiera sido su Protector Todopo-
deroso.
Aquellas personas constituían toda la familia patriarcal y formaban
un solo cuerpo. Fueron una familia santa porque Dios había hecho
su pacto con ellos. A ninguno se le permitió permanecer en Ca-
naán. Aquellas personas eran el grano del cual brotaría una gran
cosecha.

II. JOSÉ DA LA BIENVENIDA A SU PADRE ISRAEL


El padre Jacob envió a Judá delante de él para encontrar a José (Gé-
nesis 46:28). Otra vez, el hijo que será el primero entre muchos salta
al primer plano. El plan de Dios se cumple en el tren natural de even-
tos. Judá fue prudente y equilibrado, y había dado evidencia de su
fidelidad y amor hacia Benjamín.
Lleno de gran ansia, Israel anhelaba ver a su amado José. José, ata-
viado como era apropiado para su alto oficio, encontró a su anciano
padre. Jacob nunca había visto a su hijo lucir de esa forma. ¡Qué
diferencia entre el joven simple que dejó la casa de su padre y el po-
deroso virrey de Egipto! La reunión fue muy emotiva y hubo muchos
abrazos y lágrimas.

| 147 |

historiaSalvacionAT.indd 147 06/07/2007 15:36:20


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas El deseo del corazón de Israel se cumplió. Muera yo ahora, ya que he
visto tu rostro, y sé que aún vives (Génesis 46:30), dijo Jacob. José era
nuevamente el hijo de su padre. Aunque José ocupaba una posición
alta, no se sintió avergonzado de su anciano padre.
Aunque Israel había dicho, Muera yo ahora, él recuperó nuevas fuer-
zas cuando vio a José y toda su grandeza. Dios todavía tenía un lla-
mado importante para que cumpliera el anciano patriarca. Mientras
estuvieran separados en un país extraño, él sería el centro unificador
de la familia santa.
José informó al Faraón de la llegada de su padre. No escondió la
baja condición de su familia. Sin dificultad, le informó que ellos eran
pastores. José creía en el llamado y futuro de su familia.
Si él lo hubiera deseado, José podría haber dado a sus hermanos po-
siciones importantes en Egipto, pero no lo hizo. José no deseaba que
ellos llegaran a ser egipcios, sino que permanecieran como israeli-
tas. Tenían que permanecer como extranjeros en este país. Por tanto,
José pidió permiso para que ellos vivan separadamente en la tierra
de Gosén, la parte oriental de Egipto, la más cercana a Canaán. En
esa región apartada y abandonada por lo egipcios, los descendientes
de Israel podrían vivir una vida separada de la influencia egipcia.

III. EL FARAÓN DA LA BIENVENIDA A ISRAEL


La naturaleza de Israel (Jacob) llegó a ser evidente cuando José trajo
a su padre y a cinco de sus hermanos ante el Faraón. ¡Qué contras-
te entre el poderoso gobernador y el patriarca humilde! ¿Cómo es
posible que el gran monarca no encontrara indigno preocuparse de
personas que ante los ojos de los egipcios eran inferiores y pastores
despreciables? Era la mano de Dios la que lo designaba todo. Por
eso el Faraón fue bondadoso y amigable y trató bien a los hermanos
de José.
¡Qué contraste entre Israel y el Faraón! Ambos eran gobernadores de
dos reinos. Uno era un rey pastor y el otro un rey secular; uno es un
príncipe con Dios y el otro es un príncipe con los hombres; uno es
un gobernador en el reino de Dios y el otro es un gobernador de un
reino terrenal. Sin embargo, el Faraón vio la grandeza espiritual del
anciano humilde y lo respetó.

Por la fe habitó como Jacob bendijo al Faraón y proclamó las bendiciones de Dios sobre
extranjero en la tierra él. No fue sólo un saludo respetuoso, sino una palabra de poder, pro-
prometida como en nunciada en el entendimiento de su posición y llamamiento como
tierra ajena, habitando siervo de Dios. Impresionado por el carácter distinguido de Israel, el
en tiendas con Isaac y Faraón le preguntó a Jacob: ¿Cuántos años tienes? (Génesis 47:8).
Jacob, coherederos de la La respuesta de Jacob contiene dos partes. Él podía hablar tanto de
misma promesa, porque las experiencias tristes como de las alegres. Pocos y malos han sido los
esperaba la ciudad que años de mi vida (Génesis 47:9), comienza Jacob. Abraham no podría
tiene fundamentos, cuyo haber dicho eso, pero Jacob, que tan frecuentemente había sido un
arquitecto y constructor es viajero opresivo y depresivo debido a su propio pecado, dio cuenta de
Dios. Hebreos 11:9, 10 sus experiencias gravosas. Cuando se refiere a su edad como años de
peregrinación (Hebreos 11:9, 10) nosotros también vemos su fe.

| 148 |

historiaSalvacionAT.indd 148 06/07/2007 15:36:21


Antiguo Testamento

Cuando se termina la entrevista, Jacob deja al Faraón con una bendi- Referencias / Notas
ción. Su conducta en el salón del impresionante palacio testificaba
que la grandeza espiritual excedía a la grandeza material. Un hijo
humilde de Dios es mucho más grande que el gobernador más gran-
de del mundo.
La bendición de Jacob no fue la bendición del pacto: Yo seré tu Dios.
El Faraón no conocía al Dios de Israel. Sin embargo, la bendición de
Jacob fluía de la bendición de Abraham cuando Dios dijo que sería
una bendición para todas las naciones.
La relación entre Israel y los paganos se hizo manifiesta. Egipto debe
dar a Israel bienes terrenales y ser una escuela de entrenamiento
temporal. Por un momento, la presencia de Israel da a Egipto la luz
del conocimiento del Dios verdadero. En una forma similar, los cris-
tianos deberían ser una influencia en el medio ambiente donde Dios
los ha colocado.

IV. MUERTE DE ISRAEL: BENDICIÓN Y PROFECÍA PARA SUS HIJOS


Israel vivió en Egipto por diecisiete años. Mientras envejecía debió
de haberse sentido como un extraño. La naturaleza de Israel se evi-
denció en las instrucciones que dio para su entierro. Aquella fue una
confesión de fe. No Egipto, sino Canaán era su hogar. La instrucción
que dio, permitió que sus hijos entendieran que Israel no debía per-
manecer en Egipto. Él estaba allí solamente, en tránsito, para llegar
a ser un pueblo separado que eventualmente heredaría la tierra pro-
metida. Por fe, Jacob escogió la cueva humilde de Macpela en lugar
de la más hermosa tumba de Egipto.
Jacob enfermó y José fue notificado de la condición de su padre.
Pronto sus hijos rodearon la cama de Jacob. José estaba allí con sus
hijos Manasés y Efraín.
Jacob hace un último esfuerzo. La naturaleza de Israel llega a ser
evidente cuando bendice a los hijos de José. El anciano patriarca
señaló la relación de José —que había llegado a ser un egipcio— y
el pueblo del pacto.
A esta cita acudió José con sus dos hijos para estar junto a su mo-
ribundo padre Jacob, en su humilde vivienda. Estos hijos, que le na-
cieron a José antes de que Jacob viniera a Egipto, fueron reivindica-
dos por él para ser incluidos en el pueblo del pacto. Jacob los tomó
como suyos.
La fe de José también se hizo evidente aquí. Estos dos hijos perte-
necían a la familia real. Eran príncipes de Egipto. El Señor también
había obrado en los corazones de estos dos jóvenes que tenían pro-
bablemente alrededor de veinte años de edad. Rechazaron la gloria
de Egipto para estar unidos al clan de los pastores despreciados. No
hay duda de que José había instruido a sus hijos acerca del signifi-
cado del pacto.
La unión de estos con los israelitas fue de una manera que José no
había esperado. José hizo que sus hijos fuesen a la cama de su padre
en orden de nacimiento, primero el mayor y luego el menor. Jacob,

| 149 |

historiaSalvacionAT.indd 149 06/07/2007 15:36:21


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas aunque no podía ver, no estaba espiritualmente ciego. En el nombre


del Señor, Israel los bendijo de acuerdo al orden soberano de Dios;
así que no fue el mayor sino el menor quien fue colocado primero.
Israel, el representante de Dios y cabeza de la familia santa, honró
la soberanía de Dios. A pesar de las dudas levantadas por José, él
permaneció firme. Jacob había sido liberado de sus propias prefe-
rencias y elecciones que tan frecuentemente le habían traído dolor.
Ahora se sometió a las elecciones libres y soberanas de Dios.
Yo muero, fueron las palabras finales del discurso solemne de Israel,
pero Dios estará con vosotros y os hará volver a la tierra de vuestros
padres (Génesis 48:21). Jacob tenía nostalgia de Canaán.
Finalmente, el carácter mismo de Israel se revela en las bendicio-
nes reales y proféticas que da a sus hijos. Jacob está en su cama
enfermo, ciego y débil físicamente, pero con su espíritu ve al futuro
distante. Dice, Acercaos y os declararé lo que ha de aconteceros en los
días venideros (Génesis 49:1).
Doce hombres poderosos rodeaban el lecho de muerte del anciano
padre. Él los llama uno por uno. Como cabeza de la familia santa les
habla a cada uno personalmente, escudriña su pasado y libremente
les alaba o reprende.
Por decirlo de alguna manera, ellos están en una corte, y su padre
les dice lo que pueden esperar del futuro. La forma de las bendicio-
nes de Israel está repetidamente inspirada en la vida de un pastor.
Por sus pecados, Rubén, Simeón y Leví, aunque eran los mayores,
habían perdido su lugar de honor y la doble porción de la herencia.
Judá, el cuarto hijo de Lea, es la tribu real. Su bendición es el punto
central. Judá es el que lleva la semilla del Mesías. Jacob no vio eso
durante su vida.
No fue Judá sino José el que fue su hijo más amado. Pero ahora
que su cara está cubierta con la sombra de la muerte, sus ojos es-
pirituales son iluminados por el espíritu de profecía. Sobre su lecho
de muerte él dice: Judá, te alabarán tus hermanos (Génesis 49:8). Es
como si dijera: He estado equivocado todo el tiempo. Yo escogí a
José, pero no a Judá. ¡Pero tú, Judá, eres el primero! Judá, el hijo a
quien Jacob pasó por alto, era el elegido por Dios.
José es también ricamente bendecido. La vida de José muestra cla-
ramente que él es el tipo del Mesías, pues hay similitudes con Él.
Judá, sin embargo, es el tipo verdadero del Mesías. De Judá, Siloh
vendrá. Es significativo que el nombre de José, el hijo que Jacob
prefirió sobre los otros y que llegó a ser un egipcio, es retirado de las
doce tribus. Pero los hijos de José son recibidos dentro del pueblo
futuro de Israel.
Dios cumplirá su consejo en Judá, el objeto de su elección soberana.
Judá, te alabarán tus hermanos. El león y la vid son símbolos de poder
y abundancia, y señalan las bendiciones que vendrán de la tribu real
(Génesis 49:8-12).
Después de las bendiciones de Jacob en su lecho de muerte, la his-

| 150 |

historiaSalvacionAT.indd 150 06/07/2007 15:36:21


Antiguo Testamento

toria del patriarca llega al final. Hasta ahora Jacob había sido la ca- Referencias / Notas
beza de la familia.
Desde ahora los doce padres representarán las cabezas de las tribus
de Israel. Una nueva fase en la historia de Israel está por empezar.

| 151 |

historiaSalvacionAT.indd 151 06/07/2007 15:36:21


La Historia de la Salvación

24
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

DIOS BENDICE, PRUEBA


Y RESTAURA A JOB
Texto de referencia:
Job

Versículo para memorización:


Pero yo sé que mi Redentor vive, y que al fin se levantará sobre el
polvo. Job 19:25

INTRODUCCIÓN
El libro de Job pertenece al grupo de libros poéticos y contiene algu-
nos de los más hermosos poemas de la Biblia. Este libro examina el
problema del sufrimiento en una forma poética. Job es el libro más
inusual.
Los incrédulos ven solamente la miseria que trae el sufrimiento y
lo miran con miedo y temor. Para aquellos que temen al Señor, el
sufrimiento es una prueba que les llega de la mano paternal de Dios
para probar y purificar su fe. El sufrimiento es usado para refinar y
perfeccionar la fe y obtener su brillo, así como el oro verdadero es
refinado por el fuego. El hijo de Dios puede cambiar sufrimiento por
gozo indescriptible.
Eso es lo que nos enseña la historia de Job. El libro de Job puede
dividirse en tres partes: 1) Introducción: capítulos 1 al 2; 2) Diálogo:
capítulos 3 al 41; y 3) Conclusión: capítulo 42.
La introducción y la conclusión no están escritas en una forma poé-
tica, sino en estilo narrativo. En los libros históricos del Antiguo Tes-
tamento también tenemos algunas partes poéticas, como el gozo de
Adán al ver la mujer que Dios le dio (Génesis 2:23), el canto de Lamec
(Génesis 4:23), el canto de Moisés después de pasar a través del Mar
Rojo (Éxodo 15), el canto y bendición de Moisés (Deuteronomio 32
y 33), el canto de Débora (Jueces 5) y el canto de Ana, la madre de
Samuel (1Samuel 2).
Las recientes traducciones de la Biblia ubican estas partes fuera de
la narrativa para indicar que su estilo es poético. Debería recordarse

| 152 |

historiaSalvacionAT.indd 152 06/07/2007 15:36:21


Antiguo Testamento

que la poesía hebraica no tenía metro ni rima, pero se caracterizaba Referencias / Notas
por el paralelismo o la repetición de pensamientos en sinónimos o
pares antitéticos. Éstos podían ser de dos, cuatro, seis u ocho líneas.
En los Salmos especialmente, se pueden distinguir varias formas de
paralelismo.
Excepto por los primeros dos capítulos y el capítulo final, el libro de
Job es principalmente una reflexión poética.
El libro defiende la justicia de Dios en el sufrimiento más amargo del
hombre. Aunque desde la Caída el problema del sufrimiento huma-
no ha molestado a la humanidad.
El nombre de Job puede significar “el que es tratado malamente” o “el
que es tentado”. Algunos lo traducen como “el piadoso”. La Tierra de Uz
estaba en Aram o Siria, y puede haber sido Edom. Es muy probable que
el libro fuera escrito durante el tiempo de la estadía de Israel en Egipto.
Debido a que no hay indicios de las leyes Mosaicas en este libro, se pue-
de asegurar que precedió al tiempo de Moisés. Esta es la razón porqué
esta historia está incluida aquí, después de la muerte de José.
Vamos a mirar la vida de Job en los siguientes puntos:
I. Job es bendecido
II. Job es probado
III. Job es restaurado

I. JOB ES BENDECIDO
El libro de Job nos introduce a tiempos y lugares desconocidos. No
podemos decir con seguridad cuándo vivió realmente Job, pero se
cree generalmente que vivió durante los tiempos de los patriarcas.
Tampoco podemos encontrar dónde vivió. No se nos provee muchos
detalles acerca de la tierra de Uz. Incluso el significado del nombre
no puede ser exactamente determinado.
A pesar de todos los rasgos desconocidos acerca de Job, este hom-
bre es una de las figuras mejor conocidas de las Santas Escrituras. Si estuvieran en medio
Su nombre es tan conocido como el del patriarca Abraham, porque de ella estos tres hombres:
se lo usa en un sentido proverbial. La expresión tan paciente como
Noé, Daniel y Job, solo
Job continúa viva en la mayoría de las tradiciones.
ellos, por su justicia,
librarían sus propias
Aunque el libro de Job es presentado en forma poética, Job no es vidas, dice Jehová, el
una persona que existió sólo en la mente del escritor. Las Escrituras Señor. Ezequiel 14:14
nos muestran que Job vivió realmente. En Ezequiel 14:12-23 el Señor
coloca el nombre de Job próximo a Noé y Daniel.
Nosotros tenemos por
Job fue una persona muy significativa (Santiago 5:11). Fue un hom- bienaventurados a los que
bre muy rico, un rey pastor. Es difícil imaginarnos la grandeza de sus sufren: Habéis oído de la
posesiones y riquezas (Job 1:3). En los tiempos antiguos la riqueza paciencia de Job, y habéis
de una persona se calculaba por el número de ganado que poseía. visto el fin que le dio el
Las posesiones de Job consistían de grandes bienes y muchas cabe- Señor, porque el Señor
zas de ganado. es muy misericordioso y
Job era padre de familia y había sido bendecido con muchos hijos. compasivo.
Era una familia feliz en la que los miembros se amaban y se condu- Santiago 5:11

| 153 |

historiaSalvacionAT.indd 153 06/07/2007 15:36:21


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas cían bondadosamente con los demás. No había rencillas ni enojo
que dañara las relaciones.
Muchas familias se dividen por las peleas continuas entre la madre y
el padre. Donde no hay paz entre los padres, la relación entre los hi-
jos usualmente sufre también. Hay muchas familias infelices. Viven
sin Dios y sin la Biblia, no tienen amor ni paz.
Job también fue altamente estimado y respetado por sus conocidos.
Era un consejero para muchos. Fue uno de los grandes en la tierra y
el más grande de todos los hombres del este (Job 1:3).
Pero el más grande y mejor testimonio que Job poseía era el que
Dios mismo le dio. Era temeroso de Dios y apartado del mal (Job 1:1).
Su posesión más grande era su santidad. Job temía a Dios.
Job miraba sus muchas posesiones como regalos que el Señor le
había dado y por tanto, no era orgulloso. Poseer dinero y bienes no es
malo en sí mismo, pero ser codicioso es un gran pecado. Job usó sus
dones de acuerdo a la voluntad de Dios. Era un buen administrador
de las riquezas que Dios le había dado. Dio libremente al pobre y ayu-
dó a las viudas y huérfanos. Poseer dinero sin tener temor de Dios no
trae felicidad. La fe nos enseña a hacer uso correcto de la riqueza y
usarla para el bienestar de otros y para la gloria de Dios.
Job consideraba a sus hijos como herencia del Señor. No estaba sa-
tisfecho con que ellos tuvieran una buena posición en el mundo,
sino que sobre todo deseaba que sus hijos caminaran en el temor
del Señor. Oraba constantemente por ellos. El mayor temor de Job
era que sus hijos se descarriaran del camino del Señor. Por tanto,
oraba frecuentemente y ofrecía sacrificios por ellos (Job 1:5).
¡Cuántos padres oran por sus hijos mientras sus hijos están feste-
jando! Felices son los hijos que tienen tales madres que oran y tales
padres que temen a Dios.

II. JOB ES PROBADO


Dondequiera que hay felicidad y paz, hay también alguien que mira
de manera maligna, que intenta traer destrucción y miseria. El diablo
se enojó por la felicidad de Adán y Eva en el paraíso y la destruyó al
conducirlos al pecado. Satanás también tenía su ojo de rapiña sobre
Job, y le dijo a Dios que Job era un siervo hipócrita, interesado sola-
mente en la ganancia personal. Satanás no sólo injurió el honor de
Job, sino también el honor de Dios.
¿Acaso teme Job a Dios de balde?, preguntó Satanás (Job 1:9,10) que-
riendo decir que Job servía a Dios sólo por los regalos que había re-
cibido de Él y no por lo que Dios es en sí mismo, digno de ser servido.
Esto se haría evidente si Job fuera despojado de sus regalos, dijo el
diablo. Entonces lo más seguro es que Job blasfemará contra ti en tu
propia presencia (Job 1:11) y se desviará y dejará de servir a Dios.
Dios le dio permiso a Satanás para causarle problemas y dolor a
Job, pero le prohibió tocarlo (Job 1:12). Satanás está bajo el gobierno
soberano y todopoderoso de Dios. Satanás no puede hacer ni un

| 154 |

historiaSalvacionAT.indd 154 06/07/2007 15:36:21


Antiguo Testamento

movimiento sin la voluntad de Dios. Todas sus acciones deben servir Referencias / Notas
para glorificar el nombre de Dios.
Desde ese momento Job se convierte en el blanco feroz de los dar-
dos de Satanás. Satanás tratará con todo lo que esté en su poder
para hacer de Dios un mentiroso y mostrar que Job es un hipócri-
ta. Tormentas furiosas y tempestades empezaron a hacer estragos
alrededor de la casa de Job. Siguió calamidad tras calamidad (Job
1:13-19). El hombre de riqueza sin precedentes quedó de repente
despojado de todo. ¡En un día perdió todos sus bienes y a todos sus
hijos e hijas!
En lugar de maldecir al Señor, Job continúa temiendo al Señor. In-
cluso durante las más grandes calamidades, continuó confiando en
Dios. El Señor lo fortaleció durante las más grandes pruebas. Aun-
que profundamente desecho (Job 1:20), en fe y con una actitud de
adoración santa, Job dijo: Jehová dio, y Jehová quitó; ¡Bendito sea el
nombre de Jehová! (Job 1:21).
Las insinuaciones perversas de Satanás no dieron resultado. Sata-
nás pensó que si Job sufría físicamente, se volvería contra el Señor.
El Señor le permitió a Satanás hacer esto, pero no podía tomar la
vida de Job (Job 2:6). Satanás afligió a Job con sarnas dolorosas.
Mientras sufría dolores atroces y experimentaba grandes tormentos,
Job fue a sentarse en medio de las cenizas.
En medio de esta gran agonía, las acusaciones de su esposa au-
mentaban su tormento. Job perdió todo lo que amaba, excepto su
esposa. Satanás no se la llevó, pero la usó para torturar aún más a
Job, para probarlo y hacer que maldijera a Dios (Job 2:9).
Pero también durante esta prueba pesada Dios fortaleció a Job, así
que le amonestó a su esposa: ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal
no lo recibiremos? (Job 2:10). En todo esto Job no pecó con sus la-
bios. A pesar de todo lo que Satanás usó para intentar quebrantarlo,
Job fue fiel al Señor y perseveró en justicia. El diablo fue derrotado
porque Job no se volvió contra Dios. Satanás no tenía nada en contra
de Job.
Ahora los amigos de Job, que habían escuchado de su sufrimiento,
vinieron a verlo. Cuando vieron a Job, no reconocieron a su amigo.
Sin hablar, le miraron fijamente.
Los amigos de Job no fueron buenos consejeros, sólo hicieron que
se hundiera más en la miseria de su sufrimiento. Acusaron a Job de
toda clase de males. Dios te está castigando porque has pecado tan
profundamente, le dijeron.
Los tres estaban equivocados. Elifás representa el lado de la revela-
ción, Bildad representa la tradición y Sofar representa la experiencia.
Solamente el cuarto amigo, Eliú, el más joven, fue un ángel para Job
aunque tampoco pudo dar una explicación. Por tanto, como estaba
de acuerdo con Job, éste no refutó a Eliú.
Finalmente, Job no pudo quedarse callado por más tiempo mientras
sus tres amigos discutían su caso. Job maldijo el día de su nacimien-
to. Golpeado por el juicio atroz de su sufrimiento, deseó nunca haber

| 155 |

historiaSalvacionAT.indd 155 06/07/2007 15:36:21


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas nacido. Esto sin duda era un gran pecado. La vida es un don precioso
de Dios.
Sin embargo, aunque Job pecó grandemente, no ocurrió lo que el
diablo había dicho y esperaba. Durante los momentos más terribles
de su angustia y sufrimiento, Job maldijo el día de su nacimiento
pero no maldijo a Dios. Esto era lo último que Satanás hubiera espe-
rado. En medio de su miseria, el sufrido Job dijo: ¡Yo sé que mi reden-
tor vive! (Job 19:25) El diablo no tuvo éxito en romper el lazo entre Job
y Dios porque, a pesar de su sufrimiento, la salvación de Job estaba
segura con Él.

III. JOB ES RESTAURADO


El segundo tema del libro de Job se refiere a la batalla que libran
aquellos que temen a Dios cuando intentan encontrar una respuesta
al sufrimiento. Hay mucho sufrimiento en la tierra. Debido al pecado,
el mundo ha llegado a ser un valle de lágrimas. La mayoría del sufri-
miento y angustia proviene de la consecuencia del pecado y del justo
juicio de Dios contra el pecado. Dios castiga las transgresiones de
los hombres. Aquellos que pecan también perecerán por su pecado.
El Señor es un Dios justo.
Pero hay una clase de sufrimiento que no procede de la ira de Dios,
sino de Su amor. Los inconversos deben sufrir por su pecado, pero
el sufrimiento de los que temen a Dios frecuentemente procede del
amor de Dios por ellos.
El sufrimiento de Job también manifestó otra característica. Sus
amigos sospechaban que él era culpable de algo terrible, un pecado
secreto, y Job se defendió seriamente contra esta acusación. El sufri-
miento de Job fue una prueba para ver si era verdaderamente santo
y si estaba motivado por el amor de Dios o si lo servía para recibir
recompensa. Su sufrimiento servía para probar su fe y para fortale-
cerla. También servía para avergonzar a Satanás. Al puente nuevo se
lo prueba poniendo un gran peso sobre él, para probar su fortaleza.
En forma similar, Dios también prueba la fe. Una característica de la
fe es que es como un imán cuyo poder de atracción llega a ser más
fuerte comparado a la presión del peso sobre ella.
Ninguno que haya vivido ha sido más profundamente probado que
Job. La Escritura repetidamente hace referencia al sufrimiento de
Job como quien está cautivo y en cadenas. Su sufrimiento era como
una cadena pesada que lo mantenía derrotado. Pero el Señor amo-
rosamente alivió la cautividad de Job (Job 42:10). Cuando Job se dio
cuenta de la grandeza y sabiduría de Dios y de su propia insignifi-
cancia, se humilló delante de Dios en oración. Si aquellos que están
oprimidos levantan sus corazones a Dios en oración, un rayo de luz
entra en la oscuridad de su prisión. Descubierto por Dios para verse
a sí mismo como realmente era, Job se aborreció a sí mismo y se
arrepintió delante del Señor (Job 42:6). No sólo oró por sí mismo,
sino también por otros. Aquellos que aprenden a orar, también inter-
ceden por otros. Cuando la prueba produjo los frutos deseados en
Job, el Señor habló. Y puso los límites: hasta aquí y no más.

| 156 |

historiaSalvacionAT.indd 156 06/07/2007 15:36:22


Antiguo Testamento

Aunque Job lo había perdido todo, al final, todo le fue devuelto por Referencias / Notas
partida doble. Después del periodo de sufrimiento, vino un periodo
de gran prosperidad. Al principio él dijo: Jehová dio, y Jehová quitó;
¡bendito sea el nombre de Jehová! Ahora podía decir: ¡El Señor quitó,
el Señor dio, bendito sea el nombre de Jehová!
La explicación más clara del sufrimiento de Job se encuentra en el
apoyo y la glorificación del nombre de Dios contra la acusación de
Satanás. El sufrimiento de Job por la causa de Dios señala clara-
mente al gran sufrimiento del Siervo del Señor, Jesucristo, quien no
conoció ni tampoco cometió ningún pecado. Él sufrió en la cruz y oró
por los transgresores, como Job había orado por sus amigos que lo
acusaron de hacer mal. Debido a Jesús, Job fue capaz de perseverar
y honrar el gran nombre de Dios. Por causa de Jesús, nosotros tam-
bién podemos recibir fuerzas para perseverar en el sufrimiento, para
honrar y glorificar su nombre.

| 157 |

historiaSalvacionAT.indd 157 06/07/2007 15:36:22


La Historia de la Salvación

25
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

EL PUEBLO DE ISRAEL
ESCLAVO EN EGIPTO
Texto de referencia:
Éxodo 1

Versículo para memorización:


Ciertamente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, he
oído su gemido y he descendido para librarlos. Hechos 7:34

INTRODUCCIÓN
Hemos llegado al comienzo del segundo libro de la Biblia. Éxodo
significa “salir fuera”, o “salida”, refiriéndose a la salida de Israel de
Egipto. En cuanto a su contenido, es uno de los libros más ricamen-
te variado de la Biblia. Además de genealogías, contiene historias,
cantos y regulaciones.
El primer libro de la Biblia se llama Génesis, porque detalla los oríge-
nes de todas las cosas. El segundo libro se llama Éxodo porque nos
informa acerca de la maravillosa liberación de Israel de Egipto, la
tierra de esclavitud. En este libro el Dios del pacto es descrito como
el Protector y Líder de Israel. El secreto de la salvación de Israel yace
por completo en la fidelidad del Dios para con Israel.
Los cinco libros de Moisés contienen la historia más antigua de la
humanidad. Génesis cubre muchos siglos. Éxodo a Deuteronomio
cubre solo dos y medio siglos. Los primeros dos capítulos del Éxodo
cubren la historia de aproximadamente dos siglos. Éxodo 3 a Deute-
ronomio 34 cubren el periodo del llamamiento de Moisés hasta su
muerte, un espacio de sólo cuarenta años.
Hay una gran diferencia en los lapsos expuestos en el libro. Por una
parte tenemos los eventos de algunos siglos escritos en sólo unos
pocos capítulos, mientras el pacto que Dios hizo con Israel en el Si-
naí está descrito con tanto detalle que cubre nada menos que cuatro
libros: Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. La esencia de esta
historia se relata en Éxodo 19 al 24.

| 158 |

historiaSalvacionAT.indd 158 06/07/2007 15:36:22


Antiguo Testamento

Todo lo que precede en la Biblia a esta historia es preparatorio. Gé- Referencias / Notas
nesis relata la historia más antigua de la humanidad y la historia
sagrada de los patriarcas. Es la prehistoria de la nación de Israel. El Ha manifestado sus
libro de Éxodo nos muestra cómo la familia del patriarca Jacob llegó palabras a Jacob, sus
a ser una nación separada, el pueblo especial del Señor. Israel es el estatutos y sus juicios a
pueblo a quien el Señor se reveló y con quien trató como con nin- Israel. No ha hecho así
guna otra nación (Salmos 147:19,20; Romanos 9:3-4). Porque es su con ninguna otra de las
posesión especial, encontramos una descripción detallada de cómo naciones; y en cuanto
Israel llegó a ser una nación. a sus juicios, no los
“Israel estará a la cabeza de cada nación y debido a la gloria que re- conocieron.
cibe Israel”, es una expresión, un reflejo del pueblo del Señor tomado Salmos 147:19,20.
de todas las naciones. Israel es el pueblo del pacto y desde el princi-
pio ha sido el recipiente de la gracia especial de Dios. Porque deseara yo mismo
De ahora en adelante la Escritura expondrá las riquezas únicas de ser anatema, separado de
Israel. Mientras las personas del mundo sucumben más y más ante Cristo, por amor a mis
la ceguera, hasta casi olvidar lo que es el pecado, el Señor exhibe la hermanos, los que son mis
santidad de su ley y las riquezas de su gracia mediante su pueblo parientes según la carne;
Israel. Israel será el espejo que servirá al pueblo de Dios, de todas las que son israelitas, de los
edades, para examinarse a sí mismo. cuales son la adopción,
la gloria, el pacto, la
En el primer capítulo del libro de Éxodo vamos a encontrar tres cosas: promulgación de la Ley,
I. Israel es bendecido en Egipto el culto y las promesas.
Romanos 9:3-4
II. Israel es oprimido severamente en Egipto
III. El propósito de la opresión de Israel

I. ISRAEL ES BENDECIDO EN EGIPTO


Aunque pasamos a un nuevo libro de nuestra Biblia, la historia que
empezó en Génesis continúa en Éxodo. La lectura hebraica de Éxodo
empieza con la palabra “y”, lo que indica que la historia que sigue
está conectada a la previa.
En los versículos 1 al 7 del primer capítulo se relata la prosperidad
temporal de Israel en Egipto. Primero son dados los nombres de Is-
rael. Hijos de Israel es el término para denotar al pueblo del pacto.
Ellos habían venido a Egipto con su antepasado Jacob, que es hon-
rado y reconocido por el nombre que reciben sus descendientes. Los
Hijos de Israel vinieron a Egipto como un clan, con Jacob a la cabeza.
Cada hombre con su familia entraron con Jacob (Éxodo 1:1). La fami-
lia de Jacob creció hasta llegar a ser muchas familias y las familias
se multiplicaron hasta llegar a ser una nación. Era como una cadena
con muchos eslabones.
José ya estaba en Egipto (Éxodo 1:5). Esta referencia intenta clarificar Envió a un hombre
el hecho de que José no es mencionado en la lista de los hijos de delante de ellos; a José,
Israel (1:2-4). Porque el Señor envió un varón delante de ellos, a José que fue vendido como
(Salmos 105:17). Él había llegado a ser un gobernador poderoso y esclavo. Salmos 105:17
recibió una posición alta en Egipto para que, en la providencia de
Dios, Israel reciba una buena recepción de bienvenida allí. Próximo
al Faraón, el hijo de Jacob tenía la posición más alta en la corte de
Egipto.

| 159 |

historiaSalvacionAT.indd 159 06/07/2007 15:36:22


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas El pueblo de Israel fue enviado a Egipto. Jacob no fue allá hasta que
el Señor dio su aprobación (Génesis 46:3). En Egipto, el pueblo de
Entonces Dios dijo: —Yo Israel sería sustentado, multiplicado y formado. Egipto refugiará a
soy Dios, el Dios de tu Israel. La tierra del Nilo será usada de manera maravillosa para se-
padre; no temas descender parar al pueblo del pacto de todos los otros pueblos.
a Egipto, porque allí haré Las palabras que habló Jacob en su lecho de muerte: Yo muero,
de ti una gran nación. pero Dios estará con vosotros, ahora se han cumplido. Después de
Génesis 46:3 la muerte de Jacob, José vivió 54 años más en Egipto con alto honor
y estima.
Un día, José dijo a Debido a su vida en la corte egipcia y a su matrimonio, arreglado por
sus hermanos: —Yo el Faraón, con Asenat, hija de un sacerdote egipcio, José casi llegó a
voy a morir, pero Dios ser un egipcio, pero la orden de que a su muerte se lleven sus huesos
ciertamente os visitará de regreso a Canaán (Génesis 50:24, 25), indicaba claramente que
y os hará subir de esta en el corazón de José se había mantenido israelita. Como Jacob, que
tierra a la tierra que había profetizado del Redentor de Israel en su lecho de muerte, José,
juró a Abraham, a en fe, previó la certeza de la liberación futura de su pueblo (Hebreos
Isaac y a Jacob. E hizo 11:22).
jurar José a los hijos de La muerte de José fue una gran pérdida para los israelitas, pero el
Israel, diciendo: —Dios protector del pueblo del pacto no era un hombre, ni siquiera uno de
ciertamente os visitará, y posición alta. ¡Era Jehová, el Dios del pacto, la fuerza y escudo de
haréis llevar de aquí mis Israel!
huesos.
Génesis 50:24, 25 El Señor bendijo grandemente a Israel (Éxodo 1:7). En la quietud de
la noche Abraham había sido dirigido para volver sus ojos a las es-
trellas numerosas del cielo y había recibido la promesa: Así será tu
Por la fe José, al morir, descendencia (Génesis 15:5). Esta palabra ahora se había cumplido.
mencionó la salida de El pueblo de Israel se había multiplicado grandemente mientras es-
los hijos de Israel y dio taba en Egipto. Las muchas y variadas expresiones usadas para des-
mandamiento acerca de cribir esto señalan su aumento extraordinario: Pero los hijos de Israel
sus huesos.
fructificaron y se multiplicaron, llegaron a ser numerosos y fuertes en
Hebreos 11:22
extremo; y se llenó de ellos la tierra (Éxodo 1:7).
En un periodo de tiempo de 430 años, habían llegado a ser un pue-
blo de dos millones y medio, capaz de formar un ejército de 600.000
soldados. En la región pastoril separada de Gosén, el pueblo no solo
aumentó en número, sino también en riqueza.
Egipto ejercía la función de una escuela importante de entrenamien-
to para Israel. Bajo el gobierno de José el país había obtenido una
prosperidad sorprendente. Los métodos agrícolas aumentaron la
producción, el comercio floreció y el pueblo había alcanzado un alto
nivel de conocimiento científico. Sus pirámides, templos y palacios
muestran que Egipto excedía en habilidad arquitectónica.
El pueblo del pacto pudo aprender mucho en Egipto para equiparse
para su posición de portador y guardián de la revelación especial de
Dios. Exactamente como Moisés había sido instruido en la sabiduría
de Egipto, el pueblo fue entrenado en muchas y varias habilidades y
artes. Su permanencia en Egipto entre personas inteligentes, agresi-
vas y diestras fue para el bienestar material y moral de Israel. La pro-
mesa hecha a Abraham, de que Israel saldrá con gran riqueza de un
país extranjero, iba a ser notablemente cumplida (Génesis 15:14).

| 160 |

historiaSalvacionAT.indd 160 06/07/2007 15:36:22


Antiguo Testamento

II. ISRAEL ES OPRIMIDO SEVERAMENTE EN EGIPTO Referencias / Notas


Israel aprendió mucho en la escuela de entrenamiento de Egipto,
incluida la experiencia del gran sufrimiento. Esto es evidente en lo
que sigue en Éxodo 1. Entretanto, se levantó sobre Egipto un nuevo
rey que no conocía a José (Éxodo 1:8). Después de un período de ben-
dición vino un tiempo de opresión. Mientras José vivió, el pueblo tuvo
un protector poderoso, pero después de muchos años, un nuevo rey,
que pertenecía a una nueva dinastía, reinó sobre Egipto. Se introdu-
jeron políticas nuevas y diferentes y este Faraón se llenó de envidia y
odio cuando vio la influencia y poder de los hebreos (Éxodo 1:9). Aquí
tenemos el primer incidente de lo que ahora llamamos antisemitis-
mo. Fue motivado por celos y resentimiento.
El rey decidió reprimir el poder de Israel. La extensión de la opresión
es descrita en detalle. No es natural ser agradecidos. La opresión
contra el pueblo del pacto fue motivada por la ingratitud y el resen-
timiento. Los pastores pacíficos y los cultivadores de la tierra tenían
que realizar trabajos forzados y fueron reducidos a esclavos (Éxodo
1:11).
Previamente ellos habían cuidado sus rebaños en los campos férti-
les. Ahora, trabajando en el sol caliente, eran forzados a hacer ladri-
llos para levantar una pared que servía para mantenerlos confinados
a una provincia del país.
Las políticas del Faraón estaban directamente en contra de las pro-
mesas de Dios. El Señor había prometido a Abraham que haría de
él una nación grande y poderosa. Ahora al cumplirse esta promesa,
el Faraón hacía todo lo que podía para contener y diezmar al pueblo
que crecía rápidamente, para quebrar su poder. Su intento, sin em-
bargo, fue en vano. El monarca era tan impotente para detener el
cumplimiento del consejo de Dios con respecto a Israel, como lo era
también para detener al río Nilo cuando éste inundaba sus orillas.
Aunque el pueblo de Dios fue amenazado por un gobernador pode-
roso, tenía un Dios Todopoderoso para protegerlo de su opresor. Las
Escrituras dicen: Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multi-
plicaban y crecían (Éxodo 1:12).
Los egipcios despreciaban a los israelitas y empezaron a requerir Cuando asistáis a las
más y más servicios difíciles de ellos, de tal manera que la vida de hebreas en sus partos,
los israelitas llegó a ser muy amarga (Éxodo 1:14). El enemigo vio que observad el sexo: si es
su opresión no trajo los resultados deseados. Mientras más oprimían hijo, matadlo; si es hija,
a los israelitas, más crecían. Por tanto, el crecimiento de Israel llegó dejadla vivir.
a ser objeto del odio y escarnio del Faraón y éste tomó medidas aún Éxodo 1:16
más severas (Éxodo 1:16).
La severa opresión no apagó el espíritu de los israelitas. El rey, por
tanto, ordenó que todos los bebés varones, nacidos de mujeres he-
breas, sean eliminados. Faraón hirió al pueblo en la raíz de su exis-
tencia.
Las parteras temieron al Señor más que al mandato del rey de Egipto.
Ellas creyeron que debían obedecer a Dios más que al hombre. El te-
mor del Señor libera a las personas del temor al hombre (Éxodo 1:17).

| 161 |

historiaSalvacionAT.indd 161 06/07/2007 15:36:22


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas Las parteras fueron llamadas para dar un reporte al rey (Éxodo 1:18,
19), pero tomaron el recurso de la mentira.
Normalmente la verdad no puede apoyarse en una mentira. En este
caso, mentir fue una necesidad para salvar la vida de otros. Sin em-
bargo, las palabras de las parteras tenían algo de verdad. No hay
duda de que la mano bendita de Dios estaba sobre las madres de
Israel.

Dios favoreció a las Entonces la mentira de las parteras fue justificada, porque salvaron
parteras; el pueblo se las vidas de las madres y sus hijos. (Éxodo 1:20,21). Además, debe-
multiplicó y se fortaleció mos recordar que ellas mismas pusieron sus vidas en peligro para
mucho. Y por haber las la salvación de otros. (Para ampliar su comprensión de este tema
parteras temido a Dios, puede consultar el libro de J. Douma, Los diez mandamientos).
él prosperó sus familias. La ira del Faraón fue inútil. A pesar de todo lo que hacía para destruir
Éxodo 1:20, 21 a los israelitas, ellos permanecían fuertes.
Hasta entonces sus acciones habían sido llevadas en secreto, pero
ahora empezó a perseguir a los judíos públicamente y a gran escala
(Éxodo 1:22). Vemos aquí que el pecado siempre conduce de mal a
peor. El Faraón empezó con opresión, luego recurrió a malas artes y
pronto cometió asesinato premeditado.
Este rey, usando de ¡Cómo deben de haber llorado las madres israelitas cuando sus be-
astucia con nuestro bés varones fueron arrancados de ellas y arrojados (Hechos 7:19) al
pueblo, maltrató a Nilo para ser ¡comidos por los cocodrilos!
nuestros padres hasta
obligarlos a que ¡Hubo aflicción y miseria en los hogares de los israelitas! Antes era
expusieran a la muerte a motivo de gran alegría en las familias judías el nacimiento de un niño
sus niños para que no se varón, pero ahora había solamente dolor. Los bebés varones fueron
propagaran. quitados de sus padres; a las hijas se les permitía vivir para llegar a
Hechos 7:19 ser esclavas de los egipcios; y los padres fueron forzados a una dura
servidumbre para que sus vidas llegaran a ser muy amargas.
El único que ocasionaba esta opresión era el rey de Egipto. Sin em-
Cambió el corazón de ellos bargo, él era solamente un instrumento en la mano del Señor. Era
para que aborrecieran a Dios mismo quien había previamente dado prosperidad a los israe-
su pueblo, para que contra litas, pero ahora cambiaba los corazones de los egipcios para que
sus siervos pensaran mal. ya no traten favorablemente al pueblo judío, sino con odio (Salmos
Salmos 105:25 105:25).
El Señor hizo todo esto por el bien de su pueblo, como pronto vere-
mos. La Escritura nos muestra claramente que todo lo que sucede
es determinado por el consejo y voluntad de Dios. Su cuidado provi-
dencial prevalece en todo.
Una parte importante de la enseñanza de la Biblia es que esta verdad
se grabe de veras en los corazones de los creyentes. Detrás de los
eventos visibles de la historia está el gran poder y la mano de Dios,
quien en su sabiduría guía todo. Una meta importante de los maes-
tros es conseguir que sus estudiantes vean que Dios también actúa
en los eventos y circunstancias de nuestras vidas.
El odio del Faraón llegó a ser un medio de Dios para revelar su amor,
bondad, sabiduría y poder hacia Israel. Esto nos trae a la última parte
de nuestro tema.

| 162 |

historiaSalvacionAT.indd 162 06/07/2007 15:36:22


Antiguo Testamento

III. EL PROPÓSITO DE LA OPRESIÓN DE ISRAEL Referencias / Notas


El Señor había enviado al pueblo de Israel a Egipto para que se sepa-
raran de las otras naciones. Después de un tiempo, sin embargo, los La tierra a la que vas
israelitas empezaron a sentirse como en casa en Egipto. Una nación a entrar para tomarla
dotada física y espiritualmente, como era el pueblo israelita, que se no es como la tierra de
multiplicaba tan rápidamente, no podía ser confinada dentro de los Egipto, de donde habéis
límites de una provincia, ni limitada a la vida pastoril. Muchos is- salido, donde sembrabas
raelitas edificaron hogares permanentes en Gosén (Deuteronomio tu semilla y regabas con
11:10), mientras otros vivían entre los egipcios (Éxodo 3:22; 12:33). tu pie, como huerto de
hortaliza.
Gradualmente ellos empezaron a mezclarse con los egipcios y adop- Deuteronomio 11:10
taron su forma de vida y sus costumbres. ¡El pueblo de Dios llegó a
contaminarse con la adoración a los ídolos de los egipcios! (Josué Sino que cada mujer
24:14; Ezequiel 20:7). La gran influencia egipcia puede ser vista en pedirá a su vecina, y a
el hecho de que posteriormente ellos anhelaron regresar a Egipto la que se hospeda en su
cuando perdieron de vista el propósito dado por Dios. casa, alhajas de plata,
Aunque el Faraón oprimía al pueblo sin una causa, el Señor usó este alhajas de oro y vestidos,
hecho injusto como un medio para evitar que el pueblo del pacto los cuales pondréis sobre
pierda de vista su gran futuro y meta. Dios tenía su razón sabia al vuestros hijos y vuestras
permitir que el Faraón oprimiera tan severamente a su pueblo favore- hijas. Así despojaréis a los
cido. Egipto fue solamente un refugio temporal para Israel. egipcios. Éxodo 3:22
La opresión sirvió para hacer que el pueblo desee abandonar el Nilo Los egipcios apremiaban
creciente fértil y hermoso. Éste fue el medio de Dios para prepararlos al pueblo, dándose prisa
para su éxodo. Su aflicción condujo al pueblo a buscar ayuda en el a echarlos de la tierra,
Señor y hacer que anhelen la liberación. El Señor envía frecuente- porque decían: “Todos
mente aflicciones para probar a su pueblo y desatar los lazos que les moriremos”. Éxodo 12:33
atan a la tierra, para que puedan ser conducidos más cerca al cielo.
Cuando Israel se transformó en una nación, la escuela de entrena- Ahora, pues, temed a
miento llegó a ser una escuela de sufrimiento que sirvió para romper Jehová y servidlo con
los lazos que lo mantenía atado a Egipto. Ellos empezaron a anhelar integridad y verdad;
Canaán. Habían sido probados por medio de la aflicción y opresión quitad de en medio de
y fueron preparados para un gran final. Dios había escogido a Israel vosotros los dioses a los
para cumplir un gran llamado. No Egipto, sino Canaán era la tierra cuales sirvieron vuestros
prometida donde Israel florecería como un sacerdocio real y donde padres al otro lado del
un día nacería el más grande, Moisés.
río y en Egipto, y servid a
Jehová. Josué 24:14.
En la plenitud del tiempo, su mismo Rey-Mesías tomaría tempo-
ralmente su morada en Egipto. El Señor llamó a su Hijo de Egipto, Entonces les dije:
exactamente como Él llamó a su pueblo para que saliera de Egipto Cada uno eche de sí
(Mateo 2:15). las abominaciones de
delante de sus ojos, y no os
contaminéis con los ídolos
de Egipto. Yo soy Jehová,
vuestro Dios. Ezequiel 20:7

Estuvo allí hasta la


muerte de Herodes, para
que se cumpliera lo que
dijo el Señor por medio del
profeta, cuando dijo: “De
Egipto llamé a mi Hijo”
Mateo 2:15

| 163 |

historiaSalvacionAT.indd 163 06/07/2007 15:36:23


La Historia de la Salvación

26
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

NACIMIENTO Y ENTRENAMIENTO
DE MOISÉS
Texto de referencia:
Éxodo 2

Versículo para memorización:


Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija del
faraón, prefiriendo ser maltratado con el pueblo de Dios, antes que
gozar de los deleites temporales del pecado. Hebreos 11:24

INTRODUCCIÓN
El libro de Génesis terminó con la muerte de José y el Éxodo empieza
con el nacimiento de Moisés. Los dos hombres fueron los redentores
de su pueblo. Lo que José hizo por su pueblo tenía relación con su
bienestar temporal, pero lo que Moisés hizo fue más por el bienestar
espiritual de Israel. Dios se lleva a un siervo y envía a otros para que
haya progreso continuo en el cumplimiento de su consejo.

Por la fe Moisés, cuando La historia del niño Moisés es descrita desde el punto de la fe de
nació, fue escondido por sus padres (Hebreos 11:23). La historia del Moisés adulto es descrita
sus padres por tres meses, como un hecho de fe personal (Hebreos 11:27).
porque lo vieron niño Por fe, los padres de Moisés lo escondieron; por fe, lo colocaron en
hermoso y no temieron el una canasta de juncos sobre el agua; por fe, Moisés, cuando llegó a
decreto del rey. ser un adulto, abandonó Egipto porque prefirió ser reprochado jun-
Hebreos 11:23 to con Israel antes que disfrutar de los tesoros de Egipto. Veremos
que:
Por la fe dejó a Egipto, I. El niño Moisés llega a ser egipcio
no temiendo la ira del II. El Moisés adulto permanece como israelita
rey, porque se sostuvo
como viendo al Invisible.
Hebreos 11:27 I. EL NIÑO MOISÉS LLEGA A SER EGIPCIO
Los padres de Moisés vivieron durante un periodo terrible de la his-
toria. Hacía falta gran valor para establecer una familia durante tales
tiempos de aflicción. Manos asesinas arranchaban a los niños he-

| 164 |

historiaSalvacionAT.indd 164 06/07/2007 15:36:23


Antiguo Testamento

breos de los brazos de sus madres, pero Amram y Jocabed tuvieron Referencias / Notas
fe y esperanza en Dios.
Su tercer hijo iba a nacer exactamente cuando se lanzó la proclama
cruel y sangrienta de dar muerte a todos los niños, pero los caminos
de Dios son sorprendentes. Durante su más grande necesidad, el
Señor estuvo preparando la ayuda para su pueblo oprimido. Después
de la noche más obscura, Dios frecuentemente da un amanecer glo-
rioso. La Escritura nos enseña que la manera usual de Dios es actuar
más poderosamente cuando al hombre todo le parece imposible y
sin esperanza.
El pueblo de Israel estaba indefenso contra el poder de su opresor.
Desde la óptica humana, la liberación de Israel parecía imposible,
pero había llegado el tiempo de Dios. Justo cuando se había determi-
nado la exterminación de los israelitas, nació el libertador. Es el estilo
de Dios. Cuando para el hombre todo parece imposible, el Señor pre-
para la salvación de su pueblo.
El niño Moisés era muy hermoso (Hechos 7:20). La Escritura men- En aquel mismo tiempo
ciona esto tres veces (Éxodo 2:2; Hechos 7:20; Hebreos 11:23). Ser nació Moisés, y fue
físicamente hermoso es también un don de Dios. Frecuentemente agradable a Dios; y fue
se mal usa la hermosura en servicio al pecado. Aquí la belleza fue criado tres meses en casa
el medio que usó Dios para llevar a cabo su plan. La extraordinaria de su padre. Hechos 7:20
hermosura del niño inspiró en los padres la esperanza de que este
niño estuviera destinado para cumplir un propósito especial. Indu-
dablemente, durante este tiempo en que Israel tenía gran necesidad,
el pueblo clamaba por liberación y este clamor se traducía en más
oración por ella.
Sorprendidos por la hermosura de su hijo, posiblemente los padres
pensaron, “¡quién sabe si este niño no será el libertador futuro envia-
do por Dios!” Ellos no consideraron la posibilidad de arrojar a su hijo
al río. Lo cuidaron amorosamente y velaron por este niño hermoso.
Por tres meses, lo mantuvieron escondido de los espías merodea-
dores del Faraón. Durante este tiempo llegó a ser evidente no sólo
el amor maternal de Jocabed, sino también su fe. Ella no temió el
mandato del rey, pero por último llegó a ser imposible esconder al
niño por más tiempo.
Guiada por la providencia de Dios, ella fue muy osada. La fe confía
en la guía de Dios. Las personas con tal fe no dicen, “Bien, si Dios
tiene algo especial guardado para este niño, Él hará que algo suce-
da en su propia forma y tiempo. Solo tengamos calma y esperemos
tranquilamente”. Tal razonamiento y tal actitud no son pruebas de la
fe verdadera. La fe no se caracteriza por la falsa pasividad, sino que
actúa cuidadosamente y con interés.
Con la fe en el Señor, los padres prepararon cuidadosamente un plan.
Los egipcios sabían cómo hacer esteras y canastas fuertes de papiro.
Usando ramas tiernas de papiro, los padres de Moisés hicieron una
canasta pequeña en forma de un bote. Era como un arca pequeña.
La palabra hebrea que se usa aquí es la misma que se usó para de-
signar el arca de Noé. Cuidadosamente la embadurnaron con brea y
otro material adhesivo para hacerla resistente al agua.

| 165 |

historiaSalvacionAT.indd 165 06/07/2007 15:36:23


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas Cuando estuvo lista, actuaron según su plan. Un momento muy con-
movedor vivieron los padres de Moisés, cuando su madre Jocabed
colocó cuidadosamente a su querido hijo en la pequeña arca. Indu-
dablemente los padres debieron haber orado fervientemente antes
de sacar de su casa la canasta con su precioso contenido. Pero su
dolor no era tan amargo como cuando se lleva a un niño a la tumba.
El hijo de Jocabed estaba vivo y su fe le aseguraba que el Señor le
reservaba algo grande. En fe, Moisés fue escondido; en fe, fue colo-
cado en el río. Muy cuidadosamente la madre escogió el lugar más
adecuado entre los juncos, para que la corriente del río no lo llevara
lejos y los cocodrilos no lo devoraran.
La fe contribuyó en las acciones cuidadosas de los padres. La peque-
ña caja fue puesta en el río, cerca del lugar donde la princesa venía
usualmente a bañarse. Mientras tanto, la hermana de Moisés, una
niña de diez o doce años, vigilaba lo que iba a suceder.
Aquí vemos el carácter de la fe verdadera. La fe verdadera no deja
nada inconcluso y después de hacer todo lo que puede, lo deja a
Dios, esperando en Él para ver lo que Él hará. Jocabed no estaba des-
animada y sin esperanza cuando dejó a su hijo ya que ella lo había
colocado en las manos del Dios Todopoderoso.
El bote pequeño de papiro flota suavemente en el río. Todo el futuro
del pueblo de Israel está atado a este pequeño niño que está en la ca-
nasta. ¡Qué pequeño comienzo! Frecuentemente un nuevo comienzo
en la historia de la iglesia ha comenzado con un niño pequeño. Así
fue con el niño Moisés. Toda la historia del pueblo del pacto cuelga
como de un hilo delicado, atado a este niño pequeño, amenazado de
muerte. Este hilo delicado, sin embargo, descansa en las manos del
Dios Todopoderoso y por tanto no puede ser roto.
Cuando la princesa egipcia fue al lugar donde flotaba suavemente la
canasta de papiro, la vio inmediatamente. Tenía curiosidad de saber
lo que había dentro, e inmediatamente ordenó que la trajeran. La
hermosura extraordinaria del niño le fascinó. Su corazón se llenó
de compasión cuando en ese mismo momento el bebé empezó a
llorar.
Dios hace grandes cosas mediante situaciones pequeñas y momen-
tos insignificantes. Así es como se ejecuta su plan divino. Todo lo que
sucede aquí es del Señor.
La princesa se sentía atraída por esta criatura pequeña e indefensa.
Ella no podía soportar la idea de que un cocodrilo o cualquier otro
peligro terminara con la vida de este bello niño. Por fe, Jocabed no
temió el mandato del rey y escondió a su hijo. Ahora, era la hija del
Faraón quien tuvo compasión de este niño a pesar de las órdenes
estrictas de su padre.
El corazón del hombre natural que no conoce a Dios está en Sus ma-
nos y Él dirige sus esfuerzos para que aquel haga Su voluntad. Aquí
vemos, así como en otros tiempos, que en los momentos decisivos
de la historia de la salvación, los paganos actúan como instrumentos
que el Señor usa para servirle y para llevar a cabo Su sabio consejo.

| 166 |

historiaSalvacionAT.indd 166 06/07/2007 15:36:23


Antiguo Testamento

Mientras la princesa mira al niño con simpatía, Miriam empieza a ac- Referencias / Notas
tuar. Ella pregunta: ¿Quieres que te llame a una nodriza de las hebreas
para que te críe a este niño? (Éxodo 2:7) ¡Cuan rápido e inteligente-
mente actuó la niña! ¡Cuán favorablemente el Señor guía todo!
Aquí, nuevamente el Señor usa una circunstancia aparentemente
pequeña para cumplir grandes cosas. En pocas horas Moisés es
traído de regreso a su madre. Su alegría debió haber sido muy gran-
de. El Señor había coronado su fe, más allá de sus oraciones, pen-
samientos y expectativas. Ella experimentó que el favor de Dios era
más grande que el salario que la princesa le prometió pagar por la
tarea de cuidar a su propio hijo (Éxodo 2:9).
Jocabed alimentó a su hijo y también fue nutrido en el temor y ad-
monición del Dios de sus padres. ¡El cuidado providencial de Dios es
maravilloso!
La hija del Faraón frustró las órdenes asesinas de su padre. El monar-
ca orgulloso dijo: Yo destruiré, pero en el pacto Dios dijo: Yo salvaré.
En su poder soberano, Dios colocó la cuna que contenía la esperanza
de Israel al pie del trono del Faraón. Amram y Jocabed lo entendieron
claramente: esto es del Señor. Esto era un milagro ante sus ojos.
Cuando el niño creció, la princesa lo adoptó como su hijo. Y le puso
por nombre Moisés, diciendo: Porque de las aguas lo saqué (Éxodo
2:10). El nombre de Moisés es egipcio y probablemente significa
“niño”. Es remarcable que las Escrituras no reportan de alguien más
que haya tenido el nombre de Moisés. Esto señala el lugar único que
Moisés tuvo con sus contemporáneos y sus descendientes.
Al cuidado maternal de Jocabed le siguió la educación en el palacio
de Egipto. La princesa no sólo adoptó al niño sino que lo entrenó de-
votamente. Moisés fue educado en toda la sabiduría de Egipto.
No deberíamos hacer de menos esta sabiduría. Egipto fue el país de
la cultura antigua. ¡Qué maravillosa es la providencia de Dios! Egipto
tenía que equipar al hombre que iba a libertar al pueblo de Jacob.
La educación en el palacio del Faraón equipó a Moisés para actuar
como líder y juez de su pueblo.
Egipto era la nación más poderosa de ese tiempo y tenía el gobierno
más avanzado del mundo antiguo. El hombre que sería el líder de
Israel fue educado en las mejores escuelas y formado por la cultura
más elevada. Podemos usar la ciencia y la tecnología como dones de
Dios, pero debemos rechazar y evitar lo que es pecaminoso.
La hija del Faraón salvó a Moisés del agua, pero después Moisés
hará que el Faraón y sus ejércitos se ahoguen en ella.

II. EL MOISÉS ADULTO PERMANECE COMO ISRAELITA


La Escritura pasa por alto muchos años de la vida de Moisés. Cuan-
do Moisés tiene cuarenta años se ve claramente que él no había
llegado a ser egipcio, sino que había permanecido como israelita. Él
no se sentía como en su casa estando en el palacio. Su corazón es-
taba con su pueblo. Moisés se llenó de compasión cuando vio cómo

| 167 |

historiaSalvacionAT.indd 167 06/07/2007 15:36:23


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas eran oprimidos (Éxodo 2:11). Esto muestra la fe de Moisés. Por fe, él
rehusó ser llamado hijo de la hija del Faraón. Rehusó el lugar más
En aquellos días sucedió alto en Egipto para unirse al pueblo hebreo oprimido y rechazado
que, crecido ya Moisés, (Hebreos 11:24-26).
salió a visitar a sus El Espíritu de Dios le hizo entender su llamado para liberar a su pue-
hermanos. Los vio en sus blo (Hechos 7:25). Este Espíritu lo unió por fe al Dios de sus padres y
duras tareas, y observó a a su pueblo afligido.
un egipcio que golpeaba
a uno de sus hermanos Con coraje heroico y celo determinado, él tomó el lado de sus herma-
hebreos. Éxodo 2:11 nos oprimidos (Éxodo 2:11,12). En esta ocasión llegó a ser evidente
su carácter noble y honorable, pero aún no era el tiempo de Dios.
Moisés mismo no era suficientemente maduro para el gran llamado
Por la fe Moisés, hecho ya de su vida, e Israel tampoco estaba listo para ser libertado. Moisés
grande, rehusó llamarse fue rechazado y le preguntaron: ¿Quién te ha puesto a ti por príncipe y
hijo de la hija del faraón, juez sobre nosotros? (Éxodo 2:14) Su pueblo rehusó escucharlo.
prefiriendo ser maltratado Si Moisés no hubiera huido, el Faraón probablemente hubiera escu-
con el pueblo de Dios, chado lo sucedido. Cuando Moisés mató al egipcio él miró a todas
antes que gozar de los partes (Éxodo 2:12). Pensó que nadie lo había visto, pero estaba equi-
deleites temporales del vocado. Aunque el hombre no nos ve, Dios siempre nos ve.
pecado, teniendo por
mayores riquezas el El futuro libertador llegó a ser el de un refugiado que estuvo separado
oprobio de Cristo que los de su pueblo por muchos años. La guía de Dios es siempre la mejor.
tesoros de los egipcios, Israel no puede ser libertado por un hombre simple. Su liberación no
porque tenía puesta la era una obra del poder humano sino de la gracia y del poder divino.
mirada en la recompensa. Moisés viajó a Madián. Allí tuvo mucho que aprender en la escuela
Hebreos 11:24-26 de la aflicción. Debía perder su poder carnal y ser equipado con po-
der espiritual.
Él pensaba que sus La primera parte de Éxodo 2 nos muestra la primavera de la vida de
hermanos comprendían Moisés. Su vida floreció y se desarrolló, pero aún no estaba en su
que Dios les daría libertad madurez. En la segundas parte de este capítulo. En Madián, Moisés
por mano suya, pero ellos maduraría para prepararse para la gran labor de su vida: la libera-
no lo habían entendido ción de Israel.
así. Hechos 7:25
Mientras Moisés estaba en Madián, el pueblo de Israel maduró en
Egipto como pueblo de Dios. Gritaba y gemía a Dios debido a su
Aconteció que después aflicción. Era oprimido por un tirano, pero también tenía un Dios que
de muchos días murió el recordaba su pacto y miraba con compasión a su pueblo que gemía,
rey de Egipto. Los hijos oraba y le pertenecía (Éxodo 2:23-25).
de Israel, que gemían a Moisés e Israel se preparaban, sin saberlo, para cumplir el plan de
causa de la servidumbre, liberación de Dios. Los niños y los jóvenes también están preparán-
clamaron; y subió a dose, madurando, para ser una flor en el huerto de Dios o un cardo
Dios el clamor de ellos en el desierto del mundo.
desde lo profundo de su
servidumbre. Dios oyó el Moisés, el Libertador de Israel, tuvo que ser salvado de la muerte
gemido de ellos y se acordó por otros. Cristo, el gran Libertador, resucitó de la tumba por sí solo.
de su pacto con Abraham, Cada uno de nosotros debe haber llegado a ser personalmente un
Isaac y Jacob. Y miró participante de la liberación forjada por Cristo antes de poder procla-
Dios a los hijos de Israel, mar correctamente la salvación a otros.
y conoció su condición.
Éxodo 2:23-25

| 168 |

historiaSalvacionAT.indd 168 06/07/2007 15:36:24


Antiguo Testamento

27
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

MOISÉS EN MADIAÁN Y SU
LLAMADO PARA LIBERAR A ISRAEL
Texto de referencia:
Éxodo 3, 4

Versículo para memorización:


Yo soy el que soy. Éxodo 3:14

INTRODUCCIÓN
La misericordia de Dios hacia Israel era muy grande. Mientras el
pueblo de Israel pecaba, rechazaba y olvidaba al Señor, el Dios del
pacto recordaba a Israel y se compadecía de su pueblo. Mucho an-
tes de que el pueblo clamara a Dios por ayuda para ser libertados
de la opresión egipcia, Él ya había preparado a Moisés para ser su
libertador.
Egipto tenía que preparar su propio vástago con el que sería azo-
tado. Moisés fue educado en toda la sabiduría de los egipcios. Sin
embargo, no fue a través de la sabiduría de Egipto que él llegó a ser
el libertador de Israel. Egipto sólo le dio dones superficiales y eso fue
todo. La gracia de Dios, en cambio, lo equipó con poder espiritual. Al
respecto veremos cómo:
I. Dios enseña a Moisés en el desierto
II. Dios se revela a Moisés
III. Moisés es comisionado por Dios

I. DIOS ENSEÑA A MOISÉS EN EL DESIERTO


Mientras Moisés estaba siendo preparado, extendió prematuramen- Él pensaba que sus
te sus manos para libertar a Israel. Y, en lugar de ayudar a su pueblo, hermanos comprendían
se puso a sí mismo en peligro. Desanimado, Moisés se fue lejos (He- que Dios les daría libertad
chos 7:25). Moisés quiso empezar su gran tarea antes de ser llamado por mano suya, pero ellos
por Dios, y se equivocó. Ahora debía ir a Madián para aprender a no lo habían entendido
esperar el tiempo de Dios. así. Hechos 7:25

| 169 |

historiaSalvacionAT.indd 169 06/07/2007 15:36:24


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas En sus acciones a favor de las hijas de Jetro y en contra de los pasto-
res (Éxodo 2:17) se reveló claramente la nobleza del carácter de Moi-
Pero llegaron los pastores sés. Aunque desanimado, estaba consciente de su llamado. Moisés
y las echaron de allí; siempre tomó el lado de los débiles. Al hacer esto, fue un ejemplo de
entonces Moisés se Cristo, el Protector Todopoderoso de los pecadores impotentes.
levantó, las defendió y Antes de que Dios llame a Moisés, Él lo guió a la escuela de la aflic-
dio de beber a sus ovejas. ción. Moisés estaba contento de vivir con Jetro, el sacerdote (Éxodo
Éxodo 2:17 2:21). Aunque él estaba consciente de que estaba destinado para
algo grande, no tenía conciencia de la forma singular en que el Se-
ñor lo usaría para servir a su pueblo. Moisés había deseado ser el
Moisés aceptó vivir en vengador usando la fuerza física. Pero él no iba a ser el vengador,
casa de aquel hombre; y ¡sino el libertador de Israel!
este dio a su hija Séfora
por mujer a Moisés. Todo lo descrito en el pasaje bíblico indica cuán profundamente des-
Éxodo 2:21 animado se sentía Moisés. Tal vez pensó que la causa de Israel en
Egipto no tenía esperanza y que el único recurso a su alcance era
pasar el resto de su vida quietamente y olvidado en el desierto de
Madián.
Esta es la obra de Dios. Por ello, Moisés debía cambiar sujetarse al
Señor, conocerlo, para que sea evidente el hecho de que la liberación
de Israel era total y completamente obra de la gracia de Dios. Moisés
tuvo que aprender en Madián a mirar más allá de su propio trabajo,
esfuerzo personal y capacidad, y, al fin, esperar el tiempo de Dios, Su
llamado y poder.
Al principio Moisés encontró muy difícil y problemático el tiempo de
perfeccionamiento en Madián y, aunque se ajustó a él, frecuente-
mente se sentía abatido y deprimido.
En esta disposición de desánimo, acordó casarse con Séfora, la hija
de Jetro. El matrimonio fue un intento de dar alivio a su espíritu, pero
esto solamente lo condujo a una pena mayor. Los nombres que él
dio a sus dos hijos expresan la triste disposición de su existencia.
Nombró a su primer hijo Gersón, porque dijo: “Forastero soy en tierra
ajena” (Éxodo 2:22).
Con el nombre del segundo hijo Eliécer, “mi ayuda es sólo del Señor”,
se evidencia que empezaba a entrar un rayo de luz. Las Escrituras
parecen indicar que su matrimonio con Séfora, que significa “ave pe-
queña”, le causó más tristeza que felicidad. Un matrimonio entre un
hombre que teme a Dios y una mujer de mente mundana no puede
ser una unión feliz. Moisés experimentó eso.
Jetro confió el cuidado de todo su ganado a Moisés (Éxodo 3:1). Aun-
Apacentando Moisés las que Moisés era un hombre de una alta posición y era muy estudiado,
ovejas de su suegro Jetro, no sintió que la simple ocupación de pastor afectara su dignidad. El
sacerdote de Madián,
trabajo honesto no es una humillación para nadie. La ociosidad y la
llevó las ovejas a través
pereza son una vergüenza. Hacer nuestro trabajo diario debería ser
del desierto y llegó hasta
nuestra alegría y un honor.
Horeb, monte de Dios.
Éxodo 3:1 Muchos hijos de Dios recibieron una revelación del Señor mientras
iban a su trabajo diario. Así fue con Moisés. Él pasó cuarenta años
peregrinando en el desierto con las ovejas de su suegro. ¡Qué cam-
bio! El príncipe egipcio y general de los ejércitos egipcios ahora cui-

| 170 |

historiaSalvacionAT.indd 170 06/07/2007 15:36:24


Antiguo Testamento

daba un rebaño. El palacio hermoso del Faraón había sido cambiado Referencias / Notas
por la soledad del desierto. Un desierto no necesariamente tiene que
ser un lugar seco y sin frutos.
El silencio del desierto le dio a Moisés muchas oportunidades para
reflexionar. Aprendió a ser paciente. En este ambiente, fue probada
su paciencia y ejercitadas su fe y obediencia.
En la soledad del desierto el pastor del rebaño de Jetro maduró y fue
preparado para ser el pastor de su pueblo. Moisés se llegó a adaptar
a la vida en el desierto y eso, posteriormente, sería muy útil.
El tiempo de espera en Madián no fue tiempo perdido del todo. El or-
gullo natural y la intrepidez de Moisés cambiaron a humildad y obe-
diencia. Su carácter quedó marcado por la paciencia, una cualidad
por la que llegaría a ser distinguido como líder de Israel.

II. DIOS SE REVELA A MOISÉS


Un día, Moisés se fue de viaje con su rebaño por tres o cuatro días
hasta que llegó cerca del monte Horeb. Allí, el ángel de Jehová se
le apareció. Moisés vio algo muy ordinario, pero marcado por algo
extraordinario. Ver una zarza ardiendo no era extraño. Pero Moisés
vio que la zarza que se quemaba no se consumía.
Esto era una representación maravillosa del pueblo de Israel que,
como la zarza humilde, fue rechazado y probado por el fuego de la
opresión. El pueblo fue probado pero no consumido, ¡porque Dios
estaba en medio de su pueblo!
El carácter impulsivo de Moisés de repente aparece en primer plano
cuando, lleno de asombro, se acerca para examinar el curioso fenó-
meno. Pero es detenido en su osado intento por palabras de adver-
tencia del Señor. ¡Moisés! ¡Moisés! (Éxodo 3:4-6).
Dios lo llama. La repetición de su nombre indica gracia. En ninguna
parte de las Escrituras un enemigo de Dios es llamado dos veces por
su nombre. Esta repetición indica que el Señor tenía algo que decir-
le. ¡Moisés! ¡Moisés! Esta exclamación describe la obra de Dios, que
ahora cumplirá mediante su siervo. Dios quitará la fuerza natural de
Moisés y en su lugar le dará Su poder divino. El Moisés “viejo” debe
morir y el Moisés “nuevo” debe resucitar.
Donde Dios llama la respuesta será: Aquí estoy (Éxodo 3:4). Moisés
es llamado para ejercitar profunda reverencia al Señor. Era el Dios
de Abraham, Isaac y Jacob, que se le apareció en una forma maravi-
llosa. Lleno de profundo temor por la aparición divina, Moisés cubre
su cara. Tuvo miedo de mirar a Dios. El Señor se reveló como Santo
y después como lleno de gracia. Solamente los que aprenden a arro-
dillarse ante Él experimentarán su gracia.
Durante la estadía de Moisés en Madián, la opresión de Israel había
llegado a ser aún más pesada, y ellos clamaban al Señor. Y el Señor
escuchó su oración (Éxodo 3:7). La zarza ardiente es un espejo del
Evangelio. El gran Dios se reveló, no desde la cima de una montaña,
sino que escogió revelarse y bajar al hombre en una zarza humilde.

| 171 |

historiaSalvacionAT.indd 171 06/07/2007 15:36:24


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas Cuán significativo, también, es el nombre con el que Dios se reveló
a sí mismo: Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de
Jehová le dijo: —Yo soy Isaac, y el Dios de Jacob (Éxodo 3:6) y el Dios de vuestros padres (Éxo-
Jehová, que te saqué de do 3:13). Nosotros encontramos frecuentemente esta descripción en
Ur de los caldeos para el Antiguo Testamento.
darte a heredar esta tierra. Una vez que Dios se ha identificado, revela a Moisés su deseo de
Génesis 15:7 libertar a Israel de la esclavitud (Éxodo 3:10). Veamos aquí el nuevo
llamado de Dios a Moisés.

III. MOISÉS ES COMISIONADO POR DIOS


Finalmente, el tiempo de Dios ha llegado para enviar a Moisés a reali-
zar el deseo de su corazón: libertar al pueblo oprimido de Israel. Pero
ahora, el fanático vehemente de hace cuarenta años es aprehensivo
y tímido. Cuando él quería ir, Dios no quería que fuera; y ahora que
Dios quiere, Moisés no está dispuesto a ir. Pronto nos damos cuenta
de que Moisés ha cambiado. Su impetuosidad ha sido reemplazada
por humildad (Éxodo 3:11).
Cuando él pregunta tímidamente: ¿Quién soy yo? Dios le asegura en for-
ma convincente: yo estaré contigo (Éxodo 3:12). La señal de que Moisés
está divinamente comisionado es que él guiará al pueblo de Israel a los
pies de esta montaña donde ahora ha traído el rebaño de su suegro.
Esta seguridad impresiona profundamente a Moisés. La promesa
de la ayuda divina despierta un poco su valor. Entonces preguntó el
nombre de Dios, para estar seguro de su llamado. Moisés muestra
que él no ha olvidado la pregunta dolorosa del pasado. ¿Quién te ha
puesto a ti por príncipe y juez sobre nosotros? (Éxodo 2:14).
El Señor hace conocer su glorioso nombre a su siervo que duda: YO
SOY EL QUE SOY (Éxodo 3:14). Es también posible traducir: Yo Soy.
Este nombre de Jehová ya fue mencionado en Génesis 15:7. Ahora
es revelado como señal de una nueva relación, la relación de Dios
con Israel.
Este nombre es la revelación de Su ser. No es sólo un sonido o una
forma de identificación para ser usada al dirigirse a Dios; es mucho
más que eso. Es la revelación de Dios que viene al hombre para esta-
blecer la relación que quiere tener con su pueblo.
Las promesas y las obligaciones del pacto están conectadas a este
nombre de Jehová. Este nombre abarca el pacto completo de la re-
lación de Dios con su pueblo e inspira la confianza en que siempre
hará lo que ha prometido.
Nos encontramos a la entrada de un nuevo periodo en la historia de
Israel. Como una puerta provee la entrada, así el nombre glorioso
del Dios del pacto se encuentra al principio de este nuevo periodo.
Moisés debe ir a los ancianos del pueblo con este nombre nuevo.
Después irá junto a ellos ante el rey de Egipto, para pedirle en el
nombre de Dios que deje ir al pueblo.
Éste pedido de salida abarcaba a la totalidad del pueblo, con sus
animales y cosas incluidas. Conceder el pedido significaba que se

| 172 |

historiaSalvacionAT.indd 172 06/07/2007 15:36:24


Antiguo Testamento

reconocía a Israel como un pueblo libre. Referencias / Notas


En la providencia de Dios se había establecido una relación entre
Israel y el Faraón. El pueblo había sido puesto temporalmente bajo la
custodia del rey de Egipto, como un padre pone algunas veces a su
hijo bajo la custodia de otros. ¿Pero el Faraón actuó como si fuese el
dueño de Israel.
El pedido de Moisés y los ancianos tenía la intención de despertar la
conciencia del Faraón para que reconociera que Israel era un pueblo
libre, con Dios como su Rey soberano. Si el pueblo se dirigía al de-
sierto, saldría de los límites de Egipto. Esto significaba que el Faraón
tenía que reconocer la independencia de Israel. La demanda de ser-
vir a Dios no era más que el derecho inherente de Israel. Israel fue
con la petición en nombre de su Dios.
El Faraón rehusó la solicitud. Él no quería reconocer el derecho de
Israel. No sólo rechazó los derechos de Israel, sino que también violó
la majestad y la soberanía de Dios. Además, dio el primer paso para
contender con el Dios de los hebreos. De acuerdo al Faraón, Israel
no poseía su propio país y por tanto no tenía derecho de servir a su
propio Dios. Debido a que el Faraón tiranizó a Israel aumentando
sus cargas después de cada pedido de Moisés, los reclamos que
hizo Moisés también llegaron a ser más exigentes (Éxodo 6:10, 7:16;
8:26,27; 9:1; 10:3).
El Faraón sería derrotado por su oposición perversa y el pueblo se-
ría libertado de la esclavitud. Eventualmente ellos harían una salida
triunfal a Canaán. El Señor le dijo a Moisés de antemano que el rey
de Egipto no cedería a su pedido y que su rechazo despejaría el ca-
mino para que Dios muestre a este rebelde su poder sorprendente
(Éxodo 3:19-22). Forzado por la mano poderosa de Dios, el Faraón
se doblegaría delante de Jehová e Israel saldría de Egipto con ricos
botines.
Estas promesas no quitaron las dudas ni la vacilación de Moisés
para aceptar el mandato de Dios. Él presentó argumentos contra la
segura victoria del Señor. Ellos no me creerán (Éxodo 4:1).
Si nosotros tuviéramos un estudiante necio, estaríamos inclinados a
tomarlo del brazo y gritarle: “¡Ahora vas y haces lo que te dije!”. Pero
el Señor no hizo así con Moisés. Dios tuvo paciencia infinita con el
renuente Moisés hasta que finalmente aceptó. Dios le dio un nue-
vo don: el poder para realizar milagros. Estas señales fueron dadas
para apoyar la fe de Moisés y sirvieron como una prueba de su gran
comisión.
La vara de un pastor es un objeto característico de liderazgo y auto-
ridad. Cuando Moisés arroja la vara al suelo, ésta se convierte en un
peligro amenazador. Pero cuando la vara es aceptada en fe, llega a
ser una vara de milagros y la señal de su gran llamado. La gran co-
misión de Moisés tendría consecuencias terribles para Egipto, pero
también llevaría frutos benditos para Israel.
Estos milagros, incluida la tercera señal de sangre (Éxodo 4:9), mar-
có un nuevo periodo para Israel. Hasta ahora el Señor había guiado

| 173 |

historiaSalvacionAT.indd 173 06/07/2007 15:36:24


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas a su pueblo invisiblemente. Ahora, Él los guiará con grandes maravi-
llas y hechos poderosos, visibles para cada ojo, para mostrar que Él
es el Libertador de Israel. (Éxodo 4:1-9).
El mayor de todos los milagros es la maravillosa revelación divina de
que el Dios Santo tendrá trato con los pecadores. De este milagro,
fluyen todos los demás.
A pesar de estas maravillas, Moisés sigue vacilando en cumplir obe-
dientemente la comisión de Dios y continúa buscando obstáculos.
Felizmente, el Señor perseveró con gran paciencia, aun cuando la va-
cilación de Moisés cambió a incredulidad (Éxodo 4:10). Moisés no se
dio cuenta de que el Señor equipa eficazmente a los que Él llama.
Cuando la incredulidad de Moisés creció, y fue de mal en peor, Dios
llegó a enojarse. Cuando Moisés estuvo convencido de que tenía que
decidir ser obediente o perder la comunión con Dios, escogió servir
a Su Dios. Cuando se sometió al Señor, el camino se hizo más fácil.
Ahora todo obraba para bien, mientras que antes todo parecía ir con-
tra él.
Aarón serviría como vocero de Moisés y actuaría como su intérprete.
Debido a que Moisés había resistido la comisión de Dios, perdió el
privilegio y la distinción de hacer el trabajo solo. En Aarón, tuvo a un
ayudador que más tarde llegaría a ser un obstáculo.
Jetro (suegro de Moisés) le dio permiso a Moisés para ir a Egipto. Sa-
Aconteció que, en el
lió con Séfora y sus dos hijos. En un lugar de alojamiento, camino a
camino, Jehová le salió al
encuentro en una posada Egipto, el Señor se encontró con Moisés y su familia (Éxodo 4:24-26).
y quiso matarlo. Entonces Dios tenía una queja contra Moisés porque no había cumplido con la
Séfora tomó un pedernal señal del pacto (la circuncisión) con sus dos hijos (Génesis 17:9-14).
afilado, cortó el prepucio No sabemos exactamente por qué Moisés no cumplió con este sa-
de su hijo y lo echó a los cramento. Sin embargo, el haber vivido durante 40 años en la tierra
pies de Moisés, diciendo: de Madián, ciertamente pudo haber tenido un efecto negativo sobre
—A la verdad, tú eres mi él en cuanto a seguir las leyes judías religiosas. Antes de que Moisés
esposo de sangre. Luego pudiera guiar al pueblo de Dios, su propia vida tenía que ordenarse
Jehová lo dejó ir. Ella y debía dejar atrás el pecado. Parece que Dios se apareció a Moisés
había dicho: “Esposo de como un ángel de la muerte y le mostró un área de su vida en la cual
sangre”, a causa de la Moisés había sido desobediente. Inmediatamente los hijos fueron
circuncisión. circuncidados y Dios aceptó las obras de arrepentimiento.
Éxodo 4:24-26
Cuando Dios nos muestra nuestros errores, debemos corregir nues-
tros caminos inmediatamente para que los juicios de Dios no sigan
sobre nosotros. El pasaje también nos muestra la gran importancia
que Dios pone en sus sacramentos. Luego de este evento, Séfora y
los dos hijos fueron enviados de vuelta a la casa de Jetro y se volvie-
ron a reunir con Moisés luego del éxodo de Egipto (Éxodo 18:1-6). 
Después de que Moisés se sometió a Dios, todo comenzó a desa-
rrollarse gradualmente. Cuando Dios puso el deseo en Moisés, toda
duda desapareció. Sentimos una ternura real cuando la Palabra de
Dios señala que Aarón vino a buscar a Moisés (Éxodo 4:27). ¡Qué
reunión sorprendente! Mientras Moisés estaba siendo llamado, el
pueblo de Egipto lloraba por ser libertado y Dios envió a Aarón para
consultar con Moisés.

| 174 |

historiaSalvacionAT.indd 174 06/07/2007 15:36:24


Antiguo Testamento

Lo que es imposible para el hombre, es posible para Dios. Con sola- Referencias / Notas
mente una vara en su mano, Moisés inició la batalla contra el pode-
roso Egipto. Por fe, la vara del pastor llegó a ser la vara de Dios y el
medio por el que el Señor obró maravillas poderosas. El Faraón fue
derrotado e Israel fue libertado. El poder del Dios del pacto obró me-
diante la debilidad de Su siervo Moisés y por ello fue hecho fiel.

| 175 |

historiaSalvacionAT.indd 175 06/07/2007 15:36:24


La Historia de la Salvación

28
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

MOISÉS Y AARÓN FRENTE AL FARAÓN


Texto de referencia:
Éxodo 5, 6, 7, 8, 9:1 - 7

Versículo para memorización:


Os tomaré como mi pueblo y seré vuestro Dios. Así sabréis que yo
soy Jehová, vuestro Dios, que os sacó de debajo de las pesadas
tareas de Egipto. Éxodo 6:7

INTRODUCCIÓN
La historia que ahora capta nuestra atención forma parte de las tres
lecciones previas. El tema principal de estas lecciones es: Israel en
Egipto, tema que a su vez puede subdividirse en: 1) Israel es bende-
cido en Egipto; 2) Israel es oprimido en Egipto; 3) Israel es liberado
de Egipto.
Ahora vamos a ver cómo Israel es liberado de Egipto. Salta a la vista
que el Dios de Jacob es un Dios que libera de la esclavitud. Lo que
el Señor hizo por Israel lo hace todavía hoy por su pueblo en Cristo.
Miraremos cómo:
I. Se prepara la liberación de Israel (plagas 1 a 5)
II. Se prepara la liberación de Israel (plagas 6 a 9)
III. Se anuncia la liberación de Israel

I. SE PREPARA LA LIBERACIÓN DE ISRAEL (PLAGAS 1 A 5)


Antes que Israel clamara al Señor para ser liberado, Él ya estaba
obrando, preparando un libertador. El niño que fue sacado del agua
sería el instrumento en la mano de Dios para libertar a su pueblo de
la opresión.
Cuando Moisés llegó a ser adulto, el Señor se le apareció en una
zarza ardiente y lo llamó para cumplir la gran comisión de su vida. En
el nombre del Señor y junto con su hermano Aarón, Moisés compa-
reció ante el Faraón, no como representante de su pueblo sino como
representante del Dios de ese pueblo (Éxodo 5:1).

| 176 |

historiaSalvacionAT.indd 176 06/07/2007 15:36:24


Antiguo Testamento

El rey egipcio rechazó con desprecio y desdén al Dios de Israel y su Referencias / Notas
respuesta fue: ¿Quién es Jehová para que yo oiga su voz y deje ir a Is-
rael? Yo no conozco a Jehová, ni tampoco dejaré ir a Israel (Éxodo 5:2).
Este hablar impío, lleno de desprecio e incredulidad arrogante, fue
una declaración de guerra contra el Señor. Las plagas y aflicciones
que vinieron sobre Egipto deben verse desde este punto de vista.
Llama la atención que el Señor no es llamado “el Dios de Israel”, sino
“el Dios de los hebreos”.
Faraón había afirmado Yo no conozco a Jehová, pero el Señor se iba
a asegurar de que él llegara a conocerlo. La serie de plagas terri-
bles que vinieron sobre Egipto constituyen la revelación del juicio
de Dios. El Faraón había preguntado, ¿Quién es Jehová para que yo
oiga su voz? Por su poder soberano, Dios forzaría a todo Egipto a
obedecerle.
Las peticiones de Moisés y Aarón sirvieron sólo para que el Faraón
incrementara el yugo de opresión sobre los israelitas. Los cuadrille-
ros egipcios habían nombrado capataces de entre los israelitas. Los
capataces eran azotados cuando los israelitas no cumplían su labor.
Desesperados, estos capataces israelitas se presentaban delante del
Faraón y se quejaban, poniendo en vergüenza a sus patronos egip-
cios (Éxodo 5:15, 16).
¡Cuando todo fue en vano y aumentaron sus cargas, los israelitas
finalmente culparon de su miseria a Moisés y a Aarón! (Éxodo 5:20,
21). Desanimado, Moisés volvió a Jehová y Dios lo consoló recor-
dándole su promesa de liberación (Éxodo 6:1-8), pero los israelitas
no hicieron caso a Moisés a causa de su congoja de espíritu, y de la
dura servidumbre que sufrían (Éxodo 6:9).
Dios envió a Moisés y Aarón a hablar con el Faraón. Cuando este
dijo muéstrame un milagro, Aarón echó su vara delante de Faraón; y
se convirtió en una culebra. Faraón llamó a sus sabios y hechiceros, e
hicieron también lo mismo con sus encantamientos; pero la vara de
Aarón devoró a las varas de ellos (Éxodo 7:8-13).
Faraón representaba el paganismo idólatra que se encontraba en Y de la manera que Janes
batalla con el Dios vivo. Los hechiceros egipcios fueron instrumen- y Jambres resistieron
tos, cuyos encantamientos sólo sirvieron para aumentar la miseria a Moisés, así también
pero no pudieron prevenir las plagas. Los magos, Janes y Jambres estos resisten a la verdad;
(2 Timoteo 3:8), nos dan un discernimiento sobre el significado del hombres corruptos de
conflicto. entendimiento, réprobos
La batalla es entre el Señor y Satanás. Satanás desea destruir la obra en cuanto a la fe.
de Dios y, si no tiene éxito, al menos la quiere estorbar. Satanás creía 2 Timoteo 3:8
que tendría más éxito si usaba su magia para imitar la obra de Dios.
La obra engañosa de Satanás por la cual lanza un hechizo sobre el
pueblo fue destruida por Dios. Faraón endureció su corazón y no los
escuchó, como Jehová había dicho.
En este momento, Dios empezó la batalla con los dioses de los egip-
cios. Las diez plagas fueron una demostración de la lucha entre el
único Dios verdadero y los dioses de los egipcios (ídolos insignifican-
tes e impotentes de los paganos). Dios dijo: “y ejecutaré mis juicios
en todos los dioses de Egipto” (Éxodo 12:12). Esta batalla terrible en-

| 177 |

historiaSalvacionAT.indd 177 06/07/2007 15:36:25


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas tre el Señor y el Faraón se peleó a través de Moisés y Aarón. En esta
batalla el Señor mantenía su derecho del pacto y la propiedad de su
Y sabrán los egipcios que pueblo Israel.
yo soy Jehová, cuando Moisés es el representante del Yo soy el que soy. Moisés probó, con las
extienda mi mano sobre señales y prodigios que realizó, que él fue divinamente comisionado.
Egipto y saque a los hijos Debe notarse que hacia el final de la existencia de Israel como nación,
de Israel de en medio de la misma clase de batalla ocurrió en Babilonia. El Señor forzó al Faraón
ellos. Éxodo 7:5 a obedecer por medio de las diez plagas dejando claro, ante los ojos
de todo el pueblo, que el Dios de Israel es Dios de todos los dioses. Las
Santas Escrituras muestran claramente que éste fue el propósito de la
A la verdad yo te he gran guerra que ocurrió en Egipto (Éxodo 7:5; 9:16; 10:2).
puesto para mostrar en ti
mi poder, y para que mi En esencia, la religión de los egipcios era una religión natural. Las
nombre sea anunciado en plagas mostraban la impotencia e insignificancia de los dioses de
toda la tierra. Éxodo 9:16 Egipto. Su religión y sus dioses estaban relacionados al bienestar
natural de la tierra. Ellas mostraron indudablemente que el Dios de
Israel gobernaba sobre todo lo que existe en la tierra, las aguas y el
Para que cuentes a tus firmamento.
hijos y a tus nietos las
Nuestro Dios tiene control supremo sobre la luz y la oscuridad, sobre
cosas que yo hice en
el viento y las olas. Los israelitas compartieron la miseria provocada
Egipto y las señales que
por las tres primeras plagas. También el pueblo de Dios fue culpable
hice entre ellos, y así
sepáis que yo soy Jehová. delante de Dios. Ellos se habían quejado contra Moisés y Aarón. Inclu-
Éxodo 10:2 sive escogieron la esclavitud antes que continuar con el conflicto.
La miseria que trajeron las primeras tres plagas a Israel fue una ad-
vertencia para que ellos se humillaran ante Dios por sus pecados.
Por gracia, Israel fue libre del resto de las plagas. Es muy significati-
vo que el Señor hizo una separación entre egipcios e israelitas.
Con todas las plagas Dios da primero una advertencia y después,
cuando Faraón no hizo caso, envió la plaga. Todas las plagas fueron
advertencias de la última y más terrible, que causó que Faraón final-
mente, después de mucha vacilación, permitiera salir al pueblo.

Las plagas
Las dos primeras plagas afectaron el agua, específicamente el río
Nilo, que era adorado por los egipcios.

1. La plaga de sangre (Éxodo 7:14-21)


La primera plaga hirió al río Nilo, adorado como un dios. Éste era una
“fuente de bendición” para los egipcios. A la orden del Dios de Israel,
el río trajo ruina. Los hechiceros de Egipto hicieron lo mismo con sus
encantamientos, pero no pudieron quitar esta plaga. El corazón de
Faraón se endureció y no los escuchó, tal como Jehová había dicho
(Éxodo 7:22). Después de siete días, Dios mandó la segunda plaga.

2. La plaga de ranas (Éxodo 8:1-15)


El río Nilo y todo el país estaban llenos de ranas; las cuales subieron
y entraron en las casas, en las camas, en los hornos, las artesas y en

| 178 |

historiaSalvacionAT.indd 178 06/07/2007 15:36:25


Antiguo Testamento

todos lugares. Los hechiceros de Egipto hicieron venir ranas sobre la Referencias / Notas
tierra, y aumentaron el desastre, pero no pudieron quitar esta plaga.
Esta vez, el Faraón estaba molesto y llamó a Moisés y Aarón. Prome-
tió dejar a los Israelitas ir para sacrificar a Jehová si Dios quitaba las
ranas, pero después cuando las ranas murieron, Faraón endureció
su corazón y no los escuchó, como Dios había dicho (Éxodo 8:15).
Las plagas tercera y cuarta tocaron la tierra. Ellas bloquearon los
beneficios de la tierra, adorada como una diosa. De esta plaga en
adelante, los hechiceros no pudieron repetirlas como habían hecho
con las anteriores. Ellos dijeron a Faraón: “Es el dedo de Dios”. Pero el
corazón de faraón se endureció, y no los escuchó, tal como Jehová lo
había dicho. (Éxodo 8:19).

3. La plaga de piojos (Éxodo 8:16-19)


Aarón extendió su vara y golpeó el polvo de la tierra, el cual se volvió
piojos, así en los hombres como en las bestias; todo el polvo de la
tierra se volvió piojos en todo el país de Egipto, pero Faraón no hizo
nada.

4. La plaga de moscas (Éxodo 8:20-24)


Israel fue libre, por gracia de Dios, de ésta y todas las demás plagas
(Éxodo 8:22-24). Jehová lo hizo así, y vino toda clase de moscas moles-
tísimas sobre la casa de faraón, sobre las casas de sus siervos y sobre
todo el país de Egipto; la tierra fue corrompida a causa de ellas (Éxodo
8:24). Faraón llamó a Moisés y Aarón y dio permiso a los israelitas
para ofrecer sacrificios a Jehová pero sólo en la tierra de Egipto.
Cuando Moisés y Aarón le respondieron que no aceptaban esa pro-
puesta, el Faraón les dio permiso para hacer un viaje de tres días al
desierto, para ofrecer sus sacrificios, con tal que no se fueran muy
lejos. Mas cuando Dios quitó las moscas, también esta vez el faraón
endureció su corazón, y no dejó partir al pueblo (Éxodo 8:32).

5. La plaga en el ganado (Éxodo 9:1-7)


Dios envió una plaga gravísima sobre todo los ganados que estaban
en el campo: caballos, asnos, camellos, vacas y ovejas. Murió todo el
ganado de Egipto, pero ni uno del ganado de los hijos de Israel. Faraón
envió su gente para investigar lo ocurrido con el ganado de los israe-
litas y descubrieron que ni un animal había muerto. Sin embargo, el
corazón del faraón se endureció, y no dejó ir al pueblo (Éxodo 9:7).

| 179 |

historiaSalvacionAT.indd 179 06/07/2007 15:36:25


La Historia de la Salvación

29
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

EL FARAÓN CONTINÚA
SU LUCHA CONTRA DIOS
Texto de referencia:
Éxodo 9, 10, 11

Versículo para memorización:


Si ustedes oyen hoy su voz, no endurezcan el corazón. Salmos 95:7

INTRODUCCIÓN
Moisés y Aarón eran embajadores de Dios ante el Faraón. La des-
obediencia del Faraón tuvo terribles resultados. Las plagas y todo
el desastre que estas provocaron fueron fruto de la desobediencia y
dureza de su corazón. Por ello, cuando Dios habla con nosotros por
medio de su Palabra, debemos atender su llamado y obedecerle.

I. SE PREPARA LA LIBERACIÓN DE ISRAEL (PLAGAS 6 A 9)


6. La plaga de úlceras (Éxodo 9:8-12)
Moisés y Aarón tomaron ceniza del horno y se presentaron delante
del Faraón. Allí Moisés la arrojó hacia el cielo y entonces se produjo
sarpullido con úlceras purulentas tanto en los hombres como en las
bestias. Y dice la Biblia, Ni los hechiceros podían permanecer delante
de Moisés a causa del sarpullido (Éxodo 9:11). Pero Jehová endureció
el corazón del faraón, y no los oyó, tal como Jehová lo había dicho a
Moisés (Éxodo 9:12).
Dios dice en Génesis 6:3: “No contenderá mi espíritu con el hombre
para siempre”. Desde este momento el Espíritu de Dios no hablaría
más a la conciencia del rey y por esta razón, dice la Biblia, Jehová
endureció el corazón del Faraón. En cada una de las plagas, Dios ofre-
ció primero una advertencia y después, cuando el Faraón no le hizo
caso, envió las plagas.
El rey continuaba desobedeciendo la orden de Dios aunque Él le
daba cada vez una oportunidad para arrepentirse y una muestra de
su poder con grandes milagros. Por eso el Faraón mereció el castigo.

| 180 |

historiaSalvacionAT.indd 180 06/07/2007 15:36:25


Antiguo Testamento

Esta desobediencia no fue una sorpresa para Dios. Por medio del Referencias / Notas
Faraón el nombre de Dios sería engrandecido en todo Egipto. Dios
ha puesto al Faraón para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre
sea anunciado en toda la tierra (Éxodo 9:16).
El Señor había dicho a Moisés: Faraón no os oirá. Es significativo que
el endurecimiento del Faraón es mencionado diez veces en la Biblia.
Se lo describe como aquel que endurece su corazón tantas veces
como el Señor le endurece su corazón.
Aquí hay un mensaje muy claro. Después de la quinta plaga ya no
leemos que el Faraón haya endurecido su corazón, sino que el co-
razón del Faraón fue endurecido por el Señor. La voz de Dios había
llamado al Faraón para que se incline y se rinda ante Él, pero el Fa-
raón persistió dando coces contra el aguijón. No escuchó la voz de
su conciencia ni el consejo de sus consejeros. Como no escuchó, el
juicio del Señor vino sobre la necia rebelión del Faraón, hiriéndolo
con completa ceguera.
Lo que había sido mala voluntad en el Faraón, ahora, en el juicio de
Dios, llegó a ser incapacidad. Lo que le sucedió al Faraón sucede fre-
cuentemente. Este proceso empieza por no querer creer, perseverar
voluntariamente en el pecado y rehusar ser convertido. El resultado
final es el juicio del endurecimiento, que conduce al rechazo y des-
trucción eterna. Es por esto que la Biblia advierte continuamente a
los pecadores que busquen al Señor durante su juventud.
Dios nos proclama su juicio, nos otorga su salvación y nos ofrece la
forma para ser salvos. Por tanto, cada uno de nosotros debe respon-
der con seriedad y obediencia al llamado de Dios.
Durante el día de la gracia nosotros somos probados para ver si te- Acuérdate de tu Creador
nemos oídos para escuchar y obedecer la voz de Dios. El Señor de- en los días de tu juventud,
manda obediencia al instante. Si oís hoy Su voz, no endurezcáis vues- antes que vengan los
tro corazón (Salmos 95:7,8). La Escritura nos advierte seriamente en días malos, y lleguen
contra de aplazar el llamado de Dios (Eclesiastés 12:1). los años de los cuales
digas: “No tengo en
ellos contentamiento”.
7. La plaga de granizo Eclesiastés 12:1
Después de otra advertencia, Moisés extendió su vara hacia el cielo
y Jehová hizo tronar y granizar. El fuego se descargó sobre la tierra,
y Jehová hizo llover granizo sobre Egipto. Aquel granizo hirió en toda
la tierra de Egipto todo lo que estaba en el campo, así hombres como
bestias; también destrozó el granizo toda la hierba del campo, y des-
gajó todos los árboles del país (Éxodo 9:25). El lino, pues, y la cebada
fueron destrozados, porque la cebada estaba ya espigada, y el lino en
caña (Éxodo 9:31).
Entonces Faraón envió a llamar a Moisés y a Aarón, y les dijo: “He
pecado esta vez; Jehová es justo, y yo y mi pueblo impíos. Orad a Je-
hová para que cesen los truenos de Dios y el granizo, y yo les dejaré
ir”. Parece que el Faraón se había arrepentido, pero cuando la lluvia,
el granizo y los truenos cesaron, se obstinó en pecar, y él y sus sier-
vos endurecieron su corazón. Ahora, también los siervos del Faraón
tienen corazones endurecidos (Éxodo 10:1).

| 181 |

historiaSalvacionAT.indd 181 06/07/2007 15:36:25


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas 8. La plaga de langostas (Éxodo 10:1-20)


Cuando Moisés fue para dar una advertencia de esta plaga, los sier-
vos le dijeron al Faraón, ¿Hasta cuándo será este hombre una amena-
za para nosotros? Deja ir a estos hombres, para que sirvan a Jehová,
su Dios. ¿Acaso no sabes todavía que Egipto está ya destruido? (Éxodo
10: 7).
Por fin, el Faraón dio permiso a Moisés para salir, pero sólo con los
hombres. Moisés le dijo que todo el pueblo: hombres, mujeres, niños
y animales, debían ir. Faraón echó a Moisés y a Aarón de su presen-
cia. Extendió Moisés su vara sobre la tierra de Egipto, y Jehová trajo un
viento oriental sobre el país todo aquel día y toda aquella noche; y al
venir la mañana el viento oriental trajo la langosta. La langosta subió
sobre toda la tierra de Egipto y se asentó en todo el país de Egipto en
tan gran cantidad como no la hubo antes ni la habrá después; cubrió
la faz de todo el país, y oscureció la tierra; consumió toda la hierba de
la tierra y todo el fruto de los árboles que había dejado el granizo; no
quedó cosa verde en los árboles ni en la hierba del campo en toda la
tierra de Egipto (Éxodo 10:13-15).
Otra vez el Faraón se arrepintió de sus pecados pero no fue un arre-
pentimiento verdadero. Sólo tenía tristeza por las consecuencias de
las plagas y no por haber pecado contra Jehová. El Faraón no dejó ir
a los hijos de Israel.

9. La plaga de tinieblas (Éxodo 10: 21-29)


Antes de esta plaga, Dios no dio una advertencia al Faraón. Moisés
extendió su mano hacia el cielo y hubo densas tinieblas sobre la tie-
rra de Egipto, tanto que se podían palpar. Por tres días nadie pudo
ver a su prójimo, nadie se levantó de su lugar. Mas todos los hijos
de Israel tenían luz en sus habitaciones. El Faraón llamó a Moisés
y Aarón y dio permiso de salir a los hombres, mujeres y niños, pero
Jehová dijo a Moisés:
los animales tenían que quedarse en Egipto. Ellos no aceptaron esta
—Una plaga más traeré
oferta. Hasta los animales debían salir. Enojado, el Faraón dijo: Retí-
sobre el faraón y sobre
rate de mí presencia. Cuídate de no ver más mi rostro, pues el día en
Egipto, después de la cual
que veas mi rostro, morirás. Y Moisés respondió: ¡Bien has dicho! No
él os dejará ir de aquí.
veré más tu rostro (Éxodo 10:28, 29).
De seguro que os echará
de aquí definitivamente.
Habla ahora al pueblo, II. SE ANUNCIA LA LIBERACIÓN DE ISRAEL
que cada uno pida a su
vecino y cada una a su Debe notarse que la intensidad de las plagas se incrementaba mien-
vecina, alhajas de plata y tras estas progresaban. Primero, trajeron frustración y dolor, des-
de oro. Jehová hizo que el pués daño y finalmente destrucción. Dios ofrece paz hasta que su
pueblo se ganara el favor paciencia llega a un fin; entonces vendrá el juicio final. El juicio de la
de los egipcios. También décima plaga es final y completo: el primogénito de todo hombre o
Moisés era considerado un animal morirá. El juicio de Dios cae sobre Egipto porque no ha que-
gran hombre en la tierra rido escuchar sus advertencias.
de Egipto, a los ojos de los Éxodo 11:1-3 es un paréntesis que proyecta luz sobre los eventos pre-
siervos del faraón y a los vios y los que siguen. La plaga final traería la desgracia final. A veces
ojos del pueblo.
Dios revela a su siervo lo que piensa hacer antes de hacerlo. El Se-
Éxodo 11:1-3
ñor hizo también esto a Abraham cuando estaba cerca la destruc-

| 182 |

historiaSalvacionAT.indd 182 06/07/2007 15:36:25


Antiguo Testamento

ción de Sodoma (Génesis 18:17-19). Los siervos de Dios muestran su Referencias / Notas
respuesta a su revelación por sus acciones.
Dios le dijo a Moisés, Una plaga más traeré sobre Faraón y sobre Egip- Jehová dijo: “¿Encubriré
to (Éxodo 11:1). Egipto ya había sufrido nueve plagas. Una más iba a yo a Abraham lo que voy
venir. a hacer, habiendo de ser
Abraham una nación
El resultado de esta plaga sería que el Faraón dejaría ir al pueblo, en grande y fuerte y habiendo
conjunto. La expresión en conjunto es muy significativa. Previamente, de ser benditas en él todas
el Faraón había prometido dejar ir a una parte del pueblo. Después las naciones de la tierra?,
de la séptima plaga, él prometió que solamente los hombres, sin sus pues yo sé que mandará
esposas e hijos, podrían salir (Éxodo 10:8-11). Después de la novena a sus hijos, y a su casa
plaga, el Faraón les dijo que ellos podían ir sin sus ovejas y ganado después de sí, que guarden
(Éxodo 10:24). Pero después de la décima plaga, el Faraón les dijo el camino de Jehová
que podían salir en conjunto sin ninguna excepción. El pedido de haciendo justicia y juicio,
Moisés había sido dejarlos ir con sus niños y su ganado. para que haga venir
Recién cuando el Faraón estuviera lleno de temor, los dejaría ir (Éxo- Jehová sobre Abraham lo
do 11:1). Lo que él rehusó absolutamente hacer al principio, lo hará que ha hablado acerca de
ahora muy rápidamente. A las personas que él quería tener a la fuer- él”. Génesis 18:17-19
za, ahora quiere arrojarlas a la fuerza. Dios romperá la mala voluntad
y el orgullo del rey egipcio. En el conflicto personal entre Dios y el
Faraón, el Faraón es derrotado completamente, como era de espe-
rarse. Después de explicar al Faraón lo que pasaría con la siguiente
y última plaga y cómo Dios haría diferencia entre los egipcios y los
israelitas, Moisés salió de la presencia del Faraón (Éxodo 11:4-8).
Además de las palabras dirigidas personalmente a Moisés, el Señor
también le dio un mensaje al pueblo: Habla ahora al pueblo, que cada
uno pida a su vecino y cada una a su vecina, alhajas de plata y de
oro. (Éxodo 11:2). Por muchos años los faraones habían retenido los
salarios justos de Israel por su duro trabajo. Lo que les había sido
robado, debía ser devuelto. Ellos debían pedir toda clase de joyas de
oro y plata a los egipcios. Esto no era robar o pedir prestado, sino una
demanda justa. Ellos tenían el derecho de ser reembolsados por su
labor y las penalidades que soportaron.
El Señor hizo que los egipcios estén de acuerdo y deseosos de ceder
a las demandas del pueblo oprimido (Éxodo 11:3). Israel había sido
una familia próspera cuando entró en Egipto con sus pertenencias.
Ahora estaba por dejar Egipto como un pueblo numeroso y rico.
Como José había sido estimado por Egipto, ahora Moisés fue respe-
tado por los siervos del Faraón y todo el pueblo. El Señor mostró que
Él era el Cuidador y Protector de Israel. Era por la soberanía de Dios
que el pueblo escogido salía para ir a la tierra prometida.
Moisés fue el representante de Dios hasta el final de la novena plaga.
Las plagas fueron ejecutadas por su mediación. Por el poder de la
palabra de Dios y su mandato, la vara de Moisés trajo juicios terri-
bles sobre Egipto y el rey. Sin embargo, todos ellos, aunque terribles,
sirvieron sólo como una función preparatoria. El juicio real, que tra-
jo muerte, vino con la décima plaga y directamente de la mano de
Dios.
El Señor dijo a Moisés: Hacia la medianoche yo atravesaré el país de
Egipto (Éxodo 11:4). A la medianoche, cuando todos estuvieran dor-

| 183 |

historiaSalvacionAT.indd 183 06/07/2007 15:36:25


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas midos, el Dios de Israel vendría inesperadamente con juicio terrible.
La oscuridad de la noche no puede impedir que el Juez del cielo y de
la tierra ejecute sus juicios.
Dios dijo: y morirá todo primogénito en tierra de Egipto (Éxodo 11:5).
El Señor levantó su mano sobre todas las casas de los egipcios para
matar a todo primogénito. No sólo murió el primogénito del hombre,
sino también el de todos los animales. Es obvio que el juicio justo
revelado aquí es premeditado. El Dios que todo lo conoce, que com-
prende y escudriña todas las cosas, está llevando a cabo un plan
bien ordenado, dirigido y diseñado. Algunas personas piensan que
fue una peste la que causó la muerte, porque Salmos 78:50 y 51 cita:
No eximió la vida de ellos de la muerte, sino que los entregó a mor-
tandad. Hizo morir a todo primogénito en Egipto, las primicias de su
fuerza en las tiendas de Cam. Lo que sea que la causó, el énfasis no
está en los medios que usó el Señor, sino en la ejecución personal
de su juicio.
En medio de su justo juicio el Señor muestra su misericordia. Aun-
que todas las personas merecían la muerte, sólo murió el primogé-
nito. El primogénito representaba a todo el pueblo. El Faraón y todas
las personas de Egipto debían conocer quién es el Señor, el Dios de
Israel. El Egipto rebelde fue llamado a dar cuentas.
Dios dijo: Y habrá gran clamor por toda la tierra de Egipto (Éxodo 11:6).
Donde hay muerte hay luto. Todo Egipto llegó a ser una gran casa de
luto y de llanto. Apenas hubo hogar sin al menos un muerto. Todo
Egipto se llenó de lamentos de corazones desgarrados.
En Egipto hubo gritos agonizantes de alarma y temor. Pero en Israel
Pero contra todos los
hubo un silencio profundo y pacífico. La separación que Dios había
hijos de Israel, desde el
hecho entre egipcios e israelitas, ahora llegó a ser evidente en una
hombre hasta la bestia,
ni un perro moverá su forma más sorprendente (Éxodo 11:7).
lengua, para que sepáis El mensaje de Moisés al Faraón había sido proclamado en el nombre
que Jehová hace diferencia del Señor. El rey de Egipto había echado a Moisés despiadadamente
entre los egipcios y los y el siervo de Dios dejó al Faraón, indignado y enojado (Éxodo 11:8).
israelitas. Éxodo 11:7 Moisés fue colmado con justicia santa. La cara del siervo de Dios
reflejó el ardor y el esplendor de la justicia de Dios.

| 184 |

historiaSalvacionAT.indd 184 06/07/2007 15:36:25


Antiguo Testamento

30
Referencias / Notas

LECCIÓN
Título:

LA LIBERACIÓN CONSUMADA
Y LA INSTITUCIÓN DE LA PASCUA
Texto de referencia:
Éxodo 12

Versículo para memorización:


Veré la sangre y pasaré de largo ante vosotros. Éxodo12:13

INTRODUCCIÓN
La salida de Israel de Egipto demostró que fueron liberados por la
mano del Dios Todopoderoso. Su poder fue revelado mediante las
plagas que mostraron la insignificancia de los dioses que los egip-
cios servían y honraban. Las plagas fueron enviadas por Dios para
condenar a todos sus dioses, incluido el Faraón. El Señor enfrentó
a Egipto en juicio, pero Él estuvo cerca de su pueblo Israel como el
Dios del pacto. Como un recordatorio de la liberación de su pueblo
de la opresión de más de 400 años en Egipto, Dios instituyó la cele-
bración de la Pascua.
La palabra “Pascua” se deriva de un verbo que significa, “pasar so-
bre”, “pasar sin”, o “sin tocar”. Esto denota el hecho de que cuando
todos los primogénitos de los egipcios murieron durante la décima
plaga, Dios con su gracia no tocó a Israel.
La Pascua no solo es un recordatorio de los hechos maravillosos del
Señor al liberar a su pueblo, sino también tiene un significado pro-
fundo que señala la redención que Cristo iba a cumplir. En la última
celebración de la Pascua, Él dio su vida como el Cordero de Dios
para que sus hijos puedan ser liberados de la esclavitud del pecado.
En la redención de Israel, el cordero pascual aparece en el centro de
la celebración.
La liberación de Egipto fue el evento más grande en la historia de
Israel. Tuvo un significado fundamental para ellos. Su liberación mar-
có el comienzo o creación de Israel como pueblo; por tanto, el día en
que ocurrió este milagro de Dios fue el día de gloria de Israel.

| 185 |

historiaSalvacionAT.indd 185 06/07/2007 15:36:26


La Historia de la Salvación

Referencias / Notas En adelante, el mes del éxodo será el más importante para Israel.
Este mes será para vosotros el principal entre los meses; os será el
primero de los meses del año. (Éxodo 12:2).
Los judíos tienen un año cívico que empieza en septiembre y tie-
nen un año sagrado que empieza en marzo. El mes de Abib o Nisan
(significa “florecer”) es el primer mes del año sagrado. Desde este
momento en adelante, el mes en el que la naturaleza es restaurada y
renovada recordará a Israel de su restauración después de su opre-
sión en Egipto y su establecimiento como nación independiente. En
esta lección nosotros discutiremos:
I. La preparación de la Pascua
II. La celebración de la Pascua
III. El significado de la Pascua
IV. La liberación consumada

I. LA PREPARACIÓN DE LA PASCUA
Después de anunciar la plaga al Faraón, Moisés mandó a que todos
los israelitas se preparen para la hora de su liberación. Esta prepara-
ción incluyó la celebración de la Pascua. La Pascua fue instituida en
memoria de su liberación y fue el fundamento para todos los hechos
divinos que siguieron.
La preparación de la Pascua comprendía algunos rasgos caracterís-
ticos que están descritos con precisión en la Biblia. En el día décimo
del mes, la cabeza de cada casa, el padre, tenía que sacrificar un
cordero que debía ser perfecto y de un año de edad. Ser perfecto sig-
nificaba sin ningún defecto. Este cordero no tenía que ser criado en
aislamiento sino que debía ser tomado de entre los otros corderos.
En este día tenía que ser separado del rebaño y mantenido hasta el
décimo cuarto día.