Está en la página 1de 2

LA UNIÓN DINÁSTICA DE CASTILLA Y ARAGÓN

Isabel I de Castilla nació el 22 de abril de 1451 en Madrigal de las Altas torres, provincia de
Ávila, era hermanastra de Enrique IV de Castilla, a la sazón, rey de Castilla desde 1474.
Fernando de Aragón nación el 10 de marzo de 1452 en Sos, un municipio de la provincia de
Zaragoza. Ambos contraen matrimonio en 1469 en Valladolid. Una vez muerto Enrique IV se
desencadenó en el reino castellano una guerra civil entre los partidarios de la hija de Enrique,
Juana la Beltraneja, apoyada por el rey de Portugal, y los de Isabel, que a su vez iban a contar
con el respaldo de Aragón. La guerra termina en 1479 con la victoria de Isabel.

Los Reyes Católicos, Isabel y Fernando

Fuente:Wikipedia

Ese mismo año, muere el padre de Fernando, por lo que éste pasa a convertirse en rey de
Aragón. Una vez que ambos cónyuges controlan sus respectivas coronas, se lleva a cabo la
unión dinástica de Castilla y Aragón, aunque desde el primer momento, cada rey se iba a
encargar de gobernar sus territorios, sin que se llevase a cabo la creación de un Estado
unificado. Dado que solo se produzco una unión dinástica, cada uno de los reinos, incluido el
reino de Navarra, iba a mantener sus propias instituciones y sus propias leyes, salvo el reino de
Granada, que una vez conquistado, pasó a ser integrado en la Corona de Castilla.

Los reinos peninsulares a comienzos del siglo XV

Fuente: Wikipedia
LAS REFORMAS INTERNAS

Los Reyes Católicos fomentaron una serie de reformas internas con el propósito de centralizar
su poder, por esta razón, aumentaron el número de funcionarios, reformaron las instituciones
existentes y constituyeron otras nuevas. Su política interna perseguía tres estrategias
fundamentales:

A) Debilitar el poder de la nobleza

Los reyes fomentaron la creación de un ejército profesional de soldados permanentes con el


propósito de no depender de los ejércitos milicianos que organizaba la nobleza. Siguiendo esta
política de fortalecimiento del poder real, consiguieron que el Papa pusiera bajo su mando las
órdenes militares asentadas en sus territorios, incluyendo todas sus propiedades. Para
controlar los territorios rurales y luchar contra el bandolerismo, restituyeron la Santa
Hermandad. Igualmente reforzaron la contaduría real con el propósito de tener bajo su
control la recaudación de los impuestos y renovaron el sistema judicial de Castilla a través de
las audiencias de Valladolid y Granada, con jueces que ellos mismos se encargaban de
nombrar.

B) Centralizar el poder de los diferentes reinos.

Con el propósito de ir asemejándose a un Estado Moderno redujeron el poder las Cortes,


instauraron la figura del Virrey para sustituir a los reyes durante sus ausencias en los
respectivos reinos. El afán de los reyes por extender su poder se tradujo también en la
unificación religiosa, la actuación religiosa más destacable de su reinado fue la instauración de
la Inquisición en 1478 en la Corona de Castilla, y la reforma de Inquisición de Aragón, ya que en
este reino estaba vigente desde 1248.

C) Controlar el poder en las ciudades

En el territorio castellano, los reyes fomentaron la figura del corregidor, encargado de presidir
los ayuntamientos mediante nombramiento real. En Aragón, se mantuvo el sistema de la
insaculación, que consistía en nombrar por sorteo a los regidores locales.