Está en la página 1de 22

1

EL TAO TE KING EN EL CAMINO DE LA SANACION.

Por Guillermo Zúñiga Benavides.

A manera de introducción.

Este es un intento de abrir el corazón para que penetren los significados profundos
de las palabras, afloren las emociones de manera espontánea y dicten las
intuiciones que desciendan del plano celeste.

Inevitablemente el referente personal será el tamiz por donde se pase lo


aprehendido para extraer lo que suene, se mire, se sienta, se huela, se palpe, se
intuya que pueda servir de guía para aplicarlo en la senda de la sanación.

Primero será sanar nuestra propia condición humana, que en lo personal, por
mucho tiempo ha sido influenciada por un contexto de una sociedad enferma que
ha perdido su rumbo de servicio y está atrancada en el sin sentido de la ganancia
hasta el infinito. Solamente después de este ritual de limpieza profunda nuestra
mente podrá aventurar algunas consideraciones que puedan servir para aplicarlas
cuando la vida permita que seamos canales de esa energía celeste que equilibra,
fortalece y repara lo que se ha desviado del punto de equilibrio con el cual todos
llegamos a este planeta.

Que el cielo guíe esta aventura de aproximación al mensaje milenario del TAO TE-
KING: LIBRO DEL CAMINO Y DE LA VIRTUD!

Después de realizar este ensayo debo confesar que fue un verdadero disfrute su
ejecución. Todo fue saliendo de manera espontánea y muchas veces, de manera
fluida, era como si una lluvia de ideas me permearan y así fueron conformándose
las palabras para dar salida a las frases, en un orden y secuencia, que engranaban.
Al revisar lo escrito algunos párrafos me sonaron recurrentes, pero decidí dejarlos
como brotaron inicialmente porque en la repetición, tal vez, la vida me esté
enviando el mensaje que debo recordar. Considero que este ha sido un ejercicio
para poner a prueba qué tanto nos asiste la conciencia de la relación dinámica con
el cielo.

No sabría definir si lo redactado corresponde a la prosa, a la poesía, a ambas a la


vez o a ninguna de ellas, pero fue saliendo así. Ofrezco mis disculpas si resaltan
algunos errores. Lo escrito me ha sonado, he sentido que rima con mis
sentimientos, he percibido que la lectura del Tao Te King ejerce una poderosa
energía para extraer desde lo interno los pensamientos que pueden orientar la
ocupación para la que me estoy preparando, de ser cómplice en los procesos de
sanación que aparezcan en mi camino para ayudar y en esa medida sanarme a mi
mismo.

Muchas gracias a la Escuela Neijing que por intermedio de Andrea, que con su
espontaneidad, sabiduría y paciencia, nos ha permitido acercarnos a esa filosofía
ancestral que sustenta a la Medicina Tradicional China. Gracias también a la vida
2

que ha conformado el grupo maravilloso que comparte estas enseñanzas, he


aprendido mucho de cada un@, por sus palabras, sus gestos, sus risas y a veces,
también sus silencios. Parodiando algo que leí en estos días de una joven escritora
francesa, han sido destellos de luz que han contribuido para los momentos de
felicidad.

I. EL TAO QUE PUEDE SER EXPRESADO


NO ES EL VERDADERO TAO.
EL NOMBRE QUE SE LE PUEDE DAR
NO ES SU VERDADERO NOMBRE.
SIN NOMBRE ES EL PRINCIPIO DEL UNIVERSO;
Y CON NOMBRE, ES LA NATURALEZA DE TODAS LAS COSAS.
DESDE EL NO-SER COMPRENDEMOS SU ESENCIA;
Y DESDE EL SER, SOLO VEMOS SU APARIENCIA.
AMBAS COSAS, SER Y NO-SER, TIENEN EL MISMO
ORIGEN, AUNQUE DISTINTO NOMBRE.
SU IDENTIDAD ES EL MISTERIO.
Y EN ESTE MISTERIO
SE HALLA LA PUERTA DE TODA MARAVILLA.

Vivir asiduamente orientando los sentidos hacia lo trascedente.


Sentir que, siempre, estamos acompañados por muchas energías.
Que todas son emanaciones de un origen divino absoluto.
Así, todo el universo se confabula para nuestro bienestar,

Lo que percibimos son materializaciones energéticas;


todas relacionadas e interdependientes.
Cada una con una función precisa, con un fin determinado:
servir y acompañar; nacer y morir; aprender y enseñar.
Todo en un acompasado peregrinar sobre el planeta.

Continuamente tenemos percibir que no andamos solos.


La creación forma un conjunto, una unidad energética;
todos somos elementos indispensables para su pervivencia.
Desde lo individual debemos contribuir para lo colectivo.
Desde la sociedad recibiremos en la medida que demos.
Así funcionan los conjuntos en armonía y equilibrio.

La energía que anima a cada uno de los seres es la misma.


La comunicación entre nosotros debe ser con todo lo creado,
en igualdad de condiciones, sin discriminación y con respeto,
con amor y compasión, con palabras y silencios,
Con acciones y esperanzas.

Hemos venido de un solo origen y hacia El tendremos que volver.


Es factible que seguiremos volviendo y retornando,
hasta que la rueda de las reencarnaciones,
nos haya brindado vivir todas las experiencias.
Sólo así, con la mirada a largo plazo,
3

podremos comprender que todo lo que hagamos,


tendrá su reflejo en la salud personal, y colectiva.

II. TODO EL MUNDO TOMA LO BELLO COMO LO BELLO,


Y POR ESO CONOCEN QUE ES LO FEO.
TODO EL MUNDO TOMA EL BIEN POR EL BIEN,
Y POR ESO CONOCEN QUE ES EL MAL.
PORQUE, EL SER Y NO SER SE ENGENDRAN MUTUAMENTE.
LO FACIL Y LO DIFICIL SE COMPLEMENTAN.
LO LARGO Y LO CORTO SE FORMAN EL UNO DEL OTRO.
LO ALTO Y LO BAJO SE APROXIMAN.
EL SONIDO Y EL TONO ARMONIZAN ENTRE SI.
EL ANTES Y EL DESPUES SE SUCEDEN RECIPROCAMENTE.
POR ESO, EL SABIO ADOPTA LA ACTITUD DE NO-OBRAR
Y PRACTICA UNA EN SIN PALABRAS.
TODAS LAS COSAS APARECEN SIN SU INTERVENCION.
NADA USURPA NI NADA REHUSA.
NI ESPERA RECOMPENSA DE SUS OBRAS,
NI SE ATRIBUYE LA OBRA ACABADA,
Y POR ESO, SU OBRA PERMANECE CON EL.

El mundo se mueve en la dualidad.


Se percibe lo externo, lo manifestado y denso.
Lo interno responde a la fuerza sutil de los pensamientos,
las emociones, los deseos, los intereses, los fines.
Entre estas dos dimensiones de la realidad, interna y externa,
todo se relativiza. La objetividad fuera de nosotros no existe,
Su percepción pasa por el fino tamiz de nuestras subjetividades.

Es imprescindible la comunicación, el diálogo para encontrar,


puntos de acuerdo sobre la realidad que debemos concertar,
y así, entendernos. La verdad la encuentra cada uno, como un sentir,
como un pálpito, como un descubrir entre la razón y la emoción.
Mi aproximación a la verdad es para compartirla, no para imponerla.
Es para construir en comunidad su sentido en la medida que sirva,
que esté dispuesta para encontrar niveles de felicidad.

Todos llevamos mucho conocimiento interno, cargas de experiencias,


pasadas y recientes. Necesitamos entablar nuestro diálogo interno con
nosotros mismos para descubrir qué tanto hemos aprendido.
Cuando aflora este conocimiento disponemos de nuevos elementos
Que pulen nuestra verdad. Así, necesitamos ser humildes buscadores,
principiantes, aprendices, tolerantes cómplices para saber que caminamos…
en un continuo aprendizaje que no culmina nunca.

Dejemos de este modo que la vida fluya.


Ella es la expresión de aquello que nos conviene.
Dejemos a la Energía Una, que late en nuestros corazones,
que nos señale el camino.
4

Confiemos que siempre sucede lo mejor para cada momento.


Estamos destinados a cumplir una misión,
en el ámbito de lo personal y colectivo.
No debemos juzgar porque desconocemos
la dinámica interna de los seres y las cosas.
Así transitaremos con la actitud desprevenida y
confiada como juegan los niños.

En este devenir encontraremos mil razones,


para vivir en paz, para entendernos, para comprendernos,
sentirnos y caminar juntos… tenemos un destino común y
en cada recodo del camino volveremos a encontrarnos
para coger aliento, para armonizarnos,
para saber que por larga que parezca la jornada,
siempre será valioso, reconocernos como caminantes,
como peregrinos, como solidarios compañeros.
La salud estará determinada por la conciencia
de sentirnos en una misma brega.

IV. EL TAO ES VACIO,


IMPOSIBLE DE COLMAR,
Y POR ESO, INAGOTABLE EN SU ACCION.
EN SU PROFUNDIDAD RESIDE EL ORIGEN
DE TODAS LAS COSAS.
SUAVIZA SUS ASPERESAS,
DISUELVE LA CONFUSIÓN,
ATEMPERA SU ESPLENDOR,
Y SE IDENTIFICA CON EL POLVO.
POR SU PROFUNDIDAD PARECE SER ETERNO.
NO SE QUIEN LO CONCIBIO,
PERO ES MAS ANTIGUO QUE LOS DIOSES.

El dejarse penetrar por la dimensión de lo eterno,


es contemplar en la infinitud el vacío,
que al mismo tiempo constituye la plenitud.
En esa actitud de completa calma y solaz
puede ser posible avanzar lentamente,
hasta encontrar nuestra propia vacuidad,
que poco a poco, serenamente, será guiada
hasta encontrar los propios destellos de Luz.

Proyecciones de Luz que iluminan el camino,


alientan la comprensión e impulsan a la acción.
En la mirada próxima de nuestra racionalidad
no será posible identificar el conocimiento,
porque él hace parte del manejo de la energía,
del complejo mundo de lo interno y lo externo,
del referente personal siempre en la proyección colectiva.
Si somos fieles servidores, humildes canales de esa Energía,
5

nos pondremos en la actitud del servicio, de la ayuda a los demás.

La sanación viene de lo celeste, del insondable vacío,


actúa siempre tras la armonía y el equilibrio.
Mediadora entre mundos,
maestra de la confianza, del amor y de la fe.
Requiere de una mirada siempre lejana,
confiadamente trascendente.
Para actuar con eficacia será preciso
sentirnos canales, simples instrumentos,
Para que la Energía fluya y repare las desarmonías.

V. EL UNIVERSO NO TIENE SENTIMIENTOS;


TODAS LAS COSAS SON PARA EL COMO PERROS DE PAJA.
EL SABIO NO TIENE SENTIMIENTOS;
EL PUEBLO ES PARA EL COMO UN PERRO DE PAJA.
EL UNIVERSO ES COMO UN FUELLE,
VACIO, PERO NUNCA AGOTADO.
CUANTO MAS SE MUEVE,
MAS PRODUCE.
QUIEN MAS HABLA
MENOS LO COMPRENDE.
ES MEJOR INCLUIRSE EN EL.

Hay leyes eternas que rigen el universo,


en su constante aplicación está implícito mantener un orden.
Todo se mueve, cambia,
de un aparente desorden surge este orden.
La mente humana en su limitación no percibe la totalidad,
Los sentimientos, expresión de la condición humana encarnada,
son el combustible para la acción bajo los dictados de la experiencia.
Son impulsos para la vida personal y social.
En un momento parecen ser suficientes, pero en la dimensión infinita
gradualmente se diluyen en la complejidad del Todo.

Las palabras se quedan cortas,


la comprensión no es posible.
El universo como el sabio vibran a frecuencias muy sutiles.
Desde nuestra condición de aprendices
debemos aferrarnos a la fe, que todo un día será claridad;
a la esperanza, que el destino común será volver al origen.

Cuando la confianza sea plena, seremos testigos de milagros,


que en ese momento aparecerán como realidades.
Sanar es confiar, sanar es creer, sanar es abrirse a todo:
lo sencillo y lo complejo, lo explícito y lo implícito,
lo científico y lo empírico…
Todas son expresiones de mensajes celestiales.
6

VII. EL CIELO ES ETERNO Y LA TIERRA PERMANECE.


EL CIELO Y LA TIERRA DEBEN SU ETERNA DURACION
A QUE NO HACEN DE SI MISMOS
LA RAZON DE SU EXISTENCIA.
POR ELLO SON ETERNOS.
EL SABIO SE MANTIENE REZAGADO
Y ASI ES ANTEPUESTO.
EXCLUYE SU PERSONA
Y SU PERSONA SE CONSERVA.
PORQUE ES DESINTERESADO
OBTIENE SU PROPIO BIEN.

La creación tiene una dinámica energética,


genera su propia permanencia.
Existe en un todo interrelacionado e interdependiente.
En el movimiento se transforma, crece y permanece.
Todo apunta a la existencia.
En el cambio está vida.
En el equilibrio y la armonía total,
está la eternidad

El sabio entiende y aplica estos principios.


Sabe que todo apunta a la perfección,
es un ser confiado, involucrado en el todo,
sin asomos de competencia,
sin intereses manifiestos,
con su mira puesta en la justeza.

Toda experiencia es válida, apunta a mejorar.


No conviene protestar, tampoco desear.
Mas vale siempre confiar que todo vendrá.
Si no viene, tal vez no conviene.
Cuando llegue será el momento de celebrar.
No hay que afanarse, ni sufrir, menos llorar,
Hay que esperar, confiar y rezar.

VIII. LA SUPREMA BONDAD ES COMO EL AGUA.


EL AGUA TODO LO FAVORECE Y A NADA COMBATE.
SE MANTIENE EN LOS LUGARES
QUE MAS DESPRECIA EL HOMBRE
Y … ASI, ESTA MUY CERCA DEL TAO.
POR ESTO, LAS SUPREMA BONDAD ES TAL QUE,
SU LUGAR ES ADECUADO.
SU CORAZON ES PROFUNDO.
SU ESPIRITU ES GENEROSO.
SU PALABRA ES VERAZ.
SU GOBIERNO ES JUSTO.
SU TRABAJO ES PERFECTO.
SU ACCION ES OPORTUNA.
7

Y NO COMBATIENDO CON NADIE,


NADA SE LE REPROCHA.

Un corazón sosegado, una mente en calma,


unos pensamientos controlados,
una fe infinita que todo apunta a la perfección,
es la deseable manera de una buena relación.
Esperar lo mejor, tener la expectativa positiva,
dirigirse al ser interno del interlocutor,
descubrir que en esa Esencia Divina
todos somos hermanos.
Tenemos un mismo origen,
venimos de un solo Padre-Madre.

Descubrir dónde reside en mí, la Bondad,


cómo se expresa, fluye y va permeando.
Qué sensación se refleja en mi interior,
cuando en lo externo mi esfuerzo apunta
más a entender que ser entendido,
más a escuchar que ser oído,
más amar que ser amado,
más aceptar que ser comprendido.
Porque siempre recibo lo que doy,
encuentro lo que busco,
en una danza constante de dar para recibir.
No hay que hacer esfuerzo, todos, todos, todos,
somos reflejo de la Bondad Suprema.

IX. MAS VALE RENUNCIAR ANTES QUE SOSTENER


EN LA MANO UN VASO LLENO
SIN DERRAMARLO.
LA ESPADA QUE USAMOS Y AFILAMOS
CONTINUAMENTE
NO CONSERVARA MUCHO TIEMPO SU HOJA.
UNA SALA LLENA DE ORO Y JADE
NADIE LA PUEDE GUARDAR.
QUIEN SE ENORGULLECE DE SUS RIQUEZAS
ATRAE SU PROPIA DESGRACIA.
RETIRARSE DE LA OBRA ACABADA,
DEL RENOMBRE CONSEGUIDO,
ESA ES LA LEY DEL CIELO.

Toda acción contiene su reacción,


Un acto solidario, una decisión valiente, tienen su recompensa.
En un sentido contrario también se cumple esta ley.
La competencia nos ha convertido en contrincantes;
nuestro orgullo, nuestro ego, nuestra fama…
nos han puesto en un cofre sellado de egoísmo.
Entre más tenemos, más queremos,
8

siempre jalados por alguna disculpa.

La naturaleza con su ejemplo nos dice otra cosa.


Los bosques en su estructura son multiestrato,
árboles grandes, medianos, pequeños, enanos…
hasta plantas rastreras.
La luz del sol a todos les llega para vivir.
No compiten, se distribuyen.
Respetan la función de cada uno y
hasta permiten compartir su propia savia.
Así florecen las orquídeas,
se multiplican las bromelias, los líquenes, los musgos.

El cometido de la vida será


mejorar nuestros comportamientos;
interiorizar generosos valores,
desarrollar nuevos criterios.
En vez de competir, hay que ayudar.
En lugar de imponer es mejor callar.
Si hay discusión es para aprender;
no para pelear.
Si somos diversos es una oportunidad:
florecerán novedosas formas de percibir,
pensar, soñar, actuar…
Escalonadamente aceptaremos que
cada quien cumple una función,
desempeña un papel,
según su talento y vocación.

Miremos la naturaleza…
sintamos que somos parte de ella;
no como elementos dominantes,
sino pensantes, conscientes.
Si actuamos con esa fresca manera,
seremos más felices, todo nos sonreirá.
Al término de la jornada sólo cuentan
los destellos de luz que han dado felicidad.

X. UNIR CUERPO Y ALMA EN UN CONJUNTO


DEL QUE NO PUEDAN DISOCIARSE.
DOMINAR LA RESPIRACION HASTA HACERLA
TAN FLEXIBLE CON LA DE UN RECIEN NACIDO.
PURIFICAR LAS VISIONES HASTA
DEJARLAS LIMPIAS.
QUERER AL PUEBLO Y GOBERNAR EL ESTADO
PRACTICANDO EL NO-HACER.
ABRIR Y CERRAR LAS PUERTAS DEL CIELO
SIENDO COMO LA MUJER.
CONOCER Y COMPRENDERLO TODO
9

USAR LA INTELIGENCIA.
ENGENDRAR Y CRIAR,
ENGENDRAR SIN APROPIARSE,
OBRAR SIN PEDIR NADA,
GUIAR SIN DOMINAR,
ESTA ES LA GRAN VIRTUD.

El alma se relaciona con lo más sutil del ser;


el cuerpo está más apegado al tener.
Sus expresiones, sus manifestaciones,
obedecen a su específica naturaleza.

El cuerpo tiene en su ego, un amplificador potente


de sus ansias de honra, fama, posición, reconocimiento.
Por eso lucha, discute, argumenta, compite y muchas veces impone.
Porque la sociedad clasifica, ordena y reconoce en términos del tener.
Hoy parece que predomina el reconocimiento del cuerpo;
mucho apunta hacia la demanda de los sentidos,
hacia detener los procesos naturales, pues da miedo morir.
Es el temor de dejar lo que ha proporcionado el tener:
el escalón con tanto esfuerzo culminado,
el prestigio con tanta persistencia obtenido,
el reconocimiento con tanto valor conseguido.

El alma susurra, sugiere, anima, consiente


con leves y suaves murmullos … nada impone.
El ser apunta hacia la vivencia interior,
hacia la transcendencia,
Es una búsqueda,
¿de dónde vengo, para dónde voy, cuál es mi misión?.
Su órbita gira alrededor de la trascendencia.

Entonces…
será necesario empequeñecer el ego,
para que crezca la voz interior.
Así poquito a poco será posible
restablecer la unidad, la perfección con que nacimos.

La vida consciente es factible en la unidad del cuerpo y del alma,


en la mirada hacia la mente exterior y el sentir interior.
Es encontrar una bisagra que articule la vida como totalidad.

Será preciso despojarse de tanta valoración externa


para que afloren los sentimientos de la trascendencia,
los requerimientos de la solidaridad,
y la verdadera dimensión de nuestro lugar en la tierra,
para descubrir el destino hacia el cielo.

Penetrar en el mundo interior manejando la respiración,


10

como el combustible que proporciona el fuego sagrado,


une la fuente de la energía física con el universo del conocimiento.
La meditación abre un surtidor de información inextinguible,
escinde travesías, genera vivencias, ilumina, relativiza …
hace florecer múltiples oportunidades, y
aparece aquello que aún tenemos por vivir.

Lo femenino gira en la orbita de la intuición,


su comunicación abarca una mayor profundidad.
Sea tal vez por esa razón de género,
que los destellos del conocimiento descienden
por los cauces de la meditación.

Las visiones pintan los imaginarios,


los sentimientos les dan forma,
siempre ellos preceden a la realidad.
Las visiones serán limpias cuando creen felicidad.

Así, el percibir para aprender tiene dos sendas.


Las alforjas que hemos llenado
con juicios y criterios de vidas anteriores,
igual que intuiciones de hoy
que de cuando en cuando aparecen.
Es el mundo de la vida interior que también cuenta
en la faena permanente de entender el entorno,
para descubrir qué papel, él nos requiere.
Pero también el contexto bombardea incesantemente
los sentidos para proporcionar las coordenadas
por donde habremos de transitar, experimentar, para luego,
sistematizar y asimilar la experiencia del vivir.
Es el ámbito del aprendizaje exterior que llena suficientemente,
la razón, el discernimiento, las decisiones para actuar.
La conciencia interior y la capacidad exterior de razonar,
son los dos fundamentos que apuntalan la percepción.

XI. TREINTA RADIOS CONVERGEN EN EL CENTRO


DE UNA RUEDA,
PERO ES SU VACIO
LO QUE HACE UTIL AL CARRO.
SE MOLDEA LA ARCILLA PARA HACER LA VASIJA,
PERO DE SU VACIO
DEPENDE EL USO DE LA VASIJA.
SE ABREN PUERTAS Y VENTANAS
EN LOS MUROS DE UNA CASA,
Y ES EL VACIO
LO QUE PERMITE HABITARLA.
EN EL SER CENTRAMOS NUESTRO INTERES,
PERO DEL NO-SER DEPENDE LA UTILIDAD.
11

Ampliar la vacuidad para que penetre el saber,


preguntar para aclarar las dudas,
confrontarse para encontrar qué tanto se ha aprendido,
ser humilde para reconocer que lo desconocido aún es mayor.
Es un proceso permanente. Nunca se acaba de aprender.
Es conveniente siempre tener presente:
la utilidad de vaciarse más para entender,
dejar que el corazón actúe para comprender,
poner todo al servicio de lo colectivo,
saber que la mayor retribución es un ser agradecido.
Son recomendaciones, insinuaciones, consejos
no sólo para sanarse sino también para sanar.

Si alguien aparece en nuestra senda,


en busca de una mano amiga,
de un hombro para reclinar su pena,
de una palabra, un gesto, un consejo,
es nuestro deber estar dispuestos.
Será una relación dialógica entre caminantes,
la energía fluirá en ambos sentidos,
hasta encontrar la armonía, el equilibrio,
la salud se manifestará en múltiples motivos.
Si nunca estamos llenos, siempre seremos alumnos,
Para indagar, para sentir, para intuir y finalmente,
compartir. Es el sendero del aprendizaje continuo.

Cuando vibremos en una frecuencia sutil,


no será necesario tanto halago a la conciencia exterior,
estaremos centrados en la esencia interior.
Pondremos nuestros esfuerzos más en ser útiles,
menos en ser reconocidos, valorados o alabados.
Pero en ese no-ser llegará la gratificación mayor,
sentir que somos instrumentos de un constante fluir
de la eterna e infinita energía del universo.

XVI. ALCANZA LA TOTAL VACUIDAD


PARA CONSERVAR LA PAZ.
DE LA APARICION BULLICIOSA DE TODAS LAS COSAS,
CONTEMPLA SU RETORNO.
TODOS LOS SERES CRECEN AGITADAMENTE,
PERO LUEGO, CADA UNA VUELVE A SU RAIZ.
VOLVER A SU RAIZ ES HALLAR REPOSO.
REPOSAR ES VOLVER A SU DESTINO.
VOLVER A SU DESTINO ES CONOCER LA ETERNIDAD.
CONOCER LA ETERNIDAD ES SER ILUMINADO.
QUIEN NO CONOCE LA ETERNIDAD
CAMINA CIEGAMENTE A SU DESGRACIA.
QUIEN CONOCE LA ETERNIDAD
12

DA CABIDA A TODOS.
QUIEN DA CABIDA A TODOS ES GRANDIOSO.
QUIEN ES GRANDIOSO ES CELESTIAL.
QUIEN ES CELESTIAL ES COMO EL TAO.
QUIEN ES COMO EL TAO ES PERDURABLE.
AUNQUE SU VIDA SE EXTINGA, NO PERECE.

Hay un mundo interior que se expresa en el silencio,


frente al ruido exterior que repican las apariencias.
El significado verdadero aparece como el sentir del corazón,
sentir que siempre se refleja como un pálpito, como intuición,
como destello de un eco que del infinito retorna.

El crecimiento humano se advierte como movimiento,


como ahínco por quemar etapas, por madurar, por controlar.
Hoy, se ha perdido el asombro, casi todo se consigue dado, presto.
La curiosidad se está opacando. Todo es veloz, de prisa, detrás
corre una jauría, cada uno con su afán, su interés, su ambición.
Se aprende rápido y se olvida de la misma forma.
Aparentemente se tiene todo pero se goza muy poco.
Siempre hay más y mejor.
Cuando se alcanza, ya lo superlativo ha salido al mercado…
Es una carrera sin final. Metas inalcanzables.
Es Sísifo al infinito…

Después de los siete años, algunos opinan,


se pierde la razón,
Lo mejor de la niñez se va
desdibujando porque los trazos más fuertes
los impone la razón.
Razón que solo responde a lo objetivo, cuantificable,
comprobable…
lo que no cabe en esta cuadrícula, desaparece.
Nadie lo reconoce, porque no es razonable.
Los amigos imaginarios desaparecen,
las expresiones espontáneas
no pasan el tamiz de las buenas maneras,
las verdades no se pueden decir si afecta el entorno,
los sentimientos no se pueden expresar libremente,
todo tiene sus reglas.
Ese niño feliz que fuimos
lo tuvimos que arrinconar muy adentro.
El adulto severo que tratamos de aparentar
se quiebra cuando el vino, la música,
la danza despierta al niño que llevamos dentro.

Reconocer siempre ese niño,


sacarlo a la luz para que todos lo vean.
Es tal vez, volver al comienzo,
13

recuperar el contento, la ocupación permanente,


el disfrute de las cosas sencillas,
el trato parejo con todo lo creado,
persistir hasta alcanzar lo deseado,
no cejar, insistir… hasta lograr el reposo.
Reposo que tiene atisbos de felicidad.
Felicidad momentánea, pasajera.
Pero qué hacer,
si la felicidad viene en dosis momentáneas.
Conservar el alma de niño
en el empaque de grande.
Ese puede ser el secreto
de la dicha del adulto.

XVIII. CUANDO SE ABANDONA EL TAO


APARECE LA BONDAD Y LA JUSTICIA.
CON LA INTELIGENCIA Y LA ASTUCIA
SURGEN LOS GRANDES HIPOCRITAS.
CUANDO NO EXISTE ARMONIA ENTRE LOS SEIS PARIENTES,
SE NECESITA LA PIEDAD FILIAL Y EL AMOR PATERNAL.
CUANDO HAY REVUELTAS EN EL REINO,
SE INVENTA LA FIDELIDAD DEL BUEN SUBDITO.

Siempre se tiene la necesidad de un guía,


de un norte que oriente el andar.
Es el sentir del sendero,
es la íntima razón que anima,
es la cotidiana conciencia de saber
que en el andar se aprende.
A veces no son voces,
son pálpitos que sorprenden.
Pueden ser también fracasos,
desventuras, o tropiezos.
Lenguaje de la vida que se expresa en el silencio,
en la reflexión sobre los hechos,
en la experiencia personal o ajena…
invariablemente los hechos llevan implícito el mensaje,
una advertencia para rectificar, mejorar,
y por qué no?, cambiar.
Siempre alerta!
ojos y oídos despiertos,
mente diáfana, flexible,
abierta para saber captar y aplicar.

El paso acompasado de la marcha


brinda un ritmo, un compás.
Pero, a veces,
se pierde esa cadencia, esa simetría.
Es el momento de interrogarse,
14

de cuestionarse sobre la jornada.


En este juicio debe manifestarse la bondad,
como una hada bienhechora,
para resaltar lo positivo,
para aminorar la culpabilidad,
para rescatar de entre los hechos,
el mejor resultado.
También debe emerger la justicia
para ayudar a encontrar el equilibrio,
para restablecer la concordia y
volver a latir al compás.
Bondad y justicia,
con uno mismo y con los demás.

Estamos bombardeados
por múltiples mensajes, propagandas, avisos;
todos ellos con el ideal de alcanzar felicidad.
Siempre tras la constante de poseer algo mejor…
salud, dinero, amor.
Todo apunta hacia mejorar lo exterior.
Espejismos que se desvanecen cuando se consiguen.
Porque el EGO siempre estará exigiendo! exigiendo! exigiendo!
Tras satisfacer esta demanda,
campean la inteligencia y la astucia.

XIX. RECHAZA LA SABIDURIA Y EL CONOCIMIENTO,


APROVECHARA CIEN VECES MAS AL PUEBLO.
RECHAZA LA BENEVOLENCIA Y DESECHA LA JUSTICIA,
Y EL PUEBLO VOLVERA A LA PIEDAD Y EL AMOR.
RECHAZA LA HABILIDAD Y EL PROVECHO,
Y NO HABRA MAS BANDIDOS NI LADRONES.
PERO ESTAS TRES NORMAS NO BASTAN.
POR ESTO, ATIENDE A LO SENCILLO Y GENUINO,
REDUCE TU EGOISMO Y RESTRINGE LOS DESEOS.

El mundo de los deseos


ha tornado lo simple en complejo.
La naturaleza exuberante todo nos provee.
La luz solar promueve la vida,
el oxígeno del aire aporta la energía,
el agua facilita el movimiento,
la tierra da sustento al alimento.
Todo obedece a un orden y dinámica determinados,
Son ciclos que se cumplen,
procesos inalterables,
son leyes naturales,
Es un ambiente para la vida,
para el disfrute, para aprender.
15

Pero, hoy parece que el rumbo ha cambiado.


El hombre ha inventado otro mundo,
gira alrededor de la ganancia, de la usura,
de la mentira y el engaño.
Se pretende el control total,
nada puede escapar.
Son ofrendas
a un nuevo dios, el capital.

Es una pretendida cruzada


para doblegar la naturaleza.
Intento vano,
ella empieza a cobrar tanto desmán:
el deshielo, el calentamiento global,
la lluvia torrencial.
Son algunas de sus señas
para exclamar, que algo anda mal.

La gente del común,


aquella que lucha por sobrevivir,
cada día encuentra un motivo más
para protestar, para exigir.
Nadie escucha; imperturbable,
sigue la marcha del capital.
Parece que se ha perdido
el sentido de la humanidad.

Volver la mirada
a la vida simple de lo natural.
Reconocer en el otro un hermano de senda,
no un competidor.
Recobrar la conciencia,
el destino final es la felicidad.
Reducir nuestros egos,
volverlos manejables hasta la solidaridad.
Descubrir que en lo sencillo,
lo simple y espontáneo hay mucha verdad.
El llamado es a disfrutar lo que se tiene,
que lo mejor después vendrá.
Que haya lo suficiente para vivir en paz.

XXIII. HABLAR POCO ES LO NATURAL,


UN HURACAN NO DURA TODA LA MAÑANA,
UN AGUACERO NO DURA TODO EL DIA,
¿QUIÉN HACE ESTAS COSAS?
EL CIELO Y LA TIERRA.
SI LAS COSAS DEL CIELO Y LA TIERRA
NO PUEDEN DURAR ETERNAMENTE,
¿CÓMO LAS COSAS DEL HOMBRE?
16

ASI, QUIEN SIGUE EL TAO


SE UNE AL TAO.
QUIEN SIGUE LA VIRTUD,
SE UNE A LA VIRTUD.
QUIEN SIGUE EL DEFECTO,
SE UNE AL DEFECTO.
QUIEN SE IDENTIFICA CON UNA DE ESTAS COSAS,
POR ELLA ES ACOGIDO.
PERO A ESTO NO SE DA SUFICIENTE CREDITO.

Las experiencias que aparentemente,


traen confusión y dolor,
duran lo suficiente hasta aprender la lección.
Una vez aprendida reluce como una oportunidad.
Nada es bueno o malo, de por sí.
Puede ser oportuno,
si se aplica la conciencia y
se descubre el sentido.
La energía se comunica
por los senderos de la frecuencia.
Se atrae aquello que vibra
en la frecuencia que estemos.
La virtud está en un cuadrante de alta frecuencia;
el defecto circula por la baja frecuencia.
Cada uno decide en qué frecuencia quiere vivir.

XXIV. QUIEN SE SOSTIENE DE PUNTILLAS


NO PERMANECE MUCHO TIEMPO EN PIE.
QUIEN DA LARGOS PASOS NO PUEDE IR MUY LEJOS.
QUIEN SE EXHIBE CARECE DE LUZ.
QUIEN SE ALABA NO BRILLA.
QUIEN SE ENSALZA NO MERECE HONORES.
QUIEN SE GLORIFICA NO LLEGA.
PARA TAO, ESTOS EXCESOS
SON COMO EXCRECENCIAS Y RESTOS DE COMIDA
QUE A TODOS REPUGNAN.
POR ESO QUIEN POSEE EL TAO
NO SE DETIENE EN ELLOS.

En el caminar lento
es posible percibir el entorno,
descubrir con asombro que vamos acompañados,
que al lado existe un alguien
que cuando habla, reconoces la persona
que debía cruzarse en tu camino.
Una palabra, un gesto, una mirada
pueden ser mensajeros de la energía
que estábamos a la espera.
Puede ser, asimismo, que el otro necesite tu hombro,
17

tu tiempo, tu paciencia, tu consuelo,


para compartir un peso
que lo atranca al respirar,
que le turba la mente,
que le arruga el corazón,
que no le permite pensar.
Con el paso lento y suave es posible sentir
que es imposible la soledad.
Somos parte de una inmensa red
de interrelaciones,
interdependencias,
intercambios,
sentires y pensares.
Así, los momentos
se viven con mucha intensidad.

Es posible mirar los amaneceres con la luz naciente,


también los atardeceres con el sol poniente.
Simplemente es posar la mirada en lontananza,
dejar que la energía natural nos llene el alma,
equilibre las emociones, aclare los pensamientos.
Descubrir que somos hijos de la luz y
hacia ella caminamos.
Solo por eso,
No es preciso correr,
ella siempre estará esperando.

Cada uno nace con un talento y una vocación,


La tarea de la vida es descubrirlos.
Cuando se ejerce el talento y
la vocación es clara,
todo se hace con deleite,
sale espontáneo,
sin esfuerzo, da alegría,
produce resultados.
En suma es el bien-estar.
Entonces,
Por qué presumir
si todo ha brotado naturalmente?
Sólo ha sido acertar
en el quehacer que el cielo había fijado.
Con esta mirada hacia lo alto,
siempre la felicidad rondará a nuestro lado.

XXV. ANTES AUN QUE EL CIELO Y LA TIERRA


YA EXISTIA UN SER INEXPRESABLE.
UN SER VACIO Y SILENCIOSO, LIBRE,
INMUTABLE Y SOLITARIO.
SE ENCUENTRA EN TODAS PARTES
18

Y ES INAGOTABLE.
PUEDE QUE SEA LA MADRE DEL UNIVERSO.
NO SE SU NOMBRE,
PERO LO LLAMO TAO.
SI ME ESFUERZO EN NOMBRARLO
LO LLAMO “GRANDE”.
ES GRANDE PORQUE SE EXTIENDE.
SU EXPANSION LE LLEVA LEJOS.
LA LEJANIA LE HACE RETORNAR.
EL TAO, PUES, ES GRANDE Y EL CIELO ES GRANDE.
LA TIERRA ES GRANDE Y TAMBIEN LO ES EL HOMBRE.
EN EL UNIVERSO HAY CUATRO COSAS GRANDES,
Y EL HOMBRE DEL REINO ES UNA DE ELLAS.
EL HOMBRE SIGUE LA LEY DE LA TIERRA.
LA TIERRA SIGUE LA LEY DEL CIELO.
EL CIELO SIGUE LA LEY DEL TAO.
EL TAO SIGUE SU PROPIA LEY.

El universo es una vasta red de interrelaciones.


La Energía Una, la Causa Primigenia, el Padre-Madre eternos,
son señalamientos humanos que acercan la mente humana
a la inmensa noción del Principio Creador.
Como un concepto síntesis aparece el Tao.
Es posible sentirlo, intuirlo, meditarlo…
creer en su existencia como latido del corazón,
como energía que irradia su luz,
como soplo divino que alienta el pulmón
como sonido que irradia el amor,
como frecuencia que pinta el color,
como destello de luz que encandila,
como intuición que guía,
como sentido de estar acompañado,
En fin … chispa celeste que alienta la vida.

Desde la naturaleza humana


se lo experimenta
como el impulso vital,
la vibración eterna,
centro y convergencia de todo el universo.
Así, es posible llegar a presentir
que somos una emanación de esa inmensa energía,
al igual que lo todo lo creado.

El hombre es grande en referencia a su origen


y también a su destino.
Hace parte de la tierra como elemento pensante.
En tanto engranaje de la conciencia
puede trascender para descubrir que en él
se refleja la Energía Primigenia que le permite
19

vislumbrar su rumbo hacia la eternidad.

XXVI. LO PESADO ES LA RAIZ DE LO LIGERO.


LA CALMA SOMETE A LO AGITADO.
ASI, EL SABIO CUANDO VIAJA
NO SE ALEJA DE LA CARAVANA.
AUNQUE PUEDA DISFRUTAR DE LAS COSAS MAS EXCELSAS,
CONSERVA SU PAZ Y SE HACE SUPERIOR.
¿CÓMO EL DUEÑO DE MIL CARROS
PUEDE OBRAR CON LIGEREZA EN EL IMPERIO?
QUIEN SE COMPORTA LIGERAMENTE
PIERDE LA RAIZ DE SU PODER.
QUIEN SE OFUSCA,
SE PIERDE A SI MISMO.

Hoy la norma parece ser la velocidad,


es tiempo de las comidas rápidas,
los cursos acelerados,
las reuniones ágiles,
las relaciones raudas,
los saludos presurosos,
los ascensos vertiginosos,
a todo trance se obliga a estar alerta,
reaccionar rápido…
la inmediatez lo copa todo.
Es una carrera desenfrenada en una falaz competencia.

Se requiere darnos tiempo suficiente para pensar,


en esa medida atrevernos a hablar.
Recibir las respuesta para sumar criterios,
no como retos, menos como ofensas.
Aceptar que cada uno ve su propia realidad,
en el diálogo se puede concertar una compartida.
Esa es la habilidad para dejar que el tiempo decante
las opiniones diversas y salga a relucir la verdad.
Crearnos espacios de silencio para oír nuestra voz,
para abonar el campo donde plante la intuición
los mensajes del cielo y florezca la iluminación.

Será necesario caminar contra la corriente,


oponer la calma a tanta aceleración.
Esperar paciente y tranquilamente,
que cada proceso tenga su propia evolución.
Descubrir en el otro un compañero, una ayuda,
un cómplice solidario en el quehacer de existir.
Reconocerse uno en el otro,
abandonar el egoísmo,
conquistar el valor que da la fraternidad.
20

Valga la pena parafrasear:


“Para qué correr si la meta final siempre es la misma:
la muerte.
Es mejor ir por los atajos,
por los caminos de a pie,
dejando que las cosas nos digan,
dejando que los sucesos nos asombren,
dejando que el conjunto haga parte de nosotros”.

Los episodios de la vida son ocasiones peculiares,


a veces, dan gozo, felicidad, euforia,
otras traen consigo
tristeza, angustia, dolor.
En cada momento es factible saber
qué lecciones se precisa integrar para evolucionar.
Será esencial, entonces, que la vida fluya,
que su sabiduría indicará siempre donde debemos estar.

Todos disponemos del tiempo suficiente para andar


los senderos que cada encarnación demanda.
No es cuestión de galopar
es más bien de transitar.
Demorarse en los recodos, en las intersecciones,
en los altos y bajos del paisaje,
en las noches oscuras y también de plenilunios.
Cobijarse con mantos de estrellas y
despertarse con el dulce cantar de las montañas.
Es mirar en el cielo los anuncios eternos,
los ciclos que marcan
el lento transcurrir de los siglos.

El tiempo es un referente para situar los hechos,


para escribir la historia,
para cronometrar los movimientos.
Es un instrumento de ubicación y orientación.
Si se piensa que responde a un concepto lineal,
el centro girará en la correspondencia de causa y efecto;
pero si la observación se hace como tiempo circular,
es probable la simultaneidad, el traslape en los eventos.
El pasado, el presente y el futuro
pueden ser un eterno ahora.
En esta concepción cuando el tiempo se acabe
existirá la posibilidad del retorno.
Será un nacer y morir en una espiral energética hasta
captar las lecciones que es inevitable aprender.
Cada uno es dueño de su tiempo.
No es admisible obnubilarse.
Cada quien puede manejar sus circunstancias y
Ejercitar el poder como autocorrección y autocontrol.
21

XXXIII. EL QUE CONOCE A LOS DEMAS ES INTELIGENTE.


EL QUE SE CONOCE A SI MISMO ES ILUMINADO.
EL QUE VENCE A LOS DEMAS ES FUERTE.
EL QUE SE VENCE A SÍ MISMO ES LA FUERZA.
EL QUE SE CONTENTA ES RICO.
EL QUE SE ESFUERZA SIN CESAR ES VOLUNTARIOSO.
EL QUE PERMANECE EN SU PUESTO, VIVE LARGAMENTE.
EL QUE MUERE Y NO PERECE, ES ETERNO.

La vida se teje en una urdimbre de interrelaciones,


cada vibración campea en su frecuencia.
Sintonizarnos con nuestros homólogos puede ser fácil,
armonizar con quien percibimos diferente no puede ser tanto.
La diversidad está presente como dinamizador del mundo;
es una constante para asegurar el movimiento,
promover los cambios, localizar lo nuevo y también
valorar lo antiguo. Es un ir y venir. Es dar y recibir.
Tradicional proceder para conocer a los demás y
al mismo tiempo conocerse uno también.
En el relacionarse se manifiestan los saberes,
se pulen los procederes, se trenzan los afectos,
aparecen las convergencias y también las divergencias.
En esa oscilación pendular quien escucha y aplica aprende.
Quien aprende es capaz de entender su camino.

Penetrar en el mundo interior es un desafío.


Localizar las potencialidades es una operación de orfebrería,
supone ser conscientes hacia dónde apunta nuestro ser.
Identificar las debilidades requiere humildad y desapego,
significa ser capaces de admitir que es factible prosperar,
persistir hasta alcanzar un modelo de bondad.

Estar al servicio de los demás es incorporar un interés general.


denota superar los límites estrechos del provecho personal.
En esa lucidez el universo se confabula, armoniza y sana.

La opulencia del universo está al alcance de la imaginación.


Cada uno puede convertir sus sueños en realidad.
Los deseos intensos siempre anteceden a la materialización.
Hay que desear sin ansiedad. Con mucha fe en su consecución.
Como asegura el refrán: “Lo que te conviene a la casa viene”.
El pequeño gran secreto: gozar lo que el presente depare.

Si el cambio es la constante, hay que estar a tono,


Disfrutar lo que se tiene e imaginar lo que se desea,
Confiar que lo celeste se confabulará.
Pero mientras llega hay que disfrutar lo que está a mano.
Es oportuno vivir el presente intensamente,
22

así se puede permanecer sereno y tranquilo donde está.


La vida se alarga en la medida en que se la disfruta.

Cuando la conciencia gire en el sentido de la eternidad,


los cambios corporales que determina la edad
serán bienvenidos, traerán lozanas formas de pensar,
de sentir, hablar, actuar, experimentar y disfrutar.