Está en la página 1de 3

CLASES DE SUELOS

El suelo es una compleja mezcla de material rocoso fresco y erosionado, de minerales


disueltos y redepositados, y de restos de cosas en otro tiempo vivas.

Estos componentes son mezclados por la construcción de madrigueras de los animales, la


presión de las raíces de las plantas y el movimiento del agua subterránea.

El tipo de suelo, su composición química y la naturaleza de su origen orgánico son


importantes para la agricultura y, por lo tanto, para nuestras vidas.

Existen muchos tipos de suelos, dependiendo de la textura que posean. Se define textura
como el porcentaje de arena, limo y arcilla que contiene el suelo y ésta determina el tipo de
suelo que será.

Suelo arenoso es ligero y filtra el agua rápidamente.

Tiene baja materia orgánica por lo que no es muy fértil.

Un suelo arcilloso es un terreno pesado que no filtra casi el agua.

Es pegajoso, plástico en estado húmedo y posee muchos nutrientes y materia orgánica.


Un suelo limoso es estéril, pedregoso y filtra el agua con rapidez.

La materia orgánica que contiene se descompone muy rápido.

EL SUELO Y SUS COMPONENTES

Se denomina como suelo a la parte de la corteza del planeta más externa. Por su ubicación y
características en general, se encuentra compuesto por todo tipo de partículas o elementos
que han hecho parte de la evolución misma del planeta Tierra hasta la actualidad.

Para definirlo desde una postura agrícola, el suelo es la parte que está por encima del
manto de rocas subterráneo que recubre la Tierra, es decir, el área en el que las plantas o
los árboles pueden asentar sus raíces para a partir de allí obtener sus recursos y dar
continuidad a su normal crecimiento y desarrollo.

Componentes del suelo

Respecto a los elementos que componen el suelo, es tal la cantidad existente, que se los ha
agrupado de la siguiente manera:

 Materia orgánica: está compuesta por microorganismos y materia de origen


vegetal y animal. Entre los materiales orgánicos, son de especial importancia las
bacterias, los hongos, el humus, las lombrices y las hormigas.
 Materia inorgánica: está compuesta por los minerales formados por la degradación
de la roca sobre la cual está el suelo. De los minerales del suelo se pueden citar
como ejemplos la arena, el limo y la arcilla.
 Aire: es muy importante ya que sirve para la respiración de las raíces de las plantas
y de los microorganismos que viven en el suelo; más del 20% del volumen total del
suelo debe estar ocupado por aire.
 Agua: es el medio en el cual se disuelven los minerales del suelo, convirtiéndose en
sustancias que pueden tomar las plantas a través de las raíces.