Está en la página 1de 1

Temor, "Oh, ¿quién va a arrojar la primera bomba de cobalto?

, ¿qué
ocurrirá?, en unas horas todo el mundo será aniquilado." Oh, nosotros
estaremos en la Presencia de Dios antes de que dejen caer cosas de los
aviones, eso es correcto, ¿que ocurrirá?, nosotros también dejaremos
caer algo , dejaremos caer este viejo manto de carne. Lo dejaremos
caer, nos levantaremos para tomar el premio eternal. Y gritando
atravesáremos los aires "Adiós, adiós" dulce hora de oración.

55-0109 (e) Principio.Y.Fin.De.La.Dispensación.Gentil

160 - Todo se habrá acabado y nos iremos a Casa. Dejaremos este


viejo cuerpo y recibiremos a cambio una corona y un manto que no se
desvanecerá al otro lado. Cambiados de un hombre viejo, una mujer
vieja a una persona joven para vivir por siempre y para siempre,
resplandeciendo en inmortalidad, para caminar por las calles de la
Gloria en la Presencia del Señor Jesucristo diciendo: "¡Gloria a Dios en
las Alturas!, grandes cosas ha hecho en nuestro medio."

55-0109 (e) Principio.Y.Fin.De.La.Dispensación.Gentil

161 - Mientras estamos en esta jornada hoy en día, con el Poder de


Dios vindicando todas las cosas, miremos alrededor y veamos donde nos
encontramos. Mire la higuera floreciendo, mire los otros árboles
floreciendo. Mire a las naciones floreciendo. Mire a la Iglesia con el
Espíritu Santo floreciendo. Mire el Pentecostés repitiéndose, volviendo
en las mismas señales y maravillas. ¡Aleluya!. Oremos.

55-0109 (e) Principio.Y.Fin.De.La.Dispensación.Gentil

162 - Padre Celestial, te agradecemos en esta noche por el Poder de la


resurrección de Jesucristo, por Su gran y Supremo Ser; por Su unción
del Espíritu Santo. Te agradecemos porque El está aquí ahora, vivo,
como siempre, haciendo intercesión sobre nuestra confesión. Te
agradecemos por Su Poder sanador que ha llenado nuestras fibras,
Señor, nos has traído de la tumba, nos has levantado y has renovado
nuestras fuerzas y nos has dado Poder para que podamos ir adelante y
resplandecer aquí en esta oscuridad. Te agradecemos por esto