Está en la página 1de 4

ESTILOS DE LIDERAZGOS

Tipos Claves para el Desarrollo Organizacional

Indudablemente, el liderazgo organizacional es un tema cada de mucha relevancia


actualmente tanto a nivel de grandes negocios como de las pymes, donde el rol
del líder ha tomado una dirección de impulsor y generador de valor para la
organización, debido a que hoy día se estima el liderazgo como aquel motor
necesario para conducir a las organizaciones hacia la mejora y la consecución de
objetivos. No obstante, en estos tiempos de globalización no todas las personas
laboran por una remuneración económica o para tratar de sobrevivir, sino que
existen muchas que lo hacen para poder satisfacer el anhelo del éxito y desarrollo
personal, intelectual y profesional sintiendo así que realmente están haciendo algo
que sin duda tiene valor, que les apasiona y les hace sentir realizados.

Por consiguiente, es por este motivo que el diseño de la estrategia empresarial


basado en estilos o tipos de liderazgos es tan importante ya que saca de las
personas todo el entusiasmo por el trabajo que llevan dentro, ayudando así al
desarrollo organizacional.

En un estudio realizado en el 2014 en el Reino Unido publicado por el popular


“blogdedirectivos”, se detectó teniendo una base de 87 empresas PYMES que
muchas de las encuestadas fracasan debido a que no desarrollan una visión que
respaldé el ordenamiento de las acciones a seguir para poder crecer como
empresas porque olvidan establecer modelos de liderazgos, esenciales desde el
inicio de una organización. Por lo tanto, una de las principales preguntas que
surgen al hablar de liderazgo y dirección de empresas, es cómo debe ser ese líder
que pretende guiar una organización, es entonces donde entra en juego la
importancia de los estilos de liderazgos.

Es necesario conocer que en la actualidad hay muchos tipos de líderes que se


diferencian unos de otros por una serie de peculiaridades muy originales en cada
uno y por supuesto, estas peculiaridades los agrupan por estilos de liderazgos
permitiendo de esta forma modelos de dirección organizacional.

Teniendo en cuento lo anterior expuesto, existen muchos tipos de liderazgos que


diferentes autores han definido en su experiencia, y en este escrito es de suma
importancia resaltarlos:

Iniciemos con los autores Lewin, Lippitt y White (1939) y Lippitt y White (1943)
quienes aportaron sobre el liderazgo autocrático, democrático y Laissez faire, que
consolidaron en 1971 y luego el aporte de Shaw (1989) a los mismos estilos que
más adelante se definirán.
Likert (1961, 1967) aportó los estilos de: 1) Liderazgo autoritario explorador donde
el líder no tiene confianza y fe en los subordinados. 2) Liderazgo autoritario
benévolo donde existe Fe y confianza condescendientes como la del líder con el
colaborador. 3) Liderazgo consultivo donde el líder tiene bastante fe y confianza,
pero no totales, sigue deseando conservar el control de las decisiones. 4)
Liderazgo participativo donde el líder tiene completa fe y confianza de su
colaborador en todas las circunstancias.

También las aportaciones de Burns (1978), Bass (1985, 1994, 1996), Avolio y
Bass (1988) y Crawford (1995). Estos autores clasificaron los diferentes modelos
en dos apartados, tomando como criterio el tipo de interacción que surge entre el
líder y el resto de miembros del grupo, y los denominaron: 1) Liderazgo
Transaccional donde el líder tiene derecho a llamar la atención a quien considere
que su trabajo no está como él desea. Por lo tanto, el líder se enfoca a motivar a
sus seguidores hacia metas establecidas, aclarando que roles y actividades le
corresponden a cada uno. 2) Liderazgo Transformacional donde el líder inspira a
sus equipos en forma permanente, y le transmite su entusiasmo al equipo. Realiza
acciones, para que sus seguidores se involucren de mejor manera en las metas a
conseguir. Estos líderes ofrecen estímulos intelectuales individualizados,
presentan atención a las etapas del grupo y a los procesos de la organización.

Otras aportaciones relevantes a los estilos de liderazgos son las de Nichols


(1988), que definió ocho estilos de liderazgo como resultado de la combinación de
tres dimensiones (la motivación, el poder y el grado de compromiso) que rige las
relaciones en aras a la satisfacción de las necesidades. Estos estilos son: 1)
Liderazgo transformador con intereses mutuales, poder restringido y fuerte
compromiso. 2) Liderazgo transaccional, que es sin ningún tipo de interés y poder,
pero con un compromiso de intercambio. 3) Liderazgo autócrata transformador, se
da sin ningún interés pero con poder ejercido y fuerte compromiso. 4) Liderazgo
autócrata benevolente también se da sin ningún interés ni poder pero con fuerte
compromiso. 5) Liderazgo seductor que lleva un interés propio y de poder
restringido, con fuerte compromiso. 6) Liderazgo manipulador que se da sin interés
mutual ni poder pero si usa del intercambio de compromisos. 7) Liderazgo
autócrata seductor, con poder ejercido y fuerte compromiso. 8) Liderazgo
autócrata con un fuerte compromiso de intercambio.

Entre los aportes a los estilos, también está el “liderazgo carismático” de Conger y
Kanungo (1987) que defiende al líder carismático como el maestro del cambio
necesario para adaptarse a lo que ellos denominan “nuevos tiempos.

Se puede indicar que Shrivastava y Nachman (1989) describen cuatro estilos a


partir de siete facetas que consideran sobresalientes para comprender el
liderazgo, estos son: 1) El liderazgo emprendedor que determina los roles en la
empresa, con rasgos personales de líder, personalidad y carisma, con la cual
ejerce un control directo. 2) El liderazgo burocrático que acepta los roles de la
empresa con actuación limitada tanto por las normas como por la estructura,
teniendo interpretación de las reglas existentes, con la cual asume una concepción
de la empresa como sistema cerrado. 3) El liderazgo político con interdependencia
recíproca, existencia de una coalición dominante, roles impersonales. Aquí cada
miembro de la coalición controla su área y la coalición dominante ejerce el control
sobre la empresa. 4) El liderazgo profesional que concibe la empresa como
sistema abierto y ejerce el control sobre la información, crea nuevas reglas y la
unidad de análisis la sitúa a nivel individual o de pequeños grupos

Ibrahim y Kelly (1986) definen cuatro estilos de liderazgo relacionados con las
estrategias concretas que necesita la empresa. 1) El liderazgo Entrepreneur con
estrategia de crecimiento, a través del líder innovador, creativo, intuitivo,
extravertido, optimista, motivado, arriesgado. 2) Liderazgo profesional, con
estrategia de cosecha, crecimiento y estabilidad a través del líder de equipo,
burocrático, conformista, estable, maduro, conservador, precavido, acepta
pequeños cambios. 3) Liderazgo CARE-TAKER (resolutor de problemas), con
estrategia de estabilidad con un líder fuerte, dominante, calculador, egoísta,
eficiente, dogmático, legalista, orientado hacia las prioridades. 4) El liderazgo
Visionario, con la estrategia de Supervivencia con un líder fuerte, analítico, asume
riesgos, espíritu de ganador, exigente, calculador, flexible en la asignación de
recursos.
Se puede sumar a estos aportes el liderazgo propuesto por Vroom y Yetton
(1973), denominado liderazgo Participativo donde se tiene en cuenta el grado de
participación de los subordinados en la toma de decisiones y la situación en que
se aplica.

Autores como Hunt, Osborn y Schuler (1978) plantean el liderazgo como resultado
del tipo de interacción que se desarrolla entre el líder y los empleados. Por ello,
rotulan como Liderazgo discrecional aquellas situaciones que se encuentran bajo
el poder del líder y como Liderazgo no discrecional, cuando los líderes adaptan su
conducta al entorno organizacional y reaccionan a las demandas de sus
subordinados.

Por último, en este ensayo se describirán brevemente los estilos de liderazgos de


Goleman, Boyatzis y McKee, que dan a conocer seis formas de dirigir personas,
estos son: 1) Liderazgo autoritario que se centra única y exclusivamente en la
disciplina con instrucciones cortas, concretas y precisas. 2) Liderazgo
democrático, el cual considera dejar en el equipo la capacidad de decidir. 3)
Liderazgo afiliativo con su lema “primero las personas”. El autor estima que con
este estilo los líderes logran una relación extraordinaria con los demás, que sean
cercanos y exista una familiaridad importante con su equipo. 4) Liderazgo timonel
donde el líder dice que hay que hacer, lo monitoriza y corrige. 5) Liderazgo
coaching, donde el líder coach, es un líder que utiliza habilidades, técnicas y
modelos de coaching para sacar lo mejor de su equipo, situando al equipo en zona
de aprendizaje y hace que el propio equipo e individuos se cuestionen su forma de
funcionar, potenciando la mejora constantemente. Sin ofrecer demasiadas guías y
tutorización, con el propósito de conseguir que las personas mejoren por sí
mismos. Liderazgo visionario, donde el líder consigue gracias a una visión muy
inspiradora y a su compromiso con ella que las personas se contagien y sean
fieles a ella. El líder visionario es ese tipo de persona que mueve a las masas.

Teniendo en cuenta los anteriores estilos de liderazgos, cabe denotar que solo
tres de estos son considerados como los estilos clásicos para una organización y
estos son:

Liderazgo Autocrático, donde el líder es autoritario, siendo este el que establece


metas y controla las actividades sin motivar a su grupo colaborador. Se estima que
generalmente los colaboradores trabajan de manera óptima con la presencia del
líder.

Liderazgo Democrático, donde el líder involucra en la toma de decisiones a sus


colaboradores para discutir y determinar en equipo los compromisos y la
asignación del trabajo. Se estima que los colaboradores trabajan de la mejor
manera con o sin la presencia del líder.

Liderazgo Laissez-faire, donde el líder usa la actitud de espectador, observando


sus grupos libres que planifican y asignan el trabajo. Se estima que si los
colaboradores no cuentan con capacidad de autodisciplina, la eficiencia y la
calidad del trabajo son bajas.
Finalmente, luego de dar a conocer en este escrito un bosquejo general de los
estilos de liderazgos existentes, se puede inferir que estos estilos representan el
resultado del proceso de construcción de conocimiento científico; esta perspectiva
teórica permite ver que todos los tipos descritos existentes, pueden ser
alternativas igualmente válidas para explicar el fenómeno del liderazgo y de alta
significación para las organizaciones. De este modo, el centro de interés se
desplaza hacia poder dilucidar si alguno de estos estilos o tipos, se corresponde
con la representación cognitiva sobre el liderazgo que han desarrollado los
individuos o, por el contrario, dirigentes de una organización pueden entender el
liderazgo de modo diferente.
Autor:
Manuel Soracá Rondón