Está en la página 1de 2

El pañal se deja, no

El control de esfínteres no es
se quita una operación de 7 días de
duración. El control de
esfínteres no tiene que ver con
el verano, no se quita cuando
nosotros lo estimamos
conveniente.

El control de esfínteres es un
proceso madurativo propio e
individual de cada niño, en unos
será más rápido y en otros más
lento. Nosotros sólo debemos
seguir al niño, observando las
El peor enemigo de la crianza son las prisas. señales, y facilitarle un entorno
En cuanto al control de esfínteres las prisas físico y emocional que le permita
vivir SU PROCESO de una forma
de los padres hacen mucho daño. El pañal no
natural, sintiéndose arropado y
se quita, el pañal se deja. El niño debe ser el alentado por nosotros, que
Nuestra misión como padres es estar
protagonista de este proceso. SU PROCESO. estaremos acompañando sus
avances y sus retrocesos con
atentos a las señales del niño para facilitarle
Es un proceso natural, que depende del en lo posible el proceso una vez se haya
paciencia, con respeto, con
estado madurativo del niño. Una madurez amor y sobre todo con mucha iniciado.
neurológica y afectiva. empatía.
¿Cómo lo acompaño
en el proceso?
1. Rechaza los cambios de pañal
Nosotros no quitamos el pañal. Es el niño 2. Se da cuenta de que acaba de hacerse
el que va a ir dejándolo poco a poco. Cada pipí o popo y lo dice.
niño sigue un ritmo y el control de 3. Intenta quitarse el pañal.
4. Amanece seco por las mañanas (pañal
esfínteres no es indicativo del nivel de
nocturno).
inteligencia del niño. Facilitaremos el 5. Se mantiene seco el pañal por más tiempo
proceso si lo tomamos como lo que es. Un (3 a 4 horas).
proceso madurativo natural e individual de 6. Comienza a avisar antes de hacerse pipi o
cada niño. popo.
7. Tiene buen equilibrio para caminar, incluso
correr.
1. No premiamos, no nos 8. Se interesa cuando otros van al baño e
enfadamos. imita.
2. No obligamos a permanecer 9. Entiende ordenes sencillas
sentado en contra de su 10.Comienza a interesarse por el orden. (Lleva
voluntad. el calzón a la lavadora, pañal a la basura).
3. No nos burlamos. Pronuncia las palabras pipí o popo
4. No le llamamos cochino, frecuentemente durante el día.
marrano... (Ni en broma).
5. No hablamos sobre sus escapes NO vivas este proceso como una operación. Vívelo
con otras con cariño y alegría. Es un salto más a la evolución
mamás/papás/vecinos para
del niño, es un peldaño más en la conquista de su
comparar.
6. Alentamos enfocándonos en independencia. Muéstrale todo tu amor
sus logros. Le recordamos sus acompañándole en el camino y alentándole para
progresos. Nos fijamos en lo recorrerlo
conseguido, no en lo que está
por conseguir.